Nominados al Suceso Cultural Holguín 2017: Gran exposición “Variaciones sobre temas de Matisse”, del reconocido pintor holguinero Cosme Proenza, inaugurada en el Centro Provincial de Arte

¿Qué holguinero no siente orgullo cuando oye hablar de Cosme?

Referencia global es sin lugar a dudas este consagrado artista fiel a su terruño. Privilegio fue entonces el del 15 de diciembre de 2017cuando se produjo el estreno internacional de la muestra “Variaciones sobre temas de Matisse”.

El artista de la plástica más universal de la nororiental provincia regaló a los presentes más de una treintena de obras que evocan su encuentro con ese exponente del postimpresionismo francés.

En técnicas como el óleo y el acrílico sobre tela o lienzo, Cosme Proenza se auxilia de géneros como el desnudo, el paisaje y la naturaleza muerta para evidenciar su interés por comprender a un periodo tan complejo como fecundo en la producción artística y que cautivó a tantos autores como la Modernidad.

Tres series de producción reciente componen la muestra exhibida durante un mes en el Centro Provincial de Artes Plásticas: “Variaciones sobre temas de Matisse” (2014), “Tetris” (2015) y “Pintura” (2016).

Nominados al Suceso Cultural Holguín 2017: Actuación de grandes exponentes de la música cubana durante el Festival Internacional de Cine de Gibara

¿Por qué voy al Festival de Cine de Gibara?

En esta dicotomía la respuesta podría enfadar a unos cuantos si digo que, además del estreno del film Últimos días en La Habana-razón de ser de este evento-, en mi opinión lo más llamativo de la última cita fueron los concertazos de lujo que se organizaron cada noche.

No imagino otra forma de que un “palestino” de Holguín pudiera disfrutar las notas de Pablo Milanés, la descarga de Pancho Céspedes, Eliades y Kelvis Ochoa, Descemer Bueno o de Isaac Delgado, por solo mencionar algunos.

Noche de gala fue la primera de la edición anterior de este Festival cuando disfrutamos el regalo musical de uno de los referentes de la música cubana: Pablo Milanés.

Mientras tanto, Pancho, ese remolino convertido en huracán cuando canta, desafiaba la lluvia para cantar a capella a todos los que bajo el aguacero permanecían fieles ante el empecinamiento de San Pedro.

De Eliades y Kelvis Ochoa-que para nada son familia- bastaría con decir que por poco derrumban la Casa de Cultura de Gibara con su descarga a lo cubano: ese día por poco no solo El cuarto de Tula coge candela, también esa bella institución de la Villa Blanca estuvo en riesgo de colapsar por la euforia de los presentes.

¡¿Isaac Delgado en Gibara?! Para hacer creer a los más agnósticos estaba el Chévere de la salsa en la Plaza central cerrando un Festival cargado de buenos momentos que generan nostalgia por volverlos a vivir.

 

Celebrará Casa de Iberoamérica en Holguín 25 años

En el amplio entorno cultural de Holguín este centro se erige como uno de los representantes más valiosos si de rescate de las tradiciones se trata, no sólo del territorio, sino también de otras culturas del mundo que hoy, gracias a la institución, forman parte de la cotidianeidad de los cubanos. Foto: Lisandra Cardoso

El próximo mes de octubre la Casa de Iberoamérica en Holguín celebrará su primer cuarto de siglo de fundada. Desde ya y hasta la fecha la institución se encuentra en un programa de actividades que tendrá su epicentro durante la Fiesta de la Cultura Iberoamericana, máximo evento que organiza en el centro, con un recuento de quienes han formado parte del desarrollo de la institución.

“La idea es que podamos tener la mayor parte de los artistas, de los intelectuales y de las instituciones que han participado con la casa durante estos 25 años y que pueda de alguna manera el centro homenajear esa relación “, así apunto Eduardo Ávila Rumayor director de la institución.

Según explicó Ávila Rumayor, las pretensiones para el lanzamiento de la campaña por los 25 años tienen como espacio la Feria del Libro en Holguín para obtener la mayor repercusión posible. Llegar a octubre con importantes actividades cumplidas es también uno de los objetivos de la campaña dirigido a reforzar el valor de la casa dentro del sistema de instituciones de la cultura.

En el amplio entorno cultural de Holguín este centro se erige como uno de los representantes más valiosos si de rescate de las tradiciones se trata, no sólo del territorio, sino también de otras culturas del mundo que hoy, gracias a la institución, forman parte de la cotidianeidad de los cubanos.

