Experimentar, provocar, arriesgarse…

La idea de convertir al Grand Prix Vladimir Malakhov en un gran festival se hace palpable en estos cinco años de fundado. Extender el programa hacia conferencias, talleres, conversatorios y clases magistrales demuestran que el evento se enriquece y sobrepasa las noches de concurso.

Precisamente por este motivo se ha insertado, ya por segunda ocasión, un espacio para la promoción, análisis y creación de videos-danza: talleres teóricos y creativos impartidos por el crítico de arte Andrés D. Abreu, quien además es codirector de DV Danza Habana: Movimiento y Ciudad, encuentro internacional anual más importante que ocurre en el país para este tipo de creación audiovisual.

El objetivo de los talleres radica en instalar el video-danza en el “Malakhov”. Foto: Adrián Aguilera

La experiencia del 2017 fue acertada, entusiamó al público, a los organizadores del festival. En la noche de premiaciones de la cuarta edición, se proyectó una pequeña pieza que fue el resultado de esos días de intercambio. Este año se pretende lo mismo, pero con mucha más fuerza y organización, más visiblidad. Por ello la iniciativa de tener muestras de video circundando dentro del ambiente del evento, que se exhiben en el lobby del teatro Suñol.

El objetivo de los talleres radica en instalar el video-danza en el “Malakhov”. “Mostrar esa otra parte menos física a nivel natural del cuerpo del bailarín, desde el audiovisual, el video, desde otras acciones tecnológicas posibles que interactúen con la danza”, afirma D. Abreu.

En Cuba la producción de video-danza no es rica, todavía queda un largo camino desde la creación y la comprensión de la utilidad de esta forma sugerente de construir imágenes y mezclar al movimiento, al cuerpo del bailarín. Sobre ello, el crítico de arte comenta: “La producción sigue siendo menor, en relación a la cantidad de compañías que tenemos y realizadores audivisuales que se gradúan en nuestra facultades de medios. Esa hibridación que debe confluir para que fluya la video-danza entre coreógrafos y bailarines, con un sentido experimental, debe crecer en algún momento, y debe propiciar mayor cantidad de obras”.

“Tal vez no se ha interiorizado por las propias compañías que estas creaciones implican tener un material audiovisual que quedará para su historia, que no solo sea ese registro chato de una coreografia. Esa elaborada y pensada producción puede ser más atractiva y sugestiva.Creo que está en la mente de muchos directores de los grupos, que pudieran apoyar más a que confluyan esas fusiones”, revela en ese sentido.

Los talleres también tiene un propósito instructivo, ayudan a conocer elementos conceptuales, técnicos y prácticos:“Insistimos en estar en todos los festivales posibles, para actualizar, para atemporizar al contexto cubano creativo con lo que está pasando en el mundo con la materia y para incentivar la producción en Cuba que todavía es ineficiente”.

Andrés D. Abreu habla de otros espacios que promueven a esta tendencia: “Aparte del Festival Internacional de Video Danza DV Danza Habana: Movimiento y Ciudad, creamos el proyecto paralelo Tecnologías Que Danzan (TQD), pensado para dotar de obras al festival y que sustenta las demás acciones que hacemos dentro de otros eventos. TQD es un proyecto colateral, se ocupa de la ampliación, tanto dentro como fuera del país, de las relaciones por el fenómeno del video-danza cubana”. Con una mirada más amplia, TQDse apoya en otras producciones danzarias que contienen elementos tecnológicos, y no son exactamnete el video; pueden ser el mapping, el trabajo con láser, la música electrónica; según cuenta el especialista.

Acerca de las distinciones de esta no tan nueva tendencia D. Abreu asume: “El sentido coreógrafico de la producciónes esencial. El hecho de que podamos ver, sentir un cuerpo danzante dentro del material, que tiene otras posiblidades que no tiene el ser danzante sobre la escena y los formatos tradicionales de hacerdanza, esvital. Eso se logra en la conjunción de posiblidades, que brinda la unificación o la interacción de los dos lenguajes”.

Experimentar trae, a veces, demasiado riesgos, riesgos a hacer aceptados, riesgos a ser comprendidos, cuestionados. Para Andrés experimentar siempre es un bien, incluso cuando se cae en el error. “Lo que no es sostenible es el letargo histórico, que el tiempo avance y por no experimentar y tenerle miedo al error sigamos viendo tanto en el escenario como el produccion audiovisual cubana relacionada con la danza una estética, un manera de hacer y producir que no responda a los tiempos que corren”.

