Camilo por siempre

Por Julio César

Siempre que escucho su nombre pienso en la amplia sonrisa, el hombre jaranero, pero a la vez severo ante las injusticias, ese es Camilo, quien supo ganarse el cariño del pueblo con su personalidad única.

Una de las dedicatorias de la 25 Edición de la Fiesta de la Cultura Iberoamericana es a los 60 años de la partida física del Héroe de Yagüajay, no es de extrañar entonces que durante estos días varias fueras las actividades de homenaje dentro del programa general.

La Exposición “Camilo por siempre, cada día en la memoria” fue centro de la noche de este 28 de octubre en la Galería Holguín. Alumnos y graduados de los cursos regulares de la filian en Holguín de la Asociación Cubana de Artesanos Artistas (ACAA) se aventuraron en este regalo al comandante guerrillero.

Más de una veintena de piezas en diferentes formatos, estilos y técnicas, componen la singular muestra, donde incluso se incluyen las piezas textiles, vestimentas que desbordan cubanía; en suma un intento por captar la esencia jovial y alegría contagiosa que caracterizó siempre al Señor de la Vanguardia.

“Esta exposición habla de la fuerza de su imagen entre nosotros, tratada, expandida y potenciada mediante los recursos del arte. La ACAA promueve, propicia e implementa a través de cursos regulares el aprendizaje de esos recursos expresivos, sus resultados no se limitan a la simple adquisición de las habilidades técnicas, y eso puede constatarse en la serie de piezas que se muestran: la imagen de Camilo se transfigura en diversas técnicas y soportes, a partir de la creatividad individual y sumada, cualificada en un gesto mayor. Aprendizaje y creatividad se conjugan para el homenaje, de esa manera Camilo no solo es historia e iconografía reconocible, sino que vive en cada una de las piezas que tratamos al alcance de nuestra vista y nuestras manos”, resaltó durante la velada Alfonso Tamayo, profesor de la filial holguinera de la ACAA.

Talabartería, escultura, dibujo, son solo algunas de las técnicas empleadas que dan fe de la diversidad de perspectivas en que se manifiesta la temática en cuestión, y donde es evidente además la intención constante de superación de estos creadores.

La música también se hizo presente en el céntrico espacio de la Ciudad de los Parques, y fue a través de otro de los miembros de la Asociación…, el Trovador Leandro Rojas, que se escucharon las sentidas notas de identidad nacional, al tiempo que la belleza de las modelos del Grupo Fantasía se conjugaba con la colección tradicional de crochet y menardi revelada por Nilvia Reyes Leyva, de igual forma miembro de la ACAA.

El talento infantil aficionado se sumó además a la iniciativa, a través de los niños que cursaron dibujo durante el verano en la propia Asociación, y cuyas creaciones se incluyen en la Expo. No podía faltar el alegórico gesto de arrojar flores al mar que cada 28 de octubre se realiza como homenaje a la desaparición física del Comandante guerrillero en las aguas que rodean la Isla, para ello fueron depositadas rosas frente a la imagen del héroe, en una recreación del propio océano, realizada por los creadores de la muestra.

Nelson Domínguez: Mi amiga Alicia, siempre

Por Vanessa Pernía Arias y Erian Peña Pupo

Un homenaje póstumo del pueblo y la cultura holguinera a la prima ballerina assoluta Alicia Alonso un día después de su partida, constituyó la inauguración de la exposición Mi amiga Alicia, del reconocido artista Nelson Domínguez, en la sala principal del Centro Provincial de Arte.

Lejos estaba de suponer Nelson Domínguez (Baire, Santiago de Cuba, 1947) que, mientras montaba las piezas de su exposición lo llamarían para confirmarle la fatídica noticia. “Muchos no disfrutamos el tiempo vivido en la contemporaneidad con grandes figuras y confundimos en ello su fama social con su verdadera naturaleza. Siento orgullo de haber sentido la proximidad que nos tocó vivir a mi generación; conocer a los grandes pintores, a los que guardo en sagrado recinto. Así también apareció Alicia en mi camino. La he pintado y la pintaré, porque de su grandeza se nutre la cultura de la nación cubana y universal”, asegura.

