La visión cultural de la Revolución está impregnada en la Casa de Iberoamérica

Fundar una institución como la Casa de Iberoamérica en el oriente cubano, tan cercana a un polo turístico que empezaba a desarrollarse, es una visión de futuro y de política cultural estratégica de defensa de la identidad, de proyección de la cultura cubana hacia el mundo, asegura el Dr.C. Eduardo Ávila Rumayor, director de la Casa y presidente del Comité organizador de la XXVI Fiesta de la Cultura Iberoamericana que este año se realiza, principalmente desde las plataformas digitales, del 24 al 28 de octubre.

Fundar una institución como la Casa de Iberoamérica en el oriente cubano, tan cercana a un polo turístico que empezaba a desarrollarse, es una visión de futuro y de política cultural estratégica de defensa de la identidad. Fotos Archivo

El 23 de octubre de 1993, teniendo como antecedente inmediato las celebraciones por el V Centenario del Encuentro de las dos Culturas, el Dr. Armando Hart Dávalos, entonces Ministro de Cultura, y el investigador José Manuel Guarch Delmonte, fundaron la Casa de Iberoamérica con el objetivo de profundizar, a partir del estudio y promoción de la cultura nacional y regional, en las relaciones histórico-culturales que conforman la cultura en la región. Poco después nace la Fiesta de la Cultura Iberoamericana como evento integrador donde confluyen espacios teóricos, artísticos, comunitarios y de animación sociocultural que propicia el diálogo, el intercambio y la solidaridad.

Veintisiete años después de la fecha fundacional, la Casa de Iberoamérica consolida sus intereses fundacionales y se proyecta «en diálogo continuo con la región», añade Ávila Rumayor, director desde hace nueve años de esta importante institución de la cultura cubana, y con quien conversamos a propósito de su 27 aniversario y la XXVI Fiesta.

La cultura como factor de resiliencia

Este es un concepto que expresa la capacidad que tiene los individuos de sobreponerse a cualquier necesidad, inclemencia o cuestión que atente contra su tranquilidad. Y lo que hemos vivido en los últimos ocho meses simplemente nos ha hecho, además de todo lo que ha tenido que ver con la protección, con el hecho de resistir, ver un importante número de oportunidades, de capacidades, que teníamos a nivel institucional y que la cultura tiene en función de lo estamos viviendo en el mundo hoy.

La resiliencia no solo implica la resistencia, sino la capacidad de reincorporarse sin perder. Estamos, incluso, dando una visión distinta de lo que significan estos procesos de la identidad, de resistencia, en un mundo contemporáneo. La pandemia nos ha obligado a hacer una mirada a la identidad que implica los procesos culturales, económicos, sociales, de índole productivo, que en ese nicho que ha resistido tantos embates por más de 500 años, que estén hoy en día y que sirvan para enfrentar la nueva realidad, nos pone de cara a un concepto de identidad que está marcado no solo por la resistencia, sino por la capacidad de insertarse en la dinámica de desarrollo de futuro.

La Covid-19, un antes y un después

La Casa ha entendido siempre la capacidad de anticiparnos. Permanentemente vamos a estar bajo el escollo de los ciclones, por lo que tenemos esquemas diseñados para enfrentar situaciones de ese tipo. La Covid-19 no la teníamos prevista, claro; sin embargo sí intuimos que la variante tenía que ser defender la Fiesta, que existiera, que no se parara, pues la cultura debe ser un proceso que acompañe socialmente el momento que se estaba viviendo, y así diseñamos un proyecto de realización de la Fiesta.

El 23 de octubre de 1993, Armando Hart Dávalos y José Manuel Guarch Delmonte, fundaron la Casa de Iberoamérica. Fotos Archivo

La Covid-19 va a marcar un antes y un después incluso desde el punto de vista de la civilización. Hay una mirada distinta no solo a los aspectos de la vida cotidiana, sino política, económica, que en muchos casos van a ser rediseñados por completos, y en el caso de la cultura, su capacidad de acompañar los procesos de resistencia, reconvención, reinvención del propio individuo. Aplicar este concepto, que nos hizo aplazar el que teníamos para este año, nos ha dado la oportunidad de crear espacios, sino también de pensar la capacidad que podemos tener y sobre todo, defender un principio valedero para todo el país como baluarte de la Revolución, que es que la cultura salva. Y en ese sentido, haberlo rápidamente captado y planteado como diseño de la Fiesta, viene a reforzar ese principio que estamos defendiendo, que la cultura puede acompañar todo ese proceso de reconversión que nos ha obligado la vida actual.

