Entregan Premio de la Ciudad en Ciego de Ávila

El pasado 13 de julio se hizo oficial la entrega del Premio de la Ciudad en los géneros de Poesía y Cuento, que convocó en el 2017 la filial de Literatura del Comité Provincial de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) en Ciego de Ávila. Así como el premio de reseña literaria, para libros de autores avileños publicados en la provincia o en el país, Alma Digital.

El certamen fue lanzado a tono con los tiempos modernos, a través de las redes sociales y los concursantes debían participar vía correo electrónico. Esto ayudó a que se recepcionaran un total de 150 obras, repartidas por los distintos géneros literarios.

La jornada literaria sirivó como argumento para que los escritores, tanto de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) como de la UNEAC se reunieran en sabia comunión, en una mesa de opinión sobre la literatura avileña impresa, a cargo de los escritores José Antonio Quintana, Pepe Quintas y José Martín Suárez con la moderación de Carmen Hernández Peña.

La tarde fue propicia para que los poetas y narradores, algunos de los participantes en el concurso, leyeran sus obras y agazajaran a la literatura con un brindis literario en los jardines de la UNEAC.

Ya por la noche, insertados en la peña Trovándote Plus que conducen los trovadores Yoan Zamora y Héctor Luis de Posada, después de una lectura de poesía a cargo de los poetas Yanaris Valdivia, Masiel Mateos trujillo y Eduardo Pino, autor del programa total de la jornada, se dio entrega oficial de este premio nacional de poesía y cuento Premio de la Ciudad 2017.

En esta oportunidad, el jurado de Poesía, compuesto por Teresa Melo, Carmen Hernández Peña y Arístides Vega Chapú, decidieron por unanimidad, otorgar el premio a la obra Las regiones desvastadas del holguinero Rubiel Alejandro González.

En Cuento, el jurado integrado por Félix Sánchez Rodríguez, Jorge Santos Caballero y Vasily M. P., fallaron a favor de la obra Veinte minutos del escritor holguinero Rubiel Alejandro González. El accesit de cuentos de tema fantastico y sobrenatural, La Casa Tomada, quedó desierto.

El premio de reseña literaria, Alma Digital, cayó en manos del escritor avileño Herbert Toranzo Falcón, por su reseña sobre el libro del ya fallecido Modesto San Gil, Lejos, después del mar, y cuyo jurado estuvo integrado por Katia Sibeira, Fernando León Jacomino y Yuris Nórido.

Desde ese momento quedó abierta la nueva convocatoria del Premio de la Ciudad y el concurso de reseña literaria Alma Digital 2018.

Tomado de www.uneac.org.cu

El Boti con aires jóvenes

Cuando recientemente concluyó en Guantánamo la 40 Jornada de Literatura y Artes Plásticas Regino Eladio Boti, que honró los 140 años del natalicio de ese poeta e intelectual, y que demostró la calidad de los ganadores, pensaba como el certamen se ha posicionado entre las más importantes citas de su tipo en el país y entre la mayoría de los miembros de la Asociación Hermanos Saíz (AHS).

Sin embargo pese a la difusión de la convocatoria, los esfuerzos del Comité Organizador y el pago en metálico de los premios, los niveles de asistencia y representatividad nacional en el longevo evento aún son escasos, aseguraron sus organizadores. Aunque este es un mal que asola a la mayoría de los salones de su tipo —minados por el estancamiento y dificultades curatoriales—, el Boti demostró que el peso del Salón —expuesto en el Centro de Arte Palacio Salcines—, continúa recayendo en los creadores de la provincia, aunque participaron artistas de Ciego de Ávila, Holguín y Santiago de Cuba.

La prensa guantanamera destacó que aunque “vale resaltar que los artistas con más experiencia del patio, esta vez no desempeñan un papel protagónico en las muestras inauguradas, llama la atención que son los noveles abanderados de las artes plásticas guantanameras quienes tienen presencia notable en el certamen, para competir y exhibir creaciones”.

