Exposición “75 años después”, tributo al poeta que nunca muere

En ocasión de la XXIII Fiesta de la Cultura Iberoamericana, ocurrida el pasado octubre, el público holguinero esperó la inauguración de la Expo “75 años después”, tributo al poeta español Miguel Hernández.

Lo que, por motivos de fuerzas mayores, se limitaría únicamente a celebrar a la realización del panel “Vientos que me llevan”, realizado en el Centro Ibérico, abierto a todo cuanto refiere al legado de esa región y sus descendientes. En esta ocasión, la presencia de los poetas holguineros Ronel González, Jorge Luis Serrano, Manuel García Verdecia.

De ahí que la concreción del hecho artístico, este noviembre, en el amplio salón del Centro de Arte, más que todo, habla muy bien del compromiso del promotor y curador español Diego Casimiro junto a la Casa de Iberoamérica, por ofrecer a los espectadores de la Ciudad de los Parques esta conmemorativa muestra.

Sin importar que el evento motivador haya clausurado su más reciente edición, Holguín abrió gustosa sus recintos al “poeta que escribe contra el tiempo del miedo y el silencio.” Miguel Hernández ha cobrado igual relevancia por su condición de poeta y dramaturgo distinguido de la literatura hispana en el siglo xx.

Recordar al hijo predilecto de Alicante, convoca a volver a su infancia dedicada a la crianza caprina, cuando se convirtió en un asiduo a la literatura que le llevaría de la mano de los grandes autores del Siglo de Oro español — Cervantes, Calderón de la Barca, Garcilaso de la Vega— y, con ella, a descubrir su principal fuente de educación.

Su viaje por el mundo de las letras inició con su primer y único galardón otorgado a la corta edad de 20 años con el poema Canto a Valencia, lo que devendría en la consolidación de una carrera literaria que le granjearía cierta reputación al publicar en varias revistas literarias de renombre como La Gaceta Literaria, Estampa y la Revista de Occidente. Considerado miembro tardío de la llamada Generación del 27,  publicó  su primer libro Perito en lunas en 1939.  Cual signo de una obra en ascenso, logró ser secretario y redactor de la enciclopedia Los toros bajo el patrocinio de su director José María de Cossío.

Diestro con el verbo, de imaginación ávida, tanto el amor, la amistad como la paternidad le propinaron el influjo para sus creaciones más relevantes: Elegía, una exaltación al entrañable amigo y ensayista Ramón Sijes; los sonetos de El rayo que no cesa, inspirados en la pasional relación con la pintora Maruja Mallo o el Cancionero y romancero de ausencias, donde recupera la esperanza ante el desastre bélico, y las famosas Nanas de la cebolla, que concibiera en honor a sus hijos, a la inocencia.

“Carne de yugo he nacido, más humillado que bello”. Foto: Carlos Rafael

De “75 años después” quedan en la memoria no solo las obsesiones de vida del poeta. Hay figuraciones múltiples: el nacimiento, la cárcel, las cabras, la higuera, las palomas que recrean la libertad en su vuelo. Se nutre, además, la muestra pictórica con fragmentos de su poética, que rememora sus emociones y pasajes de vida…

A juventud aciaga, pero fructífera, le sobrevendrían los años de la Guerra civil y, posteriormente, el cruel encarcelamiento donde su obra ganó madurez. En su accionar militante figura su participación en el II Congreso de Escritores Antifascistas años más tarde, al ser activo militante del Partido Comunista de España. Se haya plasmado en la exposición el espíritu de su poética como franco compromiso con los desheredados. Lo constatamos en Pastor de la muerte y El hombre acecha — escritos en ocasión de su visita a la URSS— cuya edición prácticamente completa quedaría destruida por orden del régimen franquista.

