Pensar desde Oriente la Nación

Paneles y presentaciones literarias caracterizaron el Encuentro Regional de Escritores de Literatura Histórico–Social “Pensar desde Oriente”, realizado en la UNEAC holguinera del 14 al 16 de noviembre y dedicado a la memoria del Dr. C. Rigoberto Segreo, al 150 aniversario de las Guerras de Independencia y al IX Congreso de la organización.

En Encuentro, organizado por la Filial de Literatura de la UNEAC en la provincia, reunió a historiadores, investigadores sociales, juristas y escritores de provincias como Granma, La Habana, Pinar del Río y Camagüey, vinculados a la historia y el pensamiento social y tuvo sus palabras de apertura a cargo del escritor y traductor Manuel García Verdecia, vicepresidente primero del Comité Provincial de la UNEAC en Holguín.

A la conferencia inaugural “La economía cubana: retos y perspectivas”, a cargo del Dr. C. José Luis Rodríguez García, asesor del Director del Centro de Investigaciones de la Economía Mundial (CIEM) le siguió el panel “En los ciclos de la economía cubana”, con los historiadores Minervino Ochoa Carballosa, José Novoa Betancourt y Jorge Barciela Tauler.

La historia del constitucionalismo cubano, pasando por Guáimaro, la Constitución de 1940, la vigente en estos momentos, realizada en 1976 y modificada posteriormente, y el debate del proyecto de Constitución que se realiza actualmente en Cuba, fue el tema del panel “Quo vadis, constitucionalismo cubano: pasado, presente y futuro”, integrado por René Fidel González García, Jorge Santos, Paul Sarmiento y José Augusto Ochoa.

Por su parte, el Premio Nacional de Ciencias Sociales, Juan Valdés Paz, impartió la conferencia “Cuba en el 25. Posibles escenarios”, un acercamiento y al mismo tiempo una provocación respecto a cómo sería la sociedad cubana en el 2025, subrayó Valdés Paz.

Foto del autor

Como parte del programa se realizaron, además, los paneles: “Sesquicentenario del inicio de la Revolución del 68”, con Ángela Peña Obregón, Delio Orozco González, Manuel Fernández Carcasés y Hernel Pérez Concepción; y “José Martí, la nación a debate”, integrado por Armando Cuba, Eliel Gómez, Ariel Zaldívar y Hebert Pérez Concepción.

Fueron presentados también los libros Americanos y soldados, de José Abreu Cardet, por Jorge Silverio Tejera, y Cuba: independencia y federación, de Armando Cuba, por Pedro Luis Hernández.

El Encuentro Regional de Escritores de Literatura Histórico–Social “Pensar desde Oriente” finalizó en la UNEAC holguinera con el panel “Ficción y Literatura histórico–social”, integrado por los escritores e investigadores José Rojas Bez, Emerio Medina, José Poveda, Ronel González Sánchez, José Luis Serrano, David Gómez Iglesias y Moisés Mayán, y se reafirma como una cita necesaria donde confluyen historia, literatura y Nación.

 

 

 

Entender las pasiones de mambises e integristas

Por: Ruben Ricardo Infante

El libro El desbordamiento: anotaciones sobre la Guerra Grande (1868-1878) del historiador holguinero José Abreu Cardet será presentado este viernes 16 de noviembre en la sala Villena de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC).

Publicado por Ediciones UNIÓN, sello editorial de la UNEAC, su primera presentación ocurrirá un día después de que haya tenido lugar el VII Consejo Nacional de la UNEAC en vistas al IX Congreso.

También constituye un homenaje al aniversario 150 del inicio de las luchas por la independencia, hecho que marcó la historia de la nación y sus hijos.

Al decir de su autor: “He intentado hacer una síntesis de los temas tratados e esta suma de páginas, sobre todo aquellos que considero trascendentales, como el regionalismo, el caudillismo, las familias, los integristas y las plantaciones azucareras…”

El libro recoge un total de 17 ensayos, precedidos de una introducción y un epílogo. En las primeras páginas, Abreu Cardet comenta que este libro es una suma de ideas, de tesis que ha ido elaborando desde el 10 de octubre de 1978, fecha en la que publicó un breve artículo y hasta los días más recientes.

Como sentencia en el epílogo del libro: La seducción por aquella contienda se mantiene, por eso un libro como este, que intenta demostrar que tras un relato, por todos conocido —La Guerra Grande—, se esconden numerosas historias que humanizan la gran contienda y dan auténtica dimensión a los personajes involucrados.

La presentación correrá a cargo del también historiador Oscar Zanetti, quien, como colega se ha tomado un gran interés en la publicación de este volumen.

Tomado de UNEAC, Sitio oficial.

