Un Universo llamado García Márquez

Mañana garcía-marquezca. El cielo plomizo, el habitual chantaje de la lluvia anunciándose sobre los techos, y el irrenunciable calor… Marilín Aldana y César Gutiérrez (Cheche), nos regalan dos hermosos temas de la cancionística cubana. Es la segunda jornada del Coloquio Iberoamericano de Letras, que según Ronel González se celebra desde 1994. “Hace 35 años, en alguna fecha de 1982, Latinoamérica, el universo comprimido de los pueblos pequeños, y el realismo mágico, fueron distinguidos con un Premio Nobel de Literatura”, nos comenta Manuel García Verdecia en su función de moderador.

Segunda Jornada Coloquio Iberoamericano de Letras. Foto: Onelio Escalona

Mariela Varona, en un elemental gesto de caballerosidad de los restantes miembros del panel, es la encargada de adentrarnos en la obra del Gabo. Lo hace desde sus narraciones, reunidas en volúmenes como Ojos de perro azul y Doce cuentos peregrinos. Elige una pieza, “Eva está dentro de su gato”. Desplaza las yemas de sus dedos por la pantalla del Tablet y nos hace partícipes de un delicioso fragmento. En ese autor de apenas 21 años, están los gérmenes de Cien años de soledad, de El amor en tiempos del cólera, nos afirma Mariela, apasionándose, emocionándose…

Entonces Rubén Rodríguez aferra el batón, en este panel que por momentos parece un relevo de 4×100 metros. Su voz salpimentada aborda el periodismo de García Márquez, menciona libros imprescindibles para bucear en sus crónicas: Textos costeños, Entre cachacos, El amante inconcluso… Los periódicos le permitieron al Gabo hacer literatura, pudo permitirse ese “desliz” desde columnas como La jirafa, y terminó conformando una obra donde no se advierten costurones inter-genéricos, porque su periodismo es también alta literatura. Él supo ser elegante y sencillo al mismo tiempo, sin renunciar a su espléndido lenguaje.

Coloquio Iberoamericano de Letras. Foto: Onelio Escalona

El doctor Rojas Bez, acarrea la multiplicidad de García Márquez, y por un instante nos muestra a ese creador all around que fue el ciudadano de Macondo. Narrador, periodista, guionista, impulsor del Nuevo Cine Latinoamericano. En su juventud estuvo pensando incluso en la música como plataforma artística; ya adulto trabajaría en el libreto de varias óperas basadas en sus propios textos.

Durante mi intervención, subrayo el peso de la obra de García Márquez dentro del Boom latinoamericano. No debemos olvidar que Cien años de soledad está cumpliendo ya medio siglo de publicación. Aunque el 17 de abril de 2014, el Gabo abandonaba sus armazones corporales, sus páginas serán patrimonio incuestionable de la eternidad.

Minutos después, Kenia Leyva, presentó el poemario El cielo no ha cambiado, de Alejandro Fonseca, y los narradores Emerio Medina, Edilberto Rodríguez Tamayo, y Félix Cabrera, compartieron con el público sus creaciones más recientes. Una jornada absolutamente provechosa llega a su fin, mientras muchos estamos ávidos por llegar a casa y tomar del librero uno de los tomos de García Márquez, para rememorar alguna frase, un pasaje en específico, quizás un inicio glorioso: «Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo».

Por Moisés Mayán

Los ojos siempre abiertos de Miguel Hernández

La mejor forma de recordar a un poeta es la lectura diligente de sus versos. La voz del promotor cultural Joaquín Osorio, se convierte en un necesario preámbulo al panel: Miguel Hernández, vientos de pueblo me llevan. El diáfano pulsar de la guitarra de Eliecer Travieso inunda el espacio, y dispone acertadamente el advenimiento de la palabra. Minutos antes, la música ambiental acercaba a la memoria, textos de Miguel Hernández musicalizados por el cantautor barcelonés Joan Manuel Serrat.

Panel: Miguel Hernández, vientos de pueblo me llevan. Foto del autor

Dos poetas, dos amigos, Ronel González y José Luis Serrano, asumirán el quehacer de transparentar la personalidad y obra de Miguel Hernández para los asistentes al Centro Cultural Ibérico, en la mañana del 25 de octubre. El pastorcillo de cabras de Orihuela, que ingresaría con su rebaño de poemas en la eternidad de la palabra, se va transformando poco a poco, en presencia incorpórea que nos conmueve a través de la evocación de algunos de sus textos memorables.

