Matria desde la oportuna y aguda mirada de Gabriel Dávalos

Por Vanessa Pernía Arias

Fotos Gabriel Dávalos y Kevin Manuel Noya

En una palabra ha fundido Gabriel Dávalos a la Madre Patria: Matria. Un concepto, que según el reconocido fotógrafo y periodista cubano, induce a la tierra más íntima, entrañable, mujer y madre; a ese lugar que permanece intacto y al que siempre habrá que regresar cuando se busca lo esencial.

Matria ha llegado a Holguín, como la lluvia llega en mayo, para bien de los holguineros, como parte de las Romerías. La acogida y admiración de los espectadores dicen mucho del agradecimiento y respeto de esta tierra por la obra de Dávalos y por el arte de los jóvenes bailarines de Compañía de Danza Contemporánea Codanza, protagonistas de esta serie que se exhibe en el céntrico parque Calixto García.

Esta exposición, que transpira Cuba en cada imagen, recoge cerca de 15 piezas que muestran la sincronía de la danza con la arquitectura, los espacios públicos y los transeúntes de las calles y las plazas holguineras.

Partiendo de esta iniciativa la maestra Maricel Godoy, directora de Codanza, agradeció el gesto de incluir a los bailarines de este colectivo, que arriba este año a su 30 aniversario; y valoró de agudo y hermoso el trabajo del artista, donde cada foto tiene su propio discurso y ofrece continuidad a las palabras de José Martí que las acompañan.

De este proyecto creativo, en coauspicio con el Fondo Cubano de Bienes Culturales, se desprende la publicación por el sello Collage Ediciones del libro homónimo, donde se reúne el trabajo de más diez años de producción con bailarines del Ballet Nacional de Cuba, texto que fue presentado durante estas jornadas de Romerías de Mayo.

Sobre la exhibición, el crítico de arte Nelson Herrera Ysla apunta en el prólogo de este cuaderno, que “entre el cuerpo y la arquitectura existe una relación única, inquebrantable, difícil de ignorar o silenciar”. El compendio resulta un ensayo fotográfico que se inserta con plenitud y todos sus derechos al mundo de la imagen fotográfica contemporánea en el arte cubano.

Al igual que en Holguín, emblemáticos espacios de varias provincias han acogido la muestra, que tiene a la fotografía y la danza como elementos esenciales, resaltando la destreza de bailarines de varios colectivos, como Matanzas, Villa Clara, Santiago, Camagüey y Cienfuegos.

Periodista de profesión, Gabriel Dávalos ha desarrollado una obra internacionalmente conocida como fotógrafo especializado en danza, trabajando con bailarines cubanos y extranjeros de prestigiosas compañías; ha realizado exposiciones personales y colectivas en Europa, América del Norte, América Latina, Asia y Oceanía.

En 2016 obtuvo el Premio Anna Pavlova Ballet Photography Contest, en La Haya, Holanda; y en 2019 el Premio de la Danza de Cataluña, España, que reconoce la profesionalidad, creatividad y trayectoria de personalidades e instituciones, tanto en el país ibérico como internacionalmente, relacionadas al mundo del ballet y la danza.

 

Una vuelta diferente

Por Abel Castro Sablón

Fotos cortesía de la Peña Q´vuelta

Hay personas que viven con los pies en la tierra. Otras, por el contrario, sueñan con los pies en la tierra. A veces, sueñan cosas pequeñas que, con el tiempo, llegan a convertirse en grandiosas. Este texto trata sobre un grupo de soñadores y su sueño realizado.

Hace aproximadamente dos años, en el Centro para el Desarrollo Sociocultural (CEDES), inició el curso de bailes populares, impartido por el profesor y metodólogo provincial de danza Raúl Rojas Mañé, espacio donde comenzaron a confluir personas de diferentes grupos etarios, con un interés en común: el deseo de aprender a bailar.

Pasados algunos meses, el deseo compartido por aprender a bailar, se fue transformando en simpatía, esta, a su vez, transmutó en cariño y el cariño se convirtió en amistad, al punto de que ya ese grupo de personas no se sentían como meros conocidos, sino como una gran familia.

Cada vez, se hacían más necesarios los encuentros, sin importar que fueran dentro del curso o para asaltar algún centro recreativo y hacerlo suyo con ruedas de casino o, simplemente, para tomar un café y charlar.