Disponible en: http://www.uneac.org.cu/noticias/entender-las-pasiones-de-mambises-e-integristas

 

 

Literatura y cine de ciencia ficción en la Uneac holguinera

Conferencias, presentaciones literarias y proyecciones de filmes convergen en el VIII Encuentro de Cine y Literatura de Ciencia Ficción, realizado por la Filial de la Asociación de Cine, Radio y Televisión de la Uneac en Holguín, entre el 8 y el 11 de noviembre de 2018.

La Sala Taguabo de la Uneac holguinera –sede de la productora audiovisual del mismo nombre– acoge las conferencias “Los Universos diferentes y la ciencia ficción. Mundo genético”, por Bruno Henríquez y José Rojas Bez; “Mundos con física diferente”, por Bruno Henríquez y el realizador Adrián López; “Manipulación del clima y catástrofes”, por Bruno Henríquez, Humberto González Carro y José Rojas Bez; “La Ciencia Ficción en Cuba”, y “Multidimensionalidad de los sucesos”, estas últimas por Bruno Henríquez y los realizadores holguineros de radio y televisión Gabino Gil, Alfonso Bandera y Bárbara Sánchez.

Asimismo, la sede de Ciencias Médicas de la Universidad de Holguín acogió la conferencia “Los universos diferentes”, con Bruno Henríquez y Lino Ernesto Verdecia Calunga; mientras en la Escuela de enfermería de Holguín se realizó la conferencia “Mundo virtual”, con Bruno Henríquez, Humberto González Carro y Lino Ernesto Verdecia.

Por su parte, el Café Literario que cada jueves conduce en el patio de la Uneac el narrador, poeta y ensayista holguinero Manuel García Verdecia estuvo dedicado a la manipulación de la realidad usando las tecnologías informáticas, además de presentar libros de la colección Ámbar de ciencia ficción y fantasía de la reconocida editorial Gente Nueva.

La proyección de filmes de temática de ciencia ficción, luego de las conferencias y en el espacio Cine Portal de la Uneac, fue otro de los momentos que caracterizó el Encuentro. Entre las películas proyectadas en esta edición se encuentran las norteamericanas Einstein’s God Model (2016) de Philip T. Jhonson; Un viaje alucinante al fondo de la mente (1980) de Ken Russell; Ready player one (2018) de Steven Spielberg; Spectral (2016) de Nic Mathieu, y Gattaca (1997) de Andrew Niccol; las españolas Proyecto Lázaro (2016) de Mateo Gil; Geo-tormenta, coproducción entre el país ibérico y Cuba de 2011, diriguida por Vladimir Cruz, con el propio Vladimir, Jorge Perugorría y Gerard Butler en el reparto, y la italiana Total Recall (2015) de Sergio Castellitto.

El VIII Encuentro de Cine y Literatura de Ciencia Ficción será clausurado en la Uneac la noche del día 10 de noviembre con el espectáculo “Arte y amor. In memoriam de Elisa González”, dedicado al 15 aniversario del espacio que reúne a importantes artistas holguineros.

Por Erian Peña Pupo

Fotos cortesía del evento y Productora Taguabo

Un Café iberoamericano para las letras

El Café Literario que organiza en la Uneac el escritor, traductor y ensayista Manuel García Verdecia, inauguró el Coloquio Iberoamericano de Letras, dedicado al 120 aniversario del nacimiento del poeta y dramaturgo español Federico García Lorca y al 150 de las Guerras de Independencia.

Foto: Carlos Rafael

En el acogedor espacio, el narrador y periodista Rubén Rodríguez compartió su cuento inédito “Jabón”, mientras los premios de Poesía Nicolás Guillén, Luis Yuseff y José Luis Serrano leyeron textos líricos de sus libros Aspersores y Geometría de Lobachesvki, respectivamente, para finalizar con una descarga musical del trovador holguinero Fernando Cabreja.

El Coloquio acoge a escritores y obras que marcan pauta en el universo infinito de las letras. Este año contará con la presencia de Elda Cento, Premio Nacional de Historia y los escritores Carlos Esquivel y Martha Acosta, entre otros. Además, se presentarán los libros de Ediciones Holguín Escucha al pájaro mosca, de Carlos Esquivel, Ladran lejos los perros en el viento, de Orestes González, y El huracán y la palma, antología poética realizada por Delfín Prats.

A su vez compartirán sus textos los escritores Emerio Medina, Martha Acosta, Agustín Mulet, Félix Cabrera, Fidel Fidalgo, Delfín Prats, Carlos Esquivel, José Luis Serrano, Ronel González, Zulema Gutiérrez, Moisés Mayán, entre otros. Otro de los momentos importantes de la cita será la realización del panel “Nadie puede ser indiferente”, por el 150 aniversario del inicio de las Guerras de Independencia, con la Dra. Elda Cento, José Abreu, Armando Cuba y Ronel González.