Miguel no consiguió abstraerse de su compromiso social y se alistó en el bando republicano durante la Guerra Civil, incluso, llegó a convertirse en comisario político militar del Partido Comunista de España. En 1942, en el Reformatorio de Adultos de Alicante, privado de su libertad, enferma de bronquitis y tifus, como si no fuera suficiente, luego se complica con tuberculosis, y muere con apenas 31 años. Pero hay un detalle que no pasa desapercibido, un acto de rebeldía que lo distingue entre los escuadrones de anónimos difuntos que abonan los suelos de la historia, ni después de muerto pudieron cerrarle los ojos; su amigo Vicente Aleixandre, escribió un poema a propósito de ese inusual acontecimiento.

José Luis Serrano, reflexiona con su vehemencia habitual, sobre el carácter “absolutamente moderno” de la poesía de Miguel Hernández, y lo relaciona a las líneas creativas de César Vallejo. Textos de una crudeza solo equiparada a las fotografías del corresponsal de guerra húngaro, Robert Capa, borbotean en la garganta de Serrano y estremecen el auditorio.

Sobre la delgada línea del final, el trovador Orlando Silverio, acompañado del rasgueo de su guitarra, desmigajaba los versos: Menos tu vientre/ todo es confuso/ Menos tu vientre/ todo es futuro… Es una lástima que en estos momentos tan oportunos no contemos con libros de Miguel Hernández a disposición del público.

En 2001, Ediciones Holguín publicó dentro de su colección Ático, un tomo de su poesía amorosa, pero hace tiempo que se agotaron los últimos ejemplares. Entonces solo podemos sentirnos complacidos, porque la mejor forma de recordar a un poeta, es ―ya lo saben― la lectura de sus versos.

Por Moisés Mayán

Cuba tras el lente de Italia

La artista Clarissa Collenzi, al centro, junto a las curadoras de su exposición en XXIII Fiesta de la Cultura Iberoamericana. Foto: cortesía de la entrevistada
La artista Clarissa Collenzi, al centro, junto a las curadoras de su exposición en XXIII Fiesta de la Cultura Iberoamericana. Foto: cortesía de la entrevistada

Viejos “almendrones”, focos, llantas, carrocerías, una misteriosa ventana, hojas de tabaco secas… Obras que se “bañan” con una luz especial, la del trópico. En el pequeño salón del Centro Provincial de Patrimonio las imágenes de Clarissa Collenzi hablan bien alto.

“Una visión italiana de Cuba” constituye su muestra que se presenta en la XXIII Fiesta de la Cultura Iberoamericana. Llegar a la esquina del Parque San José, pasar bajo la sombra de El Angelote y quedar encantado con las fotografías que se empeñan en dar vida a las múltiples ruinas y fachadas habaneras.

“En ellas encuentro algo mágico, me gusta trabajar con lo abstracto y sus formas. Especialmente, busco retratar todos los sentidos: el olor del tabaco, la textura de los viejos autos, el reflejo del agua. Luego, cada espectador añade su propia apreciación a mis creaciones.”, advierte la italiana residente en México.

A su formación profesional en las artes plásticas le debe mucho. “Con tan solo ver una grieta puedo jugar con los colores, hago contrastes; o inspirarme con la magia de una ventana antigua, según mi estado de ánimo,” comparte con los jóvenes estudiantes de la Escuela Profesional El Alba.

¿Aún es posible retratar nuestra Isla sin supeditarse a las típicas fotos de postal? Clarissa lo logra, y muy intimista, su exhibición ya forma parte de Holguín. Acá ha encontrado una plaza fija para mostrar ese punto de vista único. Sucedió cuando, en junio pasado, esta misma colección visitara la pequeña sala Fausto Cristo de la sede holguinera de la Uneac o las concurridas Romerías de Mayo.

Con una vasta trayectoria en la postproducción y restauro de fotografía antigua, Collenzi ha sido cautivada por temáticas muy diversas. Desde Nuevo León, en Monterrey, se ha integrado en más de una treintena de exposiciones colectivas— Exposición “Mujeres, ExpoTour 2013”, La Tierra mi casa, Cien caras, cien máscaras, Artistas Italianos en México, entre otras— alternando con el rol de jurado en varios proyectos.

