Circo Nacional de Cuba actuará en Holguín

Por  Antonio Jesús Matos Reyes
Circo Nacional de Cuba actuará en Holguín. Foto tomada de internet

El Circo Nacional de Cuba actuará en la ciudad de Holguín del 12 al 21 de abril en el Ateneo Deportivo, según se informó en reunión preparatoria para garantizar la calidad de las actuaciones.

Según explicó Armando Benítez, Director Artístico del Circo, también se realizarán funciones  en las comunidades, y el proyecto Fiesta de Maravillas, perteneciente a la institución circense, llegará de forma gratuita del 10 al 12 de abril  a todos los centros educacionales urbanos del territorio.

También se programaron funciones en el Hospital Pediátrico, el Centro Psicopedagógico y una función para los estudiantes de la Enseñanza Especial.

El Circo llegará además hasta la Prisión Provincial y el Hospital Psiquiátrico, el Hogar materno 8 de Marzo y el centro penitenciario Cubasí; y en el Centro de Estudio y Trabajo ubicado en la Zona Industrial.

Próximamente los organizadores de las presentaciones informarán el cronograma de actuaciones en las comunidades holguineras, así como en los centros educacionales urbanos. Las boletas estarán a la venta a partir del 10 de abril en el Ateneo Deportivo e instituciones del centro de la ciudad, aún por definir.

Tomado de www.radioholguin.icrt.cu

La Odisea de Lisis

Por Julio César

El primer golpe fuerte es el reguetón que escuchas al entrar a la sala Raúl Camayd: como para asombrarse y preguntarse a la vez: qué sucede, será algo normal ahora, de qué me perdí?! Pero entonces todo comienza a tomar sentido mientras en escena se aprecia una versión fiel del manicomio.

“En esta obra nadie llora” fue la propuesta de este viernes dentro del programa del Festival de Teatro Joven. El making off del estreno de una obra, o un “tras cámaras” constituye este montaje donde se aprecian las interioridades del oficio de las tablas, pero esta vez en crudo, sin maquillajes ni paños tibios.

Polizonte Teatro, Obra: En esta obra nadie llora. Fotos: Adrián Aguilera

Cinco personajes deconstruyen mitos, estereotipos, formalismos: es una obra diferente que se adentra en el teatro, una radiografía sobre lo que sucede detrás del telón, o delante, cuando se está ensayando.

Temores, contratiempos y malas pasadas del oficio son escenificadas en una obra que versa sobre cómo se ensaya el estreno de una obra: parece un trabalenguas, pero no lo es. Asi su centro es todo el estrés que genera tan compleja, pero aparentemente sencilla situación, a la que, por si fuera poco, no solo se le suman los problemas profesionales, sino los personales y familiares…

Y no falta el diálogo interno, ese monólogo de la directora, donde se debate sobre sus temores, aspiraciones, y sueños mal logrados, o alcanzados a medias. Pero cuando quiere tirar la toalla, ante la presión del momento, Lisis se crece.

Esta es una dramaturgia que en momentos divierte y hasta da risa, quizás ahí está su mérito polivalente, o su función lúdica, pero sobretodo es una puesta para pensar, autoanalizarse, para valorar el arduo trabajo de estos seres humanos que trascienden sus capacidades para regalarnos un momento fugaz, único e inigualable.

Por su parte, la violencia y el lenguaje de adultos no están sobreestimados, son esenciales dentro de lo que sucede tras bambalinas, es, lo qué llamarían por ahí, lo que usted no vió.

Adrián (travestido):”!Soy una puta, tremenda puta, yo quería ser actor, pero lo que soy es tremenda puta!”

Ainelis Ramírez, Adrián Albóndiga, Arlett Cabrera y Leonardo Bustamante, completan junto con Lisis Díaz, el elenco de “En esta obra nadie llorá”, que cuenta con la producción artística y general de los pinareños de Polizonte Teatro, quiénes se aventuran en esta acertada adaptación de la obra de Mariana de Althaus.

Al final, la superheroína directora, la esposa, hija, actriz, instructora…se sobrepone a las vicisitudes para estrenar su obra, y quiénes estuvieron ausentes a tal Odisea, solo atinan a aplaudir anonadados, sin saber todo lo que minutos antes hubo de trasfondo.

“Ya ni el feminismo nos salva”

Por Julio César

Atascadas en los pantanos de la existencia se encuentran estas féminas que recorren el viejo y nuevo continente desde el escenario, pero teniendo como centro neurálgico: el París de los años 20 del pasado siglo.

