Debaten en Holguín sobre la formación de la nacionalidad cubana

Por Vanessa Pernía Arias

Foto tomada del sitio digital del semanario ¡ahora!

Diversos paneles y conversatorios en torno a la cultura cubana y la trascendencia de los hechos históricos que marcaron el punto de partida para la celebración del 20 de octubre como Día de la Cultura Cubana, se desarrollan por estos días en Holguín como parte de la jornada que conmemoran esta importante fecha. 

En este sentido sobresale el panel “Holguín, crucero de saberes”, realizado desde las plataformas digitales de la Casa de Iberoamérica, y protagonizado por los historiadores José Novoa Betancourt y Armando Cuba. 

Ambos investigadores profundizaron sobre los conceptos y momentos históricos que fueron decisivos en la formación de la nacionalidad cubana, un proceso largo y complejo, donde intervinieron diferentes culturas.

José Novoa explicó que a diferencia de lo sucedido en otras tierras o naciones, Cuba nació de un proceso histórico terrible que fue la conquista de América, lo que implicó prácticamente el exterminio de la población aborigen y la llegada de cerca de un millón de negros africanos sacados de sus tierras por la fuerza y obligados a una cruel esclavitud. 

De esta manera expuso los horrores que sufrían a su llegada a la isla, pues perdían su nombre original y eran obligados a comunicarse en castellano, evidenciándose además una complejidad cultural en el caso de la religión, pues para continuar profesándola se vieron obligados a transculturizar sus deidades en las imágenes y dioses del cristianismo.

“Convertirse en cubano constituyó un proceso difícil, pues también el color de la piel pasó a ser considerado estigma social hasta que blancos y negros fueron capaces de reconocerse bajo este gentilicio, siendo necesario vivir un complejo proceso histórico en la Cuba colonial”, precisó.

Por tanto, puntualizó Novoa, de ahí que existan los conceptos de cubanidad y cubanía, el primero guarda relación con el derecho de nacimiento que le da a una persona haber nacido en Cuba, y se identifica también con elementos distintivos como la comida típica, la música, los paisajes de su país natal, sin embargo, la cubanía es cuando se entiende a ese pueblo como único, soberano y dueño de su propio destino.

Armando Cuba, por su parte, destacó los hechos que marcaron como punto de partida la celebración del 20 de octubre como Día de la Cultura Cubana, siendo el Himno de Bayamo, posteriormente Himno Nacional, la justificación cultural para establecer dicha conmemoración, de acuerdo con el Decreto 74 de agosto de 1980, rememorando el día de 1868 en el que Perucho Figueredo compuso las estrofas.

Armando Cuba apuntó que la cultura se enriquece, se adapta y se mantiene en un proceso de evolución constante, de modo que el “ajiaco”, término que le otorgó a este proceso el reconocido antropólogo Don Fernando Ortiz, nunca termina de hervir en la olla nacional. 

Finalizando el panel, el también especialista de la Oficina de Monumento y Sitios Históricos de Holguín, refiriéndose a José Martí recordó una de sus sentencias que reconoce a la patria como unión de amores y esperanzas, justamente una de las claves para entender que la patria está en la unión de los cubanos más allá de las diferencias posibles (Con información de la Agencia Cubana de Noticias).

 

 

 

  •  

Vivir en El Paraíso

Esto no es un artículo sobre temas bíblicos ni cuestiones de fe cristiana, aunque, si se mira desde otras perspectivas, nada de más amor al prójimo y humanismo que las tareas acometidas por varias instituciones y empresas locales en el pequeño barrio de la periferia.

Un mes de emprendimiento, duras faenas, de fines de semanas para el descanso trastocados, suman quienes se vuelcan a esta tarea que surge como iniciativa de las instituciones políticas y gubernamentales en Holguín. Foto: Wilker López

“El Paraíso” es la versión más sarcástica y burlesca de un topónimo para la circunscripción 14 del Consejo Popular Alcides Pino, sin embargo, más allá de su origen, el espacio de tierra donde se emplazan sus hogares, cosechan sus alimentos, o la abundante vegetación, devienen en un paraíso terrenal para quienes allí habitan, o para aquellos que son capaces de obviar los preconceptos y encontrar belleza en ese lugar.

Un mes de emprendimiento, duras faenas, de fines de semanas para el descanso trastocados, suman quienes se vuelcan a esta tarea que surge como iniciativa de las instituciones políticas y gubernamentales en la Ciudad de los parques, convocando para la ocasión al apoyo de los organismos y empresas pertenecientes al Sector de la Cultura holguinera.

Una mañana es suficiente para adentrase en el paraíso y sentirse uno más de quienes allí se burlan del cansancio en busca de un mejoramiento para la comunidad, de transformar El Paraíso.

“Trabajamos en el campo espiritual”

Así lo asevera Jorge Félix Otero Leyva, gerente general de Promociones Artísticas y Literarias Artex S.A en Holguín, quien se sumó a la tarea desde los primeros días:

“A parte de estas ferias comerciales que montanos cada fin de semana, nuestra empresa tiene tres Comités de Defensa de la Revolución, donde trabajamos con las personas más vulnerables, de conjunto con el Proyecto Sociocultural Venga La Esperanza, que se dedican a los niños de la comunidad, con presentaciones artísticas, a quienes apoyamos con nuestros modestos recursos para saciar ese hambre cultural y encaminarlos en este sentido. Hemos descubierto el talento infantil, sobre todo con las manualidades, el canto, la poesía, condiciones que en un futuro pudieran encaminarse hacia las Casas de cultura”.

Desde el punto de vista comercial, Otero confirma que todos los sábados se insertan con dos puntos de venta, no solo en esta parte de la escuela, sino al interior de las comunidades, la Calle 1ra, 5ta, el Barrio La Trampa, con una muy buena aceptación de los pobladores, porque hay parte de la comunidad que dirige sus planteamientos hacia la ausencia de un lugar para adquirir los productos necesarios: “aunque los nuestros no son de primera necesidad, satisfacemos una parte de esa demanda. De esos deseos con productos escolares: libretas, así como gorras, pullovers, artesanías, tejidos, materiales de oficina, a los que se suman otros de nueva incorporación, confeccionados por los trabajadores por cuenta propia (TCP), de quienes se nos autorizó la compra”, agrega el Gerente General de Artex en Holguín.

