Abre su Ronda el Pintorcillo

Uno de los más longevos festivales de la cancionística infantil, la “Ronda del Pintorcillo “abrirá sus jornadas este 18,19 y 20 de abril en defensa de la composición musical para niños desde Holguín, primera provincia que inició este movimiento .

El Festival ostenta nueva sede: el Centro Cultural Bariay, que abrirá su amplio escenario para los pequeños intérpretes y toda la familia holguinera que asista al evento, a partir de la 6:00pm, durante la semana del receso escolar.

“Hemos ido trabajando, poco a poco, en la participación de las obras tanto en la cabecera como unos 6 municipios. Anhelamos sea un gran evento como siempre lo fue, con excelente calidad y aceptación del público holguinero,” aseguró Miguel Morales, uno de los organizadores.

Casi una veintena de piezas musicales han sido privilegiadas por el jurado— integrado por cantautores, directores de cantoría, representantes del ACDAM, Orfeón Holguín y el Conservatorio de Música “José María Ochoa”  — que seleccionó entre unas 37 piezas aspirantes.

El proyecto de narración oral Palabras al viento se suma al evento de la canción infantil. Foto: Archivo

La agrupación Los Roffers y el proyecto de narración oral Palabras al Viento actuarán durante las noches de concurso que tendrá sus premiaciones este 20 de abril, a la que se suman como invitado el Mago Rey y su compañía circense, la cantautora infantil Edelis Loyola así como  integrantes juveniles pertenecientes a la Academia del Teatro Lírico “Rodrigo Prats.”

Integrantes juveniles pertenecientes a la Academia del Teatro Lírico “Rodrigo Prats formaran parte del certamen . Foto: Archivo

Con la dirección artística de Grisell Velázquez, las cantorías Ronda de los Sueños, Canto y Cuento, y Renacer pondrán su talento vocal a disposición del certamen, auspiciado por la Dirección de Cultura Provincial, la Empresa de la Música y los Espectáculos “Faustino Oramas,” el Centro Provincial de Casas de Cultura, el Ministerio de Educación, la Unión de Jóvenes Comunistas.

Se otorgarán tres primeros lugares, el Premio de la Popularidad en tanto se suman otras categorías que serán galardonadas, entre ellas: el Mejor arreglo musical, cinco menciones y, especialmente, el Gran Premio.

Varios géneros han sido defendidos por los pequeños vocalistas holguineros, cuyas edades oscilan entre los 7 y 14 años. Con énfasis en la música cubana se destacan la canción, la guajira, la conga, la guaracha, el danzón, etc. Este concurso solo premia la composición, en este caso, no se otorgan lauros a la interpretación. Los pequeños solo defienden las obras de los autores,” advirtió Velázquez.

Surgido en 1976, el Festival de la Canción Infantil “Ronda del Pintorcillo” busca estimular la creación musical para los niños, una manifestación con larga tradición holguinera. Paralelamente, sus obras han resultado finalistas y ganadoras en el Festival Nacional “Cantándole al Sol”.

 

Del Lobo, un pelo “sinfónico”

Un espectáculo 100% interactivo que enseña a los niños a través de la música y la participación resulto ser “Pedro y el Lobo y otras historias infantiles,” cuya versión protagonizara la Orquesta Sinfónica de Holguín junto a las compañías Palabras al Viento y Ronda de los Sueños, este sábado y domingo en el Teatro Suñol.

Basada en el clásico sinfónico concebido por Serguéi Prokófiev, esta versión holguinera – “que tuvo una primera temporada hace cuatro años en el Teatro Ismaelillo”- se auxilia de personajes empáticos y elementos novedosos como la narración oral, manifestación bien cultivada por los chicos de Palabras al Viento, quienes hicieron las veces de presentadores del espectáculo con el merecido aplauso e interpretaron con similar triunfo a los personajes de la fábula: Pedro y su abuelo, el Lobo, un gato, el intrépido pajarillo y una pata muy graciosa.

