Exhibe Ediciones La Luz muestra de carteles dedicada a escritores universales

Por Vanessa Pernía Arias

Fotos cortesía de Ediciones La Luz

Con el nombre La Luz nos convoca, Ediciones La Luz, sello de la Asociación Hermanos Saíz en Holguín, exhibe en el salón Abrirse las constelaciones una exposición de 20 carteles como muestra de su campaña de promoción del libro y lectura desde las redes sociales.

Los diferentes carteles que integran la exhibición componen la imagen visual del trabajo de la editorial en las plataformas digitales, impulsados por la pandemia generada por la Covid-19 en el país durante varios meses.

Con la intención de recordar a varios autores, especialmente poetas, en la fecha de su nacimiento o muerte, surgió la idea de los carteles, comenzando en julio, con el centenario del escritor cubano Eliseo Diego.

Al inicio se trataba de promocionar a escritores cubanos, pero luego se extendió también a los universales, comentó el diseñador y escritor Robert Ráez, autor de las obras donde se pueden apreciar sus diseños a partir de imágenes de autores como Charles Baudelaire, Paul Celan, Julio Cortázar, Emily Dickinson, Virgilio Piñera, Arthur Rimbaud y Oscar Wilde.

El escritor y periodista holguinero Eugenio Marrón precisó en las palabras de presentación de la muestra que el hecho de ilustrar la literatura y sus protagonistas a la hora del cartel resulta una aventura apasionante, logrando que las posibilidades de la fotografía y las letras se conjuguen en una puesta sensorial dirigida a promover y celebrar la lectura.

Las influencias que intervienen en el proceso creativo del diseño de esta colección son muchas, precisó Robert Ráez, entre ellas el estilo de periódicos y revistas como Lunes de Revolución y La Gaceta de Cuba, portadas de discos, y todo lo que en materia de diseño parezca bien concebido.

Con esta propuesta Ediciones La Luz deja entrever el ingenio y la avidez de su equipo creativo, con una elevada elaboración en el plano conceptual, mostrando los rostros de veinte poetas universales y al mismo tiempo influyendo en la promoción de la lectura a través del arte (Con información de la ACN).

 

Hacer más con mejores ideas

El presidente del Consejo Nacional de Casas de Cultura, Diango González Guerra, sostuvo una visita al territorio para evaluar el trabajo de estas instituciones en la provincia y, además, para dialogar con directivos e instructores de arte sobre las futuras transformaciones en este sector, acordes con la reformulación del sector laboral en todo el país, prevista para el próximo año.

En esta materia, el directivo comentó que, acorde a lo establecido en la Constitución de la República, donde el municipio tiene un poder autonómico, la casa de cultura pasa a ser la principal institución en materia cultural de cada territorio.

El presidente del Consejo Nacional de Casas de Cultura sostuvo una visita al territorio para evaluar el trabajo de estas instituciones en la provincia. Foto del autor

Asimismo, planteó que con el reordenamiento laboral y salarial debe buscarse la manera de incorporar a los instructores de arte más capacitados y de mejores resultados, para lograr una mayor eficiencia en la ejecución de proyectos y grupos artísticos.

En la sede de Ediciones La Luz el directivo y el asesor Fernando de Ávila compartieron criterios e inquietudes que partieron desde la superación de los instructores y jefes de cátedra en cada centro, hasta la correcta ejecución de los presupuestos planificados para cada institución.

De Igual forma, apreciaron presentaciones de diversas manifestaciones artísticas, con proyectos como el coro de categoría nacional Opus Nova y el grupo teatral de narración oral Palabras al Viento, entre otros.

Además, dentro del programa se realizó una visita a la Casa de Cultura de Velazco, con el objetivo de presentarla al proyecto internacional La Casa de Todos; a la sede de la Compañía infantil Ronda de los Sueños, a fin de invertir a través de convenios internacionales y crear el centro de adiestramiento para el Oriente.

Igualmente se informó de las intenciones de reabrir la carrera de Instructores de Arte en el curso 2021-2022, lo que supondría una inyección futura de capital humano para las diversas instituciones artísticas de la provincia, especialmente las Casas de Cultura.

En la sede de Ediciones La Luz el directivo y el asesor Fernando de Ávila compartieron criterios e inquietudes. Foto del autor

Diango González se mostró contento con el trabajo en el territorio, aunque recalcó la necesidad de trabajar más, sobre todo en abrir pensamientos para conseguir mejores resultados, así como en las alianzas con otras instituciones y organismos que logren contribuir a la realización de proyectos culturales.

