La Casita del Cuento celebra su aniversario 13

La Casita de Cuento, sede de la Compañía de Narración Oral Palabras al Viento, celebra hoy su 13 aniversario, antesala de los 17 años de este reconocido colectivo que se festejarán mañana.

Y como el encuentro con los amigos y el público no podía faltar, la Casita acogió la presentación, por el escritor Luis Yuseff, de los audiolibros Retoños de almendros y El musgo que brota, realizados por Ediciones La Luz junto a Palabras al Viento. 

Además de rememorarse la fundación de la sede y los sucesos más relevantes relacionados con ella y la narración oral en la provincia, Lainier Verdecia narró el cuento “Simplemente locas”, publicado en la Colección Espejos de este sello editorial de la AHS. 

En esta actividad, con el nombre “La oralidad es vida”, la Dirección Municipal de Cultura de Holguín le entregó un reconocimiento a la Casa del Cuento por su trabajo y vinculación comunitaria. ¡Muchas felicidades a todos los que hacen posible el arte de la narración oral!

Con información y fotos de Armando Emilio Machado y María Victoria G. Ballester. 

 

Emerio y la ecuación del éxito

Uno de los más prominentes escritores de nuestra provincia celebró recientemente su cumpleaños y Baibrama no quiere pasar por alto la ocasión, por tal motivo le ofrecemos nuevamente esta entrevista realizada en un momento trascendental de su carrera. Al Premio del Concurso Iberoamericano de Cuento Julio Cortázar en 2009, Premio Casa de las Américas en 2010 y Premio Alejo Carpentier en 2016 le desea nuestro colectivo: ¡Muchas felicidades y éxitos en su carrera profesional!

Emerio es uno de los más prominentes escritores de nuestra provincia. Foto: Archivo

Desde Mayarí, así como las primeras luces del alba que se acercan por el este, nos llega Emerio Medina, hombre de ciencias que alguna caprichosa suerte convirtió en literato. Con el Premio de Cuento Alejo Carpentier 2016, por el texto La línea en la mitad del vaso, conversamos para conocer los derroteros de su carrera literaria.
De ingeniero a escritor
En cuanto a la formación académica y profesional de Emerio debe mencionarse su título de ingeniero mecánico, recibido en la desaparecida Unión Soviética, específicamente en Uzbekistán, estancia que además le dotó de una cultura nueva, rica en matices y lecturas.
Luego de regresar a Cuba y realizar varios intentos por insertarse en el mundo de las letras, no es hasta principios del presente siglo cuando encuentra en Juan Rulfo un punto definitorio en sus proyecciones. Es así que surgen una serie de relatos cortos.
Aritmética para una obra
Como escritor, Emerio incursiona en la narrativa, fundamentalmente en el género cuento, a través de temas de la realidad contemporánea nacional. “Escribo fantasía y absurdo. Me resulta más cómodo armar un texto de corte fantástico o absurdo que realista, sin embargo en su sustrato está la realidad, es una mezcla de ambas. Me gusta dinamitar la realidad y para ello empleo esas dos herramientas”.

Texto más Emerio, es igual a premio
Cuando se escribe con placer y talento sobrado, la obra que surge está predeterminada (como en una suma aritmética) a impactar positivamente a los lectores y la crítica. Emerio no es la excepción, por tal motivo cuenta con una obra casi equidistante a la cantidad de galardones recibidos. En 2006 obtuvo su primer Premio de la Ciudad, con el volumen Rendez-vous nocturno para espacios abiertos. Para 2009 Ediciones Holguín le publicó Sarubí, el preferido de la luna, con el que recibió nuevamente el Premio de la Ciudad. En el propio 2009 es presentado su texto Los días del juego y otros relatos, por la Editorial Letras Cubanas, al que le fue conferido el Premio Iberoamericano de Cuento Julio Cortázar, gana además Premio Luis Felipe Rodríguez de la UNEAC con el volumen de relatos Café bajo sombrillas junto al Sena.

Como escritor, Emerio incursiona en la narrativa, fundamentalmente en el género cuento, a través de temas de la realidad contemporánea nacional. Foto: Archivo

Otro de sus galardones significativos es sin temor a dudas el Premio Casa de las Américas de cuento en 2011 por la obra La bota sobre el toro muerto, lauro que ratifica el calibre de este escritor. El Premio Alejo Carpentier, es uno de los reconocimientos más importantes que ha merecido la obra de Emerio y le provoca especial satisfacción: “fue un premio que yo esperaba, que buscaba, desde hace algunos años he mandado libros a ese concurso y quería ganarlo, es un premio prestigioso que te ofrece cierta visibilidad. Significa también un reto, algo así como una etapa vencida, uno quiere vencer etapas para cerrar círculos, y este premio viene a cerrarme un círculo importante dentro del cuento cubano, creo que ya hice el recorrido completo”.

Libro-arte por los cincuenta años de Ronel González

Por Moisés Mayán Fernández

Fotos cortesía de la Promotora Literaria «Pedro Ortiz Domínguez»

Sin temor a dudas ha sido este 4 de abril una jornada de múltiples celebraciones. Mientras la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) arribaba a su aniversario 59, y la Organización de Pioneros José Martí (OPJM) redondeaba seis décadas de existencia, en esta Provincia del Universo recordábamos la fundación del Hato San Isidoro de Holguín, el 4 de abril de 1545, fecha no exenta de polémicas, y como colofón, asistíamos al cumpleaños 50 del poeta Ronel González.

Aunque prácticamente todas nuestras actividades se insertan en escenarios virtuales, un reducido grupo de amigos decidimos a fuerza de afectos, congregarnos en la sala de presentaciones “Adelaida del Mármol” del Centro Provincial del Libro para acompañar estos hitos que eligieron el 4 de abril como núcleo de ineludibles coincidencias. La historiadora Mayra San Miguel Aguilar nos acercó a los diversos debates que han tenido lugar en torno a la fundación del Hato, y precisó que debemos celebrar el proceso de conformación de una ciudad, su paisaje humano, el arraigo de sus tradiciones y la incidencia de un fenómeno en el imaginario popular, sin establecer fechas rígidas que no pueden ser comprobadas.

