Domesticando híbridos

La obra de los jóvenes creadores Annaliét Escalona Ezquivel, Alejandro Olano Carralero, José Carlos Soto González, Luis Miguel García Mari y Santiago Huerta Pérez componen la exposición colectiva Domesticando híbridos, expuesta en la holguinera Casa del Joven Creador de la AHS con el auspicio de su sección de Artes Visuales y el Centro Provincial de Arte.

Obra ST de Santiago Huerta Pérez.
Foto: Erian Peña Pupo

Con una curaduría que no aporta demasiadas pistas en la comprensión de la exposición como conjunto –además de insinuarnos en el título que el arte contemporáneo es un ente híbrido, heterogéneo y atravesado por múltiples significado y significantes–, sino más bien como un muestrario ¿generacional? o al menos colectivo de una etapa del arte holguinero formado principalmente en la Academia Profesional de Artes Plásticas El Alba, Domesticando híbridos nos ofrece parte de la obra de cinco jóvenes creadores que han venido destacándose en diferentes muestras colectivas y espacios artísticos consolidados, entre ellos el Salón de la Ciudad y el Salón Provincial de Artes Plásticas.

Obra ST de Santiago Huerta Pérez. Foto: Erian Peña Pupo

Repasemos algunas de las obras y así el trabajo de sus autores en Domesticando híbridos.

La seducción y el erotismo –incluso cierta propensión hacia una “ternura parafílica y fetichista” sobre la condición del cuerpo femenino– son palpables en las obras de la serie Pink ladies (técnicas mixtas de dimensiones variables) de Annaliét Escalona Ezquivel.

Obras de la serie Pink ladies de Annaliét Escalona Ezquivel. Foto: Erian Peña Pupo

Como en las piezas de la norteamericana Audrey Kawasaki (Los Ángeles, 1982) Annaliét explora temas como la sexualidad, el fetichismo, la feminidad y el erotismo. Sus personajes –parecidos a los que muestra Kawasaki en sus obras y también un poco a ciertos cuadros de la cubana Rocío García– muestran la fusión de art nouveau, el pop y el manga japonés: son mujeres semidesnudas ¿o desnudas? sin una edad específica y definida, pero visiblemente jóvenes y bellas. Muchachas hermosas: rubias o trigueñas, pero blancas y sensuales, acompañadas, además, de diversos elementos que realzan ciertos rasgos fetichistas y erotizantes en la feminidad adolescente: flores, entre ellas nenúfares, encajes, perlas de fantasía, anillos, calcomanías, máscaras de tela, aretes, frutas, juguetes… Lo mismo sucede en las instalaciones que componen Para conciliar el sueño, donde Annaliét utiliza almohadones intervenidos en rejuego con el kits, uno de ellos, incluso, con forma de corazón.

Obras de la serie Pink ladies de Annaliét Escalona Ezquivel. Foto: Erian Peña Pupo

Las muchachas de Annaliét –tanto en los cuadros como en las instalaciones– poseen una ternura provocadora y mordaz que linda con ciertos terrenos propensos a las parafilias y otras obsesiones propias en la psicología humana: la posición de la boca y las manos invitan al deseo y al goce de ese deseo anticipado y ofrecido. El cuerpo mismo y el rostro funcionan de forma semejante en las obras. Una de las “ninfas” que seguramente hubiera obsesionado a Vladímir Nabokov, chupa su dedo pulgar provocativamente; otra acerca a la boca una fresa roja; con los labios entreabiertos y voluptuosos, una de ellas parece ser una tierna y al mismo tiempo perversa dominatriz…

Obra Firmeza al viento de Alejandro Olano Carralero. Foto 4 Erian Peña Pupo

Por su parte, Alejandro Olano Carralero nos ofrece en Inadvertidos y Firmeza al viento (óleo sobre lienzo) dos piezas en gran formato, sugestivas e interesantes en cuanto a la composición. Dos obras que interactúan con la mejor tradición del paisaje: ambas nos muestran –en diferentes contextos y situaciones– varias ramas y troncos sobrevivientes al viento y las inclemencias de un tiempo nada benéfico. Sin hojas ni nada que demuestre vida, aunque sabemos que siguen fuertemente enraizados y vivos: pura madera dura y moldeable que ha resistido a los embates de la naturaleza y metafóricamente sobreviven: erguidas, inhiestas…

De Santiago Huerta Pérez es S/T: obras en carboncillo sobre lienzo y unas de las piezas mejor logradas de la muestra en cuanto a técnica e intensidad visual y metafórica. Estas figuraciones de Huerta –que recuerdan los trazos del austriaco Egon Schiele, entre ellos el Retrato de Erwin Osen, de 1910– auguran un futuro prometedor al joven artista dentro las artes visuales holguineras y claro, nacionales. Lo mismo que las obras de Olano.

Domesticando híbridos reúne la obra de cinco jóvenes artistas en la Casa del Joven Creador de Holguín. Foto: Erian Peña Pupo

Finalmente dos piezas (ambas impresiones digitales) y dos autores que se incluyen en Domesticando híbridos: Punto de soldadura, de José Carlos Soto González, y S/T, de Luis Miguel García Mari.