“Ese envejecimiento que ocurre tanto a nivel corporal y físico sobre la escena o lo que sucede en la mirada o en la manera de crear, fotografiar o producir dentro del audiovisual cubano, si no se experimenta, si no se arriesga, no avanza. Prefiero ver una experiencia provocadora, futurista con errores, que una experiencia añejada, vetusta y aburrida;pero si fuera perfeccionista, futurista y arriesgada eso seríael máximo, es a lo que aspiramos, pero para eso hay que experimentar”.

Por Jorge Suñol Robles

Rubén Rodríguez: “Mi sueño es fundar mi compañía”

Por Rosana Rivero Ricardo

Fotos: Carlos Rafael

El intercambio con grandes exponentes de la danza en Cuba caracteriza el Concurso de Danza del Atlántico Norte y Grand Prix Vladimir Malakhov que en su V edición tiene entre sus protagonistas a Rubén Rodríguez.

 

Foto: Carlos Rafael

El bailarín de 61 años, compartió su historia en un encuentro desarrollado en la tarde de este 26 de septiembre en la sede de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, en Holguín.

Rubén, con el histrionismo que le caracteriza, narró cómo sin querer se inició en el mundo de la danza a los nuevos años a través de una audición que era para su hermana y a él, trepado en un árbol con una pierna al lado de la oreja, le vieron las condiciones físicas para la disciplina.

Asimismo comentó sobre su paso por la Escuela Nacional de Arte, su espíritu rebelde y sus inicios en Danza Nacional de Cuba hasta ser considerado su primer bailarín en 1977.

Rubén Rodríguez en el escenario del Teatro Eddy Suñol en la noche del 25 de septiembre. Foto: Carlos Rafael

Lícito destacar que tras la aparición en escena de Rubén Rodríguez, la crítica especializada comenzó a hablar sobre el nacimiento de una primera figura en la danza contemporánea.

Acerca de los coreógrafos y piezas que más influyeron en su carrera, las motivaciones que lo llevaron a alejarse de los escenarios cubanos y su gran sueño de crear una compañía que pretende fundar en 2019, también disertó el artista.

Entre los momentos más emotivos estuvo la historia de cómo en 2003 recibió el criterio de que ya estaba mayor para bailar. “Se me salieron las lágrimas y me fui a tomar un par de cervezas. Decidí que mi carrera no terminaría ahí. Aprovecharía mi experiencia para enseñar e impulsar la carrera de jóvenes bailarines”, comentó.

Al respecto, destacó su experiencia en Holguín en los talleres que impartió en la mañana de los días 24 y 25 de septiembre en la sede la Compañía Codanza, clases que tenía guardadas desde hacía 20 años.

Foto: Carlos Rafael

Rubén también bailó en el escenario del Teatro Eddy Suñol en la noche del 25 de septiembre y demostró que, a sus 61 años, aún conserva la técnica que le valió el título de primera figura y domina el dolor del cuerpo propenso a las lesiones propias de su profesión.

Además de Rubén Rodríguez, prestigian el concurso los bailarines y profesores Noel Bonilla y Bárbara Balbuena.

El Concurso de Danza del Atlántico Norte y Grand Prix Vladimir Malakhov, concluirá con las premiaciones en la noche del 29 de septiembre.

 

Nuevas escrituras en el panorama crítico cubano

Para el indispensable intercambio generacional se desarrolla por estos días el Taller «Nuevas escrituras en el panorama crítico cubano», como parte del programa de actividades de la V Edición del Concurso de Danza del Atlántico Norte y Grand Prix Vladimir Malakhov.

La Universidad de Holguín se suma a las actividades por «El Malakhov». Foto: Ernesto Herrera Pelegrino

La Universidad de Holguín, en su sede Celia Sánchez Manduley, acoge durante las mañanas el encuentro que tiene como principales protagonistas a los estudiantes de la Carrera de Periodismo.

La M.Cs. Mercedes Borges Bartutis es la encargada de instruir a las nuevas generaciones de comunicadores en las técnicas para concebir un determinado suceso, específicamente del análisis sobre un espectáculo artístico-danzario.

A través de la construcción del conocimiento mediante la participación de los jóvenes pupilos, se analizan exhaustivamente las funciones danzarias en busca de elementos negativos y positivos.