Por otra parte, el Centro Cultural Lalita Curbelo, realizará una lectura homenaje a Federico García Lorca, con las voces poéticas de Martha Acosta y Carlos Esquivel, además de la presentación de un proyecto homenaje al poeta cubano Fayad Jamís y la inauguración de la exposición colectiva “La visualidad irradiante” de México. Como colofón del coloquio se premiará, en la sede de la Uneac holguinera, la XVII edición del Concurso de Poesía Adelaida del Mármol.

Por Vanessa Pernía Arias

30 años, 30 artistas

La obra de 15 creadores de las artes visuales e igual número de artesanos holguineros integran la exposición colectiva 30 x 30, en la Sala Fausto Cristo de la UNEAC (foto Erian Peña Pupo).

La obra de 15 creadores de las artes visuales e igual número de artesanos holguineros integran la exposición colectiva 30 x 30, en la Sala Fausto Cristo de la UNEAC, como homenaje al aniversario XXX de la Filial del Fondo Cubano de Bienes Culturales (FCBC) en la provincia.

Esta muestra, amplia en su diapasón de posibilidades, reúne el quehacer de muchos de los principales creadores de la provincia, asociados al Fondo, “coincidiendo así selectas obras que muestran el bregar de quienes han perpetuado el sostén de esta empresa con su quehacer diario y que a su vez ha sido reciprocado con la promoción, representación y comercialización de obras de auténtica calidad, para el disfrute estético, utilitario y espiritual de sus seguidores”, asegura en el catálogo Anette Rodríguez Reyes.

No solo es un muestrario representativo de lo mejor del FCBC, sino también buena parte de lo más distintivo de las artes visuales en la provincia. Los nombres reunidos aquí no pueden faltar si vamos a realizar una amplia muestra del arte holguinero, entre ellos Cosme Proenza Almaguer, Jorge Hidalgo Pimentel, María del Pilar Reyes, Magalis Reyes Peña, Julio Breff, Lauro Hechavarría, Jorge Luis Cudina y Silvio Pérez Carralero. Sus obras, reunidas en exposiciones personales y colectivas a lo largo del año, emplazadas en diferentes sitios de la ciudad, integran ese corpus abarcador del arte holguinero. Lo mismo sucede con el trabajo de sus artesanos, donde se integra utilidad con arte, con creadores como Yosvani Licea, Jorge Luis Betancourt y Alejandro de la Torre.

“Puesta en escena” (acrílico/lienzo) del mayaricero Julio Breff, uno de los principales exponentes del naif insular (foto Erian Peña).

Cosme Proenza, el más conocido e internacional de los artistas plásticos holguineros, incluye en la muestra una pieza firmada este mismo año, “Mármol” (técnica mixta/tela). Por su parte, Jorge Hidalgo trasluce en el amplio óleo sobre lienzo que es “Diálogo”, la cubanía transculturizada que caracteriza su quehacer como pintor y grabador.

Las obsesiones creativas de Magalis Reyes, partiendo comúnmente del autorretrato, reaparecen en “La Autómata” (acrílico/tela). Mientras que María del Pilar Reyes, en “Franciscanos en oración II” (pastel/cartulina) nos muestra una obra que sigue la línea trazada en su producción anterior, impregnándoles a sus sugerentes figuras una humanidad que destila un halo metafísico y espiritual, cargadas al mismo tiempo de “símbolos muy escuetos, inmersos en la luz, materia primigenia de todo lo existente”, como escribió Martín Garrido en las palabras de su reciente muestra A las puertas de la luz.

Otras piezas destacan en 30 x 30, exposición organizada por la UNEAC en la provincia, el FCBC, que celebra su 40 aniversario, y su Filial holguinera, en el marco de la Feria Internacional de Artesanía Iberoarte 2018: la colorida obra “Caballos” (esmalte sintético/lienzo) que caracteriza parte del trabajo –el estudio simétrico, las líneas, los colores– del también reconocido escultor Lauro Hechavarría Osorio; “Puesta en escena” (acrílico/lienzo) del mayaricero Julio Breff, uno de los principales exponentes del naif insular; el entramado surrealista y cubano palpable en lo profundo del “monte” caribeño, presente en el hermoso óleo sobre lienzo que es “Fabulaciones”, de Jorge Luis Cudina; “La Anunciación II”, sugerente obra en acrílico/madera de Víctor Manuel Velázquez; “Si no controlas tu mente, otro más lo hará (Obra a cuatro manos con Barbara Kruger)”, acrílico/lienzo de Ronald Guillén Campos y varias maquetas (Fuente del boulevard holguinero, escultura de Faustino Oramas “El Guayabero” en el Hotel Blau Costa Verde, y fuente en el Centro Comercial Guardalavaca) de Silvio Pérez Carralero.

