Jamila Medina: Soy una persona nostálgica

La escritora Jamila Medina. Foto: Carlos Rafael
Un romántico diría que tiene la piel de arena, cabellos de trigo, ojos de mar. Un machista, que rompe el cliché de que las mujeres bellas no suelen ser inteligentes. Una feminista hablaría de género y empoderamiento. Sin embargo, Jamila Medina Ríos (Holguín, 1981) aborrece los clichés.
Diversa y curiosa, se ha dado a conocer como poetisa, narradora, ensayista, editora e investigadora. Ha obtenido los premios de poesía “David” (2008) y “Nicolás Guillén” (2017), así como el Premio de ensayo “Alejo Carpentier” (2012). Tiene publicados, entre otros títulos, los poemarios Huecos de araña (Ediciones Unión, 2009) y Primaveras cortadas(Proyecto Literal, México, 2012) y el volumen de ensayoDiseminaciones de Calvert Casey (Editorial Letras Cubanas, 2013).
Aunque se dice renuente a las entrevistas, nuestra amistad antigua y refractaria favoreció dos conversaciones, que publicaran el programa Café Milenio, de Radio Angulo, y el sitio www.ahora.cu en video. Aquí ofrecemos un resumen de ambas.
La niña que aprendió a nadar en Egipto, donde sus padres cumplían misión, e hizo pininos en programas infantiles de la radio provincial, reconoce como su primera pulsión por la literatura un librito de décimas ilustrado que dedicara a su familia, aunque no tuvo mucho éxito. Sin embargo, confiesa que “cuando me enamoré, sí entré de lleno en la poesía”.
¿Cuánto influyó estudiar la carrera de Filología en tu carrera literaria?
—Ha influido muchísimo porque, evidentemente, uno aprende no solo a escribir sino a leer, sobre todo. En realidad, llegué ahí porque era una lectora voraz; mi madre lo era, mi padre lo era. Por eso llegué a las letras. Lo volvería a estudiar si pudiera.
Has sido premiada en varias ocasiones, y existe un cliché al respecto: que los concursos te afianzan como escritor; y el cliché contrario, de que un premio no valida una obra artística. En tu caso, ¿cómo se manifiesta?
—Ganar un premio es simplemente un golpe de azar. También es una suerte, porque te promueven y, sobre todo, te publican el libro, que es lo más importante. Por otro lado, te dan un pago de derecho de autor, un pago de premio. En mi caso, el “David” es un tatuaje que tengo en el brazo, un armadillo; el “Carpentier”, la mitad de mi primer pequeño apartamento en Playa; y el “Guillén” es el apartamento actual, con una visión al mar que me recuerda las playas de Holguín.
Tienes una formación clásica: Filología, teología, griego, latín… sin embargo, tu libro ganador del premio Nicolás Guillén se titula País de la siguaraya…
—Todo se imbrica. Yo estudio mucho porque todo me da curiosidad. También los refranes, las frases hechas me dan mucha curiosidad; estamos rodeados de esas frases que a veces no sabemos qué significan y, sin embargo, las repite todo el tiempo, como que este es el país de la siguaraya o que vivimos en una isla de corcho. Uno se pregunta un poco por qué y ese libro responde a por qué la siguaraya, no de modo despectivo sino con el afecto de vivir desde ella.
¿Una exploración de tu circunstancia y la circunstancia nacional?
—Es ambas cosas. Mi poesía está atravesada por lo público y por lo púbico, por mi yo y mi circunstancia. Esto lo es, son como ventanas a diferentes paisajes que están ahí y uno deja de mirar porque se le empaña el espejo. Es como volver a esos lugares conocidos y desconocidos a la vez.
En ese caso, ¿Huecos de araña es una ventana al pasado?
—Son los huecos del patio de mi abuela en el Báguano natal de mi mamá; y también esos otros huecos que nos atrapan y a la vez uno se niega a echar raíces en ellos; por ejemplo, yo que siempre estoy buscando la libertad. Es el hueco del lenguaje, de las literaturas que nos han construido, del género, del país, de la familia.
¿Cómo han influido tu país, tu familia, tus amigos en la persona que eres?
—Yo traigo conmigo todo lo que voy siendo y todo lo que han sido mi familia, mis amigos, las afinidades que uno va encontrando; y el lenguaje lo demuestra. A veces una pequeña palabra es súper entrañable en relación con ciertos lugares, uno no esté hablando de ese lugar, pero la palabra sí. Como caguayo, que remite a Holguín, porque un habanero no sabe qué es un caguayo.
¿Por qué escogiste la figura del escritor Calvert Casey; qué te aportó esta investigación, este ensayo?
