Ediciones Holguín estará en Feria del Libro de La Habana

Publicaciones de Ediciones Holguín. Foto: Lisandra Cardoso (Archivo)

Ediciones Holguín, una de las editoriales provinciales más antiguas de Cuba, estará presente en la Feria Internacional del Libro de La Habana, prevista del primero al 11 de febrero próximos en la capital del país.

En esta ocasión el centro estará presente con cinco títulos, entre los que se destacan El Huracán y la Palma, una antología poética de Delfín Prats y el texto Imposeída, de la escritora cubanoamericana Mercedes de Acosta, cuya obra traducida al español se publica por primera vez en la isla.

Lourdes González, directora de la institución, destacó a la ACN que en el magno evento de las letras, estarán también a disposición del público Pintura fresca de Rubén Rodríguez, y la re-edición de La princesa Dayán, de la camagüeyana Niurki Pérez, de literatura infantil.

A este catálogo se sumará, además, Geometría de Lovachevski, del escritor holguinero José Luis García, una obra de ciencia ficción escrita en soneto, galardonada con el Premio Nacional de la Crítica 2017.

Indicó que la sala Lezama Lima será escenario el cinco de febrero próximo de la presentación de estos volúmenes, en la cual intervendrán los editores José Luis Serrano, Fidel Fidalgo y Eugenio Marrón, reconocidos por sus aportes a la cultura en el oriental territorio.

Ediciones Holguín se fundó en 1986 con la publicación de los libros laureados en la primera edición del Premio de la Ciudad, en los géneros de poesía, testimonio, narrativa y ensayo hasta sumar más de 600 títulos en estos 31 años.

La institución cultural ha obtenido numerosos reconocimientos en el área del diseño y la edición, entre ellos el Nacional de la Crítica 2006 al libro Ataxia Espinocerebelosa tipo Dos, del Doctor en Ciencias Luis Velázquez.

Con información de Eileen Molina Fernández (ACN)

Tomado de www.radioangulo.cu

Algo más que libros en la biblioteca pública Alex Urquiola de Holguín

Biblioteca provincial Alex Urquiola, en el centro de la ciudad de Holguín. Foto: Lisandra Cardoso (Archivo)
Con el empeño de satisfacer las demandas de lectura de los usuarios, la biblioteca provincial Alex Urquiola de Holguín celebró con júbilo los 59 años de fundada este 28 de enero. 

Tras obtener alentadores resultados en su trabajo durante el 2017, sus trabajadores, mayoritariamente mujeres, abren sus puertas cada día para hacer de la lectura un hábito a fomentar cada vez más.

Además de facilitar la lectura por placer, incluyendo a los más pequeños a través del espacio llamado la Bebeteca, sus trabajadores ofrecen a los usuarios servicios de búsqueda bibliográfica, promoción y presentación de libros, navegación intranet, consultas y referencias, asistencia técnica, entre otras variadas ofertas.

Por su céntrica ubicación, la biblioteca Alex Urquiola acoge varias actividades de la Semana de la Cultura Holguinera, organizada cada enero para celebrar la entrega de Título de Ciudad y de Tenencia de Gobierno a la localidad.

Se le reconoce además por ser un centro de referencia para presentaciones de libros como ocurre durante la edición holguinera de la Feria del Libro, evento para el cual ya se preparan.

Pero son las Bloguerías de Mayo, evento de combate ideológico-cultural a través de las redes sociales dentro de las Romerías de Mayo, el que más público convoca, sin olvidar conciertos en su amplio portal, desfiles de moda, presentaciones de teatro, exposiciones de artes plásticas y artesanales, y todo evento que sea posible desarrollar en los amplios salones de la bella edificación de tres plantas, ubicada frente al parque Calixto García.

Y para los más exigentes lectores acoge al Club Minerva, espacio para lo más selecto de la literatura universal.

No podía faltar la referencia a la sala especializada de música para que aquellos agobiados de tantas letras banales encuentren un oasis donde escuchar lo mejor de la música cubana y universal.

Sin dudas, la biblioteca provincial Alex Urquiola en la ciudad de Holguín no solo se distingue en su empeño de trabajar para satisfacer la sed de lectura de los holguineros empeñados en ser más cultos, para ser más libres como lo señaló el Maestro José Martí Pérez, cuyo natalicio sirvió de inspiración para fundar esta institución cultural hace 59 años.

Por Juan C. Domínguez Taño
Tomado de www.radioangulo.cu

Proyecto lírico de Holguín cerró VIII Encuentro de Voces en Guantánamo

El maestro Frank Fernández acompaña al piano a la soprano María Dolores Rodríguez, durante el concierto realizado junto a la Orquesta Sinfónica de Holguín, en el teatro Eddy Suñol, de la ciudad de Holguín, el 22 de julio de 2011. Foto: Juan Pablo Carreras (ACN)
Luego de la buena acogida en la Escuela Profesional de Música de Guantánamo el Proyecto Ánima, integrado por primeras figuras del Teatro Lírico Rodrigo Prats, de Holguín, actuó con igual éxito en la Sala de Conciertos de la Villa del Guaso, coronando el VIII Encuentro de Voces. 

