La visión cultural de la Revolución está impregnada en la Casa de Iberoamérica

Fundar una institución como la Casa de Iberoamérica en el oriente cubano, tan cercana a un polo turístico que empezaba a desarrollarse, es una visión de futuro y de política cultural estratégica de defensa de la identidad, de proyección de la cultura cubana hacia el mundo, asegura el Dr.C. Eduardo Ávila Rumayor, director de la Casa y presidente del Comité organizador de la XXVI Fiesta de la Cultura Iberoamericana que este año se realiza, principalmente desde las plataformas digitales, del 24 al 28 de octubre.

Fundar una institución como la Casa de Iberoamérica en el oriente cubano, tan cercana a un polo turístico que empezaba a desarrollarse, es una visión de futuro y de política cultural estratégica de defensa de la identidad. Fotos Archivo

El 23 de octubre de 1993, teniendo como antecedente inmediato las celebraciones por el V Centenario del Encuentro de las dos Culturas, el Dr. Armando Hart Dávalos, entonces Ministro de Cultura, y el investigador José Manuel Guarch Delmonte, fundaron la Casa de Iberoamérica con el objetivo de profundizar, a partir del estudio y promoción de la cultura nacional y regional, en las relaciones histórico-culturales que conforman la cultura en la región. Poco después nace la Fiesta de la Cultura Iberoamericana como evento integrador donde confluyen espacios teóricos, artísticos, comunitarios y de animación sociocultural que propicia el diálogo, el intercambio y la solidaridad.

Veintisiete años después de la fecha fundacional, la Casa de Iberoamérica consolida sus intereses fundacionales y se proyecta «en diálogo continuo con la región», añade Ávila Rumayor, director desde hace nueve años de esta importante institución de la cultura cubana, y con quien conversamos a propósito de su 27 aniversario y la XXVI Fiesta.

La cultura como factor de resiliencia

Este es un concepto que expresa la capacidad que tiene los individuos de sobreponerse a cualquier necesidad, inclemencia o cuestión que atente contra su tranquilidad. Y lo que hemos vivido en los últimos ocho meses simplemente nos ha hecho, además de todo lo que ha tenido que ver con la protección, con el hecho de resistir, ver un importante número de oportunidades, de capacidades, que teníamos a nivel institucional y que la cultura tiene en función de lo estamos viviendo en el mundo hoy.

La resiliencia no solo implica la resistencia, sino la capacidad de reincorporarse sin perder. Estamos, incluso, dando una visión distinta de lo que significan estos procesos de la identidad, de resistencia, en un mundo contemporáneo. La pandemia nos ha obligado a hacer una mirada a la identidad que implica los procesos culturales, económicos, sociales, de índole productivo, que en ese nicho que ha resistido tantos embates por más de 500 años, que estén hoy en día y que sirvan para enfrentar la nueva realidad, nos pone de cara a un concepto de identidad que está marcado no solo por la resistencia, sino por la capacidad de insertarse en la dinámica de desarrollo de futuro.

La Covid-19, un antes y un después

La Casa ha entendido siempre la capacidad de anticiparnos. Permanentemente vamos a estar bajo el escollo de los ciclones, por lo que tenemos esquemas diseñados para enfrentar situaciones de ese tipo. La Covid-19 no la teníamos prevista, claro; sin embargo sí intuimos que la variante tenía que ser defender la Fiesta, que existiera, que no se parara, pues la cultura debe ser un proceso que acompañe socialmente el momento que se estaba viviendo, y así diseñamos un proyecto de realización de la Fiesta.

El 23 de octubre de 1993, Armando Hart Dávalos y José Manuel Guarch Delmonte, fundaron la Casa de Iberoamérica. Fotos Archivo

La Covid-19 va a marcar un antes y un después incluso desde el punto de vista de la civilización. Hay una mirada distinta no solo a los aspectos de la vida cotidiana, sino política, económica, que en muchos casos van a ser rediseñados por completos, y en el caso de la cultura, su capacidad de acompañar los procesos de resistencia, reconvención, reinvención del propio individuo. Aplicar este concepto, que nos hizo aplazar el que teníamos para este año, nos ha dado la oportunidad de crear espacios, sino también de pensar la capacidad que podemos tener y sobre todo, defender un principio valedero para todo el país como baluarte de la Revolución, que es que la cultura salva. Y en ese sentido, haberlo rápidamente captado y planteado como diseño de la Fiesta, viene a reforzar ese principio que estamos defendiendo, que la cultura puede acompañar todo ese proceso de reconversión que nos ha obligado la vida actual.

Enfrentando retos cada día

La capacidad readaptarse está entre los temas más significativos para una institución cultural. La Casa ha ido moviéndose sin perder la capacidad de nuclear al resto de las instituciones. Y por supuesto, la existencia de personas vitales para la Casa, desde su primer director, José Manuel Guarch Delmonte –que incorporó no solo su pensamiento sino hasta su familia, en el proceso de creación de la Casa, marca una impronta–, José Novoa, un inminente historiador, Jesús Téllez, Tatiana Zúñiga… La propia existencia de la Fiesta, que ha tenido también que reacomodarse, porque el contexto político de Latinoamérica así lo ha exigido; ha sido muy variable, pues hubo un acompañamiento desde las políticas de los gobiernos que favorecían el diálogo con Cuba, pero hace tres años, después del retroceso de las izquierdas en Latinoamérica, que ha sido muy difícil. La Casa ha ido reacomodándose y enfrentando los restos cada día.

