Jazz en Holguín, un Festival que se merece la ciudad

Por Erian Peña Pupo

Foto cartel cortesía del evento

La Dirección Provincial de Cultura y la Casa de Iberoamérica convocan al I Festival “Jazz en Holguín”, entre el 8 y 12 de abril, cita que incluye un Concurso con el objetivo de motivar la creación e interpretación de este género en jóvenes músicos menores de 35 años.

El Festival parte de una tradición jazzística en la provincia, con nombres imprescindibles como Pedro Nolasco Jústiz Rodríguez (Peruchín), Juanito Márquez, Ramón Valle, Julio Avilés, César Gutiérrez, Joel Milord y otros que son ya patrimonio de nuestro acervo; además en los últimos años se ha evidenciado un incremento de los exponentes de este género musical entre jóvenes estudiantes del Conservatorio José María Ochoa, comentó el promotor cultural Jimmy Ochoa Escalona, director del evento.

La cita, agregó en conferencia de prensa en la Casa de Iberoamérica, pretende asaltar el centro de la urbe con descargas, conferencias, conversatorios y proyecciones de audiovisuales, que crearán el ambiente propicio para el disfrute tanto del sonido tradicional como del contemporáneo. Se persigue, además, favorecer el diálogo necesario entre los estudiantes del sistema de escuelas artísticas, los músicos jóvenes y ya consagrados del género, mostrando a lo más relevante del jazz novel cubano y reviviendo el más de medio siglo de tradición de esta escena en la región, añadió Ochoa.

Este encuentro estará dedicado a Joel Rodríguez Milord y Julio Avilés, por el esfuerzo de mantener la tradición del género en la provincia, y a los 300 años del pueblo de Holguín.

En el Concurso que se realizará como parte del Festival podrán participar todos los jazzistas nacionales y extranjeros cuyas edades estén comprendidas entre los 16 y 35 años de edad en el momento que se realice el certamen, comentó Eduardo Ávila Rumayor, director de la reconocida institución holguinera. No es requisito indispensable el haber cursado academia o institución de la enseñanza artística, pero sí que los participantes cubanos pertenezcan al sistema de instituciones culturales del país: la enseñanza artística, la Asociación Hermanos Saíz (AHS) o el Instituto Cubano de la Música.

Se concursará en pequeño formato, que incluye el vocal, instrumental o la unión de ambos, con un estándar de jazz, un tema libre y otro perteneciente a un compositor cubano.

Jazz en Holguín, al que ya han confirmado músicos como Gerardo Piloto, Ramón Valle y Michael Herrera, pretende continuar y fortalecer una cultura del género en una ciudad que ha contado con espacios como el HolJazz y La esquina del Jazz, en Romerías de Mayo.

Confesiones como palabras al viento

Por Erian Peña

Considerada por la crítica especializada como una de las compañías de narración oral más importantes en el ámbito nacional, Palabras al viento ha basado su trabajo en la experimentación con la oralidad, pero también con las posibilidades de los recursos escénicos.

No es un colectivo de narradores orales en el ámbito más restrictivo del término: su más reciente estreno, Confesiones, inspirado en El libro de los abrazos, del escritor uruguayo Eduardo Galeano, y presentado en el Eddy Suñol como parte de las actividades de esta XXVIII Semana de la Cultura, confirma que Palabras al viento ha desbordado conscientemente esos límite, para abrirse a las amplias posibilidades de la creación.

Fermín López Hernández, director artístico y general de la compañía, partió para estructurar el espectáculo de doce de las historias que integran El libro de los abrazos y que “funcionan como unidades independientes, entrelazadas con la magia de los tecnicismos de la escena, dándole poder a la voz humana”. Son relatos fuertes, incluso varios de las más impactantes anecdóticamente en el libro, por tanto era necesario una especie de distanciamiento brechtiano, asegura, que en momentos es roto en busca de una cercanía casi palpable, incluso del diálogo. La cortina que los divide a mitad del escenario, al inicio y al final de Confesiones, que persigue este distanciamiento necesario, queda desplazada cuando narran “Celebración del coraje / 2”. Aquí un actor llega al escenario, intercambia con el público, lo interroga, lo hace pensar en el coraje, incluso cuando quien está frente al pelotón de fusilamiento es un asesino.

