Una Cofradía musical renovada

Por Bernardo Cabrera

Durante 5 años una agrupación holguinera se presentó en escenarios locales y nacionales como “La Cofradía”, pero recientemente sus integrantes decidieron cambiarle el nombre. El vocalista y director del grupo, Orlando Sánchez Baxter, más conocido como Nano Baxter, explicó en exclusiva para este espacio los motivos.

-Hace un tiempo atrás descubrimos que un dúo del centro del país se llamaba igual. Desde entonces eso nos molestó un poco porque podían ocurrir confusiones cuando coincidiéramos en presentaciones o eventos. Por ello, decidimos cambiarlo como una estrategia de marketing, de ser más genuinos y únicos.

¿Por qué Banda Blanca?

-Escogimos nombrarnos Nano Baxter y su Banda Blanca en homenaje a los miles de hombres de batas blancas que enfrentan la actual situación con el coronavirus. De esa manera Banda Blanca será el grupo que le recuerde al público holguinero y cubano la labor tan noble y altruista que han tenido los médicos salvando vidas.
Pero han realizado otras transformaciones…

-La pandemia de la Covid-19 nos ha tocado de cerca a todos y nos ha removido la fibra, como se dice coloquialmente. Este tiempo confinados nos ha permitido pensar, reflexionar, detenernos un momento y darnos cuenta de que también era hora de hacer otras modificaciones.

Antes interpretábamos principalmente merengue, pop y salsa, y fusionábamos bastante lo que hacíamos, que era 50 por ciento covers de canciones de otros artistas y 50 por ciento propias. Ahora nos estamos dedicando más al pop rock porque es el género musical que nos gusta a todos en el grupo y con el cual nos sentimos más cómodos a la hora de proyectar, de tocar el instrumento, de cantar.

¿No temen a que con estos cambios puedan perder su esencia fundacional?

-Para nada. La palabra cofradía significa hermandad, compañía, unión, y es lo que seguimos siendo. Lo que sucede es que en estos 5 años hemos madurado artística y emocionalmente y esto ha provocado que seamos más conscientes de lo que queremos sin perder nuestra esencia principal como grupo.

El primer paso de Raulito

Hace solo cinco años se fundó este proyecto que ha diversificado su sonoridad en diferentes géneros, fusionando el bosa o el flamenco, donde encuentra marcada importancia la canción de autor, con fuerte influencia del Movimiento de la Nueva Trova, pero siempre declarándose fieles defensores de la música alternativa.

«De tal palo…», padre e hijo en una de sus descargas. Foto: Archivo

Con gran orgullo y alegría, así como un compromiso inmenso hacia su carrera, asume Raulito Prieto, de conjunto con su Banda, haber ganado el concurso Primera Base, perteneciente al Havana World Music. La tarde de este jueves 30 de julio fue propicia para conversar entre colegas y amigos con las dos agrupaciones que representaron a Holguín en el prestigioso evento, Raulito… y Tópop, quienes compartieron sus experiencias a Baibrama.

El Havana World Music es un festival donde encuentra mayor protagonismo la música alternativa, sus propios anfitriones, la familia Alfonso, han sido protagonistas de varios proyectos en la Isla para llevar adelante esta manifestación artística. El festival tiene carácter internacional, pero principalmente se centra en el talento creador que de nuestro país emerge.

Dentro de su convocatoria se encuentra un evento de suma importancia para las bandas noveles que comienzan a promocionar su música en el panorama nacional y, este año, es un placer para la cultura holguinera que concursaran dos representantes del patio, uno por cada categoría en la que se compite: “Juvenil”, tal es el caso de Tópop, quienes resultaron finalistas, y en la categoría de “Mayores”, donde participó Raulito, de conjunto con sus músicos.

Es importante destacar que el Concurso este año recibió 97 bandas nacionales, patrocinado además por la EGREM, la Asociación Hermanos Saíz, el British Council, de la Embajada de Inglaterra en Cuba, y el Ministerio de Cultura.

“Todos los materiales sobre la banda que se enviaron fueron elaborados desde Holguín y nos enorgullece cuando se hace trabajo de tanta calidad desde nuestro terruño”-apunta Dayana Prieto, productora de Raulito…-, quien además agrega que en estos días trabajan para lograr un espacio para la música alternativa de conjunto con ARTEX, a partir de la banda de Raulito, pero independiente a la Feria de los Trovadores, en donde se presentarán los artistas que en la provincia trabajan la música alternativa.

El premio de este concurso consiste en una suerte de campaña publicitaria que el Havana… le ofrece a la banda ganadora donde se incluyen secciones de fotos para promocionar su trabajo, conciertos, la grabación de un disco y, lo más importante, la participación de manera oficial en el programa de la próxima edición del festival en 2021: sin dudas un escenario prestigioso del que han surgido grandes representantes de la música cubana como Cimafunk o Toques del Río, así como otros referentes actuales del género alternativo.

La convocatoria del concurso salió en enero y cerró en marzo del presente año, para ello solicitaron una carpeta promocional con tres temas grabados, un dosier sobre el grupo, así como las letras de las canciones: “Hay algo que llamó mucho mi atención sobre el concurso y es que no se puede participar con cover, sino, en su lugar, solo con música de la autoría propia, original, las bandas tenían que ser noveles, no puedes tener discos grabados ni videoclips aunque fueses profesional”, resalta Raulito.

De los 97 participantes solo quedaron diez finalistas, divididos en tres categorías: “Bandas juveniles”, “Bandas mayores”, y “DJ productor”, tres participantes en las dos primeras, y cuatro en la última categoría. Supuestamente se realizaría una presentación de todos los finalistas en la capital, pero como la edición fue on line, prepararon una carpeta donde se presenta la banda, además de un concierto de tres temas seguidos para luego presentar en las Redes: “fue algo muy rápido, de solo diez días para entregar, por lo que agradezco la ayuda de mi ingeniero de sonido, Ever, quien me ayudó a concretar lo necesario a tiempo, con un material que me dejó satisfecho. Varias instituciones se sumaron en esta tarea, como el Club Bariay, de la EGREM, la Asociación Hermanos Saíz en la provincia, la Empresa Comercializadora de la Música; a quienes les estoy bien agradecido”, resalta el joven compositor del patio.

Relacionado con lo que representa participar en un evento de esta magnitud, el hijo de Raúl Prieto, uno de los trovadores más prominentes del territorio, señala que es la primera vez que participan en un concurso: “nunca habíamos estado bajo esa presión, este es un evento de lujo con un jurado conformado por lo que más brilla de la música alternativa en el país y, los que no estaban de jurado, compitieron de conjunto con mi banda, algo que nos enorgullece mucho”.

“Nos sentimos bien felices y esperamos con ansias tocar en los escenarios grandes. Como cantautor te regocija mucho cuando se reconoce tu obra en este tipo de eventos, no solo por su musicalidad, sino por lo que estás diciendo, el compromiso social de las letras, el ánimo de estar coherentes con lo que nos circunda, e intentarse lo más genuino posible, natural, y este concurso me dio la oportunidad, un estímulo, un placer inmenso para empezar por ahí”-agrega Raulito.

Un movimiento que crece sin espacios para promoverse

Un lamento se hizo eco durante el encuentro realizado en la Casa de la Música de nuestra provincia, tal es el caso de la inexistencia de locales para potenciar el talento ascendente del movimiento de la música alternativa, provocado en gran medida  por la desaparición  de los espacios tradicionalmente concebidos para ello como el Mestre, el Caligary, o el Jazz Club.

