De Alto Cedro…

Con qué otra palabra definirlo que no fuese la de prodigio. Máximo Francisco Repilado Muñoz desde pequeño, allá en su natal Siboney, comenzó a tocar “de oído”, al tiempo que torcía tabacos en la fábrica Montecristo para ayudar en su casa.

Cuentan que de su abuela, una esclava liberta que vivió ciento quince años, heredó el hábito de fumar y su longevidad, al tiempo que supasión por la música encontró en la guitarra y el tres cubano una fusión novedosa, el armónico, una guitarra de siete cuerdas donde una de ellas repite la nota sol.

Un proverbial sentido del humor poseía Compay Segundo. Foto: Internet

Fueron los primeros años en el mundo artístico junto con otros niños de su localidad natal para formar el sexteto Los Seis Ases, al tiempo que asistía a clases de solfeo para escoger posteriormente el clarinete.

Con solo quince años consiguió ingresar en la Banda Municipal de Santiago de Cuba tocando el instrumento antes mencionado, actividad que además de asegurarle un sueldo, le permitía en su tiempo libre cantar y empezar a componer sones. En esta etapa surge su primera composición, el tema Yo vengo aquí, dedicada a una muchacha de la que se había enamorado, data precisamente de 1922, época en que empezó a relacionarse con grandes cantantes como Sindo Garay y Ñico Saquito.

El Cuarteto Cubanacán fue la modesta pero efectiva plataforma de lanzamiento que lo llevó después a trabajar con el quinteto Cuban Stars-bajo la tutela de Ñico Saquito-, con el que en 1934 se fue a La Habana, y allí, tras dos temporadas como clarinetista en la Banda de Bomberos de Regla, formó en 1938 el Cuarteto Hatuey con Lorenzo Hierrezuelo, Marcelino Guerra Rapindey y Evelio Machín.

Giras internacionales prosiguieron a la agrupación que incluso llegó a participar en el cine, en películas como Tierra brava y México lindo y querido, propias de ese territorio hispanoparlante. Luego de su regreso a Cuba sumó sus actuaciones como clarinetista en el famoso trío liderado por Miguel Matamoros en la etapa en que cantaba el mítico Benny Moré.

En 1949 creó junto con un compañero del Hatuey, su amigo Lorenzo Hierrezuelo (guitarrista de Siboney), el dúo Los Compadres, nacido con el propósito de rescatar la música de “monte adentro”, los sones de nuestra tierra oriental. Fue entonces cuando recibió su apodo, ya que a Hierrezuelo se lo conocía como Compay (diminutivo oriental de compadre) Primo (porque hacía la primera voz); él, que tocaba el armónico y hacía la segunda voz, pasó a ser Compay Segundo.

El dúo marcó toda una época de la música cubana, y canciones suyas como Macusa, Mi son oriental, Los barrios de Santiago, Yo canto en el llano, Huellas del pasado, Hey caramba, Vicenta o Sarandonga hallaron entonces el vehículo perfecto para convertirse en éxitos populares y perdurar, casi todas ellas, en el repertorio de Compay hasta sus últimos discos.

Un periodo de fama y gran popularidad sufrió una agria ruptura entre ambos cuando Hierrezuelo prefirió darle el sitio de Repilado a su hermano Reynaldo y Compay, principal inspirador del dúo, se quedó en la calle. Fue el compositor Walfrido Guevara quien lo convenció de poner su nombre al frente de un grupo, así nació Compay Segundo y sus Muchachos, en el que entraron como cantantes Carlos Embale y Pío Leyva y que mantuvo hasta el final de su vida, formado ya por dos de sus cinco hijos, Salvador y Basilio -su sucesor en el conjunto actual-, Julio Alberto y Benito Suárez.

Tras un periodo en el anonimato el son resurgió en la Isla y con él Compay Segundo,  en 1989 el musicólogo Danilo Orozco lo llevó como invitado especial, junto al Cuarteto Patria y Marcelino Guerra Rapindey, al Festival de Culturas Americanas Tradicionales que se celebró en el Smithsonian Institute de Washington, sin dudas un hallazgo internacional de su talento.

Visitas a España con motivo de los Encuentros del Son Cubano y el Flamenco en Sevilla, así como el lanzamiento del disco Antología de Compay Segundo (1996), restablecieron la magia que se generó en torno al sonero cubano, cuya música y personalidad fueron como un imán para compartir ritmo y voces para muchos artistas.

Tras un periodo en el anonimato el son resurgió en la Isla y con él Compay Segundo. Foto: Internet

Momento cumbre de la etapa fue con el arribo de Ry Cooder, el extraordinario guitarrista que pusiera música a la película París, Texas (1984), de Wim Wenders, quien ideó y produjo el disco Buena Vista Social Club (1997), que ganó un Grammy e inspiró a una película con ciertas concesiones a la comercialidad que no hacía demasiada justicia a esos músicos y sus raíces, pero que también se alzó con un premio, el del Cine Europeo: si el disco supuso una resurrección de viejas celebridades -Omara Portuondo, Rubén González, Ibrahim Ferrer, Pío Leyva, Eliades Ochoa y el propio Compay-, la película fue para ellos la llave del mundo.

“Yo sé esto y me escondo en un platanar”, expresara Compay días antes de su muerte, cuando el médico le prohibió el café y el tabaco, con ese proverbial sentido del humor que lo devolvió por un momento a su infancia en Siboney, antes del largo recorrido que empezó a desgranar ese gran himno a la canción cubana que es su Chan-Chan: “De Alto Cedro voy para Marcané. Llego a Cueto, voy para Mayarí…”.