Si bien es cierto que cada una de estas historias son unidades independientes que pueden impactar de por sí, por su fuerza y realización, la estructura dramatúrgica que las agrupa le da coherencia y eficacia al discurso escénico de Confesiones. La torna compleja, ambiciosa, para un público no complaciente, que espere la confrontación, al salir del teatro con varias preguntas en la cabeza y con los sentimientos algo estrujados.

Esa experimentación escénica de la que hablábamos, sui generis en los colectivos de narración oral, que usualmente explotan, sobre todo, las posibilidades de la palabra y en ocasiones la música, es, en cambio, un sello distintivo del grupo holguinero, fundado en 2004. Confesiones parte de la confluencia de otras manifestaciones en función del lenguaje del cuento narrado oralmente. Básicamente narran, pero también actúan. Esta puesta y su trabajo reciente, como la versión de Bodas de sangre, el clásico de Federico García Lorca, tienen mucho de teatro, en la estructura escénica, en la vitalidad de actuación, en el manejo del cuerpo como medio de expresión más allá de la palabra.

Además, Palabras al viento potencia la escenografía, minimalista, esencial, capaz de trasmitir la fuerza y al mismo tiempo la sencillez de las breves historias de Galeano; el vestuario, cuyo diseño fue realizado por el propio Fermín López; las luces, cálidas o apoyando el distanciamiento y la cercanía con el espectador, en dependencia del momento. Ellos recrean atmósferas, apoyan las historias, evocan emociones. Los personajes, insisten en recordarnos ellos, son caracterizados solo por la voz. “La alambrada”, por ejemplo, es de una belleza plástica encomiable, un derroche de virtuosismo e inventiva en la escena, gracias al director, y al joven actor Lainier Verdecia.

Siete actores en escena –Yenxi Cruz, Yordanis Sera, Rocío Pérez, Lainier Verdecia, Yeriber Pérez, Linet Fardales y Daniel Núñez, estos últimos miembros del taller de la Compañía– nos demuestran que “no tienen fronteras los mapas del alma ni del tiempo”.Ellos insisten en la narración oral como posibilidad para seguir creyendo cada día.

Investigarnos y pensarnos desde la Casa Ibero

Por Erian Peña Pupo

“Esta es una colección de libros generada desde nuestra labor promocional que, sin dudas, marcará un hito”, aseguró el Dr. Eduardo Ávila Rumayor, director de la Casa de Iberoamérica, al presentarlas Colecciones Casa como parte del Ciclo de estudios de la cultura holguinera, que organiza la institución dentro de la XXXVIII Semana de la Cultura.

“Estas colecciones parten en principio del Premio Guarch, que aportó los textos iniciales en 2009, pero hemos establecido relaciones de trabajo con un grupo importante de intelectuales, ampliado nuestro trabajo editorial, incluso lanzado nuevos concursos para estimular la investigación y al mismo tiempo los fondos”, añadió.

Fotos: Wilker López

“Los concursos son un pretexto para crecer como institución e ir sumando cada año nuevas oportunidades. Además, pretendemos recuperar buena parte de la obra de Guarch, reeditar textos importantes, recopilar otros artículos dispersos”, comentó Ávila refiriéndose a la impronta del importante investigador José Manuel Guarch del Monte (1931-2001).

Entre los títulos publicados bajo el cuidado de la Casa, en coedición con sellos como La Mezquita, se encuentran: La obra musical religiosa de José María Ochoa, de Yanara Grau Reyes, que recibió el Premio Guarch en 2007; Huella y memoria hispánica en Holguín. Asturianos y baleares,de Bárbara Martínez Pupo, Yirka Rómulo Pupo y Lisbeth Pérez del Castillo, y José Manuel Acosta y el arte moderno en Cuba, de Mireya Cabrera Galán, que recibiera el prestigioso Premio Guarch que convoca la Casa en 2018.

Además, Ávila Rumayor presentó la revista Guayza, dedicada a la investigación y la crítica social, en su número 2, correspondiente a junio de 2019. “La revista es un sueño de hace más de seis años, que hemos visto crecer y consolidarse. Tenemos el número 3 en diseño y estamos armando el colchón editorial de la próxima. Incluso pensamos presentar este número en la Feria del Libro en La Habana. La revista viene siendo una idea de cómo queremos mostrarnos a los demás: de manera crítica, a través de la investigación…”

Como parte del Ciclo de estudios de la cultura holguinera, la Casa acogió también la conferencia “El objeto portable ornamental-ceremonial de los aborígenes agroalfareros del Oriente de Cuba”, por la Dr. C. Beatriz Dávila Abreu, quien mereciera el pasado año el Premio José Manuel Guarch del Monte y cuya investigación se publicará como parte de estos esfuerzos de la Casa por difundir el pensamiento y el análisis.

