Festival Jazz en Holguín aplaza su primera edición para marzo de 2021

Por Vanessa Pernía Arias

La Dirección Provincial de Cultura y la Casa de Iberoamérica convocan al primer Festival Jazz en Holguín, del 11 al 14 de marzo de 2021, evento que incluye un Concurso para motivar la creación e interpretación en jóvenes menores de 35 años.

Este encuentro extendió su convocatoria hasta el próximo año debido a la situación sanitaria ocasionada por la Covid-19 en el país, y prevé realizarse en la fecha señalada si las condiciones epidemiológicas lo permiten, precisó sudirector Jimmy Ochoa Escalona.

Fotos cartel cortesía del Comité Organizador del Festival

La cita estará dedicada a los músicos holguineros Joel Rodríguez Milord y Julio Avilés, por el esfuerzo de mantener la tradición del género en la provincia; y se insertará en el centro de la urbe con descargas, conferencias, conversatorios y proyecciones de audiovisuales que crearán el ambiente propicio para el disfrute tanto del sonido tradicional como del contemporáneo de ese género.

A través de estos encuentros se persigue la búsqueda deldiálogo necesario entre los estudiantes del sistema de escuelas artísticas, los músicos jóvenes y los ya consagrados del género, mostrando lo relevante del jazz novel cubano y reviviendo el más de medio siglo de tradición de esta escena en la región, añadió Ochoa Escalona.

En el Concurso podrán participar todos los jazzistas nacionales y extranjeros cuyas edades estén comprendidas entre los 16 y 35 años en el momento que se realice el certamen; y no es requisito indispensable el haber cursado academia o institución de la enseñanza artística, pero sí que los participantes cubanos pertenezcan al sistema de instituciones culturales del país, como la Asociación Hermanos Saíz (AHS) o el Instituto Cubano de la Música.

Los participantes podrán concursar en la categoría de pequeño formato, que incluye el vocal, instrumental o la unión de ambos, con un estándar de jazz, un tema libre y otro perteneciente a un compositor cubano, explicó.

El evento, que contará con la presencia de reconocidos músicos como Gerardo Piloto, Ramón Valle, Michael Herrera y William Roblejo, resulta la continuidad y el fortalecimiento de la cultura del género en una ciudad que ha contado con espacios como el Holjazz y La esquina del Jazz, este último en las Romerías de Mayo.

Ochoa destacó que el certamen parte de una tradición jazzística en el territorio, con nombres imprescindibles como Pedro Nolasco Jústiz Rodríguez (Peruchín), Juanito Márquez, Ramón Valle, Julio Avilés, César Gutiérrez, Joel Milord y otros que son ya patrimonio del acervo cultural holguinero y también del país; además en los últimos años se ha evidenciado un incremento de los exponentes de este género musical entre jóvenes estudiantes (Con información de la Agencia Cubana de Noticias, ACN).

Estrenarán cortometraje holguinero en saludo a la Jornada por la Cultura Cubana

Por Bernardo Cabrera

El corto holguinero “Confinamiento”, producido por audiovisuales La Loma y Anabel Ramírez, será estrenado el 15 de octubre en el lobby del cine Martí, como parte de la Jornada por la Cultura Cubana.

Su guionista y director, Jimmy Ochoa Escalona, explicó que el material “explora en 14 minutos la violencia de género hacia la mujer y realiza un reclamo a la mayor presencia de las instituciones y la prensa en esta lucha”.

Ochoa Escalona refirió además que es el primer corto de ficción que dirige y para su concreción se apoyó en un equipo técnico joven, compuesto por Rodolfo García (Fito) en la fotografía, Josué Zayas en la dirección de arte y Oscar Gordillo en la edición. En tanto, las actuaciones son de Heidy Torres y Aimée Mojena, integrantes del grupo holguinero Alas Buenas, y Víctor Garcés, de Argos Teatro.

“Es una perspectiva que pienso seguir reflejando y aunque es costoso el proceso creativo de rodaje y post producción, estoy estudiando la posibilidad de hacer una serie de cuatro cortos más”, señaló.