Precisamente en una de esas charlas colectivas surgió la idea de fundar una peña, no solamente para bailar casino y otros ritmos populares, sino también para la expresión artística de sus integrantes; un espacio en el que cada quien se sintiera sin cohibiciones para expresar algún talento oculto que siempre tuviera miedo de sacar a la luz.

Después de varios meses coordinando ideas de cómo podría ser el proyecto, el lugar para su realización, requisitos para los miembros e interesados, al fin el 14 de abril de 2022 decidió fundarse oficialmente la Peña Cultural Q´vuelta, cuyo nombre surgió prácticamente por casualidad, cuando uno de los integrantes lo puso como ejemplo y tuvo tanta pregnancia que se quedó definitivamente.

Entre los estatutos de su fundación se encuentran la realización de dos espacios fijos (segundos miércoles y cuartos sábados de cada mes), para la presentación del talento de sus integrantes, los alumnos del curso de bailes populares y artistas invitados.

Para la primera sesión de la peña, desarollada en el patio de CEDES, se presentaron varios números musicales, instrumental de guitarra, la presentación del coach ontológico José Luis Hernández sobre superación personal, así como las excelentes interpretaciones de estampas criollas del maestro Luis Carbonell y el poeta nacional Nicolás Guillén, dramatizadas por la actriz y metodóloga de teatro Milbia García Palacio, quien fue la invitada especial de esta primera edición. Asimismo, no podía faltar la presentación de una pequeña rueda de casino, montada por el profesor Raúl Rojas Mañé.

Según las palabras de sus integrantes, Q´vuelta no es un espacio para bailar casino solamente, sino para “disfrutar y sentirse libres”, como expresara Antonio José, uno de los miembros fundadores y parte de la junta directiva de la peña.

“Como mismo las peñas deportivas siguen a sus equipos y los apoyan, nosotros también queremos seguir y apoyar a las agrupaciones musicales del territorio y que, allí donde vayamos, se sienta la presencia de Q´vuelta y las personas se interesen por lo que hacemos y se sumen también”, expresó el profesor Raúl Rojas.

En su corta existencia, Q´vuelta ya ha realizado disímiles actividades recreativas, que incluyen bailes en espacios públicos, un viaje a la playa Guardalavaca y la realización de su espacio fijo en CEDES; todas reflejadas en su página oficial de Facebook.

“Lo mejor que tiene es que uno no se siente menos que los demás, aunque sea nuevo, todos se ayudan a aprender y crecer. Eso te imprime una energía increíble y excelente ánimo, que se traduce en todas las esferas de tu vida”, afirma Manuel Alejandro, uno de los miembros más recientes del proyecto.

La peña Q´vuelta, obviamente, se nutre de manera directa del curso de bailes populares, no obstante es una actividad aparte. Muchos de los participantes se mantienen apegados al curso y sus proyectos aledaños, porque van apreciando cómo crecen, no solo como bailadores, sino también desde el punto de vista espiritual.

Aunque la mayoría de sus integrantes son jóvenes, también hay personas de mayor edad, quienes expresan no sentir la diferencia de años con respecto a otros miembros, gracias a la energía positiva y las buenas vibras.

Como bien expresa en su etiqueta de presentación, Q´vuelta no discrimina razas, sexos, edades, ni preferencias; el único lenguaje que se comparte es el 1, 2, 3 de los pies al marcar el ritmo y el de la armonía entre sus miembros. Muchos de sus integrantes, afirman que sumarse a esa gran familia les ha transformado la vida completamente y para bien.

Q´vuelta, como proyecto social, no solo busca la pervivencia del patrimonio danzario de Cuba, sino también una contribución a todas las generaciones, especialmente las más jóvenes, tanto desde lo cultural, como lo espiritual; no solo busca crear mejores bailadores, sino mejores seres humanos.

Poco a poco, el proyecto, que cuenta con una veintena de miembros, va dando sus primeros pasos, con el objetivo de seguir creciendo y sumando a más personas, con la máxima de que todo camino comienza con un primer paso o, para decirlo en términos casineros, con una primera vuelta.

