Comparten delegados al Congreso de la Uneac con autoridades gubernamentales en Holguín

Por Yudit Almeida

Los delegados e invitados holguineros al IX Congreso de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba, Uneac, intercambian con autoridades gubernamentales de la provincia de Holguín.

uneac logo

En el encuentro, que aconteció en el Recinto Ferial holguinero, debatieron acerca de las preocupaciones del sector, temáticas que han sido centro del debate en los procesos de base como es el futuro del arte a través de la enseñanza artística, las pocas posibilidades de giras nacionales para los artista de provincia y sobre el convenio cultura-turismo.

Humberto Pino, director de la Banda Provincial de Concierto, agradeció la oportunidad de este intercambio, a la vez que demandó la necesidad, en medio de la difícil situación económica, de potenciar el desarrollo cultural en los individuos, para continuar defendiendo nuestra Revolución y nuestra identidad cultural.

En tanto, el trovador Raúl Prieto, destacó: “desde el sistema de la Cultura tenemos que autocriticarnos y ver nuestras debilidades como sector, para estar en mejores condiciones de enfrentar esa guerra mediática”.

isabel garcia granados f yudit
Isabel García Granados, directora de la filial holguinera de la Universidad de las Artes. Foto: Yudit Almeida

Isabel García Granados, directora de la filial holguinera de la Universidad de las Artes, planteó: “la cultura forma parte de un comportamiento social, llamar a un orden social, porque hay indisciplinas sociales que forman parte de la cultura o de la incultura y no podemos aceptarlos, los tiempos cambian lo que si siguen siendo los mismos son los valores”.

Frank Batista, destacado camarógrafo y realizador audiovisual, afirmó: “con los pocos recursos que tenemos, nos toca resistir a esta guerra que se nos hace y defender nuestra cultura teniendo en cuenta la calidad del producto cultural sin temerle a la diversidad”.

Por su parte, Julio César Estupiñán Rodríguez, presidente de la Asamblea Provincial del Poder Popular, informó a los delegados sobre la situación económica y desarrollo local de la provincia.

El Congreso Nacional de la Uneac tendrá lugar del 28 al 30 del presente mes en La Habana.

A la cita, asistirán delegados de todas las provincias cubanas y nueve de ellos son holguineros.

 

Tomado de www.radioangulo.cu

Cortázar, un cronopio en Celestino

 

Por Erian Peña Pupo

Fotos Kevin Manuel Noya

El 105 aniversario del natalicio del escritor argentino Julio Cortázar (1914-1984) fue recordado con la realización de una mesa panel durante el XX Premio Celestino de Cuento, en Ediciones La Luz.

El salón “Abrirse las constelaciones” de esta importante casa editorial de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) recordó la obra del autor de Rayuela y Las armas secretas, en un panel moderado por el escritor y periodista Erian Peña Pupo e integrado por los reconocidos escritores Lourdes González, Mariela Varona, Eugenio Marrón y Félix Sánchez, este último jurado de la XX edición del Premio.

Lourdes González recorrió su cercanía literaria con Cortázar, partiendo de la lectura en su juventud de la novela Rayuela, publicada en 1963; la edición de la poesía de la también argentina Alejandra Pizarnik, amiga de Cortázar; y la visita a su tumba en el cementerio de Montparnasse, en París.

Mariela Varona se enfocó en cuestiones como “lo fantástico” en la literatura de Cortázar, a partir de cuentos como Casa tomada, publicado en 1946 en Anales de Buenos Aires, revista dirigida por Jorge Luis Borges. Mientras Félix Sánchez comentó la cercanía de la obra del argentino con autores cubanos, su labor como traductor, el gusto por el jazz y el boxeo, entre otras cuestiones.

Finalmente Eugenio Marrón relacionó a Cortázar con la Revolución Cubana y su cercanía con ella, a partir de la visita en 1963 a La Habana, como parte del jurado del prestigioso Premio Casa de las Américas y la cercanía con intelectuales como Haydée Santamaría, Roberto Fernández Retamar, José Lezama Lima y Antón Arrufat. Precisamente un enjundioso prólogo de Lezama acompaña la edición cubana de Rayuela, realizada por Casa de las Américas en 1968 y reeditada en 2018.