Entre ellas destacamos la muestra Estampas de la memoria, de Anelí Pupo, expuesta en el Centro de Arte y Literatura Regino E. Boti, uno de los principales espacios galerísticos y, a la vez, lugar de las presentaciones literarias y los conversatorios. Alejada de la estética y el discurso visual de sus dos anteriores exposiciones personales, esta vez Anelí se aventura en la fotografía documental para revelarnos a un Boti menos conocido, mediante el retrato y la recodificación de algunos objetos personales del poeta.

Por su parte, el Estudio–Taller Todo por el arte fue escenario de la exposición Cuando los símbolos se imponen, primera muestra del joven de 23 años Adrián García Falcón después de graduarse de la Academia de Artes Plásticas de la tierra del Guaso. El novel artista retrata con la técnica de dibujo sobre cartulina a grandes maestros de las artes visuales del territorio. Al decir de García Falcón, en esos cuadros convergen como una gran familia el acuarelismo de Boti, el espiralismo de Laborde, el arte naif de Oscar Nelson, el paisajismo de Rogelio Martínez y las instalaciones de Ramón Moya, entre otros.

“Esos hombres constituyeron la vanguardia de su tiempo, y muchos formaron a la mayoría de los artistas actuales en la desaparecida academia. Incluso yo recibí clases de algunos como Rogelio, cuando era pequeño. Cada dibujo mide 70 por 84 mm en cartulina. En ellos la figura va acompañada, en segundo plano, de alguna de las obras peculiares que realizaron y los distinguieron. Trabajé el bodegón holandés barroco del siglo XVII a detalle, eran casi idénticos a los cuadros originales modernos, y le incluí objetos contemporáneos como botellas de refrescos, potes de mayonesa. Siempre traté que la textura transmitiese la sensación de satisfacción y gusto del paladar humano”, comenta el joven, autor de las obras de Cuando los símbolos se imponen.

“Aunque llevo cinco años de graduado, la mayor parte de mis obras han sido resultado de exposiciones colectivas como instructor de arte en la Jornada Boti, el concurso Vázquez Pubillones y en la Casa de Cultura en el evento Nivio Fernández in memoriam, porque hacer arte, para un joven hoy en Guantánamo, no es fácil por la carencia de materiales. Hay que tener pasión, de lo contrario pasa, como a otros de mi año, que cambiaron de profesión”, aseguró García Falcón

Cuando los símbolos se imponen, muestra de Adrián García Falcón. Foto: Dairon Martínez Tejeda

Salón Concurso Regino Eladio Boti en Guantánamo. Foto: Dairon Martínez Tejeda

Salón Concurso Regino Eladio Boti en Guantánamo. Foto: Dairon Martínez Tejeda
Por Erian Peña Pupo
Tomado de www.ahs.cu

Por una sonrisa

Por Erian Peña Pupo

Fotos Adrián Aguilera

Una sonrisa todo lo puede y más si es la sonrisa de un niño. Una sonrisa que destruya los miedos, haga crecer la esperanza y nos deje ser también un poquito más felices y soñadores.

Las celebraciones por el Día de los Niños –con sede central en Sagua de Tánamo– hicieron posible en los infantes y sus familias muchas de estas sonrisas espontáneas y agradecidas.

Lidis

Lidis Lamorú tiene su casa abierta para quien quiera entrar. Su casa, ese patio enorme, fue esta vez la plaza Camilo Cienfuegos, donde la cantautora holguinera realizó un concierto.

La mayoría de los niños allí presentes no conocieron las emisiones televisivas del popular programa El patio de Gabriela, donde una Lidis veinteañera, guitarra en mano, nos hacía soñar cada semana. Pero los padres de estos niños sí disfrutaron con Gabriela, por eso este fue un concierto para toda la familia. El tiempo ha pasado, Lidis creció como artista, dio a conocer su música en toda Cuba y varias partes del mundo, recibió importantes premios y el aplauso de muchos: ahora celebra, agradecida, sus 21 años de vida artística con temas que todos coreamos: “Don Lagartijo”, “Tengo”, “Curioso negrito”…

En compañía de Mónika Dance y otros artistas holguineros, entre una “conga a toda hora” y aquello que nos ha aportado la mezcla de razas, nuestra identidad, Lidis agradeció a los “holguineros por permitir que mi guitarra, mis canciones y yo podamos existir”.