“Caballos” (esmalte sintético/lienzo) del también reconocido escultor Lauro Hechavarría Osorio (foto Erian Peña Pupo).

Otras piezas y autores integran también 30 x 30: “Trapomanías”, collages de José Emilio Leyva Azze; “Duérmete niña, duérmete ya” y “El corazón con que vivo”, técnicas mixtas de Leticia Leyva Azze; “La columna infinita según Brancusi (De la serie Amantes)” de Javier Erid Díaz Zaldívar; “Laberintos”, acrílico/tela de Eduardo Leyva Cabrera; y “Fragmento interior”, mixta/soporte cerámico (barro bizcochado) de Rafael Leyva Herrera.

Por su parte, los artesanos incluidos en 30 x 30, con dirección de Manuel Hernández Ramos y museografía de Anette Rodríguez Reyes, trabajan diversas técnicas y materiales, y se encuentran entre los más representativos del FCBC y la tradición holguinera.

Oscar Corona Verdecia, Osmani Reyes Alarcón, José Jacinto Delgado Torres, Teresa Blanco, Carlos Ricardo Soler, Tania Estrada y Julio Hung trabajan la ductilidad de la madera. El primero muestra búcaros marqueteados; el segundo expone un conjunto de vasijas con tapa, en marqueteado y fresado; José Jacinto muestra unos hermosos humidores en marqueteado y fresado; mientras Teresa ofrece un abanico (pirograbado) de su creación. De Soler encontramos tallas y madera ensamblada, mientras del dúo creativo de Tania Estrada y Julio Hung es la lámpara de madera expuesta en la UNEAC.

Abanico pirograbado de Teresa Blanco (foto Erian Peña).

Dentro de la muestra destaca el trabajo del restaurador Jorge Luis Betancourt, quien expone un fonógrafo de cilindros del siglo XIX que funciona perfectamente, dejando escuchar una grabación realizada a finales de ese siglo; y el trabajo de tallado y calado en cáscaras de huevos de gallina y avestruz, incluida una hermosa bola del mundo y figuras abstractas realizadas en este material, de Glennis Perdomo Álvarez y Ricardo Rodríguez Cruz.

Otras piezas se integran coherentemente a la muestra expositiva: la cesta con frutas, el ánfora y la vasija con tapa, realizadas en fibra con punto santo domingo, de Juan Tomás Isla Iñarrute; la pieza textil, con la técnica de drapeado a mano, de Alejandro de la Torre, como parte del proyecto D´voces y elegancia; la guayabera para hombre utilizando el deshilado, de las creadoras Julia Borrego y Vilma Natasha; el trabajo en restauración de Manuel Silva Escobar; el vitral restaurado (madera y cristal) del gibareño Fernando González Longoria; la obra decorativa representando a “La última cena”, de Da Vinci, en madera y cristal samblasting de Yosvani Licea; la pieza en cerámica “La luz del caguairán”, de Alcides Rodríguez, y el vestido en deshilado de Maurice Fonseca.

 

Por Erian Peña Pupo

Fotos de autor

La marcha indetenible de la bandera

La edición especial del poemario La marcha de la bandera, del escritor e investigador Ronel González Sánchez, fue presentada en la sala Taguabo de la UNEAC en Holguín, como homenaje de la institución al aniversario 150 del inicio de las Guerras de Independencia.

Inspirado en la gesta independentista del 10 de octubre de 1868, en Carlos Manuel de Céspedes y otras importantes figuras y sucesos históricos del siglo XIX cubano, la publicación del libro bajo el sello de la Editorial Barajagua, fue iniciativa del historiador holguinero José Abreu Cardet y cuenta con el asesoramiento tecnológico del informático Carlos Parra Zaldívar, pues el lanzamiento del volumen se realizó en cuatro formatos digitales para que sea consultado desde cualquier dispositivo electrónico. Además, añade Ronel, se lanzó mediante las redes sociales como Facebook y Twitter, directorios de correo electrónico y el blog Visión desde Cuba, de Luis Ernesto Ruiz Martínez.

“Graduado en Historia del Arte, el autor de estas páginas se ha dedicado a investigar y a explorar la historia patria desde hace varias lustros, con intenciones de vivenciar e integrar a su trayectoria vital las heroicas secuencias que ahora se entregan transformadas en poemas que nos impresionan por la honestidad y hondura con que fueron escritos”, escribe en la Nota a la edición digital, Julio Méndez Rivero, presidente de la UNEAC en Holguín.

Apasionado del siglo XIX cubano y sus principales figuras, Ronel publicó por la editorial Ácana de Camagüey Teoría del fulgor accesorio, primera exploración de la que se desprende La marcha de la bandera, pues, asegura, la temática no se agotó y continuó trabajándola.

