La comodidad es fatal para un poeta

El poeta Moisés Mayán, premio Regino Boti 2018.

El jueves 7 de junio, durante la jornada de clausura de la XL edición del Premio Regino E. Boti, volvimos a escuchar el nombre de Moisés Mayán, pues su libro Carga al machete acababa de obtener el galardón en el apartado de poesía. Entonces me propuse llevarme la primicia y entrevistarlo antes de que tuviera tiempo de rumiar sus respuestas, algo que no pude hacer el pasado febrero cuando el poeta conquistó el Premio Calendario.

Con El factor discriminante le aplicaste un violento “golpe de timón” a tu obra que inició un desmarque dentro del lirismo que caracteriza buena parte de la poesía holguinera, de momento nos sorprendes con un nuevo cuaderno que también conquista un premio nacional, ¿qué está cociéndose ahora mismo en las calderas donde generas tus versos?

“En ocasiones uno se siente confiado sobre determinada plataforma, y no quiere abandonar su zona de confort, pero esa comodidad es fatal para un poeta. Si la poesía no te importuna ten por seguro que no moverá un solo nervio en el lector. Entonces abrí las ventanas y entró un poco de aire. Eso fue lo que hice con El factor discriminante. Los autores trabajamos con lenguaje vivo, el problema está en que muchos nos esforzamos para maniatar la movilidad de la palabra y terminamos convirtiéndola en una estructura sedentaria. Ahora bien, clausurar un espacio de tu creación personal y aventurarte a lo desconocido es un riesgo que no todos están dispuestos a asumir. Ni siquiera lo recomiendo”.

¿Qué pueden esperar los lectores de Carga al machete?

“Hasta ahora Carga al machete cuenta solo con el criterio de tres pares de ojos. Me refiero a los miembros del jurado que lo premiaron: José Luis Serrano, Mireya Piñero y José Ramón Sánchez. Desde mis días de estudiante de Historia, estaba un poco conmocionado por la brutalidad de las cargas al machete, por la forma en la que una vulgar herramienta de trabajo se transformó en un arma implacable, y quería escribir sobre eso. Solo hacia el final de la escritura me percaté que estábamos celebrando el 150 aniversario del inicio de las guerras de independencia. Carga al machete es un cuaderno que pretende hacer al lector partícipe de mis inquietudes y por eso fabrico el texto como si se tratara de un tren bala. Necesito transmitir un mensaje alto y claro. No puedo andarme con circunloquios”.

Mayán ha sido galardonado con el Premio Calendario, igualmente, en este 2018. Foto: cortesía del entrevistado.

Recibes el Premio Calendario en la Feria de La Habana y solo unos meses después el Boti, una pregunta se impone ¿qué papel juegan los premios en la formación del escritor?

“Alguien ha dicho que la literatura es algo así como un deporte de alto rendimiento. Me parece que hay mucho de razón en esa frase, porque a veces te llegas a sentir presionado. Conozco de autores que se fijan cuotas de por lo menos un libro al año. Publicar es absolutamente necesario, esa es nuestra razón de ser. Y ahí están los premios, con la disyuntiva de poner a competir tu obra, como si entrenaras perros de pelea. Tu libro contra los libros de otros poetas. Ganar o no ganar, pero en fin jugárselo todo. Los concursos son una vía legítima, el camino más rápido al texto impreso. Cada vez que surge un premio en nuestro panorama literario festejo ese nacimiento”.

El nuevo estado en el que se ubican El factor discriminante y Carga al machete podría entenderse como un nivel definitivo en tu poesía.

“Ni siquiera considero que estos dos libros puedan compartir el mismo estado, pero de algo si estoy seguro, no pienso que se trate de un período definitivo. Yo quería retornar a la prosa, a los ejercicios que había inaugurado con el El monte de los transfigurados, donde por momentos los textos padecían una hibridez inter-genérica que les aportaba cierto dinamismo. Pero además necesitaba desprenderme de algunas herramientas que se habían oxidado en mi taquilla, y eso significa una vuelta al lenguaje palmario, a la idea en sí, a la capacidad comunicativa del poema”.

¿Qué opinión te merece la joven poesía cubana?

“Ya cumplí 35 años. Ha iniciado mi cuenta regresiva dentro de la AHS, una organización que para mí no ha sido ningún fantasma, pues tengo mucho que agradecerle. Así que prefiero hablar de los más jóvenes. Dentro de las pasadas Romerías de mayo participé como jurado del Premio Nuevas Voces de la Poesía Cubana, y pude echarles un vistazo a fondo a 40 autores inéditos de casi todo el país. Mi opinión es que no tenemos de qué preocuparnos, hay modos y maneras bastante válidos, quizás les falte un poco de constancia para transitar de los poemas sueltos al libro, pero eso se aprende sobre la marcha”.

 

 

 

El fuego vivo de la danza

marisel godoy
Foto: Carlos Rafael

A 25 años de creada, la compañía Codanza se encuentra entre las más importantes agrupaciones de danza contemporánea de Cuba, con notable aceptación del público y la crítica. Devenido academia donde se han formado sucesivas generaciones de bailarines, el colectivo fundado por la bailarina, coreógrafa y profesora Maricel Godoy se presentó exitosamente entre enero y marzo en escenarios europeos con el espectáculo Don’t stop the music.
De vuelta de su gira por teatros de Alemania, Austria y Suiza, llena de sueños y con el mismo optimismo del comienzo, Godoy habla de la compañía, de sus proyectos y también sobre su tesoro más preciado: dos hijas que siguen sus pasos.

Fotos: Carlos Rafael
Foto: Carlos Rafael

Para la también nominada al Premio Nacional de Danza, esta gira aportó considerablemente al desarrollo profesional de los bailarines y, por ende, a Codanza…

“Ya habíamos tenido contacto con el público europeo; en concreto con el español y el austriaco. Descubrir y disfrutar de otros públicos es hermoso, pero la impresión de salir a escena es siempre la misma, estés donde estés, en cualquier lugar del mundo. Para los bailarines ha sido una gran experiencia. Ten en cuenta que son jóvenes entre 19 y 22 años y la reacción del público fue muy positiva, emotiva. Han crecido profesionalmente y ya no son los que partieron hacia Europa en diciembre de 2017.

A 25 años de la fundación, ¿te sientes satisfecha con lo logrado?

Para nada. Me queda mucho por hacer y lograr todavía. Ha habido periodos en los que me he sentido feliz por los resultados, que no han sido más que el premio al esfuerzo de bailarines, maestros, regisseur (director escénico) y coreógrafos. Son meses intensos de trabajo, donde la energía fluye como el agua de los manantiales y donde el resultado no puede ser otro que la cristalización y purificación del arte. Tengo grandes sueños. Voy a mitad de camino.

¿Cómo enfrentaron el reto de esta gira con elenco renovado?

codanza hg 3
Foto: Carlos Rafael

Desde entonces, mantenerla viva ha sido mi mayor virtud, amén de los embates emocionales que ha significado. Con el paso de los años, he realizado una especie de “maestría” en el volver a empezar. Ya estoy curada. Hoy enfrento a los nuevos elencos con el mismo optimismo con el que me despierto cada día. La confianza en sí mismos y mi pie firme nos iluminan el camino.

¿Cuánto favorece o desvirtúa el estilo de Codanza la suma de artistas provenientes de otros tipos de danza?