Por Abel Castro Sablón

Tres décadas propiciando el desarrollo escénico en Holguín

Talleres para actores, la presentación de La viuda alegre, variedades líricas y conversatorios, se encuentran entre las diversas actividades que realiza el Consejo Provincial de las Artes Escénicas (CPAE) de Holguín para celebrar los 30 años de su creación.

Talleres para actores, la presentación de La viuda alegre, variedades líricas y conversatorios, se encuentran entre las diversas actividades. Fotos cortesía del CPAE Holguín

Los talleres “Teatro sobre zancos” y “El actor en la calle. Técnicas de meditación, estatismo y expresión corporal”, fueron impartidos en la sede de la AHS y del Teatro Guiñol de Holguín, respectivamente, por la maestra Sayli Sánchez Beltrán, graduada de Dirección en la Escuela Nacional de Instructores de Teatro (ENIT) y fundadora e integrante del grupo de teatro callejero Gigantería por casi 20 años. El primero dio a conocer de modo teórico del uso de este aditamento,con la conferencia “Zancos de una punta a otra del planeta”; y de modo práctico, durante 5 sesiones de 3 horas, brindó ejercicios para potenciar la destreza y potencialidaddel mismo en el ámbito teatral.

Dirigido a zanqueros, actores e instructores asociados al CPAE y al Consejo de Casa de Cultura, “estuvo especialmente direccionado a practicantes con experiencia en el uso de los zancos, y además, para aquellas personas interesadas en ser zanqueros expertos pero también con deseos de crecer en la interpretación y creación de personajes”, comentó María Victoria Guerra Ballester, teatróloga, gestora cultural y asesora del CPAE.

“Cuando un actor interpreta un personaje en un espacio público, y además invita al espectador a participar de la obra, se encuentra con muchos imprevistos naturales a ese tipo de espacio: el clima, los ruidos, los animales de la calle, los autos, los reglamentos urbanos, entre otros; y en no pocas ocasiones, el propio público es quien nos reta a adaptar nuestro guion o pone a prueba nuestras habilidades como improvisador, asegura la propia María Victoria Guerra,sobre el taller “El actor en la calle”.

Los talleres “Teatro sobre zancos” y “El actor en la calle. Técnicas de meditación, estatismo y expresión corporal”, fueron impartidos en la sede de la AHS y del Teatro Guiñol de Holguín. Fotos cortesía del CPAE Holguín

Este propuso a los actores “trabajar la capacidad de estar estáticos y durante ese tiempo realizar un tipo de meditación basada en la observación de la respiración, así como ejercicios que permiten saber manejar estas molestias intrínsecas al trabajo en espacios públicos; lo que nos permitió, además, potenciar nuestra resistencia y capacidad de diálogo con el entorno, así como nuestra concentración y control de la energía”.

Además, para conmemorar el aniversario 30 del Consejo, se realizó en la sede del Teatro Guiñol un encuentro entre trabajadores, artistas y directores de los colectivos pertenecientes al catálogo del CPAE, quienes fueron reconocidos: el Teatro Lírico Rodrigo Prats, el Guiñol de Holguín, Codanza, La Campana, Alasbuenas y Palabras al Viento.

El mismo posibilitó el intercambio y el diálogo con quienes, en períodos anteriores, fueron presidentes del Consejo en Holguín: Jesús Téllez, Luisa González y Rachel García Heredia.

Asimismo, como parte de esta jornada, y además en su 58 aniversario, el Teatro Lírico Rodrigo Prats ha presentado varios conciertos de pequeños formatos y volverá a llevar al escenario de la sala Raúl Camayd del Complejo Cultural Teatro Eddy Suñol, los próximos 20, 21 y 22, la opereta La viuda alegre, de Franz Lehár, Victor Léon y Leo Stein. La misma, estrenada el pasado año, cuenta con dirección general de María Dolores Rodríguez, artística de Abel Carballosa, musical de Oreste Saavedra, coral de Damaris Hernández, vestuarios de Alejandro de la Torre y coreografía de Alejandro Millán.

El CPAE de Holguín se fundó el 13 de noviembre de 1990 con el objetivo de orientar el proceso de creación artística y fortalecer la relación institución-creador, garantizando la promoción territorial a través de giras, concursos, talleres e intercambios, y propiciando espacios para el debate con los creadores, el asesoramiento a los proyectos artísticos y su evaluación. Al mismo tiempo impulsa el desarrollo de las Artes Escénicas en el territorio mediante la protección a compañías y proyectos que aglutinan a los artistas profesionales y a los promotores del teatro, la danza y las artes circenses.

Su labor estimula, asimismo, la producción, programación y promoción de servicios culturales que poseen calidad y un alto rigor estético; a su vez impulsa el ejercicio de la crítica, el intercambio y la confrontación profesional entre creadores y colectivos artísticos.