—Esa figura fue para mí un misterio, porque cuando escribí cuentos alguien me dijo que parecían de Ezequiel Vieta o de Calvert Casey; entonces fui a buscar qué era lo que había de mí en ellos y viceversa. Me interesó mucho Calvert, porque era un personaje misterioso, de cuya vida no se sabía exactamente cómo había sido y todavía hay muchas cosas que no sé de él. Además, está fascinado por temas como la muerte y el amor, así que me conecté muy fácilmente con él.
Te mueves con soltura entre el mundo académico y el editorial, ¿qué te aporta o te quita cada uno?
—Todos me aportan saber y todos me quitan un poco de libertad. Es tremendo porque soy muy liberal cuando escribo mi propia poesía y, sin embargo, cuando soy editora trato de ser flexible pero a la vez ponerle un poco de coto a la libertad de los demás. Son mundos que me han aportado mucho pero de los que siempre estoy tratando de huir. Siempre estoy como incómoda en esos trabajos y siempre pensando en hacer otra cosa.
¿A qué te dedicas ahora: investigas, escribes, creas?
—Estoy pensando en mi proyecto de doctorado que es sobre el tema mambí en la literatura y el arte contemporáneo cubano. En realidad, he estado arreglando mi apartamento con vista al mar.
Estás obsesionada con el mar, con la libertad, con elementos que sugieren búsqueda, apertura, salida a alguna parte… ¿Por qué?
—No sé. Es algo que quiero explorar en un libro de cuentos que quiero escribir que lo había dejado y estoy volviendo a él. Es un libro que se llama Psicoanalízame, por favor. Sé que tiene que ver un poco con que aprendí a nadar a los tres años, y siempre me pareció un espacio de libertad, un modo de ir a la deriva, donde pueda afluir todo lo que uno tiene en el consciente y el inconsciente, un poquito como el fluir de la memoria, de los recuerdos.
Tu narrativa, en el aspecto formal, recurre a la intertextualidad, a recursos de la ensayística, del lenguaje científico, y también está permeada de lo poético. ¿De dónde parte esta complicación?
—Parte de mí misma. Soy una persona a la que le gusta verle todos los lados posibles a las cosas, en la poesía también lo hago. Pero no creo que sea algo propiamente mío, otras personas que estudiaron Filología también lo han hecho, como Ena Lucía Portela, que nos gusta tanto. Tiene que ver con la ironía, con las maneras de la metaliteratura, lo metanarrativo. Si vuelvo a escribir cuentos puede que esté ahí, aunque quizás para el lector no sea tan interesante, para los críticos quizás sí.
No te pediría diagnosticar la salud de la poesía local o cubana a partir de tu trabajo como jurado; sin embargo, ¿qué opinión te merece el Premio de la Ciudad de Holguín?
—Es un premio que siempre me parecía interesante cuando yo vagaba por las calles buscando libros; tengo muchos libros premios de la ciudad de otra época, de cuando era estudiante, más pequeña o que eran de mi mamá. No podría medir la “salud” de una literatura porque no soy doctora de nada. Pero ha significado la alegría de volver a Holguín, al que no venía hacía tiempo; de reencontrarme con amigos; de poderme enterar de qué se está haciendo. Si puedo poner un granito de arena en un libro que va a salir el próximo año, yo estaré también un poco en la historia de los Premios de la Ciudad de Holguín.
Aparecer en los medios de comunicación, ganar varios premios importantes te da notoriedad, significa exponerse, ¿cómo llevas esta visibilidad siendo tímida?
—No me siento tímida porque soy bastante sociable. Pero odio aparecer en la televisión; en la radio no tanto; odio las entrevistas, aunque suene rotundo. Soy una persona que continuamente se está reescribiendo, que tiene mucho miedo de la imagen, de la proyección, que no se cree fotogénica. Por tanto, no me es agradable exponerme ante de la televisión, ni ante los periódicos. No tiene que ver con la vanidad sino que tengo miedo de lo etiquetado, de lo que está terminado. Me siento más como una persona que está en progreso de ser; y ya lo que está en la televisión, en los medios y las fotos, queda y permanece. Tengo miedo a esa cárcel de lo que ya queda.
Pero la literatura es también exponerse, exhibirse…
—La literatura te da el proceso. Soy muy espontánea, pero mi literatura no lo es tanto. Uno reescribe y tiene la oportunidad de pensar un poco más las cosas.
¿Por qué tanto énfasis en reescribirte, en volver a lo andado?
—Pienso que soy una persona que mira mucho hacia atrás, aunque también soy una persona que proyecta mucho, que hace planes, que le gusta planificar las cosas. Evidentemente hay una mirada del retorno, de lo que se puede volver a hacer. Soy una persona nostálgica.
Jamila Medina junto a Rubén Rodriguez en La Habana. Foto: Cortesía de la entrevistada
Por Rubén Rodríguez González
Tomado de www.ahora.cu

