Patrimonio Cultural: salvaguarda del legado sociohistórico

Por Vanessa Pernía Arias

La Casa de Cultura Manuel Dositeo Aguilera, en el marco de la XXXVI Semana de la Cultura Holguinera y como parte del evento Feria de Traiciones, efectuó el V Encuentro de Investigación sobre Patrimonio Cultural del Territorio.

El Encuentro, que llegó a su aniversario cerrado, tiene como objetivo propiciar espacios de intercambio, reflexión, socialización y promoción de estudios investigativos sobre el patrimonio cultural del territorio, mostrando sus fortalezas y limitantes como salvaguarda de nuestro legado histórico.

Esta vez fueron presentadas ocho ponencias ante un jurado compuesto por el metodólogo de la Casa de Cultura, MSc. Moisés Álvarez González, la investigadora MSc. Isairis Rojas París, y la metodóloga de Patrimonio Inmaterial de la Casa de Cultura, Lic. Violeta Rodríguez Fernández, quienes decidieron otorgar tres premios en idéntica cantidad de categorías: mención, destacado y relevante, correspondiendo al grado de cientificidad y preeminencia de los trabajos expuestos.

Dicho jurado otorgó unánimemente menciones a las siguientes ponencias: “La miel de abeja en la clarificación en la producción de vinos artesanales”, del autor Freddy Peña Abreu, quien hizo un recorrido bastante acertado por el proceso de confección del vino artesanal, los aportes nutritivos de la miel en este proceso y cómo influye en la clarificación o eliminación de impurezas para la excelencia de la bebida. Asimismo, el trabajo “Incrementación de la efectividad de la fermentación, suplementando levaduras con hidrosis de la moringa”, del MSc. José Ramón Torres Aguilera y el Lic. Abilio Torres Batista, un estudio sobre la tradición de la utilización de las plantas en el proceso de producción del vino, enfatizando en el uso la moringa, planta que permite, según los ponentes, alimentar la levadura que se añade al vino para que el nivel de alcohol se logre en el menor tiempo posible, así como la producción de un producto más sano. Los autores de dichas investigaciones son miembros del Club de Vinicultores Bayado, del municipio Holguín, quienes a su vez han obtenido premios relevantes en festivales nacionales e internacionales de vinos.

La categoría de destacado, también fue compartida entre las ponencias “Leyendas de supersticiones que giran en torno a la Semana Santa cubano–haitiana en Báguanos”, del MSc. Yosvani González Muriño y el MSc. Tomás Renal Masena, y “Antecedentes de la narración oral escénica en Holguín”, de la Lic. Glenda Pavón Martínez, quien nos acercó a esta conducta expresivo comunicadora que va más allá del imaginario popular que recrearon nuestros ancestros con mitos y leyendas que luego se difundirían de generación en generación hasta nuestros días, pues la narración oral escénica requiere de cierta especialización artística, a través de dos importantes compañías holguineras: Pico de oro y Palabras al Viento.

Premiación del V Encuentro de Investigación sobre Patrimonio Cultural del Territorio (foto Ernesto Herrera Pelegrino).

A su vez, la categoría de relevante la disputaron cuatro investigaciones: “Los carnavales en San Germán. Historia y Tradiciones” y “Acercamiento a la literatura de transmisión oral. Mitos y leyendas Sangermanences”, ambas del MSc. Pedro Jorge Calzadilla Espósito, del municipio Urbano Noris.

Además, la ponencia “Catálogo de la hachas petaloides del Museo Provincial La Periquera, de la Lic. Rosabel Reyes Portelles, ponencia que aborda la importancia de estos instrumentos líticos comunes al gran conglomerado antillano aborigen, específicamente las encontradas en zonas arqueológicas importantes del territorio holguinero, en su mayoría pertenecientes a la colección García–Feria. La misma nos remite a la impronta de nuestros antepasados, su cosmovisión del mundo cuando el arte no poseía aun una concepción estética y estos instrumentos tenían tres funciones primordiales: utilitaria, mágico–religiosa y educativa.

V Encuentro de Investigación sobre Patrimonio Cultural del Territorio (foto Ernesto Herrera Pelegrino).

También se alzó con categoría de relevante “La colección Andrés García Benítez. Su catálogo”, de la Lic. Lilian Leyva Infante, investigación que constituye un estudio minucioso sobre los aportes que dejó a la posteridad el dibujante y diseñador holguinero Andrés García Benítez, entre los que destacan las 139 portadas realizadas para la revista Carteles y otras dedicadas a la revista Crónica, y la portada de un libro del Poeta Nacional Nicolás Guillén. Así mismo, esta ponencia saca a la luz una significativa colección de obras autografiadas por importantes artistas plásticos del siglo XX cubano, como Víctor Manuel, Portocarrero, Cundo Bermúdez…, retratos hechos por él a su familia, documentos personales, fotos familiares y artículos de importante valor museológico.

El encuentro tuvo lugar en el Centro para el Estudio y Desarrollo Socio–Cultural (CEDES) y reconoció de manera especial al jurado que participa en esta edición, a los trabajadores de dicha institución, por acoger en su espacio al evento cada año, y al investigador MSc. Pedro Jorge Calzadilla Espósito, fundador del encuentro y fiel participante del mismo.