“Buscamos llenar el vacío espiritual que pueda tener la comunidad”. Foto: Wilker López

“Buscamos llenar el vacío espiritual que pueda tener la comunidad, incidiendo principalmente en los niños. Cuando empezamos había 66 personas reacias a vacunarse contra la Covid-19 y luego de un trabajo con ellos logramos que 23 de ellos hayan recibido las primeras dosis. La comunidad se ha insertado a trabajar por mejorar su entorno, otro de los aspectos básicos que se pretenden con esta inserción en los barrios. Nuestros trabajadores también se han insertado en estas labores, han donado recursos personales como el aseo, de higiene, así como otros artículos necesarios, sábanas, almohadas, para entregárselas al delegado de la comunidad, quien se lo hace llegar a las personas y hogares más vulnerables”.

Ascender desde las páginas de un libro

Una simbiosis entre las instituciones de la Unidad de Apoyo a la Actividad Cultural (UPAAC) de y Empresas que se vinculan con el sector de la cultura en Holguín propicia estos buenos resultados con el apoyo entre recursos económicos y talento profesional artístico. En el caso de la Biblioteca Provincial Álex Urquiola, trabaja con la Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales (EGREM), y Liudmila Leyva Aguilera, directora de nuestra Biblioteca nos precisa que hasta el momento realizaron el estudio sociopolítico de la comunidad en tres CDR: 9, 10 y 11, verificando todos los datos de los compañeros que viven allí: “Esta semana comenzaremos con el programa de actividades. Nuestra institución comienza con su misión, la promoción de la lectura, y la EGREM, con ventas de suvenir a la comunidad. Dentro de este estudio verificaremos en qué lugar podemos montar una modalidad extensionista, que sería una Casa Biblioteca o una Mini-biblioteca, para que se atienda desde la comunidad esta arista. El miércoles 20, por el Día de la Cultura cubana, arrancamos con nuestras propuestas”.

Sin embargo, ya desde antes los creadores locales dieron su paso al frente ante la convocatoria para llevar el arte hacia estos espacios de la periferia holguinera. Kenia Leyva, escritora y editora de Ediciones Holguín, nos comenta que el trabajo que se realiza allí es algo loable, necesario, vivo: “es ir a la Cuba profunda, a esa que necesita, que nos envía señales, que tiene una cultura fuerte, propia, una identidad, es un viaje, como bien lo definiera Carpentier, a la semilla. Allí uno toca esa Cuba verdadera, que vive día a día, y sus pobladores, los niños agradecen mucho estos encuentros porque es otra opción, compartir entre cubanos diferentes ideas, expresiones, un encuentro donde nos nutrimos de ambas partes, en realidad más nosotros, porque ellos nos abren las puertas y compartir sus costumbres, su identidad, sus hábitos, su cultura. Nosotros somos sus invitados, quienes le presentan libros, ofrecen actividades artísticas, pero ellos son el complemento esencial de esos encuentros. Una obra tan humana es muy necesaria en estos tiempos, esa solidaridad, estar presente en todas las Cubas para hacer de todas ellas una sólida, fuerte, leal, competente, e ir desde todos estos espacios construyendo un futuro mejor, más palpable, más sólido, más humano”.

Por su parte el escritor Moisés Mayán Fernández, señala que el arte no debe perder jamás su capacidad de insertarse en las comunidades, el espíritu comunitario: “Desde que comenzamos en este mundo de la literatura hemos estado vinculados a las comunidades. Recuerdo mis participaciones en el Festival del Libro y la Montaña, cuando estuve en comunidades como Naranjo Agrio, Guamuta, Mayarí Arriba, Farallones de Moa; o sea, teníamos la experiencia, pero a veces desde el plano de la ciudad, ahora con las restricciones por la Covid-19, el arte se convierte en mucho más local y te quita esta interacción; así que ir a la Comunidad El Paraíso, volver a estar en estas zonas, sobre todo presentando a los niños los libros, poder mirarlos a los ojos, sentir su acogida, es una experiencia vivencial increíble, una alimentación muy grande que recibimos como creadores, pero que a la vez impacta seriamente en esa comunidad. El Paraíso ha dejado de ser un barrio periférico con cientos de problemas para convertirse en un epicentro cultural, donde todos tenemos algo que nos une y nos conecta con esa zona, por ello regresaré allí cada vez que sea posible”.

Una simbiosis entre las instituciones de la UPAAC  y de Empresas que se vinculan con el sector de la cultura en Holguín propicia estos buenos resultados. Foto: Wilker López

Impacto espiritual y material

Un consultorio en graves condiciones se avistaba para los viajeros que utilizan el “Camino Militar” como vía de acceso; se filtraba el techo y esta humedad había destruido casi totalmente la carpintería, por no mencionar instalaciones eléctricas e hidro-sanitarias. El médico de familia se había trasladado hacia una casa de la comunidad, donde uno de los vecinos aceptó convertir su hogar en consulta médica para que no ha recesaran sus actividades vitales.

Carmen Hernández, comercial del Fondo Cubano de Bienes Culturales en la provincia, destaca que el 14 de diciembre debe ser entregada la obra de la cual se encarga su empresa, todo ello para saludar el Día del Trabajador de la Cultura: “La labor de restauración está a cargo de una brigada nuestra con Alfredo Jiménez, artista bien dispuesto que nos acompaña en las obras y quien tiene mucha experiencia en el tema, él ha donado además parte de lo que significa la construcción del consultorio, local que recibirá el aporte desinteresado de otros artistas holguineros para la decoración interior, no lo con sus obras planas, sino con todo el mobiliario e instrumentos necesarios para el trabajo confortable de los profesionales de la salud. La idea es entregar un consultorio lindo a la comunidad, que se está integrando a los trabajos voluntarios, además de los compañeros de las instituciones y empresas culturales qe también nos apoyan”.

 “Acompañar a la población del Paraíso en su transformación”

El 18 de septiembre pasado se realizó la primera visita, acota Rachel García Heredia, directora provincial de Cultura, con empresas del sector y el Centro Provincial del Cine y la Literatura:  Nos percatamos que se podía hacer un gran trabajo desde el punto de vista social, incluimos a todas las instituciones de la cultura, y podemos decir por ejemplo que ya está el Centro Provincial de Casa de Cultura, con sus metodólogos, todos los jueves, haciendo un trabajo de técnica artística con sus instructores en las diferentes manifestaciones, porque en el paraíso hay un amplio movimiento de artistas aficionados que no tenían los conocimientos técnicos que hoy poseen, no es que no haya existido un trabajo cultural con anterioridad, pero ahora el apoyo es mayor”.

El Centro Provincial de Patrimonio, de conjunto con todas sus instituciones, ha venido al Paraíso para llevar los museos a aquellos que quizás nunca habían podido ir a esta casa del conocimiento. Los conversatorios de especialistas sobre el tema y un recorrido imaginario por sus colecciones, se suman una aplicación de visitas virtuales a estas instituciones entregada a la dirección de la escuela para realizarlas cuando retomen el curso.

