Las armas de doble filo de Osmani Estupiñán

Por Erian Peña Pupo

La subversión del objeto para ofrecernos otra relectura de la realidad, como bien apunta el poeta José Luis Serrano en las palabras al catálogo, caracteriza la muestra personal Arma de doble filo, de Osmani Estupiñán, reabierta al público en el Centro de Arte de Holguín,después de que la propagación de la Covid-19 obligara su cierre en marzo.

Fotos del autor

De formación autodidacta y con varias exposiciones personales y colectivas en su trayectoria, Osmani Estupiñán (1968) fabrica artefactos irónicos. Su proceso creativo tiene como herramienta fundamental la subversión del objeto. La funcionalidad de las cosas se tambalea. Estamos ante un artista que manipula los elementos que conforman su entorno más inmediato para ofrecernos una corrosiva relectura de la realidad”.

La mayoría de sus objetos arte –artefactos en el sentido, como apunta Serrano, que el poeta chileno Nicanor Parra confiere al término– manipulan las funciones u utilidades prístinas en busca de una carga de sentido alegórico, que explota (y explora) metáforas, mecánicas, poéticas, percepciones… para devolvérnoslos con mucha más fuerza. Así elementos cotidianos, muchos relacionados con el campo: metales, machetes, objetos de herrería, tarjetas laborales de firmas, engranajes, piedras, tornillos, viejas postales de ciudades del entonces campo socialista… poseen nuevos significados.

Por ejemplo, las piezas (vidrio tallado) de la serie Convivencia (Grandes ligas) reflejan el tiempo que compartieron juntos, aun sin conocerse, Osmani y grandes representantes del béisbol profesional de Grandes ligas: incluidos los años, meses y días de “existencia común”.En muchos el tiempo es más amplio; en otros entre la fecha de nacimiento de Osmani y la de fallecimiento del pelotero, solo distan pocos años.

La presencia de la res, lo taurino –desde Altamira acá, también como alegoría, como símbolo de lo doméstico, pero al mismo tiempo lo salvaje y además de lo prohibido–, está presente en sus piezas, entre ellas las obras (mixta/papel) de Los hombres se van… Por otra parte, obras como “Las órdenes se cumplen”, “La siesta”, “Los 15 de Jackelin”, “El sudor de tu frente”, “El tiro por la culata” y “Marcas obligatorias” simulan “dispositivos ideológico-explosivos, herramientas para marcar los rebaños, enervantes registros de entrada y salida, extraños instrumentos de corte destinados a producir heridas simbólicas. Todo un arsenal de arquetipos sustraídos del espacio cotidiano y reubicados en el contexto galérico”, añade Serrano, pues, nos dice también el poeta holguinero, “la realidad ha estallado como una granada de fragmentación” y Osmani Estupiñán Ramírez quiere mostrarnos el ángulo exacto de donde provienen las esquirlas”.

“No hallaremos en las obras de Estupiñán fisuras que nos indiquen fallas conceptuales que lo hagan derivar hacia la mediocridad entronizada en las últimas décadas. Militante fundacional del grupo Vacutainer (…) Estupiñán conoce los mecanismos del performance y la instalación. Estos saberes dotan a su discurso de una dinámica muy particular. Cada pieza suya contiene una secreta pulsión destructiva. Más que una contemplación neutral, sus artefactos reclaman ser arrancados de la pared o el pedestal para reingresar a la realidad”, subraya José Luis Serrano al presentar Arma de doble filo.

Con exposiciones como Lactancia materna, Uneac, Holguín 2011; Vaca no come vaca, Centro de Arte de Bayamo, Granma, 2009; Que no soy yo que pinta y Animal en vías de extinción, Casa de Iberoamérica, Holguín, 2008 y 2007; y Con-Junto a-Contra. Homenaje a Joseph Beuys, Centro Provincial de Arte, 2002, entre otras, Osmani Estupiñán Ramírez ofrece estas armas de doble filo, que nos hacen pensar y que son capaces, al mismo tiempo, de mostrarnos una cosmogonía lacerantepor lo metafórica y vital.

Diversas actividades por el verano en municipios holguineros del este

Por Bernardo Cabrera

Los municipios del este de la provincia de Holguín celebraron la llegada de la etapa estival con diferentes actividades recreativo-culturales, sin descuidar las medidas higiénico sanitarias.

