Convocatoria del Festival Internacional de Juventudes Artísticas y Promotores Culturales “Romerías de Mayo”-Holguín 2019

Del 2 al 8 de mayo, la Asociación Hermanos Saíz, las Instituciones Culturales y el Comité Gestor convocan en Holguín, a la XXVI Edición de las Romerías de Mayo. Festival que cada primera semana de mayo convierte a la Ciudad de los Parques en la Capital del Arte Joven.

Desde ya invitamos a los amigos de todas las latitudes a que nos acompañen en esta nueva edición del Festival Mundial de Juventudes Artísticas.

La AHS, principal protagonista de este evento convoca a los mejores músicos, teatristas, investigadores, bailarines, escritores, pintores y promotores culturales, a celebrar esta Fiesta de Tradición y Modernidad desde las calles y espacios de la ciudad de Holguín, escenario único de grandes conciertos y performance, simultáneas exposiciones, talleres y bailables públicos, hasta las sesiones de reflexión sociocultural en las mesas de diálogo.

El debate sobre la universalidad de nuestras culturas regionales, el homenaje a los padres fundadores, la interrelación entre las artes y las generaciones, así como los ejercicios más experimentales y de vanguardia, tendrán cabida en esta semana. Nos compromete la necesidad de confrontación de las más noveles promociones, y la urgencia de ofrecer una panorámica más precisa de qué pensamos y cuál es nuestro lugar en el mundo, visto no sólo desde las capitales, sino también desde quienes crean y trabajan las artes en las más diversas regiones. Superamos así el silencio mediático y la escasa promoción en los medios de comunicación en los principales espacios.

CONGRESO MEMORIA NUESTRA.

El Encuentro de Jóvenes Investigadores, convoca hasta el 1ro de abril a que se envíen por correo electrónico a la sede del Comité Organizador de las Romerías de Mayo 2019, las fichas técnicas y resúmenes de los trabajos investigativos. Un jurado de admisión decidirá los trabajos en concurso. El evento concede el Premio a la Mejor Investigación que consiste en diploma acreditativo y premio en metálico otorgado por un jurado que integran prestigiosas personalidades del Mundo académico. Los investigadores deberán ser menores de 35 años, miembros o no de la AHS también podrán participar en Foros Interactivos y Mesas Diálogos.

Puede contactarnos a:
Presidencia AHS Holguín:
 Lilién Aguilera: ahspresidencia@baibrama.cult.cu
Presidente de Honor del Comité Organizador:
 Alexis Triana: alexisromeriasmayo@gmail.com
Comité Organizador: comiteromerias@gmail.com
Otros : Nomyta72@gmail.com, daniuskabatistag@gmail.com

PREMIO DE LA CIUDAD 2019

PREMIO DE LA CIUDAD  2019

La Dirección Municipal de Cultura de Holguín convoca al Premio de la Ciudad 2019 en los géneros de Poesía (se incluye Décima) y Narrativa.

BASES.

1. Podrán participar todos los escritores residentes en el país, siempre que las obras presentadas no estén sometidas a dictamen de otro concurso o se encuentre en el plan de publicación de alguna editorial y cuyos autores no hayan obtenido este premio en la edición anterior en el género que concursa y el premio será indivisible.

2. Las obras deberán ser inéditas, escritas en letra Arial 12 a dos espacios, en original y dos copias, en formato A4. En poesía la extensión será de 60 a 80 cuartillas y en narrativa de 80 a 100.

3. Las obras se identificarán con un seudónimo y en sobre aparte, cerrado, identificado con el mismo, se indicará el nombre y apellidos, dirección particular, centro de trabajo, número de CI y los datos biográficos esenciales del concursante.

4. El jurado otorgará dos premios, uno en poesía, en el que se incluye dentro de este género la décima, y otro en narrativa, pudiendo ser un volumen de cuento o novela corta. El premio consiste en una réplica del Cemi Baibrama, diploma acreditativo y 3000.00 mn. La Dirección Municipal de Cultura se responsabiliza con la gestión de publicación de las obras premiadas.