El jueves el colectivo invitado cantó para estudiantes y docentes de la referida academia Antonia Luisa Cabal (Tootsie), y en la noche de este viernes conquistó a los asistentes al céntrico escenario cuyo nombre también honra a esa notable maestra de música, fundadora de la enseñanza artística en la región e inspiradora de este evento.

Para su segunda presentación en Guantánamo Ánima reservó un variado repertorio internacional, de lujo, abordado desde el estilo conocido como crossover clásico o pop operístico, e incluyó piezas muy queridas del pentagrama cubano, tanto concebidas para lírico como más populares.

Así lo vivió y premió con aplausos el auditorio presente en la Sala Tootsie, cada vez más familiarizado y admirador de los géneros lírico y coral que aquí se defienden, y de la música académica en general, gracias a las varias citas musicales promovidas con ese fin por el comité provincial de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba.

Hermosos temas como El mundo, del italiano Jimmy Fontana, y Noche cubana, de César Portillo de la Luz, se escucharon espléndidos en los armoniosos y potentes timbres de las sopranos, tenores y el barítono de la agrupación holguinera, que en sus actuaciones mantiene una línea clásica, a la vez que suma toques contemporáneos, según las exigencias de estos tiempos.

Una de las integrantes de este colectivo, la soprano María Dolores Rodríguez, quien es además directora general de la compañía lírica Rodrigo Prats, en estos días en Guantánamo ofreció dos clases magistrales sobre técnica vocal, muy agradecidas por los artistas asistentes al VIII Encuentro de Voces.

La creación de esta cita en la Villa del Guaso para enaltecer el preciado instrumento que es la voz humana, fue idea de la querida Antonia Luisa Cabal (1924-2010), Madre de la Música en el territorio, a quien se dedica siempre el evento, cuyos antecedentes fueron organizados por ella pero la primera edición, en enero de 2011, devino homenaje a su obra a solo un mes de su muerte.

Desde su institución este suceso cultural ha contado con excelentes colectivos y solistas, entre ellos prometedores noveles como ahora el grupo santiaguero Vocal Ángelus, y en anteriores ediciones otros muy experimentados como la soprano María Eugenia Barrios, una de las voces más elogiadas del arte lírico en Cuba.

Tras su ovacionada actuación aquí en el capítulo de 2015, esta diva expresó su deseo de ser colaboradora asidua y acerca de las potencialidades de Guantánamo para el desarrollo del Bel Canto, se refirió a la calidad del local proyecto lírico fundado en 2011 y le elogió la valentía de asumir este difícil género de la música.

Con información de ACN

Tomado de www.radioangulo.cu

Aplazan fecha para celebración de Festival Internacional de Cine de Gibara

Momento de la inauguración del pasado XIII Festival Internacional de Cine de Gibara, en abril de 2017. Foto: Lisandra Cardoso
 El festival de cine de Gibara tiene este año una nueva fecha. El evento, que tradicionalmente se efectúa en abril, celebrará su XIV edición, excepcionalmente, la primera semana de julio. El proceso de elecciones parlamentarias y el comienzo de la IX Legislatura, que sucederán en abril constituyen la principal razón coyuntural del aplazo, según señala la web del evento cinematográfico

Tal vez con un poco más de calor, pero con la misma intensidad, llegará FIC Gibara a esta ciudad holguinera con un programa cultural en el que todas las artes, como siempre, tendrán cabida.

Si bien la fecha de abril coincidía con la semana de receso escolar, la nueva marca el inicio de las vacaciones de verano, de modo que los niños y las niñas de Gibara podrán disfrutar del programa infantil previsto para ellos.

Jorge Perugorría, presidente del evento, puntualizó que el Festival seguirá creciendo, deseo que se evidencia desde el pasado año con el cambio de nombre. La apertura de FIC Gibara a aceptar cualquier tipo de obra con calidad estético-conceptual; la invitación a un mayor número de artistas de diversas manifestaciones, entre otros cambios, ratifican esta intención.

Este año se reincorpora a la competencia la categoría animación y videoarte. Perugorría explicó que consideraron necesario su presencia por la gran cantidad de artistas y obras de las artes visuales que aúna el Festival. También los guiones inéditos tendrán su propia categoría, pues el año pasado pertenecían a cine en construcción.

“El Festival sigue inspirándose en los principios de Humberto Solás. De hecho, en la sección Cine en construcción se otorgará el premio que lleva su nombre a la obra que más honre el Manifiesto del Cine Pobre. Aunque el presupuesto no determine la aceptación de las películas, continuaremos incentivando el cine de autor”, señaló el presidente.

