Un coloso para las artes decorativas se erige en Gibara

Por Vanessa Pernía Arias

“El Museo de Artes Decorativas de Gibara y sus colecciones son fieles evidencias y testimonios de valor incalculable, del contexto histórico donde surgieron y sus diferentes utilidades”, así, a grandes rasgos y por vía telefónica, define María de Jesús Chacón, directora del mismo, la impronta de esta institución, orgullo de los gibareños y de todo el público que se acerque a sus salas.

Fotos cortesía de María de Jesús Chacón, directora del Museo

A pocos metros de la plaza principal de esta ciudad costera, en medio de la transitada calle Independencia, se erige este majestuoso edificio con estilo neoclásico, que además es Monumento Local. El inmueble fue construido en 1866 por orden del comerciante español radicado en Gibara, Atanasio Calderón Villa; y en 1910 pasó a manos del millonario gibareño José Beola y Valenzuela, hasta 1961, cuando fue nacionalizado por la Revolución. Me comenta María, con seguridad de museóloga apasionada (se nota en su conversación y en los detalles de cada uno de los datos que me ofrece) que la familia Beola y Valenzuela era descendientede españoles y venezolanos; y José fue propietario del 80, 9% de las acciones del Ferrocarril Gibara-Holguín.

María se conoce cada historia que habita las paredes del Museo, entre ellas que la edificación alojó por varios días, en 1898, al Mayor General Calixto García, y me pone al tanto del repertorio de celebraciones, fiestas y otras actividades sociales de la familia Beola, donde sobresale la recepción ofrecida al primer presidente de la República de Cuba, Tomás Estrada Palma, en abril de 1902, cuando llega a Cuba procedente de Estados Unidos, por el puerto gibareño, lo que denota la gran influencia socio-económica de la familia Beola, lo cual influye en las colecciones de mobiliario y piezas domésticas que hoy se exhiben en las salas de la institución. Aunque, me explica, que la cena propiamente en sí no fue ofrecida en este inmueble, sino en una engalanada vivienda, propiedad de la acaudalada familia, convertida después del triunfo de la Revolución en cuartería, y conocida por los gibareños como “la casona”.

***

El puerto de Gibara, entre 1860 y 1930, fue uno de los atracaderos preferidos del litoral norte de Holguín para el comercio marítimo con firmas consignatarias tanto locales, nacionales y extranjeras.

Este tráfico comercial posibilitó que los descendientes de españoles, principalmente, se enriquecieran e hicieran una cuantiosa fortuna para levantar muchas de las construccionescoloniales que se alzaron en el pequeño poblado; de este modo se requerían mobiliarios, objetos utilitarios y decorativos para ambientar y ser utilizados en los diferentes espacios de dichas casas.

Por tanto, Gibara tuvo un fecundo desarrollo de las artes decorativas, con gran variedad de objetos utilitarios y decorativos, que poseen un valor excepcional para la cultura local. Por otro lado, fue una de las ciudades cubanas por donde penetró el estilo art nouveau, principalmente en piezas del ámbito doméstico, no así en otras como Cienfuegos,donde la arquitectura sobresale con rasgos de esta corriente artística, distinguida por la elegancia y las formas curvas que realzan las calidades de los materiales, en perfectas unidades de estructura y decoración.

***

Luego del triunfo de la Revolución Cubana, en enero de 1959, el gobierno comenzó a nacionalizar toda una serie de negocios y propiedades de las familias ricas en la isla y con ello, pasan a mano del pueblo, entiéndase a instituciones con fines públicos que iban surgiendo, diversos objetos que componían estas edificaciones.

De esta manera entre 1961 y 1962, aproximadamente, surge la idea de fundar un museo en lo que había sido la casa de la familia Beola y Valenzuela, dado los elementos arquitectónicos, artísticos e históricos del inmueble, y los objetos que poseía la casa. Sin embargo, no es hasta el 25 de julio de 1972 que se inaugura oficialmente como Museo de Artes Decorativas, impulsados por la idea de Antonio Lemus Nicolau, reconocido historiador de Gibara. Este fue instalado en la parte alta de este edificio de estilo neoclásico, convertido en una de las construcciones más significativas de la segunda mitad del siglo XIX en la Villa Blanca.

