Arte iberoamericano por encima del tiempo y el espacio

Toda una novedad en la historia de las artes visuales en la provincia como ha sido esta Fiesta de la Cultura Iberoamérica online hasta el día 28 resultó la Muestra Iberoamericana de Artes Visuales Por encima del tiempo y el espacio, inaugurada en el Centro Provincial de Artes Plásticas, con la consiguiente entrega del premio Electa Arenal.

Toda una novedad en la historia de las artes visuales en la provincia ha sido esta Fiesta de la Cultura Iberoamérica online. Fotos Wilker López

Esta muestra «explora y se pone a disposición de la tecnología de la información y sus plataformas socializadoras y abre el diapasón a una infinitud de públicos que podrá interactuar desde sus dispositivos móviles, en cualquier latitud, quizás desde la comodidad de su hogar; a la vez, reporta la posibilidad de jugar con el espacio galérico, de aun estar físicamente en él y visualizarlo de un modo distinto, posible y perfectible», asegura Yuricel Moreno, directora de la institución, en las palabras de apertura.

Teniendo como antecedente la Muestra Electa Arenal, realizada a inicios del presente siglo, esta exposición iberoamericana amplía los alcances «al concebirse además como concurso que pretende incentivar la participación de los artistas de la región. En esta primera ocasión, se apuesta por un diálogo inclusivo de lenguajes tradicionales, pero todos contemporáneos porque se han realizado desde aquí y ahora de países como Guatemala, México, Italia, España, Venezuela, Estados Unidos, Paraguay y Cuba», comenta.

Alojada en la plataforma Ciudad Nuestra (ciudadholguin.gob.cu), la muestra expositiva «reúne poéticas que exponen imágenes identitarias, otras documentan el contexto inmediato o lo interrogan; mientras coexisten con ellas, la fabulación, lo onírico y surreal. De esta manera puede hablarse de religiosidad, de paisajes exuberantes, de rejuegos con la historia del arte, de elementos que hablan del patrimonio intangible de comunidades originarias, en suma, de la herencia que converge con nuevos tiempos y formas de hacerse notar, de sobrevivir y mirar al futuro a través de pinturas, fotografías, grabado, collage, la documentación de performances e instalación», añade Yuricel.

Alojada en la plataforma Ciudad Nuestra (ciudadholguin.gob.cu), la muestra expositiva reúne poéticas que exponen imágenes identitarias. Fotos Wilker López

Entre los artistas que encontramos están: Accel Vázquez, Sergio Alvarado y Melvin Antonio Tajiboy (Guatemala), Cristina Fonollosa (España-Cuba), Diego Leonardo Rivas (México), Paolo Seghizzi (Italia), Jorge Valladares (Paraguay), Nelson Mulet (Cuba-Estados Unidos) y de Cuba, entre otros, Annia Leyva, Iveity Pérez, Edelce Rodríguez, Jorge Báez, Felipe Alarcón, Leonides Lazo, Aníbal de la Torre, Yovanis González, Pedro Quiñonez, Moisés González Acosta, Mariannis Mirabal, Salvador Pavón, Solangel Ayala, Claudia Amat, Osmani Estupiñán. De invitados, Jorge Hidalgo (Cuba) y Joel Ochoa (Venezuela).

Asimismo, fue entregado el Premio Electa Arenal como parte de la Muestra Iberoamericana de Artes Visuales. El jurado, integrado por Freddy García Azze como presidente, y Juan Isidro Siam Arias y Josvel Vázquez Prat, decidió otorgarlo por la multiplicidad de lecturas de un discurso que transgrede lo nacional y universaliza lo más autóctono de nuestras raíces, a la instalación Faro II, del escultor holguinero Luis Silva.

Fueron entregadas, además, las siguientes menciones, por los valores generales y la intencionalidad del discurso: Amor Fronterizo, de Felipe Alarcón Echenique; Amuleto, de Laura Gabriela Vaillant Agramonte; Sentido de supervivencia, de Yoel Torres Montero; Alegoría, de Yovanis González, y Juego, de Lidisbelis Carmenate Díaz.

En la noche fue entregado el Premio Electa Arenal como parte de la Muestra Iberoamericana de Artes Visuales. Fotos Wilker López

Por Erian Peña Pupo

Iberoamérica en Casa para las artes plásticas

La revista cultural online Iberoamérica en Casa en la primera de sus emisiones estuvo dedicada a las artes plásticas y su impronta en las anteriores edición de la Fiesta.

Conducción de Ernesto Angulo y realización de Producciones Angulo Ancho desde la Sala pequeña del Centro Provincial de Arte tuvo la revista.

Con conducción de Ernesto Angulo y realización de Producciones Angulo Ancho desde la Sala pequeña del Centro Provincial de Arte, la revista tuvo como primera invitada a Yuricel Moreno Zaldívar, directora de esta institución y quien ha organizado el encuentro de las artes visuales en pasadas ediciones de la Fiesta: La experiencia de trabajo en la Casa de Iberoamérica fue muy importante porque permitió unir en un mismo objetivo la labor de investigación y la promoción cultural, junto al trabajo de relaciones internacionales que nos permitió abrir nuevos horizontes en la gestión cultural.

La Casa, desde las primeras ediciones de la Fiesta, tuvo en las artes plásticas la posibilidad de mostrar la diversidad de esa amplia área geocultural que es Iberoamérica, y eso ha estado presente cada año en las exposiciones, donde dialogan estos artistas que llegan desde diferentes latitudes con los creadores locales, pero también con importantes autores del ámbito nacional que vienen a Holguín”, añadió Yuricel.

