Iberoarte celebrará los 300 años de la ciudad de Holguín

Por Erian Peña Pupo

Fotos Wilker López y Carlos Rafael

La XVIIIedición de la Feria Internacional de Artesanía Iberoartese desarrollará del 12 al 28 de octubre próximos,organizada por el Fondo Cubano de Bienes Culturales (FCBC) y dedicada al 300 aniversario de la ciudad de Holguín, a la manifestación textil y a la urbe cubana de Trinidad.

Con sedes principales en el Recinto Ferial Expo-Holguín y el Complejo Cultural Plaza de La Marqueta, según explicó en conferencia de prensa realizada en la sede provincial de la Uneac holguinera, Manuel Hernández, director del FCBC en Holguín, la Feria contará con la participación de 63 expositores extranjeros y más de 50 nacionales de nueve provincias del país.

De manera especial, añadió, Iberoarte se suma con su dedicatoria a las acciones para festejar el 300 aniversario de la ciudad, cuando el 3 de abril de 1720 –vísperas de San Isidoro–fue inaugurada la iglesia de ese nombre, y la localidad pasó a llamarse Hato de San Isidoro de Holguín.

Entre los extranjeros destaca en Iberoarte la presencia de artesanos de Perú, principal país expositor, México, Argentina, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Ecuador, India y España; además de una significativa presencia nacional, donde abundan las artesanías y los tejidos.

Iberoarte contará, asimismo, con espacios habituales como Lote, dedicado a las artes visuales, desfiles de moda, rondas de negocios, proyectos de decoración y talleres de creación infantil.Entre estos destaca Lote, con un amplio programa de exposiciones de importantes artistas de la plástica cubana, entre ellos Javier Guerra y Nelson Domínguez, este último con su reconocida muestra Mi amiga Alicia, comentó Anette Rodríguez, especialista de Artes Plásticas del FCBC.

Se realizará, además, una muestra con el título Holguín cumple 300, una de artesanos de Trinidad y Gibara, en la sede de la Asociación Cubana de Artesanos y Artistas (Acaa) en esa costera urbe, otra de la provincia Santi Spiritus y Holguín y una de reconocidas artesanas trinitarias.

“La Feria Iberoarte se ha convertido en el segundo espacio comercial cultural más importante del país luego de Feria Internacional de Artesanías (Fiart) en La Habana”, añadió Manuel Hernández, y subrayó que espacios como el Centro Cultural Bariay y El Benny servirán de escenario para las diversas manifestaciones que convergen en esta especie de fiesta inmensa de la artesanía y la cultura, auspiciada también, entre otros, por la Dirección Provincial de Cultura, la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac) y la Asociación Hermanos Saíz (AHS) en Holguín.

La Feria Internacional de Artesanía Iberoarte tuvo su primera edición en 2001 y desde entonces se ha mantenido como un espacio de intercambio cultural entre pintores, talladores, artesanos y diseñadores del mundo, coincidiendo en sus jornadas finales con la Fiesta de la Cultura Iberoamericana que cada año se desarrolla en esta oriental ciudad, en conmemoración al llamado encuentro –o encontronazo, según varios historiadores– entre las dos culturas, la americana que habitaba el continente y la europea, en similar fecha de octubre de 1492.

 

 

Tras las columnas de La Periquera

Por Erian Peña Pupo

Imponente y señorial, mirando de frente al visitante que insiste en fotografiarse junto a las amplias arcadas de su fachada neoclásica, se levanta en la calle Frexes con No. 198, entre las paralelas Libertad y Maceo, el Museo Provincial de Holguín “La Periquera”.

Foto: Kevin Manuel Noya

La construcción levantada en la segunda mitad del siglo XIX, sede del gobierno provincial, Casa Consistorial, durante 106 años, entre 1878 y 1984ha sido testigo silenciosa de la ciudad, su paso en el tiempo, sus avances, cambios… En las viejas fotos en sepia, con calles de tierra y campesinos a caballo, aparece La Periquera. Desde sus balcones observó crecer la urbe desde la vieja Plaza de Armas, también llamada Plaza de Isabel II, levantarse las principales edificaciones y erguirse, justo frente a sí, al cine-teatro Wenceslao Infante, hoy Teatro Comandante Eddy Suñol, muestra del mejor art decó cubano.