Por Radio Angulo
(Tomado de ficgibara.cult.cu)

Éxito de compañía cubana Codanza en Alemania

Foto: Frank Engelhardt

De muy exitosas pueden calificarse las presentaciones en Alemania de la compañía holguinera CoDanza , según declaró su directora, la bailarina y coreógrafa Maricel Godoy .

Del pasado 3 de enero al 21 de marzo próximo durará la gira con el espectáculo Don’t stop the music, que abarca el repertorio musical y danzario anglosajón contemporáneo y cuenta con dirección artística de Maricel Godoy; diseño de vestuario del experimentado Alejandro de la Torre y coreografías de los también bailarines Rubildo Donatién Gaínza y Vianky González, fundadora de esa agrupación insignia de la danza contemporánea en Cuba.
Foto: Martin Häusler

Según la directora, las dos recientes funciones en la ciudad de Dresde colmaron las expectativas: “Hemos vivido emociones muy fuertes porque ha sido la apoteosis de ovaciones y aplausos; hasta cinco veces tuvieron que salir los bailarines a saludar a un público que aplaudía, gritaba, bailaba”.

Foto: Martin Häusler

“En la última función, los espectadores se mantuvieron aplaudiendo durante la hora y cuarenta y cinco minutos que dura el espectáculo. No imaginamos que se tratara de un público tan entusiasta, conocedor de la danza americana”, expresó emocionada Maricel Godoy, varias veces nominada al cubano Premio Nacional de Danza.

Foto: Martin Häusler

Hasta el momento, CoDanza se ha presentado en unas quince ciudades, entre las que se encuentran Eppelheim ,Rostock y Karlsfeld, siempre con la misma sorprendente acogida de público.

Foto: Martin Häusler

Ciudades de Suiza y Austria serán las próximas plazas donde se presente la compañía holguinera, a partir de mañana.

Foto: Martin Häusler

“La gira nos da la posibilidad de diversificar nuestro repertorio y probarnos con otros públicos, sobre todo uno tan exigente como el europeo y diferente en cuanto a idiosincrasia y referentes danzarios”, expresó también la directora de CoDanza.

Foto: Martin Häusler

Para la ocasión, a la docena de integrantes de la compañía se han sumado los bailarines Rubildo y Rubert Donatién, Roberto Ricardo y el también cantante Gilberto de Marcos, todos pertenecientes al Centro de la Música y los Espectáculos en Holguín .

Foto: Martin Häusler

Luego de su regreso a Cuba , la compañía trabajará en el montaje de nuevas obras, con vistas a la quinta edición delConcurso de Danza del Atlántico Norte y Grand Prix Vladimir Malakhov , a celebrarse del 24 al 30 de septiembre.

También emprenderán proyectos conjuntos con lacoreógrafa catalana María Rovira, de fama internacional y reconocida por su trabajo artístico con prestigiosos colectivos danzarios como el Ballet Nacional de Cuba  y lacompañía Acosta Danza .
Foto: Martin Häusler
Foto: Martin Häusler
Foto: Martin Häusler

Entre otros compromisos artísticos para el 2018, CoDanza está invitada a participar en la Temporada de la Danza, en octubre en la ciudad de Cienfuegos, y en el evento “Para bailar en casa del trompo” , que se realiza en diciembre, en Santa Clara, convocado por la compañía Danza del Alma, otro de los colectivos destacados en esa manifestación a nivel nacional.

Foto: Martin Häusler
Foto: Martin Häusler

El espectáculo Don’t stop the music constituye un recorrido cronológico y rítmico, musical y danzario, que abarca el Jazz, Charleston, Rock’n’roll, el pop, el hip hop y el trap.

Fundada en 1992, la compañía CoDanza está considerada por el público y la crítica especializada como una de las mejores agrupaciones de danza contemporánea en Cuba.
Por Rubén Rodríguez González
Tomado de www.ahora.cu

Premiarán a ganadores del concurso Leer a Martí en Holguín

José Martí y Pérez, apóstol cubano. Foto: Archivo 
La premiación del concurso Leer a Martí en su XX edición y a nivel de la provincia de Holguín, tendrá lugar este 25 de enero en la Biblioteca Provincial Alex Urquiola de esta Ciudad cubana de los Parques. 

El certamen que tiene lugar cada año en saludo al aniversario del natalicio de nuestro Héroe Nacional José Martí es auspiciado por el Ministerio de Cultura, la Biblioteca Nacional José Martí, el Ministerio de Educación y la Organización de Pioneros José Martí y en el caso de nuestro territorio, liderado por la biblioteca provincial, serán reconocidos 21 niños, adolescentes y jóvenes holguineros cuyos trabajos fueron los más meritorios en los géneros convocados informó Carmen Batista Morales encargada de esta temática en la institución cultural.

