Viaje a la semilla

En un periplo a reencontrarnos con nuestra esencia deviene cada encuentro con Bariay. Quizás por el olor a mar y su paisaje circundante, o el encanto de esa zona costera, pero al llegar al Cayo algo dentro nos debate entre nostalgia y no sé qué más, pero reafirma que esta es a tierra más hermosa…

En un periplo a reencontrarnos con nuestra esencia deviene cada encuentro con Bariay. Foto del autor

A ritmo del Kiribá, con sabor a casabe y café carretero, disfrutamos de la poesía de lo simple, ese encanto de lo humilde, allí donde lo auténtico encuentra su origen y donde posee verdadero valor lo esencial, lo invisible a los ojos.

Desintoxicarse del estrés citadino y llegar allí donde están nuestros orígenes es quizás la mejor propuesta. Foto del autor

Reafirmando una tradición ancestral, la familia Rojas Zaldívar encuentra placer y orgullo en las horas dedicadas a la elaboración del casabe o pan de indias; llegar a esta zona del municipio Rafael Freyre es como retroceder en el tiempo, al centro de la semilla.

Disfrutamos de la poesía de lo simple, ese encanto de lo humilde. Foto del autor

Al fogón de leña le acompaña el jarro de café carretero, ese que acabó de salir del pilón; la bebida típica de nuestros campos viene en manos de la mejor de las intenciones, acompañadas de la más sincera de las sonrisas.

Al fogón de leña le acompaña el jarro de café carretero, ese que acabó de salir del pilón. Foto del autor

Desintoxicarse del estrés citadino y llegar allí donde están nuestros orígenes es quizás la mejor propuesta del I Taller de Indigeneidad en el Oriente cubano, que encontró en esta visita su jornada de clausura.

Elaboración del casabe
Elaboración del casabe

Una familia de indios

Por Abel Castro Sablón

El Museo Provincial La Periquera se ha erigido como cuartel general del evento teórico del I Taller de Indigeneidad del Oriente Cubano, el cual sesiona desde el 16 y hasta el 19 de este mes, con el objetivo de rescatar y difundir la presencia indígena en la genética y las costumbres nacionales, especialmente en esta región.

Esta vez albergó las exposiciones y declaraciones de algunos miembros de la familia de origen indígena Rojas-Ramírez, quienes son un ejemplo de preservación de las tradiciones de nuestros aborígenes, especialmente en ramas como la medicina tradicional y la culinaria.

En esta última manifestación, se trataron temas interesantes como es el caso de la herencia en la preparción del casabe, un alimento básico de los indios cubanos, que ha trascendido hasta la actualidad por personas como la familia Rojas-Ramírez.

Otros tópicos tratados recayeron en la religiosidad y la importancia social de la figura geométrica del círculo entre los prmeros habitantes de Cuba; la rica herencia lingüística que legaron, además del uso y conocimiento sobre las diferentes yerbas con propiedades medicinales y curativas.

La familia Rojas-Ramírez según antropólogos e investigadores es la más grande de la Isla con componente genético y cultural indocubano; su dispersión de asentamiento se extiende desde varios municipios de la provincia de Guantánamo, hasta otras provincias del país, incluida Holguín, donde tienen mayor incidencia en el municipio de Rafael Freyre.

Lo indocubano en la síntesis de nuestra identidad 

Por Erian Peña Pupo

Foto del autor y Ernesto Herrera

La jornada inicial del I Taller de Indigeneidad en el Oriente Cubano, que dedicado a la presencia del legado indocubano en la cultura nacional realizan en Holguín la Casa de Iberoamérica y la Oficina del Conservador de la Ciudad de Baracoa, en Guantánamo, incluyó las sesiones teóricas desarrolladas en el Salón Solemne del Museo Provincial La Periquera.

Desde la Oficina del Historiador de la ciudad de Santiago de Cuba, Juan Manuel Cordero abordó en su texto “La supervivencia indocubana en el oriente”, las diferentes investigaciones y enfoques que, desde la historia y otras ramas, se han realizado en los últimos años en las diferentes provincias que componen la geografía oriental de nuestro país. 

Mientras que Juan Carlos abordó la revitalización de tradiciones taínas en el Centro Cultural Comunitario Huellas del Batey, sede del Proyecto Sociocultural Comunitario Ángel Augier, en el municipio holguinero de Rafael Freyre. “Cuando en 2002 dejó de moler el central Santa Lucía sobrevino un vacío en las costumbres y tradiciones de este pueblo. Después se impuso un nuevo renglón económico, el turismo, y con él una fuerte penetración de culturas foráneas que desplazan muchas de las tradiciones autóctonas de este pueblo de origen campesino, con fuerte representación de los componentes taínos, africanos y españoles”, comenta Juan Carlos. Por eso nace el proyecto, el 11 de enero del 2017, para revitalizar las tradiciones y costumbres culturales del freyrense y rescatar elementos importantes del patrimonio cultural de la localidad desde el trabajo social y cultural.

Huellas del Batey –que recibió el Premio Memoria Nuestra en la categoría de proyectos en la XXIV Romerías de Mayo, entre otros reconocimientos provinciales y nacionales– potencia tres elementos de la cultura de nuestros primeros habitantes, recalca Juan Carlos: el ajiaco taíno, que se sirve acompañado de casabe, el tabaco silvestre que crece en la zona de Carenero, y la exposición y conservación de elementos de la arqueología aborigen de la zona. 

Hacemos el ajiaco taíno, nos dice Juan Carlos, utilizando los ingredientes de nuestros aborígenes que menciona Fray Bartolomé de las Casas en sus Crónicas de Indias y como aparece en el libro Léxico de la cultura popular tradicional: aves como la paloma y la torcaza, el pescado, las viandas criollas, ají… conforman un plato que después se unió con el cocido y la olla podrida y dio nacimiento al ajiaco criollo y a nuestra tradicional caldosa. Aquí se confirma la escencia “transculturizada” de nuestra cultura y aquel “ajiaco” identitario que Don Fernando Ortiz preconizara como síntesis metafórica de nuestra nacionalidad.