“Si se mira el alcance que tiene por ejemplo la Fiesta de la Cultura iberoamericana que es nuestro proyecto mayor, habría que entonces aquilatar realmente el valor que tiene esta institución.”

Asumir el reto de traer al siglo XXI las tradiciones culturales de los pueblos del mundo es uno de los objetivos de la Casa de Iberoamérica. Su impacto desde su surgimiento ocupará buena parte de la campaña que ya se organiza en la institución.

Con información tomada de Radio Holguín.cu

Un Ángel de apellido Quintana

Hace aproximadamente un mes conversé con Ángel Quintana Bermúdez. Fue el 16 de enero y lejos estaba de suponer que aquella sería la última vez que intercambiaba con el reconocido periodista, diseñador gráfico y caricaturista holguinero. Nos encontramos en la sede provincial de la UNEAC frente a una de sus obras: se inauguraba entonces la exposición Tolerancia vs. Homofobia como parte de la Jornada de Arte y Cine Eróticos El cuerpo del Otro, organizada por la institución durante la XXXVI Semana de la Cultura holguinera.

Quintana aludía en sus características caricaturas –muchas de ellas tridimensionales y trabajadas en técnica mixta– al típico machismo cubano y hacía énfasis, además, en la tolerancia frente a una homofobia que aún permanece como rezago de ese machismo isleño y enraizado. Muchas de ellas eran “interactivas”, como él mismo las llamaba. O sea, si uno quería conocer un mensaje oculto o darle otra lectura al asunto planteado, necesitaba levantar un pedazo de papel o de cartón, un fragmento del ensamblaje que llegaba a ser la obra, y así darle otro sentido al mensaje, casi siempre jocoso o con un matiz instructivo.

Estas caricaturas le hicieron ser un colaborador asiduo de medios como el diario Juventud Rebelde, el semanario humorístico Palante, y las revistas Bohemia, Verde Olivo y Opina, según la información que nos ofrece el narrador y también periodista holguinero Rubén Rodríguez. Incluso, expuso sus obras en Polonia, Hungría y la antigua Unión Soviética, y logró con ellas premios en el evento internacional de Humorismo de San Antonio de los Baños. Pero Quintana –nacido en Banes en 1936– inició sus andanzas periodísticas mucho antes: primero en La Verdad y Antorcha, de Banes; luego en Sierra Maestra, de Santiago de Cuba, y finalmente en el semanario ¡ahora! (1976–1992) de Holguín, donde se desempeñó como periodista, diseñador gráfico y caricaturista. Ahí creó, en 1987, el tabloide Ámbito, suplemento cultural entre los más reconocidos del país.

Ángel Quintana Bermúdez (1936–2018) fue un reconocido periodista, diseñador gráfico y caricaturista holguinero (foto 2 archivos del semanario ¡ahora!)

Fue el periodismo, además de la caricatura, la faceta por la que Quintana fue reconocido y sus textos, especies de betseller del periodismo holguinero, harían que se vendieran miles de aquellos periódicos que contenían sus historias. Tenía un peculiar olfato para encontrar el suceso irrepetible, hurgaba como pocos en la historia y hallaba el “palo” periodístico –ese que en la Academia siempre quisimos encontrar los “pichones” de periodistas– ante la mirada incrédula de otros colegas que habían mirado antes de él en el mismo lugar pero no habían observado con ojos de detective, de investigador nato, de Sherlock Holmes del periodismo, como lo hacía Ángel Quintana Bermúdez.

Muchas de aquellas historias son hitos periodísticos y hoy, cuando las leemos después de varias décadas de publicadas, tienen esa extraña vigencia olorosa a literatura que se alejada del periodismo diarista y las asemeja en esto, salvando, claro, estilos y contextos, a las crónicas de Alejo Carpentier, García Márquez, Eduardo Galeano, Leonardo Padura…

Quintana, miembro de la UNEAC y de la Upec, escribió sobre la gibareña Copa del Amor, hoy conocida por muchos pero entonces olvidada en el cementerio de aquella villa; sobre el submarino nazi que afloró durante la Segunda Guerra Mundial también en la bahía gibareña ante los ojos expectantes y asombrados de sus habitantes; sobre tesoros, hallazgo y leyendas en varias partes de la geografía oriental; sobre una peculiar pagadora de promesas y sobre muchachas muertas y lloradas que aún vivían sin sus familiares saberlo. A propósito, este texto fue publicado nuevamente por el semanario ¡ahora! como parte de una serie de textos que habían calado en la memoria colectiva por los 55 años del órgano de prensa holguinero.