Mayarí ha sido el municipio con mayor participación y mejores logros en el “Leer a Martí” de este año, un resultado que se ha vuelto tradición comentó Batista, bibiotecaria de vasta experiencia y amante de la obra martiana quien hizo además un llamado a inculcar, desde las más tempranas edades, el hábito de la lectura de los textos del más universal de todos los cubanos como fuente inagotable de saberes y de los mejores valores humanos.

Por Betsy Segura Oro
Tomado de www.radioangulo.cu

Jamila Medina: Soy una persona nostálgica

La escritora Jamila Medina. Foto: Carlos Rafael
Un romántico diría que tiene la piel de arena, cabellos de trigo, ojos de mar. Un machista, que rompe el cliché de que las mujeres bellas no suelen ser inteligentes. Una feminista hablaría de género y empoderamiento. Sin embargo, Jamila Medina Ríos (Holguín, 1981) aborrece los clichés.
Diversa y curiosa, se ha dado a conocer como poetisa, narradora, ensayista, editora e investigadora. Ha obtenido los premios de poesía “David” (2008) y “Nicolás Guillén” (2017), así como el Premio de ensayo “Alejo Carpentier” (2012). Tiene publicados, entre otros títulos, los poemarios Huecos de araña (Ediciones Unión, 2009) y Primaveras cortadas(Proyecto Literal, México, 2012) y el volumen de ensayoDiseminaciones de Calvert Casey (Editorial Letras Cubanas, 2013).
Aunque se dice renuente a las entrevistas, nuestra amistad antigua y refractaria favoreció dos conversaciones, que publicaran el programa Café Milenio, de Radio Angulo, y el sitio www.ahora.cu en video. Aquí ofrecemos un resumen de ambas.
La niña que aprendió a nadar en Egipto, donde sus padres cumplían misión, e hizo pininos en programas infantiles de la radio provincial, reconoce como su primera pulsión por la literatura un librito de décimas ilustrado que dedicara a su familia, aunque no tuvo mucho éxito. Sin embargo, confiesa que “cuando me enamoré, sí entré de lleno en la poesía”.
¿Cuánto influyó estudiar la carrera de Filología en tu carrera literaria?
—Ha influido muchísimo porque, evidentemente, uno aprende no solo a escribir sino a leer, sobre todo. En realidad, llegué ahí porque era una lectora voraz; mi madre lo era, mi padre lo era. Por eso llegué a las letras. Lo volvería a estudiar si pudiera.
Has sido premiada en varias ocasiones, y existe un cliché al respecto: que los concursos te afianzan como escritor; y el cliché contrario, de que un premio no valida una obra artística. En tu caso, ¿cómo se manifiesta?
—Ganar un premio es simplemente un golpe de azar. También es una suerte, porque te promueven y, sobre todo, te publican el libro, que es lo más importante. Por otro lado, te dan un pago de derecho de autor, un pago de premio. En mi caso, el “David” es un tatuaje que tengo en el brazo, un armadillo; el “Carpentier”, la mitad de mi primer pequeño apartamento en Playa; y el “Guillén” es el apartamento actual, con una visión al mar que me recuerda las playas de Holguín.
Tienes una formación clásica: Filología, teología, griego, latín… sin embargo, tu libro ganador del premio Nicolás Guillén se titula País de la siguaraya…
—Todo se imbrica. Yo estudio mucho porque todo me da curiosidad. También los refranes, las frases hechas me dan mucha curiosidad; estamos rodeados de esas frases que a veces no sabemos qué significan y, sin embargo, las repite todo el tiempo, como que este es el país de la siguaraya o que vivimos en una isla de corcho. Uno se pregunta un poco por qué y ese libro responde a por qué la siguaraya, no de modo despectivo sino con el afecto de vivir desde ella.
¿Una exploración de tu circunstancia y la circunstancia nacional?
—Es ambas cosas. Mi poesía está atravesada por lo público y por lo púbico, por mi yo y mi circunstancia. Esto lo es, son como ventanas a diferentes paisajes que están ahí y uno deja de mirar porque se le empaña el espejo. Es como volver a esos lugares conocidos y desconocidos a la vez.
En ese caso, ¿Huecos de araña es una ventana al pasado?
—Son los huecos del patio de mi abuela en el Báguano natal de mi mamá; y también esos otros huecos que nos atrapan y a la vez uno se niega a echar raíces en ellos; por ejemplo, yo que siempre estoy buscando la libertad. Es el hueco del lenguaje, de las literaturas que nos han construido, del género, del país, de la familia.
¿Cómo han influido tu país, tu familia, tus amigos en la persona que eres?
—Yo traigo conmigo todo lo que voy siendo y todo lo que han sido mi familia, mis amigos, las afinidades que uno va encontrando; y el lenguaje lo demuestra. A veces una pequeña palabra es súper entrañable en relación con ciertos lugares, uno no esté hablando de ese lugar, pero la palabra sí. Como caguayo, que remite a Holguín, porque un habanero no sabe qué es un caguayo.
¿Por qué escogiste la figura del escritor Calvert Casey; qué te aportó esta investigación, este ensayo?
