Con Virgilio López Lemus en complexidad poética

Virgilio López Lemus nos entrega en Complexidad de la poesía (Ediciones La Luz, 2018) un libro de fascinación por el verso. Virgilio se sabe deslumbrado por sus arcanos, pues cada capítulo de este texto destila seducción prístina por la escritura lírica, por los secretos de la poiesis, a la que ha dedicado buena parte de su vida, para reafirmarnos que “todo misterio es de raíz poética”.

Virgilio se sabe deslumbrado por sus arcanos, pues cada capítulo de este texto destila seducción prístina por la escritura lírica. Foto: Ernesto Herrera

El Virgilio investigador, el Doctor en Ciencias Filológicas, el miembro de Mérito de la Academia de Ciencias de Cuba, el ensayista, crítico literario, compilador y prologuista que desde las rigurosas metodologías de la ciencia y el ejercicio de la docencia nos tiene acostumbrados a valiosos textos para comprender y analizar la literatura no solo cubana, sino hispanoamericana y universal, como El siglo entero. El discurso poético de la nación cubana en el siglo XX y Métrica, verso libre y poesía experimental de la lengua española, busca aquí el goce, la mirada íntima y reflexiva, al reunir varios artículos escritos en diferentes momentos en complexidad, o sea, en laberinto, embrollo, diversidad, pluralidad, acopio, complejidad (y complicidad) de la poesía. Él mismo asegura que estos textos “buscan placer de lectura, no ensayismo de tesis académica o reunión de máximas”, pues, añade, “hemos ido perdiendo un poco el goce de la lectura de textos ensayísticos como si leyésemos novela, poesía, pasión de lector que degusta más que aprehende. No se espera en estas páginas el entramado de la crítica estudiosa y docente, científica, o el análisis por completo racional de los ejercicios académicos; reunidos en torno a la percepción poética, si ofrecen vibración, fruición, ya es suficiente”.

Para ello aquí se entrecruzan literatura y ciencia, cosmología y crítica literaria, reflexiones sobre la poesía, textos sobre autores y una fuerte carga de sabiduría implícita, pues “ciencias y técnicas y religiones y credos de todo tipo, incluso los políticos, encierran dosis elevadísimas a veces (véase las utopías) de poiesis”. Una bella especulación científica puede contener tanta poesía como Los elementales de Paracelso, asegura Virgilio. Y “una maquinación técnica, de sentido práctico puede ser tan poética como las Centurias de Nostradamus”. Virgilio escribe, incluso, como si reflexionara ante un barril de pólvora, que “sin poesía no hay ser”, pues ella “nos identifica”. “La manera en que una nación, un pueblo, un grupo social o una persona manifiestan poesía, es un claro índice de su identidad. La poesía es identidad, identifica”, añade.

“El lenguaje de la verdadera poesía está asociado a los viejos mitos”. Foto: Ernesto Herrera

En estas páginas nos adentramos –desde la reflexión que se sostiene en un vivaz estilo, en la voz de un ensayista que domina la palabra con la elegancia de un miniaturista medieval– en la poesía como objeto; las cuestiones relacionadas a la versificación y la métrica hispánica, de la cual Virgilio es uno de sus principales estudiosos; el hecho poético; líricas y autores como José Martí, “el Apóstol, la estrella humana de la patria nuestra”; la filósofa malagueña María Zambrano, autora de El hombre y lo divino y La agonía de Europa; el irlandés Oscar Wilde, donde escribe que la poesía “está dentro y fuera del poeta, porque él es una suerte de pararrayos, un médium singular, una fuente”; el español Antonio Machado y su Juan de Mairena, desde la intimidad del ser reflexivo; Francisco de Oraá; el neorromántico José Ángel Buesa, del que incluso rescata un raro poema de corte social que podemos leer íntegramente, o Alberto Acosta-Pérez, su compañero, a quien califica como “poeta esencial, cuya labor perdura”, pero también como poeta fatal al decir de Juan Ramón Jiménez, pues para él la poesía “no era solo una expresión artística, sino una necesidad ineludible, al grado de que él no podía ser otra cosa que poeta. La obra que legó, da el mejor testimonio de tal afirmación”, escribe sobre Alberto, a quien le dedicara esa triste y hermosa elegía que es el poemario Hipno.

Virgilio se detiene en el sentido poético de ciertas utopías (Thomas Moro, Tomasso Campanella y Francis Bacon) para reafirmarnos que tres o cuatro siglos después, aún seguimos buscándolas; se apasiona con las Confesiones de San Agustín de Hipona y San Anselmo de Canterbury, manantial de “poesía ardiente” y, para mí, uno de los capítulos más hermosos del libro; se detiene en los arcanos del universo, pues “también desde el lado de la poesía se puede explorar el cosmos, definir al Universo, aprender de la teoría de las cuerdas y especular acerca del Big Bang”, pues, añade, “hay fronteras para las ciencias que la poesía puede sobrepasar”. “La especulación es poesía”, nos dice mientras se sienta a “pensar y poetizar”.

Recordándonos, como escribió Robert Graves, que “el lenguaje de la verdadera poesía” está asociado a los viejos mitos, López Lemus nos devuelve en enjundiosos textos la leyenda de Prometeo, un signo inagotable de la eterna poesía de la praxis y la creatividad; la de Narciso y la idea del juego en la lírica, y la de Perseo, quien nos enseña que también se puede vencer a los monstruos mediante la imagen, pues esta “surca el piélago de la poesía y surge el poema, sea piedra o flor”; o la leyenda del santo católico San Sebastián, cuya historia, nos dice, se convirtió en poesía, mirada desde las artes visuales, pero también en la obra del cubano Eugenio Florit o su siempre admirado autor de Elegías de Duino, de quien publicara recientemente Umbral para una era imaginaria. Acercamientos a Rainer Maria Rilke, e incluso tradujera para el lector cubano –que es de alguna manera versionar– la poesía del bardo checo.

Varias “noticias líricas” –canciones populares cubanas, una mirada a los antecedentes de la poesía social en Cuba, el poema del Himno Nacional cubano, un contrapunteo entre el barroco y el neoclásico a partir de la ceiba y la palma real– concluyen este libro de libre reflexión, de vinculación entre el ensayo y poesía: el ensayo como placer discursivo, como ejercicio dialógico y por demás, poético. En otras palabras: el ensayo como poesía, porque Virgilio López Lemus es, sobre todo, un poeta. Ahí están Hacia la luz y hacia la vida, Aguas tributarias, El peldaño, Cuerpo del día y su antología Un leve golpe de aldabas, entre otros títulos.