Raulito Prieto y su grupo: Desde Holguín, un portal de la música alternativa para el mundo

Por Erian Peña Pupo

A Raulito Prieto la música le viene en las venas. Creció bajo el influjo de las sonoridades de su padre, Raúl Prieto, uno de los cantautores más reconocidos de Holguín y de su generación. Es como si el destino le hubiera dicho, obstinado, que no podía ser otra cosa que músico. Escogió el bajo y se aventuró en sus propias búsquedas; primero junto a su padre, cuyo grupo dirigió artísticamente, y después, con estos mismos músicos, se lanzó a la carrera –aún más difícil cuando se hace desde provincia– de fundarunabandadesde las posibilidades de lo alternativo y donde confluyen, en los diferentes temas y arreglos, el funk, el pop, el jazz y la trova.

Estas búsquedas le hicieron obtener recientemente el Premio en la categoría mayores en el Concurso Primera Base 2020,organizada por el Havana World Music (HWM) con el auspicio de la Egrem y colaboración del Bristish Council y la Asociación Hermanos Saíz (AHS).Pospuesto el HWM en su 7moaño a causa del avance de la Covi-19, se realizó unaedición online del Primera Base del 16 al 18 de julio, y en esas fechas, las bandas preseleccionadas actuaron“para el público y el jurado desde nuestras redes sociales”, dice una nota del propio HWM.

“Es la primera vez que participo en un concurso de cualquier tipo, nunca habíamos estado bajo esa presión. Es un concurso muy importante, con un jurado de lujo, porque en él estaba lo que más brilla en la música alternativa joven en este país sin temor a equivocarme, y los que no estuvieron de jurado, lo hicieron presentando las bandas, participando, y eso nos puso muy feliz”, asegura Raulito. El jurado estuvo compuesto por los músicos Haydée Milanés, Ruly Herrera, Jorge Luis Lagarza, Yissy García, Cimafunk, Daiana García, Zeney Alonso, Radney Barreto y la británica Alley Lloyd; la musicóloga y cantante Yentsy Rangel, la también musicóloga y productora Gretel Garlobo, y Darsi Fernández, abogada especializada en industria musical y delegada de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) en nuestro país.

Primera Base,nacido “de la preocupación por una ausencia de espacios de difusión de otras músicas” y en una “apuesta precisamente por gente que busca la experimentación”, como afirmó Eme Alfonso, directora artística del HWM, tiene el objetivo de “descubrir, apoyar y visibilizar a los artistas emergentes de la escena musical cubana, apostando siempre por la originalidad y la calidad de las propuestas. En un país como Cuba, donde la música está presente hasta en los lugares más inesperados, HWM busca promover y difundir el trabajo de las nuevas generaciones de músicos en la isla aún por descubrir”, leemos en su sitio web oficial.

La convocatoria está dirigida a bandas, solistas y/o productores menores de 35 años. En esta edición participaron 97 bandas, de las que solo 10 quedaron finalistas para optar por los premios. En la categoría juveniles concursaron: Cuadrigales, Los Monos Lácteos (ganador), Misifuz y Tópoc; en el apartado de mayores: Akira Colarte y Habana on Me, La Pimienta y Raulito Prieto; y como DJ productores: Jaidpit, Kill the Party (ganador) y Milano. También contó con la votación del público por su banda favorita en los diferentes sitios habilitados para ello.

“La convocatoria salió en enero de este año y el plazo de admisión venció en marzo. Pidieron una carpeta promocional con tres temas, un dossier con todo el grupo, las letras de las canciones… El concurso tiene algo que me gustó muchísimo desde el primer momento: no se podía hacer cover, música que no fuera de autoría propia. Es un concurso totalmente de música original. Los grupos tenían que ser noveles, sin discos grabados, videoclips”, comenta. “Podía ser profesional pero no tener ninguno de estos compromisos editoriales”, añade Raulito, voz líder de una banda integrada, además, por Carlos Alberto Ramírez (piano), Carlos Vega Pérez (piano), Ismary Yanet Oliva Soto (trombón), Ángel Luis Reyes Montalvo (trompeta), Pedro Enrique Hechavarría Marro (saxofón) y Rubén de la Peña de la Rosa (percusión).

El Primera Base “iba a ser en el Pabellón Cuba, donde participarían estas bandas, para que el jurado los viera, pero como se decidió hacer online, hicimos esta carpeta con un video promocional presentando la banda, un concierto de tres temas seguidos, para ver el desempeño en escenario, en vivo. Las instituciones se sumaron: la AHS, la Egrem con el Club Bariay, que fue donde lo hicimos, la Empresa de la Música, con parte de la producción. Luego se presentó online, se hicieron diferentes secciones con los concursantes y hasta aquí hemos llegado”.

