Tras las columnas de La Periquera

Por Erian Peña Pupo

Imponente y señorial, mirando de frente al visitante que insiste en fotografiarse junto a las amplias arcadas de su fachada neoclásica, se levanta en la calle Frexes con No. 198, entre las paralelas Libertad y Maceo, el Museo Provincial de Holguín “La Periquera”.

Foto: Kevin Manuel Noya

La construcción levantada en la segunda mitad del siglo XIX, sede del gobierno provincial, Casa Consistorial, durante 106 años, entre 1878 y 1984ha sido testigo silenciosa de la ciudad, su paso en el tiempo, sus avances, cambios… En las viejas fotos en sepia, con calles de tierra y campesinos a caballo, aparece La Periquera. Desde sus balcones observó crecer la urbe desde la vieja Plaza de Armas, también llamada Plaza de Isabel II, levantarse las principales edificaciones y erguirse, justo frente a sí, al cine-teatro Wenceslao Infante, hoy Teatro Comandante Eddy Suñol, muestra del mejor art decó cubano.

En su patio interior morisco transcurrió la primera función de cine en la ciudad, el 25 de noviembre de 1895. Desde esos mismos balcones habló al pueblo cubano, por primera vez, luego de desembarcar por Gibara proveniente de Nueva York, el primer presidente de la Cuba republicana, Don Tomás Estrada Palma. Pocos años después, el 20 de mayo de 1902, como parte de la ceremonia de constitución de la alcaldía, el edificio vivió uno de sus grandes momentos de nacionalismo cuando desplegó desde su balcón central, por primera vez, la bandera cubana. Más de medio siglo después hablaría a los holguineros el Comandante Fidel Castro, luego del triunfo revolucionario de 1959… Y además, cada año se inauguran, desde esos mismos balcones, las Romerías de Mayo.

La Periquera, constituida como museo provincial el 25 de julio de 1976, y merecedora de la categoría Monumento Nacional, el 10 de octubre de 1978, muestra en sus salas la historia holguinera desde las culturas precolombinas hasta los momentos actuales, además piezas decorativas, armas, documentos, numismática, filatelia, objetos curiosos, victrolas, relojes, y obras de arte de pintores y artistas de prestigio internacional, como el holguinero Cosme Proenza. Entre ellas, obras de singular significación como el Hacha de Holguín, objeto aborigen de evidente uso ceremonial, que se ha convertido en el símbolo de la provincia; la mortaja que cubrió el rostro del cadáver del Apóstol José Martí en uno de sus múltiples entierros; el Aldabón original de La Periquera, obra que se entrega a personalidades cubanas y extranjeras que han cooperado en el desarrollo cultural, científico o económico de la localidad, entre otras piezas históricas.

Pero cada construcción tiene su origen en el tiempo, e historias que pueblan imperecederamente sus columnas y ladrillos. El de La Periquera se vincula a un terreno perteneciente a Pepa Cardet, quien lo utilizaba como valla de gallos, actividad de gran popularidad en aquellos tiempos. Luego fue vendido al español Francisco Rondán para la construcción de un palacete, una casa diferente a todas las de la época en una ciudad modesta arquitectónicamente, si la comparamos con sus vecinas Santiago y Camagüey.

Bajo este propósito, Rondán, uno de los terratenientes de mayor poder adquisitivo en el territorio y dueño de varias fincas ganaderas e ingenios, inició la obra alrededor de 1860, la cual se extendió unos ocho años, según investigaciones de José Agustín García Castañeda. Con el estallido de la Guerra de Independencia en 1868, el inmueble comenzó a ser usado como fortaleza militar por el gobierno peninsular, mientras que algunas de las familias más influyentes del pueblo encontraron refugio allí. En los días sucesivos al estallido bélico, se produjo un ataque mambí bajo las órdenes del General Julio Grave de Peralta, del 29 al 30 de octubre de 1868. Era la Casa Rondán el único punto que faltaba por tomar en la ciudad y comenzó a ser atacada por los insurrectos desde la Plaza de Armas.

A la edificación habían sido llevados también todos los prisioneros, entre ellos la mambisa holguinera Juana de la Torre, a quien utilizaron para detener el ataque, petición a la que ella respondió sin miramientos asomada desde uno de los balcones: “Si debo morir bajo los escombros de este edificio para que triunfe la causa justa que no se detenga un momento el fuego del cañón”. Tras tal hecho nació el nombre de La Periquera, pues los mambises le gritaban a sus oponentes: “Salgan de la jaula, pericos”, en alusión a los colores de sus uniformes, los que identificaban la bandera española.

Desde entonces se estableció allí la Comandancia del ejército español, en un ala alquilada a los herederos de Roldán, y sirvió también de vivienda a varios gobernadores, entre ellos Agustín Peláez, que –según cuentan las leyendas que pueblan el conocido edificio– estaba casado con una bella y joven mujer, quien se enamoró perdidamente de un joven capitán del cuerpo de voluntarios. Los pobladores fueron dándole vida a esta relación hasta convertirla en una leyenda de amor y muerte…

Una ciudad al ritmo del 93 aniversario de Fidel

Por Erian Peña Pupo

Fotos Kevin Manuel Noya

Varias actividades culturales se realizaron en Holguín este 13 de agosto en conmemoración del cumpleaños 93 de Fidel Castro, líder histórico de la Revolución Cubana.