En Sagua de Tánamo una expo itinerante deleitó a los asistentes a la galería de arte, en tanto varios artesanos mostraron sus creaciones y recitaron versos en homenaje al Poeta Nacional Nicolás Guillén, en la biblioteca local.

La Casa de Cultura “José Tey”, de esa zona cafetalera, acogió presentaciones de los solistas Javier Limonta y Adrián Blanco, junto al septeto profesional Acento Guajiro.

Mientras tanto, en Moa se desarrollaron múltiples iniciativas en los consejos populares e instituciones, con el apoyo del Movimiento de Artistas Aficionados, la Brigada de Instructores de Arte “José Martí” y los promotores culturales.

Además, fue inaugurada en la galería la expo colectiva “Pinceladas moenses”, perteneciente a artistas de ese territorio minero metalúrgico, y la muestra bibliográfica “Lectura de verano en familia”, en la biblioteca municipal.

Cultura, patria e identidad de la mano de la Acaa

Por Erian Peña Pupo

Como parte de la reanimación cultural en la etapa pos Covid-19 fue inaugurada recientemente en la Biblioteca Provincial “Alex Urquiola”, la exposición Cultura, patria e identidad, de la Filial holguinera de la Asociación Cubana de Artesanos Artistas (Acaa).

Fotos tomadas del perfil en Facebook de la Acaa

Las piezas, trabajadas en diferentes técnicas, como la talla en madera, el parche, la taracea y trabajo con el metal, las fibras vegetales y el textil, muestran la destreza de los artesanos holguineros, así como nos acercan a momentos y héroes de la historia patria.

Entre las piezas encontramos: “Isla y tesoro”, de Iluminada Berena Sánchez; “Identidad”, tejido de Lourdes Domínguez Miranda; “Reina africana”, escultura en madera de Juan Carlos Carralero Zaldívar; “Universo”, de José Delgado Torres; “Camilo del pueblo”, de Iliuva Leyva López; los parches “Holguín de cara al futuro”, de Sonia González Quevedo; “90 y más…”, de Martha Sierra Rosabal, y “Eterno Comandante”, de Daniela Romero Zambrano; “De puntillas, para no despertar a Piedad…”, muñeca de Greter Clemente Lechuga; y “La persistencia”, pieza en metal de Carlos E. Portelles Pérez.

Baibrama comparte varias de estas piezas e invita a la familia holguinera a adentrarse en los caminos de la cultura, la patria y la identidad de la mano de esta muestra de la Acaa.

Compartido en línea

Por Erian Peña Pupo

Desde Marshall McLuhan acá vivimos “conectados” a una“aldea global” mutable y expansiva, un espacio que sobrepasa sus límites en las posibilidades de Internet y la realidad virtual. Aquí, según Derrick de Kerckhove, el lenguaje digital posibilita una sociedad interconectada con un gran impacto en la industria cultural y artística. Y en este punto, las exposiciones virtuales permiten dar un paseo “en línea” por el arte empleando un teléfono móvil o una computadora, sin acudir a espacios físicos y desde cualquier sitio con conexión a las redes.

Esta es una plataforma interactiva, visualmente dinámica, construida enteramente con el lenguaje y los herramientas narrativas de la web: hipertexto, contenido multimedia, recorridos multidireccionales, uso de contenidos digitales de entornos sociales, participación de los usuarios en la elaboración de comentarios, conexión con otros espacios virtuales para la expansión de las informaciones… Por otra parte, la potencialidad gráfica y visual y la naturaleza multimedial del espacio digital, constituyen un campo inigualable para la exploración de experiencias basadas en una nueva sensorialidad activa del espacio-espectador-participante. Lo que nos permite el medio digital –a diferencia del contexto físico– es la “interconexión infinita”, la apertura múltiple a otros contextos, el reaprovechamiento de los contenidos culturales ya presentes en la red para enriquecer los propios, expandirlos, revisarlos, reubicarlos o repensarlos. Nos encontramos así con un conocimiento distribuido y disgregado que discurre por una diversidad de entornos de socialización y de re-apropiacion (Facebook, Twitter, YouTube, Instagram, Telegram, Google).

