¡Caliente que quema!

¿Son realmente malas las segundas partes?

A un cabaret muy sui generis, donde su staff siempre dice lo que piensa, sin importar el tema ni la perspectiva, asistimos la noche de este 17 de marzo. El Centro Cultural “Plaza de la Marqueta”, devino en escenario para tal espectáculo que se ubica dentro de la X Edición del Festival de Teatro Joven Holguín 2018.

El montaje de cada pieza es cuidado en detalle para adherirse al conjunto semiótico. Foto: Ernesto Herrera

“CCPC: La República Light”, denominado así en alusión a la célebre obra de Platón y a la Coca Cola, es una versión de la obra original “Cuban Cofee by Portazo Cooperative”. De Matanzas nos llega esta visión desgarradora sobre el panorama cubano, que se auxilia de diálogos y textos crudos, vulgares, populares al estilo del solar: una agresividad fonética con creatividad poética”, como se justifica durante la puesta.

“Donde si pequeña es la patria, grande se sueña”, es el slogan del que se valen los integrantes del grupo de teatro “El Portazo” para recrear disímiles emociones y estados de ánimo-a veces sobredimensionados-, que en definitiva aluden a diversas problemáticas de nuestro entorno.

En esta suerte de cabaret donde el travestismo y la prostitución hacen gala de las más talentosas dotes, los presentes “disfrutan” de un café bien amargo al tiempo que escuchan historias cercanas o no.

“Donde si pequeña es la patria, grande se sueña”, es el slogan de esta versión. Foto: Ernesto Herrera

Monólogos y temas musicales doblados por los artistas escenifican determinados problemas sociales, a través de una rima constante donde para esta ocasión-y estar a tono con lo que les circunda-, se emplean etiquetas como #laviveslaamas, #somosputas, #bellezalatina, en dependencia del número que se interprete.

Todo el montaje es cuidado en detalle, en cada pieza nada está de más, cada elemento se adhiere al conjunto semiótico de elevada carga política, cultural, social. El público no es solo un espectador, se convierte en bailarín, en protagonista de la noche cuando los artistas interactúan con él, eso si ya con anterioridad no se sentía así, al verse reflejado de lleno en la obra: y es que precisamente esa es una característica esencial en este montaje interactivo que ya se veía desde la versión inicial “CCPC”.

Una propuesta desenfrenada y sin estigmas, despojada de prejuicios, es la que nos propone “El Portazo”, quienes con ánimos de criticar lúdicamente, de reír o burlarse de nuestros problemas, crean una suerte de sátira que constituye la esencia del cubano, ese mismo que se sufre y a la vez se mofa de sus desgracias con la mordacidad que da la espinita clavada por un tiempo en un molesto sitio.

Temas de diversa índole aborda la obra a través de una perspectiva descarnante. Foto: Ernesto Herrera

Un travesti canta “Bésame mucho”, las provocativas bailarinas resaltan con su “Te lo doy” (Aé la chambelona), para la foto digan “crisis”-en busca de una sonrisa instantánea en la última sílaba-; todos estos son solo momentos sutiles dentro de una propuesta bien atrevida donde los curados de espanto no se dejan sorprender con lo que ven, no así de asombrarse por este juego que muchos han anhelado pero que pocos se han atrevido siquiera a empezar, y del que muchos menos cuentan un “final feliz”, pero donde solo resalta una palabra: valentía.

Visa Libre para Amares Social Clown en el Festival de Teatro Joven

Por Juan Pablo Aguilera Torralbas

Una vía. Esperan un tren. Ya están listos para comenzar el viaje. La espera es necesaria, no importa la hora de salida, no importa el destino, al final todos salen de la misma estación y llegan al mismo lugar. Esa es la metáfora que defiende, en la obra “Lucidez”, al grupo de clown teatral uruguayo Amares Social Clown, quienes llegaron hasta Holguín para participar en el Décimo Festival de teatro Joven.

Grupo de clown teatral uruguayo Amares Social Clown. Obra: “Lucidez”. Foto: Ernesto Herrera Pelegrino

Motivados por la posibilidad de intercambiar y conocer más sobre el arte en las tablas que se hace por jóvenes en Cuba, los charrúas, llegan por primera vez a la Ciudad de los Parques, tras haber participado en la cruzada teatral Guantánamo-Baracoa.

“Estar en Holguín es un placer. Nosotros vinimos a Cuba para la cruzada, y allí conocimos a unas compañías de Holguín: El Güiñol y Palabras al viento. Nos ha ido súper bien y la obra que traemos, es un espectáculo que se basa en el Clown teatral como punto de partida. El texto y dramaturgia es nuestra, trata un poco de nuestras vidas y lleva un proceso de investigación grande. Es una foto en el tiempo, de lo que nos está pasando: la muerte, el destino, la libertad, las raíces.” Expresó Andrés Fachorino, director del elenco.

Foto: Ernesto Herrera Pelegrino

Por su parte Federico Rodríguez, integrante del grupo plantea que la línea de trabajo de Amares “es una creación nuestra personal a partir de los procesos de vida y de mucha experimentación. No tenemos cerrada nunca la obra hace dos años que está girando y ha sido parte del proceso creativo estos dos años de presentación casi por toda Latinoamérica.”

La metáfora del viaje de la vida es el centro de la trama. “Lucidez”sucede en una estación de tren abandonada, donde lo único que queda es esperar a que llegue el tren. La espera de algo que mueva la vida hacia un destino incierto.

Obra “Lucidez”.Grupo de clown teatral uruguayo Amares Social Clown. Foto: Ernesto Herrera Pelegrino

En dicha espera los personajes confunden la realidad con ilusión. Va desde las acciones más ridículas, como mugir y establecer un diálogo con una vaca, hasta las reflexiones más profundas de la vida, haciéndose valer de cambios brucos de actitud en escena que hacen al público sorprenderse.

