TERROR EN LA HABANA

Por el Ms. C José Abreu Cardet, Premio Nacional de Historia

La industria azucarera está conformada por una serie de contradicciones profundas y aparentemente insalvables. El azúcar cubana en buena medida es hija de la violencia. Para conseguir su mano de obra han tenido que irse sus artífices a buscarla  en las selvas y sabanas africanas en guerras inacabables. Tan solo entre 1817 y 1820 fueron trasladados a la isla 78 084 esclavos.

Foto: Internet

Ha sido necesario mantener un estado permanentemente bélico para tener en la sumisión a decenas de miles de esclavos de origen africano. Han sido perseguidos los cimarrones hasta un apartado bosque y  fusiladas  a mansalva las dotaciones sublevadas.  Al mismo tiempo los precios y mercados  para el azúcar han ido ascendiendo en  medio de olas de sangre. Revoluciones y guerras han provocado el incremento de su demanda. La revolución de Haití despejó el camino. La sangre esparcida en las trincheras de la primera y segunda guerra mundial ha llamado al dulce grano al gran baile de los buenos precios en el mercado internacional. Surgida entre el lamento y la sangre el azúcar necesita al mismo tiempo una paz casi idílica para poder subsistir y desarrollarse.

Esos infinitos campos verdes guardan en sus entrañas una armazón de hojas secas, combustible implacable, acumulado de zafra en zafra, que es una verdadera excitación para el saboteador decidido. En potreros imposibles de proteger por su extensión y dispersión descansa la manada de bueyes que al amanecer arrastrarán por veredas sin nombres las grandes carretas rebosantes de las esbeltas cañas. Están demasiado expuestos los nobles animales al filo del machete del complotado que quiera devenir en  señor del desjarretado de la manada. Las largas vías férreas tienen demasiados puentes de madera seca, atraviesa su vida mecánica sobre terraplenes solitarios ofrecidos al potencial saboteador con complicidad de muchacha enamorada.

Estamos ante un mundo demasiado frágil que es necesario proteger, preservar de alzamientos de esclavos o revoluciones de gente ilusionada con la libertad. Los propietarios de la isla han tenido que ir forjando paulatinamente esa seguridad. Estamos ante una verdadera hazaña del calabozo, del patíbulo,  de la sala de tortura…

El imperio español trató de aislar a su fiel colonia de todo lo que oliera a complots, a insumisión. Con un sentido muy lógico de la mentalidad de los represores se prohibió la introducción  de literatura subversiva de Europa y la América Anglosajona. Pero lo que creo un pánico real no fueron los criterios argumentados por jóvenes e idealistas intelectuales enemigos acérrimos de déspotas. Si no los aliados, los que habían expuesto su vida por extender las fronteras del imperio español fueron los causantes de un pánico colectivo en las ciudades cubanas.

Esta situación se puso en evidencia, a fines del siglo XVIII, cuando un grupo de antiguos esclavos de Saint Domingue se  unieron al frustrado esfuerzo español  de reconquistar esa parte de La Española. Allí se desarrollaba como tormenta solar ese fenómeno  conocido como la Revolución Haitiana.

Ante el fracaso de  hacer española la colonia francesa se dispuso trasladar a los negros que ayudaron en el intento  a Cuba. El capitán general desde su palacio habanero se apresuró a informar de lo delicado de la situación creada por esa decisión:

Esta noticia ha llenado de terror a los habitantes blancos de la Ciudad y de la isla, cada vecino cree ver el momento de la insurrección de sus esclavos, y el de la desolación universal de esta colonia en el momento de la aparición de estos personajes, esclavos miserables ayer héroes hoy de una revolución triunfantes, opulentos y condecorados; tales objetos no son para ser presentados a la vista de un pueblo compuesto en la mayor parte de  hombres de color que viven en la opresión de un numero mas corto de blancos. (1)

Foto: Internet

Los militares negros fueron dispersados por diferentes territorios del imperio: La Florida, Yucatán, Costa de Mosquitos, Portobelo, Trinidad e incluso la propia Península recibieron a los esforzados y pocos apreciados defensores del imperio hispano.

Notas.

1 Jorge Ojeda y Jorge Canto La aventura imperial de España en la revolución haitiana. Impulso y dispersión de los negros auxiliares: El caso de San Fernando de Ake, Yucatán. En Secuencia, Revista de Historia y Ciencias Sociales, enero abril 2001 pp 74 75

Fiesta de la lectura para todos

Por Vanessa Pernía Arias

Fotos Wilker López y Eliecer Peña

Con una gala artística frente a la Biblioteca Provincial Alex Urquiola quedó inaugurada en Holguín la 30 edición de la Feria Internacional del Libro, que se extiende hasta el próximo día 29 con una amplia programación literaria y cultural en diferentes escenarios de la ciudad.

El espacio –dirigido por Carlos López y con interpretaciones, entre otros, del Mariachi Holguín e intérpretes del Teatro lírico Rodrigo Prats, y conducción del poeta Moisés Mayán– homenajeó la obra de los escritores holguineros Manuel García Verdecia y Eugenio Marrón Casanova, importantes intelectuales que cultivan la poesía, la narrativa, el periodismo, el ensayo y la crítica, y compañeros de la misma generación, promovida con el auge cultural de los años 80; a quienes se les dedica en esta ocasión la cita literaria en la provincia.

Del mismo modo se recordó la impronta de Ediciones La Luz, sello de la Asociación Hermanos Saíz en Holguín, en sus 25 años, defendiendo y promoviendo la literatura hecha por noveles escritores; así como el 60 aniversario del semanario ¡ahora!, y al libro universitario holguinero, representado por Ediciones Conciencia, a quienes también se rinde homenaje. El poeta Luis Yuseff, editor jefe de La Luz, tuvo a su cargo las palabras de apertura.

Seguido a esto quedó abierta la Gran librería, ubicada en el Complejo Cultural Plaza de La Marqueta, donde el público puede encontrar los diferentes títulos, cerca de 392 novedades editoriales, disponibles en la Feria, entre ellos los de los sellos editoriales de la provincia. El espacio fue recorrido por las principales autoridades político y gubernamentales de la provincia: Ernesto Santiesteban Velázquez, miembro del Comité Central y Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba (PCC) en Holguín; Julio César Estupiñán Rodríguez, Gobernador de Holguín; Osmani Viñals, Primer Secretario del PCC en el municipio Holguín, y Rachel García Heredia, directora de Cultura, entre otros dirigentes de esta provincia. Además, el Ministro de Cultura Alpidio Alonso, y Abel Prieto, director de Casa de las Américas, de visita en la Feria holguinera, recorrieron los diferentes stand de la Gran Librería.

Como parte de esta jornada inicial se inauguró el espacio La Hora Tercia, con la presentación de las novedades editoriales de Ediciones La Luz; se dedicó un panel al Premio Alejo Carpentier y su impronta en la narrativa cubana; en la calle Mercado 1 abrió sus puertas el Pabellón Infantil con variadas propuestas escénicas y literarias para los más pequeños de casa; y el Pabellón de Ciencias Sociales José Agustín Castañeda inició sus propuestas.

Al igual que en otras provincias cubanas, la Feria se dedica de manera general a los escritores Luis Álvarez y Alberto Prieto, y a México como país invitado de honor, evento que contará con la presencia en la provincia de nueve países expositores, entre ellos Panamá, Colombia y Perú, que presentarán diversos títulos. La Feria del Libro de Holguín se convierte cada año en una de las más abarcadoras e importantes realizadas en el territorio nacional, por sus invitados y por la amplia programación cultural desarrollada, además por organizar el Premio a la Mejor Edición que se otorgará como colofón de esta importante cita.

Viaje a la semilla

En un periplo a reencontrarnos con nuestra esencia deviene cada encuentro con Bariay. Quizás por el olor a mar y su paisaje circundante, o el encanto de esa zona costera, pero al llegar al Cayo algo dentro nos debate entre nostalgia y no sé qué más, pero reafirma que esta es a tierra más hermosa…

En un periplo a reencontrarnos con nuestra esencia deviene cada encuentro con Bariay. Foto del autor

A ritmo del Kiribá, con sabor a casabe y café carretero, disfrutamos de la poesía de lo simple, ese encanto de lo humilde, allí donde lo auténtico encuentra su origen y donde posee verdadero valor lo esencial, lo invisible a los ojos.

Desintoxicarse del estrés citadino y llegar allí donde están nuestros orígenes es quizás la mejor propuesta. Foto del autor

Reafirmando una tradición ancestral, la familia Rojas Zaldívar encuentra placer y orgullo en las horas dedicadas a la elaboración del casabe o pan de indias; llegar a esta zona del municipio Rafael Freyre es como retroceder en el tiempo, al centro de la semilla.

Disfrutamos de la poesía de lo simple, ese encanto de lo humilde. Foto del autor

Al fogón de leña le acompaña el jarro de café carretero, ese que acabó de salir del pilón; la bebida típica de nuestros campos viene en manos de la mejor de las intenciones, acompañadas de la más sincera de las sonrisas.

Al fogón de leña le acompaña el jarro de café carretero, ese que acabó de salir del pilón. Foto del autor

Desintoxicarse del estrés citadino y llegar allí donde están nuestros orígenes es quizás la mejor propuesta del I Taller de Indigeneidad en el Oriente cubano, que encontró en esta visita su jornada de clausura.

Elaboración del casabe
Elaboración del casabe

El poder de los museos

Dedicación, desinterés, apego profesional sin límites, sacrificio sin quizás las mejores condiciones ni medios, a ellos les quedaría bien la frase, trabajar por amor al arte, pero en este caso, al conocimiento.

