Comparten delegados al Congreso de la Uneac con autoridades gubernamentales en Holguín

Por Yudit Almeida

Los delegados e invitados holguineros al IX Congreso de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba, Uneac, intercambian con autoridades gubernamentales de la provincia de Holguín.

uneac logo

En el encuentro, que aconteció en el Recinto Ferial holguinero, debatieron acerca de las preocupaciones del sector, temáticas que han sido centro del debate en los procesos de base como es el futuro del arte a través de la enseñanza artística, las pocas posibilidades de giras nacionales para los artista de provincia y sobre el convenio cultura-turismo.

Humberto Pino, director de la Banda Provincial de Concierto, agradeció la oportunidad de este intercambio, a la vez que demandó la necesidad, en medio de la difícil situación económica, de potenciar el desarrollo cultural en los individuos, para continuar defendiendo nuestra Revolución y nuestra identidad cultural.

En tanto, el trovador Raúl Prieto, destacó: “desde el sistema de la Cultura tenemos que autocriticarnos y ver nuestras debilidades como sector, para estar en mejores condiciones de enfrentar esa guerra mediática”.

isabel garcia granados f yudit
Isabel García Granados, directora de la filial holguinera de la Universidad de las Artes. Foto: Yudit Almeida

Isabel García Granados, directora de la filial holguinera de la Universidad de las Artes, planteó: “la cultura forma parte de un comportamiento social, llamar a un orden social, porque hay indisciplinas sociales que forman parte de la cultura o de la incultura y no podemos aceptarlos, los tiempos cambian lo que si siguen siendo los mismos son los valores”.

Frank Batista, destacado camarógrafo y realizador audiovisual, afirmó: “con los pocos recursos que tenemos, nos toca resistir a esta guerra que se nos hace y defender nuestra cultura teniendo en cuenta la calidad del producto cultural sin temerle a la diversidad”.

Por su parte, Julio César Estupiñán Rodríguez, presidente de la Asamblea Provincial del Poder Popular, informó a los delegados sobre la situación económica y desarrollo local de la provincia.

El Congreso Nacional de la Uneac tendrá lugar del 28 al 30 del presente mes en La Habana.

A la cita, asistirán delegados de todas las provincias cubanas y nueve de ellos son holguineros.

 

Tomado de www.radioangulo.cu

Fondo de Bienes Culturales agasaja a Holguín en sus 300 años

Por Rosana Rivero Ricardo
FondoB2
Vista de la reanimación del Hotel Saratoga. Fotos: Carlos Rafael
La Filial del Fondo Cubano de Bienes Culturales (FCBC) en la provincia de Holguín interviene en múltiples espacios de la ciudad cabecera en saludo al aniversario 300 del pueblo, por celebrarse el 4 de abril de 2020.
La sucursal, reconocida recientemente como Vanguardia Nacional, participó en la restauración del Teatro Eddy Suñol, lo cual realzó el esplendor del coloso de la cultura holguinera para los festejos por su cumpleaños 80, el 2 de junio último.
Artistas de dicha institución intervienen en la reanimación del boulevard holguinero, cuyo primer tramo, enclavado en la Calle Libertad, entre Arias y Aguilera, debe concluirse en saludo al 26 de Julio, Día de la Rebeldía Nacional, según precisó Manuel Hernández Ramos, director del FCBC en la provincia.
FondoB1
Trabajadores del FCBC contribuyeron a realzar el esplendor del teatro Eddy Suñol.
 En homenaje a los 300 años del pueblo de Holguín se pretende inaugurar la galería del maestro Cosme Proenza, en el local que antiguamente ocupara la Tienda Hanoi y una galería comercial, hasta ahora inexistente en el territorio, en la misma sede del FCBC.
Se trabaja además en la culminación del proceso de reconstrucción del Hotel Saratoga y rehabilitación del Museo Provincial de Historia La Periquera, ambos ubicados en los predios del parque Calixto García, lo que coadyuvará a preservar dichos inmuebles de valor patrimonial.
Otros proyectos en varios municipios de la provincia y territorios del país ha asumido el FCBC holguinero, el que más exportaciones realiza en Cuba, lo cual contribuye a incrementar la capacidad del Ministerio de Cultura para obtener dinero en efectivo, empleado en el sostenimiento del sector, de acuerdo con lo expuesto por Hernández Ramos.
En los últimos 130 meses, la filial de Holguín ha cumplido sus planes de producción que este año tiene prevista la cifra de 40 millones de pesos y en 2021 ascenderá a 100 millones por concepto de sustitución de importaciones.

