Entender las pasiones de mambises e integristas

Por: Ruben Ricardo Infante

El libro El desbordamiento: anotaciones sobre la Guerra Grande (1868-1878) del historiador holguinero José Abreu Cardet será presentado este viernes 16 de noviembre en la sala Villena de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC).

Publicado por Ediciones UNIÓN, sello editorial de la UNEAC, su primera presentación ocurrirá un día después de que haya tenido lugar el VII Consejo Nacional de la UNEAC en vistas al IX Congreso.

También constituye un homenaje al aniversario 150 del inicio de las luchas por la independencia, hecho que marcó la historia de la nación y sus hijos.

Al decir de su autor: “He intentado hacer una síntesis de los temas tratados e esta suma de páginas, sobre todo aquellos que considero trascendentales, como el regionalismo, el caudillismo, las familias, los integristas y las plantaciones azucareras…”

El libro recoge un total de 17 ensayos, precedidos de una introducción y un epílogo. En las primeras páginas, Abreu Cardet comenta que este libro es una suma de ideas, de tesis que ha ido elaborando desde el 10 de octubre de 1978, fecha en la que publicó un breve artículo y hasta los días más recientes.

Como sentencia en el epílogo del libro: La seducción por aquella contienda se mantiene, por eso un libro como este, que intenta demostrar que tras un relato, por todos conocido —La Guerra Grande—, se esconden numerosas historias que humanizan la gran contienda y dan auténtica dimensión a los personajes involucrados.

La presentación correrá a cargo del también historiador Oscar Zanetti, quien, como colega se ha tomado un gran interés en la publicación de este volumen.

Tomado de UNEAC, Sitio oficial.

Disponible en: http://www.uneac.org.cu/noticias/entender-las-pasiones-de-mambises-e-integristas

 

 

Báguano convoca a su fiesta de la trova y la poesía

El poeta baguanense Rolando Bellido. Foto: Amauris Betancourt (Archivo)

Al brindar la información, Javier Rodríguez García, vocero del evento, afirmó que la convocatoria ha sido presentada para los jóvenes poetas y trovadores de distintas regiones de Cuba, los que deberán contactar con la Casa del Joven Creador, situada en la Plaza Cívica de Báguano, llamando por el teléfono 24377648 para confirmar la asistencia, cuyo encuentro tendrá lugar los días 13 y 14 de diciembre próximo.

Los concurrente desarrollarán conciertos y descargas en el parque “La Madre”, en la Casa de Cultura, en la histórica máquina 50, símbolo del ferrocarril azucarero, y en otros sitios, para deleitar a los hombres y mujeres del azúcar, a quien se dedica el certamen cultural.

Durante la presentación de los poetas y trovadores, se realiza el concurso “El Árbol que Silba y Canta”, que otorga un premio único en cada género, consistente en 500 pesos (CUP)

La cita de trova y poesía es convocada por la Casa del Joven Creador de Báguano y la Asociación “Hermanos Saíz” de la provincia de Holguín. Se pueden comunicar con el comité organizador a través de los correos electrónicos bp-baguano@baibrama.cult.cu o senerpaitui@nauta.cu, para más información. La fecha de inscripción vence el dos de noviembre de este año.

Báguano se ha convertido en una fuerte plaza de poetas, entre los que sobresalen por su obra el doctor Rolando Bellido Aguilera, Luis Martínez, el ya fallecido Orestes González Garayaldes. También contamos con trovadores que han dado luz y vida a este género, entre ellos la insigne trovadora Ibet María Rodríguez García, laureada en varios certamenes culturales. Estos artistas gozan de admiración y resultan seguidos por su pueblo ante cada presentación en esta comunidad.

Por José Rubalcaba Oliu (corresponsal)

Tomado de www.radioangulo.cu

La marcha indetenible de la bandera

La edición especial del poemario La marcha de la bandera, del escritor e investigador Ronel González Sánchez, fue presentada en la sala Taguabo de la UNEAC en Holguín, como homenaje de la institución al aniversario 150 del inicio de las Guerras de Independencia.

Inspirado en la gesta independentista del 10 de octubre de 1868, en Carlos Manuel de Céspedes y otras importantes figuras y sucesos históricos del siglo XIX cubano, la publicación del libro bajo el sello de la Editorial Barajagua, fue iniciativa del historiador holguinero José Abreu Cardet y cuenta con el asesoramiento tecnológico del informático Carlos Parra Zaldívar, pues el lanzamiento del volumen se realizó en cuatro formatos digitales para que sea consultado desde cualquier dispositivo electrónico. Además, añade Ronel, se lanzó mediante las redes sociales como Facebook y Twitter, directorios de correo electrónico y el blog Visión desde Cuba, de Luis Ernesto Ruiz Martínez.