Sin lugar a dudas los museólogos cubanos son un ejemplo de consagración y amor profesional. Foto del autor

Sin lugar a dudas los museólogos cubanos son un ejemplo de consagración y amor profesional, por ello, más allá de todo lo que pueda festejarse este 18 de mayo, cualquier día es idóneo para felicitarlos por el tesón con que asumen las arduas jornadas documentación, conservación y estudios en pos de preservar el patrimonio con que cuentan sus instituciones.

Hasta la Villa blanca de los cangrejos, esa encantadora Gibara, arribamos para celebrar junto con los trabajadores de uno de sus centros culturales más importantes el Día Internacional de los Museos.

Como un viaje en el tiempo a la Colonia y parte de la República en Cuba es visitar al Museo de Arte de la ciudad costera, donde se atesoran piezas de exquisita factura y elevado valor coleccionable, resumiendo la historia de localidad contada a través de las pertenencias de algunas de las familias más representativas del territorio nororiental.

Un encomiable bregar en varias de las principales áreas que respectan al patrimonio exhibe esta institución, no es de extrañar entonces que fuesen elegidos como sede provincial para celebrar tan importante fecha establecida por el Consejo Internacional de los Museos (ICOM), la cual se celebra desde 1977.

Una institución que exhibe resultados satisfactorios, con importantes colecciones y valiosísimos exponentes, correctamente documentados y conservados, así como con una divulgación activa en cada una de las plataformas, es la del Museo de Arte de Gibara, al decir de Evelyn Hernández Cobas, directora del Centro provincial de Patrimonio Cultural en Holguín, quien elogiara al colectivo bien documentado e incondicional además, pues se incorporan a todos los procesos que se les convoca, unido a la acertada dirección con que cuentan. Asimismo, el encuentro fue propicio para recordar a la persona de Antonio Lemus Nicolau, con una presencia insustituible en todo el sistema de la cultura gibareña.

Hasta la Villa blanca de los cangrejos, esa encantadora Gibara, arribamos para celebrar junto con los trabajadores de uno de sus centros culturales más importantes el Día Internacional de los Museos. Foto del autor

Bajo el lema “El poder de los museos” se celebra tan importante fecha a nivel internacional y en nuestro país que, para la ocasión, encontró en el Museo de Arte de Gibara la sede provincial de los festejos, espacio cultural que cumple además, en este 2022, el venidero mes de julio, 45 años de fundado.

Lo indocubano en la síntesis de nuestra identidad 

Por Erian Peña Pupo

Foto del autor y Ernesto Herrera

La jornada inicial del I Taller de Indigeneidad en el Oriente Cubano, que dedicado a la presencia del legado indocubano en la cultura nacional realizan en Holguín la Casa de Iberoamérica y la Oficina del Conservador de la Ciudad de Baracoa, en Guantánamo, incluyó las sesiones teóricas desarrolladas en el Salón Solemne del Museo Provincial La Periquera.

Desde la Oficina del Historiador de la ciudad de Santiago de Cuba, Juan Manuel Cordero abordó en su texto “La supervivencia indocubana en el oriente”, las diferentes investigaciones y enfoques que, desde la historia y otras ramas, se han realizado en los últimos años en las diferentes provincias que componen la geografía oriental de nuestro país. 

Mientras que Juan Carlos abordó la revitalización de tradiciones taínas en el Centro Cultural Comunitario Huellas del Batey, sede del Proyecto Sociocultural Comunitario Ángel Augier, en el municipio holguinero de Rafael Freyre. “Cuando en 2002 dejó de moler el central Santa Lucía sobrevino un vacío en las costumbres y tradiciones de este pueblo. Después se impuso un nuevo renglón económico, el turismo, y con él una fuerte penetración de culturas foráneas que desplazan muchas de las tradiciones autóctonas de este pueblo de origen campesino, con fuerte representación de los componentes taínos, africanos y españoles”, comenta Juan Carlos. Por eso nace el proyecto, el 11 de enero del 2017, para revitalizar las tradiciones y costumbres culturales del freyrense y rescatar elementos importantes del patrimonio cultural de la localidad desde el trabajo social y cultural.

Huellas del Batey –que recibió el Premio Memoria Nuestra en la categoría de proyectos en la XXIV Romerías de Mayo, entre otros reconocimientos provinciales y nacionales– potencia tres elementos de la cultura de nuestros primeros habitantes, recalca Juan Carlos: el ajiaco taíno, que se sirve acompañado de casabe, el tabaco silvestre que crece en la zona de Carenero, y la exposición y conservación de elementos de la arqueología aborigen de la zona. 

Hacemos el ajiaco taíno, nos dice Juan Carlos, utilizando los ingredientes de nuestros aborígenes que menciona Fray Bartolomé de las Casas en sus Crónicas de Indias y como aparece en el libro Léxico de la cultura popular tradicional: aves como la paloma y la torcaza, el pescado, las viandas criollas, ají… conforman un plato que después se unió con el cocido y la olla podrida y dio nacimiento al ajiaco criollo y a nuestra tradicional caldosa. Aquí se confirma la escencia “transculturizada” de nuestra cultura y aquel “ajiaco” identitario que Don Fernando Ortiz preconizara como síntesis metafórica de nuestra nacionalidad.

A debate la indigeneidad en el oriente cubano

Por Erian Peña Pupo

Fotos Wilker López 

“Este Taller es un ejemplo de nuestro compromiso con lo que deseamos construir en el futuro como gestores culturales, y con las tradiciones que, como pueblo, debemos preservar”, aseguró Eduardo Ávila Rumayor, director de la Casa de Iberoamérica y presidente del Comité Organizador de la Fiesta de la Cultura Iberoamericana, en las palabras inaugurales del I Taller de Indigeneidad en el Oriente Cubano, que dedicado a la presencia del legado indocubano en la cultura nacional, realizan en Holguín la propia Casa y la Oficina del Conservador de la Ciudad de Baracoa, en Guantánamo, hasta el próximo día 19. 

“Partimos del reto de ir construyendo una historia distinta para cuando se conmemore el 600 aniversario del arribo a tierras cubanas, por Bariay, del Almirante Cristóbal Colón, momento que no veremos nosotros, pero sí es nuestro saber llegar con una mirada más amplia sobre esta parte de nuestra identidad, que a veces ocultamos o sumergimos en el marasmo de las falsas interpretaciones o de la escases de información”, añadió Ávila Rumayor. 

En la primera jornada del Taller se presentó el número 4 de Guayza, revista de investigación y crítica sociales que edita la Casa de Iberoamérica, correspondiente a julio-diciembre de 2020, una publicación “fresca desde el abordaje de los temas y que intenta mostrar qué somos, cómo pensamos y qué decimos”, sostiene Eduardo. La revista, oportuna en torno a los debates del Taller, fue presentada por José Barreiro, activista de los movimientos indígenas de América y director de la Oficina para Latinoamérica del Museo Smithsonian del Indio Americano, en Estados Unidos, país donde reside desde 1960.

La edición incluye en la sección Mortero un texto del propio Barreiro, “La Matria taína. Conciencia de la indigeneidad cubana”, que abre el debate, como es intensión de la publicación, con el artículo “Consideraciones sobre los descendientes de aborígenes en Cuba”, de Armando Rangel Rivero, director del Museo Montané, de la Universidad de La Habana, al ser “textos que se encuentran en muchas partes del camino y toman distancia en otras”.

La revista –con obra del maestro holguinero Cosme Proenza en la portada– incluye también “La identidad del cubano y el sustrato tragicómico de la existencia colectiva”, de Alejandro Torres Gómez de Cádiz Hernández; “Gutenberg, la educación por el arte y otras paradojas”, de Ronald Guillén; “José Martí: una lectura desocultante”, de Ariel Zaldívar Batista; y “La ventaja de llamarse «Usebio» Leal”, de Mario Cremata Ferrán, entre otros textos.

José Barreiro presentó, además, en el Salón Solemne del Museo Provincial La Periquera, donde se realizan las sesiones teóricas, el libro Panchito, cacique de montaña. Testimonio guajiro-taíno de Francisco Ramírez Rojas, publicado por Casa de las Américas y la editorial Campana.

Barreiro “recoge pensamientos, ideas y recuerdos de un hombre que desciende de los primeros que habitaron nuestro archipiélago, de los araucos, que ya llamaban Cuba a esta tierra que habitaban, y constituyen la simiente originaria de nuestra identidad, un hecho que lamentablemente se suele pasar por alto”, sostiene Antonio J. Martínez Fuentes en el prólogo. Y añade sobre este necesario libro para comprender nuestros orígenes, que “a la altura del siglo veintiuno, la voz de Panchito representa para los cubanos la continuidad de aquellas culturas milenarias secuestradas, escamoteadas a nuestra identidad. Él es indio, se siente indio, y el indio habla por su boca aquí y ahora. Por eso, a la pregunta sobre cómo es posible que después de tantos años aun existieran descendientes de los aborígenes en Cuba, él responde, haciendo uso de una filosofía tan antigua como su linaje: «Tú siembras una mata, esa mata se seca, pero deja semillas que germinan, por eso el indio no se acaba»”. 

En el I Taller de Indigeneidad en el Oriente Cubano participan estudiosos y académicos de Cuba, Canadá, Puerto Rico y Estados Unidos, con el objetivo de promover identidad, valores y saberes respecto al tema. Destacan las conferencias de los investigadores Ángel Graña González, José Barreiro y Alejandro Hartman, este último historiador de la ciudad de Baracoa. 