Virgilio conversa, pero también versa. ¿Qué es sino “La música de las esferas revisitada”, “Tonto o poeta”? o “Puntas de lo diverso”. Estos textos –y otros tantos– más allá de lo meramente ensayístico o reflexivo, poseen un valor poemático y ahí es donde Complexidad de la poesía seduce y enamora, y recuerda, por ejemplo, los ensayos del poeta mexicano Octavio Paz, quien partía de la necesidad de una “pasión crítica” en este tipo de textos sobre literatura.

Virgilio es nuestro cómplice en los caminos de la percepción poética. Portada cortesía de Ediciones La Luz

Virgilio es nuestro cómplice en los caminos de la percepción poética. Siempre al lado de los jóvenes, quizá para mantenerse lozano en pensamiento y acción, Virgilio sabe que “la poesía vibra en la esencia inteligente del cosmos, en el planeta vivo, en el ser humano reflexivo y pasional” y por eso “goza de la eternidad”. Siempre he creído que Virgilio López Lemus –un ensayista e investigador que desde el verso trabaja con el infinito, un alquimista del saber– porta la luz y la comparte; por la utilidad de esa luz le agradecemos y además, por la fe en la poesía (artículo publicado inicialmente en la web de la Asociación Hermanos Saíz, AHS).

Por Erian Peña Pupo

Romerías virales

Por Bernardo Cabrera

Talento, creatividad, pasión y añoranza. Esos fueron los ingredientes
que utilizaron cuatro jóvenes holguineros para expresar, a través del
arte, su devoción por las Romerías.

“Siempre he sido una fiel seguidora del evento. Nunca me pierdo los
desfiles, las exposiciones o los conciertos. Por eso cuando vi que este
año se celebrarían desde casa y a través de Internet, se me ocurrió que
podía aportar con lo que me gusta hacer. Me puse en contacto con varios
amigos a través de WhatsApp y acordamos realizar un body art que
reflejara nuestro sentir”, explica Claudia Díaz.

En la espalda de Mell Sánchez confluyeron colores, símbolos y emociones.
“Para mí fue un placer porque me siento muy identificada con el festival
y así pude contribuir este año, que se celebraron desde casa y a través
de las redes sociales”, refiere la modelo aficionada.

Mientras, Beatriz Borjas señala que “lo concebimos como una
representación con maquillaje y pintura, sobre todo de color verde, para
transmitir un mensaje alusivo al vigésimo sexto Festival Mundial de
Juventudes Artísticas”.

Alexander Serrano, fotógrafo de Intenso Estudio, fue el encargado de
inmortalizar el momento. “Después que ellas terminaron con la pintura y
el maquillaje realizamos una sesión de aproximadamente 200 fotos, en las
cuales usé luces tenues para resaltar los colores. Seleccionamos las
cuatro que más reflejaban lo que queríamos y les realicé una edición
sencilla para resaltar la pintura”, relata.
Pero lo que empezó como un homenaje de un grupo de amigos a esta
tradición, terminó convirtiéndose en una publicación viral en las
plataformas digitales.

“Subimos las fotos para celebrar las Romerías y no imaginamos que
tendrían tanta repercusión. De un momento a otro empezaron a
compartirlas y a comentarlas e incluso colocaron una como portada de los
perfiles en Facebook del Ministerio de Cultura y la Asociación Hermanos
Saiz, así como en la página del programa Mediodía en TV. Además, las
emplearon para acompañar varias noticias”, rememora Claudia.

En tanto Mell recuerda que cuando lo estaban planificando nunca les pasó por la mente que fuera a volverse viral. “Lo hicimos más para expresar lo que sentimos por esta tradición y como algo de nosotros, pero nos enorgullece que a tanta gente le haya gustado”.

“Obtuvo casi 4000 vistas y cientos de likes y comentarios, entre ellos
el del Presidente de Honor y fundador de las Romerías, Alexis Triana
Hernández. Para nosotros ese es el mayor reconocimiento a la pasión que
le pusimos”, refiere Alexander.

Los cuatro sin saberlo contribuyeron con su iniciativa a preservar el
espíritu de un festival holguinero, que también es de Cuba y del mundo.
Sus fotos ya son parte de las memorias de unas Romerías diferentes y, al
mismo tiempo, la prueba indiscutible de que no hay mañana sin hoy.

Gallos de pelea

“Aquí el que más y el que menos tiene un pariente en el campo…” reza un estribillo del Maestro Adalberto Álvarez, y es que precisamente no puede definirse a todo el que nació en esta Isla sin mencionar sus raíces guajiras. El sombrero, la guayabera, el cerdo asado y tantas otras tradiciones nos identifican, entre las que no puede dejar de mencionarse las peleas de gallos. El buen criollo sabe de estos eventos sociales y en su mayoría disfrutan de estos enfrentamientos entre las aves de corral, pero cuando la confrontación se traslada a los seres humanos, la cosa es diferente.

La improvisación es otro elemento que define al mejor guateque campesino y en esta festividad no puede faltar el Repentismo, ese género que mezcla creatividad y picardía con una ávida capacidad de reacción. Cuando se combinan dos tradiciones cubanas y se contextualizan a un género musical moderno el producto es una atractiva disputa que encuentró en la edición 25 de las Romerías de Mayo como arena nacional a Holguín, tal es el caso de las Batallas de Gallos.

Holguín es una cantera muy fuerte en la improvisación. Foto: Torralbas

El esfuerzo por traer este tipo de competición que promueve el género del Rap a una plataforma tan significativa como el Festival de Juventudes Artísticas vio resultado pasada cita, donde se reunieron varios intérpretes del Hip hop para dejarlo todo en la valla.

Gabriel Cabrera, jefe de la Sección de Música de la AHS en Holguín y organizador del evento de Fusión y Hip hop durante el Festival de Juventudes, destacó la buena salud que goza este subgénero underground después de que la Ciudad pasara una larga crisis con este movimiento, el mismo que hace unos años atrás-de 2005 a 2010- tuvo una alta acogida por el público y que se dispersó debido a la falta de locales para las presentaciones.

“Holguín es una ciudad de poetas y escritores, eso nos diferencia en el género y ahora retomamos el trabajo, en parte gracias a que somos una cantera muy fuerte en la improvisación. Actualmente contamos con una trayectoria notable dentro de los eventos nacionales y gracias a ello la Ciudad se convierte en la segunda sede del evento nacional de Batallas de Gallos, que tiene como centro la provincia de Matanzas”.

Como forma de protesta contra los abusos y la discriminación hacia las clases bajas de estas zonas surge en los barrios marginales de los Estados Unidos el Rap, género musical que goza desde hace un tiempo de elevada popularidad. Es en esta etapa es cuando los DJ´s, o pinchadiscos, como se le llamaba anteriormente, se convierten en pioneros del Rap, por tal motivo es que se considera al movimiento electrónico como cimiento de este género. Para estas fechas surge un movimiento muy importante dentro del Rap que se conoce actualmente como Hip hop, el cual goza de gran aceptación a nivel mundial.