José Luis Serrano tuvo a su cargo las palabras de elogio a Ronel González, con una rememoración muy puntual de la amistad que por más de 30 años ha unido a estos imprescindibles cultores de las estrofas clásicas en el mapa de la poesía cubana. Desde las similitudes y divergencias entre sus obras, Serrano fue capaz de iluminar el ámbito personal y literario de Ronel González, en una charla amena y reflexiva, donde no podía faltar su chispeante sentido del humor.

El Centro de Promoción “Pedro Ortiz Domínguez”, a propósito de la celebración, presentó el volumen La media rueda, primer título de la Colección Homenaje, producido en su taller de papel. Desde febrero pasado y como parte de las acciones de la campaña de promoción de la lectura “Vivo enamorado del libro”, en la sede de esta institución ha comenzado a funcionar un taller de papel que busca la forma de asistir el trabajo de los creadores holguineros desde publicaciones alternativas.

Con proyectos como los ya presentados “Poesía de cordel” y “Las voces del viento”, el colectivo del Centro de Promoción se ha dado a la tarea de reutilizar el papel manufacturado, la recortería, el papel periódico, el cartón, el cartucho, y otros elementos decorativos, para convertirlos en modestas obras artesanales que actúen como catalizadores del hábito de la lectura.

La acertada dirección de Rubenia Zaldívar ha cohesionado a un colectivo laboral muy diverso, pero con un marcado compromiso con la literatura. “La media rueda, es ante todo, un libro-sorpresa, pues fue realizado completamente en secreto para que Ronel pudiera cumplir el sueño de contar con una selección de su poesía en su cumpleaños 50. Todos pusimos nuestro “pedacito de papel” en esa obra, que constituye esencialmente una muestra de afecto a uno de nuestros más reconocidos poetas”, apuntó Rubenia Zaldívar.

La presencia en la actividad de Nilser Batista, funcionario del Comité Provincial del Partido, reafirmó la voluntad de nuestras autoridades de priorizar la cultura, como una de las conquistas insoslayables de la Revolución Cubana. La emoción de esa mañana no fue únicamente patrimonio de Ronel González, sino de todos aquellos que compartimos ese inefable apego a la página impresa.

Repasos historiográficos para una fundación

 

Por Erian Peña Pupo

Fotos cortesía del CC Lalita Curbelo

Las diversas teorías historiográficas sobre la fundación del Hato de San Isidoro de Holguín fueron el eje del conversatorio “Historia y cultura holguinera a 300 años del pueblo de Holguín”, realizado por Minervino Ochoa Carballosa en el Centro Cultural Lalita Curbelo como parte de las actividades por el 476 aniversario de la creación del Hato.

Minervino realizó un repaso historiográfico de un hecho “dudoso” pero necesario para comprendernos como habitantes de esta parte de la geografía nacional: la temprana fundación del Hato. Así relacionada tres momentos importantes o tres investigaciones sobre el tema clasificados por “cómo mueven esos momentos la verdad histórica sobre Holguín”. 

La primera está relacionada con Francisco de Zayas, antiguo Teniente Gobernador de Holguín, quien publica en 1841 un artículo sobre el surgimiento del Hato en las Memorias de la Sociedad Económica de Amigos del País. Allí plantea que Holguín surge en 1545 como Hato y señala el 4 de abril por ser la fecha en que se celebra el santo patrono San Isidoro. Además, destacan las Memorias sobre el origen del hato de San Isidoro de Holguín, de Diego de Ávila y Delmonte, 1862, que retoma la versión de Zayas. 

Por otra parte, enfatiza Minervino, encontramos a José García Castañeda y La municipalidad holguinera, de 1947, quien aborda la etapa anterior a 1545 y hace referencia a “una hacienda propiedad de Bartolomé de Bastidia en 1513 que tenía su centro en el sitio El Yayal, un pueblo de indios que está cerca del mirador de Mayabe y que fue vendida por Bastidia a García Holguín y a Diego de Lorenzana, otro bayamés”. En 1545, fecha dudosa, dice García Castañeda, la trasladan a Cayo Llano, donde surge el Hato. 

Otra versión, diferente a las anteriores, aunque apoyándose también en la tradición, la defiende el historiador José Novoa Betancourt a partir de rastrear por Internet las raíces y la genealogía de los García Holguín en España y otras partes de América (México, Centroamérica y Perú) para, con este, ir uniendo “las diferentes puntas del hilo”. Sobre el tema Novoa publicó García Holguín. Nueva visión, (Ediciones Holguín, 2010). 

Sobre todo esto, añade Minervino, autor de libros como Miradas de hoy a sucesos de antaño y Albores de la Uneac en Holguín, existen muchos vacíos historiográficos que posibilitan que fructifiquen diversas teorías y se continúe investigando sobre este tema. 

El 4 de abril de 1720 –según la historiografía local– se ofició, en vísperas de San Isidoro, la primera misa en un reducido templo construido a los efectos de fundar un pueblo en el mismo sitio donde había estado en el siglo XVI la génesis del Hato. Con la inauguración de la iglesia de este nombre, la localidad pasó a llamarse Hato de San Isidoro de Holguín. Posteriormente la misma obtiene el título de ciudad y municipio en 1752. 

 

Las voces del viento en el Día Mundial de la Poesía

Por Moisés Mayán Fernández

Fotos cortesía de la Promotora Literaria “Pedro Ortiz Domínguez”

Para celebrar el 21 de marzo el Día Mundial de la Poesía, y el inicio del equinoccio de primavera en nuestro hemisferio, el Centro de Promoción Literaria “Pedro Ortiz Domínguez” presenta su colección “Las voces del viento”.

“Con el objetivo de redefinir nuestro trabajo en tiempos de pandemia, la promotora, como cariñosamente le decimos, se ha convertido también en un taller de papel”, explicó Rubenia Zaldívar quien dirige esta institución holguinera.

