Cuando la poesía es una entrada de emergencia

Con el título La joven luz: entrada de emergencia fue inaugurada en el salón Abrirse las constelaciones, de Ediciones La Luz, sello holguinero de la Asociación Hermanos Saíz (AHS), una exposición que combina versos y fotografías de los autores incluidos en la selección homónima de jóvenes poetas en Holguín, publicada por este sello en formato audiolibro y ebook.

La muestra, con diseño de Robert Ráez, forma parte de la campaña de promoción de la lectura “Leer seduce”. Foto del autor

La muestra, con diseño de Robert Ráez, forma parte de la campaña de promoción de la lectura “Leer seduce”, que organiza la editorial y que obtuvo el pasado enero el Premio de la Ciudad de Holguín 2020 en Comunicación Promocional. En ella se exhiben las reproducciones a mayor formato de las tarjetas postales (que se incluyeron, además) que acompañan la promoción del ebook y el audiolibro, y donde junto a la foto del joven poeta, podemos leer varios versos suyos.

“De los quince autores reunidos en el volumen La joven luz: entrada de emergencia, más de la mitad son inéditos, o por lo menos lo eran hasta el momento exacto cuando el ebook, las postales, los audios con las voces de los poetas, y las fotografías en los estudios de grabación, entraron (de emergencia) en los teléfonos de quienes asistimos al lanzamiento del más novedoso y múltiple producto-luz”, aseguró el escritor Moisés Mayán al presentar la exposición.

La Luz –que ha realizado varias antologías importantes y audiolibros desde que surgió la colección Quemapalabras con la poesía de Delfín Prats– reúne en estos formatos la obra de quince jóvenes: Karina Mora, Elizabeth Soto, Liset Prego, Alejandro Batista, Andrés Cabrera, Frank Alejandro Cuesta, Ana Yanet García, Norge Luis Labrada, Camilo Noa, Erian Peña Pupo, José Luis Laguarda, José Alberto Pérez, Idania Salazar Cruz, Reynaldo Zaldívar y Roberto Ráez. Con ellos la editorial apuesta el futuro de la literatura escrita desde Holguín. Ahora esta muestra expositiva, que acompañará las actividades literarias que se realicen en el salón en los próximos meses, se suma a la campaña que desde la seducción del libro, promueve la lectura.

“Quizá porque un poeta no tiene mejor forma de actualizar su propia obra que la lectura de los jóvenes, los he leído con rigor a toda prueba. Los conozco. He husmeado en la violencia inédita de sus libros. En su aparente timidez se han filtrado mis palabras. O eso creo”, dijo Moisés.

“¿Quién de ellos producirá una obra imperecedera capaz de soportar la dureza del siglo? No lo sabemos. Ninguno de nosotros puede ejercer jurisdicción sobre el futuro. El presente es una sumatoria de incertidumbres, sin embargo Ediciones La Luz ha provisto la plataforma de lanzamiento. La construcción de la obra propia, pero los aventones en el larguísimo y empedrado amino de la escritura siempre se agradecen. He aquí los espléndidos rostros de la luz en el brillo absoluto de su edad. He aquí quince jóvenes que celebro y canto, como celebran los hermanos mayores la belleza del recién nacido. A veces hay que entrar a por todas, porque la situación lo exige, porque la vida es un conteo regresivo. Entrar, prendidas las sirenas, activadas las luces de emergencia”, añadió Mayán en sus palabras de presentación, antes de dar el paso a la lectura de la obra de varios de los poetas antologados allí.

Esta exposición es parte de la jornada de actividades incluye lanzamientos de novedades, conversatorios y recitales poéticos. Foto del autor

Esta exposición es parte de la jornada de actividades de La Luz que incluye lanzamientos de novedades, conversatorios y recitales poéticos, en homenaje al 20 aniversario del Sistema de Ediciones Territoriales (SET), al Día Mundial de la Juventud, al natalicio de Fidel Castro y a la AHS (publicado originalmente en La Jiribilla).

Por Erian Peña Pupo

Arte de papel

No es magia lo que hacen estos empeñados de la céntrica Calle Morales Lemus, perteneciente a la Ciudad cubana de los parques, pero se le asemeja mucho: en cada pieza la dedicación y el cuidado del detalle devienen en atractivos encantos que captan la atención de cualquiera, independientemente de su aparentemente “rudimentaria” confección.

El papel producido en el Taller es un excelente material para utilizarse en diferentes procesos de impresión, artes plásticas, diseño gráfico, manualidades y artículos decorativos. Foto: Internet

La Casa Editora, Taller de Papel Manufacturado y Museo de la Imprenta “Cuadernos Papiro”, se ha convertido en  una de las instituciones insignes de Holguín, tanto en el plano nacional, coo internacional, con un prestigio que alcanza incluso los salones del Baticano.

Con base en las perspectivas que ofrece el papel hecho a mano, más allá de él mismo como producto artístico, y teniendo en cuenta la originalidad de un proyecto inédito en el país, surge la Editorial en un territorio donde la plástica y la literatura reinan por excelencia.

Próximos a los 20 años de fundados, Cuadernos Papiro vio la luz en el año 2001, precisamente un día como hoy, para convertirse en una pequeña editorial única de su tipo en el país.

Libros-arte sobre papel manufacturado, ilustrados con grabados labrados a mano por artistas cubanos de reconocido prestigio, son el producto de la conocida esquina holguiera, ubicada a pocos metros del Parque Calixto García, en el mismo centro de la ciudad.

Un viaje en el tiempo realiza el visitante cuando a primera vista chocan en la entrada del taller máquinas del siglo XIX, principios del XX y tipografías del siglo XVIII, aprovechando a su vez el valor expositivo de las piezas prácticamente inexistentes en nuestros días por los procesos de modernización de las técnicas de impresión.

Con tiradas de los libros limitadas hasta 200 ejemplares numerados, el papel utilizado para la impresión se fabrica a partir de fibras vegetales procedentes de bosques y plantaciones gestionadas con estándares ambientales. Como requisito indispensable para el diseño de los libros-arte convocan a reconocidos creadores de las artes visuales.

Varios autores reconocidos constan en su catálogo, Premios Nacionales de Literatura y figuras trascendentales de las letras latinoamericanas: Roberto Fernández Retamar, Carilda Oliver Labra, Antón Arrufat, César López, Pablo Armando Fernández, Reynaldo González, Dulce María Loynaz, Ángel Augier, José Lezama Lima, Pablo Neruda y José Martí, entre muchos otros.

Sin dudas un nombre resalta en la proliferación de esta iniciativa y es el de Tatiana Zúñiga Góngora, que en su momento se desempeñara como Directora artística y editora, ofreciéndole gran impulso al trabajo de esta institución a la cual se le suman otros nombres no menos importantes como Manuel Arias Silveira, editor y corrector, Freddy García Azze, diseñador, por solo citar algunos.

Las Ferias Internacionales del Libro de Guadalajara, de Santo Domingo, Panamá, Costa Rica, y La Habana, son algunas de las que ha visitado el colectivo de Cuadernos…para regalar su consagrado arte, el cual ha sido agasajado en varias ocasiones, destacándose el  Premio en Concurso a la Mejor Edición de Editoriales Alternativas (con el libro-arte Obatalá, editado por Manuel Arias Silveira, diseñado e ilustrado por Jorge Hidalgo Pimentel, 2010). Pero, sin lugar a dudas, uno de sus momentos cumbres fue el texto obsequiado al Papa Francisco durante su visita a Holguín, cuando el Sumo pontífice recibiera Arte Devoción, el cual incluye un cofre confeccionado con tablas rústicas de una Palma Real del poblado de Barajagua, primer sitio que acogió la imagen de la Virgen de la Caridad después de su hallazgo en la Bahía de Nipe, y en su cubierta, la bandera nacional como símbolo genuino de cubanía, para en el interior apreciarse una selección de textos de importantes voces de la literatura nacional con escritos dedicados a la virgen, entre ellos poemas de José Martí, Nicolás Guillén, José Lezama Lima, Dulce María Loynaz y Cintio Vitier.