“Un par de veces –escribe Rubén Rodríguez– logró Premio de la Ciudad de Holguín: con el libro de testimonios Gente de leyenda (1988) y con el reportaje Norte desarmó la mentira (2014), junto a María Julia Guerra. También le correspondieron honores del sector, como la Distinción Félix Elmusa y el premio por la Obra de la Vida, de la Upec en Holguín; la condición de Hijo Ilustre de Banes y Medallas conmemorativas por aniversarios de las FAR”.

Portada de la edición española de El águila negra y otras historias (tomada de la web de la editorial Guantanamera).

Pero quizá la historia más conocida de Ángel Quintana fue la de El águila negra: un peculiar ladrón y estafador, una especie de Robin Hood local, que habitó los predios holguineros a inicios del pasado siglo, dejando la marca de su leyenda en varias zonas de la región. Primero nacieron algunos reportajes y después el libro El águila negra y otras historias, publicado entonces por Ediciones Holguín, creo que con más de una edición, y recientemente editada por la editorial española Guantanamera. El libro fue presentado en la reciente edición de la Feria Internacional del Libro de La Habana, aunque –como nos recuerda Rubén Rodríguez– al fallecer el pasado viernes 9 de febrero, Ángel Quintana Bermúdez, el inquieto conversador, el humorista, el detective tras viejas y vitales hazañas, el recopilador de las historias del águila negra, no pudo ver el libro impreso. Ahora descansa en su Banes natal, tierra de músicos y poetas, y también de otros tantos misterios a los que seguro ahora Quintana desentrañará las pistas.

 

Cuenteros Pico de oro: el arte de contar

Auspiciado por la UNEAC y el Consejo Provincial de las Artes Escénicas en Holguín se desarrolló el Encuentro de narración oral Cuenteros Pico de oro, que reunió a narradores orales de varias partes del país y extendió sus actividades a la localidad de Velazco, en Gibara.

Coordinado por la reconocida actriz, narradora oral y promotora cultural Norma Arencibia, Cuenteros Pico de oro inició su XV edición en la Sede Pedagógica José de la Luz y Caballero de la Universidad de Holguín.

“Pico de Oro nace a fines de 2002, con una visita de Elvia Pérez y un norteamericano amigo de Cuba, Joe Hayes. Hago este proyecto primero con las Artes Escénicas, pero después me di cuenta que era mucho mejor un movimiento para todo el que se acercara, sin límites de edad, culturas ni formación y solo con la intención de querer hacer un cuento. Eso me da la posibilidad de escuchar cuentos que son absolutamente originales y de hacer, entonces, el trabajo con los muchachos que más se familiaricen con la idea de contar. En el Pedagógico me pidieron impartir de manera opcional, por el departamento de Artes, voz, dicción y narración oral, y también aprovecho esa oportunidad, pues de ahí van saliendo muchos jóvenes con potencialidades”, asegura Norma.

La destacada actriz holguinera añade que “la UNEAC es la que propicia desde siempre el movimiento de narración oral a nivel nacional. Ya en 2003 fundo a través de las Artes Escénicas y la UNEAC el primer evento, pues es esta última la cabecera del movimiento de cuenteros en Cuba”.

Además, el Encuentro extendió sus actividades al poblado de Velazco, en el municipio de Gibara. Allí se realizó el acto central y los narradores visitaron para ofrecer su arte, la tabaquería y la escuela especial del lugar, asimismo las primerias y secundarias básicas.

Norma Arencibia, anfitriona del evento, durante el pasado encuentro en la Casa de Cultura de Velazco (Luis Ernesto Ruiz Martínez).

En Velazco se encuentra una de las más hermosas casas de Cultura en Cuba, obra del arquitecto norteamericano Walter Betancourt Fernández (1932–1978) y actual Centro Cultural Felix Varona Sicilia. Allí realizó su trabajo el promotor cultural Félix Varona (1927–1997). “Yo quise primero hacer un evento en Velazco que fuera de teatro, porque Felix Varona era eminentemente teatrista, y ya veía el deterioro de la Casa de Cultura y los problemas económicos golpeándonos en todos los sentidos. No se podía soñar que habiendo tantas necesidades materiales para sobrevivir como pueblo, nosotros tuviéramos dinero para arreglar la Casa. Quise siempre, y lo sigo queriendo, dar vida, sangre, que es llevar el hecho cultural a ese edificio”, subraya Norma Arencibia.