Jornada cultural endulza a Naranjo Agrio

Por Bernardo Cabrera

El Consejo Popular Naranjo Agrio, del municipio de Sagua de Tánamo, se endulzó durante tres días con la Jornada de la Cultura del Plan Turquino, que contó con la presencia de Yusuam Palacios, diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular y presidente del Movimiento Juvenil Martiano, así como de la directora provincial del sector, Rachel García Heredia. Continuar leyendo «Jornada cultural endulza a Naranjo Agrio»

Ediciones La Luz participará en FIL 2022

Por Lilian Sarmiento Álvarez

Fotos Rocío Carballosa

Más de treinta títulos presentará Ediciones La Luz durante la Feria Internacional del Libro de La Habana, a celebrarse del 20 al 30 de abril próximos. 

El sello editorial de la AHS en Holguín participará en el evento con novedades pertenecientes a distintas colecciones de su catálogo, con una amplia representación de autores y géneros.

Durante los días 22 y 24, Ediciones La Luz tendrá sus espacios en el Salón de Mayo y La Pérgola, del Pabellón Cuba. Mientras, el 23 se traslada hasta la Fortaleza de La Cabaña, en las salas «Alejo Carpentier», dónde se presentarán los títulos de narrativa, la «Dora Alonso» acogerá las presentaciones para el público infantil y en la sala «Lezama Lima» los de títulos de poesía.

Una de las propuestas más especiales del sello es «El último día del mundo», antología que recorre la obra poética del Premio Cervantes, José Emilio Pacheco, en un volumen de 135 poemas con prólogo de Elena Poniatowska.

Su antogador, Erian Peña, dijo que «es esta una joya editorial en el catálogo de Ediciones La Luz, pues la poesía de Pacheco no circula en formato impreso en Cuba. Gracias a la agencia literaria «Carmen Barcel», que cedió gratuitamente los derechos de autor a Cuba, se pudo publicar este título, cuyo único antecesor en la isla es la antología editada por Casa de las Américas.

La presentación de la antología de poesía cubana contemporánea sobre temas LGBTI+, «Las piedras calmarán» con uno de sus compiladores, Virgilio López Lemus, junto a «Fatamorgana de amor con banda de música», del chileno  Hernán Rivera Letelier, serán también momentos especiales de la participación de La Luz en el evento.

La colección «Abrirse las constelaciones» trae a la palestra jóvenes escritores de todo el país que se estrenan en el ámbito editorial, como Norge Luis Labrada, Isabel Cristina López Hamze y Reineris Betancourt. «Merlicht» sigue compilando autores consagrados del territorio holguinero y del paí, como Mayda Pérez Gallego, Juan I. Siam, Rafael de Águila y María Liliana Celorrio.

Una alta factura exhiben también los libros dedicados al público infanto-juvenil, desde la popular Colección Espejo hasta el bestiario de Maikel José Rodríguez Calviño, «Monstruos». En este apartado se encuentran textos de poesía, narrativa y teatro, así como otros surgidos desde las redes sociales, exentos de toda clasificación, que se ofrecen ahora en formato impreso. Tal es el caso de «Estática milagrosa» y «Contumaces», este último perteneciente a la Colección Analekta.

Precisamente, los audiolibros y ebook que durante estos dos años de pandemia se generaron para distintos eventos organizados por Ediciones La Luz, estarán a disposición del público de manera gratuita, lo que evidencia la eficaz inserción de la editorial en las dinámicas de la producción literaria en el mundo digital.

La Feria Internacional del Libro también será el espacio propicio para promover la campaña por el 25 aniversario del sello y el lanzamiento de la convocatoria al 23 Premio Celestino de Cuento.

El Lírico holguinero en estreno junto al Ballet Nacional de Cuba

Por Erian Peña Pupo

Fotos Wilker López y James Kelly (BNC)

Los próximos días 15, 16, 17, 23 y 24 de abril en la Sala Avellaneda del Teatro Nacional, el Ballet Nacional de Cuba (BNC) presentará el estreno mundial de la obra «La hora novena», creación de la coreógrafa británica Gemma Bond, un ballet abstracto en el que cada movimiento está inspirado en las palabras de “La Pasión según San Mateo”

En la obra se disfrutará al bailarín en su propia creación individual, a la vez que compartirán escenario con los músicos.