Raúl Prieto entre la trova y el rock

Por Erian Peña Pupo

Fotos Adrián Aguilera y Oscar Gordillo

Raúl Prieto asegura que es esencialmente un cantautor que se mueve entre la trova y el rock, aunque se siente cercano a géneros como el pop rock, la balada, el bolero, el son… Su obra viene a ser el resultado de múltiples referencias: “Trato de interactuar con todos estos géneros, defendiendo determinados valores estéticos, un cuidado por las letras, las armonías”. Por eso asegura que su “música no es necesariamente trovadoresca al estilo de los viejos juglares”, aunque durante varios años se trasladara desde su natal Báguanos con el instrumento al hombro, interpretando sus temas a guitarra limpia.

Este año Raúl Prieto celebra su 41 aniversario de vida artística, pues marca el inicio de su carrera con la entrada al Movimiento de la Nueva Trova, en 1979, con el grupo Latinoamérica. Surgida después de un concierto de Silvio Rodríguez, Pablo Milanés y Noel Nicola, en Casa de Las Américas, en 1968, y constituida en Manzanillo, en diciembre de 1972, la Nueva Trova tenía entonces varios exponentes en Holguín: Ramiro Gutiérrez, Aramís Mojena, Yaguajay… “En 1979 yo estaba en noveno grado y tocábamos música folclórica latinoamericana, desde Báguanos, un municipio con un potencial fuerte en la trova, aunque también hacíamos temas de la Nueva Trova y algo de son”.

“Estando en Latinoamérica formé parte de un grupo de pop rock llamado Kontakt, perteneciente al movimiento de aficionados, que tributaría después a la entonces Brigada Hermanos Saíz. Tocábamos esencialmente rock: Aguas claras, The Beatles, The Rolling Stones… Ahí no creábamos una obra propia, era más músico que cantautor”, dice.

“Al lado de mi casa en Báguanos vivía un marinero y crecí escuchando a Queen, The Beatles, The Rolling Stones, The Jackson 5, y de esa música es imposible no influenciarse. Además, parte de la trova tradicional cubana: Sindo Garay, Manuel Corona; la Nueva Trova desde el Grupo de Experimentación Sonora del Icaic para acá, principalmente Silvio, Pablo, Carlos Varela y Santiago Feliú, que me han influido mucho. Y Fito Páez, Miguel Ríos, Víctor Manuel, Joan Manuel Serrat, Joaquín Sabina, Queen, Toto, Tierra, Viento y Fuego; la generación de los 80, que realmente marcó la vida de muchos músicos. Me gusta también la música clásica, y los temas de Alejandro Sanz”.

Otro giro en su carrera llegaría con la fundación en 1986 de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) que agrupó a jóvenes escritores, artistas y promotores. Además, se vinculó al surgimiento en Holguín de las Romerías de Mayo, Festival Mundial de las Juventudes Artísticas.

“Cuando empecé a componer me moví más por la trova, pero siempre tuve el incentivo de crear un grupo musical”, asegura el autor de temas como “Sin tanta filosofía”, “Para darte más”, “A esta hora”, “En las alturas de la tarde”, “Capitán en tierra” y “Un disparo de amor”. Por eso, entrado el nuevo milenio, crea “Raúl Prieto y su grupo”, su agrupación acompañante profesional que pertenece a la Empresa Comercializadora de la Música y los Espectáculos “Faustino Oramas”. “Estamos cumpliendo 20 años”, subraya, y destaca que su hijo, Raulito Prieto, excelente bajista y uno de los jóvenes representantes de la trova en la ciudad, está al frente de la dirección musical del mismo, “compuesto principalmente por piano, teclado, batería, bajo, guitarra eléctrica, guitarra electroacústica, coro, percusión menor y trompeta”, añade.

Además de la música, Raúl Prieto se ha desempeñado como constante promotor de la trova: “He centrado mi trabajo en los últimos años en el desarrollo de peñas destinadas a proteger y promover la nueva trova cubana, con un poco de énfasis en el trabajo de los jóvenes. Siempre he tenido como inquietud abrirle espacio a las nuevas generaciones”.

En el Hotel Brisas Guardalavaca, con el dramaturgo Carlos Jesús García, realizó la peña “De John Lennon a la trova cubana”, “en la que queríamos mostrar la herencia de The Beatles en la música cubana, pues muchos trovadores tenemos influencia de ellos, de Bob Dylan”. Protagonizaría, además, “Tocando fondo”, en el patio de la Empresa de la Música, y “A esta hora”, espacio característico en la Casa de la Trova “Faustino Oramas”.

A partir de esta peña, fundada en 2006, nacería su primer disco: A esta hora, licenciado por Bis Music en 2008. “Es un disco bien variado, que tiene trova, son, bolero, rock… Ahora acabo de grabar mi segunda producción, que será patentada por la Egrem: Rostro de nadie. Es un disco con una sonoridad mucho más amplia, un formato de agrupación grande, pues contiene baladas, boleros, algo de flamenco, country…”, asegura.

