Entender las pasiones de mambises e integristas

Por: Ruben Ricardo Infante

El libro El desbordamiento: anotaciones sobre la Guerra Grande (1868-1878) del historiador holguinero José Abreu Cardet será presentado este viernes 16 de noviembre en la sala Villena de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC).

Publicado por Ediciones UNIÓN, sello editorial de la UNEAC, su primera presentación ocurrirá un día después de que haya tenido lugar el VII Consejo Nacional de la UNEAC en vistas al IX Congreso.

También constituye un homenaje al aniversario 150 del inicio de las luchas por la independencia, hecho que marcó la historia de la nación y sus hijos.

Al decir de su autor: “He intentado hacer una síntesis de los temas tratados e esta suma de páginas, sobre todo aquellos que considero trascendentales, como el regionalismo, el caudillismo, las familias, los integristas y las plantaciones azucareras…”

El libro recoge un total de 17 ensayos, precedidos de una introducción y un epílogo. En las primeras páginas, Abreu Cardet comenta que este libro es una suma de ideas, de tesis que ha ido elaborando desde el 10 de octubre de 1978, fecha en la que publicó un breve artículo y hasta los días más recientes.

Como sentencia en el epílogo del libro: La seducción por aquella contienda se mantiene, por eso un libro como este, que intenta demostrar que tras un relato, por todos conocido —La Guerra Grande—, se esconden numerosas historias que humanizan la gran contienda y dan auténtica dimensión a los personajes involucrados.

La presentación correrá a cargo del también historiador Oscar Zanetti, quien, como colega se ha tomado un gran interés en la publicación de este volumen.

Tomado de UNEAC, Sitio oficial.

Disponible en: http://www.uneac.org.cu/noticias/entender-las-pasiones-de-mambises-e-integristas

 

 

Notas desde la fila E (tercera noche de concurso)

Jueves, 27 de septiembre. En el Teatro Eddy Suñol se realiza la tercera noche competitiva de la V edición del Concurso de Danza del Atlántico Norte Codanza y Grand Prix Vladimir Malakhov, que reúne en Holguín un promedio de 30 obras en concurso.

La compañía Danza Espiral (Matanzas) abrió la escena con la obra TOKONOMA, coreografía del cubano radicado en Estados Unidos, Isvel Bello. Pareciera que Jean Marco Monclus, el bailarín que interpreta la obra, se apropia de los matices que Bello le insufla a su pieza; incluso parece ser que esos matices, por la limpieza del movimiento acompasado a la música y la profundidad de la interpretación, se tornan casi autobiográficos.

Por su parte, Danza del Alma (Villa Clara) presentó Donde. Con coreografía de Nelson Reguera, radicado en Francia, y dirección general de Ernesto Alejo, Donde explora las relaciones sociales, sus cambios, fluctuaciones, y como viene siendo premisa en la compañía, se añade a esto el trasgredir los límites impuestos y los muros de contención –para el ser humano, para la creatividad– en que se convierten algunas sociedades. Integran la pieza los bailarines Yariel y Yaddiel Espinosa Carbajal, Osbiel Lazo Sotto, Darien Rosales Quintana, Harold Ramírez Machado, Adrián Martínez Prieto, Gilbert Daniel Ramírez Reyes, Miguel Ángel Loro Jiménez y Randy González Acea.

Obra TOKONOMA – Danza Espiral, Matanzas (foto Carlos Rafael)

Aunque un poco larga, Donde fue largamente aplaudida en sus minutos finales, gracias al lirismo de la coreografía –cuerpos, sensaciones, emociones–, aportado por la sensualidad y el barroquismo de unas luces intimistas y por el desnudo que protagonizó uno de los bailarines y al que se sumaron, en el suelo, el resto de los intérpretes.

Creo que el creciente éxito de Médula (Guantánamo) radica en dos elementos esenciales: el trabajo coreográfico (minimalista, detallado, desgarrador, impactante) del joven Yoel González Rodríguez y el desempeño, confianza mediante, de unos bailarines extraordinarios que lo han apostado todo en ese riesgo interior que es la danza.

Oblivion, coreografía de Yoel interpretada por él mismo y Aracelis Dianet, es muestra de ello. Aunque significa literalmente olvido, “oblivion” es un concepto filosófico que afirma que el individuo experimenta un estado de permanente “no existencia” después de la muerte y por tanto niega la presencia de todo rastro de conciencia o existencia posterior. Ausencia y presencia en la pieza. Dramatismo, belleza, fuerza y contención en una obra que introduce un elemento de apoyatura, en este caso dos archivos a manera de mampara, en otros lugares o escenarios cualquier otro elemento que sirva al objetivo propuesto de ocultar y mostrar lo esencial, aquello que realmente importa.