En la inauguración, una de las más concurridas de los últimos años en el Centro Provincial de Arte, alumnos de danza de la Escuela Vocacional de Arte “Raúl Gómez García” interpretaron fragmentos de obras que marcaron la carrera de Alicia: Giselle, Carmen, Coppélia, El lago de los cisnes… como un homenaje de las instituciones culturales a la fundadora, en 1948, de la compañía con su nombre, base del Ballet Nacional de Cuba y de la famosa Escuela Cubana de Ballet.

Nelson Domínguez, Premio Nacional de Artes Plásticas 2019 y una de las firmas más reconocidas de las artes visuales contemporáneas en nuestro país, se acerca a la Alicia bailarina: “Esta es una muestra un poco monográfica, que está hecha para un público que debe relacionar todo con Alicia. Hay una dosis figurativa muy fuerte, que no es exactamente la forma. Yo la veo como lo que es ella, como una bailarina. Una gran bailarina vista por un pintor”.

La exposición está compuesta por 60 piezas, la mayoría realizadas con su impronta expresionista en técnica mixta sobre tela, pero también en papel manufacturado, serigrafía, resina, madera… Entre ellas “Alicia, ave nacional”, firmada en 1998: Primero fue el nacimiento de una amistad”, rememora Nelson. “Un día fui a verla de bien cerca para proponerle la idea del retrato. Lo hice y al final de aquel encuentro, después que yo había partido de su oficina en el Ballet Nacional de Cuba, ella le preguntó a Miguel Cabrera, cómo era yo, pues había sentido el peso de mi mirada escudriñando detalles. Entonces supe que ella para ver no necesitaba de sus ojos. Alicia me bautizó, un día, como “El Amigo”, para orgullo mío”.

Mi amiga Alicia llega a Holguín desde Santiago de Cuba, como parte del espacio Lote, dedicado a las artes visuales en la Feria Iberoamericana de Artesanía Iberoarte 2019, de la Jornada por la Cultura Cubana y de la Fiesta de la Cultura Iberoamericana, que iniciará el próximo 24.La muestra, que estará un mes en Holguín, luego será exhibida en las provincias de Granma, Las Tunas, Matanzas, Pinar del Río y el Municipio Especial Isla de la Juventud, lugares dondedebe contar con nuevas obras, como ha sido habitual en las muestras anteriores.

“Pareciera que fue concebida especialmente por el suceso, pero no es así, pues ya se ha presentado en ocho provincias desde el pasado año. No es un día de tristeza, sino de alegría; somos afortunados de haber tenido entre nosotros a este fenómeno de la danza mundial”, añade Nelson sobre la muestra, realizada con curaduría de la Galería Los Oficios, el Centro Provincial de Arte, el FCBC, el propio artista y la especialista Anette Rodríguez Reyes.

Nelson Domínguez, además del Premio Nacional de Artes Plásticas 2019 por su trayectoria y aportes a las artes visuales, es miembro de la Uneac y de la Asociación Internacional de Artistas Plásticos (AIAP) y posee las órdenes por la Cultura Nacional y Alejo Carpentier.Cursó estudios en la Escuela Nacional de Arte entre 1965 y 1970 y ejerció allí como profesor hasta 1985. Ha sido, además, profesor y jefe de Departamento de Pintura del Instituto Superior de Arte (Isa).

Miradas plásticas a Holguín en su 300 aniversario

Por Erian Peña Pupo

Diversas maneras de aproximarse a la ciudad –la urbe como constructo físico, arquitectónico, pero también espacio simbólico, mental– integran la exposición colectiva Holguín cumple 300, inaugurada recientemente en la galería Fausto Cristo de la Uneac provincial.

Fotos: Wilker López

En buena medida, viene a ser el naif Rolando Pavón el más urbano de los artistas holguineros. Pintor autodidacta, su obra –como coloridas estampas holguineras que recalcan cuestiones identitarias– refleja los temas populares de la cotidianidad precisamente en el entorno urbano: edificaciones, actos políticos, oficios citadinos, fiestas populares, como los carnavales, las Romerías de Mayo… están presentes en sus piezas, dos de las cuales se exponen en Holguín cumple 300: “Llegó el habanero” y “Hacia el futuro”.

Por otra parte, encontramos a Eduardo Leyva Cabrera, uno de los artistas en que lo citadino –esta vez desde las posibilidades “constructivas” de la abstracción geométrica– ocupa una dimensión casi palpable. Andamiajes, estructuras metálicas, arquitectónicas… caracterizan piezas como “Ciudad perdida” y “Barrio gris”, ambas de 2012. En esta muestra, con curaduría y museografía de la MsC. Anette María Rodríguez Reyes, Eduardo Leyva expone un cuadro, algo más “cálido” que las anteriores obras, con el título “Interacción”.