“Graduado en Historia del Arte, el autor de estas páginas se ha dedicado a investigar y a explorar la historia patria desde hace varias lustros, con intenciones de vivenciar e integrar a su trayectoria vital las heroicas secuencias que ahora se entregan transformadas en poemas que nos impresionan por la honestidad y hondura con que fueron escritos”, escribe en la Nota a la edición digital, Julio Méndez Rivero, presidente de la UNEAC en Holguín.

Apasionado del siglo XIX cubano y sus principales figuras, Ronel publicó por la editorial Ácana de Camagüey Teoría del fulgor accesorio, primera exploración de la que se desprende La marcha de la bandera, pues, asegura, la temática no se agotó y continuó trabajándola.

Además, subraya Méndez Rivero, “ha tenido la fortuna de presentar su poemario en sitios entrañables como la Casa de la nacionalidad cubana, junto al río Bayamo, en ámbitos históricos que de una forma u otra también iluminan desde estas páginas, y ha recorrido esos espacios primigenios de la nación con ojos de emoción y asombro, imantadas partículas que percibimos en versos y fragmentos documentales, porque al compartir esos trascendentes textos ajenos que disemina en el libro el poeta también nos involucra en las sensaciones que experimentó en la soledad de su campamento próximo al río que los pobladores llaman Miradero, en la periferia de la ciudad de Holguín”.

La presentación del texto en la sala Taguabo de la UNEAC contó la presencia del importante poeta Delfín Prats, quien declamó su conocido poema “Mañana en La Demajagua”.

Ronel leyó fragmentos de la proclama que lanzó Céspedes ese día, conocida como el Manifiesto del 10 de Octubre, además del poema cespediano “Al Cauto” y dos de sus textos poéticos, “Vindicación del padrazo” y “Hombre de mármol”. Destacó, además, la importancia que desde Holguín saliera un libro para Cuba y el mundo con el objetivo de celebrar esta importante fecha y se hiciera desde la UNEAC, con el apoyo de la Filial holguinera de la Unión de Historiadores de Cuba y el Centro Provincial del Libro y la Literatura.

“En realidad es mi deber, el siglo XX me emociona muchísimo y no debemos permitir que se olvide nuestra historia”, subrayó el autor, además, de El mundo tiene la razón, Desterrado de asombros, Consumación de la utopía, Atormentado de sentido; para una hermenéutica de la metadécima, Temida polisemia; Estudio de la obra del poeta cubano Delfín Prats, y Érase un elefante bocarriba; racimo de décimas humorísticas cubanas.

Añade Ronel que La marcha de la bandera se trata de un libro de décimas como homenaje a los precursores de las gestas independentistas cubanas, quienes también fueron poetas, como Carlos Manuel de Céspedes, de quien el próximo año, nos recuerda, recordaremos su bicentenario, Perucho Figueredo y José Martí. Además, incluye poemas a Quintín Banderas, probablemente el único que se haya dedicado al general negro cubano; Máximo Gómez, obra considerada por el autor como la de más alto vuelo lírico; Calixto García, una deuda personal con el general holguinero, Antonio Maceo, Vicente García y Bartolomé Masó, además de versos a los mambises desconocidos y las varias mujeres cubanas que participaron en las gestas independentistas. Mediante la poesía, añade, trato de humanizar a los héroes, pues no son de mármol.

El reconocido escritor Manuel García Verdecia, vicepresidente de la UNEAC en Holguín, al mismo tiempo que exhortó a ampliar la edición de formato de disco del poemario y llevarlo a las bibliotecas y centros educacionales, subrayó: “Por primera vez y en todo el país se hace el homenaje en el 150 aniversario de lo que nos entregó la independencia y el ser nacional, que es la cultura, desde la poiesis, desde la creación. Esta edición digital que recoge los textos de Ronel es un hecho realmente trascendente, el gesto fundacional de la poiesis de la Nación, dimensionado y rescatado por la propia poesía”.

En el prólogo, el poeta Moisés Mayán comenta: “Apuntar que Ronel González publica un libro más, sería incurrir en un lugar común dentro del panorama literario cubano, pero corroborar que este autor ha construido un arma estratégica, me convierte en cómplice de las estructuras que manifiesta La marcha de la bandera. El resurgir de la novela histórica en un puñado de narradores cubanos, y la asimilación de esas propuestas por el público lector, demuestra quizás la necesidad de escalar nuevas alturas”.