El 14 de diciembre debe ser entregada la obra de la cual se encarga el Fondo. Foto: Wilker López

“El Centro Provincial del Libro y la Literatura, los jueves y los sábados, regalan sus ferias a los pobladores, con el agregado de las prominentes figuras que traen sus arte a la comunidad, entre ellos Moisés Mayán, Kenia Leyva o Ronel González, se han sumado a este trabajo comunitario en el Paraíso, y ahora asiste a la convocatoria nuestra cantautora Edelis Loyola, para el trabajo con los niños; así las ferias literarias se convierten en una gran fiesta de la literatura, gracias al proyecto Para un príncipe enano”, agrega la Directora de Cultura Provincial.

“Todas mis empresas  no solo están apoyando el factor constructivo de esta intervención comunitaria o en el apartado comercial-acota Herdia-, sino que están moviendo a sus trabajadores para hacer trabajos voluntarios, para atender y erradicar las deficiencias sociales, entre ellas el tema de la vacunación, el desempleo, factores que van sufriendo transformación positiva para mejorar la imagen y el interior del paraíso. Es digno de reconocer además la disposición de nuestros trabajadores, con énfasis en las brigadas que están trabajando en los cines de la provincia, quienes  han dado su paso al frente en las obras de esta comunidad. Es un gran movimiento que todavía no muestra grandes resultados en tan corto tiempo, pero ha habido un avance, un gran movimiento en la población y creo que ese es el verdadero objetivo de nuestro trabajo aquí, acompañar a la población del Paraíso en su transformación desde todos los puntos de vista”.

“Todo nuestro esfuerzo y apoyo es para mejorar”

Descalzos, en chancletas o tenis viejos, vestidos “de guapos”, Adisney Aguilar, presidente de la Peña Infantil de Fútbol en la comunidad, y sus compañeros de equipo, rompen con preconceptos malintencionados que rezan sobre el mal camino por el que supuestamente transitan los jóvenes, ellos, rodilla en tierra, se ensucian tanto o más que los propios constructores, miden el terreno, baten la mezcla, cavan agujeros, o hacen cualquier otra tarea que sea necesaria para apoyar a los visitantes dispuestos  que arribaron a su comunidad para construirle un pequeño parque, así como un terreno de fútbol.

“Desde pequeños hemos entrenado en este lugar, mejorándolo con nuestros propios recursos, pero hemos visto los logros desde los primeros días de trabajo con los constructores, esto era un terreno abandonado, sin condiciones para practicar y con la ayuda de las instituciones esta imagen va cambiando. Mis compañeros y yo nos hemos sumado a los trabajos para tener un buen terreno donde podamos entrenar y competir, el cual nos merecemos por nuestros resultados en los torneos a nivel local, inter-barrios, donde hemos participado. Al final todo nuestro esfuerzo y apoyo es para mejorar, queremos que el terreno salga y por eso estamos enfrascados aquí”, señala Aguilar.

“Mis compañeros y yo nos hemos sumado a los trabajos para tener un buen terreno donde podamos entrenar y competir”. Foto: Wilker López

Por su parte, Jorge Pacheco García, delegado de la Circunscripción 14 perteneciente al Consejo Popular Alcides Pino, o “El Paraíso” y coordinador del Proyecto Comunitario “Mi barrio se mueve”, señala que venían trabajando en la comunidad, pero ahora con el acompañamiento de todos los organismos se transforma aún más su imagen: “La población está de lo más contenta, apoyando todo lo que se hace desde el primer día, con una incorporación masiva de nuestros vecinos, son muchos los espacios que se mejorarán o con los cuales contaremos y de los que nuca hubiésemos imaginado tener. En la circunscripción contamos con un proyecto comunitario que ganó el Evento del Centro de Intercambio y Referencia (Cieric) el año pasado. Realizamos además dos eventos en el año, el Festival de la amistad, de cultura con ofertas gastronómicas, para rescatar tradiciones y cultivar valores con los niños, así como el Festival del árbol, una mezcla entre deporte, cultura y la agricultura, donde se vinculan nuestros vecinos en la transformación de la comunidad”.

“Ponle corazón”

Yanet Pupo Estupiñán es médico residente de 3er año de Medicina Intensiva y de Emergencia, trabajo en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCIT) de Holguín, miembro orgullosa de ese servicio de terapia donde ha aprendido a amar mucho más su profesión, así como a transmitir los conocimientos y brindar su apoyo a quienes lo necesiten. Ella, de conjunto con un grupo de neurocirujanos, cardiólogos, cirujanos generales, o sea, un equipo multidisciplinario, llevan a la par su vida profesional con el proyecto “A la salud ponle corazón”.

“Es una tarea sumamente fuerte si se suman las guardias médicas, el estudio para los exámenes, nuestros proyectos personales, y aún así dedicamos nuestro tiempo libre a ella; pero no solo nosotros los médicos, los estudiantes que ya se reincorporaron a su curso escolar y dedican su jornada de sábado a las comunidades”, destaca Pupo.

El Proyecto “A la salud ponle corazón” surge debido a la compleja situación epidemiológica en la provincia por la Covid-19. Inicialmente trabajaban en cinco áreas de salud, para luego extenderse a todo el municipio Holguín, e incluso a otros municipios como Gibara, donde ahora se torna un poco más difícil el comportamiento de la enfermedad. Además de llevar salud y asistencia médica a la población, el proyecto comprende la información y promoción de salud, el componente social, así como el trabajo con los infantes. Inicialmente era a tiempo completo, por la situación imperante, pero ahora solo se hace los fines de semana, con todos aquellos que necesitan asistencia médica, a lo que se agrega el apartado cultural, donde desempeñan un rol importante los artistas aficionados y los integrantes del movimiento deportivo, todos ellos alumnos de la Universidad Ciencias Médicas que se integran a esta humana tarea: “somos médicos, pero no solo circunscritos a nuestra profesión, sino más hacia lo que nos formaron en la universidad, un profesional integral que puede llegar a la comunidad y desempeñar otras funciones”, destaca la coordinadora del Proyecto.