La música de Johann Sebastian Bach será interpretada por la soprano Milagros de los Ángeles, la mezzosoprano Merlyn Cruz y el bajo Reinaldo Cobas, del Teatro Lírico Nacional de Cuba, así como el tenor Camilo Hijuelos, del Teatro Lírico Rodrigo Prats de Holguín, el coro de Lírico holguinero y Vocal Luna.

En esta oportunidad es invitada a dirigir la Orquesta Sinfónica del Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso la maestra Idalgel Marquetti.

Bond, quien participó en el ensayo de la pieza en la sede de la compañía, aseguró que «busca romper con el clasicismo del ballet» desde el rescate de la música del compositor alemán Johann Sebastian Bach.

«La hora novena» es un ballet abstracto interpretado por cinco parejas de bailarines con movimientos creados desde las palabras de la obra», aseguró la joven que ha montado obras para el American Ballet Theatre de Nueva York y otras prestigiosas compañías.

Bond resaltó también la calidad técnica de los miembros del BNC y expresó sentir «orgullo» de montar una pieza para la emblemática institución cubana.

A su vez, el profesor James Kelly propone «Sinfonía para nueve hombres», montada previamente por el BNC en 2004; y la obra de la cubana Ely Regina («La forma de rojo») como parte del programa cultural.

Reconocida entre las mejores compañías de ballet clásico del mundo, el BNC debutó el 28 de octubre de 1948 bajo el nombre de su directora, Alicia Alonso, que lo fundó junto a su entonces esposo Fernando Alonso y su cuñado Alberto Alonso, ambos nombres imprescindibles en la danza cubana.

En 2018, fue declarado Patrimonio Cultural de la Nación por ser «máxima expresión de la escuela cubana de ballet», condición extendida al repertorio de la compañía, su archivo de imágenes, los objetos y documentos relacionados con la institución.

 

 

El Paraíso de los niños

Por Abel Castro Sablón

Fotos por el autor

La comunidad del municipio de Holguín, El Paraíso, acogió una velada cultural, que celebró los aniversarios de la fundación del Hato de San Isidoro de Holguín, la Organización de Pioneros José Martí y la Unión de Jóvenes Comunistas.

La variada actividad, la cual incluyó una pequeña feria comercial y que además se enmarca dentro de la jornada por los 33 años de Artex, estuvo patrocinada por esta misma institución en conjunción con la Dirección Provincial de Cultura.

El plato fuerte lo constituyó la presentación de la cantautora infantil Edelis Loyola, quien en unión de su hija Edelis Cabreja y del payaso Din Don, hicieron gozar de lo lindo a los más bisoños del lugar, con un espectáculo variado que incluyó canciones, juegos, adivinanzas, poesía y baile.

La ocasión fue propicia también para la presentación de varios talentos artísticos de esa comunidad priorizada del municipio cabecera, quienes regalaron décimas, piezas de baile e interpretaciones musicales, que demuestran el creciente interés de los habitantes del lugar por las temáticas culturales.

La velada atrajo a una infinidad de pobladores, quienes disfrutaron y bailaron a todo lo largo de la actividad, además de brindar apoyo a todos los infantes que se presentaron en el escenario, como muestra de que El Paraíso es un lugar especial para los niños.

Viengsay Valdés: La danza ha regresado con más fuerza

 

Por Erian Peña Pupo

Fotos Wilker López

Viengsay Valdés sabe que es una especie de ídolo de varias generaciones que la han visto interpretar disímiles roles del repertorio del Ballet Nacional de Cuba (BNC), como la Kitri de Don Quijote o en El lago de los cisnes, Giselle y Carmen. Quienes no la vieron en la escena lo han hecho en televisión y asocian su nombre al virtuosismo técnico e interpretativo de la compañía creada por Alicia, Fernando y Alberto Alonso en 1948, base de la Escuela Cubana de Ballet. 

Ella ha sido, luego de la figura de la Prima Ballerina Assoluta, el rostro femenino del Ballet Nacional. Es como si su nombre, que significa victoria en laosiano, presagiara un futuro de luz. 

El reconocimiento y la popularidad que disfruta en cualquier lugar de la isla y en el extranjero –y que por momentos, en su sencillez, parecen apabullarla– están sedimentados sobre el conocimiento y el esfuerzo. Sobre ellos, comenta, se levanta la carrera de un bailarín. 