Por demás hay cierta “urbanidad” holguinera en las piezas de Ernesto Blanco Sanciprián; en las “provocaciones” de Yovani Caisé Almaguer; en Javier Erid Díaz Zaldívar; en las obras instalativas y el trabajo en metal de Dagoberto Driggs Dumois, que remiten al batey azucarero, al central, y que en la exposición de marras está presente con “Un paseo por la isla”; en las estilizadas mujeres, digamos que citadinas, de Ernesto Ferriol; en las “animaciones urbanas” de Armando Gómez Peña; en piezas de Ronald Guillén Campos; en los lienzos y las intervenciones, performances, happening, de Rubén Tomás Hechavarría Salvia; en la obra de Ramiro Ricardo, Wellis Peña, Miguel Ángel Salvó, Víctor Manuel Velázquez… Pero no me refiero a una urbanidad holguinera per se, prácticamente irreconocible en el quehacer de estos artistas, sino a una mirada urbana al hecho creativo en esencia. Hay urbanidad en sus piezas, está claro, pero no es una mirada a la ciudad de Holguín.

En Holguín cumple 300 –más personal o más explícita la motivación y el homenaje–, destacan varias piezas, entre ellas: “Paisaje urbano” y “Cronopio”, acuarelas sobre lienzo de Víctor Manuel Velázquez, donde esa urbanidad prefijada desde el título en la primera obra, queda estrechamente marcada, asociada, por los elementos naturales (aves, plantas) que la condicionan y que identifica la mirada poética y surrealista de Víctor Manuel; una hermosa pieza, “S/T”, de Wellis Peña, donde la citadino se da más bien por algunas figuraciones: mecanismos, engranajes, piezas mecánicas; “Visión caribe”, obra mixta del maestro Jorge Hidalgo Pimentel; “Bajo un volcán dormido”, atractiva pieza de María del Pilar Reyes, pastel sobre cartulina con la Loma de la Cruz, símbolo urbano de Holguín, de fondo; una pieza de la serie Telos, en ocres y dorados, donde Hennyer Delgado Chacón se acerca a la ciudad, anclada en el valle, desde cierta altura, al parecer desde uno de los edificios más altos de la urbe, que no supera los 12 pisos; y Juan Carlos Anzardo, en una pieza mixta sobre masonite, “S/T”, que distingue la creación de este artista holguinero.

Integran además la muestra: Pady Hill Pupo, con “300”, grafito y lápiz blanco sobre cartulina; Ernesto Ceballos Hernández, con “S/T”, grafito sobre lienzo; Asiris Riverón, con “Alas al tiempo”; y Yolanda Rodríguez Hernández, con “Homenaje a Naná”, acrílico sobre lienzo. Todos ellos de una manera u otra, tributan a la ciudad de Holguín en su 300 aniversario.

Galería Holguín acoge la expo “Sueños y un camino”

Por Jorge Suñol Robles

La Galería Holguín,  ubicada en la calle Libertad, muy cercana al Parque Carlos Manuel de Céspedes,  abre sus puertas para que el público pueda disfrutar de la expo bipersonal “Sueños y un camino”, a cargo de los artistas plásticos Daniel Mora Leyva y Alexander Machín, quienes han querido sumarse a las celebraciones por los 80 años del teatro Suñol y el aniversario 300 de la fundación del pueblo holguinero.

Fotos: Wilker López

Catorce obras llenan la sala. Allí se puede apreciar múltiples discursos, a pesar de que la figura femenina sea un tema recurrente. Hay paisaje, retratos, estilos diversos. Estos artistas, apoyados en necesidad de mostrar al público su trabajo, decidieron ampliar este proyecto expositivo e invitar a otros dos creadores: Enmanuel Díaz Cruz y Otto Torres Menino.  Eso, le brinda a la expo, un carácter colectivo.

“Sueños y un camino” estará disponible hasta principios de noviembre, un espacio donde se topará con distintas miradas de concebir y pensar una realidad, una ciudad, un contexto. El camino es uno solo, el arte y la pintura, según explica el propio Daniel Mora.

