Entrar al aula inmensa de la vida de la mano de Eduardo Heras León

Por Erian Peña Pupo 

Foto cortesía de Ediciones La Luz 

“Yo soy un escritor de mi tiempo. Escribo el presente, y una de mis funciones como escritor es tratar en lo que pueda de enriquecer la vida espiritual de mi pueblo e incidir en la problemática de donde yo vivo. No me interesa la posteridad, quiero dejar mi huella ahora”, respondió Eduardo Heras León a la crítica y editora uruguaya Ana Inés Larre Borges en una entrevista publicada en el semanario Brecha, de Montevideo, en 1987, incluida en el libro Eduardo Heras León en el aula inmensa de la vida, compilación y selección de Yunier Riquenes García publicada en 2018 por Ediciones La Luz, sello de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) en Holguín. 

Precisamente las huellas de Heras León –el Chino Heras, el autor de libros clásicos en la cuentística cubana, el editor, el periodista, el profesor de generaciones de narradores jóvenes, el fundador, el hombre leal a sus principios a toda costa, el amigo admirado y querido–, pueden rastrearse en las páginas de este libro homenaje en el que se destila, como resumen, como vía crucis y fe de vida, su amor por Cuba, pues “para nosotros, afortunadamente, a pesar […] de los años terribles que dejaron esas huellas imperecederas […], las utopías siguen vivas y la historia no terminó, sino que está a punto de comenzar”, asegura. 

Este libro compila más de veinte entrevistas concedidas por Heras León a medios cubanos y extranjeros en diferentes momentos de su vida, desde los años 80 hasta nuestros días, y en las que transita –muchas veces manteniendo idénticas líneas de pensamiento– por sus grandes pasiones, y por los momentos que han marcado su vida como escritor y ser humano: el triunfo revolucionario de 1959, las milicias, Girón, la literatura, el periodismo, el ballet, el ostracismo producto a un complejo momento de la política cultural en los años del Quinquenio Gris, el ajedrez, la fábrica Vanguardia Socialista, la literatura fabril y la honestidad del obrero, el magisterio, Universidad para Todos, el Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso… Todo ello, y mucho más, han hecho de Heras León el hombre que es hoy. A todo ello –en dependencia de las peculiaridades de cada entrevista, de los enfoques de las preguntas– podrá acercarse el lector interesado en la vida y la obra, que en este caso se cruzan y complementan, del Premio Nacional de Edición 2001 y Premio Nacional de Literatura 2015. 

“Los entrevistadores son de distintas formaciones y generaciones, pero el entrevistado cree lo que dice, ha sido consecuente con lo que ha vivido, con la gente que ha conocido y con su país. He podido leer y saber cómo ha sido, lo que ha perdido, lo que ha ganado, lo que ha fundado para los demás; los espacios culturales y políticos en los que ha participado; los debates en los que ha puesto su verbo y acción”, asegura el narrador y poeta Yunier Riquenes en las palabras del prólogo “Cuando la vida de un hombre no es un cuento”, y añade: “Este es un libro que conmueve. Repasa palmo a palmo la vida de un hombre querido por muchos. He disfrutado encontrar, releer, transcribir esta selección de entrevistas […] Cuando uno lee estas conversaciones con el paso del tiempo, aunque uno no haya vivido prohibiciones, sueños, guerras, uno vuelve a la caminata, se incorpora. Vence los kilómetros que sean necesarios”.