Desde que asumió la dirección general del BNC en 2020, y un año antes su Subdirección Artística, la primera bailarina ha exigido la calidad. Tanto técnica como interpretativa. Es lo que siempre se reclamó a sí misma y es, por tanto, lo que pide a los demás. “Hasta que no se logre de una manera, no va a estar perfecto o al menos cerca de la perfección”, asegura. Recorrer los escenarios del país –que esperan con ansias la presencia del BNC– sin prolongar demasiado una estancia de otra, y estimular a los jóvenes bailarines, caracterizan también su dirección, además de preservar el legado histórico del Ballet y contemporaneizar las obras. 

Esta entrevista ocurrió en el Salón de espera de la Terminal nacional del aeropuerto Frank País de Holguín, mientras Viengsay Valdés, esperaba el vuelo que la regresaría a capital, donde el Ballet Nacional tendrá una temporada de la siempre exitosa Coppélia, en la que varios bailarines estrenarán roles protagónicos luego de un periodo de inactividad por la Covid-19 que les ha hecho regresar con más fuerza a la danza, como lo demostraron en la gira. 

Antes la compañía había actuado en Santiago de Cuba, justo con la obra de Arthur Saint-Léon, Bayamo y Manzanillo, y como cierre del periplo en Holguín, donde la noche anterior a este diálogo se presentó en el Complejo Cultural Teatro Eddy Suñol con un programa concierto con las obras Love Fear Loss de Ricardo Amarante; La muerte de un cisne de Michel Descombey; Prólogo para una tragedia (Dúo de amor) de Brian MacDonald; Suite generis de Alberto Méndez; Invierno de Ely Regina Hernández, y Majísimo, clásico de Jorge García. 

Con la presentación en Holguín culmina la gira del BNC por varias ciudades del oriente del país… 

Ha sido una gira muy exitosa, pues nos acercamos a provincias donde hace mucho tiempo no actuaba el BNC. Comprobamos la avidez y el conocimiento de nuestro arte, con públicos tan diversos que recibieron con un caluroso aplauso a nuestros bailarines. Ha sido muy emocionante en todos los sentidos, desde la atención humana y la acogida del público, al retomar la tradición de volver a estas provincias lejanas en distancia pero muy cercanas en el sentido de la preferencia y de cómo aprecian, respetan y admiran el BNC… Es un deber, durante mi dirección, cumplir con ese legado de nuestros fundadores de poder llevar nuestro Ballet por toda la isla, expandirnos, que nos conozcan, que se vuelva casi una tradición anual. En todas las provincias coinciden en que debemos volver, no distanciar tanto los intervalos de una visita a otra. Haremos todo lo posible, dentro de nuestra programación en el año, que es bastante apretada porque tenemos muchos compromisos, pero sabemos que esto es un deber que nos corresponde como compañía insignia del ballet cubano. 

Luego de comprobar la avidez por el ballet ha quedado la promesa de regresar con algún clásico… 

Ahora sabemos que están ávidos de tener un gran clásico y nuestra compañía tiene esa línea clásica… pero siempre recordándole al público que, además, existe un gran repertorio en el BNC al que se le han ido incorporando cada vez más obras de relevancia internacional. Creo que hay también que equilibrar un poco esa balanza, los grandes clásicos sí, pero también un gran repertorio de fondo que tenemos y podemos respaldar. Ya que vivimos en esta ocasión con un programa mixto, tengo pensado complacer esas peticiones en la próxima visita. 

¿Cómo contemporaneizar el BNC y mantener el legado fundacional al mismo tiempo? 

Eso significa hacer un aporte. A lo que ya existe, ese respeto al legado histórico, se le puede añadir, siempre que se le aporte algo nuevo, diferente, pero que sea constructivo. En esta ocasión se está haciendo un trabajo con coreógrafos internacionalmente reconocidos como Alexei Ratmansky, Ricardo Amarante, Nacho Duato, posiblemente Justin Peck, que han hecho una gran obra a nivel mundial y están muy bien valorados en sus compañías y en el mundo entero. Ellos han dejado ya una huella a nivel internacional, y qué mejor que el BNC incorpore esos títulos que han sido de relevancia tanto para las carreras de esos grandes coreógrafos, como para tenerlos aquí, para nuestro consumo y audiencia… Es una forma también de retroalimentarnos de esa gran fuente de obras que poseemos en nuestros archivos. 