Al panel siguió la presentación de Ventana al mar, cuentos de Ariel Fonseca publicados por Ediciones Luminaria, de Santi Spiritus, por Erian Peña Pupo, y la lectura de textos de narrativa por Marvelys Marrero, Rafael A. Inza, Luis Alfonso, Andrés Cabrera, Eduardo Pino, Robert Armas y Rey Neris.

En la noche la peña “Palabras compartidas”, en el Café del Arte Joven, en la Casa del Joven Creador de la AHS en Holguín, tuvo como invitado a Félix Sánchez, con conducción de Rubén Rodríguez.

 

 

El Celestino recuerda a Onelio Jorge Cardoso en su 105 aniversario

Por Erian Peña Pupo

Fotos Carlos Rafael

Como parte de la XX edición del Premio Celestino de Cuento, el salón “Abrirse las constelaciones” de Ediciones La Luz acogió la realización de una mesa panel dedicada al 105 aniversario del narrador Onelio Jorge Cardoso (Villa Clara, 1914–La Habana, 1986).

Moderado por el escritor y editor Adalberto Santos, el panel estuvo integrado por los narradores y poetas Manuel García Verdecia y Nelton Pérez, y el investigador, profesor universitario y crítico literario y de cine Lino Ernesto Verdecia Calunga, quienes abordaron aspectos de la obra de Onelio, autor de Taita, diga usted cómo y El hilo y la cuerda.

Para Verdecia, Onelio Jorge Cardoso “trabajó un lenguaje vernáculo a partir de un personaje y sus posibilidades, pero que no llega a un mero criollismo. En su obra hay elementos que se cruzan en el destino de la persona y que van más allá de lo anecdótico, pues se acercan a la condición humana, para hacernos ver cómo somos, con las pasiones, los sentimientos propias… La pérdida de la inocencia, la angustia del hombre cuando se enfrenta a ciertas situaciones… son cuestiones presentes en sus cuentos”.

“Nos es necesario leerlo y hacerlo sin prejuicio”, enfatizó el reconocido intelectual holguinero.

Por su parte, Nelton Pérez, ganador del Premio Carpentier de Novela por Infidente, lamentó que varias generaciones de cubanos, especialmente los más jóvenes, no hayan leído como es debido su obra, al solo existir viejas ediciones de sus cuentos y no reeditarse los mismos. “De alguna manera Onelio Jorge es nuestro Juan Rulfo”, subrayó.

Finalmente, Lino Verdecia recordó, entre anécdotas, el momento en que siendo estudiante, conoció a Cardoso y las demás veces que compartieron en Santiago de Cuba y La Habana. “Onelio era un orfebre de la palabra, de la conversación y lo que escribía, de la ética y el respeto. Alguien tan tímido, cordial y sencillo que no parecía lo grande que era”.

Con voz singular en el ámbito cubano e hispanoamericano, su obra no solo representa la dura y cotidiana existencia de los pescadores, campesinos y obreros agrícolas en la Cuba de entonces, sino es un reclamo al derecho y la necesidad de esos hombres al pleno disfrute de otras vertientes de la realidad gracias a las posibilidades de la imaginación.

Su amplia producción está compuesta por: Taita, diga usted cómo, El cuentero, El caballo de Coral, Cuentos completos, Gente de pueblo, La otra muerte del gato, Iba caminando, Tres cuentos para niños, Abrir y cerrar los ojos, El hilo y la cuerda, Caballito blanco, Gente de un nuevo pueblo, La cabeza en la almohada, Negrita y Dos ranas y una flor.

El reconocido intelectual cubano Jaime Sarusky, Premio Nacional de Literatura en 2004, aseguró: “Digo que lo admirable en Onelio Jorge Cardoso, además de su reconocida maestría como narrador y cuentista, radica en su rara vez mencionada facultad de anticipador, de vaticinador, que ha tenido el raro privilegio de vivir para ver su concepto de lo imaginario abriéndose paso hasta insertarse en la memoria colectiva”.