Asimismo añade que “el principal logro que hemos tenido es el trabajo con el Pedagógico de Holguín y su vinculación a las actividades en Velazco, para usar esos espacios como soñaron Walter y Félix: un teatro que acoja cualquier nivel profesional, pero por el que pasen miles y miles de aficionados”.

Otro de los momentos especiales del Encuentro fue la conferencia “José Martí y las artes”, impartida por el escritor, investigador, periodista y profesor Luis Toledo Sande (Velazco, Holguín, 1950), uno de los más importantes investigadores de la obra y la figura del Apóstol José Martí.

Conferencia “José Martí y las artes”, impartida por el escritor, investigador, periodista y profesor Luis Toledo Sande (foto Erian Peña Pupo).

El Encuentro de narración oral Cuenteros Pico de oro –al que asistieron reconocidos narradores orales de varias partes de la provincia y el país, y otros aficionados al arte de contar– finalizó con la realización de una peña infantil en la Sala principal de la UNEAC holguinera.

 

 

 

Puertas de Papel abiertas a las editoriales holguineras

Ediciones La Luz y Ediciones Holguín obtuvieron el Premio La Puerta de Papel 2018 por los respectivos títulos: Azul pálido, de Yonnier Torres y Medea maelstrom, de Roberto Viña, y El cielo no ha cambiado, de Alejandro Fonseca, reconocimientos otorgados por el Instituto Cubano del Libro (ICL) a los sellos pertenecientes al Sistema de Ediciones Territoriales (SET).

Después de una selección de 136 títulos presentados por las editoriales  pertenecientes al SET, las casas holguineras obtuvieron tres de los siete Premios entregados por el ICL en la reciente Feria Internacional del Libro de La Habana, reconociendo así la calidad de estos títulos y el desempeño del sello editor en cuestiones como el diseño, la edición y los valores literarios del texto.

Ediciones La Luz –sello de la Asociación Hermanos Saíz en la provincia– sumó a su lista dos nuevos reconocimientos: Azul pálido, novela del narrador y poeta habanero residente en México, Yonnier Torres, y Medea maelstrom, obra teatral del joven dramaturgo Roberto Viña.

Azul pálido –según aseguran sus editores– se puede catalogar dentro de lo fantástico porque sucede en un lugar que es la Cuba actual y al mismo tiempo no lo es, en tanto personajes, sitios y hechos son abstracciones que dan un tono burlesco y gracioso a la trama creada por Yonnier Torres, miembro de la AHS y la UNEAC. Esta “amena sátira sobre el oficio de la escritura, los avatares de un autor novel y sus intentos por insertarse en los circuitos legitimadores, utiliza atinadas referencias a autores y obras de la literatura universal que contribuyen a dotar de humor las situaciones farsescas en que se ve envuelto el personaje principal”.

Mientras Medea maelstrom vuelve su mirada sobre el mito griego de Medea. Roberto Viña Martínez decide colocar la acción en un eje temático limítrofe a la saga de los Argonautas y la mítica nave, con las consiguientes reescrituras que el abordaje de estos temas requiere. Si fuésemos a colocarla en un eje temporal –subrayan en Ediciones La Luz– Medea maelstrom “acontece anterior a la verdadera tragedia de Eurípides tal como la conocemos, por lo que es digno de destacar la trama que Viña decide fabular/maquinar en esta reescritura”.

Cubierta Medea maelstrom – Roberto Viña (cortesía de Ediciones La Luz)

Por su parte, con la antología poética El cielo no ha cambiado, Ediciones Holguín celebra la obra del recientemente fallecido poeta Alejandro Fonseca, iniciada en 1986 con la publicación de Bajo un cielo tan amplio, ganador de la primera edición del Premio de la Ciudad, con un jurado integrado por los reconocidos escritores Paco Mir, Guillermo Rodríguez Rivera y José Luis Moreno del Toro. La antología reúne poemas de libros como Testigo de los días, cuaderno que ganó el primer concurso Adelaida del Mármol, Juegos preferidos, Anotaciones para un archivo, Advertencia a Francisco de Quevedo y otros poemas, Ínsula de Cosmos y De un tiempo deslumbrado, selección de poesía 1986–2009.

Además fueron reconocidos con el Premio La Puerta de Papel los siguientes libros: Historia de amor de una perra de pelea, de Yunier Riquenes (Editorial El Mar y la Montaña), El pirata arrepentido y otras crónicas cardenenses, antología de Ediciones Matanzas, Yotuel, de Javier Negrín (Editorial Áncora) y La condición inhumana, poemario del villaclareño Serio García Zamora (Editorial Áncora).

