Talleres literarios, un lugar para fabricar magia

Participantes en el conversatorio Diálogo en la Casa. Foto: Ana Bárbara Moraga
Como parte de las actividades por la XXXVI Semana de la Cultura en Holguín tuvo lugar el espacio Diálogo en la Casa con un conversatorio sobre la obra de la escritora y poeta Zunilda Cuenca y la impronta marcada en los talleres Pablo de la Torriente Brau. 

El debate se realizó en la Casa de Cultura Manuel Dositeo Aguilera de esta Ciudad cubana de los Parques, y contó con la presencia del panelista, escritor y poeta Gilberto González, entre otros destacados promotores literarios de la urbe, miembros fundadores de los talleres literarios.

El escritor y poeta Gilberto González. Foto: Ana Bárbara Moraga

Sobre la importancia que han tenido estos en la formación de las generaciones de escritores de las últimas décadas expresó González durante su conferencia que “dichos espacios fueron el motor impulsor de todo el movimiento literario de la provincia. Además, sirvieron de precedente para la posterior fundación de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) en esta ciudad del oriente”.

“De ellos salieron importantes escritores como Lourdes González y Manuel García Verdecia, entre otros. Sin dudas ha sido un espacio donde se ha fabricado la magia de la literatura”, refirió el también Director del Centro Cultural Lalita Curbelo, el cual a decir de González, reabrirá sus puertas el próximo día 19 y como parte de la nueva línea de trabajo, expandirá su diapasón a los estudios sobre la cultura holguinera y no solo a la promoción literaria como había hecho hasta ahora”.

Selaida Remedios (izq.) e Idania de la Caridad Salazar. Foto: Ana Bárbara Moraga

El espacio Diálogo en la Casa fue escenario para reconocer la labor de destacados promotores literarios como es el caso de Selaida Remedios, quien realiza una excelente labor en el taller literario de la Universidad de Ciencias Médicas de Holguín.

Precisamente una de las pupilas de Selaida es Idania de la Caridad Salazar, joven promesa de las letras holguineras.

Sin dudas la labor realizada dentro de estos talleres Pablo de la Torriente Brau ha consolidado el movimiento literario en la Isla y constituye una importante cantera para las nuevas generaciones de las letras cubanas.

Por Ana Bárbara Moraga
Tomado de www.radioangulo.cu

Opciones para disfrutar de la cultura en Holguín

Orquesta Avilés. Foto: Amauris Betancourt (Archivo) 

Películas cubanas, lectura de poesías, puestas en escena y buena música son algunas de las opciones de las que se pueden disfrutar por estos días en la XXXVI edición de la Semana de la Cultura en Holguín.

La hermosa Ciudad de los Parques del oriente de Cuba celebra el arte de sus hijos con un programa cargado de excelentes propuestas entre las que destaca el Concierto de la Ciudad, previsto para esta noche justo cuando el reloj de la Catedral San Isidoro de Holguín, marque las 11 campanadas.

Un poco antes de eso, a las 03:00 p.m. en la Sala Alberto Dávalos perteneciente al Teatro Comandante Eddy Suñol, se presentará el proyecto Palabras al Viento con la obra en concurso Retoños de Almendro. A esa misma hora pero en el Ateneo Cinematográfico se exhibirá la película Ya no es antes, del director Lester Hamlet, como parte del espacio Cine Cubano Contemporáneo.

Por su parte la Casa de la Trova el Guayabero de esta ciudad, acogerá la buena música cubana y tendrá como invitados a Manuel Leandro Sánchez, Lainier Verdecia y Liliam González. Esto será a las 04:00 p.m.

Los amantes del cine cubano podrán disfrutar además del largometraje Y sin embargo, del realizador Rudy Mora y con la participación de la Compañía Infantil La Colmenita. La cita queda hecha para las 08:00 p.m. en las afueras del Cine Martí.

Quienes disfruten de las artes plásticas tendrán un espacio de lujo cuando se inaugure esta noche la XXXII edición del Salón de la Ciudad en el Centro Provincial de Artes Plásticas, evento donde confluye lo mejor de los pinceles y las técnicas artísticas de esta plaza holguinera.

La legendaria Orquesta Avilés se presentará esta noche en las inmediaciones de la Casa de Cultura para el deleite de los bailadores. La banda, fundada el 16 de octubre de 1882 es la más antigua de Cuba y de América.

La jornada de este 18 estará igualmente cargada de celebración y júbilo por el 266 aniversario del Título de Ciudad y Tenencia de Gobierno de Holguín.

Vitrina en el Museo Casa Natal de Calixto García, en la ciudad de Holguín. Foto: Flavia Dotres (Archivo)

En tal sentido la historia tendrá un importante lugar por lo que la Casa Natal del Mayor General Calixto García acogerá la XXIX edición del evento de Estudios sobre Guerras de Independencia. Para la ocasión está reservada la conferencia magistral sobre Ética y Revolución en Máximo Gómez con el DrC. Joel Cordoví Núñez, vicepresidente del Instituto de Historia de Cuba.

La Casa de Iberoamérica por su parte, acogerá a las 10: 00 a.m. el ciclo de estudios de la Cultura Holguinera con un panel sobre las “Relaciones Internacionales como sustento de los nuevos retos culturales actuales”. La conferencista invitada será Liliana Avilés y contará con la presencia de Jesús Téllez, una de las personalidades a quien está dedicada esta edición de la Semana de la Cultura.

El periodista y escritor holguinero Rubén Rodríguez. Foto: Liudmila Peña (Archivo)

Uno de los escritores más relevantes no solo de Holguín, sino de Cuba, el también periodista Rubén Rodríguez, ofrecerá un conversatorio en el espacio de la Casa de Cultura con miembros del Taller de Creación infantil. Esto será parte del espacio Crecer entre letras y tendrá lugar a las 02:00 p.m.