“Confinamiento” fue exhibido recientemente a través de las plataformas digitales en el concurso inAcción! Muestra online de microcine en aislamiento, convocado por el Festival Internacional de Cine de Gibara, y se encuentra inscrito en importantes certámenes como el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana y el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, en Argentina.

Grand Prix Vladimir Malakhov: Un templo para la danza se erige en Holguín

Por Erian Peña Pupo

Cuenta la leyenda que la mítica bailarina y coreógrafa estadounidense Isadora Duncan (1877-1927) bailó en la holguinera ciudad de Gibara a inicios del siglo pasado. Pero esa historia con tintes románticos permanece como un vago y disperso rumor todavía sin confirmar, incluso para quienes preferimos creerla como cierta. Lo que sí es verdad, al punto de ser parte de la monumental historia viva de la danza en Cuba, es que el importante bailarín ucraniano Vladimir Malakhov (1968), figura mítica del ballet mundial de todos los tiempos, ha bailado en más de una ocasión en Holguín para el asombro cotidiano de quienes todavía miramos al mundo desde esta provincia del universo.

La primera vez que en el escenario del Complejo TeatralEddy Suñol bailó Vladimir Malakhov fue en 2013, cuando hizo suyas las coreografías La muerte del cisne, de Mauro Di Candia, y Voyague, de Renato Zanella, y cuando, además, los holguineros entregaron Un regalo a Malakhov de bailarines cubanos”; momentos estos que, al decir de la maestra Maricel Godoy, coreógrafa y directora de la Compañía de Danza Contemporánea Codanza,anfitriona de la cita, resultó “piedra fundacional, la primera piedra de un templo mayor, ese templo que hemos ido construyendo”, y que se ha consolidado en el Concurso de Danza del Atlántico Norte y Grand Prix Vladimir Malakhov.

“Hace varios años –cuenta Maricel Godoy– tuve un encuentro en el Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso con Paul Seaquist, mánager de Vladimir Malakhov, uno de los más grandes bailarines del siglo XX. Lo invité a una temporada que 10 días después tenía Codanza en Holguín. Él quedó fascinado con la compañía y le propuso a Malakhov que, como regalo a Cuba, se concretaría en Holguín, en diciembre del 2013, un concurso para la promoción de jóvenes bailarines y coreógrafos cubanos y del mundo.

Esa fue la semilla, el génesis de un evento, realizado por el Consejo Provincial de las Artes Escénicas, cuyo objetivo es estimular el trabajo de los jóvenes bailarines cubanos y latinoamericanos, y además, llevar la danza como vía de comunicación y expresión al público interesado en esta manifestación artística. Desde 2014 es auspiciado por la compañía Codanza y patrocinado por el célebre bailarín ucraniano, considerado por la revista Dance Magazinecomo el mejor del mundo en cinco ocasiones. “Solo la presencia de esta célebre figura, desde que se fundó el festival, es un incentivo para que la convocatoria crezca cada año. Sus clases magistrales sirven para desarrollar y perfeccionar el nivel técnico de los bailarines. El diálogo cotidiano sobre la interpretación en las obras que ha bailado es fuente de inspiración para todos”, añade Maricel.

Con carácter bienal desde 2018, el Malakhov ha permitido la confluencia en Holguín de jóvenes bailarines y coreógrafos de reconocidas compañías del país y de México, Estados Unidos, Uruguay, España, Japón, Republica Dominicana… De Cuba, además de la anfitriona Codanza, han participado Médula, Malpaso, Endedans, Danza Espiral, Ballet de Cámara de Holguín, Compañía de Irene Rodríguez, Danza del Alma, Retazos, Danza Libre, Danza Fragmentada, Ballet de Camagüey, Prodanza, ISA Danza, Proyecto Other Side, Rosario CárdenasEn la interacción, en el diálogo con los maestros de la danza, crece el evento, fructifican sus bases. Por lo que, además de las clases magistrales impartidas por el propio Malakhov y otros maestros a los participantes y a los estudiantes de la Escuela Vocacionalde Arte, se realizan talleres y conferencias, como parte del programa teórico que sostiene, también, esta cita. Rubén Rodríguez, Regina Balaguer, Liliam Padrón, Guillermo Horta, Andrés D´Abreu, María del Carmen Mena, Maricarmen Rodríguez, Noel Bonilla, Mercedes Borges, Toni Piñera, Bárbara Balbuena, entre otros, han acompañado, en diferentes ediciones, la realización del mismo.