 

La obra arquitectónica del Eddy Suñol

Por Ángela Peña Obregón
Foto tomada del periódico ¡ahora!
La mayor obra art decó construida en el Centro Histórico de Holguín es el Teatro Infante. Era un cine-teatro, un sitio costumbrista que exhibía películas todas las noches y matinée los domingos. A su vez, la Empresa Maldonado, Roca y Hnos., traía hasta él las más famosas compañías y artistas del ámbito nacional y extranjero que llegaban a Cuba.
El antiguo Teatro Wenceslao Infante, desde 1981 nombrado Comandante Eddy Suñol, es uno de los hitos culturales de Holguín. El propósito de sus propietarios, fue el de dotar a la ciudad de un teatro que respondiera a las exigencias de su cultura y su progreso. Contrataron el proyecto al arquitecto e ingeniero habanero Saturnino Mario Parajón. La ejecución fue encargada al ingeniero civil Francisco Pujals.
En el diseño del teatro predomina la línea vertical, 15,74 metros de altura máxima en fachada, dividida en cinco calles por medio de semipilastras, rematadas de forma escalonada, y jerarquizado el centro con una mayor decoración. Utilizó además paños decorativos con elementos florales, elaborados por la firma Silva & Co.
La planta general ocupa 1055 M², y tres niveles de pisos: platea, balcones de preferencia y tertulia, con una capacidad de 1200, 475 y 752 respectivamente,comunicados interiormente por amplias escaleras a ambos lados del edificio.
Tres balcones a nivel del segundo piso, precedidos por grandes ventanales de color caoba, armoniosamente complementaban la fachada. Los muros son de ladrillos, y la cubierta de planchas de asbesto cemento, sujetas a las estructuras de acero donde eran colocadas canales para la recogida de las aguas por medio de bajantes pluviales hasta la calle.
La climatización fue lograda por unos inductores que llevaban el aire puro al interior y quedaba distribuido por 14 salidas: 7 al cielo raso, 3 a cada balcón y 4 al resto de la sala.
Sobre la marquesina al centro de la fachada se colocó el nombre del teatro: “W. Infante”, iluminado en las noches con luz de neón, al igual que todaesa parte del edificio. El nombre aparece también en monogramas en el portal y vestíbulo del elegante edificio. Este último fue ambientado con un diseño art decó, y sirvió de galería fotográfica para colocar los retratos de artistas famosos.
El teatro fue inaugurado el viernes, 2 de junio del año 1939.Después de 1959 su función como cine fue desapareciendo al convertirse en sede del Teatro Lírico Rodrigo Prats, fundado por el barítono Raúl Camayd. En el 2000 cierra sus puertas, y diez años después, tras la consolidación estructural y restauración de sus elementos decorativos, regresa a su función cultural, el 20 de julio del 2011.

Días de Celestino en Holguín

Por Erian Peña Pupo

Foto cortesía de Ediciones La Luz

Organizado por Ediciones La Luz, sello de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) en Holguín, y la sección de Literatura de la AHS en la provincia, el XX Premio Celestino de Cuento se realizará del 17 al 20 de junio y estará dedicado al aniversario 105 del natalicio de Onelio Jorge Cardoso y Julio Cortázar.

Dentro del programa de actividades –comenta Luis Yuseff, editor jefe de La Luz en conferencia de prensa– resaltan la realización de mesas paneles dedicados a estas dos importantes figuras de las letras latinoamericanas.El primero de ellos, alrededor de la obra del autor de libros comoTaita, diga usted cómoy El caballo de coral, estará integrado por Lino Ernesto Verdecia Calunga, Manuel García Verdecia, Nelton Pérez y Adalberto Santos. Mientras que el panel dedicado a Cortázar lo integrarán los escritoresFélix Sánchez, Lourdes González, Mariela Varona y Erian Peña.

Además, se realizará un conversatorio sobre los 120 años de la antropóloga y escritora cubana Lydia Cabrera, autora, entre otros, de Cuentos negros de Cuba, El monteyAyapá: Cuentos de Jicotea, realizado por Eugenio Marrón, Yasmani Castro y Pascual Díaz Fernández. Por su parte, la obra del narrador, guionista y periodista Guillermo Cabrera Infante en su 90 aniversario será recordada en un panel integrado por Rubén Rodríguez, Marvelys Marrero, Erian Peña y Mariela Varona.

