Cervantes “visita” la Feria del Libro en Holguín

Por Rosana Rivero Ricardo

Fotos: De La Autora
La muestra “16 personajes que maravillan y…Miguel de Cervantes”,  expuesta en el Centro Provincial de Arte, se convirtió en el mejor preámbulo para el inicio de la XXVII Feria del Libro en Holguín.

De Cervantes se conoce “El ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha”, un libro que todos creemos haber leído, como expresó el poeta José Luis Serrano en las palabras de apertura. Sin embargo, se ignoran otros personajes cervantinos no menos atractivos y pintorescos, que dibujan la inmensa figura del escritor en la historia.
Piezas con casi dos metros de altura, con formas de libros abiertos, presentan en imágenes y palabras algunos personajes desde su primera creación, “La Galatea” (1985) hasta “Los trabajos de Persiles y Sigismunda”, publicada póstumamente en 1617.
Al entrar a la sala te recibe una larga mesa con la cronología dela azarosa vida del también conocido como “Manco de Lepanto”. Asimismo el espectador es advertido de que entrará a un lugar mágico donde hay juegos de espejos, frascos de vidrios, un laberinto de naipes, lunas menguantes, lluvia de monedas…
La galería es una invitación a la lectura, pues se recrean algunos pasajes atractivos de la obra en los que se basan los cuadros. Después del disfrute visual de esta muestra de lujo queda la curiosidad por conocer más a fondo al Licenciado Vidriera, Doña Lorenza, Rinconete y Cortadillo o las peripecias de la Gran Sultana para lograr las condiciones que impuso para su matrimonio con el gran turco.
Se trata de una exposición interactiva con gafas 3D que al usarlas difuminan el fondo del dibujopara experimentar cómo desaparecen las mentiras de Chanfalla, uno de los personajes. Otro de los cuadros tiene caretas para unirse al coloquio de los perros y escuchar sus voces.
La colección, que recibió el Centro Nacional de las Artes Escénicas en Cuba a través de la Embajada de España, estará abierta al público holguinero durante el mes de abril.

Berazaín en la Casa

Por Julio César

Para regalar otra noche con sabor a Berazaín, regresó el joven cantautor cubano a la Ciudad de los Parques, esta vez con motivo de la 27 Feria del Libro Holguín 2018.

Adrián Berazaín, o “El Berita”, ofreció una velada musical bajo el sello de esta suerte de diseñador dedicado de lleno a la trova.

Adrián Berazaín, o “El Berita”, ofreció una velada musical. Foto: Ernesto Herrera Pelegrino

Si bien es cierto que Berazaín es de formación musical autodidacta, desde el preuniversitario integró un grupo de trova llamado Carpe Diem, hecho que desde entonces lo atrapó en la escena musical para no abandonarlo más.

La Casa de Iberoamérica devino este 28 de marzo en escenario propicio para escuchar bajo las estrellas de temas populares de este autor como “La Estación”, o “Guajira rockanrolera”, esta última versión del icónico tema cubano.

La Séptima Cuerda, peña en la Biblioteca Pública «Rubén Martínez Villena», de la Habana Vieja, fue el espacio desde el cual Berazaín comenzó a acumular más seguidores de su música, que en la misma medida ha crecido en madurez y compromiso con su tiempo.

Un artista de carretera es Berazaín, quien ha visitado nuestra ciudad en varias ocasiones con motivo de otras festividades como las Romerías de Mayo, u otros eventos de carácter nacional como «Al sur de mi mochila» en Cienfuegos, «Longina» en Santa Clara, «Canción política» en Guantánamo, y en los encuentros de «La Tropa Cósmica» en ciudad de La Habana.

Foto: Ernesto Herrera Pelegrino

La armónica es uno de los elementos que distingue el trabajo musical del novel creador, instrumento que aprendió a tocar con Frank Delgado, y ha sido sobre todo su virtuosismo con este instrumento el que lo ha conducido hasta los estudios de grabaciones para acompañar a otros cantautores, e incluso a bandas de rock.

Como músico ha colaborado en productos audiovisuales como la telenovela “El balcón de los helechos”, el largometraje “Jura decir la verdad” y los cortometrajes “Monte Rouge”, “High Tech” y “Photoshop”.

Berazaín es autor de los discos independientes Escúchame de un portazo, de 2004, Cantar en el tejado, de 2006, y Adrián Berazaín y Bajo Techo, también de 2006.