Intervienen, asimismo, descendientes de indocubanos de la zona holguinera de Fray Benito, municipio de Rafael Freyre, así como de Yateras, en Guantánamo, y El Caney, en Santiago, quienes expondrán cómo se ha mantenido el legado de sus raíces en nuestra identidad. Como parte de las actividades se incluye una visita a la familia Rojas y Zaldívar, en Fray Benito, para presenciar el proceso de elaboración del casabe; y al parque Monumento Nacional Bariay, sitio por donde arribó Cristóbal Colón a Cuba en 1492. La Fundación Plenty Canadá, organización no gubernamental indígena para la preservación cultural y desarrollo sostenible, constituye otra de las instituciones que colabora con la realización de este primer Taller. Se prevé el próximo año realizar una segunda edición que abarque todo el país, con la posibilidad de presentar ponencias que luego serán recogidas en una publicación desde la gestión editorial que realiza la Casa de Iberoamérica en Holguín.

 

LOS ATAQUES A POBLACIONES

Por el Ms. C. José Abreu Cardet, Premio Nacional de Historia

Las fuerzas armadas de la dictadura tenían un verdadero entramado de pequeños puestos de la guardia rural con una  dotación de una o dos parejas en los pequeños caseríos, así como cuarteles de ese cuerpo situados en centrales azucareros y otros poblados de mayor importancia, con una docena o mayor cantidad de militares.  Los combatientes del cuarto frente realizaron ataques a algunos de estos cuarteles. Estas acciones se desarrollaron fundamentalmente en el territorio de los antiguos municipios de Gibara, Puerto Padre, Bayamo, Holguín, Victoria de las Tunas y Camaguey.

A partir de la llegada de las columnas rebeldes a los llanos orientales los poblados comenzaron a perder importancia para el mando batistiano y se convirtieron en un verdadero dolor de cabeza. Foto: Internet

Hemos considerado que la lucha guerrillera en esta región podíamos dividirla en dos periodos fundamentales. El primero comprende desde el inicio de la primera guerrilla (1) en el veranos de 1957  hasta agosto de 1958. En este periodo las fuerzas revolucionarias están integradas por grupos armados con escopetas, fusiles deportivos y revólveres fundamentalmente. En el segundo periodo septiembre a diciembre de 1958 en la zona operan varias columnas enviadas de la Sierra Maestra que cuentan con armas de guerra. (2) Fuera interesante realizar un breve análisis sobre estas acciones rebeldes sobre las poblaciones controladas por el enemigo.  En el primer periodo estudiado de la lucha guerrillera en los llanos orientales, verano de 1957-agosto de 1958, estas guarniciones tuvieron una gran importancia pues dada la debilidad del movimiento guerrillero los militares podían hacer recorridos por el área bajo su jurisdicción  con pocas posibilidades de ser atacados. Eran un medio de dominio sobre los campos colindantes y de amenaza  constante para los guerrilleros. Por las escasas armas de los  rebeldes cada uno de estos cuartelillos devenía en un bastión inexpugnable para  las  aspiraciones de los  revolucionarios.  En  este periodo los escopeteros tan solo pudieron capturar un insignificante puesto de la guardia rural, en el poblado de  Mir,  término municipal de Holguín, en un inesperado ataque -31 de  marzo  de 1958-, dirigido por Orlando Lara.

La  situación cambio por entero con la llegada de las columnas rebeldes. Una de las características de este nuevo periodo fueron los ataques a cuarteles. Lo que podemos considerar como la primera acción en este periodo fue el asalto que dirigió Cristino Naranjo (3) contra la hacienda de Limoncito en el municipio Holguín (4). En ese lugar la dictadura había situado una pequeña guarnición. Cristino describió en estos términos el ataque.

Día 17 de septiembre: … a las 6 pm la tropa bajo el mando del Capitán Cristino Naranjo atacó la finca Limoncito del representante Martín Robaina Leiseca y que en la mencionada finca estuvo un cuartel de la Guardia Rural y por la noche armaba un grupo de civiles para la protección de la misma.  En el mencionado ataque nuestra tropa salió sin novedad, ocasionándole cinco bajas al enemigo.(5)

Los revolucionarios ocupan cuatro fusiles  así como 8 armas cortas,  y 5 escopetas de caza de diferentes mil proyectiles para los fusiles de guerra y una cantidad mas modesta para las demás armas. No hay duda que estamos ante una esplendida victoria. En especial por la gran cantidad de parque capturado. Pero sobre todo marco el inicio de un cambio en las operaciones realizadas por los rebeldes.

Luego de esto  los  ataques se sucedieron tanto a puestos aislados como a poblados.  En total fueron atacados por las columnas 12, 14 y 32 los puestos enemigos situados en  -Limoncito, Manatí en dos ocasiones, presa de Holguín,  Jobabo atacado en dos ocasiones, cantera de Palo  Seco, microonda de Buenaventura,  San Germán, Bartle, Puerto Padre, Gibara, Buenaventura. En total se registraron 13 ataques a guarniciones enemigas que protegían un poblado u otro lugar de interés económico. De ellas fueron realizadas por tropas de la Columna 12 un total de 6, por  la Columna 14 un total de 6 y  con fuerzas combinadas de las Columnas 32, 14 y 12  una.  En cinco casos fracasaron los ataques -primer ataque a Jobabo, Manatí, Cantera de Palo Seco, San Germán y Gibara-.

Consideramos como ataque a una guarnición enemiga el combate de la presa. Aunque la presa de Holguín lo que se recuerda fue el combate contra un patrulla que llego sorpresivamente pero esta acción fue inicialmente el ataque a una pequeña guarnición enemiga que custodiaba las maquinas de bombeo de la presa de Holguín. Eddy Suñol en carta a Fidel de 23 de octubre de 1958 le describe el combate en estos términos:

Preparé una acción para tomar el acueducto de Hol­guín, me enteré que tenían tres soldados y que dos de ellos iban por la mañana en una guagua para Aguas Claras a desayunar. Entonces mandé a RaúI Castro Mercadé (6)  a posesionarse al amanecer en el camino por donde iba la guagua con 24 hombres, y yo con otros 24 me posesioné cerca del acueducto dejando los demás acampados en otro sitio lejos de allí, pues pensé «con estos sobran» y no quería exhibir tanta gente.

A las 7 AM vi pasar la guagua y salir en ella dos soldados, esperé unos minutos y asalté el acueducto, tomándolo por sorpresa, recogimos un revólver y tres Springfields con sus cananas, en eso buscábamos al mecánico para que parara las máquinas eléctricas para romperlo, en ese momento estando nosotros en la casa bomba, la posta mía que había mandado a poner en el camino que viene de Velasco, cuando iba a coger posesión vio dos jeeps y un camión de soldados, no dándole tiempo a coger su posición que le asigné (gente de la escuela(7)  sin experiencia) y deja­ron pasar a los soldados sin tirar un tiro, cogiéndonos a dieciocho en la casa bomba, pero los que habían fuera los vieron y dieron el aviso inmediatamente, les abrimos fuego, nos tenían trancados, pues el frente lo tenían tomado, pero todo el mundo se portó como es, fue una cosa de película, enseguida le tomamos el puente y se nos fueron los que se fueron porque el puente es muy largo y a dos soldados nos costó eli­minarlos para pasar y los de atrás ya destrozados se fueron en un jeep y a pie huyendo. Ahí tomamos un San Cristobal y tres Springfield más. Aquí pelearon las mujeres y le digo pelearon todos como unas he­roínas.

La captura de estas pequeñas guarniciones respondía a un plan estratégico elaborado por Fidel y que le explicaba en carta de fecha 8 de octubre de 1958 a Juan Almeida. Foto: Internet

También cogimos un prisionero y otro que habíamos cogido en el acueducto. Dejaron tres muertos, 6 pei­nes Cristóbal y 150 tiros M-1, y 293 balas 30-06, seis mochilas completas y tuvimos dos heridos graves de Ios muchachos aquellos que yo mandé a buscar a Holguín con Mulet (8), se llaman Alcides Aguilera, con un tiro en el pecho. y el otro Hugo Ochoa, con un tiro en la ingle. Pero creo no se muere ninguno, según me dice el médico

Por otra parte Raúl en la guagua cogió dos solda­dos con dos pistolas y dos revólveres, uno desarmado. Total tomado: seis Springfields. Una Cristóbal con 6 peines, dos pistolas 38-32, cuatro revólveres 45, 293 balas 30-06, 156 balas M-1; seis mochilas. (9)

Veamos como se realizaron algunos de estos ataques  El primer ataque a Manatí fue descrito por Eduardo Sardiñas (10) en carta a Fidel Castro de fecha 27 de octubre de 1958:

El martes 14 de octubre elementos de acción incorporados a esta columna atacaron el puesto naval del poblado de Manatí; después de  media hora de intenso tiroteo se ocupó el cuartel y las ar­mas que allí se encontraban, consistentes en tres rifles Springfield, un ametralladora Thompson, dos carabinas M-1, tres pistolas 45, una escopeta de repetición 12, un revólver 38, 1 310 tiros 30-06, 206 b. las 45, 500 tiros M-1, así como una granada de mano. La acción se produjo rápidamente, los cuatro marineros que ocupaban el cuartel al mando de un sargento fueron rendidos, produciéndosele una sola baja: un herido leve en el torax y una baja por parte nuestra: Bernardo González, herido leve en el tobillo el cual se encuentra el franco restablecimiento.

Una vez ocupado el cuartel, el pueblo se lanzó a la calle dando vivas al 26 de Julio, siendo éste ocupado por elementos rebeldes durante cuatro horas. Los marinos, después de confraternizar con los revolucionarios y donde algunos a su persona (sic) fueron reciprocados dando vivas a la marina.