 

En sus inicios se catalogaron para su exposición más de mil piezas de las artes decorativas y mobiliario, y fueron donadas otras de las instituciones de Instrucción y recreo, de la antigua Colonia Española de Gibara y de la Unión Club. “Este proceso de recuperación de piezas patrimoniales se extendió hasta mediados de la década del 70, incluso una vez abierto el museo”, comenta María con exactitud.

A partir de 1972 y hasta la actualidad, “el museo ha salvaguardado, cuidado, gestionado e interpretado de diferentes maneras, las riquezas de ese patrimonio que con el transcurso de los años hemos obtenido a través del concepto, fundamentalmente, de transferencia de piezas de La Habana y donaciones de los gibareños, además mediante la compra-venta, por el cual se completaron las colecciones que hoy se exhiben en el Museo”. Pero lo más notorio, destaca, es que el 95 por ciento de los objetos museables han sido recuperados en la propia Gibara.

Uno de los primeros directores y gestores del patrimonio de la institución fue Lemus, cerca de 20 años cuidando celosamente el Museo, destaca, haciendo énfasis en el papel de este sabio historiador a la cultura de Gibara. También sobresale el trabajo de rehabilitación del acuarelista Luis Catalá Maldonado, quien tuvo a su cargo la restauración de cada recinto del edificio: paredes, muros y falso techos de cada espacio, así como la labor de la pintora y museóloga Liliana Caballero (en este momento hace una pausa, María piensa para decirme el nombre de cada uno de los trabajadores que han pasado por sus salas y han dejado una huella importante, pero se rinde dice que su memoria a veces falla y no quiere dejar de mencionar a todos los que han contribuido a la impronta del Museo, y además agradece al equipo que actualmente le acompaña).

En el año 2008 el Museo fue cerrado al público por acciones constructivas, hasta el 2017 que se reinauguró, para suerte de sus pobladores y de los foráneos que agradecen su existencia. “Todas sus salas y colecciones se desactivaron y en esos momentos fue un reto para sus especialistas proteger y conservar cada una de las piezas. Fueron casi diez años de trabajo intenso”, añade. Hoy esta institución es orgullo de María, de sus trabajadores y de los gibareños, que observan su pasado tangible en cada espacio de esta renovada y hermosa edificación.

***

El Museo de Artes Decorativas de Gibara figura entre las instituciones culturales más importantes del país, pues atesora una gran colección de obras del siglo XIX y XX, entre los que destacan piezas de cerámica, cristal, esculturas y muebles de estilo, oriundos principalmente de Francia, Inglaterra y Alemania.

 

Una visita al majestuoso edificio es como revivir la vida doméstica de la época de esplendor gibareño, entre 1870 y 1930. En sus catorce salas de exposición y cinco almacenes se conservan más de 2 mil 500 objetos de las artes decorativas de esta época, con gran valor patrimonial y de conservación. Dentro de las colecciones más importantes se encuentran la de cerámica francesa, integrada por más de 700 objetos, donde sobresalen los conjuntos de servicio de manufactura Limoges, otras de manufactura inglesa, resaltando los servicios de mesa.

Al otro lado de la línea María insiste y me pasea por cada uno de los espacios que componen el Museo; aunque lo he frecuentado en otras ocasiones, esta, su visita dirigida vía telefónica, fue única, pues destaca, entre otros sitios, el salón principal, ambientado con muebles estilo medallón, un piano de cola estilo Pleyel, pasando por un sillón de enamorados, expresión de los cánones del período, piezas de cerámica alemana, austriaca y francesa y arcos de medio punto, que aporta singular belleza a un inmueble bien estructurado.

Muebles cubanos de las primeras décadas del siglo XX, esculturas de bronce y mamparas predominan en la decoración. Las paredes con motivos florales expresan la corriente art nouveau, asentada en la Gibara del siglo XIX, al punto que varios muros del recinto, desde el vestíbulo, la escalera, hasta el sócalo, están rematados con elementos vegetales que son reminiscencia de esta corriente europea.