Lourdes María Mazorra, XX Premio Celestino

Por Erian Peña Pupo

Fotos tomadas de Internet

La joven escritora camagüeyana Lourdes María Mazorra López obtuvo el XX Premio Celestino de cuento con el libro Las fauces, según el acta del jurado, integrado por Félix Sánchez, María Liliana Celorrio y Rubén Rodríguez, hecha pública en el Salón “Abrirse las constelaciones” de Ediciones La Luz, sello de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) en Holguín.

El jurado reconoció en Las fauces “la buena construcción de sus personajes, las atmósferas de los relatos, el aliento poético que embellece las historias, lo que influye positivamente en el ritmo y la fluidez de las narraciones, así como la adecuada selección del narrador”.

Reconoció, además, entre la veintena de títulos en concurso, los libros Cuestión de estética, Inútiles puertas y La locura que nos define, cuyos respectivos seudónimos son Zaratustra, Catalina de Médici y Gargantúa. Así como la “buena concurrencia al concurso, la calidad general de los cuadernos, pruebas de la salud y el prestigio de este evento, crecidos y consolidados durante dos décadas”, subraya el acta del jurado del Premio.

Lourdes María Mazorra López, presente en la premiación, recibió un diploma acreditativo y un grabado de la autoría del reconocido artista Cosme Proenza Almaguer.

Como parte de la tarde fue presentado, por Adalberto Santos, el libro La máquina de recuerdos, de la también camagüeyana Evelin Queipo, ganador de la edición XVIII del Celestino.

La máquina de recuerdos es “una propuesta honesta de su autora que nos invita a reinventar nuevas realidades a través de historias que, dilatadas o breves, versan siempre sobre valores humanos trascendentales: la vida frente al trascurrir del tiempo, la entrega y el dolor como suprema muestra de amor, la ambición, que en su torrente puede llevarnos hasta el exterminio; todas ellas conservando el sabor último de lo verdadero, como si alguien nos invitara, amablemente, a compartir sus más deliciosas confesiones”, leemos en la contracubierta del libro, con obra del artista Dagoberto Drigg.

A la entrega del Celestino asistieron, entre otros, Nilser Batista, funcionario del Comité Provincial del PCC que atiende el sector cultural, y Rachel García Heredia, directora provincial de Cultura en Holguín, quien entregó un reconocimiento al colectivo de La Luz.

 

 

Cortázar, un cronopio en Celestino

 

Por Erian Peña Pupo

Fotos Kevin Manuel Noya

El 105 aniversario del natalicio del escritor argentino Julio Cortázar (1914-1984) fue recordado con la realización de una mesa panel durante el XX Premio Celestino de Cuento, en Ediciones La Luz.

El salón “Abrirse las constelaciones” de esta importante casa editorial de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) recordó la obra del autor de Rayuela y Las armas secretas, en un panel moderado por el escritor y periodista Erian Peña Pupo e integrado por los reconocidos escritores Lourdes González, Mariela Varona, Eugenio Marrón y Félix Sánchez, este último jurado de la XX edición del Premio.

Lourdes González recorrió su cercanía literaria con Cortázar, partiendo de la lectura en su juventud de la novela Rayuela, publicada en 1963; la edición de la poesía de la también argentina Alejandra Pizarnik, amiga de Cortázar; y la visita a su tumba en el cementerio de Montparnasse, en París.

Mariela Varona se enfocó en cuestiones como “lo fantástico” en la literatura de Cortázar, a partir de cuentos como Casa tomada, publicado en 1946 en Anales de Buenos Aires, revista dirigida por Jorge Luis Borges. Mientras Félix Sánchez comentó la cercanía de la obra del argentino con autores cubanos, su labor como traductor, el gusto por el jazz y el boxeo, entre otras cuestiones.

Finalmente Eugenio Marrón relacionó a Cortázar con la Revolución Cubana y su cercanía con ella, a partir de la visita en 1963 a La Habana, como parte del jurado del prestigioso Premio Casa de las Américas y la cercanía con intelectuales como Haydée Santamaría, Roberto Fernández Retamar, José Lezama Lima y Antón Arrufat. Precisamente un enjundioso prólogo de Lezama acompaña la edición cubana de Rayuela, realizada por Casa de las Américas en 1968 y reeditada en 2018.