Además, subraya Méndez Rivero, “ha tenido la fortuna de presentar su poemario en sitios entrañables como la Casa de la nacionalidad cubana, junto al río Bayamo, en ámbitos históricos que de una forma u otra también iluminan desde estas páginas, y ha recorrido esos espacios primigenios de la nación con ojos de emoción y asombro, imantadas partículas que percibimos en versos y fragmentos documentales, porque al compartir esos trascendentes textos ajenos que disemina en el libro el poeta también nos involucra en las sensaciones que experimentó en la soledad de su campamento próximo al río que los pobladores llaman Miradero, en la periferia de la ciudad de Holguín”.

La presentación del texto en la sala Taguabo de la UNEAC contó la presencia del importante poeta Delfín Prats, quien declamó su conocido poema “Mañana en La Demajagua”.

Ronel leyó fragmentos de la proclama que lanzó Céspedes ese día, conocida como el Manifiesto del 10 de Octubre, además del poema cespediano “Al Cauto” y dos de sus textos poéticos, “Vindicación del padrazo” y “Hombre de mármol”. Destacó, además, la importancia que desde Holguín saliera un libro para Cuba y el mundo con el objetivo de celebrar esta importante fecha y se hiciera desde la UNEAC, con el apoyo de la Filial holguinera de la Unión de Historiadores de Cuba y el Centro Provincial del Libro y la Literatura.

“En realidad es mi deber, el siglo XX me emociona muchísimo y no debemos permitir que se olvide nuestra historia”, subrayó el autor, además, de El mundo tiene la razón, Desterrado de asombros, Consumación de la utopía, Atormentado de sentido; para una hermenéutica de la metadécima, Temida polisemia; Estudio de la obra del poeta cubano Delfín Prats, y Érase un elefante bocarriba; racimo de décimas humorísticas cubanas.

Añade Ronel que La marcha de la bandera se trata de un libro de décimas como homenaje a los precursores de las gestas independentistas cubanas, quienes también fueron poetas, como Carlos Manuel de Céspedes, de quien el próximo año, nos recuerda, recordaremos su bicentenario, Perucho Figueredo y José Martí. Además, incluye poemas a Quintín Banderas, probablemente el único que se haya dedicado al general negro cubano; Máximo Gómez, obra considerada por el autor como la de más alto vuelo lírico; Calixto García, una deuda personal con el general holguinero, Antonio Maceo, Vicente García y Bartolomé Masó, además de versos a los mambises desconocidos y las varias mujeres cubanas que participaron en las gestas independentistas. Mediante la poesía, añade, trato de humanizar a los héroes, pues no son de mármol.

El reconocido escritor Manuel García Verdecia, vicepresidente de la UNEAC en Holguín, al mismo tiempo que exhortó a ampliar la edición de formato de disco del poemario y llevarlo a las bibliotecas y centros educacionales, subrayó: “Por primera vez y en todo el país se hace el homenaje en el 150 aniversario de lo que nos entregó la independencia y el ser nacional, que es la cultura, desde la poiesis, desde la creación. Esta edición digital que recoge los textos de Ronel es un hecho realmente trascendente, el gesto fundacional de la poiesis de la Nación, dimensionado y rescatado por la propia poesía”.

En el prólogo, el poeta Moisés Mayán comenta: “Apuntar que Ronel González publica un libro más, sería incurrir en un lugar común dentro del panorama literario cubano, pero corroborar que este autor ha construido un arma estratégica, me convierte en cómplice de las estructuras que manifiesta La marcha de la bandera. El resurgir de la novela histórica en un puñado de narradores cubanos, y la asimilación de esas propuestas por el público lector, demuestra quizás la necesidad de escalar nuevas alturas”.

Ronel González en San Lorenzo.

Mayán, ganador del premio Regino Boti por su poemario Carga al machete, subraya más adelante: “Estos poemas que conmueven a vuelta de página, no han sido generados por un compromiso artificial, no son despojos de las intensas contiendas de lectura, ni mucho menos producto del oficio de quien conoce el serpenteo de la décima en la manigua del lenguaje. El hombre que escribe los textos de La marcha de la bandera fue haciendo a pie su historia, rumiándola al margen de todos los discursos, de los argumentos encartonados que la pedagogía nos insufla desde las mesas de las aulas”.

Por Erian Peña Pupo

Fotos del autor y cortesía de Ronel González Sánchez

Humberto Pino, músico y pedagogo

Por Erian Peña Pupo

Fotos: Oscar Gordillo

La UNEAC holguinera realizó un merecido homenaje al músico Humberto Pino por sus cuarenta años de vida artística, dedicados a la Banda Provincial de Conciertos, entre otras agrupaciones, y a la docencia, en la peña mensual “Música es”, de la Filial de Música.