Claroscuros de una jornada intensa… Semana de la Cultura holguinera

Por Frank Padrón Nodarse

La 36 edición de la Semana de la Cultura en esta ciudad oriental finalizó como lo que siempre ha sido: una fiesta donde no solo salen a escena los muchos valores locales en todas las manifestaciones artísticas, sino de otros rincones de la isla que encuentran en esta hermosa villa oportunidad para el contacto y la confrontación.

Dedicada este año al aniversario 120 del fallecimiento del Mayor General Calixto García; al aniversario 40 de la creación del sistema de Casas de cultura (que como se sabe, tanto han aportado a la democratización y actualización de los valores culturales); a Argelio Cobiellas, destacado artista de la plástica y al promotor Jesús Téllez,entre otros homenajes, la jornada que también premia lo mejor del talento lugareño en las diversas disciplinas (literatura, artes escénicas, música…) permite al visitante comprobar, sino conocer, de primerísima mano, lo mucho que vale y brilla en Holguín, tanto entre nuevos como respecto a los veteranos.

Entre estos últimos, valga resaltar la lozanía y el vigor de que goza la orquesta Hermanos Avilés, decana entre las de su tipo; cultora tanto de ese rico son que florece en esta parte de la isla como de ritmos caribeños, muestra con orgullo también el cruce intergeneracional que une a la vieja guardia, jóvenesmúsicos.

No solo mediante todo un recital en ese sitio de festejo popular que es la zona del parque frente a la Casa de Cultura Manuel Dositeo Aguilera, sino acompañando a la destacada cantante Gladys María, quien celebró por todo lo alto sus 25 años de vida artística en el teatro Eddy Suñol, los Avilés derrocharon su clase.

Gala de artistas aficionados frente a la Casa de Cultura de Holguín (foto Carlos Parra).

Y hablando de esa cancionera, su recital fue una de las actividades esenciales de la Semana: plena en condiciones vocales, con un repertorio balanceado y de buen gusto, debe ella, sin embargo practicar más el diálogo escénico, recordar que hay muchos sinónimos del adjetivo “lindo” y no permitir (aunque esto va más bien con la dirección del espectáculo) que dentro de la fluidez del mismo se introduzca todo un ruido en el sistemapor el engolamiento y acartonamiento del locutor, como ocurrió.

Pero, sin lugar a dudas, la oportunidad óptima para apreciar los altos quilates del arte holguinero estriba tanto en la Gala de Apertura como en el Gran Concierto que en espera (esta vez) del 266 aniversario de laentrega del Título de Ciudad y Tenencia de Gobierno, tiene lugar frente a un sitio emblemático: la hermosa Catedral San Isidoro.

Si la primera, regida por Víctor O. Zaldívar,tuvo a bien privilegiar lo popular (notables solistas como Lucrecia Marín, Nadiel Mejías o Ernesto Infante, el teatro Guiñol, el cuarteto Cubamar, la actriz Norma Arencibia, decimistas y manifestaciones bailables de Codanza o el grupo Cristal) la segunda, a cargo de Carlos López, tuvo en lo lírico sus principales credenciales, y no extraña para nada cuando este es uno de los frentes donde Holguín sienta cátedra. Solistas del Teatro Lírico, acompañados de otros no menos excelentes artistas como el Dúo Encore, la Orquesta de Cámara, el coro Orfeón, el trovador Fernando Cabreja, Sabor Genuino o el proyecto Palabras al Viento, armaron un exquisito concierto, que culminó como es habitual con las campanadas y el brindis por otro año en la hermosa provincia.

La danza, menos presente que en años anteriores, lamentablemente, tuvo entre sus exponentes para agradecer el proyecto juvenil Mónica Dance, con su peña de flamenco. Varias de sus bailarinas requieren aun de mucho taller, muestran imprecisiones y suciedades en el baile, pero la indudable frescura de las coreografías y el no poco talento que se aprecia aun dentro de las limitaciones, merecen apoyo y aplauso.

El siempre esperado Salón de la Ciudad resultó este año, en su edición 32, cuanto menos desconcertante. Vigorosa son tambiénlas artes plásticas en Holguín, por tanto decepcionó toparnos esta vez con una exposición de…proyectos. Por mucho que los curadores justificaran el empeño, cuando tantas notables piezas de todas las manifestaciones en este arte hemos apreciado durante años, no fue precisamente motivador chocar con las paredes repletas de currículums, fotos de los expositores y bocetos, “Works in progres” (Sin título, como se le llamó al Salón todo) pero ausentes de lo que más se desea en este tipo de actividad:obras concretas. Ojalá esto no ocurra de nuevo.