Ser maestra titular de Historia del Arte le permite entablar una verdadera conexión con los aprendices de las artes visuales. Con ellos espera mantener un diálogo en esta cita de Iberoamérica donde sus creaciones aparecen como huella indiscutible del vínculo entre el Viejo y el Nuevo Mundo.

De su obra ha sido señalada, “muestra esa asimetría (sinónimo de juventud) de la que hablaba Rene Chard; estructuras roídas por el tiempo y el abandono, pero al mismo tiempo hermosos símbolos del pasado; mosaicos artesanales creados por la inventiva humana; balcones desvencijados con las típicas sábanas colgando; vitrales coloniales en diversos tonos de azules; columnas oxidadas, mohosas, roídas; adoquines gastados por el paso del tiempo y los transeúntes; viejas columnas; baldosas con motivos florales y geométricos; rejas igualmente oxidadas; fragmentos de fortificaciones… Incluso, lo que parecen ser vegas con hojas de tabaco secándose; las extrañas formas de los troncos y raíces de algún árbol; un atardecer…”

Desde Monterrey, nos visita esta artífice de la lente con raíz europea. Encantada por la Cuba hechizada por el tiempo. El ojo de Clarissa es milimétrico, detallista… No le interesa fotografiar automóviles o construcciones en pose de turista asombrada; busca, en cambio, el encuadre del elemento en la composición: no los objetos en sí, sino los fragmentos, las resonancias de esas pequeñas figuraciones insulares… las mismas que hoy le dan la bienvenida a la XXIII Fiesta de la Cultura Iberoamericana.

 

 

 

 

 

¿Visión que resalta lo hispánico?

Eduardo Ávila Rumayor, director de la Casa de Iberoamérica. Foto del autor

A punto de conmemorarse 525 años del arribo de Cristóbal Colón a tierras cubanas, la edición XXIII de la Fiesta de la Cultura Iberoamericana, sostiene, igual que ocurrió en los encuentros precedentes, la posición de defensa de la identidad de los pueblos originarios de nuestra América, sin negar el impacto que tuvo en ellos España a través del cruel proceso de sometimiento que implantó.

Lo afirma el doctor en ciencias pedagógicas Eduardo Ávila Rumayor, director de la Casa de Iberoamérica, para quien es una posición facilista asumir, como propugnan algunas tesis, que la visión cubana acerca del «encuentro de culturas» hace concesiones en detrimento de lo aborigen.

«Defendemos un punto de vista bien sopesado, que en nada edulcora la conquista, pues admite el nivel de genocidio y avasallamiento de esta y lo condena enérgicamente».

«Preconizamos un proyecto cultural que expone el nacimiento de una nueva cultura y apoya lo que realmente surgió de esa unidad que se dio a partir de un hecho en extremo traumático para las poblaciones aborígenes de una vasta región».

«Negar el impacto de la conquista, sería ignorar lo que se construyó a partir de lo que desencadenó, entre ello, el contacto con lo africano, asiático y caribeño; estaríamos negando el papel de las demás culturas que contribuyeron a formar lo que hoy somos, es decir, la cultura que Fernando Ortiz declaraba en 1942, en la apertura del Congreso Nacional de Historiadores».

Ávila Rumayor asevera que la Casa de Iberoamérica dispone de un alto nivel de argumentación y documentación que justifica su surgimiento y existencia, razón por la que está abierta al debate de los más diversos juicios, sin excluir el que refuerza la idea de que no debiera asociarse la Fiesta de la Cultura Iberoamericana al hecho del 28 de octubre de 1492.

«Desde sus inicios, nuestra Casa se nutrió de un cuerpo de intelectuales e investigadores propios y asociados. Todos han generado un grupo importante de indagaciones que van mucho más allá del componente hispánico de la configuración étnica y cultural que poseemos».

«Por eso mismo la Fiesta de la Cultura Iberoamericana es la oportunidad de tener la cita de los pueblos que resisten, la cual expresa confluencia de naciones diversas y no expresión de una visión que resalta solo lo hispánico. Es un evento que continúa revelando la capacidad de generar proyectos artísticos basados en esa diversidad cultural».

«A partir de los conceptos sostenidos, entre muchas cosas, se ha podido disfrutar en Holguín de colecciones tan importantes como la de los trajes típicos del pueblo Maya».