Enfrentando retos cada día

La capacidad readaptarse está entre los temas más significativos para una institución cultural. La Casa ha ido moviéndose sin perder la capacidad de nuclear al resto de las instituciones. Y por supuesto, la existencia de personas vitales para la Casa, desde su primer director, José Manuel Guarch Delmonte –que incorporó no solo su pensamiento sino hasta su familia, en el proceso de creación de la Casa, marca una impronta–, José Novoa, un inminente historiador, Jesús Téllez, Tatiana Zúñiga… La propia existencia de la Fiesta, que ha tenido también que reacomodarse, porque el contexto político de Latinoamérica así lo ha exigido; ha sido muy variable, pues hubo un acompañamiento desde las políticas de los gobiernos que favorecían el diálogo con Cuba, pero hace tres años, después del retroceso de las izquierdas en Latinoamérica, que ha sido muy difícil. La Casa ha ido reacomodándose y enfrentando los restos cada día.

La Casa y la Fiesta, baluartes de la política cultural cubana

La Casa defiende una serie de principios y valores que se basan en el pensamiento cultural de la Revolución Cubana, que viene con Hart, Fidel, Guarch, Retamar y otras personalidades que nos han acompañado, como Pablo Armando Fernández, Abel Prieto, María Dolores Ortiz, José Luis Moreno del Toro… La visión cultural de la Revolución está impregnada en la Casa. Si bien es cierto que no se puede olvidar lo que significó el encuentro en 1492, desde el punto de vista científico, político, cultural, tampoco nos podemos olvidar de la existencia de una marcada intención de proyectar esa colonización, ese hecho concreto, con un acto todavía de neocolonización hoy en día. Para eso estamos también rescatando y publicando la obra de Guarch, que está en revistas, inédita o lleva tiempo de publicada. Hay mucha literatura que queremos poner a disposición de las personas, entre ellas Los cemíes olvidados. Mitología aborigen en Cuba, que presentaremos en esta edición del Congreso de Pensamiento online.

Veintisiete años después de la fecha fundacional, la Casa de Iberoamérica consolida sus intereses fundacionales y se proyecta en diálogo continuo con la región. Fotos Archivo

Desde unos 20 países nos han llegado productos culturales de alta calidad para la Fiesta. Así logramos dinamizar el evento, salirnos de las fronteras de la institución y tener un Congreso online con la participación de varios países. Esa posibilidad nos la dio el reto de la Covid-19. Han sido más de un millón de usuarios en más de 40 transmisiones que hemos hecho, con impacto en un importante número de países; y hemos descubierto que no necesitábamos tanto, sino que teníamos que organizar de otra forma los procesos. Esas posibilidades llegaron para quedarse. Se ha creado mucho, los artistas nos han apoyado y están muy satisfechos; eso nos da mucho regocijo.

Por Erian Peña Pupo

Iberoamérica en Holguín: La cultura como factor de resiliencia

Con un homenaje en la Plaza de Iberoamérica, ubicada en el parque San José de la ciudad de Holguín, a propósito del 27 aniversario de la fundación de la Casa de Iberoamérica, iniciaron las actividades previas de la XXVI edición de la Fiesta de la Cultura Iberoamericana, que se realiza en las plataformas digitales hasta el próximo día 28.

El tema central de la presente edición es La cultura como factor de resiliencia. Cartel de la Fiesta de la Cultura Iberoamericana

Con el tema central «La cultura como factor de resiliencia», la Fiesta tiene como particularidad un cambio de temática y su realización será a través de los diversos escenarios virtuales, declaró Eduardo Ávila Rumayor, director de la Casa y presidente del Comité organizador del evento, pues abordará los efectos que han tenido los procesos culturales en la recuperación en los tiempos de crisis sanitaria como la Covid-19.