Mujer con flores en la cabeza, de Teatro A dos manos, de Santiago de Cuba (foto Ernesto Herrera).

Entre lo que vino destacaríaelgrupo teatral A dos manos (Santiago de Cuba) dirigido por Dagoberto Gaínza con el monólogo Mujer con flor en la cabezaque montó su esposa, la también actrizNancy Campos; agudo texto de Carlos Leyva en torno al oportunismo y el pragmatismoque asume con fuerza y conocimiento de causa la actriz Arisleydis Reyes.

Respecto a los no pocos eventos dentro del grande que constituye la Semana merecen relieve el de Estudios sobre Guerras de Independencia y la Jornada deArte y Cine Eróticos, coordinada por la Asociación Audiovisual de la UNEAC.

La Semana de la Cultura debe reformular y corregir no pocos detalles: el hecho, por ejemplo, de seguir programando hechos importantes que coinciden en hora; la impuntualidad (como ocurrió con “Danzando para mi ciudad”, anunciado para las 7:00 p.m. y habiendo comenzado una hora después), fatal sobre todo en una jornada con tantas y tan importantesactividades.Merece un evento así reforzar la logística y el presupuesto; este año se notaron deficiencias en el hospedaje y la alimentación de los invitados.

Al sistema de casas de cultura también se dedicó esta edición de la Semana holguinera (foto Carlos Parra).

Pese a todo, pese a la pertinaz lluvia que amenazó con arruinarla (e incluso obligó a posponer más de un programa) la Semana de la Cultura Holguinera en su edición número 36 valió la pena: siempre lo valen estas enormes vitrinas donde se aprecia y disfruta el arte y la fuerza creadora de todo un pueblo.

 

 

Regresa a Holguín Festival del Humor Satiricón

Fotos: Lázaro Wilson y Carlos Rafael
El Festival de Humor para Jóvenes Satiricón presentará su quinta edición en la provincia de Holguín entre los días 26 de febrero y 3 de marzo con la actuación de importantes cultivadores del género como Kike Quiñones, Carlos Gonzalvo  y Osvaldo Doimeadios.
El Teatro Eddy Suñol acogerá la gala inaugural a las 9 de la noche del lunes 26 de febrero. Los guantanameros de Komotú, quienes repiten en el evento, tendrán su jornada de presentación el martes 27 de febrero y la Leña del Humor actuará en la jornada del miércoles.
El dúo holguinero Caricare y Osvaldo Doimeadiós se reservan para la noche del primero de marzo, mientras que el anfitrión Grupo Etcétera podrá recibir los espontáneos aplausos de su “público aplaudidor” en la noche del viernes. El grupo Pagola la Paga, Kike Quiñones y Mentepollo cerrarán estos días de humor el sábado 3 de marzo.
Festival Satiricon Holguín
El Festival de Humor para Jóvenes Satiricón fue creado hace cinco años por Eider Luis Pérez, fundador del Grupo Etcétera, nacido en Guantánamo, criado en Holguín y devenido habanero. El encuentro, considerado como un pre-Aquelarre,  principal Festival del humor, que se desarrolla en Cuba, es considerado como uno de los mejores que se realiza fuera de la capital de la isla caribeña.
Por Rosana Rivero Ricardo
Tomado de www.ahora.cu/es

El Tren de la Música Cubana ofrece su Legado en Holguín

¿Que Los Van Van son una verdadera “maquinaria” musical? Sí, lo es. ¿Que con la ida del patriarca y maestro Juan Formell se detendría su “marcha”? Para los crédulos, este rumor se cae por la borda. Bastó presenciar el firme “paso” del Tren de la Música Cubana que, tras dejar un buen rastro de emoción, se presentó en concierto único en el Centro Cultural Bariay este 17 de febrero en Holguín. Mucho tiempo había transcurrido desde la última oportunidad que El Tren “pitó” fuerte en la Ciudad de los Parques. Por eso los holguineros no escatimaron en esfuerzos para “montarse” y, sin duda, gozar de lo lindo. Las imágenes darán fe del mare mágnum de bailadores que se divirtieron a lo sumo, portando iniciativas que declaraban “Formell vive en mi corazón”. Lo mejor: la promesa del regreso con otras presentaciones durante los Carnavales de la ciudad.

Cercana la medianoche, el drums de Samuel Formell anunció la  arrancada de la orquesta que regaló toda esa carga de cubanía y buena música que caracteriza su  más reciente producción discográfica: Legado, que ha sido lanzado bajo el sello Egrem no solo para homenajear al fundador.