La Casa y la Fiesta, baluartes de la política cultural cubana

La Casa defiende una serie de principios y valores que se basan en el pensamiento cultural de la Revolución Cubana, que viene con Hart, Fidel, Guarch, Retamar y otras personalidades que nos han acompañado, como Pablo Armando Fernández, Abel Prieto, María Dolores Ortiz, José Luis Moreno del Toro… La visión cultural de la Revolución está impregnada en la Casa. Si bien es cierto que no se puede olvidar lo que significó el encuentro en 1492, desde el punto de vista científico, político, cultural, tampoco nos podemos olvidar de la existencia de una marcada intención de proyectar esa colonización, ese hecho concreto, con un acto todavía de neocolonización hoy en día. Para eso estamos también rescatando y publicando la obra de Guarch, que está en revistas, inédita o lleva tiempo de publicada. Hay mucha literatura que queremos poner a disposición de las personas, entre ellas Los cemíes olvidados. Mitología aborigen en Cuba, que presentaremos en esta edición del Congreso de Pensamiento online.

Veintisiete años después de la fecha fundacional, la Casa de Iberoamérica consolida sus intereses fundacionales y se proyecta en diálogo continuo con la región. Fotos Archivo

Desde unos 20 países nos han llegado productos culturales de alta calidad para la Fiesta. Así logramos dinamizar el evento, salirnos de las fronteras de la institución y tener un Congreso online con la participación de varios países. Esa posibilidad nos la dio el reto de la Covid-19. Han sido más de un millón de usuarios en más de 40 transmisiones que hemos hecho, con impacto en un importante número de países; y hemos descubierto que no necesitábamos tanto, sino que teníamos que organizar de otra forma los procesos. Esas posibilidades llegaron para quedarse. Se ha creado mucho, los artistas nos han apoyado y están muy satisfechos; eso nos da mucho regocijo.

Por Erian Peña Pupo

Cien años con la sinfónica del parque

No llevo muchos años en la cultura, apenas suelto los pañales para empezar a dar mis primeros pasos, pero no se me olvida, en algún que otro encuentro del sector, un señor bajito, de algunos años ya, echando una batalla campal para obtener lugar de ensayo para su banda; como estas, el Maestro Humberto Pino ha tenido varias, en ese empeño por mantener viva una tradición centenaria que nos llega incluso desde la manigua, cuando acompañaba al bravo mambí en medio del sanguinario combate.

Cuento con la dicha de un cuerpo de dirección muy joven y talentoso como es el caso del Maestro Daniel Sosa. Foto: Yadiannis Rojas

Una vida de consagración a la Banda Provincial de Conciertos acumula este baluarte del movimiento artístico en Holguín, con quien es un placer conversar a propósito del 98 aniversario que por estos días celebró la institución musical que rectora.

El primer concierto

En 1922, el 10 de octubre, la Banda tuvo su primer concierto, veinte años después de que iniciara la República, lo que evidencia el desinterés de las autoridades en aquel entonces con tener una banda oficial en el territorio. Para aquel entonces se trabajaba los actos patriótico-militares con agrupaciones de vida efímera, es en esta fecha que surge la conocida para aquel entonces como Banda Municipal de Holguín, bajo la dirección del Maestro español Jorge Gureola.

Los años posteriores fueron de luces y sombras hasta 1959, que se constituye en un hecho artístico para acompañar al pueblo holguinero en todas su actividades culturales, patrióticas e incluso laborales, porque la Banda funciona como una unidad docente: nuestros 71 músicos están incorporados a la actividad educativa, la enseñanza artística, son asesores de las otras trece bandas municipales. Somos continuadores además de la obra del Maestro Juan Márquez, quien durante casi sesenta años estuvo al frente de esta banda, después el Maestro Juan José Herrera, Francisco Blanco. Durante 17 años tuvimos la dicha de tener al músico holguinero más universal, más talentoso, Manuel de Jesús Leyva, “Coco”, que llevó esta agrupación a un primer nivel artístico nunca antes alcanzado en su trayectoria, habíamos sido banda de tercer, de segundo nivel con el Maestro Herrera, pero bajo la batuta de Coco llegamos a la máxima evaluación para nuestro formato, el primer nivel.

Desdichadamente en plena madurez creativa, en 2005, falleció Coco, en un momento incluso en que se nos avecinaban grandes cambios como el completamiento de las bandas en los municipios, el fortalecimiento de la nuestra, por ello le pusimos su nombre a la Escuela de bandas; son hechos trascendentales en nuestra trayectoria porque somos la segunda provincia de Cuba en tener una banda en cada uno de sus municipios.

Una banda mambisa

Durante la Guerra de los Diez Años hubo una banda acompañando al Mayor General Calixto García, en la contienda de 1895, durante la invasión de Oriente a Occidente, Maceo, Gómez y el propio Calixto, organizaron dos bandas con músicos holguineros, quienes estrenaron el Himno invasor, es la génesis de la Orquesta Hermanos Avilés, pero, en el caso de la banda de música, somos fundadores de una tradición mambisa, de música militar que no fue oficializada por la desatención de las autoridades republicanas en los primeros años del siglo XX, somos herederos de aquellas bandas mambisas que estrenaron en plena manigua el Himno invasor.

Como el ave fénix

A pesar de las diferentes situaciones de crisis por las que hemos atravesado la Banda ha resurgido como el ave fénix y estamos inmersos no solo en las actividades por el Día de la Cultura Cubana, sino que estamos listos para reiniciar los conciertos dominicales en el Parque Céspedes o San José.