En el escenario actual, donde la Covid-19 ha obligado al cierre de galerías y museos, crece el “traslado” de los escenarios físicos a los espacios virtuales, no como alternativa sino como realidad objetiva. Gracias al mundo virtual (Google Arts & Culture), las más reconocidas pinacotecas han mantenido sus salas abiertas al público: desde el MoMa (Sophie Taeuber-Arp), el Reina Sofía (fotografías realizadas durante la Guerra Civil Española), la Uffizi Gallery (Piero Di Cosimo), el Dolores Olmedo (Frida Kahlo) y The National Gallery, de Londres (Monet), hasta los museos, espacios galéricos y páginas personales cubanas y en también holguineras.

Pero las exposiciones virtuales no son reproducciones digitales de los espacios expositivos analógicos, y no pueden pensarse en términos de distribución en el espacio de objetos físicos que se recorren secuencialmente según un itinerario espacial a través del cual se construye un discurso. Por el contrario, una exposición digital constituye un proceso de interacción basado en la conexión multisecuencial de ítems de información (visuales, textuales, sonoros) en un entorno de intensa potencialidad gráfica y visual que, lejos de presentarse como sustituto de la interacción natural entre el sujeto y el objeto, es susceptible de propiciar nuevas experiencias basadas en las propias posibilidades de lo digital.
En este espacio “abierto y expandido” que es la virtualidad, que genera nuevos “pactos de lectura y consumo”, y sabiendoque la “imagen” no es sino un “sucedáneo” de la obra, la condición digital difunde en múltiples direcciones el discurso de la exposición y nos hace partícipes “en línea” de unaatractiva muestra de jóvenes creadores holguineros miembros de la AHS y en su mayoría salidos de las aulas de la Academia de Artes Plásticas El Alba, noveles artistas que actualmente –lo sigo afirmando, como escribí en otra ocasión– integran parte de lo más interesante y sugerente de lo que podríamos llamar la vanguardia visual en Holguín. A ellos, a sus obras, tenemos que seguirlos no solo en las galerías, sino también “en línea”.

En Manzanillo, julio 10 y 2020

Inauguran en Holguín exposición fotográfica “Cada vez más cerca”

Por Bernardo Cabrera

Desde este 15 de julio la mirada acuciosa de los holguineros se detiene ante las diez gigantografías que “invaden” uno de los corredores del céntrico parque Calixto García.

Fotos: Carlos Rafael y Bernardo Cabrera

Las imágenes se amalgaman con poemas de nueve escritores de la Ciudad para invitar a una experiencia artística diferente y entretejer de forma colectiva una multiplicidad de significados.

En ellas, el fotógrafo y realizador audiovisual Wilker López, capta con sensibilidad artística la fuerza, vitalidad y destreza de una de las mejores compañías de danza contemporánea en Cuba, dirigida por la maestra Maricel Godoy, y que encuentra en la obra Imaginem et Similitudem el espacio perfecto para mostrar la unidad conceptual y física del conjunto.

Fiel al diseño coreográfico creado por Yoel González para Codanza, cada una de las fotografías se debate entre el tenebrismo, las intertextualidades y las formas, la simplicidad y lo complejo, la perfección y lo heterogéneo, lo equidistante y lo “cada vez más cerca”.

Cada vez más cerca de la recuperación, de lograr sueños personales, de ver una nueva presentación de Codanza. Cada vez más cerca de la gente, de un abrazo, de un reencuentro.

La muestra, auspiciada por la Dirección Provincial de Cultura, rompe con la tradición galérica del arte para crear una simbiosis entre la silueta de los bailarines, los versos de los escritores, la mirada entrenada del fotógrafo y el entorno de la Ciudad.

Galería Holguín: verano al calor del arte

Por Abel Castro Sablón

La Galería de Arte Holguín reabrió sus puertas al público, tras el confinamiento por la Covid-19, al presentar la exposición colectiva “Veraneando con el arte”, como un regalo para el reencuentro de los amantes de la plástica en la Ciudad Cubana de los Parques.

La muestra marca el punto de partida para las actividades por el verano y reúne alrededor de 20 obras pictóricas de 16 artistas, tanto profesionales como aficionados, así como estudiantes de la Academia de Bellas Artes “El Alba”.

