Apuntes para una historia

Por Julio César

No solo para el disfrute del arte de elevada factura, que se produce bajo la influencia peninsular, es concebida la Fiesta de la Cultura Iberoamericana; el prominente evento deviene además en plataforma imprescindible para el intercambio científico y académico de quienes disfrutamos del prolífero legado hispánico.

Al cuarto de siglo arriba durante esta edición la cita más importante en materia cultural que se realiza en el segundo semestre del año y, para la mañana de este viernes 25 de octubre, el marco fue propicio para intercambiar en torno a los derroteros actuales de la comunicación.

Fotos: Wilker López

La Casa de Iberoamérica, corazón de la Fiesta…, devino en escenario para la literatura, por tal motivo el centro de la mañana fue la presentación del texto “Relaciones Públicas. Apuntes para una historia”, del uruguayo Román Pérez Senac (1931-2013).

“Aprovechamos el marco de la fiesta para presentar este libro que guarda intrínseca relación con el evento, y que además es una especie de guía, no solo para el comunicador, sino para cualquier persona, por la importancia que revisten las RP en el contexto actual”, destacó José Enrique Agüero Pérez, presidente de la filial en Holguín de la Asociación Cubana de Comunicadores Sociales.

Como un material de necesaria consulta para los relacionistas públicos, por la rica documentación y el estilo ameno que lo caracterizan, catalogó Magdaleinis Serrano Rodríguez, presentadora del libro surgido a partir de una sugerencia, que en breve se convirtió en una “obra histórica monumental” bajo la autoría de quien se considera el “gran Maestro de las Relaciones Públicas Iberoamericanas”.

Doctor Honoris Causa de la Universidad de San Martín de Porres (Lima, Perú); Presidente Honorario del Forum Internacional de Comunicación y Relaciones Públicas de la Universidad Complutense de Madrid; presidente en nueve ocasiones de la Confederación Interamericana de RRPP (CONFIARP) y consejero permanente de esta organización hasta su muerte; y ganador del Premio Nacional de Relaciones Públicas en España y Argentina, son algunos de los méritos que ostenta Román Pérez Senac, sin dudas un referente dentro de esta materia dentro del plano comunicológico.

La mañana fue propicia además para que la Asociación realizara la venta de otros textos relacionados con la temática que les compete, todos ellos pertenecientes a la Editorial Logos, entre ellos Logotipos y fondos gráficos: dos tipologías de signos identificadores (2012), de Norberto Chávez y Arnulfo Espinosa; Marcas (2015), bajo la autoría de Arnulfo Espinosa; Planeación de mercadotecnia en la empresa cubana (2009), firmado por Ángel Ramón Hernández Gómez; y Dirección de los procesos creativos (2012), de Eduardo Bosch Jhones.

“Qué mejor lugar que la casa Ibero para presentar este libro, volumen con datos signicativos sobre la disciplina, con un recuento por varios países de América Latina, e Iberoamérica en general”, apuntó Magdaleinis Serrano sobre este recuento de 50 años de RP en nuestra región, el texto se presentó por primera vez en el marco de la CONFIARP, el 26 de septiembre, coincidiendo con el día del relacionista público, además de ser “de obligada consulta para todo el que está interesado en el ámbito de la comunicación”.

Artes visuales en la Ibero

Por Erian Peña Pupo

No todo es risa

Osvaldo Gutiérrez Gómez, Osval, nos recuerda –desde el propio nombre de su exposición– que el humor gráfico no solo ha explorado lo meramente lúdico, sino que se adentra con éxito en otras zonas para hacernos reflexionar y cuestionarnos más de una vez.

Fotos: Wilker López

No todo es risa, expuesta en la Casa de Iberoamérica, se detiene en el trabajo de Osval con la ilustración de tema político, medioambiental y social. Esos parecen interesarle mucho al artista y nos demuestran que el periodismo gráfico, cuando porta mucho de arte en sí, no pierde en la llamada inmediatez característica de las publicaciones periodísticas.

