Holguín tendrá un verano cultura

Por Rosana Rivero Ricardo

Fotos: Radio Angulo, Cubadebate y ficgibara.com
Múltiples opciones culturales animarán el verano en Holguín que iniciará oficialmente el próximo 30 de junio a las seis de la tarde con un Pasacalle protagonizado por creadores de la Empresa de la Música y los Espectáculos y el Consejo Provincial de las Artes Escénicas.
La etapa estival hará énfasis en la juventud como grupo etario y tendrá como protagonista al barrio, con la premisa de que la cultura no se lleva a las comunidades, sino que nace en ella.
En el cronograma de actividades sobresale la realización, desde el primero al 7 de julio, del XIV Festival Internacional de Cine de Gibara que aglutinará en la ciudad costera importantes figuras de todas las manifestaciones artísticas, tanto nacionales como internacionales, entre ellas, Silvio Rodríguez, Fito Páez, Benicio del Toro y Félix Viscarret.
Gibara también será protagonista del Festival de Música Electrónica Stereo G, con sede en las arenas de Playa Caletones, donde se reúnen DJockeys de todo el país.

Festival de Música electrónica
Las populares Noches Holguineras se mantendrán durante todos los fines de semanas de julio y agosto y sus réplicas en el resto de los municipios de Holguín se realizarán de acuerdo a las posibilidades de dichos territorios.
Mayarí tendrá sus fiestas populares del 6 al 8 de julio próximos y la ciudad cabecera, entre el 16 y el 19 de agosto.
Carnavales de Holguín
El municipio de Sagua de Tánamo será la sede provincial del Día de los Niños el 15 de julio y del 13 al 18 de agosto la juventud cubana protagonizará un Campamento de Verano Nacional, a propósito del aniversario 92 del natalicio de Fidel Castro Ruz.
El Verano 2018 tendrá, entre otras motivaciones, el aniversario 65 de los asaltos a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, el 60 del Triunfo de la Revolución y el desarrollo de los Juegos Centroamericanos y del Caribe en Barranquilla, Colombia.
Tomado de www.ahora.cu/es

Teatro Eddy Suñol, donde el arte y la cultura van de la mano

Por Eileen Molina Fernández (ACN)
Fotos: Juan Pablo Carreras
Desde su fundación en 1939, el Teatro Comandante Eddy Suñol constituye un reservorio para el arte y la cultura en el oriente cubano y un espacio para la difusión del género lírico en la provincia de Holguín.
El edificio, ubicado en una de las manzanas aledañas al parque Mayor General Calixto García, distintiva plaza cultural de la ciudad, fue considerado el más majestuoso de su época.
Teatro Eddy Suñol
 Con capacidad para unas dos mil personas el sitio fue sometido a una reparación capital con el fin de mejorar el confort de su estructura, la cual incluyó la sala Alberto Dávalos.
La compañía Codanza, el Ballet Litz Alfonzo, la Orquesta Sinfónica Nacional, el grupo humorístico Etcétera y la Colmenita, forman parte de la larga lista de talentos nacionales e internacionales que han tenido su espacio entre las tablas de la instalación.
Actualmente, el Teatro es sede a la vez del Gran Prix de Danza Vladimir Malakov, dedicado a la promoción de jóvenes bailarines a nivel mundial y abre sus puertas también al Concurso de Cantantes Líricos.
Esta edificación es fiel exponente del arte y la cultura en Holguín y de notable contribución al desarrollo alcanzado en el territorio en defensa de la identidad nacional.
Eddy Suñol, de origen campesino nació el 10 de agosto de 1925 en Cruces de Purnio, cerca de la ciudad de la ciudad de Holguín, se incorporó en 1957 al Ejército Rebelde en la Sierra Maestra y falleció el 1 de julio de 1971.
Tomado de www.ahora.cu/es

Vuelve María la O

A 87 años de estrenada María la O, una de las obras fundamentales del género lírico en Cuba, específicamente de la zarzuela, el Teatro Lírico de Holguín Rodrigo Prats repuso una versión operática de la misma bajo el nombre Es esta María la O, en homenaje al aniversario 79 del Teatro Eddy Suñol.