Todos fueron puestos en libertad, realizándose la retirada a solo 500 metros del cuartel de la Guardia Rural, la cual no hizo ningún intento de reforzar a los marinos. (11)

El Segundo ataque  a Manatí fue realizado entre fueras de la columna 12 y las guerrillas que operaban en Camaguey. Se realizo el 29 de noviembre y sitiaron el cuartel enemigo. El día primero de diciembre   la llegada de un refuerzo enemigo apoyado por la aviación obligo a la retirada de los revolucionarios. (12)

El ataque a San German (13) se realizo el 2 de diciembre en la noche. El grupo son unos 100 combatientes que se trasladan en  5 camiones, una camioneta y un Jeep

Los combatientes llegan a un lugar llamado  Sabanilla 6 a unos 3 kilómetros de San Germán, donde descansó la tropa y comió algo. Desde allí continúa. En la noche del 2 llegan al Batey nombrado La Felicia, cerca de San Germán. Allí se dan las últimas instrucciones para el ataque. Las escuadras rebeldes se reparten de forman que los cuatro flancos del cuartel queden bajo el fuego rebelde. Este era una construcción de madera. Alrededor de el se habían construido trincheras.

Alrededor de las 10 pm Cristino inicia el ataque lazando un Cóctel Molotov.  Los rebeldes inician el fuego que de inmediato es respondido con la superioridad del enemigo en armas y parque. Según el testimonio de un rebelde poseían una ametralladora 30. Se  ordeno el avance sobre  el  cuartel. Ante la imposibilidad de tomarlo se ordena la retirada. Los rebeldes tiene 5 heridos de gravedad Uno de ellos muere.

Un ataque muy peculiar fue el realizado el  día 14 de Diciembre a Cacocum. Este tenía como objetivo requisar una cantidad de mercancía que había llegado por el ferrocarril. Este fue realizadlo por las guerrillas de Oscar Fernández (14). Para esto se reúnen diferentes guerrillas pertenecientes al pelotón dos de la columna 14.

Mientras el grupo de Oscar se apropia de las mercancías varias escuadras de  escopeteros se sitúan en los alrededores del cuartel para evitar una incursión enemiga.

Otros compañeros son situados en la carretera central para enfrentar la posible llegadas de   fuerzas enemigas procedente de Holguín.

Lograron llenar unas carretas de mercancías de una de las casillas de ferrocarril que abren. Los soldados descubren a los guerrilleros y se inicia un intercambio de fuego. Estos responden pero se retiran pues no cuentan con medios para sitiar el cuartel. Tampoco ese era su objetivo.

A  partir de la llegada de las columnas rebeldes a los llanos orientales los poblados comenzaron a perder importancia para  el mando  batistiano y se convirtieron en un verdadero dolor de cabeza.  Por un lado políticamente no era  conveniente  abandonar aquellos caseríos y poblaciones al enemigo. Pero al mismo tiempo día  a día los rebeldes se iban apoderando de los campos y cada vez  contaban con mejores armas y mayor número de hombres lo  que hacían   en   extremo  complejo   abastecer   aquellas   aisladas guarniciones.  Para esto último era necesario escoltar los  vehículos que transportaban las  vituallas  necesarias.  Muchas veces estos se veían sometidos al hostigamiento rebelde.

Para el traslado de personal militar se recurrió por último a los costosos viajes en pequeños aviones de transporte que aterrizaban  en pistas aéreas que había en varios de estos poblados.

También hay un aspecto interesante y es la organización de la defensa de los poblados; en esencia la defensa de estos  poblados y  sus guarniciones dependían de dos factores. Uno  lo  podríamos llamar  interno y era la capacidad que tenía cada  guarnición  de organizar y sostener una defensa ante un ataque rebelde. El  otro era  las  posibilidades  e interés que tuviera  la  jefatura  del regimiento de apoyar con sus medios a la guarnición sitiada.

Al  analizar  la defensa de estos poblados debemos de  ver  este asunto en un sentido digamos histórico. En la Cuba republicana no existía  una tradición de ataques a poblados y cuarteles. Ni  por delincuentes ni por fuerzas políticas sublevadas. Mucho menos por una agresión extranjera. Por lo que fueron construidos sin fines defensivos.  Estos cuarteles de  poblados no reunían los requisitos mínimos para enfrentar un ataque. Estaban ubicados casi siempre dentro del poblado, rodeados  de  casas y establecimientos y otros obstáculos  que  podían afectar el campo de fuego de los defensores en caso de ataque.

Las fuerzas armadas de la dictadura tenían un verdadero entramado de pequeños puestos de la guardia rural. Foto: Internet

La construcción era bastante inadecuada para una defensa.  Casi siempre  era un edificio de una planta, techo en forma de  azotea, las paredes generalmente eran de mampostería, tenían una caballeriza y un amplio patio. En la  construcción había materiales combustibles.  No tenían un sistema de trincheras ni  blocaos  ni otro tipo de defensa capaz de resistir la acción de las armas  de fuego  modernas. Las guarniciones eran  relativamente  reducidas. Con  la  presencia de las columnas rebeldes  los  puestos  de  la guardia  rural  existentes en los barrios de la  demarcación  de cada uno de estos cuarteles fueron retirados. Se les concentro en la guarnición local mas importante que de esta forma incrementó  el  número de defensores Pero este aporte no fue muy  importante pues  generalmente estos puestos de la guardia civil estaban a cargo de  dos  individuos.

Lo mas corriente era que los cuarteles estuvieran defendidos  por alrededor  de 30 o 40 hombres bajo el mando de un sargento  o  un teniente. Al  sentirse amenazados los militares recurrieron a organizar una defensa muy simple. Esta tenía como eje central, casi  siempre único, el cuartel.

Construyeron algunas  trincheras en  los  alrededores de este y situaron sacos llenos  de  tierra. Muchas veces estas trincheras se encontraban muy cerca  de  las paredes externas del cuartel lo que en caso de incendio o derrumbe  ponía en muy duro aprieto a quienes la ocupaban. Tan solo  en Jobabo en el segundo ataque la guarnición ocupó el central creando así  dos puntos de defensa. En Puerto Padre que contaba  con  una guarnición  mayor se organizó la defensa de varios puntos  de  la población.

Por regla al iniciarse el asalto  los  defensores abandonaban el  pueblo a su suerte. Aunque es justo reconocer que generalmente no contaban con suficientes fuerzas para organizar la defensa de toda la población. Pero el concentrar la pequeña guarnición en un solo punto facilitaba que los rebeldes ocuparan la población en su conjunto y pudieran actuar sobre el cuartel sin ser hostilizados de otros lugares. Por ejemplo en Puerto Padre las fuerzas represivas se habían atrincherados en cuatro puntos. Los revolucionarios penetraron de noche en la población aislaron los diferentes centros enemigos y los atacaron.  Se combatió durante toda una noche. Las fuerzas de la marina se lograron replegar a una instalación portuaria cercana y  allí abordaron un buque de guerra. Pero abandonaron prácticamente todo el armamento. Los lanzaron al agua junto al muelle del puesto naval Parte de el fue rescatado por los rebeldes

Las armas de los defensores de estos cuarteles  eran fusiles ligeros de infantería, ametralladoras portátiles  y granadas, Casi nunca llegaron a contar con ametralladoras  pesadas. En ocasiones se valían de la imaginación para sustituir esta arma  tan importante en la defensa. En Buenaventura y  en  Bartle situaron  sobre la azotea un madero cubierto con una manta  y  le informaron  a los vecinos que esto era una ametralladora  pesada. En general esta iniciativa fue bastante eficaz, pues los  rebeldes se  lo  creyeron. En Bartle un desertor de  la  guarnición  local  puso sobre aviso a los revolucionarios del engaño.

La guarnición pasaba por entero en un estado de absoluta  pasividad en momentos en que se iniciaba el ataque.  Respondían  desde sus trincheras y refugios sin tomar ninguna medida ofensiva.

En general  ofrecían una resistencia aceptable  combatiendo  durante varias horas antes de rendirse. En el ataque a Manatí la guarnición se defiende desde la madrugada del 29 de noviembre hasta la mañana del primero de diciembre. En este caso la guarnición batistiana contó con el apoyo de la aviación que bombardeo el batey para tratar de desalojar a los rebeldes. Producto de esta indiscriminada  acción murieron 9 civiles. La aviación también le lanzo alimentos y parque al cuartel. El día primero enviaron un refuerzo que obligo a los rebeldes a levantar el sitio. (15)

Un caso interesante  fue el primer ataque a la guarnición de Jobabo realizada el 8 de noviembre por fuerzas de la columna 12.

Los rebeldes decidieron utilizar el factor sorpresa Para esto trasladaron 5 pelotones en tres camiones y un jeep en la tarde del 8 hasta unos 3 kilómetros de la población. Ya bien entrada la tarde comienzan a avanzar por los cañaverales que rodean el pueblo.  El factor sorpresa se pierde cuando descubren en un bar a dos soldados y sostienen un rápido intercambio de fuego. Aunque logran liquidarlo  pero ponen en alerta a la guarnición. Según el informe del comandante  Eduardo Sardiña:

“Existían en el poblado unos 60 soldados atrincherados, una par­te en el cuartel y otra en el Ingenio” (16)

La acción se desarrolla de noche  Sardiñas nos dice que: “Atacamos ambas posiciones du­rante 5 horas, instándoles en varias ocasiones a que se rindieran.” (17)

Ante la imposibilidad de rendir el cuartel los rebeldes deciden actuar contra el central. Para estos se envían dos pelotones a cumplir esa misión. Pero ocurre un acontecimiento inesperado:

Una cerca de alambres los separaban de los guardias, para sorpresa nuestra, dicha cerca se hallaba electrizada, quedando algunos compañeros prendidos a ella, los cuales fueron milagrosamente rescatados, logrando penetrar solo algunos dentro del central. Los guardias estaban bien atrincherados y nuestro parque era poco, por lo que decidimos abandonar las posiciones a las 12:30 de la noche. (18)

Así termina el ataque al central. Los rebeldes tienen tres bajas, un fallecido y dos heridos pero han gastado parque en exceso sin tener recompensa.

