Cuba en Estados Unidos por Emilio Cueto

Por Erian Peña Pupo

Fotos Kevin Manuel Noya

Emilio Cuetoasegura que nada cubano le es ajeno. Ese es el lema que ha decidido enarbolar. Nacido en La Habana en 1994 y radicado en Estados Unidos desde 1961, Cueto es considerado el mayor coleccionista privado de artículos cubanos en el mundo.

En su casa de Washington DC –a tres kilómetros de la Casa Blanca y cerca de la sede de la Oficina de Intereses de La Habana en esa ciudad–, Cueto ha ido conformando, durante casi 40 años, una extensión de Cuba en la propia capital de los Estados Unidos. Una isla de repuesto, podríamos pensar. Un apretado museo donde Cuba asalta a la vista por todos lados: periódicos, libros, mapas, monedas, anuarios, cucharas, corbatas, latas de tabaco, películas, libros, piezas rescatadas del Acorazado Maine, botellas de perfume y cuernos donde los ingleses que invadieron La Habana guardaban la pólvora.Todo está en su apartamento y en el colindante, del cual se hizo cargo desde la década del 90 para ampliar el espacio de su colección conocida como La Emilioteca.

Buena parte de esta colección puede apreciarse en el amplio libro Cuba en USA, presentado por el propio Emilio Cueto en la Biblioteca Provincial de Holguín Alex Urquiola.

Cueto no es solo un coleccionista, pues se ha dedicado a investigar minuciosamente las piezas de su colección y a recogerlas en libros como este, comentó José Abreu Cardet, Premio Nacional de Historia, en las palabras introductorias a la presentación holguinera.

Cuba en USA aborda, a partir de la colección de Cueto, la influencia cubana en Estados Unidos en importantesáreas como las artes visuales, la literatura, la música, el teatro, la danza, el cine y la televisión. Más de mil fotografías del también cubano Julio Larramendi documentan las piezas, que recorren aspectos como la educación, los juegos y los deportes, la religión, la masonería, la gastronomía, el tabaco y la moda cubanas.

En la presentación, Cueto realizó un recorrido por los capítulos del libro, compartiendo datos históricos y curiosidades, a la manera de una amplia conferencia. “La huella principal de Cuba está en las bibliotecas norteamericanas, porque la isla es parte de la historia estadounidense, como Estados Unidos está unido a la historia cubana”, comentó. Existen, añadió, tres acontecimientos vinculados a Cuba que aparecen en los libros estadounidenses de historia: la guerra hispano-cubano-norteamericana, en 1898, la invasión de Bahía de Cochinos o Playa Girón, de 1961, y la Crisis de Octubre, en 1962.

Cuba en USA, publicado por la guatemalteca Ediciones Polymita S. A., “aborda la parte cultural, humana, y sobre todo eso que podríamos llamar la vida cotidiana y su influencia cubana en los Estados Unidos.La política es atemporal, lo que no lo es son los vínculos entre los dos países: José Martí fundó el Partido Revolucionario Cubano en Estados Unidos; el himno nuestro se grabó allí; la bandera también se pintó en ese país; eso es para siempre, resulta parte de nuestra relación de vecindad que debemos cultivar”.

Cueto donó a Holguín tres ejemplares de Cuba en USA: uno a la Biblioteca Provincial Alex Urquiola, otro a la Biblioteca Diocesana y un tercer volumen a la Universidad de Holguín.

Ávido coleccionista de memorabilia cubana, Emilio Cueto ha realizado notables estudios sobre diversos aspectos de la cultura nacional, especialmente la música y los grabados coloniales.Ha preparado exposiciones en prestigiosos museos de Estados Unidos y de Cuba, así como los catálogos que acompañan lasmuestras: Grabados coloniales de Mialhe en Cuba (1994), Cuba en los mapas antiguos (1999) y La flora y fauna cubanas (2002).

Abogado actualmente jubilado (Columbia University, Universidad de Fordham, Universidad del Salvador, Buenos Aires, y la Academia de Derecho Internacional de La Haya, Holanda), trabajó para el Banco Interamericano de Desarrollo, Washington DC, y ha publicado, entre otros, La Cuba pintoresca de Frédéric Mialhe (2010) y La Virgen de la Caridad del Cobre en el alma del pueblo cubano, considerados joyas de la cultura nacional.