A corto plazo pretendemos estabilizar los conciertos y retretas en los parques. Foto: Yadiannis Rojas

En la actualidad, después de varios problemas con el local de ensayo, obtuvimos uno en la calle Pepe Torres, han sido varias las situaciones difíciles pero la banda se ha recuperado; en los últimos años hemos tenido los tres concursos territoriales de este tipo de formato musical, hemos participado en eventos de otras provincias como el de Granma, y recibido bandas amigas de Estados Unidos, Francia y Holanda, así como invitar a prestigiosos directores por el 90 aniversario de fundada, como la directora de la Banda Nacional; después colaboró con nosotros el gran músico uruguayo Pablo de López, que en 2017 dirigió la banda en un concierto trascendental.

Cuento con la dicha de un cuerpo de dirección muy joven y talentoso como es el caso del Maestro Daniel Sosa, el apoyo de un veterano, Emilio Sánchez Hernández, y, sobre todo, mucho talento joven combinado con varias generaciones más experimentadas: se mezclan los  graduados de Nivel Medio y Superior de nuestro Conservatorio de Música, con los mejores músicos que graduamos en la Escuela de Banda, quienes con su dedicación al estudio están a la altura  de cualquiera de los mencionados en primera instancia.

Los cien a la vista

Aprovecho para hacer el lanzamiento de la campaña por nuestro Centenario, a celebrarse dentro de dos años, para lo que prepararemos un videoclip, una serie de conciertos, y el lanzamiento del libro que escribimos Xenobio Hernández y yo, Las Bandas de música en Holguín. A pesar de las dificultades estamos muy optimistas, nadie nos puede quitar el deseo y la capacidad de soñar por un futuro mejor para nuestra banda.

A corto plazo pretendemos estabilizar los conciertos y retretas en los parques, así como acompañar en cada fecha histórica, patriótica, ceremonia, a nuestro pueblo y las autoridades.

Somos las sinfónicas de los parques. Foto: Yadiannis Rojas

La sinfónica del parque

Como director adjunto llevo en la Banda desde 1983, pero al producirse la muerte de Coco, en mayo de 2005, me hago cargo de la dirección general. Asumir esta tarea ha sido un gran compromiso porque me obliga a mantener la calidad legada por mis predecesores. A pesar de las dificultades, entre las que se encuentran tres años sin ensayar por la falta de local-de 2006 a 2009 hacíamos las retretas en los parques casi con un solo ensayo-, nos hemos mantenido con esa calidad, con la vigencia de un arte que no puede morir, porque no es solamente una tradición iberoamericana, en las bandas se toca lo mejor de la música cubana y universal, en muchos lugares del mundo, donde no existe una orquesta sinfónica, son las bandas quienes interpretan lo mejor del repertorio de la llamada música clásica o de conciertos, somos las sinfónicas de los parques.

Jorge Tito Cabreja, desde Mayarí defendiendo el son

El reconocido músico Jorge Tito Cabreja Roldón, miembro de la UNEAC y director de la orquesta Taínos de Mayarí, celebró recientemente su 45 aniversario de vida artística. En 1975, este compositor y percusionista, nacido el mismo año en que la orquesta iniciaba su empuje sonero, llega a los Taínos de Mayarí, agrupación fundada el 21 de octubre de 1956 con el nombre Conjunto Oriental y la dirección inicial de José Obregón Urías, y que adoptó su nombre actual en 1964, por el rigen taíno de la población de esa región.

El reconocido músico Jorge Tito Cabreja Roldón, miembro de la UNEAC y director de la orquesta Taínos de Mayarí, celebró recientemente su 45 aniversario de vida artística. Fotos Carlos Rafael

Desde entonces Tito Cabreja no ha dejado de tomarle el pulso al son mayaricero y cubano, una de las razones por las que recibió en 2017 la Distinción por la Cultura Nacional. Además, Cabreja es el creador en 1989 del llamado Festival del Son de Mayarí, que reúne cada año en esa urbe a grandes exponentes de la música popular cubana. Sobre los Taínos de Mayarí, agrupación que celebra este mes su 65 aniversario, el Festival del Son y su trabajo al frente de estos conversamos con Tito Cabreja.

Cabreja este año los Taínos de Mayarí arriban a su 64 aniversario…

Aparte de las raíces que tiene Mayarí, si no existen los Taínos no hay son, y si no existe son tampoco hubiera Taínos… Por lo menos en estos 30 años de Festival. Pienso que hablar del son y hablar de los Taínos es la misma cosa, porque nuestro objetivo principal es defender la música cubana. Taínos es una orquesta estable fundadora de cultura y que ha generado, por ejemplo, grupos de niños como “Los pequeños Taínos” que ya crecieron, ahora son “Los Jóvenes Taínos”… Tenemos los relevos, un grupo de niños que se llaman “Generación Sonera” que viene detrás de nosotros. Taínos ha sido una escuela y hemos estado vinculados a los acontecimientos culturales en todos estos años.

Cómo surge la idea de crear en Mayarí un Encuentro Nacional de Agrupaciones Soneras.

Primero quiero decirte que Mayarí tiene una rica tradición del son con una profunda raíz popular.