Aunque el proyecto curatorial llevó poco tiempo, Mora logró convocar a tres amigos y lanzar este sueño, que luego pretende convertirse en una expo personal, cuando haya creado más piezas. Por lo pronto, no deje de visitar y valorar estas obras, de presenciar el gesto, el ritmo, los colores, el sabor, las insinuaciones de cada uno de estos artistas.

Aspira Holguín a convertirse en Capital de la Danza

Maricel Godoy Foto: Wilker López

Por: Arlene Gómez Palacios

Fotos: Wilker López

Codanza vuelve al coloso de los grandes acontecimientos de la Ciudad Cubana de los Parques en su vigésimo séptimo aniversario para celebrar a su vez, los 80 años del Complejo Cultural Eddy Suñol. Según la maestra Maricel Godoy, directora de la compañía de danza contemporánea en conferencia de prensa realizada este miércoles la jornada de celebración se desarrollará del 21 al 29 de septiembre.

Esta temporada comenzará los días 21 y 22 de septiembre, en la sala Raúl Camayd del Teatro Eddy Suñol, con la actuación especial del multipremiado bailarín español Jesús Rubio Gamo, quien llega hasta Holguín con la pieza “Ahora que no somos demasiado viejos todavía”.

Conferencia de Prensa Temporada Codanza. Foto: Wilker López

A decir de la directora de la compañía holguinera, la maestra Lilian Padrón, directora de Danza Espiral, propondrá una versión de la pieza “La consagración de la primavera”, merecedora del Premio de la Crítica Villanueva en 2019, espectáculo que será desmontado al día siguiente, ante los críticos de arte y el público.

El coreógrafo y bailarín guantanamero Yoel González, propondrá estrenos con las compañías Codanza y Médula.  La temporada de Codanza acogerá a los prestigiosos bailarines y maestros Aurora Bosch, Pepe Hevia, Alberto MéndezRubén Rodríguez  e Isidro Rolando Thondik; quienes impartirán conferencias y clases magistrales.

La ciudad de Holguín aspira a convertirse en Capital Cubana de la Danza. Con antecedentes como el Concurso de Danza del Atlántico Norte Vladimir Malakhov, de frecuencia bienal, y las temporadas que desde su fundación ofrece Codanza, junto a otras propuestas danzarias que suceden en la nororiental provincia de Cuba, resulta un estímulo a los jóvenes y otros no tanto que se dedican a la creación danzaria cubana el hecho de que la provincia de Holguín pueda ser la sede del Festival Nacional de Danza en próximas ediciones

 

 

 

Iberoarte celebrará los 300 años de la ciudad de Holguín

Por Erian Peña Pupo

Fotos Wilker López y Carlos Rafael

La XVIIIedición de la Feria Internacional de Artesanía Iberoartese desarrollará del 12 al 28 de octubre próximos,organizada por el Fondo Cubano de Bienes Culturales (FCBC) y dedicada al 300 aniversario de la ciudad de Holguín, a la manifestación textil y a la urbe cubana de Trinidad.

Con sedes principales en el Recinto Ferial Expo-Holguín y el Complejo Cultural Plaza de La Marqueta, según explicó en conferencia de prensa realizada en la sede provincial de la Uneac holguinera, Manuel Hernández, director del FCBC en Holguín, la Feria contará con la participación de 63 expositores extranjeros y más de 50 nacionales de nueve provincias del país.

De manera especial, añadió, Iberoarte se suma con su dedicatoria a las acciones para festejar el 300 aniversario de la ciudad, cuando el 3 de abril de 1720 –vísperas de San Isidoro–fue inaugurada la iglesia de ese nombre, y la localidad pasó a llamarse Hato de San Isidoro de Holguín.

Entre los extranjeros destaca en Iberoarte la presencia de artesanos de Perú, principal país expositor, México, Argentina, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Ecuador, India y España; además de una significativa presencia nacional, donde abundan las artesanías y los tejidos.

Iberoarte contará, asimismo, con espacios habituales como Lote, dedicado a las artes visuales, desfiles de moda, rondas de negocios, proyectos de decoración y talleres de creación infantil.Entre estos destaca Lote, con un amplio programa de exposiciones de importantes artistas de la plástica cubana, entre ellos Javier Guerra y Nelson Domínguez, este último con su reconocida muestra Mi amiga Alicia, comentó Anette Rodríguez, especialista de Artes Plásticas del FCBC.