Ya lo anunciaba el maestro Oreste Saavedra, director de la OSH, la que lució brillante en escena:“Desde hace algún tiempo, la Orquesta ha ido identificando aquellas instituciones con las que podemos unir esfuerzos para crear espectáculos que se salgan de la línea del programa sinfónico.” Se trata de una estrategia que pretende el pacto con nuevos públicos, en este caso, el infantil.

Vale destacar la presencia de la primera figura Norma Arencibia, homenajeada durante la presentación, cuya voz profesional supo conducir el desenlace de la historia. La captura del Lobo a manos de Pedro y su amigo volador.Si de caracterizaciones dialogamos Palabras al Viento quedó debiendo tanto al público infantil como adultos el acierto en los roles de dos animales de la fábula, que no por parientes pueden confundirse con facilidad: el lobo y el gato.

Quizá el elenco de jóvenes narradores debió pensárselo mejor al momento de otorgar estos papeles a actores con genotipos tan opuestos, al punto que el gato parecía un gran felino mientras la imagen del “gran lobo” quedo minimizada por la esforzada actuación de una actriz tan pequeña como un minino. Y es que (¡atención!) los pequeños saben distinguir tamañas “sutilezas” que no llegaron a empañar la idea del espectáculo.

Aunque se esperaba un Pedro tan elocuente como la valentía que demuestra en su historia, de la que debe ser más protagonista,  enfático y alegre. Así ha sido concebido por la OSH en su recreación musical: alegre, intrépido, desentendido de los peligros del bosque que se dispone a enfrentar.

De sus múltiples gestores, la compañía exhibe talentos visibles como la joven actriz Yensi Cruz, quien sabe cómo dar vida al personaje, por más pequeños que parezca, como lo fue la popular patica que resultó resucitada de las fauces del Lobo en la historia. Halago la feliz interacción con los niños y sus progenitores: padres “cazadores”, pequeños que intermedian, sin ninguna timidez, en la escena. Actores que saludan, ríen, cantan y juegan con el auditorio.

Cuando parecía acercarse el fin, surgieron otros cuentos infantiles del agrado de los seguidores de la cantoría infantil Ronda de los Sueños, a cargo de la maestra Grisell Velázquez, cuya dirección artística logró atrapar la atención de padres y chicos. Igualmente la aparición musical del solista Ernesto Infante distinguió la jornada.

Unas seis canciones de historias musicales ya conocidas como Vinagrito, Lo feo, Que canten los niños o Juan, me tiene sin cuida´o  fueron interpretadas en poco más de una hora para reafirmar cuánto puede lograrse cuando se cultiva en los niños el amor por la cultura y el arte.

Sin dudas, una presentación que aglutinó incontables esfuerzos: 58 niños, 10 actores y casi 60 músicos de la OSH compartiendo el escenario principal. Hay canto y dramatización en abundancia. Poesía y diversión en torno a la creación de la “primera fábula musical donde los protagonistas son instrumentos.” En fin, un verdadero musical apelando a todo el sentido de la palabra. Se advierte en el trabajo actoral, en el diseño de vestuario, la concepción de cada elemento llevado a escena.

Socorrida opción para los benjamines en su receso escolar de la que también pueden disfrutar los padres. Válida idea que, desde ya, formará parte de los repertorios de cada una de las compañías que dan vida a la fábula, la que se espera sea disfrutada por pequeños de otros municipios. Así lo expuso Saavedra: “No queremos que se quede en la ciudad, convocaremos el apoyo de las autoridades para hacerlo posible.”

Como reza la fábula, “la música es invención humana, es la forma de la felicidad, hace bien, tiene la capacidad de curar.” He ahí que este montaje se abre al público familiar del Hospital Pediátrico de Holguín “Octavio de la Concepción de la Pedraja”, este 17 de noviembre, para sacar sonrisas entre consultas.

