Los avatares de la cultura y la comunicación en tiempos de Covid-19

Este no es un artículo científico, mucho menos una disertación académica sobre términos que han venido a reinventarse en medio de la pandemia que nos afecta. La Covid-19 ha venido a transformar de forma radical la interacción social y, en consecuencia, el ser humano ha encontrado vías para no detenerse en ese afán de impulsar el arte, de hacer llegar un mensaje de ánimo y resistencia ante la difícil situación.

El proyecto “Ángulo ancho” es artífice de todas las transmisiones culturales. Foto: Wilker López

Sin descuidar su profesión, pero insertándose en horizontes nuevos para él, encontramos al periodista Juan Gabriel Gordín Concepción, quien está al frente del proyecto “Ángulo ancho”, artífice de todas las transmisiones culturales que se han realizado a través de Internet en estos meses de restringida interacción social. Sobre la acertada iniciativa conversamos para conocer los derroteros e interioridades del pequeño, pero eficiente, equipo de trabajo.

Detrás de cámara

Nuestro equipo está conformado por Frank Batista, como director de fotografía, Pablo Méndez, Yander Velázquez y yo.

“Ángulo ancho” es un proyecto multidisciplinario donde trabajamos cuatro o cinco amigos. A raíz de la pandemia por el nuevo coronavirus y sus repercusiones en la interacción social y, por supuesto, la cultural, hemos realizado desde la Casa de Iberoamérica  42 transmisiones a través del streaming, o sea, en línea.

Esta iniciativa ha llegado para quedarse pues, a pesar de ser producto de esta situación, ha demostrado que tiene suma importancia porque lo que se hace en cualquiera de los locales donde se trabaja, cuando se transmite por las Redes Sociales o las demás plataformas de comunicación en Internet, llega a muchas más personas, abarcando varios países del mundo: tan solo la Casa tiene una red de contactos que incluye tanto intelectuales como artistas y otras personalidades que participan en la Fiesta de la Cultura Iberoamericana, lo que permite la interacción constante con esas personas.

La cuestión tecnológica

Cuando empezamos a trabajar lo hacíamos con imágenes SD, Baja definición, sin embargo, la propia cotidianidad nos llevó a transmitir en HD, Alta definición, porque ahora, todo lo que va a suceder durante la Fiesta de la Cultura Iberoamericana se va transmitir por Internet y medios de comunicación como el Canal Caribe y Clave, lo cual te obligan a trabajar este formato de mayor calidad de imagen.

“Esta iniciativa ha llegado para quedarse”. Foto: Wilker López

Durante el Malakhov realizamos “Memorias de un Festival”, cuatro transmisiones entre las que consta una grata experiencia el día del aniversario de Codanza, con casi cinco mil visualizaciones, con personas de Europa, Asia y América pendientes de lo que sucedía; al igual que durante el evento de Patrimonio, concluido hace unos días.

Un público in crecento

La idea es llevar a la mayor cantidad de personas posibles los sucesos culturales de la ciudad o la provincia en general a través del streaming en las Redes Sociales y los medios de comunicación.

Con las transmisiones desde la Casa Ibero por su perfil en Facebook, que se comparten además por el resto de sus perfiles en la Redes, hasta hace un mes teníamos más de un millón de visualizaciones. Cuando analizas el impacto es bastante significativo, así como su alcance. La cotidianidad de la Covid impide el contacto entre personas y su asistencia a lugares públicos, pero con estas transmisiones se llega a mucho más personas en muchos más lugares que cuando se hace para los holguineros, por ejemplo, a un concierto en esta institución pueden entrar alrededor de sesenta personas, sin embargo, cada transmisión o enlace que hacemos sobrepasa las miles de vistas.

Durante el 13 de agosto, por el Cumpleaños de Fidel, hicimos una transmisión que tuvo casi quinientas mil interacciones, todo ello habla de la importancia de realizar este tipo de trabajo que abarca a más personas y, sobre todo, saca del contexto holguinero, citadino, lo que se realiza en cada uno de los espacios de la ciudad.

De periodista a…

Somos un equipo multidisciplinario que hace cámara, edita, dirige, nos ayudamos entre todos. Buscamos la tecnología, que es lo fundamental, pero lo importante es seguir aprendiendo, superándonos cada día para que cada enlace sea mucho mejor, porque cada vez tenemos mayor impacto y eso nos exige mayor calidad en nuestro trabajo.