Este “nuevo estilo de hacer humor”, surgido en las páginas de The New Yorker, parte de la sátira para reflejar la actualidad política y social, y en Cuba se entronca con una tradición que viene desde Blanco, Valls, Massaguer, Maribona,  Avela, René de la Nuez, David…

Osval se inserta en esa tradición por derecho propio. La situación del emigrante, la degradación del medioambiente, diferentes contextos y situaciones políticas, la tecnología, la guerra… hayan contextualización en su trabajo, evidente en esta muestra y en piezas como “Libros y rifles”, “Puente no muros”, “Solicitud de amistad” y “Morbo”.

Falco, fotógrafo además de caricaturista, trabaja en el periódico Invasor, en Ciego de Ávila, y colabora frecuentemente con el suplemento Dedeté, en las páginas del diario Juventud Rebelde, y en la Mesa Redonda, fundamentalmente abordando el tema del bloqueo.

Las palabras de apertura las realizó su colega Falco, Carlos Alejandro Falcó, también de Dedeté.

“Osval es un pensador, un artista de visión muy aguda, que con su estilo ya establecido, logra llegar rápidamente a los espectadores. Es un autor muy productivo. Trabaja mucho, y a nosotros desde Dedeté nos encanta recibir obras de él”, expresó Falco.

Expo-cuento sobre lienzo

Como parte también del espacio Las artes plásticas en Iberoamérica, Lissett Fardales, de Sancti Spíritus, muestra Expocuento sobre lienzo, en la Biblioteca Provincial “Alex Urquiola”.

Las piezas parten de la aparente ingenuidad del arte naif para adentrarnos en el mundo de la campiña y los mitos populares, que conforman el imaginario social de los pueblos.

Un total de seis coloridas obras, realizadas en acrílico sobre lienzo, pueden apreciarse en la planta baja de la Biblioteca en las jornadas de esta Fiesta Ibero: “La culebra debajo de la piedra”, “El mulo y la yunta de bueyes”, “Las guineas jaspeadas”, “Al camaleón le sale la envidia”, “El baile de los murciélagos” y “Donde el mundo se acaba”.

En la inauguración de la muestra compartieron su trabajo los actores de Palabras al viento, con dirección de Fermín López, quienes presentarán próximamente, en el escenario del Teatro Eddy Suñol, la obra Bodas de sangre, del español Federico García Lorca.

De vinos y bulerías

Por Thalia Ruiz Desdín

Para recordar las raíces y cultura española, llega por décima oncena vez a la Fiesta Iberoamericana el Centro Cultural Ibérico, con sede en el Museo Provincial La Periquera y a desarrollarse del 24 al 27 de octubre.

La compañía camagüeyana de fusión flamenca Andarte llega a la Ciudad de los Parques por segunda ocasión consecutiva para participar en el evento. Beatriz Alejo, directora en funciones y coreógrafa, comentó que quedaron tan emocionados con el evento el año pasado que este decidieron venir a la jornada completa.

“Este espacio representa una forma de conocer cómo se desenvuelve el movimiento ibérico en Cuba a través de las diversas manifestaciones que presentan los holguineros e invitados al evento; de esta forma, tuvimos la posibilidad de conocer el trabajo de la Steel Band del Cobre”, agregó.

Fotos: Wilker López

En el marco de las festividades las academias de baile flamenco Renacer y Encuentro celebran su primer aniversario de creadas con la presentación de los espectáculos “Mi primer Olé” y “Por Bulerías”, respectivamente. Otras compañías como Alas y Monidans también compartirán sus creaciones.

Por otro ámbito, Mercedes Lores, organizadora del Centro Cultural Ibérico desde sus inicios, notificó que este año se celebra ya el Décimo Festival Iberoamericano de vinos artesanales y, en honor a ello, se exponen los mejores vinos producidos por las diversas comunidades holguineras. Además, el domingo toda persona que visite el patio de La Periquera podrá degustar de platos típicos de comida española a partir de la presentación del concurso “La cocina en Iberoamérica”.

También las agrupaciones Cuba Andaluz, Folk Arte Tres CC y Son Holguín se encargarán de poner la música durante estas noches iberoamericanas.