Ahora sus empeños están encaminados al desarrollo de la Feria de los Trovadores, “una especie de cofradía, un gremio que incluye a trovadores de las nuevas generaciones. Así surgió la Feria: una plataforma donde podemos interactuar todos los trovadores, con una agrupación que funciona como el Grupo de Experimentación y acompaña a todos los artistas, para que puedan tener la posibilidad de enriquecer su espectro armónico, darse a conocer desde el inicio con una propuesta musical más amplia. Pusimos mi grupo en función de eso y empezamos a llamar a los creadores que profesionalmente estaban en la Empresa de la Música con la idea de que se fueran sumando”.

La Feria, realizada por la Dirección Provincial de Cultura de Holguín, “que la ha sostenido de forma ininterrumpida, con creces”, y con el apoyo de otras instituciones, ha consolidado espacios en El Callejón de los Milagros, del Complejo Cultural Plaza de La Marqueta, la Casa de la Trova “Faustino Oramas”, de Artex, y el Álbum-Café “El Chorrito”, de la Egrem, donde trovadores como Fernando Cabreja, Manuel Leandro Ibarra, Lainier Verdecia, Raulito Prieto, y Tony Fuentes, intercambian con un público cada vez más creciente. La Feria realizó, además, el concurso para trovadores noveles “Para una imaginaria María del Carmen”, ganado en esa ocasión por Oscar Sánchez.

La Feria, añade Raúl Prieto, quien es miembro de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac), “ha sido una especie de cantera, una plataforma interactiva para darles la posibilidad a los jóvenes y además, retroalimentarnos con las nuevas tendencias, porque creo que quien no se sume a las nuevas generaciones y a las tendencias contemporáneas, retrocede. Uno mantiene su estilo, su escencia, su concepto, pero aprende”.

Mientras espera la salida al mercado por la Egrem de su disco Rostro de nadie, Raúl Prieto explota su línea de autor, escribiendo para varias voces interesadas en interpretar sus textos. Además, ve elevarse a sus hijos, también en el mundo del arte, y se sabe un cantautor –además de un creador tremendamente sencillo y talentoso– que desde la trova y las raíces encuentra amplios horizontes donde crecer como músico (entrevista publicada originalmente en la web de la Asociación Hermanos Saíz, AHS).

 

 

 

En Zona con Electro Romerías

Por Vanessa Pernía Arias

Fotos Carlos Rafael y Lázaro Wilson

La creación en 2008 de Electro Romerías resultó el punto de partida de todo un movimiento de la música electrónica en Holguín, convirtiendo la provincia en la segunda plaza más importante del género en Cuba, liderada por Electrozona, a cargo de Ernesto Jorge Hidalgo (Tiko SK8 Dj).

Tiko, que defiende el deep house, un género no comercial para conocedores y experimentales de lo electrónico, sintió necesidad de que estas sonoridades tuvieran su espacio en la ciudad, pues “en cada edición de Romerías los conciertos que estaban en la programación cerraban con música electrónica y la gente se quedaba esperando hasta la madrugada a los disc jockeys y así este trabajo cogió fuerzas y fue la justificación para proponer este certamen e invitar a DJs de toda la isla”. A partir del surgimiento de Electro Romerías se sumaron más seguidores del género y surgió Stereo G, un festival que aglutina cada año a muchísima gente en las playas de Gibara.

Por espacios como el Gabinete Caligari, sitio por excelencias de las descargas romeras, la Casa de la Música de Holguín, los alrededores del parque Calixto García, la calle Habana, entre otros, han pasado reconocidos proyectos y cultivadores de la música electroacústica, jóvenes principalmente, de países como Costa Rica, Estados Unidos, España, Honduras y otros del ámbito nacional, entre ellos Xander Black, Ivan Lejardi, Sector Electronik, Dian, Obi, Sally Beltrán, Thellus, Rezak, Liberté, Zevil, J. Lewis, Joan Coffigny, Dj Arte, NK Tezla, Whispers, Noistep, The Tony´s Screams, Manuel Suárez, Luis Santana y por supuesto Electrozona, anfitrión de la cita, proponiendo este arte al público muy heterogéneo que caracteriza las Romerías.

 

Fotos: Carlos Rafael y Lázaro Wilson

A las presentaciones y las sesiones creativas de DJs se une el trabajo audiovisual y de efectos visuales, empleados de forma directa para promocionar la cultura electrónica en todos sus géneros y estilos, convirtiéndose en complemento de ideas similares desarrolladas en otras provincias.

La curaduría del evento se rige por patrones de alta calidad artística que generalmente no se interesan por la música comercial y al mismo tiempo, preserva el carácter formativo del género en los jóvenes. “Trato de promover una cultura diferente. Defiendo a jóvenes con ideas propias que apuestan por la creación y rebuscan en su banco, estudian, escogen un sonido y lo ripian completamente hasta convertirlo en una pista original”, asegura Tiko. De la misma manera, “el talento que se presenta en Electro Romerías, enfatiza, repite en Stereo G. Hemos creado ese dúplex para que los DJs conozcan ambos certámenes, sobre todo los jóvenes”.

 

Aunque para muchos la música electroacústica es un género de exigentes minorías, Electro Romerías ha logrado gran cantidad de adeptos durante estos 12 años, “desconectando” con su sonoridad irreverente a una juventud con ansias de escuchar lo diferente, lo original y bien “ripiado” (artículo publicado originalmente en la web de la Asociación Hermanos Saíz, AHS).