Lo que hoy se exhibe ha sido producto de una ardua investigación. Un empeño curatorial que remite a la simbología “hernandiana”, impulsado por el Área Cultural Diego Casimiro. Del huerto a la prisión, del pastor al poeta, del toro a la paloma que colmaron la existencia de un luchador incansable. El proyecto sigue una línea sólida: experimentar con técnicas y estilos diferentes. Toda una experiencia que requirió transitar por las etapas creativas del inspirador. “Han tenido que habitar en el poema desde la abstracción hasta el realismo, desde el cubismo hasta el impresionismo para convertirlo en un cuadro.”

Si la pensamos como homenaje, “75 años después” responde a ese deber señalado por Neruda, ahora cumplido no por cualquier colectivo artístico, sino por 30 artistas quienes —como el reverenciado poeta— comparten el amor por su obra. Ellos han aprendido a beber de la sabia “hernandiana”, indagando en el eco de sus creaciones. Rebelde e impasible a la desidia… “no tenía Miguel la luz cenital del Sur como los poetas rectilíneos de Andalucía sino una luz de tierra, de mañana pedregosa, luz espesa de panal despertando”. Y esa propia luz sigue iluminando, continúa calando hondo.

Con sus textos musicalizados, en la voz del trovador holguinero Orlando Silverio nos adentramos en su faceta donde la lírica se hace canción, una creación que no se iguala a otra de su tiempo, que marca su propia impronta. Creación que puede ser degustada con la misma exquisitez del vino ofrecido por el Club de Vinicultores Bayado en el encuentro suscito en el Centro de Arte de Holguín.

Queda asirnos a las palabras del Nobel de Literatura Pablo Neruda, quien fuera íntimo luchador y amigo de Hernández , cuya figura no debe ser transparentada. Y digo más: que sea, también en Cuba y en Holguín, merecidamente recordado a más de siete décadas de su paso a la inmortalidad.

“Recordar a Miguel Hernández que desapareció en la oscuridad y recordarlo a plena luz, es un deber de España, un deber de amor. Pocos poetas tan generosos y luminosos como el muchachón de Orihuela cuya estatua se levantará algún día entre los azahares de su dormida tierra. Nos toca ahora y siempre sacarlo de su cárcel mortal, iluminarlo con su valentía y su martirio, enseñarlo como ejemplo de corazón purísimo!

 

 

Full, el festival para el libro y la lectura

Del 13 a este 16 de noviembre los centros de la educación superior en Holguín protagonizan el Festival Universitario del Libro y la Lectura (Full). El evento, que entre sus objetivos persigue inculcar el importante hábito de leer, en las jóvenes generaciones, fue dedicado en esta edición a las figuras de Fidel Castro, Ernesto Che Guevara y Juan Nuiry Sánchez.

La descarga de libros en formato digital por parte de la Facultad de Informática de la Universidad de Holguín Oscar Lucero Moya, la exposición de textos de la Biblioteca Institucional Benito Juárez, así como la muestra de Artes Plásticas de Artistas Aficionados ha sido algunas de las actividades realizadas en esta semana.

Se han efectuado conferencias como la que abordó el tema del alcoholismo, dictada por el profesor Erick Leal, coordinador de los Programas de Salud y Calidad de Vida en la Facultad de Ingeniería.

La presentación de libros de editoriales holguineras como La Luz, recitales de Poesía por Poetas Jóvenes de Ediciones Holguín, además de la recordación de figuras imprescindibles como es el caso del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz se contemplan entre las acciones protagonizadas por los estudiantes universitarios holguineros como parte del Full.

Por Betsy Segura Oro

Tomado de www.radioangulo.cult.cu

Derroteros historiográficos al debate

Auspiciado por la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) y la Unión Nacional de Historiadores de Cuba, la sede provincial de la UNEAC en Holguín acogió la realización del V Taller “Derroteros Historiográficos Cubanos”, entre el 15 y 16 de noviembre.