Entre los premios, Raulito Prieto y su grupo formará parte del cartel del HWM y tendrá un concierto como parte de la programación del Festival en 2021, además de la difusión en medios de comunicación nacional y local, y la facilidad, para quienes no lo son, de ingresar en la AHS.

“Ojalá podamos hacer desde esta tierra un portal de la música alternativa para el mundo; primero desde aquí, pues no es un secreto para nadie que las capitales son las que tienen la mayor fuerza para lanzar la obra de cualquier artista, pero pienso que desde Holguín podemos hacerlo. Me siento muy feliz, al igual que mis músicos. Como cantautor te regocija mucho cuando existe este tipo de eventos donde es reconocida tu obra, no solo por la musicalidad, sino por lo que estás diciendo, por el compromiso social que hay en las letras, el ánimo de ser coherente con lo que sucede en tu país, intentar ser lo más natural, genuino posible. Este concurso nos dio la oportunidad, nos escuchó, y para mí es un placer inmenso empezar por ahí”.

Con la seguridad de que “toda carrera empieza por primera base”, Raulito Prieto y su banda (como Adrián Aguilera, director de Tópoc, el otro grupo holguinero también finalista del Primera Base, pero en la categoría juveniles) continúan trabajando y ganando espacios desde Holguín, sitios luchados con el talento y el trabajo constante.“Se han perdido muchos espacios para la música alternativa, por lo que las instituciones tienen que jerarquizar y tematizar, saber dónde puedo colocar cada género. El público seguidor de la música alternativa sí está, lo que no hay es donde presentarse”, dice. “La música alternativa no es trova, no es pop, no es jazz, no es ningún género hecho, es algo alternativo, es una música donde se ve el virtuosismo de los intérpretes, se ve la letra, el espectáculo…”, añade Raulito Prieto.

 

 

Mucha Luz para homenajear la Cultura Cubana

Con música y poesía entre amigos celebró Ediciones La Luz, sello holguinero de la Asociación Hermanos Saíz (AHS), en su sede de la calle Maceo, el Día de la Cultura Cubana.

Con música y poesía entre amigos celebró Ediciones La Luz el Día de la Cultura Cubana. Foto del autor

El espacio Abrirse las constelaciones se trasmitió esta vez vía online desde las páginas en Facebook de La Luz y la Dirección Provincial de Cultura, con el apoyo técnico de Producciones Angulo Ancho, quienes realizan estas trasmisiones en streaming en Holguín.

Esta edición especial del característico espacio de La Luz inició con la actuación de la Orquesta del Conservatorio José María Ochoa, dirigido por Edel Almeida, en el lobby de la editorial, y la consiguiente lectura de poesía de reconocidos exponentes de la lírica holguinera y jóvenes miembros de la Sección de Literatura de la AHS en la provincia.

Con conducción de los jóvenes escritores Norge Luis Labrada y Liliam Sarmiento, leyeron sus poemas en esta ocasión: Lourdes González y José Luis Laguarda, Belkis Méndez y Andrés Cabrera, Eugenio Marrón y Camilo Noa, Luis Yuseff y Liset Prego, y Erian Peña y Delfín Prats, este último Maestro de Juventudes de la AHS, quien finalizó con los textos “Mañana en la Demajagua” y “Un lugar llamado humanidad”. Los trovadores Lainier Verdecia y Fernando Cabreja compartieron, además, varios de sus temas.

Con conducción de los jóvenes escritores Norge Luis Labrada y Liliam Sarmiento, leyeron sus poemas en esta ocasión: Lourdes González y José Luis Laguarda, entre otros. Foto del autor

Abrirse las constelaciones –espacio al que asistió Rachel García Heredia, directora provincial de Cultura y Nilser Batista, funcionario que atiende la esfera cultural en el Comité Provincial del PCC, entre otros directivos– concluyó con la presentación de los spots promocionales, creados por el joven realizador Gerardo Perdomo, de varios poetas incluidos en la antología La joven luz. Entrada de emergencia, ebook y audiolibro publicado por esta editorial: Erian Peña, Alejandro Batista y José Luis Laguarda.

Por Erian Peña

Holguín en Jornada de la Cultura Cubana

Por Vanessa Pernía Arias

Foto cartel Jornada de la Cultura Cubana

Diversos paneles, conversatorios, exposiciones de artes plásticas y presentaciones musicales, escénicas, literarias y audiovisuales centran en Holguín el extenso programa de actividades que se realiza con motivo de la Jornada de la Cultura Cubana y se desarrolla hasta el próximo día 20.