Producto a la constante creación de “Amares”, esta obra se sale un poco del teatro clown y mezcla, en escena, técnicas acrobáticas que funciona como transición en la historia. En pos de lograr una función más contemporánea, Social Clown no duda en romper la cuarta pared y hacer parte de su función al público presente en la sala.

La obra se sale un poco del teatro clown y mezcla, en escena, técnicas acrobáticas que funciona como transición en la historia. Foto: Ernesto Herrera Pelegrino

Gran destreza demuestran Andrés y Federico, actores del grupo, a la hora de crear sonidos a veces ininteligibles, en escena, que demuestran al público las diversas situaciones por las que pasan los personajes en acción. La obra utiliza poca banda sonora, elemento característico en la estética clownesca de “Amares”.

La escenografía con un alto valor minimalista, se basa en un banco y luces colgantes donde los actores hacen valer la imaginación del público para recrear la estación del tren, lo mismo son pasajeros que se transforman en locomotora, mientras que filosofan sobre eclipses, la vida, y la muerte.

Foto: Ernesto Herrera Pelegrino

Amares Social Clown es una compañía de teatro que investiga y genera propuestas escénicas teniendo como punto de partida la técnica de clown. Desde diciembre de 2015 se han presentado en gran parte de América Latina. Obras como “Lucidez”, “Río al Cielo”, “Camino a casa” y en la “Orilla” ha sido presentados en festivales, teatros y espacios no convencionales.

Amares llegó a Holguín una obra existencialista, profunda e inteligente, donde los personajes se cuestionan constantemente el objetivo de sus vidas. Aun cuando el destino es incierto tienen bien definido que para partir es vital coger el tren. “Lucidez” consigue emocionar al público, a la vez que incita a la reflexión sobre ¿Quiénes somos? ¿Qué esperamos? ¿A dónde vamos?

Las estaciones traen al “Bola” al Suñol de Holguín

Por: Juan Pablo Aguilera Torralbas

El Festival Nacional de Teatro Joven alzó el telón en Holguín, por décima ocasión; pretexto que utilizó el grupo, Las Estaciones, para presentar en el teatro Eddy Suñol de la Ciudad cubana de los Parques, la obra “Por el monte Carulé”.

La obra escrita por Norge Espinosa, diseñada por Zenén Caleroy coreografiada por Liliam Padrón, es actuada por Rubén Darío Salazar, director del grupo y encargado de la puesta en escena y por Iván García.

Foto: Ernesto Herrera Pelegrino

La obra, desarrollada en dos planos paralelos, presenta a dos camareros del Restaurant Monseigneur que mientras montan la mesa son sorprendidos por el fantasma de Ignacio Villa, Bola de Nieve,quien deambula con su piano y su peculiar voz por el restaurante donde cantó sus últimas canciones.

La trama es un recorrido por la carrera musical y artística del “Bola”, con historias íntimas de su vida:su natal Guanabacoa, su relación con Rita Montaner, tanto en la infancia como los conflictos profesionales que vivieron en México, hasta que, con su peculiar voz y simpatía, cantó en las mejores plazas y conquistó el mundo.

Foto: Ernesto Herrera Pelegrino

El trabajo escenográfico es minucioso a pesar de la austeridad escenográfica. “Estaciones”demuestra su versatilidad e ingenio pues solo con una mesa, un cartel, un atril, son capaces de transmitir al público presente, a través de simbologías, los más disímiles sentimientos; así como transportarlos a la Torre de Pisa, Machu Pichu, Nueva York o a Paris junto a Edith Piaf.

Con pinceladas de drama la obra se basa fundamentalmente en recursos del humor. Para el desarrollo de la misma es vital la coordinación de un trabajo preciso entre actores, sonidista y luminotécnico, aun cuando esta no fue la mejor presentación. No obstante, a partir de su formato de teatro arena, se puede “enmascarar” cualquier fallo a través de la interacción con el público.

La obra que fue estrenada el 19 de septiembre de 2009, en el Festival Mundial de Marionetas de Charleville-Mezieres, Francia; llega hasta Holguín con muy buena salud, y es bien recibida por un público conocedor ya familiarizado con el trabajo del grupo matancero, que encuentra en la nororiental provincia una excelente plaza para el desarrollo actoral del país.

Foto: Ernesto Herrera Pelegrino

“Lo importante es estar aquí. En mi época, muy pocas veces se tenía la oportunidad de hacer, de estar, de crecer, de desarrollarse…Ojalá y cuando tuve la edad de ustedes, hubiese tenido un festival como este”, expresó Rubén Darío Salazar, inquieto director de la compañía, al finalizar la presentación.

“Por el Monte Carulé” es de las mejores obras de títeres para adultos del teatro contemporáneo cubano, y así lo demuestran los disímiles premios recibidos tanto nacionales como internacionales. Evidencia de ello son: el Premio Hola (Hispanic Organization of Latin Actors) al mejor diseño por el espectáculo; el premio a la mejor producción en teatro infantil, mejor interpretación y  mejor dirección, de la Asociación de Cronistas de Espectáculos de Nueva York (ACE); mientras que en Cuba entre otros lauros mereció el Premio Villanueva de la crítica a uno de los me­jores espectáculos del año en el 2010.

Tal es la magia transmitida por “Estaciones” que se siente la presencia del “Bola” quien tras aparecer en los delantales de los camareros, se convierte en el protagonista de una obra titiritera que permite conocer y reflexionar sobre la vida de uno de los más grandes músicos cubanos.

Obra : “Por el monte Carule”, grupo Teatro de las Estaciones. Foto: Ernesto Herrera Pelegrino

La obra termina donde mismo comienza: en el Monseigneur, que se transforma en el Chez Bola, donde siempre “El Bola” tocará su piano rojo.