En la casa de abuela

La casa de abuela es un proyecto que acaba de nacer en la ciudad. Tiene como anfitriona a la cantautora Edelis Loyola y se realizó por primera vez en la Casa de Iberoamérica.

Entre música, payasos, títeres y libros, Edelis apuesta por que los niños se diviertan y se instruyan al mismo tiempo. Aprender es lo importante y si reírse y divertirse van de la mano, mucho mejor.

“Nos interesa rescatar la actividad cultural infantil en función no solamente de los juegos, los payasos y las canciones, sino enfocarnos hacia la cultura, para que los niños salgan de acá alegres y divertidos, pero también conociendo algo nuevo”, comenta Edelis, miembro de la UNEAC.

En esta ocasión estuvieron en La casa de abuela: bailarinas de la compañía Mónika Dance, niños ganadores del Festival de la Canción Infantil La ronda del Pintorcillo, Paco Palabrero, el clarinete de Don Lupe, el guije Jirivo Jiribilla en manos de Leandro Peña, el libro La princesa Dayán, de Niurki Pérez García, la flauta y los coros de Edelita Cabreja…

“Queremos traer la tradición y la modernidad que prestigia a la Casa de Iberoamérica y hacerlo en un proyecto donde fluya la danza, los mitos, las leyendas, los juegos y las canciones infantiles, pero siempre dándole un serio carácter cultural a la actividad”, añade la también realizadora radial.

No hay un espacio así en la ciudad, se los aseguro. Por eso no lo piense dos veces: cuando el próximo 12 de agosto se realice nuevamente La casa de abuela, vaya con su pequeño a la Casa de Iberoamérica, entre sin tocar la puerta, Edelis Loyola les espera, guitarra y corazón en mano, para hacernos aprender y soñar al compás de sus canciones.

 

Corte de Faraón veraniega

Por Claudia Hernández Maden

Fotos: Adrián Aguilera

El Teatro Lírico Rodrigo Prats repuso La Corte de Faraón como propuesta halagüeña para este verano en la sala principal del Teatro Eddy Suñol holguinero, devenida corte babilónica donde soberano y séquito regalaron una de las mejores versiones de la opereta española, bajo la dirección de la soprano María Dolores Rodríguez.

Desde su estreno en 2015, la versión holguinera de La Corte se acompaña por interpretaciones de jóvenes exponentes del bell canto, amparados por una amplia producción escenográfica, cuyos personajes hicieron las delicias de los espectadores, este viernes y sábado.

La puesta recrea la historia bíblica del antiguo Egipto, donde el general Putifar fuera herido en combate e imposibilitado para consumar su matrimonio con Lota, ardiente joven que desea consolarse con el casto esclavo José. Además de los atributos que divierten al público cuenta con un elenco variable en el cual se unen actores debutantes a otros más experimentados, unidos por las coreografías de Alejandro Millán.

Con puesta en escena del maestro Armando Suárez del Villar, fue versionada por el cantante y actor Abel Carballosa, quien adecua el sentido del humor y el doble sentido presentes en la obra desde su origen, en enero de 1910, a la realidad cubana contemporánea.

 

Por los 25 años de la Casa Ibero

Por Erian Peña Pupo

Fotos Adrián Aguilera

La Casa de Iberoamérica celebra este año su 25 aniversario, por lo que ha proyectado un amplio plan de actividades entre los que destaca el concierto del tenor Yuri Hernández en el Teatro Suñol bajo el título Para vivir y ahora un encuentro con las instituciones que han mantenido un estrecho vínculo y cercanía con la Casa holguinera.