Durante las mañanas no puede faltar los consejos de la avezada profesora para ser un mejor profesional: “una función se puede depurar tanto como curar una exposición de artes visuales”, resaltó Borges al tiempo que profundizaba en la importancia de no ser categórico con las afirmaciones en cualquier contexto.

“El crítico es parte del jurado, depurador de las obras en concurso, y la primera parte de la curaduría de un espectáculo es en las audiciones de las obras en concurso”, acotó Bartutis.

Intercambio de vivencias y conocimientos protagonizan estas jornadas. Foto: Ernesto Herrera Pelegrino

Elementos estructurales a la hora de concebir un trabajo crítico, así como terminologías y otras cuestiones referentes al periodismo especializado, son parte indisoluble de estas mañanas donde el educando conoció, por ejemplo, que las notas al programa son el fragmento o resumen de lo que quiere decir el coreógrafo en su obra, redactada por un periodista o crítico; o que la música original no debe faltar en una obra, debido a que de lo contrario le impedirá participar en certámenes internacionales: “se debe concebir una obra con larga perspectiva, y ese es uno de los aspectos que mas golpea a los jóvenes coreógrafos en Cuba, señaló la M. Sc.

Poder de síntesis o dominio de la historia referente a los temas que va a tratar, son algunas de las características que no deben faltar a la hora de escribir un buen artículo de esta índole, así como recordar siempre que el espectador es un ente activo dentro de la platea, que aporta una historia propia desde su subjetividad, acotó Mercedes.

“La improvisación no debe ir en detrimento de la obra, debe trabajarse con tiempo de antelación y ensayo para que el producto final no quede permeado por errores debido a la premura”.

Noches de Concurso: Primer acto

Un 25 de septiembre, pero del año 1992, una mujer contempló como luego de tanto sacrificio y constancia uno de sus grandes sueños se realizaba, pero no hablo de cualquier mujer, sino de la Maestra Maricel Godoy y de su Compañía de Danza Contemporánea “Codanza”.

La presentación de Rubén Rodríguez fue uno de los acontecimientos de la noche. Foto: Carlos Rafael

Una noche colmada de alegrías y celebraciones fue la de este martes cuando se inició la V Edición del Concurso de Danza del Atlántico Norte y Grand Prix Vladimir Malakhov.

La sala principal del Centro Cultural “Eddy Suñol” casi se torna pequeña para el elevado número de espectadores que acudió a la jornada inicial de presentaciones.

Por estos días se escucha con más fuerza la anécdota del encuentro entre Maricel y Paul Seaquit, y a su vez con Malakhov, por tal motivo, y para evocar los orígenes de este Festival de las artes, el preludio de la noche estuvo a cargo del audiovisual “Un regalo de Malakhov”.

La compañía Danza Libre interpretó la pieza de mayor formato. Foto: Carlos Rafael

Como de momentos especiales se edificó la primera jornada de competición, fue “Canta ruiseñor” la pieza que generó otra gran ovación dado su protagonista sobre las tablas: Rubén Rodríguez Martínez, esa figura cimera de la danza que por estos días nos honra con su presencia en Holguín.

Una de las compañías más importantes del país, así como institución de la cultura holguinera es Codanza, que se erige además, gracias al protagonismo de su creadora y actual directora, Maricel Godoy, como pilar fundamental del “Malakhov”. La alusión a 26 cumpleaños no podía faltar entonces durante la velada de festejos.

En protagonista del Concurso también devino la compañía holguinera, pues de las ocho obras presentadas tres fueron de sus integrantes, igualmente tres de la capital del país, una extranjera, y otra de Guantánamo.

“Símil”, de la Compañía Rosario Cárdenas, “Color” y “En 1ra persona”, ambas de ISA Danza, fueron las representantes de La Habana; en una primera noche donde destacó la obra “Sentidos”, de Diana Ortizoga, paraguaya que pertenece a la compañía “Avances Internacional”. Representando a la más oriental de las provincias cubanas fue la compañía “Danza Libre”, quien con la obra “A Flor de Piel”, de la coreógrafa mexicana invitada al “Malakhov”, Úrsula Verduzco, presentara la propuesta más extensa y populosa de la noche cuando de intérpretes se trata.

«El segundo sexo» fue la propuesta más atrevida de la velada. Foto: AA

Por Holguín fueron “Mosaico”, una historia sobre la pederastia narrada desde la perspectiva femenina de la bailarina Liannet Díaz Silva; y “Consistencia”, coreografiada e interpretada por Leonardo Domínguez; las que se sumaron a la propuesta más atrevida de la noche: “El segundo sexo”.