El Teatro Lírico de Holguín Rodrigo Prats presentó la versión operática Es esta María la O. Foto: Carlos Rafael

Con música original del maestro Ernesto Lecuona (1895–1963) y libreto de Gustavo Sánchez Galarraga, María la O tuvo su primera puesta en marzo de 1930: entonces subieron a escena, entre otros reconocidos intérpretes, Conchita Bañuls, Miguel de Grandy, Julio Gallo y Natalia Gentil, para representar una historia de amor, celos, traición y muerte, ambientada en La Habana de 1830 y que, en sus inicios, tuvo como referente fundamental la clásica novela Cecilia Valdés o la Loma del Ángel, de Cirilo Villaverde, obra que un año más tarde el maestro Gonzalo Roig (1890–1970) convirtió en otra conocida zarzuela.

Desde el inicio, y además, desde el propio nombre de la obra, sabemos que no estamos en presencia de una versión clásica del también sainete lírico María La O, sino de una recreación a partir de la música de Lecuona y los textos de Galarraga –más de la música que de los textos, pues muchos de estos fueron sustituidos por canciones del propio Lecuona– de una de las más importantes obras de la escena lírica cubana. El argumento es bastante conocido y podría resumirse en algunas líneas: María la O es una bella mulata con varios pretendientes, entre ellos el aristócrata español Fernando de Alcázar, el Niño Fernando, y el mulato José Inocente, un curro del Manglar que ama intensamente a María sin ser correspondido y que ha jurado quitarle la vida a aquel que dañe a su amada. María la O se enamora de Fernando sin saber que está prometido con la Niña Tula, hija del Marqués del Palmar. María, traicionada, se propone vengarse, pero José Inocencio mata a Fernando en mismo día de su boda, cumpliendo así su promesa de proteger el honor de María La O.

Reponer María La O –después de añadirle cambios en su estructura, entre ellos llevarla a dos actos y sustituir varios parlamentos originales por canciones de Lecuona y temas afines que mantienen cierta asociación con la obra, entre ellas: “Aquí va”, “La conga se va”, “Faisán”, “El Jardinero y la rosa”, “Recordar”, “Te vas juventud”, “Al fin”, “Dónde está el amor”, “Canto Karabalí”, además de las “Danzas para piano”, varias de ellas con versión en los textos de Alfredo Mas y versión orquestal del maestro Oreste Saavedra– es bastante arriesgado en cualquier circunstancia: esta es una obra conocida y representada en el escenario cubano, y es además, la zarzuela más representativa, junto a Rosa la China, del amplio quehacer musical de Ernesto Lecuona. Aun así, el Lírico holguinero llevó a escena una puesta dinámica, atractiva, cubana y de una calidad distinguible, armónica, dentro del repertorio del conjunto dirigido por María Dolores Rodríguez: demostró con creces que podía asumir una obra de este tipo.

En la puesta, con versión y dirección artística de Dulce María Rodríguez, presentada en la sala Raúl Camayd del Teatro Eddy Suñol, uno de los principales atractivos es la interpretación de los cantantes que asumen los papeles protagónicos. Más allá de las cualidades actorales de los mismos, el desempeño vocal de los cantantes convierte al Lírico holguinero en una de las compañías mejor formadas de la escena cubana. El elenco fue variable en las diferentes noches del programa: Liudmila Pérez, Yulianni Sánchez, Betsy Remedios y Maylin Cruz, como María La O; Yuri Hernández y Camilo Hijuelos, como el Niño Fernando; Alfredo Mas, Abel Carballosa y Jorge Nelson Martínez, como José Inocencio, y Dianelis Torres, Loreta Rodríguez y Dania López, como la Niña Tula.