Se realizará, además, una muestra con el título Holguín cumple 300, una de artesanos de Trinidad y Gibara, en la sede de la Asociación Cubana de Artesanos y Artistas (Acaa) en esa costera urbe, otra de la provincia Santi Spiritus y Holguín y una de reconocidas artesanas trinitarias.

“La Feria Iberoarte se ha convertido en el segundo espacio comercial cultural más importante del país luego de Feria Internacional de Artesanías (Fiart) en La Habana”, añadió Manuel Hernández, y subrayó que espacios como el Centro Cultural Bariay y El Benny servirán de escenario para las diversas manifestaciones que convergen en esta especie de fiesta inmensa de la artesanía y la cultura, auspiciada también, entre otros, por la Dirección Provincial de Cultura, la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac) y la Asociación Hermanos Saíz (AHS) en Holguín.

La Feria Internacional de Artesanía Iberoarte tuvo su primera edición en 2001 y desde entonces se ha mantenido como un espacio de intercambio cultural entre pintores, talladores, artesanos y diseñadores del mundo, coincidiendo en sus jornadas finales con la Fiesta de la Cultura Iberoamericana que cada año se desarrolla en esta oriental ciudad, en conmemoración al llamado encuentro –o encontronazo, según varios historiadores– entre las dos culturas, la americana que habitaba el continente y la europea, en similar fecha de octubre de 1492.

 

 

Tras las columnas de La Periquera

Por Erian Peña Pupo

Imponente y señorial, mirando de frente al visitante que insiste en fotografiarse junto a las amplias arcadas de su fachada neoclásica, se levanta en la calle Frexes con No. 198, entre las paralelas Libertad y Maceo, el Museo Provincial de Holguín “La Periquera”.

Foto: Kevin Manuel Noya

La construcción levantada en la segunda mitad del siglo XIX, sede del gobierno provincial, Casa Consistorial, durante 106 años, entre 1878 y 1984ha sido testigo silenciosa de la ciudad, su paso en el tiempo, sus avances, cambios… En las viejas fotos en sepia, con calles de tierra y campesinos a caballo, aparece La Periquera. Desde sus balcones observó crecer la urbe desde la vieja Plaza de Armas, también llamada Plaza de Isabel II, levantarse las principales edificaciones y erguirse, justo frente a sí, al cine-teatro Wenceslao Infante, hoy Teatro Comandante Eddy Suñol, muestra del mejor art decó cubano.

En su patio interior morisco transcurrió la primera función de cine en la ciudad, el 25 de noviembre de 1895. Desde esos mismos balcones habló al pueblo cubano, por primera vez, luego de desembarcar por Gibara proveniente de Nueva York, el primer presidente de la Cuba republicana, Don Tomás Estrada Palma. Pocos años después, el 20 de mayo de 1902, como parte de la ceremonia de constitución de la alcaldía, el edificio vivió uno de sus grandes momentos de nacionalismo cuando desplegó desde su balcón central, por primera vez, la bandera cubana. Más de medio siglo después hablaría a los holguineros el Comandante Fidel Castro, luego del triunfo revolucionario de 1959… Y además, cada año se inauguran, desde esos mismos balcones, las Romerías de Mayo.

La Periquera, constituida como museo provincial el 25 de julio de 1976, y merecedora de la categoría Monumento Nacional, el 10 de octubre de 1978, muestra en sus salas la historia holguinera desde las culturas precolombinas hasta los momentos actuales, además piezas decorativas, armas, documentos, numismática, filatelia, objetos curiosos, victrolas, relojes, y obras de arte de pintores y artistas de prestigio internacional, como el holguinero Cosme Proenza. Entre ellas, obras de singular significación como el Hacha de Holguín, objeto aborigen de evidente uso ceremonial, que se ha convertido en el símbolo de la provincia; la mortaja que cubrió el rostro del cadáver del Apóstol José Martí en uno de sus múltiples entierros; el Aldabón original de La Periquera, obra que se entrega a personalidades cubanas y extranjeras que han cooperado en el desarrollo cultural, científico o económico de la localidad, entre otras piezas históricas.

Pero cada construcción tiene su origen en el tiempo, e historias que pueblan imperecederamente sus columnas y ladrillos. El de La Periquera se vincula a un terreno perteneciente a Pepa Cardet, quien lo utilizaba como valla de gallos, actividad de gran popularidad en aquellos tiempos. Luego fue vendido al español Francisco Rondán para la construcción de un palacete, una casa diferente a todas las de la época en una ciudad modesta arquitectónicamente, si la comparamos con sus vecinas Santiago y Camagüey.