Fidel Castro: como una espada reluciente

Libro Fidel Castro: Como una Espada Reluciente

«Este no es un libro común que podamos definir, exclusivamente, como letras almacenadas en una estructura discursiva, periodística, o histórica, y ordenadas en el ya  antiguo, pero manuable, acariciable soporte del papel. Este libro es más que un libro depositario de cultura e historia».

Con tan elocuentes palabras, el periodista Luis Sexto presenta la segunda edición, corregida, revisada y aumentada, del volumen titulado Fidel Castro: como una espada reluciente (Ediciones La Luz, Colección Capella, Asociación Hermanos Saíz, Holguín, 2016, 520 pp).

Este libro –en opinión del también poeta y narrador— «guarda  el abrazo solidario con que la Revolución fidelista nos enseño a definir a Cuba. Y guarda, sobre todo, las virtudes humanísimas de esa espada para siempre centellante de justicia y bondad que fue, es y será Fidel Alejandro Castro Ruz».

Con compilación de los periodistas María Julia Guerra Ávila y Rubén Rodríguez González, ambos del semanario ¡ahora!, esta obra presenta una colección de textos aparecidos en la prensa, que rememoran los vínculos del Comandante en Jefe con la tierra holguinera.

El propósito del volumen –según sus compiladores— es «buscar originalidad y frescura, para ofrecer homenaje afectuoso al líder, desde el respeto y la admiración; y entregar al lector textos originales, que profundizan en la personalidad de Fidel, sus orígenes y quehacer político, por constituir Holguín la patria chica de la familia Castro Ruz».

La primera edición de Fidel Castro: como una espada reluciente apareció en agosto del año 2016, preparada a propósito del aniversario 90 del natalicio del Comandante en Jefe, e incluía solo cuatro capítulos, a los que ahora, en esta segunda entrega, se le incorporan dos nuevas secciones que enriquecen la obra.

En «Los 90 de Fidel», el primero de esos nuevos capítulos, se reproducen textos aparecidos en la prensa en ocasión del citado aniversario del líder de la Revolución Cubana; mientras que, en «!Hasta siempre, Comandante!», se reseñan sus exequias y el tributo rendido a su memoria por el pueblo holguinero.

En las dos ediciones del libro, Guerra Ávila y Rodríguez González han incluido los principales discursos pronunciados por Fidel en Holguín, entre los años 1959 y 2006; una cronología de sus visitas al territorio, que abarcan desde 1953 hasta el 2006, y un testimonio gráfico que recorre momentos de su vida.

Se enriquece igualmente esta compilación –que cuenta con cuidada edición de Luis Yuseff y elegante diseño de Frank Alejandro Cuesta— con el óleo sobre lienzo titulado Fidel, que firma el maestro Cosme Proenza, y que sirve como ilustración de cubierta.

Con la publicación de Fidel Castro: como una espada reluciente, un nuevo título se incorpora al catálogo dedicado a atesorar y promover la acción y el pensamiento del Comandante en Jefe. Un libro de permanente consulta para conocer, entender, valorar, el legado de ese hombre de su tiempo, de todos los tiempos, que fue, es y será siempre Fidel.

Por 

Tomado de www.trabajadores.cu

Talleres literarios, un lugar para fabricar magia

Participantes en el conversatorio Diálogo en la Casa. Foto: Ana Bárbara Moraga
Como parte de las actividades por la XXXVI Semana de la Cultura en Holguín tuvo lugar el espacio Diálogo en la Casa con un conversatorio sobre la obra de la escritora y poeta Zunilda Cuenca y la impronta marcada en los talleres Pablo de la Torriente Brau. 