En la primera, obra ambigua y atractiva, como sacada de los terrenos de lo onírico y de los mundos posibles por concretables y al mismo tiempo, imaginarios y distópicos, de Aldous Huxley, Ray Bradbury o George Orwell, observamos a un obrero soldador –los guantes y careta protectora nos lo confirman– que toca desenfrenadamente una trompeta como si se tratara del mejor de los jazzistas clásicos. Mientras que en las fotos de García Mari, lo viable del detalle y las formas y figuraciones de los pequeños objetos, en ocasiones insignificantes a simple vista y la descomposición de estas formas elementales, son comunes en el discurso de un joven artista que busca, tantea y encuentra los senderos por los que camina.

 

 

 

 

Febrero no es solo para el amor y la amistad

Febrero no es solo el mes del amor y la amistad en Cuba, además es el momento del año dedicado al saber y al conocimiento. El evento cultural más importante del país, la Feria Internacional del Libro, regresa a La Habana con su 27 edición que en este 2018 se dedica a China como país de honor y al Doctor Eusebio Leal Spengler, prestigioso intelectual cubano.

Una propuesta atrevida narra Rubén Rodríguez. Fotos: cortesía de Ediciones Holguín

Las casas editoras del país no se ausentan a tan importante celebración, y en el caso de,  Ediciones Holguín, insignia de las letras en la provincia, ofrece nuevos títulos para reforzar el slogan de que son “expresión múltiple de la vida”.

Fascinado por el universo femenino nos llega el texto de Rubén Rodríguez González, Pintura fresca, donde el autor establece una relación con un grupo de ellas en la que va mostrando avatares, herencias, contrastes, deseos y evocaciones del sexo opuesto. En una trama que gira alrededor de lo que logran o destruyen nuestras “Evas”, encontramos trece mujeres que nos guían por épocas y encuadres distintos, ajustados a espacios convincentes del vivir. En una postura contraria a su sexo, el escritor narra desde los dominios de sensibilidades observadas en su entorno durante años, aspecto logrado hasta convencer al ávido consumidor de que las historias forman parte del creador, que son indisolubles a él.

Inalterable ante cualquier embate es el texto de Delfín Prats. Foto:s cortesía de Ediciones Holguín

Ese árbol que simboliza a un país, inalterable ante los vientos contrarios, es la excusa de Delfín Prats para evidenciar el triunfo de la escritura sobre las adversidades del devenir. El huracán y la palma, antología de poemas cubanos, no es un título elegido con ingenuidad, hay en la obra de Sindo Garay connotaciones que van más allá de lo trovadoresco.

Un texto no apto para todos los estómagos nos propone José Alberto Velázquez con La máquina de fallar, donde a través de la poesía el autor repasa con lucidez sus obsesiones: la panacea etílica, los sótanos del sexo, la irrisión del propio género literario, en suma, los mecanismos defectuosos de la supervivencia. Catalogada como un tipo de escritura que actúa sobre el sistema nervioso, esta obra está contraindicada para los huérfanos de utopías, esos que buscan plenitud o consuelo en la literatura.

La sorpresa de este año es con la publicación por primera vez en Cuba de esta autora. Fotos: cortesía de Ediciones Holguín

Como sorpresa para esta edición, por primera vez se publica en Cuba a la escritora hispano-cubano-norteamericana Mercedes de Acosta, para la ocasión por medio de Imposeída, poemario que reúne el auténtico encanto de la autora, el atractivo juvenil, fresco, claro, con versos que son como los rápidos bocetos de un artista.

Los más pequeños no quedaron fuera en esta ocasión y su regalo es La princesa Dayán, de Niurki Pérez García. Sin dudas literatura de alta gama para todos los públicos.

La Luz vuelve a la Feria del Libro

Ediciones La Luz –sello de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) en Holguín– propone a los lectores de todas las edades nuevos y tentadores títulos como parte de su reciente catálogo que se presentará en la 27 edición de la Feria Internacional del Libro de La Habana, a desarrollarse entre el 1ro y el 11 de febrero del presente año, dedicada a la República Popular China como país invitado y al Doctor en Ciencias Históricas Eusebio Leal Spengler.

Cubierta Grunge – Alejandro Rama (cortesía de Ediciones La Luz)

Entre las propuestas literarias de La Luz para la Feria del Libro 2018, según afirmó Luis Yuseff, editor–jefe de la reconocida casa holguinera, en conferencia de prensa efectuada en el Salón “Abrirse las constelaciones” del propio sello editorial, sobresalen los textos: Nadie se va del todo. Músicos de Cuba y el mundo, ensayos del periodista y ensayista Joaquín Borges–Triana; Vientos Alisios. Antología de jóvenes poetas de Puerto Rico, compilada por los boricuas Nicole Cecilia Delgado, Cindy Jiménez Vera, Mara Pastor y Xavier Valcárcel; Aullido y otros poemas, selección poética del estadounidense Allen Ginsberg traducida por Ariel López Home; Él y yo sumamos dos, cuentos de la reconocida escritora pinareña Nersys Felipe; Cartas a mi hija Indira, epistolario de Jawaharlal Nehru con traducción de Rodolfo Zamora; Invención de Alejandría, poemario del escritor y ensayista David López Ximeno, y Vino de Falerno, cuentos de la holguinera Mariela Varona.