Los participantes –luego de concursar en las modalidades Ballet Clásico, Ballet Neoclásico y Ballet Contemporáneo– optan por los premios Grand Prix de Interpretación, Prix de Interpretación, Grand Prix de Coreografía, Prix de Coreografía, Grand Prix de Mejor Puesta en Escena de Compañía, Prix de Mejor Puesta en Escena de Compañía y el Premio del Público. En 2016, Yoel González, director de la compañía Médula, de Guantánamo, obtuvo un Premio Extraordinario que le permitió crear una coreografía expresamente para Vladimir Malakhov. Así, al año siguiente, vimos a Vladimir interpretar El hombre detrás de la estrella, obra en la que el joven coreógrafo no desestimó la oportunidad de hacernos recorrer –como lo indica el nombre de la pieza– la cotidianidad de un hombre que ha trascendido como “el mejor bailarín del mundo”: sus interioridades, conflictos, instantes cotidianos, aquello que lo hace un ser humano sobre todas las cosas, aunque sabemos que en este caso el hombre, Vladimir, es, además, Malakhov, uno de los grandes representantes del arte danzario de todos los tiempos.

En esa ocasión, Vladimir Malakhov expresó: “Hace cinco años por primera vez vine a este escenario y bailé para ustedes, ahora el tiempo ha pasado y una vez más me encuentro aquí bailando para ustedes. La competición no ha envejecido y con ella yo también he rejuvenecido y una vez más me voy a cargar de energías de tantos bailarines, coreógrafos y compañías que vienen a demostrar sus talentos. Ustedes me dan energía y yo haré lo mejor que pueda hacer para convertir a Holguín en la capital de la danza”.

Este año, cuando debíamos celebrar la VI edición, la situación de excepcionalidad epidemiológica causada por la Covid-19 en el país impidió que se realizara el Concurso de Danza y Grand Prix Vladimir Malakhov. En su lugar, del 21 al 25 de este mes, se realiza “Memorias de un Festival”, un recuento de lo vivido en estas cinco ediciones, a través de diversas plataformas digitales, incluida la trasmisión en vivo desde Facebook Live, y el apoyo en la prensa escrita y programas nacionales y provinciales de radio y televisión. De la misma manera, este recordatorio posibilitará el lanzamiento de la convocatoria para encontrarnos en septiembre de 2021 en este evento presidido por el propio Malakhov, Maricel Godoy, y el empresario internacional del ballet, Paul Seaquist.

Para Maricel este necesario evento es “un templo para la danza que le hemos regalado a esta ciudad y a este país. Dependerá de nosotros y de la fuerza con que podamos asirnos a sus columnas, su permanencia, su progresiva construcción. Lo estamos logrando y al menos durante estos siete días Holguín se convertirá en capital de la danza”.

Ediciones Holguín, 34 años al pie de la letra

Por Erian Peña Pupo

El escritor Eugenio Marrón asegura que cinco acontecimientos culturales pueden sintetizar los años 80 en Holguín: la creación de Ediciones Holguín y del Premio de la Ciudad; la constitución de la Uneac; el surgimiento del suplemento Ámbito; la exposición La estampa gráfica latinoamericana, auspiciada por la Casa de las Américas en los salones de la Biblioteca Provincial; y la presentación de la ópera La Traviata, realizada por el Teatro Lírico Rodrigo Prats.

“Cada una de ellas, como los dedos de una mano, descubre las huellas de un quehacer que ya constituía, para decirlo a la manera de un título lezamiano, imagen y posibilidad”, añadeMarrón.