Holguín: palco para el teatro joven en Cuba

La X edición del Festival Nacional de Teatro Joven –organizado por la Asociación Hermanos Saíz (AHS) en la provincia y auspiciado por el Consejo Nacional de las Artes Escénicas, la Dirección Provincial de Cultura, la UNEAC y el Centro Provincial de las Artes Escénicas– reúne entre el 15 y el 18 de marzo en Holguín, a importantes colectivos teatrales del país y estará dedicado, en esta ocasión, al 3er Congreso de la AHS.

Entre las obras anunciadas, programadas mayormente en el Teatro Eddy Suñol y el Complejo Cultural Plaza de La Marqueta, según comenta el actor y dramaturgo Yunior García Aguilera, miembro del comité organizador del Festival de Teatro Joven, destaca Por el Monte Carule, multipremiada puesta de Teatro de las Estaciones (Matanzas) con dirección de Rubén Darío Salazar y texto del dramaturgo, investigador y poeta Norge Espinosa Mendoza, que aborda la figura del reconocido intérprete cubano Ignacio Villa, Bola de Nieve.

Asimismo, CCPC La República Light, de El Portazo (Matanzas) con dirección artística de los jóvenes Pedro Franco, María Laura Germán y Luis Toledo; Lucidez, del colectivo Amares Social Clown, de Uruguay; La Condesa descalza, de Agon Teatro (Sancti Spíritus) con puesta en escena y dirección general de Kiusbell Rodríguez Castiñeira; Lucas y Lucía, de Teatro Alasbuenas (Holguín) con puesta de Manuel Rodríguez Moreno y texto de Yunior García; Desamparado, de Teatro Espacio (La Habana) con puesta en escena de Alfredo Reyes; Las bebidas son por Pearl, de Teatro sobre el camino (Villa Clara) con texto y puesta en escena de Elizabeth Aguilera Fariñas y dirección general de Rafael Martínez Rodríguez; y Ruandy, del Teatro Guiñol de Holguín, texto del reconocido Gerardo Fulleda León, Premio Nacional de Teatro, con puesta de Miguel Santiesteban y dirección general de Dania Agüero. Además, se repondrá la premiada Jacuzzi, de los anfitriones Trébol Teatro (Holguín) con texto y puesta en escena de Yunior García.

El Festival de Teatro Joven Holguín 2018 realizará su acostumbrado espacio teórico, esta vez en la Casa del Joven Creador de la AHS: paneles, conferencias y presentaciones de textos, además de la presencia, entre otros, de los reconocidos críticos e investigadores teatrales Vivian Martínez Tabares, Eberto García Abreu y Omar Valiño, caracterizarán esta edición, añade Yunior García.

Además del taller itinerante de la crítica, se abordará el teatro de aficionados en Cuba y Rubén Darío Salazar, director de Teatro de Las Estaciones, impartirá la conferencia “La ventana entornada: una mirada cómplice a la actualidad del teatro de figuras en el mundo”. También se editará diariamente el boletín impreso Palco 13, con comentarios, entrevistas y reseñas críticas de las obras presentadas, a cargo de jóvenes periodistas e investigadores.

Por Vanessa Pernía Arias

Tomado de www.ahs.cu

Distinguida Orquesta Sinfónica de Holguín con Suceso Cultural 2017

La Orquesta Sinfónica de Holguín, institución con una labor sostenida dentro del quehacer artístico del territorio y destacada por su trabajo con directores invitados, recibió el Premio Suceso Cultural del Año 2017, en Holguín.

Con múltiples nominaciones en este mismo evento, la Sinfónica mereció el galardón por la prolífica temporada de presentaciones que protagonizó junto a músicos y directores extranjeros (España, Australia, Estados Unidos) y copartícipe con elencos cubanos como la banda de rock  Zeus, el Teatro Lírico “Rodrigo Prats” y la solista holguinera  Lucrecia Marín.

El maestro Orestes Saavedra, director de la Orquesta Sinfónica de Holguín, afirmó que este premio “resulta un reconocimiento al trabajo que, durante mucho tiempo, ha estado realizado esa orquesta maravillosa que tiene los holguineros y que tiene este país, que es la Sinfónica de Holguín. Pienso que el mayor reconocimiento es para ellos porque sin ellos no hay institución.”

Ineludiblemente, una motivación para seguir haciendo desde la formación y talento de este elenco que ya pronostica nuevas sorpresas, entre ellas, la presentación junto a uno de los ganadores del último Concurso Internacional de Guitarra de La Habana, el esperado Concierto de Aranjuez para las Romerías de Mayo, así como un proyecto con el excepcional panista y compositor de jazz Ramón Valle, con quien esperan poder ofrecer, por primera vez, un concierto de jazz sinfónico en Holguín.

Vladimir Breff,programador del proyecto Voluntad, recibió el Premio del Público a manos de Faustino Fonseca, director provincial de Cultura. Foto: Herrera Pelegrino

Por sexta ocasión fue entregado el Premio del Público que, con más de siete mil votos emitidos por espectadores holguineros y diferentes latitudes geográficas (España, México, Francia y Ecuador) lideradas por Cuba, recayó en el proyecto Voluntad que, desde el lomerío de Naranjo Agrio, en el municipio de Sagua de Tánamo, trasciende con su trabajo comunitario hacia otras regiones de la geografía montañosa del oriente cubano.

“Esto es un motivo de orgullo muy grande para nosotros. Por una parte, demuestra el sacrificio que hacemos a diario. Nuestra premisa fundamental es voluntad, por eso el proyecto se nombra así. Trabajamos con el corazón y todo lo que realizamos va dedicado al público montañés”, subrayó Vladimir Breff,  programador de Voluntad, quien recibiera el lauro.