En su patio interior morisco transcurrió la primera función de cine en la ciudad, el 25 de noviembre de 1895. Desde esos mismos balcones habló al pueblo cubano, por primera vez, luego de desembarcar por Gibara proveniente de Nueva York, el primer presidente de la Cuba republicana, Don Tomás Estrada Palma. Pocos años después, el 20 de mayo de 1902, como parte de la ceremonia de constitución de la alcaldía, el edificio vivió uno de sus grandes momentos de nacionalismo cuando desplegó desde su balcón central, por primera vez, la bandera cubana. Más de medio siglo después hablaría a los holguineros el Comandante Fidel Castro, luego del triunfo revolucionario de 1959… Y además, cada año se inauguran, desde esos mismos balcones, las Romerías de Mayo.

La Periquera, constituida como museo provincial el 25 de julio de 1976, y merecedora de la categoría Monumento Nacional, el 10 de octubre de 1978, muestra en sus salas la historia holguinera desde las culturas precolombinas hasta los momentos actuales, además piezas decorativas, armas, documentos, numismática, filatelia, objetos curiosos, victrolas, relojes, y obras de arte de pintores y artistas de prestigio internacional, como el holguinero Cosme Proenza. Entre ellas, obras de singular significación como el Hacha de Holguín, objeto aborigen de evidente uso ceremonial, que se ha convertido en el símbolo de la provincia; la mortaja que cubrió el rostro del cadáver del Apóstol José Martí en uno de sus múltiples entierros; el Aldabón original de La Periquera, obra que se entrega a personalidades cubanas y extranjeras que han cooperado en el desarrollo cultural, científico o económico de la localidad, entre otras piezas históricas.

Pero cada construcción tiene su origen en el tiempo, e historias que pueblan imperecederamente sus columnas y ladrillos. El de La Periquera se vincula a un terreno perteneciente a Pepa Cardet, quien lo utilizaba como valla de gallos, actividad de gran popularidad en aquellos tiempos. Luego fue vendido al español Francisco Rondán para la construcción de un palacete, una casa diferente a todas las de la época en una ciudad modesta arquitectónicamente, si la comparamos con sus vecinas Santiago y Camagüey.

Bajo este propósito, Rondán, uno de los terratenientes de mayor poder adquisitivo en el territorio y dueño de varias fincas ganaderas e ingenios, inició la obra alrededor de 1860, la cual se extendió unos ocho años, según investigaciones de José Agustín García Castañeda. Con el estallido de la Guerra de Independencia en 1868, el inmueble comenzó a ser usado como fortaleza militar por el gobierno peninsular, mientras que algunas de las familias más influyentes del pueblo encontraron refugio allí. En los días sucesivos al estallido bélico, se produjo un ataque mambí bajo las órdenes del General Julio Grave de Peralta, del 29 al 30 de octubre de 1868. Era la Casa Rondán el único punto que faltaba por tomar en la ciudad y comenzó a ser atacada por los insurrectos desde la Plaza de Armas.

A la edificación habían sido llevados también todos los prisioneros, entre ellos la mambisa holguinera Juana de la Torre, a quien utilizaron para detener el ataque, petición a la que ella respondió sin miramientos asomada desde uno de los balcones: “Si debo morir bajo los escombros de este edificio para que triunfe la causa justa que no se detenga un momento el fuego del cañón”. Tras tal hecho nació el nombre de La Periquera, pues los mambises le gritaban a sus oponentes: “Salgan de la jaula, pericos”, en alusión a los colores de sus uniformes, los que identificaban la bandera española.

Desde entonces se estableció allí la Comandancia del ejército español, en un ala alquilada a los herederos de Roldán, y sirvió también de vivienda a varios gobernadores, entre ellos Agustín Peláez, que –según cuentan las leyendas que pueblan el conocido edificio– estaba casado con una bella y joven mujer, quien se enamoró perdidamente de un joven capitán del cuerpo de voluntarios. Los pobladores fueron dándole vida a esta relación hasta convertirla en una leyenda de amor y muerte…

La Casa de Calixto García

Por Jorge Suñol Robles

Cuenta el historiador José Abreu Cardet que Calixto García fue un hombre muy desafortunado: “Empezó la guerra y se separó de su familia. Se disparó para no caer prisionero. Vivió desgracias personales como un hijo que mató al esposa y luego se suicidó. Otro nieto que murió pequeño. Cosas  así, que te dan para casi ponerte a llorar.