Para el investigador musical Zenobio Hernández, conductor de “Música es” en el patio de la UNEAC, con actuación de Caribe Sax, Nadiel Mejías y el humorista Onelio Escalona, Humberto Pino es “uno de los grandes representantes de la música holguinera en estas últimas décadas: un hombre que ha dedicado mucho tiempo a dirigir importantes agrupaciones de música de concierto, a la enseñanza artística, a la composición”.

Pino, quien agradeció la presencia de familiares, amigos y directivos, recordó la importancia de la frase martiana que asegura que la música es el hombre escapado de sí mismo. “Trabajo para sentir que hago lo que me gusta, la música y la enseñanza”, añadió.

Pino fue protagonista de la centenaria tradición –hoy lamentablemente ausente de la vida holguinera– de las retretas protagonizadas por las bandas en el parque Calixto García. Y, además, de la gran graduación de la Escuela Provincial de Bandas Manuel de Jesús Leyva.

“La Escuela de Bandas me permitió unir las dos cosas, el trabajo con la banda, con un equipo de dirección integrado Emilio Sánchez, Manuel Barrera y Kindelán, con la docencia. Nos desdoblábamos como músicos y profesores. Ese fue mi momento clímax mío y de todos los que me han acompañado en esta labor de hacer cosas por encima de las dificultades y la falta de recursos. Después todo lo demás que vino, los viajes al extranjero, las maestrías también en el extranjero, el Quinto Festival Iberoamericano de Bandas, todo eso fue consecuencia del trabajo hecho no solo por mí, sino también por el trabajo de casi setenta profesores de la Escuela Provincial de Bandas”, subrayó Pino.

La Dirección Provincial de Cultura, en manos de su directora, Rachel García Heredia, entregó un reconocimiento a Pino. Fotos: Oscar Gordillo

La Dirección Provincial de Cultura, en manos de su directora, Rachel García Heredia, entregó un reconocimiento a Pino por sus cuarenta años de vida artística, al igual que la Empresa Comercializadora de la Música y los Espectáculos “Faustino Oramas”, quien anunció la realización del 19 al 24 de noviembre de la Jornada de Conciertos Holguín 2018.

“Humberto Pino es una persona que vive para la cultura y no de la cultura”, subrayó Julio Méndez Rivero, presidente de la UNEAC en Holguín, al entregarle un reconocimiento en nombre de la organización que agrupa a los artistas e intelectuales cubanos.

Dicho reconocimiento entregado por la UNEAC, además de una fotografía del homenajeado, posee la siguiente décima del poeta e investigador Ronel González Sánchez:

Quien en la sangre no tiene

la música, no podrá

saber hacia dónde va

el arte que nos sostiene.

Pero el que en el tiempo viene

construyendo su destino,

sabe que existe un camino

para llegar a la meta

y no hay que ser un profeta,

lo demuestra Humberto Pino.

 

 

 

 

Ese necesario estado del espíritu

Disímiles aproximaciones a la espiritualidad y la religiosidad unifican curatorialmente las piezas que integran la exposición colectiva Ese necesario estado del espíritu, expuesta en el Espacio Galérico El Zaguán, del Fondo Cubano de Bienes Culturales (FCBC) y auspiciada por este y la UNEAC en Holguín.

Texto y fotos: Erian Peña Pupo

La muestra reúne la obra de artistas conocidos (Víctor Manuel Velázquez, Freddy García Azze, Dayamí Pupo, Aníbal de la Torre) y otros más jóvenes que han despuntado en el panorama holguinero (Roxana Anido, Armando Ruiz, Julio César Cisneros Fuentes) y que se aproximan, desde diversas poéticas e interpretaciones, a la espiritualidad del ser humano y con ella a la religión y lo relativo a la práctica de la virtud.

Juan Alfonso Tamayo –premiado en el último Salón de Arte Religioso que se organizó en la provincia– nos recuerda la tradición de la unción cristiana y su relación con reyes y apóstoles en “Úngeme, con fe todo es posible” (acrílico/lienzo). El “ungido” también se relaciona con el Mesías en la tradición judeocristiana, pero, a diferencia del tradicional aceite de la unción santa descrito en Éxodo, Jesús fue ungido directamente por el Espíritu Santo. Esta unción de Tamayo –una mano vierte el aceite sobre los pies desnudos– se relaciona más bien a la salvación personal, gracias a una fe donde todo es realizable.

Obras que integran la-exposición colectiva Ese necesario estado del espíritu organizada por el FCBC y la UNEAC en Holguín. Fotos: Erian-Peña-Pupo

A modo de suplemento verbal, Dayamí Pupo hace suyo el versículo bíblico: “Clama a mí y yo te responderé y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces” (Jeremías 33:3) y lo integra a su obra “La voz del espíritu” (mixta/dimensiones variables).