Hay algo “atroz” en la danza de las transformaciones de Médula: movimientos espasmódicos, viscerales, reales, agonizantes, en camino hacia una representación de “lo no bello”… y que se relaciona en este caso con el propio tema de la coreografía. En sentido general, Médula se apropia de temas como el dolor, la violencia, la discriminación familiar y social hacia lo diferente… Insiste en que la violencia conduce finalmente a la violencia. Lo que vemos en Médula nos deja pensando y agradeciendo el desenfreno, y el logro de un pathos visual y emotivo por esta compañía. El arte es eso, transmitir emociones, hacer vibrar a la vez que seduce al pensamiento… No por gusto Oblivion recibió uno de los aplausos más extendidos de toda la jornada de competencia. Médula me sigue pareciendo, después de Oblivion, una de las puntas de lanza de nuestra danza joven y Yoel uno de nuestros más osados e inteligentes coreógrafos.

Obra Oviblion – Médula, Guantánamo (foto Carlos Rafael)

Las dos piezas que presentó en la noche Danza Teatro Retazos (La Habana) muestran precisamente lo que ha hecho reconocido el trabajo de la compañía que dirige la Maestra Isabel Bustos hace treinta años: la interacción o más bien compenetración sustancial de la danza y el teatro en busca de una organicidad en el bailarín y la coreografía: Fragmento de Luna, pieza de Lázaro Burunate con interpretación del joven Omar Santiesteban Leyva y música de Jorge Martínez; y Gracias, coreografía e interpretación del Hermes Orestes Ferrer Clemente, con música de la cantante Lhasa de Sela.

Fuera de concurso, Danza Espiral presentó un fragmento de la obra La Caverna de las ideas, coreografía de Liuban Corrales con la interpretación de la propia Liliam Padrón, directora de la compañía matancera, y los bailarines Anisleidys Estévez y Jean Marco Monclus.

Reminiscencia filosófica: el mito de la caverna, de Platón, según el cual solo atisbamos a ver las grises copias de los objetos reales que habitan más allá, en el Reino de las Ideas. Liliam, desde una silla, narrando la historia, nos recuerda que la idea es anterior a la cosa, en un intento por parodiar los estereotipos y “significaciones” propias de la danza.

Con En el jardín de Aranjuez, Codanza vino a cerrar la noche de la mejor manera posible. Inés María Preval, talentosa bailarina que antes años vimos como miembro de Médula, debuta como coreógrafa en una pieza hecha a su medida y acompañada de Carlos Carbonell.

La obra se apoya –e incorpora, hace suyo– todo el lirismo y la sensualidad del conocido y por ello no menos sorprendente adagio del Concierto de Aranjuez, del español Joaquín Rodrigo.

Armando Patterson, el Maestro

Existen figuras que, al decir de la crítica Mercedes Borges Bartuti, constituyen “páginas en blanco” en la historia de la danza cubana, parte ineludible y necesaria de nuestra cultura.

El bailarín, coreógrafo y profesor Armando Patterson, entre los fundadores de la llamada escuela cubana de danza, es una de estas figuras cuya historia merece ser abordaba desde múltiples enfoques y plataformas, para bien de la memoria de la danza cubana y las futuras generaciones de bailarines, quienes, quizá sin saberlo, reciben de sus maestros las enseñanzas que estos, cuando eran estudiantes, bebieron de Armando Patterson.

Como parte de la jornada teórica que acompaña la V edición del Concurso de Danza del Atlántico Norte y Grand Prix Vladimir Malakhov, la UNEAC holguinera acogió la presentación del documental Armando Patterson. El Maestro (Observatorio Cubano de Danza).

Mercedes Borges Bartuti –una de los realizadores– ha intentado rescatar buena parte del quehacer y la impronta docente de Patterson y este documental es una síntesis de ello.

Apoyándose en fotos, videos de época y entrevistas a importantes bailarines, coreógrafos y profesores como Miguel Iglesias, Isidro Rolando, Santiago Alfonso, Zarina López, Arelis Estévez, Perla Rodríguez, Rosario Cárdenas, Liz María Collazo, la española Ana Mendiola, su viuda, entre otros, el documental Armando Patterson. El Maestro nos devuelve a uno de los principales exponentes de la danza contemporánea cubana.

Patterson, como nos muestra el documental, creía en la necesidad de “absorber el mundo expresivo del cubano pero sin olvidarme de los diferentes estilos y técnicas”. Y en esa simbiosis creativa consiste justamente su impronta en la danza contemporánea cubana.