Se ha presentado en diferentes escenarios de la capital y el resto del país y ha trabajado con trovadores como Frank Delgado, Vicente Feliú, Liuba María Hevia, Augusto Blanca, Marta Campos, Ireno García, William Vivanco, David Torrens, Erick Sánchez, Fernando Bécquer, Diego Cano, entre otros.

Del poeta es la noche

Por Julio César

En escenario propicio para homenajear la obra de uno de los más notables poetas cubanos devino La Hora Tercia, principal espacio de presentaciones dentro de la Feria del Libro Holguín 2018.

La Casa del Joven Creador acogió durante la noche de este 28 de marzo una mesa de presentaciones dedicada al 50 aniversario de la publicación de Lenguaje de mudos, Premio David de poesía en 1967, bajo la autoría de Delfín Prats.

La Hora Tercia, principal espacio de presentaciones dentro de la Feria del Libro Holguín 2018. Foto: Ernesto Herrera Pelegrino

El eje principal de la velada lo constituyó la presentación del texto El brillo de la superficie, que compila íntegramente la poesía del autor holguinero. Bajo el sello de Ediciones La Luz, y presentado por Adalberto Santos, este título adquiere principal significación para los admiradores de la obra de Delfín, los cuales se vieron agasajados doblemente pues el libro incluye además su versión en audio, realizada por Pablo Guerra.

El escritor que nos indicó donde “Hay un lugar llamado humanidad”,  constituyó pretexto además para introducir la presentación del título El Huracán y la palma, de Ediciones Holguín, que al decir del escritor José Luis Serrano, incluye lo más representativo de una tradición lírica de 400 años a través de una antología de poetas cubanos, quienes además constituyen referentes directos de la obra de Delfín.

Delfín Prats, reconocido poeta holguinero homenajeado por los jóvenes. Foto: Ernesto Herrera Pelegrino

Enalteciendo nuestro quehacer literario se encuentran los títulos Azul pálido y Medea maelstron– ambos de Ediciones La Luz-, los cuales recibieron durante la noche los Reconocimientos “La Puerta de papel”, distinción que les fue conferida durante la recién concluida edición de la Feria Internacional del Libro La Habana 2018.

Como la venidera fiesta del conocimiento se dedica a China como país de honor, el encuentro fue propicio para que ediciones La Luz y la AHS en Holguín homenajearan a Gloria Ching, presidenta de la Asociación de Descendientes de la Colonia China en la provincia, por su labor en la defensa de la cultura del país asiático y como puente entre ambas naciones.

Asistieron las principales autoridades políticas y gubernamentales de la provincia. Foto: Ernesto Herrera Pelegrino

A la noche asistieron las principales autoridades políticas y gubernamentales de la provincia, entre ellos Luis Iríbar, primer secretario del Partido, Julio Estupiñan, presidente de la Asamblea Provincial del Poder Popular, y Faustino Fonseca, director de cultura en Holguín.

Como colofón de la velada y erigiéndose como una promesa sugerente durante estos días de Feria en Holguín se presentará un ensayo de Ronel González que profundiza en el legado poético del escritor holguinero, con el apelativo de Temida polisemia; estudio más completo de la obra literaria de Delfín, el texto llegará bajo el sello de Ediciones Áncoras.

Una “luz” que irradia tesoros de papel

Por Vanessa Pernía Arias

Cada libro es un tesoro por descubrir, una puerta que se abre al mundo del conocimiento y un camino infinito a la imaginación, sobre todo, cuando es descubierto por los niños, pilluelos innovadores por excelencia y senderistas del camino de la fantasía.

Apertura del Pabellón Infantil. Foto: Ernesto Herrera Pelegrino

Para cumplir muchos de los sueños de los más pequeños de casa, el Pabellón Tesoro de Papel abrió sus puertas en Holguín con la presentación de parte del catálogo infantil de Ediciones La Luz, sello de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) en nuestra provincia, como parte de la 27 edición de la Feria Internacional del Libro que se viene desarrollando a lo largo de toda la isla desde el mes de febrero.

Presentación de títulos de Ediciones La Luz. Foto: Ernesto Herrera Pelegrino

En esta ocasión, acompañados por el proyecto de narración oral Palabras al Viento, La Luz presentó una de sus principales novedades infantiles, la Colección Espejo, la cual agrupa dos generaciones de escritores de literatura infanto–juvenil en un mismo volumen.