El jurado, integrado por los reconocidos escritores Félix Sánchez, María Liliana Celorrio y Rubén Rodríguez, evaluará los libros en concurso, cuya premiación se realizará el viernes 21 en el Salón Abrirse las constelaciones del sello editorial holguinero. Ese mismo día se presentará La máquina de recuerdos, XVIII Premio Celestino, de la camagueyana Evelyn Queipo, por Adalberto Santos; y se realizará una mesa de lectura dedicada a autores ganadores del Celestino, entre ellosRubén Rodríguez, Luis Yuseff, Rafael A. Inza, Marvelys Marrero, José Alberto Velázquez, Yordis Monteserín, Ariel Fonseca, Evelyn Queipo, Martha Acosta y el fundador del certamen, Ghabriel Pérez.

Entre los libros que se presentarán durante el XX Premio Celestino de Cuento se encuentran: La retataranieta del vikingo y Los amores eternos duran solo el verano, de Rubén Rodríguez; Había una Bez, de Marvelys Marrero;El corazón desnudo, de Félix Sánchez;El olor de las cerezas y otros cuentos, de Martha Acosta; Adagio del ángel caído, de Yordis Monteserín; Mirando al mar, de Ariel Fonseca Rivero; Mar de invierno, de Alberto Garrandés; El ritual de las cabezas perpetuas, de Evelio Traba; y La mirada del ingenuo. Celestino antes del alba, de Yailén Campaña, entre otros títulos.

El programa también contempla el espacio Palabras compartidas, en el Café del Arte Joven, de la Casa del Joven Creador de la AHS holguinera, donde estarán invitados María Liliana Celorrio, Félix Sánchez y Nelton Pérez. Asimismo el Café literario de la Uneac acogerá lecturas de los miembros del jurado.

El Premio Celestino surgió en 1999 por iniciativa del narrador y poeta holguinero Ghabriel Pérez, como homenaje a la novela de Reinaldo Arenas, Celestino antes del alba. El primer Premio lo recibió, entonces, el narrador y periodista Rubén Rodríguez con el cuento “Flora y el ángel”, recientemente galardonado con el Premio Alejo Carpentier de Cuento 2019. El certamen es uno de los más cotizados por los jóvenes narradores cubanos, pues se prestigia por un jurado de excelencia, entre los que destacan Eduardo Heras León, Guillermo Vidal, Ana Lidia Vega Cerova, Nelton Pérez, Jorge Ángel Pérez, Lourdes González, Manuel García Verdecia, Eugenio Marrón, entre otros.

Entre los jóvenes narradores que lo han obtenido se encuentran Rafael A. Inza, Marvelys Marrero, Alcides Pereda, Serguei Martínez, José Alberto Velázquez, Yordis Monteserín, Liany Vento, Rafael de Jesús Ramírez, Abel Fernández-Larrea, Ariel Fonseca, Evelyn Quipo y Martha Acosta.

 

 

 

 

 

 

 

Codanza en los 80 años del Eddy Suñol

Por Erian Peña Pupo

Fotos Kevin Manuel Noya

La Compañía de Danza Contemporánea Codanza, dirigida por la maestra Maricel Godoy, se presentó recientemente en la Sala Raúl Camayd del Teatro Eddy Suñol, junto a estudiantes de danza de la Escuela Elemental de Arte Raúl Gómez García de Holguín.

El repertorio de la temporada de Codanza incluyó las exitosas obras Casita, coreografía del estadounidense Robert J. Priore, y Muerte prevista en el guion, de la argentina Susana Tambuti, pieza característica del repertorio de la compañía desde su estreno en 1999.

Le acompañaron esa vez estudiantes de Danza de la Escuela Elemental de Arte Raúl Gómez García, con las coreografías Manicomio y Te busco y no te encuentro, esta última con coreografía e interpretación de Samantha Moreno, estudiante de primer año de Danza.

Estudiantes de cuarto año de Danza en la obra Manicomio (foto Adrián Aguilera).

“Después de nuestra reciente y exitosa gira en Alemania, los alumnos de la Escuela Elemental nos hicieron un recibimiento donde comprobamos su alto nivel artístico. Por eso decidimos invitarlos a acompañarnos en esta temporada”, comenta Maricel Godoy.