¿Cuáles son los intereses, los objetivos de trabajo, de Viengsay Valdés frente al BNC?

Además de lo anterior, el hecho de dar oportunidades a jóvenes promesas. Saber premiar el talento joven es una de las cosas en las que he estado insistiendo, porque considero que si a esas edades tempranas se les trabaja, adquieren experiencias más pronto y absorben de los que más conocimientos tienen en la compañía. Son bailarines que se desarrollan mucho más rápido, y es una forma de estimularles artísticamente porque tienen muchos deseos de bailar. 

Tras la pandemia ha habido un cambio, una fuerza, unos deseos, un ímpetu que han demostrado esos bailarines… Creo que la danza, en general, ha regresado con más fuerza y eso lo han demostrado en la escena, en la dedicación, en la entrega, en el entrenamiento, y en la disciplina y la exigencia; esos son factores importantes para el éxito. Ahí está ese trabajo continuo con los jóvenes, con las figuras asistentes y principales… hay mucho por hacer. Yo como bailarina comprendo lo que se necesita para llegar al éxito; cuánto es necesaria la práctica, la dedicación, y eso es algo que estoy haciendo con esos nuevos bailarines. 

Cuando en un escenario internacional el público disfruta de una función del BNC, ¿qué cree usted distingue o diferencia esa puesta, de la misma obra interpretada por otra compañía? 

Ahí está indudablemente la identidad del cubano. Es increíble como una misma pieza creada para una compañía europea, bailada luego por el BNC tiene una calidad diferente, en la que existe esa individualidad, esa personalidad que le inyecta el bailarín cubano a la hora de bailar. Es su forma extrovertida, expresiva, además de la fortaleza técnica, pura, académica… Eso permite que se aprecie nuestro arte y nuestra forma de bailar de una manera diferente pero elogiosa. Te das cuenta en un concurso de ballet: un bailarín cubano se diferencia por las formas, su postura, el virtuosismo que tiene en su ejecución… Son cosas que nos hacen estar orgullosos siempre, porque son logros de nuestra Escuela Cubana de Ballet. 

¿Cuáles obras de las que ha interpretado con el BNC la ha marcado más como bailarina? 

Son muchas realmente… Con solo 16 años comencé a hacer el rol de la Kitri de Don Quijote. Es un personaje que ha marcado mi carrera, no solo por lo temprano que comencé a ejecutarlo, también por la trascendencia a nivel internacional, la fama… Siempre que iba a una gala internacional pedían que bailara Don Quijote por mi equilibrio, por los saltos, por la parte histriónica, expresiva… Además la crítica especializada me ha puesto, precisamente con ese rol, en momentos muy altos de la danza. Es un personaje que agradezco, me sale muy natural y lo he incorporado a mi carrera aportándole, incluso haciendo versiones diferentes. Lo he bailado en el Teatro Mariinski de San Petersburgo, con The Washington Ballet, en Ankara, Portugal, Sudáfrica, Ucrania… Ha sido un rol que me ha acompañado bailándolo con otras compañías del mundo, y que me han pedido que interprete en muchos sitios. 

Le tengo mucho cariño a Kitri, pero con 18 años hice mi primer El lago de los cisnes. Es uno de mis ballets preferidos, por la dualidad del personaje, como se transforma de cisne blanco a cisne negro una misma noche… Me gusta marcar la diferencia, interpretarlo, desdoblarme en ese rol… Es un personaje exigente, tanto técnicamente como interpretativamente, como lo es también Giselle, otro de mis preferidos, y Carmen, uno de los que más disfruto en escena.

Viengsay Valdés es parte del mito en la historia del BNC y de la Escuela Cubana de Ballet. ¿Cómo ha afrontado esto? ¿Ha sido complejo ser el rostro visible del ballet de nuestro país? 

Al principio uno no es consiente. Uno de entrega tanto en esta carrera para lograr ser una figura… Esa era una de las primeras cosas que mi madre me decía: “Si quieres llegar a ser una bailarina tienes que ser de las mejores, no te conformes con ser una más del cuerpo de baile”. Con solo 12 años tener una madre que me dice cómo deben ser las cosas, pues yo no era muy buena en ballet en mis inicios, increíblemente, pero fue tanta mi superación, tanto el consejo y saber lo que yo quería en mi vida, que con solo 12 años se me planteó la necesidad de saber cuál es mi meta, a dónde quiero llegar, y cuando uno tiene muy claros esos orígenes, y la vocación, pues entonces uno no mira lo que está sucediendo a su alrededor. 