Favorece, no desvirtúa. La incorporación, para esta gira, de los mellizos Rubildo y Rubert Donatién Dinza y de Roberto Rodríguez Ricardo, bailarines de la llamada danza de calle, ha obligado a los de Codanza a adentrarse en estilos como Breakdance, BBOY, New Style, Shuffle, Shardo y Hip Hop, que hacen de la nuestra una danza contaminada. Y qué es la danza contemporánea sino una mezcla de géneros, estilos y disciplinas artísticas, donde todo vale. Para que los codanceros ejecutaran estos bailes, se pasó por un proceso de prácticas sistemáticas. Hoy, ellos tienen más herramientas corporales e interpretativas que antes. Estoy segura de que han crecido. Esta contaminación aviva el fuego de la danza. La mezcla de estilos enriquece el espectáculo y mucho más al bailarín que la ejecuta.

¿Cómo funciona esa familia de bailarinas dispersa por el mundo?

Muy bien. Lissette, la pequeña, cursa una beca de coreografía en Washington; Lisbeth, con la compañía habanera Mal Paso, viaja sistemáticamente a los Estados Unidos. Pero, gracias a internet, estamos conectadas todo el tiempo; y no solo nosotras sino también el padre. Las cuestiones de familia las conversamos entre los cuatro. Distancia no es sinónimo de olvido. Somos una familia muy funcional, gracias a Dios. Nos amamos y respetamos.

¿Cómo valora el papel de Codanza como academia?

codanza hg 4
Foto: Carlos Rafael

Codanza es una compañía formadora de bailarines. Después de los primeros años, comenzó el éxodo hacia La Habana, específicamente para Danza Contemporánea de Cuba. Fueron ellos los primeros en reconocer la labor de Codanza como academia. El bailarín de Codanza es codiciado por otras compañías, por la calidad en su formación técnica y también interpretativa. Son bailarines con captación aguda, y para tener esa agudeza deben tener alto desarrollo en la atención de la concentración. Con un danzante con esta cualidad se avanza muy rápido y los procesos, cualesquiera que sean, se agilizan y se obtienen mejores resultados. Bailarines así, los quieren todos.

Durante 22 años se estuvo entrenando en actuación, canto y uso de la voz. Con estas poderosas herramientas expresivas, sale un bailarín con mucho peso escénico. Recordemos que la técnica es un medio, no un fin.
Proyectos para 2018…

Trabajaremos en el montaje de nuevas obras, con vistas a la quinta edición del Concurso de Danza del Atlántico Norte y Grand Prix Vladimir Malakhov, existen proyectos conjuntos con la afamada coreógrafa catalana María Rovira y estamos invitados a participar en la Temporada de la Danza, de octubre en Cienfuegos, y en el evento “Para bailar en casa del trompo” , que auspicia Danza del Alma, en Santa Clara, en el mes de diciembre.

Se dice que el “Malakhov” revitalizó a la compañía. ¿Cuánto tiene que ver con tus propósitos de hacer a Holguín la ciudad de la danza?

codanza hg 5
Foto: Carlos Rafael

Ya desde finales de los ‘90 comencé a soñar con convertir a Holguín en la ciudad de la danza. En esos momentos, con el apoyo de las autoridades políticas, de Gobierno y culturales de la provincia, se creó el Concurso Codanza, con carácter territorial. Su objetivo inicial fue potenciar el movimiento danzario y, para ello, ejecutamos muchas acciones.
En medio de este proceso apareció Vladimir Malakhov en mi vida, a través de su representante Paul Seaquist.

Durante tres años planeamos encuentros con importantes coreógrafos europeos, que no pudieron materializarse, hasta que felizmente Seaquist decide que Malakhov debía llegar a Holguín y así cambiar el giro de las acciones que intentábamos realizar. Paul conocía de mis propósitos y se unió a mí desde el inicio.

Así, en diciembre del 2013 llega la estrella del ballet mundial Vladimir Malakhov a Holguín, para quedarse definitivamente junto a nosotros. En ese primer encuentro, se decide convertir el Concurso Codanza en el Concurso de Danza del Atlántico Norte Codanza y Grand Prix Vladimir Malakhov, con carácter nacional e internacional.
Llevamos cinco años ininterrumpidos de intenso trabajo y grandes resultados. Este concurso nos convierte durante 10 días al año en la ciudad de la danza cubana. Ha sido la más importante de las acciones que nos encaminan hacia esa meta.

En estos momentos está en idea otra importante acción, muy ambiciosa: que Codanza tenga una sede, que será el palacio de la danza de los holguineros. Tengo fe en que otros soñadores apoyen el proyecto y juntos nos encontremos en el camino hacia la meta.

¿Cómo es la relación con Malakhov?

Mágica.

Por Rubén Rodríguez González

Tomado de www.ahora.cu

Dave Lombardo: ¡Quiero volver otra vez!

Dave Lombardo Foto: Torralbas (Periódico Ahora!)

El concierto que ofreció la banda norteamericana Suicidal Tendencies en Holguín consiguió que los ojos de toda Cuba y gran parte del mundo se posaran otra vez, en ella. Un suceso cultural sin precedentes y una estrella: Dave Lombardo marcaron la historia de una ciudad que nuevamente, tiene mucho para presumir.

“El plan es destrozar la batería” dijo el astro en conversación con la prensa y admiradores invitados a la casa de la música EGREEM de la oriental ciudad cubana. Y así fue. El concierto de lujo que tuvo lugar en el Centro Cultural Bariay dejo un increíble sabor en conocedores y no tanto de un género como el metal.

st torralbas ahora

Conversar tres minutos con Dave Lombardo, baterista de Suicidal Tendencies, ex baterista de la mundialmente conocida Slayer y quien además toca con Mistfits resultó una de las experiencias profesionales más importantes de mi carrera. Su sencillez es directamente proporcional a su grandeza como artista, de eso no quedó duda alguna.

“Es muy profunda la significación de yo llegar aquí a Holguín y a La Habana. Estoy muy feliz y emocionado. Esto es una cosa que siempre había soñado y nunca creí que podría ser una realidad”, aseguró Lombardo.

st torralbas holguin

“Solamente fue una comunicación con un muchacho que toca bajo quien le habló al periódico Granma de mí; le dijo tú debes hablarle a David Lombardo porque él quiere ir a Cuba y así se formó la comunicación. Ahora tengo amigos en la Embajada de Cuba en Washington y amigos aquí en el gobierno cubano y estoy muy orgulloso y feliz. ¡Quiero volver otra vez!”.

“Me gusta la idea de llegar a las diferentes ciudades y tener diferentes festivales, así toda la juventud puede disfrutar de las diferentes clases de música y entender los diferentes estilos, así aprenden y pueden traer esas influencias al estilo de ellos, pueden empezar similar a mí. Me crié en una casa cubana pero yo escuchaba música de rock, de funk, diferentes clases y eso creó un baterista como yo”.

suicidal tendencies torralbas

“Nadie sabe si en el futuro surja un baterista desde Cuba que asuma las diferentes influencias, puede ser un espectáculo! Y hay una cosa buena, yo, siendo baterista quiero fabricar un puentecito, chiquitico para que yo pueda hacer y comunicar y hablar con el público cubano, con la juventud cubana y así aprender uno del otro”.

Por Arlene Gómez Palacios

Fotos. Torralbas

Tomado de www.radioangulo.cu

El amor entra por el diseño

raulbarea1

Se fue detrás de ella para La Habana sin conocerla ni pensarlo dos veces. El embullo de la familia pudo más y decidió comenzar una relación que sería para siempre. Sin embargo, más allá de los compromisos, Raúl Barea Rojas se enamoró de la carrera de Diseño.