5. El plazo de admisión vence el 11 de enero del 2019 a las 2.00 p.m. y la obra premiada se dará a conocer el 20 de enero en el Acto de Clausura de la Semana de la Cultura holguinera. Las obras deben entregarse o remitirse a: Centro Cultural “Lalita Curbelo Barberán”, calle Frexes No.132 entre Narciso López y Cervantes. Holguín C.P 80100. Para mayor información podrá llamar a este centro por el teléfono 474345.

6. La participación en este concurso significa la total aceptación de sus bases.

Pensar desde Oriente la Nación

Paneles y presentaciones literarias caracterizaron el Encuentro Regional de Escritores de Literatura Histórico–Social “Pensar desde Oriente”, realizado en la UNEAC holguinera del 14 al 16 de noviembre y dedicado a la memoria del Dr. C. Rigoberto Segreo, al 150 aniversario de las Guerras de Independencia y al IX Congreso de la organización.

En Encuentro, organizado por la Filial de Literatura de la UNEAC en la provincia, reunió a historiadores, investigadores sociales, juristas y escritores de provincias como Granma, La Habana, Pinar del Río y Camagüey, vinculados a la historia y el pensamiento social y tuvo sus palabras de apertura a cargo del escritor y traductor Manuel García Verdecia, vicepresidente primero del Comité Provincial de la UNEAC en Holguín.

A la conferencia inaugural “La economía cubana: retos y perspectivas”, a cargo del Dr. C. José Luis Rodríguez García, asesor del Director del Centro de Investigaciones de la Economía Mundial (CIEM) le siguió el panel “En los ciclos de la economía cubana”, con los historiadores Minervino Ochoa Carballosa, José Novoa Betancourt y Jorge Barciela Tauler.

La historia del constitucionalismo cubano, pasando por Guáimaro, la Constitución de 1940, la vigente en estos momentos, realizada en 1976 y modificada posteriormente, y el debate del proyecto de Constitución que se realiza actualmente en Cuba, fue el tema del panel “Quo vadis, constitucionalismo cubano: pasado, presente y futuro”, integrado por René Fidel González García, Jorge Santos, Paul Sarmiento y José Augusto Ochoa.

Por su parte, el Premio Nacional de Ciencias Sociales, Juan Valdés Paz, impartió la conferencia “Cuba en el 25. Posibles escenarios”, un acercamiento y al mismo tiempo una provocación respecto a cómo sería la sociedad cubana en el 2025, subrayó Valdés Paz.

Foto del autor

Como parte del programa se realizaron, además, los paneles: “Sesquicentenario del inicio de la Revolución del 68”, con Ángela Peña Obregón, Delio Orozco González, Manuel Fernández Carcasés y Hernel Pérez Concepción; y “José Martí, la nación a debate”, integrado por Armando Cuba, Eliel Gómez, Ariel Zaldívar y Hebert Pérez Concepción.

Fueron presentados también los libros Americanos y soldados, de José Abreu Cardet, por Jorge Silverio Tejera, y Cuba: independencia y federación, de Armando Cuba, por Pedro Luis Hernández.

El Encuentro Regional de Escritores de Literatura Histórico–Social “Pensar desde Oriente” finalizó en la UNEAC holguinera con el panel “Ficción y Literatura histórico–social”, integrado por los escritores e investigadores José Rojas Bez, Emerio Medina, José Poveda, Ronel González Sánchez, José Luis Serrano, David Gómez Iglesias y Moisés Mayán, y se reafirma como una cita necesaria donde confluyen historia, literatura y Nación.

 

 

 

Conciencia Ediciones: resultados palpables rumbo a sus 15 años de fundado

El sello Conciencia Ediciones perteneciente a la Universidad de Holguín transita por el XV quinto aniversario de su creación, dedicado a la publicación de libros de texto y otros de carácter científico, así como de las revistas digitales Luz y DeporVida, pertenecientes a la sede José de la Luz y Caballero y Manuel Fajardo, respectivamente.

Su objetivo esencial tributa de manera inmediata a la formación del profesional de pregrado y posgrado pues los textos, hasta la fecha 10, se encuentran en la red de bibliotecas universitarias, además de comercializarse en la Feria del Libro.