Un culto irreverente y desgarrador al feminismo es esta obra que tiene como título Simón de Beauvoir, precursora del movimiento por los derechos de la mujer, en su libro sobre esta temática. Cuatro mujeres se desgarran en el escenario para evocar la violencia contra el denominado sexo débil, en una pieza colmada de sentimientos y pasiones reprimidas. Quizás por pura casualidad, o porque lo mejor a veces se deja para el final, “El segundo sexo” se encargó de poner el punto final a la extensa jornada de concurso que rozó casi las dos horas de función, tiempo que no melló la acogida de la última pieza en concurso de este 25 de septiembre, ni la ovación de un público estupefacto por la coreografía que les acaba de regalar Vianky González.

Constituido Comité Organizador de la 24 Fiesta de la Cultura Iberoamericana

Por Erian Peña Pupo

El Comité Organizador de la 24 Fiesta de la Cultura Iberoamericana quedó constituido en conferencia de prensa en la Casa de Iberoamérica, institución que celebra su 25 aniversario.

Cartel de la 24 Fiesta de la Cultura Iberoamericana (cartel cortesía del Comité Organizador)

Presidida por Eduardo Ávila Rumayor, director de la Casa y presidente del Comité Organizador de la Fiesta que se desarrollará del 24 al 30 de octubre, y Nilser Batista, funcionario del Comité Provincial del PCC que atiende la esfera cultural, se subrayaron los aspectos negativos de la pasada edición de la Fiesta con el objetivo de eliminarlos y quedaron establecidas las diferentes comisiones que trabajan en la conformación de la misma.

La 24 edición de la Fiesta de la Cultura Iberoamericana estará dedicada al 25 aniversario de la Casa anfitriona y recordará de manera especial el 150 aniversario del inicio de las Guerra de Independencia, el 90 del natalicio del Comandante Ernesto Che Guevara, el 30 de la Fundación de la Filial del Fondo Cubano de Bienes Culturales (FCBC) en Holguín y el 40 en Cuba, y el 120 de la muerte del poeta y dramaturgo español Federico García Lorca.

La Fiesta está integrada por diversos espacios entre los se encuentran: el XIII Congreso Iberoamericano de Pensamiento, en el Hotel Pernik; el Coloquio Iberoamericano de Letras, en la sede provincial de la Uneac; la Muestra de Audiovisual Iberoamericano; la XVII Feria Internacional de Artesanía Iberoarte 2018, 12 al 27 de octubre; el Centro Cultural Ibérico, en La Periquera; la Casa del Taita, en el Ilé de La Rumba; El Callejón de los Milagros, en el Complejo Cultural Plaza de La Marqueta; el Gabinete Caligari; la Casa del Tango; las Brigadas Artísticas de Solidaridad a los municipios Gibara, Mayarí y Antilla; la Fiesta Campesina, en Fray Benito, Rafael Freyre; el Teatro Comandante Eddy Suñol; el Pasacalle Iberoamericano; las instituciones culturales afectadas; y las plazas y parques.

Entre los momentos significativos, subraya Ávila Rumayor, destacan el IX Festival Iberoamericano del Vino Artesanal; el Pasacalle Iberoamericano con compañías nacionales e internacionales, desde la Plaza del Quijote hasta el Parque San José; la entrega del Premio de Investigación “José Manuel Guarch” en el Salón Solemne del Museo Provincial La Periquera; la visita en el Parque Natural Cristóbal Colón al Monumento Encuentro entre las Dos Culturas y la playa Cayo Bariay, con la actuación de agrupaciones invitadas, y el viaje a la ciudad de Gibara con “Gibara: Ciudad en Movimiento”.

Aproximadamente 202 delegados de 16 países participarán en la Fiesta, entre ellos: Bicicletas de Bambú, la cantante Bob Michales y la artista plástica Mayole, de Estados Unidos; la intérprete mexicana Iivette Ríos; el cantante canadiense Etienne Drapeau; el bajista Roberto Moreno, de Argentina; Colectivo Alcón Rojo y la agrupación folklórica Raipillan, desde Chile.

La Fiesta de la Cultura Iberoamericana nace en 1992 a raíz del V Centenario del Encuentro de los Dos Mundos y teniendo de fondo las crecientes relaciones de Cuba con las naciones de Iberoamérica. Subraya las raíces histórico-culturales comunes que unen a las naciones integrantes de esta comunidad, caracterizada por un mosaico cultural de amplios y ricos matices. Es un proyecto integrado de eventos teóricos, artísticos, comunitarios y socioculturales que propicia el diálogo, el intercambio y la solidaridad.