Por suerte, el amor ha sido correspondido y ella, en estos pocos años de “matrimonio” le ha regalado no pocos premios. Cuenta Raúl que todo se lo debe a la suerte:
“Un tío mío siempre quiso coger la carrera de Diseño y no pudo. A mi madre también le gustaba mucho, así que terminé por complacerlos.

“Casualmente en 2006 se reinauguró el Instituto Superior de Diseño Industrial (ISDI) e hicieron una matrícula grandísima, como nunca antes. De Holguín entramos cinco en ese momento. Normalmente era uno, dos o ninguno. Así que creo que la suerte influyó bastante”.

¿Cuándo te enamoraste de tu profesión?

“Entré a la especialidad no sé ni cómo. Me gustaba dibujar, ilustrar, la arquitectura, pero tenía cero formación vocacional. No sabía lo que era. Vine a comprenderlo cuando estaba en tercer año de la carrera. A medida que te adentras en su mundo, te enamorarse. Es una especialidad que vas a amar quieras o no. Las cosas bonitas a todo el mundo les gusta”.

La carrera de Diseño se divide en dos ramas: Diseño Industrial y Diseño de Comunicación Visual. Te graduaste de la primera y, sin embargo, ejerces la segunda, ¿por qué?

“Cuando entras al ISDI pasas dos años de diseño básico y en el tercer curso se dividen las especialidades. Yo era matemático, el más nerd que te puedas imaginar. Me decanté por Diseño Industrial, porque me gustaban los retos. Entre más difícil mejor y esa rama tenía asignaturas a la que todo el mundo le tenía miedo.

“Recuerdo que una vez el rector de la facultad hizo una especie de genoma del diseñador donde explicó que la vida es quien te dirá qué tipo de diseñador eres, en correspondencia con los trabajos que hagas y los conocimientos que adquieras.

“Establecer un límite entre una rama del diseño y otra es complejo. Por ejemplo, puedes diseñar mobiliarios como un stand que sería de la especialidad de industrial. Sin embargo, en ese stand, puedes tener un audiovisual, un cartel o la promoción de un producto realizados por ti, cosas más vinculadas al diseño de comunicación visual.

“Me encanta diseñar interiores, que es diseño industrial, pero hoy hacer audiovisuales me cautiva. Entonces uno mismo se cuestiona qué tipo de diseñador es.

¿Dónde iniciaste tu carrera profesional?

“En el primer año estuve en el Instituto de Planificación Física en La Habana. Ahí fue donde me hice diseñador gráfico, sin miedo a nada. Hice entre cuatro y cinco spots, dos malísimos. Como no sabía, cacharreaba. También realicé carteles y logos.

“Después vine para Holguín y comencé a trabajar en el canal territorial Tele Cristal. El telecentro fue otra escuela.
“Jaime Johan nos llamó a los diseñadores para rehacer todo el diseño de la revista VSD, desde la escenografía hasta la parte audiovisual.

“Después fui haciendo diseños de presentación de programas con sus cortinillas, transiciones, despedida, etcétera. Trabajé para Trova sin envejecer, Para tocar el cielo, M Hit… Fueron semanas de mucho trabajo y, sobre todo, de aprender.

raulbarea2

“Ahora trabajo en el Centro de Comunicación Cultural La Luz, de la Dirección Provincial de Cultura de Holguín. Un amigo me llamó para ocupar este puesto. Me dijo, para probarme: ´Haz este periódico. Mañana ven a ver cómo te salió´. Al otro día, cuando vio el resultado, me soltó: Es una locura lo que has hecho. Esto no sirve. Empieza de nuevo´.

“El periódico, una vez que le coges el paso, no resulta complejo. Como nunca había hecho diseño editorial, se convirtió en un reto. Además en la oficina he tenido que realizar varias campañas, spots, logos y carteles para los muchísimos eventos que tiene Holguín, una ciudad eminentemente cultural, lo cual me mantiene activo todo el tiempo”.

¿En qué otros proyectos te has vinculado?

“El año pasado realicé el diseño completo del Centro de Arte, que aún no se ha iniciado. Empezamos con el manual de la marca que tienen: la depuramos y geometrizamos. Desarrollamos todas las aplicaciones posibles de esta marca para generar una pauta, desde la señalética hasta alcanzar otros nuevos espacios que están previstos como la tienda que ahora pertenece a la Egrem o el bar en el pasillo lateral que separa al Centro de la Biblioteca Provincial.

“Aislamos la Sala Principal del lobby y rediseñamos el espacio de oficinas. Es un super proyecto.
“Al margen de esto, tengo previsto hacer la nueva identidad y toda la parte audiovisual de Tele Cristal: animación de marca, intro y despedida del canal, cortinillas, etc. Es algo que todo el mundo verá y eso tiene que quedar pulío”.

¿Llevas el diseño a tu casa?

“Por supuesto. Soy racional y minimalista para casi todo lo que hago y lo que soy. Diseño es un modo de vida. Eso te arrastra y arrastra a todo el que está contigo, independientemente de que me llevo el trabajo para la casa y trabajo 18 horas diarias.

“Va en todo, desde dónde tú quieres que esté la pluma del agua, porque has analizado su modo de uso, hasta dónde va el azúcar, el café y la cafetera según el orden lógico de uso”.

A pesar de tus pocos años ejerciendo la profesión, ya acumulas varios premios…

“He tenido suerte con las oportunidades. Tengo tres Premios de la Ciudad. El primero lo obtuve en 2016 con la campaña a favor de los valores “Ahora y siempre sí”, sugerida por Jaime Johan. En 2017 me otorgaron el lauro por la gráfica de ambientación de la Empresa de Productos Lácteos en Holguín. Este año el reconocimiento fue por la exposición de la provincia de Holguín en la Feria EXPOCUBA. Fue en conjunto con mi colega Fabio Ochoa, quien conceptualizó todo. Fui más bien la mano que movió el mouse, aunque le añadí un poco de mi estética.

“He obtenido varios premios también en el Festival de la Televisión en Holguín, Quien Bien TV”.

¿Dónde está el éxito de un diseñador?

“Para ser un buen diseñador, tienes que pasarte 20 años ejerciendo la carrera. Hoy me siento mejor que cuando me gradué y estoy seguro que dentro de 10 años seré mejor diseñador de lo que soy ahora.

“Antonio Berazaín, profesor de la carrera y guionista de programas humorísticos como Vivir del cuento, nos decía que la gráfica del diseñador es un huevo frito en vista lateral. Argumentaba que en algunas carreras se profundiza mucho en determinado sistema de conocimientos y en el caso del diseño aprendes muchas cosas y sabes muy poco de todas.

“Decía el profe que el objetivo del diseñador es como el del humorista: unir dos puntos extremos. Tú sabes un poquito de cada cosa, solo debes vincularlas. Ahí es donde está el éxito”.