“Es una alegría grande para la asociación tener a dos bandas compitiendo en el concurso y, mucho más, que El Grupo haya alcanzado el premio: la visibilidad que esto les ha conferido es notable. Es cierto que hemos perdido  espacios para la música alternativa debido a la decadencia de los lugares simbólicos de la ciudad, pero es cierto además que en otros espacios que hoy persisten pueden acondicionarse para esta música que también goza de mucha aceptación en el territorio. Es una prioridad para la AHS en la provincia este movimiento que ha crecido pero aún no encuentra espacios, cuestión en la que seguiremos insistiendo y este premio es un buen pretexto para reclamarlos”, señala Lilien Aguilera, presidenta provincial de la AHS.

Con gran orgullo y alegría, así como un compromiso inmenso hacia su carrera, asume Raulito Prieto, de conjunto con su Banda, haber ganado el concurso Primera Base. Foto: Archivo

Fin del recorrido o el punto de partida, ¿qué representa para el futuro mediato, en el caso específico de Raulito Prieto, el galardón recibido?

Nuestro reto ahora es hacer desde esta tierra, la nuestra, un portal de la música alternativa para el mundo, no es un secreto para nadie que las capitales son las que tienen la mayor fuerza para potenciar la música de los artistas, pero pienso que desde aquí también podemos hacerlo.

Vamos a empezar a exigir desde nuestra obra, las instituciones culturales en Holguín han seguido durante años el trabajo de los artistas, pero la música alternativa se perdió en esta provincia hace muchos años y no ha retornado, de hecho, Lilien Aguilera, presidenta de la AHS en Holguín, puede dar fe de que el espacio que más trabajo da hacer en Romerías de Mayo es la “Plaza fusión”, pues no hay ningún seguimiento hacia ese tipo de música.

La música alternativa no es Jazz, ni Trova, no es ningún género hecho, como lo dice su nombre, es “alternativo”, es donde se ve el virtuosismo de los creadores, sus letras, donde hay un show, y estamos a años luz de eso: La Habana nos pasó por el lado hace tiempo, incluso otras provincias tienen festivales alternativos como el “Piña colada”. Este premio no nos pondrá en un lugar en el que pensemos que nos lo merecemos todos, por el contrario, es un inicio para comenzar a trabajar.

Las instituciones también tienen que empezar a jerarquizar y tematizar, saber donde debe colocar cada creador en dependencia de la obra que propone. Se habla un solo idioma en Cuba y si en La Habana los patrocinadores son la EGREM a nivel nacional, en Holguín deben empezar a trabajar  con todas estas propuestas alternativas: cuento con músicos muy talentosos que han alcanzado prestigiosos premios individuales y es un talento que debería potenciarse.

Espero poderlos ver pronto desde los grandes escenarios, espero poder conquistar La Habana desde aquí, y lo vamos a poder hacer.

Con este sueño realizable queda abierta la convocatoria para el público holguinero de Raulito Prieto y su grupo, de conjunto con Top-pop, para presentar este premio en la provincia a través de un gran concierto, para el que esperan el patrocinio de nuestras instituciones culturales.

Stereo G, en las arenas del ciberespacio

Por Darianna Mendoza Lobaina
estereo1
El Festival Nacional de Música Electrónica Stereo G, auspiciado por la Asociación Hermanos Saíz (AHS) en Holguín, celebrará su novena edición del 31 de julio al 2 de agosto de una manera diferente, pues debido a las medidas sanitarias establecidas para el distanciamiento social, las transmisiones se realizarán en vivo a través de Internet.
Ernesto Hidalgo, organizador del evento, destacó a ¡ahora! digital que la mayor representación estará a cargo de artistas del patio con el reconocido proyecto Electrozona como anfitrión, a los cuales se sumarán, desde sus países, exponentes del género en México, Francia, Inglaterra y Alemania.
Cada año, desde el 2012, el encuentro se convierte en uno de los espacios más esperados por la juventud cubana, especialmente, por los holguineros seguidores del género, quienes se daban cita en la playa Caletones, ubicada en la costa norte de Holguín.
estereo2
Una marea de sonidos, matizada por el clima tropical de Cuba y un ambiente natural en la costa, que esta vez invita a vivir la aventura “en las arenas del ciberespacio, tres días de oleaje con lo mejor de la electrónica facturada en casa, abrazos mágicos desde las plataformas digitales”, significó Hidalgo, más conocido como Dj Tiko.
“La fortaleza de Stereo G siempre va a ser la curaduría que Electrozona y el jurado dictaminen. Hasta el momento cada entrega ha sido distinta y el Festival ha ganado mucha experiencia. Tenemos que llevar siempre un concepto diferente para que no decaiga y hacer una curaduría estricta”, aseguró Tiko.

Lanza agrupación holguinera Alerta Roja su cuarta producción discográfica

Por Bernardo Cabrera

Siete años han transcurrido desde que fue creada la agrupación holguinera Alerta Roja, perteneciente al Catálogo de Excelencia de la Empresa Comercializadora de la Música y los Espectáculos “Faustino Oramas”.

Gracias a su melodía contagiosa, la fusión de ritmos cubanos con otros latinos y caribeños, y las letras sustentadas en historias llenas de enseñanzas y amor, el conjunto sigue posicionándose en un lugar privilegiado dentro de la popularidad del público local y nacional.

El intercambio de un saludo cordial en Facebook con su director y cantante Yordanis Mulet Tejeda y el lanzamiento de su nuevo fonograma se convirtieron en el punto de partida para esta entrevista.

– Esta es nuestra cuarta producción discográfica y lleva por título Alerta Roja Forever. La firmamos con la disquera MB Record, perteneciente al cantante Maikel Blanco, y hasta donde tengo entendido somos la única agrupación holguinera en su catálogo.

¿Todas las canciones son propias?

– Los 14 temas son de la autoría del vocalista Eduardo Álvarez y mía, y en ellos mantenemos la línea del grupo de mezclar ritmos caribeños como la bachata, balada, reggaeton, pero siempre cuidando y defendiendo las letras románticas. Así lo demuestran canciones como Soñando contigo, Le pido a Dios, Imprescindible, Nada de ti y Vivir sin tu amor, entre otras.

¿Colaboraciones?

– Sí, tenemos dos. Ya no queda nada con el solista Yali Anuel y otra con la agrupación holguinera Mentes Callejeras, que se titula Ando buscando.

¿Dónde pueden escuchar o descargar los nuevos temas sus seguidores?

– Los 14 temas de Alerta Roja Forever están en las redes sociales, en el canal de YouTube de MB Record y en el nuestro Alerta Roja Oficial, donde también podrán encontrar varios videos como el de Soñando contigo, que pretende optar a algunas de las categorías de los Premios Lucas.

Este es su cuarto disco en siete años, ¿qué significa este logro para ustedes como grupo?

– Representa una madurez tanto musical como profesional y la prueba de que esta es una carrera en la que constantemente hay que superarse. Además, es un honor para nosotros que una disquera como MB Record voltee a ver un grupo de la zona oriental y confíe en nuestro trabajo. Creo que también es el reconocimiento al esfuerzo de tantos años y a la intensa campaña promocional que realizamos en espacios de la radio y la televisión, como Talla Joven, Piso 6, Conexión, Sin límites, entre otros.

Proyectos futuros…

– Realizar varios conciertos en la ciudad de Holguín cuando mejore la situación con la pandemia de la Covid-19 y reincorporar al tercer cantante y fundador de la agrupación, Monchi. Como nunca descansamos ya estamos trabajando en dos discos más, uno un poco más juvenil y otro dedicado totalmente a la música cubana. Ambos están en proceso de producción, pero seguro que pronto te brindaré más detalles en el próximo chat.