“Un proyecto tan genuino resalta en nuestras plazas: Romería es calle, de donde surge el Rap, es ahí donde tenemos que estar con nuestra música, como ha sido siempre en este evento: un teatro y música de calle, diálogo, abrazo, porque estas fiestas son de pueblo”, resaltó el también integrante del dúo holguinero La Química, quien es partícipe de un necesario nivel cultural elevado para “el gallo” que represente a Cuba en el evento internacional: “no podemos quedarnos en la jerigonza del ‘acere que bolá’ y otros temas frívolos de choteo que en ocasiones nos caracteriza en términos de improvisación”.

En Cuba varios artistas se sumaron al intento por componer este tipo de música, sin embargo no puede hablarse del movimiento sin mencionar a los “Orishas”, quienes son considerados como “el término musical con el que se conoció el Hip hop cubano (…), sin embargo es una versión de cliché la que estos ofrecen, esa visión de la Isla como solo mulatas, tabacos, casas de guano, lo que no es realmente la imagen de nuestro país”, destaca Javier Cabrera, organizador de la Jornada de Hip Hop en Holguín.

Bajo el slogan “Rapdicando: rompiendo convencionalismos”, la Ciudad de los Parques disfrutó durante el pasado año de varias horas dedicadas a promover este popular movimiento.

Bajo el slogan “Rapdicando: rompiendo convencionalismos”, la Ciudad de los Parques disfrutó durante el pasado año de varias horas dedicadas a promover este popular movimiento. Foto: Torralbas

Como alternativa para superar la “crisis” que atraviesa el hip hop en la actualidad debido a que los jóvenes ya no buscan en sus raíces originales, sino en otras vertientes más ligeras, más comerciales como el reguetón-destacó Cabrera-, se desarrolló la Jornada en la que se persigue promover un rap “conciencista”, más allá de lo meramente comercial, apuntó el organizdor del evento.

“Las letras obscenas han demeritado al género, creando un falso concepto sobre lo que realmente es el Rap, y el Trap dentro de este; por ello nos proponemos erradicar esta problemática en uno de los pilares musicales que defienden la Asociación Hermanos Saíz (AHS) y las Romerías de Mayo”, señaló además Ernesto Hidalgo (DJ Tiko), uno de los organizadores de la Jornada.

Compartir palabras y literatura online en Romerías desde casa

Por Vanessa Pernía Arias

El evento literario Palabras compartidas que se realiza dentro de las Romerías de Mayo, desarrolla por estos días un amplio programa que comprende presentaciones digitales de libros, exposiciones virtuales y la socialización de materiales promocionales y parte del catálogo de La Luz, sello de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) en Holguín, a través de diversas plataformas digitales.

Foto tomada del perfil de Facebook de Ediciones La Luz

Auspiciado por la sección de literatura de la AHS en esta provincia y con Ediciones La Luz como anfitrión, en esta edición el espacio se dedica a los 300 años de fundación del pueblo de Holguín, al centenario del nacimiento del poeta, traductor y narrador Eliseo Diego, y al 20 aniversario del Sistema de Ediciones Territoriales, precisó Norge Luis Labrada, organizador del evento.

La creación de este sistema editorial fue lo que reconfiguró el mapa literario de Cuba e hizo visibles a escritores magnífico que no habían tenido la oportunidad de publicar, y Holguín con sus dos sellos es ejemplo que trasciende, destacó la poeta santiaguera Teresa Melo, en las palabras que dedicó a la fecha, en el perfil de Facebook de La Luz.

También se han sumado otros sellos del país, explicó Norge Luis, como Sed de Belleza, Aldabón, Reina del Mar Editores y Áncoras, así como el proyecto de promoción literaria Claustrofobias, con la publicación de galerías fotográficas de eventos de esta manifestación convocados por la AHS en cada una de las sedes de estas editoriales y en las ferias del libro, y la socialización de títulos digitales a través de la Estantería Cubana, mediante su canal en Telegram.

Todas las jornadas hasta el próximo día siete estarán motivadas a partir de la campaña de promoción del libro y la lectura, bajo el slogan “A la luz se lee mejor”, que desde inicios del 2020 lanzó esta editorial holguinera, con el objetivo del disfrute de la lectura y el libro como arte.

Postales, textos digitales del catálogo de La Luz, videopoemas de los autores del e-book La joven Luz: Entrada de emergencias, podcast con producciones autóctonas y audios de Eliseo Diego, son algunos de los materiales que los internautas podrán compartir a través de las redes sociales, puntualizó.

El día siete es el aniversario 23 de Ediciones La Luz, nacida en Romerías con la presentación del poemario Bufón de Dios, de José Luis Serrano, y se celebrará desde internet, explicó Norge, pues se prevé inundar las redes con fotografías de los participantes del evento en pasadas ediciones, además de videos de felicitación de autores, fotógrafos e ilustradores del catálogo, lectores y amigos de este sello.

(Con información de la ACN).

Amor por el arte

Por Bernardo Cabrera

Siempre que escucho la palabra arte pienso en ella. Me la imagino dirigiendo a artistas plásticos y promotores, creando libros de papiro o dialogando con pensadores de Iberoamérica; la imagino conduciendo programas culturales, gestando un nuevo proyecto o conversando con amigos en algún café de la ciudad.

Siempre está rodeada de arte, quizás porque esa fue la carrera que estudió o porque algunas personas, mucho antes de forjar su destino, ya llevan tatuada en el alma su aptitud. Por eso y porque es de las imprescindibles (para mí) en la historia de las Romerías holguineras no dudé dos veces en contactar a Tatiana Zúñiga Góngora.

Tatiana Zúñiga. Fotos: José Rodríguez Martínez

“Tras graduarme de Historia del Arte realicé mi servicio social en el Centro de Artes Plásticas, de la provincia de Holguín, y al año y tanto empecé a dirigir la institución, en la cual no existían muchos recursos materiales, pero sí un equipo de trabajo inteligente e inquieto. El Gabinete Caligari quedaba justo encima del Centro de Arte y las discusiones con Alexis Triana fueron extensas por el uso y abuso del espacio y por apropiarse de la terraza. Al final terminé involucrándome en las Romerías. Era inevitable, todo ocurría encima de nuestras cabezas”.

Evento de artes visuales Babel

“En 1995 el historiador y crítico de arte Ramón Legón Pino creó el proyecto Babel y al año siguiente nos ofrecimos para acompañarlo en esa segunda edición que terminó siendo todas las que vinieron después, hasta hoy. Ese y otros proyectos relacionados fueron nuestra oportunidad de resistir estoicamente la profunda crisis económica y no dejar que aquellos años de nuestras vidas transcurrieran en la parálisis y la apatía.