El Teatro Guiñol de Holguín, con dirección de Dania Agüero, presentó una atractiva revista de variedades frente a su sede; mientras el Club Martiano de Vinicultores de Holguín, en conjunto con la Biblioteca Provincial Alex Urquiola, mostró la exposición bibliográfica Presencia fidelista en el corredor de la institución, la primera de carácter cultural creada en Holguín después de 1959. Entre los libros expuestos se encontraban Así es Fidel, de Luis Báez, y Como una espada reluciente, de la holguinera Ediciones La Luz.

Además, se ofertaron varios títulos al público, entre ellos: Nocaut, visita de Fidel Castro al Sur del Bronx, de Julio Pabón; Un solo camino, una sola línea revolucionaria. 1868-2018, textos del propio Fidel, con prólogo del historiador Eusebio Leal Spengler; Fidel y la religión. Conversaciones con Frei Betto, de la autoría del reconocido intelectual brasileño.

La Sucursal Artex realizó, en parte de la calle Libertad, el 4to Encuentro de Técnicas Comerciales 2019, donde se ofertaron diversos productos, entre ellos el libro Fidel Castro. Un retrato íntimo, de Alex Castro, y se realizó un homenaje al Comandante en Jefe.

La Casa de la Cultura Manuel Dositeo Aguilera –que exhibe una exposición de Marcos Pavón– se sumó a la jornada, con actividades dedicadas principalmente al público infantil.

Las actividades continuaron en la Sala Patria del Museo Provincial La Periquera, Monumento Nacional, donde se realizó una visita dirigida por los especialistas de la institución a miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) y el intérprete Luis Oramas obsequió varios temas a los participantes, entre ellos “Elegía a mi Comandante”.

Electa reencontrada

Por Erian Peña Pupo

Fotos Kevin Manuel Noya

Como parte de la Jornada realizada en homenaje a la artista mexicana Electa Arenal Huerta en el 50 aniversario de su fallecimiento, se presentó en el Centro Provincial de Arte de Holguín el catálogo Buscando a Electa, con compilación, edición y diseño del artista holguinero Ramiro Ricardo.

El catálogo monográfico –con el mismo nombre que la Jornada celebrada en la ciudad de Saltillo, México, del 5 al 6 de este mes, y en Holguín, entre el 12 y el 14 de junio–fue realizado con apoyo del Gobierno y la Secretaría del Estado de Coahuila de Zaragoza, y consta de 150 ejemplares, dos de ellos entregados a la Biblioteca Provincial Alex Urquiola y al Museo Provincial de Historia La Periquera.

Buscando a Electa reúne textos a propósito de la vida y obra de la artista mexicana y además un amplio material fotográfico que registra las obras pictóricas y escultóricas de su autoría, emplazadas principalmente en México, Holguín y Las Tunas. Fue presentado por Yuricel Moreno Zaldívar, directora del Centro Provincial de Arte, y Josvel Vázquez Prat, a cargo de su maquetación.

La presentación antecedió un conversatorio sobre la joven artista mexicana que llegó a Cuba en los albores de la Revolución y falleció en México, en 1969, en las labores creativas del Polyforum Cultural Siqueiros, realizado por quien fuera su tío político, el famoso muralista David Alfaro Siqueiros.

En el conversatorio participaron Mercedes Murguía, alumna de la artista Elena Huerta, madre de Electa; Luis Catalá, artista residente en Gibara, amigo y alumno de Electa; y Abel Sastre, historiador del municipio de Puerto Padre, en Las Tunas, donde se encuentra parte de la obra de Electa.

Finalmente se entregó la Distinción Electa Arenal Huerta a Carlos Parra Sánchez, creador holguinero residente en Santiago de Cuba y alumno de Electa en el Taller Experimental de Escultura.

Entre las obras de Electa Arenal emplazadas en Cuba se encuentran el mural Canto a la Revolución, de 1962, en el hospital de Puerto Padre; Infancia, bajorrelieve en el policlínico M. Díaz Legrá, en 1963; Niños y Átomos, bajorrelieve en el policlínico de Velasco, de 1964; El monumento a las Pascuas Sangrientas, de 1963, hoy ubicado en el Bosque de los Héroes, en la Plaza de la Revolución de Holguín; mural geométrico y jardineras Átomos, de 1965, en el Hospital Vladimir I. Lenin, en Holguín, el mural Revolución cubana, de 1965, en el Museo Provincial de Historia La Periquera, entre otras.

Este Museo posee en sus fondos, además, varias escultoras y otras piezas de Electa y su madre Elena, donados en 1992 a la ciudad de Holguín por su hermana Sandra Arenal Huerta, para que “las futuras generaciones conozcan paso a paso el desarrollo de esta artista mexicana-holguinera”.