Asimismo esta Fiesta, cuya inauguración será trasmitida en streaming desde el Teatro Eddy Suñol, será una edición de acompañamiento a todos los pueblos hermanos y especialmente a aquellas personas que luchan contra la Covid-19, destacando los procesos asociados a las raíces más autóctonas de los países del área, explicó el directivo.

En el programa de actividades «que se trasmitirá desde el canal Clave y diversas páginas de Facebook» destaca el XV Congreso Iberoamericano de Pensamiento, con palabras inaugurales del propio Ávila Rumayor a partir del tema de la Fiesta, y la presentación de los libros Entre pendientes y cibas. Prácticas estéticas precolombinas de Cuba, de Beatriz Ibelise Dávila Abreu, ganadora del Premio Nacional de Investigación «José Manuel Guarch» en 2009; y Los cemíes olvidados. Mitología aborigen en Cuba, de José Manuel Guarch del Monte, fundador de la Casa, por su hijo, el arqueólogo Juan Guarch Rodríguez. Además, se realizará la entrega del Premio Guarch 2020 y de los concursos «Guarch in Memorian» e «Iberoamérica en Nosotros 2020».

Asimismo se presentará el número 3 de la Revista de Investigación y Crítica Social Guayza, realizada por la Casa, por Ávila Rumayor y la escritora Lourdes González, editora de esta, y se realizarán los paneles y foros: «Intercambio internacional: Culturas originarias, tradición y resiliencia en un mundo globalizado», coordinado por el ICAP; «Alternativa de los realizadores en tiempo de pandemia», con Juan Gabriel Gordín, Jimmy Ochoa y Ernesto Angulo; «Contribución de la cultura a los cambios de la sociedad cubana», coordinado por el CIERIC; «La solidaridad, principal alternativa ante los retos de la Covid-19», con la Red de Intelectuales y Artistas en Defensa de la Humanidad, y «Medio ambiente, Patrimonio natural y Desarrollo local en las nuevas realidades».

Otro momento particular, además de las trasmisiones diarias de la revista cultural Iberoamérica en Casa, que posibilitará las presentaciones de artistas locales como Septeto Senda, Cuarteto Concuerdas, Raulito Prieto y su grupo, Vocal ÁNIMA, DjArte, Alexeimusic, Tierra Firme, Norberto Leyva y la Compañía de Danza Contemporánea Codanza, será la apertura del Salón Iberoamericano «Las artes plásticas en Iberoamérica», la premiación del concurso Electa Arenal Huerta, en el Centro Provincial de Arte, y la realización del Coloquio Iberoamericano de Letras, organizado junto a la Uneac de Holguín, con la entrega del Premio Nacional de Poesía Adelaida del Mármol.

En el programa de actividades, que se trasmitirá desde el canal Clave y diversas páginas de Facebook, destaca el XV Congreso Iberoamericano de Pensamiento. Cartel de la Fiesta de la Cultura Iberoamericana

Aunque con diversos cambios en su concepción, Holguín volverá a reunir en el mes de octubre, esta vez del 24 al 28, desde los escenarios virtuales de la Casa de Iberoamérica, institución de la cultura holguinera pionera de las transmisiones en vivo en Internet desde inicios de la pandemia en el país, a todos los iberoamericanos, enarbolando los principios de solidaridad y humanismo que caracterizan al pueblo cubano, en una Fiesta que defiende lo más autóctono de las raíces de nuestras naciones.

Cotidianidad desnuda

Organizada por el Fondo Cubano de Bienes Culturales (FCBC) y la UNEAC en Holguín, el espacio galérico El Zaguán de la primera institución expone la muestra Cotidianidad desnuda, dedicada al 300 aniversario del pueblo de Holguín, los 42 años del FCBC y el Día de la Cultura Cubana.

El espacio galérico El Zaguán de la primera institución expone la muestra Cotidianidad desnuda. Fotos del autor

Con palabras de catálogo del escritor Ronel González, específicamente el poema “Décimas a Holguín”, e inaugurada por el historiador Hiram Pérez Concepción, presidente de la filial de la Unión Nacional de Historiadores de Cuba, la exposición reúne piezas de reconocidos artistas holguineros y otros con una obra aun emergente, pero que conocemos de muestras colectivas.