 

Malakhov a ritmo de rumba

En el Concurso de Danza del Atlántico Norte y Grand Prix Vladimir Malakhov, más allá del ballet clásico y neoclásico, también se baila rumba. Varios talleres y conferencias imparte la doctora Bárbara Balbuena, en esta quinta edición del evento, sobre el género músico danzario cubano declarado Patrimonio Inmaterial de la Humanidad en 2016.

Foto: Adrián Aguilera

El Ilé de la Rumba, sede de la compañía folclórica La Campana, de Holguín, acoge las clases prácticas, mientras que la filial de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) en la provincia, aúna a los interesados en el panorama teórico de esta manifestación danzaria, símbolo de los rasgos culturales del cubano.

En la tarde de este 25 de septiembre un público conocedor del género compartió con la bailarina y especialista en Danza Moderna y Folklórica, la conferencia “La Rumba auténtica: de baile lascivo a Patrimonio Cultural de la Nación”.

Conferencia “La Rumba auténtica: de baile lascivo a Patrimonio Cultural de la Nación” por la doctora Bárbara Balbuena. Foto: Adrián Aguilera

El devenir del género desde su surgimiento en la segunda mitad del siglo XIX, sus diversas variantes, los instrumentos musicales que se emplean en su ejecución, entre otros elementos, fueron analizados en el encuentro que concluyó con el análisis de la escasa presencia de la rumba en los escenarios holguineros.

Además de los talleres y conferencias dedicados a la rumba, la doctora Balbuena impartirá clases de bailes yorubas para estudiantes de danza de la Escuela Elemental de Arte el próximo 28 de septiembre. En la tarde de esa jornada la especialista dictará la conferencia “Las Fiestas rituales en la Regla de Ocha”, en la sede la UNEAC.

El Concurso de Danza del Atlántico Norte y Grand Prix Vladimir Malakhov, concluirá el 29 de septiembre con la presentación de las obras finalistas en la noche de premiaciones en el Teatro Eddy Suñol.

Por Rosana Rivero Ricardo

Al compás del Son

“Échale salsita”, es la pieza que se escucha del Septeto Nacional de Cuba, y conjuntamente con su contagioso ritmo los pequeños talentos de la danza aprenden y practican.

Elemento identitario de la cultura cubana es el Son, que además se erige como columna vertebral de una serie de bailes populares como el casino.

Para aprender y disfrutar del Son se desarrolló este Taller: Foto del autor

Para incentivar el imprescindible intercambio de vivencias y conocimientos se desarrolló en la mañana de este martes 25 de septiembre el Taller de Bailes de Salón o Bailes populares, impartido por la Doctora Bárbara Balbuena.

La Quinta Edición del Concurso de Danza del Atlántico Norte y Grand Prix Vladimir Malakhov reafirma ese encuentro necesario entre el talento emergente y las generaciones más avezadas, incluyendo actividades de esta índole dentro de su variado programa.

Nacido en la región oriental, específicamente en la zona de Guantánamo, el Son encuentra dos variantes como género bailable: de campo y de ciudad, éste último fue el que más influyó en ritmos como el Cha cha chá y el Casino, pues es más elegante y tiene más movimientos.

A principios del Siglo XX se trasladó hacia todo el país, y acto seguido surgen varios septetos como el “Habanero” o el “Nacional” para cultivar el importante ritmo.

“El verdadero Son se baila a contratiempo: con el ritmo del tambor o la clave. El paso de entrada viene del Danzón matancero, y se adapta al baile popular”, destacó la Doctora Balbuena durante la mañana ante estudiantes de Nivel Elemental de Danza, pertenecientes a la Escuela de Arte “Raúl Gómez García” de Holguín.

«El Malakhov» propicia el necesario intercambio entre las nuevas generaciones y las más experimentadas. Foto del autor

Como una fusión de elementos musicales africanos con españoles surge el Son, género que además da origen a otros bailes tales como el mambo.

El Son cubano alcanzó mucha popularidad en los años treinta del pasado Siglo, y actualmente es considerado uno de los géneros de música bailable de mayor influencia en el mundo.

Así se aprende disfrutando y el conocimiento brota con cada paso, que de un lado denota experiencia, y del otro ganas de conocer en pos de un futuro a la altura de las enseñanzas de su profesora.