Según Luis Yuseff, editor jefe de este sello: “De una cara se publica un cuento de un autor consagrado, con una trayectoria literaria que sirve de paradigma a las nuevas generaciones de escritores, no solo por su trayectoria relevante, sino por lo contemporáneo de su obra; y del otro lado aparece un autor joven, nacido después de 1980, que destaca dentro de su generación por tener una obra de vanguardia. En cada volumen se hermanan autores que mantienen cercanías estilísticas y temáticas. En todos los casos cada libro contiene dos cuentos que no exceden las dos cuartillas, y el diseño de ilustraciones incluye imágenes hechas a líneas, concebidas especialmente para ser coloreadas”.

Algunos de los títulos presentados fueron Loco por Valentina y Negros ojos de sapo, de José Manuel Espino y Eldys Baratute, respectivamente, a cargo del escritor pinareño José Raúl Fraguela. Asimismo, Las manchas y Bulto, de Enrique Pérez Díaz y Elaine Vilar Madruga, y En el gran desierto de arena y Blanca y el amanecer, de Ivette Vian e Idiel García, quien tuvo a cargo la presentación de estos últimos textos.

Presentación de títulos de Ediciones La Luz. Foto: Ernesto Herrera Pelegrino

Otras de las propuestas literarias de La Luz para los pequeñines fue Él y yo sumamos dos, cuentos de la reconocida escritora pinareña Nersys Felipe, y Cartas a mi hija Indira, epistolario de Jawaharlal Nehru con traducción de Rodolfo Zamora, invitaciones que llegaron de mano de los escritores José Raúl Fraguela y Lizue Martínez, respectivamente

En Él y yo sumamos dos, la Premio Nacional de Literatura y Maestro de Juventudes Nersys Felipe entrega, sin estridencias moralistas o vanos alardes estilísticos, un canto a la amistad, la tolerancia y el entendimiento entre seres de diversos medios, educación o modos de ver la vida.

Mientras que más de treinta cartas enviadas por Jawaharlal Nehru a su pequeña hija Indira, luego conocida internacionalmente como Indira Gandhi, Primera Ministra de la India, conforman Cartas a mi hija Indira, reedición de La Luz profusamente ilustrada por jóvenes artistas de la plástica, que hacen del libro un objeto bello y un regalo para la familia cubana. Asimismo, fue presentada la novela Evangelista y los recuerdos, premio Calendario Infantil 1999 y Premio La Rosa Blanca, de Maylén Domínguez, reconocida poeta y narradora cienfueguera.

Palabras compartidas en el Día Mundial de la Poesía

Por Erian Peña Pupo

En 1999 la Conferencia General de la UNESCO proclamó el 21 de marzo como el Día Mundial de la Poesía, en fecha coincidente con el equinoccio de primavera, para consagrar así la palabra esencial y la reflexión sobre nuestro tiempo. “Diversidad en el diálogo, libre circulación de las ideas por medio de la palabra, creatividad e innovación: es evidente que el Día Mundial de la Poesía es también una invitación a reflexionar sobre el poder del lenguaje y el florecimiento de las capacidades creadoras de cada persona”, subrayaba el acta de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura.

Espacio Palabras compartidas. Foto del autor

Tomando esta fecha como punto de partida y motivo de celebración, Ediciones La Luz, sello holguinero de la AHS, y la sección de Literatura de la Asociación que agrupa la joven vanguardia artística en el territorio, realizaron de manera especial el espacio “Palabras compartidas”, en el Café del Arte Joven de la Casa del Joven Creador de la AHS holguinera.

En un ambiente intimista, casi en penumbras, lírico, donde se impuso la luz de las velas y unas pocas lámparas, la música agradable, grabada y el vivo, el buen café y los pétalos de rosa en cada mesa, el espacio, conducido por el joven poeta y diseñador Frank Alejandro Cuesta, tuvo a la poesía y los poetas como principales protagonistas. Así compartieron sus textos, entre otros, los escritores Zulema Gutiérrez, Fabia Li, Reynaldo Zaldívar, Erian Peña, Adalberto Santos y Luis Yuseff, homenajeado, además, esa tarde.

Foto del autor

Asimismo, Moisés Mayán Fernández presentó una nueva edición de La Luz, periódico de la cultura holguinera, dedicado íntegramente al Día Mundial de la Poesía. Esta edición, realizada por el propio Mayán y el reconocido intelectual Manuel García Verdecia, contiene una entrevista a José Luis Serrano, reciente ganador, con Los perros de Amundsen, del Premio Nicolás Guillén 2018, además de la obra poética de Octavio Paz, Archibald MacLeish, Walt Whitman, José Koser, Paul Válery, Emilio Coco, Ledo Ivo, Czeslaw Milosz, Zulema Gutiérrez, Jamila Medina, José Luis Serrano, Edurman Mariño y Moisés Mayán.