Y para terminar la noche entre risas llegará el espacio Rincón del Humor, en el Ilé de la Rumba donde humoristas destacados del patio como Don Fito y Jácara, se encargarán de sacar unas buenas carcajadas al público que allí asista.

Por Ana Bárbara Moraga
Tomado de www.radioangulo.cu

Novedades de la Semana de la Cultura en Holguín

Proyecto Palabras al viento en la inauguración de la Semana de la Cultura de Holguín 2016. Foto: Lisandra Cardoso

La XXXVI Semana de la Cultura en Holguín estará dedicada al 266 aniversario del título de ciudad y tenencia de gobierno, al 120 de la muerte del mayor general Calixto García y al 40 del sistema de Casas de Cultura. Además a las personalidades del sector Argelio Cobiellas y Jesús Téllez.

Esta edición tendrá lugar desde hoy 15 y hasta el 21 de enero y prevé un amplio programa de actividades entre las que destaca el desfile inaugural, previsto para esta tarde y que contará con lo mejor del talento artístico local. Además, como parte del espacio Cine Móvil, se exhibirá hoy el filme Viva Cuba, del director Juan Carlos Cremata en la pantalla ubicada frente al cine Martí a las 08:00 p.m.

Media hora más tarde y para cerrar la noche con broche de oro, la Casa de Cultura Manuel Dositeo Aguilera acogerá una expo de pinturas y esculturas pertenecientes al colectivo plástico Ballado, de categoría nacional. La música quedará a cargo del saxofonista Yander Reyes, una de las promesas del jazz en la ciudad.

La jornada de mañana 16 iniciará desde bien temprano cuando a las 08:30 a.m. el espacio “Leer es vivir” abra sus puertas con cuentos de Idania Salazar en la voz de Nancy Sosa, instructora de literatura de la Casa de Cultura municipal. El mismo tendrá lugar en el círculo de abuelos de la calle Independencia en el Reparto Luz.

Para quienes apuesten por la superación en estas jornadas, encontrarán su espacio en el III Taller provincial “Art-Cult” el cual quedará inaugurado a las 09:30 a.m. en el propio centro de superación. El primer tema a abordar será “Desarrollo local comunitario: identidad y patrimonio”.

Otro espacio para la investigación será el ciclo de estudios de la cultura holguinera con el panel “25 años de creada la Casa de Iberoamérica”. Este contará con la presencia del DrC. José Fernández Novoa, la DraC. Nurys Leyva, la MSc. Haydée Toirac y el Lic. Bárbaro Angulo.

Por su parte la escuela profesional de artes plásticas “El Alba”, acogerá el conversatorio sobre la vida y obra de Argelio Cobiellas, “Una historia y una obra para contar”. El mismo estará a cargo del escritor Gilberto González y será amenizado por la cantante María Aldana acompañada al piano por César Fidel Gutiérrez.

Los amantes del cine estarán de plácemes cuando este martes quede inaugurado a las 03:00 p.m. la Jornada de Arte y Cine Erótico “El cuerpo del otro” en el Salón Central de la UNEAC de la ciudad de Holguín. Las palabras de apertura estarán a cargo del profesor de cine Humberto González Carro y la voz de la cantante Gladys María amenizará el evento.

Para los que disfrutan con la buena música cubana llega la peña Polo Montañés a las 04:00 p.m. con la presentación de los solistas Walter Cobas, Gabriel Chacón y Alejandro Salas quienes se darán cita en la Plaza Camilo Cienfuegos.

Las tablas también tienen su espacio en esta 36 edición de la Semana de la Cultura en Holguín. De tal suerte que el espacio Noche de Teatro de la Casa de Cultura Manuel Dositeo Aguilera, presentará este martes a las 07:00 p.m. piezas representadas por grupos de las organizaciones estudiantiles de la provincia, entre otros.

Fotograma de la película cubana Conducta. Foto: Cubadebate

La jornada del 16 contará también con el espacio Cine Móvil, con su sede ubicada en las inmediaciones del cine Martí y reserva para la noche de mañana la multipremiada película “Conducta”, del director Ernesto Daranas. Por su parte los residentes del Reparto Emilio Bárcenas podrán disfrutar de la octava edición de la Muestra Itinerante de Cine del Caribe 2017 con la proyección del largometraje “Vuelos Prohibidos” del cineasta Rigoberto López.

Gladys María Moreno. Foto: Ahora

El plato fuerte de la jornada del martes lo será sin dudas la presentación en concierto de la cantante Gladys María Moreno, una de las figuras más aclamadas del pentagrama musical holguinero y que actualmente celebra 25 años de vida artística. En la presentación compartirá escenario con Rafael Espín, el Mariachi Holguín y la Orquesta de los Hermanos Avilés, entre otros invitados. Todo esto y más tendrá lugar en el Teatro de la ciudad, Comandante Eddy Suñol.

Sin dudas, atractivas propuestas para que usted disfrute de esta XXXVI edición de la Semana de la Cultura Holguinera. Sobre lo que acontecerá en próximas jornadas usted tendrá la primicia desde Radio Angulo Digital.

Por Ana Bárbara Moraga
Tomado de www.radioangulo.cu

La cultura como punta de lanza de la Revolución

Presidieron el inventario cultural del 2017 el viceministro de Cultura Abel Acosta, y Faustino Fonseca, director del sector. Foto: Carlos Rafael

La cultura en la Ciudad de los Parques mostró considerables valores en 2017. Más de 365 días dedicados al arte en todas sus manifestaciones: danza, teatro, plásticas, cine, música y más cultivaron los sentidos de unos miles de holguineros.

A “sostenerla como punta de lanza de la Revolución” llamó el viceministro Abel Acosta a promotores, artesanos, creadores y directivos del sector, en presencia de Luis Torres Iríbar, miembro del comité central y primer secretario del Partido, y demás autoridades invitadas durante el balance anual, realizado este 10 de enero.