El pasado 24 de febrero lanzamos el proyecto “Poesía de cordel” que contó con una cálida acogida por parte del público holguinero, vinculando el hecho de la compra del libro con el obsequio de un poema de amor autografiado.“Las voces del viento” es la más reciente iniciativa de este colectivo de trabajo que reúne en un mismo envío textos de diez poetas holguineros fallecidos en el siglo XXI.

Holguín como región cultural cuenta con un significativo “club de poetas muertos”, que constituyen soporte y referencia obligatorios enla literatura de esta “provincia del universo”. En “Las voces del viento” hemos recogido poemas de Ángel Augier, Lalita Curbelo, Orestes González Garayalde, Alejandro Fonseca, José Luis Moreno del Toro, Mayda Pérez Gallego, Luis Caissés, Quintín Ochoa, Elena Guarch y Daniel Santos.

“Para esta entrega empleamos también el papel manufacturado, pero añadimos además el papel periódico y el papel cartucho, buscando otros soportes para nuestras modestas impresiones”, afirmó Andrés Zaldívar coordinador de este proyecto asociado al Centro de Promoción. Los diez poemas cuentan con un panegírico a modo de prólogo y un contenedor decorado con letras recortadas de titulares de prensa, donde también destaca la ilustración de la veleta clásica, con su gallo.

Cada juego de textos es único, y los ejemplares han sido acuñados y numerados de forma individual, para convertirse en un delicado presente en el Día Mundial de la Poesía. En épocas de incertidumbre para la industria editorial en el mundo, las alternativas de publicaciones manufacturadas constituyen no solo ideas dignas de aplaudir, sino además ejemplos a imitar.

“Las voces del viento” se suma al programa de acciones que forman parte de la campaña de promoción de la lectura “Vivo enamorado del libro”, gestada en este 2021 con el apoyo del Centro Provincial del Libro en Holguín. Por el momento, esta edición será donada a instituciones culturales del territorio que ayuden desde sus fondos bibliográficos a la preservación de la memoria poética de la ciudad.

Poemas que testifican el clamor de las piedras

Por Erian Peña Pupo

Foto cortesía de Ediciones La Luz

“Este mosaico no pretende ser una antología ni un panorama, sino un sondeo desvelado sobre poemas cubanos contemporáneos que presentan, de forma más o menos evidente en el propio texto, los numerosos temas íntimos, familiares, sociales y culturales relacionados con la experiencia vivida por la comunidad y los individuos LGBT+ tanto en Cuba como en el resto del mundo”, aseguran Jesús G. Barquet y Virgilio López Lemus, compiladores de Las piedras clamarán. Poesía cubana contemporánea de temas LGBT+, publicada por Ediciones La Luz, sello de la AHS en Holguín.

El libro –perteneciente a la colección Capella de La Luz, con edición de Luis Yuseff, diseño de Robert Ráez y Armando Ochoa, y portada e ilustraciones interiores de Zaida del Río– se promociona en estos meses por las diferentes redes sociales de la editorial, principalmente mediante videos enviados por los autores antologados leyendo sus versos.

“De ninguna forma es esta una colección de autores con tales orientaciones o condiciones personales: es una colección de textos cuyos sujetos líricos se abren a la expresión palmaria de dichos temas, los cuales incluyen tanto lo erótico-afectivo como otros aspectos generales de la vida y la sociedad humanas. (…) Con esta compilación no pretendemos reducir, compartimentar o etiquetar la poesía de los autores incluidos –ni la poesía en sí misma–, sino recoger con énfasis prioritario lo que de sus respectivas y diversísimas obras cumple con los objetivos de esta muestra”, leemos en el prólogo.

https://www.youtube.com/watch?v=wO-Q92PHwxo

Las piedras clamarán reúne poemas enfocados al “tratamiento de las identidades no solo homosexuales y bisexuales masculinas y femeninas, sino también de género, transgénero e intergénero”, así como “textos que registran formas transgresivas de homosocialidad”, añaden. Además de ser el primer libro de poesía cubana de este tipo, resulta continuación y complementa con numerosas variaciones y adiciones (principalmente con una buena cantidad de autores residentes en la isla) la publicada bajo el título Todo Parecía, en Las Cruces, Nuevo México, Estados Unidos, por Ediciones La Mirada en 2015, también bajo el cuidado de Jesús G. Barquet y López Lemus.

“No nos interesa definir la orientación sexual de los autores, en su mayoría provenientes de diferentes promociones y tendencias estéticas desde la segunda mitad del siglo xx hasta nuestros días. Nos interesa observar directamente en los poemas aquí agrupados cómo el sujeto deseante LGBT+, celebrado o denostado desde la más remota antigüedad, se revela textualmente con menos aprensiones –e incluso contra estas– en una nueva etapa de la comprensión del ejercicio pleno de la personalidad”.

Con antecedentes –algunos directamente y otros de forma “sospechosa”– que se remontan a textos de Mercedes Matamoros, Regino Boti, José Manuel Poveda, Emilio Ballagas, José Lezama Lima, Virgilio Piñera, José Mario, Reinaldo Arenas, Antón Arrufat, Severo Sarduy, César López, los temas LGBT+ comienzan a ser tratados en la década de 1980 con mayor frecuencia y explicitud, tanto dentro como fuera de Cuba, mientras que en el consiguiente decenio se convierten en algo sistemático no solo en nuestras letras.

El libro inicia con el especial homenaje (“In memoriam”) a Alberto Acosta-Pérez (1955-2012), uno de los precursores de una nueva mirada lírica homoafectiva en Cuba, y a Alina Galliano (1950-2017), quien desde Nueva York participó en Todo Parecía. (En el proceso de impresión del libro falleció la poeta Lilliam Moro, quien vivía en Estados Unidos).