El debate se realizó en la Casa de Cultura Manuel Dositeo Aguilera de esta Ciudad cubana de los Parques, y contó con la presencia del panelista, escritor y poeta Gilberto González, entre otros destacados promotores literarios de la urbe, miembros fundadores de los talleres literarios.

El escritor y poeta Gilberto González. Foto: Ana Bárbara Moraga

Sobre la importancia que han tenido estos en la formación de las generaciones de escritores de las últimas décadas expresó González durante su conferencia que “dichos espacios fueron el motor impulsor de todo el movimiento literario de la provincia. Además, sirvieron de precedente para la posterior fundación de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) en esta ciudad del oriente”.

“De ellos salieron importantes escritores como Lourdes González y Manuel García Verdecia, entre otros. Sin dudas ha sido un espacio donde se ha fabricado la magia de la literatura”, refirió el también Director del Centro Cultural Lalita Curbelo, el cual a decir de González, reabrirá sus puertas el próximo día 19 y como parte de la nueva línea de trabajo, expandirá su diapasón a los estudios sobre la cultura holguinera y no solo a la promoción literaria como había hecho hasta ahora”.

Selaida Remedios (izq.) e Idania de la Caridad Salazar. Foto: Ana Bárbara Moraga

El espacio Diálogo en la Casa fue escenario para reconocer la labor de destacados promotores literarios como es el caso de Selaida Remedios, quien realiza una excelente labor en el taller literario de la Universidad de Ciencias Médicas de Holguín.

Precisamente una de las pupilas de Selaida es Idania de la Caridad Salazar, joven promesa de las letras holguineras.

Sin dudas la labor realizada dentro de estos talleres Pablo de la Torriente Brau ha consolidado el movimiento literario en la Isla y constituye una importante cantera para las nuevas generaciones de las letras cubanas.

Por Ana Bárbara Moraga
Tomado de www.radioangulo.cu

Opciones para disfrutar de la cultura en Holguín

Orquesta Avilés. Foto: Amauris Betancourt (Archivo) 

Películas cubanas, lectura de poesías, puestas en escena y buena música son algunas de las opciones de las que se pueden disfrutar por estos días en la XXXVI edición de la Semana de la Cultura en Holguín.

La hermosa Ciudad de los Parques del oriente de Cuba celebra el arte de sus hijos con un programa cargado de excelentes propuestas entre las que destaca el Concierto de la Ciudad, previsto para esta noche justo cuando el reloj de la Catedral San Isidoro de Holguín, marque las 11 campanadas.

Un poco antes de eso, a las 03:00 p.m. en la Sala Alberto Dávalos perteneciente al Teatro Comandante Eddy Suñol, se presentará el proyecto Palabras al Viento con la obra en concurso Retoños de Almendro. A esa misma hora pero en el Ateneo Cinematográfico se exhibirá la película Ya no es antes, del director Lester Hamlet, como parte del espacio Cine Cubano Contemporáneo.

Por su parte la Casa de la Trova el Guayabero de esta ciudad, acogerá la buena música cubana y tendrá como invitados a Manuel Leandro Sánchez, Lainier Verdecia y Liliam González. Esto será a las 04:00 p.m.

Los amantes del cine cubano podrán disfrutar además del largometraje Y sin embargo, del realizador Rudy Mora y con la participación de la Compañía Infantil La Colmenita. La cita queda hecha para las 08:00 p.m. en las afueras del Cine Martí.

Quienes disfruten de las artes plásticas tendrán un espacio de lujo cuando se inaugure esta noche la XXXII edición del Salón de la Ciudad en el Centro Provincial de Artes Plásticas, evento donde confluye lo mejor de los pinceles y las técnicas artísticas de esta plaza holguinera.

La legendaria Orquesta Avilés se presentará esta noche en las inmediaciones de la Casa de Cultura para el deleite de los bailadores. La banda, fundada el 16 de octubre de 1882 es la más antigua de Cuba y de América.

La jornada de este 18 estará igualmente cargada de celebración y júbilo por el 266 aniversario del Título de Ciudad y Tenencia de Gobierno de Holguín.