Por Rosana Rivero Ricardo

Fotos: Juan Pablo Carreras y Cortesía del entrevistado

Tomado de www.ahora.cu/es

Expediente X de las Electro Romerías

Fotos: Cortesía del entrevistado
Ernesto Jorge Hidalgo lleva un tiempo “pinchando” duro. Su jornada laboral, más allá de su cargo como vicepresidente de la Asociación Hermanos Saíz en Holguín (AHS), comienza en las noches y puede extenderse después de las ocho horas.
El resultado de su trabajo no lo percibe ni en moneda nacional ni en el peso convertible (CUC). La mejor estimulación que recibe el popularmente conocido como Tiko SK8, es haber convertido a Holguín en la segunda plaza más importante de Cuba en la música electrónica. El primer paso para lograrlo fue la creación de las Electro Romerías, espacio diseñado exclusivamente para el género dentro de las Romerías de Mayo,  y que este año arriba a su décima edición.
Cartel Electromerías 2018
¿Qué motivó el surgimiento de este evento?
“La necesidad de que la música electrónica tuviese un espacio en la ciudad. Antes del 2009 cerrábamos los conciertos que estaban en la programación con música electrónica. La gente se quedaba hasta la una o dos de la mañana a esperar a los disc-jockeys (DJ).
“Ese trabajo cogió fuerzas y fue la justificación para invitar a DJs de todo el país y proponer nuestra música al público de las Romerías que es muy heterogéneo”.
¿Existían las condiciones para tener un festival como este?
“En 2009 llevaba solo tres años como DJ productor y no tenía mucha experiencia. Estábamos muy verdes a la hora de organizar un evento. No obstante, creímos que era una buena idea y la defendimos, pues se trataba del primero evento oficial que el movimiento de la música electrónica realizó en Holguín”.
¿Qué propició el surgimiento de las Electro Romerías?
“Fue la plataforma de impulso de todo el movimiento de la música electrónica en Holguín hasta convertir a la provincia en la segunda plaza del género en Cuba. Hace diez años este movimiento no existía. Solo éramos Alexei (Sector ElectroniK) y Electrozona y estábamos muy verdes. Las Electro Romerías nos maduraron.
“Actualmente hay muchos DJs en Holguín que están haciendo cosas muy buenas. La gente de fuera del territorio se sorprende de la calidad. Este grupo de muchachos y nosotros estamos unidos y aprendemos mutuamente. Ellos cultivan más el techno, una de las variantes más consagradas de la música electrónica y el público la está asimilando. Gracias a las Electro Romerías ahora hay mucha gente que consume música electrónica en Holguín.
“De este evento nació además Stereo G, un festival al que todo el mundo quiere venir, que se realiza cada año en el mes de agosto en las playas de Gibara”.
¿Qué ha caracterizado al espacio en estas diez ediciones?
“El evento ha pasado por muchas etapas y lugares. En la primera edición, cuando terminaban los conciertos en el parque, el Gabinete Caligari o la Casa de la Música realizábamos una especie de descarga en las tardes, pero no teníamos un espacio nuestro.
“Después, para revivir la historia de la música dance en Holguín nos fuimos para la calle Habana, donde en los ´90 hubo una discoteca y se presentaba la disco móvil de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC). Valió por dos años. Después se coló un público que pedía cosas que no tenían nada que ver con la cultura de música electrónica diferente por la que luchábamos.
“Hemos pasado trabajo. No todo ha sido color de rosa. Probamos otros sitios como el Combinado Deportivo Henry García y allí también fue una locura. Después nos pasamos para el Gabinete Caligari, sitio donde surgió Electrozona en 2006 y considerado como casa de la música electrónica.
“Nuestra programación era desde la una de la mañana hasta las seis. Eso funcionó dos o tres noches en esa edición. El problema es que las Romerías es un mega festival al que asisten tantos artistas que es muy difícil organizarlo. Todo el que no tenía programación lo ponían en el Caligari. Nuestras sesiones empezaban a las tres de la madrugada y seguía careciendo de un espacio sólido para mis invitados.
Foto: cortesía del entrevistado
“Este año me enamoré de un almacén de la Dirección Provincial de Cultura ubicado en la calle Pepe Torres entre Martí y Luz Caballero. Me encantó ese lugar, conocido popularmente como “La Corraleta”, porque es muy underground.
“Me atrae un sitio que cumpla función para mi música. El movimiento de la música electrónica surgió en los almacenes y me gusta esta idea como un homenaje a los orígenes de la cultura electrónica.
“Ese lugar necesita tecnología mínima. A lo mejor aire acondicionado, un buen sonido y un escenario. El espacio serviría además para los jóvenes de la sesión de música de la AHS que ahora mismo no tienen donde presentarse”.
¿Cómo realizas la curaduría del evento?
“Soy muy riguroso con las propuestas que traigo para que nadie nos etiquete como “ponemúsica”. Me rijo por la obra del artista. Generalmente no defiendo la música comercial, porque en todos los festivales se aboga por lo mismo, sin un concepto o guión. Un Festival tiene que tener un sentido para que la gente aprenda qué es la música electrónica.
“Trato de promover una cultura diferente. Defiendo a los muchachos con ideas propias, que apuestan por la creación, que rebuscan en su banco y estudian, que cogen un sonido y lo “ripian” completamente, que convierten una pista original que a lo mejor no te gusta, en un tema hermoso a partir de efectos, softwares, arpegios…
“En el evento coinciden cultivadores consagrados del género y otros que comenzaron ayer, que nadie conoce y están en la tarima temblando, porque se enfrentan por primera vez al público. No obstante, están ahí, porque son muy buenos y están produciendo. Como mismo Buena Fe  se estrenó en Romerías de Mayo, los DJs de Cuba se prueban en las Electro Romerías.
“El talento que viene a las Electro Romerías repite en Stereo G. Hemos creado ese duplex para que los DJs conozcan ambos eventos, sobre todo los más jóvenes”.
Foto: cortesía del entrevistado
¿Qué propuestas podrán disfrutar los amantes de la música electrónica en la X Electro Romerías?
“Hay representantes de cuatro provincias: La Habana, Villa Clara, Guantánamo y Holguín. Viene Xander Black, uno de los pioneros del movimiento en la capital. Dian y Obi, muchachos con mucho talento que llevan un tiempo en el género y no tienen un espacio en la capital. Lo mismo ocurre con Sally Beltrán, una joven que tiene tres años de experiencia.
“Asimismo asiste Thellus  y Rezak que han merecido premios en la Feria internacional más importante de la industria discográfica de la música cubana, Cubadisco. Desde Santa Clara llegará Liberté, cuyos integrantes intentan impulsar un movimiento en este territorio. Vendrá Zevil, con experiencia en la creación de temas para danza contemporánea, además de los anfitriones, Electrozona, NK Tezla, The Tony’s Screams, Luis Santana, DJ Arte, Whispers y Noistep, entre otros representantes hasta completar 18 proyectos”.
Foto: cortesía del entrevistado
¿Cómo ves el evento dentro de 10 años?
“Lo veo en el almacén como casa para la música electrónica y un espacio bien pensado desde la gastronomía hasta el baño. Asistirían DJs internacionales para producir con nosotros. Sería un movimiento de artistas consagrados en una época donde no se nos subestime”.
Por Rosana Rivero Ricardo
Tomado de www.ahora.cu

Poemario Escrito sin Rabia en Feria del Libro

soto 2

El poemario Escritos sin rabia, de la joven escritora holguinera Elizabeth Soto Pérez, fue una de las obras que presentó Ediciones La Luz durante la Feria del Libro en Holguín , que concluyó este domingo en Holguín.

El cuaderno, publicado por el sello de la Asociación Hermanos Saíz en la oriental provincia cubana, tuvo su primera presentación el pasado 21 de marzo, a propósito del Día Mundial de la Poesía (3), en la tertulia mensual en la Casa del Joven Creador.

Soto (Holguín, 1985) es egresada de la carrera de Estudios Socioculturales, resultó mención en los concursos nacionales de poesía Adelaida del Mármol (2012) (4) y América Bobia (2013) y textos suyos aparecen en antologías dedicadas a jóvenes cultores del género.