Le siguen, en orden cronológico, reconocidos autores de nuestras letras residentes en Cuba y fuera del país, así como jóvenes bardos, entre ellos: Miguel Barnet, Antón Arrufat, Delfín Prats, Lina de Feria, Gerardo Fulleda León, Abilio Estévez, Odette Alonso, Norge Espinosa, Achy Obejas, Alfredo Zaldívar, Anna Lidia Vega Serova, Lourdes González, Luis Manuel Pérez Boitel, Pedro de Jesús, Reinaldo García Ramos, David López Ximeno, Nelson Simón, Frank Padrón, Mae Roque, Ghabriel Pérez, Luis Yuseff, Abel González Melo, Elaine Vilar, Legna Rodríguez, Milho Montenegro y Yunier Riquenes.

Estos poemas –subrayan en el prólogo los antologadores– permitirán al lector “descubrir entre ellos un metaforismo peculiar, redes compartidas de confraternidad y autorreafimación con figuras icónicas internacionales (Safo, Tennessee Williams, Anne Sexton, Oscar Wilde, Virginia Woolf, Pier Paolo Pasolini, Yukio Mishima, Jean Cocteau, Miguel Ángel) o cubanas (Ballagas, Piñera, Arenas, Sarduy), así como recurrentes motivos y vivencias afines a estas orientaciones sexuales y manifestaciones de género”.

Ya circulan en las redes sociales –alojada en el canal de YouTube de Ediciones La Luz– videos con varios de los autores incluidos en Las piedras clamarán, entre ellos Norge Espinosa y su icónico “Vestido de novia”, Yoandra Santana, Norge Luis Labrada, Arlen Regueiro, Gleyvis Coro, Frank Padrón y Alfredo Zaldívar, en una programación que se mantendrá en los próximos meses como parte también de la campaña de promoción de la lectura Leer nos acerca, leer sana, que desde las plataformas digitales acerca al público lector, principalmente a los jóvenes y adolescentes, parte del catálogo del sello.

http://https://www.youtube.com/watch?v=MD64PP2YAec

Las piedras clamarán. Poesía cubana contemporánea de temas LGBT+, libro hermoso en su hechura y en su cuidado editorial, resulta además de una selección necesaria, como subrayan Barquet y López Lemus, un “documento de atención y reflexión sobre estos diversos grupos minoritarios cuya visibilidad ya no penalizada y su expresión honesta dentro de la sociedad forman parte también del diverso desarrollo de la humanidad”.

 

 

Luis Yuseff: la química del verso

En una metamorfosis devino la historia de vida de Luis Yuseff, quien quiso la suerte que cambiara el probeta por el lápiz para elaborar sus ensayos sobre el papel y encontrar la química de la lírica y sus cautivadoras fórmulas.

En una metamorfosis devino la historia de vida de Luis Yuseff. Foto: Granma.cu

Licenciado en la carrera de Química Pura por la Universidad de Oriente, perteneciente a Santiago de Cuba, este poeta y editor holguinero es miembro de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), la Asociación Hermanos Saíz (AHS) y Cónsul del Movimiento de Poetas del Mundo en nuestra provincia.

El traidor a las palomas (2002), Vals de los cuerpos cortados (2004), Los silencios profundos, (2009), son algunos de sus poemarios publicados con la principal casa editora del territorio nororiental cubano, Ediciones Holguín; al tiempo que se uman a esta lista otros títulos de igual relevancia como Yo me llamaba Antonio Boccardo, (Eds. Almargen, 2004), Esquema de la impura rosa, (Eds. Vigía, 2004), o Golpear las ventanas, (Ed. Letras Cubanas), etc.

Su labor en la compilación de la obra de escritores jóvenes es un aspecto a destacar además, con publicaciones como los tomos de El sol eterno y La isla en versos, (ambos de poesía), así como Memoria de los otros (cuento) y Todo un cortejo caprichoso, este último de narrativa.

Muchas felicidades le deseamos al actual director de Ediciones La Luz. Foto: Internet

Premio de la Ciudad de Holguín, Premio Alcorta, Premio Anual de Poesía América Bobia, Premio Pinos Nuevos, Premio Calendario en 2005, o el Premio Nacional de Poesía Adelaida del Mármol en 2008, constan entre las principales distinciones que ha recibido el prominente intelectual dentro y fuera de su localidad, a las que se suman las publicaciones de sus poemas en varias antologías, revistas y periódicos de Canadá, Perú, El Salvador, Honduras, México, Nicaragua, España y Nueva Zelanda.

Al actual director de esa prominente plataforma del conocimiento que es Ediciones La Luz, casa editora de la AHS en Holguín, muchas felicidades les desea nuestro colectivo en el día de su cumpleaños, este 22 de marzo: ¡Éxitos en su carrera profesional!

Los avatares de Moisés Mayán

El pasado fin de semana estuvo de cumpleaños un querido y admirado colega, quien además, para suerte de los holguineros, es uno de los más prominentes intelectuales del territorio y miembro de esa vanguardia artística que emana talento de sobra, más allá de su tardía juventud.

Muchas felicidades a este querdio colega. Foto: Archivo

Baibrama no quiere pasar por alto tan significativa fecha y por tal motivo les regalamos esta entrevista realizada al poeta en los inicios de la actual pandemia en Cuba, el pasado año. Esperamos que la disfruten, al tiempo que le deseamos a Moisés Mayán muchas felicidades, de conjunto con muchos éxitos en su decursar profesional y en los avatares de la vida:

Días difíciles son estos que ha traído consigo el 2020, año bisiesto que reafirma la superstición popular acerca de su fatalidad, sin embargo no es oscuro el final que se avecina y depende de nosotros el futuro mediato donde este mal momento quede solo como una enseñanza. Responsabilidad y mucha disciplina se nos demanda para permanecer en el calor del hogar y, mientras otros aprovechan este tiempo como un descanso de la agobiante cotidianidad, hay quienes igualmente se suman con atractivos proyectos que entretienen y educan en estas jornadas que parecen eternas.

Moisés Mayán es uno de esos intelectuales holguineros que no puede estar tranquilo en casa y, sin dejar el cobijo que responsablemente debe mantener, se aventura al vertiginoso mundo de Internet y las Redes sociales, en este caso específico, el Facebook.