Vitrina en el Museo Casa Natal de Calixto García, en la ciudad de Holguín. Foto: Flavia Dotres (Archivo)

En tal sentido la historia tendrá un importante lugar por lo que la Casa Natal del Mayor General Calixto García acogerá la XXIX edición del evento de Estudios sobre Guerras de Independencia. Para la ocasión está reservada la conferencia magistral sobre Ética y Revolución en Máximo Gómez con el DrC. Joel Cordoví Núñez, vicepresidente del Instituto de Historia de Cuba.

La Casa de Iberoamérica por su parte, acogerá a las 10: 00 a.m. el ciclo de estudios de la Cultura Holguinera con un panel sobre las “Relaciones Internacionales como sustento de los nuevos retos culturales actuales”. La conferencista invitada será Liliana Avilés y contará con la presencia de Jesús Téllez, una de las personalidades a quien está dedicada esta edición de la Semana de la Cultura.

El periodista y escritor holguinero Rubén Rodríguez. Foto: Liudmila Peña (Archivo)

Uno de los escritores más relevantes no solo de Holguín, sino de Cuba, el también periodista Rubén Rodríguez, ofrecerá un conversatorio en el espacio de la Casa de Cultura con miembros del Taller de Creación infantil. Esto será parte del espacio Crecer entre letras y tendrá lugar a las 02:00 p.m.

Y para terminar la noche entre risas llegará el espacio Rincón del Humor, en el Ilé de la Rumba donde humoristas destacados del patio como Don Fito y Jácara, se encargarán de sacar unas buenas carcajadas al público que allí asista.

Por Ana Bárbara Moraga
Tomado de www.radioangulo.cu

Novedades de la Semana de la Cultura en Holguín

Proyecto Palabras al viento en la inauguración de la Semana de la Cultura de Holguín 2016. Foto: Lisandra Cardoso

La XXXVI Semana de la Cultura en Holguín estará dedicada al 266 aniversario del título de ciudad y tenencia de gobierno, al 120 de la muerte del mayor general Calixto García y al 40 del sistema de Casas de Cultura. Además a las personalidades del sector Argelio Cobiellas y Jesús Téllez.

Esta edición tendrá lugar desde hoy 15 y hasta el 21 de enero y prevé un amplio programa de actividades entre las que destaca el desfile inaugural, previsto para esta tarde y que contará con lo mejor del talento artístico local. Además, como parte del espacio Cine Móvil, se exhibirá hoy el filme Viva Cuba, del director Juan Carlos Cremata en la pantalla ubicada frente al cine Martí a las 08:00 p.m.

Media hora más tarde y para cerrar la noche con broche de oro, la Casa de Cultura Manuel Dositeo Aguilera acogerá una expo de pinturas y esculturas pertenecientes al colectivo plástico Ballado, de categoría nacional. La música quedará a cargo del saxofonista Yander Reyes, una de las promesas del jazz en la ciudad.

La jornada de mañana 16 iniciará desde bien temprano cuando a las 08:30 a.m. el espacio “Leer es vivir” abra sus puertas con cuentos de Idania Salazar en la voz de Nancy Sosa, instructora de literatura de la Casa de Cultura municipal. El mismo tendrá lugar en el círculo de abuelos de la calle Independencia en el Reparto Luz.

Para quienes apuesten por la superación en estas jornadas, encontrarán su espacio en el III Taller provincial “Art-Cult” el cual quedará inaugurado a las 09:30 a.m. en el propio centro de superación. El primer tema a abordar será “Desarrollo local comunitario: identidad y patrimonio”.

Otro espacio para la investigación será el ciclo de estudios de la cultura holguinera con el panel “25 años de creada la Casa de Iberoamérica”. Este contará con la presencia del DrC. José Fernández Novoa, la DraC. Nurys Leyva, la MSc. Haydée Toirac y el Lic. Bárbaro Angulo.

Por su parte la escuela profesional de artes plásticas “El Alba”, acogerá el conversatorio sobre la vida y obra de Argelio Cobiellas, “Una historia y una obra para contar”. El mismo estará a cargo del escritor Gilberto González y será amenizado por la cantante María Aldana acompañada al piano por César Fidel Gutiérrez.

Los amantes del cine estarán de plácemes cuando este martes quede inaugurado a las 03:00 p.m. la Jornada de Arte y Cine Erótico “El cuerpo del otro” en el Salón Central de la UNEAC de la ciudad de Holguín. Las palabras de apertura estarán a cargo del profesor de cine Humberto González Carro y la voz de la cantante Gladys María amenizará el evento.