Sin dudas un nombre resalta en la proliferación de esta iniciativa y es el de Tatiana Zúñiga Góngora. Foto: Internet

Por su parte, el Taller de Papel Manufacturado de Holguín es una empresa 100% cubana, fundada en 1994 por artistas de la plástica que vieron en el papel hecho a mano una alternativa para su producción artística y comenzaron a trabajar el papel reciclado y a realizar experimentos a partir del mismo con el objetivo de utilizarlo, fundamentalmente, como soporte de la obra de arte.

Para la fabricación trabajan básicamente las fibras de plátano, tabaco, maíz y ajo, entre otras, en hojas que se extraen una a una, se prensan en frío y se secan al aire. Los papeles se caracterizan por sus colores naturales y originalidad, garantía de un proceso limpio de fabricación en el que no se ha incluido el uso de agentes químicos o colorantes artificiales especialmente nocivos para el medio ambiente.

El papel producido en el Taller ofrece condiciones sanitarias y la permanencia en su apariencia ya que su grado de acidez es entre 4 y 7 de PH, razones por las cuales es un excelente material para utilizarse en diferentes procesos de impresión, artes plásticas, diseño gráfico, manualidades y artículos decorativos. Realizan trabajos especiales sobre pedido y envíos al interior y al exterior del país.

La gama de productos comprende papeles con diseños personales, Libros-arte, Invitaciones, Tarjetería y Agendas, todos con un atractivo y original diseño.

El espacio que ocupa la Casa Editora Cuadernos Papiro forma parte del inmueble situado hacia la antigua calle María Magdalena, hoy Luz Caballero, cuya planta, organizada a través de un patio interior, rodeado de galerías de pie derechos de madera, corre a lo largo de la antigua calle Santiago, actual Morales Lemus.

Desde su historia temprana, la edificación, a pesar de haber sido construida como vivienda, se vinculó de forma notable a la cultura de la ciudad. Fue conocida por la familia Zaldívar Arana como “La Casa de Invierno”, ya que solo era habitada en esa temporada y en específico era tradición trasladarse a ella para pasar la Nochebuena, el Año Nuevo, el Día de Reyes y el día de la Candelaria, 2 de febrero, cuando regresaban sus dueños a Las Parras.

Una hija de este matrimonio, Caridad Zaldívar Arana, se casó con José María Heredia y Almaguer, destacado periodista, historiador, fotógrafo y patriota de la Guerra del 1895. Entre otros, allí se reunieron José Miró Argenter, Panchito Frexes, Pepe Torres, los hermanos Betancourt Manduley, Federico Pitaluga y Rafael Peña, todos destacados intelectuales que preparaban la contienda del 95 en Holguín.

Con base en las perspectivas que ofrece el papel hecho a mano, más allá de él mismo como producto artístico, y teniendo en cuenta la originalidad de un proyecto inédito en el país, surge la Editorial. Foto: Internet

Incorporándose a las tropas del General Calixto García, alcanza el grado de Comandante, y de gracia, el de Teniente Coronel; y fue jefe de talleres de El Cubano Libre (segunda época), el periódico de la manigua, nombramiento que le extendió personalmente el lugarteniente general Antonio Maceo.

Al finalizar la contienda Heredia y Almaguer compró la casa que había sido de sus suegros y que ya la poseía otra familia y montó en ella una imprenta a la que dio el nombre de El Arte y que dedicó a la edición de periódicos y libros. Aquí vieron la luz los periódicos El Oriental (1900), El Pueblo (1907), La Justicia (1905), que después se convertiría en Mercurio (1917), La Doctrina (2da. Época, 1909), El Liberal (1911), incorporando éste último, según Albanés, la gráfica satírica cuyos moldes se hicieron de madera. Con anterioridad ya había publicado El Holguinero, y en 1879 Don Circunstancia, libro donde abogaba por el programa presentado por Martínez Campos para pacificar la Isla, detalle que demuestra la evolución de su pensamiento político.

Heredia además publicó y amplió la obra editada ya en 1865 del primer historiador holguinero, Don Diego Ávila y Delmonte, Memoria sobre el origen del hato de San Isidoro de Holguín, que extendió hasta 1902.

El 15 de mayo de 1926 falleció el célebre personaje, pero la historia de la casa siguió ligada a la historia de la cultura holguinera en general y de la imprenta en particular, pues su hija Carmen (Viuda de Legrá) y sus nietos, los hermanos Legrá Heredia, continuaron con la imprenta, publicándose aquí importantes libros y periódicos, como lo fue el segundo tomo de la obra La Municipalidad Holguinera, del Dr. José Agustín García Castañeda, editado en el año 1955.

En el 2001 se funda en este espacio la Casa Editora Cuadernos Papiro, inscrita en la Cámara Cubana del Libro como pequeña editorial, única de su tipo en el país, para la realización de libros-arte sobre papel manufacturado, ilustrados con grabados labrados a mano por artistas cubanos de reconocido prestigio.

Para la impresión de sus libros se utilizan máquinas del siglo XIX y tipografías del siglo XVIII. Foto: Internet

Para la impresión de sus libros se utilizan máquinas del siglo XIX y tipografías del siglo XVIII. De esta manera el Taller funciona como un espacio de exhibición permanente de máquinas prácticamente inexistentes en nuestros días por los procesos de modernización de las técnicas de impresión.

En verano a La Luz se lee mejor

Por Erian Peña Pupo

Con la presentación de Laminarios, primer poemario de Camilo Noa, Ediciones La Luz, sello holguinero de la Asociación Hermanos Saíz (AHS), retoma una amplia jornada de actividades en la etapa de normalidad, que incluye lanzamientos de novedades, conversatorios y recitales poéticos, como parte de una jornada que rinde homenaje al 20 aniversario del Sistema de Ediciones Territoriales (SET), al Día Mundial de la Juventud, al natalicio de Fidel Castro y a la AHS.

Fotos cortesía de Ediciones La Luz

“Tu libro no debe ser entendido como un compendio de poemas que la vida azarosa dejó a su paso. Es, más bien, un cúmulo de oscuras verdades que ese mismo azar congeló casi fotográficamente en tu memoria. Pero una memoria viva, actuante, simultánea al proceso mismo de escritura. Un congelamiento para el corte progresivo y escrutador del tejido anatómico que te sostiene a la que vez que te abandona por momentos”, comentó Luis Yuseff, editor jefe de La Luz, en la presentación del libro, realizada en el salón Abrirse las constelaciones.

“Siento ahora una extraña paz cuando retomo estas páginas tuyas. Has querido titularlas Laminarios. Seguramente te preguntas por qué paz, cuando los dos sabemos que tus poemas no son espacios de reconciliación. Y no te falta razón. Los cuestionamientos que te haces, tus temblores sostenidos son para encarar tu tiempo, el siglo que nos alcanza hasta el día de hoy y más, seguramente; pero son –también– el modo que has encontrado de hallar las respuestas que tu malacabeza necesita para sobrevivirle, y que te han hecho ese muchacho que piensa, habla y besa como un niño, igual que otro inocente que escribía en la arena (de Gibara). Ya te adivino inquieto, por momentos desleal a una vocación que nos nace sin mostrarles a los nuestros que en sus simientes hay un germen de peculiar sensibilidad”, añadió.

La programación –que se extiende todo agosto y que se mantendrá los restantes meses–incluye la apertura de la exposición La joven luz: entrada de emergencia, que combina versos y fotografías de los autores, como parte de la campaña de promoción a la selección de jóvenes poetas en Holguín bajo el mismo título, publicada por la editorial en formato ebook y audiolibro.

La muestra, con las palabras de inauguración de Moisés Mayán, tendrá como invitados a los jóvenes escritores que integran la antología: Alejandro Batista, Andrés Cabrera, Frank A. Cuesta, Ana García, Norge L. Labrada, Karina Mora, José L. Laguarda, Erian Peña, Camilo Noa, Liset Prego, José Alberto Pérez, Elizabeth Soto, Idania Salazar, Roberto Ráez y Reynaldo Zaldívar.