Foto del autor

El momento más esperado de la tarde –anticipo de las presentaciones en la holguinera Feria del Libro– fue la presentación del poemario Escritos sin rabia, primer libro de la joven Elizabeth Soto, bajo el sello de Ediciones La Luz, con diseño de Frank Alejandro e imagen de cubierta de la artista Guadalupe Palacios. Miro el reloj y me aterroriza su paso acelerado miro su rostro y solo pienso en el reloj cuánto nos queda, nos dice Elizabeth.

“En esos versos de estilo conversacional se nota la intención que no debe faltarle al poeta: comunicar. En las tres partes que componen este volumen, el sujeto lírico se dirige a ti, comparte vivencias, dudas y satisfacciones; se despista, se va a otro tiempo, vuelve, pero no permite que abandones el poema. Escritos sin rabia es una sinfonía contemporánea donde la alegría primero subyace y luego canta acompañada por todos los sujetos del lenguaje…”, comentó en la presentación la también poeta y editora Irela Casañas Hijuelos.

“Este es un poemario absolutamente urbano; en sus textos Elizabeth no describe la ciudad pero el escenario de este no es otro que ella, se respira en la soledad ocasional que manifiestan los poemas: soledad con ruidos ajenos, en los roles que se mencionan, en las palabras extranjeras a las que hay que acudir pues otras sonarían impostadas…” subraya Irela Casañas.

 

Se unen aficionados a Festival Nacional de Teatro Joven

Fotos: De la autora
Sobre cómo mejorar y favorecer el teatro hecho por artistas aficionados en Cuba versó el primer debate del encuentro teórico realizado este 16 de marzo como parte de las actividades del X Festival Nacional de Teatro Joven,  que tiene lugar en la ciudad de Holguín.
En el panel intervinieron Leandro Peña Hernández, actor titiritero de las agrupaciones holguineras Neón Teatro y Rompe Tacones; Hendricks Diéguez Ramos, director del grupo Senda de la Universidad de Ciencias Médicas de Holguín y Kiubell Rodríguez Castiñeira, al frente del colectivo Agón Teatro, de Sancti Spíritu.
Ellos son los tres aficionados que, junto a sus colectivos, han participado en el Festival de Teatro Joven y compartieron por espacio de dos horas sus experiencias en el trabajo con aficionados en el mundo de las tablas.
Rodríguez Castiñeiras expuso las potencialidades del Festival de Teatro Aficionado Olga Alonso que se realiza en el municipio de Fomento, donde el público colma los espacios escénicos. Añadió que, aunque no se cuentan con las mejores condiciones para las puestas, los teatristas se marchan satisfechos de presentar su obra.
Encuentro teórico de Festival de Teatro Joven
Refirió además su trayectoria al frente del colectivo Agón Teatro que en esta edición del Festival de Teatro Joven propone “La condesa descalza”.
Por su parte, Peña Hernández se refirió al trabajo del titiritero y a la importancia de la crítica especializada y oportuna para superar las propuestas de los aficionados.
A su vez Diéguez Ramos sostuvo que “el trabajo extensionista de la universidad debe estar destinado al público universitario”. Por eso, ha estudiado la audiencia para desarrollar obras polémicas como Yatrogenia la cual tuvo gran impacto en su puesta en escena durante el VIII festival de Teatro Joven.
El joven dramaturgo Yunior García, moderador y miembro del Comité Organizador del evento, precisó que disiente de las clasificaciones entre artistas aficionados y profesionales. “Lo que define un colectivo teatral es la calidad y el rigor con que se trabaja. El fin de un grupo de aficionados no debe ser la profesionalización, sino el éxito dentro de su espacio”.
A esta jornada teórica que tiene como escenario la sede de la Asociación Hermanos Saíz le seguirán la conferencia sobre la actualidad del teatro de figuras en el mundo y el taller itinerante de la crítica en las jornadas vespertinas del sábado y el domingo.
Durante el X Festival Nacional de Teatro Joven que se desarrolla entre el 15 de marzo y el 18 de marzo se presentarán Amares Social Clown, de Uruguay; El Portazo, de Matanzas; Teatro Espacio, de La Habana y Teatro sobre el camino, de Villa Clara.
Se suman a ellos los holguineros colectivos de Teatro AlasBuenas, el Guiñol y Trébol Teatro.
Por Rosana Rivero Ricardo
Tomado de www.ahora.cu/es