«Por aquí también ha desfilado una importante cantidad de agrupaciones folclóricas de Chile, México, Perú, Colombia y otras naciones del continente americano, lo que ha devenido oportunidad para identificarnos con las raíces culturales de la región. A la presente edición de la Fiesta asisten elencos musicales de Argentina que nos van a regalar el folclor amerindio. Esa confluencia de pueblos es la que seguiremos defendiendo».

Por Germán Veloz Placencia

Tomado de www.granma.cu

En el Centro Ibérico: “la joya de la corona”

Una joya de la interpretación fue este concierto de música española. Foto Carlos Rafael

A los festejos que se incluyen dentro de la 23 Edición de la Fiesta de la Cultura Iberoamericana se suma uno de sus espacios más prominentes, tal es el caso del Centro Cultural Ibérico, que en esta ocasión celebra diez años de fundado. En esta ocasión su eje temático lo centran los 75 años del fallecimiento del poeta español Miguel Hernández, motivo por el cual realizarán una amplia jornada de homenaje que incluye paneles, conversatorios y proyección de materiales audiovisuales, todo ello en su sede, el Museo Provincial “La Periquera”.

Mercedes Lores Casamayor, coordinadora del Proyecto Cultural Ibérico, destacó que entre las actividades a desarrollarse sobresale el concierto del director español Gregorio Gutiérrez Hernández con la Orquesta Sinfónica de Holguín, el cual abrió las puertas de este espacio en la tarde del 24 de octubre, unido al tradicional brindis por Iberoamérica.

“Power Falla a Rodrigo”, como se titula el concierto, realiza un recorrido por estos prominentes compositores hispanos, pero lamentablemente el último representante y su connotado concierto de “Aranjuez” no pudo ser interpretado. A pesar de la notable ausencia sonora, una tarde como la de este martes, sin lugar a dudas, es un lujo para quienes lo disfrutaron y un anhelo satisfecho para sus gestores: “Desde hace un tiempo existía la iniciativa del comité organizador de la Fiesta por hacer un concierto únicamente de música española, y la joya de la corona ahora lo constituyó la participación de un director de este país al frente de nuestra orquesta”, destacó Oreste Saavedra, director de la Sinfónica holguinera.

En varias ocasiones Gutiérrez Hernández ha visitado Cuba, sosteniendo notable interés  por la mayor de las Antillas y su pentagrama, bajo el criterio de que “este es un país muy especial”. Esta no es la primera vez que se presenta en nuestro país al frente de músicos de la Isla, sin embargo, sobre su visita a la nororiental provincia expresó: “me siento encantado de participar en esta concierto al frente de tan talentosos músicos como los que integran la sinfónica de Holguín”.

El prominente Don Fernando Ortiz fue recordado en la inauguración del Centro. Foto Carlos Rafael

El espectáculo que inauguró el Centro Cultural tuvo como invitada especial a la cantaora holguinera Maité Segura Wong, quien junto al director español, recibió un reconocimiento por parte de los organizadores de la Fiesta, para celebrar tan perfecta simbiosis entre voz y acompañamiento sonoro.

Además de dirigir numerosas obras sinfónicas como ballets, oratorios y zarzuelas, en el haber de Gutiérrez Hernández se incluyen además las renombradas óperas Tosca, La Bohème, Carmen, entre otras. También ha estrenado mundialmente numerosas obras de compositores contemporáneos como E. Denisov, T. Marco, J Villa- Rojo; y ha sido director titular de la Orquesta Clásica de la Laguna, la Orquesta Filarmónica de Mendoza, Director asociado del Ensemble de Música Contemporánea de Moscú, así como principal director invitado del Teatro de Ópera y Ballet de Ufá (Rusia), por solo citar algunos.

En 2006 nace el Centro Ibérico, al que preceden acciones puntuales pero sin la organización que este posee ahora: “antes del Centro todos las sociedades nos encontrábamos dentro de la Fiesta, pero no agrupados como ahora. En nombre de mi Asociación le transmito la felicitación a Mercedes porque gracias a ella se han hecho sentir las comunidades españolas dentro de la Ibero”, destacó Amelia Guerra, Presidenta de las Asociación Canaria en Holguín.