 

La Emilioteca: Toda Cuba en el corazón de Washington

 

Universidad de las Artes de Holguín celebra su graduación

Por Jorge Suñol Robles

Fotos Kevin Manuel Noya

Ocho estudiantes de la Facultad de Medios de Comunicación Audiovisual y tres de la Facultad de Música, perfil Canto, recibieron sus títulos de Licenciados, en el acto de graduación de la Filial del Isa de Holguín, celebrado este lunes en la sede la UNEAC.
En la velada se expusieron los temas y los proyectos de investigación con que los graduados culminaron sus estudios, enmarcados en cada una de las especialidades por la que cada uno optó.
De ellos, ocho alcanzaron ser Título de Oro y por tanto, recibieron el anillo que los acredita como tal. La mejor graduada resultó ser Diana Iglesias Aguilar, con el más alto índice académico, que en el perfil de Producción desarrolló su trabajo de diploma sobre la Gestión de la producción en la realización audiovisual de bien público.
“El título es, quizás, un escalón con descanso, pero es un nuevo momento para comenzar otra vida en la profesión, no pienso que he llegado a una meta, tengo muchos sueños y proyectos por realizar, el título puede ayudar con la legalidad de lo que voy a hacer en lo adelante. Esta carrera tiene mucho de sacrificio y de autopreparación, pero nuesta Facultad tiene una cantera de profesores envidiables, son muy preparados y, además , seres humanos especiales, eso te hace crecerte, prepararte”, comentó la recién graduada.
En la celebración estuvo presente el rector de la Universidad de las Artes Alexis Seijo García, quien afirmó: “El estudiante de Arte en la Educación Superior debe disponer de nuevas herramientas, que le permitan modos de acercamiento a la realidad con un carácter histórico, cultural, artístico y antropológico y puede estar en capacidad de responder a los problemas teóricos-prácticos de la cultura y el arte; potenciar la creación y la investigación artística; así como utilizar los diferentes recursos que le ofrece el entorno en función de la creación, con un carácter inter y transdisciplinario desde una visión crítica, problematizadora y comprometida con la realidad de ser humano”.
Yelen Beatriz Montero Rodríguez, graduada integral de esta promoción, habló en nombre los nuevos licenciados y agradeció el apoyo de los profesores y la formación durante estos cinco años de intenso estudio.
Al encuentro acudieron dirigentes del Partido, de Cultura, la Uneac y la Unión de Historiadores, así como la directora de la filial holguinera Isabel García Granado, quien reconoció el apoyo de las autoridades y las instituciones culturales, las cuales se nutren con la enseñanza artística

Crecí entre ensayos y funciones

Por Yuri Hernández

Fotos Carlos Parra

He tenido desde muy pequeño una gran cercanía, una hermosa y estrecha relación con el coliseo principal de mi ciudad, el Teatro Comandante Eddy Suñol, debido a que mi padre Arnulfo Hernández (Chichi) fue por más de 25 años el estilista principal de la Compañía de Teatro Lírico Rodrigo Prats. Además, tuve el privilegio de que el gran maestro Raúl Camayd me obsequiara su cariño y amistad, a pesar de ser un niño. Camayd tuvo una linda relación con mi familia y conmigo. Con su inteligencia visionaria lanzó al universo increíblemente la profecía de que yo iba a ser un gran cantante, sin jamás haberme podido escuchar una nota debido a mi tremendo pánico escénico. Me quiso mucho hasta su muerte en julio de 1991 cuando yo contaba con 13 años de edad.

Yovivía metido en el Suñol, entre ensayos y funciones, correteando de manera hiperquinética y comiendo sin parar por todos los rincones de ese teatro y vi la mayoría de las puestas en escena más memorables de toda una época dorada irrefutablemente irrepetible.En enero del año 1995 debuté como artista aficionado en el Festival de la FEEM ganando el Gran Premio en la especialidad de Canto. Ese mismo año, aun estudiando en el IPVCE José Martí, fui invitado por el Teatro Lírico a participar en el estreno de la opereta Lola Cruz, de Ernesto Lecuona, bajo la dirección del maestro Armando Suárez del Villar. En 1996 canté el estreno en Holguín de la ópera de cámara cubana El sueño de los Carballos, con textos del poeta Jesús Orta Ruíz (El Indio Naborí) y música del maestro Norman Milanés. Ya en 1997 debuté profesionalmente como solista en la zarzuela española Los Gavilanes, de Jacinto Guerrero, bajo la dirección escénica de Alberto Dávalos.