Inició X Festival Nacional de Teatro Joven en Holguín

Teatro de las Estaciones. Obra: “Por el Monte Carule”
Con la obra “Por el Monte Carule”, a cargo del colectivo Teatro de las Estaciones de Matanzas, inició este 15 de marzo el X Festival Nacional de Teatro Joven en la ciudad de Holguín.
A juzgar por la calidad de esta puesta dedicada a la vida de Bola de Nieve, el evento comenzó con pie derecho. Una cuidada escenografía que acompañó a los caricaturescos y atractivos títeres de mesa; la versatilidad de los dos actores para cantar, bailar y hacer varias voces para los disímiles personajes; la música en función narrativa y la resolución de algunas dificultades en la escena con hilarantes improvisaciones son elementos que destacan en la pieza con texto de Norge Espinosa.
Hasta el próximo 18 de marzo, las dos salas del Teatro Eddy Suñol y la Plaza de la Marqueta serán los escenarios donde se presentarán diversos colectivos como Amares Social Clown, de Uruguay, quienes proponen la obra “Lucidez”, en la noche de este viernes viernes.
En esta jornada también actuarán Agón Teatro, de la provincia de Sancti Spíritu y El Portazo, de Matanzas.
Para los niños el Teatro AlasBuenas de Holguín presentará “Lucas y Lucía” a las diez de la mañana del sábado. En el mismo horario del domingo, el Teatro Guiñol de esta provincia repondrá la pieza “Ruandy”.
Festival teatro joven 2
Teatro Espacio (La Habana) y Teatro sobre el camino (Villa Clara) se suman a los colectivos que participan en el Festival con las piezas “Desamparados” y “Las bebidas son por Pearl”, respectivamente. Por su parte, el colectivo anfitrión, Trébol Teatro, repondrá su multipremiada pieza “Jacuzzi”.
El evento también propone su habitual espacio teórico que tendrá lugar en la sede de la Asociación Hermanos Saíz (AHS), donde se discutirá sobre el teatro de aficionados en Cuba, la actualidad del teatro de figuras en el mundo y se realizará el taller itinerante de la crítica.
La X edición del Festival de Teatro Joven está dedicada al III Congreso de la AHS y preserva sus principios fundacionales de mostrar la pluralidad de enfoques y maneras de acercarse al hecho teatral.
Por Rosana Rivero Ricardo
Tomado de www.ahora.cu/es

La casa común: el volver de Lucas y Lucía

Por Erian Peña Pupo

El teatro para niños en Holguín abre sus perspectivas a nuevos horizontes y posibilidades expresivas, lenta pero al parecer sólidamente: el Teatro Guiñol de Holguín celebró en 2017 sus 45 años de fundado con la Fiesta del Títere, mientras Rompetacones, Neón Teatro, Títeres Eclipse, Palabras al viento y Teatro Alasbuenas, conforman este panorama visible donde existen otros colectivos que incursionan en el hecho teatral, en la amplitud de su diapasón, como el Teatro Lírico de Holguín Rodrigo Prats y la compañía Trébol Teatro, dirigida por el dramaturgo y actor Yunior García Aguilera, entre otros.

De esta productiva alquimia –Alasbuenas y Yunior García– nace la puesta Lucas & Lucía. De vuelta a casa, texto de Yunior estrenado por AlaSbuenas el pasado año, con dirección general de             Manuel Rodríguez Moreno, y presentado, además, en esta edición del Festival Nacional de Teatro Joven.

La obra se articula/ensambla su puesta en escena sobre la conocida canción del cantautor Carlos Varela y resulta una alegoría a la libertad del ser humano, como la canción misma: aquella que solo existe, como dice otro tema de Varela, cuando no es de nadie. Pero el texto de Yunior crece independiente al tema musical, lo toma como excusa, como motivo para desarrollarse y crear un discurso convincente en lo que resulta la primera experiencia del dramaturgo –autor de obras reconocidas en el panorama teatral cubano como Sangre, Asco, Semen y la reciente Jacuzzi– en la escritura para niños. Notamos, como señalaba, la independencia de la obra respecto al tema musical que le ofreció al dramaturgo una “salida salomónica” a varias de sus inquietudes; aunque la aparición, al final de la obra, de un muñeco similar a Carlos Varela acompañando la canción, ancla el referente, lo hace obligatorio a la obra, incluso en el público que, hasta ese momento, no lo había percibido o desconocía el tema.