Cucara Macara títere es

Por Vanessa Pernía Arias

Los Hermanos Camejo encontraron un camino –su estética, su forma de ser– que después no fue retomado en la creación titiritera nacional. Un camino artísticomultidisciplinario que bebió de la interacción con grandes figuras de las artes en Cuba como Raúl Martínez, Abelardo Estorino, Leo Brouwer, Rogelio Martínez Furé, Iván Tenorio, Martha Valdés… y que ha enriquecido el mundo del teatro, el mundo de las figuras. Fueron ellos quienes dinamitaron el ambiente titiritero en la isla, este arte milenario que surgió cuando las sombras del fuego se reflejaban en las cavernas del hombre primitivo, luego con las enigmáticas sombras asiáticas, hindúes… hasta nuestros días.

Fotos Ernesto Herrera Peregrino

Rubén Darío Salazar, titiritero-periodista, se ha convertido, junto a su compañía Teatro de Las Estaciones, en vanguardia de la creación artística titiritera en Cuba. Su trabajo se enrumba hacia el rescate de la dramaturgia del teatro de figuras. Rubén es un niño que juega en cada espectáculo, lo disfruta y nos hace disfrutar… porque trabaja desde la ciudad de Matanzas como si pusiera sus obras en París”, pero además agradece el virtuosismo de los grandes titiriteros, porque, nos dice, la vida es también eso, agradecer”.

Rubén es un hombre que fantasea con los sueños de otros y que conquista desde su retablillo la superación humana. Es un “joven” díscolo que “aún donde innova quiere sentirse como un continuador”, un seguidor de la obra de los grandes titiriteros: de los Hermanos Camejo, de Stanislavski, maestro de la actuación en vivo, del teatro lorquiano, pero que siente la necesidad de “compartir, porque eso también te hace crecer”.

¿Cuánto toma Las Estaciones del teatro iniciático de títeres de los Hermanos Camejo?

Lo primero que quise hacer cuando comencé en el teatro de títeres fue saber sobre qué terreno estaba pisando. Una vez me encontraba en Francia con una amiga rumana, Margarita Niculescu, y me pregunta por los hermanos Camejo y yo solo tenía una referencia leve sobre el Guiñol Nacional en los años 60, y que ahora son una referencia potente para mí. Algunos profesores me hablaban de ellos,pero no de la impronta que tenían y creo que fue resultado de años de silencio, pero eso me dejó muy curioso. Al llegar a Cuba comencé a investigar y a descubrir que estaba sobre “cadáveres exquisitos”, pues eran gente que habían hecho a Fernando de Rojas, a Zorrilla y me di cuenta, además, que mi profesión era de nivel y que estaba siendo continuador de algo inalcanzable y me sentía orgulloso de saber que tenía un linaje potente. Esa fue mi vida hasta la publicación, en conjunto con Norge Espinosa, del libro sobre la historia del teatro guiñol en Cuba, pues habíamos entregado al país, a mi profesión, unlegado testimonial, gráfico, investigativo y entonces me sentí titiritero con orgullo. Yo fui una persona antes del libro y otra después del libro. Carucha ya no estaba viva cuando el libro fue impreso, pero sí estuvo en el proceso de creación y estaba al tanto de lo que sucedía con su arteen la isla. Desde entonces, para salvaguardar su legado, el concurso Uneac se llama Hermanos Camejo y mi sala lleva el nombre Pepe Camejo…

Yo tengo en mi proyecto creativo ese vínculo que da la investigación y he hecho muchas obras que ellos hicieron: El patico feo, La caperucita roja, Pinocho, La caja de los juguetes… porque su teatro tenía un componente clásico y famoso que le aporta mucho a lo que yo hago. Me llama la atención revisitar ese repertorio que ellos hicieron y saber por qué lo hacían, qué tenía de interesante y atractivo. Era meterme en esa camisa y ver que se sentía, y se sentía bien difícil, pero no imposible porque en ellos encontré elsentido esencial de la cubanía. Asumir el riesgo de comenzar un proyecto exploratorio de su obra y no tenerlo todo tan claro, tener algunas zonas de misterios que uno debe ir conquistando, eso es lo importante. Sobre todo aproveché la experiencia que ellos asumieron de trabajar con personas como Leo Brouwer, Martha Valdés, Miriam Ramos, Iván Tenorio, Raúl Martínez, y eso era el completamiento de la profesión, era enriquecer la profesión, y es lo que yo también he hecho al trabajar con la soprano Bárbara Llanes, con el trovador William Vivanco, el cineasta Marcel Beltrán, con el pintor Alfredo Sosabravo, porque las buenas influencias hay que defenderlas, asumirlas y superarlas, y en eso estamos porque la superación lleva tiempo. Acompañar la obra de los Camejo, defenderlos, continuarlos, es para es un ejercicio tremendamente hermoso.

¿Cómo asume Rubén Darío el “atrevimientoconsciente” del teatro de figuras para adultos?

El mundo entero, o casi en su mayoría, a nivel artístico respeta y tiene consideración por el teatro de figuras, que es una potencia artística en cuanto a los elementos queutiliza. Ver el espectáculo de El Rey León de Julie Taymor con un nivel artístico y tecnológico impresionante, óperascomo La isla encantada o Alicia en el país de las Maravillas, del Royal Ballet, que son espectáculos concebidos con títeres grandísimos obrados por los mismos bailarines, es un riesgo consciente creativo que se tiene que asimilar, que se debe probar… Desconocer el títere para adultos hoy es como perderse una gran parte de la teatralidad rica e imaginativa que tienen los muñecos y creo que ha sido un proyecto que no he querido abortar nunca y por eso me he tomado mi tiempo. Además, para este tipo de teatro se debe trabajar mucho y además equivocarte trabajando… y para eso hay que investigar, enamorar al colectivo con el cual trabajas para que sueñen contigo, para que viajen en ese mundo infinito de los títeres.

Las Estaciones protege las tradiciones del teatro para títeres, pero al mismo tiempo asume las técnicas de animación más experimentales y novedosas. Hablemos de dos cuestiones que no necesariamente tienen que contraponerse: tecnología y asiduidad al teatro…

Con la tecnología la tenemos difícil, competir con eso es casi imposible… He visto muchos espectáculos donde existe un derroche de tecnología y he quedado anonadado.En esos mismos espacios he presentado espectáculos donde los más adelantado ha sido la luz negra, que es de los años cincuenta, y otros elementos convencionales como títeres planos, sombras, máscaras… y nos han elogiado mucho el hecho de presentar un espectáculo artesanal en medio de un espacio donde se presentan obras totalmente auxiliadas por la tecnología. Y a veces quisiera contar con la tecnología para hacer cosas nuevas, pero a la vez la tecnología se come al ser humano y crea para su vida cosas que él pudiera crear de manera natural y el punto está en aprovechar lo hermoso que tiene el títere artesanal, lo tradicional. La tecnología hay que asumirlapoco a poco en la medida que puedas tenerla realmente. Esta es una especialidad de riesgos, sueños, investigación; de esa forma podrás lograr cosas que ni te imaginas. En las contradicciones a nivel creativo va el riesgo de equivocarte o acertar, y para suerte nuestra hemos acertado bastante y es porque hemos trabajado y experimentado mucho.

Teatro de Las Estaciones se mantiene a la vanguardia del teatro de figuras en la isla, con un estilo inconfundible y una límpida e irrepetible iconografía.¿Cómo asume este reto?