En 1988 los Taínos de Mayarí hicimos un concierto en el patio de la UNEAC en La Habana. Había muchas personalidades, como Helio Orovio y otros especialistas de la música. A ellos les llamó la atención nuestra forma de tocar… Empezamos haciendo boleros y después nos pidieron que tocáramos son. De ahí surgió el criterio de que los Taínos interpretábamos el son diferente a otras zonas de Cuba, que éramos un fenómeno musical con un ritmo muy atípico. Todos estos criterios me estimularon un poco las ideas.

Entonces nos dedicamos a investigar por qué sonábamos tan peculiar, y sacamos a la luz, por ejemplo, que el son montuno nos había entrado por Santiago de Cuba, y el nengón por la zona de Palma Soriano, y por las montañas que colindan con Guantánamo, el changüí. Además, Mayarí era visitado por cantores como Compay Segundo, Los Compadres y otros intérpretes y agrupaciones de la región oriental de entonces.

Todos esos criterios los unimos y surgió la idea de reunir agrupaciones de diferentes formatos que pudieran venir a Mayarí. También porque en esos años, 1988 y 1989 aproximadamente, la música cubana estaba pasando por momentos muy complejos. En el extranjero se reconocía la música tradicional de los años 30, 40 y 50, y lo demás se obviaba; la música que continuó esa tradición no se reconocía justamente como debía hacerse.

En 1975, este compositor y percusionista, nacido el mismo año en que la orquesta iniciaba su empuje sonero, llega a los Taínos de Mayarí. Fotos Carlos Rafael

Hubo quienes dijeron incluso que el son se había ido de Cuba…

Eso me llevó a proponer el Encuentro de Agrupaciones Soneras para defender la música cubana y unir los artistas. En los primeros años fue un estímulo para esos músicos que se sentían un poco apartados. Además, para que el público supiera que el son estaba latente, que a pesar de la presión extranjera el son sí seguía adelante en Cuba.

Cuáles han sido las principales agrupaciones y momentos en estos 30 años…

Por aquí han pasado las más importantes agrupaciones soneras cubanas. En nuestro primer encuentro estuvieron Los Karachi y el Septeto habanero; en el segundo: N.G. La Banda, Adalberto Álvarez y su Son; en el tercero, los Van Van, Isaac Delgado, la Original de Manzanillo con Cándido Fabré… Ese fue un año excepcional, pues la Maravilla de Florida vino con Manolito Sinonet y Frank Fernández tocó con la Original y Cándido Fabré…

La primera visita que hizo la orquesta Charanga Habanera al Oriente fue en el Encuentro, en 1994. También han participado: Paulo FG, Dan Den, Rumbabana, Pupy Pedroso, Manolito Simonet y su Trabuco, Orquesta Revé, Tumbao Habana, los Fakires… Más las orquestas de Oriente y la provincia: Los Karachi, Son 14, la Original de Manzanillo, Fabré, la Orquesta Avilés, Los Tanameños, Irma Oramas y su conjunto, Los Guayaberos…Y claro, los Taínos de Mayarí como anfitriones. Además, hemos tenido representación de Venezuela, México, Francia y República Dominicana en algunos eventos.

En todos los años quedan huellas, momentos especiales… Pero lo más importante es que las orquestas vienen a entregarse, a mostrar lo más genuino que tienen. Los encuentros que hacemos de pensamiento, las conferencias y coloquios, han ido creciendo y dejan huellas. Me siento muy contento porque hemos tenido la oportunidad, desde este pedacito, de defender la cultura y la música cubana. El evento es un paradigma. Lleva unos 30 años consecutivos enfrentando obstáculos y miles de dificultades que se han presentado y, sin embargo, nunca se ha caído, siempre está en Mayarí.

El Festival es lo máximo. La gente espera año por año y tiene en la sangre el Encuentro de Agrupaciones Soneras. La gente lo disfruta, lo pide, lo protege y lo defiende. Fotos Carlos Rafael

Qué crees significa para el pueblo mayaricero este Encuentro Nacional del son cada año…

El Festival es lo máximo. La gente espera año por año y tiene en la sangre el Encuentro de Agrupaciones Soneras. La gente lo disfruta, lo pide, lo protege y lo defiende. Puedes ver cómo reacciona nuestro público, hay una conexión de la gente con las orquestas increíble. Cualquier festival que no tenga un resultado público-orquesta no es positivo y en Mayarí se ve la relación del público y la orquesta, el conocimiento, el respeto, los aplausos.

Por Erian Peña Pupo

Escudo y espada de la nación

Con la palabra como machete y las mismas ansias de combatir se lanzan a las nuevas maniguas los intelectuales y artistas holguineros para celebrar la Jornada por la Cultura cubana, esta vez desde las distintas instituciones culturales por medio del intercambio necesario, la lectura de poemas, y, por qué no, de alguna que otra catarsis existencial.

Con la palabra como machete y las mismas ansias de combatir se lanzan a las nuevas maniguas los intelectuales y artistas holguineros para celebrar la Jornada por la Cultura cubana. Foto del autor

Temprano en la mañana el primer saludo del nororiente cubano al 20 de octubre estuvo en la voz del cantautor Nadiel Mejías, quien, a la medida del más fiel seguidor, interpretó temas de Silvio Rodríguez, esos mismos que están a tono con cualquier momento histórico de nuestro país.

El Espacio “Mañana en la Damajagua” ocupó la arrancada de las actividades por el Día de la Cultura cubana en Holguín, para ello se realizó la presentación de los libros “Audacia cultural de Fidel Castro”, compilatoria de Ana Cairo Ballester, de la Editorial Ciencias Sociales, y “Visión Martiana de la vida y la muerte”, de la Dra. Carolina Gutiérrez, de la Editorial Conciencia de la Universidad de Holguín.