Entre las novedades que se presentarán se encuentran: Mis rejas y mis rosales, de Mayda Pérez Gallego, conmemorando el cumpleaños 75 de esta escritora holguinera fallecida el año pasado; Poses, de Norge Luis Labrada; Carne roja, de Reynaldo Zaldívar, e Indicaciones para divorciar a un hombre, de Juan Siam; este último presentado libro por Mariela Varona y Erian Peña.

Por su parte, la peña “Oda a la joven luz” estará dedicada a la AHS y al natalicio del Comandante en Jefe Fidel Castro y contará con lecturas de Andrés Cabrera, Miguel Montero, Liset Prego, Elizabeth Soto, Idania Salazar, Roberto Ráez, José A. Velázquez, Norge Luis Labrada, Lilian Sarmiento y Armando Ochoa (publicado inicialmente en la revista cultural La Jiribilla).

Con Sigfredo Ariel en la memoria

Por Erian Peña Pupo

La obra del poeta cubano Sigfredo Ariel, prematuramente fallecido el pasado 26 de julio, fue recodada en un conversatorio con Lourdes González y Zenobio Hernández, en Ediciones Holguín.

Fotos del autor

Entre anécdotas y poemas, Lourdes, directora de este sello editorial, rememoró momentos de la amistad entre ambos y facetas de su quehacer literario. Mientras el investigador Zenobio Hernández destacó el trabajo de Sigfredo Ariel como conocedor de la música tradicional y popular cubana, productor de discos y autor de notas discográficas y artículos sobre artistas como Roberto Faz, Celeste Mendoza, Celia Cruz y María Teresa Vera, por los que fue premiado.

Entre amigos fue recordado Sigfredo, nacido en Santa Clara en 1962, asesor de la película Buena Vista Social Club (1998) del realizador alemán Wim Wenders, y autor de los poemarios Algunos pocos conocidos, Hotel Central, El cielo imaginario, Manos de obra y Born in Santa Clara.

Fue presentado, además, el libro El amor es una cosa esplendorosa, obra de teatro del narrador y dramaturgo holguinero José Luis García, bajo el sello de Ediciones Holguín, por su editor, Fidel Fidalgo. “El autor hace un guiño cómplice a Charles Chaplin y piensa en grandes figuras de la escena, en ellas se inspira y surge un sainete que trae de vuelta un tema recurrente en la literatura cubana de estos tiempos: Una joven de 17 años vuelve de Alemania y comunica a la familia su decisión irrevocable de no regresar. A partir de ahí, José Luis García urde una trama hilarante que mantendrá a los espectadores en vilo hasta la caída del telón”, leemos.

Saltar la valla en la poesía holguinera

Por Abel Castro Sablón

Holguín siempre ha sido una tierra fructífera en cuanto a literatura se refiere; especialmente la poesía florece y se esparce fecundamente gracias a un número significativo de cultores quienes, con inmensísimo talento, retratan épocas a través de sus versos.

En la sede de Ediciones Holguín, se dieron cita varios de los mejores exponentes de esta manifestación literaria en el territorio, para compartir textos añejos y recientes, además de  reflexionar sobre la salud de la poesía holguinera en la actualidad.

Entre los principales autores que se reunieron para leer sus creaciones se destacan Delfín Prats, Lourdes González, Belkis Méndez, José Luis Serrano, Kenia Leyva y Ronel González, entre otros.

Más que un recital de poesía, fue un encuentro para celebrar la amistad, recordar momentos vividos, contar anécdotas y resaltar los valores literarios de la Ciudad de los Parques en materia poética.

En el encuentro se hizo un aparte para recordar al recientemente fallecido poeta Sigfredo Ariel, de quien se elogiaron sus excelentes dotes, tanto con la pluma y aguzada mente, como un ser humano extraordinario.

A pesar de la situación que ha generado la pandemia de la Covid-19, el movimiento poético holguinero no se detiene y marca espacios como este para compartir, reflexionar y, como dijera Lourdes González, “saltar la valla” y lograr un alcance mayor hacia otros ámbitos de la ciudad.

Lourdes Mazorra: La literatura es un encuentro con uno mismo

Por Erian Peña Pupo

En menos de un año, la joven escritora camagüeyana Lourdes Mazorra obtuvo dos de los principales galardones disputados por los jóvenes narradores cubanos: el Premio Celestino de Cuento, organizado por Ediciones La Luz, sello de la AHS en Holguín, y el Pinos Nuevos, el pasado mayo. El primero por Las fauces, el segundo por Versiones de la sed.

De esta manera su nombre ha empezado a visibilizarse en el panorama literario cubano, con la fuerza del primer empuje, exitoso además. En ambos casos el jurado subrayó el aliento poético de sus cuentos, la atmósfera, el ritmo y la fluidez de sus historiasEl del Celestino estuvo integrado por Félix Sánchez, María Liliana Celorrio y Rubén Rodríguez; y el del Premio Pinos Nuevos, por Julio Travieso, Dazra Novak y Raúl FloresIriarte. Licenciada en Periodismo y graduada recientemente del Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso, donde obtuvo la beca Caballo de coral, Lourdes asegura que la literatura, sobre todas las cosas, es un encuentro con uno mismo.

Fotos cortesía de la entrevistada

Con ella nos encontramos, a través de las redes, con la excusa del Celestino de por medio.

Recibiste con Las fauces el XX Premio Celestino de Cuento, uno de los galardones más disputados por los jóvenes narradores cubanos. Este será tu primer libro… Y nada menos que con el Celestino. ¿Qué ha significado para ti haber obtenido este Premio?

Siempre he dicho que, de manera general, los premios tienen dos ventajas: comienzan a visibilizarte en un panorama bastante complejo y te alientan a seguir trabajando, más fuerte que antes. El Celestino, al ser el primer premio y también la primera publicación, me deja esa sensación de descubrimiento del mundo del libro en Cuba, iniciación en un proceso editorial desde la autoría y sobre todo reafirmación de certezas que ya venían acompañándome. Pero la razón de escribir no puede ser los premios; sigo convencida de que la escritura es un encuentro con uno mismo, por tanto, del Celestino agradezco formar parte de la familia de Ediciones La Luz.

El jurado destacó “la buena construcción de sus personajes, las atmósferas de los relatos, el aliento poético que embellece las historias, lo que influye positivamente en el ritmo y la fluidez de las narraciones, así́ como la adecuada selección del narrador”. ¿Qué encontrará el lector cuando, ya publicado, se adentre en esas páginas?

No puedo decirte qué encontrará el lector, cuando uno pública hace una ofrenda al público, la obra deja de pertenecerte. Espero que cada lector encuentre sus propias respuestas, sus propias dudas y también sus propias batallas.

¿Existe un hilo conductor en estos cuentos, algo que de alguna manera los una?

Este es un libro que indaga en las significaciones para el ser humano de la pérdida y el dolor. No creo que deba decirte más, por aquello de la ofrenda y de que el lector se acerque a Las fauces buscando sus propios caminos.

Hablemos de tus influencias literarias ¿Qué autores incluiríasademás de Julio Cortázar, que sé te interesa bastante– en una especie de canon literario creado por ti?

Más que un canon literario, puedo decirte qué autores prefiero y no precisamente con algún tipo de jerarquía. La literatura argentina me encanta: Julio Cortázar (lo siento, no puedo dejar de mencionarlo), Abelardo Castillo, Jorge Luis Borges, Alejandra Pizarnik, Ernesto Sábato, Adolfo Bioy Casares…

También Gabriel García Márquez, Horacio Quiroga, Alejo Carpentier, Onelio Jorge Cardoso, Mario Vargas Llosa, Guillermo Cabrera Infante, Virginia Wolf, Antón Chéjov y Mario Benedetti. Ya ves, no es un canon, no suelo hacer estas listas porque leo bastante variado y cada vez que nombro autores, siento que me falta alguno y quedo en deuda.

Te menciono dos cuestiones que quisiera nos comentes… La primera sobre la relación del periodismo, pues eres periodista de formación, con la literatura y sus convergencias…

Yo siempre he defendido que el periodismo es el hijo moderno de la literatura y me disgusta que los vean escindidos. Siento que nos empeñamos en poner etiquetas cuando lo más importante es narrar y un periodista es también un narrador de hechos.