Gallos de pelea

“Aquí el que más y el que menos tiene un pariente en el campo…” reza un estribillo del Maestro Adalberto Álvarez, y es que precisamente no puede definirse a todo el que nació en esta Isla sin mencionar sus raíces guajiras. El sombrero, la guayabera, el cerdo asado y tantas otras tradiciones nos identifican, entre las que no puede dejar de mencionarse las peleas de gallos. El buen criollo sabe de estos eventos sociales y en su mayoría disfrutan de estos enfrentamientos entre las aves de corral, pero cuando la confrontación se traslada a los seres humanos, la cosa es diferente.

La improvisación es otro elemento que define al mejor guateque campesino y en esta festividad no puede faltar el Repentismo, ese género que mezcla creatividad y picardía con una ávida capacidad de reacción. Cuando se combinan dos tradiciones cubanas y se contextualizan a un género musical moderno el producto es una atractiva disputa que encuentró en la edición 25 de las Romerías de Mayo como arena nacional a Holguín, tal es el caso de las Batallas de Gallos.

Holguín es una cantera muy fuerte en la improvisación. Foto: Torralbas

El esfuerzo por traer este tipo de competición que promueve el género del Rap a una plataforma tan significativa como el Festival de Juventudes Artísticas vio resultado pasada cita, donde se reunieron varios intérpretes del Hip hop para dejarlo todo en la valla.

Gabriel Cabrera, jefe de la Sección de Música de la AHS en Holguín y organizador del evento de Fusión y Hip hop durante el Festival de Juventudes, destacó la buena salud que goza este subgénero underground después de que la Ciudad pasara una larga crisis con este movimiento, el mismo que hace unos años atrás-de 2005 a 2010- tuvo una alta acogida por el público y que se dispersó debido a la falta de locales para las presentaciones.

“Holguín es una ciudad de poetas y escritores, eso nos diferencia en el género y ahora retomamos el trabajo, en parte gracias a que somos una cantera muy fuerte en la improvisación. Actualmente contamos con una trayectoria notable dentro de los eventos nacionales y gracias a ello la Ciudad se convierte en la segunda sede del evento nacional de Batallas de Gallos, que tiene como centro la provincia de Matanzas”.

Como forma de protesta contra los abusos y la discriminación hacia las clases bajas de estas zonas surge en los barrios marginales de los Estados Unidos el Rap, género musical que goza desde hace un tiempo de elevada popularidad. Es en esta etapa es cuando los DJ´s, o pinchadiscos, como se le llamaba anteriormente, se convierten en pioneros del Rap, por tal motivo es que se considera al movimiento electrónico como cimiento de este género. Para estas fechas surge un movimiento muy importante dentro del Rap que se conoce actualmente como Hip hop, el cual goza de gran aceptación a nivel mundial.

“Un proyecto tan genuino resalta en nuestras plazas: Romería es calle, de donde surge el Rap, es ahí donde tenemos que estar con nuestra música, como ha sido siempre en este evento: un teatro y música de calle, diálogo, abrazo, porque estas fiestas son de pueblo”, resaltó el también integrante del dúo holguinero La Química, quien es partícipe de un necesario nivel cultural elevado para “el gallo” que represente a Cuba en el evento internacional: “no podemos quedarnos en la jerigonza del ‘acere que bolá’ y otros temas frívolos de choteo que en ocasiones nos caracteriza en términos de improvisación”.

En Cuba varios artistas se sumaron al intento por componer este tipo de música, sin embargo no puede hablarse del movimiento sin mencionar a los “Orishas”, quienes son considerados como “el término musical con el que se conoció el Hip hop cubano (…), sin embargo es una versión de cliché la que estos ofrecen, esa visión de la Isla como solo mulatas, tabacos, casas de guano, lo que no es realmente la imagen de nuestro país”, destaca Javier Cabrera, organizador de la Jornada de Hip Hop en Holguín.

Bajo el slogan “Rapdicando: rompiendo convencionalismos”, la Ciudad de los Parques disfrutó durante el pasado año de varias horas dedicadas a promover este popular movimiento.

Bajo el slogan “Rapdicando: rompiendo convencionalismos”, la Ciudad de los Parques disfrutó durante el pasado año de varias horas dedicadas a promover este popular movimiento. Foto: Torralbas

Como alternativa para superar la “crisis” que atraviesa el hip hop en la actualidad debido a que los jóvenes ya no buscan en sus raíces originales, sino en otras vertientes más ligeras, más comerciales como el reguetón-destacó Cabrera-, se desarrolló la Jornada en la que se persigue promover un rap “conciencista”, más allá de lo meramente comercial, apuntó el organizdor del evento.

“Las letras obscenas han demeritado al género, creando un falso concepto sobre lo que realmente es el Rap, y el Trap dentro de este; por ello nos proponemos erradicar esta problemática en uno de los pilares musicales que defienden la Asociación Hermanos Saíz (AHS) y las Romerías de Mayo”, señaló además Ernesto Hidalgo (DJ Tiko), uno de los organizadores de la Jornada.

Nuevamente reinará la “Oda a la alegría”

Esta noche no fue igual, sobre las diez partimos desde el Parque Calixto García en esa pequeña caravana de solidaridad que con su paso despierta a cada vecino contagiándolo de entusiasmo y alegría.

Desde el Parque Calixto García emprende viaje esa pequeña caravana de solidaridad que con su paso despierta a cada vecino contagiándolo de entusiasmo y alegría. Foto: Adrian Aguilera

“Escucha hermano…” era la invitación que una y otra vez resonaba al tiempo que las consignas y gritos matizaban la típica algarabía de estas primeras jornadas de mayo.