La actividad se inserta en los festejos por el 25 Aniversario de la fundación de la Sociedad Cultural José Martí, no es de extrañar entonces que su Presidente en la provincia, el MsC. Eliel Gómez Martínez, se encargara de presentar el primer texto, de la recientemente fallecida Dra Ana Cairo, Premio Nacional de Ciencias Sociales.

Dos volúmenes conforman una selección de textos e imágenes asociadas a ocho generaciones de intelectuales cubanos en diversos géneros literarios y artísticos. Los trabajos presentados, están inspirados en la figura del líder histórico de la Revolución Cubana, Fidel Castro (1926-2016), y confluyen para entender la audacia cultural de su pensamiento y la praxis de quien desde 1953, y hasta la actualidad, nos mostró sus valores como orador, su valentía, carácter firme, sus ideas como estratega militar y su carisma como guía de numerosas generaciones de cubanos. Artículos, ensayos, cartas, fotografías, caricaturas, dibujos, carteles y cuadros nacidos en diferentes tiempos y circunstancias, facilitan la comprensión pluridimensional de la hazaña cultural del pueblo cubano y Fidel, en el siglo XX y las dos décadas del XXI. El ordenamiento cronológico de los documentos, facilita la lectura y la comprensión del lector para ubicar a los autores en diferentes momentos de nuestra historia.

Por su parte, el segundo texto presentado en la mañana, en la propia voz de su autora, profundiza en las cuestiones de la existencia humana durante la vida y pos morten, todo ello a través de la perspectiva del Maestro y las circunstancias particulares de su muerte. Los segmentos textuales seleccionados, tanto en prosa como en verso, fueron agrupados por la autora y analizados en el contexto histórico que fueron escritos.

El Espacio “Mañana en la Damajagua” ocupó la arrancada de las actividades por el Día de la Cultura cubana en Holguín. Foto del autor

La jornada no podía ser menos y fue a través de la poesía que se engalanó el prominente espacio de la cultura holguinera, nuestra biblioteca;  voces indispensables de la lírica en esta provincia del universo como Delfín Prats, Lourdes González Herrero, José Luis Serrano,  Luis Yuseff, Kenia Leyva, Moisés Mayan y Ronel González transformaron en versos el digno homenaje al escudo y espada de la nación, la cultura.

Mucha Luz para homenajear la Cultura Cubana

Con música y poesía entre amigos celebró Ediciones La Luz, sello holguinero de la Asociación Hermanos Saíz (AHS), en su sede de la calle Maceo, el Día de la Cultura Cubana.

Con música y poesía entre amigos celebró Ediciones La Luz el Día de la Cultura Cubana. Foto del autor

El espacio Abrirse las constelaciones se trasmitió esta vez vía online desde las páginas en Facebook de La Luz y la Dirección Provincial de Cultura, con el apoyo técnico de Producciones Angulo Ancho, quienes realizan estas trasmisiones en streaming en Holguín.

Esta edición especial del característico espacio de La Luz inició con la actuación de la Orquesta del Conservatorio José María Ochoa, dirigido por Edel Almeida, en el lobby de la editorial, y la consiguiente lectura de poesía de reconocidos exponentes de la lírica holguinera y jóvenes miembros de la Sección de Literatura de la AHS en la provincia.

Con conducción de los jóvenes escritores Norge Luis Labrada y Liliam Sarmiento, leyeron sus poemas en esta ocasión: Lourdes González y José Luis Laguarda, Belkis Méndez y Andrés Cabrera, Eugenio Marrón y Camilo Noa, Luis Yuseff y Liset Prego, y Erian Peña y Delfín Prats, este último Maestro de Juventudes de la AHS, quien finalizó con los textos “Mañana en la Demajagua” y “Un lugar llamado humanidad”. Los trovadores Lainier Verdecia y Fernando Cabreja compartieron, además, varios de sus temas.

Con conducción de los jóvenes escritores Norge Luis Labrada y Liliam Sarmiento, leyeron sus poemas en esta ocasión: Lourdes González y José Luis Laguarda, entre otros. Foto del autor

Abrirse las constelaciones –espacio al que asistió Rachel García Heredia, directora provincial de Cultura y Nilser Batista, funcionario que atiende la esfera cultural en el Comité Provincial del PCC, entre otros directivos– concluyó con la presentación de los spots promocionales, creados por el joven realizador Gerardo Perdomo, de varios poetas incluidos en la antología La joven luz. Entrada de emergencia, ebook y audiolibro publicado por esta editorial: Erian Peña, Alejandro Batista y José Luis Laguarda.

Por Erian Peña

Colecciones para todos

Con piezas del Centro Provincial de Artes Plásticas y del Fondo Cubano de Bienes Culturales (FCBC) en Holguín, quedó inaugurada, en la Sala pequeña de la primera institución y en el marco de la Jornada por la Cultura Cubana, la exposición Colecciones, que potencia el “coleccionismo institucional, como vía para proteger, promover y exhibir la producción artística nacional, en tanto memoria cultural de la nación, estimulando, a partir de cada una de estas instituciones, la labor de nuestros creadores”, asegura el investigador Martín Garrido.