Una de las principales novedades de este sello editorial en la Feria habanera será el lanzamiento de la Colección Espejo, la cual agrupa dos generaciones de escritores de literatura infanto–juvenil en un mismo volumen. Según comentó Luis Yuseff: “De una cara se publica un cuento de un autor consagrado, con una trayectoria literaria que sirve de paradigma a las nuevas generaciones de escritores, no solo por su trayectoria relevante, sino por lo contemporáneo de su obra; y del otro lado aparece un autor joven, nacido después de 1980, que destaca dentro de su generación por tener una obra de vanguardia. En cada volumen se hermanan autores que mantienen cercanías estilísticas y temáticas. En todos los casos cada libro contiene dos cuentos que no exceden las dos cuartillas, y el diseño de ilustraciones incluye imágenes hechas a líneas, concebidas especialmente para ser coloreadas”.

Cubierta Negros ojos de sapo – Eldys Baratute (cortesía de Ediciones La Luz)

Ladrón de hotel y Libertad del Tigre, de Luis Cabrera y Yunier Riquenes; Loco por Valentina y Negro ojo de sapo, de José Manuel Espino y Eldys Baratute; Las manchas y Bulto, Enrique Pérez Díaz y Elaine Vilar Madruga, y En el gran desierto de arena y Blanca y el amanecer, de Ivette Vian e Idiel García, respectivamente, son los títulos que componen la Colección Espejo.

Mientras el texto Nadie se va del todo. Músicos de Cuba y el mundo, del también investigador y crítico de música Joaquín Borges–Triana es referencia imprescindible para los estudiosos de la llamada música cubana alternativa y para los amantes, en general, de la música cubana, donde quiera que esta se produzca. Una obra que se adentra en la compleja problemática migratoria de que han sido protagonistas decenas de músicos cubanos.

Cubierta Vientos alisios – Antología de jóvenes poetas de Puerto Rico (cortesía de Ediciones La Luz)

A su vez, Vientos Alisios. Antología de jóvenes poetas de Puerto Rico “compila textos de poesía puertorriqueña publicados desde el 2000 hasta el presente y nos coloca ante una multiplicidad de discursos que dejará perplejos a muchos de nuestros lectores. Mezcla criterios, hipótesis, azares e intuiciones; un libro de jóvenes poetas que gozan y sufren los efectos de la insularidad”, aseguró Yuseff en conferencia de prensa donde compartió con los editores Irela Casañas y Adalberto Santos, la correctora Mariela Varona, el diseñador Frank Alejandro Cuesta y Liliem Aguilera, presidenta de la AHS en Holguín.

Asimismo, Aullido y otros poemas resulta una excelente traducción de una de las voces más polémicas y sugerentes del siglo XX norteamericano, Allen Ginsberg (1926–1997). Esta traducción de Ariel López Home no traiciona el espíritu original del poeta, en cambio está su turbulencia, su tono urgido e incesante, su voz sonora y contestataria, subraya Yuseff. Mientras, en Él y yo sumamos dos, la Premio Nacional de Literatura y Maestro de Juventudes, Nersys Felipe entrega, sin estridencias moralistas o vanos alardes estilísticos, un canto a la amistad, la tolerancia y el entendimiento entre seres de diversos medios, educación o modos de ver la vida. La colección de cuentos está conformada por trece historias, y es un homenaje, además, a la propia Nersys Felipe, autora de una obra mítica para los jóvenes escritores cubanos.

Más de treinta cartas enviadas por Jawaharlal Nehru a su pequeña hija Indira, luego conocida internacionalmente como Indira Gandhi, Primera Ministra de la India, conforman Cartas a mi hija Indira, reedición de La Luz, con traducción de Rodolfo Zamora, profusamente ilustrada por jóvenes artistas de la plástica, que hacen del libro un objeto bello y un regalo para la familia cubana.

De igual forma, el lector puede encontrarse en la habanera Feria Internacional del Libro con el poemario Invención de Alejandría, de David López Ximeno, “obra que contiene un alto placer estético y una afirmación de que la poesía continúa siendo una de las fuentes más hermosas del hombre para comunicar sus temblores y sobrecogimientos”, y Vino de Falerno, libro de cuentos de Mariela Varona que “contiene narraciones marcadas por la intertextualidad y la autorreferencialidad, características del estilo literario de esta autora”.

Además de los anteriores títulos, se presentarán otros textos del catálogo de Ediciones La Luz: Grunge, cuentos con los que el tunero Alejandro Rama obtuvo el Premio Extraordinario de Cuento Centenario José Soler Puig; Medea Maelstrom, obra teatral de Roberto Viña; Otras lecturas del cuerpo, poemario de la matancera Maylan Álvarez, una mirada íntima en nuestros propios seres, y una visión auténtica en el universo de la mujer; Azul pálido, sugerente novela de Yonnier Torres, y Escaleras al cielo. El rock en Holguín, ensayo de José Raúl Cardona y Zenobio Hernández que explora la historia y evolución del género en la provincia.

Campaña Leer seduce – Ediciones La Luz 2018 (cortesía de la editorial)

Asimismo, bajo el lema “Nuestro compromiso es con la literatura”, fue lanzada la atractiva Campaña de Promoción de la Lectura “Leer Seduce 2018”, por Frank Alejandro Cuesta y parte del equipo realizador de la misma.  Las presentaciones de Ediciones La Luz en la habanera Feria Internacional del Libro 2018 ocurrirán principalmente en el Salón de Mayo del Pabellón Cuba y en la Sala José Lezama Lima del Complejo Morro–Cabaña.