Además, abordó el trabajo en el Salón Iberoamericano Las Artes Plásticas en Iberoamérica, muestra online con 41 obras en concurso de autores de 10 países, entre ellos España, Italia, Estados Unidos, Guatemala, México, Chile y Cuba, que plantea nuevos retos, otras maneras de enfocar el trabajo para años venideros, pues es una experiencia que puede perfectamente reeditarse más allá de las circunstancias, y que nos da la ganancia de utilizar otras plataformas para dar a conocer nuestro quehacer y la mirada que creadores de diferentes partes del mundo tienen sobre sus realidades.

El Salón Iberoamericano muestra online con 41 obras en concurso de autores de 10 países.

La revista, con la presentación musical del Dúo Conexión con los temas Guataka City, El desafinado y Tres palabras, conversó también con los artistas Magalys Reyes Peña y Ronald Guillén Campos, a propósito de sus respectivas obras; recordó la obra del pintor, dibujante, ilustrador y muralista holguinero Cosme Proenza Almaguer, y compartió videos enviados por artistas de la región para esta edición de la Fiesta, como Joel Ochoa (Venezuela), Alfredo García (Guatemala) y Fernando López Guevara (Ecuador).

Por Vanessa Pernía Arias y Erian Peña Pupo

Muestra colectiva de artistas holguineros

Con la premisa de que «el arte es una obra de nuestro intelecto, una obra que solo ha sido desencadenada por la naturaleza», al decir del pintor y escritor francés Maurice Denis (1870-1943), la galería de la Casa de Iberoamérica exhibe una exposición colectiva de artistas holguineros, como parte de las actividades de esta 26 edición de la Fiesta.

El arte es una obra de nuestro intelecto, una obra que solo ha sido desencadenada por la naturaleza. Fotos Wilker López

Las palabras de Maurice Denis, utilizadas en el catálogo de la muestra, escoltan 10 piezas de importantes creadores de la provincia, y otros más jóvenes con una obra ya reconocida en exposiciones colectivas, que integran los fondos institucionales de la Casa.

Encontramos en la muestra, con museografía de Josvel Vázquez Prat y diseños de Javier Erid Díaz Zaldívar, cinco piezas de la serie Visión Caribe, del maestro Jorge Hidalgo Pimentel, a partir del collague y la técnica mixta sobre lienzo; además «Hacia el futuro», de Rolando Salvador Pavón; «Género y Color son irrelevantes», de Ronald Guillén Campos; «Máquina con una ligera mirada a la izquierda», de Wellis Peña Ávila; «Río Mayarí», de Roberto Barzaga Frómeta, y «Trasmutación», de Ernesto Ceballos Hernández.

La muestra cuenta con museografía de Josvel Vázquez Prat y diseños de Javier Erid Díaz Zaldívar. Fotos Wilker López

Estas piezas, adquiridas al Fondo Cubano de Bienes Culturales (FCBC), refuerzan el interés de la Casa en salvaguardar el quehacer artístico holguinero, comentó Eduardo Ávila Rumayor, director de la institución y presidente del Comité Organizador de la Fiesta.

Estas son una parte de la colección de la Casa y ambientarán las paredes del Centro de Estudios para el Desarrollo Sociocultural (CEDES) en su renovada sede de la calle Maceo.

Por Erian Peña Pupo

Inició Congreso Iberoamericano de Pensamiento en Holguín con más de 350 delegados semipresenciales

Fotos: Wilker López

Por Bernardo Cabrera

Con las palabras de apertura del Dr.C. Eduardo Ávila Rumayor, presidente del Comité Organizador de la XXVI Fiesta de la Cultura Iberoamericana, inició en Holguín el Congreso Iberoamericano de Pensamiento, considerado como la columna vertebral del evento. Continuar leyendo «Inició Congreso Iberoamericano de Pensamiento en Holguín con más de 350 delegados semipresenciales»

¡Bienvenida Iberoamérica!

Música y danza, en una sutil simbiosis, ofrecieron el saludo virtual a los delegados foráneos y nacionales que participarán en la XXVI Edición de la Fiesta de la Cultura Iberoamericana. Si de resilencia se trata, no hay mejor evidencia que la celebración de la presente cita de manera on line, para no pasar por alto uno de los festejos más importantes del nororiente cubano.

“Holguín no ha dejado de convertirse en la Capital de la cultura iberoamericana”. Foto: Wilker López

En una gala netamente de talento local, el Teatro Eddy Suñol, epicentro de grandes sucesos en el territorio, acogió las presentaciones de la Orquesta de Cámara de Holguín, bajo la batuta del Maestro Oreste Saavedra, quien se hizo acompañar además del tenor Yuri Hernández. Como era de esperar, la música fue protagonista e, Isabel García Granados, directora general de la velada, invitó además al solista Nadiel Mejías, el trovador Fernando Cabreja, y a los talentosos pupilos del Teatro Lírico Rodrigo Prats. No podía faltar a tan aclamada cita una institución insigne del territorio, la Compañía de Danza Contemporánea Codanza, quien deleitó con sus interpretaciones a los presentes en la noche de este 24 de octubre.