“He decidido sumarme a las labores promocionales que realizan los artistas cubanos desde las redes sociales, con algo así como el conocido juego Dos imágenes y una palabra, diseñando un atractivo proyecto de promoción de los escritores holguineros”, apunta Mayán.

A través del perfil de Facebook de la Promotora Literaria Pedro Ortiz Domínguez se comparten cada día imágenes que sugieren libros de autores del patio, lo que a su vez provoca un intercambio saludable, “que me ha granjeado no pocos elogios”.

“La idea viene de esas apps que circulan de teléfono a teléfono. Las claves para la construcción de públicos, tal como yo lo veo, las tienen Facebook, YouTube, Twitter, entonces cuando te haces de una herramienta de esas y la insertas en la dinámica del hombre de nuestro tiempo, tienes un elevadísimo por ciento de éxito”.

Así emplea el tiempo de conexión para publicar unos diez al día, mientras “cocina” otro proyecto que se llamará “El escritor incógnito”, todo ello gracias al uso creativo del aislamiento social que garantiza un público atento, al tiempo que difunde la cultura local a través de las facilidades interactivas globales que provee esta plataforma.

“Para evitar el chovinismo-señala Moisés-a veces cuelo algún otro autor, incluso comencé con Don Fernando Ortiz, pero mi objetivo inmediato es dar a conocer las obras de autores holguineros”.

Y en este contexto no podía faltar la buena lectura, por ello el autor de Estética de la derrota (2017), aprovecha el momento para leer algunos textos que la urgencia había relegado, al tiempo que escribe un nuevo libro, “Hablando en plata”: “La peculiaridad de este nuevo cuaderno es que se alimenta de expresiones del habla popular para escalar los dominios del poema. La fraseología que puedes escuchar en una guagua, en una cola, en el ir y venir de lo cotidiano, poseen una fuerza poética propia, y muy poco explorada, así que en ese sentido afinco mis textos”.

Mayán es parte de la prominente vanguardia artísitca nacional. Foto: Internet

“Es lo que he venido haciendo hasta ahora, prosa poética: trato de rescatar cierta musicalidad de la poesía que se mantiene en las estrofas clásicas, pero se pierde en el versolibrismo”.

En medio de la crisis de insumos que padecen nuestros sistemas de impresión, Moisés se manifiesta agradecido por la fortuna de presentar dos nuevos títulos en la pasada Feria Internacional de La Habana: Mentalidad de enjambre (Ediciones Matanzas, 2019, Premio José Jacinto Milanés, 2018) y Carga al machete (El Mar y la Montaña, 2019, Premio Regino E. Boti, 2018). A nuestra Feria debían llegar los títulos, pero su aplazamiento hace que los lectores no puedan tener el impreso a mano, sin embargo siempre quedan las redes.

Desde Holguín, jornada por el 60 aniversario de la Uneac

Por Erian Peña Pupo

Fotos Bernardo Cabrera

La Filial de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac) en Holguín propone diversas acciones para conmemorar el 60 aniversario de la organización que reúne a la vanguardia literaria y artística en nuestro país desde su creación el 22 de agosto de 1961.

Destaca la creación del foro “La patria vista desde lo artístico y literario”, coordinado por el investigador, ensayista y profesor Lino Verdecia Calunga, un espacio que tiene como propósito fundamental destacar el significado del concepto patria visto desde las diferentes manifestaciones de la cultura cubana, en tiempos en los que el desarraigo y la manipulación pretenden ganar terreno en el entorno cultural de nuestra nación, explicó.

El primer encuentro, realizado el pasado 24 de febrero, fecha en que en 1895 reiniciaron las luchas independentistas en Cuba bajo la guía de José Martí, se reflexionó sobre la patria desde la historia, la literatura, los medios audiovisuales y la música.

En los próximos meses el espacio se acercará a hechos históricos como el linchamiento en la Plaza de Armas, el 3 de abril de 1812, de Juan Nepomuceno, uno de los principales líderes negros de la conspiración de 1811-1812, debate en el que se insertan los miembros de la Comisión José Antonio Aponte en Holguín. Mientras que en junio el foro se dedicará a los 60 años de Palabras a los intelectuales, pronunciadas por el líder de la Revolución Cubana y que marcan desde entonces la política cultural del país.

Evas de José Manuel Fernández Lavado

Como parte también de las actividades por el 60 aniversario de la organización, la galería Fausto Cristo de la sede de la Uneac expone la muestra personal Eva, del joven artista y realizador audiovisual José Manuel Fernández Lavado (Santiago de Cuba, 1982).

Compuesta por trece piezas realizadas con plumilla sobre cartulina –aunque también emplea los empastes de acrílico, el dripping y la acuarela para darle profundidad a elementos figurativos–, Eva recorre el cuerpo femenino y sus múltiples posibilidades e interpretaciones con una mirada que va desde lo ancestral (lo neoclásico, lo enigmático, lo arcano) a lo posmoderno (la apropiación, la reelaboración, la hibridación).

Las guerreras de José Manuel “posan” con la voluptuosidad plateada de lo desconocido; parecen sacadas de viejas láminas que recuerdan las mitologías yacentes de aquellas civilizaciones perdidas en el tiempo y la memoria, como la Atlántida de Platón, con sus mitos, sus dioses y amazonas, y sus misterios tragados por la fuerza del mar. Y por otro lado, sus mujeres parecen ser sacadas de fantasías distópicas y ciberpunk que alimentan la ciencia ficción y la hibridación cultural (como la pieza “Alfa”).

Incluso en la intimidad del pudor, sus féminas se nos muestran sensuales y libres. Sus cuerpos están cargados de artilugios y significados, re-armados o ensamblados con elementos (las manos, las cuencas como ancianos rostros) que refuerzan la sensualidad del semblante, el misterio detrás de evocación lírica, la fuerza capaz de crear (incluso nos remite con el nombre a un origen bíblico, al génesis, a la propia creación).