Incluso en sorpresas tan absolutas como el ataque de la Microonda donde la guarnición fue sorprendida   completamente  dormida y sin  armas, uno de los militares pudo alcanzar su rifle y herir a dos de los  asaltantes. Esta acción fue la única donde se llego a utilizar el apoyo de los dos jefes enemigos que se unieron a los rebeldes

El apoyo del regimiento a la guarnición sitiada era otro asunto. En varias ocasiones este se realizo como en los ataque a las guarniciones enemigas de Bartle,  en Manatí en el segundo ataque  y de la cantera de Palo Seco fueron apoyados por un refuerzo. En Bartle el ataque rebelde coincidió prácticamente con la llegada del refuerzo. Pero en otras ocasiones los sitiados tuvieron que combatir sin recibir apoyo como el primer ataque a Manatí  que el cuartel de la marina atacada  por los revolucionarios y no recibió ningún tipo de  apoyo  del cuartel  del  ejército situado en la cercanía.  En  Puerto  Padre tampoco  hubo un intento del Escuadrón de Delicias de  apoyar  la cercana guarnición de Puerto Padre durante el ataque. Pero en general el ejercito de Batista no dejo a los hombres a su suerte siempre que pudo realizo considerables esfuerzos para rescatarlos como ocurrió con las sitiadas guarniciones por las fuerzas del Segundo Frente de Sagua de Tánamo y Cueto.

Los rebeldes por su parte recurrieron a medios muy simples  para rendir a las fuerzas sitiadas. Penetraban de noche en el poblado, se acercaban lo más posible a la guarnición y ocupaban determinados  lugares  tratando de obtener ventajas  del terreno  y  desde allí  abrían  fuego. Los militares respondían y se iniciaba un intercambio de fuego  donde cada bando trataba de mostrar su resistencia y la cantidad de parque que tenía cada uno.

La  captura  de estas pequeñas guarniciones respondía a un plan estratégico elaborado por Fidel y que le explicaba en carta de fecha 8 de octubre de 1958 a Juan Almeida.

Después del 3 de noviembre todos tus pensamientos debes dirigirlos hacia la preparación del momento en que decidamos aislar. Y sitiar todas las ciudades simultáneamente. (19)

La captura de estas  guarniciones  le eliminaba la posibilidad de utilizarla en  operaciones en  conjunto con tropas del regimiento. Se liberaban definitivamente amplios territorio y sufridas poblaciones. También a manos de los revolucionarios pasaban nuevos reductos  con gran cantidad de  medios  materiales como transportes, talleres,  combustible, etc.  En caso de que la guarnición se rindiera se podía  obtener armas y parque lo que era muy valioso y necesario. En este sentido una victoria significativa fue la de Jobabo. El día 29 de diciembre en el municipio de Victorias de las Tunas tan solo permanecían en manos de las fuerzas de la dictadura los poblados Tunas, Manatí  y Jobabo.  La captura de este ultimo poblado era importante para  el control de todo el territorio El 29 de diciembre se realizo  el otro ataque a Jobabo. El combate se prolonga hasta la 5 p.m. del 30 que la guarnición se rinde.

Pero  esos ataques ofrecían también algunas  desventajas.  Estas guarniciones  eran  completamente secundarias en los  planes  del Cuarto  Frente. Delio en carta a Fidel se quejaba que Eduardo Sardiñas en lugar de atacar a Tunas había asaltado a Jobabo. También se opuso al ataque que realizo Suñol a Gibara. Delio miraba el desarrollo de la guerra en un sentido más estratégico que táctico.   Significaban un gasto considerable de parque  sin tener la seguridad de que se pudiera reponer. La guarnición podía no ser tomada y en caso de capturarla existía la triste  realidad de que el enemigo hubiera gastado gran parte del parque como ocurrió en Puerto Padre donde los soldados de batistianos   “…pelearon hasta el último tiro.” (20) Pero al mismo tiempo si se dejaban atrás y se atacaban en el futuro las principales plazas podían ser utilizadas como tropas  de refuerzos y actuar contra los sitiadores  por la retaguardia. Por lo que la liquidación de estas unidades era indispensable para llevar a cabo los planes generales encomendados al frente.

Además de estos ataque a los cuarteles de ciudades y poblados fuerzas rebeldes del cuarto frente realizaron rápidas incursiones en poblaciones como la efectuada por la columna 32 en Bayamo el 3 de noviembre, la realizada por los pelotones 1 y 2 de la columna 14 en Holguín en la noche del 2 al 3 de noviembre, el incendio de un prostíbulo visitado por los soldados de la tiranía  en Holguín, una incursión  en el barrio de Vista alegre en Holguín el 30 de diciembre. Es de destacar  una eficaz incursión  de tropas rebeldes bajo el mando  capitán Ángel Sotomayor, en  Victoria de Las Tunas. Esta fuerza penetro hasta un lugar conocido por el Mirador y extermino a una escolta de militares situados en aquel lugar.

En la Cuba republicana no existía una tradición de ataques a poblados y cuarteles. Foto: Internet

En los ataques a las poblaciones realizadas por las fuerzas del Cuarto Frente Simón Bolívar se demostró la pericia alcanzada por estos guerrilleros. Las fuerzas enemigas con las perdidas de estos cuarteles fueron quedando aisladas en los principales centros urbanos. Por ultimo este frente llego a iniciar el ataque a Holguín el 31 de diciembre de 1958 lo que podríamos considerar como la culminación de estas operaciones. En esta ciudad se encontraba el grueso de las fuerzas de la dictadura en la región. La huida del tirano puso fin al sitio de esta importante plaza.

NOTAS

1-La primera guerrilla en esta región estaba dirigida por Orlando Lara Batista.Segun testimonio de este combatiente se inicio en agosto de 1957.

2- Las columnas que integraron el Cuarto Frente eran la 12 Simón Bolívar, la 14 Juan Manuel Márquez y la 32 José Antonio Echevarria.

3- Cristino Naranjo De origen muy humilde se incorporó al ejército rebelde. Integró la fuerza de Camilo Cienfuegos que operó entre abril y junio de 1958 en los llanos orientales. Fue ascendido a teniente y asignado  al frente de una pequeña guerrilla en junio de 1958 cuando por orden de Fidel, Camilo  se trasladó a la Sierra Maestra.  En su paso por lo llanos del Cauto al frente de la columna invasora Camilo lo ascendió a capitán y lo dejó al frente de esa región. Luego quedó al frente del pelotón 1 de la columna 14. Fue asesinado por un contrarrevolucionario en noviembre de 1959 en La Habana.

4- Limoncito Por la actual división política administrativa  vigente, la establecida en 1976,  pertenece al municipio Cacocum de la provincia Holguín. En la época del asalto pertenecía al municipio Holguín.

5- Reportes de acciones realizadas en esta zona.  Firmado por el 26 septiembre de 1958 por Cristino Naranjo Oficina de Asuntos Históricos del Consejo de Estado

6- Raúl Castro Mercadé segundo jefe del pelotón 1 de la columna 14 En esos momentos tenia el grado de capitán. Este combatiente tiene una larga historia de lucha. Tomo parte con otros dos compañeros en el asalto a un polvorín en la zona de Chaparra antiguo municipio de Puerto Padre para apoyar el desembarco del Granma. Se unió a la guerrilla de Fidel Castro y tomo parte en numerosos combates tanto en la columna 1 José Martí como en el Cuarto Frente. Actualmente es general de brigada en retiro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba.

7- Se refiere a la escuela de reclutas rebeldes de Minas del Frío donde procedían un parte importante  de los integrantes de su fuerza.

8- Gilberto Mulet Pollato combatiente rebelde. Era vecino de las Cruces de Purnio y miembro de la célula clandestina a la que perteneció Eddy Suñol al incorporarse a la lucha. Sufrió un año de prisión por sus actividades clandestinas Luego se incorporó a la guerrilla serrana y mas tarde integro las fuerzas del Cuarto Frente Simón Bolívar.  Murió en Holguín en  la década del ochenta del siglo XX.

9- Carta de Eddy Suñol a Fidel Castro de 23 de octubre de 1958 Oficina de Asuntos de Históricos del Consejo de Estado Ciudad de La Habana

10- Eduardo Sardiñas Comandante del ejercito Rebelde Jefe de la columna 12 Simón Bolívar.

11- Fuente Carta de Eduardo Sardiñas a el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz de fecha 27 de octubre de 1958 Oficina de Asuntos Históricos del Consejo de Estado

12- Para mas información ver Colectivo de autores Frente Camaguey Editora Política La Habana 1988  p. 275

13- San German Central azucarero que hoy se llama Urbano Noris

14- Oscar Fernández dirigía un grupo guerrillero subordinado a Cristino Naranjo

15- Comisión de Historia de las Columnas 11 y 13 del Frente Camaguey Frente Camagüey Editora Política La Habana 1988 pp. 275 278

16- Comisión de Historia de las Columnas 11 y 13 del Frente Camaguey Frente Camagüey Editora Política La Habana 1988 pp. 275 278

17- Fuente Carta del comandante Eduardo Sardiñas al comandante en jefe de 11 de Noviembre  de 1958 Oficina de Asuntos Históricos del Consejo de Estado.