Retazos, la danza como bien social

Por Erian Peña Pupo

Danza Teatro Retazos, creada en enero de 1987 por la profesora y coreógrafa Isabel Bustos Romeleroux, surgió para encontrar, a partir del gesto natural y cotidiano, un lenguaje que exprese las contradicciones, aciertos y desaciertos contemporáneos, reafirmaron en un conversatorio, en la sede provincial de la Uneac, varios integrantes de esta compañía a propósito de la V edición del Concurso de Danza del Atlántico Norte y Grand Prix Vladimir Malakhov, que se desarrolla en Holguín entre el 23 y el 29 de septiembre.

 

Fotos: Adrián Aguilera

 

Como reflexivo, impredecible y vital se ha caracterizado el desempeño de Retazos a lo largo de sus más de tres décadas de fundada, asegura Daylén Ortega, relacionista pública de la compañía, quien subrayó que Bustos, Premio Nacional de Danza 2012, utiliza un lenguaje intimista desde una vanguardia creativa, singular proyección escénica y una gestualidad e imagen que se muestran como un camino hacia la espiritualidad latinoamericana.

“Nos caracteriza la danza mezclada con el teatro y los proyectos comunitarios, pues la compañía ve la danza como un bien social y una forma de profundizar en las esencias de los seres humanos. Además, una de las cuestiones más importantes es la existencia de varios festivales, jornadas y eventos que realizamos a lo largo del año”, comenta Daylén.

Foto:Adriàn Aguilera

Estos eventos son: “Habana Vieja: Ciudad en Movimiento”. Festival Internacional de Danza en Paisajes Urbanos, organizado con el apoyo, entre otros, de la Oficina del Historiador de la Ciudad, resulta un verdadero acontecimiento cultural donde artistas cubanos y extranjeros exponen su arte, creando un mosaico de expresiones danzarias que enriquecen la vida cultural habanera cada año; “Movimiento y Ciudad”. Festival internacional de DV Danza Habana: Movimiento y Ciudad, una plataforma de difusión, formación, reflexión y desarrollo del videodanza en Cuba; “Impulsos”. Encuentro de Jóvenes Coreógrafos, con el fin de impulsar la creación brindando un espacio para intercambiar experiencias, general y difundir propuestas que por su valor estético y humano enriquezcan la escena cubana; y “Tránsitos Habana”, jornada de intercambio cultural con artistas escandinavos, que en su pasada edición recordó la obra del cineasta sueco Ingmar Bergman.

Claudia Bosch, integrante de la compañía, destaca la importancia de la cultura en Retazos, para seguir “pautas para las coreografías” creadas por Isabel Bustos, profesora y coreógrafa nacida en Santiago de Chile, de nacionalidad ecuatoriana pero arraigada en Cuba, “basadas principalmente en las emociones y sensaciones de los bailarines”.

“Cuando eres diferente –añade Claudia– has ganado. Retazos trabaja con las emociones, ayuda a formarte como un todo. Estamos muy abiertos… Pues somos un todo”.

Mientras Gabriela Del Toro, otra de las veintidós integrantes de Retazos, destaca que “Isabel trabaja individualmente pues cada bailarín es un mundo” y provienen del teatro, el ballet, la danza e incluso la pantomima. “Lo importante es desarrollar las personalidades en pos del crecimiento como persona y como artista”, subraya la joven artista.

Foto:Adrián Aguilera

Danza Teatro Retazos prioriza el espacio urbano como escenografía e inspiración para la composición coreográfica y entre sus recientes puestas se encuentran: Un corazón que palpita, Retazos en el tiempo, Quimeras, Las lunas de Lorca, Espérame en el cielo y Momentos.

En la inauguración del Concurso de Danza del Atlántico Norte y Grand Prix Vladimir Malakhov, la compañía dirigida por Isabel Bustos presentó Mensajeros y Formas, esta última con coreografía de Miguel Azcue. La primera explora temas como la fragilidad, la fortaleza y el desconcierto, mientras esta última indaga las esencias de las formas como manifestaciones del ser y del momento, y la posibilidad de crear conexiones y encuentros únicos e irrepetibles.

De la contención al dinamismo, de lo tenue a la rapidez, incluso apoyándose en la ausencia de música o en la eficacia de esta, en un vestuario en tonos grises (Aleida Carrasco) y un diseño de luces (Stefan Bolliger) intimista y efectivo, Retazos nos muestran que la danza es también la belleza de las formas, la impredecible de esa belleza.