La diferencia entre un periodista y un escritor de ficción es principalmente de estilo, modalidades de trabajo y técnica. Esto no lo digo yo, sino Alejo Carpentier. Siempre que se habla de periodismo y literatura recomiendo la conferencia de Carpentier que se titula El periodista: un cronista de su tiempo, de 1975, en la cual queda zanjada excelentemente esta vieja polémica.

Hay escritores cuya obra periodística parece una antología de cuentos, por el manejo preciso de las técnicas narrativas en el ejercicio periodístico; en Cuba, por ejemplo, Onelio Jorge Cardoso. Muchos grandes escritores de ficción han sido periodistas, porque el periodismo es una escuela imprescindible para la síntesis, el manejo de los adjetivos, la inmediatez, las técnicas narrativas

Esto me hace pensar que el periodismo cubano hoy necesita retomar ese “estilo narrativo”, potenciándolo en la academia. Tenemos guías certeras en cuanto a todo lo que puede lograrse desde la escritura; Reynaldo Cedeño es uno de esos periodistas.

La segunda cuestión es sobre tu reciente paso por el Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso, donde obtuviste la beca Caballo de coral que otorgan al finalizar…

El Centro Onelio es una de las mejores experiencias que he tenido. Esta escuela te acorta y te alarga el camino,porque organiza tu manera de leer, recomienda autores, ofrece técnicas y herramientas; pero, al mismo tiempo, abre muchísimas puertas y comienzas a ver todo de manera distinta, a leer con otras pautas, a cuestionarte la realidad y a pensar en otros temas. El “Onelio” me regresó con muchas ganas de escribir; a mí no me dio el famoso bloqueo pos-Onelio. Además, fue la primera experiencia de leer algo en público y esto es muy importante a la hora de aceptar críticas, saber escuchar es una virtud. Yo estoy muy agradecida por la oportunidad de recibir clases de escritores como Eduardo Heras León, Raúl Aguiar y Sergio Cevedo.

Obtuviste también el Pinos Nuevos 2020 con Versiones de la sed… Hablemos un poco de un premio también importante que visibiliza la obra de los jóvenes escritores en Cuba

Sí, es un premio también importante. Es el segundo concurso en el que participo. Sigo diciendo que me niego a trabajar en base a concursos, pero reconozco que en el complejo panorama editorial del mundo y de la Isla, una de las formas más directas y rápidas de publicación es a través de estos premios, más allá de toda la carga subjetiva del proceso de selección y premiación o de las inconformidades que pudieran generar las decisiones finales. Son riesgos que se corren, por eso no se trata de que digas voy a escribir para tal concurso a ver si público. En mi caso, escribo y tengo proyectos terminados, luego aparecen estas oportunidades: la convocatoria del Celestino llegó por esos azares a los que Cortázar llama vida, y la del Pinos Nuevos por una recomendación de otra escritora. Lo que sí tengo claro es que solo presento cuando estoy dispuesta a que un libro tome su propio camino y yo humildemente lo deje ir.

Ambos jurados –el del Celestino y el Pinos Nuevos– han subrayado el “aliento poético” de los cuentos…

Lo dije para el periódico Adelante, “a mí este tipo de elogio me deja sin aliento”. Como autora tengo más posibilidades de enmascarar mi voz a través de la narrativa, pero la poesía me resulta más dolorosa, es un desnudo literario y tiene muchos riesgos, para empezar el lector te ve descubierta en los versos. Ahora recuerdo que mis compañeros y profesores del Onelio también comentaron ese “aliento poético” en el texto que leí en clases. Que mis cuentos me salgan con aliento poético no es un propósito explícito, ellos salen y al parecer me estoy quedando también desnuda en la narrativa.

¿Qué crees caracteriza tu generación, si acaso crees pertenecer a una generación literaria?

No me siento capaz de caracterizar una generación literaria, para ello tendría que haber leído muchísimo a los escritores de esta generación y no lo he hecho con la amplitud que me gustaría, y también creo que deberían pasar unos años más, mirar con la perspectiva que el tiempo te concede.

¿Cómo valoras el panorama literario cubano desde tu perspectiva como joven escritora?

Si me preguntas por la literatura cubana de manera general, pues es indiscutible que Cuba constituye uno de los paradigmas literarios en el continente y en el mundo. Si se trata de cómo una joven escritora se inserta en el panorama literario cubano, eso es ya un proceso más complicado, que el solo hecho de publicar no garantiza, porque entraña niveles de calidad, compromiso y responsabilidad no siempre presentes y esto me lleva a una preocupación: en ocasiones, lamentablemente, la calidad literaria de la obra no está entre los primeros parámetros a la hora de decidir publicar o no un libro. Pero, de manera general y desde mi corta experiencia, considero que el panorama literario cubano es un prolífico paisaje de autores, temáticas y estilos.

¿Expectativas con Las fauces? ¿Con el trabajo de Ediciones La Luz?

Las expectativas con Las fauces han ido cumpliéndose poco a poco. Me quedan algunas que corresponden al proceso en el cual se encuentra el libro. La edición es otro momento de suma creatividad y entendimiento con la obra, que además implica a muchas más personas que el autor. En ese trayecto estamos. Ediciones La Luz ha tenido mucha paciencia conmigo, una autora que se inicia, y por eso le agradezco a su equipo la profesionalidad. Han sido además una escuela y una familia.

Listas las propuestas, ahora a disfrutar del verano

Por Julio César

El sol y el calor están de más mencionarlos porque no se ausentarán a ninguna jornda, de hecho se hacen ya bien latentes e invitan a refrescar a través de las diferentes opciones que propone el país para la presente etapa estival.

No podía ser menos y durante este Verano 2020 el eslogan es “Por la vida”, cuando apenas salimos airosos de una pandemia que ha puesto en vilo la existencia humana, por ello es puntual la invitación a disfrutar con responsabilidad y siempre atentos al cuidado de nuestra salud para evitar contagios o una regresión en todo lo que ha logrado el país ante la Covid-19.

No es de extrañar entonces que los espacios e instituciones que se insertan en esta segunda fase posterior a la pandemia abran sus puertas a mitad de capacidad, para evitar aglomeración de personas, y con las consiguientes medidas higiénico sanitarias.

Fotos: Wilker López

En este punto es importante señalas que las actividades deben incrementarse en dependencia de la fecha en que la provincia transite hacia la tercera fase pos-Covid.

Este día 11 se realizará la apertura oficial del Verano Holguín 2020 en nuestro municipio cabecera, con un trabajo voluntario convocado por las autoridades municipales en el Consejo Popular La Yuraguana, al que proseguirán pinceladas culturales a cargo de la Brigada de Instructores de Arte “José Martí” y la Compañía de Narración Oral “Palabras al Viento. El propio día se realizarán otras acciones puntuales como en la Galería Holguín, a las once y treinta de la mañana, con la apertura de la expo colectiva de creadores profesionales del patio, titulada “Veraneando con el arte”, la cual se pretende realizar desde las redes sociales a través de Internet. Por su parte, el 19 se festejará el Día de los Niños, para lo que se trasladará el groso de las actividades a las Casa de niños sin amparo familiar.

Para el 28 de este mes quedará el homenaje al Comandante Hugo Chávez, en un compendio de manifestaciones que se darán cita en la Casa de Cultura Manuel Dositeo, a partir de las 8 p.m. Los homenajes se extenderán hasta el 13 de agosto se celebrará el 94 aniversario del natalicio de Fidel Castro, donde igualmente se aglutinarán diferentes artistas aficionados para homenajear a esa figura cimera de nuestro territorio. Con respecto al 26 de julio, Día de la Rebeldía Nacional, solo se realizarán acciones culturales puntuales, además del acto en cada municipio. Por último el 23 de agosto se festejará el aniversario del Federación de Mujeres Cubanas y el 30 será el Cierre oficial del Verano 2020.