Estas presentaciones de Codanza se insertaron dentro de las celebraciones por el 80 aniversario del Teatro Suñol, coloso art decó de las presentaciones artísticas holguineras.

Codanza, fundada en Holguín el 25 septiembre de 1992y considerada por la crítica especializada como una de las mejores compañías escénicas del país, ha realizado giras internacionales enpaíses como España, México, Venezuela, Alemania, Suiza y Austria.

Importantes premios de interpretación y coreografía avalan también el trabajo de Codanza, entre ellos el Premio de la Ciudad de Holguín en varias ocasiones; en el Concurso Nacional de Coreografía e Interpretación Danzandos, en Matanzas; el Concurso Nacional Solamente Solos; el Festival Internacional “Un Desierto para la Danza”, en México; yel Encuentro Internacional de Danza en Paisajes Urbanos, en La Habana.

 

 

“Sin cultura no hay libertad posible”

Por Rubén Rodríguez González

El pintor Julio Méndez preside la Unión de Escritores y Artistas de Cuba en Holguín. Foto: Carlos Rafael
 A pocos días de realizada la Asamblea de Balance de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac) en Holguín, donde se discutieron temas sobre la cultura cubana y política cultural y se eligió la nueva dirección del gremio, el presidente reelecto, el artista de la plástica Julio Méndez Rivero conversa con ¡ahora! Digital.
Con una obra atendible dentro de las artes plásticas holguineras y un apretado currículo como dirigente cultural, donde figuran la creación de la Semana de la Cultura holguinera y la fundación de los Premios de la Ciudad de Holguín, el también diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular, se considera básicamente “un agradecido”.
Sobre el período precedente, Méndez resume la labor de la Uneac hacia tres direcciones fundamentales: la atención sistemática y activa a la membresía, el sostenimiento o perfeccionamiento de los espacios fijos con mayor influencia en el público; y el desarrollo del trabajo comunitario para incidir en la vida sociocultural de la comunidad, a partir de las estrategias de desarrollo local, coordinación de actividades y proyectos con el sistema del Poder Popular y enfoque cultural.
“Formamos parte del sistema de instituciones de la Cultura. Actualmente, contamos con 22 espacios fijos mensuales, como el Café Literario que ya exhibe 15 años de creado.
Tenemos muchos logros por las diferentes filiales; como en el sistema editorial, con la publicación de la obra literaria de nuestros afiliados y la obtención por ellos de numerosos premios, aunque no hemos logrado que Cosme Proenza o Delfín Pratts alcancen los premios nacionales de sus respectivas manifestaciones; este año, no obstante, tuvimos la alegría de que José Abreu lograra el Premio nacional de Historia.
“Mantenemos buenas relaciones con el Fondo de Bienes Culturales, de modo que para las ambientaciones u obras por encargo estén priorizados los artistas de la Uneac.
También son buenas nuestras relaciones con los medios de difusión, cuya mayor dificultad sigue siendo la falta de una crítica de arte sistemática, necesaria porque favorece el desarrollo de las manifestaciones artísticas”.
Has resaltado la necesidad de vincular más a la Uneac con la enseñanza artística…
—A la enseñanza artística se vinculan más de 30 miembros de la Uneac. ¿Qué haces con un hermoso teatro si no apoyas la enseñanza artística, donde está la cantera, el relevo? La enseñanza artística es costosa, como lo son un pincel, una zapatilla o un tubo de óleo. Pero ahí están sus logros, como los obtenidos por las escuelas de música, la Facultad de las Artes de los Medios de Comunicación Audiovisual o la filial de canto del Instituto Superior de Arte.
¿Cómo se inserta la Uneac en el complejo campo de la política cultural en esta circunstancia nacional y su contexto internacional?
—Esto es, precisamente, lo que el compañero Víctor Gaute, miembro del secretariado del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, nos pedía en la Asamblea: en medio de la compleja circunstancia actual, la vanguardia artística debe tener un papel más activo.
La Uneac tiene el deber de insertarse en todo ese sistema, estar presente en las redes sociales, hacer patente la obra revolucionaria y mostrar su arte comprometido.
La vanguardia artística tiene que ayudar en la defensa de la Revolución. Se trata de un momento más complejo todavía que los anteriores, donde se recrudece el bloqueo, América Latina ha cambiado con un giro a la derecha y todo esto nos afecta.