El mítico bailarín Rubén Rodríguez, presente en la proyección del documental y también alumno de Patterson, recordó: “Entrar en Danza Nacional de Cuba fue tener contacto directo con grandes maestros, entre ellos Patterson. Me enseñó a tener esa dignidad interior del bailarín que tiene la cultura cubana metida en el cuerpo y eso extrapolarlo fuera de Cuba, llevarlo a otros países, que la gente lo reconozca, que la gente te aplauda… Hacer trece cortinas con un ballet bailando un solo. Eso es impresionante, fue hermoso, un momento único que vale la pena haber vivido junto a Patterson”.

Asimismo, la UNEAC ha acogido también la realización del Taller teórico de Video-Danza impartido por el crítico de arte Andrés D´Abreu, la conferencia “La rumba auténtica de Cuba”, por la Doctora Bárbara Balbuena, un conversatorio con Rubén Rodríguez, figura cimera de la danza contemporánea cubana, y otro con la mítica estrella del ballet mundial Vladimir Malakhov. Mientras en la Universidad de Holguín, Mercedes Borges Bartuti impartió el taller “Nuevas escrituras en el panorama crítico cubano”.

Presencia y vigencia de Calixto García

Por Erian Peña Pupo

Fotos: Torralbas y Erian Peña Pupo

En el 179 aniversario del nacimiento del holguinero General de las Tres Guerras, la UNEAC en la provincia realizó el panel “Encrucijadas de la Nación: homenaje a Calixto García”, como parte de una serie de actividades a lo largo del año dedicadas a recordar el 120 aniversario de su fallecimiento y el 150 del inicio de las Guerras de Independencia.

Conducido por Armando Cuba de la Cruz y con la presencia de los historiadores José Abreu Cardet, David Gómez Iglesias y Hernel Pérez Concepción, el panel se propuso “la revisión de la historia” y al mismo tiempo “consolidar Patria”, al decir de Armando Cuba.

Las contradicciones en los momentos iniciales de la guerra iniciada el 10 de octubre de 1868 en La Demajagua, la unidad lograda en la Asamblea de Guáimaro que permitió cierta unidad y el avance de la contienda, y el papel de Calixto García en ese momento, estuvieron entre los temas comentados por David Gómez Iglesias. “La deposición de Céspedes se hizo en virtud de que él era el eje de las contradicciones que existían en el campo mambí: contradicciones entre el Ejecutivo y la Cámara, el Ejecutivo y los militares, más las que existían en el exilio entre aldamistas y quesadistas”, subrayó Gómez Iglesias.

Por su parte, Abreu Cardet abordó la figura cespedista en su contexto histórico y la relacionó con el quehacer de Calixto en la Guerra de los Diez Años. Finalmente, Hernel Pérez Concepción subrayó que “Calixto está a la altura que él merece” y recordó el abordaje historiográfico a su figura en la década del cuarenta del pasado siglo, la utilización de su pensamiento en muchos de los discursos de Cosme de la Torriente y un próximo libro en proceso de edición donde se aborda desde diferentes ángulos y perspectivas.

Asimismo, subrayó el apoyo de Calixto a la destitución de Céspedes, su desempeño como estratega militar y su caracterización como “el general más culto de nuestros generales”.

Este panel se encadena a una serie de acciones que se desarrollarán a lo largo del año, recordando el 120 aniversario de su fallecimiento producto a una apoplejía fulminante en Estados Unidos y el 150 del inicio del inicio de las luchas armadas del pueblo cubano.

Además, la noche del 4 de agosto el Museo Casa Natal de Calixto García fue sede de un acto conmemorativo en honor al General holguinero protagonista de la Guerra Necesaria. La gala, comentó Yanilaysi Ortiz Aguilera, directora de la Casa, recordó la vigencia de la vida y la obra de Calixto García y contó con la presencia de los artistas Gladis María, Yuri Hernández, Ernesto Infante, Lainier Verdecia, la pareja de baile Holguín Forever y la participación de 120 jóvenes miembros de la UJC de visita en la provincia.

 

Agosto en movimiento

Agosto llega y con él nuevas propuestas para no quedarse en casa. Entre las opciones no podría faltar la programación musical de la Feria Arte en La Rampa, espacio multicultural que anuncia para este fin de semana en su escenario central, a partir de las 5:30 p.m., el 3, a Polito Ibáñez; el 4, a NG la Banda, y el 5, a Ernesto Blanco y su grupo.