No podían faltar en velada las palabras del Dr. C. Eduardo Ávila Rumayor, director de la Casa de Iberoamérica y Presidente del Comité Organizador de la Fiesta: “Holguín no ha dejado de convertirse en la Capital de la cultura iberoamericana, la región cultural conformada por los dos continentes, que en 1492 se encontraron en un punto de nuestra geografía, tiene enormes desafíos que la cultura, los artistas, intelectuales y promotores tenemos el reto de enfrentar. En medio de la profunda crisis por la Covid-19 el convite ha cambiado los tradicionales esquemas de realización, sin embargo, qué grata sorpresa poder reunir a tantos amigos nuevamente: cerca de treinta mensajes grabados de una veintena de países se incorporan a las revistas que transmitiremos por la televisión y las Redes Sociales, muchos más tienen confirmado presencia en los enlaces del Congreso Iberoamericano de Pensamiento. Los meses del confinamiento nos han hecho ver que el distanciamiento es solo físico, nunca hemos dejado de estar conectados con los amigos de Iberoamérica”

En esa apuesta por la interconectividad y las plataformas multimedias para erradicar las barreras de distanciamiento social que nos impone la presente situación epidemiológica, la presente cita aspira a alcanzar niveles de participación similares a los de sus precedentes, pero esta vez vía Internet. Según Ávila Rumayor, “esta Fiesta que hoy comienza es la expresión de tremenda responsabilidad por construir más allá de las diferencias e historias compartidas, verdaderos lazos de unidad, sean bienvenidos esta vez desde los espacios virtuales, las Redes Sociales, las plataformas de comunicación, a la XXVI edición de la Fiesta de la Cultura Iberoamericana. Holguín les regala su infinito amor”.

La visión cultural de la Revolución está impregnada en la Casa de Iberoamérica

Fundar una institución como la Casa de Iberoamérica en el oriente cubano, tan cercana a un polo turístico que empezaba a desarrollarse, es una visión de futuro y de política cultural estratégica de defensa de la identidad, de proyección de la cultura cubana hacia el mundo, asegura el Dr.C. Eduardo Ávila Rumayor, director de la Casa y presidente del Comité organizador de la XXVI Fiesta de la Cultura Iberoamericana que este año se realiza, principalmente desde las plataformas digitales, del 24 al 28 de octubre.

Fundar una institución como la Casa de Iberoamérica en el oriente cubano, tan cercana a un polo turístico que empezaba a desarrollarse, es una visión de futuro y de política cultural estratégica de defensa de la identidad. Fotos Archivo

El 23 de octubre de 1993, teniendo como antecedente inmediato las celebraciones por el V Centenario del Encuentro de las dos Culturas, el Dr. Armando Hart Dávalos, entonces Ministro de Cultura, y el investigador José Manuel Guarch Delmonte, fundaron la Casa de Iberoamérica con el objetivo de profundizar, a partir del estudio y promoción de la cultura nacional y regional, en las relaciones histórico-culturales que conforman la cultura en la región. Poco después nace la Fiesta de la Cultura Iberoamericana como evento integrador donde confluyen espacios teóricos, artísticos, comunitarios y de animación sociocultural que propicia el diálogo, el intercambio y la solidaridad.

Veintisiete años después de la fecha fundacional, la Casa de Iberoamérica consolida sus intereses fundacionales y se proyecta «en diálogo continuo con la región», añade Ávila Rumayor, director desde hace nueve años de esta importante institución de la cultura cubana, y con quien conversamos a propósito de su 27 aniversario y la XXVI Fiesta.

La cultura como factor de resiliencia

Este es un concepto que expresa la capacidad que tiene los individuos de sobreponerse a cualquier necesidad, inclemencia o cuestión que atente contra su tranquilidad. Y lo que hemos vivido en los últimos ocho meses simplemente nos ha hecho, además de todo lo que ha tenido que ver con la protección, con el hecho de resistir, ver un importante número de oportunidades, de capacidades, que teníamos a nivel institucional y que la cultura tiene en función de lo estamos viviendo en el mundo hoy.

La resiliencia no solo implica la resistencia, sino la capacidad de reincorporarse sin perder. Estamos, incluso, dando una visión distinta de lo que significan estos procesos de la identidad, de resistencia, en un mundo contemporáneo. La pandemia nos ha obligado a hacer una mirada a la identidad que implica los procesos culturales, económicos, sociales, de índole productivo, que en ese nicho que ha resistido tantos embates por más de 500 años, que estén hoy en día y que sirvan para enfrentar la nueva realidad, nos pone de cara a un concepto de identidad que está marcado no solo por la resistencia, sino por la capacidad de insertarse en la dinámica de desarrollo de futuro.

La Covid-19, un antes y un después

La Casa ha entendido siempre la capacidad de anticiparnos. Permanentemente vamos a estar bajo el escollo de los ciclones, por lo que tenemos esquemas diseñados para enfrentar situaciones de ese tipo. La Covid-19 no la teníamos prevista, claro; sin embargo sí intuimos que la variante tenía que ser defender la Fiesta, que existiera, que no se parara, pues la cultura debe ser un proceso que acompañe socialmente el momento que se estaba viviendo, y así diseñamos un proyecto de realización de la Fiesta.

El 23 de octubre de 1993, Armando Hart Dávalos y José Manuel Guarch Delmonte, fundaron la Casa de Iberoamérica. Fotos Archivo

La Covid-19 va a marcar un antes y un después incluso desde el punto de vista de la civilización. Hay una mirada distinta no solo a los aspectos de la vida cotidiana, sino política, económica, que en muchos casos van a ser rediseñados por completos, y en el caso de la cultura, su capacidad de acompañar los procesos de resistencia, reconvención, reinvención del propio individuo. Aplicar este concepto, que nos hizo aplazar el que teníamos para este año, nos ha dado la oportunidad de crear espacios, sino también de pensar la capacidad que podemos tener y sobre todo, defender un principio valedero para todo el país como baluarte de la Revolución, que es que la cultura salva. Y en ese sentido, haberlo rápidamente captado y planteado como diseño de la Fiesta, viene a reforzar ese principio que estamos defendiendo, que la cultura puede acompañar todo ese proceso de reconversión que nos ha obligado la vida actual.