18- Fuente Carta del comandante Eduardo Sardiñas al comandante en jefe de 11 de Noviembre  de 1958 Oficina de Asuntos Históricos del Consejo de Estado.

19- Carta del Comandante en Jefe Fidel Castro al comandante Juan Almeida de fecha 8 de octubre de 1958 Oficina de asuntos históricos del Consejo de Estado

20- Carta de Delio Gómez Ochoa al Comandante en Jefe Fidel Castro Diciembre 27 de 1958 Oficina de Asuntos Históricos del Consejo de Estados

Una mirada a José Martí desde la Colección del Museo Provincial La Periquera

Por: Ms. C Ileana Donatien Vega, Museólogo Especialista del Centro Provincial de Patrimonio Cultural

Muy cerca de conmemorarse el aniversario de su caída en combate, ofrecemos un acercamiento al profundo análisis de piezas relacionadas con nuestro Héroe Nacional José Martí que nos propone la Ms. C Ileana Donatien Vega, Museólogo Especialista del Centro Provincial de Patrimonio Cultural, en su investigación El amor, sol de vida: Una mirada a José Martí desde la Colección del Museo Provincial La Periquera.

Muy cerca de conmemorarse el aniversario de su caída en combate, ofrecemos un acercamiento al profundo análisis de piezas relacionadas con nuestro Héroe Nacional José Martí. Foto: Internet

A manera de resumen ponemos en consideración varios de los objetos más significativos dentro de una colección relacionada con el más universal de los cubanos, nuestro José Martí Pérez, nacido el 28 de enero 1853, quien muere además el 19 de mayo 1895.

Fundador del Partido Revolucionario  Cubano, Ideólogo de la Guerra del 95 y, por sus bregar, catalogado Héroe Nacional de nuestro país; Martí, en su labor multifacética transcendió en la Numismática, ya que en vida participó en una Conferencia Monetaria de Washington, en 1891, representando la República del Uruguay, en la que su actuación fue destacada como ponente en la comisión que emitió un informe sobre la proposición que presentó la Delegación de Estados Unidos.

La colección vinculada con nuestro Apóstol del Museo Provincial La Periquera, cuenta con el pañuelo que cubrió su rostro, libros, monedas y billetes, así como otros de igual valor histórico que son atesorados con celo por quienes allí laboran. A continuación proponemos algunos de ellos:

 Pañuelo o Velo

Fue utilizado para cubrir el rostro del Héroe Nacional José Martí, el día de su muerte, se utilizó posteriormente a la identificación que hizo el Doctor Pablo de Valencia el 23 de mayo a las 5.30 p.m. en el Cementerio de Remanganagua y ante la nueva inhumación en el Cementerio de Santiago de Cuba, efectuada esta, el pañuelo fue botado, pero Bonifacio Campos Trillalón, capataz de los albañiles, que trabajaban en el nicho 134 donde fue depositado el cadáver de Martí, lo recogió y al finalizar la guerra lo entrego al Capitán del Ejército Libertador Agustín Mesa y Mesa, su yerno, como regalo de matrimonio, quien lo donó al Centro de Veteranos de Holguín en mayo 1925, guardado hasta el Triunfo de la Revolución; años más tarde pasa la Comisión de Historia, luego al Museo Regional, después a “La Periquera”.

DOC5 28 LIBRO DE FIRMA DE LOS VETERANOS

En 1925, se realiza una exposición del Velo que cubrió el cadáver de José Martí por la Delegación de Veteranos.

En su hoja introductoria del libro certifica que ese fue el utilizado para cubrir el rostro de Martí dice:

Fue el paño o lienzo que en un cuadro se exhibe en el local de esta delegación y que ha sido donado a la misma por el Capitán del Ejército Libertador Señor Agustín Mesa y Mesa que a forma de Velo sirvió para cubrir el rostro del Gran Maestro José Martí, desde el Cementerio de Remanganagua hasta el Cementerio General de Santiago de Cuba donde se descubrió el cadáver para proceder a su identificación, según consta en las diligencias practicadas en Santiago de Cuba y en esta ciudad ante los Notarios Públicos de Oriente Doctores Julio Hernández Miyares y Martí y Francisco Frexes y Bruzón, en los testimonios de los escritores otorgados a ese efecto y que obran en el Archivo de esta Delegación.

Estas palabras están firmadas por Delfín de Aguilera y Ochoa y Prisciliano de la Cruz Toranzo, Presidente y Secretario de la Delegación de Veteranos de la Independencia en Holguín.

En este libro hay firmas y dedicatorias recogidas de diferentes Veteranos y otras personas que visitaron en Centro de Veteranos, entre los que se encuentran:

  • Manuel Dositeo Aguilera.
  • Pablo Fornaris
  • Francisco González.
  • Francisco Frexes

Entre las dedicatorias destacan algunas de sentido pesar y admiración por el prócer cubano como la siguiente: “Martí: Su obra es tan inmortal como su alma; más que un mártir fue una gloria”.

Martí en las monedas

Nuestro Héroe Nacional aparece en la Moneda Nacional gracias a la Ley Monetaria del 29 octubre de 1914, la cual estipula en el Artículo VII que las monedas a acuñar de oro y como unidad el peso con un bruto de 1,6718 gramos, 1, 5046 de fino y de 900/1000 de  la aleación del metal precioso. La  fuerza liberatoria sería ilimitada, además en su anverso tendrían la Efigie de Martí y en reverso Escudo Cubano con la impresión de su valor. Precisamente esta ley es la que le da vida al sistema Monetario Cubano, pero tuvo grandes limitaciones ya que prohíbe la circulación de las monedas extranjeras autoriza la libre circulación oficialmente de la moneda americana, es decir el dólar.

Esta  legislación disponía que la acuñación de la moneda nacional se verificara en los Estados Unidos, lo que se cumplimentó en la casa de la Moneda de Filadelfia. La primera emisión fue en 1915 y la otra en 1916, los valores fueron de 1, 2, 4, 5, 10 y 20, aunque de esta última solo se acuñaron 10 ejemplares prueba, siendo esta la más rara de toda la amonedación cubana de curso legal.

Pañuelo o Velo utilizado para cubrir el rostro del Héroe Nacional José Martí, el día de su muerte, Foto: Julio César
Pañuelo o Velo utilizado para cubrir el rostro del Héroe Nacional José Martí, el día de su muerte, Foto: Julio César

De esa acuñación de 1915 y 1916 formaron parte de esta colección dos monedas de 1915 y una de 1916.

3-1372

DENOMINACION: Moneda 2  / VALOR: 5 pesos

PAÍS: Cuba / AÑO: 1915  /  MATERIAL: Oro

MEDIDAS: D 21mm / Prof. 1mm  / Peso 8. 359g / 900m

DESCRIPCION: Forma circular / CECA: Filadelfia

ANVERSO: Cabeza de José Martí / LEYENDA: Patria y Libertad, 1915.

REVERSO: Canto Estriado / LEYENDA: Escudo Cubano. República de Cuba. 5 Pesos

3-1373

DENOMINACION: Moneda  / VALOR: 5 pesos / PAÍS: Cuba / AÑO: 1916

MATERIAL: Oro  / MEDIDAS: L1 mm / D 21mm / Peso 8.3292g 900m

DESCRIPCION: Forma circular / CECA: Filadelfia

ANVERSO: Efigie de José Martí en el campo /

LEYENDA: Patria y Libertad, 1916.Canto Estriado.

REVERSO: Escudo Nacional / LEYENDA: República de Cuba. 5 Pesos

ORIGEN: Transferencia Registro Bienes Culturales.

Estas monedas fueron desmonetizadas el 22 de mayo de 1934. Actualmente su precio en el Mercado Internacional es de 550 dólares y el valor numismático es de 230 dólares con un valor extraordinario.

Martí en el Papel Moneda

El año 1934 marca pauta dentro de la Numismática ya que aparece la figura de José Martí en el Papel Moneda Nacional, siendo estos los primeros billetes cubanos con una emisión de 10 000,000 pesos en billetes. La garantía de los mismos era en plata, de aquí que le llamen Certificado Plata, su equivalente estaba depositado en la Tesorería General de la República.

El billete del 1934, 1936, 1936, 1936 A, 1938, 1948, 1949

N.I.3- 562

Nuestro Héroe Nacional aparece en la Moneda Nacional gracias a la Ley Monetaria del 29 octubre de 1914. Foto cortesía de la autora

Denominación: 1 Peso

Medidas: 156 x 67 mm

Impresión: USBEP

Años: 1934, 1936, 1936 A, 1938, 1943, 1945, 1948, 1949.Es de 1949

Anverso: Negro azul.

Imagen de José Martí

Serie F055702A

A la izquierda. Firmas del Secretario de Hacienda, por Decreto Ley No. 93 del 22 de marzo de 1934 Manuel de Despeine.

En la derecha. Presidente Carlos Mendieta, Habana Cuba.

Certificado de Cuba

Reverso: Azul

Escudo cubano

República de Cuba

En el año 1949, se hace una impresión por el ABNC y es igual a la del 1960, la diferencia está en que tienen a la derecha la firma de Felipe Pozo como Presidente  del Banco, sin otros datos  y a la derecha el Ministro de Hacienda, Antonio Prio Socarrás

En el año del Centenario 1953 al Banco Nacional hace la impresión de 5000,000 de billetes de un peso.