A debate la indigeneidad en el oriente cubano

Por Erian Peña Pupo

Fotos Wilker López 

“Este Taller es un ejemplo de nuestro compromiso con lo que deseamos construir en el futuro como gestores culturales, y con las tradiciones que, como pueblo, debemos preservar”, aseguró Eduardo Ávila Rumayor, director de la Casa de Iberoamérica y presidente del Comité Organizador de la Fiesta de la Cultura Iberoamericana, en las palabras inaugurales del I Taller de Indigeneidad en el Oriente Cubano, que dedicado a la presencia del legado indocubano en la cultura nacional, realizan en Holguín la propia Casa y la Oficina del Conservador de la Ciudad de Baracoa, en Guantánamo, hasta el próximo día 19. 

“Partimos del reto de ir construyendo una historia distinta para cuando se conmemore el 600 aniversario del arribo a tierras cubanas, por Bariay, del Almirante Cristóbal Colón, momento que no veremos nosotros, pero sí es nuestro saber llegar con una mirada más amplia sobre esta parte de nuestra identidad, que a veces ocultamos o sumergimos en el marasmo de las falsas interpretaciones o de la escases de información”, añadió Ávila Rumayor. 

En la primera jornada del Taller se presentó el número 4 de Guayza, revista de investigación y crítica sociales que edita la Casa de Iberoamérica, correspondiente a julio-diciembre de 2020, una publicación “fresca desde el abordaje de los temas y que intenta mostrar qué somos, cómo pensamos y qué decimos”, sostiene Eduardo. La revista, oportuna en torno a los debates del Taller, fue presentada por José Barreiro, activista de los movimientos indígenas de América y director de la Oficina para Latinoamérica del Museo Smithsonian del Indio Americano, en Estados Unidos, país donde reside desde 1960.

La edición incluye en la sección Mortero un texto del propio Barreiro, “La Matria taína. Conciencia de la indigeneidad cubana”, que abre el debate, como es intensión de la publicación, con el artículo “Consideraciones sobre los descendientes de aborígenes en Cuba”, de Armando Rangel Rivero, director del Museo Montané, de la Universidad de La Habana, al ser “textos que se encuentran en muchas partes del camino y toman distancia en otras”.

La revista –con obra del maestro holguinero Cosme Proenza en la portada– incluye también “La identidad del cubano y el sustrato tragicómico de la existencia colectiva”, de Alejandro Torres Gómez de Cádiz Hernández; “Gutenberg, la educación por el arte y otras paradojas”, de Ronald Guillén; “José Martí: una lectura desocultante”, de Ariel Zaldívar Batista; y “La ventaja de llamarse «Usebio» Leal”, de Mario Cremata Ferrán, entre otros textos.

José Barreiro presentó, además, en el Salón Solemne del Museo Provincial La Periquera, donde se realizan las sesiones teóricas, el libro Panchito, cacique de montaña. Testimonio guajiro-taíno de Francisco Ramírez Rojas, publicado por Casa de las Américas y la editorial Campana.

Barreiro “recoge pensamientos, ideas y recuerdos de un hombre que desciende de los primeros que habitaron nuestro archipiélago, de los araucos, que ya llamaban Cuba a esta tierra que habitaban, y constituyen la simiente originaria de nuestra identidad, un hecho que lamentablemente se suele pasar por alto”, sostiene Antonio J. Martínez Fuentes en el prólogo. Y añade sobre este necesario libro para comprender nuestros orígenes, que “a la altura del siglo veintiuno, la voz de Panchito representa para los cubanos la continuidad de aquellas culturas milenarias secuestradas, escamoteadas a nuestra identidad. Él es indio, se siente indio, y el indio habla por su boca aquí y ahora. Por eso, a la pregunta sobre cómo es posible que después de tantos años aun existieran descendientes de los aborígenes en Cuba, él responde, haciendo uso de una filosofía tan antigua como su linaje: «Tú siembras una mata, esa mata se seca, pero deja semillas que germinan, por eso el indio no se acaba»”. 

En el I Taller de Indigeneidad en el Oriente Cubano participan estudiosos y académicos de Cuba, Canadá, Puerto Rico y Estados Unidos, con el objetivo de promover identidad, valores y saberes respecto al tema. Destacan las conferencias de los investigadores Ángel Graña González, José Barreiro y Alejandro Hartman, este último historiador de la ciudad de Baracoa. 

Intervienen, asimismo, descendientes de indocubanos de la zona holguinera de Fray Benito, municipio de Rafael Freyre, así como de Yateras, en Guantánamo, y El Caney, en Santiago, quienes expondrán cómo se ha mantenido el legado de sus raíces en nuestra identidad. Como parte de las actividades se incluye una visita a la familia Rojas y Zaldívar, en Fray Benito, para presenciar el proceso de elaboración del casabe; y al parque Monumento Nacional Bariay, sitio por donde arribó Cristóbal Colón a Cuba en 1492. La Fundación Plenty Canadá, organización no gubernamental indígena para la preservación cultural y desarrollo sostenible, constituye otra de las instituciones que colabora con la realización de este primer Taller. Se prevé el próximo año realizar una segunda edición que abarque todo el país, con la posibilidad de presentar ponencias que luego serán recogidas en una publicación desde la gestión editorial que realiza la Casa de Iberoamérica en Holguín.

 

Una mirada a José Martí desde la Colección del Museo Provincial La Periquera

Por: Ms. C Ileana Donatien Vega, Museólogo Especialista del Centro Provincial de Patrimonio Cultural

Muy cerca de conmemorarse el aniversario de su caída en combate, ofrecemos un acercamiento al profundo análisis de piezas relacionadas con nuestro Héroe Nacional José Martí que nos propone la Ms. C Ileana Donatien Vega, Museólogo Especialista del Centro Provincial de Patrimonio Cultural, en su investigación El amor, sol de vida: Una mirada a José Martí desde la Colección del Museo Provincial La Periquera.

Muy cerca de conmemorarse el aniversario de su caída en combate, ofrecemos un acercamiento al profundo análisis de piezas relacionadas con nuestro Héroe Nacional José Martí. Foto: Internet

A manera de resumen ponemos en consideración varios de los objetos más significativos dentro de una colección relacionada con el más universal de los cubanos, nuestro José Martí Pérez, nacido el 28 de enero 1853, quien muere además el 19 de mayo 1895.

Fundador del Partido Revolucionario  Cubano, Ideólogo de la Guerra del 95 y, por sus bregar, catalogado Héroe Nacional de nuestro país; Martí, en su labor multifacética transcendió en la Numismática, ya que en vida participó en una Conferencia Monetaria de Washington, en 1891, representando la República del Uruguay, en la que su actuación fue destacada como ponente en la comisión que emitió un informe sobre la proposición que presentó la Delegación de Estados Unidos.