Seguidamente canté el rol del Niño Fernando en la zarzuela cubana María la O, de Ernesto Lecuona. En el año 2000 gané el Gran Premio Raúl Camayd in Memoriam, en el Concurso Rodrigo Prats para jóvenes cantantes líricos en su 7ma. edición. He actuado en innumerables galas y conciertos, Romerías de Mayo, Fiestas de la Cultura Iberoamericana… Tuve el honor de cantar en la reinauguración del Teatro Suñol, que se produjo el 20 de julio de 2011, acompañado por el maestro Frank Fernández y la Orquesta Sinfónica de Holguín. Fui invitado especial en la Gala por los 75 de la emisora Radio Angulo. El 9 de Octubre del 2013 organicé, canté y dirigí artísticamente la Gala por el Bicentenario del Natalicio del genio Giuseppe Verdi, con la Orquesta Sinfónica de Holguín, dirigida por el maestro italiano Walter Themel.

Esta Gala se alzó con el Premio al mejor Suceso Cultural del Año y con el Premio del Público. En el año 2014 fui invitado especial del maestro Frank Fernández a la Gala Homenaje por sus 70 años de vida. El 24 de Mayo de 2014 realicé el concierto En un rincón del alma, homenaje al argentino Alberto Cortez con la Orquesta de Cámara de Holguín y músicos invitados. El 24 de Julio de ese mismo año debuté el rol de Turiddu en el estreno en Holguín de la ópera Cavalleria Rusticana, de Pietro Mascagni, después de 25 años sin hacerse una ópera en Holguín, acompañado por la Sinfónica de Holguín bajo la batuta del Italiano Walter Themel y la dirección escénica del maestro alemán Andreas Baesler. En el 2015 realicé el Concierto Digan lo que digan, homenaje al 76 aniversario del Teatro Suñol.

En abril de ese año fui invitado por la Banda Provincial de Música a realizar un Concierto con el director uruguayo-argentino Pablo dell’Oca. El 1ro de marzo de ese año recibí el Premio Alberto Dávalos, por una vida consagrada a las Artes Escénicas. El 26 de Junio de 2016 realicé el Concierto Italia per sempre, homenaje al 77 aniversario del Teatro Suñol. En Julio canté en el Concierto de Celebración de los 15 años de la Fundación de la OrquestaSinfónica de Holguín y el 55 Aniversario de la UNEAC.

En el 2016 fui invitado nuevamente por el maestro Frank Fernández al Concierto de clausura de la Fiesta Iberoamericana con la Sinfónicaholguinera, bajo la dirección de Oreste Saavedra. En 2017 realicé el concierto Canciones que enamoran, homenaje al mexicano Armando Manzanero con la Orquesta de Cámara de Holguín, bajo la dirección de Saavedra. El 2 de abril de 2017 canté la Sinfonía Coral No. 9 de Ludwig van Beethoven con el Teatro Lírico y laSinfónica de Holguín. El 21 de diciembre canté el estreno de la puesta Es esta María la O, una nueva versión de la zarzuela de Ernesto Lecuona. El 22 de Junio de 2018 realicé el concierto Para vivir, homenaje a la Fundación de la Casa de Iberoamérica. Y recientemente canté en la Gala Homenaje por los 80 años del Suñol.

 

 

Una gran noche para cantarle a Raphael

Dedicado al Teatro Eddy Suñol en su 80 aniversario, el reconocido tenor Yuri Hernández regaló al pueblo holguinero el concierto Mi gran noche, interpretando éxitos del cantante español Raphael.

Este concierto se suma a una serie de homenajes a importantes músicos realizados con anterioridad por Yuri: Armando Manzanero, Alberto Cortés, Manuel Alejandro, Pablo Milanés y ahora Raphael, entre los intérpretes hispanos más reconocidos, por su temperamento, su amplia trayectoria y la calidad de su música, recopilada en discos como Quisiera, El barco del amor, Volveré a nacer, El ángel, De que te quiero, te quiero, Más Raphael que nunca, Escándalo, entre otros.