Siempre que escucho la palabra vanguardia para referirse a Las Estaciones siento que el pecho me palpita… porque es un compromiso bastante grande mantenerse a la vanguardia, pues significa mantenerse joven eternamente. Y los premios que hemos alcanzado han sido un resultado muy subjetivo de un jurado muy real, pero también hay que aprender que siempre no se puede tener un galardón en la mano, pero cuando no lo tienes debes luchar por alcanzarlo. Viajar también ha sido un privilegio para Las Estaciones y eso lo hemos aprovechado. Además, nos mantiene en la vanguardia nuestras aproximaciones a la danza, la pintura, la música, el cine, el circo… Pero el teatro de adultos con actores te da también una coordenada diferente que te permite no enraizarte sobre ciertos patrones preestablecidos. Pero lo que nos hace vanguardia es también no subvalorar nada y tomar de diferentes estéticas teatrales. Ser vanguardia es no aferrarte a nada y conocerlo todo del teatro de figuras, es ser auténtico en lo que haces. Pero lo más importante es saber sentarte y levantarte y saber saltar, ver el mundo a distancia y verlo también de cerca, porque para la vanguardia no hay fórmulas, y también saber que la vanguardia dura poco

Es también exploración de la cubanidad…

No imaginas cuánto… Yo le debo a Dulce María Loynaz hacer un espectáculo con el Bestiario que ella escribió cuando adolescente, son poemas perfectamente representables. Le debo a Eliseo Diego hacer teatro con sus cuentos y sus poemas. Le debo de alguna manera a Virgilio Piñera hacer una Electra Garrigó con títeres. En el mundo de lo “cubano” todavía hay cosas que yo estoy dispuesto a realizar y defender, y de ese cocinar constante salen las obras más bellas, aunque decididamente la vida no me alcanzará para hacer todo lo que sueño.

¿Cómo logra la fusión del muñeco del retablo con la presencia en vivo del actor?

Stanislavski creo que le puso un reto al actor: actuar bien en vivo… y eso marcó a la profesión, la mezcla de un buen actor y un buen titiritero, son cosas que no pueden estar en contradicción y si no eres buen actor difícilmente serás buen titiritero. Puedes manipular bien y lo harás brillantemente, pero vas a tener que salir en algún momento fuera y contactar con el público, intercambiar y tienes que hacerlo bien. Hay que demostrar siempre que los titiriteros no somos menos y que somos excelentes actores y titiriteros. La esencia está en saber aplicar una cosa en la otra. El actor titiritero debe disfrutar con el títere, lo que no es sinónimo de robarse el protagonismo del muñeco, la gracia está en creerte que el muñeco existe y es quien te está hablando. Hay que tener, además, una imaginación poderosa y eso yo se lo robo a los niños porque mantienen una organicidad tremenda cuando juegan y creen en la animación de los objetos como si fuera de verdad, ellos son los mejores maestros.

La imaginería literaria de Norge Espinosa siempre se desdobla ante el público a través del títere del Teatro Las Estaciones, entre ellas la multipremiada obra Por el Monte Carule¿Qué simboliza este acercamiento aBola de Nieve en la trayectoria de Teatro de Las Estaciones?

Uno tiene figuras en la vida que va conociendo y te van moviendo el alma; uno es Martí, que siempre vuelvo a él. Otra figura es Lorca, que leerlo es único y ya he hecho cuatro espectáculos sobre sus textos. Dora Alonso, otra figura que conocí, con la que compartí, amé y amo todavía. Y está también Bola de Nieve, un artista completamente titiritero, oírlo cantar es como oír a un títere. Las letras de sus canciones son un retablillo. Ese es un espectáculo dedicado a Raquel Villa, hermana del Bola, a quien conocí y quien nos acompañó en el público en una de las puestas. El Bola es muy rico de interpretar por sus fraseos y sus interpretaciones en inglés, francés, italiano y hasta en chino. En la cultura cubana hay personajes perfectamente representables en el mundo de los muñecos y hay que enmarcar bien la mirada en esos personajes para representar, para promocionar, porque el teatro no puede ser algo estático, tiene que promover otras cosas. Con la representación del Bola le estás legando al mundo un diapasón grandísimo de la cultura cubana y al mundo del títere porque el retablo es para aforarse no para ocultarse, y el retablo de Las Estaciones nunca ocultará nada, porque no podemos ir por la vida ocultando sensaciones, ni inspiraciones, hay que compartir con los demás lo que te hace palpitar, es de alguna manera, quizás una utopía, la forma de que no te olviden.

Hablemos del Taller Internacional de Títeres de Matanzas con más de dos décadas de creado

Si realmente crees en el arte titiritero, tienes que crear un espacio donde confluyen referencias mundiales para el desarrollo de este arte en la isla. Como puedes exigirle a la gente desarrollo y crecimiento si no le facilitas, en mi caso que conozco a grandes personalidades, esa experiencia. Durante muchos años luché para que viniera Fabrizio Montecci, uno de los grandes directores del teatro de sombras en el mundo, para que enseñara este arte en Cuba, pues lo traje y lo compartí con mis compañeros. Y el taller es eso, un espacio para dialogar, compartir, conocer, difundir… Es también abrir un proyecto como “Nuevos rostros del títere cubano”, para jóvenes de 18 a 35 años, básicamente proyectos working in progress de jóvenes interesados en hacer teatro de figuras. El Taller abre también una zona para la Unión Internacional de Marionetas (Unima) y la proyección de documentales y otros materiales relacionados al arte titiritero.

¿Cree que el teatro para títeres en estos momentos es subvalorado?

Siento mucha lástima de las personas que lo subvaloran porque es desconocimiento, no me gusta cuando mis colegas lo maltratan y no se dan cuenta de que el primer responsable de que el arte no se valore es el artista, ahí está el secreto. Si tú no te quieres a ti mismo, nadie te querrá, sino te respetas, nadie te respetará. El arte debe superarse y el éxito de uno está en uno mismo, porque la vanguardia, esa que tanto me atemoriza por efímera, es siempre inabarcable.

Si Rubén reencarnara en uno de sus personajes, si tuviera la oportunidad de insuflarle vida a uno de sus títeres, en cuál lo haría… ¿Qué personaje interpretaría a Rubén Darío?

La pregunta del siglo… No tengo hijos, mis hijos son mis muñecos y los quiero a todos por igual. Tal vez en término fantasioso y metafórico, si reencarnara en alguno me encantaría ser Pelusín del Monte y tener una abuela como María Pirulín que me hiciera boniatillo, dulce de frutabomba y mantecados, que la molestara y ella me devolviera con besos y décimas. Me gustaría poder entrar en esa imaginería fabulosa que Dora Alonso logró trasmitirle a un niño como Pelusín sin existir. Eso es una mentira entre comillas, quien conoció a Dora Alonso sabe que Pelusín era Dora: sin miedo a nada, osada, simpática, dicharachera, es que uno es también un personaje, no hay que olvidar que estamos en el gran retablo del mundo. Pienso que debo ser un títere bastante díscolo, pues siempre estoy creando y haciendo cosas. Y quisiera ser todos mis personajes, quiero vivir una vida hoy Federico y mañana Martí, luego Bola de Nieve, seguidamente Dora Alonso. Es que yo soy un personaje, un personaje que me disfruto mucho (publicada originalmente en el sitio web de la Asociación Hermanos Saíz).

