Iberoarte celebrará los 300 años de la ciudad de Holguín

Por Erian Peña Pupo

Fotos Wilker López y Carlos Rafael

La XVIIIedición de la Feria Internacional de Artesanía Iberoartese desarrollará del 12 al 28 de octubre próximos,organizada por el Fondo Cubano de Bienes Culturales (FCBC) y dedicada al 300 aniversario de la ciudad de Holguín, a la manifestación textil y a la urbe cubana de Trinidad.

Con sedes principales en el Recinto Ferial Expo-Holguín y el Complejo Cultural Plaza de La Marqueta, según explicó en conferencia de prensa realizada en la sede provincial de la Uneac holguinera, Manuel Hernández, director del FCBC en Holguín, la Feria contará con la participación de 63 expositores extranjeros y más de 50 nacionales de nueve provincias del país.

De manera especial, añadió, Iberoarte se suma con su dedicatoria a las acciones para festejar el 300 aniversario de la ciudad, cuando el 3 de abril de 1720 –vísperas de San Isidoro–fue inaugurada la iglesia de ese nombre, y la localidad pasó a llamarse Hato de San Isidoro de Holguín.

Entre los extranjeros destaca en Iberoarte la presencia de artesanos de Perú, principal país expositor, México, Argentina, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Ecuador, India y España; además de una significativa presencia nacional, donde abundan las artesanías y los tejidos.

Iberoarte contará, asimismo, con espacios habituales como Lote, dedicado a las artes visuales, desfiles de moda, rondas de negocios, proyectos de decoración y talleres de creación infantil.Entre estos destaca Lote, con un amplio programa de exposiciones de importantes artistas de la plástica cubana, entre ellos Javier Guerra y Nelson Domínguez, este último con su reconocida muestra Mi amiga Alicia, comentó Anette Rodríguez, especialista de Artes Plásticas del FCBC.

Se realizará, además, una muestra con el título Holguín cumple 300, una de artesanos de Trinidad y Gibara, en la sede de la Asociación Cubana de Artesanos y Artistas (Acaa) en esa costera urbe, otra de la provincia Santi Spiritus y Holguín y una de reconocidas artesanas trinitarias.

“La Feria Iberoarte se ha convertido en el segundo espacio comercial cultural más importante del país luego de Feria Internacional de Artesanías (Fiart) en La Habana”, añadió Manuel Hernández, y subrayó que espacios como el Centro Cultural Bariay y El Benny servirán de escenario para las diversas manifestaciones que convergen en esta especie de fiesta inmensa de la artesanía y la cultura, auspiciada también, entre otros, por la Dirección Provincial de Cultura, la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac) y la Asociación Hermanos Saíz (AHS) en Holguín.

La Feria Internacional de Artesanía Iberoarte tuvo su primera edición en 2001 y desde entonces se ha mantenido como un espacio de intercambio cultural entre pintores, talladores, artesanos y diseñadores del mundo, coincidiendo en sus jornadas finales con la Fiesta de la Cultura Iberoamericana que cada año se desarrolla en esta oriental ciudad, en conmemoración al llamado encuentro –o encontronazo, según varios historiadores– entre las dos culturas, la americana que habitaba el continente y la europea, en similar fecha de octubre de 1492.

 

 

Mi cuerpo es mi vida

Por Julio César

“El proyecto Palomas en mi primer espacio político, mi fiesta y consagración de vida, es ese espacio de dignidad y libertad, de derechos; y qué mejor lugar para conversar sobre estos temas que este Festival de Cine, de las artes para los derechos humanos”.

Así lo confesó la prestigiosa documentalista Lizette Vila, durante la jornada de cierre de las sesiones teóricas en la presente cita que se realiza habitualmente en Gibara.

Fotos: Kevin Manuel Noya

Con el aplauso especial para la tercera Lucía, Adela Legrá, quien recién se sumaba a las actividades del evento, Sergio Benvenuto Solás, asesor del Presidente del Festival, presentó esta propuesta externa asumida por el Festival dada la importancia que reviste: “es para nosotros un gran lujo cerrar con este panel dedicado a la mirada de género a través de esa obra maravillosa que es Insumisa, de Fernando Pérez”.

Como la primera película en coproducción Suiza-Cuba consta Insumisa, largometraje dirigido por Fernando Pérez, que narra la estancia de Enriqueta Fabard en Cuba, una de las primeras luchadoras por los derechos de la mujer.