Entre los artistas que están de gira se encuentran Manolito Simonet y su Trabuco, quienes se presentan el 3 en Ciego de Ávila, el 4 en Sancti Spíritus, el 5 en Villa Clara, el 10 en Matanzas, el 11 en Pinar del Río y el 12 en el Salón Rosado de la Tropical; Azúcar Negra, que el 29 y 30 estarán en Guantánamo y el 31 en Santiago de Cuba, para continuar el 1ro. de septiembre por Bayamo y el 2 por Holguín. Los matanceros tendrán por sus predios, el 4, al Noro y Primera Clase. El 5, Haila estará en la Isla de la Juventud. Por provincias también se están presentando Virulo, con sus invitados Tony Ávila y Jorge Díaz, en la gira titulada «El humor en la música cubana», que se extenderá hasta el 12 de este mes y que concluirá el 18 de agosto, a las 8:30 p.m., con un concierto en el teatro Karl Marx. Ellos se presentan en Artemisa, Matanzas, Camagüey, Holguín, Manzanillo y Santiago de Cuba antes de asaltar con risas a La Habana.

Varios eventos y festivales ocuparán escenarios en agosto, ellos son el Octavo Festival Verano en Jibacoa, el 3 y el 4, en Santa Cruz del Norte, en Mayabeque; el X Festival Internacional La Ruta de la Rumba, del 17 al 31, en La Habana, Pinar del Río, Matanzas, Cienfuegos, Trinidad, Ciego de Ávila, Camagüey, Guantánamo y Santiago de Cuba; y el XIV Simposio Internacional de Hip Hop Cubano y Jornada de Hip Hop de la AHS, del 22 al 26 de agosto, en la sede de la Agencia Cubana de Rap y como subsede La Madriguera, ambas en La Habana.

Por Ricardo Alonso Venereo

Tomado de www.granma.cu

La Mezquita en el Día del Historiador Cubano

La Filial holguinera de la Unión Nacional de Historiadores de Cuba (UNHIC) celebró en la Biblioteca Provincial Alex Urquiola el Día del Historiador Cubano y el X aniversario del sello editorial La Mezquita.

Instituido en recordación del otorgamiento en 1936 de la condición de Historiador de La Habana al también etnólogo y periodista Dr. Emilio Roig de Leuchsenring (1889–1964) la fecha reconoce el trabajo de las personas dedicadas a “la investigación, la educación, la divulgación y la conservación de los saberes históricos locales y nacionales, que es decir la defensa de su patrimonio y su identidad”, comentó el moderador del acto provincial, el realizador y profesor universitario César Hidalgo Torres.

Como un “momento de homenaje y reconocimiento a los historiadores y también el espacio en que renovamos nuestros compromisos de profesión en el empeño por investigar, promover, conservar y enseñar la historia de la Nación cubana, y con ella seguir defendiendo el proceso revolucionario”, catalogó la fecha Rosabel Reyes Portelles, miembro del Secretariado Provincial, en la lectura del mensaje enviado por el Secretariado Nacional de la UNHIC, en un acto donde participaron miembros de la Sociedad Cultural José Martí, el Centro de Estudios de Cultura e Identidad de la Universidad de Holguín (UHO) e historiadores de las diferentes secciones de base del territorio.

Asimismo, subrayó la importancia de la reciente Asamblea General de Miembros, donde “delegados de todo el país analizaron el trabajo realizado en los últimos cinco años y discutieron sobre la organización interna, la enseñanza de la historia y el apoyo a la formación de profesionales vinculados a la actividad científica, la socialización del conocimiento histórico y la conservación y preservación del patrimonio histórico de la Nación”.

Allí quedó aprobada la Declaración de la UNHIC a la sociedad cubana: “La historia, la UNHIC y los restos de la lucha ideológica contemporánea”, cuyo contenido fue compartido por el historiador Hernel Pérez Concepción, quien subrayó que “Cuba vive un momento trascendental de su historia, la continuidad y el cambio interactúan dialécticamente en un contexto donde se dirime la preservación de la Revolución y el socialismo”.

“Tenemos la responsabilidad de profundizar en la investigación, la enseñanza y la divulgación de las claves que determinaron la configuración del devenir patrio, asimismo nos compete la preservación del patrimonio nacional”, añade la Declaración de la UNHIC leída en el acto presidido por Nilser Batista Pérez, funcionario del Departamento ideológico del Partido Comunista de Cuba (PCC) en Holguín; Rachel García Heredia, directora del Sectorial Provincial de Cultura; Hiram Pérez Concepción, presidente de la Filial provincial de la UNHIC; Faustino Fonseca Perea, director provincial de Cultura saliente, y Roberto Infante Pérez, presidente de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana.

Por su parte, el sello editorial La Mezquita fue fundado el 29 de junio de 2008 y está adscripto a la Filial Provincial de la UNHIC. La historiadora Mayra San Roman reconoció el trabajo de este sello, único de su tipo en el país, que tiene como parte de su catálogo editorial 16 títulos, dos de ellos en formato digital, y además 6 en diferentes fases de proceso editorial. Ha recibido también dos premios de la Crítica Histórica José Luciano Franco y su surgimiento fue nominado como Suceso Cultural del Año en Holguín.