La colección vinculada con nuestro Apóstol del Museo Provincial La Periquera, cuenta con el pañuelo que cubrió su rostro, libros, monedas y billetes, así como otros de igual valor histórico que son atesorados con celo por quienes allí laboran. A continuación proponemos algunos de ellos:

 Pañuelo o Velo

Fue utilizado para cubrir el rostro del Héroe Nacional José Martí, el día de su muerte, se utilizó posteriormente a la identificación que hizo el Doctor Pablo de Valencia el 23 de mayo a las 5.30 p.m. en el Cementerio de Remanganagua y ante la nueva inhumación en el Cementerio de Santiago de Cuba, efectuada esta, el pañuelo fue botado, pero Bonifacio Campos Trillalón, capataz de los albañiles, que trabajaban en el nicho 134 donde fue depositado el cadáver de Martí, lo recogió y al finalizar la guerra lo entrego al Capitán del Ejército Libertador Agustín Mesa y Mesa, su yerno, como regalo de matrimonio, quien lo donó al Centro de Veteranos de Holguín en mayo 1925, guardado hasta el Triunfo de la Revolución; años más tarde pasa la Comisión de Historia, luego al Museo Regional, después a “La Periquera”.

DOC5 28 LIBRO DE FIRMA DE LOS VETERANOS

En 1925, se realiza una exposición del Velo que cubrió el cadáver de José Martí por la Delegación de Veteranos.

En su hoja introductoria del libro certifica que ese fue el utilizado para cubrir el rostro de Martí dice:

Fue el paño o lienzo que en un cuadro se exhibe en el local de esta delegación y que ha sido donado a la misma por el Capitán del Ejército Libertador Señor Agustín Mesa y Mesa que a forma de Velo sirvió para cubrir el rostro del Gran Maestro José Martí, desde el Cementerio de Remanganagua hasta el Cementerio General de Santiago de Cuba donde se descubrió el cadáver para proceder a su identificación, según consta en las diligencias practicadas en Santiago de Cuba y en esta ciudad ante los Notarios Públicos de Oriente Doctores Julio Hernández Miyares y Martí y Francisco Frexes y Bruzón, en los testimonios de los escritores otorgados a ese efecto y que obran en el Archivo de esta Delegación.

Estas palabras están firmadas por Delfín de Aguilera y Ochoa y Prisciliano de la Cruz Toranzo, Presidente y Secretario de la Delegación de Veteranos de la Independencia en Holguín.

En este libro hay firmas y dedicatorias recogidas de diferentes Veteranos y otras personas que visitaron en Centro de Veteranos, entre los que se encuentran:

  • Manuel Dositeo Aguilera.
  • Pablo Fornaris
  • Francisco González.
  • Francisco Frexes

Entre las dedicatorias destacan algunas de sentido pesar y admiración por el prócer cubano como la siguiente: “Martí: Su obra es tan inmortal como su alma; más que un mártir fue una gloria”.

Martí en las monedas

Nuestro Héroe Nacional aparece en la Moneda Nacional gracias a la Ley Monetaria del 29 octubre de 1914, la cual estipula en el Artículo VII que las monedas a acuñar de oro y como unidad el peso con un bruto de 1,6718 gramos, 1, 5046 de fino y de 900/1000 de  la aleación del metal precioso. La  fuerza liberatoria sería ilimitada, además en su anverso tendrían la Efigie de Martí y en reverso Escudo Cubano con la impresión de su valor. Precisamente esta ley es la que le da vida al sistema Monetario Cubano, pero tuvo grandes limitaciones ya que prohíbe la circulación de las monedas extranjeras autoriza la libre circulación oficialmente de la moneda americana, es decir el dólar.

Esta  legislación disponía que la acuñación de la moneda nacional se verificara en los Estados Unidos, lo que se cumplimentó en la casa de la Moneda de Filadelfia. La primera emisión fue en 1915 y la otra en 1916, los valores fueron de 1, 2, 4, 5, 10 y 20, aunque de esta última solo se acuñaron 10 ejemplares prueba, siendo esta la más rara de toda la amonedación cubana de curso legal.

Pañuelo o Velo utilizado para cubrir el rostro del Héroe Nacional José Martí, el día de su muerte, Foto: Julio César
Pañuelo o Velo utilizado para cubrir el rostro del Héroe Nacional José Martí, el día de su muerte, Foto: Julio César

De esa acuñación de 1915 y 1916 formaron parte de esta colección dos monedas de 1915 y una de 1916.

3-1372

DENOMINACION: Moneda 2  / VALOR: 5 pesos

PAÍS: Cuba / AÑO: 1915  /  MATERIAL: Oro

MEDIDAS: D 21mm / Prof. 1mm  / Peso 8. 359g / 900m

DESCRIPCION: Forma circular / CECA: Filadelfia

ANVERSO: Cabeza de José Martí / LEYENDA: Patria y Libertad, 1915.

REVERSO: Canto Estriado / LEYENDA: Escudo Cubano. República de Cuba. 5 Pesos

3-1373

DENOMINACION: Moneda  / VALOR: 5 pesos / PAÍS: Cuba / AÑO: 1916

MATERIAL: Oro  / MEDIDAS: L1 mm / D 21mm / Peso 8.3292g 900m

DESCRIPCION: Forma circular / CECA: Filadelfia

ANVERSO: Efigie de José Martí en el campo /

LEYENDA: Patria y Libertad, 1916.Canto Estriado.

REVERSO: Escudo Nacional / LEYENDA: República de Cuba. 5 Pesos

ORIGEN: Transferencia Registro Bienes Culturales.

Estas monedas fueron desmonetizadas el 22 de mayo de 1934. Actualmente su precio en el Mercado Internacional es de 550 dólares y el valor numismático es de 230 dólares con un valor extraordinario.

Martí en el Papel Moneda

El año 1934 marca pauta dentro de la Numismática ya que aparece la figura de José Martí en el Papel Moneda Nacional, siendo estos los primeros billetes cubanos con una emisión de 10 000,000 pesos en billetes. La garantía de los mismos era en plata, de aquí que le llamen Certificado Plata, su equivalente estaba depositado en la Tesorería General de la República.