“Tuvo mala suerte para la Historia pues se le juzga por ejemplo por la Expedición de Céspedes, por problemas con José Maceo ya que en la Guerra Chiquita llegó tarde, pero eso no fue culpa de él. La estatua  que estaba en el Malecón tuvieron que retirlarla por los ciclones. Hasta después de muerto, ha tenido bastante infortunio”.

Ante eso, por contradictorio que suene,  Holguín, la ciudad paraíso que lo vio nacer, ha dejado bien alto su nombre, su ejemplo, su huella. Calixto García es como un tatuaje para los holguineros, a donde quiera que vamos escuchamos, leemos su nombre. Muy cerca del parque que porta su hermosa estatua, encontramos su Casa Natal, ubicada en la calle Miró esquina a Frexes.

Construida a finales del siglo XVIII, el inmueble sufrió modificaciones, para construir edificaciones más modernas. Durante la República, por ejemplo, fue transformándose y dividiéndose en casas de viviendas y bufetes de abogados.

Pero no hasta el año 1974 en que se decide una restauración parcial para convertirla en un museo. Cinco años después, en 1979, la edificación fue nuevamente remozada y se realiza un montaje, que de manera sencilla y didáctica, refleja por medio de fotografías, documentos y objetos museables, una cronología de los principales acontecimientos y acciones que marcaron la vida y la ideología antiimperialista de  este patriota.

No es hasta enero de 1986, que concluye la restauración total de la Casa y es cuando se amplían las salas de exposición  y se abre un Centro de Información sobre las Guerras de Independencia. Antes de ello, en el año 1978, fue declarada Monumento Nacional,  la cual se proclama de manera oficial en Holguín el 11 de diciembre, cuando se conmemoraban 80 años de muerte.

Cada año, cuando el calendario marca el 25 de julio, la Casa Natal celebra un aniversario más. Este 2019, arriba a sus cuatro décadas, épocas de sueños, aventuras, tropiezos, mucha pasión y compromiso con la historia.

Por ello, diversas han sido las actividades para conmemorar la fecha, que comenzaron en enero, con la Semana de la Cultura Holguinera, y la  edición 30 del Encuentro de Estudios Sobre Guerras de Independencia, a los que sumaron los distintos paneles y presentaciones de libros dentro del Pabellón de Ciencias Sociales en la sala José Luciano Franco, como parte del programa de la Feria del Libro, donde asistieron importantes figuras dentro de la panorama historiográfico cubano.

“Todos los espacios fijos están dedicados a homenajear el 40 aniversario de la fundación del Museo y el 180 del natalicio de Calixto. Una de las actividades que distingue este homenaje fue la inauguración en la sala número 1 de una exposición fotográfica con los momentos más significativos, titulada 40 años haciendo historia. Otro de los momentos importantes fueron los proyectos ´Museo en mi comunidad´ en el reparto Harlem,  y el concurso infantil ´El Museo y Yo´”, afirmó Yanilaysi Ortiz Aguilera, directora de la Casa Natal.

Esta jornada se ha proyectado en diferentes aspectos, fundamentalmente vinculando a los fundadores y el personal que ha trabajado en la institución durante todo este tiempo, en intercambio con los jóvenes investigadores que actualmente colaboran con la institución.

“El 4 de agosto tenemos una gala por el 180 aniversario del natalicio de Calixto García, donde se van a resaltar los aspectos significativos de su vida desde su niñez hasta su incorporación a las Guerras de Independencia, pues en otros aniversarios lo hemos dedicado al amor a su madre, a su esposa, las relaciones con España y José Martí”,  añadió Ortiz Aguilera.

El Museo, como es costumbre, abre sus puertas siempre para visitas guiadas, sobre todo en esta época de verano donde Holguín se convierte en un fiel destino de gente de otras ciudades. Allí podrá recorrer, palpar la historia de un holguinero fiel a sus principios, y leal a su Isla.