Periodistas y escritores como Odette Alonso Yodú, Fernando Butazzoni, José Antonio Michelena, Magda Resik, Dean Luis Reyes, Manuel García Verdecia, Marilyn Bobes, Yoe Suárez, Antonio Herrada y Rafael José Rodríguez Pérez, escudriñan diferentes momentos de la vida del autor de La guerra tuvo seis nombres (Premio David 1968) y Los pasos en la hierba (mención única del Premio Casa de las Américas 1970), libros iniciadores –junto con la obra de esos años de Norberto Fuentes y Jesús Díaz, “una generación frustrada en lo literario” y “atrapada en el vórtice de los años duros […] con todas sus contradicciones, complejidades, victorias y derrotas, aciertos y errores– de la llamada literatura de la violencia, en la que “la Revolución entraba a la narrativa con gente humana, creíble, con aciertos y errores, con vicios y miserias”, escribe Fernando Beramendi en su entrevista, y en los que se abordan –junto con A fuego limpio, Acero y Cuestión de principio, La dolce vita, entre otros de sus libros– “temas como la guerra revolucionaria, la construcción de la sociedad –en todos sus matices–, la lucha contra las resistencias del pasado, el mundo de las fábricas y también, el amor y el desamor” (con un lirismo que sorprendió a Cortázar). “Tenemos que quitarnos el fardo de la historia para lanzarnos a la aventura de la imaginación”, respondería en esta misma entrevista Heras León. 

Momentos especiales en este amplio diálogo que es Eduardo Heras León en el aula inmensa de la vida resultan los sostenidos sobre el proyecto Universidad para Todos, cuyo primer curso, dedicado justamente a las técnicas literarias, otra de sus pasiones, impartió por televisión. Y además, a ese sitio único, que ha ayudado a la formación a centenares de jovenes escritores, y promotores y lectores, como bien afirma, que es el Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso. “Desde allí renovó la literatura cubana desde 1998. Incentivó a la escritura del cuento en el país. Cuba dejó de ser tierra de poetas. Y luego, con el Curso Universidad para Todos de Técnicas Narrativas por la Televisión, dio inicio a muchos otros cursos. Por aquellos años se comentaba incluso por los pequeños pueblos, el minicuento El dinosaurio, de Augusto Monterroso que Eduardo analizó en la pantalla chica. Con sus clases Eduardo entró en muchas casas de cubanos de todas las latitudes, entró en el imaginario de personas que jamás habían escrito una línea”, resume Yunier Riquenes y añade otras derivaciones del Centro Onelio como el Premio César Galeano, la Beca Caballo de Coral, la revista El Cuentero, la editorial Caja China, el Encuentro Internacional de Jóvenes Narradores en 2008, el voluminoso libro Los desafíos de la ficción, el concurso de minicuentos El dinosaurio…

Amigos, la universidad, la edición, la pasión por el ajedrez y el ballet, la literatura y las nuevas generaciones, a las cuales conoce muy bien, desde su papel de profesor y cómplice, los escritores que admira, a muchos de los cuales llegó a conocer y compartir, una novela inconclusa, las memorias que muchos esperamos, ese amor llamado Ivonne Galeano, eje de su vida y alma del Centro Onelio… discurren en las páginas de este libro, con edición de Luis Yuseff, diseño de Frank A. Cuesta, imagen de cubierta de Linet Sánchez, y corrección de Mariela Varona (curiosamente casi todos salidos también de las aulas del Centro Onelio J. Cardoso). 

A manera de anexos, Riquenes tuvo la acertada idea de añadir materiales complementarios, que hubieran quedado sin recogerse en las páginas de un libro, como las palabras al recibir el Premio Nacional de Edición 2001, el Maestro de Juventudes que entrega la AHS, la réplica del Machete de Máximo Gómez, la Medalla Alejo Carpentier al Centro Onelio y el Premio Nacional de Literatura 2015, además del necesario texto –por abarcador y por exponer el tema como en ninguna de las entrevistas– “El Quinquenio Gris: testimonio de una lealtad”, conferencia leída en 2007 en el Instituto Superior de Arte como parte del ciclo “La política cultural del período revolucionario: Memoria y reflexión”, organizado por el Centro Teórico-Cultural Criterios. 

Somos tantos los que le agradecemos a Eduardo Heras León sino nuestros primeros pasos en la literatura, sí el hecho se enfrentarnos a ella con seriedad, con sacrificio y también con amor. Somos muchos sus lectores, y los graduados del Centro Onelio –sitio que le cambió la vida, no hay duda de ello, a varios jóvenes en toda la geografía insular, y hoy esparcidos en varias partes del mundo– que lo admiramos como ese padre espiritual que nos incita a escribir, a leer. Sirve este libro, además, como homenaje agradecido de todos al Chino Eduardo Heras León. 