Como parte de los estudios iconográficos, “esta investigación incorpora ideas actualizadas”, al mismo tiempo que es “un paso de defensa de nuestra identidad” al estudiar el objeto como práctica estética en las comunidades agroalfareros de esta parte del país.

El sincretismo de Aníbal de la Torre

Por Darianna Mendoza Lobaina

Religión, fe, sincretismo e identidad desborda el joven artista de la plástica Aníbal de la Torre Cruz en la exposición personal “El que no tiene de Congo…”, la cual fue inaugurada este martes en la Casa de Iberoamérica en el contexto de la Semana de la Cultura Holguinera en su edición 38.

La muestra, explicó el creador, está compuesta en esta ocasión por seis piezas que buscan la introspección, hurgan en el pensamiento y la mezcla de creencias con el fin de exponer el legado de nuestros antepasados.

A través de matices ocres y sepia mediados por la abstracción, Aníbal entregaaquello que lo conmueve, su sentir más profundo, su intención de defender lo cubano, lo criollo, lo autóctono.

Joven artista de la plástica Aníbal de la Torre Cruz en la exposición personal “El que no tiene de Congo…”

“He experimentado a lo largo de mi carrera en busca de un sello personal, y El que no tiene de Congo… es algo propio e identificativo”, señaló Aníbal, quien se desempeña como metodólogo en el Centro Provincial de Casas de Cultura, es graduado de la Escuela de Instructores de Arte y licenciado en Estudios Socioculturales en la Universidad de Holguín.

Esta constituye la primera vez que Aníbal de la Torre presenta sus cuadros en la Casa de Iberoamérica, pero ha participado en más de 40 exposiciones colectivas nacionales e internacionalesy unas14 personales.

Varias de sus obras ilustran libros publicados bajo el sello de Ediciones Holguín y Ediciones La Luz, y otras forman parte de colecciones privadas en países como Cuba, México, Italia, Canadá, Estados Unidos, Honduras y Ecuador.

“El que no tiene de Congo…” contó en sus inicios con 14 cuadros y ocupó en marzo del 2019 la sala pequeña del Centro Provincial de las Artes Plásticas, con una excelente acogida del público y la crítica, aseveró el artista.

Durante la velada la Compañía folclórica La Campana realizó una presentación alegórica a las raíces afrocubanas que distinguen la religión yoruba, a tono con la temática de la expo.

La arqueología, otro tótem de la cultura holguinera

Por Vanessa Pernía Arias

Los historiadores estiman que cuando llegó Cristóbal Colón a Cuba, la isla estaba poblada por unos 300 000 aborígenes. Según las investigaciones, el clima era noble; la variada flora con abundantes alimentos desde frutas hasta tubérculos que aún forman parte de la dieta del cubano como la yuca y el boniato y la inexistencia de animales peligrosos, favorecían la vida de los pobladores. Aunque la cultura aborigen fue prácticamente exterminada se reconoce su presencia en la vida cotidiana de los que poblamos esta isla.

Fotos: Wilker López

Precisamente sobre las culturas originarias y su presencia en Holguín debatieron los arqueólogos Juan José Guarch, Juan Jardines y Yosbany Bruzón en el marco de la XXVIII Semana de la Cultura Holguinera, porque este tema ha sido otro emblema de la cultura de esta región del norte del oriente cubano, por donde se estima que desembarcó el Almirante a la entonces boscosa isla.

En el espacio fueron debatidas las distintas posturas sobre el poblamiento en el Caribe y, en particular, Cuba. Además, de las periodizaciones de las culturas aborígenes cubanas y los diferentes puntos de partida para su estudio, como los modos de vida y producción, regiones geográficas, sitios con características excepcionales, aspecto físico…

Fue resaltado el asentamiento aborigen más antiguo de Cuba, que es Farallones de Seboruco, localizado en el municipio de Mayarí y que constituye una apreciable reliquia para el conocimiento humano, pues es el lugar más arcaico del asentamiento aborigen del archipiélago cubano. Fueron, asimismo, analizadas las diferentes etapas por las que atravesaron nuestros primeros habitantes, así como su religión, modos de existencia y supervivencia, y el legado imperecedero en la conformación del cubano y su identidad, y cuyas raíces se mantienen vivas en lo más autóctono de nuestra cultura.