—Esa figura fue para mí un misterio, porque cuando escribí cuentos alguien me dijo que parecían de Ezequiel Vieta o de Calvert Casey; entonces fui a buscar qué era lo que había de mí en ellos y viceversa. Me interesó mucho Calvert, porque era un personaje misterioso, de cuya vida no se sabía exactamente cómo había sido y todavía hay muchas cosas que no sé de él. Además, está fascinado por temas como la muerte y el amor, así que me conecté muy fácilmente con él.
Te mueves con soltura entre el mundo académico y el editorial, ¿qué te aporta o te quita cada uno?
—Todos me aportan saber y todos me quitan un poco de libertad. Es tremendo porque soy muy liberal cuando escribo mi propia poesía y, sin embargo, cuando soy editora trato de ser flexible pero a la vez ponerle un poco de coto a la libertad de los demás. Son mundos que me han aportado mucho pero de los que siempre estoy tratando de huir. Siempre estoy como incómoda en esos trabajos y siempre pensando en hacer otra cosa.
¿A qué te dedicas ahora: investigas, escribes, creas?
—Estoy pensando en mi proyecto de doctorado que es sobre el tema mambí en la literatura y el arte contemporáneo cubano. En realidad, he estado arreglando mi apartamento con vista al mar.
Estás obsesionada con el mar, con la libertad, con elementos que sugieren búsqueda, apertura, salida a alguna parte… ¿Por qué?
—No sé. Es algo que quiero explorar en un libro de cuentos que quiero escribir que lo había dejado y estoy volviendo a él. Es un libro que se llama Psicoanalízame, por favor. Sé que tiene que ver un poco con que aprendí a nadar a los tres años, y siempre me pareció un espacio de libertad, un modo de ir a la deriva, donde pueda afluir todo lo que uno tiene en el consciente y el inconsciente, un poquito como el fluir de la memoria, de los recuerdos.
Tu narrativa, en el aspecto formal, recurre a la intertextualidad, a recursos de la ensayística, del lenguaje científico, y también está permeada de lo poético. ¿De dónde parte esta complicación?
—Parte de mí misma. Soy una persona a la que le gusta verle todos los lados posibles a las cosas, en la poesía también lo hago. Pero no creo que sea algo propiamente mío, otras personas que estudiaron Filología también lo han hecho, como Ena Lucía Portela, que nos gusta tanto. Tiene que ver con la ironía, con las maneras de la metaliteratura, lo metanarrativo. Si vuelvo a escribir cuentos puede que esté ahí, aunque quizás para el lector no sea tan interesante, para los críticos quizás sí.
No te pediría diagnosticar la salud de la poesía local o cubana a partir de tu trabajo como jurado; sin embargo, ¿qué opinión te merece el Premio de la Ciudad de Holguín?
—Es un premio que siempre me parecía interesante cuando yo vagaba por las calles buscando libros; tengo muchos libros premios de la ciudad de otra época, de cuando era estudiante, más pequeña o que eran de mi mamá. No podría medir la “salud” de una literatura porque no soy doctora de nada. Pero ha significado la alegría de volver a Holguín, al que no venía hacía tiempo; de reencontrarme con amigos; de poderme enterar de qué se está haciendo. Si puedo poner un granito de arena en un libro que va a salir el próximo año, yo estaré también un poco en la historia de los Premios de la Ciudad de Holguín.
Aparecer en los medios de comunicación, ganar varios premios importantes te da notoriedad, significa exponerse, ¿cómo llevas esta visibilidad siendo tímida?
—No me siento tímida porque soy bastante sociable. Pero odio aparecer en la televisión; en la radio no tanto; odio las entrevistas, aunque suene rotundo. Soy una persona que continuamente se está reescribiendo, que tiene mucho miedo de la imagen, de la proyección, que no se cree fotogénica. Por tanto, no me es agradable exponerme ante de la televisión, ni ante los periódicos. No tiene que ver con la vanidad sino que tengo miedo de lo etiquetado, de lo que está terminado. Me siento más como una persona que está en progreso de ser; y ya lo que está en la televisión, en los medios y las fotos, queda y permanece. Tengo miedo a esa cárcel de lo que ya queda.
Pero la literatura es también exponerse, exhibirse…
—La literatura te da el proceso. Soy muy espontánea, pero mi literatura no lo es tanto. Uno reescribe y tiene la oportunidad de pensar un poco más las cosas.
¿Por qué tanto énfasis en reescribirte, en volver a lo andado?
—Pienso que soy una persona que mira mucho hacia atrás, aunque también soy una persona que proyecta mucho, que hace planes, que le gusta planificar las cosas. Evidentemente hay una mirada del retorno, de lo que se puede volver a hacer. Soy una persona nostálgica.
Jamila Medina junto a Rubén Rodriguez en La Habana. Foto: Cortesía de la entrevistada
Por Rubén Rodríguez González
Tomado de www.ahora.cu