Al bosque de los Héroes arribamos, no sin antes recorrer las arterias holguineras en nuestros “carruajes típicos”, o sea, coches de caballo, engalanados con banderas de varias naciones que combinan juventud con arte.

Las flores decoran el busto inerte de Lucía Iñíguez, en el complejo monumental que lleva el nombre de su hijo, uno de los más grandes que ha dado esta tierra, Calixto García, el homenaje al pasado no podía faltar porque “no hay hoy sin ayer”.

Y cantó Liuba, Berazaín, Israel y Joel, David, Nassiry, Eduardo Sosa, o tantos otros aventurados a la convocatoria del Festival de Juventudes Artísticas que cada año ocupa nuestro terruño nororiental.

Desafiamos el sueño entre una y otra tonada, en un abrazo fraterno o un beso enamorado, con una copa para mitigar el fresco matinal que tipifica estos días.

No ha llovido aún, como en esos días, quizás nostálgica la naturaleza por un festejo ausente de las calles que en ediciones anteriores eran inundadas no solo de su bendición, sino de sus hijos orgullosos.

Son varios los referentes de nuestra música que han pasado por el insigne lugar de Holguín. Foto: Ania Delia Infante

Se extraña la “Oda a la alegría”, pero no es una ausencia total, estamos llamados a inundar las Redes Sociales como un día colmamos las arterias de la Ciudad de los Parques, a evocar recuerdos dichosos, a reavivar nostalgias, pero sobre todo, a mantener viva la tradición que nos legó el fraile franciscano en el siglo XVIII y que hoy nos define como romeros empedernidos, resguardados en la seguridad del hogar, pero ávidos de nuevamente realizar el festejo y perseguir el Hacha mientras tarareamos “Escucha hermano la canción de la alegría”.

Bonito y sabroso

“Pero qué bonito y sabroso bailan el mambo las mexicanas, mueven la cintura y los hombros igualito que las cubanas…”

“Si la música es el alma de Cuba, Benny Moré sería el corazón de la música popular cubana”, de mejor forma no podría definirse a ese grande de la cancionística caribeña y mundial, el Bárbaro del Ritmo.

Benny Moré es, sin dudas, uno de los más trascendentales músicos cubanos. Foto: ACN

Justo el verano pasado se celebraron 100 años del natalicio de tan prominente figura, el 24 de agosto de 1919, pero no es necesario una fecha específica, o haber nacido en Cienfuegos, para sentirse orgulloso de este prodigio emanado desde las entrañas marginales de la pobreza.

A la dama del Buena Vista Social Club, Omara Portuondo, quien a sus 88 años ha querido grabar 10 canciones que hicieron famoso a Benny, empezando por aquella que compuso al comienzo de los años cincuenta cuando arrasaba con Dámaso Pérez Prado en los salones de baile, Bonito y sabroso, y a todos los que colocan en alto el legado del hijo de San José de Las Lajas, me sumo en estas oraciones para celebrar al alegre y contagioso ritmo que nos llega desde sus composiciones.

Mambo, son, bolero y tantos otros ritmos no escaparon a avidez creativa, a esa necesidad de componer hasta crear piezas devenidas en clásico del pentagrama internacional: ¿Cómo fue? Bonito y sabroso, San Isabel de Las Lajas…son solo algunas de las más tarareadas dentro de una prolífera carrera de formación autodidacta.

A Miguel Matamoros le debe sus primeros pasos en el panorama musical republicano, para luego despegar a una carrera en solitario que le permitió cosechar éxitos, partiendo de la música, en otros medios de comunicación como el cine y la televisión.

México le abrió las puertas, luego Venezuela, Jamaica, Haití, Colombia, Panamá o Estados Unidos, fueron algunos de los destinos donde no mermó el impacto de esa afinada y dulce voz, cautivando en cada escenario sin importar latitudes.

“Es la primera vez que un género de música bailable-el mambo-, se vale de procedimientos armónicos que eran, hasta hace poco, el monopolio de compositores calificados de modernos, y que, por lo mismo, asustaban a un gran sector del público”, dijo el autor de El reino de este mundo, ilustre Alejo Carpentier, en defensa de las piezas del Benny.

Bartolomé Maximiliano Moré Gutiérrez, o simplemente Benny Moré, es sin dudas uno de los más trascendentales músicos cubanos, quien dominaba un amplio registro para la interpretación, junto a su capacidad innata para la composición musical, factores que lo colocan en el cúspide de la cultura cubana, perpetuándose en el tiempo como una leyenda más de los encantos de nuestra Isla.

Contra la pared, pero sin derrotarse

Sin amilanarse y mucho menos dejarse destruir por los momentos difíciles de la vida, Norberto Leyva asume cada prueba como un reto mientras se sobrepone y saca fuerzas de las experiencias negativas para moldear su arte que se traduce en una visión propia, romántica sin dejar de ser certera, acerca de nuestra cotidianidad.

Contra la pared, pero sin derrotarse, esa es la filosofía de Norberto. Foto: Archivo

Ha estado Contra la pared y sin derrotarse sacó provecho para convertirse en una de las voces representativas de la canción holguinera en la actualidad. Con el popular compositor conversamos para conocer los derroteros de su creación por estos días.