Enfrentando retos cada día

La capacidad readaptarse está entre los temas más significativos para una institución cultural. La Casa ha ido moviéndose sin perder la capacidad de nuclear al resto de las instituciones. Y por supuesto, la existencia de personas vitales para la Casa, desde su primer director, José Manuel Guarch Delmonte –que incorporó no solo su pensamiento sino hasta su familia, en el proceso de creación de la Casa, marca una impronta–, José Novoa, un inminente historiador, Jesús Téllez, Tatiana Zúñiga… La propia existencia de la Fiesta, que ha tenido también que reacomodarse, porque el contexto político de Latinoamérica así lo ha exigido; ha sido muy variable, pues hubo un acompañamiento desde las políticas de los gobiernos que favorecían el diálogo con Cuba, pero hace tres años, después del retroceso de las izquierdas en Latinoamérica, que ha sido muy difícil. La Casa ha ido reacomodándose y enfrentando los restos cada día.

La Casa y la Fiesta, baluartes de la política cultural cubana

La Casa defiende una serie de principios y valores que se basan en el pensamiento cultural de la Revolución Cubana, que viene con Hart, Fidel, Guarch, Retamar y otras personalidades que nos han acompañado, como Pablo Armando Fernández, Abel Prieto, María Dolores Ortiz, José Luis Moreno del Toro… La visión cultural de la Revolución está impregnada en la Casa. Si bien es cierto que no se puede olvidar lo que significó el encuentro en 1492, desde el punto de vista científico, político, cultural, tampoco nos podemos olvidar de la existencia de una marcada intención de proyectar esa colonización, ese hecho concreto, con un acto todavía de neocolonización hoy en día. Para eso estamos también rescatando y publicando la obra de Guarch, que está en revistas, inédita o lleva tiempo de publicada. Hay mucha literatura que queremos poner a disposición de las personas, entre ellas Los cemíes olvidados. Mitología aborigen en Cuba, que presentaremos en esta edición del Congreso de Pensamiento online.

Veintisiete años después de la fecha fundacional, la Casa de Iberoamérica consolida sus intereses fundacionales y se proyecta en diálogo continuo con la región. Fotos Archivo

Desde unos 20 países nos han llegado productos culturales de alta calidad para la Fiesta. Así logramos dinamizar el evento, salirnos de las fronteras de la institución y tener un Congreso online con la participación de varios países. Esa posibilidad nos la dio el reto de la Covid-19. Han sido más de un millón de usuarios en más de 40 transmisiones que hemos hecho, con impacto en un importante número de países; y hemos descubierto que no necesitábamos tanto, sino que teníamos que organizar de otra forma los procesos. Esas posibilidades llegaron para quedarse. Se ha creado mucho, los artistas nos han apoyado y están muy satisfechos; eso nos da mucho regocijo.

Por Erian Peña Pupo

Holguín en Jornada de la Cultura Cubana

Por Vanessa Pernía Arias

Foto cartel Jornada de la Cultura Cubana

Diversos paneles, conversatorios, exposiciones de artes plásticas y presentaciones musicales, escénicas, literarias y audiovisuales centran en Holguín el extenso programa de actividades que se realiza con motivo de la Jornada de la Cultura Cubana y se desarrolla hasta el próximo día 20.

Entre las momentos más sobresalientes se encuentra el Concierto para Familia, proyecto dirigido el maestro Oreste Saavedra con la actuación de la Orquesta Sinfónica de Holguín, la Compañía de Narración Oral Palabras al Viento, el dúo de guitarras Sabaret, la Orquesta de Guitarras, y estudiantes del Conservatorio de Música José María Ochoa y de la Escuela Vocacional de Arte Raúl Gómez García, en la Biblioteca Provincial Alex Urquiola.

Otro momento significativo resulta la exposición fotográfica Arquitectura patrimonial holguinera en tres siglos de Historia, del realizador audiovisual Frank Batista, la cual muestra las construcciones de la ciudad que han marcado una pauta en el devenir local.

En este sentido destacan las conferencias y conversatorios dedicados a las guerras de liberación, como el panel “Guerras independentistas cubanas y literatura”, desarrollado en Ediciones Holguín, con el historiador José Abreu Cardet, Premio Nacional de Historia, y los escritores Eugenio Marrón y Kenia Leyva.

Durante los próximos días se desarrollarán otras actividades que incluye un encuentro de repentismo online auspiciado por el Centro Provincial de Casas de Cultura; la muestra “Lalita Curbelo como expresión de la mujer dentro de la cultura cubana”; la retreta en saludo al Día de la Cubanía, a cargo de la Banda Provincial de Conciertos; una exposición colectiva de artistas holguineros, organizada por la filial del Fondo Cubano de Bienes Culturales y el Centro de Artes Plásticas; y la Feria de los Trovadores.

También la Brigada de Instructores de Arte José Martí tendrá su protagonismo en las comunidades, además de las presentaciones escénicas de los grupos del territorio; mientras el día 23 se celebrará el 27 aniversario de la Casa de Iberoamérica, y el 24 iniciarán las sesiones y cursos del Congreso Iberoamericano de Pensamiento.