Dave Lombardo: Tocar la batería con esa energía se lo debo a ser cubano

Dave Lombardo en Cuba
El baterista estadounidense de origen cubano Dave Lombardo entró al club Submarino Amarillo y aseguró que realizar un concierto acá con Suicidal Tendencies o Dead Cross sería cumplir uno de sus sueños. Foto:Yandry Fernández

La Habana se mueve al compás de un drum. Dave Lombardo (16 de febrero de 1965) entró al club Submarino Amarillo y pese a no sostener sus baquetas ni descargar con desenfreno sus manos sobre los platillos, dejó a todos los presentes estupefactos, como si el poder hipnótico de un solo suyo fuese lo que alimentara sus oídos.

Lo cierto es que él mismo destilaba una satisfacción enorme, como si hubiese culminado un concierto y el éxtasis total del público fuese el mayor premio. Aún sin tocar, esa aura destilaba el Submarino, con una hermandad de amantes al rock, músicos, periodistas, o simplemente fans que no podían permitirse desaprovechar semejante oportunidad.

Para el otrora baterista de Slayer, considerado como uno de los gurúes de ese instrumento en el rock, (Thrash metal, speed metal, heavy metal, death metal, groove metal, avant-garde metal, hardcore punk) el simple hecho de retornar a sus raíces, caminar por las calles de La Habana, ̶ sus padres se lo llevaron a Estados Unidos cuando apenas contaba dos años ̶ , visitar la casa donde nació, sentir el calor humano de los cubanos, ha sido lo más importante de su visita a La Habana.

“He comprobado que Cuba y su gente son especiales. Tenía esa idea desde hace años. Crecí en Los Ángeles yendo a Clubes en los que se reunían varias familias cubanas, cocinaban, bailaban, escuchaban música y mantenían vivas sus tradiciones. De hecho, una de mis mayores influencias y lo que en definitiva me dio la convicción de que sería percusionista.

Los congueros cubanos, esa energía suya al tocar, las gotas de sudor corriéndoles por el rostro, la sonrisa y fortaleza de sus movimientos en una misma fotografía. Son escenas que jamás olvidaré, además de constituir mis raíces.

También vi mucho en mis inicios, al timbalero puertorriqueño Tito Puentes. Creo que mi manera de tocar es una mezcla de esa sangre y origen que circula por mis venas, lo que vi de bateristas que me antecedieron como el de Led Zeppelin, y muchos otros, hasta llegar a mi propio estilo, que conjuga energía, darle duro a los drums, y saber disminuir la potencia cuando se requiere.

Uno de los grandes anhelos de Lombardo, causa de esta primera visita exploratoria, radica en la posibilidad de ofrecer dos conciertos acá en Cuba en el próximo mes de mayo. Uno en Holguín, en el contexto de las Romerías, y el otro en La Habana. También maneja la posibilidad de producirle un disco en principio, a alguno de los principales exponentes del death metal cubano. A simple vista pudiera ser Zeus la banda agraciada.

Partícipe de siete discos con Slayer, Lombardo, luego de su salida definitiva de esa agrupación en el 2013, se involucró con Suicidal Tendencies. Luego formó su propia agrupación la cual denominó Dead Cross y con la que grabó el álbum debut del propio nombre en el 2017. Sus manos prodigiosas y esa manera tan enérgica de hacer retumbar la batería se divide en la actualidad en tres proyectos o agrupaciones musicales fundamentales: los dos ya mencionados, y Misfits.

Pos si esto no bastara imparte clínicas de su instrumento en disímiles latitudes, sobre todo para atemperar a los nuevos drumers en la llamada técnica del doble bombo, de la cual es pionero, compone y se desempeña en una menor medida como productor musical. Ha hecho innumerables colaboraciones de nivel supremo dentro del rock y otros géneros como el jazz, y entre los proyectos en los que ha dejado su impronta se cuentan Slayer, Grip Inc., Fantomas, Testament, Apocalyptica, Voodoocult, Philm, Suicidal Tendencies, Misfits.

Dave Lombardo cumplió su sueño de regresar a Cuba. Y no solo eso, hizo retumbar el drum en el teatro Mella, donde tocó invitado como parte del Jazz Plaza junto a Manolito Simonet y otros prestigiosos instrumentistas antillanos y estadounidenses.

Trajo a su madre consigo y terrenalizó la idea a raíz del acercamiento entre los gobiernos de ambos países durante los periodos de mandato de Barack Obama. No dudó en calificar a Donald Trump de inepto y su próxima visita, asegura será drum mediante y baquetas en mano.

Atención rockeros, para ese entonces si somos testigos de un suceso musical como Suicidal Tendencies, habrá que pensar en una locación bien grande o un concierto en espacio abierto.
Las raíces llaman y tanto Lombardo como los amantes del death metal en nuestro país, lo merecen.