Entre los autores aparecen nombres como Pady Hill, José Cabrera, Israel Pérez, Nílser Ricardo y Rolando Salvador Pavón, por citar algunos, y las obras se enmarcan en una variedad de técnicas y temáticas, con variaciones desde lo abstracto hasta lo naïf.

La muestra podrá ser apreciada hasta el 29 de agosto y está auspiciada por la Dirección Municipal de Cultura y el Centro Provincial de Arte.

Como buena nueva, el salón ha sido declarado galería turística, por lo que, con la entrada de visitantes foráneos, se realizarán visitas guiadas, insertadas en las giras programadas por los diversos centros hoteleros de la ciudad de Holguín.

Asimismo, según las palabras de su directora, Bárbara Osorio Pupo, la galería “ofertará entre sus actividades veraniegas un  taller de artes plásticas para niños, donde los infantes podrán aprender las diversas técnicas del dibujo, aunque siempre con limitaciones de capacidad, como parte de las medidas preventivas contra la Covid-19”.

El regreso de la galería Holguín es una noticia feliz para el mundo pictórico de esta urbe nororiental, ya que reabre un espacio para la confluencia de artistas y amigos, quienes aportan sus creaciones para aquellos que ven en el buen arte una invitación al sano esparcimiento en esta época estival.

Los gallos también se desnudan

Por Bernardo Cabrera

Cuando se habla del pintor Mariano Rodríguez la gente enseguida piensa en los gallos, ya que pocos conocen el tratamiento de la temática del desnudo en su obra y el papel emblemático que desempeñó dentro de su cuantiosa producción artística y en sus albores como pintor de renombre.

Con él reaparece el desnudo como tema de la pintura cubana, después de los cuadros Mujer, Desnudo Campesinos felices, de Carlos Enríquez, pero con mucha más fuerza, relevancia y expresión de sensualidad.

Antes, la temática se había limitado a los ejercicios académicos de poco rigor y menos inspiración, como El rapto de Dejanira por el centauro Nesso, de Miguel Melero, donde es casi imperceptible y no posee preponderancia.

Mariano pintó en 1937 los primeros exponentes de esta temática, los cuales eran dibujos realizados a tinta sobre papel, en una especie de estudios o bocetos. Los ejecutó sin regodeos, con una línea simple y segura, sin repetir trazos ni sobrescribirlos. Esta tendencia la mantuvo hasta 1939, con dibujos como Desnudo de mujer con mano en la cabeza, Pareja con cintas y Bañistas.

 

Durante 1940, el autor experimenta con diferentes enfoquesy en distintos escenarios, buscando posturas más complicadas e inmiscuyéndolas con el entorno. Ese año constituye un anticipo del despertar que se originaría en sus cuadros.

El punto de despegue del desnudo en su obra está marcado por el año 1941, al emplear la acuarela sobre cartulina y elóleo sobre lienzo, además de provocar un rebuscamiento en las posiciones de sus figuras, que aparecen recostadas o reclinadas en los interiores de una habitación.

El predominio del desnudo femenino se hace palpable en una escala de 30 a 1, pero el único masculino, Hombre pelando papas, se erige como la pieza más eminente dedicho año. En su composición, de fuerte rigor volumétrico, casi escultórico, se evidencia la presencia de una figuramonumental que desborda los límites bidimensionales del lienzo en virtud de su prominente corporeidad, alusiva a la pintura muralista mexicana.

Este cuadro muestra la sensualidad y erotismo del hombre que realiza las labores del hogar, en disonancia con el machismo predominante en la República neocolonial. El cuenco de papas funciona como actante para enmascarar elpudor del hombre desvestido.

Con esta pintura aparece una de las características que va a predominar en sus piezas posteriores de la temática: el uso de colores pasteles que se iluminan en blanco y están restringidos en tonos cálidos como ocres, amarillos y sienas.

A lo largo de 1942 coexisten los dibujos, acuarelas y óleos, en los cuales acentúa el rebuscamiento en las posiciones de las figuras, con cierta alusión al manierismo. Al mismo tiempo las unifica con otros animales como el gallo y el pavo real.

