Miradas plásticas a Holguín en su 300 aniversario

Por Erian Peña Pupo

Diversas maneras de aproximarse a la ciudad –la urbe como constructo físico, arquitectónico, pero también espacio simbólico, mental– integran la exposición colectiva Holguín cumple 300, inaugurada recientemente en la galería Fausto Cristo de la Uneac provincial.

Fotos: Wilker López

En buena medida, viene a ser el naif Rolando Pavón el más urbano de los artistas holguineros. Pintor autodidacta, su obra –como coloridas estampas holguineras que recalcan cuestiones identitarias– refleja los temas populares de la cotidianidad precisamente en el entorno urbano: edificaciones, actos políticos, oficios citadinos, fiestas populares, como los carnavales, las Romerías de Mayo… están presentes en sus piezas, dos de las cuales se exponen en Holguín cumple 300: “Llegó el habanero” y “Hacia el futuro”.

Por otra parte, encontramos a Eduardo Leyva Cabrera, uno de los artistas en que lo citadino –esta vez desde las posibilidades “constructivas” de la abstracción geométrica– ocupa una dimensión casi palpable. Andamiajes, estructuras metálicas, arquitectónicas… caracterizan piezas como “Ciudad perdida” y “Barrio gris”, ambas de 2012. En esta muestra, con curaduría y museografía de la MsC. Anette María Rodríguez Reyes, Eduardo Leyva expone un cuadro, algo más “cálido” que las anteriores obras, con el título “Interacción”.

Por demás hay cierta “urbanidad” holguinera en las piezas de Ernesto Blanco Sanciprián; en las “provocaciones” de Yovani Caisé Almaguer; en Javier Erid Díaz Zaldívar; en las obras instalativas y el trabajo en metal de Dagoberto Driggs Dumois, que remiten al batey azucarero, al central, y que en la exposición de marras está presente con “Un paseo por la isla”; en las estilizadas mujeres, digamos que citadinas, de Ernesto Ferriol; en las “animaciones urbanas” de Armando Gómez Peña; en piezas de Ronald Guillén Campos; en los lienzos y las intervenciones, performances, happening, de Rubén Tomás Hechavarría Salvia; en la obra de Ramiro Ricardo, Wellis Peña, Miguel Ángel Salvó, Víctor Manuel Velázquez… Pero no me refiero a una urbanidad holguinera per se, prácticamente irreconocible en el quehacer de estos artistas, sino a una mirada urbana al hecho creativo en esencia. Hay urbanidad en sus piezas, está claro, pero no es una mirada a la ciudad de Holguín.

En Holguín cumple 300 –más personal o más explícita la motivación y el homenaje–, destacan varias piezas, entre ellas: “Paisaje urbano” y “Cronopio”, acuarelas sobre lienzo de Víctor Manuel Velázquez, donde esa urbanidad prefijada desde el título en la primera obra, queda estrechamente marcada, asociada, por los elementos naturales (aves, plantas) que la condicionan y que identifica la mirada poética y surrealista de Víctor Manuel; una hermosa pieza, “S/T”, de Wellis Peña, donde la citadino se da más bien por algunas figuraciones: mecanismos, engranajes, piezas mecánicas; “Visión caribe”, obra mixta del maestro Jorge Hidalgo Pimentel; “Bajo un volcán dormido”, atractiva pieza de María del Pilar Reyes, pastel sobre cartulina con la Loma de la Cruz, símbolo urbano de Holguín, de fondo; una pieza de la serie Telos, en ocres y dorados, donde Hennyer Delgado Chacón se acerca a la ciudad, anclada en el valle, desde cierta altura, al parecer desde uno de los edificios más altos de la urbe, que no supera los 12 pisos; y Juan Carlos Anzardo, en una pieza mixta sobre masonite, “S/T”, que distingue la creación de este artista holguinero.