Prevaleció el análisis en torno a las acciones de salvaguarda del patrimonio liderado por el Centro Provincial de Patrimonio y la Oficina de Monumentos. Todas encauzadas en la labor investigativa, y en especial, la intervención y recuperación de proyectos de restauración capitales, entre ellos, el Museo de Artes Decorativas y de Historia de Gibara. Por su parte, la Unión de Historiadores reconoció la voluntad y apoyo gubernamental a favor de las obras recuperadas.

Puntuales inquietudes puso sobre el tintero el maestro Oreste Saavedra, director de la Orquesta Sinfónica de Holguín, quien abogó, nuevamente, por una sede para este elenco y su homóloga Banda de Conciertos. Sobre su actual subordinación hacia una estructura empresarial centró otra importante preocupación.

“Ninguna escaramuza estructural puede alejar a nuestros artistas. La cultura amerita una especialísima atención, y eso deben entenderlo los directivos. Lo que no puede suceder que se caiga en falsos tecnicismos. No se trata la cultura como una fábrica generadora de ingresos. Hablamos del principal campo de batalla, que son las ideas. Hablamos de unidades artísticas vivas, en el caso de la Sinfónica, un organismo vital, construida a sangre y fuego, que constituye un indicador de desarrollo social a nivel mundial,” aseguró Acosta.

De lo que sí no puede prescindir la cultura en Holguín es de sus creadores, esclareció el  funcionario del ministerio de Cultura durante su intervención que exhortaba a “continuar desarrollando una comunicación más estrecha con ellos ”.  Porque “no puede favorecerse el desmembramiento del sistema institucional. Ese es el caldo de cultivo idóneo y centro de ataque del imperialismo norteamericano.”

De buenas interrogantes, y mejores soluciones, se permeó el debate en torno a la situación de los cines. Cuando varios se someten a inversiones, —  no poco costosas — la promesa se perfila en su concepción como salas- teatro. Válido razonamiento para su uso polivalente tanto en la proyección cinematográfica como las puestas escénicas. Actualmente, se encamina la reanimación de los cuatro recintos más importante de la ciudad (Ismaelillo, Martí, Frexes y Baría). Al unísono, los municipios de Gibara y Banes ya gozan de una instalación digna de aplauso.

En Holguín, es palpable la creciente voluntad del partido y el Gobierno por sacar adelante la abundancia de proyectos e instituciones artísticos. Fotos: Carlos Rafael

“Se trata de un asunto prioritario para el país. En Holguín la cultura es sinónimo de orgullo. Nos toca seguir potenciandola, ofrecerle una mirada diferente y esmerada, seguir trabajando en ella, pese a las limitaciones”, afirmaciones del primer secretario Torres Iríbar.

Esta capital oriental no ceja en su empeño de trascender en el ámbito del arte y la literatura, lo corroboran las más de 170 mil actividades concertadas en el marco de eventos locales, nacionales e internacionales. Más allá de los resultados cuantitativos, sobre la mesa de debate estuvo el trabajo cultural comunitario desplegado en el Plan Turquino.

Un caso loable se expuso en el proyecto Voluntad, merecedor del Premio de Cultura Comunitaria, junto a otras seis iniciativas, que repercuten directamente en los 10 427 habitantes, pertenecientes a Sagua de Tánamo.

Primó el debate, diáfano y abierto, sobre la enseñanza artística, que se favorece con algunos recursos, pero todavía urgida por la resolución de materiales carentes, mejoras en las infraestructura y condiciones de vida que garanticen el relevo. Entendida éste último como fuente y cantera del desarrollo cultural.

Del amplio prontuario de instituciones culturales que tributaron sus resultados, sobresalió el empuje significativo de la Asociación Hermanos Saíz, con 58 proyectos comunitarios, y la cincuentenaria Uneac, que ha movilizado el cultivo de un público cada vez más culto. A la misma altura estuvo nuestra Brigada de Instructores de Arte “José Martí”, ese verdadero ejército juvenil que, hoy por hoy, se alza como la mejor de la Isla y sede del pasado acto por el Día de la Cultura cubana.

En el ámbito literario se reconocieron a nuestros escritores más premiados durante el pasado año, en tanto, los promotores culturales abogaron por el rescate de las retretas y compartieron la encomiable labor que se lleva a cabo con pacientes de la sala de Oncología del Hospital Pediátrico.

Lo que hoy pareciera una hazaña para una Isla bloqueada se traduce en mucho empeño y voluntad. Muchos apuntarían a las más de 150 obras ejecutadas solo en 2017. Se trata del primordial objetivo de trabajo que rige esta numerosa legión de hombres y mujeres dedicados a la defensa de nuestra identidad y patrimonio, la creación artística y el gusto por el arte.

Que la salud, la educación y, en particular, la cultura, sigan posicionando a Cuba y su Ciudad de los Parques en lugares cimeros es y seguirá siendo meta, orgullo y ejemplo en cada rincón de la provincia nororiental.

 

Rehabilitación de la memoria histórica: Lunes de Revolución en el campo intelectual cubano

lunes-revolucion-grethel-domenech

Hace poco un amigo, ahora residente en Argentina, la tierra de Jorge Luis Borges y Mercedes Sosa, me dijo vía Internet: “Pasa por esta dirección y recoge el libro que te dejé la última vez que estuve en Holguín y no nos encontramos”. Pero aquel no era “un libro” cualquiera, sino “el libro” que publicó en 2015 y del que habíamos intercambiado comentarios, correos, mensajes… El libro al cual dedicó varios años de investigación exhaustiva y que obtuviera mención en el cotizado Premio Casa de las Américas en 2011.

Hoy todavía no he buscado el libro y lo lamento: Leandro Estupiñán me hubiera dado otras buenas pistas con su texto Lunes: un día de la Revolución Cubana para comprender mejor los vericuetos de la verdad en otro libro necesario para cartografiar los avatares de la historiografía cubana, un texto con el que la joven profesora de Historia Grethel Domenech obtuvo el Premio Calendario de ensayo en 2016: Rehabilitación de la memoria histórica: Lunes de Revolución en el campo intelectual cubano (1959–1961).