La conferencia “Mitos, oscuridades, funciones en el nacimiento del cubano: el imposible país de la Historia”, impartida por el Dr. René Fidel González García, dio inicio al Taller que reúne a historiadores, intelectuales y profesores de la provincia y otras partes del país. Se realizó, además, el panel “La República a debate”, que reunió a los historiadores José Augusto Ochoa del Río, Filiberto Mourlot Delgado, Hernel Pérez Concepción y René Fidel González García, con moderación de Armando Cuba de la Cruz.

V Taller Derroteros Historiográficos Cubanos en la UNEAC holguinera. Foto del autor

La exposición y debate de ponencias ocupó la mayor parte del Taller y resultó, además, eje central del intercambio investigativo y académico del mismo. Entre las ponencias expuestas se encuentran: “Representación mediática de la inmigración jamaicana a Banes”, de Yurisay Pérez Nakao; “Merle David: análisis socio–histórico del cubano”, de Alejandro Torres Gómez de Cádiz Hernández; “Viaje al corazón de un libro: testimonios de los autores de United Fruit Company: un caso de dominio imperialista”, de Elia Sintes Gómez; “Martín Morúa Delgado en la historiografía cubana”, de Yoel Rodríguez Ochoa y Susel Abad Fis, y “Paráfrasis historiográfica a La Virtud Doméstica, de Rigoberto Segreo Ricardo”, de Paul Sarmiento Blanco y Leidiedis Góngora Cruz.

Además, se presentaron, entre otras, las ponencias: “Tendencias historiográficas y dogmatismo ideológico en la recepción de José Martí”, de Ariel Zaldívar Batista; “Los espacios del olvido en los estudios de las guerras cubanas”, de José Abreu Cardet; “El coleccionismo en Matanzas, de Urbano Martínez Carmenate”; de David J. Gómez Iglesias; “Deudas historiográficas sobre la ética y el legado comunista del Che”, de Alexander Abreu Pupo; “Un olvidado luminoso informe principeño”, de José Novoa Betancourt y Patricia García Concepción; “Una polémica, la ucronía y las funciones de las ciencias históricas”, de Minervino Ochoa Carballosa; “Conflicto armado y orígenes de la narrativa”, de José Rojas Bez; “Un reflejo de la vida cotidiana en la poesía holguinera durante el período 1990–2010”, del poeta José Poveda Cruz y “Ciencias sociales y literatura: diálogo entre saberes narrativos”, de José Vega Suñol.

Participaron con sus investigaciones, además, intelectuales y profesores universitarios como Carmen Montalvo Suárez, Dimelsa Rivas Dasut, Elier Córdova, Graciela Pacheco Feria, Naila Caparrós Díaz, Ana Leonor González Sánchez, Reynaldo Telmo Ramírez, Oscar Larralde Otero, Violeta Rosa Mejías Rojas, Vladimir Pita Simón, Kenia Abreu Cuenca y María Quiñonez Pantoja.

Presentación de la novela El camino de la desobediencia, del bayamés Evelio Traba. Foto del autor

Asimismo, el Taller fue momento propicio para la presentación de la novela El camino de la desobediencia (Editorial Boloña, 2017) del bayamés Evelio Traba Fonseca, por Diana Iglesias Aguilar, especialista del Centro de Comunicación Cultural Ventana Sur, en Bayamo, Granma.

La novela –editada inicialmente por la casa Verbum, de Madrid, España, en 2016– nos acerca a la figura del Padre de la Patria, Carlos Manuel de Céspedes, mientras “deshace las cubiertas que cercan al Céspedes hijo, hermano, esposo, padre, amigo, estudiante, poeta, dramaturgo y viajante, para devolverlo como el ser quebrantable y palpitante que es, como cualquiera de los mortales”, escribió al respecto la presentadora en un artículo publicado en La Campana, periódico cultural de la provincia de Granma.