Al panel siguió la presentación de Ventana al mar, cuentos de Ariel Fonseca publicados por Ediciones Luminaria, de Santi Spiritus, por Erian Peña Pupo, y la lectura de textos de narrativa por Marvelys Marrero, Rafael A. Inza, Luis Alfonso, Andrés Cabrera, Eduardo Pino, Robert Armas y Rey Neris.

En la noche la peña “Palabras compartidas”, en el Café del Arte Joven, en la Casa del Joven Creador de la AHS en Holguín, tuvo como invitado a Félix Sánchez, con conducción de Rubén Rodríguez.

 

 

Estrena grupo Etcétera espectáculo humorístico

Por Rosana Rivero Ricardo

Los artistas llegaron ya y casi se están al ir. Sí, porque aunque el grupo humorístico Etcétera es holguinero, hace un tiempo se fueron a “probar” suerte a la capital y les gustó el sabormás que los del Coppelia.

En humor a la verdad, su actitud no es reprochable, máxime cuando mantienen cierta fidelidad amorosa con Holguín. Sus estrenos se prueban en la tierra que los vio crecer que, como madre amorosa, “le ríe todas las gracias”.

Obra “Los artistas llegaron ya”, Grupo Etcétera. Fotos: Kevin Manuel Noya

El espectáculo “Los artistas llegaron ya” no es la excepción. Su estreno es noticia desde marzo de 2019, cuando el grupo puso uno de los actosen el Festival de Humor Satiricón y Eider Luis Pérez, su fundador, actor, escritor y, otros “or”, anunció que el paquete completo se presentaría en junio, en homenaje al aniversario 80 del Teatro Eddy Suñol.

Y cumplió su palabra. Este 20 de junio la Sala Raúl Camayd se llenó para ver a “Los artistas llegaron ya”. Y no se fueron sino hasta dos horas después, duración aproximada del show humorístico que, en su primera noche, dedicaron a los trabajadores del “Suñol”.

Pero vayamos al grano, como diría el pavo, y critiquemos la puesta, porque un artista sin crítico es como una tienda sin cola para el pollo. Eider Luis Pérez ha demostrado su talento para escribir humor, actuar, escoger a sus actores, dirigir y montar quirúrgicamente una obra humorística, con elmismo fundamento con que se piensa una pieza dramática.

En “Los artistas…” vuelve a echar garra a su talento para, a través de la ironía, la sátira, el juego de palabras, el absurdo y otros recursos propios del género, hacer una valoración del arte contemporáneo desde el humor.

Las dos mejores sketch fueron colocado al inicio y final de la puesta, en una bien pensada concepción dramatúrgica. El primero, aborda “La cadena evolutiva del arte”, desde la prehistoria, hasta lo contemporáneo. A pesar de que los chistes se construyen sobre la base de los conocimientos de Historia del Arte del escritor, saberes que no están al alcance de la mayoría, la risa sí lo estuvo. Llegar a todos los públicos sin bajar el nivel, ha caracterizado el trabajo de Etcétera por más de una década.

Lo mejor se reservó para el final, con la puesta, por tercera vez en Holguín, pero igualmente disfrutable, de la obra centrada en la música. La pieza está casi a la misma altura de la que considero la más integralpieza de Etcétera: “Descarga en la década”. Esta vez, un compositor convoca a sus musas, pero“le baja” un “muso” del género alternativo y otro del género urbano.

La obra trasciende el humor y se convierte en un experimento social. La canción que entre ambos componen tiene estribillos específicos de cada muso, sobre la misma base rítmica. Sin embargo, el público solo recuerda la letra del reguetonero. Como diría Taladrid: “Saque usted…”

Interesante resultó el sketch del Bar “La alegría viene en polvo”, donde se hace una abierta crítica a los ¿humoristas? de cabaret, muchos de los cuales se decantan por los chistes fáciles con base en la homofobia, el racismo, denigrantes hacia la mujer, los pinareños y una larga lista que más recientemente incluye jutías y cocodrilos.

Menos risibles, pero igualmente inteligentes, resultaron las piezas protagonizada por el artista de la plástica donde, por cierto, se critica la relación de los creadores con los críticos; y el sketch del Artista Total.