Congreso de Pensamiento: El Caribe en Iberoamérica

Por Vanessa Pernía Arias

El Caribe es, sin dudas, una de las regiones del mundo en la que se dieron cita y encuentro las más diversas civilizaciones, etnias, nacionalidades y culturas; para dar lugar a lo que el escritor barbadense George Laming ha llamado la civilización caribe. Existe pocos espacios tan plenos de diversidad, heterogeneidad cultural y donde se cumplen tantas semejanzas, como en esta región a la que pertenecemos por antonomasia los cubanos.

Fotos: Wilker López

De modo que se puede afirmar que la multiplicidad de identidades culturales han conformado la posibilidad de reconocernos en una suerte de identidad supranacional, en la que, advirtiéndose las diferencias, semejanzas condicionadas por procesos históricos y claves identitarias, como, por ejemplo, la impronta africana, etc., nos hacen reconocer cuánto en lo propio está lo diverso, la raíz común que encontramos en la historia del colonialismo, la esclavitud, el cimarronaje, la rebeldía, el mito, la leyenda, la fe compartidas, el florecimiento de un arte y una literatura que han ido conformando nuestro perfil universal… O como decía Martí: “La cercanía espiritual y dolorosa entre antillanos”.

Es el Caribe, precisamente, y las diferentes influencias culturales que se manifiestan en nuestro país y en el área, una de la razones que convoca este año el XIV Congreso Iberoamericano de Pensamiento, espacio que abrió sus sesiones en el Hotel Pernik con las palabras de apertura del Dr. C. Eduardo Ávila Rumayor, presidente del Comité Organizador de la Fiesta de la Cultura Iberoamericana y director de la Casa de Iberoamérica.

Con el título “De Iberoamérica y Cuba. Portadores de la esencia caribeña” se realizó el panel inaugural de esta edición del Congreso de Pensamiento, al que asistieron autoridades políticas y gubernamentales de Holguín, moderado por la reconocida investigadora MsC. Haydeé Toirac Maique e integrado por el Dr.C Carlos Antonio Lloga Domínguez, investigador de la Casa del Caribe; el Dr.C Omar Guzmán Miranda y la Dra. Tamara Caballero Rodríguez, ambos profesores titulares de la Universidad de Oriente, en Santiago de Cuba.

Los panelistas reconocieron de manera especial la labor de José Martí y Don Fernando Ortiz en la conformación del corpus identitario nacional. Asimismo, profundizaron en aspectos fundamentales del Caribe que influyen en la identidad cultural cubana, como la religión, el lenguaje, las diferentes etnias, la gastronomía, entre otros. Así como otros elementos sociológicos que marcan una pauta definitoria en la conformación caribeña, como son la geografía, la economía, la política y “el pensamiento del sur”, divergente del pensamiento colonizador del norte, como una vía para la integración, la dialéctica, la inclusión y la emancipación de lo humano hacia la construcción de una nueva realidad social.

Con sus sesiones permanentes en el Hotel Pernik hasta el próximo día 27, se prevé en el XIV Congreso Iberoamericano de Pensamiento otorgar el Premio José Manuel Guarch del Monte 2019, se presentará el segundo número de la revista Guayza y se debatirán temas como las relaciones Cuba y Estados Unidos, las políticas públicas, la desigualdad y la violencia de género en América Latina y el pensamiento social y la identidad de nuestros pueblos.

UNA Y MIL VECES

Por Julio César

Cuando todavía resonaban las últimas palmadas de la ovación ocasionada por su anterior concierto en el mismo escenario, se escuchó la primera nota, sutil, divina, a la medida de ese Ave María que compuso Schubert, y que en los dedos de Frank Fernández hace devoto al más ateo.