El propio Yunior asegura: “En todo caso, les agradezco a los actores de AlaSbuenas por el riesgo de llevar a escena mi primer texto para niños. Su valentía me ha ayudado a entender que escribir para esas edades es, sin dudas, la menos ingenua de las creaciones artísticas”.

La puesta, creada sobre una concepción escenográfica visualmente atractiva a cargo de Alexander Machín San, narra la historia de dos pequeños hermanos: Lucas (Elvis Hernández) y Lucía (Ileana Casanella) que buscan por el mundo, a bordo de un aeroplano, aquello que anhelan e irremediablemente solo encontrarán en el sitio que dejaron atrás y al cual deben volver en algún momento, aunque el poeta –y eso lo sabrán cuando crezcan, cuando pase el tiempo– aconseja no regresar a los lugares donde se fue feliz: un soplo inconfundible de aire fresco, busca Lucas, y una almohada que hace olvidar los malos recuerdos, Lucía…

El mundo es demasiado pequeño para Lucas y Lucía: por eso ellos buscan y, de alguna manera, encuentran, aunque no necesariamente lo que pretendían al inicio de su búsqueda. Así se suceden diversas aventuras, suerte de dinamismo escenográfico de la obra, que recuerda, en parte, por el mismo desarrollo de las historias y sus desenlaces, a las aventuras de la pequeña Dorothy Gale en el reino de El maravilloso mago de Oz, libro publicado por el estadounidense Lyman Frank Baum, en 1900.

Lucas y Lucía llegan –a bordo de un aeroplano de rostro triste– a un desierto: parece ser un desierto mexicano, incluso con cactus, donde los espera una “red” (Laura García) que todo lo sabe, como un oráculo abierto a respuestas y conocimientos de todo tipo, menos el que ellos realmente necesitan. Luego llegan al país de las cosas deliciosas, gobernado por un chef autócrata y despótico (Elier Álvarez) que tiene a todo el pueblo prisionero y, además, censurado a medio diccionario, aunque, asegura este chef, lo hace “por el bien del país” que gobierna. El otro reino al que arriban es un Supermarket, donde el dueño, hombre egoísta y millonario, les asegura que “todo el mundo vende algo”, por eso él (Elier Álvarez) solo piensa en comprar y vender, nada más…

Finalmente, los pequeños llegan al país de los juegos donde los espera, sobre una cancha de fútbol, el argentino Leo Messi (Laura García), con quien Lucas juega con una pelota de calcetines hecha por Lucía, pues “del lugar de dónde venimos todo es posible”.

La puesta sobresale por su dinamismo, incluso en el necesario y rápido cambio de escenografía para transitar por los diferentes reinos, y por el uso de la música, que en momentos parece rescatar la tradición del títere musical cubano, tan menguada por un buen tiempo, y que acentúa el carácter interactivo de la obra, además de la excelente interpretación de sus actores y la propia manipulación de los muñecos. La música original fue compuesta por Víctor Rafael Trasobares Parra y el diseño de la banda sonora y el sonido es de Francisco Zaldivar Oropesa.

Además, una de las cuestiones esenciales en Lucas & Lucía… es el cuidadoso diseño y realización de los muñecos, un trabajo casi de orfebre, confeccionados por un artista multifacético como Onelio Escalona.

La obra Lucas & Lucía. De vuelta a casa por Alasbuenas, con texto de Yunior García y dirección de Manuel Rodríguez Moreno, nos demuestran que –no solo en un mundo de magia y ensoñaciones, sino también en la vida real– lo importante no es encontrar los sueños, sino nunca dejar de buscarlos.

 

Teorizar sobre las tablas

Por Vanessa Pernía Arias

En el arte, como en la vida, no deben existir fronteras: se deben asumir determinados riesgos, atrevimientos, confrontaciones… El arte debe estar abierto como una casa con todas sus ventanas abiertas, no “entornadas”, porque se corre el riesgo de cerrarse al mundo, a lo hermoso del mundo. Y precisamente el teatro joven no debe cerrar sus ventanas a la creación renovadora. El Café del Arte Joven de la AHS en Holguín presta su ambiente al diálogo sugerente, innovador: un acercamiento polivalente a la creación joven actoral en Cuba.