Samuel Formell, actual director y baterista, de la legendaria orquesta cubana Los Van Van. Foto: ahora.cu

“Un disco como este, con ese nombre que yo decidí ponerle, es un buen resumen de las cinco décadas de Van Van que cumpliremos el próximo año, cuando lanzaremos un CD doble con los éxitos que ya han pasado. Necesitábamos un disco con música totalmente nueva y, hasta este momento, en menos de 2 meses, ha sido un impacto en el mundo.” 

Portada del disco, detalles de la obra Identidad, del artista de la plástica, Michel Mirabal. / Foto: Cubadebate.

La agrupación cubana, fenómeno de popularidad durante  casi cinco décadas, concretó una añorada visita tras varios años desaparecida del radar de Holguín. Sobreviviente de la pérdida que, en 2014, supuso la muerte del músico, bajista, arreglista y compositor Juan Formell (1942) ha encontrado el formato ideal para decir “hasta pronto” con toda propiedad.  Y, sin nunca tirar la toalla, —como muchos se aventurarían a pensar— han concebido este CD, primera producción que nace sin el fundador, lo cual no descarta su pluma siempre presente.

Serán las canciones de su autoría Te extraño”, “Porqué lo haces” y “Amiga mía, ahora disponibles en distintas versiones, las que vuelvan a protagonizar conciertos, giras y ser esencia del merecido homenaje dispuesto en el nuevo álbum que aúna 14 temas, en su mayoría de la inspiración colectiva de los integrantes.

“Esto es muy importante porque si no  haces música nueva los fanáticos de Van Van  dicen “se quedaron atrás”. Existe un equipo muy grande en la orquesta, tanto de arreglistas como compositores que heredaron muchas cosas de mi padre. Han tenido la oportunidad de trabajar con mi él, entenderlo cuando componía canciones, iba a grabar un arreglo, y asumir la historia de Van Van por muchos años.” 

Una especial interacción tuvo la orquesta con el público holguinero. Foto: ahora.cu

Por suerte, hay mucho que significar: complace que la agrupación legendaria y, por demás, reconocidísima, no crea en “estancamientos” y, sin alejarse ni por un segundo de su distinción ni trastocar su sello, se “lanza” con nuevas producciones y así reivindicar que la Fórmula Formell sigue funcionando.  O que Van Van convoque por igual a jóvenes y experimentados, padres e hijos, blancos y negros, locales y extranjeros, generaciones de los 70, 80, 90… Lo apreciamos cuando por el escenario del Bariay desfilaran tantos seguidores jóvenes en plena competencia de baile y, aún más permanecieron de pie, “tirando” los mejores pasillos con el mayor entusiasmo. Poderosa y esperanzadora evidencia de que la buena música cubana nunca está de más,  que habla más alto en tiempos de vorágine entre reguetón, urbano o trap; y su futuro no descansa, únicamente, en estas tendencias tan aplaudidas por muchos y para otros menos aportadoras.

Una presentación de lujo registrada por los seguidores del Tren de la Música cubana. Foto: ahora.cu

El concierto — registrado audiovisualmente durante dos horas— contó con la presencia de unos cientos de holguineros, quienes se apropiarían del disco que ha impulsado esta gira y, felizmente, se encuentra disponible en formato físico en las presentaciones y casas comercializadoras de la Egrem.  Tales creaciones hicieron vibrar cuando fueron ejecutadas  junto a varios de sus conocidísimos éxitos, entre ellos, “Me mantengo” o “El Tren” así como las novedosas “Culpable de nada” y “Yo no soy mango, pero soy mamey”.

Lele, Vanesa Formell, Robertón y Mandy, singulares voces de Los Van Van. Foto: ahora.cu

De la misma manera, “Legado” trascenderá en su camino futuro por ese influjo de gran familia distinguible durante años y, en la actualidad, acentuado con la lograda participación de los tres herederos Samuel (director y baterista), Juan Carlos (bajista) y Vanessa (vocalista femenina), manteniendo en alto el apellido y  la empresa cultural iniciada por el patriarca. Desde la batería, los violines, los trombones, la percusión y el bajo brotan la excelencia vanvanera.  Y si de carisma se trata, se impone la voz del Robertón que dedica no pocos números o “aplausos para Formell donde quiera que esté”. Lo propio demuestra el Lele, provocador de las masas de bailadores por antonomasia. Un tanto más añade el Mandy, otra de las felices adquisiciones que no escatima sus cualidades para asumir el género.