La velada, efectuada en el Teatro Eddy Suñol, este 6 de marzo, contó con las actuaciones de los propios nominados como la solista Lucrecia Marín. Foto: Herrera Pelegrino

La velada, efectuada en el Teatro Eddy Suñol, este 6 de marzo, contó con las actuaciones de los propios nominados como la solista Lucrecia Marín, los trovadores Fernando Cabreja, Raúl Prieto y Manuel Leandro, además del Teatro Lírico Rodrigo Prats; cada uno seleccionados por el concierto A lo cubano, durante la XXIII Fiesta de la Cultura Iberoamericana, el espacio de la Feria de los Trovadores en la Plaza de la Marqueta;  y el estreno de la obra “Es esta María la O”, respectivamente.

El jurado, compuesto por profesionales de los medios de prensa del territorio, al valorar la calidad y repercusión social de los acontecimientos, sumó a la lista de nominaciones la actuación de grandes exponentes de la música cubana durante el Festival Internacional de Cine de Gibara, entre los que estuvieron Pablo Milanés, Eliades Ochoa, Pancho Céspedes, Descemer Bueno e Isaac Delgado.

Igualmente,  los premios alcanzados por los holguineros Yaliesky Zaldívar y Osmani Montero en los shows televisivos de Sonando y Bailando en Cuba; la gran exposición “Variaciones sobre temas de Matisse” del reconocido pintor Cosme Proenza; los lauros obtenidos por el grupo Trébol Teatro con la obra Jacuzzi y la temporada de estrenos protagonizada por la compañía Codanza con motivo de su aniversario 25.

El premio al Suceso Cultural del año, otorgado por la Dirección Provincial de Cultura a través del Centro de Comunicación Cultural La Luz, y el círculo especializado de la prensa cultural de la Unión de Periodistas de Cuba, se entrega anualmente al acontecimiento o artista que por su magnitud y calidad resultan merecedores de esa distinción en Holguín.

Concluyó Festival de Humor Satiricón

Fotos: Carlos Rafael

Más esperado que los mandados de la bodega fue el Festival de Humor para Jóvenes Satiricón entre los holguineros. Las entradas vendidas en pocas horas y el Teatro “Suñol” abarrotado en todas las funciones lo corroboran.