Sobre su primer libro, la joven autora comenta:

Este libro nace de ejercicios de literatura, pero nace también de la observación hacia la sociedad, hacia las mujeres, los hombres, hacia el amor y hacia todo lo que nos rodea; hacia la rutina. Tomo el tema erótico en un discurso feminista, pero para hacer pensar que no todo lo que nos rodea es sexo pujante y mal logrado, sino que debemos amar intensamente. Supone una esperanza, más que cualquier otra cosa; Escritos sin rabia es precisamente una ironía a todo lo que nos rodea y que no estamos complacidos con ello.

En relación con la intertextualidad (5) presente en el poemario, aclara:

-Quizá también por mi formación, pero soy amante de las artes plásticas y sobre todo de la poesía. Mi poesía les debe mucho a autores cubanos y extranjeros; le debe mucho a Alejandra Pizarnik , a Carilda Oliver Labra y a otras escritoras. En los retratos, cuando hablo en el poema “Acepciones” sobre Eugene Delacroix … bebo de todas estas reminiscencias.

Pero junto a estas figuras está también la terrible condesa Erzsébet Báthory

-Es un juego también con mi nombre; me gusta investigar mi nombre en todas las lenguas, porque en todas las lenguas tiene otra historia. Quizás por mi carácter soy bastante delicada, pasiva, tolerante; entonces he descubierto que casi todas las mujeres que se llaman como yo, no lo han sido, y han tenido vidas muy activas. Este poema habla también de esto.

Acerca de su labor como diagramadora y, en ocasiones, editora en La Luz, la escritora afirma:

-Por mi formación lingüística muchas veces y en el trabajo, esto reduce la libertad de expresión a la hora de escribir poesía, pero al mismo tiempo la nutre, porque vas o te aproximas a lo seguro. Creo que repaso más las estructuras lingüísticas a la hora de escribir y esto, más que alejarme, me acerca a la construcción lingüística del poema propiamente dicho.

¿Esclavitud de las estructuras o autoconciencia de estilo?

-Autoconciencia. Porque creo que la buena literatura se debe a la lingüística. La lingüística aporta las herramientas para un buen discurso.

¿Qué aporta el trabajo de traducción a tu formación como artista?

-Estudié en la Alianza Francesa de La Habana y me fascinó el idioma, quizás porque había estudiado Inglés de manera autodidacta y también en escuelas. Por ser el Francés una lengua romance me fue más fácil a la hora de aprenderlo y me interesé muchísimo. Como escribía y estaba cerca de las letras, me atreví a hacer algunas traducciones. Las principales traducciones que he hecho han sido de poemas, todavía no me atrevo a traducir un texto científico. Ahora trabajo una traducción al Francés con una gran amiga. Es algo que me nutre mucho y me pone muchas metas.

Dentro de la traducción descubro otras maneras de ver porque cuando uno traduce quisiera estar en la piel de ese escritor, y no se puede del todo. Los textos que estamos traduciendo están llenos de una belleza lírica que aparece en el otro idioma, y no puede llevarse; eso frustra pero resulta interesante que puedas entenderlo en otra voz. Cuando traduce, uno es la voz del poeta, es la piel del poeta en ese momento. Es un placer inmenso.

Buscando fuentes nutricias y vasos comunicantes, ¿cómo influye el hecho de la maternidad en su integralidad como creadora?

-No es tan fácil. El hecho de ser madre joven y tener un trabajo que amerite tanta concentración y un proceso creativo, primeramente precisa del apoyo de la familia. Yo agradezco infinitamente a mis padres y a mi esposo,; sin ellos no pudiera escribir ni dedicarme a mi trabajo de la manera que lo hago. Después del parto pensaba cómo voy escribir sin abordar el tema de la maternidad, porque todo lo que surgía en mi mente era relacionado con ella. Al final, vi que era imposible esquivarla y le saqué provecho. Han salido cuentos infantiles y cosas muy lindas, que no son infantiles. Me siento complacida porque provienen de ese amor tan grande y ese placer inmenso que es la maternidad.

soto 1

¿Cuánto tributan los libros reconocidos anteriormente a la estructura de tu primer poemario?

-Siempre he sido bastante tímida a la hora de enviar a los concursos, quizás por el hecho de que, cuando uno no gana, muchas personas piensan que no está bien escrito o que no alcanzaste lo que querías. Eso no es un fracaso. Me ha hecho crecer bastante. La mención del “Adelaida” la agradezco muchísimo, porque me dio la oportunidad de conocer al premiado de ese año, Eliécer Almaguer (17) que se convirtió en amigo y me dio la alegría inmensa de conocer sus versos, y así mismo conocer a una serie de escritores que apoyaron para continuar escribiendo. El “América Bobia”, que fue un solo poema, me dio la posibilidad de conocer a muchas personas y ver qué estaban escribiendo los jóvenes de mi generación. Escritos sin rabia tiene muchos textos de esa primera mención en el “Adelaida del Mármol” y otros que fueron incorporados después, pero es un cuaderno que lleva el mismo nombre que en ese certamen.

Libro llama libro, la creación se reproduce y la aparición del primer texto es un detonante creativo…

-Terminé un libro. Cuando terminé, dije “Dios mío, ¿qué escribí: narrativa o poesía?”. Como estaba en esa dicotomía, les pregunté a varios amigos y me dijeron que podía ser poesía, que es narrativa pero tiene la voz poética. Creo que estoy iniciándome en la narrativa, siento la voz de la narrativa pero nunca lo había hecho. Quizás todavía tenga reminiscencias poéticas pero estoy iniciándome en la narrativa. Es un cuaderno que he terminado con mucha alegría y sueños de que pueda ser publicado por alguna editorial; El arte de la fuga lo nombré. Tengo también inicios de cuentos infantiles.

¿Qué significa, para ti, Escritos sin rabia?

-Ese libro, más que una respuesta y un sentir, significa un sacrificio. Es un gran sacrificio, es el resultado de varios años de estudio, de varios desvelos; de traducir esos desvelos. Es mi empatía con la vida.

Por Rubén Rodríguez González

Fotos y artículo tomados de www.ahora.cu

Rubén Rodríguez entre el periodismo y la ficción

La Feria del Libro en Holguín propone disímiles textos de reconocidos autores del territorio. De entre ellos, esta columna les propone conocer algunas interioridades del periodista y escritor Rubén Rodríguez González.

Por estos días no pocos amigos y desconocidos se le acercan pidiéndole una dedicatoria, una firma, un cariño hecho letras… Él toma el libro entre sus manos, como si fuera la cosa más natural del mundo, y escribe, por ejemplo: “Para Alex, Abdiel, Liu, niños, amigos, queridísimos, para que sean felices por siempre. Con cariño, Rubén, R.”

Se trata del cuaderno de cuentos infantiles El final de los finales felices, el cual, bajo el sello de Ediciones La Luz, reúne ocho historias de Leidi Jámilton que provocarán la risa pero también ayudarán al lector (niño o adulto) a comprender por qué es necesario cuidar de los amigos o la importancia de la humildad.ruben feria libro r Elder Leyva 01

Este es uno de los tres volúmenes que se encuentran a disposición de los lectores en la Feria del Libro en Holguín. A él se suma Pintura fresca (Ediciones Holguín), conformada por once historias protagonizadas por mujeres de diferentes épocas, en las cuales el erotismo es un factor común y donde nos muestra sus avatares, herencias, contrastes, deseos y evocaciones. El último es El tigre según se mire (Editorial Guantanamera, España), también de cuentos.