“Cuando llora una mujer” es la última producción audiovisual que se incluye dentro de tu  primera placa discográfica, háblanos de esta iniciativa que se inserta como homenaje a las féminas en nuestro país y el mundo… 

Tuve la suerte de ser elegido para uno de los videoclips que surgen a partir de una idea del Ministro de Cultura para contrarrestar la banalidad en el audiovisual cubano. Para ello fue elegido “Cuando llora una mujer”, que se incluye dentro de mi producción nominada al Cubadisco, Contra la pared (2019).

El video se hizo en la capital del país, dirigido por Alexander González, que de director de fotografía en este formato audiovisual, ahora incursiona en la faceta de director general. La canción trata sobre el dolor de la mujer, sus sufrimientos en medio de una sociedad machista, a esta lucha de siglos por lograr la igualdad la dedico. El video tiene una fotografía impresionante que juega con las luces y sombras, al mismo tiempo que llega a ser abstracto, lo bueno que tiene es que eleva el discurso, más que competir contra él. Tuve la suerte además de que en esta producción participara la primerísima actriz cubana Verónica Lynn, quien accedió a nuestro llamado y le encantó el tema.

Contra la pared es su primera producción discográfica, un resumen de la trayectoria musical del grupo. Foto: Internet

Contra la pared es tu primera producción discográfica, un resumen de la trayectoria musical del grupo, cuéntanos sobre su acogida:

El disco comenzamos a producirlo en 2018 y lo terminamos al año siguiente, durante el cual lo nominaron al Cubadisco. Se compone por doce temas que abarcan desde la canción profunda hasta la que logra hacerte bailar, siempre cuidando el discurso y la dramaturgia, que se enfoca en contar historias para que la gente pueda reflexionar. Además de las tiendas de Artex, se comercializa por iTunes y Spotify en Internet. De los doce temas ya cinco tienen videos y estamos contentísimos por su popularidad, así como esperamos que la gente se siga acercando a él.

2020 ha iniciado con un difícil contexto para el mundo y Cuba en particular, cuéntanos sobre tu labor en medio de esta pandemia y el aislamiento social:

Estamos haciendo un fuerte trabajo en las Redes, nuestra página en Facebook, “Norberto Leyva Band”, va muy bien. Hemos realizado dos transmisiones en vivo que han tenido un alcance de 18 mil 600 personas, con 9 mil 500 reproducciones. Se ha transmitido además desde nuestro local de ensayo, tomando las medidas de salud necesarias para brindar un mensaje esperanzador a todos los hogares. Nuestra página tiene ahora dos mil 487 seguidores y, con el trabajo del último mes durante la cuarentena, el alcance ha sido de 25 mil personas y 13 mil 400 interacciones. Trabajamos además a través de nuestro Canal de Youtube, Norberto Leyva Oficial, donde están todos los videos clip.

El tiempo que esperamos todos…

Para este año ya tengo seleccionado los doce temas del disco siguiente que queremos presentar para 2021. Quiero terminar de hacer otro videoclip del disco actual que nos está dando muchas alegrías, de la canción “Dos con vida”, que le gusta a los amigos, al tiempo que llega mucho. También se está vendiendo en Internet y en tiendas nuestro DVD sobre el concierto que realizamos en la sala teatro del Museo Nacional de Bellas Artes, donde se plasma nuestra proyección en vivo. De igual forma hicimos un concierto en el Teatro Eddy Suñol, el 27 de diciembre del pasado año, con la Orquesta de Cámara e invitados, el cual se grabó igualmente y del que vamos a sacar otro DVD con motivo del aniversario 300 del Pueblo de Holguín, pero lo haremos cuando se reanuden normalmente las actividades.

Para este año tenemos además muchas peñas y conciertos. Foto: Cortesía del entrevistado

Para este año tenemos además muchas peñas, conciertos en la capital: cuando todo regrese a la normalidad estaremos como es habitual los sábados en el Salón Benny Moré, a las seis de la tarde, una vez al mes en la Casa de la Música, cortesía de la EGREM, que no sabemos la fecha exacta porque rotamos, pero lo informaremos con antelación en las Redes sociales. El último jueves de cada mes en la tarde nos acoge la Casa de Iberoamérica, el último viernes de cada mes en el Cabaret Nocturno, y los miércoles estoy solo con mi pianista, haciendo una descarga bien íntima en “El Chorrito”, café de la EGREM ubicado en la Plaza de la Marqueta.

Interpretar con el corazón

Por Bernardo Cabrera

Repica el tambor batá y los metales tintinean. Los pies danzan a compás mientras un canto negrero anuncia bembé. El sudor anega el pavimento y el jadeo denota cansancio.

– ¡Otra vez, desde arriba, con corazón!

Refunfuñan y retoman la rutina. El que los corrige lleva rastas y un gorro jamaiquino, aunque sus orígenes son del barrio de los Olmos, en la provincia de Santiago de Cuba. Allí bailaba en cada fiesta y la gente lo premiaba con aplausos.

“Desde niño vi el amor de mi gente por los orishas, las danzas, los cantos, las vestimentas y los collares acordes a cada ángel de la guarda. Vivía a tres cuadras de donde ensayaba la famosa conga de Los Hoyos y luego integré el grupo folclórico aficionado Guillermo Moncada, la compañía Cumbata y el ballet folclórico de Oriente.

“Tras llegar a Holguín, fundé en 1992 la compañía folclórica músico danzaria D´Okokan, que en dialecto yoruba significa “de corazón”. La idea era rescatar las costumbres folclóricas afro y campesinas en esta ciudad”

Rumba, conga, vodú, chachachá, mambo, caringa, chivo capón, danzas campesinas y muchas más integran el repertorio del conjunto. La exigencia, el trabajo arduo y la entrega de sus 24 miembros se materializan en cada presentación.