Por Harold Iglesias Manresa

Tomado de www.cubasi.cu

 

Fidel Castro: como una espada reluciente

Libro Fidel Castro: Como una Espada Reluciente

«Este no es un libro común que podamos definir, exclusivamente, como letras almacenadas en una estructura discursiva, periodística, o histórica, y ordenadas en el ya  antiguo, pero manuable, acariciable soporte del papel. Este libro es más que un libro depositario de cultura e historia».

Con tan elocuentes palabras, el periodista Luis Sexto presenta la segunda edición, corregida, revisada y aumentada, del volumen titulado Fidel Castro: como una espada reluciente (Ediciones La Luz, Colección Capella, Asociación Hermanos Saíz, Holguín, 2016, 520 pp).

Este libro –en opinión del también poeta y narrador— «guarda  el abrazo solidario con que la Revolución fidelista nos enseño a definir a Cuba. Y guarda, sobre todo, las virtudes humanísimas de esa espada para siempre centellante de justicia y bondad que fue, es y será Fidel Alejandro Castro Ruz».

Con compilación de los periodistas María Julia Guerra Ávila y Rubén Rodríguez González, ambos del semanario ¡ahora!, esta obra presenta una colección de textos aparecidos en la prensa, que rememoran los vínculos del Comandante en Jefe con la tierra holguinera.

El propósito del volumen –según sus compiladores— es «buscar originalidad y frescura, para ofrecer homenaje afectuoso al líder, desde el respeto y la admiración; y entregar al lector textos originales, que profundizan en la personalidad de Fidel, sus orígenes y quehacer político, por constituir Holguín la patria chica de la familia Castro Ruz».

La primera edición de Fidel Castro: como una espada reluciente apareció en agosto del año 2016, preparada a propósito del aniversario 90 del natalicio del Comandante en Jefe, e incluía solo cuatro capítulos, a los que ahora, en esta segunda entrega, se le incorporan dos nuevas secciones que enriquecen la obra.

En «Los 90 de Fidel», el primero de esos nuevos capítulos, se reproducen textos aparecidos en la prensa en ocasión del citado aniversario del líder de la Revolución Cubana; mientras que, en «!Hasta siempre, Comandante!», se reseñan sus exequias y el tributo rendido a su memoria por el pueblo holguinero.

En las dos ediciones del libro, Guerra Ávila y Rodríguez González han incluido los principales discursos pronunciados por Fidel en Holguín, entre los años 1959 y 2006; una cronología de sus visitas al territorio, que abarcan desde 1953 hasta el 2006, y un testimonio gráfico que recorre momentos de su vida.

Se enriquece igualmente esta compilación –que cuenta con cuidada edición de Luis Yuseff y elegante diseño de Frank Alejandro Cuesta— con el óleo sobre lienzo titulado Fidel, que firma el maestro Cosme Proenza, y que sirve como ilustración de cubierta.

Con la publicación de Fidel Castro: como una espada reluciente, un nuevo título se incorpora al catálogo dedicado a atesorar y promover la acción y el pensamiento del Comandante en Jefe. Un libro de permanente consulta para conocer, entender, valorar, el legado de ese hombre de su tiempo, de todos los tiempos, que fue, es y será siempre Fidel.

Por 

Tomado de www.trabajadores.cu

Tatu¿arte?

Tatuador en Holguín. Foto: Carlos Rafael

Cambió de funciones con el devenir de los años. Bien y mal visto, con seguidores y enemigos. Arte, cultura, inmortalidad y tinta, mucha tinta…

Los tatuajes son una práctica milenaria que se remonta a la Edad de Piedra. Se cree que para entonces formaban parte de un rito curativo, el cual tenía un fin terapéutico similar al de la acupuntura. Desde su surgimiento son interpretados de acuerdo al contexto y la región.