Se exhiben, además, juegos de salas estilo perillita, lámparas de techo de cristal veneciano, jarrones, pedestales de exótica decoración y motivos mitológicos que realzan la armonía entre la forma y ornamentación de estas piezas Art Nouveau. Allí también se encuentran objetos de estilo rococó, y muebles de firma austriaca Thonet, así como un curioso florero trabajado con la técnica desdorado y decoración floral realizada a mano.

Otra colección importante es la de libros, con más de 300 ejemplares de las sesiones de las Cortes ​Constituyentes de España y del Congreso español, entre ellas las de Castilla, Bayona y legislaturas que pertenecieron al vicecónsul de España en Gibara, Javier González Longoria.

***

Lamentablemente hoy el Museo permanece cerrado al público, como todas las instituciones culturales del país, de manera preventiva ante la propagación de la Covid-19. La misma razón que me llevó a la conversación vía telefónica con María, de no haber sido por este virus que te aleja de tus semejantes por miedo a la muerte habría llegado yo hasta el Museo para recorrerlo con ella (que en su trato me pareció orgullosa de su gente y afable, como todo ser humano que habita ese poblado), mientras me acercaba en su conversación a la historia del Museo.

María, ahora vía Facebook, me dice que están preocupados por la situación que vive Gibara, donde hace solo horas decretaron fin de la cuarentena, sin embargo mantienen su trabajo interno en el Museo, a partir de la documentación e investigación de las piezas, pues a veces se completan datos de época que no se conocían. Además se verifica el estado de conservación de cada una. Una vez a la semana, precisa, acuden allí para realizar acciones de limpieza, mientras que otros especialistas trabajan desde casas en otras actividades dirigidas al Museo.

Este 18 de mayo, Día Internacional de los Museos, María de Jesús Chacón seguramente contemplará orgullosa, junto a sus compañeros, un inmueble que ha forjado la historia local y que ha trascendido la curiosidad de los apasionados para convertirse en un coloso del arte y la cultura gibareña y cubana, durante 48 años de labor dedicada al rescate de la memoria de la isla.

Las Voces del Audiovisual se escuchan en Gibara

Por Vanessa Pernía Arias

Gibara es conocida por ser una ciudad de pescadores, de gente buena y sencilla, y por sus paisajes cinematográficos. Es como si el cine cubano la hubiera escogido para filmar allí algunos de sus emblemáticos momentos. Este fue el poblado de Humberto Solás y de tantos otros directores cinematográficos cubanos para inmortalizar escenas únicas e irrepetibles de la filmografía nacional, pero sobre todo, de Solás y de su Cine Pobre, hoy reconocido como Festival Internacional de Cine de Gibara, que extiende sus fronteras más allá del séptimo arte para convertirse en un mar de artes en ebullición cada año.

Fotos cortesía de Voces del Audiovisual de Gibara

Como semilla de la realización joven en la isla y con génesis, hace diez años, en los talleres que se impartían en el Festival de Cine Pobre surgió allí, el 19 de abril de 2010, el proyecto comunitario Voces del Audiovisual, integrado por niños, adolescentes y jóvenes con intereses en la creación cinematográfica. Actualmente 17 niños y adolescentes de varias generaciones integran este grupo de creación cinematográfica, siendo protagonistas de sus propias historias y potenciando la no exclusión, el respeto al derecho de cada uno y los espacios que ofrecen las comunidades para su desenvolvimiento profesional”, diceBárbara López Hernández, coordinadora del proyecto.

Durante estos diez años han realizado varios materiales, en los diversos géneros del audiovisual: stop motion, documentales, mini documentales, cortometrajes de ficción, noticieros de televisión, lo cuales se visibilizan en las comunidades, en diferentes eventos nacionales e internacionales, y a través de Gibaravisión. El objetivo fundamental es que sus integrantes tomen empoderamiento profesional y que como grupo, explicó Bárbara López, realicen sus propios productos, a partir de guiones originales y otras técnicas del audiovisual, como la producción, edición y postproducción.