A partir de las dedicatorias y con curaduría y museografía de Anette Rodríguez, especialista del FCBC, Cotidianidad desnuda tiene como lev motiv principal la ciudad de Holguín a través de las poéticas –y las miradas y búsquedas– de los diferentes artistas que la integran, y con ella, el lugar de la ciudad y su cultura en la conformación del corpus de nuestra identidad nacional.

Varias piezas se apropian precisamente de sitios emblemáticos de la urbe y sus símbolos, entre ellos La Periquera y su Aldabón, la Loma de la Cruz, los parques, el Escudo y el Hacha de la ciudad: “San Isidoro de Holguín”, de Nilser Ricardo Maldonado; “Holguinera”, de Isabel Cosano Alén; “Holguín en carnaval 2019”, pieza naif de Rolando Salvador Pavón; “Holguín”, de la serie Telos, de Hennyer Delgado Chacón; “Proyección de gracia”, de Yolanda Rodríguez Hernández, y “Parque de los tiempos” y “La Periquera”, ambas obras de Yunieski Rodríguez Sánchez.

Cotidianidad desnuda tiene como lev motiv principal la ciudad de Holguín a través de las poéticas. Fotos del autor

Aunque lo que más me interesó de esta muestra son las piezas donde esta identidad local y esa búsqueda de ella en lo nacional y en lo universal que ha caracterizado en buena medida la plástica holguinera, están permeadas por poéticas que se alejan del referente común, a veces estereotipado, y logran sitios de mayor alcance, en la propia exploración, en los tantos riesgos.

Así encontramos las obras: “Homenaje a Donald Judd”, de Ronald Guillén Campos; “Sitio de ciudad”, de Dayamí Pupo Ávila; “La espera”, del joven Aníbal de la Torre Cruz; “El enterrador” y “Sin título”, hermosas litografías de María del Pilar Reyes, trabajo que sorprende gratamente a quienes no conocíamos, sí de referencia, esta parte de su trabajo; y “Rostros de piedra ojos de caracol # 2”, acrílico y collague de José Emilio Leyva; así como los trabajos en metal (mixta) de Alexander Dalmau Hernández: “Conservador de ideas” y “Eventual vocero del Rey”.

Varias piezas se apropian precisamente de sitios emblemáticos de la urbe y sus símbolos. Fotos del autor

Por Erian Peña Pupo

Convoca Centro Provincial del Cine en Holguín al Festival Nacional del Audiovisual “Por Primera Vez”

Por Bernardo Cabrera

El Centro Provincial de Cine convoca a realizadores noveles de todo el país a participar en el Festival Nacional del Audiovisual “Por Primera Vez”, que se realizará online en Holguín del 15 al 17 de diciembre del 2020, de forma excepcional. Continuar leyendo «Convoca Centro Provincial del Cine en Holguín al Festival Nacional del Audiovisual “Por Primera Vez”»

Iniciará en Holguín jornada de conciertos de rock

Por Bernardo Cabrera

Los amantes del rock estarán de plácemes en la ciudad de Holguín los días 23 y 24 de octubre con el desarrollo de una jornada de conciertos, que tiene como principal objetivo promover este género musical. Continuar leyendo «Iniciará en Holguín jornada de conciertos de rock»

Cien años con la sinfónica del parque

No llevo muchos años en la cultura, apenas suelto los pañales para empezar a dar mis primeros pasos, pero no se me olvida, en algún que otro encuentro del sector, un señor bajito, de algunos años ya, echando una batalla campal para obtener lugar de ensayo para su banda; como estas, el Maestro Humberto Pino ha tenido varias, en ese empeño por mantener viva una tradición centenaria que nos llega incluso desde la manigua, cuando acompañaba al bravo mambí en medio del sanguinario combate.

Cuento con la dicha de un cuerpo de dirección muy joven y talentoso como es el caso del Maestro Daniel Sosa. Foto: Yadiannis Rojas

Una vida de consagración a la Banda Provincial de Conciertos acumula este baluarte del movimiento artístico en Holguín, con quien es un placer conversar a propósito del 98 aniversario que por estos días celebró la institución musical que rectora.