Para los que disfrutan con la buena música cubana llega la peña Polo Montañés a las 04:00 p.m. con la presentación de los solistas Walter Cobas, Gabriel Chacón y Alejandro Salas quienes se darán cita en la Plaza Camilo Cienfuegos.

Las tablas también tienen su espacio en esta 36 edición de la Semana de la Cultura en Holguín. De tal suerte que el espacio Noche de Teatro de la Casa de Cultura Manuel Dositeo Aguilera, presentará este martes a las 07:00 p.m. piezas representadas por grupos de las organizaciones estudiantiles de la provincia, entre otros.

Fotograma de la película cubana Conducta. Foto: Cubadebate

La jornada del 16 contará también con el espacio Cine Móvil, con su sede ubicada en las inmediaciones del cine Martí y reserva para la noche de mañana la multipremiada película “Conducta”, del director Ernesto Daranas. Por su parte los residentes del Reparto Emilio Bárcenas podrán disfrutar de la octava edición de la Muestra Itinerante de Cine del Caribe 2017 con la proyección del largometraje “Vuelos Prohibidos” del cineasta Rigoberto López.

Gladys María Moreno. Foto: Ahora

El plato fuerte de la jornada del martes lo será sin dudas la presentación en concierto de la cantante Gladys María Moreno, una de las figuras más aclamadas del pentagrama musical holguinero y que actualmente celebra 25 años de vida artística. En la presentación compartirá escenario con Rafael Espín, el Mariachi Holguín y la Orquesta de los Hermanos Avilés, entre otros invitados. Todo esto y más tendrá lugar en el Teatro de la ciudad, Comandante Eddy Suñol.

Sin dudas, atractivas propuestas para que usted disfrute de esta XXXVI edición de la Semana de la Cultura Holguinera. Sobre lo que acontecerá en próximas jornadas usted tendrá la primicia desde Radio Angulo Digital.

Por Ana Bárbara Moraga
Tomado de www.radioangulo.cu

Full, el festival para el libro y la lectura

Del 13 a este 16 de noviembre los centros de la educación superior en Holguín protagonizan el Festival Universitario del Libro y la Lectura (Full). El evento, que entre sus objetivos persigue inculcar el importante hábito de leer, en las jóvenes generaciones, fue dedicado en esta edición a las figuras de Fidel Castro, Ernesto Che Guevara y Juan Nuiry Sánchez.

La descarga de libros en formato digital por parte de la Facultad de Informática de la Universidad de Holguín Oscar Lucero Moya, la exposición de textos de la Biblioteca Institucional Benito Juárez, así como la muestra de Artes Plásticas de Artistas Aficionados ha sido algunas de las actividades realizadas en esta semana.

Se han efectuado conferencias como la que abordó el tema del alcoholismo, dictada por el profesor Erick Leal, coordinador de los Programas de Salud y Calidad de Vida en la Facultad de Ingeniería.

La presentación de libros de editoriales holguineras como La Luz, recitales de Poesía por Poetas Jóvenes de Ediciones Holguín, además de la recordación de figuras imprescindibles como es el caso del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz se contemplan entre las acciones protagonizadas por los estudiantes universitarios holguineros como parte del Full.

Por Betsy Segura Oro

Tomado de www.radioangulo.cult.cu

Derroteros historiográficos al debate

Auspiciado por la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) y la Unión Nacional de Historiadores de Cuba, la sede provincial de la UNEAC en Holguín acogió la realización del V Taller “Derroteros Historiográficos Cubanos”, entre el 15 y 16 de noviembre.

La conferencia “Mitos, oscuridades, funciones en el nacimiento del cubano: el imposible país de la Historia”, impartida por el Dr. René Fidel González García, dio inicio al Taller que reúne a historiadores, intelectuales y profesores de la provincia y otras partes del país. Se realizó, además, el panel “La República a debate”, que reunió a los historiadores José Augusto Ochoa del Río, Filiberto Mourlot Delgado, Hernel Pérez Concepción y René Fidel González García, con moderación de Armando Cuba de la Cruz.