Rubén Darío Salazar y Zenén Calero, celebración de la fantasía

Por Erian Peña

Dupla creativa como pocas, el trabajo de Rubén Darío Salazar y Zenén Calero al frente de Teatro de Las Estaciones, en Matanzas, personifica hoy la vanguardia del teatro de títeres en Cuba. Y no solo el de títeres, sino de todo el teatro cubano en sí (en la amplitud de su diapasón creativo).

Después de un año en que se pensó no habría Premio Nacional de Teatro al proponerse bienal, la decisión unánime del jurado de entregarlo a ambos, no podía ser de otra manera, ha causado tanta alegría en Cuba y en otras partes de mundo donde se encuentran amigos y discípulos, como en pocas ediciones, un Premio Nacional, cualquiera que haya sido, lo ha hecho.

El jurado, integrado por los también Premios Nacionales Carlos Pérez Peña, Gerardo Fulleda León, Verónica Lynn y Carlos Díaz, como presidente, y la diseñadora y profesora Nieves Laferté, destacó a este “binomio de creadores de la escena que han aportado al Teatro para niños y de títeres en Cuba valores apreciables en cuanto a su labor artística, investigativa y docente”.

“Ellos se han hecho símbolos vivos y actuantes, en especial, del arte titiritero como parte del movimiento teatral cubano”, escribió Omar Valiño en su columna “Cenital” del periódico Granma. Y como este, han sido muchos los textos de elogio y admiración hacia ambos (aunque algún que otro comentario, relativo a sus edades, ha visto las manchas y no la luz del sol).

 

Vivos y actuantes, es cierto, y merecidísimo el Premio Nacional de Teatro 2020 además:

Porque han hecho de Teatro de Las Estaciones, ese “espacio de libertad absoluta” fundado por ambos en 1994, después de trabajar en Teatro Papalote bajo la tutela del maestro René Fernández, uno de los colectivos con un quehacer más serio y sistemático, más sensible y gustado, en el panorama insular, que se expande en las posibilidades creadoras del trabajo del títere.

Porque Las Estaciones ha sido, lo es, un colectivo docente que sigue formando desde la creación perenne (en la Unidad Docente Carucha Camejo se forjan los jóvenes titiriteros del mañana, y son, además, los anfitriones del Festitaller Internacional de Títeres de Matanzas, Festitim).

Porque es un espacio para la experimentación, el diálogo con las demás artes, el trabajo en equipo (Rochy Ameneiro,William Vivanco, Alfredo Sosabravo, Liliam Padrón, entre muchos otros artistas, han sido cómplices de diferentes aventuras creativas lideradas por Rubén y Zenén).

Porque aseguran que conocer el pasado, investigarlo, saber de dónde se viene, es también proteger el futuro de la manifestación (recordemos Mito, verdad y retablo: El Guiñol de los hermanos Camejo y Pepe Carril, Ediciones Unión, 2014, firmado junto al dramaturgo y poeta Norge Espinosa, y tantas investigaciones, artículos, entrevistas, publicadas en diferentes medios).

Porque han hecho soñar a tantos niños dentro y fuera de Cuba, y lo siguen haciendo cada día, con obras como La niña que riega la albahaca, Pelusín y los pájaros, La caja de los juguetes, La virgencita de bronce, Federico de noche, Alicia en busca del conejo blanco, Por el monte Carulé

Porque los diseños de Zenén, únicos en su imaginería, dan vida y cuerpo a estos sueños (su amplio trabajo es reconocido como referente ineludible del diseño, no solo escénico, en Cuba).

Porque han roto muros, uniendo con el arte escénico en cualquier parte del mundo. Y porque defienden un teatro plural, donde la diversidad de estéticas creadoras y la calidad, justifica la creación.

Por los tantos premios, dentro y fuera del país, que acumulan por la calidad de su trabajo (responsabilidad y excelencia que han hecho que Rubén Darío dirija, además, el Guiñol Nacional).

Porque no se cansan de crear –incluso a pesar de la Covid-19idearon acciones desde las redes sociales– y recorrer la isla llevando sus puestas enigmáticas, sonoras, llenas de magia y fantasía.

Incluso hoy, a pocos días del Premio, sin acostumbrarse a la noticia, actuaron en su sede en la apertura veraniega; porque el compromiso primero es con el público, y, está claro, con el teatro.

Porque El Retablo no es solo una sala de teatro común en el No. 8313 de la calle Ayuntamiento, sino un espacio de múltiples confluencias, un proyecto sociocultural (el Centro Cultural Pelusín del Monte) donde la música, las artes visuales, y claro, siempre el teatro, convergen (y uno de los sitios más hermosos en una ciudad, Matanzas, que destila artepor doquier).

Porque tantos quieren ser como ellos…

Entregarlo todo a la escena, con humildad, con belleza, y hacerlo con “fe de vida”…

Ver el teatro, digamos que martianamente, como ara, no pedestal.

Premiarlos a ellos es reconocer una tradición que viene desde los hermanos Camejo (su admirada Carucha) y Pepe Carril, Dora Alonso, Armando Morales, René Fernández, entre tantos.

Es reconocer el trabajo, la trayectoria, amplísima por demás, aun en amplia plenitud creativa.

Rubén Darío y Zenén juntos, en el amor y en el trabajo, es también, para mí, además de Las Estaciones: Lorca, Pelusín del Monte, Bola de Nieve, Martí, los Camejo, Matanzas, Salvador Lemis, el abrazo después de la función, el almuerzo y la conversación en El Retablo, la amistad… Ver las obras, escribir sobre ellas. Ya sea en Matanzas, La Habana, el Festival de Teatro Joven en Holguín, o el Internacional de Cine de Gibara, donde se presentaron en la iglesia San Fulgencio y en varias comunidades, y donde fueron reconocidos por el Comité organizador.

Los títeres están de fiesta; decirlo parece una anfibología, una boutade, sino fuera porque todavía, desde Matanzas y varios rincones de nuestra isla, se escuchan las fiestas de alegría y vida.

Lourdes Mazorra: La literatura es un encuentro con uno mismo

Por Erian Peña Pupo

En menos de un año, la joven escritora camagüeyana Lourdes Mazorra obtuvo dos de los principales galardones disputados por los jóvenes narradores cubanos: el Premio Celestino de Cuento, organizado por Ediciones La Luz, sello de la AHS en Holguín, y el Pinos Nuevos, el pasado mayo. El primero por Las fauces, el segundo por Versiones de la sed.

De esta manera su nombre ha empezado a visibilizarse en el panorama literario cubano, con la fuerza del primer empuje, exitoso además. En ambos casos el jurado subrayó el aliento poético de sus cuentos, la atmósfera, el ritmo y la fluidez de sus historiasEl del Celestino estuvo integrado por Félix Sánchez, María Liliana Celorrio y Rubén Rodríguez; y el del Premio Pinos Nuevos, por Julio Travieso, Dazra Novak y Raúl FloresIriarte. Licenciada en Periodismo y graduada recientemente del Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso, donde obtuvo la beca Caballo de coral, Lourdes asegura que la literatura, sobre todas las cosas, es un encuentro con uno mismo.

Fotos cortesía de la entrevistada

Con ella nos encontramos, a través de las redes, con la excusa del Celestino de por medio.

Recibiste con Las fauces el XX Premio Celestino de Cuento, uno de los galardones más disputados por los jóvenes narradores cubanos. Este será tu primer libro… Y nada menos que con el Celestino. ¿Qué ha significado para ti haber obtenido este Premio?