“Nos sobrepusimos con ilusiones, convicciones y conceptos sobre el arte, la creación, la cultura y el país en que vivíamos, estructurando sobre la marcha métodos revolucionarios y atrevidos, por no decir un poco locos. Reconstruimos una ciudad y un país en nuestro imaginario, a partir de un discurso cultural peleador, polémico, antropológico, transversal, digno, profundo, con mucha sustancia y poca pose”.

Espacio de superación

“Estoy segura de que crecí profesional y personalmente al vivir y organizar un festival de esta magnitud, que en cada edición había que luchar para que sobreviviera un año más y que, al mismo tiempo, crecía sin darnos cuenta.

Babel 1995. Inauguración de la exposición del artista plástico holguinero Jorge Hidalgo Pimentel en La Casa de Iberoamérica.

“Aprendimos sobre los modos más renovadores y experimentales de hacer arte. Investigamos para llevar lo que considerábamos debía ser legitimado de acuerdo al diseño de nuestro evento y abordamos a maestros e intelectuales con obras consolidadas a validar artísticamente las Romerías.

“En ese tiempo logramos un mapa cultural de la Isla que no se había logrado en ningún otro evento. Buscábamos por todo el país las obras y los jóvenes artistas más prometedores en cada manifestación. Les poníamos voz y rostro desde San Antonio hasta Maisí. Todo eso nos enriqueció y al mismo tiempo fue el marketing más grande y efectivo que pudimos hacer del festival por toda Cuba en tiempos donde no había teléfonos móviles ni internet”.

Agradecimientos

“El acompañamiento de las autoridades políticas y gubernamentales en Holguín fue determinante. Confiaron en los jóvenes y pusieron a disposición de las Romerías a todos los organismos y empresas del Estado e hicieron un compromiso serio de jamás dejarnos desprotegidos”.

¿Romerías de Holguín?

“Las Romerías además de formar parte de la identidad cultural de la ciudad y de los holguineros, forjaron y legaron una manera de hacer cultura a nivel nacional, una estrategia de participación de todos y con el aporte de todos para difundir nuestros valores.

“Creo que el mayor reto ahora es parecerse a su tiempo. Confío en que los que hoy tienen el compromiso de preservar el festival van a mantener su espíritu. Fíjate que digo compromiso y no responsabilidad porque las Romerías no se pueden ver como una obligación, como algo impuesto. Hay que vivirlas, sufrirlas y sobre todo saber qué quieres decir con ellas, cuál es la batalla que quieres ganar desde la cultura. Hay que verlas como una plataforma para fundar y no como algo estático porque alguien la cogió hecha. Muchas de las fórmulas que empleamos hace unos años actualmente no funcionan.

Añoranza…

No miro hacia atrás con la nostalgia de algo perdido. Miro con la sorpresa de ver y descubrir cosas que no sé cómo pudimos hacer en aquellas condiciones en las que como dice un amigo romero muy querido: “comíamos cultura”. Veo los rostros de tantos y tantos que estarán para siempre en el ADN del evento y eso me enorgullece. Los que un día lo hicimos, al menos yo, quiero llegar cada año con la sorpresa de descubrir que es mucho mejor que como lo soñé y para eso hay que seguir trabajando con pasión y amor por el arte.

Cuando la pasión convierte el barro en arte

Por Bernardo Cabrera

Varias figuras de barro invaden desde hace unos años las Romerías holguineras. En cada edición se apoderan de calles y parques para transmitir emociones y contar historias sin necesidad de articular palabras. Sus propuestas escénicas reconfiguran la versión clásica del teatro y aportan a la pluralidad del mayor evento organizado por la Asociación Hermanos Saíz en Cuba.

Fotos: cortesía del Grupo Morón Teatro

“Asistimos por primera vez en la sexta edición con el espectáculo Cuenta zanqueando y al otro año representamos Medea: una leyenda de barro, que marcó un punto de partida en nuestra estética, la cual hemos mantenido en obras como Cecilia, Troya, la Calle de Federico y Gente de barro. Desde esa época comenzamos a participar en el desfile inaugural”, rememora Orlando Concepción González, director de la compañía D´ Morón Teatro.

Actriz Liuba Roja, Morón Teatro

Así también lo recuerda Liuba Roja, una de las actrices más experimentadas del grupo que ha participado varias veces con papeles protagónicos en la Fiesta del Arte Joven.

“Es un evento para disfrutar y compartir lo que me gusta hacer en un ambiente familiar, festivo, lleno de color y de alegrías, para reencontrarme con amigos, aprender y ver qué se está realizando en el mundo artístico. También es uno de los recuerdos imprescindibles en mi vida profesional al poder decir que he estado allí, que he podido ver y hacer en uno de los eventos más importantes del país”, afirma.

En tanto, Adrián Jaime, con 6 años como actor, considera que “asistir siempre aporta a la formación y visión de un artista en el plano personal y profesional. Poder defender la estética del colectivo al que perteneces, en este caso la del teatro callejero a partir del barro, es una experiencia gratificante, además de que ves nuevas formas de hacer, muchas de ellas muy adelantadas a su tiempo”.

Actriz Yudelmis Llibre, Grupo Morón Teatro

Para otros como Yudelmis Llibre, egresada de la Escuela de Instructores de Arte y una de las artistas más jóvenes del elenco, estrenarse en el Festival marcó un antes y un después en su vida.

“Recuerdo que era la primera vez que acudía a un evento de tanta magnitud con la compañía y me tocó hacerlo con el personaje de Afrodita, que era un poco complejo por la imagen que debía proyectar. Yo era supuestamente una estatua, pero durante toda la obra las piernas me temblaron. Después de eso cada edición me ha permitido crecer y aprender al compartir y relacionarme con artistas de diferentes manifestaciones artísticas con nivel nacional e internacional y, sobre todo, me ha posibilitado mostrar lo que hago y tener una retroalimentación para mejorarlo”, acota.

Liuba refiere que en los pocos ratos libres siempre aprovecha para conocer la ciudad, subir la Loma de la Cruz, visitar instituciones culturales y disfrutar los conciertos, mientras que Adrián y Yudelmis, tras concluir las funciones del colectivo, prefieren ver las presentaciones de teatro de otras agrupaciones, caminar por la ciudad y sentarse en la Casa de Iberoamérica o en los parques “que dotan a esta urbe de un ambiente bohemio”

La compañía teatral, que el próximo 28 de mayo cumplirá 33 años de creada, no asiste esta vez físicamente a la fiesta holguinera debido a las medidas adoptadas en el país para evitar la propagación de la Covid-19, pero sí participa activamente desde las redes sociales.