A los jóvenes amateurs del teatro en la isla se dedica un aparte en el X Festival Nacional de Teatro Joven. Esta fue razón para desarrollar la primera propuesta teórica del evento: el taller “Aproximaciones al teatro de aficionados en Cuba”. Tres grupos amateurs: Sendas, Títeres Eclipse –ambos de Holguín– y Agon Teatro, de Santi Spíritus, intercambiaron sobre sus modos teatrales, sus aciertos y desaciertos, sus maneras de concebir el teatro en la actualidad. Jóvenes que impulsados por la vocación teatral demuestran la solidez de sus conocimientos, de sus puestas en escena, como es el caso de Jirivo Jiribilla… ¡El Güije!, de Títeres Eclipse, escrita y dirigida por Leandro R. Peña Hernández, y Condeza descalza, de Agon Teatro.

La ventana entornada…

Los Hermanos Camejo encontraron un camino que luego no fue retomado. Un camino artístico multidisciplinario que recorrieron grandes figuras de las artes en Cuba: Raúl Martínez, Abelardo Estorino, Leo Brower, Rogelio Martínez Furé, Iván Tenorio, Martha Valdés… que han enriquecido el mundo del teatro, el mundo de las figuras. Fueron ellos quienes dinamitaron el mundo titiritero en la isla, este arte milenario que surgió con las primeras sombras del hombre en las cavernas, luego en las sombras asiáticas, hindúes… hasta nuestros días.

Rubén Darío Salazar, es un “joven” díscolo que “aún donde innova quiere sentirse como un continuador”, un continuador de la obra de los grandes titiriteros: de los Hermanos Camejo, de Stanislavski, maestro de la actuación en vivo, del teatro lorquiano, pero que siente esa necesidad de “compartir, porque también te hace crecer”. Por estas razones ha compartido sus saberes con los jóvenes participantes del X Festival Nacional de Teatro Joven en el Taller “La ventana entornada: una mirada cómplice a la actualidad del teatro de figurasen el mundo”, en la Casa del Joven Creador.

Rubén Darío Salazar es un “joven” díscolo que “aún donde innova quiere sentirse como un continuador” (foto Ernesto Herrera).

Este panel profundizó en las complejidades, aciertos y desaciertos del teatro de figuras en la actualidad, asimismo demostró la multiplicidad poética sobre el escenario, la fusión de todas las artes porque un espectáculo titiritero debe ser más que eso, debe ser musical, circo, artes plásticas, literatura, cine… A su vez, discernió sobre las posibilidades tecnológicas que ofrece la era digital, la tecnología que nos podemos dejar de lado y que, actualmente, brinda al teatro de figuras, en muchos casos, espectáculos surrealistas y renovadores. Escenografía, luces, mecanismos, máscaras se convierten en un desafío total a la convención del títere como cosa de niños, como cosa sencilla, constituyen puestas tecnológicas titiriteras que rompen todos los esquemas.

Rubén Darío reparó en puestas mundialmente conocidas, llevadas al mundo del espectáculo, al mundo de las figuras. Una de ellas fue El Rey León realizada en Broadway por la cineasta, diseñadora y titiritera Julie Taymor. Según Rubén Darío, hasta ese momento en Broadway el títere no había tenido tanta democracia, “esta fue una puesta que revolucionó el musical, con un fuerte componente titiritero”. Julie, también fue contratada para la producción de la obra La flauta mágica, basada en la original de Mozart, en el Metropolitan Opera House, asimismo para La Isla Encantada; estas, según Rubén Darío, “son propuestas espectaculares, con un derroche tecnológico increíble y que insertan al títere en el mundo de la ópera”.

Se habló de otro de los grandes maestros del teatro estadounidense, el director, dramaturgo y diseñador Robert (Bob) Wilson y de obras titiriteras extraordinarias como Odisea, Polifemo, y de un homenaje suyo al bailarín ruso Vaslav Nijinsky, una obra que integra, el teatro, el ballet y el musical, “el mundo de las ensoñaciones de Nijinsky”. Nos acerca a la obra de Victoria Chaplin y James Thiérrée, descendientes del gran Charlot que revolucionó la escena del cine mudo a través del mimo, y que llegan a actualidad con un espectáculo fabuloso El Circo Increíble, “una galería de personajes titiriteros, una fusión de elementos circenses y de teatro de figuras”.