Bajo este propósito, Rondán, uno de los terratenientes de mayor poder adquisitivo en el territorio y dueño de varias fincas ganaderas e ingenios, inició la obra alrededor de 1860, la cual se extendió unos ocho años, según investigaciones de José Agustín García Castañeda. Con el estallido de la Guerra de Independencia en 1868, el inmueble comenzó a ser usado como fortaleza militar por el gobierno peninsular, mientras que algunas de las familias más influyentes del pueblo encontraron refugio allí. En los días sucesivos al estallido bélico, se produjo un ataque mambí bajo las órdenes del General Julio Grave de Peralta, del 29 al 30 de octubre de 1868. Era la Casa Rondán el único punto que faltaba por tomar en la ciudad y comenzó a ser atacada por los insurrectos desde la Plaza de Armas.

A la edificación habían sido llevados también todos los prisioneros, entre ellos la mambisa holguinera Juana de la Torre, a quien utilizaron para detener el ataque, petición a la que ella respondió sin miramientos asomada desde uno de los balcones: “Si debo morir bajo los escombros de este edificio para que triunfe la causa justa que no se detenga un momento el fuego del cañón”. Tras tal hecho nació el nombre de La Periquera, pues los mambises le gritaban a sus oponentes: “Salgan de la jaula, pericos”, en alusión a los colores de sus uniformes, los que identificaban la bandera española.

Desde entonces se estableció allí la Comandancia del ejército español, en un ala alquilada a los herederos de Roldán, y sirvió también de vivienda a varios gobernadores, entre ellos Agustín Peláez, que –según cuentan las leyendas que pueblan el conocido edificio– estaba casado con una bella y joven mujer, quien se enamoró perdidamente de un joven capitán del cuerpo de voluntarios. Los pobladores fueron dándole vida a esta relación hasta convertirla en una leyenda de amor y muerte…

La Casa de Calixto García

Por Jorge Suñol Robles

Cuenta el historiador José Abreu Cardet que Calixto García fue un hombre muy desafortunado: “Empezó la guerra y se separó de su familia. Se disparó para no caer prisionero. Vivió desgracias personales como un hijo que mató al esposa y luego se suicidó. Otro nieto que murió pequeño. Cosas  así, que te dan para casi ponerte a llorar.

“Tuvo mala suerte para la Historia pues se le juzga por ejemplo por la Expedición de Céspedes, por problemas con José Maceo ya que en la Guerra Chiquita llegó tarde, pero eso no fue culpa de él. La estatua  que estaba en el Malecón tuvieron que retirlarla por los ciclones. Hasta después de muerto, ha tenido bastante infortunio”.

Ante eso, por contradictorio que suene,  Holguín, la ciudad paraíso que lo vio nacer, ha dejado bien alto su nombre, su ejemplo, su huella. Calixto García es como un tatuaje para los holguineros, a donde quiera que vamos escuchamos, leemos su nombre. Muy cerca del parque que porta su hermosa estatua, encontramos su Casa Natal, ubicada en la calle Miró esquina a Frexes.

Construida a finales del siglo XVIII, el inmueble sufrió modificaciones, para construir edificaciones más modernas. Durante la República, por ejemplo, fue transformándose y dividiéndose en casas de viviendas y bufetes de abogados.

Pero no hasta el año 1974 en que se decide una restauración parcial para convertirla en un museo. Cinco años después, en 1979, la edificación fue nuevamente remozada y se realiza un montaje, que de manera sencilla y didáctica, refleja por medio de fotografías, documentos y objetos museables, una cronología de los principales acontecimientos y acciones que marcaron la vida y la ideología antiimperialista de  este patriota.

No es hasta enero de 1986, que concluye la restauración total de la Casa y es cuando se amplían las salas de exposición  y se abre un Centro de Información sobre las Guerras de Independencia. Antes de ello, en el año 1978, fue declarada Monumento Nacional,  la cual se proclama de manera oficial en Holguín el 11 de diciembre, cuando se conmemoraban 80 años de muerte.

Cada año, cuando el calendario marca el 25 de julio, la Casa Natal celebra un aniversario más. Este 2019, arriba a sus cuatro décadas, épocas de sueños, aventuras, tropiezos, mucha pasión y compromiso con la historia.