Quiero, asimismo, subrayar las interpretaciones en sus respectivos roles protagónicos –pertenecientes a la noche en que presencié la puesta– de Betsy Remedios, quien entregó una de las bellas apropiaciones de la célebre romanza de María La O; el experimentado Yuri Hernández; Jorge Nelson Martínez y Dianelis Torres, además de Isabel Torres y Alfredo Calzadilla, como la Condesa Gertrudis y Marques del Palmar, respectivamente. Además, es necesario subrayar la calidad, en buena medida, del resto de los intérpretes, el coro y el ballet. También el diseño de escenografía de Alejandro de la Torre y el de vestuario, del reconocido Sergio Ochoa, quienes nos trasladaron a La Habana variada y criolla de inicios del siglo XIX; la coreografía de Alejandro Millán; el diseño de luces de Dulce María Rodríguez y la dirección coral de Damaris Hernández.

Foto: Carlos Rafael

Otro de los valores imprescindibles de Es esta María la O es la presencia en vivo, desde el foso del teatro, de la Orquesta Sinfónica de Holguín, con arreglo orquestal del maestro Felix Guerrero y dirección orquestal y arreglos de la música adicionada del reconocido Oreste Saavedra. La Orquesta, como pocas veces sucede en la presentación de una zarzuela y obras similares, le aportó el aire primigenio, señorial y cubano, engrandecido por la calidad del colectivo holguinero, de la puesta creada por Lecuona y Sánchez Galarraga en 1930.

 

Por Erian Peña Pupo

Fotos Carlos Rafael

Falleció el director artístico Chino Romero

Entrega de “El Angelote” en Museo Provincial La Periquera a Chino Romero

La cultura holguinera lamenta la pronta partida de uno de los directores artísticos más consagrados: Rafael Félix Romero Corcoba (1952-2018) o el Chino Romero, como lo conocían sus amigos y cercanos.

Desde niño manifestó su vocación por el arte, especialmente, el teatro, la pintura y escultura, a cuya enseñanza se dedicó tras graduarse con resultados sobresalientes de la Escuela Nacional de Artes. Su impronta en la enseñanza artística  se reconoce en Holguín y Las Tunas, donde trabajó durante varios cursos en la Escuela Vocacional de Artes Plásticas y co- fundó la actual Escuela de Artes el Cucalambé.

En su haber profesional constó su experticia como Especialista y guionista de espectáculos musicales del Centro Provincial de la Música, del  Consejo Provincial de Artes Escénicas y Miembro del  Consejo Ténico así como del Consejo Artístico Asesor de Artex.

Licenciado en la Escuela Nacional de Arte y de la carrera en Educación Artística en la especialidad de artes plásticas, múltiples espectáculos, galas y homenajes de organizaciones juveniles llevaron su impronta. Reconocido por su dirección artística en Carnavales holguineros donde alcanzó los primeros lugares con el diseño y montaje de carrozas. Igualmente el público holguinero aplaudió sus espectáculos inaugurales en Romerías de Mayo, Fiestas de la Cultura Iberoamericana y otros.

Entre sus últimos empeños figuró el quehacer como Director Artístico del Hotel Brisas Guardalavaca y de la Compañía Cubano Flamenca “Estilo Propio.” Otos compromisos similares atendió en los emblemáticos cabarets “Bariay” y “Nocturno”. Logró compartir sus conocimientos, internacionalmente, en Canadá.

Miembro de la Uneac, ostentaba la placa conmemorativa de la Jornada Nacional Cucalambeana y la distinción Hijo Destacado de Holguín.

Espíritu Codanza

Tres importantes acontecimientos son noticia en el ámbito escénico holguinero: la reciente gira realizada por la Compañía Codanza en varios países europeos; la temporada que celebrará el 1 y el 2 de junio a propósito del 25 aniversario de la compañía liderada por la maestra Maricel Godoy, y el lanzamiento de la convocatoria de la V edición del Concurso de Danza del Atlántico Norte y Grand Prix Vladimir Malakhov.