“Independientemente del fuerte sol que hace ahora puedo afirmar que en la tarde va a llover, no es una predicción meteorológica, me lo dijo el mar esta mañana cuando le vi agitado y con tonos grisáceos, y esto es por causa de Enriqueta Faber”, aseveró Pérez, al tiempo que narraba la curiosa anécdota sobre esta gran mujer y su relación con el clima en Cuba: “siempre que hay una cita importante que gire en torno a ella en nuestro país, llueve. Se está nublando ya, yo no soy fanático pero creo en las energías, y creo que eso es una gran metáfora de lo que significa una historia como la de Enriqueta: sin dudas una mujer muy valiente que se adelantó a su tiempo en la defensa, no solo de los derechos de género, sino de las ideas que nos unen a todos nosotros, porque fue una mujer de ideas”.

Como la primera cooperante entre Cuba y Suiza catalogó a Enriqueta su coterráneo Peter Tschumi, Director Residente en Cuba de la Oficina de Copperación de la Embajada Suiza (COSUDE), quien la catalogó además como una heroína personal y también para su país, e incluso no solo para ellos, sino para el mundo entero, en temas de lucha contra el machismo y por las libertades humanas.

“Vengo de un país donde se hacen muchas cosas malas, pero también muchas buenas, y estas últimas tenemos la suerte de que sean gracias a las mujeres”, así definió a su Argentina Alicia Lapenta, integrante del grupo “Ni una menos”, jurista de profesión e incansable luchadora por los derechos de la mujer desde su puesto en la Universidad Nacional de Buenos Aires.

“Como profesora de derecho estoy en pleno trabajando en el aparte de las leyes para que se nos respete como individuos, por el derecho sobre nosotros mismos como parte de nuestra propiedad privada. Luchamos para la Argentina y para nuestra América toda, y lo hacemos incesantemente no solo en lo urbano, la visibilidad, también en la que es menos visible, la de generar pensamiento crítico en pos de la unidad y la equidad”, agregó.

Totalmente impresionado por la magnitud y ambiente del Festival de Cine, José María “Cote” Romero, fotógrafo y realizador uruguayo, e incansable activista por los derechos sociales; catalogó a Fernando Pérez como uno de los más grandes cineastas de la filmografía cubana.

“Uno de los valores de esta película que es que se extrapola hasta la actualidad: hoy en día, a lo largo y ancho del mundo, muchas personas sufren situaciones similares o peores, rechazados por una sociedad patriarcal, cerrada”, expresó el también jurado en la categoría de Documental, Animación y Videoarte, durante la presente cita del Festival de Cine de Gibara.

Sosiégate Gibara

Por Arlene Gómez Palacios

No fue necesario el trago de tilo para que Gibara se sosegara, fueron más que suficientes Cucú Diamantes y Toques del Río para dejar a la villa en una sensación de euforia felíz y ganas de más. La noche de conciertos este jueves estuvo sellada con el talento de estos exponentes de la música cubana desde sus particulares modos de crear y proyectarse.

Cucu Diamantes en Concierto

Los Pecados de Picasso

Ileana Padrón refiere que Cucu Diamantes nació en algún sitio entre Roma y Nueva York, pues debido a la difícil pronunciación de su nombre decidió escoger uno que le hiciera pensar a la gente que era un travesti.  Su nombre marcó la diferencia, comenzó a cantar, a conocer estupendos músicos como Andrés Levin o Juan Carlos Formell, a sonar en escenarios internacionales y a conseguir el favor de la crítica por su manera distinguida de mezclar los ritmos que van desde lo hipano-ecléctico hasta el boogaloo de los años 70 de Nueva York. Estilo que ha continuado y pudimos apreciar todos los que estuvimos en el concierto ofrecido este jueves en Gibara, ahora con temas de su más reciente producción discográfica Los Pecados de Picasso.

La cantante y actriz sedujo con su auténtico estilo y proyección en la escena, consiguió un vínculo con el público y, a pesar de que ella misma manifestara en alguna ocasión que era muy cubana para vivir en Nueva York y muy neoyorquina para vivir en La Habana dejó claro que su sabor y sello pertenece a estas tierras.