 

Pensar las Guerras de independencia

“Estamos en presencia de una de las figuras emblemáticas dentro de la tradición del independentismo cubano, sin embargo se conoce más por su dimensión militar y su pensamiento táctico y estratégico. No obstante, es imposible entender a Máximo Gómez si solamente lo asumimos como un hombre enrolado en cuestiones militares, y no entendemos otras facetas que forman al hombre en toda su integridad”, aseguró el Dr. Yoel Cordoví Núñez en la conferencia magistral “Ética y Revolución en Máximo Gómez”, que inauguró el

“Máximo Gómez se autodefine en la década del 80 del siglo XIX como un revolucionario radical que pone en el centro de su pensamiento los factores populares y la idea de la soberanía de Cuba y con ella el establecimiento de una república independiente y soberana”, añadió el también vicepresidente del Instituto de Historia de Cuba durante la inauguración del Encuentro celebrado en el Museo Casa Natal Mayor General Calixto García Íñiguez, como parte de la XXXVI Semana de la Cultura holguinera

El Encuentro, que articuló sus actividades sobre la exposición y debate de ponencias y además, las conferencias y los paneles, contó con la actuación del solista Ernesto Infante y el cuarteto Bayado, y la presencia, además, de Elda Cento Gómez, Premio Nacional de Historia 2016 y presidenta de la Unión Nacional de Historiadores de Cuba. Asimismo, se realizó la conferencia magistral “Consideraciones martianas sobre la crisis de la unidad en la Guerra Grande”, por Ibrahim Hidalgo, investigador del Centro de Estudios Martianos, y el panel interactivo “Las Guerras de independencia: hechos significativos y personalidades”, integrado por los reconocidos historiadores Yoel Cordoví, Ibrahim Hidalgo y Hernel Pérez Concepción, miembros del jurado que evaluó las investigaciones presentadas.

Más de treinta ponencias de historiadores, investigadores y profesores universitarios, entre ellos David Gómez Iglesias, Angélica Ramos, Jorge Luis Ochoa, Rolando Núñez, Nelson Peña, Nuvia Artigas, Alexander Abreu, Armando Rodríguez, Yadira Rojas, Paul Sarmiento, Leidiedis Góngora, Carmen Montalvo, René Hidalgo y Plácido Cruz, entre otros, abordan las Guerras de independencia en un lapso de tiempo que puede delimitarse desde 1868 hasta finales de siglo, desde diversos enfoques y perspectivas historiográficas.

Además, se presentó el libro José Agustín Castañeda, un científico holguinero del siglo XX, de Isairis Rojas París y Margarita París Johnson, publicado por el sello editorial holguinero La Mezquita.

l Dr. Yoel Cordoví Núñez en su conferencia “Ética y Revolución en Máximo Gómez” en el Museo Casa Mayor General Calixto García (foto Ernesto Herrera Pelegrino).

El jurado, después de resaltar la calidad de las ponencias presentadas y la apertura de miras y enfoques en los temas investigados, decidió entregar menciones a las ponencias “La decisión de presentarse al indulto español”, de Yadira Rojas Espinosa; “Documentos de la guerra de 1895. Huellas de hechos y personalidades”, de Angelina Ramos Blanco, y “Antonio Maceo visto desde las emisiones postales en Cuba”, de Carmen Montalvo Suárez. Asimismo, calificó como destacados “Una singular relación: Calixto García y Cosme de la Torriente en la Guerra del 95”, de Paul Sarmiento Blanco y Leidiedis Góngora Cruz, y “Los señores del azúcar en la jurisdicción de Holguín (1800–1868)”, de Alexander Abreu Pupo.

Finalmente, según añadió el acta del jurado, leída por Hernel Pérez Concepción, la investigación relevante en el XXIX Encuentro de Estudios sobre las Guerras de independencia resultó “Hace 120 años. Los Centauros ganaron la batalla”, de Aldo Daniel Naranjo Tamayo y Rosa María Rodríguez.

Holguín celebró el XXIX Encuentro de Estudios sobre las Guerras de independencia (foto Ernesto Herrera Pelegrino).

La XXX edición del Encuentro, según anunciaron sus organizadores, se realizará del 17 al 18 de enero del 2019 y estará dedicada al 180 aniversario del natalicio del Mayor General Calixto García Íñiguez.

 

Beisbol de ayer y hoy en El Limonero

 

Quizás uno de los momentos más emblemáticos que guarda la esencia de nuestra 36 Semana de la Cultura lo encontramos en el Museo Casa Teniente del Gobernador. Cada enero su amplio patio cobra vida alrededor de El Limonero, convertido en centro de las mejores tertulias para holguineros ausentes, presentes e incluso algún que otro foráneo sorprendido por el ceremonioso ritual.

Los Guayaberos y su guaracha en El Limonero Foto: Ernesto Herrera Pelegrino

Hasta allí llegó la guaracha inconfundible de Los Guayaberos para amenizar el debate con su socorrido “Cuidao con el perro q muerde calla’o, muy a tono con la temática que generó la calurosa advertencia musical  en torno al béisbol holguinero. Con ellos el tenor holguinero Julio Proenza también compartió escena.

Otra calurosa bienvenida generaron algunas de nuestras estrellas beisboleras. Su presencia respondió  a la invitación para dialogar en torno al Beisbol de ayer y hoy, extendida a antiguas figuras, especialistas del Museo del Deporte e integrantes de la peña La Campana.

Inmejorable agasajo a los homenajeados Argelio Cobiellas, escultor, y Jesús Téllez, promotor cultural Foto: Ernesto Hererra Pelegrino

Año tras año El Limonero se prestigia con la presencia de grandes hijos de esta tierra, la más hermosa, para agasajarlos justamente por sus muchos aportes como merecieron el artista de la escultura Argelio Cobiellas y el promotor cultural Jesús Téllez. 