Disquisición sobre la fatídica y cotidiana existencia nos propone el grupo Estro de Montecallado, quienes desde Artemisa visitan Holguín con motivo de una nueva edición del Festival de Teatro Joven.

Foto: Adrián Aguilera

Bajo la dirección artística de José Miguel Díaz Pérez se nos presenta un monólogo femenino de una “fantasma”, o el alma intranquila de un personaje universalmente conocido de este sexo.

“Antonieta o el suicidio” fue la propuesta de la Sala Alberto Dávalos, espacio propicio para que se realizara esta disertación sobre las penurias de ultratumba, en suma son varias las vidas que se resumen desde la sabia perspectiva de una difunta.

“Es cierto que para nosotras el mundo gira alrededor de un hombre”, así, bajo esta triste pero acertada afirmación se debate la actriz sobre las tablas en una obra que se vale de la interacción e intercambio con el público para captar su total atención e incluirlo en la escena, sin dudas un ardid que no deja de cumplir su objetivo.

Tragicomedia y violencia escudada en el absurdo de la penosa existencia del personaje centran la puesta, que se jacta de situaciones cargadas de morbo, las pasiones más oscuras del “sexo débil”, incomprendido,  humillado, maltratado.

El suicidio constituye, además de ser eje  central, un corte constante en la pieza para encadenar cada historia fatídica, cada triste momento de la subsistencia del personaje: Son estas reflexiones sobre la vida o la muerte: Cuál es mejor? To be, or not to be? That is the question.

Obra: Antonieta o el suicidio. Foto: Adrián Aguilera

Tomando conciencia del espacio-tiempo donde se desenvuelve, la historia intenta dar un giro en la dramaturgia y es cuando la actriz trasciende la obra para proponernos su propia visión sobre la trama que le ocupa, con un enfoque menos rebuscado que todo el texto anterior, algo más popular, y es su lógica aplastante, esa misma que vemos en cualquier espacio cotidiano de nuestra Isla: “Mujeres, ya ni el feminismo nos salva”.

A las puertas, Festival Nacional de Teatro Joven

Cartel Festival Nacional de Teatro Joven. Foto: Cortesía del Comité Organizador

Por Vanessa Pernía Arias y Erian Peña Pupo

Entre el 13 y el 18 de marzo, Holguín acogerá la XI edición del Festival Nacional de Teatro Joven, cita que reúne a parte de la vanguardia teatral cubana y es organizada por la AHS en la provincia, con auspicio del Consejo Nacional de las Artes Escénicas, la Dirección Provincial de Cultura, y la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac).

El Festival, dedicado a los 10 años del grupo Trébol Teatro, asegura el actor, dramaturgo y realizador audiovisual Yunior García Aguilera, abrirá con CCPC La República Light, de grupo matancero El Portazo, con dirección de Pedro Franco y María Laura Germán, en el Centro Cultural Plaza de La Marqueta.

Además: Paradigma o ¡Ay, Shakira…!, de Teatro sobre el camino, de Villa Clara, con texto, dirección artística y general de Rafael Martínez Rodríguez; Tengamos el sexo en paz, del grupo Upanishad, de Santiago de Cuba, a partir de una obra del italiano Darío Fo, Premio Nobel de Literatura en 1997, y dirección artística de Rubén Wong Subirat; Camino a la semilla, obra de Freddys Núñez Esténoz, del Grupo Alas de Cuba, de Granma, con dirección artística de Reynier Riera Contreras; y En esta obra nadie llora, de Polizonte Teatro, de Pinar del Río, texto de Mariana de Althaus, con dirección de Lisis Díaz.

Se presentarán, además, en el Complejo Cultural Eddy Suñol las obras: Leviatán, del Grupo de experimentación escénica La Caja Negra, de Santiago de Cuba, con texto y dirección artística de Juan Edilberto Sosa; Dora dibuja caracolas, obra de Tomás Gaviro Ponce, del Grupo Alas, de Pinar del Río, con dirección de Dorys Méndez; Selfie, del habanero Teatro del Caballero, texto y dirección artística de Carlos Sarmiento; Antonieta o El suicidio, de Estro de Montecallado, de Artemisa, con dirección de José Miguel Díaz Pérez, y PUNCH, de Teatro Tuyo, de Las Tunas, con texto y dirección de Ernesto Parra.