Por otra parte, las redes sociales están globalizando una cultura de la banalidad y el sensacionalismo; a esto se deben enfrentar nuestros creadores, principalmente la vanguardia artística que nuclea la Unión de escritores y artistas.
Tenemos un compromiso con nuestra vanguardia y asumimos el pensamiento profundo, analítico, de cómo se puede cumplir mejor la política cultural del país.
Por las circunstancias particulares, el IX Congreso de la Uneac se perfila como histórico…
—El IX Congreso se convocó el 13 de agosto y se va a realizar del 28 al 30 de julio, las mismas fechas de cuando Fidel pronunció sus Palabras a los intelectuales. Se realizará en un contexto complejo y se prevé la realización de cambios en los estatutos, para un mejor funcionamiento de la organización.
El Congreso se realizará en una situación bastante compleja; sin embargo los miembros de la Uneac jamás estarán desamparados y habrá para ellos ayuda institucional. En el Congreso se reafirmará el compromiso de la vanguardia artística cubana.
Nuestros estatutos se encuentran en consonancia con la política cultural del país y la democracia socialista. Los miembros de la Uneac tienen que demostrar que son la vanguardia artística, porque la organización les ofrece amparo y facilidades para la realización de una obra creadora.
Entre tus haberes figura el Proyecto Plaza de la Marqueta, cuyo corazón era el Taller de Grabado que dirigías…
—La idea era salvar la Plaza de la Marqueta con un proyecto como la sala de conciertos, en el que se involucró el propio Fidel, que incluso estuvo allí. Como parte de ese esfuerzo se rescató el Taller de Grabado, se buscó un lugar para sacar a las empresas ubicadas en ese espacio y la Plaza se convirtió en un gran mercado de arte, fino, con locales como la Casa Marco o la tienda Mona Lisa, donde iba a estar también la Galería de Cosme Proenza. Yo le “saqué el pie” para dedicarle tiempo a la Uneac, porque me roba mucho tiempo. Hay que atender a todo el mundo.
Entre los temas debatidos en la Asamblea estuvo la relación Cultura-turismo, ¿qué opina al respecto la dirección de la Uneac?
—Como en todos los temas, tiene que haber un diálogo. Aunque se tiende a culpar a las instituciones turísticas, debemos decir que Cultura también ha cometido errores, ha perdido espacios y se ha acomodado.
Existen convenios que se tienen que cumplir y también una comisión que preside la Dirección Provincial de Cultura. Hay que buscar soluciones sin fajarnos.
Méndez fue reelecto como presidente y sigue apostando por la Unión de Escritores y Artistas, incluso en detrimento de su propia obra artística, ¿por qué?
—Soy un agradecido. Yo me fui de un central azucarero a estudiar en la escuela de arte del hotel Comodoro. Todavía no conocía las Palabras a los intelectuales; al cabo del tiempo las conseguí y, al leerlas, me di cuenta de que yo soy un fruto de esas palabras, donde se hablaba de los instructores de arte. Mi obra artística está ‘pasmá’, pero me estoy sacrificando.
Dirigir la Uneac me roba mucho tiempo, pero es lo que me tocó y no me disgusta hacerlo, porque es un medio donde existen buenas personas.
Ahora hay que corregir el tiro de todos los errores que ha cometido la Uneac y la semana próxima nos reuniremos con los líderes de las filiales con ese objetivo. También yo he cometido errores, pero nunca le he hecho daño a nadie ni le he tirado un cubo de agua fría a un creador. Yo dialogo o le convenzo, pero nunca devalúo un proyecto porque sé lo que eso significa.
El 34 por ciento de nuestro presupuesto se dedica a sus miembros, por concepto de colaboración, pagos y becas, aunque tenemos que involucrar a más miembros de la organización. Es nuestro deber y función mejorar la vida de nuestros miembros y ayudarles al máximo.
Uneac significa unión, aunque haya discrepancias fuertes; el día que no exista desaparece la organización. Debemos insertarnos en todo el sistema de instituciones de la Cultura, porque somos la vanguardia.
En medio de un proceso complejo, y del bloqueo tan feroz que afecta profundamente la economía cubana, la Cultura tiene que sobrevivir y ganar preponderancia porque, como dijera Fidel, sin ella no hay libertad posible.
Tomado de www.ahora.cu

Analizan artistas holguineros resultados de su quehacer

Por Rosana Rivero Ricardo

uneac asamblea 1
Los delegados holguineros debatieron varios temas de interés en su asamblea provincial de la Uneac.