Con la precisión de la línea de un dibujante hábil y perspicaz, capaz de plasmar elementos tan complejos como los detalles de la fisonomía femenina (el tratamiento del rostro, las manos) y que por momentos nos recuerda el simbolismo “fantasioso”, sobre todo en los paisajes, de algunas imágenes de Gustave Doré, José Manuel Fernández sabe que estas piezas le permiten saldar una deuda con las mujeres que admira y aquellas que tiene cerca, a las que les seguirá seguramente debiendo mucho más.

“Quiero agradecerle a la Uneac por abrirme las puertas gentilmente. Es un honor que mi primera muestra en Holguín sea en una institución tan prestigiosa, que aglutina a un relevante colectivo de artistas”, aseguró a propósito de Eva, con curaduría y montaje del propio autor y de los artistas Rolando Salvador Pavón y Juan Carlos Anzardo.

Egresado de la Academia Profesional de Artes Plásticas José Joaquín Tejeda, de Santiago de Cuba en la especialidad Pintura, y de la Universidad de las Artes de los Medios de Comunicación Audiovisual en Holguín, perfil Fotografía, José Manuel Fernández Lavado ha realizado 8 muestras personales y participado en más de 100 colectivas (Tomado de La Jiribilla: http://www.lajiribilla.cu/noticias/desde-holguin-jornada-por-el-60-aniversario-de-la-uneac).

 

La isla imaginada: Conversación con Rubén Ricardo Infante en la noche insular de la poesía

Por Erian Peña Pupo

Fotos cortesía del entrevistado

La insularidad se desprende de la condición de vivir en una isla. Su génesis parte de lo geográfico, pero ocupa posiciones simbólicas, culturales y en el imaginario de quienes las habitan,asegura Rubén Ricardo Infante (Holguín, 1986)en“La isla imaginada. Aproximaciones a una década de poesía (2000-2010)”, libro que recibió Mención en el Premio Calendario de Ensayo 2021 que organiza la Asociación Hermanos Saíz (AHS), con un jurado integrado por Ana Vera Estrada, Virgilio López Lemus y Yaíma Martínez Alemán.

El hecho de ser seres de islas, la insularidad en sí, distingue nuestra identidad y “ha motivado en la literatura cubana, específicamente en la poesía, una historia que se remonta a los textos iniciales y se sucede en la obra de las jóvenes generaciones y promociones”, asegura Rubén, periodista, profesor de la Universidad de las Artes-ISA e investigador, licenciado en Periodismo en la Universidad de Oriente y Master en Historia y Cultura en Cuba por el Centro de Estudios de Cultura e Identidad (CECI) de la Universidad de Holguín con la génesis de esta investigación convertida en proyecto de libro.

A esta obra, específicamente la de diez autores con libros publicados en la primera década del siglo XXI, se acerca Rubén Ricardo con el andamiaje crítico que le permite no solo ahondar en la hipótesis de que un amplio número de jóvenes poetas cubanos tratan en sus textos el tema de la insularidad a través de tópicos como el mar, la naturaleza, la vida político-social y la emigración, sino realizar un abordaje investigativo del tema “isla” en la literatura cubana desde sus propios albores hasta las principales voces del siglo XIX y los baluartes –esos que prefiere, que le apasionan y sin los cuales la investigación carecería de esa pasión tan poco objetiva pero al mismo tiempo tan necesaria– del pasado siglo: Dulce María Loynaz, Eliseo Diego, Lezama Lima, Gastón Baquero y Virgilio Piñera.

Pocos poetas, dice, se han resistido a escribirle un poema a la isla: la isla como refugio o como negación, como continuidad o como virgiliana circunstancia maldita, la isla como continuidad y ruptura operando a la tradición literaria, específicamente poética, de la Isla.

Conversamos con Rubén,miembro de la Sección de Crítica e Investigación de la AHS y de la Sección Cuba de Latin American Studies Association (LASA) y colaborador asiduo de importantes revistas y sitios culturales,a propósito de los temas que aborda en “La isla imaginada”, como si lo hiciéramos en las infinitas honduras de la noche insular de la poesía.

¿Puede considerarse la insularidad como el tema central –o uno de ellos– de la poesía cubana?

En Lo cubano en la poesía, Cintio Vitier caracteriza la poesía cubana desde la identidad, esos rasgos que identifican la cubanía, los elementos de nuestra isla expresados en la creación poética. Aunque el propósito de Vitier se basó en sus conocidas “lecciones”, considero que su obra abarca el proceso de la identidad desde un ámbito mayor; quizás mi propuesta proviene de (con)centrar ese análisis solo desde el tema de la insularidad. Creo que podemos extraer del discurso sobre la identidad en la poesía cubana, el tema de la insularidad, y entonces erigirse este como principal línea del discurso poético en Cuba.

Creo que esa circunstancia, maldita, según Piñera, es la génesis de todo el canto al paisaje, al campo cubano, al mar…, en cada uno de esos elementos podemos extraer una conformación de la expresión insular de nuestra condición. Esa poderosa frontera que Cuba sostiene con el mar hace que nuestra cosmovisión esté marcada por el deseo de traspasar esos límites que el mar impone. Ese hecho geográfico se interioriza de distintas maneras en cada uno de los habitantes de las islas, pero el poeta, ser sensible, es capaz de exponer sus sentimientos, sus apreciaciones sobre este hecho.

Hasta el momento, he intentado trazar un mapa de toda la creación poética cubana sobre este tema, y al hacerlo voy descubriendo cada vez una mayor presencia. Son pocos los poetas que no le han cantado a la isla, incluso desde la negación, desde la crítica o el deseo más extremo por romper los vínculos o marcas que ese sentimiento ha dejado en alguno de ellos… Si apreciamos ese hecho, entonces sí puedo afirmarte que la insularidad es uno de los principales temas de la poesía cubana.

Quizás dentro de unos años, cuando haya logrado concluir este catálogo de voces, cuando haya logrado establecer las coincidencias y diferencias que se manifiestan entre un grupo o generación poética y otra, pueda decirte que sí, que es el principal tema de nuestra expresión poética; mientras esperamos por esos resultados, por esos “espacios de definición mejor”, para citar al poeta Lezama, hoy puedo decirte que es uno de los tres principales temas; tiempo al tiempo.