Lo que parecía ser emboscado por la lluvia se afianzó en el más memorable encuentro entre seguidores del deporte nacional quienes, de la mano de la historiadores Georgelina Miranda y Norton Méndez, recrearon la génesis de esta práctica deportiva cuando solo era un juego replegado por nuestros aborígenes y registrado por ojos y plumas españoles; o cuando el primer bate llega a la Isla allá por 1864 junto al vocabulario de acento norteamericano que a actualmente dicta las reglas.

Gerogelina Miranda recrea la génesis de la práctica deportiva Foto: Ernesto Herrera Pelegrino

Del juego de las bolas y los strikes pocos son indiferentes. En Cuba solo se prohibió disfrutarlo en 1868 cuando provocaba alboroto entre las tropas independentistas. Muchos y buenos exponentes resguardamos por acá como Esteban Bellán, primer isleño que integró las grandes ligas. Otras referencias significativas surgieron con el Palmar de Junco, escenario revolucionario importante y primer campo de pelota.Poseedora de una larga historia, la pelota en Holguín suma unos 137 años. Su llegada en 1881 se debe al independentista José Grave de Peralta y Cardet,  hijo mayor de Julio Grave de Peralta, quien  lo introdujo acá. Se dice que el reconocido veterano de la guerra del 95 era un ferviente admirador de la pelota.

De cómo fueron los avances y logros del béisbol holguinero durante la República e intervención norteamericana cuando se replica con fuerza en el oriente con exponente como el lanzador Conrado Rodríguez, lanzador estelar cuyas habilidades le valieron ser el primero en jugar profesionalmente junto al legendario equipo Almendares; y su posterior institucionalización tras el triunfo revolucionario también conocimos cuando se crean los principales parques deportivos y glorietas , hasta su auge en la década de 1980.

El periodista Calixto García debate con Noelvis González, manager del equipo de beisbol en Holguín Foto: Ernesto Herrera Pelegrino

Por entonces, varias estrellas de la pelota en los municipios brillaban en lides internacionales   Y cómo no establecer el diálogo generacional entre las antiguas glorias y el actual manager del equipo holguinero Noelvis González junto a la prensa local. Todos concurren bajo la sombre del limonero, aun joven,  que precisa del cuidado y riego de los invitados para que, nuevamente, sea pactada la cita en 2019.

Cobiellas, artista del tiempo

Argelio Cobiellas Cadenas tiene 81 años y asegura temerle a la pérdida de la memoria histórica. No a la pérdida en sí, sino a la lenta progresión que correo el pensamiento y la existencia. “No se puede dejar que la historia se volatilice, antes hay que ponerla en blanco y negro”, dice mientras se aglomeran en su mente muchos de los acontecimientos relacionados al acontecer cultural holguinero de los que ha sido protagonista y partícipe en las últimas décadas.

Argelio Cobiellas. Foto: Ernesto Herrera Peregrino

Es un hombre pequeño, canoso y medianamente robusto al que uno difícilmente puede imaginarse sobre andamios y piezas de concreto o mármol. Menos ahora que el caminar se le hace más difícil. Más bien lo imaginas sentado frente al caballete, rodeado de pinceles y alumnos. Pero sabemos que buena parte de la vida de Argelio Cobiellas (21 de diciembre de 1936) ha estado relacionada a la escultura monumentaria y además, a la pintura. Tiene sobre el rostro blanquísimo un semblante de patriarca cansado y luminoso: sí, el rostro le ilumina como a un sabio sencillo, pero al mismo tiempo como a un niño curioso.

Como estos días han sido de recuento y homenajes, Cobiellas ha contado mucho de su vida y obra de más de 60 años dedicados a las artes visuales y 30 a la pedagogía. Por eso, para evitar la pérdida de esa memoria que tanto preocupa al maestro, la Escuela Profesional de Artes Plásticas El Alba realizó un homenaje que resultó, además, una especie de conversatorio e intercambio con el reconocido artista, a quien se le dedica la XXXVI edición de la Semana de la Cultura holguinera, junto al promotor cultural Jesús Téllez Carrasedo.

Gilberto González Seik, moderador del espacio. Foto: Ernesto Herrera Peregrino

El escritor Gilberto González Seik, moderador del espacio, introdujo aspectos relacionados al amplio currículo de Cobiellas para un público formado mayormente por estudiantes y profesores del Alba. La música, en esta ocasión, vino de la mano del dúo integrado por Marilyn Aldana y Cheche Gutiérrez.

Cobiellas inició sus andanzas en el mundo de la escultura y las artes plásticas de la mano de su padre, Argelio Cobiellas Cables, en la década del 40 del pasado siglo. En 1948 varios creadores holguineros fundaron una escuela de Artes y Oficios con vida efímera, donde estudió Cobiellas e impartieron clases, entre otros, Mauro Avilés y Elio Pérez Nogales. Antes, nos dice el autor del Monumento a José Martí y el Escudo ubicado en la sede del Gobierno Provincial, en Holguín la escultura monumental apenas existía. Aquellas piezas que ambientaban espacios públicos habían sido encargadas a inicios de siglo a escultores europeos, aunque una notable excepción podría ser el holguinero José Santí: varias de sus obras se encontraban entonces –y aun hoy siguen perpetuando la memoria– ubicadas en plazas de la ciudad. “A los 12 años abandoné la escuela pública y mi padre me incorporó al taller como ayudante personal. Lejos de un castigo constituyó un premio, pues aprendí a hacer rótulos, retratos, pintura decorativa y comercial, afiches, serigrafía, escenografía, vallas, construcción de carrozas o atrezo en general”, comentó Cobiellas en entrevista a Roberto Ráez publicada en la revista Ámbito.