Ronel González en San Lorenzo.

Mayán, ganador del premio Regino Boti por su poemario Carga al machete, subraya más adelante: “Estos poemas que conmueven a vuelta de página, no han sido generados por un compromiso artificial, no son despojos de las intensas contiendas de lectura, ni mucho menos producto del oficio de quien conoce el serpenteo de la décima en la manigua del lenguaje. El hombre que escribe los textos de La marcha de la bandera fue haciendo a pie su historia, rumiándola al margen de todos los discursos, de los argumentos encartonados que la pedagogía nos insufla desde las mesas de las aulas”.

Por Erian Peña Pupo

Fotos del autor y cortesía de Ronel González Sánchez

Apuesta por el conocimiento

A los 15 años de fundada arribará en el mes de octubre la Asociación de Bibliotecarios de Holguín, exhibiendo como fortaleza un total de miembros que alcanza los 178 afiliados.

Para debatir experiencias en los archivos, centros de información, y sobre todo del trabajo con la comunidad, se desarrolló el Evento Nacional de Promoción de la Lectura en la provincia de Granma, entre los días 15 y 16 de este mes, donde Holguín participó con cuatro trabajos, de los que dos alcanzaron Mención: el del Órgano de base del municipio Báguanos y el de la biblioteca del Pedagógico “Miguel de Cervantes y Saavedra”.

“La filial de Holguín es una de las mejores del país”, apuntó Vega. Foto del autor

Bertha María Anido Vega, Presidenta de la Filial Asociación Cubana de Bibliotecarios (Ascubi) en Holguín, destacó que los bibliotecarios de la provincia son de los que más tributan con sus trabajos al evento nacional.

“Actualmente nos preparamos para realizar el evento científico-bibliotecológico el día 26 de este mes, en la sede de la Biblioteca Provincial “Alex Urquiola”, donde se presentarán trabajos sobre la temática de la Agenda de desarrollo sostenible 2030, y este evento se dedicará al ya cercano aniversario del mes de octubre, pues el trabajo de cada miembro es el que ha hecho posible que la filial de Holguín sea una de las mejores del país”, apuntó Vega.

En esa apuesta por el conocimiento se inmiscuyen los bibliotecarios cubanos, absortos en una honrosa y desinteresada tarea que solo es equiparable en valor con el placer de aprender.

Presentan nuevo número de la revista Diéresis

Por Erian Peña Pupo

Como parte de la Jornada de actividades por el aniversario 32 de Ediciones Holguín se presentó el más reciente número de la revista Diéresis, publicada por este sello editorial.

En los exteriores de La Bodeguita del Medio, la escritora y editora Lourdes González Herrero, directora de la publicación y del sello, presentó el número 25 de la nueva época de esta Revista de Arte y Literatura, como leemos en su portada, ilustrada en esta ocasión está con la obra del reconocido artista Dagoberto Driggs Dumois (Holguín, 1973).

Portada y contraportada de la revista Diéresis número 25. Foto: Cortesía de Ediciones Holguín

Las piezas Del hierro el pan diario y Dudas en el andén, de Driggs Dumois, custodian la revista que contiene un acercamiento a la obra de este artista holguinero graduado del Instituto Superior de Diseño Industrial, miembro de la UNEAC y de la Asociación Cubana de Comunicadores Sociales: “La identidad como patria del arte”, por Sandra Levinton, Presidenta Ejecutiva del Centro de Estudios Cubanos en Nueva York, y “Dagoberto Driggs. La obsesión por el soporte”, de la investigadora Diana María Cruz Hernández, vicepresidenta de la Sección de Artes Plásticas de la UNEAC en Santiago de Cuba.

Por su parte, Ronel González Sánchez se acerca a la obra del autor de Distintos modos de cavar un túnel y El contragolpe (y otros poemas horizontales) en su texto “Metaestrategias de Juan Carlos Flores”; mientras José Luis Serrano recorre el quehacer poético del tunero Carlos Esquivel, un autor que opera con los referentes culturales a un nivel más bien sígnico”, enfatiza, en “Dislocaciones en la autopista cero”.