A Rubén Rodríguez González es difícil y, a la vez, muy fácil definirlo, aunque no creo que guste mucho de definiciones. Podría decir que es un hombre sencillo y sensibilísimo hasta a la hora de escoger una pieza para su vestuario. Cree –creo yo– en la necesidad de los espacios individuales, en la búsqueda y la defensa a ultranza de la felicidad y en el poder de los amigos.

Sus abrazos son como una fuente de energía positiva y conversar con él puede llevarte al desestrés total o a repensar en muchas de las certezas que tenías. Es un conversador nato, un oyente excelente para las angustias y, sobre todo, las pasiones de sus amigos y conocidos. Y no es que le sobre el tiempo, pero no sé cómo se las ingenia para dedicarse a tanto: hoy, por ejemplo, tiene una sección en el programa Café Milenio, de nuestra emisora Radio Angulo; su columna mensual Detrás de la palabra es seguida y coleccionada por cientos de lectores, y se desempeña como editor de estilo del semanario ¡ahora!, sitio donde ha echado raíces y el cual ha sido testigo de sus éxitos literarios.
.
No hablaré demasiado de su ayer: para eso habría que pedirle una entrevista de personalidad (quizá en alguna otra columna les regale su historia completa). Por ahora, adelantaré que como buen escritor, creció en un pueblo semejante al Macondo garciamarquiano, antes llamado Auras y ahora conocido como Floro Pérez, perteneciente al municipio de Gibara.

Fundamentalmente rodeado de mayores y, sobre todo, de mujeres, Rubén creció entre dicharachos y temas de adultos que quién sabe cómo ha ido entretejiendo en cada una de sus historias.

Rubén cursó el Taller de Técnicas Narrativas “Onelio Jorge Cardoso” en 2006, cuando ya tenía publicados cinco libros y, al finalizarlo, obtuvo el premio “César Galeano”, con el cuento El polaco. Quizá muchos se pregunten por qué razón un escritor con esa cantidad de volúmenes impresos necesita acudir a un taller para aprender sobre técnicas narrativas. Su respuesta es sencilla:

“En mi obra había mucho de tanteo, de búsqueda. Sentía que necesitaba el conocimiento técnico, porque yo escribía con un nivel de lectura considerable, experimentaba, pero no sentía que dominaba una teoría literaria. Después dejé de buscar la técnica, para centrarme en las historias. Claro que mi literatura nunca fue la misma, porque el conocimiento de la técnica me hizo enfocar lo formal desde otro punto de vista. En los textos, la edición desde lo técnico formó parte de lo creativo. El Onelio me ahorró tiempo de búsqueda, de experimentación. Además, me permitió entrar en contacto con creadores que cultivaban la literatura desde otros modos”.

Pero el Onelio tiene, además de muchos admiradores, no pocos detractores, porque dicen que no hay recetas para formar escritores. Desde tu experiencia, ¿con cuál posición simpatizas?

En el curso te enseñan las técnicas y luego puedes escogerlas al libre albedrío. A mí, que no tenía estudios de Narratología, me abrió un camino de posibilidades que vinieron a coronar mis intentos anteriores. Yo admiro a la gente que conocía todo lo que le iban a dar en el curso, pero no entiendo para qué lo pasaron entonces.

Mis libros de antes del Onelio gozaron de una buena crítica. Entre ellos Gusanos de seda, La madrugada no tiene corazón y Majá no pare caballo. No quiere decir que mi literatura fuese mejor después, sino que el proceso creativo fue más consciente, menos a ciegas. Esa es mi experiencia. No sé qué le habrá pasado a otras personas. Si tuviera que resumirlo, me dio mucha seguridad. No me quitó libertad. Por eso, no siento que tenga una prótesis, si acaso, el curso fue una cirugía estética.

ruben y sus libros r Elder Leyva 01

¿Y crees que la profesión de periodista contribuya a la formación de un futuro escritor?

El periodismo ayuda a dominar la gramática y la sintaxis; aporta conocimientos de edición de textos, historia de la literatura; ofrece experiencia profesional, vital, susceptible de ser convertida en literatura, hechos, personajes, escenarios y conocimiento de la psicología humana, una visión sociológica de tu circunstancia. Y el conocimiento de las técnicas narrativas viene a ser un instrumento para procesar toda esa información creativamente.

¿Y te parece que en Cuba se puede hablar de un periodismo literario consolidado?

No existe una práctica sistemática, consciente y masiva del periodismo literario dentro de la praxis periodística cubana. Quienes lo usan lo han hecho empíricamente. Más que con el objetivo de inscribirse dentro de una tendencia, para embellecer su periodismo, ganar lectores, destacarse, hacerse de un estilo diferente. Pero sí hay casos aislados en diferentes medios de prensa. En los años ‘80, destacaron periodistas como Leonardo Padura, Emilio Surí y Ángel Tomás, en Juventud Rebelde; o Luis Manuel García en Somos Jóvenes. Después, Rosa Miriam Elizalde e Iramis Alonso enviaban crónicas para Juventud Rebelde que también se pueden clasificar como periodismo literario.

¿Hasta qué punto el periodismo literario enriquece los textos o afecta la objetividad?

La ventaja del periodismo literario sigue siendo la humanización y estilización del hecho periodístico. Es una simbiosis entre literatura y periodismo. Y por supuesto, una alternativa a disposición del profesional. No es que haya que imponerlo, sino que los profesionales que lo deseen y puedan, lo utilicen, sobre todo en una realidad compleja con determinadas prioridades editoriales que, a veces, provoca textos poco atractivos para el lector.

El periodismo literario es una buena arma para asumir, desde la producción del texto, el periodismo de investigación. Las grandes figuras del periodismo internacional han tocado, aunque sea tangencialmente, el periodismo literario. En la actualidad, ante la avalancha de los medios electrónicos, nuestro periodismo no puede ser informativo, sino interpretativo. Y el periodismo literario también es una alternativa para el periodismo interpretativo, porque requiere de recursos y estos lo enriquecen y le ofrecen soltura.

No creo que le reste objetividad, al contrario; no se inventan ficciones, sino que se describen, caracterizan personas, escenas… Claro, no estoy en contra del periodismo tradicional, pero esta es otra alternativa.

Para hacer periodismo literario, ¿periodistas-escritores o escritores-periodistas?

Da igual. Yo primero fui periodista, por eso soy más periodista que escritor. Llegué a la literatura con las armas del periodismo. Este me abrió el camino a la literatura. Los textos de ficción que produje después fueron mejores que cuando solo pensaba ser escritor. Porque la profesión me dio las armas.

Por Liudmila Peña Herrera

Tomado de www.radioangulo.cu

 

 

 

En Cuba el libro viaja por todo el país

feria del libro

Dispersa por todo el territorio cubano anda la 27 Feria Internacional del Libro. Concluido su capítulo habanero el pasado febrero, las provincias de Pinar del Río, Artemisa, Matanzas, Cienfuegos y Camagüey acaban de celebrar las suyas propias, mientras que Ciego de Ávila y Holguín lo harán a partir del 28 y hasta el 1ro. de abril, mes en que reservan sus fechas las que aún no han vivido la suya.

Para tomarle el pulso al desenvolvimiento del más populoso de los sucesos culturales del país, Juan Rodríguez Cabrera, presidente del Instituto Cubano del Libro, ICL, tuvo a bien conversar con Granma, para poner sobre el tapete impresiones y certezas.