Pecados de Picasso es su segundo álbum de estudio y el primero producido en Cuba. El fonograma es producto de una colaboración entre el centro nacional de música popular y el sello Unicornio de producciones Abdala.

#SosiégateGibara

Desde la más occidental de las provincias llegó hasta la Villa Blanca de los Cangrejos una agrupación que ha atrapado al público joven cubano de forma espectacular. Toques del Río cultiva la música alternativa, género fusión y su propuesta incluye temas de la autoría de sus integrantes. Con armonías que se pasean junto a elementos del funk y el jazz abrazados y sedimentados con el planteamiento armónico de la música cubana, la banda ha logrado un sello que la distingue y ubica en la preferencia de los jóvenes actualmente.

Agrupación Toques del Río

Dirigida por Zeney Alonso, la agrupación pinareña se ha convertido en un fenómeno de impacto entre los jovenes cubanos. Su particular discurso ha marcado tendencia incluso en las redes sociales donde el hashtag #PaQueTeSosiegues se ha vuelto moda y frases como “Ponte la chancleta que nos vamos de fiesta” embullan a más de uno ante cualquier invitación.

Toques del Río interpretó este jueves temas correspondientes a su disco Pa’ que te sosiegues. El público enardecido coreó conocidos como Tilo, Mambo o La chancleta y al cerrar pidió “otra” que resultó ser un explosivo popurrit con temas legendarios de los años ’80 y arreglos propios de la agrupación.

“Esto ha sido lo mejor que he visto hasta ahora”,  comenta alguien cerca de mí con los ojos encendidos, destilando gotas de sudor y me hace intuir que los ganadores del Premio Cuerda Viva 2015 a mejor banda fusión han conseguido que Gibara los espere y hasta esa próxima vez no habrá sosiego.

Gibara: referente ambiental, cultural y patrimonial

Por Arlene Gómez Palacios

Este jueves tuvo lugar en la Casa de la Cultura el panel “Apuntes para un guión urbano” a cargo del arquitecto Orlando Inclán, quien es además profesor y urbanista. Este resulta un proyecto interesante porque es uno de los resultados que Humberto siempre quiso para Gibara: el hecho de que a partir del Festival se genere intercambio y se encuentren soluciones por y para el bien de la villa Blanca de los Cangrejos.

Fotos: Kevin Manuel Noya

Algunos apuntes para un guion urbano es un trabajo realizado grupo de jóvenes especialistas miembros del equipo de Habana (Re) Generación entre las que se encuentran la Arq. Sully Alvarez y Arq. Lisbet Villegas. “Este proyecto se intentó sacar par de festivales atrás y es algo que resulta un sueño de los fundadores del evento, de su actual presidente Jorge Perugorría y de los disfrutamos del festival porque la idea es que empiece a generar para Gibara y no al revés, sino de forma recíproca” aseguró Inclán. El Festival Internacional de Cine viene aquí por Gibara, porque la presencia y mayor atractivo está en su urbanismo, en su gente “y por eso debemos hacer que el Festival revierta y apunte hacia Gibara” dijo también.

 

Los apuntes presentados son parte de los estudios que se han comenzado a apropiar en función del desarrollo de Gibara sobre la base de otros estudios e investigaciones en lugares con características similares.

El grupo de especialistas pretende con el proyecto entender a Gibara en su contexto, en su geografía y particularidades socioculturales; entenderla también como destino turístico y cómo esto trae hacia la villa las miradas del mundo. Esta propuesta presenta a Gibara como un eje que puede resultar referente para analizar qué se puede y qué no se puede hacer en la ciudad en función de su desarrollo y conservación de los valores patrimoniales, uno de sus principales baluartes.

Es interesante entender todas las variables que se enfocan desde el plano urbano, el uso de los suelos y los restantes elementos que aportan al carácter de Gibara. El tema del turismo es fundamental, debido a la peculiar relación entre hostales, hoteles, lo estatal y lo privado. En Gibara se habla de una economía interior y una regeneración urbana en función de la economía local.

“Los pobladores de Gibara son el principal recurso y los principales gestores de este plan, porque esto sería incompleto si no se llevara a consulta pública. Me interesa mucho que parte de estos estudios tengan que ver con el urbanismo participativo, y es por eso que el plan de Gibara debe conformarlo su población en unión con el gobierno local en función de lo que necesita la ciudad” refirió el arquitecto.