 Tomado de La Jiribilla: http://www.lajiribilla.cu/entrar-al-aula-inmensa-de-la-vida-de-la-mano-de-eduardo-heras-leon/

Leer sana en tiempos de pandemia

Por Liset Prego Díaz

Fotos Facebook de Ediciones La Luz

Ediciones La Luz se sumó a la iniciativa del Centro Provincial del Libro y la Literatura (CPLL) en Holguín, de llevar su quehacer a los vacunatorios. Con alrededor de 100 sitios dedicados a este fin en el territorio, la presencia de los artistas se convierte en un aliciente para quienes acuden a la inmunización.

El sello literario de la Asociación Hermanos Saíz (AHS), movido por su propio eslogan, “leer sana”, lleva sus títulos hasta un público que busca salud y encuentra además, el refugio de los libros, en presentaciones literarias a las que acuden, en ocasiones, los propios autores.

Adalberto Santos, poeta y editor de La Luz, comenta sobre su experiencia en estas actividades:

“Esencialmente mi participación en los vacunatorios persigue la voluntad de acompañar, desde la promoción de la lectura, esa necesaria campaña de inmunización para salvaguardar la vida.

Desde Ediciones La Luz con el apoyo del CPLL nos hemos propuesto demostrar nuestra adhesión a este esfuerzo y su acompañamiento, contando con nuestro imprescindible y múltiple catálogo.

Comprendemos que muchas personas que allí se encuentran pueden estar temerosas o vacilantes ante una experiencia nueva. Otros con cierto resquemor a posibles efectos secundarios, pero de forma general, se mantienen serenos y participan activamente de las presentaciones y es notorio el gesto agradecido de muchos por esta voluntad de acompañamiento desde el arte”.

Norge Luis Labrada, jefe de la sección de literatura de la AHS en la provincia, y miembro del staff del sello, explica que “se han presentado títulos como Sexo chatarra, Monstruos, pequeño inventario, La casa de los gatos perdidos, cancioneros del catálogo, entre ellos Como una luna en pie, de Fernando Cabrejas, con la presencia del autor”.

Los libros, dedicados a distintos públicos, son una representación de la diversidad de propuestas de la editorial ante potenciales lectores que quizás en otras circunstancias no se habrían acercado a promociones en espacios habituales.

Erian Peña, periodista, escritor y crítico de arte, cuenta que esta “es una experiencia interesante porque las presentaciones son diferentes a las que estamos acostumbrados en espacios dedicados a eso específicamente, y con un público que va con el propósito de ver las presentaciones.

En este caso, eran propiamente actos de promoción, buscando propiciar el acercamiento de los allí presente a los libros. Puede sorprender que muchos de ellos conocen, si no los libros, al menos a los autores, o se interesan y tratan de adquirirlos en los puntos de venta dispuestos para ello”.

Ediciones La Luz, con casi 25 años de presencia en el panorama editorial cubano, e innumerables premios y reconocimiento por un trabajo que se distingue en dicho ámbito, se mantiene activa durante el periodo estival, no solo en los sitios de inmunización dispuestos en la ciudad, sino en redes sociales desde donde siguen potenciando el poder curativo de la literatura con espacios habituales, por ejemplo en Telegram, con peñas, talleres, concursos, o en YouTube con cápsulas de video, además se mantiene el trabajo de sus miembros en el plan editorial (Tomado del periódico ahora).

 

Una nueva arista de la guerra revolucionaria

Resalta el brillo en su mirada cuando habla apasionadamente de la historia, siente suyos cada hecho, partícipe de la más curiosa anécdota, es un ente imprescindible para desvelar el pasado y una enciclopedia para las generaciones futuras.

José Abreu Cardet es de esas personas que pasan desapercibidas a los ojos ignorantes, pero, quien le conoce, sabe que es todo una institución de la cultura y la historiografía, no solo holguinera, sino cubana y, mucho más allá, hispanoamericana.