Como proyecto comunitario han transitado también por espacios socioculturales de conjunto con instituciones como las Direcciones Municipales de Educación yCultura, Centro Memorial Martin Luther King y la red de Educadores Populares, y se han insertado en la Federación Nacional de Cineclubes, la red Cámara Chica y la red Unial (Universo Latinoamericano para la Infancia y la Adolescencia), patrocinados por el Instituto Cubano de Investigación Cultural Juan Marinello, convirtiéndose enun espacio de confluencias artísticas, de encuentro con las diferentes técnicas de esta modalidad de la creación, para lograr un empoderamiento de la niñez y la adolescencia de cara al futuro.

Este 19 de abril arribaron a su décimo aniversario desprovistos de toda tristeza, pues a pesar de la situación sanitaria por la propagación del Covid-19 que vive Gibara, uno de los territorios de Holguín declarados en cuarentena, sus miembros se mantienen activos y esperanzados, colaborando desde casa en esta lucha constante contra el virus.

Entre las vías para que los integrantes de Voces del Audiovisual socialicen su trabajo en estos días se encuentra la realización de diversos materiales que, desde la pantalla de los gibareños, han llevado mensajes de aliento y responsabilidad, como una manera deacompañarlos desde la casa. Estos jóvenes realizadores han creado diversas cápsulas, a modo de informativos, que difunden esperanzas, consejos sobre qué hacer en el hogary las medidas higiénico-sanitarias a partir de herramientas alternativas de grabación, para luego transmitirlas a través de las redes sociales y los telecentros Gibaravisión y Telecristal.

Con esta situación se han buscado opciones para no dejar de crear. Estar en cuarentena no es una limitante para Voces, es una forma de fortalecimiento ante diversos retos que puedan surgir de la cotidianidad, y también la manera de expresar las potencialidades de cada integrante con diversas herramientas, asegura Lázaro García, estudiante de Periodismo y uno de los miembros de este necesarioproyecto en Gibara.

Aunque el Covid-19 imposibilitó el Festival Internacional de Cine Gibara y el Festival Nacional de la Niñez y la Adolescencia este año, con la presencia de estos pequeños creadores, Voces del audiovisual reafirma desde su cotidianidad más prominente que aún hay espacio para creación audiovisual, pues Gibara sigue siendo “un pueblo de película”.

(Tomado del sitio web de la Asociación Hermanos Saíz).