Noches de temporada

Como parte del año en que Codanza –fundada el 25 de septiembre 2017– celebra su 25 aniversario, la compañía repondrá en la Sala “Raúl Camayd” del Teatro “Eddy Suñol” dos obras de su amplio repertorio: Casita, del coreógrafo norteamericano Robert J. Priore, y Tráiler, del cubano Norge Cedeño, estrenadas en la pasada edición del Gran Prix, subrayó Maricel Godoy en conferencia de prensa realizada en el Salón de protocolo del Teatro Suñol.

Conferencia de prensa en el Salón de protocolo del Teatro Eddy Suñol (foto Adrián Aguilera).

Casita está “inspirada en parte de la biografía de este creador, la relación con su familia, las dudas de él como individuo…”, comenta Edgar Ariel Leyva, comunicador de la Compañía.

Por su parte, Tráiler tiene similitudes con otras piezas de Norge Cedeño, como Happy ending y Nada, “dos obras que comparten el estilo de este coreógrafo y que fueron estrenadas en Codanza en 2012 y 2013 respectivamente: preocupaciones importantes con la psiquis del individuo, el ser humano con su pensamiento y lo que está detrás de nosotros…”

La temporada se enmarca dentro de las actividades por la celebración de los 79 años del Teatro Suñol, antiguo Wenceslao Infante, subraya el director del mismo, Roger Rodríguez Ramírez.

Danza, belleza. magia… en Codanza (foto Adrián Aguilera).

Abiertas las puertas del “Malakhov”

La convocatoria al “Malakhov” quedó abierta a la prensa y al público interesado: la V edición del Concurso de Danza del Atlántico Norte y Grand Prix Vladimir Malakhov volverá a Holguín entre el 23 y el 29 de septiembre como plataforma para el intercambio y el desarrollo escénico en una urbe que bien merece el apelativo de “ciudad de la danza”.

El evento reunirá nuevamente en Holguín a importantes maestros, bailarines, compañías e investigadores escénicos de varias partes del mundo, y contará con la presencia del importante bailarín ucraniano Vladimir Malakhov, mítica figura del ballet mundial de todos los tiempos, y su manager, el empresario internacional de ballet Paul Seaquist.

Maricel Godoy comenta sobre la reciente gira europea de Codanza (foto Adrián Aguilera).

Entre las compañías confirmadas se encuentran: Danza Espiral, de Matanzas; Danza del Alma, de Villa Clara; Médula, de Guantánamo; el Ballet Contemporáneo de Camaguey; Huracán, de España… entre otras.

En el “Malakhov” se concursa en las modalidades de Danza Clásica, Neoclásica y Contemporánea, además del Premio Codanza, el Gran Prix y el Premio del público… Respecto a este último Maricel Godoy subraya leves modificaciones: “Todas las coreografías que participen en el evento tengan derecho a obtener el Premio del público, no solo las finalistas como se acostumbraba hasta ahora, creemos que es justo hacerlo así”.

“Esperamos que este año sea mayor la convocatoria, pues este es un concurso imprescindible, único en Cuba en su tipología, convertido ya en un festival de la danza…”, añade Edgar Ariel Leyva.

Además, fueron presentados el nuevo cartel y el spot como parte de la campaña promocional de la V edición del importante evento.

Conquistando Europa

La compañía holguinera se presentó recientemente en varios países europeos: Alemania, Austria y Suiza aplaudieron la calidad interpretativa y el desempeño escénico de los jóvenes bailarines de Codanza, quienes llevaron a escena Don´t stop Music, “un espectáculo que recorre los ritmos musicales y la danza de los Estados Unidos: comienza con el jazz a finales del siglo XIX y se va haciendo un recorriendo por el tap, el charlestón, el rocanrol, la música disco, el pop, danzas de calle como el hip hop, el breakdance, todas esas danzas de tipo…”, comenta Maricel Godoy, directora de la compañía.