Como parte del acostumbrado evento teórico que acompaña las puestas teatrales se presentarán en la Casa del Joven Creador varios títulos de Ediciones La Luz, sello de la AHS en la provincia; se realizará la mesa “Teatro Joven, retos, poéticas y estrategias”, moderada por el crítico e investigador Omar Valiño e integrada por Pedro Franco, Carlos Sarmiento y Juan Edilberto Sosa, y el esperado “Taller itinerante de la crítica”, también moderado por Valiño.

Otra peculiaridad del Festival de Teatro Joven, el boletín impreso Palco 13, se editará diariamente con artículos, reseñas críticas, comentarios y entrevistas sobre las obras presentadas.

Concluyó en Holguín Festival del humor Satiricón

Por Rosana Rivero Ricardo
satiricon cierre 1
Kike Quiñones y “Komotú” deleitaron al público durante sus presentaciones
Rieron mejor los más de mil asistentes al Teatro Eddy Suñol que repletaron la Sala Raúl Camayd y disfrutaron –muchos de pie- del espectáculo de clausura del VI Festival de Humor para Jóvenes Satiricón, en la noche de este 3 de marzo, en la provincia de Holguín.
Varios de los artistas invitados al evento intervinieron en la última gala, como Luis Enrique Amador Quiñones (Kike Quiñones), director del Centro Promotor del Humor, quien aseguró que la propuesta curatorial exhibida durante esta semana es lo mejor que se realiza en Cuba en materia de humor.
A pesar de que Kike, maestro del stand comedy, volvió a “montar” su popular personaje de “Bandurria”, de la serie televisiva “Los pequeños fugitivos”, el público holguinero disfrutó de su monólogo.
satiricon cierre 2
Kike Quiñones, director del centro Promotor del Humor
Si algo sonó en el Suñol, más allá de la risa, fue el estreno de uno de los sketches que conformarán el espectáculo Los artistas del grupo Etcétera, que se repuso en la noche de clausura.
Eider Luis Pérez, director, actor y escritor del colectivo volvió a echar garra a su talento para a través de la ironía, la sátira, el juego de palabras, el absurdo y otros recursos propios del género, al hacer una valoración del arte contemporáneo desde el humor.
La música fue la protagonista, aunque el espectáculo, a estrenarse en junio venidero en homenaje al aniversario 80 del Teatro Eddy Suñol, incluye a todas las manifestacionesartísiticas.
Esta vez, un compositor convoca a sus musas, o mejor, “musos”; pero “le baja” una de la trova y otra del género urbano. Los conflictos entre ambas generan un interesante experimento social con el propio público de la sala.
El duo holguinero Caricare, presente en cada edición del festival
En la gala de cierre del Satiricón intervinieron además El Cabo Pantera y El Habanero, quienes propusieron una risible escena al interpretar a dos abuelitos que hacen reír a los cubanos hasta de sus propios problemas.
Cada año el Satiricón se prestigia con “La leña del humor” de Villa Clara, colectivo multilaureado en el Festival Nacional del Humor Aquelarre. Desde su particular divirtieron al público, sobre todo, a partir de la actuación de José Lorenzo Hernández (Chelory), figura principal sobre la que se construyen los espectáculos, por su natural vis cómica.
Otros de los invitados fueron “Los Hepáticos”, dúo compuesto por los conocidos en el mundo artístico como Rikimbili y El Colora’o, quienes, aunque salieron juntos en escena, presentaron de modo independiente sus sketches.
La Oveja Negra, regaló excelentes espectáculos en el “Satiricón” Fotos: Carlos Rafael
Realce por su acertada interacción con el público merece El Colora’o, catapultado a la fama por su personaje de Amado Fiel del Toro, en el popular espacio televisivo “Jura decir la verdad”.
Representó el humor del patio el Dúo Caricare, compuesto por Onelio Escalona y Mireyita Abreu, quienes propusieron su encumbrado sentido de hacer humor a través de la música y chistes de elevada factura.
La noche fue propicia para la entrega de reconocimientos al Centro Promotor del Humor en sus 25 años por la Dirección Provincial de Cultura y el Consejo Provincial de las Artes Escénicas.
Hasta febrero de 2020 cierra el Satiricón, considerado el festival de humor más importante de Cuba, después del evento nacional Aquelarre.