El primer concierto

En 1922, el 10 de octubre, la Banda tuvo su primer concierto, veinte años después de que iniciara la República, lo que evidencia el desinterés de las autoridades en aquel entonces con tener una banda oficial en el territorio. Para aquel entonces se trabajaba los actos patriótico-militares con agrupaciones de vida efímera, es en esta fecha que surge la conocida para aquel entonces como Banda Municipal de Holguín, bajo la dirección del Maestro español Jorge Gureola.

Los años posteriores fueron de luces y sombras hasta 1959, que se constituye en un hecho artístico para acompañar al pueblo holguinero en todas su actividades culturales, patrióticas e incluso laborales, porque la Banda funciona como una unidad docente: nuestros 71 músicos están incorporados a la actividad educativa, la enseñanza artística, son asesores de las otras trece bandas municipales. Somos continuadores además de la obra del Maestro Juan Márquez, quien durante casi sesenta años estuvo al frente de esta banda, después el Maestro Juan José Herrera, Francisco Blanco. Durante 17 años tuvimos la dicha de tener al músico holguinero más universal, más talentoso, Manuel de Jesús Leyva, “Coco”, que llevó esta agrupación a un primer nivel artístico nunca antes alcanzado en su trayectoria, habíamos sido banda de tercer, de segundo nivel con el Maestro Herrera, pero bajo la batuta de Coco llegamos a la máxima evaluación para nuestro formato, el primer nivel.

Desdichadamente en plena madurez creativa, en 2005, falleció Coco, en un momento incluso en que se nos avecinaban grandes cambios como el completamiento de las bandas en los municipios, el fortalecimiento de la nuestra, por ello le pusimos su nombre a la Escuela de bandas; son hechos trascendentales en nuestra trayectoria porque somos la segunda provincia de Cuba en tener una banda en cada uno de sus municipios.

Una banda mambisa

Durante la Guerra de los Diez Años hubo una banda acompañando al Mayor General Calixto García, en la contienda de 1895, durante la invasión de Oriente a Occidente, Maceo, Gómez y el propio Calixto, organizaron dos bandas con músicos holguineros, quienes estrenaron el Himno invasor, es la génesis de la Orquesta Hermanos Avilés, pero, en el caso de la banda de música, somos fundadores de una tradición mambisa, de música militar que no fue oficializada por la desatención de las autoridades republicanas en los primeros años del siglo XX, somos herederos de aquellas bandas mambisas que estrenaron en plena manigua el Himno invasor.

Como el ave fénix

A pesar de las diferentes situaciones de crisis por las que hemos atravesado la Banda ha resurgido como el ave fénix y estamos inmersos no solo en las actividades por el Día de la Cultura Cubana, sino que estamos listos para reiniciar los conciertos dominicales en el Parque Céspedes o San José.

A corto plazo pretendemos estabilizar los conciertos y retretas en los parques. Foto: Yadiannis Rojas

En la actualidad, después de varios problemas con el local de ensayo, obtuvimos uno en la calle Pepe Torres, han sido varias las situaciones difíciles pero la banda se ha recuperado; en los últimos años hemos tenido los tres concursos territoriales de este tipo de formato musical, hemos participado en eventos de otras provincias como el de Granma, y recibido bandas amigas de Estados Unidos, Francia y Holanda, así como invitar a prestigiosos directores por el 90 aniversario de fundada, como la directora de la Banda Nacional; después colaboró con nosotros el gran músico uruguayo Pablo de López, que en 2017 dirigió la banda en un concierto trascendental.

Cuento con la dicha de un cuerpo de dirección muy joven y talentoso como es el caso del Maestro Daniel Sosa, el apoyo de un veterano, Emilio Sánchez Hernández, y, sobre todo, mucho talento joven combinado con varias generaciones más experimentadas: se mezclan los  graduados de Nivel Medio y Superior de nuestro Conservatorio de Música, con los mejores músicos que graduamos en la Escuela de Banda, quienes con su dedicación al estudio están a la altura  de cualquiera de los mencionados en primera instancia.

Los cien a la vista

Aprovecho para hacer el lanzamiento de la campaña por nuestro Centenario, a celebrarse dentro de dos años, para lo que prepararemos un videoclip, una serie de conciertos, y el lanzamiento del libro que escribimos Xenobio Hernández y yo, Las Bandas de música en Holguín. A pesar de las dificultades estamos muy optimistas, nadie nos puede quitar el deseo y la capacidad de soñar por un futuro mejor para nuestra banda.