La compañía holguinera celebra sus 25 años de fundada (foto Adrián Aguilera).

El espectáculo, “bautizado con el estilo contemporáneo de danza que realiza Codanza”, duró una hora y cuarenta minutos y se presentó en más de 50 ciudades en tres meses, alrededor de 50 presentaciones en lo que Maricel ha catalogado como una “gira de teatro”, por la rapidez entre una presentación y otra y las largas distancias que separan las ciudades.

“Fui un éxito realmente rotundo. Los teatros estaban muy abarrotados, la gente aplaudía mucho, se paraba al final del espectáculo, ovacionaba… Llegó un momento en que tuvimos que saludar cinco veces y otro en que los bailarines tuvieron que bajar a la sala a saludar al público. Además, la crítica fue extremadamente buena y resaltó la contemporaneidad de la puesta, a pesar de que este es un espectáculo que viene haciendo historia”, subraya la también coreógrafa, nominada al Premio Nacional de Danza.

Catalogada por muchos especialistas como “la mejor academia de danza que tiene el país”, Codanza ha llegado “a desarrollar una habilidad para formar bailarines en un corto espacio de tiempo y eso también nos distingue en el panorama nacional”, asegura Maricel Godoy.

Fue lanzado el nuevo cartel y spot de la V edición del Concurso de Danza del Atlántico Norte y Grand Prix Vladimir Malakhov (foto Adrián Aguilera).

Motivos suficientes tiene la compañía holguinera para celebrar su primer cuarto de siglo con la reposición de las obras Casita y Tráiler y el lanzamiento de la convocatoria a la V edición del Concurso de Danza del Atlántico Norte y Grand Prix Vladimir Malakhov.

 

Tras-cartón pintado de negro

Lo toques de tambor en el lobby del Eddy Suñol son una invitación a Trasca, especie de danza teatral protagonizada por el grupo argentino Bembé Guine. Desde la propia exhortación los espectadores dudamos que fuera una obra de argentinos, atendiendo a los rasgos distintivos de su cultura, porque el mismo devenir histórico “nos ha obligado a no mirar” más allá de ese “presente de cartón pintado de blanco” que ha impuesto este país suramericano con sus “argentinos y argentinas venidos de los barcos”.

“Negros” que bailan, cantan, sudan, narran, saltan, se emocionan, que pintan la historia negra de Argentina. Una obra que fusiona la danza afroamericana, la percusión, la narración oral, pequeños retablillos de diferentes de negros olvidados en los basurales de la Argentina blanca. Siete bailarinas y cinco músicos se combinan para relatar el “imaginario negro” en el país suramericano.

“El contenido es la invisibilización de la cultura afroargentina. El mito de que en el país hubo pocos negros o no hubo. La obra va rompiendo eso y explicando por qué aprendimos a no verlo. Por eso instalamos la idea de que nos quisieron vender que somos una Europa de cartón pintado, lo simbólico del cartón como lo falso; concepto que se materializa en todos los elementos escenográficos”, explicó en una entrevista la directora Romina Ponce.

La pregunta ronda en las cabezas de los argentinos, de todos nosotros, y la realidad que se lleva en la cabeza no es mentira: ¿Hubo africanos en Argentina? ¿Cuándo fue abolida la esclavitud en ese país? ¿Se asume lo negro como tradición, como cultura? Trasca tensa la cuerda de la identidad, de los orígenes de una nación, de lo que aún se reniega, se oculta y falsea.

 

Por: Vanessa Pernía Arias

Fotos: Torralbas

Encuentro Nacional de Danza en Paisajes Públicos

Vuelven las Romerías, la gente, la lluvia, y el Encuentro Nacional de Danza en Paisajes Públicos en su catorce edición, que se realiza como parte de la gran vorágine que es las Romerías de Mayo.