Tributo al Rey del doble sentido

Por  Mavel Ponce de León

Tributo al Rey del doble sentido
Tributo al Rey del doble sentido. Foto: Carlos Parra

El pueblo más simpático de Cuba celebró los 108 años del natalicio del Juglar Mayor,  el Rey del doble sentido, Faustino Oramas trovador, cantante de sones y guarachas, “El Guayabero.”

La agrupación Los Guayaberos frente al Museo La Periquera, jóvenes repentistas, y la música electroacústica fusionaron textos y música de Faustino en un concierto moderno con la raíz del son oriental y el tres del autor de Marieta.

Foto: Kevin Manuel Noya

La picaresca del Oramas trasciende hasta este siglo. El humorista Fito a su estilo, presentó imágenes de la vida cotidiana de los holguineros en una interacción con el público.

Foto: Kevin Manuel Noya

Vocal en Serio, con un son para el Guayabero en una interpretación a la altura de un   trovador sonero símbolo de la cultura cubana.

Un cuadro coreográfico por estudiantes de la Escuela Vocacional de Arte de Holguín con un colorido y folclórico diseño como ambiente de la presentación disfrutada por los seguidores del Juglar.

Irma Oramas, cantante, sobrina de Faustino, expresó a este sitio que para ella “ fue un padre, y me pongo triste en estos días, le extraño. Pero he visto como el pueblo le recuerda cantando y bailando, eso es muy lindo.”

“Es mi músico, mi trovador de siempre. Y le escucho siempre,” expresó María López, seguidora de Faustino.

De joven Oramas se vio obligado a aprender música en forma totalmente autodidacta. Aunque su primer trabajo fue en una imprenta, muy pronto el encanto de la música le reclamó.

Inició a los 15 años de edad con el sexteto La Tropical como cantante y tocando las maracas, donde supo recoger lo mejor de la tradición criolla, dotarla de rítmicos compases y agregarle pícaras improvisaciones.

De aquellos lejanos tiempos viene su más conocida composición de 1938, y de ahí incluso su apodo de El Guayabero; le encantaba contar la anécdota: “Me dicen así gracias a una trigueña. O más bien a un marido celoso de un lugarcito de Oriente llamado Guayabero, adonde fui a cantar para ganarme la vida y por poco encuentro la muerte. Ella fue atenta conmigo y la gente del bar le fue con el chisme al marido, un guardia bruto de aquellos de antes. Bueno, para qué contar. Salí echando con los músicos y en el camino salió la canción”, que dice en su estribillo “En Guayabero, mamá, me quieren dar! / ¡En Guayabero, mamá, me quieren dar!”.

“Comunidades Españolas en Romerías” conjuga tradición y modernidad

Por Arlene Gómez Palacios

Aquel gesto del fraile Alegría en 1790 dio origen a las Romerías de la Cruz de Mayo, tradición española que resulta la génesis de una fiesta que distingue a Holguín del resto de las provincias de Cuba. Lo que comenzó en el siglo XVIII como un rito católico hoy se torna un momento en el confluyen la tradición y la modernidad en perfecta armonía matizado con lo mejor de la creación de las vanguardias artísticas del país.

Dentro de los espacios que presume esta 26 edición de las Romerías de mayo sobresale el proyecto Comunidades Españolas en Romerías. Este tiene sede en el Museo Provincial “La Periquera”del 3 al 6 de mayo y esta coordinado por Mercedes Lores Casamayor.

Fotos: Eliécer Peña

La inauguración del espacio “Comunidades Españolas en Romerías” contó con la presencia de Carmen Diéguez, Vicecónsul de España para las provincias Orientales y la actuación de la academia ALAS, el solista Daniel Arceri, alumnos del Teatro Lírico Rodrigo Pratts y el Cuarteto Ánima. El público asistente también pudo disfrutar del dúo Cantabria del Instituto Superior de Arte de La Habana y los declamadores españoles Norge Pérez y José María Jimenez.

Este proyecto, en coauspicio con la Casa de Iberoamérica y las Comunicades de naturales y descendientes que en ella se reúnen, está destinado a los miembros de estas comunidades radicados en el territorio holguinero. Su objetivo fundamental es mantener viva, desde ese segmento de la problación, la tradición de la celebración de Las Romerías de la Cruz de Mayo con un espacio para promover y recrear algunas de las actividades que se desarrollaban en aquel entonces.

Este año el proyecto tiene como significación especial el 80 Aniversario del fallecimiento del escritor y poeta sevillano Antonio Machado. La propuesta de actividades para estos días es rica. Entre las principales sobresalen la exhibición de asanas de yoga, expo-venta de vinos artesanales, conversatorios y lecturas de poesía con delegados del 8vo Encuentro de Poetas en Cuba “La Isla en Versos”.  También tendrá lugar en este espacio la presentación de platos de la cocina española y su influencia en la cultura culinaria cubana. Auspiciado por a Asociación Culinaria de Holguín y especialistas de la Escuela de Hotelería y Turismo FORMATUR.

Con un brindis por la celebración del día de la Cruz de Mayo a cargo del club de vinicultores “Bayado” de Holguín”culminó la primera noche de un espacio que nos recuerda lo necesario de saber de dónde venimos y qué hacemos para mantener viva parte de la tradición que nos hace, sobre todas las cosas, cubanos.