Para la arrancada de estos dos mese de receso docente, la Biblioteca Provincial Alex Urquiola realizará este sábado en la mañana la presentación y venta de libros pertenecientes a la Feria de este año que en nuestra región, con motivo de la pandemia, no pudo realizarse, por ello serán aprovechados este y otros espacios para la comercialización de todo el cúmulo de conocimiento impreso que hoy se encuentra en los almacenes de la provincia. El Festival Aquafest, de carácter internacional, es otra de las propuestas de la insigne institución, que se realizará este año vía on-line, el artista anfitrión, AlexeiParra Proenza, o Alexei Music, como también se le conoce, auspiciará las secciones entre el 16 y el 19 próximos en los horarios de la tarde.

El Complejo Cultural Eddy Suñol reajusta su programación e implementó propuestas de pequeño formato. Para este fin de semana arrancan con la Compañía de Narración Oral Palabras al Viento, que en su función número 100 presentarán el espectáculo “Fauna de Cuba”. Por su parte, en la Sala Alberto Dávalos se presentará la Compañía Ronda de los Sueños con la obra “Ven conmigo”; a estas presentaciones se le sumarán la proyección de animados realizados por los estudios Anima, de la Ciudad.

Para la segunda semana de propuestas presentaránproyectos de pequeño formato pertenecientes al Lírico, la Orquesta de Cámara, el Orfeón Holguín, y para el mes de agosto proponen la visite del Grupo Humorístico “Etcétera”, quien vendrá a celebrar con su público sus quince años de vida artística.

Durante estas presentaciones, el Complejo Cultural prestará servicios a un cincuenta por ciento: es una fila vacía por el medio, conjuntamente con un asiento de por medio entre cada persona que asista a las funciones.

El Centro Provincial de Superación Cultural ofrece dos talleres on-line a través de un grupo de Whatsapp, el “Dinámico de poesía”, con su anfitriona Lourdes González, como forma de apoyar esta manifestaciónartística. Para la semana próxima consta la presentación de Palabras al Viento en la Casa de niños sin amparo familiar, y posteriormente el otro taller on-line que estará a su cargo, transmitido a través de su perfil en Facebook.

Yamilet Ricardo, gerente marketing de Artex en Holguín, afirmó que en la medida que sus centros se han reanimado se ha realizado su reapertura, por ejemplo la Casa de la Trova “El Guayabero”, con sus peñas habituales, en horario de dos de la tarde a ocho de la noche, sin actividades nocturnas, o el Salón Benny Moré, que abrió con Norberto Leyva y su grupo: “En esta etapa los temas y géneros musicales tendrán un enfoque menos incitador al baile, solo música para disfrutar a través de la escucha, este centro-El Benny- si abrirá con sus espacios habituales desde la nueve de la noche hasta las dos de la madrugada, pero con capacidad al 50 por ciento y artistas o agrupaciones de pequeño formato. Desfiles de moda, proyectos para niños y otros destinados a la música nacional se incluyen dentro de las propuestas de nuestras instituciones para sumarse a la campaña Un verano con arte, de nuestra empresa”, apuntó la directiva en Conferencia de Prensa realizada en el Lobby del Complejo Eddy Suñol.

Yaquelín Rodríguez, directora del Museo de Ciencias Naturales, destacó que las acciones fundamentales del Centro Provincial de Patrimonio estarán dirigidas hacia las comunidades vulnerables como la del Güirito en Gibara y Alcides Pino en nuestra cabecera provincial, recorridos a sitios arqueológicos en cada municipio, a los espacios de interés natural en cada territorio; así como las acciones dirigidas a las Casa de abuelos y de Niños sin amparo familiar, engrosan las propuestas. Durante el verano varias instituciones del territorio cumplen aniversario, tal es el caso del Mausoleo Plaza de la Revolución o la Casa Natal de Calixto García, quienes conciben su programación de verano de conjunto con las actividades dedicadas a su aniversario.

En relación con el Museo de Historia Natural, Yaquelinapunta que aún está cerrado debido a una situación constructiva con motivo de las fuertes lluvias que se produjeron en la provincia, pero que en los próximos días debe realizar su reapertura al público.

Reinier Parra, subdirector del Centro provincial de Casas de Cultura expresó que el total de sus instituciones abre sus puertas durante esta fase: “Este año el llamado del Ministerio es hacia los talleres de creación, donde se insertan los promotores culturales, principal enlace con la comunidad. Para este fin de semana iniciaremos con actividades infantiles, talleres literarios, de repentismo-en los municipios con esta tradición-, así como talleres de baile de casino, un baile de pareja pero esta vez se marcarán los pasos de forma individual”.

Por su parte, el 22 a las cinco de la tarde entregaremos el Premio Provincial de Cultura Comunitaria en la Casa de la Trova, lauro que no solo está diseñado para el trabajador de la cultura, sino a las instituciones, las personalidades y los proyectos culturales. Este proceso empieza por el municipio, luego pasa a la provincia, y finalmente el Ministro de Cultura entrega el reconocimiento a nivel de país.

Momento importante dentro de su trabajo será la visita el próximo martes del Presidente del Consejo Nacional de Casas de Cultura, Django Guerra, a realizarse en la sede de Ediciones La Luz, para verificar su trabajo con respecto a la presnete etapa.

La EGREM invita a su Centro Cultural Bariay que ofrece servicios gastronómicos unidos a una programación cultural de miércoles a domingo, pero sin incitar al baile ni la aglomeración de personas. Se incorpora a las propuestas el “reconvertido” Salón Santa Palabra, ahora como Piano Bar, entre las nueve de la noche y dos de la mañana, con descargas de pequeño formato acompañada siempre del piano. En agosto se presentará además el disco de Fernando Cabreja que se encuentra casi listo. La Peña de los Socios, con este y otros cantautores representativos del patio, no se realizará hasta que no pueda aumentarse las capacidades del Café El Chorrito-sede habitual-, pero se les han reprogramado sus presentaciones para El Bariay.

Moisés Mayán, divulgador del Centro Promotor del Libro Pedro Ortiz, destacó el elevado número de textos con que cuentan en los almacenes producto de no realizarse la Feria durante el mes de marzo, por lo que sus acciones potenciarán principalmente la comercialización de textosque se promocionarán a partir de su perfil de Facebook.

La Asociación Hermanos Saíz en Holguín empezará sus actividades el día 15 de este mes, con una expo colectiva de sus miembros titulada “En línea”, y que tiene que ver con esta alternativa para promocionar la cultura a través de internet en medio de la reciente pandemia. Suprogramación “no presencial” se realizará a través de las redes sociales y la página en Facebook “AHS Holguín”, además del blog de Ediciones La Luz; y por otra parte, los espacios habituales como las peñas de trova, pero con asistencia reducida de público.

Para esta etapa destacan una peña de artes escénicas que se realizarán en la sede del Teatro Guiñol, donde participarán artistas y teatrólogos para ofrecernos sus perspectivas; además de dos Brigadas artísticas, primero en Holguín, y luego en Banes y Báguanos.

En Ediciones La Luz se realizarán espacios muy seguidospor el público como la peña Abrirse a las Constelaciones, todos los miércoles a las cinco de la tarde, iniciándose el día 15, para esa ocasión dedicada a la obra de Luis Caisés. Otra invitación es a celebrar el 13 de agosto el aniversario de la Asociación, que coincide con el Día Mundial de la Juventud.

Gabriel Cabrera, organizador del evento de Hip hop en Holguín, que arriba a su 16 Edición, destaca que para este año “partiremos de un proyecto on-line muy genuino donde se inserta una banda, un rapero y el poeta José Luis Serrano, algo que da una connotación histórica pues se combinará el blues, soul, country con el rap y la poesía. Las batallas del free stile o improvisación se incluirán además. Por primera vez se realizará una final nacional fuera de La Habana, en el Oriente, y Holguín a partir de este año será la sede a nivel de país. Nuestro creador de grafitis, Julito, se insertará además en las actividades del 16 al 18 de este mes”.

Por su aprte, Tico Dj, organizador del Stereo-G, propone transmisiones vía streaming desde la Casa de Iberoamérica el día 31 de julio, primera jornada del Festival, y el día primero desde el municipio Gibara, desde “El Almacén”, donde participarán los djs del patio y otros participantes que enviarán sus materiales a través de internet para ser transmitidos por esta plataforma.