Integran además la muestra: Pady Hill Pupo, con “300”, grafito y lápiz blanco sobre cartulina; Ernesto Ceballos Hernández, con “S/T”, grafito sobre lienzo; Asiris Riverón, con “Alas al tiempo”; y Yolanda Rodríguez Hernández, con “Homenaje a Naná”, acrílico sobre lienzo. Todos ellos de una manera u otra, tributan a la ciudad de Holguín en su 300 aniversario.

Holguín, ínsula embrujada

Por Julio César

No hay holguinero que dude de la magia de su tierra, ya sea encanto o embrujo, me atrevo a ir más allá, pues no solo el que aquí nació se siente atrapado, sino también el visitante, que como el mismísimo Colón, cayó rendido ante la tierra más hermosa que ojos humanos vieran.

Fotos: Wilker López

Holguín, ínsula embrujada, es el texto que nos propone la Editorial Cuadernos Papiro con motivo de los 300 años del pueblo de este pueblo.

En los predios de la Feria Iberoamericana de Artesanía “Iberoarte”, el Recinto Ferial Expo Holguín devino durante la tarde de domingo 20 de octubre, Día de la Cultura Cubana, en escenario propicio para la presentación de este libro que constituye una oda a la ciudad, nuestro terruño.

Como “un equipo de brujos especializados en traer a la luz maravillas del papel” catalogó el poeta Ronel González, al colectivo de Cuadernos…, quienes “concretan este proyecto en página impresa con técnicas de finales del siglo XIX y principios del XX que aún fraguan en plomo nuestras creaciones”, aseveró el escritor holguinero que incluye una de sus poemas en el libro, que además le da título.

“Este es un homenaje a la ciudad y a la nación de Martí y de Fidel, desde las familiares páginas que evocan ilustraciones recurrentes, sitios tan nuestros, tan necesarios para el holguinero como un sorbo de agua, como el aire. Uno de los grandes deberes del ser humano es honrar el lugar donde se nace”, apuntó González.

El encomiable trabajo que desde 2001 realiza la editorial no podía ser menos para esta edición donde se incluyen además poetas holguineros de renombre como Lalita Curbelo Barberán, Lourdes González Herrero, Gilberto González Seik, Alejandro Fonseca Carralero, y Quintín Ochoa.

Sobre la polémica de los últimos tiempos para insertar o no texto en un libro-arte se refirió el diseñador de Cuadernos… José Emilio Leyva, que además enfatizó en la apuesta del colectivo por emplear la palabra escrita dentro de esta edición: “Elaboramos el papel en función del libro, en este caso quisimos lograr uno que representara a Holguín, para ello utilizamos el mineral de Moa y se logró este tono arena, sepia; además se emplean iconos, símbolos y lugares identitarios de la ciudad en las ilustraciones, entre ellos la Loma de la Cruz o el Parque Calixto García. La portada es sencillamente algo emblemáticode nuestra ciudad, El Aldabón. Este texto es resultado no solo del trabajo de una persona, sino de un equipo, pero es necesario resaltar una persona que es bien importante para nosotros y que hoy no nos acompaña, Tatiana Zúñiga”, apuntó Leyva.

A la jornada vespertina asistieron las principales autoridades culturales de la provincia, cuando se destacó además que la presente es solo la primera edición del texto, pues se pretenden realizar otras bajo el mismo nombre, pero donde se contengan otros creadores que de igual forma hayan homenajeado a su terruño dentro de su obra.

Con motivo del Día de la Cultura Nacional se realizó este adelanto, pues la presentación oficial se será en abril de 2020, con motivo del Aniversario 300 del Pueblo de Holguín.