Por su parte las editoriales holguineras mantienen un amplio programa de presentaciones de libros, lecturas y paneles, donde destaca la propuesta de Ediciones La Luz, mientras que Centro Provincial del Cine propone, entre otras novedades, la premiére del cortometraje Confinamiento, del realizador holguinero Jimmy Ochoa, obra que participó en la muestra online InAcción del Festival Internacional de Cine de Gibara.

Esta Jornada, que se dedica en la provincia a los 300 años del pueblo de Holguín, al 150 aniversario de creado el Himno que identifica a la ciudad, al 115 del natalicio de la escritora María Dolores Suárez, al 90 del nacimiento de la reconocida autora Lalita Curbelo Barberán, al 125 de la Invasión a Occidente de las tropas del Ejército Libertados y al 20 del Sistema de Ediciones Territoriales, culminará el día 20 con una gala en el Teatro Eddy Suñol (Con información de la Agencia Cubana de Noticias, ACN).

Los avatares de la cultura y la comunicación en tiempos de Covid-19

Este no es un artículo científico, mucho menos una disertación académica sobre términos que han venido a reinventarse en medio de la pandemia que nos afecta. La Covid-19 ha venido a transformar de forma radical la interacción social y, en consecuencia, el ser humano ha encontrado vías para no detenerse en ese afán de impulsar el arte, de hacer llegar un mensaje de ánimo y resistencia ante la difícil situación.

El proyecto “Ángulo ancho” es artífice de todas las transmisiones culturales. Foto: Wilker López

Sin descuidar su profesión, pero insertándose en horizontes nuevos para él, encontramos al periodista Juan Gabriel Gordín Concepción, quien está al frente del proyecto “Ángulo ancho”, artífice de todas las transmisiones culturales que se han realizado a través de Internet en estos meses de restringida interacción social. Sobre la acertada iniciativa conversamos para conocer los derroteros e interioridades del pequeño, pero eficiente, equipo de trabajo.

Detrás de cámara

Nuestro equipo está conformado por Frank Batista, como director de fotografía, Pablo Méndez, Yander Velázquez y yo.

“Ángulo ancho” es un proyecto multidisciplinario donde trabajamos cuatro o cinco amigos. A raíz de la pandemia por el nuevo coronavirus y sus repercusiones en la interacción social y, por supuesto, la cultural, hemos realizado desde la Casa de Iberoamérica  42 transmisiones a través del streaming, o sea, en línea.

Esta iniciativa ha llegado para quedarse pues, a pesar de ser producto de esta situación, ha demostrado que tiene suma importancia porque lo que se hace en cualquiera de los locales donde se trabaja, cuando se transmite por las Redes Sociales o las demás plataformas de comunicación en Internet, llega a muchas más personas, abarcando varios países del mundo: tan solo la Casa tiene una red de contactos que incluye tanto intelectuales como artistas y otras personalidades que participan en la Fiesta de la Cultura Iberoamericana, lo que permite la interacción constante con esas personas.

La cuestión tecnológica

Cuando empezamos a trabajar lo hacíamos con imágenes SD, Baja definición, sin embargo, la propia cotidianidad nos llevó a transmitir en HD, Alta definición, porque ahora, todo lo que va a suceder durante la Fiesta de la Cultura Iberoamericana se va transmitir por Internet y medios de comunicación como el Canal Caribe y Clave, lo cual te obligan a trabajar este formato de mayor calidad de imagen.

“Esta iniciativa ha llegado para quedarse”. Foto: Wilker López

Durante el Malakhov realizamos “Memorias de un Festival”, cuatro transmisiones entre las que consta una grata experiencia el día del aniversario de Codanza, con casi cinco mil visualizaciones, con personas de Europa, Asia y América pendientes de lo que sucedía; al igual que durante el evento de Patrimonio, concluido hace unos días.

Un público in crecento

La idea es llevar a la mayor cantidad de personas posibles los sucesos culturales de la ciudad o la provincia en general a través del streaming en las Redes Sociales y los medios de comunicación.

Con las transmisiones desde la Casa Ibero por su perfil en Facebook, que se comparten además por el resto de sus perfiles en la Redes, hasta hace un mes teníamos más de un millón de visualizaciones. Cuando analizas el impacto es bastante significativo, así como su alcance. La cotidianidad de la Covid impide el contacto entre personas y su asistencia a lugares públicos, pero con estas transmisiones se llega a mucho más personas en muchos más lugares que cuando se hace para los holguineros, por ejemplo, a un concierto en esta institución pueden entrar alrededor de sesenta personas, sin embargo, cada transmisión o enlace que hacemos sobrepasa las miles de vistas.

Durante el 13 de agosto, por el Cumpleaños de Fidel, hicimos una transmisión que tuvo casi quinientas mil interacciones, todo ello habla de la importancia de realizar este tipo de trabajo que abarca a más personas y, sobre todo, saca del contexto holguinero, citadino, lo que se realiza en cada uno de los espacios de la ciudad.

De periodista a…

Somos un equipo multidisciplinario que hace cámara, edita, dirige, nos ayudamos entre todos. Buscamos la tecnología, que es lo fundamental, pero lo importante es seguir aprendiendo, superándonos cada día para que cada enlace sea mucho mejor, porque cada vez tenemos mayor impacto y eso nos exige mayor calidad en nuestro trabajo.