Eider Luis Pérez, director del grupo Etcétera y presidente del Comité Organizador del evento, sabe que para hacer bien el humor, hay que protegerse del chiste superficial, la excesiva mercantilización del arte y las propuestas carentes de valores escénicos. Por eso, en esta quinta edición que concluyó el 5 de marzo, se propuso resumir y defender lo que ha sido el festival en este lustro: brindar al público referentes de lo mejor del humor para la escena en Cubay desarrollar el gusto estético en torno al género.
Para cumplir este compromiso llegaron a la Ciudad de los Parques Osvaldo DoimeadiósKike Quiñones y Carlos Gonzalvo (Mentepollo) , quienes protagonizaron la jornada inaugural.  La leña del humor, de Villa Clara; y los holguineros de Caricare y Etcétera, formaron parte de la curaduría de la gala, intensa en carcajadas y reconocimientos. Varias instituciones como el Centro Promotor del Humor,) la Asociación Hermanos Saíz, la Dirección Provincial de Cultura y el Departamento de Extensión Universitaria de la Casa de Altos Estudios holguinera resultaron agasajados por el Comité Organizador del Satiricón,debido a su contribución al desarrollo del evento y a la difusión del humor del bueno.
Gala de Clausura del Festival del Humor Satiricón 2018
Desde su nacimiento el Festival ha defendido una concepción holística que se percibe desde el diseño de sus carteles promocionales, serigrafías con valor coleccionable que este año muestra al Sátiro Picarón con escafandra por el cosmos, en alusión a que el evento pretende llegar a las estrellas.
Cada edición trasciende las salas del teatro y asimila otras manifestaciones del género. La mañana del lunes abrió con una exposición de humor gráfico en la sede de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, dedicada al recientemente desaparecido caricaturista holguinero Ángel Quintana.
En el programa colateral auspiciado por la Uneac se desarrollaron eventos teóricos con ponencias de investigadores y profesores relacionadas con el humor. El Café Literario de este jueves estuvo dedicado al choteo en la obra de Jorge Mañach.
El Satiricón regresó a las universidades, centros priorizados por el Comité Organizador del evento, al considerarlos reservorios naturales de humoristas. Kike Quiñones impartió en la sede Oscar Lucero Moya su conferencia sobre la sátira social como eje para el desarrollo del humor en Cuba.Quiñones resaltó que el humor, cuando es arte, mueve el pensamiento y contribuye a la construcción de la sociedad.
Sobre estos enriquecedores encuentros teóricos, Osvaldo Doimeadiós propone que para futuras ediciones apuestenpor desarrollar diversas líneas y plantearse ejes temáticos. Impartirtalleres de actuación, guión, elementos para la puesta en escena, impulsarían la producción humorística entre los universitarios.
satiricon 2018 cierre 3
Aunque Doimeadiós es la primera vez que participa, a partir del registro de la crítica y las opiniones de los humoristas, considera que el Satiricón “es de los festivales de humor que goza de mejor salud en Cuba”.Quiñones, director del Centro Promotor del Humor (CPH) lo confirma: “Fuera del Aquelarre es el festival con más calidad, cohesión y coherencia que se realiza en el país”.
El público también lo percibe, por eso aplaude de pie las presentaciones de los humoristas, entre ellos las del colectivo guantanamero de Komotú que se presentó este 27 de febrero.
La agrupación dirigida por Alexis Ayala propone un humor escénico inteligente, a veces elitista, que se favorece con el histrionismo de una figura como Miguel Moreno (La Llave). Fue precisamente su primer monólogo, “Mantenimiento”, el que más funcionó desde el punto de vista de la recepción de la audiencia. La misma suerte no tuvo el monólogo de la joven actriz Ana Chelys Matos, quien en “La profesora guía” asumió el rol de una maestra que “organiza” la estrategia para la compra de los regalos del Día del Educador.
satiricon cierre 2018 4
De las obras presentadas, escritas y dirigidas por Moreno, sobresalió “La Operación”, por la profundidad técnica del guión donde se juega con la terminología médica para tratar temas como la demagogia, las ansias de trascender a todo costo y la falta de escrúpulos.
Sin duda, una de las propuestas más elaboradas e integrales desde el punto de vista de los elementos que conforman una puesta en escena, fue “La cita”,  dirigida por Osvaldo Doimeadión sobre el guión de su hija Andrea Doimeadiós. Con esta comedia la joven actriz se estrenó en el coro de mujeres en el humor, del cual forma parte Venecia Feria, quien resultó la contraparte en el espectáculo.
Aunque en carácter de reposición, pues ya La cita había ocurrido en el “Suñol” en el mes de agosto, valió la pena el reencuentro con una puesta donde el humor se nutre de la sátira social y se hacen disímiles referenciase intertextos a personalidades y hechos de la historia y la cultura universal.
Entre las situaciones más hilarantes destaca el monólogo interpretado por Venecia Feria en su rol de loca y fea. Menor impacto tuvo en el públicola pieza de Andrea que asumió el papel de religiosa consumada.
Por la escena también transitaron los de La leña… quienes repusieron sketchs y estrenaron en Holguín su Humor espiritual, desarrollado sobre la base del absurdo, la ironía y los juegos de palabras, aunque no logra la comicidad de propuestas anteriores. Onelio Escalona, por Caricare, defendió la crítica de la realidad desde textos inteligentes. Junto a Mireya Abreu demostraron su versatilidad en la escena para cantar y un amplio registro de voces y personajes.
El grupo anfitrión presentó un fragmento de su espectáculo Etcétera y Punto que estrenarán oficialmente en las Romerías de Mayo, donde retoma su consagrado personaje del director de cine Salpingitis. Etcétera repuso varios números de su vasto repertorio que, no obstante, vale la pena volver a disfrutar, porque, “sin que me quede nada por fuera”, mantienen al público riendo de principio a fin.
En la penúltima noche fueron protagonistas Kike Quiñones y Carlos Gonzalvo, quienes explotaron el chiste corto a través del stand up comedy. No obstante, se extrañó, como en la edición anterior, la actuación de Kike en espectáculos más elaborados desde el punto de vista escénico. Pagola la Paga, agrupación que arribó a sus 30 años de fundada y a la cual se dedicó el Festival, amenizó la velada con su humor musical, aunque no trajeron nada nuevo. A pesar de los problemas con el audio en el teatro, supieron salvar la noche.
Esta quinta edición, dedicada además al III Congreso de la Asociación Hermanos Saíz, concluyóel 5 de marzo con una función dedicada al humor musical en la que actuaron, entre otros, Pagola paga y Etcétera junto al Teatro Lírico de Holguín. Estos últimos repusieron un número muy gustado de Les Luthieres.
Lo que sí impidió el Satiricón a toda costa fue que se parase “el público aplaudidor” antes de tiempo y abandonase la sala. El respetable solo se levantó al final por una razón de fuerza mayor: aplaudir a los humoristas.
Cuando aún resuena la risa en el “Eddy Suñol” hay gente que ya piensa en levantarse temprano para comprar las entradas para la próxima edición. Y no es para menos. El joven festival, nacido en una ciudad repleta de eventos culturales, ha cautivado a su público, porque, definitivamente, es como el vino: entre más añejo, mejor.
Por Rosana Rivero Ricardo
Tomado de www.ahora.cu/es

Cita para el humor

Fotos: Luis Mario Rodríguez Suñol
La V edición del Festival de Humor para Jóvenes Satiricón que este 4 de marzo concluye en Holguín, trajo “humor de bueno” para cumplir con su premisa de brindar al público referentes de lo mejor del género en Cuba. En ese catálogo, una de las propuestas más elaboradas e integrales desde el punto de vista de los elementos que conforman una puesta en escena, fue “La cita”, dirigida por Osvaldo Doimeadiós sobre el guión de su hija Andrea.
Con esta comedia la joven actriz se estrenó en el coro de mujeres en el humor, del cual forma parte la popular y laureada Venecia Feria, quien resultó la contraparte en el espectáculo.
Fotos: Luis Mario Rodríguez Suñol

Sobre la incursión de Andrea en el género Osvaldo Doimeadiós comentó que, “en un principio ella negaba a sí misma el hecho de hacer humor, porque eso forma parte de la juventud, de querer trascender a través de la épica, la fibra más dramática. Sin embargo, en un punto de la maduración de su carrera como actriz, Andrea se ha dado cuenta de que tiene potencial en su histrión para la comedia. Eso no llega por la imposición de nadie. Tiene que ver con la maduración del ser humano”.