Foto: Ernesto Herrera Peregrino

Luego del triunfo revolucionario de enero de 1959, el accionar cultural en Holguín comenzó a cambiar considerablemente. El actor Raúl Pomares llegó a la ciudad para consolidar el movimiento artístico, creando así el Grupo Literario y la Asociación de Pintores de Holguín. “Estas instituciones nos complementaron como creadores en el plano teórico–conceptual: nos reuníamos en las noches para discutir sobre el oficio e impartir conferencias. Intercambiábamos conocimientos y con los trabajos que hacíamos se cubrían los gastos y el mantenimiento de la Asociación”, asegura Cobiellas y añade, además, que entonces participó en un concurso de cuentos organizado por Silvio Grave de Peralta, director del Departamento de Cultura en aquel momento, y para su sorpresa, luego de las lecturas de las obras en el antiguo Teatro Infante, le anunciaron que había ganado el primer y cuarto lugar con los dos cuentos que envió al concurso.

Luego la Asociación de Pintores se fusionó con la Escuela Municipal de Bellas Arte “Pepa Castañeda”, en 1962, para crear la Escuela Taller de Artes Plásticas “Juan José Fornet Piña”. En ella se formó buena parte de la vanguardia artística holguinera y Cobiellas fue primero alumno y después, en 1968, director del centro.

“Existen dos pilares de la escultura monumentaria en la provincia: la mexicana Electa Arenal y el historiador holguinero Irán Pérez Concepción, promotor de este tipo de escultura en la ciudad”, aseguró en el conversatorio uno de los exponentes más genuinos de la escultura monumental en Cuba. Recuerda que trabajó y aprendió mucho con “la mexicana”, discípula y sobrina del muralista mexicano David Alfaro Siqueiros, en varios monumentos y obras públicas, como el mural del Hospital de Puerto Padre, el monumento a las Pascuas Sangrientas y los bajo relieves del policlínico de Velasco, el Círculo Infantil de Puerto Padre y el policlínico Mario Pozo, entre otros. Electa fallecería en 1969 tras sufrir un accidente mientras pintaba en el Polyforum Cultural Siqueiros en Ciudad México. “Con ella aprendí a valorar la obra de arte como algo más que un producto artesanal”, añade. Cobiellas mencionó, además, la obra de Lauro Hechavarría, presente en el conversatorio, y Caridad Ramos Mosquera, importantes exponentes de este tipo de manifestación en una región donde “la escultura monumentaria es un plato fuerte”.

Argelio Cobiellas, miembro además de la Uneac, recordó los orígenes de la Escuela Profesional de Artes Plásticas El Alba, institución docente a la que estuvo ligado en sus inicios, y la Escuela Vocacional de Arte Raúl Gómez García, de la cual fue su primer director y donde trabajó como profesor hasta su jubilación. Además, rememoró la creación del Monumento al Che en la intersección de las holguineras avenidas de los Internacionalistas y los Libertadores. Construido en 1988, por lo que este año arriba a su treinta aniversario, el Monumento está conformado por un tríptico de monolitos de hormigón armado: dos de ellos reflejan la silueta del Che en bajo y sobrerelieve, mientras el tercero, al centro, contiene, además, un relieve en bronce de la figura del Guerrillero Heroico vestido de campaña. En la confección del Monumento, que da sensación de movimiento, como si el Che caminara hacia el futuro, añade, participaron, además de Cobiellas, Caridad Ramos, Argelio Cobiellas Rodríguez, hijo, y el ingeniero Oniel Sánchez.

Cuando en 1989, el equipo liderado por el investigador y arqueólogo José Manuel Guarch Delmonte descubrió el asentamiento aborigen situado en Chorro de Maíta, Banes, le solicitaron a Argelio Cobiellas el diseño de la Aldea Taína. El complejo escultórico que acompaña al cementerio aborigen fue inaugurado en agosto de 1999: “Al principio eran 38 esculturas, pero luego la cifra ascendió a 40. Pretendíamos hacerlas en barro y, de hecho, hicimos una parte considerable de ellas en ese material; pero luego las transformamos con cemento policromado. La Aldea Taína es mi obra más importante, aunque fue la que más vicisitudes me dio”, añadió Cobiellas, quien ha merecido, entre otros, el Aldabón de la Ciudad, el Escudo de la Provincia, el Angelote, el Premio Electa Arenal, las medallas Raúl Gómez García, Octubre Rojo, Che Guevara, 28 de Septiembre y 150 Aniversario de Máximo Gómez.

Argelio Cobiellas es autor, además, de las esculturas a tamaño natural emplazadas en 2000 en el Complejo Cultural Plaza de La Marqueta, el Sendero Ecológico del Hotel Río de Mares, y como coautor, del monumento a Camilo Cienfuegos en Gibara y el de José Miró Argenter en el poligráfico de Holguín.

Por Erian Peña Pupo

Fotos Ernesto Herrera Peregrino

 

¿Qué sería de mí sin ti, Holguín?

Al fresco de la madrugada y acariciados por el rocío se reúnen en enero los amantes para celebrar su viejo amor, “que no se olvida ni muere”. Al pie de la Catedral de San Isidoro se recuerda una leyenda de pasiones y manigua entre los grises cerros que los han dormido.