“La magia de este trabajo es que nos motiva, nos gusta lo que estamos haciendo”. Foto: Wilker López

“Experiencias tenemos miles-apunta Yanet-, hemos trabajado en la Comunidad La Yabita, del Consejo Popular Alcides Pino, en la Comunidad de Veterinarios, ubicada en el Reparto Piedra Blanca. Hoy estamos aquí-en El Paraíso-, donde ya hemos trabajado acciones de salud, dígase pesquisas, realización de test rápidos, examen de pacientes, pero ahora venimos con una propuesta diferente, a trabajar con los niños a través de juegos de participación, y más que eso, a insertarnos dentro de los juegos con promoción de salud, líneas de mensajes para los pequeños, quienes también tienen que aprender a cuidarse, prevenir accidentes, u otras enfermedades crónicas no transmisibles que por la Covid-19 quedaron relegadas a un segundo plano. La magia de este trabajo es que nos motiva, nos gusta lo que estamos haciendo, nos oxigenamos, nos sentimos útiles para la sociedad de no solo estar en los hospitales, sino llevar nuestros proyectos a las comunidades que más lo necesitan. Las personas agradecen estas visitas, estos servicios de salud y esperanza de retomar la vida porque la pandemia nos ha afectado mucho, desde el punto de vista sicológico, humano, por las pérdidas, pero más allá del dolor, esta es una nueva forma de llevar a las personas el mensaje de reincorporarnos a la normalidad sin descuidar el peligro que representa el virus”.

El verso, la prosa, la tinta de María toda

A ese encuentro imprescindible con la historia asistimos en el momento en que se rememoran sus páginas porque traerlas a colación es también una forma de salvaguardar su huella.

Una icónica institución de la Ciudad de los parques, el patio del Museo Provincial de Historia La Periquera, devino en escenario propicio para desarrollar una edición especial del espacio “Con olor a tinta”, en esta ocasión para entrevistar a Lourdes González Herrero, directora de Ediciones Holguín, quien además fundó este encuentro por donde transitan los autores para conocer los derroteros de su obra; sin embargo, en una permuta de roles, fue ella quien respondió las preguntas del joven y prominente escritor local, Moisés Mayán Fernández.

A ese encuentro imprescindible con la historia asistimos en el momento en que se rememoran sus páginas. Foto del autor

Con una obra meritoria en la cultura holguinera y cubana, así como una encomiable labor al frente de una de las editoriales más prominentes del país, que por estos días celebra 35 años de creada, se desarrolló el encuentro matutino que celebra por partida doble dada su ubicación temporal en el marco de la Jornada por la Cultura Cubana.

En el encuentro no podía hacerse esperar el homenaje a la principal casa de la literatura holguinera, por ello llegaron los reconocimientos de parte de la Dirección Provincial de Cultura, la Casa de Iberoamérica y el Centro Provincial de Patrimonio Cultural, a esa impronta cultural innegable de Ediciones Holguín, cimentada en la historia de nuestra literatura.

El colofón de la jornada sin lugar a dudas devino en el exquisito intercambio entre los talentosos  creadores locales, la primera como muestra de un prolífero legado que toca continuar a su, no por joven menos talentoso pupilo.

La Génesis

Ya estudiando bibliotecología con Eliseo Diego de profesor, yo engañaba a la gente diciéndole que era escritora, alteraba el orden normal de la escuela con este tipo de insinuaciones. Ahora, el amor pasional ese por la literatura viene del año 1971, en Santiago de Cuba, en una ciudad fabulosa para aquel entonces, de noches trovadorescas, de mucha espontaneidad. Estuve un año sosteniendo la escritura a diario, sin hacer prácticamente nada más. Luego regresé a Holguín y dejé de escribir, pero sin el dolor de haberlo hecho, muy natural.

En 1985 le dicen a Alejandro Querejeta que yo escribía y él, muy astuto, me engatusó con la excusa de que Pablo Armando Fernández haría una antología y si yo no estaba en ella no se concretaría tal proyecto. Me quitó una carpeta verde donde tenía todos mis textos y empezó una labor promocional que hoy en día nadie hace en Cuba: ir cada jornada a mi casa, constatar lo que había escrito, llevar un grupo de gente para que oyeran mis textos; es meterse mucho en la vida del creador. Con esa fuerza probé suerte y escribí el texto “La vuelta de todos mis días”, del que presentía ser mi reinicio franco, para luego ganar el Premio de la Ciudad en 1986, de conjunto con Alejandro Fonseca, mi amigo y hermano del alma.

El nacimiento de una editorial

Ediciones Holguín no era para ese entonces-1986- absolutamente nada todavía, pero estaba en la voluntad de Querejeta-quien realmente hizo todo-, la idea de que el mismo año que fueran premiados se publicaran los textos; en ese momento publicar en Cuba era impensable para casi todos los autores, pero con esa idea Querejeta tuvo un acercamiento con la imprenta Atanajildo Cajigal, donde, con una botella de bebidas, esos seres eran capaces de hacer cualquier libro, cualquier cosa, y fue allí, con aquellos impresores , que surgieron los primeros cinco títulos, a los que prosiguieron grandes momentos de presentación en el portal de La Periquera, recuerdo que mi libro lo presentó Delfín Prats, con muchísimo público presente. Fue una suerte para Holguín que Querejeta estuviera aquí para ese entonces, porque es natal de Santiago. Así, con esa luz larga, tuvo la suerte de surgir en una provincia con tal cantidad de escritores en los distintos géneros, una Casa Editora y un Premio.

En el encuentro no podía hacerse esperar el homenaje a la principal casa de la literatura holguinera. Foto del autor

Después de tanto, Tenaces…

Es el origen, el pozo de todo, sin este libro todo lo demás es imposible, sostiene mi árbol creativo. En él se incluye un poema titulado “Mi origen”, que he extendido, continuado así como cada uno de los demás poemas, en el resto de mi obra. El primer libro es siempre muy importante, pasan las amistades literarias, las posibilidades, las sumas. Para mi es imprescindible haber escrito Tenaces… No hay ningún texto de los que escribí después que no se haya publicado porque cuando empiezo un proyecto, si no tiene futuro me doy cuenta enseguida; pero me pasa muy pocas veces, voy al seguro en ese sentido y me permite perder el menor tiempo posible, el devaneo. Incluso la narrativa vino pausadamente, cuando correspondía, sin desesperarme, es que me horrorizaba escribir novelas.

 “Tocar el cielo con las manos”

Cuando escribí Papeles de un naufragio (1999), Eugenio Marrón iba mucho a mi paladar y le decía que estaba escribiendo algo raro, él me revisaba cada noche y me impulsaba a escribir más, sin importar la forma o el contenido. Para ese entonces, e incluso ahora, estaba tan ocupada en la sobrevivencia que lo mandé al Premio de la Ciudad pues no tenía conciencia alguna ni de su calidad, mucho menos del impacto que podía tener, e incluso incursioné en narrativa pensando que me lo iban a regresar porque no aplicara en esa categoría. A partir de allí ocurrió un punto de inflexión porque empecé a escuchar las opiniones de Antón Arrufat y otras personas inteligentes que han leído mucho, quienes me terminaron de confirmar el texto como una novela. Yo había comenzado María toda, pero Papeles… siempre me pareció una descarga lírica. 