Orlando asegura que “es el evento más completo que tiene la cultura cubana, porque no es de una sola manifestación, sino que tiene un espacio para todas las artes: plástica, música, literatura, cine, teatro, danza. Además, implica el trabajo teórico de la cultura y sus manifestaciones, y constituye un medidor al asistir grupos de otros países.

“En esta ocasión que el llamado es a celebrarlo desde casa para cuidar nuestra salud, estamos subiendo videos de las obras y fotografías de años anteriores en nuestros perfiles personales y del grupo, así como en los de la AHS y del Ministerio de Cultura. Lo importante es que no muera el espíritu del evento y, por supuesto, cuidarse mucho para que el año que viene sea más fecundo cuando nos encontremos y celebremos una vez más el arte joven”.

Altruismo sin importar el peligro

Como en China, Italia, España, los Estados Unidos, o cualquier otro país del mundo donde se ha vuelto crítica la situación con la COVID-19, en Cuba no podía faltar la disposición humanitaria para enfrentar tan severa pandemia y, al igual que muchos partieron hacia otros destinos internacionales donde se les necesitó, en nuestra Isla no son pocas las historias de consagración para erradicar al máximo los efectos del mortal virus.

Mientras se nos convoca a estar en casa para evitar el contagio, muchas son las historias de vidas en riesgo en pos de proteger y salvar la de otros. Foto: Cortesía de los entrevistados

Mientras se nos convoca a estar en casa para evitar el contagio, muchas son las historias de vidas en riesgo en pos de proteger y salvar la de otros, no son solo los médicos, a quienes su profesión les exige estar en la primera línea, ahora, al llamado del país, responden trabajadores de varias ramas como la educación, el deporte, e incluso la cultura, quienes abandonan sus escenarios habituales para convertirse en héroes.

Desde los primeros días en que se complejizó la situación epidemiológica en Cuba, las instituciones gubernamentales en Holguín se activaron para dar respuesta a este fenómeno, una de las medidas en la provincia fue convertir las instituciones educacionales más importantes en Centros de Aislamiento para personas que han sido contacto de casos confirmados con el nuevo coronavirus, la Escuela Elemental de Arte Raúl Gómez García es uno de esos casos donde sus trabajadores se integraron a un equipo multidisciplinario para asumir el llamado del país. Con Rachel García Heredia, directora provincial de Cultura en Holguín, e Hirio Vera Martínez, director de la Escuela de Arte conversamos para adentrarnos en el día a día de la zona roja en que se han convertido estos centros.

Respuesta inmediata

Cuando se nos comunica la necesidad de venir a verificar si el centro tenía las condiciones creadas para esta tarea-apunta la directora provincial de Cultura-, inmediatamente convocamos al consejo de dirección de la escuela, una comisión gubernamental en la provincia determinó en estado óptimo la escuela, con buenas condiciones para el alojamiento. Eso fue un lunes por la mañana y ya en la noche estábamos activando el centro para recibir personas que habían sido contacto de casos positivos, la respuesta fue inmediata de todo el personal que labora en la escuela, hasta en la madrugada estaban en función de las labores de limpieza, acondicionamiento e higienización. Una vez estuvo todo listo, se activó el equipo que no solamente está conformado por el personal de la dirección provincial de cultura y de esta escuela, sino por compañeros del MININT, la gastronomía y, por supuesto, un equipo de médicos, 17 en un principio, entre enfermeras y especialistas.

 

«Este ha sido uno de los retos más grandes que he tenido en mi vida», afirma Rachel. Foto: Cortesía de los entrevistados

El primer impacto

El primer grupo de personas fue de 43 que venían de un evento bastante connotado, el de Gibara, donde había un fallecido, era importante que nuestro equipo, en ese entonces compuesto por 85 personas, alrededor de 60 en función de los pacientes, cumplieran con las medidas establecidas para no contagiarse.

La responsabilidad mayor que tenemos como directivos es garantizar que estas personas que laboran aquí incondicionalmente, limpiando albergues, de cocineros, fregadores, fumigadores, quemadores de desperdicios alimenticios de las personas de riesgo, no se nos contagien. Ese ha sido uno de los retos más grandes que he tenido en mi vida.

Una nueva familia en medio de las adversidades

He contado con un personal que se ha convertido en una gran familia, por ejemplo, el primer quemador que tuvo el centro es el Director del Registro de Bienes Patrimoniales de la provincia, un cuadro de primer nivel, y ahí está, quemando desperdicios; la auxiliar de limpieza que se hizo cargo del albergue de mujeres era la secretaria de la presidenta comercial de Artex, es decir que han venido personas voluntariamente a trabajar en funciones que no son cotidianamente las que ejercen, es un mérito, un respeto que ellos se han ganado.

Contamos con un auxiliar de cocina del Alba, al director de programación del Teatro Eddy Suñol fumigando-Algecira, como lo conocemos todos-, una compañera de la imprenta Lugones fregando que dice que no se va hasta que esto termine y empezó desde el primer día, tenemos además un custodio de la Biblioteca Provincial que está de fumigador e igual dice que no se va, están metodólogos de Casas de Cultura además, todos ellos trabajando con la duda de si estarán o no enfermos los pacientes, felizmente del primer grupo no salió ninguno positivo, pero es un riesgo que están corriendo ellos en la zona roja. El partido, los órganos del Minint, la gastronomía, los compañeros de la salud, todos somos un equipo bien unido. He tenido además la disposición de Hirio, director del centro: ¡que ha venido a vivir a la escuela! Ha sido un equipo de trabajo que más bien se ha convertido en una familia.

«Lo mejor de todos nuestros trabajadores de la cultura ha sido la respuesta humana, esa sensibilidad, con una atención priorizada incluso a niños pequeños y adultos mayores», destaca Hirio. Foto: Cortesía de los entrevistados

Sin tiempo para el descanso

Nosotros despedimos al primer grupo el día 24 de abril, luego de estar aquí desde el 9, nos quedamos sin personas, pensábamos que íbamos a descansar, pero nada, el sábado despedí al equipo para que se tomara un descanso y ya el domingo estaba activando nuevamente el Centro, con 28 personas más, y solo fue agarrar un teléfono y llamar a todos los involucrados para que no faltara absolutamente nadie.

Para mí, como experiencia en cuanto a dirección, trabajar en un centro donde las personas tienen en riesgo su vida, ha sido importantísimo, y será una experiencia para transmitir en el futuro a mi familia y compañeros, para que vean en las situaciones difíciles las personas se crecen y son capaces de tener una disposición por los necesitados que quizás hasta ese momento no conocían.