El Premio de la Ciudad –que en sus primeras ediciones tuvo jurados del renombre de César López, Pablo Armando, Miguel Barnet, Manuel Díaz Martínez, Abelardo Estorino, Pepe Rodríguez Feo, Carilda Oliver Labra, Reynaldo González, Emilio de Armas, entre otros– abrió en 1986 las puertas a un fuerte movimiento literario que se venía gestando décadas atrás en Holguín. Ese mismo año –nos recuerda la profesora y ensayista Maricela Masseguer–, se realizó la grabación del disco Un lugar para la poesía, con las voces de los bardos de la ciudad. Este hecho impulsó la celebración del Premio de la Ciudad, donde fueron galardonados los poemarios Tenaces como el fuego, de Lourdes González, y Bajo un cielo tan amplio, de Alejandro Fonseca; Primer encuentro, libro de cuentos de Pedro Ortiz; La consagración de los contextos, ensayo de Manuel García Verdecia; y el testimonio Salto al Ogaden, de Mario Nieves. Estos textos fueron los primeros en aparecer bajo el sello de Ediciones Holguín en el propio 1986.

En la entonces Imprenta Provincial de Cultura –logro también de aquella década– se editaron los libros premiados, génesis de lo que es hoy Ediciones Holguín, uno de los sellos más prestigiosos de nuestro país. En las presentaciones, el olor a plomo y tinta aun reinaba en las portadas. En ellas predominaban grabados de artistas holguineros. Tanto escritores como artistas gráficos eran muy jóvenes y concretaban por primera vez el sueño editorial. La hechura final era modesta, reconocen todos, pero aquellas impresiones materializaban un sueño y al mismo tiempo se abría una nueva etapa en el ámbito editorial y literario en la provincia.

Después de la impresión directa llegaría la revolución de la máquina Risográfica en el año 2000 y Ediciones Holguín ampliaría colecciones, logrando un impresionante catálogo, donde encontramos reconocidos nombres de las letras universales e importantes autores cubanos, muchos de ellos reconocidos con el Premio Nacional de Literatura: Paul Celan, Alejandra Pizarnik, Sylvia Plath, Eugenio Montale, Harold Hart Crane, Virginia Woolf, Fina García Marruz, Roberto Fernández Retamar, Antón Arrufat, Reynaldo González, Miguel Barnet, entre muchos otros.

Ediciones Holguín seguiría publicando, cada año, los ganadores del Premio de la Ciudad, certamen que ampliaría su espectro competitivo, para sumar autores y textos al plan editorial. Los ganadores del Premio Nacional de Poesía Adelaida del Mármol también salen a la luz.

Protagonista de espacios culturales en eventos como la Feria del Libro y la Fiesta de la Cultura Iberoamericana, entre otros, Ediciones Holguín es la simiente de otros prestigiosos sellos en la provincia, como Ediciones La Luz, La Mezquita, Cuadernos Papiro y Conciencia Ediciones. Por eso cada septiembre –esta vez del 15 al 18– la editorial celebra y festeja “Al pie de la letra”.

Con la peculiaridad de trasladarse hasta el patio interior del Museo Provincial La Periquera, en busca del espacio propicio para el distanciamiento físico y la prevención de la Covid-19, la Jornada realizó un conversatorio sobre la fundación y desarrollo de una de las primeras casas del Sistema de Ediciones Territoriales (SET), con Lourdes González, directora de este sello, el investigador Eduardo Puente y el diseñador Roddier Mouso. Además el programa contó con un homenaje a los títulos que arriban este 2020 a su 30 aniversario, con palabras de elogio a cargo del poeta y promotor cultural Gilberto González Seik: Navegaciones al filo del alba, de Eugenio Marrón; Memorias del espejo, de Jorge Hidalgo, y Por toda la luz, de Belkis Méndez Rodríguez.

El programa, en los próximos días, dedicará un espacio a los 30 años de la Antología mínima, una pequeña colección pequeña en su hechura, de confección casi artesanal, pero que lanzó, a inicios de la década del 90, al panorama literario cubano libros de autores hoy reconocidos como Ronel González, Daer Pozo, Juan Siam, Gilberto Cruz, Fernando Cabreja y José Poveda Cruz.

Otro momento particular en la jornada Al pie de la letra –que cuenta, además, con la presentación de reconocidos artistas como Yuri Hernández, Fernando Cabreja, Dúo Vértice y Nadiel Mejías–, será la presentación de novedades editoriales de este sello: Ediciones Holguín. Más allá de una quimera, de Maricela Messeguer, por Manuel García Verdecia; y Mi casa está en el sur, poemas del Premio Nacional de Literatura Luis Álvarez, por su editor Eugenio Marrón.