La noche más triste del Satiricón

Por medio de una consulta espiritual, un agnóstico y burlón personaje intenta resolver sus problemas, sin saber que el solo hecho de estar allí le provocaría muchos otros. Un humor que emana de 30 años de profesión, con elevada proyección escénica y guión bien logrado nos regalaron en la última noche de presentaciones del Satiricón los muchachos de Villa Clara.

A los 25 años de labor artística del Centro Promotor del Humor y de su preseidente, Kike Quiñones, estuvo dedicado el Satiricón. Foto: Carlos Rafael

Quizás “Rikimbili” y “El Colorao” no han tenido nunca problemas en el hígado, pero estoy seguro que de ahora en adelante los tendrán con unos cuantos “hombres enamorados” que asistieron a la Gala de Clausura del VI Festival del humor en Holguín. Describir nuestras penurias y sufrimientos en las relaciones de pareja malaventuradas fue la tarea de “Los hepáticos”, ese dúo que no deja de provocar carcajadas desde la escena. Un consejo de “Los hepáticos” para los hombres con pareja: en la intimidad de la habitación bese a su mujer, acaríciela, apriétela, pero no la despeine, ¡fíjese lo cara que está la queratina!

Fieles a este evento, el Dúo Caricare presentó nuevos sketchs para la ocasión. Foto: Carlos Rafael

Le bajaron las musas a Eider. Logró un equilibrio entre la música más culta y el género urbano a través de un sketch que nos invita a reflexionar sobre los derroteros de la industria cultural,  y el abismo que supone la masificación de lo burdo y banal en detrimento de los productos mejores pensados y logrados: “Yo he vendido dos millones de copias este año, ¿dime cuántos discos tú has vendido? ”, pregunta en su coro la musa rapera a la alternativa.

Con aires bolivianos, el dúo Caricare nos ofreció un chamamé que anuncia que los orientales no emigrarán más hacia La Habana, no habrá marabú en los campos, y los trabajadores podrán vivir holgadamente con su salario.

Otro dúo de orientales, Pantera y El Habanero, interpretan a dos ancianos que hacen catarsis. Uno de ellos busca un problema para poder morir: “Tú lo que tienes es un bloqueo mental, y yo no te lo voy a quitar -señala El Habanero-, si no, ¿a qué le vas a echar la culpa de tus problemas?”

Kike Quiñones, alias Mandurria, fue la excusa perfecta para que otra vez subiera a escena Luis Enrique Amador, actual presidente del Centro Promotor del Humor, que vino a Holguín para celebrar sus 25 años de labor artística. El reconocimiento del Consejo de las Artes Escénicas y la Dirección Provincial de Cultura no se hicieron esperar a tan importante celebración.

“El mejor público de Cuba” disfrutó de varias nohes inolvidables, que como de costumbre nos llegan por estos días. Foto: Carlos Rafael

“El mejor público de Cuba”, como ha sido calificado por los artistas, observó con tristeza como se cerraron las cortinas de la sala Raúl Camayd, mientras se despedía un elenco de lujo que los hizo gozar de lo lindo durante estas noches.

Literatura con humor

Por Erian Peña Pupo

Una “invitación a asomarse a la obra” de Alejo Carpentier y José Lezama Lima, esta vez desde un acercamiento al humor en sus respectivas obras, realizaron Manuel García Verdecia y Eugenio Marrón en el Café Literario que cada jueves se realiza en la Uneac, vinculado de las actividades de la VI edición del Festival de Humor para Jóvenes Satiricón.

En Concierto barroco, publicada en 1974, Carpentier “pone a la bailar a todas ninfas de la Ospedale della Pietáde Venecia al compás de un calabazón son-son tocado por músicos en los cuales Vivaldi y Scarlatti tienen una presencia señalada, por no hablar de hasta la trompeta de Louis Armstrong, en uno de los juegos más audaces y los divertimentos más extraordinarios que ha dado la literatura latinoamericana”, aseguró Marrón.

“Cuando el humor sirve para generar conocimiento y aprovechar el ritmo, la música, la palabra a la hora de la literatura, en pos de un necesario viaje raigal a la intimidad de la memoria y de la cultura, ahí estás asistiendo al hecho del humor”, como sucede en Concierto barroco, “una de las grandes extravagancias del conocimiento que ha aportado la literatura latinoamericana a la lengua española, segúnel mexicano Carlos Fuentes”.

 

Incluso, dijo Marrón, “sin el humor Carpentier no hubiera podido llegar al fondo del desarrollo del personaje del dictador en El recurso del método”, novela publicada en 1974.