Resalta el brillo en su mirada cuando apasionadamente de la historia. Foto cortesía de la Biblioteca

Fidel: la guerra en Tunas (2018, Editorial Sanlope, Las Tunas) fue el texto presentado en el portal de la Biblioteca Provincial Álex Urquiola a través de un conversatorio con centro en la personalidad del Comandante en Jefe de la Revolución Cubana. El análisis en la visión Fidel durante 1958, cuando ejecuta, desde la Sierra Maestra, decisiones importantes en la última fase de la guerra de liberación cubana, ocupa las páginas del texto que recoge no solo episodios de la lucha desarrollada en los antiguos municipios  de Gibara, Puerto Padre, Victoria de las Tunas, Holguín y parte de Bayamo, sino que también presenta los planes estratégicos del líder cubano en cuanto a la formación de las columnas y pelotones en estos territorios, el ascenso de combatientes y la táctica empleada en varias acciones.

Para documentarse sobre las relaciones de Fidel con las fuerzas que operaban en el llano y revisar fragmentos de documentos valiosos tanto del Comandante en Jefe como de algunos de los capitanes de guerrilla surge este libro bajo la autoría de uno de los investigadores más prominentes de la Ciudad de los parques.

José Abreu Cardet (Holguín, 1951) es historiador y especialista de la Oficina de Monumentos y Sitios Históricos de Holguín, galardonado en 2013 con el Premio de la Crítica Histórica Ramiro Guerra. Por su labor meritoria es miembro de la Academia de Historia de Cuba y de República Dominicana, respectivamente, de la Unión de Historiadores de Cuba, la Asociación de Historiadores Latinoamericanos y del Caribe, y la Unión de Escritores y Artistas de Cuba.

Numerosos textos han salido con su pie de firma como Carlos Manuel de Céspedes: patria y familia, Ediciones Bayamo, 2012, Apuntes sobre el integrasionismo en Cuba 1868-1878, Editorial Oriente, 2012, y Guerra de liberación el Caribe hispano 1863-1878, Archivo General de la Nación, Santo Domingo 2013, así como otros en forma de colaboración, con no menos importancia, a lo que se suman varios artículos en revistas extranjeras.

Al decir de Abreu durante la presentación “los Premios Nobel de Literatura son tratados bien una sola vez en la vida, en Estocolmo, pero nosotros los escritores holguineros nos sentimos en cada encuentro aquí en la Biblioteca como Premios Nobel (…) En la guerra siempre el primer muerto es la verdad y en ese sentido escucho a los dos bandos, ambas fuentes entrecruzadas. Todo el mundo estudia la guerra en la Sierra, o la Columna en Las Villas, nosotros cambiamos en este texto la perspectiva, estudiamos la relación de Fidel con el IV Frente Oriental Simón Bolívar en el llano de esta región, donde destaca la personalidad de Orlando Lara, Lalo Sardiñas, Eddy Suñol, e incluso de Teté Puebla, integrante del pelotón Las Marianas”.

Fidel: la guerra en Tunas fue el texto presentado en el portal de la Biblioteca Provincial.

Significativo es señalar además que por estos días se presenta su texto Matar a RC (2020), en Santiago de Cuba, recientemente publicado por la Editorial Oriente, donde se profundiza en los planes del ejército de Fulgencio Batista para eliminar a los líderes rebeldes durante la última guerra de liberación.

Escudo y espada de la nación

Con la palabra como machete y las mismas ansias de combatir se lanzan a las nuevas maniguas los intelectuales y artistas holguineros para celebrar la Jornada por la Cultura cubana, esta vez desde las distintas instituciones culturales por medio del intercambio necesario, la lectura de poemas, y, por qué no, de alguna que otra catarsis existencial.

Con la palabra como machete y las mismas ansias de combatir se lanzan a las nuevas maniguas los intelectuales y artistas holguineros para celebrar la Jornada por la Cultura cubana. Foto del autor

Temprano en la mañana el primer saludo del nororiente cubano al 20 de octubre estuvo en la voz del cantautor Nadiel Mejías, quien, a la medida del más fiel seguidor, interpretó temas de Silvio Rodríguez, esos mismos que están a tono con cualquier momento histórico de nuestro país.