“Diversas voces se entrecruzan con la de Céspedes, aportando emociones, contradicciones y elementos enriquecedores de una trama con infinitud de personajes en primeros planos y muchos otros figurantes que van dejando huellas en la travesía hasta la decisión cespediana de declinar el sendero elegido por sus ascendientes y desembocar en rebeldía e independencia, momento que definirá un antes y un después en la vida de Céspedes”, añade, además, la presentadora de El camino de la desobediencia.

Por su parte, el autor, Evelio Traba, ha obtenido, entre otros, el Premio Nacional de Poesía Fidelia, convocado por la UNEAC en Granma, con Las puertas cambian de sitio (Ediciones Bayamo, 2009), el Accésit del Premio Latinoamericano y Caribeño de Novela Alba Narrativa con la novela histórica La concordia (Arte y Literatura, 2013) y el Premio Iberoamericano de Novela Verbum 2016, con El ritual de las cabezas perpetuas (Editorial Verbum, 2016).

Finalmente se lanzó la convocatoria al VI Taller Derroteros Historiográficos Cubanos y al I Encuentro Oriental de Escritores de Literatura Histórico Social, a desarrollarse los días 21, 22 y 23 e3 noviembre del 2018.

Presentan libro homenaje a científico holguinero García Castañeda

José Agustín García Casteñeda

El libro José Agustín García Castañeda: un científico holguinero del siglo XX, se presentó en la ciudad de Holguín en homenaje a uno de los investigadores más distintivos del oriente cubano.

Galardonado en 2016 con el Premio Nacional de Investigación José Manuel Guarch del Monte, el estudio, a cargo de las autoras Isairis Rojas y Margarita París, constituye un texto de gran valor en el que se resume la obra científica de ese importante pensador a partir del análisis crítico de su legado.

Rojas y París, unidas más allá del proceso investigativo por la línea afectiva que significa ser madre e hija, destacaron que con la publicación de este libro saldaron una deuda con “Pepito” como cariñosamente le llamaban, pues no se puede hablar de cultura y patrimonio en Holguín sin consultar, primero, su extensa obra.

García Castañeda, quien falleció el tres de noviembre de 1982, fue un verdadero profeta en su tierra con grandes aportes tales como el texto Municipalidad holguinera, primer gran estudio que aborda los orígenes e identidad de la cultura e historia de esta localidad, subrayó Isairis.

Argumentó que la inscripción de más de 50 especies nuevas de la flora y la fauna cubana junto a la donación de gran parte de sus colecciones al Museo de Historia Natural Carlos de la Torre y Huerta, entre las que sobresalen las de polimitas, de las más completas del mundo, son otros de sus más importantes legados que necesitan conocerse por las nuevas generaciones.

El doctor en ciencias Luis Aguilera, profesor de la Universidad de Holguín, agradeció la elegancia y profundidad que caracterizan el texto y demuestran la necesidad de acercarnos a “Pepito”, prominente científico, pero sobre todo, auténtico holguinero.

Amalia Ricardo, ex alumna de García Castañeda, aseguró que aun cuando son pocas las páginas leídas es muy gratificante para ella reencontrar a su maestro, no solo como excelente investigador sino por su alto sentido del humor.

Con información de Claudia Patricia Domínguez (ACN)

Tomado de www.ahora.cu

Un Universo llamado García Márquez

Mañana garcía-marquezca. El cielo plomizo, el habitual chantaje de la lluvia anunciándose sobre los techos, y el irrenunciable calor… Marilín Aldana y César Gutiérrez (Cheche), nos regalan dos hermosos temas de la cancionística cubana. Es la segunda jornada del Coloquio Iberoamericano de Letras, que según Ronel González se celebra desde 1994. “Hace 35 años, en alguna fecha de 1982, Latinoamérica, el universo comprimido de los pueblos pequeños, y el realismo mágico, fueron distinguidos con un Premio Nobel de Literatura”, nos comenta Manuel García Verdecia en su función de moderador.