En 1943 y 1944 alcanza la madurez pictórica en el abordaje del desnudo, proporcionándole un estilo único y fácil de identificar. La figura predominantemente femenina aparece de perfil, dotada de una sensualidad grotesca y voluptuosa, con cierta rudeza en los volúmenes, que le otorga una sensualidad diferente y recuerda a la Venus de Willendorf, por su forma algo obesa, pechos generosos y abultadas caderas.

Además, acentúa el genitalismo, dibuja los rostros andrógenos y muestra escenas de solos y de conjuntos, con una tendencia al erotismo evocador de comportamientos lésbicos. Los árboles, las casas, las plantas, los muebles, son apoyatura y complemento al mismo tiempo.

Durante este período trasciende la cubierta de color y luminosidad, y se dirige a la anatomía fundamental de la figura y su paisaje. El acento hipertrófico en manos y pies, el ropaje macizo, el árbol y la casa como construcciones simplificadas y sólidas, muestran un estatismo escultórico en cuadros de dimensiones reducidas.
A través del desnudo Mariano presenta las frutas cotidianas del país, que se encuentran generalmente sobre una mesa. La guanábana, el mamey, la piña, el mango, el plátano y el anón, ofrecen el esplendor de sus formas y colores, como parte de la indagación temática y formal de caracteres nacionales que se manifiesta en él en la década del 40.

También contrapone un personaje desnudo a otro vestido para acentuar la morbosidad de la interacción y mostrar las relaciones de represión y cosificación a la que la mujer se encuentra sometida, en una sociedad patriarcal, donde prevalecen los prejuicios.

Es el caso de Mujeres y plátanos, donde ambas féminas se dan la espalda en señal de reprobación; Mujeres en la ventana, donde una de ellas agita los brazos sobre la otra, que cubre su rostro como expresión de pudor; y Guajiro y mujer desnuda, donde se hace evidente la sumisión de la mujer ante el hombre, que la visualiza como un objeto de disfrute sexual. En tanto, Mujeres en la ventana presenta una evocación renacentista, en cuanto a la presencia de un interior donde, a través de un vano, se aprecia el paisaje exterior.

A finales de 1944 y durante todo 1945 sus obras se ven influenciadas por la entrada casi continua de animales domésticos que sirven de comodines. Gallos, caballos y toros acompañan al desnudo e interactúan con él. Obras como Paisaje lunar, Mujer desnuda y toro y Dos mujeres con toro y caballo son exponentes de esta tendencia.

A partir de 1946 abandona paulatinamente la temática del desnudo para centrarse en otros temas. Dentro de las escasas obras que realiza se encuentran Mujer sentada Mujer con niña, ejecutadas a tempera; Bacanal y Mujer reclinada, en 1948, con una clara influencia de la pintura de Picasso; y Lectura de Orígenes, en 1949.

Con los años 50 y el influjo del abstraccionismo, desecha el desnudo casi por completo, a no ser por su Mujer azul,donde plasma las peculiaridades pictóricas de la tendencia no figurativa a la cual se acoge sin adentrarse completamente.

A partir de 1967 retoma el desnudo, pero combinado con frutas, como lo demuestra su serie Frutas y realidad. Estos cuadros rebosan una extraordinaria sensación de alegría y disfrute, y presentan una gran riqueza en forma eimaginación.

A través de ellos, su pintura cobra un nuevo aliento al sintetizar la más alta calidad plástica con la esencia de una sensualidad desinhibida, expresión del desarrollo de la mujer en un nuevo contexto social. Uno de sus máximos exponentes es La naranja (1972), donde alcanza un alto grado de refinamiento y erotismo.

Con la conclusión de esta serie en 1973, Mariano abandona definitivamente el placer sensual del desnudo y se inclina hacia el tema de las masas populares en las diferentes acciones de la vida revolucionaria hasta su muerte en 1990.

De esa forma dejó más de doscientas pinturas de desnudos, que fueron prácticamente exclusivas en su obra de 1941 a 1945 y de 1967 a 1973. Estas tuvieron un aplastante predominio femenino, un afán por dominar el poder expresivo del cuerpo humano, un especial interés por el uso del color y una forma magistral de interrelacionar las figurasentre sí y con el ambiente circundante.