El Espacio “Mañana en la Damajagua” ocupó la arrancada de las actividades por el Día de la Cultura cubana en Holguín, para ello se realizó la presentación de los libros “Audacia cultural de Fidel Castro”, compilatoria de Ana Cairo Ballester, de la Editorial Ciencias Sociales, y “Visión Martiana de la vida y la muerte”, de la Dra. Carolina Gutiérrez, de la Editorial Conciencia de la Universidad de Holguín.

La actividad se inserta en los festejos por el 25 Aniversario de la fundación de la Sociedad Cultural José Martí, no es de extrañar entonces que su Presidente en la provincia, el MsC. Eliel Gómez Martínez, se encargara de presentar el primer texto, de la recientemente fallecida Dra Ana Cairo, Premio Nacional de Ciencias Sociales.

Dos volúmenes conforman una selección de textos e imágenes asociadas a ocho generaciones de intelectuales cubanos en diversos géneros literarios y artísticos. Los trabajos presentados, están inspirados en la figura del líder histórico de la Revolución Cubana, Fidel Castro (1926-2016), y confluyen para entender la audacia cultural de su pensamiento y la praxis de quien desde 1953, y hasta la actualidad, nos mostró sus valores como orador, su valentía, carácter firme, sus ideas como estratega militar y su carisma como guía de numerosas generaciones de cubanos. Artículos, ensayos, cartas, fotografías, caricaturas, dibujos, carteles y cuadros nacidos en diferentes tiempos y circunstancias, facilitan la comprensión pluridimensional de la hazaña cultural del pueblo cubano y Fidel, en el siglo XX y las dos décadas del XXI. El ordenamiento cronológico de los documentos, facilita la lectura y la comprensión del lector para ubicar a los autores en diferentes momentos de nuestra historia.

Por su parte, el segundo texto presentado en la mañana, en la propia voz de su autora, profundiza en las cuestiones de la existencia humana durante la vida y pos morten, todo ello a través de la perspectiva del Maestro y las circunstancias particulares de su muerte. Los segmentos textuales seleccionados, tanto en prosa como en verso, fueron agrupados por la autora y analizados en el contexto histórico que fueron escritos.

El Espacio “Mañana en la Damajagua” ocupó la arrancada de las actividades por el Día de la Cultura cubana en Holguín. Foto del autor

La jornada no podía ser menos y fue a través de la poesía que se engalanó el prominente espacio de la cultura holguinera, nuestra biblioteca;  voces indispensables de la lírica en esta provincia del universo como Delfín Prats, Lourdes González Herrero, José Luis Serrano,  Luis Yuseff, Kenia Leyva, Moisés Mayan y Ronel González transformaron en versos el digno homenaje al escudo y espada de la nación, la cultura.

Holguín en Jornada de la Cultura Cubana

Por Vanessa Pernía Arias

Foto cartel Jornada de la Cultura Cubana

Diversos paneles, conversatorios, exposiciones de artes plásticas y presentaciones musicales, escénicas, literarias y audiovisuales centran en Holguín el extenso programa de actividades que se realiza con motivo de la Jornada de la Cultura Cubana y se desarrolla hasta el próximo día 20.

Entre las momentos más sobresalientes se encuentra el Concierto para Familia, proyecto dirigido el maestro Oreste Saavedra con la actuación de la Orquesta Sinfónica de Holguín, la Compañía de Narración Oral Palabras al Viento, el dúo de guitarras Sabaret, la Orquesta de Guitarras, y estudiantes del Conservatorio de Música José María Ochoa y de la Escuela Vocacional de Arte Raúl Gómez García, en la Biblioteca Provincial Alex Urquiola.

Otro momento significativo resulta la exposición fotográfica Arquitectura patrimonial holguinera en tres siglos de Historia, del realizador audiovisual Frank Batista, la cual muestra las construcciones de la ciudad que han marcado una pauta en el devenir local.