La Jornada por el aniversario 34 de Ediciones Holguín concluirá con una lectura de poetas holguineros, entre ellos Delfín Prats, Kenia Leyva, José L. Serrano, Yunior F. Figueroa y Moisés Mayán.

Celebra agrupación holguinera Clase Urbana su séptimo aniversario

Por Bernardo Cabrera

La popular agrupación holguinera Clase Urbana celebró recientemente su séptimo aniversario a través de las redes sociales, debido a las medidas sanitarias orientadas para evitar la propagación del nuevo coronavirus.

Desde diferentes partes del mundo artistas, presentadores, promotores culturales, amigos y seguidores felicitaron con video mensajes al grupo, que surgió en agosto del año 2013 gracias al sueño de Freddye Boy y Youris Youman, dos amigos que por aquel entonces se unieron para grabar el tema musical Esta noche.

Inicialmente se llamaron First Class (Primera Clase) pero poco tiempo después cambiaron el nombre a Clase urbana, haciendo alusión a las líneas musicales que utilizan y a los géneros que fusionan con el objetivo de complacer a todo tipo de público.
Lo que empezó como un dúo dinámico se convirtió en una gran familia que en la actualidad cuenta en el piano con Ángel Ricardo (Tato), en las congas con Julio, en el drum y en el bajo con los dos Albertico, además del equipo técnico.


Su director y vocalista Youris Nápoles Silva, conocido artísticamente como Youris Youman, refirió en exclusiva para este espacio: “nos encontramos trabajando en un nuevo disco que pensamos firmar con Clave Cubana y en el cual mezclamos ritmos latinos e internacionales, pero siempre defendiendo la cubanía.

Además, la premisa del grupo es que la música es para compartir y no para competir, por lo que tenemos varios proyecto de colaboraciones con otros colegas como Kano, Alerta Roja y Nano Baxter y su Banda Blanca”.

Ediciones Holguín: literatura para la historia

Por Abel Castro Sablón

Como parte de las actividades por el aniversario 34 de Ediciones Holguín, en el patio del Museo Provincial La Periquera se desarrolló una suerte de tertulia, en la que se hizo un recuento sobre estas más de tres décadas de vida de la principal editorial del territorio.

Fotos: Wilker López

El encuentro contó con la participación, en su mayoría, de figuras relevantes de las letras holguineras. El reconocido Manuel García Verdecia realizó una breve introducción al conversatorio con los presentes, sobre experiencias vividas durante estos 34 años.

Esta suerte de parnaso sirvió como coyuntura para la presentación de dos libros de esa editorial: “Ediciones Holguín: Más allá de una quimera”, de Maricela Messeguer Mercadé, quien se encargó de la presentación y “Mi casa en el sur”, de Luis Álvarez, cuyos comentarios corrieron de la voz del escritor Eugenio Marrón Casanova.

En el encuentro se recordaron varias etapas de la trayectoria de Ediciones Holguín y se planteó la idea de retomar antiguos proyectos, como la traducción y publicación de autores locales en otras lenguas, así como la colección de bolsillo Mínima, opción económica y práctica, en tiempos donde no abundan recursos.

El talentoso cantautor local Nadiel Mejías regaló a los asistentes diversas interpretaciones de canciones cubanas y extranjeras, con la característica excelencia de su voz.

A manera de cierre, se unieron fraternalmente varios poetas, entre ellos Delfín Prats, Kenia Leyva, Moisés Mayán y José Luis Serrano, quienes ofrecieron un recital de poesía para el deleite del público presente.

Según las palabras de Manuel García Verdecia, el trabajo de Ediciones Holguín son obras que quedarán para la Historia, para que en el futuro se pueda contar la historia de la literatura holguinera.

Confinamiento, un cortometraje holguinero en la muestra online del FIC Gibara 2020

Por Vanessa Pernía Arias

“Confinamiento” es el cortometraje del realizador holguinero Jimmy Ochoa seleccionado para participar en el concurso inAcción! Muestra online de microcine en aislamiento, convocado por el Festival Internacional de Cine de Gibara, a realizarse los días 25 y 26 próximos a través de diversas plataformas digitales.