A propósito fueron reconocidos el Teatro Eddy Suñol, el Museo Provincial La Periquera, los respectivos centros provinciales del Cine, del Libro y la Literatura, y las Artes Plásticas, el Fondo Cubano de Bienes Culturales, las filiales provinciales de la UNEAC y la Asociación Hermanos Saíz, la Dirección Provincial de Cultura, CEDES, Cuadernos Papiro, la Unidad Provincial de Apoyo a la Actividad Cultural, Casita de Romerías, Ediciones Holguín, el Centro de Comunicación Cultural La Luz, la Academia El Alba, Ediciones La Luz, entre otras.

Asimismo, fueron entregados reconocimientos especiales a instituciones que han realizado importantes aportes a la institución en estos 25 años: la Empresa Comercializadora de la Música y los Espectáculos Faustino Oramas, el Consejo Provincial de las Artes Escénicas, el Consejo Provincial de Patrimonio y la Biblioteca Alex Urquiola.

Con incursiones en géneros identificativos del panorama sonoro cubano, como el son, el mambo y el chachachá, el proyecto De Cuba soy, perteneciente a las Artes Escénicas en Holguín, compartió temas ineludibles en el pentagrama nacional, como el Chan Chan y Los tamalitos de Olga. “Lo más importante para nosotros –comenta el Maestro Gastón Allens, director del proyecto De Cuba soy– es defender la música que ha hecho famosa a Cuba y que nos identifica en el mundo. Además, demostrar que la gente sí se divierte, pues muchos creen que la música cubana es anticuada y nadie se recrea con ella”.

El 23 de octubre de 1993, el Dr. Armando Hart Dávalos, entonces ministro de Cultura, y el investigador José Manuel Guarch Delmonte, fundan la Casa de Iberoamérica con el objetivo de profundizar, a partir del estudio y promoción de la cultura nacional y regional, en las relaciones histórico–culturales que conforman la cultura en el continente. Ese mismo año surge la Fiesta de la Cultura Iberoamericana como proyecto integrador del trabajo de la Casa. Veinticinco años después, la Casa de Iberoamérica consolida sus intereses iniciales y se proyecta “en diálogo continuo con la región”, como asegura el DrC. Eduardo Rafael Ávila Rumayor, actual director de la institución holguinera.

 

Holguín obtiene cinco premios en el Aquelarre 2018

Fotos: Poesía de Isla y Juan Pablo Carreras
Los dos lauros obtenidos por Onelio Escalona en el Festival Nacional del Humor Aquelarre 2018, se unieron a los tres premios que ya había obtenido la provincia de Holguín en el certamen concluido el 8 de julio.
El cantautor y actor del Dúo Caricare mereció los reconocimientos en la categoría de Guión de Espectáculo por Ridiculum Vitae, texto que aborda el tema de la lucha contra la violencia,y al Mejor Monólogo por La T, en el cual a través de juegos de palabras, demuestra que la letra T está “metí’a en tó’. Asimismo se le concedió una mención en canción humorística con el tema América despertó.
Dichos premios se sumaron a los alcanzados por el realizador de la radio holguinera David Ledesma en el apartado de cuento, por Dialéctica metafísica y el problema de Molyn y en guión radial por una de las emisiones de Entre el Jigüe y el Marañón.
La cosecha humorísticas holguinera se nutrió además con el lauro, en la categoría de Décima, obtenido por el escritor Ronel González, con su libro El Platón del Banquete, donde logra hacer humor de la difícil ciencia de la Filosofía.
La participación de la provincia en el Aquelarre se hizo patente además en el programa teórico del evento donde el profesor de la Universidad de Holguín, Ariel Zaldívar y Ronel González, presentaron ponencias relacionadas con el arte de hacer reír.
Este último, ofreció en su disertación un resumen de su libro Dúo Caricare: el martillo y la puntilla del humor cubano, donde analiza el devenir de esta agrupación y por la cual recibió una de las becas, que otorga el Centro Promotor del Humor.
Por Rosana Rivero Ricardo
Tomado de www.ahora.cu/es

Teatrales, cinematográficas señales de humo

Por Katherine Pérez

Teatro del Sol y Trébol Teatro se fusionaron en este 14 Festival Internacional de Cine de Gibara para presentar Humo, una obra del ya no tan joven dramaturgo holguinero Yunior García.