Este año se unen tres de las más importantes y laboriosas compañías en el panorama danzario cubano. Me refiero a la Compañía Codanza, que sirve de anfitriona y celebra su veinticinco aniversario; el Ballet Contemporáneo de Camagüey, con más de quince años de quehacer; y la Compañía Médula, de Guantánamo, con apenas cuatro años de fundada pero ya con una línea y con una irreverencia que asombra. Es un lujo para los holguineros, no todos los días se puede ver tanto, y bueno.

Danza en paisajes públicos

Para aderezar este encuentro también participan los estudiantes de la escuela de danza de Holguín y un proyecto venido de Austria llamado Ritmo Tropical. Desmenucemos este nombre: Encuentro Nacional de Danza en Paisajes Públicos, para entender qué significa la magnitud de un Encuentro Nacional, y qué valor tiene la Danza en Paisajes Públicos.

Para que un movimiento danzario nacional se desarrolle es indispensable el encuentro e intercambio entre sus hacedores. En Cuba, lamentablemente, son pocos los espacios donde se pueda tener, al menos, una sumaria panorámica de los caminos actuales que van guiando a los bailarines, coreógrafos y personas que piensan la danza en general.

Podemos decir que en las últimas décadas uno de los mayores logros de la danza es haber salido de la arquitectura ambiental del escenario tradicional para irrumpir en parques, plazas, galerías, azoteas, almacenes abandonados…

La convulsión de la danza en espacios públicos tuvo lugar, sobre todo, a partir de las Vanguardias en el siglo XX, y con ellas el Performance se posiciona como ente mediante el cual se genera descontextualición de las distintas formas de arte. Coreógrafos como Trisha Brown, Pina Bausch, Sasha Waltz, la belga Anne Teresa de Keersmaeker, Wim Vandekeybus, son paradigmas en las iniciativas que entrelazan la danza y el espacio urbano.

Por Edgar Ariel

La deuda quedó saldada

La belleza puede palparse cuando le llega al espectador a través de las notas musicales, y es que para quienes disfrutamos de la noche de 5 de mayo de la Orquesta Sinfónica de Holguín fue como caminar por los jardines del Palacio Real de Aranjuez. Los presentes nos sentíamos como Felipe II en su residencia primaveral, en un periplo fugaz del Teatro Eddy Suñol a la joya arquitectónica de Madrid.

La melancolía inundaba la sala en el primer y segundo movimiento, bien por la última vez en la que Boabdil vio a su amada Alhambra antes de irse a Marruecos, o como recordatorio a los trágicos sucesos de la Guerra Civil Española, pero más allá del motivo que plasmara Rodrigo de Falla, lo que sobresale es la maestría con que emanan las notas de cada instrumento.

La presencia de la Sinfónica en el Eddy Suñol es siempre un suceso cultural

Fue allá por 1933, cuando el compositor español compartía su luna de miel con la pianista turca Victoria Kamhi en este recinto, y de esas pasiones encontradas surgió tal obra referente de la música internacional. El pulso de la guitarra cuestiona a Dios por el aborto espontáneo que ha tenido su mujer, pero a la vez implora por su vida: son la ira, la pena y la desesperanza, ejes de la exquisita composición.

Con una prolífera trayectoria en el panorama nacional, así como la preferencia y reconocimiento de su público ―que recientemente le confirió el Suceso Cultural Holguín 2017―, la Sinfónica destaca por la actuación conjunta con prestigiosos directores extranjeros, y la interpretación de complejas piezas del repertorio internacional. Sin embargo, este concierto era una deuda pendiente con su público desde la pasada edición de la Fiesta Iberoamericana, y que fue saldada con creces.