¿Qué faltó en la escena holguinera durante 2017?

Por Julio César

“Estamos en otro contexto, debemos adaptarnos a él porque de lo contrario dentro de diez años seguiremos debatiendo los mismos temas”, apuntó Yunior García, director de Trébol Teatro, y con estos matices críticos se realizó el Balance 2017 del Consejo Provincial de las Artes Escénicas en Holguín este martes 30 de enero.

Gran reconocimiento a nivel nacional alcanzó la obra Jacuzzi de Yunior García Foto Carlos Rafael

La Sala de Prensa del Hotel Pernik acogió durante la mañana el debate presidido por Yanet Pérez Vázquez, Presidenta de Artes Escénicas en la provincia, y Rachel García Heredia, subdirectora técnico-artística de la Dirección Provincial de Cultura; momento al que asistieron además los directores de las diferentes instituciones pertenecientes al Consejo Provincial.

 

El tema salarial y la falta de estímulo a la creación artística centraron parte de las intervenciones: “El sector de la cultura es el segundo que menos cobra, solo por encima de educación: ¿Cómo es posible que dos pilares tan importantes para esta sociedad sean los de menos ingreso de sus trabajadores?”, acotó García, joven talento holguinero.

“La creación artística debe ser una prioridad de la política cultural, si no creamos nos quedamos detrás, nos anquilosamos, no es solo rescatar lo clásico, sino crear cosas nuevas. Nuestro pensamiento no puede ser provinciano, nuestra calidad debe ser internacional y los recursos deben dedicarse a esos proyectos que más calidad tienen, sin paternalismos”, culminó expresando el creador de la novedosa y reconocida obra estrenada en 2017, Jacuzzi.

Eventos como las Romerías de Mayo son propicios para la interpretación escénica en toda su magnitud Fotos Carlos Rafael

Una amplia gama de eventos en el pasado año, con resultados satisfactorios en las diferentes manifestaciones, resaltaron como los principales logros del sector, en el que sobresalió como aspecto negativo a superar además el éxodo de bailarines y actores hacia otras provincias, o fuera del país.

 

“Una de las preocupaciones del pasado balance fue con las evaluaciones artísticas y afortunadamente evaluamos a finales de año a la Compañía Codanza; aquí debe destacarse además los logros de Trébol Teatro con la presentación de la obra Jacuzzi, Premio Aire frío de la AHS y con buena acogida de la crítica”, resaltó la Presidenta de Artes Escénicas.

Maira Fernández, directora del Ballet de Cámara propuso cambiar las estrategias de comercialización como forma de proteger a las compañías y para frenar el éxodo de los artistas.

La capacitación en aristas administrativas como los recursos humanos y perpetuar las instituciones docentes fue uno de los tópicos abordados por María Dolores Rodríguez, directora del Teatro Lírico “Rodrigo Prats”: “necesitamos del apoyo de todos los factores para que la escuela se mantenga, las unidades docentes deben ser de larga vida, no se pueden perder”, apuntó.

En cuanto a la divulgación periodística se señaló la falta de visibilidad, principalmente televisiva, de los eventos y compañías holguineras en los espacios nacionales, lo que a su vez da al traste con la amplia programación cultural de la provincia.

El momento fue propicio para reconocer al Centro Cultural “Eddy Suñol”, tanto por la belleza física del inmueble, como por la calidad humana de sus trabajadores, aspectos que resaltan a la vista del visitante como del holguinero. Por su parte la Compañía Folklórica “La Campana” reconoció a Yanet Pérez por el trabajo realizado como presidenta de Artes Escénicas.

 

Las tres ediciones del Festival Satiricón constan como un logro del Consejo Provincial Foto Carlos Rafael

En el año que recién concluyó, el Consejo Provincial de las Artes Escénicas cumplió con el 95 % de los estrenos previstos para el año, mantuvo la participación protagónica en los diferentes eventos que se realizan en nuestra provincia durante todo el año, desde la Semana de la Cultura hasta la Fiesta por la Cultura Iberoamericana, reflejando unos de los objetivos principales de la institución. Constan además entre sus principales logros la participación en diversas giras nacionales e internacionales, con premios obtenidos dentro y fuera del territorio que implica el prestigio y respeto de las compañías en un ámbito mucho más extenso. El 3er Festival del Humor Satiricón o el Festival Nacional de Teatro Joven, cuentan dentro de los varios eventos que organiza el Consejo en la provincia.

Luego de intervenciones acertadas y con valoraciones objetivas los presentes coincidieron en que “a veces sonamos hipercríticos porque nos comparamos con lo mejor, pero esta provincia muestra resultados en la escena que varias del país ni siquiera pueden aspirar”.

 

Celebra “El Alba” su 57 Aniversario

A través de una Gala artístico-cultural donde participaron los estudiantes del sistema de la Enseñanza Artística en la Provincia de Holguín se celebró el Aniversario 57 de la Academia Regional de Artes Plásticas “El Alba“.