Para una mujer que se había pasado toda la vida haciendo poesía es muy difícil empezar el proyecto de una novela por el encuentro entre los recursos líricos, la musicalidad y las características propias de la narrativa; pero estoy muy orgullosa, mucho más por obtener el Premio José Soler Puig, y mucho más cuando recibí el Premio de la Crítica, para alguien de provincia, y en la categoría de novela, era tocar el cielo con las manos, no por el premio en sí, sino porque validaba mi esfuerzo y disfrute en medio de la concepción del texto. Los lectores llegaron a creer en esos personajes y eso es algo muy genial, al tiempo que hace tanto bien al escritor. Del estrés tan grande que lleva este proceso de concepción y edición terminé enferma, o sea que lo sufrí mucho, pero lo disfruté mucho más.

¿Por qué con Papeles de un naufragio se busca otro sistema de impresión?

Recuerda que lo escribí en 1996, pleno Periodo Especial, la debacle. La gente encuentra que en este libro, a pesar de ser muy crítica y su fuerte contenido cargado de ironía, ofrezco cierta esperanza al lector. Los poemas fueron publicados en una revista antes de que se imprimiera el texto y llegaron a manos de Abel Prieto, entonces Ministro de Cultura, quien quiso publicarlo antes de que “el enemigo se lo cogiera”. De La Habana mandaron a que rápidamente lo publicaran e imagínate en qué papel estuve: directora de una editorial y publicar un libro de mi autoría, era algo muy complicado. Ese libro lo tenía comprometido con Aida Bahr para inaugurar la Colección Mariposa, y por eso estuvo dos años sin hablarme, una persona que quiero tanto y que cuando vio el texto publicado sufrió un ataque, me llamó, insultó y quitó la palabra, sin creer la curiosa anécdota del Ministro. Años después le preguntó al propio Abel y este confirmó lo que yo le había dicho. Hubo que correr, pero después de mucho esfuerzo sale el primer libro en sistema offset que tiene Ediciones Holguín, pero que no fue un regalo mío para mi persona.

Lo mejor que puede pasar a un escritor es trabajar en una editorial. Foto del autor

“Lo mejor que le puede pasar a un escritor”

Lo mejor que puede pasar a un escritor es trabajar en una editorial porque no dejas nunca tu mundo, el de las letras, la literatura, y te puedes expandir. Hay tiempo para todo, pero la gente lo malgasta mucho. Ahora la paso mal porque luego de que mi mamá enfermó no he podido volver a escribir en la casa, tengo que hacerlo en el trabajo, pero no es igual, aunque se me respeta mi horario.

Me muero por dentro al ver las condiciones de esa editorial, destruida, estar sin casa, sin sede en el aniversario 35. Nunca pensé que pasaría algo así a estos años de Revolución, pero es la triste verdad en un momento donde no hay dinero y además te pueden decir que no lo hay, las dos cosas pasan. Estoy sufriendo mucho, me comporto muy agresiva últimamente con las instituciones porque la tristeza produce ese tipo de cosas. Pero obviando esta situación, a ese lugar ha ido la gente de pensamiento que ha perdido este país y de los cuales debe hacerse de nuevo: Roberto Fernández Retamar, Arrufat, Carilda Oliver Labra, todos los Premios nacionales de Literatura; todos han compartido con nosotros y a la mayoría le hemos publicado libros porque, siempre que le hemos pedido algo, nos lo han dado con mucho placer. En el apartado  de traducción tenemos muchos amigos también, los cuales nos han apoyado mucho y con quienes compartimos el proyecto de abrir una línea de traducciones para el Polo Turístico, en los idiomas de quienes nos visitan.

¡¿Y la famosa foto en la sala de mi casa?! En 2004 fuimos 32 autores cubanos a conocer a nuestros homólogos de Venezuela, luego volví al Foro Social Mundial y, posteriormente, en 2005, al Foro en Defensa de la Humanidad; de ahí la foto que tengo con el Comandante Chávez, donde le explico la efervescencia de mi mamá por su persona y el Comunismo, ella quería una constitución de bolsillo como la que tenía el entonces presidente del país suramericano, la cual me regaló con su dedicatoria: quedamos bien en la instantánea porque Abel Prieto, con su impericia, en vez de obturar la cámara, lo que hacía era apagarla y eso nos provocó una risa terrible.

Ediciones Holguín después de Lourdes

Ediciones Holguín es un sentimiento, tomo esa frase de nuestro colega Roddier Mouso Bahr, quien entró hace poco y ya lleva 20 años. Yo tengo mucha fama de pesada, de crítica, bien ganada, porque las corazas son así, hay que forjarlas; pero el que entra allí a trabajar, se queda. La lealtad es de lo mejor que he logrado en mi vida. He hecho bien algunas cosas, y una de ellas es la editorial. Yo nunca pensé dirigirla, era editora y así estaba maravillosamente bien, con horarios flexibles para desempeñarme en otras tareas privadas. Cuando me lo propusieron acepté porque apreciaba mucho a mi jefa, María Elena, que me pidió encarecidamente asumir esta tarea-con mis condiciones-, en noviembre de 1998, porque trabajaba en el centro Provincial del Libro desde el año 1990, gracias a Hiram Pérez Concepción; así que llevo 23 años dirigiendo: ¡¿qué habrá que yo no sé?!

En el debate cotidiano de la historia

 

Por Erian Peña Pupo

El 10 de octubre, el inicio de la gesta independentista cubana contra el dominio colonial español, y el día 20, celebración del Día de la Cultura cubana, han servido de marco para la realización de actividades de los historiadores holguineros, en medio de los festejos por el 40 aniversario de la fundación de la Unión de Historiadores Nacional (Unhic) y de la Filial provincial.

Entre ellas resalta la firma de un convenio de colaboración entre la Filial y la Biblioteca Provincial Alex Urquiola, que permitirá fortalecer los lazos de trabajo y cooperación que desde hace décadas vienen desarrollando para la mejor promoción y conocimiento de la historia. 

La Unhic, además, entregó a la Biblioteca el Diploma María Teresa Freire de Andrade por lograr resultados destacados en el campo de la bibliotecología histórica y la preservación, la atención técnica y la promoción de la literatura histórica; y entregó títulos de La Mezquita, sello de la Unhic en Holguín, como Calixto García en la Guerra Grande, de Hernel Pérez Concepción; José Manuel Acosta y el arte moderno en Cuba, de Mireya Cabrera Galán, y La obra musical religiosa de José María Ochoa. Rescate y preservación, de Yanara Grau.