En ese camino surge la admiración, el ser ídolo de otras generaciones, ir creando el precedente de la fama, el reconocimiento, la popularidad… Todo eso permitió que estuviera bien enraizada en mi cubanía… Tuve el privilegio de trabajar directamente con Alicia, con Fernando, con el propio Alberto Alonso, que muy pocos han podido hacerlo al encontrarse fuera de Cuba, con las Cuatro Joyas… Al tener maestros tan importantes y referencias de cuando algunos de ellos bailaba, me ha servido como una escuela; eso es lo que me ha permitido tener la base, el conocimiento, el saber qué exigir, y exigir la calidad: la calidad técnica, artística, en todos los sentidos. Por eso la calidad de hoy, porque entiendo que hasta que no se logre de una manera, no va a estar perfecto o al menos cerca de la perfección. 

Holguín en el Primer Encuentro Regional de Presidentes de Artes Escénicas Santiago de Cuba 2022

Por Erian Peña Pupo

Fotos Facebook CPAE Santiago de Cuba

Conferencias, foros, talleres, cursos y visitas a sitios históricos distinguen el programa del Primer Encuentro Regional de Presidentes de Artes Escénicas realizado en Santiago de Cuba hasta este 5 de febrero, con el objetivo de analizar temas como la comunicación para los entornos digitales y el control interno de los procesos culturales.

Nuestra provincia está representada por Yanet Pérez, presidenta del Consejo Provincial de las Artes Escénicas, y Luisa González, directora del Centro de Comunicación Cultural La Luz, perteneciente a la Dirección Provincial de Cultura. Además de los anfitriones santiagueros, participan Juan Carlos González, Virgen Yrene Speck y Carlos Tomás Almira, presidentes de los Consejos de las provincias Santi Spiritus, Guantánamo y Las Tunas.

 “Nos han brindado necesarias herramientas de trabajo para los tiempos  actuales, donde la presencia en las redes, la televisión, en cualquier medio de comunicación, es tan importante para visualizar la cultura en los territorios, asegura Luisa González Pérez.  

Para ello el Encuentro profundiza en el trabajo de los gestores de las artes escénicas con las nuevas estrategias de dirección y los mecanismos de intercambio con las universidades y los centros educacionales. Ha contado, entre otras, con las conferencias “¿Cómo comunicar cuando no se tiene nada?”, por Naskicet Domínguez, gestor del Proyecto Claustrofobias, dedicada a las herramientas de comunicación en entornos digitales; sobre la investigación cultural desde el rescate y reservación de la memoria escénica, con Gretel Quintana, del CIDAE; además de encuentros con el escritor Yunier Riquenes, también gestor de Claustrofobia, y con profesores de la Universidad de Oriente, donde recibieron, por la DrC. Yamile Brito Sierra, un posgrado de Gestión Sociocultural para desarrollo territorial en función de la Dirección de procesos. 

Además el Encuentro ha sido propicio para la presentación de las Normas Jurídicas del Ministerio de Cultura, por Irma Gladys Callol, asesora jurídica de las Artes Escénicas; la presentación del Manual de Identidad de las Artes Escénicas de Santiago de Cuba, por la especialista en comunicación Yanisley Cadete Simón; el estudio de la implementación de la Res. 70 del MINCULT desde las Unidades Presupuestadas de las AE, y un encuentro con Macubá, dirigido por Fátima Paterson, Premio Nacional de Teatro. 

Visitas al Proyecto Cultural Galería Taller Aguilera, a la librería Santiago Portuondo y al Castillo del Morro, entre otros sitios, complementaron una jornada de trabajo que, sin dudas, incentivará el crecimiento escénico y su comunicación en las diferentes provincias.

 

Niños holguineros pintan a Martí

Por Bernardo Cabrera

Otra de las formas de homenajear al apóstol en el aniversario 169 de su natalicio fue la realización del vigésimo séptimo Salón de la plástica infantil De donde crece la palma, en el cual fueron dados a conocer los ganadores de los diferentes niveles de enseñanza de la provincia de Holguín.