Además, el escritor Eugenio Marrón –con esa misma trascendencia universal a que apuesta la revista– recorre, mediante sus principales libros, la literatura del chileno Roberto Bolaño (1953–2003) en el artículo “De cómo un detective salvaje se asomó al año 2666”. Diéresis contiene, además, los textos “Videodanza en ritmos contemporáneos”, de la artista y licenciada en Medios de Comunicación, Dayamí Rojas, y “De la inutilidad de la poesía”, firmado por la poeta, narradora, dramaturga y ensayista Dolores Miquel, una de las voces más sólidas de la literatura catalana contemporánea.

La sección “Santo y seña” repasa los principales premios y reconocimientos obtenidos por autores y el sistema editorial en la provincia, mientras “Estantería” incluye varias reseñas y textos críticos a libros publicados recientemente: El sabor del instante (Ed. Holguín, 2016) de Eugenio Marrón, por Erian Peña Pupo; La línea en la mitad del vaso (Ed. Letras Cubanas, 2016) de Emerio Medina, por Rubén Ricardo Infante; Geometría de Lobachevski (Ed. Holguín, 2016) de José Luis Serrano, por Lourdes González; y el Catálogo bibliográfico de Ediciones Holguín (1986–2016), de Eduardo Puente Fernández, publicado recientemente por el sello holguinero, por Dunia Verdecia Carmenate.

La Diéresis 25 incluye la obra poética del poeta y dramaturgo Derek Walcott (Castries, Santa Lucía, 1930–2017), galardonado con el Premio Nobel de Literatura en 1992 y autor de libros como Otra vida, Uvas de mar, El reino de la manzana estrellada y Sueño de la montaña del mono. Además, poemas del tunero José Alberto Velázquez López, pertenecientes a La máquina de fallar, Premio Adelaida del Mármol 2016, publicado por Ediciones Holguín, y el cuento “La propuesta”, del mayaricero Emerio Medina.

En sus 31 años de fundada, la revista Diéresis –con edición de Kenia Leyva, corrección de José Luis Serrano y diseño y realización de Roddier Mouso Bahr– ha logrado escalar un sitio de privilegio en el complejo universo de las publicaciones seriadas, reflejando en sus páginas no solo el quehacer literario local, sino expandiéndose hacia los ámbitos de la nación, con marcadas referencias del contexto internacional en materia de publicaciones y autores.

Voces poéticas junto a Ediciones Holguín

Por Erian Peña Pupo

Ediciones Holguín festeja sus 32 años y por ello la sede de la editorial acogió una lectura poética como parte de la Jornada de actividades que celebra el aniversario del sello holguinero.

Diversas generaciones, portadoras de variadas poéticas, unidas quizá por el sentido de la holguineralidad y también por haber sido publicadas por Ediciones Holguín, se unieron en ameno recital.

Con conducción del poeta y promotor literario Moisés Mayán, quien rememoró la inclusión del sello en “el corpus de la literatura cubana”, y música del dúo ocasional de Marilyn Aldana y Cheche, los poetas compartieron sus versos: Delfín Prats leyó de Aguas, antología de su obra publicada por el sello homenajeado; Manuel García Verdecia, de Del tránsito de las aguas, de próxima aparición por Ediciones Unión; y Lourdes González de Papeles de un naufragio, poemario que, nos dice, se reeditará próximamente por la Editorial Oriente.

Fotos: Oscar Gordillo

De una generación más joven, que irrumpió en el panorama editorial a finales del pasado siglo, unos, y en la primera década de este, otros: Kenia Leyva leyó de Perfecta trampa; Ronel González, poemas relacionados a la historia patria del siglo XIX; Luis Yuseff, textos pertenecientes a La rosa en su jaula, Premio José M. Heredia; y Moisés Mayán, poemas inéditos.

Antes del convite, Ariadna Mulet, directora del Centro de Promoción Literaria Pedro Ortiz Domínguez, entregó a Lourdes González un reconocimiento por el 32 aniversario de una editorial que –nos recuerda César López– resulta “centro imborrable de la verdad poética”.

Celebración y remembranza por los 32 años de Ediciones Holguín

Por Erian Peña Pupo

Como parte de la Jornada que Ediciones Holguín realiza con el objetivo de conmemorar su 32 aniversario, el Centro Cultural Lalita Curbelo acogió una lectura a propósito de varios libros publicados por el reconocido sello editorial que este año arriban a sus tres décadas de publicados.

Los libros Los pedidos de la lluvia, de Eugenio Marrón; Sobre un giro de espejos, de Quintín Ochoa; Testigo de los días, de Alejandro Fonseca; Los duendes que me habitan, de Carlos Jesús García; y Oficio del recuerdo, de Lalita Curbelo Barberán fueron los homenajeados esta vez, luego de las palabras de elogio leídas por el poeta e investigador Ronel González Sánchez.