A corto plazo pretendemos estabilizar los conciertos y retretas en los parques, así como acompañar en cada fecha histórica, patriótica, ceremonia, a nuestro pueblo y las autoridades.

Somos las sinfónicas de los parques. Foto: Yadiannis Rojas

La sinfónica del parque

Como director adjunto llevo en la Banda desde 1983, pero al producirse la muerte de Coco, en mayo de 2005, me hago cargo de la dirección general. Asumir esta tarea ha sido un gran compromiso porque me obliga a mantener la calidad legada por mis predecesores. A pesar de las dificultades, entre las que se encuentran tres años sin ensayar por la falta de local-de 2006 a 2009 hacíamos las retretas en los parques casi con un solo ensayo-, nos hemos mantenido con esa calidad, con la vigencia de un arte que no puede morir, porque no es solamente una tradición iberoamericana, en las bandas se toca lo mejor de la música cubana y universal, en muchos lugares del mundo, donde no existe una orquesta sinfónica, son las bandas quienes interpretan lo mejor del repertorio de la llamada música clásica o de conciertos, somos las sinfónicas de los parques.

Conmemoró Holguín el Día de la Cultura Cubana

Con una gala artística en el Teatro Comandante Eddy Suñol de Holguín, que enalteció las raíces más profundas de las tradiciones nacionales, se conmemoró en la noche de este martes el Día de la Cultura Cubana, acto que además clausuró en la provincia la amplia Jornada de celebración desarrollada en todo el país desde el día 10.

Una gala artística en el Teatro Comandante Eddy Suñol de Holguín enalteció las raíces más profundas de las tradiciones nacionales. Fotos Wilker López

La velada, transmitida online desde la página en Facebook de la Dirección Provincial de Cultura y con dirección artística de Víctor Osorio, se distinguió por la participación del talento local y la presencia de las máximas autoridades del Gobierno y el Partido en el territorio junto al pueblo de Holguín, una ciudad por antonomasia cultural.

Las notas del Himno de Bayamo, que marcan un punto de partida en lo que nos define culturalmente como cubanos, dieron paso a la apertura de esta gala, demostrando, una vez más, la vigencia de su letra.

En la misma participaron artistas locales que contribuyen desde el territorio a afianzar la cultura cubana, entre ellos integrantes del Teatro Lírico Rodrigo Prats, el Guiñol de Holguín, la Compañía de Narración Oral Palabras al Viento, la agrupación Golden Voices, el proyecto infantil Ronda de los Sueños, estudiantes de la Escuela Vocacional de Arte Raúl Gómez García y del Conservatorio José María Ochoa.

En un espacio que evocó el legado de Fidel y Martí como formadores de la cultura nacional, insertada en los procesos sociales y trascendiendo las fronteras del país, interpretaron temas de nuestro repertorio sonoro los solistas Nadiel Mejías, Gladys María y Ernesto Infante.

La velada fue transmitida online desde la página en Facebook de la Dirección Provincial de Cultura. Fotos Wilker López

Fueron homenajeados en la misma, además, los 100 años del natalicio de la Prima Ballerina Assoluta Alicia Alonso, los 90 de la cantante Omara Portuondo y del artista plástico Alfredo Sosabravo, y el 50 aniversario de la creación del dibujo animado Elpidio Valdés, por Juan Padrón.

También fue el momento de celebrar los 300 años del pueblo de Holguín, el 150 aniversario de creado el Himno que identifica a la ciudad, el 115 del natalicio de la escritora María Dolores Suárez, conocida como Marilola X, el 90 del nacimiento de la reconocida autora Lalita Curbelo Barberán, el 125 de la Invasión a Occidente de las tropas del Ejército Libertador y el 20 del Sistema de Ediciones Territoriales (Con información de la Agencia Cubana de Noticias ACN).

Las notas del Himno de Bayamo marcan un punto de partida en lo que nos define culturalmente como cubanos. Fotos Wilker López

Jóvenes voces por la cultura

La Casa de Cultura de Holguín, Manuel Dositeo Aguilera, acogió una cantata en saludo al Día de la Cultura Cubana, como parte de la jornada que se celebra para recordar aquel 20 de octubre de 1868, cuando se cantó por primera vez el himno nacional cubano, en la ciudad de Bayamo.