Propia del imaginario surrealista de Víctor Manuel Velázquez, donde las sugerencias simbólicas se integran armónicamente a su peculiar cosmovisión, la pieza “La tribuna” (acuarela/lienzo) destaca por su armoniosa factura. Por su parte, Freddy García Azze integra en “Phase one” la técnica mixta y una ilusoria cámara fotográfica confeccionada de recortería de latas de cerveza Bucanero.

Otro autor interesante dentro del conjunto resulta Julio César Cisneros Fuentes, quien trabaja y recontextualiza el grafiti como parte del proyecto Undergraff. Las dos obras de Julio César (ambas sin título y en técnicas mixtas sobre lienzo) “reencuadran” el mítico David escultórico dentro de un escenario alternativamente callejero, propio del arte grafitero.

Obras que integran la-exposición colectiva “Ese necesario estado del espíritu” organizada por el FCBC y la UNEAC en Holguín. Fotos: Erian-Peña-Pupo

Aunque lamentamos la ausencia de otros artistas que trabajan la temática (Cristina Fonollosa, María del Pilar Reyes, Jorge Hidalgo) que hubieran ampliado el diapasón temático y estilístico de la muestra, integran Ese necesario estado del espíritu otras piezas que nos muestran la amplitud de miradas y posibilidades creativas al respecto: “Ansiedad gaditana”, acrílico/lienzo de Ernesto Ceballo Hernández; “S/T”, mixta de Aurora Ofelia González Sánchez; “Face to face”, óleo/lienzo de Nelsy Igarza Ferreiro; “Ideas que nacen del corazón”, óleo/lienzo de Arsenio Pérez Cruz; “S/T”, colografía y gofrado/papel de Roxana Domínguez Anido; “Irremediablemente reversible”, óleo/lienzo de Aníbal de la Torre Cruz, y el díptico “Perdón”, colografía de Yolanda Rodríguez Hernández.

Integran, además, esta exposición del FCBC y la UNEAC en Holguín las obras: “El despojo”, tinta y pastel/papel manufacturado de Isabel Cosano Alén; “Nunca lo supiste pero siempre fuiste al amor de mi vida: Luna”, mixta de Yuniesky Rodríguez Sánchez; “Conversión”, acrílico/tela de Hennyer Delgado Chacón; “Pensamientos extraños”, óleo/lienzo de Ramón Jesús Pérez de la Peña; “Voluntaria prisionera de mi escencia”, acrílico/lienzo de Nilser Ricardo Maldonado, y “Ya”, óleo/lienzo del joven Armando Cruz.

 

 

 

De Verano con la Egrem

La Egrem en Holguín sumó a esta etapa estival una buena dosis de frescura y cubanía: varias propuestas artísticas, para gustos variados y exigentes, han caracterizado sus principales centros.

El Álbumkafé El Chorrito, en una de las esquinas de la concurrida Plaza de La Marqueta, es muestra de ello. Allí la Egrem prioriza, en lo que ha llamado “La peña de los socios”, géneros como la trova y la cancionística, tan necesarios en nuestros días, siendo anfitriona de una descarga que reúne –en dependencia de los días de la semana– a diferentes trovadores e intérpretes holguineros.

En El Chorrito tienen su peña y congregan amigos y amantes de la canción inteligente y la buena interpretación, los trovadores Fernando Cabreja y Raúl Prieto, y los solistas Patty Fonseca, Camilo de la Peña y Rafael Hernández. La Egrem, además del acogedor lugar en la esquina de la calle Mercado, sitio para la conversación, el encuentro de amigos al caer la tarde y el buen café, pone a disposición de los visitantes diversas ofertas, mientras el versátil Fernando Cabreja nos recuerda que “la trova sin trago se traba”.

Raúl Prieto y su grupo en el Álbum Café El Chorrito, de la Egrem (foto Adrián Aguilera)

El grupo Kuban Times, la compañía Recrearte, el animador Charly.com y Dj Arte, despidieron el Verano 2018 junto al público en el Centro Cultural Bariay, la Casa de la Música de Holguín y el Centro Cultural Velazco, sitios que han mantenido en el Verano las Noches de las tradiciones y Noches universitarias. Asimismo, el Bariay acogió la presentación de la agrupación habanera Azúcar negra, según informa el comunicador Carlos Zaldívar.

La Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales, la más longeva de las casas discográficas cubanas, ha promocionado nacionalmente en este verano diferentes títulos: A mí qué. Homenaje a los clásicos cubanos, del Septeto Santiaguero, junto al dominicano José Alberto El Canario; Trovuntivitis, del conocido colectivo de trovadores santaclareños; Pasándola bien, de Pupy y los que Son Son; Palante el Mambo, de Diego Gutiérrez; Subiendo la parada, de la Charanga Habanera; Boleros, de Alaín Daniel, y El swing del son, de Pancho Amat.