A Ediciones Holguín la “hemos visto crecer con la tenacidad del fuego”, subrayó Ronel, recordando un poemario de la directora del sello, la poeta y narradora Lourdes González, a quien dedicó un especial agradecimiento a propósito también de la celebración de su cumpleaños.

Fotos: Oscar Gordillo

Además de recordar a los autores que ya no están físicamente –Alejandro Fonseca, Carlos Jesús García, Carlín, y Lalita Curbelo–, compartieron sus voces poéticas los escritores holguineros Eugenio Marrón, Lourdes González Herrero, Gilberto González Seik y Quintín Ochoa.

Rememoraciones y añoranzas destilaron también esa mañana en el Centro Lalita. Los libros reunidos en la mesa recordaron tiempos de sueños y utopías: años donde sus jóvenes autores no pensaban inscribir sus nombres en el panorama visible de las letras insulares.

El programa prevé, además, el panel Retos actuales de Ediciones Holguín, con Lourdes González, Eugenio Marrón y Manuel García Verdecia, en la sede del propio sello. Asimismo, en la Egrem holguinera este espacio propone la presentación del exitoso libro Melodías del paladar, de Evelina Cardet, por el editor y escritor Fidel Fidalgo, y el recital poético “Bajo un cielo tan amplio”, con Lourdes González, Delfín Prats, Manuel García Verdecia, Kenia Leyva, Luis Yuseff y Moisés Mayán, en la sede de Ediciones Holguín, en la calle Mercado 1.

Finalmente el espacio “La Hora Tercia” –puntal de las Ferias del Libro en la provincia– acogerá la presentación de la revista Diéresis #25, publicada por el sello y dedicada a la obra del artista plástico Dagoberto Driggs, por Lourdes González, en el Centro Provincial de Arte.

Celebración de Ediciones Holguín y de la cumpleañera directora Lourdes González

Por Ronel González Sánchez

Cuando publicó Los pasos perdidos, esa memorable novela latinoamericana, el gran escritor Alejo Carpentier dijo en una entrevista que de la literatura festejaba muchas cosas, pero algo que siempre temía no justipreciar lo suficiente era el trabajo testarudo y silencioso de las editoriales.

Esta mañana, desde mi condición de ser uno de los autores más publicados por Ediciones Holguín, me ha correspondido el honor de no permitir que pase por alto subrayar los esfuerzos, desvelos, días de júbilo, ira, desánimo, de una editorial que como el título del primer libro de su directora, hemos visto crecer con la tenacidad del fuego de un núcleo de personas que muchas veces han postergado sus aspiraciones individuales por la labor de dar a luz volumen tras volumen que integran de inmediato las filas de la cultura nacional, y puede que no haya dicho bien, porque realmente tengo la impresión de que el colectivo de hacendosos compañeros ha logrado identificar en la editorial el vórtice de sus desasosiegos, ha integrado la significación de las ediciones a la trayectoria vital de cada sujeto, y eso también hay que agradecerlo a quien permanece al frente prácticamente desde el alumbramiento del proyecto.

Ahora en que nuestra contemporaneidad parece fluir, desesperada, detrás de tecnologías que nos alejan de la obra impresa, que estamos siendo víctimas de la gran pesadilla en que se convierten INTERNET, las redes sociales, los teléfonos móviles, y una indescriptible e impresionante artefactería que nos roba las horas de sueño y nos automatiza de tal modo que desde la ilusión de estar muy cerca nos aparta olímpicamente, asistimos a la celebración de un nuevo año vivido por Ediciones Holguín, nuestra utopía consumada en la provincia donde se han publicado títulos de dignidad suprema para la historia de la literatura cubana.

Muchas gracias Ediciones Holguín, Lourdes González, editores, diseñadores, ilustradores, impresores, mecacopistas, administradores y todos los oficios que no nombro para evitar una serie demasiado extensa de imantadas partículas que auspician el proceso de la elaboración de libros, o sea, de la irrupción airosa y sostenida en el entrañable mundo del arte.

Los agradecidos, parafraseando a Martí, solo vemos el brillo de tantos años, tantas obras y tantas quimeras vertidas sobre el papel de la memoria.

13 de septiembre de 2018

 

Nuevos libros continuarán alumbrando la trova en Cuba

linob

Santiago de Cuba. Dos nuevos libros sobre la trova están listos hoy para seguir alumbrando orígenes, nostalgias e íconos de ese género raigal en Cuba, declaró su autor, Lino Betancourt, considerado entre los mejores estudiosos de ese legado.