Fotos tomadas del sitio digital ¡ahora!

De las 89 obras presentadas resultaron escogidas 23 que se proyectarán durante esas fechas por Facebook Live, entre ellas este material realizado por Audiovisuales La Loma de conjunto con la filial de la Universidad de las Artes (ISA) en Holguín, que recrea el tema de la violencia femenina desde la perspectiva de género, precisó su director.

Un equipo de talentosos jóvenes creadores tuvo a cargo el rodaje de este corto, como Rodolfo Ramírez en la fotografía y Anabel Ramírez en la producción, y hasta el momento se encuentra inscrito en reconocidos eventos como el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana y el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, en Argentina, detalló Jimmy.

Ochoa destacó, además, que participar en este certamen es un reconocimiento al trabajo de todos los que estuvieron involucrados en la realización, pues la mayoría no son cubanos, y una oportunidad para llevar el mensaje a un mayor número de personas, de forma que se alcen más voces en contra de la violencia hacia la mujer.

Concebido para obras que narren relatos ocurridos o imaginados durante las diversas fases de la Covid-19, este concurso se erige como espacio para las historias y cambios de paradigmas que no son solo reflejo del presente, sino pautas para comprender y afrontar el futuro.

La convocatoria del concurso se dio a conocer en el mes de mayo, con el objetivo de mantener vivo el espíritu del Festival, pues debido a la contingencia sanitaria generada por la pandemia quedó pospuesta la cita en su sede habitual en el municipio costero de Gibara.

Unas 23 películas de una decena de países se transmitirán en el Festival, en su mayoría latinoamericanas de Perú, Colombia, Brasil, México, Argentina y Cuba, a través de sus cuentas oficiales en Facebook, Instagram y YouTube, anunció el Comité organizador desde La Habana (Con información de la Agencia Cubana de Noticias ACN).

Desarrollará Brigada José Martí amplia jornada de actividades en saludo a su aniversario 16

Por Bernardo Cabrera

El próximo 20 de octubre la Brigada de Instructores de Arte “José Martí” arribará a su aniversario número 16 y para conmemorarlo los holguineros han preparado múltiples actividades.

Talleres de creación, exposiciones de artes visuales, peñas infantiles, guerrillas e intervenciones culturales en hospitales, escuelas, comunidades y repartos, tendrán como colofón el acto provincial en el municipio de Mayarí, merecedor de la sede por el destacado trabajo de sus miembros.

Yanielki Batista Casquero, presidente de la Brigada en el territorio, refirió que “han transcurrido 16 años y mantenemos vivo el compromiso con el pueblo de perfeccionar siempre la hermosa tarea de enseñar arte. Nuestras líneas de trabajo están encaminadas fundamentalmente a lograr una mayor participación de los brigadistas en los eventos del movimiento, enriquecer la programación con la labor que desarrollamos en escuelas y comunidades, y crear espacios atractivos como propuestas de recreación sana”.

Velar por el cumplimiento de las medidas higiénico sanitarias en los espacios donde actúen e intercambiar con los fundadores, serán otras de las formas en que los instructores celebrarán desde el 1ro. hasta el 20 de octubre la fecunda vida de este ejército de luz, que cada día contribuye a salvaguardar y enaltecer la cultura de la nación.

Rigor, profesionalismo y un servicio de excelencia de la mano de Tecnoescena

Por Erian Peña Pupo

Con el lema “Rigor, profesionalismo y un servicio de excelencia, Tecnoescena destaca como la empresa líder en la industria artística cubana. Dirigida por Antonio Sixto Saavedra y perteneciente al Ministerio de Cultura, tiene como misión producir y comercializar de forma mayorista bienes de la industria artística destinados a creadoresescénicos, plásticos, músicos y cineastas vinculados a la creación y al sistema cultural.