Siempre he dicho que, de manera general, los premios tienen dos ventajas: comienzan a visibilizarte en un panorama bastante complejo y te alientan a seguir trabajando, más fuerte que antes. El Celestino, al ser el primer premio y también la primera publicación, me deja esa sensación de descubrimiento del mundo del libro en Cuba, iniciación en un proceso editorial desde la autoría y sobre todo reafirmación de certezas que ya venían acompañándome. Pero la razón de escribir no puede ser los premios; sigo convencida de que la escritura es un encuentro con uno mismo, por tanto, del Celestino agradezco formar parte de la familia de Ediciones La Luz.

El jurado destacó “la buena construcción de sus personajes, las atmósferas de los relatos, el aliento poético que embellece las historias, lo que influye positivamente en el ritmo y la fluidez de las narraciones, así́ como la adecuada selección del narrador”. ¿Qué encontrará el lector cuando, ya publicado, se adentre en esas páginas?

No puedo decirte qué encontrará el lector, cuando uno pública hace una ofrenda al público, la obra deja de pertenecerte. Espero que cada lector encuentre sus propias respuestas, sus propias dudas y también sus propias batallas.

¿Existe un hilo conductor en estos cuentos, algo que de alguna manera los una?

Este es un libro que indaga en las significaciones para el ser humano de la pérdida y el dolor. No creo que deba decirte más, por aquello de la ofrenda y de que el lector se acerque a Las fauces buscando sus propios caminos.

Hablemos de tus influencias literarias ¿Qué autores incluiríasademás de Julio Cortázar, que sé te interesa bastante– en una especie de canon literario creado por ti?

Más que un canon literario, puedo decirte qué autores prefiero y no precisamente con algún tipo de jerarquía. La literatura argentina me encanta: Julio Cortázar (lo siento, no puedo dejar de mencionarlo), Abelardo Castillo, Jorge Luis Borges, Alejandra Pizarnik, Ernesto Sábato, Adolfo Bioy Casares…

También Gabriel García Márquez, Horacio Quiroga, Alejo Carpentier, Onelio Jorge Cardoso, Mario Vargas Llosa, Guillermo Cabrera Infante, Virginia Wolf, Antón Chéjov y Mario Benedetti. Ya ves, no es un canon, no suelo hacer estas listas porque leo bastante variado y cada vez que nombro autores, siento que me falta alguno y quedo en deuda.

Te menciono dos cuestiones que quisiera nos comentes… La primera sobre la relación del periodismo, pues eres periodista de formación, con la literatura y sus convergencias…

Yo siempre he defendido que el periodismo es el hijo moderno de la literatura y me disgusta que los vean escindidos. Siento que nos empeñamos en poner etiquetas cuando lo más importante es narrar y un periodista es también un narrador de hechos.

La diferencia entre un periodista y un escritor de ficción es principalmente de estilo, modalidades de trabajo y técnica. Esto no lo digo yo, sino Alejo Carpentier. Siempre que se habla de periodismo y literatura recomiendo la conferencia de Carpentier que se titula El periodista: un cronista de su tiempo, de 1975, en la cual queda zanjada excelentemente esta vieja polémica.

Hay escritores cuya obra periodística parece una antología de cuentos, por el manejo preciso de las técnicas narrativas en el ejercicio periodístico; en Cuba, por ejemplo, Onelio Jorge Cardoso. Muchos grandes escritores de ficción han sido periodistas, porque el periodismo es una escuela imprescindible para la síntesis, el manejo de los adjetivos, la inmediatez, las técnicas narrativas

Esto me hace pensar que el periodismo cubano hoy necesita retomar ese “estilo narrativo”, potenciándolo en la academia. Tenemos guías certeras en cuanto a todo lo que puede lograrse desde la escritura; Reynaldo Cedeño es uno de esos periodistas.

La segunda cuestión es sobre tu reciente paso por el Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso, donde obtuviste la beca Caballo de coral que otorgan al finalizar…

El Centro Onelio es una de las mejores experiencias que he tenido. Esta escuela te acorta y te alarga el camino,porque organiza tu manera de leer, recomienda autores, ofrece técnicas y herramientas; pero, al mismo tiempo, abre muchísimas puertas y comienzas a ver todo de manera distinta, a leer con otras pautas, a cuestionarte la realidad y a pensar en otros temas. El “Onelio” me regresó con muchas ganas de escribir; a mí no me dio el famoso bloqueo pos-Onelio. Además, fue la primera experiencia de leer algo en público y esto es muy importante a la hora de aceptar críticas, saber escuchar es una virtud. Yo estoy muy agradecida por la oportunidad de recibir clases de escritores como Eduardo Heras León, Raúl Aguiar y Sergio Cevedo.

Obtuviste también el Pinos Nuevos 2020 con Versiones de la sed… Hablemos un poco de un premio también importante que visibiliza la obra de los jóvenes escritores en Cuba

Sí, es un premio también importante. Es el segundo concurso en el que participo. Sigo diciendo que me niego a trabajar en base a concursos, pero reconozco que en el complejo panorama editorial del mundo y de la Isla, una de las formas más directas y rápidas de publicación es a través de estos premios, más allá de toda la carga subjetiva del proceso de selección y premiación o de las inconformidades que pudieran generar las decisiones finales. Son riesgos que se corren, por eso no se trata de que digas voy a escribir para tal concurso a ver si público. En mi caso, escribo y tengo proyectos terminados, luego aparecen estas oportunidades: la convocatoria del Celestino llegó por esos azares a los que Cortázar llama vida, y la del Pinos Nuevos por una recomendación de otra escritora. Lo que sí tengo claro es que solo presento cuando estoy dispuesta a que un libro tome su propio camino y yo humildemente lo deje ir.

Ambos jurados –el del Celestino y el Pinos Nuevos– han subrayado el “aliento poético” de los cuentos…

Lo dije para el periódico Adelante, “a mí este tipo de elogio me deja sin aliento”. Como autora tengo más posibilidades de enmascarar mi voz a través de la narrativa, pero la poesía me resulta más dolorosa, es un desnudo literario y tiene muchos riesgos, para empezar el lector te ve descubierta en los versos. Ahora recuerdo que mis compañeros y profesores del Onelio también comentaron ese “aliento poético” en el texto que leí en clases. Que mis cuentos me salgan con aliento poético no es un propósito explícito, ellos salen y al parecer me estoy quedando también desnuda en la narrativa.

¿Qué crees caracteriza tu generación, si acaso crees pertenecer a una generación literaria?

No me siento capaz de caracterizar una generación literaria, para ello tendría que haber leído muchísimo a los escritores de esta generación y no lo he hecho con la amplitud que me gustaría, y también creo que deberían pasar unos años más, mirar con la perspectiva que el tiempo te concede.

¿Cómo valoras el panorama literario cubano desde tu perspectiva como joven escritora?

Si me preguntas por la literatura cubana de manera general, pues es indiscutible que Cuba constituye uno de los paradigmas literarios en el continente y en el mundo. Si se trata de cómo una joven escritora se inserta en el panorama literario cubano, eso es ya un proceso más complicado, que el solo hecho de publicar no garantiza, porque entraña niveles de calidad, compromiso y responsabilidad no siempre presentes y esto me lleva a una preocupación: en ocasiones, lamentablemente, la calidad literaria de la obra no está entre los primeros parámetros a la hora de decidir publicar o no un libro. Pero, de manera general y desde mi corta experiencia, considero que el panorama literario cubano es un prolífico paisaje de autores, temáticas y estilos.

¿Expectativas con Las fauces? ¿Con el trabajo de Ediciones La Luz?