Con piezas del Centro Provincial de Artes Plásticas y del Fondo Cubano de Bienes Culturales (FCBC) en Holguín quedó inaugurada la exposición Colecciones. Fotos del autor

De “manera muy incipiente y empírica aun, pero con reales perspectivas de futuro”, añade Martín, varias instituciones en la provincia han promovido este tipo de coleccionismo, añadiendo a sus fondos de arte, piezas de reconocidos artistas locales y otros de amplia trayectoria, pues “después de 1959, ha sido voluntad del Estado cubano que las obras conservadas en colecciones privadas, y las rescatadas en los primeros años de la Revolución, se pusieran al alcance de la población con fines eminentemente educativos y de disfrute estético”.

En este caso, el FCBC y el Centro de Arte sumaron esfuerzos para mostrar al público una pequeña y atractiva selección de sus respectivos fondos y exponerlos en la Sala pequeña del Centro (aunque bien hubiera llenado la Sala principal, por la cantidad de piezas que ambos atesoran).

En Colecciones encontramos obras de 14 reconocidos artistas holguineros: Cosme Proenza, con una de las piezas de la serie Variaciones sobre temas de Matisse, expuesta en el Centro, Jorge Hidalgo, Lauro Echavarría, Ronald Guillén Campos, María del Pilar Reyes, Yosvani Caisé Almaguer, José Emilio Leyva, Víctor Manuel Velázquez, Néstor Arenas, Jorge Luis Cudina, Freddy García Azze, Roy González Escobar, Alexander Lobaina Jiménez y Magalis Reyes Peña. Y además, trabajos de los premios nacionales de Artes Plásticas Nelson Domínguez y Pedro de Oraá (del primero, una de las hermosas obras de la serie Mi amiga Alicia, exhibida en octubre del año pasado en el propio Centro; y De Oraá, un grabado obsequiado por este a la institución).

En este caso, el FCBC y el Centro de Arte sumaron esfuerzos para mostrar al público una pequeña y atractiva selección de sus respectivos fondos. Fotos del autor

Muestras como esta –con dirección general de Yuricel Moreno y curaduría y museografía de Josvel Vázquez, Bertha Beltrán y Roxana La O– nos permiten apreciar piezas alejadas de las producciones actuales de los artistas, o de aquellas etapas que han caracterizado su trabajo, como Ronald Guillén. O de creadores que no residen en la provincia o el país, como Néstor Arenas.

“En conjunto, ellas constituyen un ejemplo válido de lo que puede lograr cuando existe la voluntad para asumir esta labor con responsabilidad y visión de futuro. Porque el coleccionismo, como sabemos, es un arte que exige de quien lo practica, ya sea individuo o institución, no solo recursos económicos sino también conocimientos especializados, cultura, sensibilidad y, sobre todo, un juicio certero para seleccionar aquello que realmente merece ser atesorado para perdurar”, asegura Martín en las palabras del catálogo que acompaña la muestra. Y añade: “Estos presupuestos, tan sencillamente expresados aquí, se materializan en las obras que el FCBC y el Centro de Arte de Holguín conservan en sus respectivas colecciones y que hoy ponen a la consideración del público local, para su mejor valoración y disfrute”, y que ojalá motive a otras instituciones a realizar experiencias expositivas como esta.

En Colecciones encontramos obras de 14 reconocidos artistas holguineros
En Colecciones encontramos obras de 14 reconocidos artistas holguineros
En Colecciones encontramos obras de 14 reconocidos artistas holguineros

Por Erian Peña Pupo

Arrímate pa acá con la Orquesta Avilés

Cuando el 16 de octubre de 1882, el músico holguinero Manuel Avilés Lozano reunió en una orquesta a familiares y amigos, no podría imaginar que aquel empeño inicial perduraría como una de las auténticas defensoras de la música cubana tantos años después.

Hoy, con 138 años de quehacer sostenido, la Orquesta Avilés no pretende ser una pieza de museo. Foto: Carlos Rafael

Hoy, con 138 años de quehacer sostenido, la Orquesta Avilés no pretende ser una pieza de museo, como podría suceder, sino todo lo contrario, intenta llevar tradición y modernidad de la misma mano. “Soy del criterio de que la fórmula fundamental para lograr que la Orquesta se mantenga en el tiempo es que la juventud forme parte de ella”, asegura Gastón Howard Allen Binhan, trompetista, arreglista y director de la Avilés entre 1981 y 1992, y desde 2006 hasta la actualidad. “También vamos a contribuir con nuestra armonía, nuestro ritmo, al desarrollo de la identidad sonora cubana”, añade este miembro de la UNEAC, quien posee la Distinción por la Cultura Nacional.

Después de varios discos, giras y distintos reconocimientos, la Avilés continúa siendo, para orgullo del pueblo holguinero y cubano, la orquesta en activo más antigua de América Latina y una de las más añejas del mundo luego de acompañar a importantes músicos como Esther Borjas, Jorge Negrete, Benny Moré, Los Chavales de España, Bienvenido Granda, Celia Cruz, Paulina Álvarez, Olga Guillot, La Aragón, Roberto Faz y Barbarito Diez. “Para nosotros lo más importante es formar parte de esa historia. Más que otra cosa, pertenecer a la Avilés nos llena de orgullo y además, nos compromete. No es solamente cuando un músico de la Avilés toca en una tarina, en un escenario, sino cuando vas por la calle y la gente siente admiración, respeto y entonces sabes que tienes un pedacito en el corazón de cada holguinero. Y cuando vas a otras partes del mundo y dices que tocas en la Orquesta Avilés que tiene tantos años de fundada, entonces todos te miran con admiración… Pero sobre todo, los holguineros tenemos mucho orgullo de tener una orquesta así que se haya fundado en la tierra que nos vio nacer”.  “

Comencé hace más de cuarenta años en la Orquesta. Recién ingresado participamos en el XI Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes, en La Habana, en 1978. Aquello fue una experiencia maravillosa, pues todavía quedaban músicos ya viejitos que llevaban años en la Orquesta. Después, en 1988, estuvimos en el Festival de Varadero”.