La contradanza “Cecilia Valdés” fue la perfecta evocación de las raíces fundacionales. Foto: Carlos Rafael

Quiso la Historia que un 18 de enero de 1752, Alonso de Arco y Moreno, otorgara a este pedazo de tierra-el nuestro-, su título de Ciudad, desde esa fecha hasta hoy, los holguineros se congregan frente a la Catedral para festejar orgullosos tal concesión.

En una evocación de nuestras raíces más autóctonas, la campiña y su poesía, su música; entre boleros y tonadas, se congregaron los hijos de esta tierra durante la noche del 17 de enero a esperar un aniversario más de su Ciudad, el 266.

La buena música no podía faltar a tan promienente celebración. Foto: Carlos Rafael

En este terruño de aborígenes, negros y blancos cuando suena el Himno de Holguín y luego nuestro Himno Nacional junto con las campanas jubilosas, todos alzamos las copas y brindamos, por ella…mientras minutos antes una gala con lo mejor del talento artístico del patio deleitaba los sentidos. Con la dirección artística de Carlos López y la producción de Ledna Amel, el proyecto de narración oral “Palabras al viento”, solistas como Danae Collado, Anabel Bandera, Jorge Nelson y Ernesto Infante, se sumaron a instituciones de la cultura en la nororiental provincia, como el Teatro Lírico “Rodrigo Prats”, para regalar a los presentes una velada tradicional y a la vez diferente.

Las estampas criollas alegóricas a la etapa fundacional, a través de la contradanza “Cecilia Valdés”, y la buena música del Coro Orfeón, la Orquesta de Cámara, el Trío Sahorí, Holguín Forever, el Grupo Sabor Genuino y el trovador Fernando Cabreja, amenizaron la velada a la que asistieron las principales autoridades de la provincia, y que tuvo conclusión en las palabras del Club de vinicultores Bayado y el posterior brindis por la Ciudad, esa que queremos, de la que estamos orgullosos, y la que nos hace únicos: holguineros.

Teatro “A dos manos” en 36 Semana de la Cultura Holguinera

 Nuevamente el arte teatral se presentó en esta 36 Semana de la Cultura Holguinera, esta vez, desde la agudeza teatral que logra componerse “A dos manos,” elenco santiaguero invitado con una obra distintiva, “Mujer con flores… e ideas en la cabeza.” Vuelven a la carga sobre una temática actual, llena de múltiples matices por explotar: el entronizado mal del burocratismo y sus artífices. O, en su defecto, ¿cómo ser un sobrepeso en Cuba? Acudimos a la historia concebida por Nancy Campos y Dagoberto Gaínza, dos experimentados creadores de las tablas santiagueras, cuya impronta  impronta ha calado fuerte durante casi medio siglo.

Hablamos de verdaderos entregados, para quienes el teatro ha sido vida, alimento. Lo afirma toda una trayectoria desplegada en el Conjunto Dramático de Oriente, que luego de la división político administrativa adopta el nombre de Cabildo Teatral Santiago. Le seguirían los años fundacionales del Grupo Calibán teatro devendido en A Dos Manos, en 2002.

Privilegiada por ser una de las dos propuestas reservadas para el Teatro Suñol,  podemos afirmar que la pieza constituía un momento único para el arte teatral. Lástima que la pequeña sala Alberto Dávalos contara con un reducido, pero selecto grupo de espectadores, entre ellos, Frank Padrón, Félix Beatón, Renecito de la Cruz, René Bruzón.

Protagonizada por la joven actriz Arisleidis Reyes, quien encarna a una mujer honesta, trabajadora  disciplinada, “un simple bacalao aspirante a sobrepeso”, que roza las fronteras de la alucinación transformada por el oportunismo y los muchos beneficios aparejados a ese frecuente suceso de ascender, por obra y gracia, de ser jefe. (O congraciarse con él, lo mismo da).

Poco andamiaje, vestuario a tono, gestualidad acentuada caracterizan la pieza que ha sido representada en un supuesto basural. Lo que bien pude denominarse como una función divertida, considerando los avatares de la entonces humilde trabajadora, hoy una “sobrepeso” consagrada, transcurre a un nivel de lectura más profundo; evidenciando males como el favoritismo, la actitud condescendiente y las prebendas.

Enunciando el programa de mano, presenciamos cómo “un acto de confesión nos lleva de la mano por su historia de vida, como ciudadana ejemplar y portadora de paradigmas o arquetipos, que le dan cuerpo y energía para vivir.”

Una realidad queda constatada: no resulta fácil salir del laberinto y las trampas que suponen la burocracia. Autora de un libro inexistente, construye su propio universo en torno a la frustración y extravagancia, respaldada por una dulce locura.  Inopia y grandeza. Alucinación y miedo. Crisis y pensamientos profundos lideran esta puesta que revisita un texto de Carlos Leyva Bonaga, asumiendo con reto y mejorables destrezas, para incitar la reflexión, y de paso, rememorar no pocas vivencias del día a día.

Cuando canta Gladys María

Pocos artistas tienen el don de unificar aplausos de una actuación pasada en el tiempo con una reciente. Cuando todavía retumbaba la ovasión de los holguineros en el Teatro Eddy Suñol a Gladys María y Omara Portuondo por su interpretación de “Alma con alma”, se acrecentaron los vítores con motivo del Gran concierto ofrecido por nuestra coterránea “Cuando canta una mujer”.