El momento fue idóneo para que la Filial holguinera de la UNHIC entregara una serie de reconocimientos a varios de los 453 asociados holguineros: el Diploma Francisco García Benítez a Ventura Carballido Pupo y Benedicto Paz Sánchez; el Diploma José Aguilera a Elia Sintes Gómez y Tamara Reyes Rodríguez; el Diploma Antonio Aguilera a José Abreu Cardet y Carlos Emilio Peña Ramírez; el Diploma José Manuel Guarch Delmonte a Yadira Rojas Espinosa; el Diploma Juan Albanés a Ángela Cristina Peña Obregón y Georgelina Miranda, y el Diploma Herminio Leyva Aguilera a Hernel Pérez Concepción.

Además, La Mezquita reconoció el trabajo de varias personas e instituciones: Hiram Pérez Concepción, Mayra San Miguel, David Gómez Iglesias, Hernel Pérez Concepción, Fidel Fidalgo Moncada, José Abreu Cardet, Xiomara Garzón Montes de Oca, Rebeca Pantoja Álvarez, Alexis Triana, Faustino Fonseca, la Biblioteca Provincial Alex Urquiola, el Sectorial Provincial de Cultura, la UEB Gráfica Holguín, y el Departamento ideológico del PCC en Holguín.

El dúo de cuerdas Sabaret ofreció los temas Rompiendo la rutina, primer danzonete, creado por Aniceto Díaz en 1929, y Andalucía, del Maestro Ernesto Lecuona. Finalmente Cultura Provincial reconoció el trabajo de la UNHIC debido al 36 aniversario de la organización que agrupa a los profesionales que trabajan en la investigación, la docencia y la divulgación de la historia y la conservación del patrimonio histórico–cultural.

 

 

 

 

 

Para vivir… escuchando a Yuri Hernández

A teatro lleno Yuri Hernández protagonizó un hecho que desde ahora levanta su candidatura como Suceso Cultural del Año: el concierto “Para vivir” con temas del cantautor Pablo Milanés, regalo del tenor holguinero a la Casa de Iberoamérica en sus 25 años.

Conocíamos el trabajo de Yuri como figura principal del Teatro Lírico Rodrigo Prats y sus acercamientos, en anteriores conciertos, a la obra de los importantes compositores hispanoamericanos Alberto Cortez, Manuel Alejandro y Armando Manzanero. Ahora el tenor le rindió homenaje a otro de sus maestros, con la selección de 18 temas de la autoría de Pablo Milanés, páginas indispensables del panorama sonoro cubano e internacional.

El público conocedor de la obra de Pablo Milanés encontró el feeling necesario, esa manera de afrontar la canción donde el sentimiento define parte de la interpretación, en los temas escogidos por Yuri y en los matices de su voz entrenada para el canto lírico.

El poeta e investigador Ronel González resultó el presentador idóneo con sus versos: “Pablo Milanés querido/ ya Para vivir es cierto/ Yuri Hernández en concierto/ tiene otro sueño cumplido/ Esta noche es un latido/ cuántico y aunque tal vez/ no escuches su esplendidez/ serás más grande entre grandes/ muchas gracias Pablo Hernández/ firma Yuri Milanés”.

Yuri se acompañó del grupo del músico holguinero Nolberto Leyva, con dirección musical y arreglos de Javier Pérez. Con Nolberto, un artista que “escribe canciones hermosas y que nos ha demostrado que es un batallador en la música y en la vida”, interpretó, en el Teatro Eddy Suñol, entre otros, el conocido tema “La novia que nunca tuve”…

El intérprete hizo suyos varios de los temas más conocidos de la amplia y poliédrica obra del músico bayamés: “Proposiciones”, “Amor”, “Años”, “El breve espacio en que no estás”, “El primer amor”, “Para vivir”, “Si ella me faltara alguna vez”, “Yolanda”, “Ámame como soy”, “Yo no te pido”, “Amor de otoño”, y “No ha sido fácil”, parte de la banda sonora de la conocida serie “Algo más que soñar”, dirigida en 1985 por Eduardo Moya.

Subrayemos algo: pocas veces –incluidas las presentaciones de músicos foráneos y otros intérpretes de conocida popularidad mediática– el Teatro Eddy Suñol había estado tan abarrotado para recibir a uno de los artistas holguineros. Incluso varias veces el público se levantó de sus asientos para aplaudir un determinado tema. “No esperé ver este teatro así, créanme, honestamente se los digo”, comentó el propio Yuri al entrar al escenario. El público conoce su desempeño como uno de los mejores tenores del país y reconoce, además, la humildad de Yuri Hernández: “Me interesa mucho más ser una buena persona que si llego o no a ser un gran artista”, comentó también.