Segunda Jornada Coloquio Iberoamericano de Letras. Foto: Onelio Escalona

Mariela Varona, en un elemental gesto de caballerosidad de los restantes miembros del panel, es la encargada de adentrarnos en la obra del Gabo. Lo hace desde sus narraciones, reunidas en volúmenes como Ojos de perro azul y Doce cuentos peregrinos. Elige una pieza, “Eva está dentro de su gato”. Desplaza las yemas de sus dedos por la pantalla del Tablet y nos hace partícipes de un delicioso fragmento. En ese autor de apenas 21 años, están los gérmenes de Cien años de soledad, de El amor en tiempos del cólera, nos afirma Mariela, apasionándose, emocionándose…

Entonces Rubén Rodríguez aferra el batón, en este panel que por momentos parece un relevo de 4×100 metros. Su voz salpimentada aborda el periodismo de García Márquez, menciona libros imprescindibles para bucear en sus crónicas: Textos costeños, Entre cachacos, El amante inconcluso… Los periódicos le permitieron al Gabo hacer literatura, pudo permitirse ese “desliz” desde columnas como La jirafa, y terminó conformando una obra donde no se advierten costurones inter-genéricos, porque su periodismo es también alta literatura. Él supo ser elegante y sencillo al mismo tiempo, sin renunciar a su espléndido lenguaje.

Coloquio Iberoamericano de Letras. Foto: Onelio Escalona

El doctor Rojas Bez, acarrea la multiplicidad de García Márquez, y por un instante nos muestra a ese creador all around que fue el ciudadano de Macondo. Narrador, periodista, guionista, impulsor del Nuevo Cine Latinoamericano. En su juventud estuvo pensando incluso en la música como plataforma artística; ya adulto trabajaría en el libreto de varias óperas basadas en sus propios textos.

Durante mi intervención, subrayo el peso de la obra de García Márquez dentro del Boom latinoamericano. No debemos olvidar que Cien años de soledad está cumpliendo ya medio siglo de publicación. Aunque el 17 de abril de 2014, el Gabo abandonaba sus armazones corporales, sus páginas serán patrimonio incuestionable de la eternidad.

Minutos después, Kenia Leyva, presentó el poemario El cielo no ha cambiado, de Alejandro Fonseca, y los narradores Emerio Medina, Edilberto Rodríguez Tamayo, y Félix Cabrera, compartieron con el público sus creaciones más recientes. Una jornada absolutamente provechosa llega a su fin, mientras muchos estamos ávidos por llegar a casa y tomar del librero uno de los tomos de García Márquez, para rememorar alguna frase, un pasaje en específico, quizás un inicio glorioso: «Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo».

Por Moisés Mayán

En Birán, el profeta de la aurora cumple 91 años

Presentación del libro El profeta de la aurora de los investigadores Antonio López Herrera y Odalys Leyva Rosabal en el sitio histórico de Birán. Foto: Carlos Rafael

Bajo la sombra del algarrobo que custodia parte del conjunto histórico de Birán –sitio del municipio holguinero de Cueto donde nació, el 13 de agosto de 1926, el líder histórico de la Revolución Cubana– se realizó el acto nacional por el 91 aniversario del nacimiento del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz.

El acto político–cultural recordó el legado de Fidel a 91 años de su nacimiento y a menos de un año de su desaparición física, y además, los 60 años del asesinato en Pinar del Río, por miembros de la tiranía batistiana, de los hermanos Luis Rodolfo y Sergio Enrique Saíz Montes de Oca. La conmemoración estuvo, asimismo, presidida por Luis Antonio Torres Iríbar, miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (PCC) y su primer secretario en Holguín; Julio Cesar Estupiñán Rodríguez, presidente de la Asamblea Provincial del Poder Popular en la provincia; Boris Zapata, primer secretario del PCC en el municipio Cueto, y Nayla Leyva, primera secretaria del comité provincial de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), entre otros miembros del Buró Provincial del Partido, el Gobierno y demás organizaciones de masas de la provincia.