Lo mejor de Etcétera, después de los guiones de Eider, son las posibilidades escénicas de los dos actores que lo acompañan: Yasser Velázquez Fonseca y Luis Ángel Batista Bruzón. Sobre este último recayeron los mejores papeles, entre ellos el del muso reguetonero que el público holguinero reconoció con aplausos.

El humor teatral no está divorciado de las buenas puestas en escenas. Es más, en Etcétera es un matrimonio perfecto. Aunque sobrio, se cuidó el diseño escenográfico, de luces, vestuario y banda sonora.

Aún quedan tres actuaciones de Etcétera en el Teatro Suñol: viernes, sábado y domingo. La sugerencia es a no perderse la propuesta antes de que cambie su nombre a “Los artistas se fueron ya”, probablemente, a recibir los premios que merecen por esta obra.

El verano desde Casa

Por Arlene Gómez Palacios

En la tarde de este miércoles la Casa de Iberoamérica acogió la conferencia de prensa en la que se dieron a conocer las principales actividades y propuestas que realizará y patrocinará la institución durante los meses de verano.

Ernesto Angulo, Subdirector de la Casa de Iberoamérica y Jefe de Departamento de Gestión de Proyectos de esta institución hizo saber a la prensa, artistas e invitados las propuestas más relevantes. “Se está haciendo el lanzamiento de todo lo que la Casa ha diseñado para este verano. Dentro de las mismas está el Encuentro de las casas temáticas. Este iniciará con la Jornada Cucalambeana de Las Tunas, en la Casa de la Décima. Dicha institución atesora muchas obras de arte de artistas holguineros. El otro momento será la Fiesta del Fuego dentro de la Fiesta del Caribe en Santiago de Cuba, el tercer momento tendrá lugar en Guantánamo y el último va a ser la Fiesta de la Cubanía en Bayamo, Granma” apuntó Angulo.

Se destacan además durante la temporada estival las presentaciones del Mariachi Holguín, las actividades de las comunidades de naturales y descendientes de españoles en la provincia y el Festival de Música Electrónica Stereo-G, esperado espacio que goza de excelente aceptación entre los jóvenes y los exponentes de este género en el país. A decir de DJ Tiko, organizador y anfitrión de este gran festival, la próxima edición gozará de atractivas novedades que van más allá de la propuesta musical en sí, al abrazar otras manifestaciones artísticas como el teatro callejero, la danza entre otros.

Acerca del libro Lydia Cabrera, en su laguna sagrada de San Joaquín

Por Yasmani Castro

Para mí sorpresa existenvarias publicaciones periódicasen nuestro país que le han dedicado importantes dossier a la memoria y obra literaria deLydia Cabrera, cuyo aniversario 120 celebramos el pasado 20 de mayo.

Pero existe un libro casi desconocido publicado por la Editorial Oriente en el año 2000 dedicado enteramente a la media de esta gran escritora e investigadora del mundo afrocubano.

Me refiero a Lydia Cabrera, en su laguna sagrada de San Joaquín, escrito por Natalia Bolívar y Natacha del Río. Este libro que cumple la premisa martiana de que “Honrar, honra”, es un magnífico ensayo que utiliza diferentes recursos literarios para poderevocar la memoria de la Cabrera y regalarnos todos los secretos que se esconden en esa Laguna Sagrada que se encuentra en la localidad de Pedro Betancourt en la provincia de Matanzas.

Cabe destacar el capítulo en que las autoras cuentan los aspectos más importantes de la vida y obra de Lydia Cabrera, reconociendo asíla primera biografía que se escribe de ella después de 1959. Otro aspecto es la reconstrucción literaria del universo mágico religioso que conserva Pedro Betancourt y que fue por mucho tiempo materia de investigación de la Cabrera e importantes antropólogos que la acompañaban a esos viajes profundo por una Cuba que parecía renegada por las clases que dominaban el poder en ese momento de nuestra Cuba republicana. Por eso la obra de Lydia Cabrera, es importante y las escritoras de estetexto han sabido mostrar inteligentemente. Resaltando las dimensiones de los estudios realizado por la autora de Cuentos negros de Cubay su importancia para entender ese misterio que nos acompaña que es en definitivamente la cubanía.