Además, se han presentado las producciones: Escape, del joven jazzista Alberto Lezcay; I´m on Fire, del grupo Casabe; y la Colección Siboney, que incluye grabaciones de Mercedita Valdés, Pacho Alonso y el Conjunto Rubalcaba. Para los infantes la Egrem pone en circulación Pequebots, Cantándole al Sol 2017 y Diez juguetes y un cuento, entre otros.

 

 

Para vivir… escuchando a Yuri Hernández

A teatro lleno Yuri Hernández protagonizó un hecho que desde ahora levanta su candidatura como Suceso Cultural del Año: el concierto “Para vivir” con temas del cantautor Pablo Milanés, regalo del tenor holguinero a la Casa de Iberoamérica en sus 25 años.

Conocíamos el trabajo de Yuri como figura principal del Teatro Lírico Rodrigo Prats y sus acercamientos, en anteriores conciertos, a la obra de los importantes compositores hispanoamericanos Alberto Cortez, Manuel Alejandro y Armando Manzanero. Ahora el tenor le rindió homenaje a otro de sus maestros, con la selección de 18 temas de la autoría de Pablo Milanés, páginas indispensables del panorama sonoro cubano e internacional.

El público conocedor de la obra de Pablo Milanés encontró el feeling necesario, esa manera de afrontar la canción donde el sentimiento define parte de la interpretación, en los temas escogidos por Yuri y en los matices de su voz entrenada para el canto lírico.

El poeta e investigador Ronel González resultó el presentador idóneo con sus versos: “Pablo Milanés querido/ ya Para vivir es cierto/ Yuri Hernández en concierto/ tiene otro sueño cumplido/ Esta noche es un latido/ cuántico y aunque tal vez/ no escuches su esplendidez/ serás más grande entre grandes/ muchas gracias Pablo Hernández/ firma Yuri Milanés”.

Yuri se acompañó del grupo del músico holguinero Nolberto Leyva, con dirección musical y arreglos de Javier Pérez. Con Nolberto, un artista que “escribe canciones hermosas y que nos ha demostrado que es un batallador en la música y en la vida”, interpretó, en el Teatro Eddy Suñol, entre otros, el conocido tema “La novia que nunca tuve”…

El intérprete hizo suyos varios de los temas más conocidos de la amplia y poliédrica obra del músico bayamés: “Proposiciones”, “Amor”, “Años”, “El breve espacio en que no estás”, “El primer amor”, “Para vivir”, “Si ella me faltara alguna vez”, “Yolanda”, “Ámame como soy”, “Yo no te pido”, “Amor de otoño”, y “No ha sido fácil”, parte de la banda sonora de la conocida serie “Algo más que soñar”, dirigida en 1985 por Eduardo Moya.

Subrayemos algo: pocas veces –incluidas las presentaciones de músicos foráneos y otros intérpretes de conocida popularidad mediática– el Teatro Eddy Suñol había estado tan abarrotado para recibir a uno de los artistas holguineros. Incluso varias veces el público se levantó de sus asientos para aplaudir un determinado tema. “No esperé ver este teatro así, créanme, honestamente se los digo”, comentó el propio Yuri al entrar al escenario. El público conoce su desempeño como uno de los mejores tenores del país y reconoce, además, la humildad de Yuri Hernández: “Me interesa mucho más ser una buena persona que si llego o no a ser un gran artista”, comentó también.

Esta vez, el repertorio y la figura escogida, cuya música es parte de la memoria sonora del cubano en las últimas décadas, además de los arreglos y la calidad musical del grupo de Nolberto Leyva, junto a la dirección artística de Isabel García Granados, daban de antemano por exitoso el concierto, del que todavía quedan restos… esparcidos por la ciudad.

El conocido tenor, intérprete de papeles protagónicos en las obras La Bohème, La Traviata, Die Fledermaus, Lucia di Lammermoor, y recientemente Tannhäuser, entre otras, agradeció a Eduardo Ávila Rumayor, director de la Casa de Iberoamérica, al Comité Provincial de la UNEAC en Holguín en la persona de Julio Méndez, a la dirección del Teatro Suñol y el Centro Provincial de la Música y los Espectáculos Faustino Oramas.

Sereno, agradecido y al mismo tiempo emocionado, Yuri Hernández mantiene fidelidad a su forma de ser. Esa fidelidad la pudimos palpar en “Para vivir”. Podría desearle ánimo y salud, como él pidió para todos los presentes, en cambio prefiero que un concierto así se vuelva a repetir, para bien de los tantos amantes de la buena música.

Fotos Adrián Aguilera