Antes de llegar simultáneamente a “La cita” las dos actrices y el director de la puesta, pasó mucho tiempo, rememora Osvaldo Doimeadiós:
“Los tres estábamos muy complicados con otros compromisos. Andrea estaba haciendo una novela, Venecia trabajaba con su grupo humorístico Etcétera y yo grababa la serie Lucha Contra Bandidos. Nos demoramos un poco. Empezábamos a montar y teníamos que esperar dos meses para volvernos a ver y arrancar de nuevo. Sin embargo, gracias a esa distancia creativa, el proyecto fue madurando y ganamos en objetividad sobre él. Al final tuvimos un mes de trabajo intenso y coordiné la presencia de un gran equipo de especialistas, personas muy capaces e imaginativas”.
Cita3
Aunque en carácter de reposición, pues ya La cita había ocurrido en el “Suñol” en el mes de agosto, valió la pena el reencuentro con una puesta donde el humor se nutre de la sátira social y se hacen disímiles referencias e intertextos a personalidades y hechos de la historia y la cultura universal. Explícitamente aparecen en escena Marilyn Monroe, y Frida Khalo, aunque en los textos el espectador avezado podrá descubrir a escritores como Kafka, Shakespearem Cirilo Villaverde; filósofos cubanos del siglo XIX como Félix Varela y José Antonio Saco; obras de la literatura cubana como “Espejo de Paciencia” y “Las impuras”, entre otras interminables citas que revelan el background cognoscitivo de la escritora.
Varias escenas, que pudieran presentarse de modo independiente, se sucedieron de forma orgánica, con un exquisito diseño de vestuario. Sorprende al público cómo el vestuarista aparece en escena durante las transiciones entre cada sketch para ayudar a las actrices en su cambio de look que ocurre ante los ojos de los espectadores.
Entre las situaciones más hilarantes destaca el monólogo interpretado por Venecia Feria en su rol de loca y fea. Menor impacto tuvo en la audiencia el unipersonal de Andrea que asumió el papel de predicadora del Señor, aunque en sentido general, la propuesta tuvo una excelente acogida del público.
En “La cita”, el chiste más explícito se une al humor más elegante que conduce a la reflexión al público más avezado. La sátira mordaz, la parodia y la ironía nutren un guión inteligente.
Sobre la acogida de la propuesta, Osvaldo Doimeadiós precisó: “Estrenamos el espectáculo y sucedió una cosa muy hermosa: la aceptación por los distintos públicos a los que hemos presentado la obra y por la crítica especializada. Ha sido el espectáculo que más críticas y reseñas positivas he tenido en el humor”.
Holguín no ha sido la excepción.
Por Rosana Rivero Ricardo
Tomado de www.ahora.cu/es

De Doime son los aplausos

Osvaldo Doimeadiós se presentó en el Teatro Eddy Suñol de la ciudad de Holguín durante el V Festival de Humor para Jóvenes Satiricón.Fotos: Carlos Rafael y Torralbas
Lejos de las tablas y las cámaras Osvaldo Doimeadiós parece estar de “mal humor”. Definitivamente, no es un hombre cómico. Al contrario. Es más serio que Serrano leyendo una nota oficial en el Noticiero Estelar. Y eso que nos fuimos a conversar al Bar Pliska del Hotel Pernik y ni “pliska” de sonrisa.
Quizá notó la sorpresa y la contrariedad en mi rostro cuando me dijo: “A veces la gente me pregunta si estoy triste o bravo. Parce que tengo un rictus de ultra seriedad que no es tal. Lo que pasa es que soy extremadamente tímido. Me da pena exponerme delante de alguien. Sin embargo, el escenario es la mejor vía para exorcizar esos demonios”.
Fue en el Teatro “Eddy Suñol” que compartió humor del bueno durante sus presentaciones en el V Festival de Humor para Jóvenes Satiricón que se desarrolla entre el 25 de febrero y el 4 de marzo. Entre una y otra actuación conversó con ¡ahora! digital “del humor y otros demonios”.
Hacía casi cuatro años que no regresaba a Holguín, su ciudad natal. Le Doi-me-adiós, digo, la bienvenida, antes de preguntarle sobre sus orígenes holguineros y su vocación por la actuación:
“Nací aquí en 1964, en la otrora Clínica de Frexes y Morales Lemus. Nunca estuve en Las Calabazas, pero hay gente que afirma que soy de allí. Sucedió que en un programa Sabadazo me preguntaron de dónde era mi personaje de Margot e improvisadamente le dije que del Cruce de Las Calabazas, ‘mire mi cuerpo de calabaza’, concluí. Realmente yo vivía en el reparto Alex Urquiola hasta el ’82.
entrevista doimeadios 2
“Desde los cuatro años decía que iba a ser actor, pero mi madre deseaba que estudiara música. A los seis me hicieron pruebas de aptitud. Todo iba bien hasta que la profesora me preguntó si quería ser músico. Le dije que la música me gustaba mucho, pero quería ser actor. Ahí mi madre comprendió que tenía condiciones, pero no vocación.
“En el local que hoy ocupa Tele Cristal, me vinculé a un taller de actuación para niños donde se hacían programas en la CMKO Radio Angulo . La radio fue el bautizo. Lo primero que hice fue un personaje en una versión de Cumbres Borrascosas.
“Luego vino la etapa del Instituto Preuniversitario Vocacional de Ciencias Exactas (IPVCE) José Martí que fue muy simpática. Entré en séptimo grado y ya había un grupo de teatro creado por alumnos de años superiores. Me presentaba todos los años con tremendos deseos y no me daban ningún personaje. Seguí insistiendo hasta que ellos se graduaron y formé mi propio grupo. Por eso digo que en la vida uno debe persistir. “Luego entré en el Instituto Superior de Arte (Isa)  en el año ‘82 y me gradué en el ‘87. Contrariamente a lo que se hace, no me quedé en La Habana. Un grupo de graduados, voluntariamente, decidimos venir a Moa y fundamos Teatro del Este. No le interesó el proyecto a las autoridades de Cultura de aquel momento y se disolvió. Regresé a La Habana y retomé mi trabajo en el humor que había comenzado en la universidad con la creación del grupo Salamanca”.
No estudiaste música, sin embargo el humor musical se inserta en buena parte de tus espectáculos…
“Quizá debí escuchar el consejo de mi mamá y estudiar algo de música. Después la vida me ha llevado a trabajar con músicos y cantantes y me ha encantado.
“Todo en la vida es música. Me gusta incluirla en mis espectáculos, porque forma parte de la belleza de la vida y nuestra cultura, pues somos un pueblo tremendamente musical”.
¿Por qué crees que el humor sigue considerándose como un género menor dentro de las artes escénicas?
“Es un criterio simplista relacionado con la modorra intelectual o no ahondar en la naturaleza del arte. A veces las cosas se pueden simplificar al actor, pero todo no puede ser eso. Hay que reinventarse todos los días, superar lo que uno hace desde el guión y todos los elementos que conforman una puesta en escena, si no perderíamos posibilidades estéticas.
“En los años que estudié en el Isa empecé a hacer humor y todo el mundo se divertía. Sin embargo, si decías en los predios académicos que en eso centrarías tu carrera, los intelectuales entre comillas, porque los verdaderos sí disfrutan y comprende el género, manifestaban: ‘!ay!, ¡qué pena!. Entonces por rebeldía empecé a hacer humor. Además, este forma parte de nuestra identidad y el sentido más raigal de cubanía. Por eso lo defiendo por encima de todas las cosas”.
Existe el criterio de que el humor cubano está en crisis…
“El humor de calidad no es mayoría. Así ocurre en el resto de las expresiones artísticas donde hay una vanguardia y cosas no tan buenas. Lamentablemente, al humor se juzga por el lado más malo.
Quizás en la capital estamos más expuestos a las leyes del mercado y hay que optar por otras vías para comercializar lo que hacemos. Tal vez eso distraiga la atención de la verdadera creación. No obstante, hay grupos y solistas que siguen apostando por un trabajo de calidad como el Dúo Caricare, desde Holguín y Komotú en Guantánamo.
“Existen zonas muy notorias que no apuestan a lo grosero, sino a lo mejor del género humano que tiene que ver con el humor blanco, pero también con la sátira social, tan útil y necesaria, aunque algunos enemigos del género traten de borrarla”.
¿El transformismo para un personaje tan popular como Margot, demanda de ti un esfuerzo especial?
“Empecé a hacer Margot años antes de que saliera en televisión. En las fiestas asumía el personaje y, sin quererlo, lo ensayé y pulí. Un día en Sabadazo, Pulido me propuso hacer un personaje y le sugerí a Margot.
“Feliciano también nació así. Llegan como un juego hasta que decido confrontarlos con el público. Lo que es un juego se disfruta y sale orgánicamente, aunque la interpretación tiene su grado de dificultad”.
Tu hija, Andrea, es actriz y se inició recientemente en el humor. ¿Cómo es esa relación personal y profesional al mismo tiempo?
“Nos criticamos mutuamente. Así ha sido siempre en el hogar. Mi familia ha participado críticamente de todo el desarrollo de mi carrera como actor. A Andrea la tuve como alumna en su último año en la Escuela Nacional de Arte, pero con el mismo tratamiento que a los demás actores jóvenes. “Ahora soy director de un espectáculo humorístico, La cita, que ella escribió y en el que actúa junto a Venecia Feria, y estamos muy satisfechos con el resultado”.
Después de una carrera tan versátil con qué te quedas, ¿el drama o la comedia?
“Me quedo con lo que me ponga la vara alta y no me aburra, ya sea humor, drama u otra cosa. Me gusta meterme en personajes y cosas difíciles. Vale la pena correr el riesgo, porque también esta es una carrera de equivocarse y eso forma parte del proceso.
Un actor tan camaleónico, que ha probado casi todos los medios y géneros, desde el humor hasta el horror sicológico, ¿qué le queda para el futuro?
“Me gustaría seguir apostando por el humor. Hago unipersonales y es un reto, pero quisiera realizar espectáculos con muchas personas, pues me gusta trabajar en escena con varias energías.
“Vivo el presente. Me enamoraré de los proyectos y los sacaré adelante en la medida que se puedan hacer. Seguiré trabajando en lo que la vida me ponga en el camino”.
Por Rosana Rivero Ricardo
Tomado de www.ahora.cu/es