El billete del 1934, 1936, 1936, 1936 A, 1938, 1948, 1949

N.I.3- 562

Nuestro Héroe Nacional aparece en la Moneda Nacional gracias a la Ley Monetaria del 29 octubre de 1914. Foto cortesía de la autora

Denominación: 1 Peso

Medidas: 156 x 67 mm

Impresión: USBEP

Años: 1934, 1936, 1936 A, 1938, 1943, 1945, 1948, 1949.Es de 1949

Anverso: Negro azul.

Imagen de José Martí

Serie F055702A

A la izquierda. Firmas del Secretario de Hacienda, por Decreto Ley No. 93 del 22 de marzo de 1934 Manuel de Despeine.

En la derecha. Presidente Carlos Mendieta, Habana Cuba.

Certificado de Cuba

Reverso: Azul

Escudo cubano

República de Cuba

En el año 1949, se hace una impresión por el ABNC y es igual a la del 1960, la diferencia está en que tienen a la derecha la firma de Felipe Pozo como Presidente  del Banco, sin otros datos  y a la derecha el Ministro de Hacienda, Antonio Prio Socarrás

En el año del Centenario 1953 al Banco Nacional hace la impresión de 5000,000 de billetes de un peso.

N.I.3- 567

Denominación: Billete 1 Peso

Medidas: 156 x 67 mm

Impresión: ABNC

Anverso: Busto de José Martí y simbolización del Manifiesto de Montecristi.

Leyenda: Centenario de Martí

Manifiesto de Montecristi 1895.

Negro azul

Reverso: Escudo Nacional sobre el mapa de la isla de Cuba.

Leyenda: 1853, 28 de enero 1953

Numeración: Azul y Rojo

NOTA: Fueron firmados por Joaquín Martínez Sáenz, Presidente del Banco.

Emitió billetes 1956 del peso con un nuevo diseño.

1957 al 1958

Mariano López: Ministro de Hacienda.

N.I.3-560

Denominación: Billete de 1 Peso

Medidas: 132 x 57 mm

Años: 1956, 1957, 1958, en este caso es de 1957

Impresión: TDLR

Anverso: Busto de José Martí y Monumento al mismo en la Plaza Cívica de La Habana, actual Plaza de la Revolución.

Negro y Azul

Reverso: Escudo Nacional e imágenes relacionadas con la industria Azucarera.

Azul

Numeración: Rojo

En 1959 se realiza un nuevo diseño

N.I 3-535

El año 1934 marca pauta dentro de la Numismática ya que aparece la figura de José Martí en el Papel Moneda Nacional. Foto cortesía de la autora

Denominación: Billete de 1 Peso

Medidas: 132 x 57 mm

Impresión: TDLR

Año: 1959

Anverso: Busto de José Martí y escena que representa a Martí hablando a un grupo de compatriotas en el exilio.

Negro y Azul

Reverso: Escudo Nacional y aspectos de la Industria  Azucarera

Numeración: Rojo

Las firma Felipe Pazos Roque como Presidente del Banco y Rufo López Fresquet Ministro de hacienda.

N.I. 3-561

Denominación: Billete de 1 Peso

Medidas: 132 x 57 mm

Impresión: TDLR

Año: 1959

Anverso: Busto de José Martí y escena que representa a Martí hablando a un grupo de compatriotas en el exilio.

Negro y Azul

Reverso: Escudo Nacional y aspectos de la Industria  Azucarera

Azul

Numeración: Rojo

N.I.3-577

Año 1960

N.I 3-1360

Denominación: Billete 1 Peso

Año: 1961

Medidas: 150 x 70 mm

Impresión: INV

Anverso: Verde olivo, fondo iridiscente, imagen de Martí. Con la firma de Ernesto Guevara como Presidente y Ministro de Hacienda.

Reverso: Entrada a La Habana del Ejército Rebelde, el día 8 de enero 1959. Verde olivo.

Numeración: Rojo

N.I 3-550

Denominación: Billete 1 Peso

Año: 1961

Medidas: 150 x 70 mm

Impresión: INV

Anverso: Verde olivo, fondo iridiscente, imagen de Martí. Con la firma de Ernesto Guevara como Presidente y Ministro de Hacienda.

Reverso: Entrada a La Habana del Ejército Rebelde, el día 8 de enero 1959. Verde olivo.

Numeración: Rojo

Denominación: Billete 1 Peso

Años: 1975

Impresión: INV

Anverso: Busto de José Martí y emblema del Banco Nacional de Cuba.

Leyenda: XV Aniversario de la Nacionalización de la Banca, verde olivo, fondo iridiscente.

Reverso: Terminal de embarques de azúcar a granel y planta de fertilizantes nitrogenados de Cienfuegos.

Leyenda: Quince años  de desarrollo económico. Verde olivo

Numeración: Rojo .Está firmado por Raúl León Torres.

N.I.3-566

Año 1980

Frase de Martí

Cuando se cumplió 100 años de la muerte de nuestro héroe nacional José Martí fue acuñado una moneda que tiene como mensaje uno de los aspectos centrales del ideario martiano. La unidad latinoamericana. Por tanto, se hace imprescindible vincular, la figura de José Martí y Simón Bolívar en la idea común de la Gran Patria, ambos defensores de esa meta, padres del americanismo, constituyen pluma y fuego de América.

Otros objetos vinculados con Martí.

Denominación: Moneda de 1 Centavo

Diámetro: 16,76 mm

Material: Aleación Cobre (cu) 700/1000

Zinc (zn) 300/1000

Año Acuñación: 1953

Ceca: Filadelfia

Anverso: Busto de José Martí y estrella radiante

Leyenda: Centenario de Martí 1953

Reverso: triángulo y estrella de la Bandera cubana

Leyenda: República de Cuba Patria y libertad

Canto: Liso

De esta pieza hasta el momento no hemos encontrado en el museo

CANTIDAD DE PIEZAS – MONEDAS

Denominación: 25 Centavos

Diámetro: 24,30 mm

Material: Aleación: Plata (aq) 900/1000

Cobre (cu) 100/1000

Año Acuñación: 1953

Ceca: Filadelfia

Anverso: Busto de José Martí y estrella radiante

Leyenda: 1853 Centenario de Martí 1953

Reverso: Gorro Frigio sobre el hoz de la unión

Leyenda: República de Cuba Patria y Libertad

Canto: Estriado

Anexo 6 A

Denominación: Moneda de 50 Centavos

Diámetro: 30,60 mm

Año de Acuñación: 1953

Ceca: Filadelfia

Anverso: Busto de José Martí y estrella radiante

Leyenda: 1853 Centenario de Martí 1953

Reverso: Pergamino con el lema ‘’CON TODOS Y PARA EL BIEN DE TODOS’’