Fotos: Wilker López

Cómo olvidar esa noche de lujo que cerró hace menos de dos años la 23 Edición de la Fiesta de la Cultura Iberoamericana, mucho menos si este jueves 24 de octubre, es el propio virtuoso quien retorna a su tierra para inaugurar el cuarto de siglo al que arriba el evento más prominente de la provincia en el segundo semestre del año, para la ocasión a través del Gran Concierto “De Holguín para Iberoamérica”. No podía ser menos y, con la Sala Raúl Camayd, del Teatro Eddy Suñol, abarrotada, se dejó escuchar el exquisito repertorio de la velada, imperceptible en cuanto a extensión, dado su notable atractivo. Piezas relevantes del pentagrama nacional e internacional acariciaron los sentidos, entre ellos La tarde y Perla marina, ambas de Sindo Garay, Júrame, de María Grever, la indispensable Comparsa, de Lecuona, o Esta tarde vi llover, de Manzanero, en la voz de Yuri Hernández, así como otras de la autoría del propio Frank, por solo citar algunas que devinieron homenaje a la Prima Ballerina Assoluta Alicia Alonso.

La Orquesta de Cámara, o el Orfeón Holguín, fueron el resto de los invitados que sumaron a la propuesta sui generis, donde marcó momento especial la simbiosis entre el talento musical y el danzario, este último a cargo de la Compañía de Danza Contemporánea “Codanza”; ver bailar a esta institución de la cultura holguinera es todo un privilegio, y si a ello se suma el virtuosismo del Maestro Fernández al piano, entonces el apelativo más pequeño para la noche sería: única.

Fundado en 1964 por la maestra Ana Arriaza, el Orfeón Holguín ha colaborado desde sus inicios con el Teatro Lírico Rodrigo Prats en zarzuelas y operetas. Desde 1996 está bajo la dirección de María F. Aldana, participando en diferentes encuentros y certámenes como el Festival Internacional de Coro en Santiago de Cuba y La Habana, el Festival de Música Sacra, entre otros.

Actualmente bajo la batuta del Maestro Oreste Saavedra, la Orquesta de Cámara de Holguín se encuentra a la vanguardia de la música de conciertos en nuestra provincia. En su haber constan la participación en diversos eventos de connotación local y nacional, entre los que se encuentran la Jornada de Conciertos del territorio, o el 10mo Festival Nacional de Música de Cámara, demostrando en cada escenario su sobrado profesionalismo interpretativo. Desde su fundación, por Harold Ricardo Corella, y su primera presentación en 2008, ha incorporado un repertorio de obras de alto rigor de los estilos europeo, latinoamericano, y la música cubana.

Obra consolidada y en estrecha relación con el principal escenario de la Ciudad de los Parques, ostenta el tenor Yuri Hernández Gómez (Holguín, 1978). Desde que debutó en 1995, su talento y profesionalismo lo han ubicado entre los intérpretes más importantes del canto lírico en nuestro país: Lola Cruz y María la O, de Lecuona; Los Gavilanes, de Jacinto Guerrero; Cavalleria Rusticana, de Pietro Mascagni, son algunas obras que dan fe de ello.

Sinónimo de plena cubanía es la obra del maestro Frank Fernández (Mayarí, Holguín, 1944), para quien la patria es ascensión, crecimiento, necesidad; mientras va de la mano de Manuel Saumell, Ignacio Cervantes, o Ernesto Lecuona. Graduado del famoso Conservatorio Tchaikovski de Moscú, Fernández ha compuesto más de 650 obras para diferentes formatos, entre ellos coros, orquestas sinfónicas, de cámara, cine, televisión, etc.

Premio Nacional de Música, Medalla Presidencial “Alexander Pushkin”, Maestro de Juventudes, Doctor Honoris Causa por varias casas de altos estudios, constan entre los disímiles reconocimientos y premios, ínfimos en comparación con el cariño y la admiración de su pueblo querido, ese mismo que le recibe con sobrado entusiasmo en cada ocasión, y que en el caso de Holguín, cada vez perpetúa en una ovación la visita de uno de sus hijos más ilustre.

Al momento tan especial no podían dejar de asistir las principales autoridades políticas, gubernamentales y culturales de la provincia, quienes se encargaron de agasajar al destacado compositor: de manos del presidente de la Fiesta Ibero, Eduardo Ávila Rumayor, el maestro Fernández recibió la distinción Casa de Iberoamérica; por su parte, la Empresa Provincial Comercializadora de la Música y los Espectáculos “Faustino Oramas” y la Dirección Provincial de Cultura en Holguín, entregaron reconocimientos al prominente intérprete y compositor, asimismo, el Teatro Eddy Suñol, le confirió la distinción que lleva el nombre del más importante escenario de la Ciudad de los Parques.