Y esta honrar de Natalia Bolívar y Natacha del Río, no es por gusto debido a los vínculos de trabajo y afectivos que compartieron por muchos años la Cabrera y la Bolívar. Tan es así que él libro Los Orishas en Cuba, tuvo que esperar cuatros años para ser publicado debido a que Natalia Bolívar y Aróstegui, se negara a borrar de la dedicatoria a la autora de El Monte, sabia decisión que posibilitó en los duros años noventa del pasado siglo XX que a principio del tercer milenio apareciera este magnífico libro Lydia Cabrera, en su laguna sagrada de San Joaquín que merece la pena volver a reeditar y promocionar porque en este texto se alberga un importante elemento de nuestro legado al mundo afroamericano.

Escuela de Arte de Holguín gradúa a sus estudiantes

Por Leila Rivero, estudiante de Periodismo

En la noche de este martes 18 de junio los estudiantes de noveno grado de la Escuela Elemental de Arte Raúl Gómez García, de Holguín , celebraron su graduación en sala Raul Camayd del teatro Eddy Suñol.

La velada estuvo dedicada al 300 aniversario de la fundación del pueblo de Holguín y a los 80 años del teatro holguinero, que durante todo el mes de junio contó con una amplia jornada de actividades para celebrar estas décadas de existencia.

La interpretación de la obra Cecilia Valdés por la joven relevo del teatro lírico Dania Laura López Fornaris dio apertura a la gala artística. De ballet, danza y música se graduaron un total de 47 estudiantes.

Fotos de la autora

De padres a hijos fue la pieza presentada por la Banda de la Escuela Elemental, bajo la dirección del maestro José Francisco Obregón. Más tarde llegaron los alumnos de quinto año de ballet Lesyanis Lores y Sergio David Pupo con el número Historia de Amor, bajo la coreografía de Yadira Sarmiento.

Los estudiantes de quinto año de danza asumieron la obra Más que 4, de la coreógrafa Vianki González Miranda  así como Estampa de mi ciudad, de Ernesto Benítez.

La especialidad de danza es reconocida por  integrantes del tribunal nacional, y por su parte, en ballet, se alcanzan los mejores resultados desde hace dos años. En música aprobaron más de 20 estudiantes,  aunque la asignatura Solfeo jugó una mala pasada.

Sin embargo, los pendientes a la segunda convocatoria de dicha materia se preparan en la provincia Las Tunas, no solo para aprobar, sino también con el fin de adquirir las habilidades necesarias de su carrera.

Hirio Vera Martínez, director general de la Escuela Elemental afirmó respecto a la formación de sus estudiantes: “A pesar de algunas situaciones, los resultados son positivos. Lo primordial en esta escuela es mantener la parte artística, pero siempre mediante lo ético y humano, desde los valores que son la esencia para formar al artista”

El Celestino recuerda a Onelio Jorge Cardoso en su 105 aniversario

Por Erian Peña Pupo

Fotos Carlos Rafael

Como parte de la XX edición del Premio Celestino de Cuento, el salón “Abrirse las constelaciones” de Ediciones La Luz acogió la realización de una mesa panel dedicada al 105 aniversario del narrador Onelio Jorge Cardoso (Villa Clara, 1914–La Habana, 1986).

Moderado por el escritor y editor Adalberto Santos, el panel estuvo integrado por los narradores y poetas Manuel García Verdecia y Nelton Pérez, y el investigador, profesor universitario y crítico literario y de cine Lino Ernesto Verdecia Calunga, quienes abordaron aspectos de la obra de Onelio, autor de Taita, diga usted cómo y El hilo y la cuerda.

Para Verdecia, Onelio Jorge Cardoso “trabajó un lenguaje vernáculo a partir de un personaje y sus posibilidades, pero que no llega a un mero criollismo. En su obra hay elementos que se cruzan en el destino de la persona y que van más allá de lo anecdótico, pues se acercan a la condición humana, para hacernos ver cómo somos, con las pasiones, los sentimientos propias… La pérdida de la inocencia, la angustia del hombre cuando se enfrenta a ciertas situaciones… son cuestiones presentes en sus cuentos”.

“Nos es necesario leerlo y hacerlo sin prejuicio”, enfatizó el reconocido intelectual holguinero.

Por su parte, Nelton Pérez, ganador del Premio Carpentier de Novela por Infidente, lamentó que varias generaciones de cubanos, especialmente los más jóvenes, no hayan leído como es debido su obra, al solo existir viejas ediciones de sus cuentos y no reeditarse los mismos. “De alguna manera Onelio Jorge es nuestro Juan Rulfo”, subrayó.