Entre las momentos más sobresalientes se encuentra el Concierto para Familia, proyecto dirigido el maestro Oreste Saavedra con la actuación de la Orquesta Sinfónica de Holguín, la Compañía de Narración Oral Palabras al Viento, el dúo de guitarras Sabaret, la Orquesta de Guitarras, y estudiantes del Conservatorio de Música José María Ochoa y de la Escuela Vocacional de Arte Raúl Gómez García, en la Biblioteca Provincial Alex Urquiola.

Otro momento significativo resulta la exposición fotográfica Arquitectura patrimonial holguinera en tres siglos de Historia, del realizador audiovisual Frank Batista, la cual muestra las construcciones de la ciudad que han marcado una pauta en el devenir local.

En este sentido destacan las conferencias y conversatorios dedicados a las guerras de liberación, como el panel “Guerras independentistas cubanas y literatura”, desarrollado en Ediciones Holguín, con el historiador José Abreu Cardet, Premio Nacional de Historia, y los escritores Eugenio Marrón y Kenia Leyva.

Durante los próximos días se desarrollarán otras actividades que incluye un encuentro de repentismo online auspiciado por el Centro Provincial de Casas de Cultura; la muestra “Lalita Curbelo como expresión de la mujer dentro de la cultura cubana”; la retreta en saludo al Día de la Cubanía, a cargo de la Banda Provincial de Conciertos; una exposición colectiva de artistas holguineros, organizada por la filial del Fondo Cubano de Bienes Culturales y el Centro de Artes Plásticas; y la Feria de los Trovadores.

También la Brigada de Instructores de Arte José Martí tendrá su protagonismo en las comunidades, además de las presentaciones escénicas de los grupos del territorio; mientras el día 23 se celebrará el 27 aniversario de la Casa de Iberoamérica, y el 24 iniciarán las sesiones y cursos del Congreso Iberoamericano de Pensamiento.

Por su parte las editoriales holguineras mantienen un amplio programa de presentaciones de libros, lecturas y paneles, donde destaca la propuesta de Ediciones La Luz, mientras que Centro Provincial del Cine propone, entre otras novedades, la premiére del cortometraje Confinamiento, del realizador holguinero Jimmy Ochoa, obra que participó en la muestra online InAcción del Festival Internacional de Cine de Gibara.

Esta Jornada, que se dedica en la provincia a los 300 años del pueblo de Holguín, al 150 aniversario de creado el Himno que identifica a la ciudad, al 115 del natalicio de la escritora María Dolores Suárez, al 90 del nacimiento de la reconocida autora Lalita Curbelo Barberán, al 125 de la Invasión a Occidente de las tropas del Ejército Libertados y al 20 del Sistema de Ediciones Territoriales, culminará el día 20 con una gala en el Teatro Eddy Suñol (Con información de la Agencia Cubana de Noticias, ACN).

Carne sin cola

Por Abelardo Leyva Cordero

Fotos del autor

El enterrador de libros. Así lo llamó Luis Yuseff al autor del libro que presentó el pasado viernes en la azotea del Caligari, a propósito de la peña “Entrada de emergencias”, explicando que esa denominación respondía a una confesión del propio Reynaldo Zaldívar cuando puso un pie en la editorial…

Un joven nacido en Fray Benito en 1993, que, como él mismo declaró más adelante, necesitó del “roce” con los escritores, las personas del medio de la cultura para domesticarse y por fin darle forma y acabado a su obra incipiente en versos, obra que en sus inicios gozó de la valiosa ayuda del escritor Ghabriel Pérez, el desaparecido poeta de la ciudad como le llama Zaldívar en sus palabras de agradecimiento, ahora puede también disfrutar de un hermoso ejemplar titulado Carne roja, con una ilustración de Lisandra López, donde aparece un corazón con un lazo rojo y lleno de agujas de metal clavadas, haciendo, quizás, alusión al órgano del poeta, del artista…

Es grato oír la voz de Reynaldo en la lectura de sus poemas, con una energía potente y una cadencia entre los versos muy armoniosa a los oídos. Con ese humor que distingue al cubano, puede hablar de su “dolor feliz”, palabras que usó en la dedicatoria del ejemplar que compré.

Por la calidad de su poesía, por la metáfora que usa para canalizar sus dolores y miedos, Carne roja es el título más vendido de los últimos tiempos en las propuestas literarias de Ediciones La Luz, declara el conductor Norge Luis Labrada. Esta vez se puede comprar por la libre, la carne que no alimenta el cuerpo físico, sino el espíritu del hombre.