Veinte piezas que no sacian, pero apaciguan la sed, en una noche interminable, y es que con Frank al piano, y tú a mi lado, una y mil veces repetiría.

Nelson Domínguez: Mi amiga Alicia, siempre

Por Vanessa Pernía Arias y Erian Peña Pupo

Un homenaje póstumo del pueblo y la cultura holguinera a la prima ballerina assoluta Alicia Alonso un día después de su partida, constituyó la inauguración de la exposición Mi amiga Alicia, del reconocido artista Nelson Domínguez, en la sala principal del Centro Provincial de Arte.

Lejos estaba de suponer Nelson Domínguez (Baire, Santiago de Cuba, 1947) que, mientras montaba las piezas de su exposición lo llamarían para confirmarle la fatídica noticia. “Muchos no disfrutamos el tiempo vivido en la contemporaneidad con grandes figuras y confundimos en ello su fama social con su verdadera naturaleza. Siento orgullo de haber sentido la proximidad que nos tocó vivir a mi generación; conocer a los grandes pintores, a los que guardo en sagrado recinto. Así también apareció Alicia en mi camino. La he pintado y la pintaré, porque de su grandeza se nutre la cultura de la nación cubana y universal”, asegura.

En la inauguración, una de las más concurridas de los últimos años en el Centro Provincial de Arte, alumnos de danza de la Escuela Vocacional de Arte “Raúl Gómez García” interpretaron fragmentos de obras que marcaron la carrera de Alicia: Giselle, Carmen, Coppélia, El lago de los cisnes… como un homenaje de las instituciones culturales a la fundadora, en 1948, de la compañía con su nombre, base del Ballet Nacional de Cuba y de la famosa Escuela Cubana de Ballet.

Nelson Domínguez, Premio Nacional de Artes Plásticas 2019 y una de las firmas más reconocidas de las artes visuales contemporáneas en nuestro país, se acerca a la Alicia bailarina: “Esta es una muestra un poco monográfica, que está hecha para un público que debe relacionar todo con Alicia. Hay una dosis figurativa muy fuerte, que no es exactamente la forma. Yo la veo como lo que es ella, como una bailarina. Una gran bailarina vista por un pintor”.

La exposición está compuesta por 60 piezas, la mayoría realizadas con su impronta expresionista en técnica mixta sobre tela, pero también en papel manufacturado, serigrafía, resina, madera… Entre ellas “Alicia, ave nacional”, firmada en 1998: Primero fue el nacimiento de una amistad”, rememora Nelson. “Un día fui a verla de bien cerca para proponerle la idea del retrato. Lo hice y al final de aquel encuentro, después que yo había partido de su oficina en el Ballet Nacional de Cuba, ella le preguntó a Miguel Cabrera, cómo era yo, pues había sentido el peso de mi mirada escudriñando detalles. Entonces supe que ella para ver no necesitaba de sus ojos. Alicia me bautizó, un día, como “El Amigo”, para orgullo mío”.

Mi amiga Alicia llega a Holguín desde Santiago de Cuba, como parte del espacio Lote, dedicado a las artes visuales en la Feria Iberoamericana de Artesanía Iberoarte 2019, de la Jornada por la Cultura Cubana y de la Fiesta de la Cultura Iberoamericana, que iniciará el próximo 24.La muestra, que estará un mes en Holguín, luego será exhibida en las provincias de Granma, Las Tunas, Matanzas, Pinar del Río y el Municipio Especial Isla de la Juventud, lugares dondedebe contar con nuevas obras, como ha sido habitual en las muestras anteriores.

“Pareciera que fue concebida especialmente por el suceso, pero no es así, pues ya se ha presentado en ocho provincias desde el pasado año. No es un día de tristeza, sino de alegría; somos afortunados de haber tenido entre nosotros a este fenómeno de la danza mundial”, añade Nelson sobre la muestra, realizada con curaduría de la Galería Los Oficios, el Centro Provincial de Arte, el FCBC, el propio artista y la especialista Anette Rodríguez Reyes.