Al inicio de la gala, la pionera Mabel Quevedo, del seminternado “6 de Agosto”, del propio Birán, calificó a Fidel como el “padre mayor” de los cubanos y un ejemplo a seguir por las actuales y futuras generaciones. Mientras el protagonismo artístico recayó en los poemas y canciones –entre ellos temas como Es él y Cuba que linda es Cuba y versos del holguinero Freddy Camilo Morfe– interpretados por la compañía infantil Ronda de los sueños, dirigida por Grisel Velázquez, y en la actuación de los holguineros de Crazy Rappers.

Fue entregada, además, la medalla conmemorativa por el 50 aniversario de la UJC a diferentes instituciones y personalidades: PCC, recibido por Luis Antonio Torres Iríbar, su primer secretario en la provincia; Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana, por Roberto Infante, su presidente en Holguín; Sitio Histórico de Birán, por su director, Lázaro Castro Aguilera; compañía infantil Ronda de los sueños, en manos de su directora Grisel Velázquez; la reconocida Doctora Pura Avilés Concepción; el MSc. Elier Gómez Martínez, y el combatiente de la Revolución Cubana, Adolfo Bendadi Herrera.

Además, el momento fue idóneo para la entrega del carnet de militantes de la UJC a varios jóvenes destacados por su “temple y su carácter”, al decir de Nayla Leyva, primera secretaria de su comité provincial. Muchos de ellos participaron en el Campamento Juvenil de Verano, que trajo a Holguín alrededor de 120 jóvenes de la vecina provincia de Granma, presentes también esa mañana en el sitio histórico de Birán.

Compañía infantil Ronda de los sueños. Foto: Carlos Rafael

La propia Nayla añadió en las palabras centrales del acto: “Hoy vivimos ese instante de emociones, sentimientos y recuerdos en este sitio histórico que vio nacer al luchador incansable, al Quijote de todos los tiempos, al revolucionario completo, al más universal de los hombres del siglo XX y XXI, al guerrillero del tiempo, al evangelio vivo, pero sobre todas las cosas, al padre, al hermano, al amigo entrañable.

Hombre de insignes batallas, de valores intachables, de compromiso insuperable, ejemplo de integridad y fe infinita en el triunfo, conductor y guía de la Revolución, quien entregó toda su vida a la Patria y la Revolución, razones más que suficientes para que en este día especial, sus niños, adolescentes, jóvenes y pueblo, con infinito amor, ternura, firmeza, lealtad y cariño, rindamos homenaje a nuestro eterno joven rebelde, a nuestro querido Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, en ocasión de conmemorar el 91 aniversario de su natalicio”.

Finalmente fue presentado el libro El profeta de la aurora (Editorial San Lope, Las Tunas, 2017) de los investigadores Antonio López Herrera y Odalys Leyva Rosabal, por sus propios autores y el MSc. Elier Gómez Martínez.

“El libro es un homenaje, de alguna manera, a las personas que han visitado este histórico y sagrado lugar. Hemos hecho una selección de las miles de dedicatorias que conservamos, de la impresión que se llevan los que llegan a Birán y lo hacemos desde este lugar, debajo del algarrobo lleno de tanto simbolismo”, añadió Antonio López Herrera, uno de los autores del libro e historiador principal del Conjunto Histórico de Birán.

Este volumen, concebido en cuatro partes, incluye pasajes de la vida de Fidel, cartas a sus hermanos, las posibles orígenes del nombre Birán, testimonios de personas que trabajaron para la familia Castro Ruz y, finalmente, versos y prosas poéticas –muchos de ellos firmados por autores como el Premio Nobel de Literatura 1982 Gabriel García Márquez, Carilda Oliver Labra, Juan Gelman, Nancy Morejón y Miguel Barnet– dedicados al Profeta de la Aurora, como lo definió Ernesto Che Guevara.