Nuestra isla comienza su historia por la poesía, decía Lezama; sin embargo, para Virgilio Piñera la insularidad representaba “la maldita circunstancia del agua por todas partes”. Isla poética/poesía en forma de isla/lírica insular y la isla como imposibilidad, prisión, refugio (en Virgilio incluso el hombre que termina convirtiéndose en isla). ¿Crees que estos son los dos grandes puntos complementarios y diferenciadores del tema?

Quizás no son los dos puntos más importantes, pero si son dos visiones muy relevantes dentro de la diversidad de planteamientos poéticos sobre el tema. Porque Lezama, como voz líder de toda esa generación alrededor de Orígenes, establece una perspectiva que sobresale dentro de sus coetáneos: la isla como espacio de plenitud. Este enfoque se plantea también en la obra de Eliseo Diego, y un poco también en la de Gastón Baquero (aunque este constituye un mundo poético de una significación extraordinaria en el corpus de toda la poesía cubana). Mientras que Piñera establece en su discurso un sentimiento de denuncia, de manifiesto, es como el ser que se revela ante esa circunstancia que él sabe lo absorbe, las criaturas de isla apresadas en sus límites.

Como te decía, son las dos perspectivas más sobresalientes del asunto, pero tanto Diego, Baquero o la propia Dulce María Loynaz, son capaces de concebir otros aportes al tema de la insularidad en el siglo XX. Casi me atrevería a asegurar que estos cinco autores (Piñera, Lezama, Diego, Baquero y Loynaz) son dueños de una concepción propia e identificativa del sentimiento insular en la centuria.

No son las únicas voces, pero si son las que prefiero, y todos sabemos, que cada enfoque, cada estudio o investigación está permeado siempre por los gustos y preferencias de quien lo realiza. La objetividad en un proceso tan subjetivo como la poesía, es casi imposible, y pocos son capaces de salvarse de eso. Hasta el momento, no he sido capaz de hacerlo yo: creo que tiene que apasionarte lo que haces para poderlo hacer con total entrega, y la pasión está siempre relacionada con los gustos y las obsesiones de cada uno de nosotros.

¿Cuán importante –y necesaria– crees haya sido la antología La isla en versos. Cien
poetas cubanos (2011) compilación de Luis Yuseff y Yannier H. Palao, de Ediciones La Luz?

Esa antología nació con un propósito doble: por un lado celebrar los 25 años de la AHS y qué mejor manera de hacerlo que concebir una muestra que agrupara a una parte considerable de los poetas que integran o integraban su membresía en ese momento; y por el otro, celebrar el centenario de Virgilio Piñera, quien con La isla en peso (1943) logró resumir en un breve espacio un potente discurso sobre la insularidad. Esa fue la génesis de esta antología, y mientras Luis Yuseff y Yannier H. Palao esperaban los textos que formarían parte de la selección, muchas tardes íbamos conversando a ritmo de largas “cafetadas” sobre cómo el tema de la insularidad lograba expresarse de diferentes maneras en los poemas de estas generaciones.

Cuando ya el libro estuvo listo, fui uno de sus promotores en espacios de diversa índole; mi reseña sobre este volumen me abrió las páginas de La Gaceta de Cuba, por ejemplo. Esas lecturas constantes y mis manías de marcar, señalar, todo lo que resulta interesante, me permitió percatarme la cercanía de muchos enfoques con la tesis virgiliana. Ese resultó el punto de partida para una ponencia que se presentó en el Coloquio Homenaje al Centenario de Virgilio Piñera en el Centro Dulce María Loynaz. El título de ese texto fue “La isla en peso: resonancias de un poema”, está publicado en La Letra del Escriba y ha sido un verdadero descubrimiento, pues me ofreció la oportunidad de iniciarme en un estudio que me ha consumido horas de lectura, de búsqueda, de conversaciones, pero también me ha ofrecido la alegría al presentarla como informe de investigación en la Maestría de Historia y Cultura en Cuba, defendida como parte de la convocatoria del Centro de Estudios de Cultura e Identidad (CECI) de la Universidad de Holguín, mi primer centro de trabajo y espacio que me abrió las puertas a la investigación en el nivel de posgrado.

La tesis fue defendida el 12 de marzo de 2019, precisamente en el Salón “Abrirse las constelaciones” de la sede de Ediciones La Luz, un espacio desde el cual puedes apreciar que la ciudad de Holguín se sigue pareciendo a la descripción areniana de que la urbeparece un cementerio, plana, blanca y con una cruz que la preside; eso también es una manera muy peculiar de notar el paisaje como parte de la identidad.

La segunda alegría es que los resultados, orientados de una mejor manera y sin los enfoques metodológicos que requería el ejercicio investigativo se hayan convertido en un proyecto de libro y que ya esté caminando con buen paso. El hecho que “La isla imaginada…” haya merecido mención en el Premio Calendario de este año me ofrece una gran alegría, pues creo que es el inicio de su verdadero recorrido, y por otra parte, es casi el cierre de mi etapa como miembro de esta organización a la cual le dediqué mucho tiempo, aunque algunos traten de olvidarlo; lo bueno es que el tiempo siempre pone las cosas en su lugar.

????????????????

Cuáles autores seleccionaste para tu estudio y por qué…

Como todo proceso investigativo, este proyecto se enfoca en la promoción de autores que hace sus obra entre los años 2000 y 2010; debido a la amplitud de autores que están desarrollando su obra en el periodo fue necesario seleccionar a diez de ellos, para poder realizar con mayor precisión un análisis de su obra desde la perspectiva del enfoque trazado.