La Fiesta se fue a Bariay

Por Rosana Rivero Ricardo

El Almirante llegó en carabelas. Nosotros en caravana…, de ómnibus. Cristobal Colón descubrió “La tierra más hermosa” aquel 28 de octubre de 1492 y protagonizó el histórico encuentro entre las culturas europea e indoamericana. Nosotros arribamos cinco siglos y 27 años después a Bariay, para celebrar el suceso mundial, en la Fiesta de la Cultura Iberoamericana.

Los participantes de la 25 edición del evento arribaron al sitio arqueológico de Cayo Bariay, donde se conservan objetos diversos de adorno corporal y uso ceremonial elaborados en concha y hueso. Gracias al descubrimiento de estas evidencias, el doctor José Manuel Guarch del Monte confirmó que Bariay fue el lugar de encuentro entre el Viejo y el Mundo.

Fotos: Wilker López

Estas aventuras científicas fueron recordadas por Ángel Graña, geógrafo miembro de la Fundación Antonio Núñez Jiménez -quien participó en esta relevante investigación- tras la develación de la tarja en saludo a la edición 25 de la Fiesta de la Cultura Iberoamericana, precisamente en el lugar que marca la génesis del proyecto de la Casa y su magno evento.

En la jornada se concedió la Distinción Casa de Iberoamérica a Ernesto Angulo, miembro del Comité Organizador de la Fiesta por un cuarto de siglo. Asimismo se reconoció la labor desarrollada por Eduardo Ávila Rumayor, director de la institución.

En la jornada en la que también se conmemoró el aniversario 60 de la desaparición física de Camilo Cienfuegos, una de las dedicatorias de la fiesta, se homenajeó al Comandante más carismático de la Revolución Cubana. Delegados y artistas lanzaron rosas al mar, muy cerca del Monumento consagrado al V Centenario del descubrimiento mutuo de dos mundos.

En el escenario ubicado en las arenas de la playa de Bariay el trovador Fernando Cabrejas continuó el homenaje al Héroe de Yaguajay con la canción Como paloma blanca  que le dedicara, en el espectáculo Dos Mundo.

Como parte de esta velada se fundieron las raíces hispánicas y africanas que conforman el ajiaco cultural cubano con la actuación del Ballet Folklórico de Oriente y la Compañía de Baile Flamenco Andarte, de Camagüey.

Al Caribe estuvo dedicada está Fiesta, región que estuvo representada en la voz del joven músico Juanito Luis Pascal, proveniente de Haití y la Steel Banda del Cobre, de Santiago de Cuba, la cual ha hecho suyos instrumentos propios de Trinidad y Tobago.

También amenizaron el espectáculo el septeto femenino Kumbayá de Holguin, y el Proyecto Ojos, de estatuas vivientes, de Santiago de Cuba.

En la mañana se brindó por Iberoamérica con vino del Club de vinicultores Bayado, en representación de las culturas grecolatinas, y casabe hecho en las comunidades de Bariay y Jururú, como reflejo de los habitantes originarios de la región.

En la tarde se realizó la convocatoria a la edición 26 de la Fiesta de la Cultura Iberoamericana que estará dedicada a los Pueblos Nuevos. Cerró la jornada, la actuación de la agrupación holguinera Mentes Callejera, en el anfiteatro de Bariay.

Cierre de excelencias para el Congreso de Pensamiento

Por Vanessa Pernía Arias

La última sesión del Congreso Iberoamericano de Pensamiento convocó, mediante el panel “Pensamiento feminista: miradas desde las márgenes”, integrado por las investigadoras y profesoras universitarias Yuliuva Hernández, Maribexi Calcerrada, Aida Torralbas y Ania Pupo, y moderado por Tatiana González, a reflexionar sobre las líneas más fructíferas del pensamiento feminista de Iberoamérica, con una mirada hacia otras regiones.