Acudamos siempre, y ahora que Dios nos lo permite, al encuentro con la literatura, la poesía, el arte que mantiene vivo los sueños de un país.

Como les dije, no falté a la cita con el escritor.

Vie(r)nes con emergencias

Por Abelardo Leyva Cordero

Fotos del autor

Volver a la terraza del Caligari después de tantos años, para mí es grato; y máxime si participo de una presentación de un libro de versos, pues no hay género tan honesto como el lírico, en este el autor deposita sus experiencias más profundas; así lo hace Camilo Noa con su primer cuaderno, Laminarios, en el espacio que se estrena denominado “Entrada de emergencias”, dirigido a la promoción de la literatura en tiempos que parecen ahogar al más “fuerte” de los mortales.

Nuevamente la AHS de Holguín acoge este lugar para llenarlo de arte, y en esta ocasión de versos. El público, en su totalidad joven, si es que los menores de cincuenta lo somos, puede sentarse sobre gomas de camión que hacen de sillas, a una temperatura alta por ser todavía las cinco de la tarde, y disfrutar de la conducción de Norge Labrada y las bellas palabras de presentación de Luis Yuseff, editor del libro, que comienza con la anécdota de la vez que visitó el encantador pueblo de Gibara ocho años atrás y pudo conocer por vez primera a Camilo, entonces más delgado que él, dice y los dos sonríen porque el presente es otro, y pudo disfrutar de la sensibilidad e interés por  la literatura que mostraba el gibareño.

Luego, continúa, surgió una comunicación vía correo electrónico entre los nuevos amigos, como la del tipo Rilke y el joven poeta, comenta Yuseff, dejando muy claro que para nada pretende compararse con el famoso Rainer Maria Rilke.

Se disfruta el verbo tierno y sabio del presentador, hasta darle la palabra al poeta que no demora para reconocer sus nervios, a pesar, como enseguida aclara, de hallarse rodeado de amigos. Agradece a las personas que trabajaron en la confección del hermoso libro, y pasa a una lectura de poemas que hablan por sí solo de su calidad creadora y humana.

Se escuchan poemas escritos a la madre, a la familia, a los hombres del pueblo, y a la antigua casa de su abuela que no existe más. Una voz directa y llena de emoción, puede tocar los corazones de los asistentes que siguen con cuidado la lectura.  Algunos van y compran vasos de cerveza dispensada, mientras otros prefieren alimentar solo el espíritu.

El libro se pone a la venta y el autor gentilmente firma los ejemplares. Todos muestran caras satisfechas este primer viernes literario, en la apertura de un espacio que alivia el alma del nacional.

Queda abierta la invitación para el próximo viernes cuando se presentará otro libro de un autor local, anuncia el conductor.

Yo, les adelanto, no pienso faltar a la cita

Si vas a comer carne roja, espera por Reynaldo

Por Erian Peña Pupo

Fotos cortesía de Ediciones La Luz

Acabo de leer, por segunda vez, el poemario Carne roja, primer libro de Reynaldo Zaldívar (Fray Benito, Holguín, 1993), publicado por Ediciones La Luz, importante sello de la AHS en la provincia. Ha resistido, como no suele sucedercontodos lostextos, a una segunda lectura y sé que puede hacerlo con las sucesivas por varias razones: el libro tiene poemas memorables –de esos que uno se dice haber querido escribir–; porque la voz poética de Reynaldo se me antoja una de las más sinceras y libres de su generación, alejada de influencias lastrantes o gestos; y porque Carne rojaes en sí una obra unitaria, sólida, desde la propia estructura del libro.

La carne roja en este textoes una metáfora nacional: su ausencia/presencia ha condicionado varias generaciones. De ella, metáfora también lírica, parte Reynaldo para hablarnos del país y sus días, de pérdidas y ganancias, de adaptación (también adaptabilidad) y resistencia, de sueños y ausencias, de amores, de la vida y sus intensidades, desde la altura de su primer cuarto de siglo.A veces, nos dice Reynaldo, ha querido ser una vaca, “tener el olor de una vaca/ las tetas de una vaca. / Nacer con las pezuñas divididas/ y que me peinen a lengüetazos/ Y digo vaca porque no puedo ser vaco. / La palabra buey nunca me ha gustado. / Ser una vaca sagrada/ como un político sagrado/ u otro animal semejante: / dígase, por ejemplo, un poeta” (“Vaca”).Y como mismo ha deseado ser una vaca, ha pensado comerse una y sonreír: “Yo me comí una vaca y estuve quince años tristes. Llevo dentro una ciudad perversa/ y el tatuaje de una vaca. / Yo quería llevar dentro una ciudad perversa. / Nunca planifiqué lo del tatuaje” (“Planes”).