La obra emplea, como dijera Juan Padrón, autor del programa para la puesta…cuadros enmarcados en películas cubanas que definen el rostro de nuestra producción (Los sobrevivientes, Memorias del subdesarrollo, Papeles secundarios, Adorables mentiras, Suite Habana…), y en la que, de un modo u otro  también se trazan sutiles nexos entre cine y teatro

Con René de la Cruz y Félix  Beatón como protagonistas, y puesta en escena del primero, esta obra pudo haber alcanzado otras dimensiones, sin embargo, como en entrevista admitiera García honestamente: Es un estreno mejorable. Yo creo que la obra todavía está en working progress y necesita más ensayos. O sea, más de 15 días que fue el tiempo que tuvimos, para que los actores realmente incorporen bien sus personajes y alcancen el ritmo preciso que lleva  la obra y técnicamente también funcione.

Además, precisó que la obra debía proponerse en otro lugar donde el calor no afectara el público y este pudiera escuchar, porque según el guionista, Humo es para escuchar. Hoy rompemos el hielo, explicó, pero era un compromiso que teníamos con Gibara y vamos a trabajar para que la obra alcance su punto necesario.

Lo esperamos, naturalmente.

Andando con Andante

Aunque las proyecciones cinematográficas, los conciertos y las exposiciones resultan las principales atracciones de un evento que abre cada año su diapasón a la convergencia de manifestaciones, en esta edición las artes escénicas, especialmente el teatro, ha sumado sus propuestas para hacer de Gibara un lugar donde el arte hace partícipe al pueblo.

Teatro Andante de Bayamo compartió su arte desde la Casa de Cultura Municipal. Foto: Adrian Aguilera

Desde Bayamo, Granma, Teatro Andante trajo dos propuestas: Ay Margarita y La virgen que aprendió a calcular, con dirección artística y general del Juan González Fiffe, recientemente nominado al Premio Nacional de Teatro. La primera, destinada al público infantil y ejemplo de una de las facetas más conocidas de Andante, es una “fábula para ser contada y cantada musicalmente…”, interpretada por Dailín Anaya, Roque Figueredo y Julianner Suárez Vázquez; este último Premio Caricato de Teatro Infantil 2014, en la categoría masculina, además del Premio de actuación Adolfo Llauradó, otorgado por la Uneac.

Teatro Andante. Foto: Adrian Aguilera

Ay Margarita es una obra compleja desde la propia articulación del texto, el trabajo actoral, el cambiante vestuario y la utilización, además, de instrumentos musicales y la tonada campesina en su creación, característica de la impronta de su línea estética en el teatro contemporáneo cubano. Con el trasfondo de una historia de amor interpretada por animales de la campiña cubana, Ay Margarita nos cuenta sobre la defensa de la identidad y el rescate de valores nacionales desde una trama divertida que, además, hace partícipe al público infantil desde un “arte vivo” en constante evolución, y realiza, asimismo, guiños con su lenguaje a los adultos, al tratar sutilmente temas actuales.

Obra: La virgen que aprendió a calcular. Foto: Adrian Aguilera

Por su parte, La virgen que aprendió a calcular escrita por el danés Soren Valente, director de Batida Teatro de Dinamarca, aborda desde el absurdo y la comedia las cambiantes relaciones de poder –simbolizado en este caso por el cetro real y la realeza misma– y las convergencias sociales y simbólicas, mediante metáforas y códigos visuales en un país donde ha muerto el rey y posteriormente la reina y “aparece” una Virgen, símbolo de la castidad y con ella, receptáculo de un Mesías. Mediante la elementalidad teatral, donde prevalece un vestuario oscuro, la pieza que bebe del teatro contemporáneo europeo y, nos dicen ellos mismos, del shakesperiano, se sumerge en cuestiones como la muerte, el poder, la sociedad, los sistemas de gobierno, el pensamiento, las diferencias y sobre todo, la necesidad de creer y al final, ser felices, al mismo tiempo que se acompaña de la música en vivo que los actores de Andante nos obsequian.