África online desde la cultura holguinera

Por Vanessa Pernía Arias

El panel online “Lágrimas de África, la esclavitud en América y Cuba, organizado por la Casa de Iberoamérica, y con la participación de los historiadores José Fernando Novoa y Alexander Abreu, inició en Holguín el homenaje por el Día de África, que se celebra hoy, y que incluye en esta provincia un amplio programa de actividades desde las plataformas digitales.

La jornada virtual que inició el día 23, tiene como finalidad rememorar la impronta africana en nuestro país, a través delas tradiciones y raíces que perduran en la sociedad cubana. Para sumarse a la celebración del 57 aniversario del día del continente africano, se ha diseñado una programación que incluye conferencias, paneles, presentaciones de libros y de audiovisuales, con iniciativas propias de cada institución de la cultura holguinera.

 

Resaltando el imaginario afrocubano en las artes visuales, el Centro Provincial de Artes Plásticas exhibirá, desde su página en Facebook, exposiciones de creadores que abordan esta temática en su poética pictórica, como Jorge Hidalgo Pimentel, José Emilio Leyva y Emilio Chang. Sobre las raíces africanas en la cultura nacional y su influencia en la compañía músico danzaria La Campana, versará el comentario de la profesora Milagro Moniert, a través de las redes sociales del Consejo Provincial de las Artes Escénicas, y se trasmitirá, desde YouTube, un fragmento de Tanto negro, reciente estreno de este colectivo.

También se presentará el texto África y Nuestra Revolución, a cargo de Ronel González, y se realizará el conversatorio virtual “África, costumbres y tradiciones”, por el poeta Moisés Mayán; y los instructores de arte de la Brigada José Martí, de diversas manifestaciones artísticas, se unirán al espacio “África mía”, que organiza el Centro Provincial de Casas de Cultura. Un artículo sobre las relaciones entre Cuba y el continente africano, del historiador José Abreu Cardet, Premio Nacional de Historia, se socializará a través de diversas plataformas digitales; mientras La Periquera y el Museo de Ciencias Naturales Carlos de la Torre y Huerta, expondrán en las redes sus colecciones con exponentes africanos.

Con un amplio programa de actividades resalta, por otro lado la Casa de Iberoamérica, que desarrolla desde el día 23 paneles, conversatorios, proyección de audiovisuales y encuentros con reconocidos investigadores, y culminará sus acciones a través de un intercambio con internacionalistas y colaboradores que han cumplido misiones de solidaridad en este continente hermano.

Desde el año 1963, cada 25 de mayo se celebra el Día de África conmemorando la fundación de la Organización de la Unidad Africana, desde el 2002 Unión Africana, dedicada a potenciar la integración económica y política, y reforzar la cooperación entre sus estados.

Electa en la memoria, homenaje virtual desde Holguín a la artista mexicana

Por Vanessa Pernía Arias

La jornada virtual Electa en la memoria, dedicada a la artista visual mexicana Electa Arenal Huerta, se desarrolla hasta el próximo 12 de junio con motivo de conmemorarse el 85 aniversario del natalicio de esta gran muralista, quien le legó a la provincia importantes creaciones.

Fotos tomadas de Internet

Organizado por el Centro Provincial de Artes Plásticas del territorio, este será un espacio para interactuar con diversas personalidades de la cultura cubana que han investigado la vida y obra de esta importante pintora y escultora, o la conocieron cuando se radicó en la ciudad en la década de 1960 al llamado de la Revolución, precisó Yuricel Moreno, directora de la institución.

Durante estos días los organizadores exhortan a sus seguidores en las redes sociales a compartir vivencias, opiniones, obras y datos de interés sobre esta artista, utilizando para ello las etiquetas #Electaenlamemoria, #BuscandoaElecta y #ElectaArenalHuerta.

 

Este encuentro virtual pretende desempolvar un poco la memoria sobre la huella que dejó la creadora mexicana y revitalizar su legado, pues fue ella quien, en los años iniciales de la Revolución, dio impulso al naciente movimiento artístico del territorio, legando importantes obras emplazadas en espacios públicos y obras sociales, sobre todo en instituciones de la Salud, añadió Yuricel.