Sabiendo, casi bíblicamente, que no hay nada nuevo bajo el sol, que la poesía es uno mismo (el poeta) y sus circunstancias, y que el verso viene realmente a cobrar vida, a exorcizarse del autor y sentirse libre por una vez, en el encuentro cuerpo a cuerpo con la experiencia ajena, con el sentir del otro, Reynaldo reúne veintinueve poemas, divididos en las secciones “Vaca”, “Yo, el animal”, “Acéfalas” y “Tiempos de bestias” (“Somos”, obra de Lisandra López en la portada).

“Árboles”

Me levanto temprano. Talo árboles.

Un bosque me nace dentro del pecho.

Aquí se puede respirar la corteza y el sudor y el hacha.

Nada como respirar esta trilogía:

corteza/ sudor/ hacha.

Otro golpe y otro árbol.

Preferiría pastorear vacas,

hornear panes.

Pero si un bosque te nace dentro del pecho

no queda más que talarlo

o dejar que poco a poco los árboles te asfixien.

Muchos de estos poemas funcionan como aldabonazos, como toques en la puerta/pecho ajeno. Como círculos concéntricos que se explayan en el estanque de los días y de la memoria. No es un libro de tanteos, de aprendizajes, aunque el poeta mañana se arrepienta de estos versos y salve apenas algunos de las llamas del olvido, a la par que otros libros van cobrando vida. No lo es: Reynaldo nos entrega un cuaderno sólido para ser prístino, sincero y soñador también. No hay experimentación más allá de la que naturalmente germinan, no hay rejuegos (apenas repeticiones que refuerzan el ritmo en varios poemas) ni bucolismo. El joven poeta ha leído lo necesario, absorbiendo vorazmente, muchas veces de forma indistinta, sin pautas ni orden más que las que él mismo se crea, sin seguirmodas, ni autores claves, académicos para otros, solo por el placer de la lectura, y por la acumulación del sedimento vital, esa semilla que, después de las estaciones de lluvia, el sol, la labranza y los cuidados, germina en poesía.

“Último tiempo”

Por años fui un animal y eran pocos

los animales en esos años.

Pero era gustoso marcar la diferencia:

barba, camisa, pantalones rotos

y una estudiante de psicología por novia.

Pero ahora todos quien

hacer de esto la moda.

La moda es lo que sigue

cuando en la cabeza no queda nada más.

Por eso he decidido dejar de ser un animal:

por espeto a mi cabeza.

Ser una cosa sin pelos

y sin camisa y sin pantalones.

Todo esto es una excusa, una metáfora (las vacas, el ganado, el país). Una metáfora cárnica, podría pensarse. Una metáfora roja, también. Una metáfora cruel, además. Reynaldo, en cambio, prefiere explorar la vida, las relaciones familiares (la madre aquí como un péndulo vital, en poemas como “Matrioska” o como “Pachamama”) y las amorosas, aunque sabe queél, Reynaldo Zaldívar,“está condenado a caer/ por el borde caótico/ de la palabra” (“Nacimiento”), pues sencillamente “somos bestias acostumbradas a la carne. Hace tiempo olvidamos morder/ el cuerpo desnudo. (…) …somos bestias/ que levantamos piedras” (“Billy”).

“Pachamama”

Mi hijo es el colmo de los poetas –dice– y la lengua silva cuando pronuncia poetas y se le cae del rostro una mueca. Mi hijo es una suerte de animal idiomático. Allí está tirado entre los papeles como un papel más. hijo-papel tirado al que le nace un poema que no alcanza para comprar arroz. Mi hijo se morirá de hambre por escribir (escribirse) poesía y nos matará de hambre por escribir (escribirse) poesía. Mi hijo es el colmo de los poetas –dice– y la lengua silva cuando pronuncia poetas y se le cae del rostro una mueca.

Hay su poco de sabiduría, de salmo y salterio, de vieja pieza de jazz en estos poemas, escritos quién sabe bajo qué sol o bajo qué noche insular, en qué jardines invisibles de la literatura. Y sobre todo hay mucho de poesía en Carne roja, con edición de Luis Yuseff; libro con el cual Reynaldo Zaldívar desbroza la maleza desde una sinceridad lírica sin miramientos y se sienta, tranquilo, a la mesa, servidos y humeantes los platos, listo para enfrentarse de nuevo a la palabra (publicado inicialmente de la web de la AHS).