 

 

Premio Celestino: mapa inefable de la joven narrativa cubana

Por Erian Peña Pupo

Entrega del Premio Celestino de Cuentos. Foto del autor

La joven escritora camagüeyana Martha Acosta Álvarez obtuvo el Premio Celestino de cuento en su edición XIX con el libro Cuarenta días y cuarenta noches, según el acta del jurado, integrado por Nelton Pérez, Yoandra Santana y José Luis García, hecha pública en el Salón “Abrirse las constelaciones” de Ediciones La Luz, sello de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) en la provincia que auspicia el certamen junto al Centro Provincial del Libro.

El jurado reconoció en Cuarenta días y cuarenta noches la lograda estructura, la organicidad de los cuentos en su conjunto, el lenguaje y las historias que conforman un todo.

Reconoció, además, entre los veinte títulos en concurso, los libros Cucarachas verdes, de Raúl Leyva, de Las Tunas, y La edad de la insolencia, de Daniel Zayas, de Isla de la Juventud, y –según subraya el acta– coincidió “por unanimidad en que es el Celestino ya el premio de cuento para jóvenes más codiciado del país, pues tiene como cima la publicación por Ediciones La Luz”.

“El Celestino es uno de los premios más codiciados para cualquier persona que escriba en Cuba. Yo estoy muy feliz, he disfrutado muchísimo esta jornada, ha sido uno de los eventos más entrañables y un recuerdo hermosísimo. Estoy muy feliz y quiero dedicarles este premio, especialmente, a todos los amigos maravillosos que han compartido conmigo esta bella ocasión”, comentó Martha Acosta en el momento de entrega del Premio, quien recibió, además del diploma acreditativo de la XIX edición del Celestino, un grabado de la autoría del holguinero Cosme Proenza Almaguer, Maestro de Juventudes de la AHS.

La joven escritora, nacida en Sibanicú en 1991, es ingeniera en Ciencias Informáticas, poeta y editora. Egresada del Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso, ha obtenido los premios de narrativa César Galeano 2015, Pinos Nuevos 2016 y Calendario 2017. Tiene publicados los libros de cuentos Pájaros azules (Editorial Letras cubanas) y Doce años es demasiado tiempo (Edit. Editorial Samarkanda, colección Guantanamera).

Foto del autor

Como parte de la tarde fue presentado el libro Nube oscura alrededor de la cabeza, del escritor tunero Julián Marcel Baldemira Celorrio, ganador de la edición XVII del Celestino.

En sus palabras de presentación, Adalberto Santos, editor del libro, subrayó: “Nube oscura…, que pareciera un título ominoso, creo que es, ante todo, y más que un ejercicio literario de su autor, el exorcismo de un joven que ha experimentado algunos espantos del vivir y que, de a poco, ha logrado explicarlos o quizás tornarlos menos dolorosos, pues nombrados los objetos de nuestro miedo o dolor, pierden esa cualidad mayor de sí y de a poco, se vuelven zonas con las que podemos, al menos, estar en paz en nuestro presente”.

“Creo que a través de la lectura de estas páginas es notoria la voluntad de Julián Marcel de emplazar o mejor, empalar sus temores, así como los niños de El señor de las moscas de Golding empalan la cabeza de un cerdo como símbolo de sus temores y acto de expiación de ellos”, subraya Adalberto Santos.

Por su parte, la escritora María Liliana Celorrio, madre de Julián Marcel, comentó: “Nube oscura… se constituye, con respecto a los temas y misterios que pone sobre la superficie, en un libro diferente dentro de la nueva narrativa joven del país. Heras León estaría contento por la limpieza y oficio que trasunta estos textos, también fruto de sus desvelos como maestro. Sus amigos, su padre muerto, los lectores, y yo, su madre, quien pone la cabeza en el picadero por su verdad, les dice a ustedes que este libro trae un mensaje llegado hasta acá en las alas prodigiosas de Mercurio, mensajero de la editorial La Luz, mapa inefable de las letras, y un secreto, por sinestesia directamente traído del corazón del pequeño príncipe. Entonces la madre está feliz, porque su hijo tiene la oreja extraordinaria de Van Gogh y sobre el dolor se yergue la esperanza”.