El Comité Provincial de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) en Holguín realizó el balance de su labor, correspondiente al último quinquenio (2015-2019), en la jornada de este 9 de mayo, donde se eligió además su nueva presidencia, así como los nueve delegados que asistirán al congreso de la organización en junio venidero.

Tras el debate previo en las disímiles secciones por manifestaciones artísticas en que se agrupan los 254 miembros, constó en el informe la necesidad de locales para agrupaciones emblemáticas, la creación de galerías donde puedan venderse las obras, la pertinencia de legalizar las productoras independientes de audiovisuales, entre otras cuestiones.
uneac asamblea 2
Expo Holguín acogió el cónclave en la oriental ciudad. Fotos: Carlos Rafael
Al encuentro asistieron Víctor Gaute, miembro del secretariado del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (PCC)y Ernesto Santiesteban, primer secretario del PCC en la provincia, quien resaltó la rehabilitación de disímiles centros culturales en este quinquenio y alabó el trabajo de la UNEAC y los artistas holguineros, acreedores de importantes premios nacionales.
uneac asamblea 3
Julio Méndez, presidente de la Uneac en la provincia de Holguín
Luis Morlotte, vicepresidente de la organización, instó a mejorar su funcionamiento interno y a garantizar espacios de debate e intercambio continuo entre sus miembros. Asimismo reconoció el interés de los artistas holguineros por aportar con su obra a la vida cultural de la provincia y el país.
uneac asamblea 4
A la cita asistieron Victor gaute, miembro del secretariado del comité Central del PCC y Ernesto Santiesteban Velázquez, primer secretario del Partido en Holguín.
En la jornada resultó reelecto como presidente de la UNEAC en el territorio el pintor Julio Méndez, a quien acompañan en la dirección de la organización el realizador audiovisual Frank Batista, el músico Eulogio Pino y el escritor y humorista Onelio Escalona.

La Uneac en Holguín se reúne

Por Erian Peña Pupo

Fotos Carlos Rafael

El trabajo orgánico de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac)y sus diferentes filiales en Holguín fue debatido en la Asamblea Provincial de la misma, previa al 9no Congreso de la organización.

Realizada en el Recinto Ferial Expo-Holguín, la Asambleaevaluó el trabajo de la organización desde 2016 hasta 2019, y contó con la presencia de Luis Morlote Rivas, vicepresidente primero de la Uneac en Cuba; Fernando Rojas, viceministro de Cultura; Ernesto Santiesteban Velázquez, primer secretario en Holguín del Partido Comunista de Cuba (PCC); Julio Cesar Estupiñán Rodríguez, presidente de la Asamblea Provincial del Poder Popular en la provincia; Víctor GauteLópez,miembro del Secretariado del Comité Central del PCC; Roberto Montesino Pérez, jefe del Departamento de Cultura y Propaganda del Comité Central del Partido, y Julio Méndez Rivero, presidente de la Uneac en Holguín, entre otros directivos de las instituciones del Sistema de la Cultura.

Se realizaron avrios planteamientos por asociados de las diferentes secciones holguineras (foto Carlos Rafael).

Temas como el funcionamiento interno de la organización en la provincia; el trabajo de la comisión Cultura-Turismo; los logros de los profesores de canto lírico en Holguín; el tratamiento a personalidades de la cultura; las opciones culturales en los municipios; los espacios de comercialización del arte, con énfasis en el naif; la necesidad de establecer jerarquías artísticas; la discontinuidad de algunos eventos importantes para la cultura holguinera; el apoyo de la Uneac a la enseñanza artística, entre otros, fueron algunos de los planteamientos realizados por asociados de las diferentes secciones holguineras, entre ellos Maricel Godoy, Armando Cuba, Luis Caissés, María Dolores Rodríguez, Edilberto Tamayo, Yuri Hernández, Isabel García Granados, Rolando Bellido, Eliecer Ramírez, Marta Proenza, Joel Rodríguez Milord y Ernesto Infante.