En este sentido destacan las conferencias y conversatorios dedicados a las guerras de liberación, como el panel “Guerras independentistas cubanas y literatura”, desarrollado en Ediciones Holguín, con el historiador José Abreu Cardet, Premio Nacional de Historia, y los escritores Eugenio Marrón y Kenia Leyva.

Durante los próximos días se desarrollarán otras actividades que incluye un encuentro de repentismo online auspiciado por el Centro Provincial de Casas de Cultura; la muestra “Lalita Curbelo como expresión de la mujer dentro de la cultura cubana”; la retreta en saludo al Día de la Cubanía, a cargo de la Banda Provincial de Conciertos; una exposición colectiva de artistas holguineros, organizada por la filial del Fondo Cubano de Bienes Culturales y el Centro de Artes Plásticas; y la Feria de los Trovadores.

También la Brigada de Instructores de Arte José Martí tendrá su protagonismo en las comunidades, además de las presentaciones escénicas de los grupos del territorio; mientras el día 23 se celebrará el 27 aniversario de la Casa de Iberoamérica, y el 24 iniciarán las sesiones y cursos del Congreso Iberoamericano de Pensamiento.

Por su parte las editoriales holguineras mantienen un amplio programa de presentaciones de libros, lecturas y paneles, donde destaca la propuesta de Ediciones La Luz, mientras que Centro Provincial del Cine propone, entre otras novedades, la premiére del cortometraje Confinamiento, del realizador holguinero Jimmy Ochoa, obra que participó en la muestra online InAcción del Festival Internacional de Cine de Gibara.

Esta Jornada, que se dedica en la provincia a los 300 años del pueblo de Holguín, al 150 aniversario de creado el Himno que identifica a la ciudad, al 115 del natalicio de la escritora María Dolores Suárez, al 90 del nacimiento de la reconocida autora Lalita Curbelo Barberán, al 125 de la Invasión a Occidente de las tropas del Ejército Libertados y al 20 del Sistema de Ediciones Territoriales, culminará el día 20 con una gala en el Teatro Eddy Suñol (Con información de la Agencia Cubana de Noticias, ACN).

Acordes en familia

La Biblioteca Provincial de Holguín, Álex Urquiola, acogió la primera edición del proyecto Conciertos para la Familia, desarrollado en saludo a la Jornada de la Cultura Nacional, en el cual participaron diversos proyectos musicales del territorio, quienes estuvieron conducidos por el maestro Oreste Saavedra, director de la Orquesta de Cámara de Holguín.

La Biblioteca Provincial de Holguín, Álex Urquiola, acogió la primera edición del proyecto Conciertos para la Familia. Foto del autor

Con la participación histriónica del proyecto teatral Palabras al Viento, como suerte de hilo conductor, el concierto fue una oportunidad para apreciar diversos valores del talento musical joven del territorio, quienes brindaron al público presente una variada oferta sonora, al recorrer un repertorio tanto nacional como extranjero, clásico y popular, como una opción para todas las edades.

Al respecto, el maestro Oreste Saavedra afirmó que “el proyecto surgió de la necesidad de rescatar espacios para la música de concierto y para la promoción del arte joven.  Hemos intentado involucrar a los estudiantes de la enseñanza artística, con un nuevo concepto, el cual es llamarlos artistas en formación, para ir creando en ellos los hábitos, protocolos y todo un comportamiento que se tiene en escena como artista profesional”.

“Buscamos propiciar un espacio un poco informal, un poco divertido, un poco diferente, para que pueda venir a disfrutar un público de todas las edades y sobre todo, que pueda venir toda la familia”, comentó Saavedra.

El concierto fue una oportunidad para apreciar diversos valores del talento musical joven del territorio. Foto del autor

Este proyecto tendrá como característica que debe hacer un recorrido por todas las cátedras e instrumentos que se enseñan en las escuelas, porque pretende hacer un aporte a la formación de los músicos que en el futuro conformarán parte de diferentes orquestas profesionales.