Lectura en días de verano

Presentación de los libros El Guayabero. El rey del doble sentido y La isla de los peces blancos por Zenobio Hernández y Adalberto Santos en las Lecturas de verano (foto Erian Peña Pupo)

La literatura, y el libro uno de los soportes materiales de la literatura, es uno de los mejores compañeros del espíritu humano en cualquier momento y etapa de nuestra vida. El verano no es la excepción de ello: el libro suele acompañarnos en la privacidad de nuestra casa y, además, en una excursión, el campismo, la playa… como fiel compañero portador de historias, misterios y emociones.

Así lo demostró la campaña “Lecturas de verano”, organizada en todas las cabeceras de provincia a lo largo de la Isla. En su versión holguinera, “Lecturas de verano” tuvo su momento culminante en el Complejo Cultural Plaza de La Marqueta, con el auspicio del Centro Provincial del Libro y la Literatura y el Centro de Promoción Literaria “Pedro Ortiz”. Allí, en el Callejón de los Milagros, se presentaron los libros El Guayabero. El rey del doble sentido (Ediciones Oriente, 2016), por su autor, el investigador musical Zenobio Hernández, y La isla de los peces blancos. Antología Veinte aniversario. Premio Calendario de Poesía (Ediciones La Luz, 2016), por el escritor y editor Adalberto Santos.

El Guayabero… contiene, además de la profusa investigación, nos asegura su autor, textos de sones picarescos, la discografía de Faustino Oramas, una relación de canciones que le han dedicado al juglar que “sintetizó lo más genuino del pueblo”, nacido en 1907, hace 110 años, en Holguín. También contiene una iconografía y valoraciones de diferentes personalidades de la cultura cubana y universal sobre el autor de temas como “Como baila Marieta” y “El tren de la vida”.

Por su parte, Adalberto Santos aseguró que el Premio Calendario “da a conocer autores jóvenes y ayuda a jerarquizar la creación poética en Cuba”. Aunque veinte años podría parecer poco tiempo para labrar en su justa profundidad el corpus poético insular, para cartografiar los territorios insondables de la poiesis cubana en un periodo determinado, muchas de las voces ganadoras del Premio Calendario hoy se ubican entre las más originales y representativas del contexto poético cubano. Aparecen en las páginas de La isla de los peces blancos, entre otros, poemas de Javier Marimón, Atilio Caballero, Reynaldo García Blanco, Edelmis Anoceto, Liudmila Quincoses, Abel González Melo, Eduard Encina, Herbert Toranzo, Luis Yuseff, Sergio García Zamora, Legna Rodríguez, Yanier H. Palao, Karel Bofill, Heriberto Machado… Este libro, añade Adalberto, es “buena memoria y oportunidad de acercarnos a estas voces que forman parte del quehacer perpetuo de la poesía de nuestro país”.

El dúo de María Aldana y Félix Gutiérrez en las Lecturas de verano (foto Erian Peña Pupo)

La actividad contó con la participación del dúo ocasional de María Aldana y Félix Gutiérrez y, además, formó parte del espacio “Viernes social del vino”, a cargo del Club de Vinicultores de Holguín.

En la misma Plaza de la Marqueta, en horarios de la mañana, se presentó el libro Cascanueces, basado en la historia que Ernst Theodor Amadeus Hoffmann escribió en 1816, por el escritor Moisés Mayán, con la actuación del proyecto Neón Teatro. Mientras que la sede provincial de la UNEAC acogió la presentación de la novela Sondeando la sangre (Ediciones Holguín, 2016) de la escritora canadiense Amanda Hale, por Manuel García Verdecia, además de una lectura poética de José Luis Poveda. Por su parte, el promotor cultural Joaquín Osorio condujo en los portales de la Biblioteca Provincial “Alex Urquiola” una lectura de los poetas Lourdes González, Kenia Leyva, Ronel González y José Luis Serrano.