Intento de poeta

En una medida más o menos equidistante, la poesía aglutina a seguidores y detractores. Si muchos se han cautivado por ese sentimental género, otros le aborrecen con la misma intensidad, aunque puede que en un momento de su vida hayan disfrutado de algún que otro verso enamorado. Más allá de quienes prescinden de ella, hay quienes, como Reynaldo González, se lanzan a la aventura de escribir sonetos, inspirados por un acontecimiento fugaz o por una profunda pasión.

Reynaldo González Zamora ha transitado por una serie de oficios como trabajador bancario, brigadista, profesional de la comunicación, ensayista, editor o director de revistas. Foto: Archivo

Sobre su vinculación con la poesía, giro radical dentro de su obra, este reconocido periodista y ensayista cubano seis veces ganador del Premio Nacional de la Crítica Literaria nos habla.
Un oficio y toda una vida

Desde trabajador bancario, brigadista, profesional de la comunicación, hasta ensayista, editor o director de revistas, Reynaldo González Zamora ha transitado por una serie de oficios que lo moldearon hasta convertirse en la personalidad de la cultura cubana que es hoy. Galardonado con el Premio Nacional de Literatura en 2003, de su obra desprenden textos esenciales para el estudio de la cultura cubana.

Con temprana edad fundó “Revolución y Cultura”, en momentos donde existía un vacío, una ausencia en el tratamiento de estos temas, al decir de González, “una revista que se interesara por la inmediatez y rindiera culto a aspectos que lo merecen, específicamente en la educación literaria de las nuevas generaciones, entre lo que se encuentra periodos enteros que no se mencionan en los programas de estudio o personajes que apenas se tratan y que fueron muy importantes en la evolución de la literatura”.

Dentro de su trayectoria como escritor pueden citarse Contradanzas y latigazos (1983), Lezama Lima el ingenuo culpable (1989) o El bello Habano (2005), algunos de los textos que le han propiciado alcanzar, entre otros galardones, la Distinción por la Cultura Nacional.

Profeta de la prosa en tierra del verso

 

Consagrado al ensayo y los textos periodísticos, el también Premio Nacional de Periodismo Cultural en 2007 muestra inclinación hacia la escritura en verso, acotando con modestia y sencillez que no puede ni persigue compararse con los grandes de este género en la Isla: “Yo nunca he escrito buena poesía, hago el intento, siempre he tratado de tener un sentido real de mi tiempo y contexto, y en un país como Cuba, que tiene tan extraordinarios poetas, presumir de este oficio sin serlo es una falta de respeto y una vergüenza”, señala Rodríguez Zamora.

Como lector empedernido de sonetos se considera alguien que la respeta y quiere, sin embargo, define en un hecho propiamente vergonzante el de convertirse en poeta: “La poesía, como todo referente a la literatura, tiene su margen e intimidad, no hay oficio de mayor seriedad que la literatura, el hecho de concebir la poesía en particular es de locos, de soledad, no la de ‘un pájaro grande multicolor’, de Pablo Milanés, sino una que no te deja escapar”.

A pesar de no considerarse seriamente poeta, nos llega de su autoría Envidia de Adriano (2003), libro donde incluye sonetos “al alcance de sus posibilidades”, atendiendo “a la manera clásica”, una suerte de “imitaciones” escritas en endecasílabos que parten de una historia de amor propia, auto-catalogada como clásica, por lo que es cantada en versos clásicos y sonetos medianos: “atrevimiento que la vida le permitió”, afirma González.

“Envidia de Adriano es un juego la novela de la escritora francesa Marguerite Yourcenar y los sonetos de amor extraordinarios de Quevedo, una imitación que quedó en eso. Mis vocaciones no van tanto a la poesía aun cuando todo lector de poesía se cree que puede escribirla, eso tiene ella, que enamora y hace ver espejismos, esa fue la aventura de este poemario, que por su título hace recordar al emperador, a esa novela extraordinaria que es Memorias de Adriano, y para exaltar al mismo tiempo la cultura española, el empleo de la palabra en la etapa de nuestros clásicos”, agrega esta prominente figura de nuestras letras, a quien también se le dedicara la Feria del Libro en 2010.

“Siempre que vengo a Holguín me siento parte del paisaje”. Foto: Archivo

Holguín: su querido…

 

Sobre la Ciudad de los Parques y los sentimientos que le generan la visita expresa: “siempre que vengo a Holguín me siento parte del paisaje, de los amigos, he andado muchas veces esta plaza, es una ciudad en la que me he perdido y me he encontrado, que también es una forma de conocerla. Estar rodeado de amigos, un grupo de personas con las cuales tengo intimidad extraordinaria y cariño enorme, me hace sentir como en la sala de mi casa”.

La historia más famosa del mundo

Por Abelardo Leyva Cordero

Le oí siempre decir a un amigo: “Lo importante es tener una buena historia y saberla contar”. Principios que se cumplen dichosamente en la novela para niños y jóvenes que escribiera Rubén Rodríguez con el título La retataranieta del vikingo, publicada por el sello editorial Oriente en 2018; y que mereció al año siguiente el premio al libro más leído en el país que que otorga el Instituto Cubano del Libro cada año a los diez títulos más vendidos en la red de librerías cubanas o de mayor circulación comercial en el territorio nacional.

Rubén Rodríguez. Foto: Carlos Rafael

Rubén Rodríguez vuelve a la carga con su cuarta entrega de una saga que comenzó con El Garrancho de Garabulla, a las que le sucedieron Paca Chacón y la educación moderna, y Los niños más insoportables del mundo.

Sin renunciar a sus ya clásicos personajes como Érika, Mami Maritza, Ernesto, el escritor del campo, la abuela Delia y muchos otros…, en esta ocasión el ambiente tranquilo del campo es interrumpido por una nave vikinga, surgen nuevos personajes venidos de otras tierras e, incluso, de otros planetas, no falta la dosis de fantasía y, lo que se vuelve el eje central de la historia, el juicio a celebrar por la custodia de Érika, convierten la novela en una propuesta superior a las anteriores.

Si debo destacar algo en mi comentario es la existencia de un antecedente en la vida de Mami Maritza que sirve de pretexto para esta nueva historia. Y es la aventura que vivió en su juventud con un hombre venido de otras tierras, de cuyo amor naciera precisamente Érika.

Del señor no se sabía nada hasta el momento en que se le ocurre aparecer pilotando un barco vikingo que arribará a un lago del poblado de Garabulla para sorpresa del pueblo, acompañado por cuarenta hijos y con el propósito de rescatar a su única hija del peligro que supone estar al cuidado de una madre irresponsable.

Se establece de inmediato una disputa entre los padres por la custodia permanente de la niña, lo que lleva a la celebración de un juicio que se hace llamar “El juicio más famoso del mundo”; donde aparece una mujer famosa por sus victorias en el campo de la legalidad, y nuevamente Ernesto debe salir en defensa de su querida esposa, hijastra y toda su familia que la completan los mellizos Nita y Nito, explotando de nuevo sus aptitudes de abogacía.

Hábilmente el autor usa las historias pasadas en el desarrollo de la nueva, pues es la abogada que defiende los intereses de Erik el vikingo quien cita dichas obras para demostrar una posible incapacidad de Mami Maritza para educar a Érika correctamente. Citando, a conveniencia, fragmentos donde se evidencia actitudes irresponsables en su conducta. A lo que Ernesto debe responder sagazmente, consultando de nuevo sus propios libros pero ahora sin descuidar el contexto de las propias citas que manipulara la más famosa abogada penalista de todos los tiempos, Nereida Moriarty.

Esta escandalosa mujer se disfraza para salir en público cada vez que secciona el juicio, seguida de su fiel empleado Lorenzo Lorenzo, que como un perro fiel hace todo lo que le ordenen. Por este orden Nereida luce sus disfraces, sin dejar de sufrir terribles consecuencias por ello; elije una máscara funeraria del faraón Tutankamón, para el primer día del juicio; en su segunda aparición, una escafandra espacial cubre todo su cuerpo; en la siguiente jornada luce en su cabeza una careta antigás, con un traje, guantes y botas; en otra ocasión se hace pasar por una geisha mientras Lorezo se disfraza de ninja; también escoge atuendo y capirote rojo de diablito de carnaval, lo que provoca una gran risotada en los asistentes.