Calidad en la interpretación y carisma, aseguran los presentes, caracterizó el esperado concierto.

Baibrama se complace en ofrecer al lector el siguiente texto escrito por Yuri Hernández a partir de su relación, desde muy joven, con el teatro Eddy Suñol, institución paradigmática de la cultura en Holguín.

Texto Baibrama

Foto Carlos Parra

Gráfica en retro con Daisy y Fernando

Por Arlene Gómez Palacios

“Este domingo ha sido el más movido del último año en Gibara” dice Rolando, quien me acogió en su casón de tejas rojas y puntal alto frente al Museo Colonial. “Dan deseos de sentarse en la acera porque nunca se sabe que estrella del cine pueda pasar y saludar. Ahorita pasó Jacqueline Arenal por aquí, ya la viste?”.

Este domingo 7 de julio se entregaron los Premios Lucía de Honor a dos artistas que llevan el nombre de su país en la frente, los mismos que en la tarde saludaron a Rolando mientras sonreían en el desfile inaugural. Fernando Pérez y Daisy Granados recibieron un lauro que les hace justo honor a quienes han dedicado sus vidas al séptimo arte.

Fotos: Kevin Manuel Noya

 

Como plato fuerte para arrancar la jornada estuvo el converatorio con estas grandes estrellas. El prestigioso director desde su sencillez y la bellísima Daisy, tan ella, conquistaron,  con sus historias, a un público ávido de saberles, de sentirles cerca y así estuvieron.

 

 

Junto a Jorge Perugorría, Presidente del Festival que soñara e hiciera posible Huberto, Fernando y Daisy moderaron el panel Gráfica en Reto, de Cine Pobre a Festival Internacional de Cine de Gibara. “Quiero personalmente, agradecerle a Fernando y a Daisy, en nombre del equipo realizador y pero sobre todo en nombre de los gibareños” apuntó Perugorría y dio pie a un mar de historias que fueron desde la niñez de la prestigiosa actriz hasta lo medular de sus pasiones.

Luego de un repaso por toda su filmografía, la actriz habló de sus tropiezos y dificultades pero a su vez subrayó que fue siempre una mujer que se impuso y sacó adelante todos sus proyectos.

 

“Yo soy un hombre felíz porque nada me ha sido fácil” aseguró Fernando justo desde la inmensidad en la que reposa en su sencillez. “Precisamente ese es un tema recurrente en mis películas, el hecho de cómo uno simplemente lucha por lo que quiere”. Fernando Pérez conoció a Humberto Solás en el año 1962, en plena crisis de octubre, era Asistente de Producción C. Por aquellos años se comenzaba a desarrollar la industria cinematográfica en Cuba.

Fernando recordó cuando coincidía con Daisy en el elevador, y Daisy recordó cuán buen mozo era Fernando. Fue una charla entre amigos de siempre, dos estrellas que coincidieron en un mismo espacio, el cine Giba de esta Villa Blanca, para continuar la obra de Humberto Solás y la magia del séptimo arte con factura autóctona.

Han pasado unas horas desde que llegué. Escribo este texto sentada en la calle “Real” o Independencia de la Villa Blanca de los Cangrejos, Gibara. El mar, el que te regala su olor desde que agarras la primera curva en el automóvil y el otro, el de arte, me han abrazado fuerte, desde la cabeza hasta los pies. Es el XV Festival Internacional de Cine de Gibara.

El canto de las estaciones es una niña con alas

Por Katherine Pérez

Mira ¿Ves el mar azul cobalto, que trae olas y cantos y barcas y peces? Allá, detrás de las montañas, digo. De las neblinosas montañas que parecen  el lomo de un caballo verde. ¿No lo ves aun?

Sí, hay gaviotas y calles torcidas, espigadas como olas de concreto y gente venida de todas partes, vestidos  con los colores del verano. El rosa helado y el verde menta. El blanco nube y el gris tormenta. El rojo amapola y el naranja…el naranja Gibara.

Teatro Las Estaciones. Obra: Niña con Alas. Fotos: Elier Cabrera

Y al llegar a donde te cuento, verás, en un parque a media mañana, niños que ríen y aplauden, salpicados por las aguas de un teatro que cada vez da más alegría y belleza a las Tablas cubanas. Teatro de las Estaciones.