N.I.3- 567

Denominación: Billete 1 Peso

Medidas: 156 x 67 mm

Impresión: ABNC

Anverso: Busto de José Martí y simbolización del Manifiesto de Montecristi.

Leyenda: Centenario de Martí

Manifiesto de Montecristi 1895.

Negro azul

Reverso: Escudo Nacional sobre el mapa de la isla de Cuba.

Leyenda: 1853, 28 de enero 1953

Numeración: Azul y Rojo

NOTA: Fueron firmados por Joaquín Martínez Sáenz, Presidente del Banco.

Emitió billetes 1956 del peso con un nuevo diseño.

1957 al 1958

Mariano López: Ministro de Hacienda.

N.I.3-560

Denominación: Billete de 1 Peso

Medidas: 132 x 57 mm

Años: 1956, 1957, 1958, en este caso es de 1957

Impresión: TDLR

Anverso: Busto de José Martí y Monumento al mismo en la Plaza Cívica de La Habana, actual Plaza de la Revolución.

Negro y Azul

Reverso: Escudo Nacional e imágenes relacionadas con la industria Azucarera.

Azul

Numeración: Rojo

En 1959 se realiza un nuevo diseño

N.I 3-535

El año 1934 marca pauta dentro de la Numismática ya que aparece la figura de José Martí en el Papel Moneda Nacional. Foto cortesía de la autora

Denominación: Billete de 1 Peso

Medidas: 132 x 57 mm

Impresión: TDLR

Año: 1959

Anverso: Busto de José Martí y escena que representa a Martí hablando a un grupo de compatriotas en el exilio.

Negro y Azul

Reverso: Escudo Nacional y aspectos de la Industria  Azucarera

Numeración: Rojo

Las firma Felipe Pazos Roque como Presidente del Banco y Rufo López Fresquet Ministro de hacienda.

N.I. 3-561

Denominación: Billete de 1 Peso

Medidas: 132 x 57 mm

Impresión: TDLR

Año: 1959

Anverso: Busto de José Martí y escena que representa a Martí hablando a un grupo de compatriotas en el exilio.

Negro y Azul

Reverso: Escudo Nacional y aspectos de la Industria  Azucarera

Azul

Numeración: Rojo

N.I.3-577

Año 1960

N.I 3-1360

Denominación: Billete 1 Peso

Año: 1961

Medidas: 150 x 70 mm

Impresión: INV

Anverso: Verde olivo, fondo iridiscente, imagen de Martí. Con la firma de Ernesto Guevara como Presidente y Ministro de Hacienda.

Reverso: Entrada a La Habana del Ejército Rebelde, el día 8 de enero 1959. Verde olivo.

Numeración: Rojo

N.I 3-550

Denominación: Billete 1 Peso

Año: 1961

Medidas: 150 x 70 mm

Impresión: INV

Anverso: Verde olivo, fondo iridiscente, imagen de Martí. Con la firma de Ernesto Guevara como Presidente y Ministro de Hacienda.

Reverso: Entrada a La Habana del Ejército Rebelde, el día 8 de enero 1959. Verde olivo.

Numeración: Rojo

Denominación: Billete 1 Peso

Años: 1975

Impresión: INV

Anverso: Busto de José Martí y emblema del Banco Nacional de Cuba.

Leyenda: XV Aniversario de la Nacionalización de la Banca, verde olivo, fondo iridiscente.

Reverso: Terminal de embarques de azúcar a granel y planta de fertilizantes nitrogenados de Cienfuegos.

Leyenda: Quince años  de desarrollo económico. Verde olivo

Numeración: Rojo .Está firmado por Raúl León Torres.

N.I.3-566

Año 1980

Frase de Martí

Cuando se cumplió 100 años de la muerte de nuestro héroe nacional José Martí fue acuñado una moneda que tiene como mensaje uno de los aspectos centrales del ideario martiano. La unidad latinoamericana. Por tanto, se hace imprescindible vincular, la figura de José Martí y Simón Bolívar en la idea común de la Gran Patria, ambos defensores de esa meta, padres del americanismo, constituyen pluma y fuego de América.

Otros objetos vinculados con Martí.

Denominación: Moneda de 1 Centavo

Diámetro: 16,76 mm

Material: Aleación Cobre (cu) 700/1000

Zinc (zn) 300/1000

Año Acuñación: 1953

Ceca: Filadelfia

Anverso: Busto de José Martí y estrella radiante

Leyenda: Centenario de Martí 1953

Reverso: triángulo y estrella de la Bandera cubana

Leyenda: República de Cuba Patria y libertad

Canto: Liso

De esta pieza hasta el momento no hemos encontrado en el museo

CANTIDAD DE PIEZAS – MONEDAS

Denominación: 25 Centavos

Diámetro: 24,30 mm

Material: Aleación: Plata (aq) 900/1000

Cobre (cu) 100/1000

Año Acuñación: 1953

Ceca: Filadelfia

Anverso: Busto de José Martí y estrella radiante

Leyenda: 1853 Centenario de Martí 1953

Reverso: Gorro Frigio sobre el hoz de la unión

Leyenda: República de Cuba Patria y Libertad

Canto: Estriado

Anexo 6 A

Denominación: Moneda de 50 Centavos

Diámetro: 30,60 mm

Año de Acuñación: 1953

Ceca: Filadelfia

Anverso: Busto de José Martí y estrella radiante

Leyenda: 1853 Centenario de Martí 1953

Reverso: Pergamino con el lema ‘’CON TODOS Y PARA EL BIEN DE TODOS’’

Leyenda: República de Cuba Patria y Libertad

Canto: Estriado

Denominación: Moneda de 1 Peso

Diámetro: 38,10 mm

Material: Aleación Plata 900/1000

Cobre 100/1000

Año Acusación: 1953

Ceca: Filadelfia

Anverso: Busto de José Martí y estrella radiante

Leyenda: 1853 Centenario de Martí 1953

Reverso: Parte superior del escudo cubano

Leyenda: República de Cuba Patria y Libertad

Canto: Estriado

  • La pieza de 1 Centavo, el triángulo de la bandera cubana con su estrella.
  • Monedas de 50 y 1 Peso
  • 1958, se efectúa una acuñación de 50000 piezas de 1 Centavo, con un diseño igual al de las piezas de la misma denominación acuñadas en 1953.
En 1925, se realiza una exposición del Velo que cubrió el cadáver de José Martí por la Delegación de Veteranos. En su hoja introductoria del libro certifica que ese fue el utilizado para cubrir el rostro de Martí. Foto cortesía de la autora

Estas piezas eran de Níquel y Cobre.

En el período de Lucha Insurreccional contra Batista (1952-1958) las agrupaciones revolucionarias hicieron circular entre sus simpatizantes y colaboradores bonos y piezas metálicas emitidas clandestinamente, cuyo objeto era recaudar fondos  para el movimiento  revolucionario.

En estos bonos está presente  la figura de Martí.

Con el Triunfo Revolucionario se ha incorporado el busto de Martí en las piezas fraccionarias de 20 Centavos en las emisiones correspondientes a los años 1962 y 1968, ambos en Cobre y Níquel.

Martí en la Numismática y otros documentos nos demuestra que a pesar de los cambios institucionales y de gobierno que administraron durante casi 70 años, la presencia de nuestro Héroe Nacional se ha mantenido dentro del ideario  de muchos cubanos y como un símbolo constante de la unidad monetaria cubana; prueba de ello es las monedas acuñadas sobre José Martí, anteriores al 1ero de enero de 1959.

Valor Facial Año de  Acuñación Ceca
1 Peso 1915 Filadelfia
1 Peso 1916 Filadelfia
2 Pesos 1915 Filadelfia
2 Pesos. no 1916 Filadelfia
4 Pesos. no 1915 Filadelfia
4 Pesos. no 1916 Filadelfia
5 Pesos 1915 Filadelfia
5 Pesos 1916 Filadelfia
10 Pesos 1915 Filadelfia
10 Pesos 1916 Filadelfia
20 Pesos 1915 Filadelfia
20 Pesos 1916 Filadelfia
1 Centavo 1953 Filadelfia
25 Centavos 1953 Filadelfia
50 Centavos 1953 Filadelfia
1 Peso 1953 Filadelfia
1 Centavo 1958 Filadelfia

 La colección está compuesta por 56 piezas de ellas por valores, su estado de conservación en su generalidad es bueno, aunque presentan alguna suciedad en las monedas y ligeros desgaste en los billetes.

Defensores de la verdad histórica

Conscientes del prominente rol que desempeñan en nuestra sociedad, los historiadores holguineros asumen su profesión con el orgullo que les adjudica ser defensores de la verdad histórica.

La UNHIC en Holguín está integrada por 378 afiliados, organizados en 27 secciones de bases, con representación en los 14 municipios. Foto del autor

Una extensa y prolífera jornada de intercambios se desarrolló este sábado 14 de mayo en el Recinto Ferial de la Ciudad de los parques con la Asamblea Provincial de la filial en Holguín de la Unión de Historiadores de Cuba (UNHIC).

Colmado de emociones reprimidas luego de dos años sin realizar el encuentro por motivos de la pandemia, durante el encuentro devino en aspecto imprescindible el recordatorio a la figura de Fidel Castro, ferviente promotor de la investigación de las ciencias históricas en busca de la verdad.

Integrada por 378 afiliados, organizados en 27 secciones de bases, con representación en los 14 municipios holguineros, la filial provincial de la UNHIC está compuesta en su mayoría por trabajadores de los sectores de la cultura y educación, además de contar como fortaleza la representatividad institucional, díganse museos, universidades y filiales, sectoriales municipales de educación y la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana.