En homenaje a la figura indispensable del Maestro, José Martí, se realizó una conferencia para dialogar sobre su vida y obra, impartida por profesores de la Universidad de Holguín y de la propia Academia.

Con motivo de estas celebraciones se inauguró la Exposición “Homenaje”, la cual se enmarca en los festejos por el cumpleaños 165 del Apóstol.

La Ciudad premia a sus hijos

¿Qué significa ser artista?

A partir de esta filosófica interrogante se desarrolló la Gala de entrega de los Premios de la Ciudad Holguín 2018. En una demorada noche y con escasa asistencia de público recibieron los galardones en los diferentes apartados, donde destacan el “Desierto” en Artes Escénicas y la prevalencia del talento del semanario ¡ahora! entre los laureados.

En ruso perfectamente legible escribió Luis Mario Rodríguez sus crónicas. Foto: Ernesto Herrera

Como en los años 80 nos sentimos al leer “Crónicas en ruso”, textos que narran atractiva y jocosamente las vivencias de Luis Mario Rodríguez por el país más extenso del mundo, trabajo que además hizo valer su calidad para llevarse el Sello Baibrama en prensa escrita, secundado por las menciones a las entrevistas “Mujer con alas enormes, de Dénise Montero, y “Un baile de máscaras al borde de la bañera”, de Katherine Pérez y Edgar Ariel. En coordinación con la Unión de Periodistas de Cuba se entrega este lauro donde el jurado estuvo integrado por los periodistas Isis Galano, Rubén Rodríguez, Jorge Luis Cruz y Abdiel Bermúdez.

Para continuar con su prominencia entre los galardonados, Juan Pablo Aguilera Torralbas obtuvo el Premio de la Ciudad en Comunicación Promocional dentro de la categoría Multimedia, por su conjunto de productos comunicativos dedicados al aniversario 55 del semanario ¡ahora!, el cual justifica su premio en la diversidad de soportes empleados sobre un concepto unificador en función de la promoción en la Rede de redes de un hecho de alcance histórico. Con su Manual de Identidad Visual “Holguín: Pórtico de Cuba”, Raúl Dranyl Barea desbancó en la categoría Diseño al resto de los competidores para llevarse el galardón; en este trabajo el autor “asume puntualmente un encargo de elevada importancia para el reconocimiento a nivel nacional del quehacer socioeconómico de la provincia y sus valores identitarios, con alta efectividad en las soluciones gráficas”, destacó el jurado en esta variante. En el apartado de Audiovisuales, también en Comunicación…, obtuvo el Premio la Serie de spots para el Fondo Nacional de Desarrollo Agrícola y Forestal (FONADEF), de Paula Reynaldo. Por su parte en Radio fue la serie de spots para la Feria de artesanía Iberoarte 2017, de Vivian García.

Un tunero bailó en casa del trompo al llevarse el Premio en Literatura. Foto: Ernesto Herrera

El Sello en Arquitectura fue para una obra terminada que “destaca por su respetuosa puesta en valor de un bien patrimonial y por lograr una destacada rehabilitación arquitectónica, el Hotel Esmeralda, de la arquitecta Ivette Planas y Equipos de dice;o Arquitectónicos y de Interiores”, destacó el jurado. También en este acápite inmobiliario se reconoció la lograda integración del edificio al entorno, el respeto de la ejecución de la obra a la concepción del proyecto, por lograr un espacio funcional en lo interno y externo, por el diálogo urbanístico y cultural que se establece entre el parque y el café, y por la integración de los actores Disenador, Constructor y Operador del edificio;  se le concedió Mención al Café “Los tiempos”, idea original del Maestro Cosme Proenza, concebida por los arquitectos Carlos Rodríguez, William Crespo y Andor Caballero, así como el artista de la plástica Rolando Escobar.

Las Artes Plásticas reconocieron con menciones al proyecto de escultura ambiental “Homenaje al escarabajo pelotero”, de Osmani Reyes; al proyecto de video “Nada está en reposo, todo se mueve, todo cambia”, de Linet Oquendo; y al proyecto “Del polvo eres y al polvo volverás” de Leonardo Jiménez. Para estas manifestaciones se concedieron dos Premios de la Ciudad: uno para el proyecto “Juego de ni;os”, de Dagoberto Driggs, y para el dúo de proyectos “Sin título” y “Vuelo al vacío” de Ladisbellis Carmenate.

Cubandaluz fue de lo mejor en la noche. Foto: Ernesto Herrera

El Sistema Provincial de la Radio premió al programa “Esto si sabe a Cuba”, de Amalio Carralero, dedicado a la figura de nuestro juglar mayor, Faustino Oramas, El Guayabero. Por su parte en Televisión obtuvo el Premio Omar Pupo por el conjunto de obras presentadas, y la mención fue para el programa “Por Cuba”, de Marel González y Abdiel Bermúdez.

Más que prestigioso fue el jurado en la categoría de Video, tal es el caso de Frank Padrón y Félix Beatón, quienes reconocieron al grupo comunitario integrado por niños y adolescentes “Almiquí”, por la creación colectiva “Amor boutique”, producto que realizaron con celulares y cámaras casi antiguas, para así contar “una obra muy actual y con resultado encomiable”, coincidieron ambas personalidades. Por otra parte la Mención fue para el videoarte “Plumarte”, de Idalberto Betancourt, y el Premio fue para “Ángelus”, de Dayamí Rodríguez.