Por su parte Gilberto González Seik, antes de leer el poema que se incluye en el texto, recordó las palabras de nuestro presidente Miguel Díaz-Canel, quien expresara que el rostro más lindo de Holguín es su cultura: “una ciudad urbanística y arquitectónicamente puede ser hermosa, pero necesita para encantar como la nuestra, el rostro que le dan sus artistas, esa magia que se une a su historia y la forma en que la inventamos, fabulamos, nos la imaginamos”

La Fiesta va por la Casa

Por Rosana Rivero Ricardo

El homenaje a Armando Hart Dávalos, José Manuel Guarch del Monte y a quienes han aportado al desarrollo del proyecto de la Casa de Iberoamérica inició la celebración por los 26 años de esta institución, en la jornada del 23 de octubre, vísperas del inicio de la XXV Fiesta de la Cultura Iberoamericana, principal evento que esta auspicia.

Trabajadores de la Casa, encabezados por su director, Eduardo Ávila Rumayor, depositaron una ofrenda floral en la tarja que recuerda la instauración de la Plaza de Iberoamérica el 25 de octubre de 1993, en el Parque Carlos Manuel de Céspedes (San José).

Fotos: Wilker López

En la jornada se develó además la tarja en saludo a la XXV Fiesta de la Cultura Iberoamericana, sencillo, mas relevante modo de “inscribir la historia en los muros y en el corazón de la casa”, como adujo Ávila Rumayor.

 

La tarde acogió la entrega de reconocimientos que la Casa de Iberoamérica concedió a personalidades de la cultura e instituciones del territorio que han contribuido al devenir de este proyecto. A su vez, la Casa recibió el agasajo de la Dirección Provincial de Cultura, la Empresa Comercializadora de la Música y los Espectáculos y la Sucursal de ARTEX en Holguín.

Proyectar a Holguín hacia Cuba y el mundo, como territorio donde se tejen los lazos de hermandad entre los pueblos iberoamericanos a través de su cultura, será el objetivo principal de la Casa y su Fiesta que del 24 al 30 de octubre acogerá a más de 160 participantes de 16 países.

El aniversario 180 del Mayor General Calixto García, el 60 de la desaparición física de Camilo Cienfuegos, el 300 del pueblo de Holguín y el centenario del fallecimiento del escritor Benito Pérez Galdós son algunas de las motivaciones de este suceso.

Días de Iberoarte

Por Rosana Rivero Ricardo

Inmensa acogida de público y la ampliación de los espacios de comercialización, caracterizan la XVIII edición de la Feria Internacional de Artesanía IBEROARTE que auspicia el Fondo Cubano de Bienes Culturales (FCBC) en Holguín del 11 al 27 de octubre, en sus tradicionales sedes del Recinto Ferial Expo Holguín y la Plaza de la Marqueta.

 

Fotos: Wilker López

Apertura de lujo tuvo el evento con el desfile La reina de las operetas del diseñador Alejandro de la Torre, del Teatro Lírico Rodrigo Prats, donde se exhibieron los vestuarios de La Viuda Alegre, instante amenizado por solistas de esta prestigiosa institución cultural, previo al estreno de la obra en noviembre próximo.

En el segundo espacio de comercialización artesanal más importante de Cuba, el público ha disfrutado de diversas propuestas de más de 60 creadores de Perú, Colombia, Guatemala, México, Costa Rica, India y España; así como de 44 artesanos de nueve provincias de Cuba.

Resalta por su novedad y acogida el proyecto Decoración, el cual propone, en carpas diseminadas en el patio de Expo Holguín, la comercialización de mobiliario, luminarias, cristalería y muebles sanitarios, resultado de la colaboración entre España, Costa Rica y México.

Entre las actividades colaterales del suceso sobresalen la inauguración de la exposición en homenaje a Alicia Alonso del artista de la plástica Nelson Domínguez en el Centro de Arte, como parte del evento LOTE, y la presentación del libro arte que Cuadernos Papiro consagra a los 300 años del pueblo de Holguín, con poemas dedicados a la vida espiritual y material de la ciudad.

El evento, que se inserta dentro de la XXV Fiesta de la Cultura Iberoamericana, está dedicado a la manifestación textil; Trinidad como Ciudad Artesanal de Cuba; Gibara, por su movimiento creador vinculado al turismo y a los 300 años del pueblo de Holguín.