Por ello, diversas han sido las actividades para conmemorar la fecha, que comenzaron en enero, con la Semana de la Cultura Holguinera, y la  edición 30 del Encuentro de Estudios Sobre Guerras de Independencia, a los que sumaron los distintos paneles y presentaciones de libros dentro del Pabellón de Ciencias Sociales en la sala José Luciano Franco, como parte del programa de la Feria del Libro, donde asistieron importantes figuras dentro de la panorama historiográfico cubano.

“Todos los espacios fijos están dedicados a homenajear el 40 aniversario de la fundación del Museo y el 180 del natalicio de Calixto. Una de las actividades que distingue este homenaje fue la inauguración en la sala número 1 de una exposición fotográfica con los momentos más significativos, titulada 40 años haciendo historia. Otro de los momentos importantes fueron los proyectos ´Museo en mi comunidad´ en el reparto Harlem,  y el concurso infantil ´El Museo y Yo´”, afirmó Yanilaysi Ortiz Aguilera, directora de la Casa Natal.

Esta jornada se ha proyectado en diferentes aspectos, fundamentalmente vinculando a los fundadores y el personal que ha trabajado en la institución durante todo este tiempo, en intercambio con los jóvenes investigadores que actualmente colaboran con la institución.

“El 4 de agosto tenemos una gala por el 180 aniversario del natalicio de Calixto García, donde se van a resaltar los aspectos significativos de su vida desde su niñez hasta su incorporación a las Guerras de Independencia, pues en otros aniversarios lo hemos dedicado al amor a su madre, a su esposa, las relaciones con España y José Martí”,  añadió Ortiz Aguilera.

El Museo, como es costumbre, abre sus puertas siempre para visitas guiadas, sobre todo en esta época de verano donde Holguín se convierte en un fiel destino de gente de otras ciudades. Allí podrá recorrer, palpar la historia de un holguinero fiel a sus principios, y leal a su Isla.

Fotos: Kevin Manuel Noya

Entonces, cuando camine cerca y si todavía no ha entrado, párese, lea la tarja que indica está al frente a un histórico sitio. Entre, respire el polvo de los años, conozca a Calixto García de cerca, viaje en el tiempo. No dude tanto, cuente usted mismo la historia.

Dibujos de Cosme Proenza reinauguran galería de Cacocum

Palabras a propósito de la muestra Dibujos, del Maestro Cosme Proenza Almaguer, inaugurada en la reapertura de la galería Wifredo Lam en Cacocum, municipio sede de las actividades provinciales por el 26 de Julio en Holguín

Por Erian Peña Pupo

Fotos cortesía de Cosme Proenza

Pintor, dibujante, ilustrador y muralista, Cosme Proenza Almaguer (Báguanos, Holguín, 1948) ha conformado una sugerente y sui generis cosmovisión pictórica que lo hace distinguible en el ámbito artístico contemporáneo, más allá de las fronteras nacionales.

Graduado de la Escuela Nacional de Arte, en La Habana, y del Instituto de Bellas Artes, en Kiev, Ucrania, Cosme ha creado, en series como Manipulaciones, Boscomanías, Los dioses escuchan, Mujer con sombrero, y Variaciones sobre temas de Matisse, reconocibles mitologías individuales, donde lo simbólico y lo mítico, mediante el uso de signos e intertextualidades, acompañan al ser humano en un vía crucis artístico a través del estudio de los códigos del arte europeo. Su obra está basada principalmente en el análisis: “Soy un investigador que trabajo con los códigos del arte europeo”, asegura.

 

Precisamente esto –el énfasis analítico, la apropiación de referentes– lo convierten en uno de los pioneros del posmodernismo cubano, cuando en el escenario insular otras corrientes predominaban. “Mi vida ha sido la interacción, no el reflejo. Somos un maremágnum de mezclas. Soy un resultado más de eso. Reflejo algo que tiene que ver con lo cubano, pero no con lo cubano sígnico, pues Cuba es más que eso”, comenta. “Lo grande que tiene el arte es precisamente su capacidad de expansión. La belleza es imperdonablemente adhesiva, no hay manera de escapar de ella”, añade Cosme Proenza.