Fotos: Kevin Manuel Noya

Entonces, cuando camine cerca y si todavía no ha entrado, párese, lea la tarja que indica está al frente a un histórico sitio. Entre, respire el polvo de los años, conozca a Calixto García de cerca, viaje en el tiempo. No dude tanto, cuente usted mismo la historia.

Dibujos de Cosme Proenza reinauguran galería de Cacocum

Palabras a propósito de la muestra Dibujos, del Maestro Cosme Proenza Almaguer, inaugurada en la reapertura de la galería Wifredo Lam en Cacocum, municipio sede de las actividades provinciales por el 26 de Julio en Holguín

Por Erian Peña Pupo

Fotos cortesía de Cosme Proenza

Pintor, dibujante, ilustrador y muralista, Cosme Proenza Almaguer (Báguanos, Holguín, 1948) ha conformado una sugerente y sui generis cosmovisión pictórica que lo hace distinguible en el ámbito artístico contemporáneo, más allá de las fronteras nacionales.

Graduado de la Escuela Nacional de Arte, en La Habana, y del Instituto de Bellas Artes, en Kiev, Ucrania, Cosme ha creado, en series como Manipulaciones, Boscomanías, Los dioses escuchan, Mujer con sombrero, y Variaciones sobre temas de Matisse, reconocibles mitologías individuales, donde lo simbólico y lo mítico, mediante el uso de signos e intertextualidades, acompañan al ser humano en un vía crucis artístico a través del estudio de los códigos del arte europeo. Su obra está basada principalmente en el análisis: “Soy un investigador que trabajo con los códigos del arte europeo”, asegura.

 

Precisamente esto –el énfasis analítico, la apropiación de referentes– lo convierten en uno de los pioneros del posmodernismo cubano, cuando en el escenario insular otras corrientes predominaban. “Mi vida ha sido la interacción, no el reflejo. Somos un maremágnum de mezclas. Soy un resultado más de eso. Reflejo algo que tiene que ver con lo cubano, pero no con lo cubano sígnico, pues Cuba es más que eso”, comenta. “Lo grande que tiene el arte es precisamente su capacidad de expansión. La belleza es imperdonablemente adhesiva, no hay manera de escapar de ella”, añade Cosme Proenza.

Estas piezas en la remozada galería de Cacocum “Wifredo Lam” –el más universal quizá de los pintores cubanos–, nos muestra a un Cosme Proenza que ha caminado con soltura por diferentes técnicas, potenciando la plenitud de su impronta. Las más anteriores en el tiempo fueron firmadas a inicios de la década de 1970 y las más cercanas, en los primeros años de este milenio. Su obra es posible –además de su talento sin igual– gracias a Holguín, lugar al que afinca su residencia física y espiritual. Por Holguín –nos ha dicho– ocurrió el “encuentro” o “encontronazo” entre la cultura europea y quienes habitaban el archipiélago mayor del grupo de las Antillas; por Holguín, en las aguas de la bahía de Nipe, sucedió el hallazgo de la Virgen de la Caridad del Cobre… Por aquí llegó la tradición y se acrisoló la identidad del cubano: permanencia y continuidad, lirismo y erotismo, lo lúdico y lo mítico… conviven en su obra.

Cacocum –el pueblo de las verbenas de San Pedro y San Juan– reabre su galería con la mirada de Cosme Proenza, un creador que integra el imaginario colectivo del cubano y sus múltiples resonancias universales, y se reafirma como entre los artistas hispanoamericanos dueño de una de las cosmovisiones más originales en los últimos tiempos.

25/50 de Cirenaica Moreira

Por Erian Peña Pupo y Vanessa Pernía Arias

Más allá de ser un recorrido, a saltos, como advierte la propia exposición, por la amplia y sugestiva obra fotográfica de Cirenaica Moreira, 25/50, muestra inaugurada en el Hotel Ordoño como parte del XV Festival Internacional de Cine de Gibara, funciona como un sugerente itinerario del trabajo de Cirenaica, desde sus primeras y más conocidas series en blanco y negro, hasta las más recientes, donde prevalece el uso del color, el cambio de soportes y los grandes formatos.