Electa Arenal Huerta (1935-1969) residió junto a su esposo, el arquitecto Gustavo Vargas, en la ciudad de Holguín entre 1961 y 1965, donde realizó una obra de reconocidos valores en el campo de la escultura, la pintura, la gráfica y la poesía; de este modo aglutinó a varios artistas, especialistas y técnicos para fundar el primer taller colectivo de arte y movimiento escultórico de la ciudad.

 

 

Entre sus más destacados trabajos realizados sobresalen los murales escultóricos “Canto a la Revolución”, “Átomos y niños”, “Revolución Cubana”, emplazado en el Museo Provincial La Periquera; y otros de bajorrelieve como “Infancia”, “Maternidad”, “Palomas”, y “Mural geométrico”, en el Hospital Vladimir I. Lenin de esta ciudad oriental (Con información de la Agencia Cubana de Noticias).

Historias tras las columnas de La Periquera

Por Erian Peña Pupo

Imponente y señorial, mirando de frente al visitante que insiste en fotografiarse junto a las arcadas de su fachada neoclásica, se levanta en la calle Frexes No. 190, frente al parque Calixto García, entre Libertad y Maceo, el Museo Provincial de Holguín La Periquera.

La famosa construcción levantada en la segunda mitad del siglo XIX, fue sede del gobierno provincial, Casa Consistorial, durante 106 años, entre 1878 y 1984ha sido testigo silencioso de la ciudad, su paso en el tiempo, sus avances, retrocesos, cambios…

 

En las viejas fotos en sepia, con calles de tierra y campesinos a caballo, siempre está presente La Periquera. Desde sus balcones observó crecer la urbe desde la vieja Plaza de Armas, también llamada Plaza de Isabel II, levantarse las principales edificaciones y erguirse, justo frente a sí, al cine-teatro Wenceslao Infante, hoy Teatro Eddy Suñol, muestra del mejor art decó cubano.

 

En su patio interior morisco transcurrió la primera función de cine en la ciudad, el 25 de noviembre de 1895. Desde esos mismos balcones habló al pueblo cubano, por primera vez, luego de desembarcar por Gibara proveniente de Nueva York, el primer presidente de la Cuba republicana, Don Tomás Estrada Palma. Pocos años después, el 20 de mayo de 1902, como parte de la ceremonia de constitución de la alcaldía, el edificio vivió uno de sus grandes momentos de nacionalismo cuando desplegó desde su balcón central, por primera vez, la bandera cubana. Luego la lluvia mágicamente bautizó la ciudad… Más de medio siglo después hablaría desde allí a los holguineros el Comandante Fidel Castro, luego del triunfo revolucionario de 1959… Y además, cada año se inauguran, desde esos mismos balcones, las Romerías de Mayo.

La Periquera, constituida como museo provincial el 25 de julio de 1976, y además Monumento Nacional, el 10 de octubre de 1978, muestra en sus salas la historia holguinera desde las culturas precolombinas hasta los momentos actuales, además piezas decorativas, armas, documentos, numismática, filatelia, objetos curiosos, victrolas, relojes, y obras de arte de pintores y artistas de prestigio internacional, como el holguinero Cosme Proenza. Entre ellas, obras de singular significación como el Hacha de Holguín, objeto aborigen de evidente uso ceremonial, que se ha convertido en el símbolo de la provincia; la mortaja que cubrió el rostro del cadáver del Apóstol José Martí en uno de sus múltiples entierros; el Aldabón original de La Periquera, obra que se entrega a personalidades cubanas y extranjeras que han cooperado en el desarrollo cultural, científico o económico de la localidad, entre otras piezas históricas…

Pero cada construcción tiene su origen en el tiempo, e historias que pueblan imperecederamente sus columnas y ladrillos. El de la Periquera se vincula a un terreno perteneciente a Pepa Cardet, quien lo utilizaba como valla de gallos, actividad de gran popularidad en aquellos tiempos. Luego fue vendido al español Francisco Rondán para la construcción de un verdadero palacete, una casa diferente a todas las de la época en una ciudad modesta arquitectónicamente, si la comparamos con sus vecinas Santiago de Cuba y Camagüey.