Voces del audiovisual de Gibara contra la COVID-19

Por Liset Prego Díaz
gibara voces1
Integrantes del proyecto Cámara Chica “Voces del Audiovisual en Gibara” . Foto: cortesía del proyecto
En Gibara, durante la cuarentena las calles están desoladas, pero en las casas de algunos niños y adolescentes un aleteo de creatividad persiste. Son los integrantes del proyecto Cámara Chica “Voces del Audiovisual en Gibara” dirigido por Bárbara López Hernández.
En este abril cumplieron 10 años. Una década en la que pasaron de ser una actividad en el programa de cada Festival de Cine Pobre, a ser verdaderos representantes del audiovisual hecho por y para niños en Cuba, puesto que han recorrido el país con sus creaciones.
El nuevo coronavirus les impidió, por ahora, celebrar su primera década de existencia, y celebrar su tan ansiado VI Festival Nacional de la Niñez y la Adolescencia Luces de Creación, pero desde casa la imaginación de estos chicos sigue siendo fértil, y bajo la tutela de su fundadora, continúan realizando materiales audiovisuales. Pero dejemos que sean sus voces y no la de esta reportera las que cuenten a qué dedican estos días los integrantes de este proyecto.
Las hermanas Zamantha Mojena y Rocío Collazo me cuentan vía wathsapp: “Apoyamos la labor del proyecto desde la casa realizando videos para recomendarles a los niños, adolescentes y jóvenes protegerse de la COVID-19.”
Keyla Velázquez Tapia: “Hoy día nos damos cuenta de que lo material no es lo que necesitamos para ser alguien profesional o con cultura, modales, alguien que se identifique por sus valores. Eso es lo que se busca en estos tiempos tan difíciles y lo único positivo que se puede hallar en esta situación.
Nosotros como proyecto actualizamos nuestras cuentas en Facebook expresando mediante spots, cómo asumir nuestras responsabilidades para no seguir alimentando esta pandemia.”
Isaac García, quien es miembro fundador del proyecto comenta: «Desde casa estoy apoyando la labor del proyecto editando los spots y subiéndolos a las redes».
Klaus Manuel Pérez ya no es un niño, pero desde pequeño integró este sueño y como le apasiona escribir guiones y la dirección, continúa, ahora en el rol de mentor para los más chicos, como es el caso de su hermana Karen junto a quien, desde la casa crea videos para la televisión local.
Con Cristian he hablado antes y sé que es muy activo dentro de este equipo de jóvenes realizadores, hablamos de su experiencia en Voces del audiovisual y como cierre en esta ocasión me cuenta: “No podemos salir de la casa por la cuarentena, las enfermeras vienen a hacernos test rápidos, nos echan goticas para no adquirir la enfermedad. Hay  tener mucha calma y que no cunda el pánico.”
Tras cerca de unos 20 productos audiovisuales, la obra de Bárbara López Hernández, quien es además técnica del museo de Historia Natural Joaquín Fernández de la Vara Pi” y coordinadora de los talleres de creación audiovisual del Festival Internacional de Cine Pobre es evidente en cada niño o adolescente que puede o no ser un artista de cine, un realizador o periodista, pero que será de seguro un mejor ser humano. Chicos que hoy entienden el presente en su pueblo, cerrado por la COVID-19 y desde donde tratan de hacer lo mejor quedarse en casa, pero creando, esta vez, mensajes educativos para sus coetáneos que impidan el avance de la COVID-19. Así ellos podrán celebrar como merece la primera década desde que comenzó a rodarse la película de este sueño.
Tomado de www.ahora.cu

Suspenden XVI edición del Festival Internacional de Cine de Gibara

Por Vanessa Pernía Arias

La presidencia del Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográfico (Icaic) y el Comité Organizador del Festival Internacional de Cine de Gibara anunciaron la suspensión de la XVI edición del certamen hasta el próximo año, debido a la situación generada por la propagación de la Covid19 a nivel mundial.

Foto tomada de la página oficial de facebook del Festival

“Con mucha tristeza, atendiendo a la situación que está viviendo el mundo y el país, debemos suspender esta edición del Festival. El momento coincide además con el cierre de la convocatoria y la imposibilidad de acometer el período más intenso de la organización logística del evento. Tendremos que esperar un año, pero será un año en que trabajaremos mucho para hacer un Festival más fuerte, con más calidad y más seguro”, precisó Jorge Perugorría, presidente de FIC Gibara al sitio digital Cubacine.

Las obras recibidas hasta el 31 de marzo, cierre de la convocatoria, y cuyos autores deseen mantener en concurso, serán admitidas en 2021 aunque no cumplan las nuevas bases que se darán a conocer a finales de año. Aquellos concursantes que no estén interesados en participar deberán comunicarse con el Comité Organizador a través del correo oficial del Festival.

De igual modo, se comunicó que la convocatoria para la creación de la entidad musical de FIC Gibara extiende su plazo hasta el 31 de mayo de 2020 y la obra ganadora formará parte de la campaña de 2021. Además, la recepción de las obras ya inscritas se realizará una vez mejore la situación actual generada por la Covid-19. Asimismo, se mantendrán activos las redes sociales y el sitio oficial del Festival, compartiendo contenido útil para pasar estos días de aislamiento.

El Festival Internacional de Cine de Gibara buscará en su próxima edición, como cada año, establecer un diálogo más amplio y plural entre todas las zonas fílmicas posibles del mundo. Desde sus días iniciáticos, con Humberto Solás al frente, este certamen pretende “legitimar, de una vez y por todas, la polivalencia de estilos, legado y propósitos de un arte que no será patrimonio de un solo país ni de una sola e impositiva concepción del mundo”, como reza el Manifiesto fundacional redactado por Solás.