Un trabajo ascendente en la actividad científica y la socialización del conocimiento histórico, en correspondencia con los lineamientos de trabajo establecidos y las potencialidades del territorio, evidencia la filial holguinera, con 28 investigaciones seleccionadas para la Comisión Nacional de Admisión al XXIV Congreso Nacional de Historia, realizado recientemente en Pinar del Río.  Por su parte, la provincia ha sido sede de importantes eventos temáticos nacionales-limitados en participación, pero no en calidad, por la pandemia-: la Jornada Arqueológica, en Banes y el Encuentro de Estudios sobre las Guerras de Independencia con sede en la casa natal del mayor general Calixto García, los cuales emigraron con resultados satisfactorios a las plataformas on-line.

La realización anual del taller El Historiador y la Historia, durante la semana de la Cultura, La Ciudad que queremos en abril, y Derroteros historiográficos, con la UNEAC, así como el Premio de la Ciudad en Historia, vienen a ampliar el espectro de las actividades científicas.

En el plano editorial debe destacarse que  en el período se han publicado 14 títulos con temáticas históricas, por editoras locales, con la autoría de miembros de esta organización. A La Mezquita-perteneciente a la filial holguinera-, corresponden 4 de ellos. En estos tiempos de pandemia ha continuado su trabajo editorial, y lectores especializados trabajan en la selección de nuevos títulos.

En el plano divulgativo, la publicación digital trimestralmente del boletín Bitirí, en el funcionamiento interno, presenta la salida de 6 números, así como el envío mensualmente de más de 15 artículos para el Boletín Nacional, dando cuenta del quehacer de los historiadores, con un total de más de 20 materiales confeccionados, enviados y publicados, los cuales se remiten por correo electrónico a las secciones de base, así como a los afiliados e instituciones que disponen de esta vía. En las plataformas digitales (blog, Facebook, Twitter, Instagram) se ha realizado una activa participación durante la pandemia de la COVID-19, momento en el cual los miembros de esta filial publicaron artículos, textos de libros y otros materiales de la autoría de 12 asociados y otros compañeros.

Entre los reconocimientos más notorios del periodo se encuentran la Medalla Alejo Carpentier a José Abreu Cardet, entregada el pasado 7 de diciembre de 2021, a manos del Presidente de la República, Miguel Díaz Canel, además de la Medalla 40 aniversario de la constitución de la UNHIC. De igual modo en el 2021 se entregaron los reconocimientos provinciales, municipales y los diplomas instituidos por la filial, entre los que recibieron el Escudo de Holguín José Giraldo Vega Suñol, José Fernando Novoa Betancourt y Jorge Luis Aneiros Alonso, presidente nacional de la UNHIC; y el Aldabón de La Periquera, Carlos Antonio Córdova Martínez. Se entregó además en su segunda edición el Premio Provincial de Historia José Agustín García Castañeda, con el que resultó galardonado Hiram David Pérez Concepción.  Aunque en el período que se evalúa se observa un incremento en las propuestas para diplomas, tanto nacionales como provinciales, en el informe analizado resaltan que se debe continuar trabajando, pues las secciones de base de los municipios generan muy pocas propuestas.

Consientes del prominente rol que desempeñan en nuestra sociedad, los historiadores holguineros asumen su profesión con el orgullo que les adjudica ser defensores de la verdad histórica. Foto del autor

La UNHIC en Holguín  y sus secciones de base hace varios años apoya, de manera activa, la protección del patrimonio histórico desde su participación en la Comisión Provincial de Monumentos y las Delegaciones municipales de Monumentos con criterios, opiniones y propuestas para la mejor atención del patrimonio histórico cultural. De manera especial ofrecen su apoyo, de conjunto con la Comisión Provincial de Monumentos, al evento del Patrimonio Histórico azucarero que realiza AzCuba, donde han contribuido en resultados relevantes para la provincia. No obstante, aún cuando no ha sido categorizada todavía la casa donde vivió Lidia Doce Sánchez en Mir, “tiene un avanzado estado de deterioro, el que podría detenerse si se interviene ahora y con ello disminuir el costo de un proyecto de intervención integral más tarde. Una reflexión particular merece el edificio La Periquera (Monumento Nacional). En 1969 se comenzaron las acciones de conservación, restauración y rehabilitación de este excepcional monumento, no solo para Holguín, sino para el país. En 53 años no hemos sido capaces de restaurar el edificio y montar las salas del Museo Provincial. Conocemos que se hacen acciones de restauración, pero requieren financiamiento y recursos superiores para alcanzar su conclusión. Similar situación presenta la Batería Fernando VII, Teatro colonial y casa D’Silva de Gibara. Igualmente a los historiadores nos preocupan los 4 museos cerrados (Urbano Noris, Rafael Freyre, Moa y Banes) y 3 extensiones (Sala Lucha insurreccional, Sala Nicaro y Sala Historia de Marcané), parcialmente cerrado La Periquera y Birán, estos dos últimos en proceso de conservación y la imperiosa necesidad de apoyar al Centro Provincial de Patrimonio Cultural con financiamiento y recursos cuando la situación económica lo permita para resolver estos problemas, así como hacer la museología y museografía más atractiva e interactiva con el público, sobre todo joven”, señala el documento expuesto en la mañana de este sábado.

Como aspecto a destacar dentro del panorama de los investigadores locales de la historia es que todas las plazas están cubiertas y continúan trabajando en tres importantes tareas: las páginas de EcuRed, la Síntesis Histórica Municipal y la Historia del Partido que “cumplirán con eficacia y eficiencia con la guía y el apoyo del Partido y el Poder Popular en la provincia y en los municipios”.

El imprescindible intercambio no se hizo esperar durante el encuentro y las principales intervenciones estuvieron dirigidas a la importancia de proteger el patrimonio intangible, de sentirse orgulloso de ser cubano y caminar por estas calles, así como de trabajar con ese reservorio vivo de personas que dan más información que cualquier libro, que transmiten emociones y son imprescindibles en la reconstrucción de la historia un elemento.

Otro elemento enfatizado durante la jornada fue la necesidad de dinamizar las clases de historia con el empleo de las tecnologías de la comunicación, de digitalizar el contenido. Por otra parte establecer un estrecho vínculo con los estudiantes de la universidad, así como con las Casa de Cultura, los instructores de arte y el movimiento de artistas aficionados.

Un trabajo ascendente en la actividad científica y la socialización del conocimiento histórico evidencia la filial holguinera. Foto del autor

Una prolongada espera caracterizó el escrutinio para conocer el nuevo presidente de la Unión de Historiadores en Holguín y, a pesar del empate en votos entre Víctor Aguilera Nonell e Hiram Pérez Concepción, el primero cedió su candidatura a su homólogo más experimentado, para ahorrarse una segunda vuelta de votación y como muestra de respeto además a la encomiable labor de Hiram frente a la organización principal de los investigadores historiográficos cubanos en nuestra provincia.

Acogerá Holguín el I Taller de Indigeneidad en el Oriente Cubano

Por Erian Peña Pupo

Fotos Facebook de la Casa de Iberoamérica

Auspiciado por la Casa de Iberoamérica y la Oficina del Conservador de la Ciudad de Baracoa, en Guantánamo, del 16 al 19 de mayo Holguín realizará el I Taller de Indigeneidad en el Oriente Cubano, dedicado a la presencia del legado indocubano en la cultura nacional.

El investigador holguinero Cosme Casals Corella, miembro del Comité Organizador del evento, comentó que el programa de este certamen abarca importantes momentos para la socialización de investigaciones sobre la indigeneidad cubana, con sede principal en el Museo Provincial La Periquera, aunque además se compartirán experiencias de forma virtual.

Además, participarán destacados estudiosos y académicos de Cuba, Canadá, Puerto Rico y Estados Unidos, con el objetivo de promover identidad, valores y saberes respecto al tema. Destacan –subrayó Casals Corella– las conferencias impartidas por los investigadores Ángel Graña González, José Barreiro y Alejandro Hartman, el fotógrafo Julio Larramendi, y Gladys Collazo, al frente del Centro Nacional de Patrimonio Cultural, quienes, además, protagonizarán paneles como “La indigeneidad actual en Cuba” y “La gran familia Rojas Ramírez”.

Intervendrán, asimismo, descendientes de indocubanos de la zona holguinera de Fray Benito, municipio de Rafael Freyre; así como de Yateras, en Guantánamo; y El Caney, en Santiago, quienes expondrán cómo se ha mantenido el legado de sus raíces en nuestra identidad.

El evento acogerá presentaciones literarias: Panchito, Cacique de la Montaña, por José Barreiros, antropólogo de Nación Mohawk, en Nueva York, Estados Unidos; e Indios en Holguín, por José Novoa Betancourt, así como la presentación de documentales sobre el tema.

Como parte de las actividades se incluye una visita a la familia Rojas y Zaldívar, en Fray Benito, para presenciar el proceso de elaboración del casabe; además al parque Monumento Nacional Bariay, sitio por donde arribó Cristóbal Colón a Cuba en 1492, añadió Casals.

La Fundación Plenty Canadá, organización no gubernamental indígena para la preservación cultural y desarrollo sostenible constituye otra de las instituciones que colabora con la realización de este primer Taller. Explicó, además, que se prevé una segunda edición que abarque todo el país, con la posibilidad de presentar ponencias que luego serán recogidas en una publicación desde la gestión editorial que lleva a cabo la Casa de Iberoamérica en Holguín.