El Centro Provincial de Superación fue sede del espacio “Diálogo abierto”, donde las historiadoras Georgelina Miranda y Nury Valcárcel Leyva se refirieron a estas fechas, exponiendo el acontecer en la jurisdicción holguinera en aquel octubre de 1868 y el nacimiento del Día de la Cultura cubana, como expresión del sentido de identidad. El Premio Nacional de Historia José M. Abreu Cardet, hizo la presentación del libro Los hombres de los cascos de acero y los fusiles Springfield: Documentos del Escuadrón 17 (Baracoa 1957-1958); en coautoría con Marilú Uralde Cancio y Alejandro Hartmann Matos, publicado por La Mezquita y Ediciones Nuevo Mundo, de Estados Unidos. También se entregó una colección de libros para los fondos del CPS. Un interesante intercambio entre los historiadores y los participantes permitió el enriquecimiento de saberes en este espacio. 

Además, en la Casa de la Prensa, sede de la Unión de Periodista de Cuba en la provincia, se realizó un intercambio. Temas como el otorgamiento de dos premios de la Unión de Historiadores: el Premio de la Crítica Histórica “José Luciano Franco” al libro Calixto García en la guerra grande, de Hernel Pérez Concepción, que se otorga nacionalmente, y el provincial por la obra de la vida “José Agustín García Castañeda”, entregado a Hiram D. Pérez Concepción, fueron abordados por los historiadores holguineros. Se dio conocer, además, de las últimas publicaciones del Sello Editorial La Mezquita, y se presentó el libro Los hombres de los cascos de acero y los fusiles Springfield… también por José Abreu Cardet.

 

Firman convenio historiadores holguineros y Biblioteca Provincial Alex Urquiola

Por Erian Peña Pupo

Fotos del autor 

La firma de un convenio de colaboración entre la Filial de la Unión de Historiadores de Cuba (Unhic) en Holguín y la Biblioteca Provincial Alex Urquiola permitirá fortalecer los lazos de trabajo y cooperación que desde hace décadas vienen desarrollando para la mejor promoción y conocimiento de la historia, enriquecimiento de los fondos bibliográficos y consolidación de las actividades conjuntas que sistemáticamente se realizan.

Rubricado por Hiram Pérez Concepción, presidente de la Unhic holguinera, y Liudmila Leyva Aguilera, directora de la Biblioteca, el convenio posibilita elaborar un plan de trabajo conjunto para la concreción de las acciones y actividades. Además, sostener encuentros y chequeos de este plan y de forma conjunta y coordinada facilitar el acceso a los fondos bibliográficos necesarios para la labor de los investigadores y académicos.

Asimismo, facilita la entrega y actualización en los fondos de la Biblioteca de las publicaciones que realice la Filial de la Unhic, en particular los títulos del sello editorial La Mezquita.

Este convenio, además, potenciará el mantenimiento de la Biblioteca como sede permanente del Pabellón de Ciencias Sociales “José Agustín García Castañeda” durante las ferias del libro en la provincia, y como espacio permanente de las exposiciones bibliográficas conmemorativas que se realicen de conjunto entre la institución y la Unhic. 

Previo a la firma, José Abreu Cardet, Premio Nacional de Historia 2018, presentó el libro Los hombres de los cascos de acero y los fusiles Springfield: Documentos del escuadrón 17 (Baracoa 1957-1958), en coautoría con Marilú Uralde Cancio y Alejandro Hartmann Matos, publicado por La Mezquita y Ediciones Nuevo Mundo, de Estados Unidos. 

Asimismo la Unhic entregó a la Biblioteca Alex Urquiola el Diploma María Teresa Freire de Andrade por lograr resultados destacados en el campo de la bibliotecología histórica y la preservación, la atención técnica y la promoción de la literatura histórica, firmado por el presidente nacional, Jorge Luis Aneiros Alonso. Y entregó, además, los títulos de La Mezquita: Calixto García en la Guerra Grande, de Hernel Pérez Concepción; José Manuel Acosta y el arte moderno en Cuba, de Mireya Cabrera Galán, y La obra musical religiosa de José María Ochoa. Rescate y preservación, de Yanara Grau Reyes.

 

Holguín celebrará con variada programación la Jornada por la Cultura Cubana

Por Vanessa Pernía Arias

Paneles, conversatorios, exposiciones de artes plásticas y presentaciones musicales, escénicas, literarias y audiovisuales centran en Holguín el extenso programa de actividades que se realizará con motivo de la Jornada por la Cultura Cubana del 10 al 20 próximos.

En esta provincia se dedicará de manera especial la Jornada al 35 aniversario de la fundación de Ediciones Holguín, y como en todo el país, al centenario del intelectual cubano Cintio Vitier, al 120 aniversario de la Biblioteca Nacional de Cuba José Martí y al 35 de la Asociación Hermanos Saíz (AHS), comentó en conferencia de prensa Rachel García Heredia, directora del sectorial de Cultura en este oriental territorio.

Entre las finalidades de estas acciones se encuentra el desarrollo de propuestas culturales en torno a la conmemoración de la Jornada, dirigida a la población en general, con énfasis en los jóvenes; mediante la utilización de las redes sociales y la televisión como escenario fundamental, teniendo en cuenta las medidas sanitarias para prevenir la Covid-19, con las condiciones particulares de cada territorio, explicó.

García Heredia añadió además que esta programación estará acompañada de una estrategia de comunicación para promover las obras artísticas literarias de las unidades de la música, las artes escénicas, las artes visuales del movimiento de artistas aficionados y la exhibición de filmes y audiovisuales, así como las visitas virtuales a museos y otras actividades vinculadas al patrimonio cultural.

Sobresalen en este amplio compendio la presentación del nuevo catálogo editorial de La Luz, sello de la AHS en Holguín; conversatorios sobre el 120 aniversario de la biblioteca nacional, a cargo de reconocidos intelectuales de la provincia; y la promoción del libro arte “Una cantidad misteriosa”, elaborado por el Taller de Papel Manufacturado del Centro de Promoción Literaria Pedro Ortiz, con motivo del centenario de Cintio, señaló Moisés Mayán, especialista del Centro.

A su vez, Ediciones Holguín, como institución homenajeada en esta ocasión, ha elaborado una programación especial que incluye el espacio de entrevistas “Con olor a tinta”, conversatorios y paneles con escritores holguineros publicados bajo este sello, y el recital poético “Bajo un cielo tan amplio”.