Mensajes y formas de Danza Teatro Retazos

Treinta años celebra la compañía habanera Danza Teatro Retazos. En todo este tiempo ha sabido encontrar un estilo propio, orientado, sobre todo, a lo contundente de su proyección escénica y a la reflexión del movimiento y el cuerpo, más allá de lograr una técnica impecable. Sus bailarines y coreografías lo demuestran, lo asumen.

Foto: Carlos Rafael

Por Jorge Suñol Robles

Isabel Bustos, su directora y coreógrafa, ha formado parte indispensable del camino, y desde una vanguardia creativa, insiste en explorar las formas, los mensajes, los refugios, el silencio, la espiritualidad, la fragilidad de los seres… insiste en la expresión del cuerpo.

Precisamente a todo su quehacer y su impronta en el movimiento danzario cubano se dedica esta V edición del Concurso de Danza del Atlántico Norte. Por ello la compañía tuvo el reto de abrir las jornadas de la nueva entrega del Grand Prix y lo hizo a la altura precisa, como estamos acostumbrados a ver en la inauguración del festival, que ubica a Holguín en un lugar de referencia y necesarios encuentros entre bailarines, coreógrafos, críticos y maestros, en un gran templo para la danza en Cuba y a nivel internacional.

Primero quedó inaugurada la exposición fotográfica Holguín, capital de la danza: 5 años de un Concurso, lentes holguineros que atraviesan toda la aventura y tejen la travesía, el aliento y el sudor de los que han pisado el escenario en los días de concurso. La muestra se exhibe en la entrada del teatro Eddy Suñol y es un recorrido por estos años de sueños y compromiso. La sala Raúl Camayd, entonces, invitaba al apasionado público a disfrutar de las piezas de la noche.

Vladimir Malakhov, Maricel Godoy y Paul Seaquist, los gestores del evento, agradecieron otra vez el deseo de llegar hasta este lado del Oriente cubano para compartir e intercambiar estilos, maneras, experiencias. La fiesta arrancaba oficialmente, la felicidad se palpa, la ciudad la siente. La función tuvo una dedicación especial: fue un gran homenaje a las víctimas del accidente aéreo ocurrido en La Habana el pasado mayo.

Foto: Carlos Rafael

Llegaban las “Formas”. Danza Teatro Retazos, en esta pieza, explora la esencia de los seres, conecta con una cuidada línea o líneas (porque hablamos de diversas formas) a cada uno de los siete bailarines que componen la coreografía.

Todo comienza con una tela gris, con el silencio exquisito, las curvas de los cuerpos. Viene luego la burla, las conexiones, el deseo de estar abrazados, pero a la misma vez el desprendimiento, la libertad. El vestuario analiza, también, las formas, que han decidido ser sobrias, simbólicas. La tela gris vuelve como refugio, como telón de fondo, como recurso escenográfico, la tela se mueve con los bailarines, es cómplice. Hay fuerza, equilibrio, decisión.

“Mensajeros” fue la otra obra de la noche. Puede decirse que es una pieza elegante, sensual, más compleja coreográficamente. Bailarines encerrados en caretas, tacones finos que implican elegancia, el tango de intento. Fuerza y fragilidad a la misma vez. La música trae mensajes, algunos confusos y eso provoca desconcierto. Final abrupto, pero ese es otro mensaje. Rico performance. Retazos de la vida, el tiempo, las palabras.

Solo queda disfrutar, acudir a la sala, sentir la pasión, contar y describir al movimiento. Hay siete días para ello.

 

 

 

 

Holguín, capital de la danza con el Grand Prix Vladimir Malakhov

Alrededor de noventa jóvenes bailarines y coreógrafos cubanos y extranjeros participan en la V edición del Concurso de Danza del Atlántico Norte y Grand Prix Vladimir Malakhov, que se desarrolla en la ciudad de Holguín entre el 23 y el 29 de septiembre.

En conferencia de prensa en la Casa de la Trova Faustino Oramas “El Guayabero”, el reconocido bailarín ucraniano Vladimir Malakhov, su manager, el empresario internacional de ballet Paul Seaquist, y la maestra Maricel Godoy, directora de Codanza, anfitriona del evento, dieron a conocer particularidades de esta quinta edición. Foto: Adrián Aguilera

En conferencia de prensa en la Casa de la Trova Faustino Oramas “El Guayabero”, el reconocido bailarín ucraniano Vladimir Malakhov, su manager, el empresario internacional de ballet Paul Seaquist, y la maestra Maricel Godoy, directora de Codanza, anfitriona del evento, dieron a conocer particularidades de esta quinta edición.