Cuenta con un personal calificado con más de 12 años de labor en la empresa, identificados con el alto valor creativo y humano de las producciones que responden a las características técnicas y diseños de los creadores artísticos. Este equipo multidisciplinario desarrolla diferentes líneas de negocios para el mundo del espectáculo, que incluyen escenografía, attrezzo, vestuario, confecciones textiles especializadas, zapatillas de danza, sombreros, pelucas, instalación de alfombras, butacas y telones, y montaje y mantenimiento de audio y luces para escenarios variados.

Según su sitio web, sus orígenes se remontan a 1960, cuando nació una industria artística nacional con el objetivo de producir vestuarios especializados, escenografías y zapatillas. De 1989 al año 2000, con el nombre de Empresa Nacional de las Artes Escénicas, sufrió un gran deterioro a consecuencia del Periodo Especial que azotó a la Isla en esa década; se cerraron talleres y se eliminaron especialidades, afectando la producción.

Pero a partir del nuevo milenio comienza un periodo de crecimiento: A través de nuestro equipo de trabajo y bajo el nombre de Centro Técnico de la Escena, el Ministerio de Cultura de Cuba y el Consejo Nacional de las Artes Escénicas, recuperan especialidades y crean formas de gestión de producción para brindar nuevos servicios, como alfombrado, montaje de butacas, confecciones de las cámaras negras para los teatros, reparación y montaje de tabloncillos, mantenimiento de los sistemas de audio y luces, servicios de impresión y serigrafía en distintos soportes, entre otras ofertas.

Con el nombre actual, la empresa surge en diciembre del 2010 y cuenta con tres instalaciones ubicadas en La Habana, dos de ellas como áreas productivas y una de servicios que atienden las demandas de clientes de todo el país, manteniendo un crecimiento constante de producción hasta la actualidad. Entre sus clientes figuran los principales teatros de Cuba, donde realiza proyectos de restauración, los centros de entrenamientos para las artes escénicas y circenses, galerías de arte, ferias y eventos culturales, centros de recreación y turismo, a los que les oferta desde la construcción de tabloncillos, cortinados, sonido e iluminación, mecánica escénica, hasta la decoración de interiores para hoteles de las compañías internacionales que radican en la Isla.

Recientemente Tecnoescena se sumó a la producción de nasobucos entregados de manera gratuita para prevenir la propagación de la Covid-19. Según declaraciones de José Martínez, subdirector de la empresa, se produce estenecesario aditamento garantizando, fundamentalmente, las escuelas nacionales del sistema de la Enseñanza Artística. Se han producido en los dos talleres destinados a esta labor, de manera aproximada, unos mil trecientos nasobucos diarios, con tejido de algodón, de alta calidad, sin que se haya tomado una materia prima en desuso o recortería de tejidos. De igual manera, la empresa ha continuado trabajando en su labor fundamental y misión que es garantizar la producción artística de agrupaciones, compañías e instituciones. El colectivo que se encuentra desarrollando la tarea está completamente identificado con el valor humanitario que conlleva asumir esta labor, una de las tantas que se suman para evitar la propagación del coronavirus en nuestro país, añadió el directivo.

El Consejo Provincial de las Artes Escénicas y el Complejo Teatral Comandante Eddy Suñol de Holguín se encuentran entre los clientes asiduos y satisfechos de esta empresa. La propia reapertura del Teatro, luego de años de trabajos constructivos y de restauración, contó con servicios de Tecnoescena, como el montaje de luces técnicas y audios, la mecánica escénica, la fabricación y montaje de tabloncillos y escenarios, mantenimientos especializados, construcción de escenografías, carpintería especializada de madera, pintura artística de telones y atrezzo, telones y cortinas, montaje de butacas y de alfombras, así como vestuario para compañías de danza y teatro. De la misma manera que la reparación de la Sala Ismaelillo de esta institución y los principales estrenos recientes del Teatro Lírico Rodrigo Prats y la Compañía Codanza.

Un disparo en el hueco: El ejercicio crítico en tiempos de hiperconectividad

Por Erian Peña Pupo

La IV Jornada de Teoría y Crítica de ArteUn disparo en el hueco, organizada por el Centro Provincial de Artes Plásticas de Holguín, se realizó del 9 al 11 de septiembre de 2020 en la sede de la institución auspiciadora y, además, desde diferentes plataformas digitales.