Nominados Suceso Cultural 2019: Gibara cinematográfica y teatral

Por Erian Peña Pupo

El XV Festival Internacional de Cine de Gibara, realizado del 7 al 13 de julio, destacó no solo por su amplia programación cinematográfica, sino por ser escenario de convergencia de diferentes manifestaciones artísticas. Artes visuales, conversatorios y paneles, conciertos, presentaciones danzarias y teatrales, entre otros, convirtieron la Villa en una plaza de confluencias artísticas de reconocidos creadores cubanos y extranjeros.

Estas últimas –danza y teatro– destacaron en esta edición, presidida por Jorge Perugorría. Argos Teatro presentó su exitosa 10 millones, con texto y dirección del Premio Nacional de Teatro Carlos Celdrán, pieza que explora la educación sentimental de un niño y adolescente en los años setenta y ochenta en Cuba, la relación con sus padres y la historia y los hechos que conformaron su vida. Por su parte, Trébol Teatro realizó el estreno mundial de Hembra, obra del dramaturgo, actor y realizador audiovisual holguinero Yunior García, cuya sinopsis es la siguiente: “Durante el paso de un evento meteorológico por La Habana, dos jóvenes (Eva y Ana) cuentan y exorcizan sus miedos e inquietudes en un cuarto de alquiler donde penetran las aguas del mar. La llegada de un tercer personaje, la dueña del alquiler, Lilit, aportará nuevas dudas y miedos”.

Otra de las atractivas propuestas del Festival fueron las presentaciones del reconocido colectivo matancero Teatro de Las Estaciones, con dirección de Rubén Darío Salazar y diseños de Zenén Calero. Las obras mostradas, en diferentes escenarios y comunidades, fueron Una niña con alas y La niña que riega la albahaca y el príncipe preguntón.

En materia danzaria, por su parte, la Compañía de Danza Contemporánea Codanza, dirigida por Maricel Godoy, presentó un programa concierto, y Mi compañía, bajo la tutela de Susana Pous, mostró en la gala inaugural Edén, perteneciente a la obra Infinito.

Cuando Holguín se convierte en retreta

Por Vanessa Pernía Arias

Foto Wilker López

Regresó a Holguín el Encuentro Territorial de Bandas de Concierto para alegrar con sus retretas las calles y los parques de una ciudad antaño reconocida por celebrar y esperar las acompasadas melodías, tanto en fechas importantes como fines de semana.

El Encuentro en su tercera edición, auspiciado por la Uneac y la Empresa Provincial de la Música y los Espectáculos Faustino Oramas, estuvo dedicado de manera especial al Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, con motivo de cumplirse tres años de su partida física y por ser el impulsor del Sistema de Bandas de Concierto en el país.

“Fidel es el fundador del proyecto de llevar a cada municipio del país una banda de música, por eso mantenemos la dedicatoria en estas ediciones del Encuentro”, comentó Humberto Pino, presidente del Comité Organizador y director titular de la Banda Provincial de Conciertos.

Además fue homenajeado el músico y director holguinero José Francisco Obregón por una trayectoria artística de 45 años, quien al frente de la Banda de la Escuela Vocacional de Arte “Raúl Gómez García” inició las jornadas de conciertos y presentaciones.

Le siguieron las presentaciones, en el bulevar holguinero, de las bandas municipales invitadas que interpretaron un repertorio distinguido por las raíces musicales cubanas, entre ellas, la de Gibara, dirigida por Asterio Guerra Escalona y la de Cacocum, tutelada por Rafael Mora Ventura.

También estuvieron presentes los municipios de Báguanos y Banes, dirigidas por José Estrada Torres y Roberto Lezcay, respectivamente. Aunque otros territorios holguineros no estuvieron representados, para saldar la deuda, este domingo, en cada municipio la banda realizó su retreta habitual al unísono con la Banda Provincial, dirigida por Humberto Pino, como un homenaje al eterno líder de la Revolución Cubana.