Los niños ven los pájaros, aves de costa y monte que los sobrevuelan y cantan y se pierden entre el cielo apacible de los pueblos del mar. Y vuelven trayendo sobre las alas hermosos secretos que dejan caer en las manos de los niños (con el cuidado del cerezo que pierde sus flores) y los niños los aprietan y los ponen en sus bolsillos para que nadie nunca los pueda robar. Como quien guarda entre el sueño y el recuerdo el trote de gamusa de un caballito enano.

Un aguacero de versos. Un aguacero de risas. Y el agua feliz que es la risa de los niños inunda las calles de Gibara, y canta contra las puertas y las ventanas. Un canto de agua. Un canto de vida. El canto de la belleza. El canto del Arte. Y los niños se van felices, con el teatro en el pecho y una alegría desconocida, que es la cosquillita de la poesía como plumitas de gorrión en la nariz.

Dice Federico García Lorca en su Pequeño vals vienés, que en Viena sueñan los niños con viejas luces de Hungría, y yo hoy vi a los niños de Gibara soñar con las luces de este pueblo suyo, con las electrizantes luces del sol sobre el océano.

Y uno, que cree en la luz del teatro como otro sol sobre los mares del mundo, aplaude y se ríe como si fuera acaso un niño más y hasta repite: Los aguinaldos en el invierno. Los aguinaldos en el invierno. ¿En el invierno? Y no es acaso este teatro también un aguinaldo, un aguinaldo de versos y vida puesto a los pies de los pinos del Verano…

Quince años de un mar de artes en Gibara

Por Erian Peña Pupo y Vanessa Pernía Arias

Luces, cámara…

Tras las curvas de la carretera, las montañas en el horizonte y el mar abriendo su azul, Gibara celebra el 15 aniversario de su Festival Internacional de Cine, creado por Humberto Solás en 2003.

Desfile inaugural Fotos: Kevin Manuel Noya

Del apelativo inicial de Pobre –humilde en su elaboración, pero actuante y movilizador, estético y ético–, amplió su diapasón desde hace tres ediciones para convertirse en una amplia cita internacional.

Un mar de artes, reza el slogan de esta edición. Pues en Gibara confluye, además del cine, epicentro del Festival, las artes visuales, la música, la danza, el teatro… en interacción con el pueblo.

Gibara espera el Festival, como Remedios sus Parrandas, Holguín sus Romerías, Santiago su Fiesta del Fuego… Como parte ineludible de una identidad construida en el accionar diario. Por eso acompaña el desfile inaugural a lo largo de la céntrica calle Independencia. Toma fotos, sonríe…

No hay nada parecido a este encuentro sui generis. Gibara tiene magia, mística, dicen muchos. Pocos se resisten a salir de sus casas en estos días. Los parques y la Plaza Da Silva van llenándose de vida.

Humberto Solás se enamoró de ella. Filmó aquí varias de sus películas, inició la aventura artística que ha hecho que en esta villa marítima de la costa norte de Cuba –la más próspera de la región en buena parte del siglo XIX e inicios del XX– cada año se llené de artistas de varias partes del mundo.

Hoy Jorge Perugorría, presidente del Festival, continúa el sueño.Muchas veces –como Silvio– sueña con serpientes, pero cree en el poder trasformador de la cultura.Por eso encabeza el desfile, habla a los reunidos cerca de la estatua de la Libertad… Los invita al cine, a que vean películas…

A soñar en días de Festival…

Gibara, acción…

Como en ediciones anteriores, el cine Giba fue sede de la gala de inauguración del Festival gibareño, que contó con la presencia, entre otros, de Ernesto Santiesteban, Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba (PCC) en la provincia, Julio César Estupiñán, presidente de la Asamblea Provincial del Poder Popular en Holguín, y Jorge Perugorría, presidente de FIC Gibara 2019.

Codanza, compañía dirigida por la Maestra Maricel Godoy, impregnó fuerza, vitalidad y destreza a una gala que recordó la fundación, el 24 de marzo de 1959, del Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (Icaic) y que tuvo entre sus conductores a los actores del cine cubano Tahimí Alvariño, Jacqueline Arenal, Néstor Jiménez y Vladimir Cruz y a la cantante Rochy Ameneiro.