Los vavaneros por excelencia de Holguín disfrutaron cada tema del nuevo CD Legado. Foto: ahora.cu

No hay que perder de vista que la orquesta ha experimentado serios desafíos. Casi sin reponerse de tan complejo trance como la muerte de su creador, la vocalista femenina Yenisel Valdés o, simplemente, “Yenni Van Van” se alejó de los escenarios y, con ello, de la orquesta que la hizo grande. Igualmente, sufrió la desaparición de uno de sus queridos violinistas. En similares circunstancias, otra agrupación se “desmigaría” poco a poco. Pero, atendiendo al refrán “lo que no mata, fortalece”. Y Van Van ha enfrentado el cambio fortalecida, encadenando giras, renovando repertorio, creando música nueva que, inteligentemente, alterna con los grandes éxitos de siempre.

¿Qué tiene Van Van que sigue ahí? Vitalidad, buenas voces y mejores instrumentistas. Así lo refrendaron por todo lo alto en la Ciudad de los Parques  donde un público, bailador y exigente, espera por su regreso y su apuesta fiel por la música de Cuba, esa que donde quiera que vamos nos distingue porque como reza una entrega musical del Tren: “los cubanos somos diferentes.” Y en tal distinción la gran maquinaria ocupa una posición cimera.

https://youtu.be/uWZBFggqqeA

 

 

 

Acosta fugaz para una noche

 

Un extenso homenaje a los Rolling Stones constituye Rooster. Foto Ernesto Herrera

Cuando todavía no se selecciona el Suceso Cultural Holguín 2017 un hecho apunta como fuerte candidato a la votación del próximo año. En un abarrotado Teatro Eddy Suñol, la Ciudad de los Parques presenció de un acontecimiento danzario solo comparado con la presencia de Vladimir Malakhov: la actuación de la Compañía Acosta Danza.

Este 18 de febrero amerita insertarse en nuestra historia pues los presentes disfrutaron de cinco piezas con una factura que solo pocos logran.

La apertura naturalizada con “Fauno”, donde una pareja de bailarines deambula por el paraíso de su existencia, una suerte de Adán y Eva en su Edén, explorando sensaciones comunes a la relación, pasiones y avatares que solo dos conocen y que fueron coreografiadas por Sidi Larbi Cherkaui.

“Rooster”, extenso homenaje a la obra de una agrupación icónica de la música a nivel internacional: The Rolling Stones, se auxilia de escenas que rozan lo cabaretesco, lo popular; dejándose escuchar temas clásicos como Lady Jane o el que da título a la propia pieza, en una representación danzaria de múltiples temas donde se intentan escenificar cada emoción.

Simbiosis de dos cuerpos se logra cuando Acosta se hace acompañar Foto Ernesto Herrera

Recurriendo al susurro que funge como corte de cada escena, en “El salto de Nijinsky”, se exhibe una transición que implica, como todo cambio, sensaciones fuertes representadas a detalle por siete bailarines.

Y por medio de acordes orientales se deja ver (“¡Al fin!”) “Carlos”, para la ocasión a través de la coreografía Mermaid (Sirena), también de Sidi Larbi Cherkaui, la cual permite al prominente intérprete y su talentosa acompañante exhibir una intimidad desenfrenada, donde no sobra la pasión pero tampoco el desconsuelo de esta pareja: dos cuerpos que se convierten en uno.

En la velada, a la que asistieron las principales autoridades holguineras, la Dirección Provincial de Cultura aprovechó la ocasión para agasajar al prestigioso bailarín con una reproducción de la obra de Cosme Proenza “Fidel como una espada reluciente”.

Agasajo de un grande a otro de la cultura cubana fue el obsequiado a Acosta Foto Ernesto Herrera

“Twelve”: ¿por qué 12? Solo en el juego con pomos de agua, donde lo más llamativo es su destreza para atrapar dichos objetos sin dejar caer alguno, se basó el coreógrafo en esta pieza, y mientras cuentan constantemente del 1 al 12-en alusión quizás al tiempo, las horas-, el espectador presencia un simple malabarismo circense-puede que a veces no se deje lo mejor para el final-. Pero ni aun así decreció la ovación y adulación del público agradecido para Acosta Danza, reconocimiento de ese mismo público que ve este arte de alta factura y siente nostalgia por su Codanza.

Lo vivimos, pero fue tan fugaz que solo pocos alcanzaron a pedir un deseo.

Por Julio César Torres Concepción

Fotos: Ernesto Herrera