La presencia de la Sinfónica en el Eddy Suñol es siempre un suceso cultural

El Concierto de Aranjuez, centro de la presente velada, es el trabajo más conocido del compositor español Joaquín Rodrigo, realizado para guitarra y orquesta. Su éxito establece la reputación de dicho autor como uno de los principales de la posguerra española, y el adagio es singularmente popular, por lo que ha sido interpretado por múltiples figuras de la ópera y la canción melódica, incluyendo a la leyenda del jazz Miles Davis, en compañía del adaptador Gil Evans. El primero de ello expresó en el álbum Sketches of Spain: “Esa melodía es tan fuerte que cuanto más suave se toque, más fuerte se vuelve, y cuanto más fuerte se toque, más débil se vuelve”. Por su parte Paco de Lucía interpretó la obra en 1991 en el Teatro Bulevar en Torrelodones junto a la Orquesta de Cadaqués bajo la dirección del Maestro Edmon Colomer y la asesoría musical de José María Gallardo del Rey, con el Maestro Rodrigo presente, el cual dijo unos días antes:“Estoy realmente encantado de que mi concierto se interprete el mayor número de veces posible, y me parece muy bien que se aborde en esta ocasión con un tratamiento tan distinto del clásico como es el del flamenco”.

Abel Prieto Jiménez, Ministro de Cultura, Abel Acosta, Viceministro del ramo, y el resto de las autoridades políticas y gubernamentales, presidieron una velada que comenzó con cierto retraso.

 

Por Julio César

Foto: Carlos Parra

Mil habitaciones propias

Una mujer debe llorar con Virginia Woolf. Una mujer debe estudiar a Simone de Beauvoir. Una mujer debe conocer la voluptuosidad de Marguerite Yourcenar, sus determinaciones e incluso atreverse a decir: No, señor Borges, se equivoca usted y el griego en el Crátilo sobre aquella ingenuidad de que el nombre es arquetipo de la cosa. No, la rosa no cabe en la palabra rosa y el Nilo se desborda de la palabra Nilo. Y, sobre todo, repetirse aquel acierto de Simone, se decide serlo.

Tal vez mañana fue la pieza interpretada por Nena Pineda y Feliciano Lara, quienes vienen desde el país donde la pirámide del sol se eleva sobre la calzada de los muertos. Desde la tierra del rey poeta Netzahualcóyotl, donde las flores y los pájaros son tantos como los climas, y los volcanes crecen igual que los cactus encorvados en el desierto de Chihuahua. Esto ya lo dije una vez sobre México, pero uno se repite, se repite tanto.

Era una pieza sobre el conflicto hombre-mujer. Una pieza para pensar. Esta puesta me recordó, porque lo rozaba en algún sentido, el inicio de El rodaballo de Günther Grass, aquellos primitivos acercamientos entre el hombre y la mujer, y es que desde el Neolítico hasta hoy esa búsqueda de la carne no ha variado apenas. Son los mismos bisontes de sangre, es la misma cueva.

El teatro es la garganta de la sociedad. ¡Cuidado cuando las amígdalas se le inflaman! El teatro puede gritar tanto. Romper cristales a gritos. De murano, de bohemia -el cristal todos los cristales-. Ayer, el teatro de Pineda y Lara gritó alto y gritó por la mujer, pareciera que fue una simple pieza sobre temática de géneros, pero fue más que eso: una pieza de amor personal y búsqueda de fuerza.

Bravo por Nena Pineda. Yo, que no vivo en el siglo XIX ni soy gentleman inglés, hago reverencia y me quito el sombrero. Esta actriz mexicana había estremecido ya en las pasadas Romerías de Mayo las tablas de la sala Alberto Dávalos cuando interpretó Frida Kahlo: ¡Viva la Vida!, y se puso el cuerpo de esa mujer, que sí supo serlo. De aquella puesta, recuerdo que el público se estremecía de arte.

Ayer fue tan poco el público… éramos apenas veinte los que vimos cómo la mujer aún se aferra a la familia, a los hijos y al esposo, convirtiéndose en esa esclavizada sombrita sin alma que vaga por la casa puliendo copas y planchando camisas, con vocecilla de nadie, hasta pidiendo permiso para vivir. Las mujeres sobre el fregadero. Las mujeres detrás de los trapeadores. Detrás de las colinas de ropas sucias. Las mujeres detrás del golpe, de la boca tapada, de las prohibiciones machistas impuestas por la ignorancia…Y ya El segundo sexo tiene casi setenta años.