Entrega por la Junta Nacional de la Sociedad Cultural José Martí, a propuesta de la Junta Provincial de Holguín, del reconocimiento La Utilidad de la Virtud a Cosme Proenza Almaguer. Foto del autor

Otro de los momentos significativos de la jornada fue la entrega por la Junta Nacional de la Sociedad Cultural José Martí, a propuesta de la Junta Provincial de Holguín, del reconocimiento La Utilidad de la Virtud a Cosme Proenza Almaguer, entregada por su presidente en Holguín, Eliel Gómez, en atención a los innumerables méritos acumulados por el reconocido artista holguinero.

El Celestino –realizado entre el 10 y el 14 de abril– estuvo dedicado en su XIX edición a los 50 años de la novela Celestino antes del alba, de Reinaldo Arenas, y a los 60 de El cuentero, de Onelio Jorge Cardoso. Con la participación de jóvenes narradores de varias partes del país, entre ellos Alejandro Rama, Norge Luis Labrada, Evelyn Queipo y Noel Pérez, el Celestino realizó presentaciones literarias, paneles y lecturas de narrativa y poesía.

Un Angelote para el arte

Testigo del tiempo y conocedora de nuestra historia, e indispensable a su plaza y a su ciudad desde tiempos de la República, se alza “El Angelote”, centenaria estatua que engalana a uno de los céntricos parques de Holguín, el “San José”.

Para incentivar el diálogo y promover la obra de los creadores holguineros se realizó por estos días en la Ciudad de los Parques el XIX Evento Municipal de Artes Visuales que lleva el mismo nombre de la obra escultórica antes mencionada.

Para la ocasión dedicado a la artista de la plástica Cristina Fonollosa, hispana enamorada de este terruño nororiental de Cuba, el evento se extendió del 8 al 10 de abril, concursando un total de 15 artistas que expusieron sus trabajos en la Galería de Arte Holguín.

La noche de cierre fue propicia para reconocer la destacada labor artística de la pintora Cristina Fonollosa. Foto: Carlos Parra.

Como una “oportunidad para que las obras de algunos de los artistas locales dialoguen diafánicamente, expongan poéticas y criterios creativos a través de los cuales poder percibir la traducción y lectura de la realidad actual holguinera vista a través de nuestros creadores”, catalogó a la presente edición Rodolfo Ramírez, fotógrafo y uno de los organizadores del evento.

“Para la presente cita toma cuerpo una selección en la que se atisba un aire de convencionalismo creativo, una vuelta al soporte tradicional y a la figuración, se entrañan obras de un espíritu empírico, caótico y heterogéneo realmente transgresor”, apuntó el joven creador miembro de la Asociación Hermanos Saíz en la provincia.

El jurado compuesto por la propia Cristina Fonollosa en calidad de presidenta, Hennyer Delgado y Dayamí Pupo, decidió entregar “Mención especial por la obra de toda la vida” al artista Manuel Gamayo Cordero, y otra Mención para Alejandro Olano Carralero, “por su exitoso trabajo del dibujo a plumilla en la obra Aquellos que miran”.

El Gran Premio fue para Claudia Velázquez Carmenate. Foto: Carlos Parra.

El Gran Premio fue para la “novedosa visión de temas reiterados” en la pieza La mesa está servida, de Claudia Velázquez Carmenate, quien se llevó a casa la réplica en miniatura del “Angelote”, la cual hace varios años confecciona el escultor Jesús Alonso Pavón.

Conferencias sobre las Artes Visuales, la obra de Fonollosa y en homenaje al 120 Aniversario de la muerte de Calixto García; el tradicional tributo a la escultura “El angelote”; y encuentros literarios, se incluyeron en el programa de actividades de la presente edición, la cual encontró en su gala de clausura al talento artístico del Cuarteto “Camera”, Chechy y Marilín, Osmundo Torres y Vidanza, estos últimos integrantes del elenco de aficionados de la Casa de Cultura “Manuel Dositeo Aguilera”.