La Literatura encontró competencia en los géneros narrativos y poéticos. En Narrativa obtuvo Mención el libro “El asesinato de Thomas Pynchon”, de José Luis García, y el Sello Baibrama fue para “El cuerpo al final del camino”, del tunero José Alberto Velázquez, quien se llevó el triunfo junto con su equipo en esta noche de gala. En Poesía alcanzó Mención “La contienda”, de Félix Batista, y el Premio fue para “Danza alrededor del fuego”, de Zulema Gutiérrez.

Un premio desierto fue la excusa para reconocer a Palabras al Viento. Foto: Ernesto Herrera

Por no presentación de los colectivos que competirían por el Premio y por causas ajenas a su voluntad, el jurado de Artes Escénicas no encontró otra opción que dejar “Desierto” el premio correspondiente a esta manifestación; en su lugar se le entregó un Baibrama Especial al Proyecto de Narración Oral Palabras al Viento por su entrega y dedicación, lo cual también le confirió recientemente el Premio Honorífico Juglar que entrega la Uneac. La extensa gala, a la que asistieron las principales autoridades de la provincia, y que encontró momentos amenos en las interpretaciones musicales del Trío Zahorí y Cubandaluz, fue el motivo para lanzar la convocatoria a los Premios de la Ciudad 2019, en lo que se espera sea una Semana de la Cultura menos golpeada por las inclemencias del tiempo y la desorganización.

Entregan distinciones a Hijos Destacados e Ilustres

A Hijos Destacados e Ilustres se les reconoció su aporte a la Ciudad durante el sistema de homenajes ocurrido en el Museo Provincial “La Periquera”, este 18 de enero, con motivo del aniversario 266 del otorgamiento del título y tenencia de Gobierno.

La lluvia no malogró el momento en que unos 20 trabajadores, artistas, estudiantes y jubilados de diversos sectores y organismos territoriales-  Organización de Pioneros José Martí, la Asociación Nacional de Ciegos y Débiles Visuales, los Comités de Defensa de la Revolución- , recibieran la placa conmemorativa, entre ellos, la joven instructora de arte Ana Rosa Pierre y el humorista Rodolfo “Fito” Otero, así como Ricardo Ronda con una considerable labor en el sector de la Cultura, quienes atestiguan:

“Ha sido gratificante recibir la Distinción Hija Destacada, por lo visto, no ha sido en vano todo el sacrificio que hacemos durante  14 años de trabajo en la instrucción del arte.”

“Resulta un honor y ,además, un compromiso para mí con la Ciudad y con los holguineros por seguir esforzándome y llevar adelante el trabajo, siempre pensando en mi ciudad. Estoy feliz, aunque no esperaba recibirla, pues aún quedan muchas cosas por hacer. Estaré siempre presente a la hora que me llame la Cultura.”

A la gala asistieron representantes del Partido y autoridades de la Cultura en nuestra ciudad así como las personalidades agasajadas en esta XXXVI Semana de la Cultura Holguinera, el connotado artista de la plástica Argelio Cobiellas, y el destacado promotor cultural  Jesús Téllez. Paralelamente la distinción le fue otorrgada a  la máxima dirección del Sistema de Casas de Cultura, a cargo de  Mayra Pupo, por sus  40 años fundacionales.

La velada se engrandeció con el talento local del Coro Opus David, el proyecto infantil Ilusión, perteneciente al sistema de Casas de Cultura, la potente voz de la solista invidente Roxi junto a su par Yamila Rodríguez así como el vocalista Wíster Cobas, quienes ofrecieron una meritoria entrega.

“Sin título S/T”, trabajo en ¿progreso? XXXII Salón de la Ciudad

 

Veinte artistas. Veinte ideas. Proyectos “Sin título S/T, trabajo en progreso”, que nombran la XXXII edición del Salón de la Ciudad y sorprenden a los espectadores con una propuesta, sino arriesgada, por lo menos distintiva. Con la presencia de autoridades del Partido y el Gobierno ocurrió la apertura del espacio dedicado a las artes visuales en esta Semana de la Cultura Holguinera.

Altas cotas de creatividad e imaginación se expresan  en cada una de las fichas. Reflejos de la mente ilimitada y la inquietud artística. Lo que muchos anticipaban como una oferta cultural polémica y novedosa se traduce en una triple mirada al arte (artista- curador- público). Ellos entrelazados en una alianza que, al decir del profesor Ramón Legón en sus palabras inaugurales:

“Esta vez, curador y artista proponen el proyecto de esa obra, objeto ambivalente y ficcional.  Y lo sitúan en un terreno para todos. El artista propone, el curador exhibe y los públicos recepcionan un significado en curso y cada uno lo completa.”

¿Prima la imaginación? Quizá la utopía… Una verdadera  “ecología” de proyectos que incluye la instalación, el muralismo, el performance, la escultura monumental. Para los jóvenes curadores- Yanna Velázquez, Josvel Vázquez, Dailé Escalona- , este nuevo enfoque sitúa a nuestro Salón en el centro de la contemporaneidad marcada por los grandes espacios galéricos.

“Acá se presenta las concepciones de obras que no se han materializado por diversas causas, algunas por el amplio inventario recursivo que implican, otras incluso irrealizables.”