El concurso, catalogado como el más importante que organiza el sistema de Casas de Cultura en materia de artes visuales, contó con un jurado compuesto por metodólogos de la institución y destacó por la variedad de técnicas y la calidad estética de las propuestas.

Báguano, Gibara y Holguín fueron los municipios con mayor cantidad de galardonados, en tanto Rafael Freyre, Cueto y Frank País sumaron un ganador cada uno, como muestra del talento de los niños y de la dedicación de los instructores de arte y promotores que contribuyen a su formación en escuelas y comunidades.

Durante la premiación, realizada en el Centro Provincial de Artes Plásticas, cantantes actores y poetas aficionados se sumaron al tributo al más universal de los cubanos.

Como colofón, el metodólogo Benjamín Salazar lanzó la convocatoria para participar en la próxima edición y recomendó a los maestros que inciten a sus alumnos a ahondar más en el ideario del Héroe Nacional.

Nuevos premios para el arte joven en Holguín

Por Erian Peña y Vanessa Pernía Arias

Fotos AHS Holguín 

La Asociación Hermanos Saíz (AHS) en Holguín reconoció, en conferencia de prensa realizada en el Café del Arte Joven de las Casa del Joven Creador, el quehacer de noveles artistas de la provincia premiados recientemente en diversos escenarios del país. 

Las agrupaciones TóPop y Cubandaluz, además de Dj Arte, Artemio Vigueras, fueron galardonados en el Festival Cuerda Viva, principal plaza de la música alternativa en Cuba. 

Mayte Segura, directora de Cubandaluz y premiada en Cuerda Viva en la categoría Flamenco por el tema “Que nos salve el amor” del disco homónimo, comentó que aunque eran los únicos competidores y lo usual es que el apartado quede desierto por esto, el jurado admitió la propuesta dado su alto rigor musical, y los declaró ganadores. 

“Espero que esto motive a otros músicos e intérpretes de flamenco a presentarse”, añadió.

Para el 2022, Cubandaluz presentará Que nos salve el amor, un disco bajo el sello Egrem, que incluye 10 temas en los que mezcla la rumba catalana con los géneros cubanos. 

Por su parte, Adrián García y Jonathan Aroom, integrantes de TóPop, ganadores del Cuerda Viva en la categoría de Música alternativa y anteriormente del Premio Primera Base del Festival Havana World Music, confesaron participar sin demasiadas expectativas, pues competían casi veinte nominados, entre ellos William Vivanco y Qva Libre. 

Obtener el Premio desde Holguín significa un impulso, una forma de continuar visibilizando el trabajo y un compromiso mayor con el público que nos sigue, destacó Adrián.

“Vamos en serio, no estamos jugando”, añadió. Además, dio a conocer entre los próximos proyectos la creación de un DVD auspiciado por el sello BisMusic, perteneciente a la Empresa de Promociones Artísticas Literarias Artex, que en la ciudad de Holguín le abrió las puertas de la Casa de la Trova para sus presentaciones artísticas. Aunque es necesario seguir buscando y consolidando espacios para la música alternativa y experimental de los creadores holguineros, donde puedan intercambiar directamente con el público meta de su música, uno de los retos de la AHS.

Dj Arte y la cantante Dalma, con el proyecto Al Sur, resultaron nominados en Cuerda Viva con el tema “Mis ancestros”, en los apartados de Banda más popular y Electrónica; en esta última Dj Arte logró una nominación en el Cubadisco por Mundo Nuevo.

En materia literaria, el joven Andrés Cabrera mereció la Beca de creación Frónesis que entrega la AHS en el país para la culminación de su novela “El día de los santos inocentes”.

El proyecto, destacó, se centra en la familia en un entorno rural a través de temáticas relacionadas con la sexualidad a temprana edad, la educación, el machismo y la violencia, influidos por el realismo mágico y la literatura del holguinero Reinaldo Arenas.

Egresado del Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso y recientemente graduado de Derecho, Andrés Cabrera obtuvo con “Camomila” el Premio El Dinosaurio 2020. Su novela “Musita el muy maldito”, recibió en agosto último el Premio Literario Bustos Domecq en Camagüey, y “El son de la carabela”, homenaje a la ciudad de Holguín, será publicada el año próximo por Ediciones La Luz, sello holguinero de la AHS.