Obra fotográfica de Cirenaica Moreira, 25/50, muestra inaugurada en el Hotel Ordoño como parte del XV Festival Internacional de Cine de Gibara. Foto: Kevin Maunel Noya

Estos aparentes cambiospara nada se contradicen con piezas iniciales como Con cariño de la voz de la experiencia, La venganza es un plato que se sirve frío y Vive en Cincinnati y ni siquiera me escribe, que integran la muestra; en cambio refuerzan los resortes y la cosmología creativa de Cirenaica. No hay ambigüedad o negación, más allá que la que su propia obra puede esgrimir a su favor.

El cuerpo sigue como epicentro… incluso cuando interviene la fotografía con otros elementos. El color equilibra sus dudas, miedos, emociones… Cirenaica no deja de crear, trasmuta miradas, pero su poética es indivisible; se mueve en un territorio conocido y no por ello menos riesgoso,donde confluyen lo femenino y la amplitud de sus posibilidades, lo doméstico y lo sofisticado, lo afectuoso y sensitivo, lo violento y agresivo. El cuerpo desnudo y el placer de descubrir lo prohibido, que se revela sorpresivamente, como encontrado a la vuelta de la esquina; el vestuario en su calidad instrumental, como utensilio detormentoso,prisión y al mismo tiempo atracción y placer; como territorio donde todo es posible, y los límites del gozo no están aún cartografiados.

Las obras de Cirenaica hablan de ella, pues parten precisamente de ella, no hay duda, pero expande el diapasón: son un espejo al mismo tiempo, nos miramos ese abismo profundo, cargado de feminidad, y nos encontramos pues, al decir de Alfonso Reyes, el hombre es el hombre y el espejo.

Graduada de la facultad de Artes Escénicas del Instituto Superior de Arteen la especialidad de Actuación, Cirenaica ha realizado importantes muestras personales en La Habana, México, Estados Unidos, entre otros, y su obra se encuentra en importantes museos, como el Art Museum de la University of Virginia, Estados Unidos; la Foundación Arte Viva,Río de Janeiro, Brasil; la Fototeca de Cuba; el Lehigh University Art Gallery,Pennsilvania, EUA, el Throckmorton Fine Art Gallery y el Center of Cuban Studies, en New York, Estados Unidos, y la Galería Apectos, Barcelona, España.

Cirenaica Moreira, una de las creadoras más reconocidas del ámbito cubano, provocadora, visceral, celebra sus 50 años de vida y los 25 dedicados a las artes visuales. 25/50 así nos lo reafirma.

Tomado de www.ficgibara.com

La torre de marfil de Michael Johnson en la Uneac holguinera

Por Erian Peña Pupo

Expuesta en la Uneac de Holguín, la muestra fotográfica La Torre de Marfil, de Michael Johnson (1988) nos ofrece una “personal reflexión sobre el cuerpo humano y su relación con la danza, una especie de puesta en escena que no remite al cerrado universo del ballet, un espacio donde la luz, el movimiento y la música constituyen las coordenadas a partir de las cuales los bailarines hacen posible la magia fugaz de la representación”, asegura el crítico de arte Martín Garrido Gómez.

Muestra fotográfica La Torre de Marfil. Fotos: Kevin Manuel

Cuerpos de jóvenes bailarines –pertenecientes a Acosta Danza y en su mayoría al Ballet Nacional de Cuba– componen las piezas “de gran formato e impecable factura”que integran el fragmento de este ensayo fotográfico,con curaduría, museografía y dirección de Julio Méndez Rivero.Cuerpos –perfectos, formados por los ejercicios de la danza– en contraste con el fondo en negro de las fotos.Y lo que particulariza la muestra: cuerpos desnudos como si Perséfone los despejara de todas posibles vestimentas y los remitiera a las esencias mismas de una danza seductora y sutil.