Por su parte, Bertha Beltrán, especialista del Centro Provincial de Artes Plásticas, puntualizó que se realizará el panel virtual “El vínculo de la literatura y las artes plásticas”, además de la inauguración de una exposición colectiva, con obras de la colección del fondo institucional, entre otras actividades.

Asimismo el Consejo Provincial de las Artes Escénicas ha preparado diversas presentaciones desde las redes sociales con obras de compañías locales, como “Guiños desde casa”, del Teatro Guiñol de Holguín; fragmentos de la pieza danzaria “Árbol de fuego”, por la compañía Codanza, del coreógrafo Pepe Hevia, bajo la dirección de la maestra Maricel Godoy; así como de la opereta “La viuda alegre”, por el Teatro Lírico Rodrigo Prats de esta ciudad, expuso Luis Infante, vicepresidente del Consejo.

Además varias instituciones como el Centro Provincial de Patrimonio, la Biblioteca Alex Urquiola, la Sociedad Cultural José Martí, el Centro de Superación para la Cultura y la Casa de Iberoamérica realizarán paneles, conversatorios y debates en torno a la cultura cubana, los aniversarios que conmemora la Jornada y la trascendencia de los hechos que marcaron como punto de partida la celebración de la importante fecha.

También la filial de la AHS y la Uneac se sumarán con acciones desde el arte de vanguardia, y el Sistema de Casas de Cultura en todo el territorio llevará hasta las comunidades actividades a partir de la labor de los instructores de la Brigada José Martí, los promotores culturales y artistas aficionados.

Como cada año, del 10 al 20 de octubre, se celebra en todo el país la Jornada por la Cultura Cubana, coincidiendo con el inicio de las luchas por la independencia de la isla, y el día que se entonó por primera vez en Bayamo el Himno Nacional, respectivamente.

 

Lo que le debemos a Hiram

Eusebio para La Habana, e Hiram para Holguín. Salvando las distancias de ese célebre cubano que fue Leal Spengler, ningún holguinero puede negar el aporte de Hiram Pérez Concepción a la conservación de nuestro patrimonio histórico y, más allá, a contribuir con aporte para que esta tierra siga siendo la más hermosa que ojos humanos vieran.

Ningún holguinero puede negar el aporte de Hiram Pérez Concepción a la conservación de nuestro patrimonio histórico. Foto: ahora.cu

Sin dudas uno de los imprescindibles de la investigación y la promoción histórica local es el académico holguinero que recientemente mereció el Premio Provincial de Historia “José Agustín García Castañeda”, otorgado a la obra de la vida por la filial provincial de la Unión Nacional de Historiadores de Cuba (Unhic), y es que son varias décadas de entrega a la tierra que le vio nacer, periodo en el que cualquier reconocimiento es poco a su consagración.

La Dra.C. Yurisay Pérez Nakao presidió el jurado donde el certero veredicto enfatizó en la amplia hoja de servicios en pos del desarrollo de las ciencias históricas, su enseñanza y divulgación, así como la conservación del patrimonio en el territorio, acontecimiento publicado en el perfil de Facebook del historiador Ventura Carballido Pupo.

Los museos de Historia Natural Carlos de la Torre y Huerta (1969), La Periquera (1976), Casa Natal de Calixto García (1979), el Archivo Provincial de Historia (1983), el Chorro de Maíta, y tantas otras instituciones se deben al bregar del prestigioso profesor, así como del colectivo que le ha secundado en su desempeño, eso mismos que han propiciado la creación de las salas de historia en centros de trabajo y docentes, como las existentes en las fábricas KTP, Héroes del 26 de julio, Pedro Soto Alba, Ernesto Che Guevara, entre otras.

Las letras holguineras, cubanas, y en particular las relativas al estudio de la historiografía, recibieron su notable impulso con la creación del sello La Mezquita, donde constan más de un centenar de títulos publicados, entre ellos los ganadores del Premio Provincial de la Academia de Ciencias de Cuba (Indios en Holguín) y galardones de la Crítica Historiográfica “José Luciano Franco” (La virgen cubana en Nipe y Barajagua; La ruta holguinera hacia el capitalismo; Calixto García en la guerra grande).

Al frente de la Oficina de Monumentos y Sitios Históricos, así como de la filial en Holguín de la Unhic, Hiram aprovecha cada hora para patentar ese ideal de esta tierra como provincia del universo, a través del trabajo con nuestra historia, esa que “nos proporciona sentido de identidad, de pertenencia” y como vía para adquirir “satisfacción espiritual, de crear conciencia patriótica y formar valores.

Sin dudas uno de los imprescindibles de la investigación y la promoción histórica local es el académico que recientemente mereció el Premio Provincial de Historia. Foto: Archivo

Ángela Peña Obregón-Bebé, como cariñosamente se le conoce-, fue la primera acreedora del Premio Provincial de Historia, denominado José Agustín García Castañeda, en honor al naturalista, museólogo y arqueólogo holguinero, quien prestigia desde el pasado año con su nombre a quienes reciben este lauro,  seguidores orgullosos de su legado en nuestra provincia.

(Con información de ahora.cu)

Sesionó online en Holguín Taller de Investigadores del Patrimonio Local

Por Vanessa Pernía Arias
Fotos Facebook de La Periquera
El Taller Provincial de Investigadores del Patrimonio holguinero sesionó hasta hoy de manera online con un programa que incluyó paneles, conferencias e intervenciones de importantes especialistas en torno a la historia local, la museología y la conservación de los valores patrimoniales del país.
Auspiciado por el Centro territorial de Patrimonio, el Museo La Periquera y la filial de la Unión de Historiadores de Cuba (UNHIC), el Taller rindió homenaje al historiador, profesor e investigador holguinero José Agustín Castañeda (1902-1982) al abordar su vasta obra, que permite conocer a Holguín en sus diferentes aristas,  a partir de su origen y evolución, su identidad y cultura.
Entre sus libros se encuentra “La Municipalidad holguinera”, que constituye uno de los textos más completos y consultados de la historia local, al comprender información no solo político-social y económica, sino también de índole educacional y cultural de gran interés.
Durante dos jornadas se socializaron estudios sobre el patrimonio de la ciudad de Holguín, así como estrategias de conservación de bienes y obras patrimoniales.
La amplia fototeca que posee el Museo Provincial La Periquera, declarado Monumento Nacional, constituye una de las investigaciones abordadas, destacando el valor histórico del espacio, al  profundizarse en la historia nacional; un trabajo que refleja además la diversidad de fotos por temáticas, etapas y lugares.
También se presentó el libro “Holguín: coleccionismo y museos”, de David Gómez Iglesias y Marlene Martínez Pupo, uno de los primeros textos en investigar el fenómeno del coleccionismo y sus instituciones en Cuba, publicado por el sello editorial La Mezquita en 2011.
Este título tiene como base fundamental el patrimonio documental del Centro de Información de La Periquera, y está sustentado en la obra fundadora de Eduardo García Feria, primer coleccionista holguinero y su hijo, el museólogo José Agustín Castañeda, abordando el proceso de creación y desarrollo de los museos en Holguín.
Además se presentó en la apertura del evento un estudio relacionado con el combatiente Armando Guerra Menchero, santiaguero de procedencia holguinera, de la autora Yaimina Morales Pérez, que estudia su vida revolucionaria y diplomática en la esfera internacional.
El programa del encuentro incluyó en su apertura varios abordajes sobre el cuidado del patrimonio cultural tangible en el territorio, cuyo taller reúne a investigadores de toda la geografía holguinera, garantizando de esta forma, su salvaguarda para transmitir el conocimiento a las generaciones futuras con toda la riqueza de su impronta.