 

 

 

 

Donde nace lo cubano

Por Julio César

Al cantar del gallo nos recibe el aroma del café carretero, mientras la abuela prepara los sabrosos mata jíbaros, el abuelo ordeña la vaca en el batey, alistándose para un nuevo día en el campo.

Un viaje a la semilla, a nuestras más intrínsecas raíces, tuvo lugar durante la Edición 25 de la Fiesta de la Cultura Iberoamericana, con la realización de las Fiestas Campesinas en los Consejos Populares de Bocas y Fray Benito.

 

En consonancia con la Vigésimocuarta Jornada de la Cultura Bocareña, perteneciente al municipio de Gibara, se desarrolló este sábado 26 de octubre el prominente espacio para la defensa de las tradiciones guajiras: música, danza y poesía se dieron cita en la calurosa tarde para reafirmar los valores que nos llegan desde la campiña cubana.

Organizada por el Centro Provincial de Casa de Cultura en Holguín, para la presente edición de las Fiestas… se sumó el talento artístico del Grupo Cacoyugüin, los repentistas Rogelio Ardevol, Juan García, Hermes Torres, la agrupación “Amigos del Son”, el Mariachi Azteca, y el Grupo danzario Vidanza, jóvenes médicos aficionados al arte que ostentan la Categoría Nacional en este apartado; todos ellos acompañados por el acontecimiento de la jornada, Emiliano Sardiñas, “El poeta de la mochila”, como cariñosamente se le conoce.

Fotos cortesía del Centro Provincial de Casas de Cultura

La música molida marcó los predios con la presentación del Órgano de San Felipe de Uñas, quienes matizaron con el contagioso ritmo, al tiempo que las interpretaciones de los “charros”, música muy popular en nuestro país, sobre todo en los campos, se le sumaban las décimas y tonadas guajiras, las controversias y seguidillas propias del tradicional guateque campesino: los gallos del patio no pudieron con el atrevido visitante y, por mucho que cueste reconocerlo, se fueron con la cola entre las patas luego de que Emiliano les destrozara con sus pícaras y bien logradas rimas.

Los juegos tradicionales marcaron el inicio de la presentación de las artesanías y platos típicos de la región menos urbanizada, y también fue el cerdo asado protagonista del domingo 27 en el Consejo Popular del Municipio Rafael Freyre, Fray Benito. La Compañía Infantil Ronda de los Sueños, y una pareja de baile perteneciente al grupo danzario Estilo Único, protagonizaron la mañana con un regalo artístico de sobrado talento, para los infantes, con la representación de bailes típicos de la campiña, su colorido y alegría.

Por su parte, el proyecto sociocultural Ángel Augier, perteneciente a esta comunidad, presentó parte de su colección de elementos tradicionales campesinas, fotografías que forman parte de la exposición “Momentos”, figuras hechas con coco, además de la típica explicación y posterior degustación de la cancháncara mambisa y el café carretero.

La tarde fue propicia para la despedida de las Fiestas Campesinas, realizadas cada año para “La Ibero”, y que en esta edición retomaron la acertada iniciativa de realizarse en nuestros campos, allí, donde nace lo cubano.

Convocan a XVI Festival Internacional de Cine de Gibara

El Festival, presidido por el actor y director Jorge Perugorría, abre su convocatoria a toda la producción cinematográfica y audiovisual, que será mostrada en sus diferentes secciones competitivas y paralelas.

Podrán concursar obras audiovisuales en idioma original, con subtítulos en español, en el año 2018 en lo adelante y se competirá en las siguientes categorías: largometraje de ficción, cortometraje de ficción, largometraje documental, cortometraje documental, animación y videoarte, – guion inédito, cine en construcción (largometrajes de ficción y documental).

El jurado de cada categoría estará integrado por reconocidas figuras nacionales e internacionales del cine, el audiovisual y la cultura en general. Se entregará un Premio Lucía en cada categoría competitiva, y tantos reconocimientos como estimen pertinente. En cada caso la decisión será inapelable.