Estas piezas en la remozada galería de Cacocum “Wifredo Lam” –el más universal quizá de los pintores cubanos–, nos muestra a un Cosme Proenza que ha caminado con soltura por diferentes técnicas, potenciando la plenitud de su impronta. Las más anteriores en el tiempo fueron firmadas a inicios de la década de 1970 y las más cercanas, en los primeros años de este milenio. Su obra es posible –además de su talento sin igual– gracias a Holguín, lugar al que afinca su residencia física y espiritual. Por Holguín –nos ha dicho– ocurrió el “encuentro” o “encontronazo” entre la cultura europea y quienes habitaban el archipiélago mayor del grupo de las Antillas; por Holguín, en las aguas de la bahía de Nipe, sucedió el hallazgo de la Virgen de la Caridad del Cobre… Por aquí llegó la tradición y se acrisoló la identidad del cubano: permanencia y continuidad, lirismo y erotismo, lo lúdico y lo mítico… conviven en su obra.

Cacocum –el pueblo de las verbenas de San Pedro y San Juan– reabre su galería con la mirada de Cosme Proenza, un creador que integra el imaginario colectivo del cubano y sus múltiples resonancias universales, y se reafirma como entre los artistas hispanoamericanos dueño de una de las cosmovisiones más originales en los últimos tiempos.

25/50 de Cirenaica Moreira

Por Erian Peña Pupo y Vanessa Pernía Arias

Más allá de ser un recorrido, a saltos, como advierte la propia exposición, por la amplia y sugestiva obra fotográfica de Cirenaica Moreira, 25/50, muestra inaugurada en el Hotel Ordoño como parte del XV Festival Internacional de Cine de Gibara, funciona como un sugerente itinerario del trabajo de Cirenaica, desde sus primeras y más conocidas series en blanco y negro, hasta las más recientes, donde prevalece el uso del color, el cambio de soportes y los grandes formatos.

Obra fotográfica de Cirenaica Moreira, 25/50, muestra inaugurada en el Hotel Ordoño como parte del XV Festival Internacional de Cine de Gibara. Foto: Kevin Maunel Noya

Estos aparentes cambiospara nada se contradicen con piezas iniciales como Con cariño de la voz de la experiencia, La venganza es un plato que se sirve frío y Vive en Cincinnati y ni siquiera me escribe, que integran la muestra; en cambio refuerzan los resortes y la cosmología creativa de Cirenaica. No hay ambigüedad o negación, más allá que la que su propia obra puede esgrimir a su favor.

El cuerpo sigue como epicentro… incluso cuando interviene la fotografía con otros elementos. El color equilibra sus dudas, miedos, emociones… Cirenaica no deja de crear, trasmuta miradas, pero su poética es indivisible; se mueve en un territorio conocido y no por ello menos riesgoso,donde confluyen lo femenino y la amplitud de sus posibilidades, lo doméstico y lo sofisticado, lo afectuoso y sensitivo, lo violento y agresivo. El cuerpo desnudo y el placer de descubrir lo prohibido, que se revela sorpresivamente, como encontrado a la vuelta de la esquina; el vestuario en su calidad instrumental, como utensilio detormentoso,prisión y al mismo tiempo atracción y placer; como territorio donde todo es posible, y los límites del gozo no están aún cartografiados.

Las obras de Cirenaica hablan de ella, pues parten precisamente de ella, no hay duda, pero expande el diapasón: son un espejo al mismo tiempo, nos miramos ese abismo profundo, cargado de feminidad, y nos encontramos pues, al decir de Alfonso Reyes, el hombre es el hombre y el espejo.

Graduada de la facultad de Artes Escénicas del Instituto Superior de Arteen la especialidad de Actuación, Cirenaica ha realizado importantes muestras personales en La Habana, México, Estados Unidos, entre otros, y su obra se encuentra en importantes museos, como el Art Museum de la University of Virginia, Estados Unidos; la Foundación Arte Viva,Río de Janeiro, Brasil; la Fototeca de Cuba; el Lehigh University Art Gallery,Pennsilvania, EUA, el Throckmorton Fine Art Gallery y el Center of Cuban Studies, en New York, Estados Unidos, y la Galería Apectos, Barcelona, España.

Cirenaica Moreira, una de las creadoras más reconocidas del ámbito cubano, provocadora, visceral, celebra sus 50 años de vida y los 25 dedicados a las artes visuales. 25/50 así nos lo reafirma.

Tomado de www.ficgibara.com