 

Hay erotismo en las obras de La Torre de Marfil convocado por las líneas y los contornos de los propios cuerpos de estos bailarines que han accedido a posar desinhibidos para Michael Johnson: Javier Rojas (Egida), Daniela Gómez (Torre de Marfil), Diana Alonso (Invierno y Espejos, junto a Reyner Tapanes), Rafael Kenedit (Cronos, Capricornio y Universo, junto a Adaris Linares), Carlos Revé y Cinthya Villalonga (Encuentros), Adrián Sánchez (Duende) y Raúl Abreu y Cinthya Villalonga (Sin movimiento); pero no es un erotismo cualquiera, sino que parte, per se, de la esencia misma del ballet.

Dos referentes –imposibles de obviar en este caso– sobrevuelan estas obras delante del ojo acucioso del espectador: ciertas fotografías, invadidas por la mirada clásica y lírica, del estadounidense Robert Mapplethorpe, y las obras del cubano Gabriel Dávalos, donde los cuerpos de las bailarinas del BNC –desnudos también– se integran a paisajes exteriores, urbanos en su mayoría.

“El resultado final es, siempre, de una belleza distinta a la belleza que se encuentra en la naturaleza, porque es una belleza quintaesenciada, culta, depurada y, en resumen, intelectual. Tal vez sea por estas razones que el fotógrafo opta por colocar a sus modelos en un espacio neutro, distinto al del escenario decorado para la presentación, porque de este modo la atención del espectador se concentra en el cuerpo que posa para la cámara, modelado por la luz, revelador de una belleza singular, escultórica, que para algunos podrá tener resonancias eróticas pero que, a la larga, es como el arte al que remite, sensible, sí, pero cerebral y lógico”, añade Martín Garrido.

La torre de Marfil fue inaugurada en la habanera Fábrica de Arte, con sponsor de la Real Embajada de Noruega en Cuba. Posteriormente la muestra se expuso en la Casa Estudiantil de la Federación Estudiantil Universitaria (Feu) de la Universidad de La Habana y fue incluida como parte del programa del XXVI Festival Internacional de Ballet de La Habana Alicia Alonso. Ahora Michael Johnson –además de fotógrafo, poeta– prepara una novela lírica a partir de poemas suyos y fotografías con bailarines del Ballet Nacional de Cuba, que tendrá el mismo título que este ensayo fotográfico.

Sus fotos han ilustrado importantes programas de la televisión cubana, como De la gran escena, y publicaciones de la UNEAC, entre ellas Eróticos, Más eróticas, Más eróticos y Cuentos eróticos.Una de sus obras integra la colección del Museo Nacional de la Danza, único de su tipo en América. Está expuesta también en el Teatro Solís y documentada por el Centro de Investigación y Difusión de las Artes Escénicas CIDDAE, que compone el registro Memoria del mundo de la Unesco.

La torre de Marfil, expuesta en la sala Fausto Cristo de la Uneac holguinera y organizada en conjunto con el Fondo Cubano de Bienes Culturales (FCBC) en la provincia, nos acerca a la sutileza del cuerpo en la danza –o de la danza en el cuerpo– mediante la obra fotográfica de Michael Johnson.

Electa reencontrada

Por Erian Peña Pupo

Fotos Kevin Manuel Noya

Como parte de la Jornada realizada en homenaje a la artista mexicana Electa Arenal Huerta en el 50 aniversario de su fallecimiento, se presentó en el Centro Provincial de Arte de Holguín el catálogo Buscando a Electa, con compilación, edición y diseño del artista holguinero Ramiro Ricardo.

El catálogo monográfico –con el mismo nombre que la Jornada celebrada en la ciudad de Saltillo, México, del 5 al 6 de este mes, y en Holguín, entre el 12 y el 14 de junio–fue realizado con apoyo del Gobierno y la Secretaría del Estado de Coahuila de Zaragoza, y consta de 150 ejemplares, dos de ellos entregados a la Biblioteca Provincial Alex Urquiola y al Museo Provincial de Historia La Periquera.

Buscando a Electa reúne textos a propósito de la vida y obra de la artista mexicana y además un amplio material fotográfico que registra las obras pictóricas y escultóricas de su autoría, emplazadas principalmente en México, Holguín y Las Tunas. Fue presentado por Yuricel Moreno Zaldívar, directora del Centro Provincial de Arte, y Josvel Vázquez Prat, a cargo de su maquetación.