La obra de Fabrizzio Montecchi, maestro del teatro de sombras, propuso una nueva mirada a la obra de Shakespeare con Sueño de una noche de verano, “un espectáculo de danza moderna y sombras que integra elementos propios del títere”. Expuso la obra de Phillip Genty, “quien revolucionó el teatro de títeres en los años 80–90 con propuestas surrealistas a través de un arte conceptual, con un lenguaje escénico espectacular, propuestas que echan mano al subconsciente humano”.

Además, abordó la obra de grupos de teatro callejeros que son continuadores del teatro de títeres, con versiones sugerentes desde el punto de vista de los elementos y la estética que utilizan. Grupos que defienden “la otra belleza”, esa belleza que no es visible ante el ojo humano, pero que debe ser entendida y asimilada, disfrutada. Muestras expresionistas, satíricas, grotescas hasta cierto punto, pero sobre todo muy inteligentes y acertadas.

La creación titiritera hoy no puede estar con las ventanas “entornadas” al desarrollo y a la multidisciplinariedad artística, porque, nos dice Rubén Darío, “el mundo del títere hoy provoca, asombra, dialoga, se vende bien caro; el mundo del títere hoy está donde tiene que estar”.

Detrás de todo esto debe haber un demonio

Por Jorge Suñol Robles

“Usted está muerto, completamente muerto”. Jerusalén desaparece, como si nunca hubiera existido. Ellos, los otros, los poderosos, intentaron crear un mundo justo, pero fracasó, fracasó el experimento. “Todo acto de poder es un acto de violencia hacia los hombres”, grita Voland, espíritu del mal. La puerta del fondo, única salida, permanece cerrada. Un espacio lleno de dudas. Los límites se cruzan, se pierden, nadie los pone. El hombre se vuelve efímero. El tiempo se va agotando.

El Maestro quemó los manuscritos, los quemó por miedo, por cobarde, quizá por eso fue decapitado. “Mi cabeza, dónde está mi cabeza”. Todos tienen culpa y quieren escapar, escapar de su soledad, de ese infierno, de ese manicomio que los ha encarcelado. Testigos, cómplices, por eso están allí. Detrás de todo esto debe haber un demonio. La ciudad parece estar vacía. Pero el loco Desamparado insiste en que todas las mujeres se han ido a los mercados y comenzaron a desnudarse. Alucina.

Teatro Espacio viene desde La Habana con la propuesta Desamparado, dirigida por Alfredo Reyes. Una guerra entre la vida y la muerte, guerra de espíritus buenos y malos, una batalla constante; la pieza es eso: una fuerte lucha entre cuatro seres perturbados, que acaban por desesperarse, culparse, arriesgarse… pero que les queda la esperanza, la utopía de creer, creer en algo, aunque sea irracional. “Yo no estoy loco”.

La puesta, con texto original de Alberto Pedro y versión para la compañía del propio Alfredo Reyes, a lo que se le agrega, además, una reformulación de El Maestro y Margarita, de Mijaíl Bulgakov, obra que está inspirada en el Fausto, de Johann Wolfgang von Goethe, intenta arrancarnos de la silla para abrir la dichosa puerta, cruzarla y conectar con el otro mundo, incierto.

Desamparado, propuesta habanera dirigida por Alfredo Reyes en el Festival de Teatro Joven (foto Ernesto Herrera).

Actuada de manera correcta y precisa, aunque no todos los actores estuvieron en un mismo nivel, claro está, ya sea por la naturaleza de su personaje y su carga interpretativa, a la obra le hace falta convencimiento, pero no convencimiento escenográfico, porque ese es un aspecto a destacar, sino más fuerza y seguridad en los actores; trabajar con su expresión corporal. El elenco puede hacerlo. Sobresale, en ese sentido, el personaje del Desamparado, por Raysman Leyet, a mi entender, el mejor concebido de todos.

Debo referirme, asimismo, al excelente diseño de luces: intrigan, desafían, aportan, comunican, nos trasladan de escena a escena; un gran acierto, sin duda. Es plausible, también, lo medido de su escenografía y su diseño de vestuario, que ambientan y reafirman: eso es un manicomio y allí todo el mundo cree en los espíritus.

Momentos de canto y rezo tuvo Desamparado, que van marcando un ritmo, canciones de esperanza, represión y soledad, deseos de libertad. La puesta acaba así. Entierran al Maestro, que nunca le gustaron las flores amarillas. Un mar de saliva sin sentido obliga a los hombres, sangre y saliva. Se abre la puerta. Están enfermos, algunos vivos, otros muertos. Pero Margarita dice que está viva y que quiere ser feliz. Por eso están allí, por los demonios.