Compartir escenario con la Diva del Buenavista Social Club consta como uno de los méritos de Gladys. Foto: Ernesto Herrera Pelegrín

Centelleante como la noche más estrellada lució Gladys en su glamoroso vestido, con esa facultad que tienen pocos de revivir pasiones y sembrar otras en su público, que la celebra, la corea, la adora.

La velada de este 16 de enero estremeció a los presentes en nuestro teatro principal, más allá de por la calidad de las interpretaciones, por el lujoso programa musical que incluyó joyas del repertorio nacional.

La reina de la canción en Holguín acudió a su público para celebrar junto a ellos sus 25 años de vida artística, regalandoles “la música que todos queremos escuchar”. En reciprocidad, las principales autoridades en a provincia, junto con otras instituciones de la cultura y de masas homenajearon tan impontante aniversario con flores y reconcimientos, entre ellos la Dirección Provincial y Municipal de Cultura, el Partido y el Gobierno, la FMC y hasta el Ejército Oriental; todos de conjunto para celebrar la trayectoria de Gladys en defensa de la música cubana.

El Mariachi Holguín fue uno d elos invitados de la noche. Foto: Ernesto Herrera Pelegrín

Como una mujer que vuela cuando canta se nos presentó esta orgullosa holguinera, quien vino a ofrecer su corazón, como Fito Páez, en un canto a la solidaridad y por un mundo mejor posible.

Sus pequeños alumnos, integrantes de la Canturía Infantil Dir. Aldana, obsequiaron a su maestra “Mi caballero”, poema de José Martí, un doble homenaje al Maestro, en este mes de su natalicio, y a Gladys, donde intervino por primera vez y notoriamente en la trompeta, con un solo, Gastón Allen, director de la Orquesta Avilés. La Centenaria y Mambisa agrupación holguinera se encargó de acompañar musicalmente durante todo el concierto a la cantautora, quien eligió para la Dirección artística y general a Carlos López Asencio.

Momentos de elevado clímax durante la noche lo constituyeron la interpretación de “Amigas”, de Alberto Vera, para el cual Gladys se hizo acompañar de Kenia Allen, directora de Golden Voices, y Marilín Aldana, directora del Orfeón Holguín; y cuando subió al escenario su invitado especial Rafael Espín, quien regaló par de temas a su “gran amiga”: “Para el nuevo año” y “Amémonos”; a su vez Gladys le regaló a Espín un tema de la autoría de este último: “Te necesito”.

La Plaza de la Marqueta fue una de las instituciones que agasajó a Gladys en sus 25 años de vida artísitca. Foto: Ernesto Herrera Pelegrín

Fundadora de los Festivales Boleros de Oro, en su discografía cuenta con un CD grabado con la EGREM, cuatro videoclips, y múltiples actuaciones donde ha contribuido a mantener latente ese género tan nuestro que es el bolero, en su mayoría posibilitado por su peña que cumple 15 años “Alma con alma”, auspiciada por la UNEAC.

Nerviosa, ansiosa como la primera vez que se subió a un escenario, se presentó este martes Gladys María para robar aplausos y con ellos cada corazón presente.

Abre sus puertas la Semana de la Cultura holguinera

El desfile mostró segmentos importantes del desarrollo artístico y social del territorio. Foto: Ernesto Herrera Peregrino

Arrancó el desfile…

Holguín celebra una vez más sus raíces y su cultura. Lo hace desde la tradición y el respeto hacia la historia y el pasado, pero siempre camino hacia una modernidad necesaria. En esta ocasión, el desfile inaugural de la XXXVI Edición de la Semana de la Cultura Holguinera arrancó en el Museo Casa Teniente Gobernador –la construcción más antigua de la urbe– y se detuvo en las inmediaciones del parque Calixto García, donde, poco después, tuvo lugar la gala inaugural frente a la Casa de Cultura Manuel Dositeo Aguilera.

Con dirección artística de Carlos López y amena conducción de Yamilka Arredondo, el desfile mostró segmentos importantes del desarrollo artístico y social del territorio. Participaron, entre otros, los miembros de la Banda de conciertos de Cacocum, Compañía Fantasía y Ángeles negros, Neón Teatro, el Ballet Español de Holguín, Palabras al viento, Club del danzón José María Ochoa, Orlando Silverio, Monik Dance, miembros del movimiento de artistas aficionados e instructores de arte en diferentes especialidades, el colectivo del programa radial Fiesta de colores, Karel Dance, el Teatro Guiñol de Holguín, la Colonia China, estudiantes de la Escuela Vocacional de Arte, la Academia Profesional de Artes Plásticas El Alba, el Conservatorio de Música José María Ochoa, el INDER, la FAR y el seminternado Simón Bolívar. En las cercanías observamos, además, un órgano oriental, cuya música fue recientemente declarada patrimonio de la nación cubana.

Estudiantes de la Escuela Vocacional de Arte presentes en la inauguración de la Semana de la Cultura. Foto: Ernesto Herrera Peregrino

Estuvieron presentes en el desfile, que en comparación con años anteriores mostró mejor organización y atractivo visual, los homenajeados de esta edición de la Semana de la Cultura: el artista plástico Argelio Cobiellas Cadenas y el promotor cultural Jesús Téllez Carrasedo; una jornada dedicada, además, al 266 aniversario del otorgamiento a Holguín del título de ciudad y tenencia de gobierno, el 120 aniversario de muerte del Mayor General Calixto García Íñiguez y al 40 aniversario del sistema de Casas de Cultura.