 

 

Las rejas y los rosales de Mayda Pérez Gallego

Por Erian Peña Pupo

Fotos del autor y promociones cortesía de Ediciones La Luz

“Holguín está asistida, hace mucho tiempo, por los nombres de varias mujeres poetas. Una de ellas es Mayda Pérez Gallego. Sus libros poseen esa rara condición de lo auténtico, de lo que surge en el instante que dura un pensamiento o una observación, incluso mezcla lo uno y lo otro, dotando al poema de una sencillez compleja que lo hace trascender”, apunta la escritora y editora Lourdes González Herrero en las palabras de contracubierta deMis rejas y mis rosales, poesía reunida de la holguinera Mayda Pérez Gallego (1948-2019),presentada recientemente en la sede de Ediciones La Luz, sello de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) en Holguín.

El libro, con edición de Ghabriel Pérez, autor además del prólogo “Una mujer cronopio como los sellos”, diseño de Roberto Ráez y Armando Ochoa, e imagen de cubierta de Yuri Urquiza, es un hermoso homenaje –el libro en sí es una obra de arte– a una de las autoras más queridas de las letras holguineras; escritora, además, de guiones para la radio y la televisión y bajo cuya firma aparecieron los textos:Territorios de sueños (1990), Entre el grito y la página en blanco (1999, Premio de la Ciudad 1996) y Golpes de lluvia (2007), todos editados por Ediciones Holguín.

A estos libros pertenecen los poemas de Mis rejas y mis rosales –alusión a un verso de su admirado Antonio Machado, que encabeza como exergo la esperada selección– y nos dejan entrever a una autora cuyos “estados creativos incluyen la música, los recuerdos, la amistad, el cine, el amor, sazonados todos con esa deliciosa figura retórica que es la ironía. La sorpresa como posibilidad, y el azar que nos alienta, son para ella recursos de los cuales no debe prescindir la poesía. En sus textos, Mayda inventa cuentos, ciudades, diálogos, países, solo para alcanzar ese territorio que tanto disfruta: el de la estación sin tiempo”, añade Lourdes González.

Con una presentación atípica, realizada en el salón Abrirse las constelaciones, de La Luz, Mis rejas y mis rosalesreunió a muchos amigos de la poeta y tuvo, asimismo, tres presentadores: la ensayista Yailén Campaña, el escritor Ghabriel Pérez, y Luis Yuseff, poeta y editor jefe de La Luz.

“A pesar de su poesía extraordinaria –nos dice en el prólogo Ghabriel Pérez–, Cuba prácticamente no la conoce. (…) Cualquiera diría que esta singular voz –alejada de antologías, de modesto perfil mediático–, quedó fuera de toda generación, movimiento cultural, corriente poética de su tiempo. Pues la que en 1981obtuvo el Premio Poesía de Amor Varadero y una mención en el David de 1985, ha sido, sobre todas las cosas, amiga del silencio”.

En cambio, “su poesía se acompaña de la quena y por ella los Andes están más cerca del paisaje holguinero. En sus versos se siente el rasguear de la triste guitarra de Yupanqui, la estampida del revólver de Violeta Parra. Es poesía es rompemuros. Es la que acoge en su pecho las quejas de la Pachamama, con sus volcanes y guerrillas, con el triunfo de sus desexilios, y también con sus sueños rotos”, añade Ghabriel, quien destaca, además, otros rasgos de la poesía de Mayda, como los versos de “agudas ironías y mordaz sapiencia”, “los mimos exquisitos del Español asimilado por la que premia con sus aciertos lúdicos a la lengua cervantina, cuando va a la página en blanco y la devuelve reveladora de rejuegos idiomáticos, con lecciones de gramática, fonética y reglas ortográficas”, un “estilo único, que alterna con lo epigramático y lo discursivo (loable su poder de síntesis, su exquisita agudeza verbal); donde el texto puede darnos la sensación de un comentario, un divertimento; donde lo coloquial adquiere forma de cantata y la voz popular, el dicharacho, el refrán y la frase clásica se amalgaman” y “el elemento lúdico” que caracteriza buena parte de una obra “tan personal e intimista como Sor Juana Inés de la Cruz, y universal como Antonio Machado o Rafael Alberti”.

Libro homenaje, aunque no libro póstumo –pues Mayda estuvo al tanto del proceso de edición, desde la selección del título, los poemas y la obra de cubierta, hasta que en el verano de 2019 la muerte sobrevino–, este hermoso poemario nos devuelve a una autora necesaria, aunque no conocida en su sencillez y profundidad como merece y aún menos fuera de Holguín, ciudad que escogió para entregarnos entre el susurro, el grito y la página en blanco, que trasmuta en versos memorables, una obra poética cuya sinceridad nos acompañacada día (artículo publicado originalmente en La Jiribilla).