Las acciones del Centro se realizan durante todo el año en la Casa Ibero, pero su máxima expresión es durante la Fiesta, por tal motivo constan dentro de ella otros momentos de significación como el Forum “Hacia un mundo mejor”, dentro del cual se realiza el IV Coloquio que se dedicará, al igual que el pasado año, a historias de vida de canarios que han dejado su impronta en Holguín.

El Festival Iberoamericano de Vinos Artesanales y las tradicionales sesiones de Yoga en la vida cotidiana, constan como otras actividades llamativas dentro de su programa específico, en este último evento, cuentan con la participación especial de María de Jesús Ocampo, miembro del grupo de Yoga de Barcelona, quien ofrecerá sus experiencias y asistirá a los espacios de meditación.

Grupo Los Guayaberos celebra 37 años de vida artística

Continuadores de la obra de Faustino Oramas, el Rey del Doble Sentido, el grupo cubano Los Guayaberos celebró sus 37 años de vida artística, con un concierto en el Teatro Comandante Eddy Suñol de la ciudad de Holguín.

Grupo Los guayaberos. Foto: Tomada de Internet

Al ritmo de “Marieta”, y “¡Ay, Candela!”, entre otros temas populares del también conocido como El Guayabero, se presentó la compañía danzaria Holguín Forever y el Club del Danzón José María Ochoa de la Casa de Cultura Manuel Dositeo.

El espectáculo, bajo la dirección artística de Carlos López, tuvo entre sus invitados a los instrumentistas Isaín Mora en el piano y Miguel Osorio en la caja, además de los solistas Betsy Remedios, Camilo Batista y Maité Segura, directora de la agrupación Cubandaluz, con temas como “Ciego amor”, “Son para ti” y “Dos Gardenias”, respectivamente.

Puerto Rico estuvo presente en esta celebración y con el tema “Lamento Borincano”, de Rafael Hernández Marín, se expresó el apoyo a ese país por las afectaciones sufridas tras el paso de los huracanes Irma y María.

El Grupo Los Guayaberos fue fundado por Faustino Oramas en 1980 y aun cultiva sus canciones a través de la música tradicional. El espacio habitual donde se presentan es la Casa de la Trova de la ciudad de Holguín.

Por María Caridad Martínez Peregrín

Tomado de www.ahora.cu

 

 

 

Tradición e identidad en Iberoarte 2017

 

A la XVI Feria Internacional de Artesanía Iberoarte 2017 se llega tras peregrinar en una notoria fila. Este evento que conjuga el arte y lo tradicional, tiene mucho por ofrecer a sus asiduos en Holguín, de la mano de artesanos y creadores de diez regiones iberoamericanas. Consolidada como uno de los principales incentivos de la Fiesta de la Cultura Iberoamericana, a esta cita de la buena tradición se añaden países igual de fascinantes como Canadá y la India con sus stands característicos.

Varias jornadas restan aún a la Ciudad cubana de los Parques como punto focal para apreciar lo mejor de la orfebrería, ebanistería, tejidos, trabajo en cuero y barro, muñequería, plantas ornamentales, del 13 al 29 de octubre, bajo el espíritu del Año Iberoamericano de las Artesanías.Lo afirma el expositor ecuatoriano Marcelo Riera, cuyos sombreros de Montecristi — hechos a mano con paja toquilla 100% natural— constituyen un vistoso accesorio para no pocos visitantes.

“Nuestras tejedoras, mujeres ancianas que manejan este arte legado por generaciones, se toman entre una semana y seis meses para elaborar un sombrero, utilizando solo las más finas libras de paja “toquilla”, que pueden ser decoradas con colores vivos. Pueden ser usados por hombres y mujeres, lo mismo en la playa que en ocasiones especiales como bodas. Hemos querido traer un producto bien útil en esta zona tropical. Es una tradición nuestra que ha sido reconocida por la Unesco como Patrimonio Cultural inmaterial de la Humanidad,” asegura Riera.

 Reconocidos como uno de los complementos más finos del mundo, alcanzaron popularidad cuando en 1906 se convirtieran en "El sombrero de Panamá" durante la visita al famoso canal en construcción del presidente Theodore Roosevelt, cuya fotografía usando uno de estos ejemplares le dio la vuelta al mundo. ACN FOTO/Juan Pablo CARRERAS
Reconocidos como uno de los complementos más finos del mundo, alcanzaron popularidad cuando en 1906 se convirtieran en “El sombrero de Panamá” durante la visita al famoso canal en construcción del presidente Theodore Roosevelt, cuya fotografía usando uno de estos ejemplares le dio la vuelta al mundo. ACN FOTO/Juan Pablo CARRERAS

Defensa e integración de los pueblos iberoamericanos y, al mismo tiempo, de los valores y tradiciones autóctonas de esta región se potencian en esta cita artesanal donde podemos apreciar varias piezas que conforman la identidad nacional.