Esta vez, el repertorio y la figura escogida, cuya música es parte de la memoria sonora del cubano en las últimas décadas, además de los arreglos y la calidad musical del grupo de Nolberto Leyva, junto a la dirección artística de Isabel García Granados, daban de antemano por exitoso el concierto, del que todavía quedan restos… esparcidos por la ciudad.

El conocido tenor, intérprete de papeles protagónicos en las obras La Bohème, La Traviata, Die Fledermaus, Lucia di Lammermoor, y recientemente Tannhäuser, entre otras, agradeció a Eduardo Ávila Rumayor, director de la Casa de Iberoamérica, al Comité Provincial de la UNEAC en Holguín en la persona de Julio Méndez, a la dirección del Teatro Suñol y el Centro Provincial de la Música y los Espectáculos Faustino Oramas.

Sereno, agradecido y al mismo tiempo emocionado, Yuri Hernández mantiene fidelidad a su forma de ser. Esa fidelidad la pudimos palpar en “Para vivir”. Podría desearle ánimo y salud, como él pidió para todos los presentes, en cambio prefiero que un concierto así se vuelva a repetir, para bien de los tantos amantes de la buena música.

Fotos Adrián Aguilera

A las puertas el Verano 2018

Bajo el lema “A disfrutar Cuba”, entre el 30 de junio y el 1 de septiembre la provincia de Holguín desarrollará las actividades del Verano 2018, según se confirmó en conferencia de prensa realizada en la sede provincial del Partido Comunista de Cuba (PCC).

Con la presencia de Luis Antonio Torres Iríbar, miembro del Comité Central del PCC y su primer secretario en la provincia, y Julio Cesar Estupiñán Rodríguez, presidente de la Asamblea Provincial del Poder Popular en Holguín, la Comisión de Verano subrayó los principales momentos de la cita estival que estará dedicada al 65 aniversario del asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, al 60 del Triunfo de la Revolución Cubana, al 92 cumpleaños del Comandante en Jefe Fidel Castro, y a la 23 edición de los Juegos Panamericanos, a celebrase en la ciudad de Barranquilla, Colombia.

El Verano quedará inaugurado el 30 de junio con un amplio pasacalles por la Avenida de los Libertadores, y entre sus principales momentos cuenta con la realización de las Noches Holguineras; las Fiestas Populares en Mayarí, del 6 al 8 de julio; el Día Internacional de los Niños, cuya sede será el municipio Sagua de Tánamo; el Carnaval holguinero, del 16 al 19 de agosto, entre otros.

Rachel García, directora provincial del Sectorial de Cultura, señalo la realización del Festival Stereo G, en la localidad de Caletones, en Gibara; la estancia en Holguín de la gira nacional de Circuba y Haila María Mompié; y el Festival Internacional de Cine de Gibara, del 1 al 7 de julio, con la presencia, entre otros, de importantes artistas como Fito Páez, Silvio Rodríguez, Pancho Céspedes, Raúl Paz, David Torrens, Haydée Milanés y Benicio del Toro.

El Verano 2018, que se caracterizará por priorizar, como en la edición anterior, el Consejo Popular y el barrio como escenarios primordiales de una recreación sana, potenciará el trabajo de los promotores culturales en coordinación con la Brigada José Martí, la Asociación Hermanos Saíz (AHS) y la Unión de Artistas y Escritores de Cuba (Uneac).

Finalmente Luis Antonio Torres Iríbar realizó un llamado a “explotar las iniciativas y las potencialidades de cada lugar para que crezcan las actividades masivas de recreación popular”.

Para garantizar el exitoso cumplimiento del Verano 2018 en Holguín brindarán servicios de conjunto los sectores del transporte, salud, cultura, deporte, comercio, gastronomía, entre otros.

Fotos del autor

Fulgor de empuñadura de sable

 

Por Moisés Mayán

Nos han propuesto olvidar nuestra Historia. De golpe y porrazo. Sustituir una tradición de más de un siglo por un futuro importado. Como si fuera una simple maniobra informática. Enviar la Historia de Cuba a la papelera de reciclaje, y acto seguido, vaciar esa papelera. ¿Está seguro que desea eliminar 150 años de forma permanente? La propuesta encandila o enardece, depende del combustible que transportes en tu depósito. Uno necesita armas reales. Herramientas que no se afinquen en la arenga vacía, ni el ademán sobreactuado. El apacible tono del diálogo, el arte perdido de la conversación, la lectura en medio del necesario silencio, son capaces de demoler los discursos más eufóricos.