Hasta los diccionarios yerran en aquello de que mujer es sinónimo de esposa e incluso cuando asocian el ser mujer con tener la primera menstruación. No. No hay arquetipos para ser algo. Se decide ser mujer como se decide ser tenista. Los rolos y las batas de casa son opcionales. Hay tanto mundo que ver, que basta con prescindir de la sociedad y construirse mil habitaciones propias.

Fue una pena que no se llenara la sala, porque muchos hubiesen hallado esa cara vallejiana para llorar en el teatro. Hay que ver la herida en el espejo para asustarse y curarla. Las Romerías no son de espacios cerrados, por eso ayer encontré coherente la lúcida idea de llevarse esta pieza feminista, realista, imprescindible, a las calles. Para que haya menos lupes y menos panchos, y la neta, más Fridas Kahlo.

Por Katherine Pérez

Fotos: Juan Pablo Torralbas

A MAL TIEMPO, BUEN TEATRO CALLEJERO

Por: Juan Pablo Aguilera Torralbas

Ni la lluvia ni el sol pudo evitar que el arte teatral saliera de las salas tradicionales, para inundar las calles de la ciudad de Holguín, en medio de la XXV edición de las Romerías de Mayo. No es noticia que la ciudad se convierta en un gran escenario para acoger lo mejor del arte teatral de Cuba.

Espacio Teatro callejero. Foto: Torralbas

Durante XVII ediciones el teatro callejero ha sido protagonista del festival de juventudes artísticas, ya que este evento de carácter internacional, de vida a la urbe.

Desde su origen las romerías se dieron a la tarea de tomar las plazas y parques como espacios de creación, y ante el cierre del teatro durante los años de restauración, las artes escénicas se vieron obligadas a lanzarse a las calles a proponer este tipo de teatro de relaciones.

“ElTeatro Callejero, es lo que le da vida a la ciudad durante el día, porque el resto de los espacios ocurre puertas adentro; y Babel y Teatro Callejero está diseñado escalonadamente para que desde las 10 de la mañana hasta las 8 de la noche, esté presente en la ciudad. Este año con más de seis funciones diarias de grupos extranjeros y nacionales.” Expresó Yasser Velázquez Fonseca, coordinador de la XVII edición del Evento Internacional de Teatro Callejero.

Este año sobresale la participan de los grupos cubanos: Morón Teatro, Teatro de la Trinidad, Teatro de Luz, Etcétera, Teatro Tuyo, Teatro Danza Tiempos, Médula, Polichinela, Armando Morales, Premio Nacional de Teatro 2017, Omar Valiño y Pedro Franco, entre otros.

Así mismo hay participantes de México y Argentina que participan en paneles teóricos sobre las maneras de hacer teatro y las visiones de cada uno de estos grupos. “Siempre es muy interesante ver el sistema de trabajo de otras latitudes; y ellos también toman de un evento como este, esa manera de trabajar donde confluyen todas las artes.”, refirió Velázquez

Teatro Callejero clausura el día siete, con la Guerrilla de teatreros de Granma, ahora con el nuevo nombre Teatro-DanzaTiempoque presenta un performance teatral donde mezcla la danza, el teatro, la poesía y la música en vivo.

La lluvia ha querido ser partícipe y ha hecho de las suyas no obstante ante tanta agua, la creatividad explota y siempre se buscan alternativas para no perder el programa, pues según Yasser Velázquez, “Lo primordial es que los grupos que vengan no pierdan su función. Si la lluvia no nos lo permite, hemos tomado opciones de irnos a los corredores. Hemos tenido, a veces, funciones casi paralelas, lo que hemos hecho es distribuirlas por los corredores y siempre hay público para el teatro callejero. Yo creo que aunque la lluvia nos golpee, nos imponemos.”