Desde el Perú se presenta una muestra muy original. Por primera vez, el proyecto Cerámica Arce de la región Arequipa acude con su ajuar artesanal. Todo de arcilla peruana: toros y caballos, anillos y botones, pequeños pesebres de la religión cristiana. Mientras un procedimiento milenario envuelve al olfato y permite ponernos en contacto con la cultura inca y su respeto por la tierra y el aire. Una práctica ancestral que, utilizada en la aromaterapia contemporánea convida a relajar el cuerpo.

“Los aromatizadores son de raíz medicinal, adornados con figuras del imperio incaico e impregnados con “yerba Luisa”. “¿Los toros? Para la abundancia económica y la unión familiar. ¿Los caballos? Para el bienestar en el trabajo, son un símbolo de la laboriosidad. Antiguamente no existía una casa peruana sin cobijar en cada uno de sus techos estas figuras de arcilla peruana, a la que se atribuyen poderes de bonanza y suerte, con ella se conciben anillos y botones que adornan las vestimentas típicas.”

Minúsculos, los pesebres recuerdan el nacimiento de Jesús. Los hay representando a Cuzco, la Amazonía, Trujillo, Machu Pichu y otras regiones peruanas. Un nacimiento de Jesús ¿negrito? “Pues sí, representa la zona desértica de Nazca, allí abundan los habitantes morenos y así los hemos retratado. Hay que acercar al público cubano mucho más la cultura del Perú, por eso estamos acá,” me asegura el comerciante de Cerámica Arce.

En Iberoarte 2017, la tradición familiar se impone como una especial característica junto a la diversidad que hacen marcar la diferencia a más de una propuesta.

 Sus creaciones de “calabazas mate”— para nosotros güiras— poseen un sello propio y distintivo. ACN FOTO/Juan Pablo CARRERAS/sdl FOTO/Juan Pablo CARRERAS/sdl
Sus creaciones de “calabazas mate”— para nosotros güiras— poseen un sello propio y distintivo. ACN FOTO/Juan Pablo CARRERAS/sdl

Que lo diga la joven artesana Jimena Oré, integrante de esta familia que repite su presencia en el certamen con sus alegorías y atributos de la región de Ayacucho.No solo la cerámica concebida por su padre, multipremiado en este tipo de eventos, le atrae. Por si la rica mixtura cultural que le antecede fuese poca, este clan lleva en las venas el amor por la creación artesanal y continúan poniendo en alto el nombre de su país. Le seduce el trabajo minucioso, logrado por las formas caprichosas del fruto que, poco a poco, se convierte en pelícanos o búhos.

La civilización inca empleaban las calabazas como platos o vasijas al abrirlas,” cuenta mientras advierto un fascinante grabado en una de sus piezas más hermosas. Aparecen representados el sol y la luna, cada uno tienen un significado en la iconografía de los adoradores del Sol, los animales y otros dioses. A este arte ancestral peruano dedica sus horas libres Jimena, quien siendo actualmente estudiante de Administración, continúa preservando las costumbres y el folclore de sus antepasados.

 “Semejar esta cosmovisión me apasiona mucho.“Como los mayas, los incas eran tan inteligentes que poseían su propio calendario de acuerdo a las estaciones del año,” asegura la joven artesana quien reconoce en el legado de ese imperio y su arte, una verdadera fuente de inspiración”

Para ella la artesanía, más que una pasión, significa el vehículo para hacer lo que más le gusta: enseñar. “En los talleres enseño a niños y adultos que vienen con deseos de aprender y mucho interés.” Predominan en sus “calabazas” los colores naturales de la tierra, marcados con la huella del fuego para lograr las figuraciones oscuras. “Generalmente me salen mejor los proyectos cuando me mueven las emociones, esté triste o eufórica. No puedo trabajar si no me está pasando algo.”