Después de varios discos, giras y distintos reconocimientos, la Avilés continúa siendo, para orgullo del pueblo holguinero y cubano. Fotos: Wilker López

La Avilés es defensora de la música cubana y sus raíces soneras. Cómo han podido mantener tradición y modernidad de la mano, es algo que Gastón Allen sabe muy bien: “Soy del criterio de que la fórmula fundamental para lograr que la Orquesta se mantenga en el tiempo es que la juventud forme parte de ella. Evitar que se convierta en una pieza de museo. Yo he sido enemigo de eso. A veces, al lograr esas dos cosas, hay un choque generacional; por ejemplo, ya yo tengo 68 años y tengo músicos que tienen sobre 20 años. Intentamos que ellos vayan adsorbiendo esa música, porque lo bueno no pasa, como dice el programa de la televisión, y además, que ellos asimilen eso como algo bueno, pero que al mismo tiempo lo hagan con amor, pues siempre le dan su toque y siempre se deja ver, entre líneas, ese toque que le da la juventud de cada tiempo”.

“¿Cuántas generaciones y cuánta gente joven han tocado y pasado por esta Orquesta?

Mira, yo entré siendo un niño y ya soy un viejo… Queremos que eso vaya de generación en generación y que aquel que entre no desoiga y sea un trasmisor de ese legado que nos antecedió… Y que sean capaces, además, de mantenerlos y, al mismo tiempo, nosotros marchamos con el tiempo, hacemos de todo y tratamos de ser también protagonistas del desarrollo de nuestra música, porque el hecho de que nosotros mantenemos las raíces no quiere decir que la mantengamos de una forma estática”.

¿Cuál crees haya sido el mayor momento de éxito popular de la orquesta…?

Comencé hace más de cuarenta años en la Orquesta. Fotos: Wilker López

Los años 80. Ahí fue donde surgió “Que tira y que jala”, “Péstame un peso Vicente” y “Date a querer”, entre muchos otros temas. Todos, todos en ese momento eran éxitos.  La Avilés ha pasado por varios formatos…

¿Crees que la música, el son que se hace en esta región del país suena diferente de alguna manera al que se realiza en otras partes?

Ahora los medios les han dado un protagonismo a la música con influencia extranjera y no es que no se haga nada, yo soy jazzista, me gusta el jazz, por ejemplo, pero yo no puedo pretender que el jazz es lo más importante para nosotros. La tarea que nos toca es defender nuestra música, nuestras raíces y eso nos va de principio a todos los que tenemos que ver con la promoción de la cultura cubana, de nuestra identidad. Entonces, no puede ser que hayan otros ritmos que sean los protagonistas; en todos los tiempos ha habido músicas y ritmos que van y vienen pero lo nuestro es lo nuestro y lo mío primero. Sucede que los que se llevan el gato al agua no son aquellos que realmente defienden, promueven y tratamos de desarrollarnos en la música con nuestra identidad.

El pasado 2019, la Avilés lanzó un nuevo DC/DVD, Arrímate pá acá, producido por la Egrem. “Este es un compromiso con una de las etapas más importantes de la Orquesta Avilés, marcada con la música de Juanito Márquez. Incluimos temas de su autoría como Alma con alma y Arrímate pá acá. También aparece en el disco un danzón-cha de Juanito llamado Dulce guayaba. De esa época es Joropero, tema antecesor del ritmo Pa´cá. Cuando la orquesta va a Venezuela en 1956, hay como una especie de transculturación entre la música cubana y el joropo venezolano. Entonces Juanito Márquez escribe Joropero, el tema tuvo tanto éxito que entonces hizo Arrímate pá acá, más o menos por esa línea; fue un éxito más grande todavía. De esa canción nació un ritmo independiente, el Pá acá”, asegura Gastón, también maestro de otros tantos artistas, y a quien se le dedicó este 2020 la XXXVIII edición de la Semana de la Cultura holguinera. “

La Avilés es defensora de la música cubana y sus raíces soneras. Foto: Carlos Rafael

También incluimos temas más actuales: cumbias, sones, uno que sintetiza un poco la historia de la Orquesta, un tema mío, así quisimos darle una diferencia entre lo muy actual y más viejo. Con Nadiel Mejías, un excelente cantante holguinero, cantamos a Alma con alma. Arrímate pa´cá lo interpretó Gilberto Torres, Candela, y Edilberto Vázquez, Azuquita, hizo Joropero. Ellos fueron cantantes de la Orquesta en la época dorada de los 80, y es muy justo que participaran también”, añade este reconocido músico.