En la sección cine en construcción, se otorgará el Premio Humberto Solás a la obra que más honre el Manifiesto del Cine Pobre defendido por el cineasta. Se otorgará también un premio -en metálico – al mejor largometraje de ficción o documental y al mejor guion inédito.

Las obras deberán entregarse en formato bluray o digital (H.264). En el caso de los largometrajes de ficción que resulten seleccionados para la competencia oficial, podrá ser enviada una copia en DCP sin encriptar. Todas han de emitirse a la siguiente dirección: Oficina del Festival Internacional de Cine de Gibara: Calle 23, no.1155, e/10 y 12, piso 6, Edificio ICAIC, Vedado, Plaza de la Revolución, La Habana, Cuba. CP 10400.

Puede registrarse de manera online en el siguiente enlace: https://ficgibara.com/inscripciones

El plazo de admisión vence el 31 de marzo de 2020.

Iberoarte celebrará los 300 años de la ciudad de Holguín

Por Erian Peña Pupo

Fotos Wilker López y Carlos Rafael

La XVIIIedición de la Feria Internacional de Artesanía Iberoartese desarrollará del 12 al 28 de octubre próximos,organizada por el Fondo Cubano de Bienes Culturales (FCBC) y dedicada al 300 aniversario de la ciudad de Holguín, a la manifestación textil y a la urbe cubana de Trinidad.

Con sedes principales en el Recinto Ferial Expo-Holguín y el Complejo Cultural Plaza de La Marqueta, según explicó en conferencia de prensa realizada en la sede provincial de la Uneac holguinera, Manuel Hernández, director del FCBC en Holguín, la Feria contará con la participación de 63 expositores extranjeros y más de 50 nacionales de nueve provincias del país.

De manera especial, añadió, Iberoarte se suma con su dedicatoria a las acciones para festejar el 300 aniversario de la ciudad, cuando el 3 de abril de 1720 –vísperas de San Isidoro–fue inaugurada la iglesia de ese nombre, y la localidad pasó a llamarse Hato de San Isidoro de Holguín.

Entre los extranjeros destaca en Iberoarte la presencia de artesanos de Perú, principal país expositor, México, Argentina, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Ecuador, India y España; además de una significativa presencia nacional, donde abundan las artesanías y los tejidos.

Iberoarte contará, asimismo, con espacios habituales como Lote, dedicado a las artes visuales, desfiles de moda, rondas de negocios, proyectos de decoración y talleres de creación infantil.Entre estos destaca Lote, con un amplio programa de exposiciones de importantes artistas de la plástica cubana, entre ellos Javier Guerra y Nelson Domínguez, este último con su reconocida muestra Mi amiga Alicia, comentó Anette Rodríguez, especialista de Artes Plásticas del FCBC.

Se realizará, además, una muestra con el título Holguín cumple 300, una de artesanos de Trinidad y Gibara, en la sede de la Asociación Cubana de Artesanos y Artistas (Acaa) en esa costera urbe, otra de la provincia Santi Spiritus y Holguín y una de reconocidas artesanas trinitarias.

“La Feria Iberoarte se ha convertido en el segundo espacio comercial cultural más importante del país luego de Feria Internacional de Artesanías (Fiart) en La Habana”, añadió Manuel Hernández, y subrayó que espacios como el Centro Cultural Bariay y El Benny servirán de escenario para las diversas manifestaciones que convergen en esta especie de fiesta inmensa de la artesanía y la cultura, auspiciada también, entre otros, por la Dirección Provincial de Cultura, la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac) y la Asociación Hermanos Saíz (AHS) en Holguín.

La Feria Internacional de Artesanía Iberoarte tuvo su primera edición en 2001 y desde entonces se ha mantenido como un espacio de intercambio cultural entre pintores, talladores, artesanos y diseñadores del mundo, coincidiendo en sus jornadas finales con la Fiesta de la Cultura Iberoamericana que cada año se desarrolla en esta oriental ciudad, en conmemoración al llamado encuentro –o encontronazo, según varios historiadores– entre las dos culturas, la americana que habitaba el continente y la europea, en similar fecha de octubre de 1492.