V Taller Derroteros Historiográficos Cubanos en la UNEAC holguinera. Foto del autor

La exposición y debate de ponencias ocupó la mayor parte del Taller y resultó, además, eje central del intercambio investigativo y académico del mismo. Entre las ponencias expuestas se encuentran: “Representación mediática de la inmigración jamaicana a Banes”, de Yurisay Pérez Nakao; “Merle David: análisis socio–histórico del cubano”, de Alejandro Torres Gómez de Cádiz Hernández; “Viaje al corazón de un libro: testimonios de los autores de United Fruit Company: un caso de dominio imperialista”, de Elia Sintes Gómez; “Martín Morúa Delgado en la historiografía cubana”, de Yoel Rodríguez Ochoa y Susel Abad Fis, y “Paráfrasis historiográfica a La Virtud Doméstica, de Rigoberto Segreo Ricardo”, de Paul Sarmiento Blanco y Leidiedis Góngora Cruz.

Además, se presentaron, entre otras, las ponencias: “Tendencias historiográficas y dogmatismo ideológico en la recepción de José Martí”, de Ariel Zaldívar Batista; “Los espacios del olvido en los estudios de las guerras cubanas”, de José Abreu Cardet; “El coleccionismo en Matanzas, de Urbano Martínez Carmenate”; de David J. Gómez Iglesias; “Deudas historiográficas sobre la ética y el legado comunista del Che”, de Alexander Abreu Pupo; “Un olvidado luminoso informe principeño”, de José Novoa Betancourt y Patricia García Concepción; “Una polémica, la ucronía y las funciones de las ciencias históricas”, de Minervino Ochoa Carballosa; “Conflicto armado y orígenes de la narrativa”, de José Rojas Bez; “Un reflejo de la vida cotidiana en la poesía holguinera durante el período 1990–2010”, del poeta José Poveda Cruz y “Ciencias sociales y literatura: diálogo entre saberes narrativos”, de José Vega Suñol.

Participaron con sus investigaciones, además, intelectuales y profesores universitarios como Carmen Montalvo Suárez, Dimelsa Rivas Dasut, Elier Córdova, Graciela Pacheco Feria, Naila Caparrós Díaz, Ana Leonor González Sánchez, Reynaldo Telmo Ramírez, Oscar Larralde Otero, Violeta Rosa Mejías Rojas, Vladimir Pita Simón, Kenia Abreu Cuenca y María Quiñonez Pantoja.

Presentación de la novela El camino de la desobediencia, del bayamés Evelio Traba. Foto del autor

Asimismo, el Taller fue momento propicio para la presentación de la novela El camino de la desobediencia (Editorial Boloña, 2017) del bayamés Evelio Traba Fonseca, por Diana Iglesias Aguilar, especialista del Centro de Comunicación Cultural Ventana Sur, en Bayamo, Granma.

La novela –editada inicialmente por la casa Verbum, de Madrid, España, en 2016– nos acerca a la figura del Padre de la Patria, Carlos Manuel de Céspedes, mientras “deshace las cubiertas que cercan al Céspedes hijo, hermano, esposo, padre, amigo, estudiante, poeta, dramaturgo y viajante, para devolverlo como el ser quebrantable y palpitante que es, como cualquiera de los mortales”, escribió al respecto la presentadora en un artículo publicado en La Campana, periódico cultural de la provincia de Granma.

“Diversas voces se entrecruzan con la de Céspedes, aportando emociones, contradicciones y elementos enriquecedores de una trama con infinitud de personajes en primeros planos y muchos otros figurantes que van dejando huellas en la travesía hasta la decisión cespediana de declinar el sendero elegido por sus ascendientes y desembocar en rebeldía e independencia, momento que definirá un antes y un después en la vida de Céspedes”, añade, además, la presentadora de El camino de la desobediencia.

Por su parte, el autor, Evelio Traba, ha obtenido, entre otros, el Premio Nacional de Poesía Fidelia, convocado por la UNEAC en Granma, con Las puertas cambian de sitio (Ediciones Bayamo, 2009), el Accésit del Premio Latinoamericano y Caribeño de Novela Alba Narrativa con la novela histórica La concordia (Arte y Literatura, 2013) y el Premio Iberoamericano de Novela Verbum 2016, con El ritual de las cabezas perpetuas (Editorial Verbum, 2016).

Finalmente se lanzó la convocatoria al VI Taller Derroteros Historiográficos Cubanos y al I Encuentro Oriental de Escritores de Literatura Histórico Social, a desarrollarse los días 21, 22 y 23 e3 noviembre del 2018.