Conseguir que lo público no caiga en ese cierto desprecio y recuperarlo, responder en todo momento a las necesidades de la Gibara y hacer de ella en el contexto internacional un referente ambiental, cultural y patrimonial, puede salvar no solo al pueblo que acoge al Festival de Cine que gestara Humberto Solás sino a la mayoría de las ciudades en Cuba.

El regreso de Cuty Ragazzone

Por Erian Peña Pupo

¿A qué regresa Cuty Ragazzone? ¿Qué motiva el retorno de Gustavo César Echeverría? ¿Y a qué vuelve? Él mismo ofrece la mejor respuesta posible a estas interrogantes: “No intento regresar a ninguna parte y menos al pasado histórico, sin caer en lo que podemos denominar antiguo, dejo por descontado las posiciones neo-nietzscheanas. Mi objetivo es mostrar lo habitual en el arte, mis obras no contienen una defensa sistemática de una determinada periodización en las artes ni en la teoría del deseo, o la disyuntiva entre el capitalismo y el comunismo, eternos contrincantes ahora en las convivencias, es lo que he denominado pasado infinito o regreso de nuevo”.

Fotos: Kevin Manuel Noya

Durante el segundo lustro de los años ochenta –escribió el crítico Rufo Caballero–, Cuty se mantuvo haciendo “una pintura cutre, gruesa, muy interesante pero demasiado inmersa en la hornada de bad painting que agitaba y en alguna medida agotaba los derroteros de la plástica cubana”. Muy orgánicamente fue transitando después “del gore al hardcore, y de este a una suerte de estilización extrema que refinaba y perfilaba su poética”. Pero en todo este proceso hay una particularidad que distinguía radicalmente al Cuty de las evoluciones homólogas de colegas como Humberto Castro, Consuelo Castañeda, Moisés Finalé o Reynold Campbell: “Cuty es autodidacta” y “de ese no saber dimana el placer, la gracia, la más exquisita singularidad de su pintura”.

Las obras de El regreso –inaugurada en la tabaquería gibareña– nos muestran, como asegura Rufo, al que sea “posiblemente nuestro pintor más raro y personal, más agresivo y lírico, más temerario y desarmado. Cuty es el típico caso de desdibujo de las antinomias en el contexto cultural posmoderno”, contexto al cual se debe este “posmoderno naif” que solo sabe y quiere pintar.

Entre la intimidad de mujeres en cuartos de baños y los elementos iconográficos que lo identifican, Cuty regresa con piezas firmadas en su mayoría en 2019. Regresa a Gibara en su XV Festival.

El cine cubano tiene rostro de mujer

Por Erian Peña Pupo

El cine cubano tiene rostro femenino. Airado, dulce, rebelde, rostro de mujer. Eso es indudable. Más allá de una cara específica, muchas Lucías, Teresas, Rachel… componen nuestra filmografía.

Cada cual compone su lista, busca sus “rostros preferidos”, va aferrándose a ellos…

Por eso el Festival ha querido reconocer la impronta de varias actrices participantes en esta cita de las artes.

Panel “Invitadas ilustres del Festival”. Foto: Kevin Manuel Noya

Moderado por Jorge Perugorría, presidente del XV Festival Internacional de Cine de Gibara, la Casa de Cultura acogió el panel Invitadas ilustres del Festival, compuesto por las reconocidas actrices cubanas Daysi Granados, Coralia Veloz, Jacqueline Arenal, María Isabel Díaz y Tahimí Alvariño.

Para Daysi Granados, “lo más importante del Festival ha sido el encuentro con este gran pueblo”. “Quedé conmovida y muy agradecida por esta invitación”, comentó. Con Humberto Solás inició una amistad “bastante estrecha en los años 63 y 64. Éramos muy jóvenes y nos reuníamos un grupo de amigos. Recuerdo cuando estaba planeando filmar Manuela y después Lucía. Luego pude hacer Cecilia con él. Fuimos juntos hasta la Siberia. Era un ser muy preciosista”.

Por su parte, para Colarita Veloz “es una maravilla venir todos los años a Gibara”, donde realiza una peña característica ya de la cita. “El Festival es único… Me siento honrada y privilegiada de estar aquí”.