Nelson Domínguez, además del Premio Nacional de Artes Plásticas 2019 por su trayectoria y aportes a las artes visuales, es miembro de la Uneac y de la Asociación Internacional de Artistas Plásticos (AIAP) y posee las órdenes por la Cultura Nacional y Alejo Carpentier.Cursó estudios en la Escuela Nacional de Arte entre 1965 y 1970 y ejerció allí como profesor hasta 1985. Ha sido, además, profesor y jefe de Departamento de Pintura del Instituto Superior de Arte (Isa).

Miradas plásticas a Holguín en su 300 aniversario

Por Erian Peña Pupo

Diversas maneras de aproximarse a la ciudad –la urbe como constructo físico, arquitectónico, pero también espacio simbólico, mental– integran la exposición colectiva Holguín cumple 300, inaugurada recientemente en la galería Fausto Cristo de la Uneac provincial.

Fotos: Wilker López

En buena medida, viene a ser el naif Rolando Pavón el más urbano de los artistas holguineros. Pintor autodidacta, su obra –como coloridas estampas holguineras que recalcan cuestiones identitarias– refleja los temas populares de la cotidianidad precisamente en el entorno urbano: edificaciones, actos políticos, oficios citadinos, fiestas populares, como los carnavales, las Romerías de Mayo… están presentes en sus piezas, dos de las cuales se exponen en Holguín cumple 300: “Llegó el habanero” y “Hacia el futuro”.

Por otra parte, encontramos a Eduardo Leyva Cabrera, uno de los artistas en que lo citadino –esta vez desde las posibilidades “constructivas” de la abstracción geométrica– ocupa una dimensión casi palpable. Andamiajes, estructuras metálicas, arquitectónicas… caracterizan piezas como “Ciudad perdida” y “Barrio gris”, ambas de 2012. En esta muestra, con curaduría y museografía de la MsC. Anette María Rodríguez Reyes, Eduardo Leyva expone un cuadro, algo más “cálido” que las anteriores obras, con el título “Interacción”.

Por demás hay cierta “urbanidad” holguinera en las piezas de Ernesto Blanco Sanciprián; en las “provocaciones” de Yovani Caisé Almaguer; en Javier Erid Díaz Zaldívar; en las obras instalativas y el trabajo en metal de Dagoberto Driggs Dumois, que remiten al batey azucarero, al central, y que en la exposición de marras está presente con “Un paseo por la isla”; en las estilizadas mujeres, digamos que citadinas, de Ernesto Ferriol; en las “animaciones urbanas” de Armando Gómez Peña; en piezas de Ronald Guillén Campos; en los lienzos y las intervenciones, performances, happening, de Rubén Tomás Hechavarría Salvia; en la obra de Ramiro Ricardo, Wellis Peña, Miguel Ángel Salvó, Víctor Manuel Velázquez… Pero no me refiero a una urbanidad holguinera per se, prácticamente irreconocible en el quehacer de estos artistas, sino a una mirada urbana al hecho creativo en esencia. Hay urbanidad en sus piezas, está claro, pero no es una mirada a la ciudad de Holguín.

En Holguín cumple 300 –más personal o más explícita la motivación y el homenaje–, destacan varias piezas, entre ellas: “Paisaje urbano” y “Cronopio”, acuarelas sobre lienzo de Víctor Manuel Velázquez, donde esa urbanidad prefijada desde el título en la primera obra, queda estrechamente marcada, asociada, por los elementos naturales (aves, plantas) que la condicionan y que identifica la mirada poética y surrealista de Víctor Manuel; una hermosa pieza, “S/T”, de Wellis Peña, donde la citadino se da más bien por algunas figuraciones: mecanismos, engranajes, piezas mecánicas; “Visión caribe”, obra mixta del maestro Jorge Hidalgo Pimentel; “Bajo un volcán dormido”, atractiva pieza de María del Pilar Reyes, pastel sobre cartulina con la Loma de la Cruz, símbolo urbano de Holguín, de fondo; una pieza de la serie Telos, en ocres y dorados, donde Hennyer Delgado Chacón se acerca a la ciudad, anclada en el valle, desde cierta altura, al parecer desde uno de los edificios más altos de la urbe, que no supera los 12 pisos; y Juan Carlos Anzardo, en una pieza mixta sobre masonite, “S/T”, que distingue la creación de este artista holguinero.