“Los conciertos los hemos diseñado de manera que no constituyan una carga para el sistema de estudios de la enseñanza artística; el próximo lo tendremos en noviembre y luego en el próximo año, antes de que termine el curso, en julio, tendremos 4 presentaciones más”, informó Oreste Saavedra.

Asimismo, tendrá como característica la invitación a diversos formatos y grupos establecidos, por lo que se convierte, además, en una oportunidad para la presentación y colaboración,así como para mostrar el trabajo que se está haciendo, en cuanto a música de concierto se refiere, en la provincia.

Este proyecto tendrá como característica que debe hacer un recorrido por todas las cátedras e instrumentos que se enseñan en las escuelas. Foto del autor

Por Abel Castro sablón

Defender la cultura a escudo y espada

Por Abel Castro Sablón

La Biblioteca Provincial de Holguín, Álex Urquiola, es uno de los centros más insignes de esta nororiental urbe cubana; por sus salones han pasado millares de personas, quienes buscan y encuentran sabiduría y esparcimiento en el infinito mundo de la literatura.

Es por ello que el Sindicato de Trabajadores de la Cultura decidió entregarle a esta institución su más alta distinción, “Escudo y Espada de la Nación”, con motivo del excelente trabajo desplegado durante el 2019 y el presente año, donde se ha vivido una situación excepcional con la pandemia de la Covid-19.

De manos de representantes de este sindicato y de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC) en la provincia, recibió el personal de la biblioteca tan meritoria distinción, con el compromiso de seguir laborando para mantener esa distinción.

Esta distinción se entrega a los centros presupuestados que, durante un período de tiempo, han demostrado un resultado sostenido en cuanto a las labores que desarrollan dentro del sector de la cultura.

“Esta institución lleva adelante una serie de tareas y acciones para la mejora constante del hábito cultural en la provincia y por ello es una insignia”, comentó Leonardo Aguilera, miembro del secretariado del Comité Municipal de la CTC en Holguín.

La mencionada distinción es un premio al esfuerzo constante de estos trabajadores, quienes a diario se empeñan en lograr que, tanto holguineros como visitantes, tengan un espacio donde el conocimiento y el sano esparcimiento sean el motivo principal. Desde este sitio se ha nutrido por años la intelectualidad holguinera, bajo aquella premisa martiana de que “ser cultos es el único modo de ser libres”.

Saber leer es saber andar: 15 años de Ascubi en Holguín

Por Erian Peña Pupo

Foto Eduardo Puente

El 15 aniversario de la filial de la Asociación Cubana de Bibliotecarios (Ascubi) en Holguín fue celebrado con un panel online trasmitido desde el perfil de Facebook de la Biblioteca Provincial Alex Urquiola, con la presencia de fundadores y miembros de la misma.

Con conducción del bibliotecario, investigador y profesor Eduardo Puente, el panel tuvo como invitados a Xiomara Rodríguez Ávila, primera presidenta de la Ascubi en Holguín, Neisy Pérez, vicepresidenta entonces, y Bertha María Anido Véliz, presidenta actual.

Xiomara, profesora de Ciencias de la Información en la Universidad de Holguín, recordó los orígenes y fundación de la Ascubi, el 12 de octubre de 2005, y como, además de las bibliotecas públicas, se ha extendido a otros profesionales de la información. Por su parte, Neisy Pérez enfatizó en el trabajo en los municipios, pues la Ascubi cuenta con asociados en los 14 municipios de la provincia, y secciones de base en la Universidad de Holguín, la sede pedagógica José de la Luz y Caballero y la Universidad de Ciencias Médicas Mariana Grajales.

Finalmente Bertha María Anido Véliz, presidenta desde 2014 y directora de la biblioteca municipal de Báguanos Enrique Hart Dávalos, felicito a los 178 miembros del gremio de la información en Holguín, subrayó metas, logros y perspectivas de la Ascubi.

Además, Lissette Piferrer Martínez fue reconocida con la membresía de honor de la Asociación, y se destacó el trabajo de Liudmila Leyva, directora de la Biblioteca Provincial.