“Si no trabajas con el corazón no haces nada, por mucha técnica danzaria o muy afinado que seas cantando. Hay un público delante al que tienes que respetar y darle lo mejor de ti. Si no lo haces así para qué estás en una compañía. Conmigo no hay medias tintas, si quieres lograr algo tienes que ser exigente”.

Si hubiera que definir un sello propio del conjunto, aparte de la exigencia y el dinamismo, no podría faltar la versatilidad.

“Nuestra política es que todos canten, bailen, toquen e interpreten, es decir, que sean integrales y que le pongan bomba a todo lo que hacen. Aquí puedes ser el mejor bailarín, pero también tienes que desdoblarte como músico y cantante, y viceversa. Además, debes poseer un alto nivel de captación y fijación”.

En la Fiesta del Fuego, de Santiago de Cuba, el Olorum, de Camagüey, y el Wemilere, de Guanabacoa, son siempre esperados y aclamados por los participantes y el público. Esto se debe en gran medida al maestro Armando Duany, quien además de ser bailarín y director general de la compañía, es también el coreógrafo, director artístico, músico y diseñador de vestuario.

“Mi esposa Maribel Flamand, que es periodista del semanario ¡ahora¡, publicó una vez cuando vinimos del Festival del Fuego que D´Okokan había bailado en la casa del trompo y lo había hecho bien. Eso se debe a que aun cuando no soy egresado de una escuela de arte ni tengo formación académica, sí soy de la calle, de donde suenas una lata con un palo y sale todo el mundo a bailar. Además de que aprendí mucho en las compañías en que estuve y siempre hemos contado en el grupo con profesores que comparten sus conocimientos, ya que es un error pensar que un bailarín folclórico no necesita técnica.

“Nosotros tenemos todos los repertorios de Cuba, desde folclórico yoruba, palo monte y abacuá, hasta popular y contemporáneo. Somos una gran escuela en la cual se han formado los integrantes de otras compañías, incluso los directores, como Francisco Griñán, alias Chichío, y Alejandro Berrillo, entre otros. Algunos ya se han retirado y varios están en la capital de Cuba o en el extranjero”.

“También hacemos trabajo comunitario y hemos integrado al grupo a varios muchachos del vecindario que tienen inclinación por la música y el baile, pero que por un motivo u otro no pudieron entrar a las escuelas de arte”.

Duany también le pone corazón al montaje de la comparsa de Vista Alegre, galardonada en múltiples ocasiones con el Premio a Mejor coreografía de paseo y comparsa, incluso con el Premio al Mejor espectáculo del carnaval holguinero.

“Tengo en cuenta todo: escenografía, vestuario, atuendos, danzas, mensajes y sobre todo el talento y potencialidades del bailador. Ningún evento se puede subestimar y siempre hay que trabajar para recibir espontáneamente el aplauso del público. El carnaval también me permite ver quiénes tienen aptitud, corazón artístico y proyección escénica”.

Quienes lo han visto bailar como el orisha del panteón yoruba Shangó, afirman que es el que mejor lo hace en Cuba o uno de ellos. Su caracterización y fuerza interpretativa del personaje es tan loable que por un momento uno ve en la escena a la deidad africana y se olvida del bailarín.

“Observo mucho, leo mucho y estudio mucho cada personaje, sus expresiones y movimientos, como hace cualquier artista que respete su profesión. Por eso cuando interpreto a Shangó, orisha del trueno, el rayo y la virilidad, además de bailar, también estoy actuando y viviendo el momento. No considero que sea el que mejor lo caracterice en Cuba, pero sí te aseguro que lo disfruto y lo hago con pasión”.

Con una compañía de casi 28 años y dos hijos bailarines que quieren ser tan buenos o mejor que él, Duany poco a poco va preparando su relevo.

“Aún me falta mucho camino por recorrer y unas cuantas coreografías por montar y bailar, pero estoy preparando a mi hijo más pequeño desde ahora para que algún día asuma la dirección de la compañía. No quisiera morirme y que cuando mire del más allá -si es que existe- no vea a D´Okokan, porque me vuelvo a morir. Pero para eso falta mucho, aquí hay D´Okokan y Duany pa´ rato.

– ¡Arriba, que ya descansaron bastante, repetimos otra vez¡

Romerías de Mayo: “Porque no hay mañana sin hoy”

Por Erian Peña Pupo

Fotos Archivos de Comunicación Cultural La Luz

Con un llamado a vivir las Romerías de Mayo desde la casa, la Dirección Nacional de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) ha convocado a “los jóvenes escritores, artistas, investigadores, promotores, voluntarios, Maestros de Juventudes, Miembros de Honor y otras personas a compartir imágenes de ediciones anteriores, recuerdos, canciones, poesía, como parte de una esencia que forma parte del alma de la AHS y de la cultura cubana”.

Cada año del 2 al 8 de mayo, la AHS realiza de conjunto con el Ministerio de Cultura, sus Institutos y Consejos, así como con el Gobierno de Holguín, la Dirección Provincial de Cultura y sus instituciones, el Festival Mundial de Juventudes Artísticas, pero “en las circunstancias actuales provocadas por la pandemia del nuevo coronavirus, resulta imposible inundar otra vez de jóvenes creadores y personas de disímiles países a la capital del arte joven, la bella ciudad de Holguín, pero no renunciamos a mantener vivo ese espíritu romero en estos momentos tan complejos, conscientes de que el arte también salva”.