Por Erian Peña Pupo

Música y magia en La ronda del Pintorcillo

Por Erian Peña Pupo

Magia, sueños, colores y música, sobre todo mucha música, reinaron en el Festival de la Canción Infantil La ronda del Pintorcillo, realizado en el Centro Cultural Bariay el 29 y el 30 de junio, bajo el auspicio del Empresa Comercializadora de la Música y los Espectáculos Faustino Oramas Osorio.

Festival de la Canción infantil La ronda del pintorcillo. Foto: Torralbas

El Bariay –adecuadamente embellecido para una cita infantil liderada por las excelentes actuaciones de los niños pertenecientes a la Compañía infantil Ronda de los sueños, dirigida por Grisel Velázquez Fonseca y con dirección musical Ana Margarita Torres– fue escenario de las rondas de competencia y finalmente de la entrega de los premios, otorgado por un jurado de reconocidos músicos y especialistas holguineros, entre ellos Ernesto Infante, quien destacó la calidad de las obras en concurso y lo complejo que resultó para el jurado entregar los premios.

Foto: Torralbas

El Primer Lugar del Festival de la Canción Infantil y Gran Premio lo obtuvo la obra “Sueños de un niño”, de Diego Santiago, del municipio Calixto García. Con arreglos de Joel Rodríguez Millor, la hermosa canción fue interpretada por Daniela del Rosario Serrano.

El municipio Banes recibió el Segundo y Tercer lugar: “Fiesta de animales”, de Salvador López, con arreglos de Gustavo Márquez e interpretación de Dayanet Chacón González, y “Mágicas palabras”, del Armando Castro, con arreglo musical de Manuel Puentes, respectivamente. Esta última obra, en la voz de Ana Carla Martínez Romero, obtuvo también el Premio de Interpretación.

Por su parte el Premio de la Popularidad, también de Banes, fue para “Esas cosas lindas”, de Ramón Blas Cruz, con arreglos de Víctor Trasobares y voz de Jennifer Rodríguez Matos.

En la clausura del Festival de la Canción Infantil La ronda del Pintorcillo, nombre tomado de un libro del escritor holguinero Luis Caisés, estuvieron presentes, entre otros, Nilser Batista Pérez, funcionario del Departamento ideológico del Partido Comunista de Cuba (PCC) en Holguín, y Rachel García Heredia, directora del Sectorial Provincial de Cultura.

La Mezquita en el Día del Historiador Cubano

La Filial holguinera de la Unión Nacional de Historiadores de Cuba (UNHIC) celebró en la Biblioteca Provincial Alex Urquiola el Día del Historiador Cubano y el X aniversario del sello editorial La Mezquita.

Instituido en recordación del otorgamiento en 1936 de la condición de Historiador de La Habana al también etnólogo y periodista Dr. Emilio Roig de Leuchsenring (1889–1964) la fecha reconoce el trabajo de las personas dedicadas a “la investigación, la educación, la divulgación y la conservación de los saberes históricos locales y nacionales, que es decir la defensa de su patrimonio y su identidad”, comentó el moderador del acto provincial, el realizador y profesor universitario César Hidalgo Torres.

Como un “momento de homenaje y reconocimiento a los historiadores y también el espacio en que renovamos nuestros compromisos de profesión en el empeño por investigar, promover, conservar y enseñar la historia de la Nación cubana, y con ella seguir defendiendo el proceso revolucionario”, catalogó la fecha Rosabel Reyes Portelles, miembro del Secretariado Provincial, en la lectura del mensaje enviado por el Secretariado Nacional de la UNHIC, en un acto donde participaron miembros de la Sociedad Cultural José Martí, el Centro de Estudios de Cultura e Identidad de la Universidad de Holguín (UHO) e historiadores de las diferentes secciones de base del territorio.