Continúa la gala…

Casi al finalizar la tarde, los holguineros reunidos frente a la Casa de Cultura Manuel Dositeo Aguilera, fueron partícipes de la gala que dio inicio a las actividades de la XXXVI edición de la Semana de la Cultura Holguinera, a desarrollarse entre el 15 y el 21 de enero.

Aunque la lluvia obligó a posponerla para el segundo día del evento, la gala inaugural estuvo mejor estructurada que en otras ediciones de la Semana de la Cultura, pero bien hubiese podido ganar en concisión y tiempo en aras de síntesis. La curaduría artística, con dirección de Víctor Osorio Zaldívar y conducción de Idalmis Castellanos, logró atrapar el espíritu de un evento como este, territorial en su esencia pero con miras hacia lo universal, apoyado también en una decoración que, aunque artesanal en su estructura, mostró varias de las principales construcciones y sitios de la urbe y con ello, el espíritu de sus habitantes.

Además, el espectáculo mostró parte de lo más genuino de las raíces culturales que conforman al holguinero, enfatizando en variados elementos identitarios, como las tradiciones afrocubanas, el son, el repentismo y el punto cubano, la herencia ibérica, el teatro lírico, la danza contemporánea, el humor costumbrista, entre otros. Para ello, la gala contó con las interpretaciones de los artistas y colectivos holguineros Nadiel Mejías, Codanza, el grupo Cristal, William y Wilson Delgado, Norma Arencibia, Yamila Rodríguez, Ernesto Infante, Alfredo Mas, César Gutiérrez, la conga de Pueblo Nuevo, Palabras al viento, Golden Voices, Tío Accordo, Teatro Guiñol, cuarteto Cubamar y los decimistas Radomir Ferrer y Armel Perdomo. Además, la participación del locutor y realizador radial César Hidalgo Torres, quien agradeció a quienes mantienen “fidelidad a esta geografía nuestra” y enfatizó que ser holguinero es una “forma de ser, creer y pensar”.

Por su parte, Ricardo Suárez Martínez, presidente de la Asamblea Municipal del Poder Popular, dejó oficialmente inaugurada la Semana después de enfatizar en los fundamentos históricos de Holguín y en la presencia del Comandante en Jefe Fidel Castro en el accionar diario del pueblo holguinero.

En la gala estuvieron presentes, además, Luis Antonio Torres Iríbar, miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (PCC) y su primer secretario en Holguín; Julio Cesar Estupiñán Rodríguez, presidente de la Asamblea Provincial del Poder Popular en la provincia; Faustino Fonseca, director provincial de Cultura, entre otras autoridades políticas y gubernamentales del territorio. Además, los homenajeados en esta edición, Argelio Cobiellas y Jesús Téllez, y otras personalidades de la cultura holguinera.

Comienza así la XXXVI edición de la Semana de la Cultura Holguinera. Quedan por delante días de fiesta, homenajes, celebraciones, encuentros y pensamiento, pero quedan también retos, trabajo y caminos por delante, para seguir construyendo, entre todos, la ciudad que queremos.

 

Por  Erian Peña Pupo y Vanessa Pernía Arias

Fotos: Ernesto Herrera Peregrino

Identidad local en III Taller Provincial Arte-Cult

Al III Taller Provincial Arte-Cult le sobran razones para celebrar el cumpleaños 266 de la Ciudad durante esta 36 Semana de la Cultura Holguinera. Intercambio, debate y reflexiones en torno a la identidad y revitalización del sector que atañen e involucran a todos: profesionales y actores comunitarios, artistas y decisores del territorio.

No por gusto una bebida típica como el café carretero hizo las delicias de los participantes, atraídos por el sabor y entusiasmo del promotor Juan Carlos Vega, artífice del Proyecto Sociocultural Comunitario “Ángel Augier, perteneciente al municipio Freyre.

Con brasas, caldero y jícara de güira se pudo degustar el elixir negro acompañado por el trío Caribe, Foto: Ernesto Herrera Pelegrino

Tal iniciativa es digna de réplica, bien por salvaguardar las costumbres de la tierra santaluceña, bien por sus múltiples logros obtenidos en certámenes a nivel local — Premio Provincial de Cultura Comunitaria y Memoria Nuestra 2017 en la categoría proyecto, Jornada Cucalambeana, 37 Festival del Caribe, XII Congreso Iberoamericano, — que reafirman su valía como exponente de la tradición campesina holguinera.

Desde el espacio acogedor del Centro Provincial de Superación para la Cultura todo emprendimiento y análisis sobre el futuro del sector marca pauta.A este  empeño se consagra el comité organizador liderado por la presidenta Lic. María Elena Grey. Lo afirma la conferencia de apertura en torno al “Turismo Cultural, los productos culturales y la oferta turística”, ofrecida por el MSc. José Antonio Torres Brizuela, de la agencia Paradiso, una de las dos existentes en la Isla especializada en esta tipología de la industria del ocio.

¿Cómo convertir un producto cultural en un atractivo turístico? Puntual interrogante que ocupa las recientes agendas del desarrollo local y no pocas instituciones culturales enfrascadas en mostrarse al mundo, al tiempo que discurre entre la variedad de elementos que no pueden perderse de vista para, en resumen, concretar un turismo cultural sostenible en Holguín.