Foto: Carlos Rafael
Foto: Carlos Rafael

Esta edición de Iberoarte arribó con fuerza, en su gala de apertura despuntó el talento de la compañía Codanza, el grupo musical Cubandaluz, solistas del Teatro Lírico de Holguín y el dúo de guitarra Savarez .

Los artesanos de la Isla acuden al certamen con una imagen pródiga, bien por la calidad de sus propuestas, reconocidas a nivel nacional e internacional, bien por la numerosa asistencia desde La Habana hasta Santiago de Cuba y la provincia anfitriona.Otros momentos relevantes se viviría en la inauguración del Bazar “Lote 13” con la exposición personal del artista de la plástica Nelson Domínguez en el Hotel Pernik y un homenaje al maestro Cosme Proenza, durante el Día de la Cultura Cubana.

No solo las actividades feriales generan atención. Las exposiciones y pasarelas de moda celebradas en el salón Benny Moré y la sala El Zaguán del Fondo Cubano de Bienes Culturales (FCBC) propician el contacto con las diversas colecciones y diseñadores asistentes a la Feria. Paralelamente, en la Escuela Profesional El Alba se realizaron conversatorios sobre la historia de la escultura y el retrato en Cuba, y talleres de creación infantil, pintura, dibujo y origami en la sede holguinera de la Uneac.

Iberoarte ha extendido sus sedes, abarcando no sólo las grandes instalaciones del Recinto Ferial Expo Holguín como sede principal, también el concurrido Complejo Cultural Plaza de la Marqueta ha convenido diferentes actividades culturales para la multitud de visitantes donde, además, sucede la interesante oferta de cactus y suculentas, tejidos contemporáneos y una muestra de la mejor ebanistería.

 

 

 

 

Inicia en Holguín Fiesta de la Cultura Iberoamericana

La XXIII edición de la Fiesta de la Cultura Iberoamericana que iniciará este martes en la ciudad de Holguín y se extenderá hasta el próximo día 30, tendrá a más de 150 invitados de unos 20 países.

Artistas e intelectuales de Argentina, España, México y los Estados Unidos sobresalen entre las delegaciones más representativas que acuden a este evento multicultural con el deseo de regalar y conocer las tradiciones culturales más distintivas de los pueblos.

Las industrias culturales y el desarrollo local constituye el tema central de los festejos y como motivación especial tiene la conmemoración del aniversario 525 del desembarco de Cristóbal Colón a tierras cubanas, en las costas de Bariay, Holguín, el 28 de octubre de 1492.

El ballet folklórico “Estilo criollo” de Argentina, la agrupación musical estadounidense Carpacho con repertorio del grupo Niche de Colombia y el director español Gregorio Gutiérrez, quien dirigirá a la Orquesta Sinfónica de Holguín en un gran concierto en el Museo “La Periquera” son algunos de los artistas foráneos que este año participarán en la cita.

La Fiesta de la Cultura Iberoamericana como cada año convoca a especialistas, intelectuales y artistas nacionales y extranjeros, interesados en confraternizar a través de la cultura de las diversas regiones representadas en el evento.

Por Claudia Patricia Domínguez del Río

Tomado de www.aldia.cu

Reabren museos de valor patrimonial en Gibara

Tras casi 10 años sin prestar servicio al público y con una restauración integral, fueron reabiertos el Museo de Arte y Museo Municipal de Gibara, en la provincia de Holguín, en la costa norte oriental cubana.

Ambos inmuebles confluyen en una edificación cuya construcción data de 1868, y hoy muestran una nueva imagen, tras una inversión de 200 mil pesos convertibles (cuc), apoyada por el actor Jorge Perrugoría y el Consejo Nacional de Patrimonio Cultural, según Evelín Hernández, directora provincial de este organismo, merecedora , además, del Escudo de la Ciudad de Gibara.

María Chacón, directora del Museo de Arte, y quien recibió también el galardón, explicó que poseen una colección de objetos decorativos y piezas del siglo XIX y XX, provenientes fundamentalmente de Alemania, Francia e Inglaterra, que entraron a la localidad a través de su puerto.

El Museo Municipal reabre con dos nuevas salas, una dedicada al Tabaco y la otra al Festival de Cine Pobre, con obras donadas por artistas de la plástica que han participado en las distintas ediciones de dicho evento internacional.

Marta Tauler, su directora, recibió la distinción 200 Aniversario, junto a restauradores y artistas de la plástica que intervinieron en la transformación de estas instituciones. También se reconoció el trabajo de creadores del Fondo Cubano de Bienes Culturales y a los colectivos laborales de ambos museos.