“Ángulo ancho” es un proyecto multidisciplinario donde trabajamos cuatro o cinco amigos. Foto: Wilker López

De momento lo fundamental son las transmisiones de la Casa Ibero, el Festival de Jazz, y cinco revistas, de media hora cada una, que tienen que ver con los espacios más representativos de la Fiesta de la Cultura Iberoamericana y se exhibirán durante la venidera cita, del 24 al 28, así como los streaming de cada una de las actividades de la Fiesta: la Gala Inaugural, las Artes Plásticas on-line, el Congreso de Pensamiento, el Coloquio Iberoamericano de Letras…todo lo que normalmente se desarrolla durante la Fiesta, pero que este año le daremos cobertura a través de las Redes Sociales.

¡Casi estamos de Fiesta!

Escuchar a Maité, vocalista y directora de Cubandaluz, al tiempo que te acaricia el alma con las sutiles notas, nos hace viajar a través del Atlántico en tres naves para reencontrarnos con nuestros orígenes, ya sea Serrat o Alejandro Sanz, cada melodía atrapa, encandila en un momento único para el buen criollo orgulloso de su legado hispano.

Octubre en Holguín, por excelencia, es el mes de la Fiesta de la Cultura Iberoamericana. Foto: Erian Peña

Octubre en Holguín, por excelencia, es el mes de la Fiesta de la Cultura Iberoamericana, que para este abrupto 2020 convoca en la Ciudad de los parques a la Edición 26.

Los adelantos para la presente cita no se hicieron esperar y a través de la conferencia de prensa realizada en el patio de la Casa de Iberoamérica, esencia del prestigioso evento, la prensa holguineray los seguidores del perfil de Facebook de esta institución, conocieron los principales detalles de la venidera cita que se realizará entre el 24 y el 28 de octubre próximos.

Dr. C Eduardo Ávila Rumayor, director de la Casa Ibero: “Cultura como reciliencia”

Llevamos aproximadamente ocho meses de tensión bajo la pandemia por la Covid-19, por lo que nos hemos tenido que reinventar las maneras de hacer la cultura y por supuesto no vamos a dejar de hacer la presente edición de la Fiesta que, por realizarse en este mes del año, ha estado sometida en ediciones anteriores a los embates climatológicos, fundamentalmente, pero siempre hemos sido capaces de afrontar todos esos retos y este año no será diferente.

Para la presente edición emplearemos la alternativa digital que representan las tecnologías de la comunicación basadas en las experiencias que se han venido realizando durante el periodo de confinamiento. Desde que se realizó el primer llamado a no suspender la fiesta encontramos respuesta de todos los amigos del mundo, un grupo de artistas e intelectuales tanto extranjeros como cubanos que han decidido acompañarnos en esta edición y, por lo tanto, es una decisión acertada de mantener el evento, siempre confiamos en la capacidad de La Casa, pero sobre todo en los buenos amigos que hemos mantenido durante estos años.

“El concepto de resiliencia es algo reciente que nos da la posibilidad de mirar hacia el interior de esta institución y encontrar capacidades que habíamos pasado por alto”. Foto: cartel del evento

Teníamos un planteamiento para esta edición que estaba incluso antes de la pandemia y tienen que ver con la cultura aborigen, la propia situación nos obligó a mirarla de manera diferente y es lo que vamos a hacer este año. El concepto de resiliencia es algo reciente que nos da la posibilidad de mirar hacia el interior  de esta institución y encontrar capacidades que habíamos pasado por alto. La mirada tiene que ver con el papel que ha tenido la cultura, no solo en su expresión artístico-literaria, musical, teatral, sino en su propias capacidades asociadas a lo tradicional, las experiencias y vivencias de los individuos, como ese tipo de cultura o ese concepto tiene una capacidad para sacar lo mejor del ser humano y convertirlo en experiencias transformadoras, de resistencia. Asociado a la Fiesta tiene que ver con la capacidad que tenemos hoy, bajo una circunstancia adversa, transformarla y seguir pensando en el desarrollo y nuestra capacidad de afrontar esa realidad, con un carácter emancipador, de todo aquello que nos acompaña y nos denota como seres humanos para transformar una realidad por muy adversa que sea. Y bajo esa premisa en este momento contamos con los mismos niveles de participación internacional que cuando hacemos la Fiesta en su expresión completa. En medio de esta situación la Casa ha tenido vías para intercambiar con otras instituciones, e incluso, con nuestros propios trabajadores que, lejos de aislarnos, nos hemos fortalecido, con una cercanía mucho mayor.

“Pensar Iberoamérica”: Bárbara Martínez Pupo, coordinadora de la V Edición del Congreso Iberoamericano de Pensamiento

Estamos muy satisfechos porque contamos con más de doscientos participantes en las diferentes modalidades, tanto en presentaciones de video o formato de conferencia, toda una serie de materiales que serán archivados en la multimedia con trabajos sobre temas de sumo interés. Participan además alrededor de catorce provincias del país.

El Congreso, como columna vertebral de la Fiesta, cuenta con el eje central dedicado a la cultura como reciliencia, tema de total vigencia en el sentido de que la cultura ha sido uno de los elementos que ha encontrado el mundo para sobrevivir a esta crisis y, si lo tenemos en cuenta en Cuba, no hay un ser que sea tan reciliente como nosotros, realmente es un tema muy pertinente para el debate en esta oportunidad.

Iniciaremos con una conferencia que incluirá varias propuestas recibidas, a lo que se sumará la entrega de los Premios Guarch y los dos concursos, Iberoamérica en nosotros y Guarch in memorian, así como la presentación de los textos de años anteriores.

En medio del Congreso se realizará un Foro Internacional dedicado a Chile y Canadá, que versará sobre los temas de cultura tradicional, originarias, y su resiliencia ante la cultura globalizada. Y otro tema será el de la cooperación entre países en medio de la actual pandemia. Momento a destacar será además el espacio con la Red de artistas e intelectuales en defensa de la humanidad, para el día 27, última jornada de sesiones del Congreso.