María Isabel Díaz, residente en España, aseguró: “Es como si todas las energías confluyeran en Gibara. Aquí me he sentido plenamente libre”. A Jacqueline Arenal, Solás “le dio las dos oportunidades más grandes de mi vida: El siglo de las luces y este Festival. He visto teatro, cine, exposiciones, conciertos… lo estoy aprovechando al máximo. Gracias a Gibara y a su gente”, comentó. “Trabajar con Solás en El siglo… fue un antes y un después en mi carrera como actriz”, añadió.

Por su parte, para Tahimí Alvariño este “es un Festival de puertas abiertas. Un mar de artes… una compilación de todas las manifestaciones”. Mientras Laura de la Uz lo que más disfruta “es las posibilidades que abre para adolescentes y jóvenes; que mi hija y sus amigas hayan podido ver la copia restaurada de Fresa y chocolate. Gracias al Festival por darle una oportunidad a los jóvenes”.

Interrogadas por el público, compartieron sobre sus trabajos, proyectos, opiniones sobre el cine cubano…

Luego de catorce años en Colombia, dice Jacqueline Arenal, que “tenía deseos de volver a trabajar aquí”. “Allá hice televisión, cine, teatro… y ahora pienso seguir trabajando en mi país”, añadió.

“Hace cinco años que no hago nada en Cuba, no trabajo en ningún proyecto. He trabajado en España, pero aquí ningún director me ha llamado en todo ese tiempo. Las actrices tenemos que reinventarnos, pero me niego a que mi vida sea un monólogo”, aseguró Laura de La Uz, actriz de importantes filmes como Hello Hemingway, Madagascar, El cuerno de la abundancia y El Beny.

“Soy una mujer de 55 años –asegura María Isabel– que estoy a las órdenes de quien quiera llamarme aquí”. Además rememoró su trabajo con el cineasta español Pedro Almodóvar, en el filme Volver.  Por suerte, la Ofelia de Una novia para David regresó a la pantalla grande cubana en El viaje extraordinario de Celeste García, del director Arturo Infante, obra presente en el Festival.

Por su parte, Daysi Granados, la clásica Cecilia del filme homónimo de Humberto Solás, la joven actriz del clásico Memorias del subdesarrollo, la intérprete de Plaff o demasiado miedo a la vida, asegura que “para mujeres de nuestras edades es muy difícil encontrar papeles. Es algo que sucede en todas partes del mundo. Pero creo que aun me faltan cosas por hacer y expresar”.

Finalmente Coralita Veloz contó acerca de su trabajo reciente en la televisión y cómo se ha vinculado a la labor de jóvenes realizadores, entre ellos el cortometraje Cositas malas, de Víctor Alfonso.

Después vinieron las fotos, los saludos, tímidos o espontáneos… con cada una de ellas, pues nadie quiere perderse, en los días del Festival, la cercanía de estos importantes rostros del cine cubano.

Niños de grandes ligas

Por Vanessa Pernía Arias

Habaneros U12 es el documental que ofrece el guionista y director Alfredo Ureta a los espectadores del Internacional de Cine de Gibara, inspirado en la historia de doce niños cubanos que viajaron a Estados Unidos para competir en el Torneo de Disney World.

Su estreno ocurrió en el centro cultural habanero Fábrica de Arte Cubano y pretende irrumpir en las interioridades del equipo formado por niños entre 10 y 12 años, pues logra captar el proceso de entrenamiento, la preparación del viaje, el torneo y el encuentro con jugadores cubanos en las Grandes Ligas, como José Dariel Abreu y Alexei Ramírez.

De manera natural, en sesenta y cinco minutos, Ureta presenta a los peloteritos en un espacio profesional complementado con entrevistas a los familiares y a su director Noel Tortoló, además de reconocidos beisbolistas de la isla: Víctor Mesa, Juan Padilla, Alexander Malleta y Frank Camilo Morejón, quienes puntualizan la necesidad de potenciar el trabajo en los barrios, especialmente, con los niños.

Al respecto Alfredo Ureta afirmó: “El documental responde al suceso en sí, queríamos recopilarlo todo, las interioridades, eso siempre lo defendimos en el proceso de realización”.

Habaneros U12 es una historia narrada con eficacia y mucha sensibilidad que exhibe, por encima de todas las cosas, la cubanía que desborda nuestro deporte nacional por excelencia. Además, tiene el valor de documentar el giro trascendental en la vida de estos pequeños, pues se convierten en el primer equipo de beisbol infantil de barrio en viajar a Estados Unidos, luego de que lo hiciera el equipo de los Cubanitos en el lejano 1948.