El impacto de Conciencia Ediciones también trasciende en el ámbito investigativo pues “gestiona los ISBN para los libros y principales eventos que tienen lugar en la institución y nuestras revistas se encuentran indexadas en importantes bases de datos internacionales del grupo dos, pero aspiramos a ingresar en Scopus, prestigiosa base de datos bibliográfica de resúmenes y citas de artículos de revistas científicas”, comentó Yanet Álvarez Rómulo, directora de la editorial.

A propósito del medio siglo de la casa de altos estudios, celebrado el pasado cuatro de noviembre, Conciencia Ediciones presentó su más reciente publicación: “Apuntes para la historia de la Universidad de Holguín”, bajo la autoría de prestigiosos profesores de la UHo. El mismo servirá para la futura elaboración de un texto más amplio sobre este tema, que se pretende insertar en la docencia, para que alumnos y profesores conozcan los logros y la historia en sí misma en estos 50 años de la institución académica.

Por Betsy Segura Oro

Tomado de www.radioangulo.cu

La marcha indetenible de la bandera

La edición especial del poemario La marcha de la bandera, del escritor e investigador Ronel González Sánchez, fue presentada en la sala Taguabo de la UNEAC en Holguín, como homenaje de la institución al aniversario 150 del inicio de las Guerras de Independencia.

Inspirado en la gesta independentista del 10 de octubre de 1868, en Carlos Manuel de Céspedes y otras importantes figuras y sucesos históricos del siglo XIX cubano, la publicación del libro bajo el sello de la Editorial Barajagua, fue iniciativa del historiador holguinero José Abreu Cardet y cuenta con el asesoramiento tecnológico del informático Carlos Parra Zaldívar, pues el lanzamiento del volumen se realizó en cuatro formatos digitales para que sea consultado desde cualquier dispositivo electrónico. Además, añade Ronel, se lanzó mediante las redes sociales como Facebook y Twitter, directorios de correo electrónico y el blog Visión desde Cuba, de Luis Ernesto Ruiz Martínez.

“Graduado en Historia del Arte, el autor de estas páginas se ha dedicado a investigar y a explorar la historia patria desde hace varias lustros, con intenciones de vivenciar e integrar a su trayectoria vital las heroicas secuencias que ahora se entregan transformadas en poemas que nos impresionan por la honestidad y hondura con que fueron escritos”, escribe en la Nota a la edición digital, Julio Méndez Rivero, presidente de la UNEAC en Holguín.

Apasionado del siglo XIX cubano y sus principales figuras, Ronel publicó por la editorial Ácana de Camagüey Teoría del fulgor accesorio, primera exploración de la que se desprende La marcha de la bandera, pues, asegura, la temática no se agotó y continuó trabajándola.

Además, subraya Méndez Rivero, “ha tenido la fortuna de presentar su poemario en sitios entrañables como la Casa de la nacionalidad cubana, junto al río Bayamo, en ámbitos históricos que de una forma u otra también iluminan desde estas páginas, y ha recorrido esos espacios primigenios de la nación con ojos de emoción y asombro, imantadas partículas que percibimos en versos y fragmentos documentales, porque al compartir esos trascendentes textos ajenos que disemina en el libro el poeta también nos involucra en las sensaciones que experimentó en la soledad de su campamento próximo al río que los pobladores llaman Miradero, en la periferia de la ciudad de Holguín”.

La presentación del texto en la sala Taguabo de la UNEAC contó la presencia del importante poeta Delfín Prats, quien declamó su conocido poema “Mañana en La Demajagua”.

Ronel leyó fragmentos de la proclama que lanzó Céspedes ese día, conocida como el Manifiesto del 10 de Octubre, además del poema cespediano “Al Cauto” y dos de sus textos poéticos, “Vindicación del padrazo” y “Hombre de mármol”. Destacó, además, la importancia que desde Holguín saliera un libro para Cuba y el mundo con el objetivo de celebrar esta importante fecha y se hiciera desde la UNEAC, con el apoyo de la Filial holguinera de la Unión de Historiadores de Cuba y el Centro Provincial del Libro y la Literatura.

“En realidad es mi deber, el siglo XX me emociona muchísimo y no debemos permitir que se olvide nuestra historia”, subrayó el autor, además, de El mundo tiene la razón, Desterrado de asombros, Consumación de la utopía, Atormentado de sentido; para una hermenéutica de la metadécima, Temida polisemia; Estudio de la obra del poeta cubano Delfín Prats, y Érase un elefante bocarriba; racimo de décimas humorísticas cubanas.