Galería Holguín donde exhiben sus obras los concursantes. Foto: Carlos Parra.

La noche de cierre fue propicia para reconocer la destacada labor artística de Fonollosa en la provincia, quien mostró su agradecimiento por la acogida como a una hija de esta tierra,  hace más de 20 años, cuando expuso por primera vez, coincidentemente, en la propia Galería donde hoy exhiben sus obras los concursantes. En la velada se agasajaron además a dos instituciones insignes de Holguín: el Museo Casa Natal de Calixto García y la Casa de Cultura “Manuel Dositeo”.

Por Julio César

Noche de Gala en la ciudad de la Cruz

 

Con una gala cultural realizada frente al Mural Orígenes –síntesis de la historia local– los holguineros celebramos el 473 aniversario de la fundación del Hato de San Isidoro de Holguín.

Bajo el lema “La ciudad que queremos” y como parte del programa de actividades para conmemorar el nacimiento del Hato, el 4 de abril de 1545, por el capitán Francisco García Holguín, la gala resultó un agradable paseo por el origen de nuestras raíces: los aborígenes; la llegada ibérica a las costas de la región, nombrada “la Tierra más hermosa que ojos humanos han visto” por el Almirante Cristóbal Colón; la cultura africana con su mixtura de aportes; la influencia campesina, criolla; el siglo XIX y las luchas independentistas con nombres ilustres como Calixto García; el XX y la época de cambio… como matices que conforman nuestra identidad, y aquello que llamamos holguineralidad.

Con una gala cultural realizada frente al Mural Orígenes –síntesis de la historia local– los holguineros celebramos el 473 aniversario de la fundación del Hato de San Isidoro de Holguín (foto Ernesto Herrera).

Con dirección artística y producción de Odelta Álvarez y Richard Ronda, la gala contó con la actuación de Lanceros Holguineros, Vocal en serio, Tolerancia, Compañía La Campana, Palabras al viento, Vidanza, Club del Danzón José María Ochoa, el Teatro Lírico Rodrigo Prats, entre otros. Con conducción de los niños María Caridad, Jennifer, Diana Rosa y David Alejandro –sin dudas uno de sus puntos a favor– y la participación del Maestro William Delgado, la gala destacó por una adecuada dramaturgia que permitió al público interactuar con la historia de una ciudad en movimiento y evolución, mientras era narrada por los pequeños. Historia y arte de la mano en una adecuada y sencilla trama con matiz didáctico.

Compañía La Campana en la Gala por el 473 aniversario del Hato de Holguín (foto Ernesto Herrera).

Uno de los momentos memorables fue la improvisación del pequeño David Miguel y posteriormente su padre, Ricardo Cardoza. Además, la participación, con un tema de su autoría, del joven Yaliesky Zaldívar, participante holguinero en el exitoso programa Sonando en Cuba.

Contó además con la participación, con un tema de su autoría, del joven Yaliesky Zaldívar, participante holguinero en el exitoso programa Sonando en Cuba (foto Ernesto Herrera).

La gala, a la que asistieron Luis Antonio Torres Iríbar, miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (PCC) y su primer secretario en Holguín; Julio Cesar Estupiñán Rodríguez, presidente de la Asamblea Provincial del Poder Popular en la provincia; entre otros directivos del Partido, el Gobierno y otras organizaciones de masa de la provincia, concluyó con la actuación de los solistas Lucrecia Marín, Yamila Rodríguez y Wister Cobas en compañía de la agrupación Los Guayaberos.

Lucrecia Marín, Yamila Rodríguez y Wister Cobas en compañía de la agrupación Los Guayaberos (foto Ernesto Herrera).