El espectador atento se percata de la intención de los realizadores, que se enfrascaron más de un año para seguirle la pista a un grupo de muchachos, desconocidos, sin fama, que emergieron de la humildad habanera para colocarse en el epicentro beisbolero de Estados Unidos. Habaneros U12 es una exquisita historia de este equipo de béisbol infantil, contado desde el interior, con sus sobresaltos, sus bromas y sus incontables alegrías…

FIC Gibara: hablan los realizadores

Por Jorge Suñol Robles

En esta 15 edición de FIC Gibara, más de cincuenta cintas y quince guiones optan por los premios Lucía en las categorías de Largometraje y Cortometraje de Ficción, Largometraje y Cortometraje documental, Cortometraje Animado, Cine en Construcción y Guion inédito. Hoy le proponemos una rápida mirada a dos de estas propuestas, en voz de sus propios realizadores.

Eduardo del Llano: “La clave sigue estando en las historias”

Rállame la zanahoria es el capítulo 14 y penúltimo cortometraje de la popular serie de Nicanor, bajo la dirección de Eduardo del Llano. Precisamente esta es una de las obras en concurso, que convence por la actualidad del tema, una acertada crítica a los artistas, a la cultura cubana en general.

“La serie de Nicanor, no a nivel institucional, sino a nivel underground,  la gente la sigue mucho.  En el sentido convencional de que haya continuidad en los personajes, los capítulos son monotemáticos, independientes, aunque siempre se trate siempre de Nicanor, que tiene una personalidad y una corporalización diferente en cada corto. Hemos tratado en lo posible de que no se repitan temas o zonas de la realidad, y si se repiten, tratar que sea desde otro enfoque.

Durante el rodaje del corto Rállame la zanahoria, de Eduardo del Llano. Foto Roberto Lamelo

“En este caso, son tres actores de primer nivel y creo que la historia levanta mucha roncha. Es una realidad incómoda. Tiene que ver con personajes y zonas de la cultura cubana que son muy de actualidad,  a pesar que se filmó hace más de un año. Te llena de satisfacción poner el dedo en la llaga en cosas que están vigentes.  Aunque el contexto social desaparezca, si la historia es sólida y es extensible a otras experiencias humanas, perdurará,  a pesar de que realidad haya cambiado. Se trata siempre de trabajar para hacer cosas que sirvan no solo al cubano de ahora, sino al noruego del  2040”, afirmó.

El realizador es la segunda vez que viene al Festival, después de 10 años. Recalca sobre la calidad de los cortometrajes en esta ocasión. “Hay propuestas que prometen mucho”,  apunta.

De cómo fue el trabajo con la joven actriz Andrea Doimeadiós, que se suma al staff de la vieja guardia, conformado por los reconocidos actores Luis Alberto García y Néstor Jiménez, dice: “He tenido la suerte que por los cortos hayan pasado Yailene Sierra, Mirta Ibarra, que son actrices extraordinarias. Ella es una chica excepcional, le viene en la sangre, pero no solo es una gran actriz, sino que tiene vis cómica destacable.  Llena mucho la escena, no puedes dejar de mirarla, tiene un carisma especial”.

Eduardo del Llano ha insistido en la comedia, como uno de los soportes para expresar sus historias. Al respecto comenta: “Recuerdo  que  en los años `90,  la mayor parte de las películas cubanas eran comedias, con todo lo bueno y malo que eso tiene.  Del milenio para acá es como si de pronto a los realizadores le haya dado por hacer tragedia y por las zonas más sucias de la realidad cubana, que por supuesto hay que reflejarla  porque también son parte; es como si con el tiempo la comedia se convirtiera en un género menor a los ojos de los realizadores, la mirada desde lo cómico es tan eficaz y tan difícil  de hacer sino más, que la de la tragedia.

Acerca del panorama cinematográfico joven  sostiene:   “Vivimos en un momento en el que, por suerte, la tecnología están al alcance de todo el mundo,  pero para mí la clave sigue estando en las historias que tengas para contar, lo que tienes que decir. Pienso que los jóvenes realizadores tiene mucha rabia adentro, pero cuentan una primera historia y luego no tienen más nada qué decir, o empiezan hacer películas y es nada más atmósfera, voces en off.  Si tú tienes bastantes historias que contar, tendrás una carrera como cineasta”.