Añade Ronel que La marcha de la bandera se trata de un libro de décimas como homenaje a los precursores de las gestas independentistas cubanas, quienes también fueron poetas, como Carlos Manuel de Céspedes, de quien el próximo año, nos recuerda, recordaremos su bicentenario, Perucho Figueredo y José Martí. Además, incluye poemas a Quintín Banderas, probablemente el único que se haya dedicado al general negro cubano; Máximo Gómez, obra considerada por el autor como la de más alto vuelo lírico; Calixto García, una deuda personal con el general holguinero, Antonio Maceo, Vicente García y Bartolomé Masó, además de versos a los mambises desconocidos y las varias mujeres cubanas que participaron en las gestas independentistas. Mediante la poesía, añade, trato de humanizar a los héroes, pues no son de mármol.

El reconocido escritor Manuel García Verdecia, vicepresidente de la UNEAC en Holguín, al mismo tiempo que exhortó a ampliar la edición de formato de disco del poemario y llevarlo a las bibliotecas y centros educacionales, subrayó: “Por primera vez y en todo el país se hace el homenaje en el 150 aniversario de lo que nos entregó la independencia y el ser nacional, que es la cultura, desde la poiesis, desde la creación. Esta edición digital que recoge los textos de Ronel es un hecho realmente trascendente, el gesto fundacional de la poiesis de la Nación, dimensionado y rescatado por la propia poesía”.

En el prólogo, el poeta Moisés Mayán comenta: “Apuntar que Ronel González publica un libro más, sería incurrir en un lugar común dentro del panorama literario cubano, pero corroborar que este autor ha construido un arma estratégica, me convierte en cómplice de las estructuras que manifiesta La marcha de la bandera. El resurgir de la novela histórica en un puñado de narradores cubanos, y la asimilación de esas propuestas por el público lector, demuestra quizás la necesidad de escalar nuevas alturas”.

Ronel González en San Lorenzo.

Mayán, ganador del premio Regino Boti por su poemario Carga al machete, subraya más adelante: “Estos poemas que conmueven a vuelta de página, no han sido generados por un compromiso artificial, no son despojos de las intensas contiendas de lectura, ni mucho menos producto del oficio de quien conoce el serpenteo de la décima en la manigua del lenguaje. El hombre que escribe los textos de La marcha de la bandera fue haciendo a pie su historia, rumiándola al margen de todos los discursos, de los argumentos encartonados que la pedagogía nos insufla desde las mesas de las aulas”.

Por Erian Peña Pupo

Fotos del autor y cortesía de Ronel González Sánchez

Homenaje poético a inicio de las Guerras de Independencia

 

El poemario “La marcha de la bandera”, libro inspirado en héroes y sucesos históricos del siglo XIX cubano, del escritor Ronel González, será presentado este 9 de octubre en la sede de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) en Holguín, como parte de las celebraciones por el aniversario 150 del inicio de las Guerras de Independencia.

La iniciativa nació del historiador holguinero José Abreu Cardet y cuenta con el asesoramiento tecnológico del informático Carlos Parra Zaldívar, pues el lanzamiento del volumen se realizará en cuatro formatos digitales para que sea consultado desde cualquier dispositivo electrónico.

Precisó Ronel González que para la difusión del poemario se emplearán redes sociales como Facebook y Twitter, directorios de correo electrónico y el blog Visión desde Cuba, de Luis Ernesto Ruiz Martínez.

Sostuvo el autor que se trata de un libro de décimas como homenaje a los precursores de las gestas independentistas cubanas, quienes también fueron poetas como Carlos Manuel de Céspedes, Perucho Figueredo y José Martí. Se incluyen poemas a Quintín Banderas, probablemente el único que se haya dedicado al general negro cubano; Máximo Gómez, obra considerada por el autor como la de más alto vuelo lírico; y Calixto García, una deuda personal de Ronel con el general holguinero.
portadaH3Ronel González, autor del poemario, en San Lorenzo, sitio de la caída de Carlos Manuel de Céspedes, Padre de la Patria.