Presentados por Rochy, el colectivo matancero Teatro de Las Estaciones, dirigido por Rubén Darío Salazar, recibió en manos de Perugorría un reconocimiento a propósito de su 25 aniversario. “Este es un festival único, sui generis, singular. Tienen un tesoro, cuídenlo”, comentó Rubén Darío. Teatro de Las Estaciones presentará en el Festival las obras Una niña con alas y La niña que riega la albahaca y el príncipe preguntón, esta última con dirección, además, de Zenén Calero.

 

Uno de los momentos más esperados de la gala fue la entrega del Premio Lucía de Honor a la actriz Daysi Granados y al reconocido realizador Fernando Pérez. El primero fue otorgado por la actriz María Isabel Díaz –la misma de Una novia para David, Papeles secundarios, La vida en rosa, Hello Hemingway, Las noches de Constantinopla y Volver–, mientras Laura de la Uz lo entregó a Fernando Pérez.

Daysi Granados rememoró la filmación en 1981 de Cecilia, de Humberto Solás: “Este es un premio muy importante para mí. Me hace sentir que voy a seguir adelante mientras tenga fuerzas para dar lo mejor de mí a ustedes, este público maravilloso. Esto hay que vivirlo. Es increíble. Es algo impresionante. Muchas gracias al pueblo de Gibara, es una maravilla, un honor, poder recibir este Premio aquí”, comentó la actriz de filmes clásicos en la historia del cine cubano como Memorias del subdesarrollo, Retrato de Teresa, Vidas paralelas, y Plaff o demasiado miedo a la vida.

Por su parte, Fernando Pérez agradeció a “los productores, actores, trabajadores… que en los 60 años del Icaic me han ayudado a hacer cine”. “A ellos también mi agradecimiento”, subrayó el director de Clandestino, Madagascar, La vida es silbar, Suite Habana, Madrigal y Martí: el ojo del canario.

Ambos, Daysi y Fernando, junto al editor Nelson Rodríguez, merecieron el Premio Nacional de Cine en 2007.

FIC Gibara, que cuenta con 59 películas y 15 guiones compitiendo por los principales premios, realizará una proyección espacial de Insumisas, el más reciente filme de Fernando, codirigido con Laura Cazador.

La gala –que dio paso al concierto de Kelvis Ochoa y David Torrens, con temas de Pablo Milanés y Silvio Rodríguez– concluyó con Infinito, fragmento de la coreografía Edén, de Mi compañía, dirigida por Susana Pous.

Gibara inició un 15 Festival cargado de expectativas y sorpresas: un mar de artes que lo desborda todo.

¡Bienvenidos a FIC Gibara 2019!

Andanzas hispánicas del Ballet Español de Cuba en Holguín

Por Erian Peña Pupo

Fotos Kevin Manuel Noya

Con el título Andanzas hispánicas, el Ballet Español de Cuba, con dirección del Maestro Eduardo Veitía, presentó en el Teatro Comandante Eddy Suñol de Holguín, un sugerente y abarcador espectáculo que recorre diversas regiones de España de la mano de la música, el baile y el cante jondo.

Balle Español de Cuba. Fotos: Kevin Manuel Noya

El Ballet Español de Cuba, mediante un programa integrado por catorce obras en dos partes, recorre las principales variantes o expresiones dancísticas de la danza española. Entre ellas, la escuela bolera: nacida en Andalucía y declarada Bien de Interés Histórico y Patrimonio Histórico de España, se caracteriza por su barroquismo y la complejidad en la ejecución gracias a la interacción con la danza clásica del siglo XVII mediante los bailes cortesanos franceses e italianos.

Están presentes, además, en Andanzas hispánicas, recientemente presentado con bastante éxito en el habanero Teatro Martí por el BEC, creado por la Maestra Alicia Alonso en 1988: el flamenco,originario de Andalucía, Extremadura y Murcia y declarado por la Unesco en 2010 como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad; la farruca, los bailes populares y regionales…

Andanzas hispánicas –escribe el crítico Toni Piñera en el programa– “muestra las diferentes aristas de su quehacer danzario, para enseñar la mezcla profunda de nuestra idiosincrasia, con ritmo, acción y esa premisa de la agrupación, que como marca indeleble los caracteriza en el tiempo: la fuerza para vencer cualquier obstáculo, porque nada es imposible para decir en la escena. Todo ello se hará eco en las centenarias tablas, con un conjunto de obras coreografiadas por Francis Núñez, Pablo Egea, Marieta Romero, Leslie Ung, y el propio Eduardo Veitía, que siluetearán –con la elegancia, el talento y el amor que caracteriza y hace gala en la ya larga historia del BEC–, la personalidad de esta compañía de cabecera en este género en nuestra Isla. En ella vibra la danza en plural, porque, claro está, son cubanos que bailan lo español”.