Bajo este propósito, Rondán, uno de los terratenientes de mayor poder adquisitivo en el territorio y dueño de varias fincas ganaderas e ingenios, inició la obra alrededor de 1860, la cual se extendió unos ocho años, según investigaciones de José Agustín García Castañeda, destacado antropólogo holguinero. Con el estallido de la Guerra de Independencia en 1868, el inmueble comenzó a ser usado como fortaleza militar por el gobierno peninsular, mientras que algunas de las familias más influyentes del pueblo encontraron refugio allí. En los días sucesivos al estallido bélico, se produjo un ataque mambí bajo las órdenes del General Julio Grave de Peralta, del 29 al 30 de octubre de 1868. Era la Casa Rondán el único punto que faltaba por tomar en la ciudad y comenzó a ser atacada por los insurrectos desde la Plaza de Armas.

 

A la edificación habían sido llevados también todos los prisioneros, entre ellos la mambisa holguinera Juana de la Torre, a quien utilizaron para detener el ataque, petición a la que ella respondió sin miramientos asomada desde uno de los balcones: “Si debo morir bajo los escombros de este edificio para que triunfe la causa justa que no se detenga un momento el fuego del cañón”. Tras tal hecho nació el nombre de La Periquera, pues los mambises le gritaban a sus oponentes: “Salgan de la jaula, pericos”, en alusión a los colores de sus uniformes, los de la bandera española. Después del ataque mambí, la propiedad de Rondán sufrió docenas de impactos de proyectil de cañón; entonces su propietario reclamó al gobierno español las pérdidas infligidas a su hogar en unos 12 mil pesos oro, y se retiró a vivir a la fortificada ciudad de Gibara.

Desde entonces se estableció allí la Comandancia del ejército español, en un ala alquilada a los herederos de Roldán, y sirvió, además, de vivienda a varios gobernadores, entre ellos Agustín Peláez, quien –según cuentan las leyendas que pueblan el conocido edificio holguinero– estaba casado con una bella y joven mujer, quien se enamoró perdidamente de un joven capitán del cuerpo de voluntarios. Los pobladores fueron dándole vida a esta relación hasta convertirla en una leyenda de amor y muerte…

Dice el mito que los jóvenes Ana Sánchez Roblejo y Serafín Irioste vivieron su historia de amor en el túnel de La Periquera, el cual servía de aljibe a las Iglesias San José, San Isidoro, el Hospital Militar, el Cuartel del Ejército Español y los fortines ubicados en las estribaciones de la Loma de la Cruz. Hasta un día que una falsa alarma hizo que se cerraran las compuertas de hierro que separaban uno y otro departamento anegando de agua, en pocos minutos, todas sus secciones. Al normalizarse las actividades, fueron encontrados sin vida los cuerpos de los amantes.

Según otras versiones, el marido traicionado, cuando descubrió la infidelidad de su cónyuge, mandó a asesinar a la infortunada pareja. Hay también quienes aseguran que el asesinato ocurrió tapiando ambas entradas, entre gritos y lágrimas de los jóvenes amantes.

Él fue enterrado con todos los honores mientras que a ella le colocaron una lápida junto a su tumba en la falda de la Loma de la Cruz que rezaba: “A doña Ana Sánchez Roblejo que pudo morir en su lecho lleno de virtudes y murió sin honra en el túnel de La Periquera”. Tiempo después el párroco de la iglesia retiró la inscripción con la esperanza de que los pobladores olvidaran lo ocurrido. Sin embargo, la historia se perpetuó en la sugestión de varias generaciones, quienes aseguran que en las noches se escuchan las voces y risas de las almas de los enamorados que aún deambulan por el túnel.

No está de más añadir, en honor a la verdad histórica, que entre ambos lugares, la Loma de la Cruz y La Periquera, existe más de un kilómetro de distancia: 200 años después un arriesgado buzo destejió la historia cuando penetró en la supuesta entrada del corredor secreto en La Periquera y comprobó la existencia solo de un aljibe rodeado de manantiales. Pero los pueblos y sus imaginarios sociales se alimentan de mitos y leyendas… Dicen que los holguineros –habitantes de una provincia del universo al fin y al cabo– aseguran ahora, quizá para proteger la leyenda, que toda aquella agua que manaba en el túnel era fruto de las lágrimas de aquel amor desafortunado… ¿Quién sabe?