Antonio Maceo, Vicente García y Bartolomé Masó, son otras de las figuras históricas homenajeadas en el volumen que incluye versos a los mambises desconocidos y las mujeres cubanas que participaron en las gestas independentistas.

Destacó Ronel González que “La marcha de la bandera” es una ampliación del cuaderno “Teoría del fulgor accesorio”, publicado por la editorial Ácana de Camagüey, pues la temática no se agotó y continuó trabajándola. Añadió que a través de estas décimas trató de humanizar a los héroes, pues no son seres de mármol.

El libro contará con una nota introductoria de Julio Méndez, presidente de la UNEAC en Holguín, donde expone los motivos de esa publicación especial. El prólogo tendrá la firma de Moisés Mayán, poeta holguinero muy relacionado con la historia del siglo XIX cubano, quien con su poemario “Carga al machete”, obtuvo premio en el concurso Regino Botti 2018.

“La marcha de la bandera” será un tributo además al aniversario 120 de la muerte del Mayor General Calixto García Íñiguez, el próximo 11 de diciembre de 2018, así como el 200 del natalicio de Carlos Manuel de Céspedes y su 145 de su caída en San Lorenza, a conmemorarse en 2019.

Por Rosana Rivero Ricardo

Tomado de ahora!.cu

En Las Tunas, evento literario Portus Patris

El mayor certamen que en materia de letras organizan los jóvenes creadores de Las Tunas: el evento literario Portus Patris, comenzará este jueves, dedicado especialmente al 3er. Congreso de la Asociación Hermanos Saíz (AHS). La cita busca premiar y estimular la obra creativa de los noveles escritores y promover el arte del municipio Puerto Padre.

Aunque las principales actividades ocurrirán en este territorio, hasta la ciudad capital también se trasladarán algunos de los espacios los cuales se desarrollarán en la sede de la filial AHS. Del mismo modo se prevé la presencia de las ediciones de la de la organización, entre ellas Sed de Belleza, de Villa Clara, y La Luz, de Holguín.

Saimy Torres López, jefa de sección de Literatura de la Asociación en Las Tunas, declaró a este sitio que “el evento es uno de los más antiguos de la filial, de la década del 90, aunque en los últimos años ha cobrado fuerza y ya tiene carácter nacional.

“Tenemos 15 obras finalistas convocadas en las dos categorías de poesía y narrativa. Para evaluarlas, el jurado estará integrado por prestigiosos escritores del país, entre ellos Oscar Cruz y Jámila Medina, quienes también impartirán conferencias para el intercambio y el crecimiento de los participantes”, concluyó.

Asimismo están planificadas actividades comunitarias en el municipio de Jesús Menéndez y en la playa, en la localidad de La Boca, junto a la actuación del popular trovador Tony Ávila.

En la competición se otorgará un premio único por género y cuantas menciones considere el jurado. El galardón en cada categoría consistirá en mil pesos, diplomas acreditativos, piezas de arte, libros y la publicación de las obras ganadoras por Ediciones Encaminarte.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Por Sheyla Arteaga

Tomado de www.ahs.cu

Palabras compartidas para disparar en el hueco

Arte Cubano Ediciones –sello dedicado a la investigación, análisis y promoción de las artes visuales nacionales y sus principales exponentes– fue el invitado especial del espacio Palabras compartidas, realizado en el Café del Arte Joven de la AHS holguinera como parte de las actividades de la III Jornada de Teoría y Crítica de Arte “Un disparo en el hueco”.

Con conducción de Frank Alejandro Cuesta, el espacio de la Sección de Literatura de la AHS en Holguín acogió inicialmente la presentación de los números más recientes de la publicación Noticias de Arte Cubano, por el profesor, periodista y crítico Rubén Ricardo Infante.

Los números presentados contienen artículos dedicados a las artes visuales holguineras y especialmente al trabajo del Centro Provincial de Arte: un texto sobre la obra del pintor y profesor Freddy García Azze, por Yuricel Moreno Zaldívar, directora de la institución; una entrevista al joven pintor Víctor Manuel Velázquez, por el propio Rubén Ricardo; y abordajes críticos a Variaciones sobre temas de Matisse, del Maestro de Juventudes Cosme Proenza; al último Salón de la Ciudad que bajo el nombre S/T (trabajo en proceso) acogió la institución en enero pasado; a Paisaje cotidiano, inaugurada en el evento Babel durante las XXV Romerías de Mayo y que reunió una muestra significativa del trabajo de reconocidos profesores de la habanera Academia de Artes Plásticas San Alejandro, en homenaje a los 200 años de fundada, el 11 de enero de 1818; y a la exposición fotográfica La violencia de las horas, del tunero Junior Fernández Guerra, todas firmadas por el escritor, periodista y crítico de arte Erian Peña Pupo.