Hirio se ha ganado el apelativo de “Jefe de Orquesta”, es quien ha organizado los equipos de trabajo y está pendiente a cada detalle del centro: ¿cómo es trabajar con el temor que representa infectarse con el virus y el riesgo que eso puede representar incluso para su familia?

Es latente ese temor cuando se trabaja en esta situación, siempre pensamos en la familia, aunque nosotros estamos internos, dormimos en la escuela, pero a los demás compañeros siempre le recalcamos este factor, el éxito se ha dado en tomar todas las precauciones por el mismo equipo médico que, de forma preventiva, han tratado de supervisar que no se violen ningunas de las medidas. Siempre existe la duda de aquellos que trabajan directamente: el pantrista, la de limpieza… que están en riesgo, pero lo mejor de todos nuestros trabajadores de la cultura ha sido la respuesta humana, esa sensibilidad, con una atención priorizada incluso a niños pequeños y adultos mayores: el factor humano ha prevalecido por encima de ese miedo, para sensibilizarse en la atención, ese ha sido nuestro éxito.

Desde los primeros días en que se complejizó la situación epidemiológica en Cuba, las instituciones gubernamentales en Holguín se activaron para dar respuesta a este fenómeno. Foto: Carlos Rafael

Al final del día, ¿cómo se siente ser un factor indispensable en medio de esta difícil situación?

Nos llena de satisfacción: a través de la sicóloga que forma parte del grupo de trabajo conocemos el estado de opinión de los pacientes y es notable el cambio diario, todas las mañanas analizamos los criterios e inquietudes de las familias y, al final del día, nos sentimos realizados en nuestra tarea actual, este es nuestro pedacito y aquí ayudamos a nuestros hermanos, como mismo lo hacen otros en cualquier parte del mundo donde los necesitan, es una labor muy humana que asumimos con responsabilidad y compromiso.

Allí donde sea necesario, estará la cultura

Con apacible calma amanece en Cuba, calles desoladas destiñen los hermosos días que nos regala abril mientras un llamado a protegernos impide el contacto con las personas que nos rodean e incita a quedarse en casa. Sin embargo muchos se lanzan a la nueva trinchera que provoca una situación de crisis epidemiológica como la actual y, sin descuidar nuestro bienestar y salud, se asume el reto, el llamado de las instituciones gubernamentales para aportar al país donde sea necesario.

De la oficina y los escenarios al surco, así ha sido el trayecto radical de los trabajadores de cultura y la vanguardia artística en Mayarí. Foto: Cortesía de la entrevistada

De la oficina y los escenarios al surco, así ha sido el trayecto radical de los trabajadores de cultura y la vanguardia artística en Mayarí, municipio holguinero priorizado en este sector económico gracias a las características hidrográficas y de los suelos que posee. Empeñados en esta contienda se encuentran desde que comenzó el aislamiento social y para conocer sobre el día a día tan poco común, conversamos con Aracelis Mustelier Cutiño, directora municipal de Cultura en este municipio holguinero:

Desde los primeros días…

A partir de las indicaciones del Consejo de Defensa Municipal y las medidas nacionales para el enfrentamiento contra la COVID-2019 nos incorporamos a las labores agrícolas dos veces a la semana, los martes y jueves, a la Máquina No. 4, en la zona del Manglito, que es parte del Proyecto de Desarrollo Integral de nuestro municipio y donde tenemos una amplia finca a la que hemos dedicado todo este tiempo, desde que empezó la cuarentena, a la siembra de boniato, e incluso se ven los resultados de la primera semana de trabajo pues el campo está florecido.

Hay otros trabajadores vinculados a las guardias de sus instituciones, sin descuidar el trabajo, es decir, los técnicos de las bibliotecas están reubicados por horas en sus instituciones, pero siguen trabajando en el descarte de libros, la limpieza y organización de cada uno de los textos en dependencia con su encargo social. En los museos se trabaja en la conservación de las colecciones y en la Casa de la Cultura estamos vinculados con los audios en diferentes puntos del territorio en función de las conferencias que da el director de salud municipal y demás.

Se mantienen 26 madres acogidas a la condición de madres con niños y el resto están vinculados a las labores mencionadas anteriormente.

Las labores agrícolas se realizan dos veces a la semana, los martes y jueves. Foto: Cortesía de la entrevistada

Mayarí es una fuerte plaza del movimiento artístico en la provincia: ¿cómo se han insertado en las labores en medio de la presente situación?

La vanguardia artística ha dicho presente desde sus casas organizando videos, haciendo entrevistas por la radio, realizando muchas actividades con los instructores de música, además de los escritores, que tienen un espacio en la emisora, tanto Emerio Medina, como Modesto Caballero Ramos, quienes realizan sus peñas habituales, ahora dentro de ese medio.

En las Redes Sociales tenemos un video de Jorge Tito Cabreja Rondón, director de Los Taínos de Mayarí; en Mediodía en TV debe salir próximamente un mensaje de este artista en nombre de la vanguardia artística del municipio al pueblo de Cuba y al mundo; Leydis Thalía también desde su casa ha hecho apariciones mientras estudia el piano y las teleclases de solfeo, así como ofrece el mensaje de nuestra “colmenera” a todos los niños de Cuba y el mundo. La Rumba, una de las agrupaciones aficionadas que tenemos, categorizada a nivel provincial recientemente, también está en las Redes y en la televisión nacional porque ya enviamos los videos de esta agrupación. La Banda de Conciertos y la Sonora “Soles del Son” también tienen su momento preparado desde los patios de sus casas con videos para las Redes.

También la vanguardia artística se ha vinculado a las labores agrícolas una vez al mes, han apoyado, independientemente de su mayoría de edad, se han sumado a esta tarea porque se sienten con fuerzas, aficionados como Eliécer Aldana, Argelio y Cabreja, entre otros, se suman a este empeño.

En los escenarios que se necesite…

El movimiento de artistas aficionados se han sumado a las labores de Casa de Cultura y también a la siembra, entre ellos Jose, Eliécer y Argelio, todos de música-este último es uno de nuestros trovadores más destacados-.

Con el Fondo Cubano de Bienes Culturales hemos trabajado además para la identificación de las diferentes instituciones, en la Biblioteca de Felton y la de aquí, que gracias a su aprobación por la Delegación de Monumentos y la Comisión de Historia en el municipio, le cambiaremos el nombre a la Biblioteca Municipal por Mario Bayán Luna, el día 20 vamos a hacer el acto por el 85 aniversario de su fundación y por ello se dedican las actividades desde ahora hasta ese día a esa importante institución ya que no podemos realizar la Jornada de la Cultura, que era entre el tres y el nueve de mayo próximos.