Integran además la muestra: Pady Hill Pupo, con “300”, grafito y lápiz blanco sobre cartulina; Ernesto Ceballos Hernández, con “S/T”, grafito sobre lienzo; Asiris Riverón, con “Alas al tiempo”; y Yolanda Rodríguez Hernández, con “Homenaje a Naná”, acrílico sobre lienzo. Todos ellos de una manera u otra, tributan a la ciudad de Holguín en su 300 aniversario.

Holguín, ínsula embrujada

Por Julio César

No hay holguinero que dude de la magia de su tierra, ya sea encanto o embrujo, me atrevo a ir más allá, pues no solo el que aquí nació se siente atrapado, sino también el visitante, que como el mismísimo Colón, cayó rendido ante la tierra más hermosa que ojos humanos vieran.

Fotos: Wilker López

Holguín, ínsula embrujada, es el texto que nos propone la Editorial Cuadernos Papiro con motivo de los 300 años del pueblo de este pueblo.

En los predios de la Feria Iberoamericana de Artesanía “Iberoarte”, el Recinto Ferial Expo Holguín devino durante la tarde de domingo 20 de octubre, Día de la Cultura Cubana, en escenario propicio para la presentación de este libro que constituye una oda a la ciudad, nuestro terruño.

Como “un equipo de brujos especializados en traer a la luz maravillas del papel” catalogó el poeta Ronel González, al colectivo de Cuadernos…, quienes “concretan este proyecto en página impresa con técnicas de finales del siglo XIX y principios del XX que aún fraguan en plomo nuestras creaciones”, aseveró el escritor holguinero que incluye una de sus poemas en el libro, que además le da título.

“Este es un homenaje a la ciudad y a la nación de Martí y de Fidel, desde las familiares páginas que evocan ilustraciones recurrentes, sitios tan nuestros, tan necesarios para el holguinero como un sorbo de agua, como el aire. Uno de los grandes deberes del ser humano es honrar el lugar donde se nace”, apuntó González.

El encomiable trabajo que desde 2001 realiza la editorial no podía ser menos para esta edición donde se incluyen además poetas holguineros de renombre como Lalita Curbelo Barberán, Lourdes González Herrero, Gilberto González Seik, Alejandro Fonseca Carralero, y Quintín Ochoa.

Sobre la polémica de los últimos tiempos para insertar o no texto en un libro-arte se refirió el diseñador de Cuadernos… José Emilio Leyva, que además enfatizó en la apuesta del colectivo por emplear la palabra escrita dentro de esta edición: “Elaboramos el papel en función del libro, en este caso quisimos lograr uno que representara a Holguín, para ello utilizamos el mineral de Moa y se logró este tono arena, sepia; además se emplean iconos, símbolos y lugares identitarios de la ciudad en las ilustraciones, entre ellos la Loma de la Cruz o el Parque Calixto García. La portada es sencillamente algo emblemáticode nuestra ciudad, El Aldabón. Este texto es resultado no solo del trabajo de una persona, sino de un equipo, pero es necesario resaltar una persona que es bien importante para nosotros y que hoy no nos acompaña, Tatiana Zúñiga”, apuntó Leyva.

A la jornada vespertina asistieron las principales autoridades culturales de la provincia, cuando se destacó además que la presente es solo la primera edición del texto, pues se pretenden realizar otras bajo el mismo nombre, pero donde se contengan otros creadores que de igual forma hayan homenajeado a su terruño dentro de su obra.

Con motivo del Día de la Cultura Nacional se realizó este adelanto, pues la presentación oficial se será en abril de 2020, con motivo del Aniversario 300 del Pueblo de Holguín.