«Este año con la situación del huracán Irma era difícil pensar en la Feria. El país ha hecho un esfuerzo extraordinario para garantizar una Feria que ha estado presentando, tanto en la Cabaña como en las provincias, más de 600 novedades. Los combinados poligráficos Federico Engels, Osvaldo Sánchez y José Miró Argenter, de Holguín, aún están produciendo libros y aspiramos a llegar al 13 de mayo, cuando concluye el evento en Santiago de Cuba, con todos los libros previstos producidos».

– ¿Se puede hablar entonces de una Feria con libros?

–Se ha conseguido que todos los libros que estaban en la Cabaña lleguen al resto del país, lo que depende del comité organizador de la Feria, de la eficiencia de la provincia y de sus instituciones. Hemos apreciado que en los últimos meses ha habido una respuesta muy interesante en las provincias. Te podría decir que con las novedades que han salido, más los inventarios anteriores y la gran rebaja de precios, ha habido una presencia importante del libro en cada territorio.

«A pesar del ciclón y de un año en que hemos tenido que concluir la producción de libros en mayo, no hemos tenido que lamentar que no haya libros que ofertarle a la población, aun cuando se sabe que la población quiere más novedades, más variedad y calidad. Y en la batalla por que esté más surtida la Feria del 2019, ya estamos trabajando. Ya tenemos aprobado el plan del año 2018, que es el que le corresponde. El país ha adquirido el papel necesario para respaldar no solo la producción de lo que nos queda pendiente, sino también de la continuidad productiva de la próxima feria».

–¿Qué podría caracterizar la cita del 2019?

–Ya se lucha por que sus novedades reflejen una feria que estará dedicada al aniversario 60 de la Revolución y al 500 de La Habana. Ya hay producidos 15 libros de la colección Aniversario 500 de La Habana y tendrá un empuje especial de producción que completaría más de 35 libros dedicados a conmemorar la celebración, que no es solo de los que vivimos y trabajamos en la capital.

–¿Cómo se está comportando la organización de las ferias provinciales?, ¿se gana en esto?

–Las provincias escogen su momento buscando no coincidir con otros eventos y que haya un ordenamiento desde el punto de vista de la participación de los otros organismos, teniendo en cuenta que la Feria sobrepasa la institución del libro y las de cultura.

«El nivel organizativo se ha ido logrando en la calidad de la programación, en la capacidad para hacer foro-debates en temas que pueden fortalecer la calidad del libro, y este año se le ha dado mucha importancia a recuperar aquellos niveles de lectura que siempre tuvo nuestro pueblo. Sabemos que hay muchas cosas que atentan, pero no le estamos haciendo la guerra al libro digital. Le estamos dando su espacio. Por eso en esta Feria, en el espacio Cuba digital, más de 18 instituciones del país pusieron todos sus medios para que los jóvenes y niños pudieran descargar productos digitales, interactuando, para que estos puedan contribuir a la formación de su cultura. Esto ha llegado también a las provincias. No para tenerlos guardados en los centros, sino para propiciar el debate y la lectura y seguir combatiendo todo aquello que desvirtúa la verdadera cultura. A pesar de todas las amenazas que hoy propician la chabacanería y la seudocultura, nosotros trabajamos para que la gente no pierda la línea principal de prepararse como mejor ser humano y conservar las esencias de su cultura, que están en esas obras».

–El papel del Sistema de Ediciones Territoriales es inestimable…

–Cuba es una riqueza editorial. Que Cuba pueda decir que tiene editoriales en todas las provincias, algunas con más de una, es una verdadera riqueza. El Sistema de Ediciones Territoriales (22 editoriales), ha garantizado que 4 500 autores hayan publicado sus libros, que de otra forma no lo hubieran podido lograr; y que se hayan publicado 4 millones 500 000 ejemplares, que es un gran mérito.

–La Feria del Libro cubana es muy especial…

–Participé en estos días en un foro virtual del Centro Regional de Promoción del Libro y la Literatura en Iberoamérica, integrado por 24 países. Ahí trascendió que las grandes ferias de la región no llegan al campo, a los pequeños pueblos. Y eso nos dio la posibilidad de decir que aunque Cuba no tiene la fórmula perfecta, aquí el libro viaja por todo el país y que más allá de la Feria de La Habana, todas las provincias tienen el derecho a hacer la suya.

Y cuando terminan las provincias ya estamos inmersos en el Festival del Libro en la montaña, hasta donde llegan los títulos junto con los autores, al lugar más apartado. Después sigue el Festival del Verano y detrás el Festival Universitario del Libro y la Lectura.

«Nosotros ya estamos luchando para que el próximo año haya más novedades, más libros de los que la gente espera. Se está luchando por tener los libros en tiempo teniendo en cuenta que se ha estabilizado la llegada del papel al país. Tenemos muy claro en lo que hay que trabajar. No siempre los atrasos se deben a los recursos, sino a insuficiencias de quienes tenemos que trabajar con eso y no lo hacemos como es debido, y en ese sentido estamos insatisfechos».

–¿Cómo pueden hacerse mejores ferias en las provincias?

–Alertando a las provincias con tiempo pueden tener el presupuesto de sus ferias, pueden manejar mejor los recursos financieros. Si antes había una distribuidora que recibía los libros y después se convertía en vocera de todo el sistema editorial para vender los libros en las provincias, hoy todo se ha reordenado de tal manera que cada editorial con sus editores, autores y promotores tienen que influir en todo el país hasta que el libro llegue a las manos de un lector. Cuando la editorial de la UH vende sus libros a Guantánamo no puede conformarse con que el Centro Provincial le pagó esos libros, sino que tiene que interesarse por que en las acciones culturales de Guantánamo el libro llegue a su destinatario. Una de las mejores formas para ello es que el autor acompañe a su libro, o que se lleve al lugar donde se espera.

Por Madeleine Sautié

Tomado de www.granma.cu

Aún me falta mucho por bailar

Yanelis Godoy. Foto: Yuris Nórido.

Yanelis Godoy es una de las bailarinas de la compañía de Acosta Danza que inició su carrera artística en la escuela de arte de su natal Caimanera, en Guantánamo.

Su camino se lo trazó desde niña, cuando decidió que quería ser bailarina. Ahí puso todo su empeño y ha sido una luchadora, hasta lograr insertarse en las compañías que residen en la capital del país.

-Al preguntarle cómo pudo lograr sus metas nos comenta al respecto.

“El trayecto no ha sido fácil, pero las piedras en él me han dado la fortaleza para cumplir mis sueños como bailarina. Comencé en Guantánamo, el nivel elemental y el nivel medio lo realicé en Holguín. Allí tuve muy buenos maestros, me exigían mucho y luego en la noche al llegar a casa mi tía me impartía otra clase. Gracias a ella heredé toda una fuerza de voluntad, empeño y hasta un poco de carácter. Mis profesores en la escuela  igual me ayudaban mucho, ellos eran magníficosprofesionales y seres humanos. Mi etapa en Holguín fue una experiencia que no voy a olvidar nunca, allí me forjé como bailarina.

Al terminar el nivel medio ingreso a la compañía Codanza, bajo la tutela de Maricel Godoy; destacada bailarina, coreógrafa, maestra, fundadora y directora de la compañía Codanza. Ahí estuve seis años de duro trabajo, con un elenco que veníamos desde la escuela y como ya nos conocíamos al conectarnos con la energía de la compañía fue muy gratificante.

Maricel Godoy nos exigía cada día muchísimo y a mí en particular me exigía siempre más. Sacaba de nosotros lo mejor, inclusive lo que ni pensábamos que podíamos hacer, hasta coreografiar. Y nos daba ese voto de confianza.