El feminismo como postura desde la ciencia ha sido abordado por diversas áreas del conocimiento y en numerosas naciones; en Iberoamérica, por ejemplo, destacan países como España, Brasil y México, que han tratado el feminismo de manera inclusiva y sistemática.

Fotos: Wilker López

Según lo comentado por las panelistas, el pensamiento feminista se ha ido integrando y creciendo desde la concepción ideológica y política, en un abordaje que pasó de ver a la mujer como ente monolítico y homogéneo, para convertirse en un ser más plural con igualdad de condiciones y derechos. Para ello, precisaron, se requiere estudiar a las féminas en un contexto local situado, entendiendo las determinaciones que forman parte de nuestra identidad, como el color de la piel y la inserción social clasista, entre otras cuestiones.

En cuanto al contexto nacional se han realizado avances en la concepción de la mujer en el ámbito público, porque existe el interés de que estén representadas estadísticamente en el espacio laboral, en otros quehaceres sociales y en una posición equitativa respecto a los hombres en estos ámbitos, comentaron.

También, como parte de esta jornada final del Congreso, fue presentado el número 47 de la revista Arte por Excelencias, a cargo del periodista y editor Alexis Triana. Los textos que aparecen en la misma son un compendio de todo el buen arte que discurre en Iberoamérica.

Ilustrada en la portada por el artista Alberto Lezcay, con la obra “Pubertad”, y en contraportada con “La virgen del teléfono”, de la creadora catalana radicada en Holguín Cristina Fonollosa, la revista transita por diferentes certámenes culturales que constituyen patrimonios de nuestros pueblos, entre ellos: La Fiesta del Caribe, en Santiago de Cuba; La Fiesta de la Cubanía, en Bayamo, y el Festival Internacional de Cine de Gibara, en Holguín.

Asimismo, sobresalen otros textos por la calidad y lo oportuno del tema, entre ellos: “Eticidad cultural iberoamericana”, del artista Manuel López Oliva; “Electa Arenal, una mexicana en Cuba”, de la investigadora Yuricel Moreno; además de la inmediata y pertinente entrevista a la directora cinematográfica costarricense Ishtar Yasin Gutiérrez, a propósito de su obra y su Premio en el Festival Internacional de Cine de Gibara, a cargo del periodista y escritor Erian Peña Pupo, así como una reseña suya del certamen gibareño. También aparecen textos de la mano de los críticos Tony Piñera, Omar Valiño, entre otros.

Para poner punto final a este fructífero encuentro teórico los participantes expusieron su Declaratoria sobre la cita y se convocó al próximo Congreso Iberoamericano de Pensamiento, en su edición XV, previsto para octubre de 2020, un espacio donde la ciencia y el pensamiento reúne a investigadores de otras naciones y provincias hermanas en busca del debate y la reflexión en torno a temáticas puntuales de nuestra Iberoamérica.

El matiz de pluralidad que somos

Por Arlene Gómez Palacios y Thalia Ruiz Desdín

El pasacalle iberoamericano resultó un pórtico de identidad en la XXV Fiesta de la Cultura Iberoamericana. Fue un desfile lleno de matices desde una identidad genuina que nos define del resto y eleva lo que cada uno lleva de Iberia, África, el Gran Caribe y Latinoamérica. El colorido momento se privilegió con la presencia del Embajador Plenipotenciario de la República de Trinidad y Tobago en Cuba Dr. Lancelot Cowie y el maestro Frank Fernández junto a personalidades destacadas del arte y la cultura del país.

Pasacalle Iberoamericano. Fotos: Wilker López

Diversos ritmos inundaron las calles holguineras desde el emblemático parque El Quijote. Detuvieron al caminante, robaron la atención del joven absorto frente a un televisor o de la madre en la cocina. Muchos se asomaron a las puertas, tomaron fotos, movieron los pies al compás de la conga; otros se unieron al tradicional pasacalle y acompañaron a los artistas durante el animado trayecto.

Resultó inevitable no detenerse ante el paso de la fiesta, no cantar algún estribillo de las canciones mariachis o apreciar el talento de las bailarinas de las distintas compañías y academias de flamenco; incluso hacerse una selfie con los hombres completamente pintados o el disfrazado de españolito al frente de los integrantes de las comunidades de españoles naturales y descendientes de Holguín.