Y si la pauta la marca el mundo, nosotros, desde esta “provincia del universo”, también optamos por trazar una raya oblicua, distintiva, que impone no pocos desafíos  a los jueces que tienen a su cargo el otorgamiento de lauros durante la esperada noche de los Premios de la Ciudad. Prometedor ha sido descubrir la confluencia de varias generaciones de artistas, desde  iniciados aprendices de El Alba, academia profesional de la ciudad,  concomitando con otros ya establecidos, de la talla de Lauro Hechavarría, Argelio Cobiellas, Dagoberto Driggs, etc.

Desde la incitación a cuidar el medioambiente, con una serie de esculturas de animales en peligro de extinción, a escala natural, diseminadas por espacios públicos de la ciudad; metáforas escultóricas a la leyenda de Sísifo desde un homenaje al escarabajo pelotero; instalaciones comestibles que aluden al constructos y estereotipos de la mujer cubana; pueden encontrarse en “Sin título S/T “. Todas apelando a la interacción directa con el público.

Dinamizan el Salón, el proyecto expositivo “El juego es un derecho” que comprende cinco acciones colectivas a cargo del artista Dagoberto Driggs, cuya esencia ubica en una misma línea temática el rescate de elementos lúdicos presentes en la formación de varias generaciones de cubanos junto al cuidado de los niños. Otra loable proposición se registra en el mural “Camino del hierro”, del reconocido artista Lauro Hechavarría. Con el uso de la técnica de esmalte sobre pared, se ha diseñado un verdadero recorrido por la historia y desarrollo del ferrocarril que, desplegado en las inmediaciones de nuestra antigua estación, pretende contribuir a la cultura y ambientación de Holguín.

Así conforman un novedoso panorama visual que impacta directamente en el espectador, quien puede obrar, cual primer magistrado y discernir dentro de esta llamada “ecología visual” notables contrastes, los que obligan a ejercer una lectura crítica aún al ojo más inexperto.

No se aboga acá por enjuiciar lo que a claras luces se concibió como proyectos. O sea, no se está evaluando la obra en sí. Transgresora apuesta esa de mostrar, únicamente, una concepción ideo estética. Palabras más, palabras menos. Pequeños bosquejos, esquemas y anteproyectos no equivalen a la magnitud de una obra, al hecho de apreciarla en toda su dimensión, desplegando su capacidad de provocar sensaciones, reflexiones y no pocos cuestionamientos en el espectador.

Quizá este nuevo enfoque sea síntoma de lo que, en cuestiones artísticas, aún nos queda por aprehender. Quizá todavía nuestros públicos aun no asimilen, reconstruyan y se apropien de los códigos que maneja el arte a través de una mínima ficha.  Lo que acá se muestra no responde a futuros anteproyectos, cuya materialización en el tiempo será posible. Hablamos de agujeros negros en plena ciudad, o intervenciones que implican mutilaciones. Del otro lado de la balanza se exhiben proyectos nimios, supuestos “tótem” y “juegos crípticos” que buscan abrirse paso entre sus competidores pero no dan, como bien se expresa , en el “clavo” visual.

En conclusión, se advierte la intención por repensar nuestro Salón; romper con las pautas tradicionales de las artes visuales y proporcionarle una dinámica otra, airear este espacio de la creación artística en la Isla urgido por concertar nuevos públicos, nuevos cuestionamientos, nuevas búsquedas.

 

 

 

Tiempo de homenajes

Las frescas y lluviosas jornadas de un antojado y a la vez anhelado invierno no han impedido que los holguineros festejen el 266 aniversario del otorgamiento del Título de ciudad a nuestro pedazo de tierra. Férreos frente a las inclemencias del tiempo nos hemos congregado en disímiles espacios del municipio para festejar la 36 Semana de la Cultura.

La Casa de Iberoamérica acogió la tarde de homenajes. Foto: Internet

Con una copa para espantar el frío y agasajados por la buena música, se desarrolló este viernes 19 de enero la entrega de la distinción “Casa de Iberoamérica” al ferviente promotor cultural Jesús Luciano Téllez Carracel.

Téllez, a quien se le dedica la XXXVI Semana de la Cultura holguinera, junto al artista plástico Argelio Cobiellas, ha sido protagonista del movimiento cultural en la provincia desde hace varias décadas, de igual forma lo ha sido de la cultura cubana desde una provincia que se empeña cada día en sus pretensiones de universalidad. Muchas veces desde el anonimato más sencillo y provechoso: ese anonimato que tras un puesto de dirección o en la organización de determinado evento, se aleja de cámaras, reflectores, periódicos, flashes y notoriedad popular en pos de la calidad del hecho cultural en sí, del fomento de la cultura en el pueblo y de la relaciones ineludibles entre cultura, sociedad y Revolución.

Su profundo agradecimiento ante tal homenaje expresó el reconocido artista, quien en el pasado también ocupara el puesto de director de la prestigiosa institución de Iberoamérica.

Téllez es sin dudas una de las personalidades más importantes en el ámbito de la cultura holguinera. Foto: Ernesto Herrero Pelegrino

Como una personalidad de las artes en la provincia, incluso nacional e internacionalmente, catalogó Ernesto Angulo Mesa a Téllez, sin dudas “una personalidad a la que se intenta agasajar de una forma sencilla pero sincera”, destacó el investigador holguinero que labora en la Casa Ibero.