Los autores seleccionados provienen de distintas provincias del país, han iniciado su quehacer literario de diversas formas y actualmente algunos de ellosviven fuera de la Isla: Luis Yuseff (Holguín, 1975); Liudmila Quincoses (Sancti Spíritus, 1975); Leymen Pérez García (Matanzas, 1976); Isbel González González (Sancti Spíritus, 1976); Isván Álvarez (Villa Clara, 1976); Marcelo Morales (La Habana, 1977); Oscar Cruz (Santiago de Cuba, 1979); Yansy Sánchez (Santiago de Cuba, 1981); Yannier H. Palao (Holguín, 1981) y Legna Rodríguez Iglesias (Camagüey,1984).

En esta década los diez autores escogidos para el estudio alcanzan un estado de madurez, algunos se dan a conocer con un ímpetu realmente envidiable (mediante concursos) y otros consolidan el desarrollo de sus labores poéticas, iniciadas en los últimos años del pasado siglo.

Analizaste en tu libro el mar, la naturaleza, la vida político-social y la emigración. Háblame cómo está presente la insularidad a través de estos tópicos en la joven poesía cubana…

Estos tópicos se tomaron como fuente del análisis, pues no se puede hablar de la insularidad cubana sin tocar todo lo referente al mar, como frontera, como espacio de anhelo. La naturaleza está definida por esas constantes apreciaciones o descripciones de la isla y sus espacios; al mismo tiempo, los miembros de esta promoción de autores caracterizan de manera incisiva la vida política y social, factor que se relaciona casi de manera directa con la emigración, otra de las marcas dolorosas de todos los tópicos expresados anteriormente.

En función del estudio uno se concentra en ir desglosando cada uno de estos tópicos, pero creo que lo más interesante de un texto poético sería lograr extraer todas las conclusiones a partir de la estrecha relación que establecen estos tópicos y otros que de seguro irán surgiendo en el camino.

Utilizaré un fragmento para responderte: “El recorrido de la luz sobre la tierra insular se extiende desde la poesía romántica y atraviesa la creación lírica de los “origenistas” hasta asentarse en nuevos planteamientos, inspirados en otras perspectivas de lo insular. Una de estas perspectivas puede ejemplificarse a través de los fragmentos seleccionados de Yannier H. Palao (1981). “Sitio en que la memoria se pierde” es una evocación del ser amado desde el mar, lugar donde ocurre el encuentro: Alguna vez te he mirado frente al mar, / alguna vez he compartido el reducido azul del mar, / con el infinito y limpio azul de tus ojos”.

¿Cómo valoras el panorama actual poético y crítico/investigativo en Cuba?

Bueno, vayamos por partes. En primer lugar, presiento que el actual panorama poético es amplio y diverso. Esa amplitud y diversidad, hace que sea complejo encontrar puntos coincidentes, pero ese hecho configura que cada vez más esté presente un alto grado de experimentación. También podemos encontrar mayores posibilidades reales de publicación en espacios digitales (blogs, revistas…) y eso hace que un mayor número de personas interesadas, vinculadas o creadoras del hecho poético se inserten en el ámbito de escritura.

Sucede también que las promociones más actuales, digamos los que han hecho su obra a partir del año 2000, encuentran en la propia poesía cubana anterior un referente muy potente, pues si hacemos un breve repaso nos encontramos con otro hecho fácilmente comprobable: Nuestra isla comienza su historia con la poesía. Este punto es lo que me lleva a iniciar el estudio desde el mismo momento en que Cristóbal Colón describe el paisaje cubano a su llegada; sin ser un texto poético por la forma, la descripción alcanza a configurar el paisaje circundante, y a exponer la realidad que observa. Imagen de la isla.

Ahora, con respecto a la investigación y la crítica, hay que señalar aspectos que provienen de ámbitos muy diferentes, porque sucede que la investigación es una metodología y un hacer que se practica mucho en la academia (ejercicios de culminación de estudios o tesis de maestría o doctorados) y esos resultados articulan líneas de pensamiento que se asientan en la realidad, en la historia, en la cultura; pero falta el necesario engranaje para que se logre mayor visualización de esos resultados en ámbitos más allá de la academia.

De todas formas, aplaudo el hecho de que muchas personas están investigando, están buscando hechos que nos anteceden y revelando nuevos aspectos históricos de nuestra cultura.

Sobre la crítica hay que decir que es un ejercicio cada vez más ausente. La desaparición silenciosa de espacios habituales para mostrar la crítica; la separación, a veces remarcada entre instituciones, entre espacios, ha hecho que a nivel social la crítica haya ido perdiendo su sentido, justamente cuando debía ocupar un espacio necesario y preponderante en la Cuba actual. Y quizás estoy exponiendo una realidad que es de todo el quehacer crítico, no únicamente de la crítica sobre arte y literatura.

Creo que la ciudad letrada está cada vez más despoblada. Hacen falta hechos objetivos que potencien ese ejercicio que caracteriza al cubano como ser social: es capaz de ser director de un equipo de béisbol, ser cirujano, periodista…, lo digo por esa habilidad constante de cuestionar otras profesiones y proponer soluciones desde su visión enteramente personal.

Un libro de ensayo para comprendernos como cubanos en la poesía…

Ojalá y este primer acercamiento al tema de la insularidad desde nuestra poesía sirviera para comprender a Cuba desde la circunstancia que la define. Pero no creo poder llegar a esa magnitud. Insisto en que Lo cubano en la poesía, ayuda a entender el proceso histórico de nuestra tradición poética, ese es un valor que habrá que reconocerle. Pero también debe ser un proceso en construcción, porque considero que la creación –no solo poética— sino toda la que se está generando en este nuevo siglo, requiere ser revisada a la luz de nuevas visiones. Esa podría ser una de las motivaciones para los que nos dedicamos a investigar sobre arte, sobre cultura, sobre la historia, la estética…

Y un poemario…

Últimos días de una casa.

Un autor…

Dulce María Loynaz.

Acaso un verso…

Rodeada de mar por todas partes, / soy isla asilada al tallo de los vientos. Del poema “Isla”, de Juegos de agua, también de Dulce María Loynaz.

Nota: Publicada originalmente en La Jiribilla: http://www.lajiribilla.cu/noticias/la-isla-imaginada-conversacion-con-ruben-ricardo-infante-en-la-noche-insular-de-la-poesia