La creación de símbolos o enigmas ritualísticos lo convirtieron en arte, en algunas zonas como en Egipto, mientras en Roma y Grecia, se utilizaron como marca segregacionista para distinguir a los criminales.
Los investigadores indican que mientras para algunas sociedades antiguas, el tatuaje se convirtió en un sistema de diferenciación entre los grupos etarios, en algunos territorios se afianzó como vínculo sociocultural de honor, espiritualidad y madurez.
Existen conjeturas de que en América del Norte y Central se utilizaban el pigmento de hollín y algunos minerales para tatuar. ¿Significados? Ritual de paso de la niñez a la mayoría de edad para la protección de las almas, adoración de los dioses, revelación de belleza, celebración de triunfos militares o talismanes en la batalla.
Entre la edades Media y Moderna esta práctica fue satanizada y prohibida debido al absolutismo eclesiástico. Solo los caballeros tenían el derecho de hacérselos con el objetivo de ser identificados en caso de muerte por algún enfrentamiento bélico.
Así quedaron perpetuados por más de un siglo cuando en el servicio militar, las batallas y los naufragios (a falta de carné de identidad) los tatuajes favorecieron el proceso de identificación de los hombres.
De toda la gloria anterior, sólo quedaron los vestigios en el tiempo, porque dejaron de potenciar un alto estatus para convertirse en pecado y marca discriminatoria de esclavos y delincuentes, quienes en algunos casos eran aislados de su familia. ¿Ahí surge el tabú que ha llegado hasta el siglo XXI?
Con los años, los marineros y soldados se convirtieron en “los elegidos”, los dragones y panteras en símbolos de valentía y suerte, el ancla en estabilidad mientras la brújula en la certeza del regreso a casa.
A pesar de su devenir histórico fue en 1891 cuando se patentizó la primera máquina eléctrica por el estadunidense Samuel O´Reilly.
Mucho ha llovido desde entonces y el curso de las navegaciones varió. Las máquinas, tintas y estilos se encuentran en constante armonía y evolución. A pesar de ser un fenómeno más viejo que el pan, suma seguidores y “críticos de arte” al estilo juez social.
Arte epidérmico
Foto: Cortesía de Yiki
A menudo se cuestiona si el tatuaje puede llegar a convertirse en una pieza artística. ¿Será posible medir a Miguel Ángel y Leonardo Da Vinci con los mismos parámetros que al tatuador del barrio? La respuesta está en el tatuador, el tatuaje y el tatuado.
Si una obra de arte responde a una función estética y comunicativa, donde el autor crea “algo” a partir de su imaginación o perspectiva de la realidad y deja implícitas o no, sus ideas y emociones, ¿acaso no lo es el hecho de tatuar una imagen única en contraste con los sentimientos del tatuador o el portador?
Los motivos para añadir ornamentos estáticos pueden ser muy variados: una fecha, un nombre, un rostro…cuando se conjugan creación y estética, dejan de ser simples dibujos.
Este arte gráfico trae aparejadas múltiples complicaciones en el orden de la salud, de acuerdo con la doctora Elsa Sánchez, pueden ocasionar infecciones, alergias e incluso Hepatitis C.
Otra de las menos mencionadas ronda en cuanto al “tapiz”. Se corren riegos al entregar la piel como lienzo. Si el pintor realiza un trazo equivocado deshecha el papel, ¿pero si el tatuador comete el mismo error?
Tatuador en Holguín. Foto: Carlos Rafael
Trazos, colores y estilos transitan por las avenidas, sedes universitarias y centros de trabajo. El espectro se abre y multiplica, mientras se dividen las edades.
Llevar un tatuaje es una muestra identitaria de la persona, refleja los más recónditos sentimientos y la carga estética del artista.
Al estilo Museo del Prado, muchos exhiben sus obras como “cuadros andantes”. Algunos quedan seducidos por el efecto “adictivo” de la tinta y vuelven una y otra vez hasta el espacio del tatuador.
Así lo cuenta Gilberto González, amante de las formas y matices, organizador de Tatuarte, uno de los eventos más importantes del body art en Cuba. El mismo que dedica los miércoles a las sesiones gratis, por amor a la técnica a muletas (con la cual se inició), y quien deja en cada “pinchazo” su sello.
Lienzos andantes
Foto: Cortesía de Yiki
Uno, dos, tres… la cuenta se repite de forma cíclica y constante. David aguanta la respiración. En cuestión de minutos se adapta al dolor, el cual por momentos se atenúa. La aguja choca contra su piel mientras la tinta se inserta bajo su epidermis. El proceso se extiende. El dibujo ya no es efímero, deja de ser solo trazos para convertirse en la compañía de sus lunares y cicatrices, en la estampa electa para el resto de su vida.
Lisbeth Almaguer, profesora de Psicología de la Universidad de Holguín señala que los tatuajes responden a una percepción a veces real o simbólica. “Hay quienes utilizan su cuerpo como un canal de información, a veces como expresión de ira, de rebeldía, de cultura, de conflictos pasionales. Su vínculo está relacionado con la condición única e irrepetible de la personalidad, a veces revelada de manera consciente o no”.
El tatuaje tiende a convertirse en un código de la naturaleza de quien lo posee. La historia le ha deparado múltiples funciones desde la cura a un dolor y la protección espiritual, hasta el extremo del deshonor.
Decisión personal que trasciende en el tiempo, reflector del alma o aditamento distintivo. Arte, cultura, creación. Dibujos, tintas, agujas. Jóvenes y no tan jóvenes. Gusto y necesidad de expresión. Así en breves palabras, podemos sintetizar un fenómeno complejo que palpita en cualquier parte. Tal vez ahora esté en ti o bien cerca. Mira a tu alrededor y de seguro encontrarás su huella.
Por Ana Álvarez Guerrero
Tomado de www.ahora.cu