La atractiva visualidad de la Compañía Ojos, proveniente hermana provincia de Santiago de Cuba encabezó el desfile junto a estudiantes abanderados de la Escuela Pedagógica José Martí. A su vez recorrieron las calles holguineras hasta el parque Carlos Manuel de Céspedes la Banda Provincial de Conciertos bajo la batuta del maestro Humberto Pino, la Academia profesional de Artes Plásticas ALBA y alumnos de la Escuela Vocacional de Arte Raúl Gómez García de Holguín.

Desfilaron también integrantes del Club del Danzón José María Ochoa, naturales y descendientes de las comunidades españolas acogidas durante la Fiesta en el Centro Cultural Ibérico, el club de vinicultores Bayado y la compañía flamenca Renacer; Mónica Dance Ballet Español de Holguín, la academia Encuentro y el Proyecto Reciclarte de la Casa de Cultura de la Ciudad Cubana de los Parques.

El Pasacalle Iberoamericano se apropió además del Mariachi Holguín, la Academia Alas, la compañía camagüeyana Renacer, el Proyecto La Colmenita de Holguín, Alas Buenas, la compañía folclórica La Campana, el Teatro Guiñol de Holguín y la Conga.

El especial momento de la XXV Fiesta de la Cultura Iberoamericana finalizó con la evolución de amigos artistas llegados de diferentes latitudes entre los que se destacaron la cantante mexicana Ivette Ríos, quien visita la ciudad de Holguín por segunda ocasión junto a Ito García también de México. Desde Costa Rica el público holguinero disfrutó del grupo 3CC y del dúo español Kiko y Sara. La hermana República de Haití se hizo sentir con la voz de Juanito Louis Pascal junto a una agrupación coral de estudiantes universitarios provenientes de Sudáfrica hizo que la tarde de este 25 de octubre adquiriera el perfecto matiz que define y nos identifica desde la pluralidad que somos. Antes de finalizar, el talento del repentista Emiliano Sardiñas se hizo notar y la presidenta del ICAP convocó a la firma por la liberación del ex presidente de Brasil Luis Inacio Lula Dasilva y con el ritmo de la Steel Band de El Cobre cerró la tarde de segunda jornada de la XXV Fiesta de la Cultura  Iberoamericana.

Bonito y sabroso canta la mexicana

Por Rosana Rivero Ricardo

En la experiencia de Benny Moré, bonito, sabroso e igualito que las cubanas bailan el mambo las mexicanas. Mas las similitudes entre ambas trascienden a la música. Para confirmarlo, basta conocer a Ivette Ríos, yucateca que visita por segunda vez a Holguín, para participar en la XXV edición de la Fiesta de la Cultura Iberoamericana.

Fotos: Wilker López

“El año anterior me recomendaron una maestra que llegó a Mérida a trabajar. Era Conchita Casals, quien fuera directora del Teatro Lírico de Holguín. A través de ella obtuve el contacto para venir, algo que hacía mucho tiempo quería hacer.

“En 2018 solo pude asistir tres días, pero quedé muy satisfecha con la acogida. El público es exigente y conocedor y me incita a superarme. Por eso regreso. Vine acompañada en el piano por el maestro Andrés Arriaza, quien fuera director del Orfeón Holguín, y es, además, mi coach vocal”.

Ella, al igual que su tocaya espirituana Ivette Cepeda, le gustan las canciones con letras, que tengan “sustancia”. En sus palabras: “mi género es el romántico, ya sea bolero, trova o son”.

Todas esas sonoridades estuvieron presentes en el primer concierto que ofreció en la tarde del 24 de octubre, en la Casa de Iberoamérica, con un repertorio muy a propósito de la región. Hubo música cubana, por supuesto, con temas de Noel Nicola –Te perdono– y del Trío Matamoros –Lágrimas Negras. También estuvo presente México en las letras de Armando Manzanero y Álvaro Carrillo. Hasta un vals peruano devino bolero en esta jornada en que la artista compartió escenario, improvisadamente, con el solista holguinero Nadiel Mejías.

Esta fue solo una pincelada de la actuación de Ivette en la Fiesta, quien se presentará el día 25, en el Pasacalle Iberoamericano, con el tema Bueno, bonito y barato, del cubano Mauricio Figueral.

“El domingo 27 estaré en la sede de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, con un concierto que incluye los temas Tú eres la música que tengo que cantar, de Tony Pinelli y Si yo hubiera sabido, de Orlando Bistell. Añadí tres de las más famosas canciones de José José, como homenaje tras su deceso, y otras composiciones argentinas, peruanas, mexicanas y españolas”.