Además, en los diferentes Consejos Populares se han insertado los instructores junto con el Consejo de Defensa y, en medio del aislamiento y con poca convocatoria de personas, ofrecen su arte.

Un primero de mayo diferente

Mañana 30 de abril estaremos celebrando el primero de mayo, unos desde sus casas, otros desde la guardia en las instituciones culturales y otros desde la agricultura. El mejor desfile va a ser un dúo en cada surco sembrando boniato, pero cumpliendo las medidas sanitarias pertinentes: ese será nuestro tributo a tan importante fecha, nuestra plaza es la casa, la producción, y luego nos sumaremos al aplauso a los médicos y todos aquellos que están en la línea roja para que todo salga adelante.

¡Quédense en casa, es lo que nos va a salvar!

El movimiento de artistas aficionados se han sumado a las labores de Casa de Cultura y también a la siembra. Foto: Cortesía de la entrevistada

Pasión por la danza

Por Bernardo Cabrera

Ella es de esas artistas que cuando se para en el escenario uno no puede dejar de mirarla. Sin importar si está entre más de 30 bailarines, si la ubican en la parte trasera del tabloncillo o si su papel es secundario, no podrás quitarle la vista.

Esa insólita atracción visual no tiene que ver con su belleza, técnica o estilo, sino con su fuerza interpretativa y su forma temperamental de danzar con el alma.

“Desde niña me hacía mucha ilusión bailar. No sabía que existía un tecnicismo ni una escuela y cuando entré me percaté de que no era tan fácil como pensaba. Aun así, me siguió gustando la idea en la medida en que aprendía más e incluso incursioné en otras manifestaciones artísticas como la pintura, pero creo que cada persona nace para algo y yo nací para la danza y este mundo que me ha abierto tantos horizontes.

Codanza, ¿destino o casualidad?

“Fue obra del destino porque yo trabajaba en el Conjunto Folclórico Nacional de Cuba, en La Habana, y tuve que venir a hacer el servicio social como profesora en la Escuela Vocacional de Arte. A Maricel Godoy se le ocurrió la idea de fundar una compañía y aunque al principio no fue tan placentero porque yo era joven y tenía otros horizontes y pensamientos, me comenzó a gustar tanto que después cuando intenté salir ya no pude.

“Codanza se convirtió de esa forma en mi familia, mi casa, es donde he crecido como bailarina, coreógrafa, persona, profesora y amiga. Aunque en ocasiones no me sienta complacida con algunas cosas y no haya tenido muchos papeles protagónicos, hago todo con la disciplina, rigor y exigencia que requiere cada puesta en escena. Llevo 28 años aquí y se dice fácil pero no lo es”.

¿Bailarina con inquietudes coreográficas?

“Sí, me tomó 15 años empezar a coreografiar y después me di cuenta de que cuando uno tiene esa inquietud tiene que exteriorizarla. Tengo muchas ideas en mente y cada cosa que me pasa provoca en mí nuevas inquietudes coreográficas, además de que pienso en todo: música, luces, dramaturgia.

“Coreografiar se ha convertido en una forma de expresarme y me gusta que cada obra tenga bases sólidas en la literatura, en las artes plásticas, y que se hilvanen en una sola. Entre mis creaciones están La memoria de un pez, basada en un poema de Kenia Leyva, y Estación para pensar, fundamentada en cuatro poemas holguineros”.

¿Danza y vida personal o danza contra vida personal?

“No te voy a negar que es difícil ser una buena bailarina y llevar una vida personal como madre, como esposa, pero no es imposible. Las dos cosas unidas te dan la fuerza para seguir adelante y son dos pasiones muy grandes y distintas que a la misma vez te catapultan para lograr lo que te propongas.

“Cuando eres feliz en lo personal también lo eres en lo profesional y eso balancea mejor tu vida. Aun siendo madre he podido y he hecho lo que he querido en el mundo de la danza como coreógrafa, como maestra, como bailarina, y en eso le debo mucho a mi familia”.

Quien te ve entregando el corazón en cada coreografía con tus gráciles músculos y ligereza de movimiento, no imagina que tu cuerpo ha transitado 45 calendarios, casi 30 de ellos dedicados a la danza.

“Bailo porque me gusta lo que hago, me siento con fuerzas y tengo el conocimiento corporal, intelectual y personal para hacer mi trabajo. A esta edad uno se siente supuestamente cansado, pero yo soy una bailarina con mucha resistencia y me siento en plenitud de capacidades físicas y mentales.

“La mayoría de las veces las limitaciones no las pone uno, sino que te las imponen otras personas. Ahora mismo quieres participar en cualquier concurso y la edad límite es de 35 años y por qué no se le puede dar la oportunidad a otras personas que están bailando bien sin importar la edad. Es verdad que la danza es un mundo muy corto y efímero, pero es triste que personas superiores a ti o la misma sociedad, ajenas a tu propio ser, te estén limitando antes de tiempo”.

¿No le temes al tiempo?

“Para nada. Cuando veo a los jóvenes bailarines que han llegado a la compañía siento que tenemos un futuro garantizado. Ellos son intrépidos, casi no piensan las cosas y tienen muchos deseos de hacer, de crear, de bailar. Por eso hay que darles la oportunidad y el espacio de que lo hagan, hay que ayudarlos y encaminarlos porque no tienen la experiencia que da los años y para eso estamos nosotros.

“Estoy consciente de que no soy una bailarina de grandes condiciones o grandes saltos, pero sí soy muy interpretativa y eso es lo que hace que me gane al público, aun cuando comparta la escena con bailarines más jóvenes que yo”.

¿Has pensado en el día en que le cerrarás el telón a la danza?

“Cuando me subo a un escenario siento algo mágico, vivo el momento con una intensidad increíble y es como si estuviera dentro de una burbuja. No sé si a todo el mundo le pasa igual, pero es maravilloso y único y eso se lo debo a la danza que en estos 28 años de vida artística me ha dado placeres, tristezas, me ha ayudado a recuperar alegrías, a sentirme cómoda conmigo misma.

“Te mentiría si te digo que alguna vez he pensado en abandonarla porque si llegara a suceder creo que una parte de mí quedaría oscura y en silencio. Es que de solo pensarlo me da tristeza porque cuando he tenido muchos problemas me he refugiado en la danza y ha sido un oxígeno para vivir más que mi trabajo y mi fuente de ingresos.

“Por eso voy a bailar hasta que quiera, esté o no en una compañía, porque yo solamente sé hasta dónde puedo llegar y cuándo quiero llegar. El día que no baile como profesional o ya no pueda moverme, lo seguiré haciendo en mi pensamiento y en mis sueños porque Vianky González Miranda ama y siempre amará a este sacrificado pero maravilloso mundo de la danza.