Creo que la poesía puede desmantelar un acorazado, porque el hombre que vive bajo palabra es en sí mismo un ejército. Apuntar que Ronel González ha publicado un libro más, sería incurrir en un lugar común dentro del panorama literario cubano, pero corroborar que este autor ha construido un arma estratégica, me convierte en cómplice de las estructuras que manifiesta Teoría del fulgor accesorio (Ediciones Ácana, 2016). El resurgir de la novela histórica en un puñado de narradores cubanos, y la asimilación de esas propuestas por el público lector, demuestra quizás la necesidad de escalar nuevas alturas.

La poesía que amplifica la Historia y la revisita desde la devoción, constituye un nivel ascendente en el conocimiento de los cauces que desaguan en nuestra inmediatez, pues posibilita la apropiación de figuras y hechos afincándolos en el plano de la sensibilidad, en la raíz misma de la sangre. Estos poemas que conmueven a vuelta de página, no han sido generados por un compromiso artificial, no son despojos de las intensas contiendas de lectura, ni mucho menos producto del oficio de quien conoce el serpenteo de la décima en la manigua del lenguaje. El hombre que escribe los textos de Teoría del fulgor accesorio fue haciendo a pie su historia, rumiándola al margen de todos los discursos, de los argumentos encartonados que la pedagogía nos insufla desde las mesas de las aulas.

Desprendido de cualquier dogma, Ronel González tuvo también su 10 de octubre; el grito del poeta y el Grito de Yara se superponen en las páginas de aire, las que anteceden a la tinta impresa. En las arenas de Playitas de Cajobabo, el 11 de abril de 2015, dos hombres escudriñan la negrura con los ojos fijos en el brillo de la marea, uno de ellos es Ronel González. Dicen que se escucha el chapotear de unos remos. Él sabe que no son pescadores. El 19 de mayo de ese propio año, al pie del monumento en Dos Ríos, un poeta lee bajo el sol del mediodía El peso de la cruz. Las aguas turbias y crecidas del Contramaestre le aventajan. Antes de escribir vive, no quiere que nada apeste a plantilla, a molde, a expresión falsificada. Su casa en La Aduana, cerca del río Miradero, se transforma en campamento. Allí anuda la hamaca de los héroes, a la sombra de parapeto donde sus libros le proporcionan una vibración acompañante, casi vegetal.

La décima que cuajó como plomo en sus primeras estrofas, vuelve a borbotear. Balas, balas es lo que necesita el lector, y si no, machete. Siente un relincho, pero es solo el carretonero que recoge la basura. No sabría explicar por qué se le parece tanto al general Quintín Banderas. En ocasiones, cuando chapea el patio en las mañanas de domingo surge frente a sus ojos un barranco, la destentada boca de un barranco. Inequívoco recordatorio de su peregrinación a San Lorenzo. Solo 98 páginas, como combates, como cargas al machete, y un estremecimiento me despabila, no soy yo quien lee, es el libro quien me escudriña. Estoy mirándome al espejo de la patria en un poema de Ronel González.

Nunca había aflorado en mí semejante tironeo ¿tiroteo? El rompecabezas de la Historia no puede completarse de un modo preestablecido, el tiempo no es lineal. Hablan Céspedes, Bernabé Boza, Antonio Maceo, Agramonte, Vicente García, Perucho Figueredo, y también Lezama, Zenea y Martí. Las armas de la guerra y las armas de la palabra nos vuelven invencibles. Me reconozco en la lectura, asomo detrás de alguna guardarraya, me ubico entre un dagame y un fustete para que me abrase la frente el sol de Cuba libre. Una mano invisible arranca las páginas del 6 de mayo. El Diario de campaña del Apóstol se transforma en otro mutilado. Pero Ronel no condesciende a ese desarraigo. Hay que conocerlo para saber que no va a tolerar la omisión de un día cardinal en la marcha de Martí hacia la muerte.

Amanezco enfermo: dolencia del espíritu que detiene el pulso y vuelve hosca la escritura“. Se nos pone la piel de gallina, como si alguien hubiera removido la losa de un sepulcro. Nos quedamos interrogándonos ¿acaso no son esas las auténticas páginas del diario? ¿Quiso Martí quebrar el mármol de los tiempos para que el santo grial de los historiadores cubanos terminara en manos de Ronel? No sería la primera vez que sucede algo semejante. Él dice que no, que es solo una recreación, la forma de sacarse las púas de esa dolorosa ausencia. ¿Y si hubo alguien que interceptó al poeta en sus expediciones por la Historia, un pescador que atrapaba sus carnadas bajo la noche bella de abril, o una anciana que escuchó la lectura de El peso de la cruz, y luego agradecida, le trajo aquellas hojas como mariposas sucias, o fue el mismo Martí sentado frente a él en la sala de La Aduana? No lo sé, Ronel repite que no, que es solo una mimetización del estilo martiano, un apócrifo, algo que pudo suceder pero que nadie sabe… Sin embargo los poetas mienten, y aunque este es un libro sincero, entre sus páginas 64 y 67 un insondable mecanismo se activa, un fulgor de empuñadura de sable, un misterio que acompaña.