 

Sesionó en Holguín encuentro virtual de investigadores del patrimonio

Por Bernardo Cabrera

El XXXIV Encuentro Provincial de Investigadores del Patrimonio sesionó los días 21 y 22 de septiembre en la biblioteca provincial “Alex Urquiola”, de Holguín, por primera vez de forma online y con un público completamente internauta, debido a la situación epidemiológica que enfrenta el país con la Covid-19.

El espacio de intercambio y socialización de experiencias, que esta vez tuvo como plataforma la página en Facebook de la Dirección Provincial de Cultura, se realizó en tres comisiones dedicadas a la conservación y preservación del patrimonio tangible e intangible, la continuidad histórica del patrimonio y la museología y la interacción con el público.

En esta edición especial intervinieron como panelistas importantes investigadores del territorio que abordaron entre otros temas los retos de la provincia y el país en aras de conservar el patrimonio y la memoria de las colecciones de los museos locales, así como la necesidad de auxiliarse de las nuevas tecnologías y digitalizar libros, actas y documentos para transmitir los conocimientos a las futuras generaciones.

La directora del Centro Provincial de Patrimonio Cultural, Evelin Hernández Cobas, refirió que “todos los años se desarrolla en esta fecha en saludo al natalicio de José Agustín García Castañeda, primer museólogo del territorio, insigne historiador y autor de La Municipalidad holguinera, uno de los libros más completos y consultados de la historia local, al comprender información político-social, económica, educacional y cultural”.

Un día para el historiador holguinero

Cada septiembre, hace ya 34 ediciones, la provincia de Holguín dedica par de jornadas a intercambiar sobre el patrimonio local, dicha iniciativa encuentra motivo principal en homenajear  a uno de nuestros principales promotores de la cultura y la historia del territorio: el naturalista, historiador, abogado y profesor, José García Castañeda.

Cada septiembre, hace ya 34 ediciones, la provincia de Holguín dedica par de jornadas a intercambiar sobre el patrimonio local. Foto del autor

A pesar de las dificultades organizativas que conllevan la realización de cualquier evento durante estos días, los museólogos nororientales no dejaron pasar por alto la fecha y dicidieron insertarse en las Redes sociales como vía idónea para propagar el conocimiento.

Nélida Peña Rodríguez, directora del Museo Provincial La Periquera, destaca que durante par de jornadas, 21 y 22 de septiembre, se han realizado varias conferencias on-line que versan sobre diferentes tópicos trascendentes para su profesión, así como para la sociedad en general: “Museología y sociedad” ocupó la tarde de este martes en la terraza de la Biblioteca Provincial Alex Urquiola, sede durante esta edición de los encuentros vía streaming.

Las políticas encaminadas desde estas instituciones hacia los sujetos, el lenguaje más propicio para llegar a la sociedad, o cómo desde el punto de vista histórico y natural, llegar a la comunidad y reafirmar nuestro sentido de identidad en cada individuo, fueron algunos de los temas profundizados por las especialistas en el encuentro vespertino, al que precedió uno sobre cómo proteger y amar para conservar el patrimonio para las generaciones venideras, y otro relativo al patrimonio y su continuidad, realizado en la mañana de hoy.

“En la mañana de hoy-apuntó la directora de La Periquera-, se realizó una pequeña ceremonia donde participaron algunos historiadores de nuestra provincia, para reconocer a Ángela Peña Obregón, a quien le debe mucho nuestra historia local y sus inmuebles: sus investigaciones han propiciado la restauración de cada espacio atendiendo a las características más apegadas a la versión arquitectónica original. La Unión de Historiadores de Cuba en Holguín se nos sumó al agasajo y hoy 22 de septiembre, en honor también a Pepito, como nosotros llamábamos cariñosamente a José Abreu Cardet, de quien sufrimos recientemente su partida física; se decidió tomar esta fecha como Día del historiador holguinero”.

Durante estas jornadas se han realizado varias conferencias on-line que versan sobre diferentes tópicos trascendentes para la profesión. Foto del autor

En lo adelante que no sea este el único día donde se rinda culto a estos consagrados profesionales que encuentran pasión en rescatar la memoria del pasado para las nuevas generaciones.