Recuerdo que a mí me tocó montar la coreografía de la carroza para unos carnavales y yo misma no me lo podía creer, me lo impuso, me dijo que yo sí podía, lo superé, trabajé duro y salió espectacular.

Ella  es una persona que deposita en ti tanta confianza que hace que uno crea mucho en sí mismo, y eso siempre lo voy a recordar de mi tía aunque no la tenga cerca, yo siempre cuento con ella, así sea ahora desde la distancia.

Como directora es magnífica, además es una persona que no mezcla lo profesional con lo personal y ella cuando está en el salón te exige al máximo, de la misma manera que lo hace con todos los de la clase, y eso le proporciona aún más carácter al trabajo, porque el respeto es algo que ella nos ha inculcado desde chiquitos”.

-¿Cómo logras insertarte en una compañía con residencia en la capital del país?

“En provincia hay compañías muy buenas, de primer nivel como lo es Codanza, pero yo quería abrir mis horizontes.En la capital del país hay muchas más posibilidades, sin demeritar el trabajo que se hace en las provincias, sino porque desde La Habana hay más posibilidad de trabajar con coreógrafos de distintas nacionalidades que no llegan hasta el oriente cubano.

Luego de los ensayosYanelis Godoy y Julio León, jóvenes bailarines de Acosta Danza provenientes de la zona oriental del país. (foto: Milena García)

Luego me inserté en Danza Contemporánea de Cuba, dirigida por Miguel Iglesias, allí trabajé por 4 años, que fueron también inolvidables pues todo lo que había aprendido en Codanza aquí lo pude perfeccionar e incorporarle al cuerpo muchos lenguajes que no conocías y eso te enriquece.

De Miguel Iglesias tengo buenos recuerdos porque él, al igual que un padre te enseña. Hoy estoy en la compañía de Carlos Acosta y es muy gratificante poder compartir escenarios mundiales junto a ellos”.

-Trayecto hasta Acosta Danza

“Acosta me conocía como bailarina, pues habíamos compartido escenario en Inglaterra con la coreografía Tocororo. Me presenté al casting y el aceptó.

-Luego de transitar por buenas compañías Acosta Danza ha suplido tus expectativas.

Para Acosta sus bailarines valen oro y ya llevo con ellos dos años, desde su fundación. Estoy aprendiendo ballet y verdaderamente te das cuenta que es una asignatura necesaria en danza porque le da otra finesa al cuerpo, es como otra terminación.

Ya he bailado en puntas y me he seguido superando. Pasan los años y a veces crees que tu carrera como bailarina tiene fin, que no tienes nada nuevo que aprender y eso es incierto. Siempre hay nuevos retos, algo más que aprender, aún tengo muchas cosas que hacer y disfrutar de los años que tenga en esta compañía. Siempre hay que sacarles el mayor provecho a los maestros, además devivir la experiencia de conocer a Carlos Acosta como bailarín, director y ser humano.

Por Milena García García

 

“Uruguachos”

Por Edgar Ariel &Katherine Pérez

Hay dos hombres sentados en el banco, dos hombres que aguardan el tren. Un tren. Metáfora del viaje. Un tren que se espera, pasa, y no para. Les hicimos recordar a la escritora ¿francesa, Katherine? Katherine no, que belga. A la Yourcenar. Todo se nos va, incluso todos, y hasta nosotros mismos. Ellos, Amares Social Clown, que se fundaron para el viaje, en el viaje mismo, con el viaje a cuestas, han visto pasar tantos trenes. Tantos trenes que pasan, y no paran, y siguen, y nos dejan… completamente tristes. Acaso no es la tristeza el humo violeta del tren. Y si no hubiera pitado el tren. Y si no… Un tren más, otro de tantos.

Un techo de bombillas colgantes que titilan sobre el escenario como soles encapsulados. Pleno solsticio. Fragmentos de luz. Copos de otoño. Vienen del Uruguay, de la Pampa, con las máscaras curtidas por la espera. ¿Pasará el tren? Preguntala voz del público. Claro que pasará, basta pintar con tiza raíles sobre el escenario.

  • No, no choi de acá.
  • ¿De dónde es, señor?
  • ¿Hace mucho está?
  • Hace tanto, tanto tiempo.
  • Desde siempre.
  • Es que es un tren que nunca, nunca pasa.

Nos fuimos al Pernik a entrevistarlos. Tienenrostros del sur. Hermosos rostros del sur. Daba cierta paz escucharlos, la paz de los monasterios. Pudiéramos decir que son actores nómadas.Hoy en Argentina, mañana en México, el sábado acaso en Perú.

Permítame elogiarle el colgante, ¿tiene una piedra, lapislázuli?, le dice Edgar. Betina sonríe, responde con el nombre revelado de la piedra, un nombre extraño, casi impronunciable, no lo recordamos, pero aunque estaba partida la piedra –es más linda quebrada– supimos que era de las que no se pueden comprar ni con todo el oro del Perú. Una piedra del Perú.

Llegar a Cuba fue como entrar en una peli vieja, dice con cara de asombro, con ojos como violetas empapadas, Federico. ¿Cómo Lorca?, lo interpela Katherine. Sí, pero Rodríguez, mientras sonreía y se enrolaba el “cabecho”. Soy de un pueblo del Uruguay, más pequeño que Holguín, donde en invierno muere todo, y vamos hacia adentro. En primavera es diferente. Flor es vida.

Andrés Fagiolino tiene cara de zarévich y sonrisa de Shelmerdine. Quisiéramos describirlos, a los tres, pero cómo se puede, en solo dos horas de conversación, de palabras, conservar en la memoria el suave declinar deun mentón.

Amares Social Clown de Uruguay llega ahsta Holguin (foto Ernesto Herrera).

¿Cuál fue el inicio?

Betina: Este grupo fue hecho para el viaje. Éramos cuatro integrantes. Desde niña hago tela acrobática; conocí a Andrés en las clases de acrobacia, y me invitó a viajar y yo tenías esas ansias de viaje y me uní. Y así hemos conocido varios países de América. Hicimos Lucidez para el viaje.

Más allá de Stanislavski, Brecht o Artaud, cuáles son sus paradigmas en el teatro.

Andrés: Nuestro paradigma, simple, es mostrar la autenticidad. Cada uno propone y pregunta qué piensa el otro de la propuesta y, sobre todo, atendemos aquello de seguir abriéndonos y seguir buscando. La forma está en el hacer. Y somos payasos, artistas escénicos, tenemos diversas corrientes que nos han marcado en el plano teatral. Creemos que no existe la teoría ni el maestro, sino que las claves van a tener que ser encontradas por uno mismo.

Lucidez…

Federico: En la obra tratamos de buscar otras posibilidades escénicas. El acercamiento a la luz es el acercamiento a la verdad. Es una propuesta para considerar las leyes de la sociedad, las leyes que impone. Si no cumples esas leyes te pueden tildar de loco. En la obra la frontera entre lucidez y locura es difusa, brumosa. Tiene que ver con un estado general de esquizofrenia en la actualidad.Personajes que tienen que ver sicológicamente con la anomia; en este caso nosotros lo que tratamos es de ver cómo vamos a otra verdad, nuestra verdad.

Andrés­: Nosotros clown más que ocuparnos de la estupidez nos centramos en la incoherencia. Y en la incoherencia –diría un amigo– muere el sentido. Tenemos que permitirnos ver distinto. Hay algo que necesita quebrarse.

Repetimos.

¡Hay algo que necesita quebrarse!