Por Erian Peña Pupo

Cuatro décadas de una Santa Palabra

Por Bernardo Cabrera

El son montuno, la guaracha y la picaresca que caracterizó al rey del doble sentido, permanecen en el repertorio del grupo holguinero Los Guayaberos, que inicialmente contó con Santana Oramas Osorio en las maracas, Candito Oramas Batista en el bongó y, más tarde, Misael Pino. Continuar leyendo «Cuatro décadas de una Santa Palabra»

En Ediciones Holguín, guerras de independencia y literatura cubana

Por Vanessa Pernía Arias

Fotos de la autora

Como parte de las actividades por la Jornada de la Cultura Cubana, que se desarrolla hasta el próximo día 20 de octubre Ediciones Holguín acogió el panel “Guerras independentistas cubanas y literatura”, con el historiador José Abreu Cardet, Premio Nacional de Historia, y los escritores holguineros Eugenio Marrón Casanova y Kenia Leyva.

En el mismo Abreu Cardet destacó la importancia de la documentación de las guerras que han servido como soportes invaluables de investigación de la vida y el pensamiento de la época, como es el caso de los diarios, que aportan una versión personal de los sucesos.

Por su parte Marrón presentó dos novelas que han marcado el panorama histórico y literario cubano, pues exploran zonas poco conocidas de personajes y momentos trascendentales de las gestas libertarias, ellas son A media noche llegan los muertos, de Eliseo Altunaga, y El Caballo bermejo, de Joel James.

A su vez Kenia Leyva, editora del propio sello, abordó el papel de la prensa cubana durante los sucesos de la guerra, destacando publicaciones insignes como El Cubano Libre y Patria.

En el espacio leyeron poemas los escritores Moisés Mayán, del libro Carga al machete, y Ronel González, autor que en sus más recientes libros ha explorado este importante tema.

Diversos paneles, conversatorios, exposiciones de artes plásticas y presentaciones musicales, escénicas, literarias y audiovisuales centran en Holguín el extenso programa de actividades que se realiza con motivo de esta Jornada de la Cultura Cubana, que en la provincia se dedica a los 300 años del pueblo de Holguín, al 150 aniversario de creado el Himno que identifica a la ciudad, al 115 del natalicio de la escritora María Dolores Suárez, al 90 del nacimiento de la reconocida autora Lalita Curbelo Barberán, al 125 de la Invasión a Occidente de las tropas del Ejército Libertados y al 20 del Sistema de Ediciones Territoriales, culminará el día 20 con una gala en el Complejo Cultural Eddy Suñol.

 

 

 

 

 

Holguín en Jornada de la Cultura Cubana

Por Vanessa Pernía Arias

Foto cartel Jornada de la Cultura Cubana

Diversos paneles, conversatorios, exposiciones de artes plásticas y presentaciones musicales, escénicas, literarias y audiovisuales centran en Holguín el extenso programa de actividades que se realiza con motivo de la Jornada de la Cultura Cubana y se desarrolla hasta el próximo día 20.

Entre las momentos más sobresalientes se encuentra el Concierto para Familia, proyecto dirigido el maestro Oreste Saavedra con la actuación de la Orquesta Sinfónica de Holguín, la Compañía de Narración Oral Palabras al Viento, el dúo de guitarras Sabaret, la Orquesta de Guitarras, y estudiantes del Conservatorio de Música José María Ochoa y de la Escuela Vocacional de Arte Raúl Gómez García, en la Biblioteca Provincial Alex Urquiola.

Otro momento significativo resulta la exposición fotográfica Arquitectura patrimonial holguinera en tres siglos de Historia, del realizador audiovisual Frank Batista, la cual muestra las construcciones de la ciudad que han marcado una pauta en el devenir local.

En este sentido destacan las conferencias y conversatorios dedicados a las guerras de liberación, como el panel “Guerras independentistas cubanas y literatura”, desarrollado en Ediciones Holguín, con el historiador José Abreu Cardet, Premio Nacional de Historia, y los escritores Eugenio Marrón y Kenia Leyva.

Durante los próximos días se desarrollarán otras actividades que incluye un encuentro de repentismo online auspiciado por el Centro Provincial de Casas de Cultura; la muestra “Lalita Curbelo como expresión de la mujer dentro de la cultura cubana”; la retreta en saludo al Día de la Cubanía, a cargo de la Banda Provincial de Conciertos; una exposición colectiva de artistas holguineros, organizada por la filial del Fondo Cubano de Bienes Culturales y el Centro de Artes Plásticas; y la Feria de los Trovadores.

También la Brigada de Instructores de Arte José Martí tendrá su protagonismo en las comunidades, además de las presentaciones escénicas de los grupos del territorio; mientras el día 23 se celebrará el 27 aniversario de la Casa de Iberoamérica, y el 24 iniciarán las sesiones y cursos del Congreso Iberoamericano de Pensamiento.

Por su parte las editoriales holguineras mantienen un amplio programa de presentaciones de libros, lecturas y paneles, donde destaca la propuesta de Ediciones La Luz, mientras que Centro Provincial del Cine propone, entre otras novedades, la premiére del cortometraje Confinamiento, del realizador holguinero Jimmy Ochoa, obra que participó en la muestra online InAcción del Festival Internacional de Cine de Gibara.

Esta Jornada, que se dedica en la provincia a los 300 años del pueblo de Holguín, al 150 aniversario de creado el Himno que identifica a la ciudad, al 115 del natalicio de la escritora María Dolores Suárez, al 90 del nacimiento de la reconocida autora Lalita Curbelo Barberán, al 125 de la Invasión a Occidente de las tropas del Ejército Libertados y al 20 del Sistema de Ediciones Territoriales, culminará el día 20 con una gala en el Teatro Eddy Suñol (Con información de la Agencia Cubana de Noticias, ACN).