Poemas, poéticas, poetas

Por Moisés Mayán

La tarde del 27 de octubre llovía copiosamente sobre la ciudad. Sin embargo, un grupo de casi 40 personas nos apretamos en la porción techada del patio de la Uneac, para enterarnos de una buena vez del ganador del décimo octavo Premio Nacional de Poesía “Adelaida del Mármol”. La voz de Betsy Remedios se añadió al fondo musical que había iniciado la lluvia, mientras las manos de Carlos de la Rosa se desplazaban como ágiles arañas sobre el teclado. El solista Luis Orlando Cruz, fue otro de los encargados de rivalizar con la cortina líquida que desprendían los aleros de la antigua Casa de los Mollúa.

Y entonces llega el momento, Ronel González lee el acta en representación de los restantes miembros del jurado, Kenia Leyva y Delfín Prats. Nadia Sánchez, subdirectora del Centro Provincial del Libro, aguarda para entregar el diploma acreditativo. Por fin aparece el primer nombre, Frank Castell, el puertopadrense que se alza con una mención por su cuaderno Biografía de un insecto, y se escucha la segunda clarinada, mención también para Hugo González, el psicólogo que no se resiste al empuje del verso, y nos lega un texto de sobrecogedora hermosura El vértigo de la plenitud. Hay aplausos que se van atenuando por el repiqueteo de la lluvia.

Para esta convocatoria, el Centro de Promoción “Pedro Ortiz” decidió que además de la tradicional versión impresa, los autores pudieran presentar sus libros en formato electrónico. Por eso recibimos 35 propuestas de varias localidades del país. Por eso implantamos un nuevo récord en cuanto a aspirantes al galardón. ¿Y el premio? ¿El Adelaida? Hay un volumen que descuella entre los otros, raro, perturbador, con alteraciones sintácticas de acuerdo a la elaboración convencional del discurso, sesgado, áspero, papel de lija sobre los ojos. Un libro que no debe quedar al margen, aunque ese margen sea realmente estrecho.

Premio Nacional de Poesía ”’Adelaida del Mármol’

¿Vamos quién fue el ganador? Un muchacho. ¿De dónde? De Moa, aunque realmente nació en Sagua de Tánamo. Portador de una poesía fabril, quise decir febril. ¿Su nombre? ¿Por qué esa manía de nombrar las cosas tan despacio? Bien. Edurman Mariño Cuenca. El Diploma está en sus manos. Los flashes le abrillantan el rostro humilde. No se lo cree. Hasta que el aire de la carretera no lo despeine. Hasta que no desembarque después de casi cuatro horas en Moa. Hasta que no pise otra vez el suelo rojizo. No se lo va a creer.

El Premio se va convirtiendo en un concurso de vanguardia. Ahora mismo no encuentro otro término. Holguín es un importante bastión de la lírica insular, pero el Adelaida se desmarca, se desalmidona y le planta cara a esa realidad. Los últimos cuadernos dan fe de esta aseveración. Geometría de Lobachevski, de José Luis Serrano, es una propuesta absolutamente transgresora a pesar del empleo de un soporte de estrofas clásicas. Es algo así como la desconstrucción de la lógica. La búsqueda de una poesía que sucede por reacción (al)química y no porque el sentido común sumerja sus peludas patas en la sopa. La máquina de fallar, de otro José (Aberto Pérez para más señas), es un texto que el propio Serrano reconoce como “no apto para todos los estómagos”.

Y ahora Edurman con El estrecho margen. Creo que estamos enviando coordenadas a otros certámenes de la Isla. Creo que estamos reajustando cierta invisible maquinaria. La convocatoria del 2018 ya está sobre el tapete, y ahora mismo mientras escribo este artículo, quizás en algún lugar de Cuba, un poeta, cuyo nombre desconozco, esté afilándose los dientes.

Centro Provincial del Libro y la Literatura

Este Centro, se encarga en la provincia de descubrir, alentar, superar, promover y publicar a los talentos literarios del territorio, así como de establecer relaciones semejantes con instituciones homólogas del país y el mundo. Cuenta con su propia revista de arte y literatura, Diéresis.
Cuenta con un Centro de Promoción y Desarrollo de la Literatura “Pedro Ortiz Domínguez”, la imprenta “Lugones”, y una red de librerías distribuidas por toda la provincia.