Las expectativas con Las fauces han ido cumpliéndose poco a poco. Me quedan algunas que corresponden al proceso en el cual se encuentra el libro. La edición es otro momento de suma creatividad y entendimiento con la obra, que además implica a muchas más personas que el autor. En ese trayecto estamos. Ediciones La Luz ha tenido mucha paciencia conmigo, una autora que se inicia, y por eso le agradezco a su equipo la profesionalidad. Han sido además una escuela y una familia.

Ponerle el alma a la canción

Por Bernardo Cabrera

En tiempos en que la música se erige como bálsamo de esperanza y unificador de voluntades, un artista holguinero se prepara para el anhelado reencuentro con su público.

Tras casi cuatro meses alejado de los escenarios por el peligro de contagio con el coronavirus, este miércoles a las 4 de la tarde Nadiel Mejías será una vez más El alma de la canción, en la Casa de la Trova “El guayabero”.

“Regresar a ese centro cultural de Artex y subirme a cantar podría decirse que es la realización plena para mí. Una oportunidad inigualable de tener a mis amigos y al público holguinero de frente, sentir que me piden temas, los corean y, sobre todo, emocionarme con sus aplausos.

“Les regalaré las canciones de siempre y otras que haré por primera vez como mi propuesta más reciente, Mi Cuba es. Además, estrenaré oficialmente para el público “Manos de esperanza”, tema que escribí con motivo de la lucha contra el coronavirus, y “El Holguín que quiero”, el cual formó parte de la campaña por el aniversario 300 de la fundación de nuestro pueblo”.

El popular cantante retomará además las peñas en el Salón Benny Moré y en el proyecto Plaza de la Marqueta, así como en la Casa de la Música y de Iberoamérica, y otras en el plan Turquino que abrirán paulatinamente cuando todo se normalice por completo.

“Se me quedaron muchos proyectos paralizados debido a la Covid-19. Estaba preparando varios trabajos artísticos que no los he obviado ni olvidado, pero debemos ser pacientes y hacer las cosas en el justo momento que sea posible y cuando la máxima dirección política de Cuba lo decida.

“Yo confío plenamente en los dirigentes, en la Salud Pública y en nuestro pueblo, que fue disciplinado y ayudó a que Holguín transite ahora por la segunda fase de la primera etapa de recuperación post Covid-19. Nos queda no descuidarnos y extremar todas las medidas higiénico sanitarias para evitar un rebrote y que tengamos que volver a confinarnos.

“Creo que los artistas debemos ser los primeros en hacer ese trabajo profiláctico y promover que las personas se concienticen y extremen todas las medidas, como el distanciamiento social y el uso del nasobuco en aglomeraciones”.

Para Nadiel no existen imposibles. Durante el período de cuarentena cambió el micrófono por manos de esperanzas para ayudar a combatir el nuevo coronavirus en zonas de alto riesgo.

“Fueron 4 largos meses de miedos y ansiedad, pero también de mucho esfuerzo individual y colectivo que hoy da frutos tras registrarse más de 60 días sin casos positivos en el territorio.

“Tenemos que comprender que la naturaleza nos está dando una lección y quiere que hagamos un uso más racional de sus recursos. Para ello se hace preciso cuidarla, protegerla y aprender a vivir en armonía.

Con casi 19 años de vida artística, el agradecimiento se impone.
“El mensaje que quiero enviarle al público que me acompaña en cada uno de mis espacios es vamos a cuidarnos y a amarnos, porque si nos cuidamos los unos a los otros volveremos a reencontrarnos muchas veces más.

“Gracias por tanto cariño y gentileza. Les aseguro que necesitaré otra vida para agradecer todo lo que me ha dado ese público que me sigue en estos casi 19 años de carrera. Será un placer volvernos a encontrar este miércoles a las 4 de la tarde para juntos cantarle a la vida, al amor, a la hermandad y al milagro de estar vivos”.

Intento de poeta

En una medida más o menos equidistante, la poesía aglutina a seguidores y detractores. Si muchos se han cautivado por ese sentimental género, otros le aborrecen con la misma intensidad, aunque puede que en un momento de su vida hayan disfrutado de algún que otro verso enamorado. Más allá de quienes prescinden de ella, hay quienes, como Reynaldo González, se lanzan a la aventura de escribir sonetos, inspirados por un acontecimiento fugaz o por una profunda pasión.

Reynaldo González Zamora ha transitado por una serie de oficios como trabajador bancario, brigadista, profesional de la comunicación, ensayista, editor o director de revistas. Foto: Archivo

Sobre su vinculación con la poesía, giro radical dentro de su obra, este reconocido periodista y ensayista cubano seis veces ganador del Premio Nacional de la Crítica Literaria nos habla.
Un oficio y toda una vida

Desde trabajador bancario, brigadista, profesional de la comunicación, hasta ensayista, editor o director de revistas, Reynaldo González Zamora ha transitado por una serie de oficios que lo moldearon hasta convertirse en la personalidad de la cultura cubana que es hoy. Galardonado con el Premio Nacional de Literatura en 2003, de su obra desprenden textos esenciales para el estudio de la cultura cubana.

Con temprana edad fundó “Revolución y Cultura”, en momentos donde existía un vacío, una ausencia en el tratamiento de estos temas, al decir de González, “una revista que se interesara por la inmediatez y rindiera culto a aspectos que lo merecen, específicamente en la educación literaria de las nuevas generaciones, entre lo que se encuentra periodos enteros que no se mencionan en los programas de estudio o personajes que apenas se tratan y que fueron muy importantes en la evolución de la literatura”.

Dentro de su trayectoria como escritor pueden citarse Contradanzas y latigazos (1983), Lezama Lima el ingenuo culpable (1989) o El bello Habano (2005), algunos de los textos que le han propiciado alcanzar, entre otros galardones, la Distinción por la Cultura Nacional.

Profeta de la prosa en tierra del verso

 

Consagrado al ensayo y los textos periodísticos, el también Premio Nacional de Periodismo Cultural en 2007 muestra inclinación hacia la escritura en verso, acotando con modestia y sencillez que no puede ni persigue compararse con los grandes de este género en la Isla: “Yo nunca he escrito buena poesía, hago el intento, siempre he tratado de tener un sentido real de mi tiempo y contexto, y en un país como Cuba, que tiene tan extraordinarios poetas, presumir de este oficio sin serlo es una falta de respeto y una vergüenza”, señala Rodríguez Zamora.

Como lector empedernido de sonetos se considera alguien que la respeta y quiere, sin embargo, define en un hecho propiamente vergonzante el de convertirse en poeta: “La poesía, como todo referente a la literatura, tiene su margen e intimidad, no hay oficio de mayor seriedad que la literatura, el hecho de concebir la poesía en particular es de locos, de soledad, no la de ‘un pájaro grande multicolor’, de Pablo Milanés, sino una que no te deja escapar”.

A pesar de no considerarse seriamente poeta, nos llega de su autoría Envidia de Adriano (2003), libro donde incluye sonetos “al alcance de sus posibilidades”, atendiendo “a la manera clásica”, una suerte de “imitaciones” escritas en endecasílabos que parten de una historia de amor propia, auto-catalogada como clásica, por lo que es cantada en versos clásicos y sonetos medianos: “atrevimiento que la vida le permitió”, afirma González.

“Envidia de Adriano es un juego la novela de la escritora francesa Marguerite Yourcenar y los sonetos de amor extraordinarios de Quevedo, una imitación que quedó en eso. Mis vocaciones no van tanto a la poesía aun cuando todo lector de poesía se cree que puede escribirla, eso tiene ella, que enamora y hace ver espejismos, esa fue la aventura de este poemario, que por su título hace recordar al emperador, a esa novela extraordinaria que es Memorias de Adriano, y para exaltar al mismo tiempo la cultura española, el empleo de la palabra en la etapa de nuestros clásicos”, agrega esta prominente figura de nuestras letras, a quien también se le dedicara la Feria del Libro en 2010.