A varios no les dirá mucho este nombre: Lunes de Revolución… pues el magazine, suplemento cultural del periódico Revolución, que entonces era el órgano oficial del M–26–J en los inicios del triunfo revolucionario cubano, se ubica en lo que podríamos llamar “historia no oficial” o al menos aquella que no aparece en los libros canónicos, mucho menos en los manuales docentes de Historia en cualquier nivel de enseñanza en Cuba.

Las razones del silencio podrían ser varias. Quizá todas ellas juntas. Una de ellas: quizá Lunes… fue una de las publicaciones más democráticas y atrevidas de la historia del periodismo y la literatura nacional. Una R invertida sería el identificativo de la publicación. Dos: varios de sus creadores, Carlos Franqui, director de Revolución, y el temido Guillermo Cabrera Infante, han pasado a ser personas non grata en muchos ámbitos y escenarios. Muchos de sus colaboradores han corrido similar suerte, aunque quizá en menor medida: Virgilio Piñera fue uno de ellos. También Antón Arrufat, Rine Leal, Calvert Casey, César López, Heberto Padilla, Pablo Armando Fernández… Tres: las pugnas por el poder y el dominio de la cultura en los tambaleantes años 60 pusieron a Lunes… en el centro de mira de los decisores políticos y también bajo la vigilancia del ICAIC y su director, Alfredo Guevara. Cuatro: Los de Lunes… no simpatizaban con el comunismo soviético en ninguna de sus extensiones, entre ellas el estalinismo Cinco: Esta no era solo una publicación. Estaba ampliando su diapasón para convertirse en un complejo proyecto sociocultural y también sociopolítico.

Del magazine Lunes de Revolución nos habla Grethel Domenech en un libro bien documentado que compendia para el lector cubano la historia de una de las publicaciones míticas en la Cuba revolucionaria. Grethel se enfoca en su influencia en el campo intelectual cubano a manera de rehabilitación histórica… Pero partamos de algo: los años 60 eran inciertos y por extensión tambaleantes en todo su sentido. La Revolución misma –que nacionalizaba propiedades, entregaba tierras, llamaba a las aulas– sorprendió a muchos metidos de lleno en la perplejidad de la noticia. Sarte llegaba a Cuba y decía que esta era una Revolución sin ideología y eso asombraba al mundo: una Revolución sin ideología que convocaba en la euforia de esos días a miles de personas a las calles. Un huracán sobre el azúcar, diría el famoso filósofo francés. La cuestión sería fácilmente resuelta: poco después se decretaría el carácter socialista de la Revolución Cubana y así su inclinación en el mapa geopolítico mundial hacia la Unión Soviética y sus derroteros.

La pugna de poderes –cosa que tampoco aparece explícita en los libros de docencia– era intensa y Lunes… reflejaba esto: las polémicas entre diferentes bandos sobre cómo encaminar la cultura naciente en un país también naciente entonces… Además, el magazine estaba hecho por jóvenes con inclinaciones literarias que no habían participado en la Sierra y tenían sobre sí ese estigma: jóvenes que desde la cultura y sus inflexiones pensaban acompañar a la Revolución siempre que no se asomara la mano peluda del estalinismo cultural.

Grethel Domenech aborda con profundidad y a través de ejemplares de la misma revista, diferentes temas en relación con Lunes: sus inicios, el innovador diseño a cargo del francés Jacques Brouté y la participación de diversos artistas cubanos, las disputas ideológicas, el compromiso intelectual, las licencias en el arte, la creación artística y literaria en sus páginas, los ataques al grupo Orígenes, las disputas con El Puente, los enfoques por una plástica, una literatura, un teatro, un cine revolucionarios y comprometidos…

El final de Lunes de Revolución de acercaba, la mesa estaba ampliamente servida: la inicial censura del corto PM; la reunión de los intelectuales con Fidel en la Biblioteca Nacional y la famosa (y tergiversada) frase de que “con la Revolución todo, contra la Revolución nada”; la creación de la Uneac como acuerdo de su primer Congreso y el nacimiento de La Gaceta de Cuba como una revista en la que se mirarían todas las estéticas e inquietudes del momento.

Si algo le reprocho al libro de Grethel Domenech –minúsculo el hecho si lo comparamos con las virtudes que aporta la investigación, sobre todo para el lector neófito que desee adentrarse en los vericuetos de los años 60 en Cuba–, además de pequeños errores en edición, es la nula utilización de entrevistas a fuentes vivas que hubiesen equilibrado las intenciones primarias, en contraste con su profusa documentación bibliográfica.

Rehabilitación de la memoria histórica: Lunes de Revolución en el campo intelectual cubano (1959–1961) muestra una R en rojo que nos inquieta desde la cubierta. Pero es una R inhiesta, no invertida. Aun me queda leer el otro libro sobre Lunes… pero, sin dudas, el de Grethel Domenech constituye uno de los acercamientos más inteligentes, y de por sí necesarios, a una de las publicaciones más importantes, polémicas e ineludibles en las casi seis décadas de la Revolución Cubana.

Por Erian Peña Pupo

Tomado de www.ahs.cu

La geometría de Lobachevski según José Luis Serrano

Por Erian Peña Pupo

¿Qué obsesiona a un escritor contemporáneo? ¿Qué ideas pueblan su psiquis y cuáles convierte luego en imágenes, metáforas y finalmente en literatura? ¿Acaso pueden ser cognoscibles sus pensamientos, miedos, pasiones, mediante la lectura y posible interpretación de sus libros? Y más si añadimos que este creador, digámoslo así, es un escritor que se arriesga doblemente (ser escritor ya es de por sí un riesgo con cierto mérito) con el arte de la versificación clásica: el soneto como género que exige ciertos rigores y pertrechos idiomáticos y técnicos no siempre fáciles de dominar y usar en su justa medida.