Leyenda: República de Cuba Patria y Libertad

Canto: Estriado

Denominación: Moneda de 1 Peso

Diámetro: 38,10 mm

Material: Aleación Plata 900/1000

Cobre 100/1000

Año Acusación: 1953

Ceca: Filadelfia

Anverso: Busto de José Martí y estrella radiante

Leyenda: 1853 Centenario de Martí 1953

Reverso: Parte superior del escudo cubano

Leyenda: República de Cuba Patria y Libertad

Canto: Estriado

  • La pieza de 1 Centavo, el triángulo de la bandera cubana con su estrella.
  • Monedas de 50 y 1 Peso
  • 1958, se efectúa una acuñación de 50000 piezas de 1 Centavo, con un diseño igual al de las piezas de la misma denominación acuñadas en 1953.
En 1925, se realiza una exposición del Velo que cubrió el cadáver de José Martí por la Delegación de Veteranos. En su hoja introductoria del libro certifica que ese fue el utilizado para cubrir el rostro de Martí. Foto cortesía de la autora

Estas piezas eran de Níquel y Cobre.

En el período de Lucha Insurreccional contra Batista (1952-1958) las agrupaciones revolucionarias hicieron circular entre sus simpatizantes y colaboradores bonos y piezas metálicas emitidas clandestinamente, cuyo objeto era recaudar fondos  para el movimiento  revolucionario.

En estos bonos está presente  la figura de Martí.

Con el Triunfo Revolucionario se ha incorporado el busto de Martí en las piezas fraccionarias de 20 Centavos en las emisiones correspondientes a los años 1962 y 1968, ambos en Cobre y Níquel.

Martí en la Numismática y otros documentos nos demuestra que a pesar de los cambios institucionales y de gobierno que administraron durante casi 70 años, la presencia de nuestro Héroe Nacional se ha mantenido dentro del ideario  de muchos cubanos y como un símbolo constante de la unidad monetaria cubana; prueba de ello es las monedas acuñadas sobre José Martí, anteriores al 1ero de enero de 1959.

Valor Facial Año de  Acuñación Ceca
1 Peso 1915 Filadelfia
1 Peso 1916 Filadelfia
2 Pesos 1915 Filadelfia
2 Pesos. no 1916 Filadelfia
4 Pesos. no 1915 Filadelfia
4 Pesos. no 1916 Filadelfia
5 Pesos 1915 Filadelfia
5 Pesos 1916 Filadelfia
10 Pesos 1915 Filadelfia
10 Pesos 1916 Filadelfia
20 Pesos 1915 Filadelfia
20 Pesos 1916 Filadelfia
1 Centavo 1953 Filadelfia
25 Centavos 1953 Filadelfia
50 Centavos 1953 Filadelfia
1 Peso 1953 Filadelfia
1 Centavo 1958 Filadelfia

 La colección está compuesta por 56 piezas de ellas por valores, su estado de conservación en su generalidad es bueno, aunque presentan alguna suciedad en las monedas y ligeros desgaste en los billetes.

Acogerá Holguín el I Taller de Indigeneidad en el Oriente Cubano

Por Erian Peña Pupo

Fotos Facebook de la Casa de Iberoamérica

Auspiciado por la Casa de Iberoamérica y la Oficina del Conservador de la Ciudad de Baracoa, en Guantánamo, del 16 al 19 de mayo Holguín realizará el I Taller de Indigeneidad en el Oriente Cubano, dedicado a la presencia del legado indocubano en la cultura nacional.

El investigador holguinero Cosme Casals Corella, miembro del Comité Organizador del evento, comentó que el programa de este certamen abarca importantes momentos para la socialización de investigaciones sobre la indigeneidad cubana, con sede principal en el Museo Provincial La Periquera, aunque además se compartirán experiencias de forma virtual.

Además, participarán destacados estudiosos y académicos de Cuba, Canadá, Puerto Rico y Estados Unidos, con el objetivo de promover identidad, valores y saberes respecto al tema. Destacan –subrayó Casals Corella– las conferencias impartidas por los investigadores Ángel Graña González, José Barreiro y Alejandro Hartman, el fotógrafo Julio Larramendi, y Gladys Collazo, al frente del Centro Nacional de Patrimonio Cultural, quienes, además, protagonizarán paneles como “La indigeneidad actual en Cuba” y “La gran familia Rojas Ramírez”.

Intervendrán, asimismo, descendientes de indocubanos de la zona holguinera de Fray Benito, municipio de Rafael Freyre; así como de Yateras, en Guantánamo; y El Caney, en Santiago, quienes expondrán cómo se ha mantenido el legado de sus raíces en nuestra identidad.

El evento acogerá presentaciones literarias: Panchito, Cacique de la Montaña, por José Barreiros, antropólogo de Nación Mohawk, en Nueva York, Estados Unidos; e Indios en Holguín, por José Novoa Betancourt, así como la presentación de documentales sobre el tema.

Como parte de las actividades se incluye una visita a la familia Rojas y Zaldívar, en Fray Benito, para presenciar el proceso de elaboración del casabe; además al parque Monumento Nacional Bariay, sitio por donde arribó Cristóbal Colón a Cuba en 1492, añadió Casals.

La Fundación Plenty Canadá, organización no gubernamental indígena para la preservación cultural y desarrollo sostenible constituye otra de las instituciones que colabora con la realización de este primer Taller. Explicó, además, que se prevé una segunda edición que abarque todo el país, con la posibilidad de presentar ponencias que luego serán recogidas en una publicación desde la gestión editorial que lleva a cabo la Casa de Iberoamérica en Holguín.

 

Las poéticas de la guerra en Memoria Nuestra

Por Vanessa Pernía Arias

Con la conferencia “La poesía en la guerra”, de José Abreu Cardet, Premio Nacional de Historia, comenzó hoy en Holguín el XXII Congreso de Pensamiento y Premio Memoria Nuestra, considerado por sus aportes teóricos como la columna vertebral de las Romerías de Mayo.