En cambio, “en Lezama está la presencia del humor con un uso cotidiano, permanente, pero ojo: el humor arropado en la cultura y en la mirada de la cultura del mundo que desarrollaba Lezama para el cual todas las épocas, todos los bienes culturales eran posibles”.

En la magistral Paradiso (1968) y en buena parte de la obra lezamiana está presente el humor, al igual que en su accionar y en las tantas anécdotas que cuentan quienes le conocieron. Al igual que en la obra de escritores como José Zacarías Tallet, José Soler Puig y en las portadas de la revista Carteles, realizadas por el holguinero Andrés García Benítez.

“El humor es un hecho cultural extraordinario. Que Satiricón posibilite eso y entre nosotros convivan creadores como Onelio Escalona lo testifica”, añadió Marrón en un Café en el que también compartieron su obra los escritores Joselín Pupo y José Poveda.

¿Por qué no me canso de ver a Etcétera?

Audacia, inteligencia y mucha picardía: lo mismo en una escena del pasado, que en el futuro “ideal”, o en un retorcido presente ficticio, los muchachos de Etcétera encontraron la fórmula para cautivar al público y fidelizarlo con su estilo.

Para el 2031, Etcétera vaticina la involución de los buenos modales. Foto: Carlos Rafael

Estos aprovechados, en el mejor sentido de la palabra, se valen de cada ínfimo problema o situación cotidiana para elaborar espectáculos donde el público no deja de reírse y a la vez autoanalizarse, sin dejar a un lado, por supuesto, la sorpresa por la valentía con que asumen determinadas posturas críticas hacia fenómenos donde otros prefieren callar.

En el 2031, en un país “X”, la involución de los buenos modales será tal que las groserías y conductas actualmente inaceptables por la buena educación, para ese momento serán sinónimo de buenos modales y refinamiento: ¿No es acaso a eso lo que asistimos? Hace varios años en una canción no se escuchaba una obscenidad, hoy es moda entre los referentes más burdos de la música popular, y lo peor es eso mismo, que cada día es más popular ser grosero.

Y de vuelta al presente, una entrevista al campeón mundial en determinado deporte, que al final no es otra cosa que un auto examen a nuestras costumbres, la forma de hablar y comportarse de determinados individuos en ciertos sectores, pero no es una crítica destructiva, mucho menos con motivo de ofender, es la forma más amena de reconocer un problema, asumirlo e intentar cambiarlo mientras no reímos de él.

Y “Las musas” bajaron: ¡Pero de qué forma! Una controversia entre la deidad culta y la proveniente del populus, o los barrios bajos, así una vez más se recalca como lo de buen gusto-que in extremis es tedioso también-, es superado con creces por los malos referentes y lo de peor factura.

Y “Las musas” bajaron: ¡Pero de qué forma! Foto: Carlos Rafael

Y una vez más presentan un sketch que para nada deja de divertir a quien ya lo vio y que se disfruta como la primera vez en cada ocasión que se presenta: “El cuento de los tres cerditos”. La llegada de Luis Ángel a Etcétera, contrario a lo que pudiese pensarse en sus inicios, de que no supliría un el vació creado por la partida de Venecia Feria; es quizás de lo mejor que le ha pasado al grupo humorístico también integrado por Yasser y Eider. La versatilidad y talento del joven actor ha engranado a la perfección con el estilo de trabajo de estos muchachos, al punto de que es inconcebible actualmente una obra de estos muchachos sin el relativamente nuevo integrante.

Las felicitaciones para estos talentosos chicos que son artífices además del importante Festival del humor, que convierte a febrero en el mes más alegre del año en la provincia, y por ende, en una de las fechas más esperadas por los holguineros, quienes sacian sus ganas de reír, al tiempo que aligeran tensiones y se olvidan solo por unas horas de los problemas que cotidianamente nos afectan.

Kike: como el arroz blanco

Para nada pretendo emplear al necesario cereal en su variante “blanca” como un comentario racista con respecto al Presidente del Centro Promotor del Humor, mucho menos sabiendo su intolerancia a estos temas, solo busco la frase coloquial más acertada con respecto a que Kike Quiñones en esta edición del Satiricón está en todo.

A los 25 años de carrera artística de Kike Quiñones se dedica la presente edición del Festival humorístico. Foto: Carlos Rafael

Sin embargo no señalo este aspecto como un elemento redundante o negativo para las presentaciones, por el contrario, que se incluya al consagrado humorista, con motivo de sus 25 años de carrera artística, en varias de las propuestas nocturnas, enriquece el espectáculo y el público lo agradece.