Así concluye la ciudad y sus habitantes las actividades por el 473 aniversario de la fundación del Hato de San Isidoro de Holguín, allá por el lejano 1545 cuando un español se asentó en las tierras que tiempo después, escudadas por el santo protector, llevarían su apellido.

A dos años, celebración por Centro Cultural Plaza de la Marqueta

Con la tradicional ceremonia del pastel festejaron Lizandra Lafuente, directora del proyecto Plaza de la Marqueta y Yanet Ronda, directora de la Empresa Servicios al Arte junto a las autoridades invitadas. Foto: Herrera Pelegrino.

Como digno complejo cultural, las instituciones aledañas al entorno de la Plaza se sumaron a la celebración acontecida en los alrededores, entre ellos, el Álbum Café de la Egrem reservó su espacio “Trovando conmigo” a los juglares de los municipios, junto a la  especial acogida de la solista Patricia Fonseca.

Hubo feria comercial desde los exteriores de las tiendas La Cohoba y Artex para gusto de los clientes con ofertas de sus productos insignes mientras otra de las propuestas que unifica la gestión estatal  y privada cristalizó en los bares Plaza, Gato Negro y Shambalá, en los que se procuró una gran feria durante el día a todo lo largo y ancho del afamado Callejón de los Milagros. Por su parte, la Imprenta Lugones preparó una presentación de libros dedicados al público infantil a cargo del sello Ediciones Holguín.

Lo mejor de la velada se dio cita en el escenario interior. Artesanos, trabajadores y representantes del Club de Vinicultores, la Dirección Provincial de Cultura, la Egrem, Caracol, entre otros,  disfrutaron de una gala amena, muy colorida. Aderezada por la iniciativa de los propios trabajadores que, por este aniversario, optaron por celebrar con disfraces incluidos, en tanto, Ángel Batista y Marta Aguilera fueron seleccionados como mejor trabajador y artesana.

Generosos aplausos para las agrupaciones Zenda, Los Beltas, Poder Cubano y la queridísima solista Gladys María, quienes protagonizan varias peñas fijas en la Plaza, atrajeron a un auditorio selecto, amante de la buena música cubana y de la década prodigiosa. Estos artistas representativos merecieron el reconocimiento de la institución por su despliegue artístico durante 2 años.

Al agasajo no faltaron nuestras autoridades, entre ellos, Luis Antonio Torres Iríbar, Julio César Estupiñán y Julio Caballero; primer secretario del PCC en Holguín, presidente de la Asamblea Provincial del Poder Popular y presidente de la Asamblea Municipal, respectivamente. En palabras de Ricardo Suárez Martínez, presidente del Gobierno Municipal, felicitó al colectivo y  subrayó que:

“Es un honor celebrar este nuevo aniversario de la Plaza de la Marqueta, uno de los proyectos de iniciativa local que ha evolucionado, y que conmemora su apertura justo un 4 de abril, en ocasión de los aniversarios  de la Unión de Jóvenes Comunistas y la Organización de Pioneros José Martí.”

Con la tradicional ceremonia del pastel y el acompañamiento musical, la institución despidió su jornada de celebración con mayores compromisos y retos por entregar un servicio integral a cuanto cliente llegue hasta sus instalaciones en busca de la variedad gastronómica, artística y artesanal de nuestra Ciudad de los Parques.

 

Mirar al futuro desde la historia local

 

El evento aunó a varios estudiosos del patrimonio local. Foto: Herrera Pelegrino

Por Juan Pablo Aguilera Torralbas

Preservar las historia de la localidad, mirando al futuro, fue el objetivo de la XVII edición del Taller La ciudad que queremos, que se celebró en la Ciudad de los Parques, a propósito del aniversario 473 de la fundación del Hato de Holguín.

Organizado por la Unión de Historiadores de Cuba  en el territorio y  la Oficina de Monumentos y Sitios Históricos, este espacio reunió a historiadores, urbanistas, investigadores y arquitectos de esta ciudad, para intercambiar y reflexionar sobre cómo mejorar nuestra ciudad.