Asimismo, el crítico e investigador Danilo Vega Cabrera presentó su libro La soga y el trapecista. Dialogando sobre arte cubano y crítica en los noventa, publicado por Arte Cubano Ediciones.

La soga y el trapecista –subraya Yandrey Lay Fabregat al reseñar el libro precisamente en la más reciente de las revistas presentadas– no es solo una revisión de los estilos y procedimientos críticos a lo largo de una década; es también un trabajo meteórico donde Danilo Vega, convertido en una especie de veterinario, disecciona con igual pericia caballos, domadores, garrapatas y loros solitarios. Su trabajo recoge la orientación y tendencias críticas, explica las características de las artes visuales en los noventa y, por qué no, las principales polémicas, rupturas y desavenencias personales de la época”.

El libro –“obra capital, imprescindible para comprender el trabajo y las circunstancias de las Artes Visuales y la crítica de arte no solo durante los años noventa, sino en los últimos sesenta años”, añade– reúne 23 entrevistas, entre ellas a Manuel López Oliva, Nelson Herrera Ysla, Osvaldo Sánchez, Lupe Álvarez, David Mateo, Elvia Rosa Castro, Corina Matamoros, Gerardo Mosquera, Erena Hernández, Carina Pino Santos y María de los Ángeles Pereira.

El espacio concluyó con una lectura poética realizada por el holguinero Yanier H. Palao de sus libros Esteros, Premio Calendario en 2012, y Óxido, publicado por la editorial Letras Cubanas.

Por Vanessa Pernía Arias

Fotos Erian Peña Pupo

Tomado de www.ahs.cu

Voces poéticas junto a Ediciones Holguín

Por Erian Peña Pupo

Ediciones Holguín festeja sus 32 años y por ello la sede de la editorial acogió una lectura poética como parte de la Jornada de actividades que celebra el aniversario del sello holguinero.

Diversas generaciones, portadoras de variadas poéticas, unidas quizá por el sentido de la holguineralidad y también por haber sido publicadas por Ediciones Holguín, se unieron en ameno recital.

Con conducción del poeta y promotor literario Moisés Mayán, quien rememoró la inclusión del sello en “el corpus de la literatura cubana”, y música del dúo ocasional de Marilyn Aldana y Cheche, los poetas compartieron sus versos: Delfín Prats leyó de Aguas, antología de su obra publicada por el sello homenajeado; Manuel García Verdecia, de Del tránsito de las aguas, de próxima aparición por Ediciones Unión; y Lourdes González de Papeles de un naufragio, poemario que, nos dice, se reeditará próximamente por la Editorial Oriente.

Fotos: Oscar Gordillo

De una generación más joven, que irrumpió en el panorama editorial a finales del pasado siglo, unos, y en la primera década de este, otros: Kenia Leyva leyó de Perfecta trampa; Ronel González, poemas relacionados a la historia patria del siglo XIX; Luis Yuseff, textos pertenecientes a La rosa en su jaula, Premio José M. Heredia; y Moisés Mayán, poemas inéditos.

Antes del convite, Ariadna Mulet, directora del Centro de Promoción Literaria Pedro Ortiz Domínguez, entregó a Lourdes González un reconocimiento por el 32 aniversario de una editorial que –nos recuerda César López– resulta “centro imborrable de la verdad poética”.

Lina de Feria abre las puertas de su casa fundacional

Hay libros que son mitos dentro de la literatura de un país, obras fundacionales en el corpus de una nación: Casa que no existía, poemario escrito por Lina de Feria (Santiago de Cuba, 1945) cuando apenas sobrepasaba los 22 años, es uno de esas obras parteaguas de un momento histórico y de una generación poética. Se trata de un cuaderno que irradia una multiplicidad de emanaciones y afluentes entre las más jóvenes generaciones de escritores cubanos a más de medio siglo de publicado.