Isthar Yasin: “Sentir a Frida desde dentro”

La admiración a Frida Kahlo y a su pintura me hizo conocer a su enfermera, llamada Judith Ferreto,  quien la cuidó en sus últimos años de vida. Luego, ella se convierte en enfermera de Diego Rivera, y posteriormente se queda viviendo en México,  con  una sobrina que la cuida hasta que muere. Esta sobrina es testigo de cómo su tía se vestía como Frida Kahlo, se pintaba el entrecejo, hablaba y cantaba sus canciones e incluso tuvo un accidente que le causó fracturas similares a las de la artista mexicana.

La actriz y directora Isthar Yasin. Foto: Adrián Aguilera

“Martha Zamora,  una de las más importantes biógrafas de Frida visita a la enfermera después del accidente y ve como llevaba puestos los anillos que le regaló la pintora. A partir de eso surgen mis deseos de hacer esa película desde ese ángulo, desde la mirada de alguien que la cuidó y amó durante sus últimos años”, cuenta emocionada la actriz y directora costarricense Isthar Yasin, quien trae al Festival su segundo largometraje Dos Fridas.

La cineasta deja claro que este filme no es una reconstrucción histórica de la obra la artista mexicana, su objetivo fue “crear una obra que se inspira en las fuentes de la pintora: como el arte popular, la mitología indígena, los retablos mexicanos, en otro tipo de racionalidad, una racionalidad que trabaja con el mundo del inconsciente, con lo oculto, lo invisible. Yo no quería solamente contar una historia,  quería intentar crear un poema que reflejara esta visión y mi propia visión de la obra, la vida y el arte”, añade.

La actriz portuguesa María de Medeiros interpretará a la enfermera Judith Ferreto. Foto: Astarte Producciones.

El filme aborda el terrible tema de la muerte, el amor, el cuidado femenino pero también se enfoca en “lograr una propuesta estética, propia, personal. Es una película que muestra el universo de Frida, es su propio mundo, y eso fue muy difícil”, describe la realizadora.

Isthar  asume, además, el personaje Frida en la cinta, y sobre ello expresa: “Quizás eso fue lo más difícil, dirigir e interpretar, pero impuse mi voluntad para vencer los obstáculos y sentir a Frida desde adentro. La ficción se vuelve también un documental, porque a mí misma me estaba sucediendo algo que podría semejarse a esa lucha que ella tuvo por la vida de transformar el dolor en belleza”.

Dos Fridas ha viajado por todo el mundo: Estonia, Costa Rica, China, Egipto, con buena aceptación entre los espectadores, sin importar las fronteras: “Yo quería que la película completa fuera como una pintura de Frida. Creo en la magia del cine, creo que una película puede ser un acto mágico”, concluye.

Este sábado se darán a conocer, en la gala de clausura, los ganadores  por los distintos apartados de esta quince edición, un festival que “moja” a Gibara con su mar de artes, con su energía, su movimiento, un espacio donde se sueña eternamente. Esto es una gran aventura. Y hay que vivirla.

Juan Perro y Eliades Ochoa, unidos por el son

Por Erian Peña Pupo

Santiago Auserón (Zaragoza, 1954) se considera un aprendiz de la música cubana, aunque todos saben que ha investigado acuciosamente las raíces del son y su relación con géneros como el flamenco.

Es un español con alma de rockero de los 80, aplatanado en Cuba y enamorado de sus sonoridades…

Auserón estudió Filosofía en la Universidad Complutense de Madrid y en la Université París VIII, antes de que surgiera la movida madrileña y con ella Radio Futura, una las agrupaciones líderes de este movimiento contracultural del Madrid de la década de los 80, entre los mejores grupos de rock españoles de todos los tiempos, y unabanda fundamental en la evolución del rock ibérico.

Posterior a esa etapa, comenzó su carrera en solitario con el nombre artístico de Juan Perro, el mismo con el que se presentó en la Plaza Da Silva en el XV Festival Internacional de Cine de Gibara.

Fotos: Kevin Manuel Noya

Su música enlaza el rock clásico de los años 50, el son cubano, el jazz…Guitarra en mano, Juan Perro es un showman en el escenario sin apenas moverse de su asiento, no hace falta, las raíces se imponen.