El evento que se realizó del 3 al 4 de abril, tuvo como escenario la Sala 3D, y se desarrollaron paneles con diferentes temáticas como: Los orígenes de la ciudad, su desarrollo histórico, las acciones que se deben realizar para mejorar su arquitectura, así como el debate sobre las proyecciones de la ciudad para el futuro.

La cita resultó muy fructífera para los participantes. Foto: Herrera Pelegrino

Interesantes debates abordaron temas sobre las acciones para mejorar el urbanismo, evidencias arqueológicas, versiones sobre la fundación de la ciudad; así como proyectos comunitarios, entre ellos las Verbenas de Güirabito que rescatan las tradiciones de esta localidad holguinera.

“Me parece que tiene que haber un espacio para la reflexión y el intercambio, aunque no quiere decir que todos estemos de acuerdo con todo lo que se dice. Un evento como este resulta necesario para la ciudad y para la provincia”.

El historiador holguinero expuso además que se debe “conservar nuestro patrimonio y cuidar lo que se está haciendo a partir de los esfuerzos convocados”. Tambien insistió en la educación patrimonial tanto desde las escuelas, el hogar, las instituciones, como desde los medios de comunicación.

El evento cerró sus puertas en la Casa del Teniente Gobernador, edificación del siglo XVIII y más antigua de Holguín. Lugar que recuerda el origen de la ciudad. Allí tuvo lugar el tradicional brindis de vino y casabe, símbolo del encuentro entre las culturas aborígenes y españolas; y se lanzó la convocatoria a la décimoctava edición del taller.

La realización de este espacio anualmente permite la reflexión, el intercambio y el aprendizaje, por eso permanece abierto para todo tipo de público.

 

Holguín celebra su fundación junto a los jóvenes

 

 

Tomado de archivo. Foto: Carlos Rafael.

La fundación del hato San Isidoro de Holguín hace 473 años se conmemora con un amplio programa de actividades desde hoy en esta ciudad oriental, en coincidencia con los cumpleaños 57 de la Organización de Pioneros José Martí y 56 de la Unión de Jóvenes Comunistas.

Hermes González, subdirector técnico de la Dirección Municipal de Cultura, explicó a la Agencia Cubana de Noticias que en esta ocasión las propuestas culturales fueron gestadas desde lo diverso con la intención de contar la historia de Holguín y sus jóvenes desde una perspectiva diferente.

Precisó que conversatorios relacionados con los orígenes del hato, presentaciones de libro, recitales de poesía y encuentros de trovadores, compañías de danza y proyectos comunitarios matizarán las jornadas de celebración hasta el cuatro de abril próximo.

El programa de celebraciones reserva para los pequeños del semiinternado Seremos como el Che, la realización de dibujos sobre el asfalto, y para el miércoles el Proyecto Venga la Esperanza desarrollará una colorida fiesta de disfraces con personajes de cuentos infantiles, argumentó.

Richard Ronda, uno de los directores artísticos del espectáculo, significó que entre los artistas invitados se contará con la presentación, por primera vez en la urbe holguinera, de la compañía de danza Chorro de Maita, el Teatro Lírico Rodrigo Prats, el proyecto de narración oral Palabras al viento y el grupo Los Guayaberos, entre otros.

El hato de Holguín en el norte del oriente cubano se fundó el cuatro de abril de 1545 por el capitán español García Holguín, y entre sus rasgos distintivos se encuentra la simetría de sus calles que se extienden desde la insigne elevación de la Loma de la Cruz hasta las inmediaciones de la estación ferroviaria, en la parte sur de la ciudad, donde residen actualmente cerca de 300 mil habitantes.

Por Claudia Patricia Domínguez del Río

Tomado de www.ain.cu

Hasta siempre Fidel

“La despedida al líder fue una alianza para que Fidel no muera nunca”, resaltó Mayán. Foto: Juan Pablo Torralbas.