Con la conferencia “La poesía en la guerra”, de José Abreu Cardet, Premio Nacional de Historia, comenzó en Holguín el XXII Congreso de Pensamiento y Premio Memoria Nuestra. Fotos: Eliecer Peña

El historiador enfatizó en los retratos poéticos que han trascendido en el tiempo, a partir de la obra de escritores de varias épocas, y hasta de los propios escritos de soldados y personas comunes, sobre las guerras de independencia en Cuba.

Precisó en algunos de los temas recurrentes que transversalizan estos versos, entre ellos el amor, la familia, el dolor, los rescoldos de la guerra, así como distintos procesos sociales que les afectaban, y que no pudieron ser plasmados desde las estadísticas o la investigación historiográfica tradicional.

Textos de Carlos Manuel de Céspedes, Mercedes Matamoros, Regino Boti, Dulce María Loynaz, Alejo Carpentier, por ejemplo, han reflejado momentos y contextos, tanto históricos como psicológicos, importantes para adentrarnos en la espiritualidad del cubano.

Como parte de esta primera jornada se otorgó el Premio Memoria de Honor, instituido por este certamen, al propio José Abreu Cardet, por ser maestro de varias generaciones y por la trascendencia de su obra como historiador e investigador.

En esta ocasión el certamen de pensamiento e investigación de Romerías de Mayo asume como temática principal “La cultura cubana en medios digitales”, sumando a delegados de varias provincias cubanas en conferencias, mesas paneles y debates.

Entre sus actividades sobresale la mesa diálogo “Martianos en Memoria Nuestra” y el panel “25 años buscando el libro justo”, dedicado al primer cuarto de siglo que celebra este 7 de mayo Ediciones La Luz, sello de la Asociación Hermanos Saíz en Holguín; además de las sesiones de ponencias que vinculan a la investigación joven y el desarrollo de proyectos socioculturales que se gestan en el país desde diferentes esferas.

En su última jornada, el evento otorgará los Premios Memoria Nuestra en Investigación y Proyecto Sociocultural, entregados por un jurado presidido por Abreu Cardet, junto a los profesores de la Universidad de Holguín Kenia Abreu y Paul Sarmiento.

El historiador enfatizó en los retratos poéticos que han trascendido en el tiempo. Fotos: Eliecer Peña

El Congreso se erige como uno de los principales eventos de las Romerías de Mayo, y a lo largo de 26 años importantes intelectuales y artistas han sido miembros de su jurado y han impartido conferencias, como Eusebio Leal, Pedro Pablo Rodríguez, Fernando Martínez Heredia, Graziella Pogolotti, Adelaida de Juan, Luis Álvarez, José María Vitier y Virgilio López Lemus.

Arte joven para la alegría

Mayo en Holguín es esperado no solo por esos refrescantes aguaceros que alivian el agobiante calor de nuestro eterno verano, sino por esos días que inician el quinto mes del año, devenidos en fiesta para el arte y la cultura nacional e internacional.

El quinto mes del año deviene en fiesta para el arte y la cultura nacional e internacional. Foto del autor

Si en la noche del día es común el chubasco que bendice esta tierra a los pies de la cruz, en la mañana del 3 es imprescindible el desfile Inaugural de las Romerías, ese que llena de alegría y juventud las principales arterias de la Ciudad de los parques.

En el periplo del símbolo aborigen de la modernidad a la tradición, el hacha petaloide es acompañada por varias generaciones de romeros que celebran cada año este recorrido, con dos momentos fundamentales, la parada en el Museo Provincial La Periquera, edificación insigne de este territorio nororiental, hasta su destino momentáneo en la cúspide de la Loma de la Cruz o Cerro de Bayado, otro de esos puntos emblemáticos de Holguín a los que recurrimos por una u otra razón los que nos visitan y, sobre todo, aquellos que aquí residimos.

Desde el Estadio Mayor General Calixto García Iñiguez partió esta colorida caravana por la paz y el arte para encontrar en La Periquera el espacio propicio donde cada mañana del 3 de mayo se ofrecen las palabras inaugurales de las Romerías, de manera especial en este 2022, regresando a la presencialidad luego de dos años convocada a través de las plataformas virtuales por motivo de la pandemia.

Sobradas entonces las ganas, los deseos de festejar acumulados para este añorado reencuentro que tuvo como eje central un icónico tema musical y, más aún, sin dudas un himno a la paz y por un mundo mejor, Imagine, de John Lenon. Bajo esta premisa del futuro promisorio que construimos, así como en ese reclamo a la paz mundial, se congregó parte de lo más representativo de  la cultura local y nacional, entre ellos la Compañía de Narración Oral Palabras al Viento, el Teatro Lírico Rodrigo Prats, la Compañía Folclórica La Campana, la Compañía de Danza Contemporánea Codanza, además de varios solistas del catálogo musical de la Empresa Comercializadora de la Música y los Espectáculos Faustino Oramas, fusionados con el Consejo Provincial de Artes Escénicas y varias instituciones de la Cultura holguinera, incluido su enseñanza artística, para lograr la atractiva propuesta matutina a la que asistieron las principales autoridades políticas, gubernamentales y culturales de la provincia.

“Devolver a una ciudad parte de su memoria es también hacer el bien, es también útil y necesario conducir preñado por la acción…sacar a este cerro de su letargo es parte de nuestro sueño, asaltar estos últimos edificios de la modernidad…brindamos el hacha, el Hacha de Holguín es nuestro sueño, y hacerlo cada año aquí con ustedes, con los amigos de ustedes, oírlos hablar, es como los cerros, sus sueños, su hacha y su cruz. Pido un fuerte aplauso a la memoria de los hermanos Saíz, bienvenidos a Romerías, ¡Ya tenemos Romerías! ¡Viva Cuba y Viva el arte Joven!”, señaló en las palabras inaugurales Norge Luis Labrada, presidente de la Asociación Hermanos Saíz en Holguín, organización rectora del Festival de Juventudes Artísticas

Desde el Estadio Mayor General Calixto García Iñiguez partió esta colorida caravana. Foto del autor

A la enseña nacional le sigue el hacha petaloide, entre ambas cientos de manos jóvenes, sobrada alegría y un motivo para alzar el símbolo holguinero hasta la insigne elevación nororiental; asciende a la tradición y con ella el Anfiteatro de la Loma de la Cruz se colma de música y ganas de disfrutar con el talento local que para la ocasión asume tal reto; son días para el arte joven, para la alegría.