Jorge Hidalgo: Cuba es mi nganga

Por Erian Peña Pupo

En una entrevista con la crítica de arte canadiense Noella Neslody, el pintor, grabador, dibujante y escritor Jorge Hidalgo Pimentel (Obbá Oguniré) aseguró que él pinta “recuerdos y presagios” y que su trabajo lo hace sentirse“un esclavo representante de Dios”.

Foto del autor y Kevin Manuel Noya

Aquellos “presagios” visionados por Hidalgo (Santiago de Cuba, 1941) lo acompañan desde que nació en Santiago –él insiste en recordárnoslo como si sus orígenes fueran su mejor blasón, su santo y seña– “a las 5 y 20 de la mañana, boca arriba y con los ojos abiertos. Fue recibido en la luz por la comadrona Pancha La Negra (Iyá Leri). En el signo de Virgo, bajo la protección de Obatalá como santo de cabecera y Ogún como santo acompañante. Hijo de Federico, descendiente de asturiano y Altagracia (Cucusa) dominicana”. Todo en su obra de más de seis décadas parte de ese momento inicial en que Hidalgo aprehende la luz y se entrega a ella como un aprendiz, y también como un deudor.

Las primeras obras en el tiempo, firmadas a fines de la década de 1950, dejan entrever las potencialidades artísticas de aquel joven que unos años después, en 1962, entraría deslumbrado al estudio habanero del pintor Esteban Valderrama. Allí conoció el olor del aguarrás, la linaza, las variaciones de los óleos –¿bautismales?–, y aunque la visión académica de Valderrama no se adecuaba a su temperamento independiente, inquieto, la posibilidad de insuflar vida a sus criaturas lo atrapó para siempre. ¿Acaso no lo había atrapado ya desde aquellas primeras obras en tinta sobre cartulina o papel?

Aquellos fueron los años de la efímera revista Jigüe –en su duración, no en resonancias, como asegura Alejandro Querejeta Barceló, uno de sus creadores–, donde publicaron autores como Eliseo Diego, Cintio Vitier, Fina García Marruz y Nancy Morejón, y donde Hidalgo ilustró muchas de sus páginas, junto a Armando Gómez y Roger Salas. Aquellos fueron los años de la exposición Hacer ver, título tomado de un poema del surrealista Paul Eluard y que reunió en una pequeña sala del Colegio de Arquitectos de Holguín la obra de Hidalgo, Salas, Julio Méndez, Jorge González y Nelson García. Como palabras al catálogo, el poema “Felices los normales, de Roberto Fernández Retamar. Aquellos fueron también los años en que Hidalgo se encontró frente a los grabados de Francisco de Goya –Los caprichos, las Tauromaquias y los Desastres de la guerra– y mientras buscaba encontrarse a sí mismo y desentrañar su lenguaje, sus potencialidades creativas, iba poblando su obra de esos personajes “perplejos”, como él mismo los llamara, palpitantes, desvalidos, tercos en su plena orfandad.

La paleta de Hidalgo se volvió cada vez más austera, y desde esa época mantiene su recurrencia a los ocres, a las tierras tutelares, a las fulguraciones del magenta, los negros, a los chispazos de colores puros, a sus sorprendentes iluminaciones visuales. Y el dibujo se hizo gestual, espontáneo, sometido al sentimiento y a la intuición. Una gestualidad que permite una actitud desprejuiciada. El pincel ancho, casi seco, la espátula, los dedos y ocasionalmente la plumilla, le sirven de instrumentos. Y si Goya fue un deslumbramiento para Hidalgo, casi enseguida encontró la obra de Antonia Eiriz, Tapies, Saura, Schiele, Cuevas… De la mano también de Blake, Velázquez, Rembrandt…

Cuando se funda el casi mítico Taller de Grabados de Holguín, encabezado por Nelson García y Julio Méndez,Hidalgo empieza a trabajar la xilografía, mostrándose como un grabador preciso, imaginativo: la expresión –¿acaso americana?– dura visualmente, dramática en su esencia, goyesca, incluso grotesca y desatinada en el sentido de lo esperpéntico, el aparente desaliño que nos muestran sus xilografías, es capaz de trasmitir la intensa poesía del ser, que también nos entrega el Hidalgo escritor en sus poemarios. No es el suyo un traslado mecánico de su obra en tintas y dibujos a la madera, sino un ajuste de un estilo a la riqueza de texturas que la madera ofrece, con influencias del grabado japonés, Durero, y el expresionismo y neoexpresionismo alemán.

Posteriormente el acrílico se incorpora a su quehacer, así como el gran formato, el lienzo y el collage. Sus códigos visuales se tornan complejos, y aparecen figuras que aluden a elementos de la cultura nacional –lo afrocubano, específicamente– y su alcance míticoreligioso. Esta zona creativa quizá sea la más conocida del trabajo de Hidalgo Pimentel, lo que lo ha llevado a ser, varias veces,encasillado en la pintura de tema afrocubano. Pero en él no es pose, mucho menos propensión a modas; es asunción, después de una evolución que podemos palpar en toda la muestra; es gracia, luz.

En sus cuadros viven los orishas del monte: Elegguá, Oggún, Ochosí, Oko, Ayé, Changó, Allágguna Y los Eggun: Eléko, Ikús, Ibbayés… Pero también habitaFernando Ortiz; Lydia Cabrera; Cristo; Artemisia Gentileschi en cofradía con Teresa Centella Oyá, seduciendo a Olofin Changó; la Virgen de Barajagua; Mackandal; José Martí; San Lázaro; Ícaro; Santa BárbaraHay cubanía en cada obra, pero sin perder su proyección universal.

En las páginas iniciales de El monte, Lydia Cabrera subraya: “Persiste en el negro cubano, con tenacidad asombrosa, la creencia en la espiritualidad del monte. En los montes y malezas de Cuba habitan, como en las selvas de África, las mismas divinidades ancestrales, los espíritus poderosos que todavía hoy, igual que en los días de la trata, más teme y venera, y de cuya hostilidad o benevolencia siguen dependiendo sus éxitos o sus fracasos”. Hidalgo ha ido al monte, ha buscado sabiamente, encontrado. Estas divinidades ancestraleshan acompañado a Jorge Hidalgo en un vía crucis artísticoy espiritual a lo largo de seis décadas creativas. Cuba es su nganga, nos dice y como si no bastara, titula así uno de los cuadros de su obra.Nganga quiere decir muerto, espíritu. Y además, “misterio. Y ese misterio lo acompaña, lo protege y nos lo devuelve como uno de nuestros creadores más originales (artículo publicado originalmente en el sitio web de la Asociación Hermanos Saíz).