De las novedades editoriales, que se sumarán con su publicación a los ocho volúmenes dedicados por él a esos temas, una será de crónicas y la otra un cancionero con una iconografía, que tendrá unas 500 fotos de trovadores famosos, informó el periodista y musicólogo.

Con el envidiable aval de que sus títulos desaparecen con rapidez de los estantes de venta en ferias y librerías, Betancourt tiene entre sus joyas escritas Como la rosa, como el perfume, que realizó a cuatro manos con el reconocido trovador, ya fallecido, Eduardo Ramos.

En las páginas de ese cancionero están las letras de 40 emblemáticas composiciones musicales cubanas, entre las cuales resaltan La Bayamesa, Longina, Pensamiento, Juramento, Veinte años, Las perlas de tu boca y Le dije a una rosa, junto a síntesis biográficas de sus creadores.

Ese libro, de Ediciones Museo de la Música, forma parte del Programa de Rescate, Plasmación y Difusión del Patrimonio Musical, del Instituto Cubano de la Música, y devino en el 2011 un significativo aporte al conocimiento y la difusión de esa vertiente sonora.

Lo que dice mi cantar es otro de los títulos consagrados por el casi nonagenario investigador a la trova, en una compilación de crónicas con semblanzas de artistas cubanos y apuntes sobre acontecimientos históricos de la vida cultural cubana en los siglos XIX y XX.

En la profusa obra de este intelectual se cuentan también piezas dedicadas al legendario intérprete y compositor Francisco Repilado (Compay Segundo), al devenir de la trova en esta ciudad reconocida como la cuna del género; al bolero y otros hitos del pentagrama cubano.

Al referirse a esa incansable faena de Betancourt, el reconocido cantor Vicente Feliú aludió en una de sus letras a ese caminar ‘bajo el sol, bajo la noche, bajo el peso de sus años (…) colectando la memoria del país, su propia historia.’

Por Martha Cabrales Arias

Tomado de www.sierramaestra.cu

“Martí y los holguineros”: un libro de ética

Dicta el prólogo que este no es el clásico libro de historia, un frío manual de acontecimentos, con causas y consecuencias. “Martí y los holguineros” es un título que nace desde el orgullo y la admiración hacia el Apóstol, pero lo inspira otro motivo: la ciudad de Holguín. Maria Julia Guerra y Edith Santos Montejo, sus autoras, proponen esta travesía en el tiempo, trazan, minuciosamente, el camino martiano por el terruño, que fue corto, pero audaz y convincente.
 Publicado bajo el sello de Conciencia Ediciones, de la Universidad de Holguín, este texto es el resultado de una investigación, que duró más de diez años, y se convierte en un título esencial, a pesar de ser esta una edición príncipe de solo cincuenta ejemplares.
“Martí y los holguineros” es un libro rico, tiene de fondo un fuerte sustrato bibliográfico, que invita a todo tipo de lector a adentrarse en sus páginas. Testimonios, entrevistas, fotografías, ilustraciones, documentos de la época avalan el discurso, sencillo, pero certero.
De mano de las propias autoras, y su editor Eliel Gómez Martínez, en el IPVCE de Holguín, que precisamente lleva el nombre del Apóstol, se presentó oficialmente este volumen. Estudiantes y profesores de dicho centro educacional conocieron algunos de los pasajes, que describe el título, queda claro, servirá de consulta tanto para la enseñanza pre como universitaria.
Maria Julia Guerra advierte que es un texto inconcluso, a esta aventura, asegura, muchos pueden aportar. Algunos nombres de los que aquí se citan son prácticamente desconocidos dentro de los estudios históricos, otros, no tanto, todos holguineros, que tuvieron contacto con Martí. En su Diario de Cabo Haitiano a Dos Ríos se deja escrito parte de este recorrido. Pedro Vázquez Hidalgo, Francisco Frexes, Ángel Guerra Porro, Pablo García Ávila, Calixto García, son varios de estos patriotas.
“ (…) Holguín que es tierra seca, que se bebe la lluvia, con sus casas a cordel y sus patios grandes (…), escribe el Héroe Nacional. Orgullo para todos los habitan este lado del Oriente cubano. Libro de la localidad, que surge con el deseo de necesitar, amar, comprender nuestra historia.
Por Jorge Suñol Robles
Tomado de www.ahora.cu/es