“Ángulo ancho” es un proyecto multidisciplinario donde trabajamos cuatro o cinco amigos. Foto: Wilker López

De momento lo fundamental son las transmisiones de la Casa Ibero, el Festival de Jazz, y cinco revistas, de media hora cada una, que tienen que ver con los espacios más representativos de la Fiesta de la Cultura Iberoamericana y se exhibirán durante la venidera cita, del 24 al 28, así como los streaming de cada una de las actividades de la Fiesta: la Gala Inaugural, las Artes Plásticas on-line, el Congreso de Pensamiento, el Coloquio Iberoamericano de Letras…todo lo que normalmente se desarrolla durante la Fiesta, pero que este año le daremos cobertura a través de las Redes Sociales.

Memorias de un Festival con la impronta de Malakhov

Por Vanessa Pernía Arias

El Concurso de Danza y Grand Prix Vladimir Malakhov, que se desarrolla cada dos años en Holguín, realiza el espacio “Memorias de un Festival”, para rememorar lo vivido en las cinco ediciones del evento, a través de las plataformas digitales y los diferentes medios de comunicación provinciales y nacionales, ante las disposiciones sanitarias para prevenir la Covid-19.

Este año se desarrollan diferentes espacios que abordan las memorias del Grand Prix, explicó Maricel Godoy, directora de la Compañía de Danza Contemporánea Codanza, anfitriona de la cita.

Fotos: tomadas de la página de Facebook del Centro Provincial de Artes Escénicas

De esta manera, precisó, desde el 21 hasta el día 25 se socializa, a través de las plataformas digitales, transmisiones en vivo desde Internet a través del perfil del Consejo Provincial de las Artes Escénicas, y medios de comunicacióndiversos materiales, como entrevistas, videos con obras premiadas, fotografías y otros contenidos que rememoren del encuentro danzario.

También durante estas jornadas se convocará a la VI edición en 2021 de este evento, presidido por la estrella del ballet mundial Vladimir Malakhov, la propia Godoy, y el empresario internacional de ballet Paul Seaquist.

En este Concurso predomina la juventud de los coreógrafos y los intérpretes, y más que un certamen de esta urbe, el Grand Prix Vladimir Malakhov es una fiesta de la danza mundial, agregó la directora.

Surgido en septiembre de 2014 con el objetivo de estimular el trabajo de jóvenes bailarines cubanos y latinoamericanos, el Concurso de Danza y Grand Prix Vladimir Malakhov ha posibilitado la confluencia en Holguín de bailarines, coreógrafos, estudiantes, críticos e investigadores de la danza de varios países, entre ellos España, México, Uruguay y Estados Unidos, así como reconocidas compañías y maestros de la danza en Cuba, incluidos Premios Nacionales (Con información de la Agencia Cubana de Noticias, ACN).

Grand Prix Vladimir Malakhov: Un templo para la danza se erige en Holguín

Por Erian Peña Pupo

Cuenta la leyenda que la mítica bailarina y coreógrafa estadounidense Isadora Duncan (1877-1927) bailó en la holguinera ciudad de Gibara a inicios del siglo pasado. Pero esa historia con tintes románticos permanece como un vago y disperso rumor todavía sin confirmar, incluso para quienes preferimos creerla como cierta. Lo que sí es verdad, al punto de ser parte de la monumental historia viva de la danza en Cuba, es que el importante bailarín ucraniano Vladimir Malakhov (1968), figura mítica del ballet mundial de todos los tiempos, ha bailado en más de una ocasión en Holguín para el asombro cotidiano de quienes todavía miramos al mundo desde esta provincia del universo.

La primera vez que en el escenario del Complejo TeatralEddy Suñol bailó Vladimir Malakhov fue en 2013, cuando hizo suyas las coreografías La muerte del cisne, de Mauro Di Candia, y Voyague, de Renato Zanella, y cuando, además, los holguineros entregaron Un regalo a Malakhov de bailarines cubanos”; momentos estos que, al decir de la maestra Maricel Godoy, coreógrafa y directora de la Compañía de Danza Contemporánea Codanza,anfitriona de la cita, resultó “piedra fundacional, la primera piedra de un templo mayor, ese templo que hemos ido construyendo”, y que se ha consolidado en el Concurso de Danza del Atlántico Norte y Grand Prix Vladimir Malakhov.

“Hace varios años –cuenta Maricel Godoy– tuve un encuentro en el Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso con Paul Seaquist, mánager de Vladimir Malakhov, uno de los más grandes bailarines del siglo XX. Lo invité a una temporada que 10 días después tenía Codanza en Holguín. Él quedó fascinado con la compañía y le propuso a Malakhov que, como regalo a Cuba, se concretaría en Holguín, en diciembre del 2013, un concurso para la promoción de jóvenes bailarines y coreógrafos cubanos y del mundo.