Este año no desempolvamos los abrigos, el tímido invierno nos ha sofocado tanto como el constante verano que en ocasiones hasta mortifica; pero no sucedió lo mismo con la propuesta del grupo La Leña del Humor, para quienes sí tuvimos que desempolvar las sonrisas usadas en la edición anterior del Festival holguinero. Exceptuando el skecth de “La Asamblea”, en el resto de las propuestas de este jueves 28 lo único novedoso en escena fue la actuación de Kike para calzar las mismas propuestas de años anteriores.

Aún así, los holguineros, ávidos de alegría, disfrutaron como la primera vez de esa empresa estatal que proponen los artistas villaclareños donde aunque todo está muy mal, la palabra “problema”, según su director, está terminantemente eliminada del diccionario. Igualmente sobraron las carcajadas con la loca barbería donde es un calvario pelarse, motivo quizás por el cual el protagonista de este número, de tanto presentarlo, empezó en el grupo con el pelo largo y ya casi se ha quedado calvo.

Los holguineros, ávidos de alegría, disfrutaron como la primera vez del espectáculo. Foto: Carlos Rafael

Es cierto que el buen arte se disfruta una y otra vez sin resultar tedioso ni aburrido, pero esperemos que, en próximas ediciones del Satiricón, La Leña nos traiga novedosas propuestas a la altura del prestigio alcanzado en estos 30 años de trabajo, así como que se le reconozca en Holguín esa prolífera labor que no deja de alegrarnos en cada presentación.

Algo se cocina

Yo lo dijo bien Tony Ávila: “el cubano es el único humano que goza y se ríe con sus desgracias”. Así forjamos nuestro carácter, nuestra filosofía optimista de enfrentar los problemas de la vida, así nos conocen en el mundo entero.

El cubano es el único humano que goza y se ríe con sus desgracias. Foto: Carlos Rafael

Otro año que regresa el Satiricón a Holguín, y con él, de las jornadas más alegres en la Ciudad de los parques. Y como de cubanos y para cubanos son las noches que se viven, no es de extrañar entonces que el tema para la ocasión sea uno de los más recurrentes hace ya varios años: la cocina cubana, es que encuentra varios adverbios negativos con terminación “ente” para definirla.

“Algo se cocina” fue el título del espectáculo ofrecido por el grupo humorístico de la provincia de Guantánamo, Komotú. Para la ocasión el mejor invitado fue el presidente del Centro Promotor del Humor, Kike Quiñones, comediante consagrado que por estos días celebra sus 25 años de carrera artística.

¿Y se cocina algo? Foto: Carlos Rafael

Con esa dicotomía del ir y venir, volver y regresar, inició la noche Quiñones, quien desentraña los altibajos y penurias de todo aquel cubano que viaja al extranjero, en este caso específico a Argentina, y es cuando a través de un clásico internacional, el tango de Gardel, Volver, Kike resume la tragicomedia de nuestros periplos y el posterior y difícil regreso a casa.

¿Y se cocina algo?

Un recorrido por la historia culinaria de Cuba fue el plato fuerte de la presentación de este miércoles 27 de febrero, donde a través de una propuesta bien lograda, el Grupo Komotú arrasó con las carcajadas del Teatro Eddy Suñol.

En los años 80 había de todo, y en los 90, todo lo contrario, así se conformó la cocina cubana de nuestros días, la mis que la de las noches. Tres amas de casa cubanas, esas que se debaten cada día en la dicotomía de qué van a preparar de alimento para su familia, son las finalista del concurso Master Chef “Cocinando en Cuba”. Con este eje tan polémico se desarrolla una obra en extremos entretenida que mantiene extasiado al espectador, pero sin despojarlo de su postura crítica sobre la realidad que observa, que en definitiva es su realidad.

Solo loas para los muchachos de Komotú, para Kike y Mirellita Abreu, que también se sumó a esta locura. Foto: Carlos Rafael

Solo loas para los muchachos de Komotú, para Kike y Mirellita Abreu, que también se sumó a esta locura, es que tuvimos la suerte de presenciar los más “cuerdos”. En suma una situación aprovechada por los ojos pícaros y las posturas sagaces para elaborar una obra atrevida, audaz, capaz de sortear los temores de otros y ofrecer una postura crítica sobre un fenómeno que en mayor o menor medida nos afecta a todos.