¿Qué obsesiona a un escritor contemporáneo? es una de las interrogantes que evoca este título. Foto cortesía de Ediciones Holguín

Eso pienso cuando leo Geometría de Lobachevski, poemario publicado por Ediciones Holguín en 2016, con el cual el poeta holguinero José Luis Serrano (Estancia Lejos, 1971) obtuvo el Premio Adelaida del Mármol en 2015, con un jurado integrado por Daniel Díaz Mantilla, Lourdes González Herrero y Luis Yuseff Reyes, y además el valorado Premio de la Crítica 2016.

Instrumentos de explotan en redondo. / Incursiones al centro de la Tierra. / El edredón que el moribundo aferra. / La soledad del corredor de fondo. / Lo mismo da Comala que Macondo. / Valles de Irlanda. Costas de Inglaterra. / Cae el telón. El círculo se cierra. / Acaban de ajustar el tirafondo. / El criminal ha revelado el móvil. / Los átomos colapsan en Chernóbil. / Hay mil vacas paridas en Holguín. / ¿Campos de fresas? ¿Campos de exterminio/ donde la muerte no tendrá dominio? / Led Zeppelin or Yellow Submarine? (“Átomos”).

¿Qué pasa por la cabeza de J. L. Serrano cuando escribe sus poemas? Poemas estiletes, podríamos decir. Poemas revólveres (para jugar a la ruleta rusa). Poemas AK–47, bazucas, T–34. Amnésico. Poemas botellas de ron, varias cervezas largas. Alcohol en sangre. Poemas tragos ríspidos, cortantes. Aritmética. Matemática. Poemas insurgentes y peliagudos. Indóciles. Pero también gentiles, delirantes. Eso difícilmente lo sabremos, pues quizá ni el mismo poeta haya llegado a conjeturar (a pensar seriamente en ello) la cantidad de flashazos poéticos que visitan/atraviesan/surcan cada segundo su mente. Flashazos inevitables como los que surcaban la cabeza –la cabeza de un creador es cosa compleja sin dudas– de aquel saxofonista de jazz llamado Johnny Carter, inspirado en Charlie Parker, adicto a la marihuana y con una percepción del mundo y del espacio–tiempo muy particular, aquel saxofonista que Julio Cortázar nos entregó magistralmente en su conocido cuento “El perseguidor”.

Como Johnny Carter, J. L. Serrano escribe él mismo su biografía, que sin dudas está en su obra, como si escribiera variando las estructuras y los acordes del jazz más experimental, rompiendo las improvisaciones, insolventes, eléctricas, furiosas, del bebop tradicional.

Blanco país de la anestesia. Limbo/ de los pacientes operables. Aspa/ vertiginosa (helicoidal) que raspa/ los cirros, los estratos y los nimbos. / Nervios de acero. Músculos de mármol. / Imperio epidural de la raquídea. / El tumor se transforma en una orquídea/ que con cuidado se le extirpa al árbol./ ¿Labrar bisontes en la piedra pómez?/ Acaba de morir Máximo Gómez. / Harta la Toga del veneno tirio. / Hacia país inaccesible. Blanco/ país de la anestesia. Hay un barranco: / ¿saltar o proseguir en el martirio? (“Cirros”).

Este es un libro diferente, han dicho muchos, en el panorama de la mecánica clásica en Cuba y probablemente en el ámbito hispanoamericano. Y no es menos cierto, pero es al mismo tiempo un “cuaderno total” que viene a resumir (aunar en su medida si es posible usar el término) el trabajo de J. L. Serrano como versificador en un género que domina como pocos desde que publicara en 1997 Bufón de Dios, libro prístino de la naciente Ediciones La Luz. “José Luis Serrano es un arquitecto que conoce a la perfección de las reglas para construir edificios a partir de un dominio técnico, razón por la cual suele jugar desde la provocación. (…) Geometría de Lobachevski es un libro estremecedor. Su esencia está en aprovechar al máximo las posibilidades que ofrecen las lecturas acumuladas a lo largo de su carrera por un campo minado y con sus poemas como brújula para asumir tamaña empresa. Su extraordinaria capacidad para convertir frustraciones, caídas y raros silencios en sonetos demoledores le permite estar fuera de toda clasificación en Cuba”, escribe a propósito el poeta tunero Frank Castell.

Serrano incorpora en su poesía temas, contextos y situaciones que afectan (centrífugamente podríamos decir) al hombre contemporáneo, donde se inscribe el ser cubano de hoy. En ocasiones es como si delante de nosotros, de nuestros asombrados ojos, pasaran múltiples titulares periodísticos o breves leads de agencias de prensa (actuales y antiguos) que terminan siendo pura poesía a quemarropa, sin contención. Es, apoyándome en Frank Castell, como si nos encontrarnos ante un vertiginoso y violento zapping donde “mientras más avanzan los textos es mayor la velocidad de imágenes ofrecida a través de múltiples canales”.

Publicado en la colección Ítaca de Ediciones Holguín, con edición de Lourdes González Herrero y un atractivo diseño a cargo de Roddier Mouso Bahr, a partir de la obra Nido (Land Art, 2015) de Rubén Tomás Hechavarría Salvia, Geometría de Lobachevski es parte de un proyecto mayor llamado “Trilogía acéfala”, que cuenta con el poemario Más allá de Nietzsche y de Marx, editado por la santiaguera Editorial Oriente, en 2016, además del inédito “Los perros de Amundsen”.