Eres sicóloga de profesión, ¿cómo llegas a la música?

“Estudié la carrera, pero hace 14 años, poco antes de cumplir los 40, decidí que lo mío, lo que traía en el corazón y me hacía feliz era cantar. Empecé a buscar cómo profesionalizarme, pero soy una intérprete empírica. Tengo algunos estudios básicos de piano para entenderme mejor con los músicos”.

¿Qué crees une a Cuba y tu tierra?

“La música, el clima y la amabilidad de la gente. Ustedes son tan buenos anfitriones como nosotros. Musicalmente estamos conectados, sobre todo en Mérida. Allá la trova cubana y la trova yucateca están muy unidas. Se asemejan muchísimo”.

¿Qué te ha impresionado de la Fiesta de la Cultura Iberoamericana?

“En cada esquina hay música. Eso me encanta y es diferente. En un lado hay jazz; en otro, rumba y más allá, pop. Disfruto todo”.

Apuntes para una historia

Por Julio César

No solo para el disfrute del arte de elevada factura, que se produce bajo la influencia peninsular, es concebida la Fiesta de la Cultura Iberoamericana; el prominente evento deviene además en plataforma imprescindible para el intercambio científico y académico de quienes disfrutamos del prolífero legado hispánico.

Al cuarto de siglo arriba durante esta edición la cita más importante en materia cultural que se realiza en el segundo semestre del año y, para la mañana de este viernes 25 de octubre, el marco fue propicio para intercambiar en torno a los derroteros actuales de la comunicación.

Fotos: Wilker López

La Casa de Iberoamérica, corazón de la Fiesta…, devino en escenario para la literatura, por tal motivo el centro de la mañana fue la presentación del texto “Relaciones Públicas. Apuntes para una historia”, del uruguayo Román Pérez Senac (1931-2013).

“Aprovechamos el marco de la fiesta para presentar este libro que guarda intrínseca relación con el evento, y que además es una especie de guía, no solo para el comunicador, sino para cualquier persona, por la importancia que revisten las RP en el contexto actual”, destacó José Enrique Agüero Pérez, presidente de la filial en Holguín de la Asociación Cubana de Comunicadores Sociales.

Como un material de necesaria consulta para los relacionistas públicos, por la rica documentación y el estilo ameno que lo caracterizan, catalogó Magdaleinis Serrano Rodríguez, presentadora del libro surgido a partir de una sugerencia, que en breve se convirtió en una “obra histórica monumental” bajo la autoría de quien se considera el “gran Maestro de las Relaciones Públicas Iberoamericanas”.

Doctor Honoris Causa de la Universidad de San Martín de Porres (Lima, Perú); Presidente Honorario del Forum Internacional de Comunicación y Relaciones Públicas de la Universidad Complutense de Madrid; presidente en nueve ocasiones de la Confederación Interamericana de RRPP (CONFIARP) y consejero permanente de esta organización hasta su muerte; y ganador del Premio Nacional de Relaciones Públicas en España y Argentina, son algunos de los méritos que ostenta Román Pérez Senac, sin dudas un referente dentro de esta materia dentro del plano comunicológico.

La mañana fue propicia además para que la Asociación realizara la venta de otros textos relacionados con la temática que les compete, todos ellos pertenecientes a la Editorial Logos, entre ellos Logotipos y fondos gráficos: dos tipologías de signos identificadores (2012), de Norberto Chávez y Arnulfo Espinosa; Marcas (2015), bajo la autoría de Arnulfo Espinosa; Planeación de mercadotecnia en la empresa cubana (2009), firmado por Ángel Ramón Hernández Gómez; y Dirección de los procesos creativos (2012), de Eduardo Bosch Jhones.

“Qué mejor lugar que la casa Ibero para presentar este libro, volumen con datos signicativos sobre la disciplina, con un recuento por varios países de América Latina, e Iberoamérica en general”, apuntó Magdaleinis Serrano sobre este recuento de 50 años de RP en nuestra región, el texto se presentó por primera vez en el marco de la CONFIARP, el 26 de septiembre, coincidiendo con el día del relacionista público, además de ser “de obligada consulta para todo el que está interesado en el ámbito de la comunicación”.