Casa que no existía recibió el primer Premio David de Poesía, en 1967, compartido con otro poemario mítico: Cabeza de zanahoria, de Luis Rogelio Nogueras, con un jurado integrado por Luis Marré, Heberto Padilla y Manuel Díaz Martínez; celebrando el pasado 2017 sus primeros y atendibles 50 años en el panorama de las letras nacionales.

Al revisar buena parte de la crítica relacionada a la obra poética de Lina de Feria, vemos cómo se torna presente este poemario inaugural. Cuando se escribe, sobre todo el conjunto de su poesía —amplio, por cierto—, a pesar de los años en que su obra no apareció en los planes editoriales, o sobre un bloque menos amplio, incluso sobre un cuaderno breve, Casa que no existía sale a relucir como el punto de partida de una solidez poco frecuente en quien desanda sus primeros pasos en la creación poética, una solidez que identifica, actualmente, una de las voces más interesantes del panorama literario cubano.

Efraín Rodríguez Santana en el prólogo que acompaña País sin abedules (Ediciones Unión en 2003), asegura 35 años después de publicado el poemario, que Casa que no existía “es de una madurez tal que gravitará en toda su poesía y marcará desde el inicio sus derroteros temáticos y estilísticos”. En tanto para el reconocido crítico Enrique Saínz, en el propio año de publicación el poemario mostró la “diferencia de su palabra, una voz otra en el contexto literario de aquellos años, con preocupaciones y búsquedas distintas, aunque sin desentenderse de los aportes del conversacionalismo”.

Mientras César López, en las palabras que prologan Absolución del amor (Ediciones Unión, 2005) ofrece entre las posibles claves para la lectura del cuaderno atender cuidadosamente a elementos como “la pérdida” y “lo perdido”, aquello que estuvo y ahora irremediablemente ha desaparecido como recuerdos de otra época, en lo que se asemeja, por ejemplo, al movimiento del feeling, tan cercano a la joven creación entonces y relacionado a nombres imprescindibles como Marta Valdés, Ella O´Farril y Pablo Milanés, y a los jóvenes nucleados alrededor de Ediciones El Puente.

El autor de Quiebra de la perfección apunta, además, rasgos de importancia no solo para comprender a la autora sino para analizar los rumbos del panorama poético cubano, entre ellos la “proyección de lo femenino oprimido”, el uso de “precisos referentes urbanos”, y la atmósfera “discretamente surrealista” que refleja Lina de Feria en sus poemas. El texto con el cual abre el cuaderno iniciático es muestra palpable de lo que se refiere César López en sus palabras:

“han tomado mi casa/ uno tras otro llegan venciendo su eternidad/ que les parece un obstáculo cercano y fácil/ me faltan el respeto y entran/ tirando al suelo máquina libros cigarros/ cuadros que conservaba. Los afiches/ todo desaparece/ todo es mi madre y su tiza de la Superior/ maggie conrado Úrsula/ mi ejército de la infancia/ mi tropa para huir a la loma del burro/ la soldadesca pura/ ha entrado junto a mí/ y esta casa ya no es mía/ luego se van con sus trajes absurdos/ se va el flaco habitante de la memoria/ rompiendo el blanco perdurar de los papeles/ para dejarme tirado en mi actual tamaño/ sujeto a un tiempo que no existe”.

Esta preocupación, la angustia y la lucha, comunes en la obra de Lina, serán también identificadas por Enrique Saínz al revisar su obra poética, cuando advierte un “caos de imágenes, recuerdos y angustias” en sus textos. Vinculando la aprehensión poética de la angustia y la percepción surrealista de la vivencia y la cotidianidad apuntadas por César López, Saínz descubre en los versos de Lina una “experiencia de lo irrealizable”, en “gradual reelaboración de sus temas capitales, entre ellos, el de la soledad, acaso el más relevante de su poética”:

“cuando mi vejez detenga el tiempo cargado de una brisa/ que haya perdido el espíritu que conmueve las hojas/ que arrasa la sequedad de los depósitos vacíos/ todo será real para entonces/ no seré el pedazo húmedo que espera sin descanso la llegada del joven dominguero/ (ese que acude a la cita convencional/ con el traje lleno de flores silvestres)/ más bien seré como los cuerpos imprecisos/ con el amarillento significado de un libro cualquiera/ tal vez Alicia en el país de las ilusiones/ un buen hombre apegado al gentío/ que conoce el peligro de las calles/ cuando los automóviles destrozan el viento/ llevaré el pecho roído por tanto cadáveres y memorias/ mi cabeza en tus hombros imaginarios vestidos de milicia/ yo corriendo por una calle para encontrarse en la feria/ las tardes de las primeras audacias/ cuando mi vejez detenga el tiempo/ estas cosas serán como recuerdos o crímenes/ la gran puerta amor mío para la resignación”.

Al prologar A mansalva de los años, segundo poemario de Lina de Feria, aparecido más de veinte años después de Casa que no existía y merecedor del Premio de la Crítica en 1991, José Prats Sariol advierte también la soledad como sentido de búsqueda interior, de reconocimiento por las inciertas materias espirituales en busca de la autenticidad.

Mientras Arturo Arango, al reseñar A mansalva de los años, propone como una de las lecturas posibles la “dialéctica entre el individuo y la historia”, o sea, la forma agónica, vital, incluso natural, propia de los cubanos de hacer historia cada día como parte de una cotidianidad visceral. Todo dentro de una “ética humanista” que viene a abarcar su poética. La escritora, merecedora en varias ocasiones del Premio de la Crítica, escribe en uno de los poemas de Casa que no existía:

“ha vendido sus cartas. ha quemado/ sus naves menores/ la familia se largó de Cuba/ dejándolo con su cinto viejo/ y los libros más políticos/ el techo se mira y es un puntal tan alto/ la casa está tan justamente sola/ el desayuno tan contrario a toda maternidad/ la firmeza no se explica en una cuartilla/ y el arte poética/ quede en su mirada de búfalo”.

Más tarde, al introducir De los fuegos concéntricos, el propio Arango identifica tres perspectivas diferentes de escritura: el discurso conceptual, filosófico, desnudo de la misma; las visiones delirantes, surreales, de violentas rupturas lógicas o imágenes de visualidad enloquecida y la cotidianidad como definición de un ser humano concreto, dueño de un pasado y de una vida cuya dolorosa biografía trascurre a lo largo de los poemas.

Sirva el aniversario 50 de un libro medular, constantemente citado y reverenciado por los escritores jóvenes, para repasar y acercarnos a la obra de Lina de Feria y sirva la fecha, además, para movernos el pensamiento y la razón sobre su justo lugar, y el de su autora, en la literatura cubana de todos los tiempos.

¿Qué otros escritores suscitan semejante interés en nuestras letras? ¿Cuántos han sido capaces de sustentar “a mansalva de los años” y los vaivenes de la existencia, una obra sólida, original, imantadora, como la de Lina? Ella mismo lo aseguró en una entrevista a propósito de la entrega del Premio Maestro de Juventudes de la Asociación Hermanos Saíz:

“He ahí, creo, un logro amplio a destacar. Haber conseguido un estilo propio. Y una obra propia”. Pienso también en un Delfín Prats que desde Holguín aflora todavía, en una especie de ostracismo sincero y natural, semejantes iridiscencias en las nuevas generaciones de poetas, aunque muchos sigamos esperando nuevos versos del autor de Lenguaje de mudos, poemario que este año arriba a su cincuenta aniversario. Y además, en una hornada de importantes autores que hoy viven más allá de las aguas territoriales de esta isla”.

Con el cariño y la admiración que le profeso a Lina de Feria me hago la misma pregunta que Jorge Ángel Hernández en su artículo Casa que no existía y las aproximaciones críticas a la poética de Lina de Feria: “¿Cuándo insertaremos el nombre de su autora en la prestigiosa lista de los Premios Nacionales de Literatura?”.

El tiempo pasa inexorable y el silencio parece ser la única pero no válida respuesta: no debe serlo, Lina de Feria abre las puertas de aquella casa fundacional e inscribe su nombre en las letras cubanas con el mismo ímpetu y la misma fuerza centrífuga de su obra lírica.

Por Erian Peña Pupo

Tomado de www.ahs.cu