XXVII Fiesta de la Cultura Iberoamericana: Los pueblos y el arte de resistir


Por Vanessa Pernía Arias y Erian Peña Pupo
Fotos cortesía de la Casa de Iberoamérica
La XXVII Fiesta de la Cultura Iberoamericana fue convocada desde Holguín para realizarse desde las plataformas digitales del 24 al 30 de octubre próximos, en consonancia con las disposiciones sanitarias implementadas en el país para prevenir la propagación de la Covid-19.
Liset Baster, especialista en Comunicación de la Casa de Iberoamérica, comentó que este año la Fiesta unirá a especialistas, intelectuales y artistas a partir de la temática “Los pueblos y el arte de resistir”. Especialmente esta edición se dedicará a los centenarios del escritor cubano Cintio Vitier y del Instituto Latino de la Música, además al 60 aniversario de “Palabras a los intelectuales”, el 30 de la brigada puertorriqueña de solidaridad con Cuba Juan Rius Ribera, y los 40 años de la creación de la Asociación Cubana de Artesanos Artistas (ACAA).
Rafael Ávila Rumayor, director de la Casa, de conjunto con Liliana Avilés, especialista en Relaciones Internacionales de la institución, procesarán las inscripciones al certamen, cuya cuota incluye el programa digital, las promociones y el certificado de participación. Durante una semana confluirán en las redes espacios teóricos, artísticos, comunitarios y de animación sociocultural, como las actividades desde las Brigadas Internacionales de Solidaridad, el Coloquio Iberoamericano de Letras, muestras de artes plásticas y de audiovisual, así como el Congreso Iberoamericano de Pensamiento, columna teórica de la Fiesta.
El Congreso, que llega a su 16 edición, centrará sus debates en la capacidad de resiliencia del ser humano desde arte, por la esperanza y la vida, así como desarrollará temas de género y sobre las repercusiones de la Covid-19, a través de conferencias, foros y otras dinámicas de intercambio, explicó Bárbara Martínez, miembro del Comité Organizador del Congreso.
Los participantes que concursarán por el Premio Nacional de Investigación José Manuel Guarch Delmonte este año poseen nuevas oportunidades de inscripción y pago, efectuando sus gestiones a través de las plataformas EnZona y Transfermóvil. Además, las investigaciones seleccionadas integrarán las memorias del evento como publicación con su respectivo ISBN, y las de mayor rigor e importancia se incluirán en el plan editorial de la revista Guayza, publicación de crítica social e investigación que organiza la Casa, añadió Bárbara.
Surgida en el año 1993 en Holguín por iniciativa del entonces Ministro de Cultura Armando Hart Dávalos, la Fiesta de la Cultura Iberoamericana, en su proyección cultural, se dedica a subrayar las raíces histórico-culturales que unen a las naciones integrantes de esta comunidad, caracterizadas por un mosaico cultural de amplios matices y resonancias culturales.

Potencian en Holguín las visitas virtuales a museos y galerías

Por Vanessa Pernía Arias

Foto tomada de Internet

A disposición del público cubano y extranjero se encuentran las visitas virtuales a varias instituciones culturales de Holguín, como parte de las acciones que fomentan el desarrollo de la informatización en la provincia y una opción interesante ante la imposibilidad de los recorridos presenciales a causa de la Covid-19. 

Estas propuestas se encuentran en la plataforma Ciudad Nuestra, Portal del ciudadano del municipio de Holguín, que se localiza en la dirección www.ciudadholguin.gob.cu, y entre las propuestas destaca el Museo Casa Natal de Calixto García y el Centro Provincial de Artes Plásticas. 

Concebido como proyecto de desarrollo local, iniciativa del Gobierno de cara al proceso de informatización de la sociedad, esta propuesta conecta a los usuarios de la plataforma con otras ofertas de contenidos de la propia ciudad, precisó Eduardo Ávila Rumayor, director de la Casa de Iberoamérica y coordinador del mismo.

Pone a disposición de los internautas, materiales audiovisuales realizados exclusivamente para el sitio, series dramatizadas, spots que refuerzan la identidad del holguinero, exposiciones, entre otros, articulando un sistema de conocimientos novedoso y atractivo. 

En este sentido los usuarios pueden acceder a las habitaciones que sirvieron de hogar a la familia Íñiguez Landín, así como visualizar los distintos objetos que allí se atesoran del Mayor General Calixto García.

Otro de los atractivos resultan las visitas a las salas que componen el Centro de Arte holguinero, donde se puede disfrutar en tiempo real de las exposiciones exhibidas, además de obtener información relacionada con la actividad plástica en el territorio y de la cultura en general.

El Portal hipervincula a otros contenidos relacionando a páginas que hoy se desarrollan en el país, como Picta, plataforma cubana de contenidos audiovisuales, y otras que proveen nuevas aplicaciones nacionales, bibliotecas virtuales, la red de ciencias de Cuba y al entramado de instituciones del país y sus servicios, explicó Ávila Rumayor. 

Ciudad Nuestra, promovido por el Centro para el Estudio y Desarrollo Sociocultural (CEDES) y subordinado a la Casa de Iberoamérica, está diseñado desde la gestión colaborativa y participativa de la ciudadanía, donde coexisten los sectores estatal y privado, para colocar los datos que necesiten sobre sus emprendimientos, o acompañar a estos a escala local en lo relativo al diseño de imagen y la incorporación de valor a sus productos, añadió (con información de la ACN).