El 26 de febrero de 1959 desde el balcón del Museo Provincial de Historia “La Periquera” se estableció el compromiso indisoluble de mutuo afecto de los holguineros a Fidel, y en el mismo sitio donde se congregara hace unas décadas su pueblo, este 31 de marzo de 2018 se produjo un hecho que reafirma el carácter histórico de esa cita: la presentación del libro Hasta siempre Fidel.

Los preámbulos del solemne momento estuvieron a cargo del solista Nadiel Mejías, quien interpretó regalo musical al líder histórico de la Revolución cubana, así como posteriormente, el poema “Canto a Fidel”, de Carilda Oliver Labra, dedicado al Comandante, pero esta vez acompañado por las muchachas de Golden Voices.

La presentación fue presidida por Luis Torres, primer secretario del Partido en la provincia, Julio Estupiñan, presidente de la Asamblea Provincial del Poder Popular, y Faustino Fonseca, director provincial de Cultura.

Hasta siempre Fidel, compilación a cargo de la periodista Rosa Miriam Elizalde, perteneciente a la Editorial Oficina de Publicaciones del Consejo de Estado, intenta resumir en 477 páginas los sentimientos del pueblo cubano durante el recorrido de la Caravana Fúnebre, la cual catalogara el ministro de cultura Abel Prieto como “un viaje de la amargura a la esperanza”.

Mayán recibió de manos de las principales autoridades de la provincia el cuadro “Fidel: como una espada reluciente”, del Maestro Cosme Proenza. Foto: Juan Pablo Torralbas.

“La potencia arrolladora del texto no radica en la palabra sino en las imágenes: no es un libro convencional, no es de palabras, sino de imágenes, de pueblo”, destacó el escritor holguinero Moisés Mayán, presentador del texto.

En reconocimiento a la conmovedora introducción del  libro y como agasajo al talento creativo del joven intelectual holguinero, Mayán recibió de manos de las principales autoridades de la provincia el cuadro “Fidel: como una espada reluciente”, del Maestro Cosme Proenza, obra pictórica que sirve de portada al texto de igual nombre, y que además se ha convertido en un símbolo tan exquisito en su concepción como solemne.

“La despedida al líder fue una alianza para que Fidel no muera nunca”, resaltó Mayán, quien durante la presentación recordó la pregunta del periodista Ignacio Ramonet al propio líder: “¿Después de Fidel qué?”, el compromiso es solo nuestro, esa es la respuesta.

Por Julio César

Entregan Premio a la Mejor Edición

 

El Callejón de los Milagros, perteneciente al Centro Cultural Plaza de la Marqueta, acogió durante la noche de este 31 de marzo de 2018 la Entrega del Premio a la Mejor Edición de la 27 Feria del Libro.

La velada fue presidida por Luis Torres Iríbar, primer secretario del Partido en la provincia, Julio Estupiñan, presidente de la Asamblea Provincial del Poder Popular, y Faustino Fonseca, director provincial de Cultura.

Convocado por el Instituto Cubano del Libro para las casas editoriales de las diferentes provincias, el premio de este año contó con Jamila Medina, Víctor Malagán y Rogelio Riverón, reconocidos editores en calidad de miembros del jurado.

Para la ocasión se confirieron una Mención y el Premio: la Mención fue para el texto Imposeída, selección de poemas de Mercedes Acosta, editado por Lourdes González, perteneciente a Ediciones Holguín. Por su parte el Premio a la Mejor Edición fue para Nadie se va del todo. Músicos de Cuba y del mundo, texto de Joaquín Borges-Triana, editado por Irela Casañas y bajo el sello de Ediciones La Luz.

Las muchachas de Golden Voices se convirtieron en las protagonistas musicales de la noche, regalando temas que van desde este terruño como la Oda a Holguín o de Faustino Oramas, el “Guayabero”, a otros icónicos del repertorio nacional como “Bésame mucho” y Capullito de alelí”, así como otros del ámbito internacional que han sido populares en la Isla.

Por Julio César

Fotos: Juan Pablo Torralbas