“Siempre que vengo a Holguín me siento parte del paisaje”. Foto: Archivo

Holguín: su querido…

 

Sobre la Ciudad de los Parques y los sentimientos que le generan la visita expresa: “siempre que vengo a Holguín me siento parte del paisaje, de los amigos, he andado muchas veces esta plaza, es una ciudad en la que me he perdido y me he encontrado, que también es una forma de conocerla. Estar rodeado de amigos, un grupo de personas con las cuales tengo intimidad extraordinaria y cariño enorme, me hace sentir como en la sala de mi casa”.

Sin tiempo que perder

Mientras las instituciones gubernamentales y de salud en el país nos exhortan a quedarnos en casa para proteger nuestras vidas, héroes anónimos arriesgan su existencia empeñados en devolver el encanto y funcionalidad de los centros donde no hace mucho estudiábamos, laborábamos o sencillamente disfrutábamos, no son médicos, ni agentes del orden, son los constructores, soldados del hormigón y el cemento que se aventuran a esta noble tarea sin importar las consecuencias.

En el municipio cabecera, con motivo del 300 Aniversario se entregaron varias obras. Foto: Internet

Al tiempo que el confort del hogar hace más llevadero el confinamiento, varios son los que despiertan al gallo en la madrugada para embellecer la provincia de Holguín, que ya desde el pasado 2019 se enrumbaba en una serie de acciones con motivo del aniversario 300 del Pueblo, pero que también hacia sus municipios dirigió sus esfuerzos.

Durante el año 2020, en un recorrido por el sector de la cultura en todos los municipios del nororiente cubano, desde la región más al este constan los trabajos en Moa, donde se terminó la sede de La Colmenita, el Centro Cultural de Farayones y se continúa trabajando en el Cine-teatro, así como la sede municipal. Por su parte, en Mayarí, en el caso particular del poblado de Nicaro, se restauraron la Plaza y la Casa de Cultura.

En el municipio cabecera, con motivo del 300 Aniversario se entregaron las obras en los centros culturales Casa del Tango, Venga la Esperanza, Casiguaya y Oscar Lucero. Se repararon además las “Pantallas” o plazas abiertas para bailables en el Estadio mayor General Calixto García, la posición uno y dos, la “Camilo Cienfuegos”, la ubicada en la Avenida Capitán Urbino, “Los Chinos” y “Emilio Bárcenas”. Al mismo tiempo se trabajó en instituciones provinciales como el Centro de Casas de Cultura, Centro de Artes Plásticas, la Biblioteca Alex Urquiola, el Conservatorio de Música José María Ochoa, el Centro Provincial de Patrimonio, la Dirección Provincial de Cultura, en su fachada, la Librería Villena, los Centros Recreativos de Artex y la EGREM, así como el Teatro Ismaelillo.

En saludo al Triunfo de la Revolución se trabaja en las siguientes obras del municipio Calixto García, que están a punto de entregarse: la Biblioteca, la Galería de Arte, la Casa de Cultura, el Sectorial Municipal, la Sala de Video, el Cine, el local de la Banda y se hizo una nueva librería, porque el local para el expendio de libros en ese territorio era un estanquillo en la terminal de ómnibus y ahora se estableció en una ubicación independiente. Otras de las acciones constructivas se realizaron en la Biblioteca del poblado de Mir: “es decir que este es un municipio  donde se ha trabajado en todo el sistema de instituciones culturales, sin recesar por la pandemia”, apuntó Ricardo ronda Chacón, director de la Unidad Provincial de Apoyo a la Actividad Cultural.

El trabajo continúa en la Ciudad de los Parques, en instituciones como las direcciones municipal y provincial de Cultura, en la UPAAC, la Casa de Cultura Manuel Dositeo Aguilera y el local de la Orquesta Sinfónica.

Las tres escuelas pertenecientes a la enseñanza artística en la provincia recibieron beneficios en la misma magnitud: la Escuela Elemental de Arte Raúl Gómez García, el Conservatorio de Música José María Ochoa y la Academia Provincial de Artes Plásticas El ALBA.

Las tres escuelas pertenecientes a la enseñanza artística en la provincia recibieron beneficios en la misma magnitud. Foto: Internet

“Es necesario destacar que a partir de los problemas que enfrenta el país con el gas licuado se confeccionaron fogones rústicos en cocinas anexas para cocinar con leña como alternativa para que no cesara el trabajo docente, de 18 cilindros de gas que deben entregar  mensualmente no me han dado ninguno, pero con un tanque de 55 galones, picado al medio, y dos hornillas se hacen los alimentos, 900 kilogramos de gas se ahorran mensualmente con esta alternativa”, señaló Ronda.

Según el propio directivo, el total de la inversión asciende los siete millones de pesos en Moneda Nacional y los 1,3 millones de pesos en CUC, en obras donde han intervenido la Empresa de Servicios al Arte, el Fondo Cubano de Bienes Culturales y Trabajadores por Cuenta Propia.

Es importante destacar que las acciones no solo han sido constructivas, sino que el beneficio trasciende al mobiliario y demás recursos indispensables para el funcionamiento de cada centro. En el caso de la Colmenita de Moa recibió el sistema de audio e iluminación totalmente nuevos, así como un ómnibus para la transportación,  todo ello donado por la empresa niquelífera “Sherry”, de ese municipio, esta institución cultural, por las condiciones que posee-destaca el director de la UPAAC-, no tiene que envidiarle nada al Teatro Eddy Suñol: “En el orden de equipamiento se le han entregado a las escuelas seis computadoras, se cambió el mobiliario, se repararon los tabloncillos de la Escuela de Arte y entraron instrumentos musicales para este centro, así como aseguramientos para los centros de enseñanza de la plástica”.

Dionisio Zaldívar, jefe de Aseguramiento Técnico Material (ATM) de  la UPAAC, señaló que en el caso de las escuelas estas acciones “no se realizaban desde hace más de diez años”: “a la Raúl Gómez se le cambió el ventanal de los dormitorios pues por este motivo estaba a punto de clausurarse, posteriormente fue asumida como centro de aislamiento gracias a sus buenas condiciones luego de la reparación que incluyó otras acciones; el Alba tenía un problema de filtración caótica y se le cambió la cubierta completa para eliminar esta situación; el Conservatorio, por su parte, tiene una sede digna de admiración, con una residencia estudiantil de lujo conformada por cuartos de cuatro capacidades, baños enchapados en mármol, así como todo el avituallamiento y el aseo personal, excepto la pasta dental, lo único que no hemos podido resolver. En este punto es necesario destacar el trabajo de la pequeña brigada de mantenimiento que pertenece a la UPAAC, la cual nos ha ahorrado más de 100 mil pesos con su trabajo en varias instituciones provinciales”.

Más del 80 por ciento de las obras del sector de la cultura están entregadas y listas para prestar servicios cuando cese el aislamiento cuenta la provincia de Holguín. Foto: Internet

Con más del 80 por ciento de las obras del sector de la cultura entregadas y listas para prestar servicios cuando cese el aislamiento cuenta la provincia de Holguín, todo ello gracias a los esfuerzos de estos héroes anónimos que sin tiempo que perder desafían incluso el peligro de la muerte en pos del beneficio y el disfrute de sus coterráneos.