La presentación antecedió un conversatorio sobre la joven artista mexicana que llegó a Cuba en los albores de la Revolución y falleció en México, en 1969, en las labores creativas del Polyforum Cultural Siqueiros, realizado por quien fuera su tío político, el famoso muralista David Alfaro Siqueiros.

En el conversatorio participaron Mercedes Murguía, alumna de la artista Elena Huerta, madre de Electa; Luis Catalá, artista residente en Gibara, amigo y alumno de Electa; y Abel Sastre, historiador del municipio de Puerto Padre, en Las Tunas, donde se encuentra parte de la obra de Electa.

Finalmente se entregó la Distinción Electa Arenal Huerta a Carlos Parra Sánchez, creador holguinero residente en Santiago de Cuba y alumno de Electa en el Taller Experimental de Escultura.

Entre las obras de Electa Arenal emplazadas en Cuba se encuentran el mural Canto a la Revolución, de 1962, en el hospital de Puerto Padre; Infancia, bajorrelieve en el policlínico M. Díaz Legrá, en 1963; Niños y Átomos, bajorrelieve en el policlínico de Velasco, de 1964; El monumento a las Pascuas Sangrientas, de 1963, hoy ubicado en el Bosque de los Héroes, en la Plaza de la Revolución de Holguín; mural geométrico y jardineras Átomos, de 1965, en el Hospital Vladimir I. Lenin, en Holguín, el mural Revolución cubana, de 1965, en el Museo Provincial de Historia La Periquera, entre otras.

Este Museo posee en sus fondos, además, varias escultoras y otras piezas de Electa y su madre Elena, donados en 1992 a la ciudad de Holguín por su hermana Sandra Arenal Huerta, para que “las futuras generaciones conozcan paso a paso el desarrollo de esta artista mexicana-holguinera”.

Presentan catálogo sobre Electa Arenal en Holguín

Por Rosana Rivero Ricardo

El catálogo monográfico sobre la vida y obra de la pintora, escultora y muralista mexicana Electa Arenal Huerta fue presentado este 13 de junio en el Centro de Arte de la Provincia de Holguín, como parte de la Jornada Buscando a Electa, que en el aniversario 50 de su fallecimiento pretende revitalizar su legado y promover la conservación de su obra.

Catálogo monográfico sobre la vida y obra de la pintora, escultora y muralista mexicana Electa Arenal Huerta

El libro, idea del artista de la plástica Ramiro Ricardo, compila toda la obra de la creadora y recoge la amplia labor investigativa de su autor, a partir de la bibliografía existente y testimonios de personas que conocieron a Electa en Cuba y México.

Fotos: Kevin Manuel Noya

Josvel Vázquez Prat, especialista del Centro de Arte y quien colaboró con el volumen, comentó que su confección requirió de una ardua labor documental que se extendió por ocho meses, a partir del rescate del archivo familiar del cual lograron recuperarse alrededor de 250 fotografías sometidas a un exquisito proceso de limpieza y restauración.

El resultado del esfuerzo es apreciable en el catálogo donde aparecen más de 150 imágenes, incluidas las que perpetúan su obra, buena parte de la cual forma parte de la colección del Museo Provincial de Historia La Periquera.

Al cierre de la presentación la artista de la plástica mexicana Mercedes Murguia, alumna de Elena Huerta, madre de Electa; el creador holguinero Luis Catalá, quien laborara junto a ella en el Taller Experimental a inicios de los ’60; y el historiador Abel Sastre, quien se ha dedicado a investigar su vida y obra compartieron sus experiencias relacionadas con ella.

A estas tres personalidades, agasajadas con la Distinción Electa Arenal Huerta en la noche anterior, se sumó el creador holguinero Carlos Parra, al cual le fue concedido el lauro al concluir el conversatorio.

La Jornada Buscando a Electa, que tuvo su edición en la ciudad de Saltillo México, entre el 5 y 6 de junio, se desarrolla en Holguín del 12 al 14 de este mes, periodo en el que se inauguraron tres exposiciones en homenaje a la artista, entre ellas “Por siempre Electa”, con obras originales de la creadora.