La semana más alegre de Holguín

Todavía no termina la noche y ya siento nostalgia por estas horas de intensas carcajadas que provocaron “medicinales” dolores de mandíbula y hasta de cabeza, de sonrisas para aliviar el estrés cotidiano.

Versatilidad en la escena demostraron los jóvenes del Lírico holguinero. Foto: Ernesto Herrera

La V Edición del Festival de Humor Joven Satiricón se despidió este 4 de marzo con una velada de lujo donde los presentes disfrutaron de lo mejor de la escena humorística en Cuba.

Entre signos de exclamación y con asteriscos queda una obra, La Cita, quizás lo mejor que pudo presenciarse en cuanto a calidad interpretativa de las actrices Venecia Feria y Andrea Doimeadios, así como por la elevada factura del guión, del puño y letra de Osvaldo Doimeadios, quien impregnó perspicacia y talento sobrados para concebir una obra que hace reír y a la vez pensar, asombrarse y disfrutar mientras nos analizamos por dentro.

Para iniciar la noche de despedidas fue Kike Quiñones, quien se aventuró a interpretar un fragmento de la ópera “La hija de Escipión”, obra de los icónicos “Les Luthiers”, pero esta vez en versión cubana donde destacaron las interpretaciones de tres jóvenes pupilos del Teatro Lírico “Rodrigo Prats”, quienes además de ser talentosos cantantes exhibieron dotes de humoristas, al acoplarse perfectamente al montaje.

Mirellita es un pilar del humor y la actuación holguinera. Foto: Ernesto Herrera

Para este año, y producto de la presidencia de Kike frente al Centro Promotor, fueron tres las directrices para “depurar” el humor que se ofrece en estos espacios -según Maikel, director de la Leña del Humor-: “no hacer chistes sobre pinareños, porque el Presidente es de allá; tampoco sobre las personas de color, y mucho menos sobre los gueys”, y los cómicos han intentado respetar las posturas de su líder.