La principal de ellas será la realización bienal de un evento que se ha convertido en fiesta de la danza, pues, asegura Seaquist, es necesario un “tiempo para prepararse y no acelerar procesos de creación y, además, siempre es bueno extrañar y ser extrañado”.

Foto: Adrián Aguilera

 

Maricel Godoy subrayó que “el certamen está dedicado al aniversario 30 de Retazos, una de las mejores compañías de danza-teatro de nuestro país, con un discurso danzario sublime, lírico”. Danza Teatro Retazos, dirigido por la maestra Isabel Bustos, Premio Nacional de Danza 2012, abrirá las noches en el teatro Eddy Suñol, escenario en el cual se presentarán las compañías Danza Espiral (Matanzas), Danza del Alma (Villa Clara), Médula y Danza Libre (Guantánamo), Priore Dance (Estados Unidos) y Hurycan (España) en las modalidades en concurso: Ballet Clásico, Ballet Neoclásico y Ballet Contemporáneo.

Además de la compañía anfitriona, Codanza, se sumarán en competencia bailarines de Prodanza, ISA Danza, Proyecto Other Side y la Compañía Rosario Cárdenas, todas de La Habana, quienes optarán por los premios: Grand Prix de Interpretación, Prix de Interpretación, Grand Prix de Coreografía, Prix de Coreografía, Grand Prix de Mejor Puesta en Escena de Compañía, Prix de Mejor Puesta en Escena de Compañía y el Premio del Público.

Se entregarán también varios premios colaterales: la Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales (EGREM) a la mejor música utilizada; ARTEX al mejor espectáculo, la Asociación Hermanos Saíz (AHS) al joven más talentoso; el Fondo Cubano de Bienes Culturales (FBC) a la mejor escenografía y vestuario, y la UNEAC al mejor guion dramatúrgico.

 

El jurado está presidido en esta ocasión por Vladimir Malakhov, Paul Seaquist y Lilian Padrón, directora de Danza Espiral. El evento cuenta con la presencia, además, de importantes figuras, como el bailarín Rubén Rodríguez, mítico por su Michelangelo en la obra de Víctor Cuéllar, o por su interpretación en El cruce sobre el Niágara de Marianela Boán; el director artístico Raúl de la Rosa; y los críticos e investigadores Bárbara Balbuena, Noel Bonilla, Andrés de Abreu y Mercedes Borges Bartuti, quienes realizarán clases prácticas, conferencias magistrales y conversatorios en la sede provincial de la UNEAC, la Universidad de Holguín, la Escuela Elemental de Arte, entre otras.

Entre ellas destacan: “La rumba auténtica de Cuba” y “Las fiestas rituales en la regla de Ocha”, por Bárbara Balbuena; “Nuevas escrituras en el panorama crítico cubano”, por Mercedes Borges Bartuti; un taller teórico sobre video-danza que conducirá el crítico de arte Andrés D’ Abreu, además del taller de creación e improvisación “Espacio público, plataforma para bailarines”, a cargo de Yoel González Rodríguez, director de Médula.

También “en las tardes, luego de las conferencias en la sede provincial de la Uneac, se presentarán varias actuaciones en la calle, para hacer más larga esta fiesta de la danza”, asegura la maestra Maricel Godoy, nominada en varias ocasiones al Premio Nacional de Danza, quien subraya la presencia internacional en el evento con bailarines de Estados Unidos, España, Francia, Italia, Japón, Uruguay, Ecuador y Argentina.

El Concurso de Danza del Atlántico Norte y Grand Prix Vladimir Malakhov surgió en septiembre de 2014 con el objetivo de estimular el trabajo de los jóvenes bailarines cubanos y latinoamericanos. Desde entonces el evento es auspiciado por la compañía Codanza y patrocinado por el célebre bailarín ucraniano, considerado por la revista Dance Magazine como el mejor bailarín del mundo en cinco ocasiones. En 2013 Malakhov viajó a Cuba y obsequió a los holguineros su Regalo de Malakhov para Cuba, en donde interpretó La muerte del cisne, de Mauro Di Candia, y Voyague, de Renato Zanella. Entonces los anfitriones entregaron Un regalo a Malakhov de bailarines cubanos.

Por Erian Peña Pupo