Asimismo, subrayó la importancia de la reciente Asamblea General de Miembros, donde “delegados de todo el país analizaron el trabajo realizado en los últimos cinco años y discutieron sobre la organización interna, la enseñanza de la historia y el apoyo a la formación de profesionales vinculados a la actividad científica, la socialización del conocimiento histórico y la conservación y preservación del patrimonio histórico de la Nación”.

Allí quedó aprobada la Declaración de la UNHIC a la sociedad cubana: “La historia, la UNHIC y los restos de la lucha ideológica contemporánea”, cuyo contenido fue compartido por el historiador Hernel Pérez Concepción, quien subrayó que “Cuba vive un momento trascendental de su historia, la continuidad y el cambio interactúan dialécticamente en un contexto donde se dirime la preservación de la Revolución y el socialismo”.

“Tenemos la responsabilidad de profundizar en la investigación, la enseñanza y la divulgación de las claves que determinaron la configuración del devenir patrio, asimismo nos compete la preservación del patrimonio nacional”, añade la Declaración de la UNHIC leída en el acto presidido por Nilser Batista Pérez, funcionario del Departamento ideológico del Partido Comunista de Cuba (PCC) en Holguín; Rachel García Heredia, directora del Sectorial Provincial de Cultura; Hiram Pérez Concepción, presidente de la Filial provincial de la UNHIC; Faustino Fonseca Perea, director provincial de Cultura saliente, y Roberto Infante Pérez, presidente de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana.

Por su parte, el sello editorial La Mezquita fue fundado el 29 de junio de 2008 y está adscripto a la Filial Provincial de la UNHIC. La historiadora Mayra San Roman reconoció el trabajo de este sello, único de su tipo en el país, que tiene como parte de su catálogo editorial 16 títulos, dos de ellos en formato digital, y además 6 en diferentes fases de proceso editorial. Ha recibido también dos premios de la Crítica Histórica José Luciano Franco y su surgimiento fue nominado como Suceso Cultural del Año en Holguín.

El momento fue idóneo para que la Filial holguinera de la UNHIC entregara una serie de reconocimientos a varios de los 453 asociados holguineros: el Diploma Francisco García Benítez a Ventura Carballido Pupo y Benedicto Paz Sánchez; el Diploma José Aguilera a Elia Sintes Gómez y Tamara Reyes Rodríguez; el Diploma Antonio Aguilera a José Abreu Cardet y Carlos Emilio Peña Ramírez; el Diploma José Manuel Guarch Delmonte a Yadira Rojas Espinosa; el Diploma Juan Albanés a Ángela Cristina Peña Obregón y Georgelina Miranda, y el Diploma Herminio Leyva Aguilera a Hernel Pérez Concepción.

Además, La Mezquita reconoció el trabajo de varias personas e instituciones: Hiram Pérez Concepción, Mayra San Miguel, David Gómez Iglesias, Hernel Pérez Concepción, Fidel Fidalgo Moncada, José Abreu Cardet, Xiomara Garzón Montes de Oca, Rebeca Pantoja Álvarez, Alexis Triana, Faustino Fonseca, la Biblioteca Provincial Alex Urquiola, el Sectorial Provincial de Cultura, la UEB Gráfica Holguín, y el Departamento ideológico del PCC en Holguín.

El dúo de cuerdas Sabaret ofreció los temas Rompiendo la rutina, primer danzonete, creado por Aniceto Díaz en 1929, y Andalucía, del Maestro Ernesto Lecuona. Finalmente Cultura Provincial reconoció el trabajo de la UNHIC debido al 36 aniversario de la organización que agrupa a los profesionales que trabajan en la investigación, la docencia y la divulgación de la historia y la conservación del patrimonio histórico–cultural.