Como elemento novedoso para este año el Premio Guarch no se entregará solo, sino que será acompañado del Concurso “Iberoamérica en nosotros” y el Concurso Guarch In Memorian. Decidimos abrir estas dos aristas para complacer a todos los que nos piden por oportunidad de participación. El premio no solo tendrá como resultado un producto de comunicación, sino que irá acompañado de estos dos concursos donde sus ganadores tendrán la posibilidad de publicar sus investigaciones en formato de libro impreso, una gran ventaja.

Participación extranjera: Ileana Sánchez, especialista de Relaciones Internacionales de La Casa

Contamos con la confirmación de envío de materiales audiovisuales para la Fiesta de quince países y más de treinta delegados, donde destaca España, México, Canadá, El Salvador, Portugal, Argentina-con Danza Purrufe, a quienes hay que significar el sacrificio con que asisten a la Fiesta-, y Estados Unidos, este último con un proyecto muy interesante de Leon Quincy, un músico que estuvo con nosotros en la dos ediciones pasadas, y quien envía un video desde las calles de Chicago para evidenciar la violencias extrema actual de esta urbe norteamericana.

“Estamos muy satisfechos porque contamos con más de doscientos participantes en las diferentes modalidades”. Foto: Internet

Es increíble como amigos que nos visitaron hace más diez años retoman la iniciativa de enviar sus trabajos, colaboraciones y mensajes, e incluso hay otros, como un amigo de Chile, que nos envía una exposición completa de un taller de niños que aun en tiempos de Covid se reúnen para el rescate de la cultura Mapuche, de los cuales disfrutaremos personalmente en la próxima edición de la Fiesta.

“Comunicación versus aislamiento”: Mercedes Lores Casamayor, jefa del departamento de comunicación

El trabajo desde las plataformas digitales ha revolucionado nuestras formas de hacer y para nosotros ha sido una gran oportunidad porque desde marzo nuestra institución ha mantenido una programación cultural a través de nuestra página en Facebook y otras Redes Sociales. Esta es la 42 transmisión y gracias a esta experiencia la presente edición se va a transmitir de manera on-line: por Youtube, Facebook y otras vía streaming como la Gala inaugural, una exposición virtual titulada “La plástica en Iberoamérica” y el propio Congreso.

Se van a realizar además varias revistas culturales para transmitirlas por el Canal Clave, además de conciertos; estas revistas están dedicadas a espacios representativos de la Fiesta: el Congreso, el Coloquio de Letras, los diferentes Centros Culturales, y el lanzamiento de la convocatoria para la 28 Edición en el Monumento de Bariay.

Es importante destacar el trabajo de este equipo, “Ángulo ancho”, que nos ha apoyado desde los primeros días, así como Edel, informático de la Dirección Provincial de Cultura, y a esa propia institución, que también han colaborado con nosotros. Las transmisiones streaming y el trabajo con las plataformas digitales llegó para quedarse, es una oportunidad más que tenemos desde el sector de la cultura.

Lo cinco días de programación de la Fiesta serán transmitidos por la televisión nacional a través de diferentes programas, el Canal Caribe, el Educativo, tenemos reportajes para Telesur, y los conciertos y las revistas por el Canal Clave.

Edelis Loyola: músico por obligación

Una entre pocos es Edelis Loyola: madre de profesión y músico por “obligación”. Solo el tiempo puede encargarse de ponerla en el lugar que merece, pero por ahora, es la adolescente que enfrentó con su corta edad guiar los pasos de una familia compuesta por dos hijos y su esposo, al tiempo que realizaba un sueño deslumbrado por  las circunstancias.

Una entre pocos es Edelis Loyola: madre de profesión y músico por “obligación”. Foto: Cortesía de la entrevistada

Todavía entre el revolico de los pequeños y con unas gotas de sudor haciendo de las suyas por el sofocante calor del mediodía se apresta a regalarnos unas palabras, luego del intenso espectáculo recién concluido. Entre una que otra interrupción por el beso o abrazo de despedida que le dejan “sus niños” conocemos sobre sus desandares por las artes y proyectos mediatos de la talentosa artista moense, que camina actualmente por las calles de Holguín como una holguinera más, pero orgullosa de sus inicios allá por la tierras coloradas del Este.

Músico por obligación

La música infantil me eligió primero, antes que yo a ella. Fui una madre muy joven, en la adolescencia, y eso me propició crear ese amor a los niños desde edades tempranas. A mis hijos les cantaba muchas canciones desde pequeñitos y llegó el momento en que se las sabían todas, ante su reclamo tuve que reinventar mi repertorio: primero les hacía pequeñas historias y luego me percaté de que a esas mismas les podía poner música. Siempre me gustó mucho la guitarra y me inmiscuí en este mundo inspirada por la figura de mi papá, que era trovador. Mis hijos me obligaron a hacer canciones para los niños.

Un trayecto necesario

A Holguín llegué desde Moa. Mi primer espacio fue en la Casa de la Trova, “Dibujando la melodía”, que cuenta con trece años de fundado, pero en ese periodo estuve fuera de Cuba siete años y cuando regresé fue algo muy duro porque mi público habitual había crecido y tuve que volver a hacerme de otro público.