La Casa de Cultura acogió una cantata en saludo al Día de la Cultura Cubana. Foto del autor

En la canturía participaron infantes y jóvenes pertenecientes a diversos proyectos adscritos a la Casa de la Cultura, los cuales deleitaron con sus voces a quienes se dieron cita en el salón de la galería Marcos Pavón, de la mencionada institución.

Un desborde de cubanía y sentimiento patrio emanaron de las gargantas de los jóvenes intérpretes, quienes regalaron temas clásicos como Sabor a mí, Quizás, El Mambí, Mi bandera, Todo por Cuba, El pregonero, Que canten los niños y Cuba, qué linda es Cuba.

Un desborde de cubanía y sentimiento patrio emanaron de las gargantas de los jóvenes intérpretes. Foto del autor

Esta canturía sirvió como vitral de las futuras generaciones de artistas holguineros y un homenaje a esa rica historia cultural y musical con que cuenta la nación cubana, desde que  a mediados del siglo XIX se compusiera La Bayamesa, primera canción auténticamente cubana.

Por Abel Castro Sablón

Jorge Tito Cabreja, desde Mayarí defendiendo el son

El reconocido músico Jorge Tito Cabreja Roldón, miembro de la UNEAC y director de la orquesta Taínos de Mayarí, celebró recientemente su 45 aniversario de vida artística. En 1975, este compositor y percusionista, nacido el mismo año en que la orquesta iniciaba su empuje sonero, llega a los Taínos de Mayarí, agrupación fundada el 21 de octubre de 1956 con el nombre Conjunto Oriental y la dirección inicial de José Obregón Urías, y que adoptó su nombre actual en 1964, por el rigen taíno de la población de esa región.

El reconocido músico Jorge Tito Cabreja Roldón, miembro de la UNEAC y director de la orquesta Taínos de Mayarí, celebró recientemente su 45 aniversario de vida artística. Fotos Carlos Rafael

Desde entonces Tito Cabreja no ha dejado de tomarle el pulso al son mayaricero y cubano, una de las razones por las que recibió en 2017 la Distinción por la Cultura Nacional. Además, Cabreja es el creador en 1989 del llamado Festival del Son de Mayarí, que reúne cada año en esa urbe a grandes exponentes de la música popular cubana. Sobre los Taínos de Mayarí, agrupación que celebra este mes su 65 aniversario, el Festival del Son y su trabajo al frente de estos conversamos con Tito Cabreja.

Cabreja este año los Taínos de Mayarí arriban a su 64 aniversario…

Aparte de las raíces que tiene Mayarí, si no existen los Taínos no hay son, y si no existe son tampoco hubiera Taínos… Por lo menos en estos 30 años de Festival. Pienso que hablar del son y hablar de los Taínos es la misma cosa, porque nuestro objetivo principal es defender la música cubana. Taínos es una orquesta estable fundadora de cultura y que ha generado, por ejemplo, grupos de niños como “Los pequeños Taínos” que ya crecieron, ahora son “Los Jóvenes Taínos”… Tenemos los relevos, un grupo de niños que se llaman “Generación Sonera” que viene detrás de nosotros. Taínos ha sido una escuela y hemos estado vinculados a los acontecimientos culturales en todos estos años.

Cómo surge la idea de crear en Mayarí un Encuentro Nacional de Agrupaciones Soneras.

Primero quiero decirte que Mayarí tiene una rica tradición del son con una profunda raíz popular.

En 1988 los Taínos de Mayarí hicimos un concierto en el patio de la UNEAC en La Habana. Había muchas personalidades, como Helio Orovio y otros especialistas de la música. A ellos les llamó la atención nuestra forma de tocar… Empezamos haciendo boleros y después nos pidieron que tocáramos son. De ahí surgió el criterio de que los Taínos interpretábamos el son diferente a otras zonas de Cuba, que éramos un fenómeno musical con un ritmo muy atípico. Todos estos criterios me estimularon un poco las ideas.