Por la salvaguarda de nuestro patrimonio histórico

Desde 1984 se celebra formalmente cada 18 de abril el Día Internacional de los Monumentos y Sitios, una efeméride impulsada por el Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (ICOMOS), junto con la aprobación de la UNESCO.

Desde 1984 se celebra formalmente cada 18 de abril el Día Internacional de los Monumentos y Sitios. Foto: archivo

La fecha intenta sensibilizar y, a la vez, promocionar la riqueza que posee la humanidad en cuanto a patrimonios históricos, así como fomentar su conservación y protección.

Este año el tema que protagoniza los festejos es “Patrimonio y Clima”, el cual incita a desarrollar una acción climática inclusiva que tenga en cuenta la protección del patrimonio cultural frente a los impactos climáticos adversos.

En fechas previas se ha dedicado la celebración a diversas temáticas relevantes para el desempeño de quienes protegen institucionalmente los prominentes espacios sociales y naturales, implicando no solo a estos actores, sino a la sociedad en general, para crear una conciencia sobre su salvaguarda.

Según la Lic. Georgelina Miranda Peláez, la provincia posee un total de 49 bienes del patrimonio declarados por la Comisión Nacional de Monumentos, de ellos 2 son Patrimonio de la Humanidad, 20 Monumentos Nacionales, 11 Monumentos Locales, 3 Zonas de Protección y 16 Locomotoras a vapor declaradas Patrimonio de la Nación Cubana.

El Parque Nacional “Alejandro de Humboldt” y la “Tumba Francesa” de Bejuco (Obra Maestra del patrimonio oral e inmaterial de la Humanidad) destacan en la lista del patrimonio histórico holguinero. El primero de ellos asume la costa Norte oriental, desde Bariay en Rafael Freyre hasta Baracoa, con una flora y fauna, ecosistema marino y terrestre extraordinarios, por lo que merecen esta designación conferida por la UNESCO, ostentando también las categorías de Parque Nacional, Monumento Nacional y Área Protegida. “Alejandro de Humboldt” es una de las Áreas Protegidas más importantes del país por su biodiversidad, destacándose la riqueza y endemismo, representante del más grande remanente de los ecosistemas montañosos conservados en Cuba.

Este año el tema que protagoniza los festejos es “Patrimonio y Clima”. Foto: archivo

Por su parte, la “Tumba Francesa” de Bejuco se ubica en la zona montañosa de Sagua de Tánamo, en el poblado rural intrincado denominado  “El Bejuco”, espacio donde el grupo portador natural declarado por la UNESCO-junto con las Tumbas Francesas de Santiago de Cuba  y Guantánamo, por resultar un patrimonio oral de las tradiciones cafetaleras nacidas al calor de la fusión de las culturas francesa, haitiana y cubana en  esta región-, mantienen vivos los bailes, canciones e instrumentos típicos, únicos, costumbres transmitidas de  generación en generación.

En Holguín existen además veinte Monumentos de categoría Nacional, entre los que destacan “La Periquera”, emblemática edificación colonial de estilo morisco, con gran prestancia y valor arquitectónico, escenario del acontecer local, de trascendencia histórico-cultural; la Casa Natal de Calixto García Iñiguez, cuna del insigne patriota, e inmueble típico de la arquitectura colonial convertido en Museo Memorial: en sus salas se exponen objetos, fotos, maquetas y documentos sobre la vida del destacado patriota, su familia, las tropas que le acompañaron en su batalla independentista y ante la intromisión norteamericana en la etapa final de la guerra.

El Conjunto  Monumentario Plaza de la Revolución, Mausoleo al Mayor General Calixto García  y el Bosque de los Héroes, la Casa del Teniente A Gobernador, el Sitio Histórico Loma de Hierro y el Centro Histórico, ambos del municipio Gibara, engrosan esa larga lista donde resaltan otros nombres como el Centro Cultural “Félix Varona Sicilia”, ubicado en el poblado de Velasco, municipio Gibara, la Bahía de Bariay  y  su  entorno  natural, del municipio Rafael Freyre, el Cementerio aborigen “Chorro de Maíta”, ubicado en Banes; así como otros de menor conocimiento popular, pero de igual grado de relevancia, tal es el caso de la “Travesía 1”, sito en el municipio Urbano Noris, el cual se asocia al recorrido realizado por José Martí desde Playita de Cajobabo hasta Dos Ríos-del 11 de abril al 19 de mayo de 1895-, antes de caer en combate; el Sitio Natural Puente de Bitirí, único de su tipo conocido en la geografía cubana, con una extraordinaria belleza y paisajismo, por lo que se precisa su conservación, unido al entorno natural; o las Cuevas de Sao Corona, lugar donde en la Guerra de 1895 se reeditó el periódico mambí “El Cubano Libre”, bajo las órdenes de Antonio Maceo, ambos ubicados en Cueto.

No podía faltar en esta lista el Conjunto Histórico de Birán, erigido en el territorio holguinero que antes se mencionó, edificado por Ángel Castro Argíz, e integrado por construcciones domésticas, productivas, comerciales y de servicios, donde la familia Castro Ruz forma un sitio o núcleo comunitario atípico; lugar donde nacieran y desarrollaran su niñez y juventud los líderes del proceso revolucionario que triunfara el 1ro. de enero de 1959.

Según la Lic. Georgelina Miranda Peláez, la provincia posee un total de 49 bienes del patrimonio declarados por la Comisión Nacional de Monumentos. Foto: archivo

El Paisaje Cultural del Cobre y Sitios del Camino de la imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre, Cayo de la Virgen y Barajagua; el Combate de San Ulpiano; o los Planos Inclinados del municipio Mayarí, se suman, entre otros, a estos espacios de elevado valor patrimonial histórico, los cuales ameritan su sensibilización y promoción en pos de salvaguardar los valores que revisten.