Esa fue la semilla, el génesis de un evento, realizado por el Consejo Provincial de las Artes Escénicas, cuyo objetivo es estimular el trabajo de los jóvenes bailarines cubanos y latinoamericanos, y además, llevar la danza como vía de comunicación y expresión al público interesado en esta manifestación artística. Desde 2014 es auspiciado por la compañía Codanza y patrocinado por el célebre bailarín ucraniano, considerado por la revista Dance Magazinecomo el mejor del mundo en cinco ocasiones. “Solo la presencia de esta célebre figura, desde que se fundó el festival, es un incentivo para que la convocatoria crezca cada año. Sus clases magistrales sirven para desarrollar y perfeccionar el nivel técnico de los bailarines. El diálogo cotidiano sobre la interpretación en las obras que ha bailado es fuente de inspiración para todos”, añade Maricel.

Con carácter bienal desde 2018, el Malakhov ha permitido la confluencia en Holguín de jóvenes bailarines y coreógrafos de reconocidas compañías del país y de México, Estados Unidos, Uruguay, España, Japón, Republica Dominicana… De Cuba, además de la anfitriona Codanza, han participado Médula, Malpaso, Endedans, Danza Espiral, Ballet de Cámara de Holguín, Compañía de Irene Rodríguez, Danza del Alma, Retazos, Danza Libre, Danza Fragmentada, Ballet de Camagüey, Prodanza, ISA Danza, Proyecto Other Side, Rosario CárdenasEn la interacción, en el diálogo con los maestros de la danza, crece el evento, fructifican sus bases. Por lo que, además de las clases magistrales impartidas por el propio Malakhov y otros maestros a los participantes y a los estudiantes de la Escuela Vocacionalde Arte, se realizan talleres y conferencias, como parte del programa teórico que sostiene, también, esta cita. Rubén Rodríguez, Regina Balaguer, Liliam Padrón, Guillermo Horta, Andrés D´Abreu, María del Carmen Mena, Maricarmen Rodríguez, Noel Bonilla, Mercedes Borges, Toni Piñera, Bárbara Balbuena, entre otros, han acompañado, en diferentes ediciones, la realización del mismo.

Los participantes –luego de concursar en las modalidades Ballet Clásico, Ballet Neoclásico y Ballet Contemporáneo– optan por los premios Grand Prix de Interpretación, Prix de Interpretación, Grand Prix de Coreografía, Prix de Coreografía, Grand Prix de Mejor Puesta en Escena de Compañía, Prix de Mejor Puesta en Escena de Compañía y el Premio del Público. En 2016, Yoel González, director de la compañía Médula, de Guantánamo, obtuvo un Premio Extraordinario que le permitió crear una coreografía expresamente para Vladimir Malakhov. Así, al año siguiente, vimos a Vladimir interpretar El hombre detrás de la estrella, obra en la que el joven coreógrafo no desestimó la oportunidad de hacernos recorrer –como lo indica el nombre de la pieza– la cotidianidad de un hombre que ha trascendido como “el mejor bailarín del mundo”: sus interioridades, conflictos, instantes cotidianos, aquello que lo hace un ser humano sobre todas las cosas, aunque sabemos que en este caso el hombre, Vladimir, es, además, Malakhov, uno de los grandes representantes del arte danzario de todos los tiempos.

En esa ocasión, Vladimir Malakhov expresó: “Hace cinco años por primera vez vine a este escenario y bailé para ustedes, ahora el tiempo ha pasado y una vez más me encuentro aquí bailando para ustedes. La competición no ha envejecido y con ella yo también he rejuvenecido y una vez más me voy a cargar de energías de tantos bailarines, coreógrafos y compañías que vienen a demostrar sus talentos. Ustedes me dan energía y yo haré lo mejor que pueda hacer para convertir a Holguín en la capital de la danza”.

Este año, cuando debíamos celebrar la VI edición, la situación de excepcionalidad epidemiológica causada por la Covid-19 en el país impidió que se realizara el Concurso de Danza y Grand Prix Vladimir Malakhov. En su lugar, del 21 al 25 de este mes, se realiza “Memorias de un Festival”, un recuento de lo vivido en estas cinco ediciones, a través de diversas plataformas digitales, incluida la trasmisión en vivo desde Facebook Live, y el apoyo en la prensa escrita y programas nacionales y provinciales de radio y televisión. De la misma manera, este recordatorio posibilitará el lanzamiento de la convocatoria para encontrarnos en septiembre de 2021 en este evento presidido por el propio Malakhov, Maricel Godoy, y el empresario internacional del ballet, Paul Seaquist.

Para Maricel este necesario evento es “un templo para la danza que le hemos regalado a esta ciudad y a este país. Dependerá de nosotros y de la fuerza con que podamos asirnos a sus columnas, su permanencia, su progresiva construcción. Lo estamos logrando y al menos durante estos siete días Holguín se convertirá en capital de la danza”.