Entonces nos dedicamos a investigar por qué sonábamos tan peculiar, y sacamos a la luz, por ejemplo, que el son montuno nos había entrado por Santiago de Cuba, y el nengón por la zona de Palma Soriano, y por las montañas que colindan con Guantánamo, el changüí. Además, Mayarí era visitado por cantores como Compay Segundo, Los Compadres y otros intérpretes y agrupaciones de la región oriental de entonces.

Todos esos criterios los unimos y surgió la idea de reunir agrupaciones de diferentes formatos que pudieran venir a Mayarí. También porque en esos años, 1988 y 1989 aproximadamente, la música cubana estaba pasando por momentos muy complejos. En el extranjero se reconocía la música tradicional de los años 30, 40 y 50, y lo demás se obviaba; la música que continuó esa tradición no se reconocía justamente como debía hacerse.

En 1975, este compositor y percusionista, nacido el mismo año en que la orquesta iniciaba su empuje sonero, llega a los Taínos de Mayarí. Fotos Carlos Rafael

Hubo quienes dijeron incluso que el son se había ido de Cuba…

Eso me llevó a proponer el Encuentro de Agrupaciones Soneras para defender la música cubana y unir los artistas. En los primeros años fue un estímulo para esos músicos que se sentían un poco apartados. Además, para que el público supiera que el son estaba latente, que a pesar de la presión extranjera el son sí seguía adelante en Cuba.

Cuáles han sido las principales agrupaciones y momentos en estos 30 años…

Por aquí han pasado las más importantes agrupaciones soneras cubanas. En nuestro primer encuentro estuvieron Los Karachi y el Septeto habanero; en el segundo: N.G. La Banda, Adalberto Álvarez y su Son; en el tercero, los Van Van, Isaac Delgado, la Original de Manzanillo con Cándido Fabré… Ese fue un año excepcional, pues la Maravilla de Florida vino con Manolito Sinonet y Frank Fernández tocó con la Original y Cándido Fabré…

La primera visita que hizo la orquesta Charanga Habanera al Oriente fue en el Encuentro, en 1994. También han participado: Paulo FG, Dan Den, Rumbabana, Pupy Pedroso, Manolito Simonet y su Trabuco, Orquesta Revé, Tumbao Habana, los Fakires… Más las orquestas de Oriente y la provincia: Los Karachi, Son 14, la Original de Manzanillo, Fabré, la Orquesta Avilés, Los Tanameños, Irma Oramas y su conjunto, Los Guayaberos…Y claro, los Taínos de Mayarí como anfitriones. Además, hemos tenido representación de Venezuela, México, Francia y República Dominicana en algunos eventos.

En todos los años quedan huellas, momentos especiales… Pero lo más importante es que las orquestas vienen a entregarse, a mostrar lo más genuino que tienen. Los encuentros que hacemos de pensamiento, las conferencias y coloquios, han ido creciendo y dejan huellas. Me siento muy contento porque hemos tenido la oportunidad, desde este pedacito, de defender la cultura y la música cubana. El evento es un paradigma. Lleva unos 30 años consecutivos enfrentando obstáculos y miles de dificultades que se han presentado y, sin embargo, nunca se ha caído, siempre está en Mayarí.

El Festival es lo máximo. La gente espera año por año y tiene en la sangre el Encuentro de Agrupaciones Soneras. La gente lo disfruta, lo pide, lo protege y lo defiende. Fotos Carlos Rafael

Qué crees significa para el pueblo mayaricero este Encuentro Nacional del son cada año…

El Festival es lo máximo. La gente espera año por año y tiene en la sangre el Encuentro de Agrupaciones Soneras. La gente lo disfruta, lo pide, lo protege y lo defiende. Puedes ver cómo reacciona nuestro público, hay una conexión de la gente con las orquestas increíble. Cualquier festival que no tenga un resultado público-orquesta no es positivo y en Mayarí se ve la relación del público y la orquesta, el conocimiento, el respeto, los aplausos.

Por Erian Peña Pupo

Conmemoró Brigada holguinera de instructores de arte su aniversario 16 

Por Bernardo Cabrera

La Brigada de Instructores de Arte “José Martí”, de Holguín, celebró su aniversario 16 con múltiples actividades que se extendieron desde el 1ro hasta el 20 de octubre. Continuar leyendo «Conmemoró Brigada holguinera de instructores de arte su aniversario 16 «