Electa Arenal Huerta, atraída por los aires renovadores de la Revolución Cubana, llegó a Holguín a finales de la del añ0 1960 y se mantuvo hasta 1965, periodo en que impulsó la vida cultural del territorio y formó en su Taller Experimental de Artes Libres y Artesaníasa jóvenes artistas que hoy gozan de renombre.

En este periodo realizó más de una decena de piezas diseminadas por los territorios de Velasco, Chaparra, Puerto Padre y Holguín, entre ellas, los murales escultóricos “Canto a la Revolución”, “Átomos y niños” y “Revolución Cubana”.

LINKS

 

Inauguran exposiciones dedicadas a Electa Arenal en Holguín

Por Rosana Rivero Ricardo

Tres exposiciones de artes plásticas se inauguraron este 12 de junio en el Centro de Arte de la ciudad de Holguín, como apertura de la Jornada “Buscando a Electa”, evento que hasta el 14 de junio rendirá homenaje a la pintora, escultora y muralista mexicana Electa Arenal Huerta, en el aniversario 50 de su desaparición física.

Muestra colectiva “Acompasando mis pasos”. Foto: Luis Mario Rodríguez Suñol

La sala grande de la institución acogió la muestra  “Acompasando mis pasos”, en las que 41 creadores de diferentes estilos y manifestaciones expusieron una pieza única como muestra de cortesía y respeto a la artista que impulsó la vida cultural del territorio durante su paso por la zona oriental de Cuba entre 1960 y 1965.

Video performance e instalaciones junto a las tradicionales esculturas y pinturas conforman la exposición en la que sobresalen los nombres de  creadores como Cosme Proenza, Lauro Hechavarría, Luis Silva, Jorge Hidalgo Pimentel y Ramiro Ricardo.

Este último fue el impulsor de la Jornada Buscando a Electa que pretende revitalizar el legado de la creadora y concientizar en torno a la pertinencia de la conservación de su obra, diseminada en las ciudades de Holguín, Puerto Padre y el pueblo de Velasco.

Muestra infantil Ecos de tu risa. Foto: Luis Mario Rodríguez Suñol

Los niños del Taller de Creación Infantil “Antes del ALBA”,  de la artista visual Leticia Leyva Azze, fueron los protagonistas de la segunda exposición “Ecos de tu risa”, en homenaje a Electa, donde demostraron las habilidades adquiridas a través del empleo de diversas técnicas. Predomina el retrato y el paisaje con los rasgos y frescura propios de su edad.

En el segundo nivel del edificio, la sala que lleva el nombre de la artista mexicana, acogió la muestra “Por siempre Electa”, con obra originales de la creadora, fotografías familiares y grabados de su madre Elena Huerta, quien le inculcó el amor por las artes plásticas.

Autoretrato en granito de Electa Arenal

 

Yuricel Moreno, directora del Centro de Arte, en la apertura de las exposiciones, agradeció a los artistas que respondieron a la convocatoria de hacer el homenaje. Asimismo reconoció a las autoridades de la Dirección Provincial de Salud Pública en Holguín que facilitaronel acceso a los sitios donde están emplazadas las obras de Electa en sus instituciones y el diálogo con las personas que trabajan habitualmente en estos espacios.

Agradeció además a la dirección del Hospital Lenin, que donó al Centro de Arte una de las jardineras en granito blanco que Electa concibiera  especialmente para la inauguración de dicha institución de la salud, en 1965.

La jornada estuvo amenizada por la música del Trío Concuerda, además de versos de la propia Electa en voz de la actriz Rocío Pérez Pavón, del Proyecto de Narración Oral Palabras al Viento.

Electa Arenal trabajó en la zona nororiental de Cuba en la década del ‘60 del siglo XX, atraída por los ideales de la Revolución Cubana. Dinamizó la vida cultural de la ciudad e impulsó el desarrollo en el territorio de la escultura y la cerámica, mediante la creación del Taller de Artes Libres y Artesanía, en 1962.

Palomas en edicficios de Reforma Urbana

En la isla, realizó una prolífica obra que incluye los murales escultóricos “Canto a la Revolución” (1962), “Átomos y niños” (1963) y “Revolución Cubana” (1965); así como otros murales en bajo relieve como “Infancia” (1963), “Maternidad” (1964) y “Palomas” (1965).