Once Monumentos Locales engrosan este prolífico legado patrimonial que posee el territorio nororiental; la Casa Natal de René Ramos Latourt, en el municipio de Antilla, construcción doméstica donde naciera este valeroso luchador, de los primeros cubanos incorporados al M-26-7 y a la lucha en la Sierra, Jefe de la Columna No.10; el Faro Cabo de Lucrecia, inaugurado en Banes el 10 de octubre de 1868, para el control y orientación a los navegantes en el Atlántico, uno de los pocos faros que datan de esta época, con una construcción típica en correspondencia con la Orden Real, recientemente restaurado además y que mantiene su uso; la Cueva de Waldo Mesa, Río Seco, del propio territorio costero, sitio arqueológico, cueva con pintura rupestre, manifestación del arte precolombino; el Hogar de Ancianos “Jesús Menéndez”, ubicado en la cabecera provincial, antiguo Hospital San Juan de Dios, uno de los pocos hospitales construidos en la época colonial en Cuba, con una arquitectura de altos valores patrimoniales, edificado además sobre una planta en U; y otro de igual o mayor relevancia para la Ciudad de los parques, el Sitio Arqueológico El Yayal, que se incorporó recientemente a la lista; destacan en la geografía y en entramado sociocultural de la Isla.

Tres Zonas de Protección completan el prominente legado patrimonial histórico holguinero, ellos son el Conjunto histórico urbano sistema de plazas de la ciudad de San Isidoro de Holguín, el Sitio Histórico de Mala Noche, ubicado en el municipio Calixto García, y la Zona de valor histórico cultural del Batey del Central Guatemala, antiguo Preston, en Mayarí.

Como parte del Patrimonio de la Nación Cubana se registra el inventario de las 16 locomotoras a vapor, físicamente existentes en la provincia, ubicadas en los municipios de Rafael Freyre (9), Báguano (4), Cacocum (1), Frank País (1) y Banes (1).

Once Monumentos Locales engrosan este prolífico legado patrimonial que posee el territorio nororiental. Foto: archivo

Sin lugar a dudas motivo de orgullo para los holguineros contar con tan valiosas posesiones, las cuales implican un alto grado de responsabilidad, no solo de quienes laboran en las instituciones encargadas de su salvaguarda, sino de todos los que compartimos el terruño del oriente cubano, principales actores encargados de perpetuar la historia y valores que estos espacios revisten para el disfrute de futuras generaciones.

(Con información del Sitio www.icomos.org y de la Oficina de Monumentos y Sitios Históricos)

La Ciudad que queremos

Una nueva edición del Concurso Infantil La Ciudad que queremos fue premiada en la tarde de este sábado 2 de abril.

El Museo Provincial La Periquera acogió el encuentro que marca el inicio de las actividades por el Taller con igual nombre que el concurso, y que se desarrolla cada año en medio del Aniversario del Hato San Isidoro de Holguín.

Una nueva edición del Concurso Infantil La Ciudad que queremos fue premiada en la tarde de este sábado 2 de abril. Foto del autor

Veintitrés centros estudiantiles destacaron en la participación para este 2022, donde 14 pertenecen a la enseñanza primaria, 4 son de secundaria básica, 2 de preuniversitario, 1 de politécnico, y 2 de enseñanza especial.

Un total de 129 trabajos fueron recibidos en la presente edición, de las cuales 92 fueron dibujos y 27 se ubican dentro de la manifestación de narrativa; todos ellos recepcionados y evaluados por instructores de arte del Sistema de Casas de Cultura en Holguín, especialistas del Museo Provincial La Periquera, así como la Técnica de la Oficina de Monumentos y Sitios Históricos, quien presidió esta labor de conjunto con Georgelina Miranda Peláez, miembro de la Unión Nacional de Historiadores de Cuba y organizadora del concurso.

Entre los centros con más participantes para la presente cita sobresalieron escuelas primarias y seminternados como María Antonia Bolmey, Paquito González y Simón Bolívar; de los que, antes de mencionar a los premiados, es necesario señalar que en este rango de edad-aproximadamente entre 6 y 11 años-, se divide en dos categorías para la entrega de premios: una de primero a tercer grado y otra de cuarto a sexto.

En la manifestación de artes visuales, dentro de la Primaria Categoría I el 1er Lugar fue para Yordanis Sartorio Martínez, estudiante de tercer grado de la escuela Belisario Grave de Peralta; en el caso de la Categoría II el primer premio fue para Viviana Ávila Peña, quien cursa el 6to grado en la escuela Bárbaro Quiala. En la enseñanza secundaria básica el lauro principal fue para José Carlos Matos, quien estudia en 8vo grado de la Escuela Felipe Fuentes. De politécnico la premiada fue Maité de las Mercedes, de 2do año en el centro Pedro Díaz Coello. Por su parte, en la enseñanza especial el galardón principal fue para Lesyanis Guerra Ferrás, quien cursa 7mo grado en la escuela Ricardo Massetti.

Veintitrés centros estudiantiles destacaron en la participación para este 2022. Foto del autor

En el apartado de literatura, el reconocimiento principal en la Categoría I de Primaria fue para el equipo de Historia Local de 3er Grado en la Escuela Rafael Freyre; de igual forma, en la Categoría II, la agasajada fue Ezabel Cosme Rodríguez, quien concursó con un poema y estudia además en la escuela María Antonia Bomey, el sexto grado; en este apartado destaca demás el premio Ponencia para Natalia María González, pionera de la escuela Simón Bolívar.

En secundaria el puesto principal fue para Nelia Ramírez García, de la escuela Jesús Miguel Iglesias. El Premio de Cuento fue para David Alejandro Calzadilla González, estudiante de 7mo, con la obra “Sin conos”, fruto del Taller Literario de la Casa de Cultura.

En el caso del Preuniversitario, Isabel Álvarez Peña, quien cursa 10mo grado en el IPU Jesús Menéndez, alcanzó el primer premio con el poema “Otoño holguinero”; por su parte, el premio Ponencia en este apartado fue para Lía María Ford, del IPU José Varona, quien cursa el 10mo grado.

Un momento ameno dentro de la jornada vespertina lo protagonizó la Compañía de Narración Oral Palabras al Viento, quien deleitó a los presentes con sus típicos cuentos, juegos y canciones. El encuentro devino en espacio propicio además para el imprescindible intercambio generacional, propiciado por la participación de fundadores de la Unión de Jóvenes Comunistas y la Organización de Pioneros José Martí, miembros con anterioridad de la Asociación de Jóvenes Rebeldes.

Un total de 129 trabajos fueron recibidos en la presente edición, de las cuales 92 fueron dibujos y 27 se ubican dentro de la manifestación de narrativa. Foto del autor

El taller La Ciudad que queremos constituye un prominente espacio teórico dentro de las celebraciones por el Aniversario del Hato San Isidoro y el Pueblo de Holguín, evento que para la ocasión sesionará entre los días 4 y 5 de abril próximos.