Todo esto sucede en la segunda mitad del libro, cuando las bases han sido creadas después de que Érika se peleara con Mami Maritza por ocultarle que tenía un padre y no era hija del amor como siempre le hicieron creer, y por ello corriera hasta la cubierta del barco vikingo y decidiera permanecer al abrigo de su nuevo papá, y en compañía de sus también nuevos cuarenta hermanitos.

Sería sabio detenernos en la descripción de los nuevos protagonistas, Erik el vikingo, padre de Érika, y sus cuarenta hijos llamados todos Erik. A su arribo al pueblo de Garabulla son precisamente la maestra Esperanza y sus cuatro alumnos quienes se encargan de recibirlos, con mucho miedo por creer que la posa está embrujada y tener delante de sus narices un barco enorme que luce en su proa la escultura en madera de un dragón.

Pero este ambiente empeora cuando se escucha una aterradora carcajada proveniente de la nave que emite el nuevo padre de Érika. Un padre con brazos peludos, bien grande y que usa un casco con cuernos en su cabeza, lo que se puede apreciar también por las coloridas ilustraciones del libro a cargo de Ángel Velazco; y para acentuar más su peculiar personalidad, cuando habla arrastra la r como un niño o un extranjero que su lengua materna no es el castellano.

Una vez que el hombre y los cuarenta muchachos salen a cubierta, todos quedan sorprendidos al descubrir el enorme parecido que hay entre la pandilla y Érika; comenzando por los hermosos ojos azules de la niña y las trenzas rubias que son idénticas al cabello del vikingo. Antes que Erik confiese el propósito de su viaje, ya todos lo imaginan: “Ando en busca de mi hija…”

Si bien la historia lleva un modelo ortodoxo; me refiero a la conocida historia donde un padre aparece de la nada y sorprende a la hija, luego se disputa con la madre el derecho a la patria potestad del vástago, y el final ya podemos imaginarlo; sí hay notables valores literarios en el desarrollo de la obra que la distinguen como una de relevancia en el ámbito literario de la isla.

El humor, cualidad primordial en estas obras y en los lectores cubanos, está muy manifiesto a lo largo del libro, mezclado con una considerable dosis de fantasía; otro valioso componente que Rubén explota cuando nos habla de las muñecas Cindy Rosa e Iris del campo, que no se cansan de opinar sobre todo asunto; a ellas se suman ahora cuarenta nuevas muñecas que viajan en el barco vikingo. Pero estas por ser más refinadas nunca logran ganar la confianza de la niña ni la amistad de las dos primeras.

En la celebración del juicio se menciona a una familia extraterrestre que sigue los acontecimientos por la Internet, y tampoco dejan de juzgar el caso y hasta compararlo con sus propias vidas. La intención de mezclar la fantasía con la realidad, y en ambos mundos tener presente el humor, logrando coherencia y sobre todo verosimilitud, es una meta alcanzada por el autor que todo lector agradece.

Por momentos parece que el humor se vuelve exagerado cuando declara cosas como: “Estoy muy nerviosa, no sé qué pasará, musitó Cindy Rosa. ¡Hoy se rompe el corojo!, aseguró Iris con aire de mambisa, y hasta revoloteó su pequeño sable, ante el azoro de las vanidosas muñecas nuevas”. “El guanajo galante había descendido del palo mayor y arrastraba el ala alrededor de la archifamosa abogada, ejecutando su conocido cortejo”. “Quien conoce a la suegra del escritor Ernesto, sabe de su buen corazón, aunque sea la vieja más distraída del universo. […] Es porque no conocen a Kczhizz…, chirrió el extraterrestre […]”. Pero al final se asimila, porque es este precisamente el espíritu de la obra, que le confiere identidad, por esa cadencia natural con que avanza y ocurren los hechos, siempre de forma entretenida, con ingenio para que el lector jamás se aburra y sí se desternille de la risa.

La imaginación del autor es manifiesta cuando crea su propio entorno para desarrollar su historia, la celebración del más famoso juicio del mundo, el cual se celebra sobre la cubierta del barco, entre los aparatos del parque de diversiones que Erik erige para sus cuarenta hijos. La propia abogada Moriarty se encarga de describir tan ameno ambiente: “Señor Juez de la estrella voladora, señores del jurado en la montaña rusa, expertos de los carros locos, triste abogado defensor del columpio; vecinos de Garabulla… ¡¡¡¡Apreciada Prensa internacional!!!!”

Asimismo quiero señalar la caracterización precisa que se hace de cada personaje, logrando con esto que la obra cobre fuerza, llegue a conmover el corazón del lector y al mismo tiempo equilibre una obra llena de humor pero también con matices muy humanos en los personajes, los cuales pueden reír y a la vez llorar según la circunstancia.

Conviene citar un fragmento del capítulo que el autor llama “La conversación terriblemente seria”, cuando madre e hija buscan una reconciliación. “No llores, mi niña; no llores más- le dijo enjugándole las lágrimas y acunándola en su pecho. No llores tú, mamita. Yo lloro porque tú lloras…, contestó Érika, intentando hacerse la fuerte. Está bueno ya, que nos parecemos a tu abuela Delia- se sobrepuso la mamá y secó las lágrimas de ambas con su pañuelo de cabeza-. Ahora te contaré cómo conocí a tu papá. […] ¿Compañera Mami Maritza, juras decir toda la verdad en nombre de la verdad verdadera? Lo juro por lo que más amo en el mundo: por ti y tus hermanitos. Érika supo que su mamá no mentiría. Es más, desde ese instante tuvo la certeza de que Mami Maritza no volvería a ocultarle nada, por duro que fuera”.

Hago esta observación dirigida a ese bello libro de Dora Alonso titulado El cochero azul, con el ánimo de destacar la fantasía que desborda las páginas del clásico de la literatura cubana, esa fantasía que permite a un perro hablar como una persona, que estas y el animal se comuniquen sin barreras en un marco de confianza, fidelidad y amor; donde cualquier cosa puede ocurrir y todo es creíble, conmovedor y también lleno de gracia; esa mezcla capaz de crear una deliciosa historia, como sucede, en buen grado, con La retataranieta del vikingo, del talentoso escritor Rubén Rodríguez.

“Este hombrecito, por su extraño comportamiento, será un buen sujeto de experimentación para nuestros científicos, chirrió el capitán. El aterrorizado Lorenzo Lorenzo no se atrevía a decir ni pío”.

“El inminente encuentro entre dos humanidades fue aplazado, al determinar los extraterrestres que los de la Tierra no estaban preparados aún. La nave ascendió al espacio a tanta velocidad que fue confundida con un destello de luz; además, los vecinos de Garabulla se hallaban ocupadísimos despidiendo a los vikingos. Como siempre ocurre en esa región, lo hicieron con una gran fiesta”.

Eliseo Diego en la inmensidad de las pequeñas cosas

Por Erian Peña Pupo

Fotos tomadas de Internet

Este año celebramos el centenario deEliseo Diego,uno los autores más importantes del corpus literario cubano y, añaden los investigadores, entre los grandespoetas en lengua española.

Eliseo, quien nació en La Habana el 2 de julio de 1920 y falleció en México, el 1 de marzo de 1994, supo calar profusamente lo que Cintio Vitier llamó “lo cubano en la poesía”, y como pocos, su obra ha ganado, según pasan los años, en vigencia y actualidad, al punto de influir en hornadas de jóvenes escritores que ven en el autor de Por los extraños pueblos, Inventario de asombros y El oscuro esplendor una de los altas cimas de la literatura cubana de todos los tiempos.