De un “Menú musical” variado disfrutan quienes asisten al espacio fijo que acoge la Casa Iberoamericana el segundo viernes de cada mes; su protagonista, Nadiel Mejías, se encarga de regalar una “carta” que incluye variadas piezas del repertorio nacional e internacional.

 

Téllez por Téllez

Jesús Téllez Carrasedo (1946) tiene mucho que contarnos. Solo él puede hacerlo con la seguridad de que no tiene nada que perder cuando, entre amigos, se dispone al diálogo ameno y desenfadado, salvo historias reales que son al fin y al cabo, fragmentos de vida que han pertrechado a este hombre, momentos de la existencia sociocultural de un país.

Téllez, a quien se le dedica la XXXVI Semana de la Cultura holguinera, junto al artista plástico Argelio Cobiellas, ha sido protagonista del movimiento cultural en la provincia desde hace varias décadas, que es ser protagonista también de la cultura cubana desde una provincia que se empeña cada día en sus pretensiones de universalidad. Muchas veces desde el anonimato más sencillo y provechoso: ese anonimato que tras un puesto de dirección o en la organización de determinado evento, se aleja de cámaras, reflectores, periódicos, flashes y notoriedad popular en pos de la calidad del hecho cultural en sí, del fomento de la cultura en el pueblo y de la relaciones ineludibles entre cultura, sociedad y Revolución.

Por eso, para encender el diálogo memorioso, para inflamar la memoria en donde ardió el suceso, como tan bien ella sabe, la escritora y editora Lourdes González Herrero, invitó a Jesús Téllez Carrasedo al espacio “Con olor a tinta”, en la sede de Ediciones Holguín.

Aunque no lo notáramos a simple vista, buena parte del diálogo estuvo regido por la influencia de la política cultural de la Revolución Cubana en la vida de Jesús Téllez. No podríamos desligar una de otra. Ambos accionares han ido de la mano. Como tampoco podríamos hacerlo con las condiciones sociohistóricas que la han marcado como cubano.

De eso habló Téllez, quien actualmente trabaja en el departamento de Relaciones Exteriores en la Uneac holguinera, cuando se refirió a su labor en determinados sectores de la cultura holguinera luego del triunfo del proceso revolucionario en 1959 y desde que comenzó a laborar en el sector en 1965, relacionado al movimiento de artistas aficionados.

A finales de 1969, Téllez fue delegado en Holguín del Consejo Nacional de Cultura. Con posterioridad estuvo al frente del Movimiento de Artistas Aficionados y las Casas de Cultura. Más tarde, con la creación del Ministerio de Cultura en 1976 y la nueva división política administrativa, estuvo al frente del Movimiento de Aficionados, Casas de Cultura y Literatura en Holguín.

Incomprensiones epocales propias de una Revolución que se radicaliza en un contexto complejo, logros culturales, interpretaciones erróneas de postulados marxistas, trabajo, también censuras, esfuerzos cotidianos, artistas aficionados, creación, nuevamente desacuerdos, consolidación artística de la provincia y nombres de creadores y directivos de diferentes sectores y niveles, como Angélica Serrú, Raúl Camayd, con quien desarrolla festivales internacionales de ballet y canto lírico, Luis Pavón Tamayo, Ángel Augier, Faustino Oramas, Julio Méndez, Alberto Cortez, Estela Raval y Los Cinco Latinos, Carlos Jesús García, Faustino Oramas, Armando Hart Dávalos, Felix Varona, Joan Manuel Serrat, entre otros con los que se ha relacionado a lo largo de su vida profesional, se fueron intercalando y siendo parte del ameno diálogo en Ediciones Holguín.

Jesús Téllez Carrasedo (1946) tiene mucho que contarnos (foto Ernesto Herrero Pelegrino).

Melómano nato –la música clásica, el jazz y el rock and roll entre sus preferencias– y amante de los relojes y los bolígrafos, que combina unos con otros, Téllez visitó diferentes países de la Europa socialista (Alemania, Polonia) llevando las experiencias en la fomentación y dirección de la cultura en Holguín. Asimismo, fue partícipe de las diferentes estructuras desde las cuales se articuló la cultura en Cuba, desde el Consejo Nacional de Cultura hasta el actual Ministerio de Cultura.

Téllez sería también consultor de la ONU en Nicaragua: allí se reencuentra con el reconocido poeta, sacerdote y teólogo Ernesto Cardenal, que años antes había visitado la ciudad de Holguín, y conoce, también, al recientemente fallecido pensador marxista Fernando Martínez Heredia. Además, se desempeñó como director del Consejo Provincial de las Artes Escénicas. “Los directivos existimos por los creadores y nuestro papel es facilitarles a los creadores la obra”, añadió.

Diálogo de Jesús Téllez con la escritora y editora Lourdes González en Ediciones Holguín (foto Ernesto Herrera Pelegrino).

“Soy un patriota, amo a este país con sus virtudes y defectos”, aseguró finalmente Jesús Téllez Carrasedo y esa parece ser su divisa, el blasón que porta contra todo viento: el estandarte de un hombre que mientras la vive ha sido, además, constructor de la cultura.