Por eso convoca a unas Romerías desde casa, “como símbolo también de esperanza y vida”.

Para eso la AHS pone a disposición la página en Facebook de las Romerías y los perfiles en redes sociales de la Asociación, así como el sitio web www.ahs.cu, los que serán espacios de conciertos, exposiciones, forodebates, artículos, entrevistas, cápsulas de promoción… “Uno de los aspectos más favorables es que, gracias al apoyo del Instituto Cubano de Radio y Televisión, brindaremos muchos contenidos en espacios televisivos y radiales, y esperamos también el apoyo de la prensa impresa, todo lo cual incrementará el alcance de este nuevo desafío de la vanguardia del arte joven en el país. No pretendemos replicar el evento, sino aprovechar su impronta para salvaguardarlo, seguros de que en estas circunstancias puede seguir aportando a nuestra espiritualidad”, asegura Rafael González Muñoz, presidente nacional de la AHS.

En esta ocasión, el slogan de las Romerías de Mayo, que desde sus ediciones fundacionales ha sido Porque no hay hoy sin ayer, será modificado para esta edición: Porque no hay mañana sin hoy “es la certeza de esta vez, pues indudablemente debemos cumplir todas las medidas y cuidarnos al máximo para vencer la Covid-19”, añade.

De esta manera, las Romerías de Mayo “invita a los creadores, a los romeros de corazón, a los soñadores, a que del 2 al 8 de ese mes compartan su arte por la vida, la esperanza y también por las Romerías”, desde sus perfiles en redes, y enviando sus obras, recuerdos u opiniones relacionadas con el evento, y que además interactúen con los medios de la AHS y sigan sus propuestas en la televisión, la radio y la prensa escrita.

Para esto ponen disponible el correo: ahsromeriasencasa@gmail.com

“Estas serán unas Romerías para trasmitir mensajes por el bien común, por el presente y el futuro de la humanidad, pues durante estos días el futuro es lo que más nos preocupa a los seres humanos. Resaltamos que para nosotros es vital todo lo que pueda transmitirse por los medios tradicionales de comunicación, queremos que todos vivamos esta experiencia desde casa”. Por lo que proponen las etiquetas en redes #RomeríasEnCasa, #ElArteNoPara, #ElArteSalva, #MantenteInspirado, #AHSCuba y #CubaEsCultura.

 

A Matamoros

“Mamá yo quiero saber: ¿de dónde son los cantantes?”

“¡Cuidadito compay gallo, cuidadito!”

“La mujer de Antonio camina así”

“Aunque tú, me has echado en el abandono”

“Si el amor hace sentir hondos dolores”

Parece cosa de locos, pero de domingo en domingo, una tardecita de esas, escucho a la abuela, nostálgica y enamorada, entonar sus estribillos, a la medida de nuestra Rita Montaner, o como la gran Rosita Fornés, o al “viejo”, tarareando algún que otro coro con esa picardía que le borboteaba por los ojos, y el tocadiscos a todo dar con la hermosa melodía, que de ser un reguetón, habría escandalizado a media ciudad.

Talento natural definen a este santiaguero que incursionó en casi todos los géneros y ritmos de la música popular cubana. Foto: Internet

Chofer, carpintero, monaguillo de la Iglesia del Cristo, fabricante de losas, alfarero…músico, poeta y loco, a Miguel Matamoros no le faltó la iniciativa para en edades tempranas ayudar a su familia, sin embargo la pasión latía hasta convertirse en un una pieza clásica de factura autodidacta.

Talento natural definen a este santiaguero que incursionó en casi todos los géneros y ritmos de la música popular cubana, factor que le propició gran popularidad y fama, así como convertirse en uno de los referentes del pentagrama nacional.

La primera caricia a la guitarra marcó una prolífera trayectoria y el dúo devino en trío, septeto, y hasta en conjunto, con colaboraciones junto a estrellas de nuestra música como Rita Montaner, Gonzalo Roig, Benny Moré, Francisco Repilado, por solo citar algunos.

Y en cada puerto un escenario conquistado, giras por México, Estados Unidos, Venezuela, Puerto Rico, República Dominicana, Colombia, Panamá, Curazao, entre otros, marcaron la popularidad internacional hasta 1960, luego de su último viaje a norteamérica, para retirarse de la vida artística, y, por ende, desintegrarse el Trío.

Habanera,  Guaracha,  Danzonete, Danzón, Criolla, Conga, Capricho, Bolero,  Pasodoble, Punto, Tango , Son,  Samba, Rumba, Vals-canción, a la creatividad y destreza de Matamoros fueron pocos los ritmos que se le escaparon, sin dudas imprimiéndole ese sazón criollo que nos identifica y que convierte a la música cubana en una de las más atractivas en el plano internacional.

Gran fama y popularidad alcanzó este trío que pasó se convirtió en septeto y luego en conjunto. Foto: Internet

A él, y a otros que no mencioné, o se escaparon a estas líneas, le debemos un prolífero legado de incalculable labor, ese patrimonio inmaterial autóctono, auténtico.

Este 15 de abril se cumplieron 49 años de la partida física de un referente de la cultura nacional, a Miguel Matamoros, allí donde esté, llegue el orgulloso homenaje de sus hijos.