La obra de Eliseo Diego está influida, de una parte, por el mundo de su infancia, experimentado como paraíso perdido –ausencia que viene a sumarse para este escritor católico a aquella primera del Edén–, y de otra parte, a su temprana y total participación en el grupo Orígenes, esa familia que formaron en torno a la figura paterna, absoluta, de José Lezama Lima: Eliseo Diego y Cintio Vitier y sus respectivas esposas Bella y Fina García Marruz, Octavio Smith, Agustín Pi, el padre Ángel Gaztelu, Cleva Solís, Gastón Baquero, Lorenzo García Vega, los músicos Julián Orbón y José Ardevol, los pintores Roberto Diago, Mariano Rodríguez y René Portocarrero, el escultor Alfredo Lozano, y el mecenas y coeditor de la revista Orígenes, José (Pepe) Rodríguez Feo (revista en la que colaborara en sus inicios Virgilio Piñera).

Sus primeros libros fueron en prosa: En las oscuras manos del olvido (1942) y Divertimentos (1946). Este último destila su apasionada lectura a los cuentos de Perrault, Andersen, los hermanos Grimm, Dickens, Stevenson y Lewis Carroll, entre otros,libros que lo acompañaron asiduamente desde su niñez; y está integrado por pequeños textos de temas diversos que forman, según Vitier, “un encaje, postales de viejas playas mordidas de irrealidad, miniaturas de aire y terror”. Con estas narraciones de carácter alegórico o sobrenatural, Eliseo exorciza los miedos de la infancia, mientras hace volar la fantasía por los reinos de la magia y la ensoñación.

Sin embargo, se consideró, sobre todo, poeta: “Soy de oficio, poeta, es decir, un pobre diablo a quien no le queda más remedio que escribir en versos. Y lo hago, no por vanidad, ni por el deseo de brillar o qué se yo, sino por necesidad, porque no me queda más remedio que escribir estas cosas que se llaman poemas”, dijo en una ocasión.Después de Divertimentos, publicó en 1949, también por Ediciones Orígenes, su primer libro de poesía, En la Calzada de Jesús del Monte, texto decisivo de su trayectoria poética, que representó el deseo de Eliseo por acercarse, con sus propios y diría él, pobres medios, y desde una perspectiva estética muy diferente, a esa “rauda cetrería de metáforas” que, según el padre Gaztelu, era “Muerte de Narciso”, de Lezama Lima. Si Lezama en el primer verso de ese poema (“Dánae teje el tiempo dorado por el Nilo”) se transportaba al mítico pasado de la estirpe humana, y abrió la “otra escena del orden simbólico”, Eliseo Diego, desde el primer verso de su libro (“En la Calzada más bien enorme de Jesús del Monte donde la demasiada luz forma otras paredes con el polvo”) sacaba del anonimato a aquella vía habanera que le servía habitualmente de trampolín para saltar al paraíso perdido de la infancia y de la historia de sus antepasados, situándose en un no-tiempo compuesto de un pretéritodonde predomina la añoranza y la memoria.

El “Primer discurso” de este poemario –escribe Lezama– “era un precioso y sorprendente regalo, suficiente para llenar la tarde con aquella palabra que nacía para uno de los más opulentamente sobrios destinos poéticos que hemos tenido. Fue más que suficiente para que todos nos diéramos cuenta del verbo que nacía y que se imponía por la necesidad de su escritura. (…) Desde los primeros versos ese más bien enorme, le daba una peculiar dimensión a la Calzada que la inundaba totalmente con las luces de un nacimiento”. Y más adelante añade Lezama Lima en las notas que sobre Eliseo incluyera en la antología Una fiesta innombrable: “Hoy la generación de Orígenes y la poesía cubana muestran como uno de sus esplendores En laCalzada de Jesús del Monte y a su autor como una de sus más logradas cimas poéticas”.

Mario Benedetti escribiría tiempo después que “En la Calzada…es un libro fundamental, ejemplar en más de un sentido, y considero que, en la irradiación a las más jóvenes promociones cubanas, su lección de autenticidad es verdaderamente inapreciable”. Mientras María Zambrano celebrara su poesía, que permite“prestar el alma, la propia y única alma, a las cosas para que en ellas se mantengan en un claro orden, para que encuentren la anchura del espacio y el tiempo, todo el tiempo que necesitan para ser y que en la vida no se les concede”.

Además de los mencionados, Eliseo Diego publicó otros textos, comoMuestrario del Mundo o Libro de las Maravillas de Boloña,A través de mi espejo, Soñar despierto, Cuatro de Oros,Poemas al margen, En otro reino frágil, Noticias de la Quimera, y Libro de quizás y de quién sabe.

Su labor intelectual lo llevó,además, por varios caminos: el ensayo, la pedagogía y las traducciones. En Conversación con los difuntos, reeditado por Ediciones Holguín, en 2016, Eliseo reunió sus diálogos poéticos con varios de sus amigos muertos, mediante la traducción literaria; esos que le hablaban desde las páginas de un libro, a través de la poesía. Así tradujo la obra doce poetas de habla inglesa que, en varios momentos de su vida, conversaron y acompañaron, como tutelares resguardos, su existir cotidiano: Andrew Marvell, Thomas Gray, Joseph Blanco White, Robert Browning, Coventry Patmore, Ernest Dowson, Rudyard Kipling, G. K. Chesterton, Walter de la Mare, Edna St. Vincent Millay, William Butler Yeats y Langston Hughes.

En las últimas décadas de su vida, Eliseo recibió numerosos reconocimientos y vio su poesía publicada y reditada: viajó a varios países, donde participó en encuentros y festivales, impartió conferencias, recibió reconocimientos y vio publicada su obra, como la Unión Soviética, Hungría, Suecia, Bulgaria, Nicaragua,Estados Unidos, España, México, Perú, Inglaterra, Colombia, entre otros. En Moscú le otorgan el Premio Máximo Gorki por sus versiones al español de poemas de grandes escritores rusos; devela una tarja dedicada a Heredia en las Cataratas del Niágara, Canadá; la Casa de las Américas edita un disco, en su colección Palabra de esta América, con veinte poemas leídos en su voz; recibe la Orden Félix Varela de Primer Grado que otorga el Consejo de Estado de la República de Cuba; obtiene varias veces el Premio de la Crítica; en Bogotá, recibe el Doctorado Honoris Causa de la Universidad del Valle en Cali,la Distinción Gaspar Melchor de Jovellanos que otorga la Federación de Asociaciones Asturianas de Cuba, y el Premio Internacional de Literatura Latinoamericana y del Caribe Juan Rulfo, otorgado con fallo unánime por diferentes instituciones económicas y culturales mexicanas, y que anteriormente recibieron Nicanor Parra y Juan José Arreola.En 1986 recibió el Premio Nacional de Literatura, junto a José Soler Puig y José Antonio Portuondo. Falleció a consecuencia de un infarto del miocardio vinculado a un edema pulmonar agudo. Al conocer la noticia, Octavio Paz dijo:“Solo faltaba la muerte a Eliseo Diego para convertirse en leyenda de la Literatura Latinoamericana”. Fue enterrado en el Cementerio de Colón, en su Habana natal, muy cerca de la tumba de su amigo Lezama Lima.

Eliseo Diego, “uno de los más grandes poetas de la lengua castellana”, nos recuerda Gabriel García Márquez, trasmitió en las formas breves –esos diminutos “fuegos vagabundos”, dijo Octavio Paz– la inexorable fugacidad de la vida y el carácter fragmentario de la memoria: la infancia, los antepasados, la ciudad y la familia, pero también el olvido, la pérdida, la muerte y su silencio final, que constituyen motores fundamentales de su escritura. Él insistió, como un padre prudente y sabio, que la poesía acompañara nuestros días. Dejémosle entrar entonces, conversemos con el necesario amigo Eliseo, bajo la luz eterna de la poesía y la mirada del poeta, con la seguridad de que “un poema no es más/que una conversación en la penumbra/ del horno viejo, cuando ya/ todos se han ido, y cruje/ afuera el hondo bosque; un poema/ no es más que unas palabras/ que uno ha querido, y cambian/ de sitio con el tiempo, y ya/ no son más que una mancha, una/ esperanza indecible;/ un poema no es más/ que la felicidad, que una conversación/ en la penumbra, que todo/ cuanto se ha ido, y ya/ es silencio” (artículo publicado originalmente en el sitio web de la Asociación Hermanos Saíz, AHS).