Fotos del autor

Esta edición –aseguraron sus organizadores–, con el tema “La hiperconectividad actual y el ejercicio de la crítica de arte. ¿Positivo o negativo?”, estuvo estimulada por el auge alcanzado por las nuevas tecnologías y las prácticas de su uso extendidas a las artes visuales, y además, por el pensamiento crítico sobre estas prácticas, en tiempos de Internet.

El programa, en su primera jornada, contempló las conferencias “La galería de Gorilla Glass” y “Apuntes a una crítica de arte en una era informada”, por los críticos Julio César Aguilera Rodríguez y Danilo Vega, respectivamente. Ambas intervenciones se trasmitieron, además, por el canal de YouTube Artistas holguineros. Asimismo “Un disparo en el hueco” contó con la conferencia “Arte y Crítica 3.0”, con Lino Verdecia, Fernando Almaguer, Ronald Guillén y Ramón C. Legón Pino, en la sala Electa Arenal del Centro.

Fotos del autor

Como colofón se realizó un forodebate desde el perfil Artistas holguineros en Instagram y Facebook, a partir del planteamiento inicial del profesor Julio César Aguilera: “El factor tiempo, desde la concepción de la obra hasta su consumo y fruición, es cada vez más acelerado. Es la época de la inmediatez radical. Las redes sociales son el mejor impulso para la difusión. A la vez, se democratiza el criterio. Cualquiera opina desde un dispositivo conectado. Habrá que replantearse la función clasificatoria y preceptiva de la crítica en tiempos de la comunicación 3.0”, aseguró Aguilera.

Especialistas y artistas, desde Cuba y otras partes, intercambiaron opiniones sobre el tema que motivó esta edición de la Jornada de Teoría y Crítica de Arte. Para el creador y profesor holguinero Ronald Guillén: “Las disciplinas artísticas también han sufrido su propia evolución gracias a Internet. El arte digital, el arte online y el net art son conceptos nacidos de la revolución tecnológica. Mientras haya un ordenador de por medio el arte cambia su conceptualización”. Por su parte, la joven artista Lidisbelis Carmenate asegura que “la hiperconectividad es un fenómeno que promueve el ejercicio de la crítica. Los memes, con obras de arte, aunque de forma irónica se convierten en una manera de promocionar obras de arte, pero no podemos decir, bajo ningún concepto, que implique crítica de arte especializada”. Mientras, desde México, Dina Comisarenco piensa que “lo que más rescato desde mi experiencia como docente y ponente fue que la contingencia y la conectividad obligada, abrió la posibilidad de democratizar la experiencia de los cursos y promovió el diálogo con estudiantes de otras partes del mundo y de México, que con los cursos presenciales no podíamos tener. Ojalá sepamos aprovechar estas opciones incluso cuando la contingencia haya terminado”.

Una Jornada así puede mantener sus presupuestos y ser útil en la medida de sus posibilidades y alcance. Y aún más porque el joven equipo de lidera Yuricel Moreno Zaldívar, salidos hace pocos años de la Academia y las aulas santiagueras de Historia del Arte, se ha formado precisamente en el interés en la crítica y la teoría para sino dar cuerpo, al menos sopesar la creación artística contemporánea. Por lo otro que es necesaria, más allá del intercambio y el debate que puede generar, es por el alcance pedagógico –no digo didáctico– y los frutos, primero tenues, luego aprehendidos, en los estudiantes. En ellos –las obras que han expuesto últimamente los recién graduados del Alba son muestra de esto– quedarán las mejores enseñanzas de esta Jornada.

El evento alterna con el Salón Provincial de Artes Visuales del territorio y su primera edición ocurrió en 2014, cuando estuvo dedicada al consumo cultural y contó con la presencia de Hamlet Fernández, Magalis Espinosa y Ramón Legón. La segunda sucedió en 2016, abordó la problemática de la pedagogía en el arte y tuvo entre sus conferencistas a Aireem Reyes, con su estudio de los Proyectos Artístico-Pedagógicos en el Instituto superior de Arte (ISA), Ramón C. Legón, con su visión de una pedagogía artística efectiva, y Linet Oquendo, y sus experiencias como estudiante y joven profesora.