Después de la votación y el escrutinio fue ratificado como presidente del Comité provincial hasta 2024, el artista de la plástica Julio Méndez; como vicepresidente primero, el realizador Francisco Rubén Batista, y como vicepresidentes, el músico Eulogio Humberto Pino y el actor Onelio Escalona.

 

Julio Méndez, ratificado como presidente de la Uneac en Holguín (foto Carlos Rafael).

Como delegados al 9no Congreso de la Uneac, a realizarse en La Habana a fines del próximo mes de junio,fueron elegidos Francisco Rubén Batista, Isabel García Granado, Manuel García Verdecia, Alfonso Bandera, Maricel Godoy, Julio Méndez, Eulogio Humberto Pino, Raúl Prieto y Lino Ernesto Verdecia Calunga. Mientras que quedaron propuestos a integrar el Consejo Nacional de la misma: Eulogio Humberto Pino, Alfonso Bandera, Isabel García Granado y Julio Méndez.

En su intervención, Luis Morlote llamó a potenciar la crítica artístico-literaria y su función orientadora, principalmente en los medios más populares, más allá de las publicaciones especializadas, pues es la manera de fomentar el gusto por determinadas manifestaciones. También tuvieron la palabra Fernando Rojas, Víctor Gaute López y Ernesto Santiesteban Velázquez.

En la Asamblea se realizó,además, una declaración antifascista, en voz del realizador Alfonso Bandera, por el aniversario de la derrota del fascismo en 1945 y en apoyo al gobierno de Venezuela.

Finalmente fue entregada, por Eliel Gómez, presidente de la Sociedad Cultural José Martí en la provincia, la Distinción Honrar honra al dúo Caricare, integrado por Mireya Abreu y Onelio Escalona.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Literatura con humor

Por Erian Peña Pupo

Una “invitación a asomarse a la obra” de Alejo Carpentier y José Lezama Lima, esta vez desde un acercamiento al humor en sus respectivas obras, realizaron Manuel García Verdecia y Eugenio Marrón en el Café Literario que cada jueves se realiza en la Uneac, vinculado de las actividades de la VI edición del Festival de Humor para Jóvenes Satiricón.

En Concierto barroco, publicada en 1974, Carpentier “pone a la bailar a todas ninfas de la Ospedale della Pietáde Venecia al compás de un calabazón son-son tocado por músicos en los cuales Vivaldi y Scarlatti tienen una presencia señalada, por no hablar de hasta la trompeta de Louis Armstrong, en uno de los juegos más audaces y los divertimentos más extraordinarios que ha dado la literatura latinoamericana”, aseguró Marrón.

“Cuando el humor sirve para generar conocimiento y aprovechar el ritmo, la música, la palabra a la hora de la literatura, en pos de un necesario viaje raigal a la intimidad de la memoria y de la cultura, ahí estás asistiendo al hecho del humor”, como sucede en Concierto barroco, “una de las grandes extravagancias del conocimiento que ha aportado la literatura latinoamericana a la lengua española, segúnel mexicano Carlos Fuentes”.

 

Incluso, dijo Marrón, “sin el humor Carpentier no hubiera podido llegar al fondo del desarrollo del personaje del dictador en El recurso del método”, novela publicada en 1974.

En cambio, “en Lezama está la presencia del humor con un uso cotidiano, permanente, pero ojo: el humor arropado en la cultura y en la mirada de la cultura del mundo que desarrollaba Lezama para el cual todas las épocas, todos los bienes culturales eran posibles”.

En la magistral Paradiso (1968) y en buena parte de la obra lezamiana está presente el humor, al igual que en su accionar y en las tantas anécdotas que cuentan quienes le conocieron. Al igual que en la obra de escritores como José Zacarías Tallet, José Soler Puig y en las portadas de la revista Carteles, realizadas por el holguinero Andrés García Benítez.

“El humor es un hecho cultural extraordinario. Que Satiricón posibilite eso y entre nosotros convivan creadores como Onelio Escalona lo testifica”, añadió Marrón en un Café en el que también compartieron su obra los escritores Joselín Pupo y José Poveda.