“No basta con poseer todos los elementos que propicien el desarrollo de la actividad turística y, con ella, la generación de dividendos a la región donde se ejerza. Hay que ser consumible, o sea, satisfacer la demanda de un mercado que no es el autóctono. Hay que ser comercializable. Deben crearse las facilidades de comunicación. Brindar una oferta que se deduzca de la más estrecha relación entre sectores.”

Abolir el culturalismo rígido. Ser accesible a los mercados potenciales en tiempo, espacio y economía. Ubicar en el amplio panorama al turista directo —con su marcado interés por el arte, y por el otro, captar la atención de aquellos seducidos por el sol y playa, quienes pueden disfrutar en la misma medida nuestra cultura. Todas prerrogativas necesarias para dar el salto cualitativo que nuestra Ciudad se ha propuesto.

Todas las pistas dadas, se prosiguió al trabajo en las comisiones donde se socializaron experiencias en torno a la “Identidad y el patrimonio cultural en la programación cultural” así como “El desarrollo local y comunitario.” En las postrimerías, no hubo mejor conclusión que el brindis por la identidad nacional a base de la cubanísima canchánchara.

 

Los múltiples imaginarios de Cosme Proenza

Conferencia sobre la obra del maestro Cosme Proenza Almaguer en el Centro Provincial de Arte de Holguín por el investigador y curador Ángel Sanjuán (fotos Erian Peña Pupo).

“Mi obra cobra sentido a través de esta zona geográfica del país: por aquí entró el idioma, la cultura, la religión, la imagen de la Patrona de Cuba…”, aseguró el maestro Cosme Proenza Almaguer (Holguín, 1948) en el conversatorio que sobre su obra realizó, en el Centro Provincial de Artes Plásticas, el investigador y curador Ángel Sanjuán Paneque.

El conversatorio dio inicio a las actividades de la XXXVI Semana de la Cultura holguinera en el Centro de Arte y fue, asimismo, cierre idóneo de la exposición Variaciones sobre temas de Matisse, inaugurada el pasado diciembre y compuesta por 31 obras en óleo sobre tela que exploran la creación del importante artista francés Henri Matisse (1869–1954). Además, forman parte de Variaciones… las piezas “Ventana azul” y “Estudio rojo”, copias realizadas por Cosme en 1976 y 1978, respectivamente, a los cuadros Matisse, las obras recogidas en la serie Tetris y otras análogas a esta última tituladas Pintura. Entonces el artista holguinero trataba de democratizar sus conocimientos sobre el arte occidental haciendo partícipes a los espectadores de muchos de sus conocimientos adquiridos en Cubanacán y Ucrania, haciendo énfasis en el “sentido pedagógico” y la “cuestión dialógica” propia de una exposición como esta, aseguró Sanjuán en el conversatorio.

Conferencia sobre la obra del maestro Cosme Proenza Almaguer en el Centro Provincial de Arte de Holguín por el investigador y curador Ángel Sanjuán (fotos Erian Peña Pupo).

Ángel Sanjuán, curador de la amplia muestra “Paralelos. Cosme Proenza: Historia y Tradición del Arte Universal”, expuesta en la misma institución en 2011, recorrió la obra creativa del maestro holguinero apoyándose en imágenes de piezas menos conocidas de Cosme, incluso varias firmadas en la década del 60, fotografías y libros que influyeron en su formación académica, entre ellos la obra de los teóricos José Ortega y Gasset, Jean–François Lyotard y Roman Jakobson, entre muchos otros que comenzaron a formar parte del corpus teórico de la creación nacional a partir de la década del 60 del pasado siglo. Cosme, asegura, desarrolla una obra que está en sintonía con los principales planteamientos que se hacen en la década del 80, marcada aún por la existencia del realismo socialista en la Unión Soviética y los países bajo su influencia, y el llamado renacimiento de las artes cubanas en ese período.

Sanjuán subraya cuestiones como la reproductividad técnica en la obra de Cosme y el camino de la tradición (en series como Boscomanías y Los dioses escuchan) a la vanguardia, como en la mencionada Variaciones sobre temas de Matisse. Cosme no fetichiza las formas, pero en piezas como las pertenecientes a Manipulaciones, encontramos la yuxtaposición de una obra del renacimiento y una de la modernidad, añade el curador, quien enfatiza que “esa es la manera en que la tradición vive”. Por ejemplo, en las obras que componen Variaciones sobre temas… los coloridos paisajes de Matisse, caracterizados por el uso original y fluido del dibujo, se mezclan con otras apropiaciones del arte occidental, entre ellas los sugestivos desnudos de “La gran odalisca” y “La bañista de Valpinçon”, ambas del francés Dominique Ingres, y “El nacimiento de Venus”, del florentino Sandro Botticelli. Esas obras, clásicas dentro de la Historia del Arte, como otras de las que se apropia también Cosme, se “corporizan” dentro de las figuraciones planas y distorsionadas respecto a la perspectiva, de Henri Matisse, y se integran, por tanto, a un paisaje alucinante, colorido y por extensión, posible.

Conferencia sobre la obra del maestro Cosme Proenza Almaguer en el Centro Provincial de Arte de Holguín por el investigador y curador Ángel Sanjuán (fotos Erian Peña Pupo).

Al finalizar el conversatorio, Cosme Proenza –quien fue reconocido por la Dirección Provincial de Cultura, dados los aportes ineludibles a la cultura nacional de uno de los artistas hispanoamericanos más reconocidos y dueño al mismo tiempo de una de las cosmovisiones más enigmáticas y originales en los últimos tiempos– añadió: “Estoy realmente feliz de haber hecho una obra creo que compleja, en un medio complejo también”.