Finalmente, Lino Verdecia recordó, entre anécdotas, el momento en que siendo estudiante, conoció a Cardoso y las demás veces que compartieron en Santiago de Cuba y La Habana. “Onelio era un orfebre de la palabra, de la conversación y lo que escribía, de la ética y el respeto. Alguien tan tímido, cordial y sencillo que no parecía lo grande que era”.

Con voz singular en el ámbito cubano e hispanoamericano, su obra no solo representa la dura y cotidiana existencia de los pescadores, campesinos y obreros agrícolas en la Cuba de entonces, sino es un reclamo al derecho y la necesidad de esos hombres al pleno disfrute de otras vertientes de la realidad gracias a las posibilidades de la imaginación.

Su amplia producción está compuesta por: Taita, diga usted cómo, El cuentero, El caballo de Coral, Cuentos completos, Gente de pueblo, La otra muerte del gato, Iba caminando, Tres cuentos para niños, Abrir y cerrar los ojos, El hilo y la cuerda, Caballito blanco, Gente de un nuevo pueblo, La cabeza en la almohada, Negrita y Dos ranas y una flor.

El reconocido intelectual cubano Jaime Sarusky, Premio Nacional de Literatura en 2004, aseguró: “Digo que lo admirable en Onelio Jorge Cardoso, además de su reconocida maestría como narrador y cuentista, radica en su rara vez mencionada facultad de anticipador, de vaticinador, que ha tenido el raro privilegio de vivir para ver su concepto de lo imaginario abriéndose paso hasta insertarse en la memoria colectiva”.

 

Noches del Ballet Nacional de Cuba en Holguín

Por Erian Peña Pupo

Ausente de escenarios holguineros desde hace un buen tiempo, el Ballet Nacional de Cuba (BNC) regresó a Holguín como parte de las celebraciones por el aniversario 80 del Teatro Comandante Eddy Suñol.

En esta jornada, el Teatro, además de realizar una digna gala el día del aniversario, el pasado 2 de junio, ha invitado a importantes compañías y colectivos escénicos a celebrar sus ocho décadas como epicentro de la vida cultural holguinera, primero como cine-teatro bajo el nombre de Wescenlao Infante luego de su apertura en 1939, y después convertido finalmente en coloso artístico. El BNC, institución paradigmática de la cultura nacional, no podía dejar de estar presente.

El BNC porta ineludiblemente un mito, ligado a la figura, mítica también, de Alicia Alonso. Al mismo tiempo, como emblema y embajadora en el mundo de la llamada Escuela Cubana de Ballet. Por lo que cualquier presentación suya arrojará, por lo bajo, todas las capacidades ocupadas.

Fotos: Kevin Manuel Noya

Ávido de ballet, aunque asiduo a las presentaciones de danza contemporánea –no por gusto la ciudad es sede desde 1992 de la Compañía de Danza Contemporánea Codanza, una de las más importantes de su tipo en el país, dirigida por la Maestra Maricel Godoy, y desde hace unos años anfitriona del Concurso de Danza del Atlántico Norte y Grand Prix Vladimir Malakhov–,el público holguineroaplaudió con creces las obras presentadas durante tres días por el BNC: Estudio para cuatro, Muñecos, Festival de las flores en Genzano, La muerte del cisne, Dideroi y La fille du Danube.

 

Si bien parte del público esperaba obras más largas y reconocidas dentro del catálogo de la compañía habanera, a pesar de las complejidades que lleva mover una producción de ese tipo fuera de su propia sede, lo que le ha hecho llevar a otras ciudades del país puestas más sencillas escenográficamente, las obras presentadas estos días caracterizan el trabajo del BNC y sobre todo, el quehacer de reconocidos coreógrafos cubanos adscritos a la propia Escuela Cubana de Ballet.

La primera de ellas, Estudios para cuatro, del Maestro Iván Tenorio (1941-2014) es una de las piezas más exitosas que el bailarín y coreógrafo, Premio Nacional de Danza en 2007, creó para el BNC.