Me considero una mujer luchadora, amante de lo que hago y por ello comencé a tocar puertas , buscar opciones, me reinventé la peña, porque en sus principios no contaba con actores, ni tampoco trabajaba conmigo en la flauta mi hija Edelita, que también me ayuda con los arreglos musicales. Empecé sola y ahora ofrecemos un espectáculo muy variado que incluye literatura, actuación, música, pero donde los niños son entes activos, pues participa dentro de las piezas y son protagonistas, a la vez que espectadores, gracias al taller que imparto dentro del mismo espacio.

Todo este trabajo me ha creado un nuevo público asiduo que disfruta conmigo cada mañana a la vez que aprende jugando, una de tantas opciones que hay en la Ciudad para los más pequeños.

Actualmente, además de este en la Casa de la Trova “El Guayabero”, ¿cuáles son los espacios que completan su agenda?

Me presento en el Centro Cultural Lalita Curbelo, todos los viernes a las dos de la tarde, para un público dirigido de las diferentes escuelas, seminternados, círculos infantiles… se llama “El patio de las mariposas azules”; además cuento con otro en la Casa de Iberoamérica, donde realizo un recorrido por toda la cultura de los países de habla hispana, e intentamos que sea una plataforma multicultural para el disfrute de los pequeños, donde hay baile flamenco, mitos y leyendas afrocubanas, tradiciones y refranes, bajo el nombre de “La casa de abuela”, es justamente eso, toda la enseñanza, la riqueza que nos aportan los abuelos.

Viene a completarlo este de la Casa de la Trova, todos los sábados, que lo trasladamos de la Plaza de la Marqueta hacia acá por motivos de espacio y ahora este se nos está quedando pequeño, pero tendremos que reinventarnos para ofrecer un buen servicio, a la altura de las expectativas de este público hermoso.

“Fui una madre muy joven, en la adolescencia, y eso me propició crear ese amor a los niños desde edades tempranas”. Foto: Cortesía de la entrevistada

A pesar de la elevada aceptación con que cuentan tus presentaciones, un aspecto llama la atención durante tu trayectoria, y es que nunca has grabado ningún disco ¿del total de sus composiciones, existe algún proyecto discográfico donde se concreten?

Soy un poco vaga para componer, incluso creo las canciones en mi mente y luego me siento con la guitarra para terminar de concebirla, pero tengo alrededor de cien temas escritos. Todavía no he podido grabar ningún disco porque sabes que vivir en una provincia es complicado, pero hay sorpresas para el año que viene, de las que no voy a adelantar nada para ver si se dan. Puedo adelantar que Ediciones La Luz va imprimirá un libro para dibujar donde se incluye un texto de una de mis canciones.

Mi trabajo no se detiene, hago canciones todos los días, incluso ahora trabajo en un grupo de canciones para la enseñanza, porque tengo niños acá con trastornos en el lenguaje y, a petición de sus padres, estoy componiendo un conjunto de juegos rítmicos para ese tipo de niños que sufren de esta enfermedad o discapacidad, con temas que incluyen la pronunciación del “La, le, li”, “Tra, tre, tri”, palabras o sílabas que les cuesta trabajo pronunciar, canciones para la enseñanza, le digo yo.

El año que viene debe salir el disco que tengo comprometido con la EGREM y hay otras sorpresas con el Instituto Cubano de la Música. Proyectos que están ahí y espero con mucha fe concretar.

Leonardo Peña Hernández, Leo, o “Larguirucho”, es un joven actor que se incluye en este intento por educar a los infantes al tiempo que se divierten, cuéntanos sobre tu breve experiencia de trabajar con Edelis

A Edelis la conocí por referencias laborales del guiñol y otros grupos de teatro. Mi trabajo con ella es apoyar el espectáculo, la improvisación, aumentar la curva de interés en cuanto a la interacción con el público y los invitados a través de la magia, los juegos, los malabares. En un espacio como este vale mucho la improvisación y la interacción con el artista. He aprendido mucho más a cantar, tocar la clave, memorizar las canciones. Es muy reconfortante cuando los niños aprecian tu trabajo, te llaman por tu nombre, o solo por el apodo del payaso-“Larguirucho”-, e incluso te reconocen sin maquillaje. En ocasiones cuando se trabaja el teatro de títeres, que es mi mayor experiencia, es anónimo el intercambio, pero en este caso te agasaja toda la familia, y, al tiempo que aprendo con Edelis, también les enseño a los niños.

Y de tal rama, tal astilla: Edelis Cabreja Loyola, “Edelita”, resume el intercambio escenográfico y filial con su madre, que le ha llevado hasta convertirse en su mano derecha durante cada presentación, e incluso fuera de ellas:

Este trabajo empezó en serio hace dos años, pero desde que nací participaba de las actividades que hacía mi mamá para los niños allá en Moa. En estos espacios no solo se escucha música, sino que los niños realizan otras actividades propicias para aprender y divertirse. Ella siempre ha tenido esa visión de los infantes hacia el conocimiento de la cultura y las artes en general. Tenía 5 años y ahora cumplí 33, o sea que es largo el tiempo en el que ha cultivado este empeño gracias al apoyo que le hemos brindado como familia.

“Mi trabajo no se detiene, hago canciones todos los días”. Foto: Cortesía de la entrevistada

Criada en este ambiente me incliné por la música, estudié flauta y le he podido ayudar más en cuanto a las cuestiones técnicas porque mi mamá es autodidacta, tiene un talento natural inexplicable. No solo como hija, sino como profesional de la música que soy, es muy divertido trabajar con ella porque en el escenario le señalo algún que otro detalle técnico y ella enseguida asimila mi sugerencia, pero todo en plan jocoso, porque son cuestiones que conozco pero ella no: como artista lo que le interesa es cantar, sea como sea.