 

Elegancia y telento –como escribió Toni Piñera– caracterizaron la presentación en Holguín de Andanzas hispánicas, coreografías “donde emerge una mezcla de ballet clásico, lo español, la danza y esa cubanía que sale por todas las hendijas del movimiento”, que distingue al Ballet Español.

Andanzas hispánicas se hizo acompañar en varias de las obras –siendo este uno de los atractivos del espectáculo– por de Alejandro Valdés y Palo de Agua, joven agrupación cubana de nuevo flamenco, merecedora en los Premios Cuerda Viva 2018 del galardón al Mejor Grupo Flamenco.

Valdés ha denominado a esta particular mezcla como Nuevo Flamenco de Cuba, caracterizado por el concepto musical empleado en la guitarra y el cante, con influencia de la música cubana, más la peculiaridad del bajo eléctrico y la percusión, y del sonido celta que le imprimen el violín y la gaita. “Es el resultado de lo que hemos venido desarrollando los cubanos con el flamenco por más de cuatro generaciones, más toda mi experiencia como músico flamenco cubano”, añade.

Palo de Agua está integrado, además, por Dayan Reyes (cante y gaita), Alejandro R. Serrano (bajo) y Leandro Cobas (cajón). Por su parte, el propio BEC cuenta con Daniel Martínez (pianista concertista), Annara García (flauta), José Javier Robaina (percusión) y Luis Armando Pérez (violín).

El programa estuvo compuesto por las obras: Asturias, con música de Isaac Albéniz; Alhambra, arreglo de Daniel Martínez a partir de la obra de Ernesto Lecuona, con Ricardo D. Quintana, Alian J. Pineda y Ledián J. Martínez, y coreografía de Manuel Díaz; Sonata en Re, obra de Pablo Egea; Ante El Escorial, hermosa pieza de Eduardo Veitía, homenaje a la célebre bailarina estadounidense Isadora Duncan, considerada por muchos como la creadora de la danza moderna, interpretada por Claudia González y Diancy Martínez,según los diferentes días del programa; Gigantes y Cabezudos, jota aragonesa de Martín Vargas con arreglos coreográficos de Marieta Romero; El Vito, baile, canto y música popular de Andalucía, recreada por Leslie Ung; y La Boda de Luis Alonso, obra del propio Veitía, con Diancy Martínez y Ricardo D. Quintana.

Integran, además, Andanzas hispánicaslas obras: Esencia, farruca popular flamenca; Fandango, coreografía de Eduardo Veitía con la música de fandangos populares; Duende, estreno mundial de Eduardo Veitía a partir de un arreglo para flamenco realizado por Alejandro Valdés de la partitura de La muerte del cisne, compuesta porCamille Saint-Saëns en 1866 para el ballet homónimo de Michael Fokine, interpretada por Diancy Martínez y Ricardo D. Quintana; Soleá, coreografía de Pablo Egea; Alegrías; música de Andrew Lloyd Weber, con arreglo de Valdés Reyes; Muchocalor, Vengo y Rumba pa´ti, obras de Valdés Reyes y Palo de Agua; y A orillas del río Sil, rumba flamenca creada por Leslie Ung, con los primeros bailarines y el cuerpo de baile del BEC.

Fundado en 1987, no es hasta marzo del año 1988 que se oficializa como tal bajo el nombre de Conjunto de Danzas Españolas del Gran Teatro de La Habana.Posteriormente recibiría el actual nombre. El colectivo se nutre de jóvenes valores egresados de su Unidad Artística Docente, formadora y continuadora de los valores de la Danza Española. Con un vasto repertorio que abarca desde el clásico hasta el flamenco más genuino y la fusión, esta compañía constituida en su mayoría por jóvenes arriba a su XXXII aniversario llevando a todos la tradición de las raíces hispanas.