En Geometría… J. L. Serrano apoya sus “conjeturas poéticas”, sus “carreteras, cadalsos, calabozos”, en la figura y la obra del matemático ruso Nikolái I. Lobachevski (1792–1856) para articular un “libro de alguien que sin artificios ni figuras planas establece un diálogo muy atractivo con(tra) el lector. Ha contaminado ritmos, recupera contornos culteranos saludables; voces que no entenderíamos propias de la mecánica clásica germinan aquí. La poesía hay que entenderla de modo imperfecto, como creía Coleridge; por tanto, el pervertido y ardiente deseo de imperfección que asoma en los textos de J. L. Serrano, concierne a una manera de asumir un nuevo territorio: la apuesta radical a creer que no existen tradiciones porque todas se convocan en el espectáculo de la ruptura, o tal vez, esa misma ruptura, esa experimentación, no sean otra cosa que la más importante tradición creada”, añade el tunero Carlos Esquivel en el prólogo del libro.

Como un libro diferente lo han catalogado muchos en el panorama de la mecánica clásica en Cuba. Foto cortesía de Ediciones Holguín

¿Cuerpos astrales? ¿Cuerpos cavernosos? / ¿Desproporción? ¿Arritmia? ¿Desmesura? / ¿Contrarrevolución? ¿Contracultura? / ¿Alcanzar el nirvana o el reposo? / Perdona, Lobachevski, es tan morboso/ confiar en tus precarias herramientas. / Hiperbólicas bestias fraudulentas/ vendrán a cercenarnos los testículos. / Ya están muy cerca. A dos o tres cubículos. / ¿En qué oprobios sumirnos? ¿En qué afrentas/ desvanecernos, Nikolái? Ridículos/ axiomas y sofismas argumentas. / En la bandeja están los adminículos. / Las manos entran en el látex, lentas. (“Látex”).

Quizá con ese diálogo lírico y trasgresor, acumulativo, logrado también consigo mismo, diálogo perturbador y contaminante en los terrenos expansibles de la mecánica clásica, como si pensáramos en la expansión del universo y sus contornos a través del propio verso y sus múltiples posibilidades, el holguinero J. L. Serrano nos entrega en Geometría de Lobachevski sin dudas uno de sus mejores poemarios. Poemas que vienen a ser estiletes. Poemas revólveres (cargados) para jugar a la ruleta rusa. Amnésico. Poemas AK–47, bazucas, T–34. Poemas botellas de ron para empatar los días y las noches. Poemas acordes de jazz. Poemas alcohol en sangre. “Otra cerveza, por favor”, amigo Lobachevski. Pero antes dime qué debo hacer: “¿Cortar el cable azul o el cable rojo?”

Poesía para la memoria

Por estos días “los agradecidos” homenajean a su líder. Foto: Catlos Rafael

“La poesía es más indispensable a los pueblos que las industrias”. José Martí

Bajo esta premisa del más universal de los cubanos varios intelectuales holguineros homenajearon a uno de sus coterráneos más prominentes, Fidel Castro. La sede de Ediciones Holguín una vez más devino en escenario propicio para realizar un recital de poesía, esta vez bajo el título “Fidel en la memoria”.

Inspirados por sentimientos como el amor y el patriotismo, los escritores Lourdes González, Kenia Leyva, Rolando Bellido y Jorge Luis Serrano, se encargaron de rememorar al artífice de la Revolución cultural, el mismo que creara el sistema editorial cubano con la fundación de la imprenta nacional y el resto de las territoriales.

 “Figuras como las del Comandante en Jefe son demasiado grandes para inspirar un poema, por el contrario, al respeto y admiración que desprenden las palabras le son pequeñas”, destacó Lourdes González directora de Ediciones Holguín, al tiempo que resaltara la visión y claridad de Fidel, quien “con tantas responsabilidades, siempre pensó en salvar primero a la cultura.

“Más grandes que la palabra son estas figuras”. Foto: Carlos Rafael

 “Si no hemos escrito a estos héroes no es culpa nuestra, nuestra época no es dada a la literatura edificante, sino que nos empuja a escribir sobre otras cosas”, resaltó Serrano para luego recitar “El baile extraño”, poema que le dedicara al Comandante en ocasión de su 80 cumpleaños.

 Los “agradecidos” que se sumaron al necesario homenaje se encargaron de rememorar anécdotas y vivencias relativas a la figura del Comandante, enfatizando en aristas como su exigencia y minuciosidad: “Estuve vinculada a su trabajo examinador cuando las tribunas abiertas pues editaba los dossier que luego se le entregaban, y debíamos tener mucho cuidado porque el se fijaba en todo los detalles. A través de esos eventos adquirí una noción diferente de lo que es patria durante esas madrugadas de viajes a los municipios”, acotó González.

Por su parte, y abogando por las “cosas que queremos que permanezcan”, Kenia Leyva leyó los textos “Ausencias”, “La forma de los días” y “Como la dócil sombra de un perro”. Con la publicación del “Ingenioso Hidalgo Don Quijote de La Mancha”, cimera obra de las letras universales, la literatura cubana inició un proceso de renacer impulsado por la Revolución, a su principal artífice se dedican por estos días varias actividades con motivo del año de su desaparición física.

Exposición “75 años después”, tributo al poeta que nunca muere

En ocasión de la XXIII Fiesta de la Cultura Iberoamericana, ocurrida el pasado octubre, el público holguinero esperó la inauguración de la Expo “75 años después”, tributo al poeta español Miguel Hernández.

Lo que, por motivos de fuerzas mayores, se limitaría únicamente a celebrar a la realización del panel “Vientos que me llevan”, realizado en el Centro Ibérico, abierto a todo cuanto refiere al legado de esa región y sus descendientes. En esta ocasión, la presencia de los poetas holguineros Ronel González, Jorge Luis Serrano, Manuel García Verdecia.

De ahí que la concreción del hecho artístico, este noviembre, en el amplio salón del Centro de Arte, más que todo, habla muy bien del compromiso del promotor y curador español Diego Casimiro junto a la Casa de Iberoamérica, por ofrecer a los espectadores de la Ciudad de los Parques esta conmemorativa muestra.