Por su parte Gilberto González Seik, antes de leer el poema que se incluye en el texto, recordó las palabras de nuestro presidente Miguel Díaz-Canel, quien expresara que el rostro más lindo de Holguín es su cultura: “una ciudad urbanística y arquitectónicamente puede ser hermosa, pero necesita para encantar como la nuestra, el rostro que le dan sus artistas, esa magia que se une a su historia y la forma en que la inventamos, fabulamos, nos la imaginamos”

La Fiesta va por la Casa

Por Rosana Rivero Ricardo

El homenaje a Armando Hart Dávalos, José Manuel Guarch del Monte y a quienes han aportado al desarrollo del proyecto de la Casa de Iberoamérica inició la celebración por los 26 años de esta institución, en la jornada del 23 de octubre, vísperas del inicio de la XXV Fiesta de la Cultura Iberoamericana, principal evento que esta auspicia.

Trabajadores de la Casa, encabezados por su director, Eduardo Ávila Rumayor, depositaron una ofrenda floral en la tarja que recuerda la instauración de la Plaza de Iberoamérica el 25 de octubre de 1993, en el Parque Carlos Manuel de Céspedes (San José).

Fotos: Wilker López

En la jornada se develó además la tarja en saludo a la XXV Fiesta de la Cultura Iberoamericana, sencillo, mas relevante modo de “inscribir la historia en los muros y en el corazón de la casa”, como adujo Ávila Rumayor.

 

La tarde acogió la entrega de reconocimientos que la Casa de Iberoamérica concedió a personalidades de la cultura e instituciones del territorio que han contribuido al devenir de este proyecto. A su vez, la Casa recibió el agasajo de la Dirección Provincial de Cultura, la Empresa Comercializadora de la Música y los Espectáculos y la Sucursal de ARTEX en Holguín.

Proyectar a Holguín hacia Cuba y el mundo, como territorio donde se tejen los lazos de hermandad entre los pueblos iberoamericanos a través de su cultura, será el objetivo principal de la Casa y su Fiesta que del 24 al 30 de octubre acogerá a más de 160 participantes de 16 países.

El aniversario 180 del Mayor General Calixto García, el 60 de la desaparición física de Camilo Cienfuegos, el 300 del pueblo de Holguín y el centenario del fallecimiento del escritor Benito Pérez Galdós son algunas de las motivaciones de este suceso.

Días de Iberoarte

Por Rosana Rivero Ricardo

Inmensa acogida de público y la ampliación de los espacios de comercialización, caracterizan la XVIII edición de la Feria Internacional de Artesanía IBEROARTE que auspicia el Fondo Cubano de Bienes Culturales (FCBC) en Holguín del 11 al 27 de octubre, en sus tradicionales sedes del Recinto Ferial Expo Holguín y la Plaza de la Marqueta.

 

Fotos: Wilker López

Apertura de lujo tuvo el evento con el desfile La reina de las operetas del diseñador Alejandro de la Torre, del Teatro Lírico Rodrigo Prats, donde se exhibieron los vestuarios de La Viuda Alegre, instante amenizado por solistas de esta prestigiosa institución cultural, previo al estreno de la obra en noviembre próximo.

En el segundo espacio de comercialización artesanal más importante de Cuba, el público ha disfrutado de diversas propuestas de más de 60 creadores de Perú, Colombia, Guatemala, México, Costa Rica, India y España; así como de 44 artesanos de nueve provincias de Cuba.

Resalta por su novedad y acogida el proyecto Decoración, el cual propone, en carpas diseminadas en el patio de Expo Holguín, la comercialización de mobiliario, luminarias, cristalería y muebles sanitarios, resultado de la colaboración entre España, Costa Rica y México.

Entre las actividades colaterales del suceso sobresalen la inauguración de la exposición en homenaje a Alicia Alonso del artista de la plástica Nelson Domínguez en el Centro de Arte, como parte del evento LOTE, y la presentación del libro arte que Cuadernos Papiro consagra a los 300 años del pueblo de Holguín, con poemas dedicados a la vida espiritual y material de la ciudad.

El evento, que se inserta dentro de la XXV Fiesta de la Cultura Iberoamericana, está dedicado a la manifestación textil; Trinidad como Ciudad Artesanal de Cuba; Gibara, por su movimiento creador vinculado al turismo y a los 300 años del pueblo de Holguín.