En tres décadas de amplio quehacer el Ballet Español de Cuba ha sido reconocido como la máxima expresión del género en el país, por el respeto y la seria indagación en el trabajo técnico y coreográfico que le ha permitido crear un estilo dentro del panorama de la danza española.

 

“Distinguido Nacional” para la Egrem en Holguín

Por Jorge Suñol Robles

Por sus resultados destacados y aportes en el orden económico productivo, así como su sostenido trabajo sindical,la UEB No.11 Egrem Holguín , obtuvo la categoría de Distinguido Nacional, reconocimiento que llega en las celebraciones por los 55 años de  esta empresa de grabaciones y ediciones musicales.

Fotos: Kevin Manuel Noya

El reconocimiento, que otorga la Central de Trabajadores de Cuba, a propuesta del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Cultura, muestra el destacado e intensionado trabajo de la disquera en el territorio, donde en el último quinquenio se han superado de 2 a 6 millones los ingresos, se han cumplido todos los indicadores económicos, se ha multiplicado por 10 las personas antendidas, por 4 las presentaciones artísticas y por 8 las capacidades para la población holguinera, según el propio director de la UEB,  Carlos Lam Mora.

“Han confiado en la Egrem los artistas holguineros, hemos sido su casa y sus cómplices, en aras de la creación, de la música cubana, de nuestra cultura, de nuestra ciudad”, afirmó Lam, durante la entrega oficial de la distinción, que tuvo como escenario la Casa de la Música holguinera.

Con la presencia de directivos del Partido, la CTC y del sector de la Cultura, los trabajadores de la  Egrem se comprometieron a una labor más ardua. :  “Tenemos que mejorar programaciones culturales  y saldar una deuda con las producciones fonográficas en nuestra provincia,  nosotros estamos en condiciones de estabilizarnos, para que esto sea  una fortaleza y oportunidad para que los músicos holguineros puedan formar parte del catálago de la Egrem”, comentó su propio director.

Regresan con Aquafest las sonoridades electrónicas del verano

Por Erian Peña Pupo y Vanessa Pernía Arias

Como el verano es sinónimo de calor y diversión, nada mejor que un festival donde la música y la adrenalina se mezclen en similares proporciones. Eso aseguran los organizadores de la II edición del Festival Aquafest.cu 2019, realizado en Holguín del 4 al 7 de julio por el Laboratorio Nacional de Música Electroacústica, la AHS, Artex, la Dirección Provincial de Cultura, entre otros.

“Si bien este tipo de música es originaria de Europa y Estados Unidos, la música electrónica hecha en Cuba es parte de la música cubana, pues somos cubanos quienes la realizamos”, comentó Dj Alexei, organizador del evento que surgió el pasado año en las áreas del Hotel El Bosque.

Si bien El Bosque posee la particularidad de la piscina, acorde al evento, este año los organizadores llevaron Aquafest.cu a otros sitios, como el Café del Arte Joven, en la Casa del Joven Creador de la AHS holguinera; el Gabinete Caligari, escenario imprescindible del arte alternativo en Holguín; la Batería Fernando VII y el Club Náutico, de Gibara; y la Plaza de La Marqueta.

Entre los Djs invitados, tanto de Holguín como de otras provincias, se encuentran Whisper, The Tonys Screams, Richi Castro, Dj Arte, Thellus, Alex6music, Faleke, Electrozona, Dj Cronos, Rakxo, Dj Nigga, Wezler, Dezzer Joker, Dj Arte, Charly Zuma, Dennis Ever, Dj Adrian y Jeaffry Kewis.

Además, se encuentran entre los invitados Topop, el duo Conexión y los violinistas Rocío y Dailen. Asimismo, se realizará un taller de software de mezcla y sonido en el Café del Arte Joven.

Aquafest.cu,a solo un año de creado, atrae a jóvenes e interesados en las sonoridades contemporáneas y suma potencialidades como un sugerente atractivo en la etapa estival del año.

Diversión y música se unen en un evento cuya segunda edición finalizará en el cabaret Nocturno con la presencia de B2B, World Music, los Djs participantes y las agrupaciones invitadas.

Tomado de la web de la AHS: www.ahs.cult.cu