Sin importar que el evento motivador haya clausurado su más reciente edición, Holguín abrió gustosa sus recintos al “poeta que escribe contra el tiempo del miedo y el silencio.” Miguel Hernández ha cobrado igual relevancia por su condición de poeta y dramaturgo distinguido de la literatura hispana en el siglo xx.

Recordar al hijo predilecto de Alicante, convoca a volver a su infancia dedicada a la crianza caprina, cuando se convirtió en un asiduo a la literatura que le llevaría de la mano de los grandes autores del Siglo de Oro español — Cervantes, Calderón de la Barca, Garcilaso de la Vega— y, con ella, a descubrir su principal fuente de educación.

Su viaje por el mundo de las letras inició con su primer y único galardón otorgado a la corta edad de 20 años con el poema Canto a Valencia, lo que devendría en la consolidación de una carrera literaria que le granjearía cierta reputación al publicar en varias revistas literarias de renombre como La Gaceta Literaria, Estampa y la Revista de Occidente. Considerado miembro tardío de la llamada Generación del 27,  publicó  su primer libro Perito en lunas en 1939.  Cual signo de una obra en ascenso, logró ser secretario y redactor de la enciclopedia Los toros bajo el patrocinio de su director José María de Cossío.

Diestro con el verbo, de imaginación ávida, tanto el amor, la amistad como la paternidad le propinaron el influjo para sus creaciones más relevantes: Elegía, una exaltación al entrañable amigo y ensayista Ramón Sijes; los sonetos de El rayo que no cesa, inspirados en la pasional relación con la pintora Maruja Mallo o el Cancionero y romancero de ausencias, donde recupera la esperanza ante el desastre bélico, y las famosas Nanas de la cebolla, que concibiera en honor a sus hijos, a la inocencia.

“Carne de yugo he nacido, más humillado que bello”. Foto: Carlos Rafael

De “75 años después” quedan en la memoria no solo las obsesiones de vida del poeta. Hay figuraciones múltiples: el nacimiento, la cárcel, las cabras, la higuera, las palomas que recrean la libertad en su vuelo. Se nutre, además, la muestra pictórica con fragmentos de su poética, que rememora sus emociones y pasajes de vida…

A juventud aciaga, pero fructífera, le sobrevendrían los años de la Guerra civil y, posteriormente, el cruel encarcelamiento donde su obra ganó madurez. En su accionar militante figura su participación en el II Congreso de Escritores Antifascistas años más tarde, al ser activo militante del Partido Comunista de España. Se haya plasmado en la exposición el espíritu de su poética como franco compromiso con los desheredados. Lo constatamos en Pastor de la muerte y El hombre acecha — escritos en ocasión de su visita a la URSS— cuya edición prácticamente completa quedaría destruida por orden del régimen franquista.

Lo que hoy se exhibe ha sido producto de una ardua investigación. Un empeño curatorial que remite a la simbología “hernandiana”, impulsado por el Área Cultural Diego Casimiro. Del huerto a la prisión, del pastor al poeta, del toro a la paloma que colmaron la existencia de un luchador incansable. El proyecto sigue una línea sólida: experimentar con técnicas y estilos diferentes. Toda una experiencia que requirió transitar por las etapas creativas del inspirador. “Han tenido que habitar en el poema desde la abstracción hasta el realismo, desde el cubismo hasta el impresionismo para convertirlo en un cuadro.”

Si la pensamos como homenaje, “75 años después” responde a ese deber señalado por Neruda, ahora cumplido no por cualquier colectivo artístico, sino por 30 artistas quienes —como el reverenciado poeta— comparten el amor por su obra. Ellos han aprendido a beber de la sabia “hernandiana”, indagando en el eco de sus creaciones. Rebelde e impasible a la desidia… “no tenía Miguel la luz cenital del Sur como los poetas rectilíneos de Andalucía sino una luz de tierra, de mañana pedregosa, luz espesa de panal despertando”. Y esa propia luz sigue iluminando, continúa calando hondo.

Con sus textos musicalizados, en la voz del trovador holguinero Orlando Silverio nos adentramos en su faceta donde la lírica se hace canción, una creación que no se iguala a otra de su tiempo, que marca su propia impronta. Creación que puede ser degustada con la misma exquisitez del vino ofrecido por el Club de Vinicultores Bayado en el encuentro suscito en el Centro de Arte de Holguín.

Queda asirnos a las palabras del Nobel de Literatura Pablo Neruda, quien fuera íntimo luchador y amigo de Hernández , cuya figura no debe ser transparentada. Y digo más: que sea, también en Cuba y en Holguín, merecidamente recordado a más de siete décadas de su paso a la inmortalidad.

“Recordar a Miguel Hernández que desapareció en la oscuridad y recordarlo a plena luz, es un deber de España, un deber de amor. Pocos poetas tan generosos y luminosos como el muchachón de Orihuela cuya estatua se levantará algún día entre los azahares de su dormida tierra. Nos toca ahora y siempre sacarlo de su cárcel mortal, iluminarlo con su valentía y su martirio, enseñarlo como ejemplo de corazón purísimo!

 

 

Full, el festival para el libro y la lectura

Del 13 a este 16 de noviembre los centros de la educación superior en Holguín protagonizan el Festival Universitario del Libro y la Lectura (Full). El evento, que entre sus objetivos persigue inculcar el importante hábito de leer, en las jóvenes generaciones, fue dedicado en esta edición a las figuras de Fidel Castro, Ernesto Che Guevara y Juan Nuiry Sánchez.

La descarga de libros en formato digital por parte de la Facultad de Informática de la Universidad de Holguín Oscar Lucero Moya, la exposición de textos de la Biblioteca Institucional Benito Juárez, así como la muestra de Artes Plásticas de Artistas Aficionados ha sido algunas de las actividades realizadas en esta semana.