Su nombre es conocido en Cuba desde 1984, cuando comenzó a investigar las raíces del son cubano. Se enamoró de las sonoridades de la isla, produjo, con asesoría del periodista e investigador Bladimir Zamora Céspedes, la recopilación de música tradicional cubana Semilla del Son (cinco álbumes, publicados entre 1991 y 1992); colaboró en la organización de los Encuentros de poetas y soneros cubanos, en la Casa de América de Madrid en 1993, y los Encuentros del Son y el Flamenco de la fundación Luis Cernuda de Sevilla en 1994 y 1995. Llevó a España a músicos como Compay Segundo, de quien produjo en 1996 una antología de su obra, Faustino Oramas, El Guayabero, Celeste Mendoza, Los Muñequitos de Matanzas y el Septeto Spirituano, cuando aún el estadounidenseRy Cooder no había pensado en elBuena Vista Social Club.

En Gibara, Juan Perro interpretó –un lujo para el Festival– aquellas “canciones de tiempo España, la herencia que retornó de Cuba y de lo que los rockeritos españoles recibimos de otros mundos”.

Desenfadado y versátil, Perro se movió con soltura por diferentes géneros; fue a las raíces de muchos, a ambos lados del Atlántico… Su guitarra rasgueó también un montuno… Incluso recordó que el “danzón tuvo un destino que contaminó el área fronteriza de México” y “a la manera de los danzoneros de México,que también los hay”; interpretó “una coplilla tituladaEn la frontera”.

Su música –su “marca canina”, como él mismo asegura– busca “las andanzas por las fronteras del rock y el son…”

Para finalizar,regaló “un recuerdo llamado La estatua del jardín botánico”,“con el cual Radio Futura comenzó a hacerse conocida, primero en España y luego en algunos países de Latinoamérica”.

Mientras en la bahía de Gibara continuaba “el movimiento de los peces en el agua”, Santiago Auserón, alias Juan Perro, el rockero de Radio Futura, el enamorado del son cubano y sus raíces, saludó “la vida y al privilegio de compartir la noche con uno de los soneros de leyenda que alumbraron mi camino como rockero, Eliades Ochoa”. Sí, porque el son, asegura Juan Perro, puede alumbrar el futuro de un rockero joven y apasionado en los días de la movida madrileña.

Todo es posible, asegura también Eliades Ochoa, el ya mítico sonero cubano, otro lujo para Gibara.

Eliades, junto con el Cuarteto Patria, recorrió varios temas imprescindibles en su discografía, integrada por discos como Estoy como nunca, Sublime ilusión, Chanchaneando y Son deSantiago.

 

Mi casita, es tu casita

Por Erian Peña y Julio César

En esa plataforma polifacética donde convergen todas las artes que es el Festival Internacional de Cine de Gibara, las tablas no podían ausentarse a la gran celebración. Habituales ya durante estas citas, la Compañía de Danza Contemporánea Codanza hizo suya la tarde de este miércoles 10 de julio.

El escenario de la Casa de Cultura de la Villa Blanca fue propicio para disfrutar de la buena interpretación danzaria de factura local, y fueron los jóvenes y talentosos pupilos de la Maestra Maricel Godoy, quienes se aventuraron a regalarnos su arte de elevada factura.

Compañía Codanza. Fotos: Kevin Manuel Noya

Con coreografía del estadounidense Robert J. Priore, “Casita” fue la obra seleccionada para la presentación vespertina. Este espacio común, metafísico, es explorado en la obra para desentramar las interioridades familiares y las dudas del individuo contemporáneo.

Partiendo de matices autobiográficos del propio creador: la relación con su familia y los seres cercanos, sus dudas como individuo y como ser social, se construye la atractiva propuesta que ha robado más de una ovación en varios escenarios del país.

En “Casita”, la música, a la par de una luz cálida que permanece casi siempre sobre el escenario, recalca la multiplicidad de espacios y mixturas culturales de una ciudad cosmopolita como Nueva York, donde vive Priore, pero que puede ser cualquier ciudad del mundo.

Renecito de la Cruz, director artístico del Festival, en los previos de la presentación, catalogó a Codanza como una revolución de las artes en la provincia desde su surgimiento: “para hablar de cultura en Holguín no debe dejar de mencionarse esta institución”, aseveró.