Santa es una mujer que vulgarmente se conoce como “luchadora”, y a través de Mirellita Abreu conocemos las interioridades de este personaje interpretado por esta actriz de modo tal que no dejas dudas a quienes creen que ella es solo una integrante del Dúo Caricare, por el contrario, es todo un pilar de la escena humorística holguinera.

Un salvaje oeste totalmente dislocado nos propone “Etcétera”. Foto: Ernesto Herrera

En un salvaje oeste muy sui generis nos encontramos con dos vaqueros de preferencias sexuales atípicas para este escenario, quienes asaltan bancos- pero de series y películas-, y donde además compran las balas a través de la libreta de abastecimientos; esta es la propuesta de los muchachos de “Etcétera”, para la ocasión cabalgando “como yeguas en su caballo”, ¿o era al revés?

Un logro de la medicina cubana, Michel “El Flaco”-exintegrante de “La oveja negra”-, se empeñó en su monólogo sobre los feos, sketch donde sobran las palabras cuando con solo ver a su protagonista nos damos cuenta que él, en sí mismo, es una obra humorística. Aún así el talentoso joven realiza un bosquejo por la vida de sus similares, del cual estoy seguro que Ernesto-nuestro fotógrafo-, siempre recordará.

Michel se vale de sus “cualidades” físicas para hacer de sus sketchs todo un espectáculo. Foto: Ernesto Herrera

Y un “ex” antecedió a su antiguo grupo humorístico, pues fue “La oveja negra” quien se encargó de proseguir con la descarga nocturna, esta vez con una versión de “El prisionero de la máscara de hierro” donde los dos mosqueteros y D´artagnan, mas que un historia de aventura, por su fisionomía podrían interpretar el cuento infantil de “Los tres cerditos”.

La sorpresa de la noche fue con un invitado especial, Ramón Mustelier, quien logró el clímax a través de su repertorio cargado de imitaciones a personajes populares como los de la novela Tierra brava, o con chistes cortos, incisivos, que recaen en temas y situaciones comunes como el matrimonio u otros, todo ello logrado a través de la picardía que caracteriza al cubano.

Momento especial durante la gala fueron los reconocimientos entregados por la Dirección Provincial de Cultura al Centro Promotor, el grupo “Etcétera” y a “Pagola…”. Para Kike y Eider-director de Etcétera-, los agasajos devinieron en par de reproducciones del Maestro Cosme Proenza, en este caso del cuadro “Fidel, como una espada reluciente”, y para homenajear los 30 años del referente humorístico cubano-“Pagola…”-, le fue entregado a su director una obra de las que compone la serie “Los dioses escuchan”, del propio creador holguinero.

Reproducciones del Maestro Cosme Proenza constituyeron el mejor agasajo durante la noche. Foto: Ernesto Herrera

En espera de que durante el año se realicen temporadas para presentar las diferentes obras que disfrutamos en este Festival-y que otros no pudieron presenciar por falta de capacidad-, los holguineros despedimos la V Edición del Satiricón, en un breve hasta pronto que ansía una nueva semana de risas, esa que es la más alegre de esta provincia.

Pagola: “¡¿otra vez con lo mismo?!”

Con las luces bajas aún y la música a la inversa aparecen los artistas en el escenario y el público, como si nada, se mantiene presto en su cotilleo; Pagola, herido por este recibimiento, organiza una espontánea ovación de la repleta sala Alberto Dávalos. ¿Quién conoce nuestro repertorio?-pregunta el director del grupo humorístico-, pocos confirman, a lo que Pagola replica: “Entonces podemos hacer lo mismo”.

La complicidad público-artista es más propicia en este escenario. Foto: Ernesto Herrera

Un humor amparado en la música y que tiene como esencia la crítica y mofa de determinadas situaciones sociales es al que nos tiene acostumbrado el grupo “Pagola la paga”, fiel participante al Festival holguinero Satiricón.

El primer tema de la tarde es para los “tembas”, quienes están muy de moda dentro de los espectáculos recientes con esto del envejecimiento poblacional, por ello nos regalan un popurrí de la “Década prodigiosa”, esta vez con variaciones en las rimas y letras, esencia de las propuestas de estos “muchachos”.

Aprovechando la cercanía del público con el escenario en la “Dávalos”-lo que no quiere decir que en espacios más grandes no lo hagan-, los artistas comienzan a mofarse de los presentes, sin importar sexo, edad o género critican al que llegó tarde o bromean con el “puro”, no es de extrañar entonces que en algún momento conviertan la Sala en un ómnibus nacional donde unos se tapan la nariz mientras otros alzan los brazos coreando un pegajoso estribillo.

Ni un suspiro podía entrar a la Sala Alberto Dávalos durante la presentación. Foto: Ernesto Herrera

Así analizan cada ámbito social del cubano, preferentemente con temas actuales como el restablecimiento de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, los viajes al extranjero, entre otros; todo ello a través de géneros tropicales como la salsa, el merengue, la conga, fusionados con otros en dependencia del tema original y la versión que se haga, por tal motivo el público puede disfrutar de un “Despacito”-popular canción de Luis Fonsi y Daddy Yankee-, dedicado a las medidas restrictivas de Donald Trump hacia nuestro país.

A los 30 años de vida artística de Pagola… se dedica esta edición del Festival, espacio propicio para homenajear con humor al longevo grupo, referentes imprescindible de nuestro país.

Treinta años de buen humor nos ha regalado “Pagola…”. Foto: Ernesto Herrera

Lo mismo se arma el relajo con un bolero del Benny, que con un punto cubano, y con él un típico aguacero cubano, pero de carcajadas, producto de ese humor criollo, auténtico, ese mismo al que nos tiene acostumbrados Pagola, que incluso pagándola o no, en cada función se reinventa y nos hace reír lo mismo con una nueva canción que con uno de sus primeros estribillos.