Se han efectuado conferencias como la que abordó el tema del alcoholismo, dictada por el profesor Erick Leal, coordinador de los Programas de Salud y Calidad de Vida en la Facultad de Ingeniería.

La presentación de libros de editoriales holguineras como La Luz, recitales de Poesía por Poetas Jóvenes de Ediciones Holguín, además de la recordación de figuras imprescindibles como es el caso del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz se contemplan entre las acciones protagonizadas por los estudiantes universitarios holguineros como parte del Full.

Por Betsy Segura Oro

Tomado de www.radioangulo.cult.cu

Derroteros historiográficos al debate

Auspiciado por la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) y la Unión Nacional de Historiadores de Cuba, la sede provincial de la UNEAC en Holguín acogió la realización del V Taller “Derroteros Historiográficos Cubanos”, entre el 15 y 16 de noviembre.

La conferencia “Mitos, oscuridades, funciones en el nacimiento del cubano: el imposible país de la Historia”, impartida por el Dr. René Fidel González García, dio inicio al Taller que reúne a historiadores, intelectuales y profesores de la provincia y otras partes del país. Se realizó, además, el panel “La República a debate”, que reunió a los historiadores José Augusto Ochoa del Río, Filiberto Mourlot Delgado, Hernel Pérez Concepción y René Fidel González García, con moderación de Armando Cuba de la Cruz.

V Taller Derroteros Historiográficos Cubanos en la UNEAC holguinera. Foto del autor

La exposición y debate de ponencias ocupó la mayor parte del Taller y resultó, además, eje central del intercambio investigativo y académico del mismo. Entre las ponencias expuestas se encuentran: “Representación mediática de la inmigración jamaicana a Banes”, de Yurisay Pérez Nakao; “Merle David: análisis socio–histórico del cubano”, de Alejandro Torres Gómez de Cádiz Hernández; “Viaje al corazón de un libro: testimonios de los autores de United Fruit Company: un caso de dominio imperialista”, de Elia Sintes Gómez; “Martín Morúa Delgado en la historiografía cubana”, de Yoel Rodríguez Ochoa y Susel Abad Fis, y “Paráfrasis historiográfica a La Virtud Doméstica, de Rigoberto Segreo Ricardo”, de Paul Sarmiento Blanco y Leidiedis Góngora Cruz.

Además, se presentaron, entre otras, las ponencias: “Tendencias historiográficas y dogmatismo ideológico en la recepción de José Martí”, de Ariel Zaldívar Batista; “Los espacios del olvido en los estudios de las guerras cubanas”, de José Abreu Cardet; “El coleccionismo en Matanzas, de Urbano Martínez Carmenate”; de David J. Gómez Iglesias; “Deudas historiográficas sobre la ética y el legado comunista del Che”, de Alexander Abreu Pupo; “Un olvidado luminoso informe principeño”, de José Novoa Betancourt y Patricia García Concepción; “Una polémica, la ucronía y las funciones de las ciencias históricas”, de Minervino Ochoa Carballosa; “Conflicto armado y orígenes de la narrativa”, de José Rojas Bez; “Un reflejo de la vida cotidiana en la poesía holguinera durante el período 1990–2010”, del poeta José Poveda Cruz y “Ciencias sociales y literatura: diálogo entre saberes narrativos”, de José Vega Suñol.

Participaron con sus investigaciones, además, intelectuales y profesores universitarios como Carmen Montalvo Suárez, Dimelsa Rivas Dasut, Elier Córdova, Graciela Pacheco Feria, Naila Caparrós Díaz, Ana Leonor González Sánchez, Reynaldo Telmo Ramírez, Oscar Larralde Otero, Violeta Rosa Mejías Rojas, Vladimir Pita Simón, Kenia Abreu Cuenca y María Quiñonez Pantoja.

Presentación de la novela El camino de la desobediencia, del bayamés Evelio Traba. Foto del autor

Asimismo, el Taller fue momento propicio para la presentación de la novela El camino de la desobediencia (Editorial Boloña, 2017) del bayamés Evelio Traba Fonseca, por Diana Iglesias Aguilar, especialista del Centro de Comunicación Cultural Ventana Sur, en Bayamo, Granma.

La novela –editada inicialmente por la casa Verbum, de Madrid, España, en 2016– nos acerca a la figura del Padre de la Patria, Carlos Manuel de Céspedes, mientras “deshace las cubiertas que cercan al Céspedes hijo, hermano, esposo, padre, amigo, estudiante, poeta, dramaturgo y viajante, para devolverlo como el ser quebrantable y palpitante que es, como cualquiera de los mortales”, escribió al respecto la presentadora en un artículo publicado en La Campana, periódico cultural de la provincia de Granma.

“Diversas voces se entrecruzan con la de Céspedes, aportando emociones, contradicciones y elementos enriquecedores de una trama con infinitud de personajes en primeros planos y muchos otros figurantes que van dejando huellas en la travesía hasta la decisión cespediana de declinar el sendero elegido por sus ascendientes y desembocar en rebeldía e independencia, momento que definirá un antes y un después en la vida de Céspedes”, añade, además, la presentadora de El camino de la desobediencia.

Por su parte, el autor, Evelio Traba, ha obtenido, entre otros, el Premio Nacional de Poesía Fidelia, convocado por la UNEAC en Granma, con Las puertas cambian de sitio (Ediciones Bayamo, 2009), el Accésit del Premio Latinoamericano y Caribeño de Novela Alba Narrativa con la novela histórica La concordia (Arte y Literatura, 2013) y el Premio Iberoamericano de Novela Verbum 2016, con El ritual de las cabezas perpetuas (Editorial Verbum, 2016).

Finalmente se lanzó la convocatoria al VI Taller Derroteros Historiográficos Cubanos y al I Encuentro Oriental de Escritores de Literatura Histórico Social, a desarrollarse los días 21, 22 y 23 e3 noviembre del 2018.