Tenorio recreó en 1981 los tangos de Astor Piazzola –de por sí cargados de hibridismo, con exabruptos de armonía disonante, incluso alterando el ritmo, el timbre y la armonía del viejo género sureño– mediante las posibilidades expresivas de la danza clásica. Aquí es necesario subrayar la sensualidad desafiante de Sadaise Arencibia, primera bailarina el día inicial de la función, pues el elenco cambio cada una de las tres noches del BNC en el Teatro Eddy Suñol.“Estos Estudios incorporan mucho del mundo sensual que el tango comunica, en un afán de experimento y búsqueda. Hay una sugerencia de interrogante en las vidas que fluyen en la escena, en su proyección desafiante”, escribió en 1982 el crítico Pompeyo Pino Pichs en la revista Cuba en el ballet.

Por su parte, Muñecos, coreografía del Maestro Alberto Méndez, presente en Holguín también junto al BNC, sedujo al espectador más allá del lirismo y el romanticismo –propio del “cuento de hadas-ballet” El cascanueces– que destila esta pieza que obtuvo el Premio de Coreografía en el Concurso Internacional de Ballet de Japón, en 1978, y el Premio Nina Verchinina en Brasil, en 1984.

Con música de Rembert Egües y vestuario de Salvador Fernández, la pieza de Méndez –“un ballet tocado por Terpsícore” y que “todavía emociona”, como él mismo aseguró– troca estatismo en vida, fabulación y posibilidad en amor y certeza, aunque solo quede la nostalgia sobrevolándolo todo.Esa noche dieron vida a los personajes que cobran movimiento con un rayo de luz de luna (la clásica muñeca de trapo y al soldadito de plomo) los bailarines Katherine Ochoa y Roque Salvador.

El Grand pas de Festival de las flores en Genzanose destacó por la elegancia de sus movimientos, que exigen a los bailarines, por ejemplo, un complejo y exquisito uso de la técnica de los pies.Greta Yero (Rosa) y Roque Salvador (Paolo) interpretaron los papeles principales esa noche. Con versión coreográfica de Alicia Alonso, sobre el original del danés August Bournonville, y música de Eduard Helsted y Holguer Simon Paulli, este ballet se estrenó en el Teatro Real de Dinamarca, en 1858.

La muerte del cisne, breve como un destello de luz, pero sutilmente “recreado” por Sadaise Arencibia, con coreografía de Mijaíl Fokine y música de Camille Saint-Saëns, parte del tema de la mujer-cisne, perteneciente al folklore ruso y que ha originado ballets como El lago de los cisnes, y también del mito del “pájaro de fuego”, presente, además,en otras importantes obras balletísticas.

Didenoi, por su parte, es una pieza autobiográfica de Maruxa Salas, con música de la cantautora portuguesa Dulce Pontes: “Simplemente compartí con el público y con los bailarines un poco de mis vivencias, mis experiencias y, sin dudas, mis sentimientos”, aseguró la coreógrafa española. La obra, interpretada por Jessica Arechavalata, Iván Arámbula y Andrés Allende, recibió Mención en el IV Concurso Iberoamericano de Coreografía 2004, Tercer Premiodel Certamen de Creación Coreográfica de Galicia 2005 y Segundo del Certamen Internacional de Coreografía New York-Burgos 2005.

La presentación del BNC en Holguín –que además ofreció una función didáctica para los niños– cerró con una escena de La fille du Danube (La hija del Danubio) en estreno, según el programa.Alberto Méndez, quien realizó la versión coreográfica, la escenografía y el vestuario de la obra, partió del original de Filippo Taglioni, con música de Adolphe Adam y libreto de Eugéne Desmarés. Esta pieza, estrenada en el Teatro de la Ópera de París en 1836 como un “ballet-pantomime”, muestra el romanticismo característico de un periodo importante de la historia del ballet.

Aunque el grueso de la compañía se encuentra fuera del país, el BNC mostró en Holguín las esencias de la Escuela Cubana de Ballet. Esas que han hecho brillas al colectivo fundado en 1948 y que bajo el nombre de Ballet Alicia Alonso se presentó en ese mismo escenario varias décadas atrás. El público holguinero –exigente sin dudas– agradeció estas presentaciones. Aunque no estaría de más –más bien es una necesidad– la visita frecuente de colectivos de este tipo. Dígase el propio BNC, pero también otros. Es una manera de ir fomentando una cultura del ballet y la danza en las personas. Obras como estas, incluso otras de más rigor y complejidades técnicas y escénicas, pueden llegar a teatros como el Suñol y no ser exclusivas de momentos y lugares específicos, para que El lago de los cisnes, El cascanueces o Coppélia no sean solo una mera referencia.