Arrasado, como el texto de Valeriano Weyler, desemboco en la última página. No vamos a olvidar la Historia. No vamos a suprimir tantos ríos de sangre desaguando en el presente. ¿Está seguro que desea eliminar 150 años de forma permanente? Jamás. La teoría de Ronel es irrebatible. Llegue a los lectores su fulgor.

 

Prefectura de La Quinta,

entre dos arroyos sin nombre.

A las puertas las Romerías de Mayo

 

La 25 edición de las Romerías de Mayo, a celebrarse en Holguín del 2 al 8 de mayo, estará dedicada a los 150 años del inicio de las Guerras de Independencia y al 200 aniversario del natalicio de Carlos Marx, según aseguró parte de su Comité Organizador en conferencia de prensa realizada en el Café del Arte Joven de la Casa del Joven Creador, en la Asociación Hermanos Saíz (AHS) de Holguín.

El Festival Mundial de las Juventudes Artísticas continúa siendo, en su primer cuarto de siglo, el principal encuentro de los jóvenes escritores, artistas y promotores culturales en Cuba, aseguró Lilién Aguilera, presidenta de la AHS en Holguín, quien presidió, junto a Rachel García Heredia, subdirectora técnica de la Dirección Provincial de Cultura, la conferencia de prensa donde los jefes de los diferentes eventos dieron a conocer sus principales particularidades.

El Congreso de Pensamiento Memoria Nuestra, columna vertebral de las Romerías, iniciará sus sesiones con la conferencia magistral que inaugurará el evento, a cargo de Alexis Triana, fundador y presidente de Honor de las Romerías. Memoria Nuestra se trasladará al Salón Solemne de La Periquera y el Centro de Superación de la Cultura y entre sus principales momentos cuenta con el lanzamiento de la revista Guayza y la presentación por Ernesto Limia –en conjunto con el evento Palabras compartidas, dedicado a la literatura– del libro Apuntes en torno a la Guerra Cultura, del narrador y ensayista Abel Prieto Jiménez, Ministro de Cultura de Cuba, publicado por Ediciones La Luz.

La trova recordará los 50 años del primer concierto de la Nueva Trova, realizado en Casa de las Américas por Silvio Rodríguez, Pablo Milanés y Noel Nicola. Para eso estarán en Holguín músicos como Nelson Valdés, Eduardo Sosa, Pancho Amat, Pedro Luis Ferrer, Caña Santa, Oscar Sánchez, Alberto Tosca, Pablo Menéndez y Mezcla. Se suman los jóvenes jazzistas Héctor Quintana y Rodrigo Sosa, además de Buena Fe, Alain Pérez y los Djs invitados a Electromerías. Por su parte Rockmerías, entre otros invitados, contará con la presencia de la reconocida banda estadounidense de rock Tendencia Suicida.

Babel, evento dedicado a las artes visuales en las Romerías, estará d edicado a la pedagogía en el arte y los 200 años de la Academia de San Alejandro. Entre las muestras que se expondrán se encuentran Paisajes cotidianos, de profesores de San Alejandro; Estado sólido, de Armando Ruiz; Del Caribe Ming: Imagen, caligrafía, verso, de la reconocida creadora Flora Fong, y Los recursos intocables del aire, de Héctor Villalobos. Por su parte el Teatro callejero tendrá como invitados, entre otros, a Morón Teatro, Teatro de la Trinidad, Teatro de Luz, Etcétera, Teatro Tuyo, Teatro Danza Tiempos, Médula, Polichinela, Armando Morales, Premio Nacional de Teatro 2017, Omar Valiño y Pedro Franco.

Además Cámara Azul, evento del audiovisual en Romerías, estará dedicado a la producción audiovisual en Cuba y sesionará en la UNEAC con la presencia, entre otros, de Mario Masvidal, Marta Orozco, Ana Luisa Samper y el ejecutivo de la Muestra Joven del ICAIC. También se homenajeará a los fundadores de las Romerías en estos primeros 25 años, mientras las Bloguerías, desde la Biblioteca Provincial Alex Urquiola, subrayarán la lucha contra el bloqueo.