El acto de reapertura contó con la presencia de Luis Torres Iríbar, miembro del Comité Central y primer secretario del Partido en la provincia; Julio César Estupiñán Rodríguez, presidente de la Asamblea Provincial de Poder Popular; Miguel Barnet, presidente de la Uneac y Gladis Collazo, presidenta del Consejo Nacional de Patrimonio Cultural.

Ambas instituciones poseen un gran valor cultural, debido a las colecciones que atesoran, donde reflejan la historia de Gibara y la cotidianidad de su pueblo.

Por María Caridad Martínez Peregrín

Tomado de www.ahora.cu

 

Descendientes de españoles hablan de la Fiesta Iberoamericana

Alberto y Amelia son dos holguineros que durante años se han encargado de mantener vivas las tradiciones y costumbres del lugar de donde vienen. Son descendientes de españoles y por estos días de fiesta tienen mucho que mostrar desde el Centro Cultural Ibérico que los acoge desde este 24 y hasta el 26 de octubre.

Amelia Guerra, es la presidenta de la Asociación Canaria de Holguín. Ella en conferencia de prensa en el Centro de comunicación Cultural La Luz de la ciudad cubana de los parques aprovechó para dar a conocer todo lo que tiene su asociación por dar durante estos días en los que aires ibéricos se respiran en Holguín.

“Al inicio siempre estuvimos dentro de la fiesta pero con acciones concretas desde un centro no. Hace 10 años se crea el Centro y desde entonces estamos haciendo nuestras actividades. Por mi parte y a nombre de mi asociación quiero transmitirle una felicitación desde lo más hondo de mi corazón a Mercedes Lores, porque gracias a ella esta comunidad española se ha hecho sentir”, aseguró.

Dice Amelia que “antes éramos grupitos aislados, no teníamos algo como esto. Entre las actividades nuestras este año sobresale el Foro Hacia un mundo Mejor con un panel integrado por panelistas del Instituto Fernando Ortiz e historiadores de la Universidad de La Habana. Dentro de este Foro la Asociación Canaria está insertada con un coloquio de forma paralela, este será el cuarto. Los dos últimos han estado dedicados a las historias de vida de los canarios que llegaron hasta Holguín”.

Este coloquio está auspiciado por la Casa de Iberoamérica, la Cátedra Iberoamericana de la Universidad de Holguín y la Asociación Canaria de esta ciudad.
Alberto es el vicepresidente de la Comunidad Asturiana, una de las comunidades que más integrantes tiene junto con los canarios y los gallegos. “Para nosotros el hecho de que Merci tuviera la excelente idea de crear un proyecto que se llamara Centro Cultural Ibérico fue el impulso que necesitábamos para hacer valer nuestra participación en la Fiesta Iberoamericana, y no solo la participación de los asturianos, sino la de todos los españoles y sus descendientes, todavía tenemos nativos que traen sus recuerdos como tesoros de valor familiar incalculable”, aseguró.

“Hay algo que ha sido una sorpresa para nosotros y para la fiesta como tal y es la exposición: El museo del Prado en Centroamérica, es de gran valor y ya se exhibición en La Habana, Cienfuegos, Villa Clara y ahora se llegará hasta esta ciudad de Holguín. Es por ello que invito a todos los que puedan a visitarla, será como visitar el museo del Prado en Holguín”, dijo.

iberovino amauris02

Al decir del vicepresidente estarán este año desarrollando sus actividades los vinicultores del club Bayado de esta ciudad. “Ellos participan cada año y corre por ellos el brindis de bienvenida al Centro Cultural Ibérico, donde tendremos la posibilidad de saborear vinos hechos en Holguín por aficionados, algunas veces de uva, otras de marañón, otras de caña y otras frutas. Y es un buen vino, tan bueno que ellos tienen una presentación con catadores y premiaciones en las que participan vinicultores de todo el país”.

“También vamos a presentar nuestro talento, talento holguinero que muchas veces tienen un antepasado que fue español”, dijo Alberto y reiteró la invitación a los que visitan Holguín por estos días a pasar por La Periquera, lugar que acoge por estos días y todo el año cultura, arte y tradición.

Por Arlene Gómez Palacios
Tomado de www.radioangulo.cu