Nuestro Calixto

Este cuatro de agosto, pero de 1839, en la otrora casa número 147 de la calle San Diego, esquina Rosario, actualmente en la intersección de las arterias Frexes y Miró, de la denominada Ciudad cubana de los parques, tuvo lugar un significativo acontecimiento para los holguineros, el natalicio de uno de sus más ilustres coterráneos, Calixto García.

En la calle Miró esquina a Frexes, muy cerca del parque que porta su efigie, se encuentra la Casa Natal. Fotos: Archivo

Con 29 años de edad se incorporó a la contienda independentista, iniciada el 10 de octubre de 1868 por Carlos Manuel de Céspedes, comenzando así un ininterrumpido quehacer que confirió solidez a su formación militar autodidacta de patriota, influenciada por la trayectoria de grandes figuras como el Mayor General Máximo Gómez Báez, el General Luis Marcano y Donato Mármol, entre otros.

El reconocido a través de la Historia de Cuba como General de las Tres Guerras libró múltiples combates, ganándose el respeto de las tropas por las muestras de valentía, responsabilidad y disciplina, por lo cual en 1869 recibiera el grado de General de Brigada y tres años después lo ascendieran a Mayor General.

Orgullosos de quienes son y su terruño, los holguineros defienden a capa y espada todo aquello que le circunda en el nororiente cubano, lo que les define y hace habitantes de “la tierra más hermosa”.

¿Quién en esta provincia no ha oído hablar de Calixto García, insigne patriota que define nuestro coraje y determinación? Y es que desde el billete de 50 pesos, el parque, el estadio, la estatua, la Plaza de la Revolución…y una lista bien extensa, los holguineros defendemos y honramos la figura del General de las Tres Guerras de independencia en cada uno de los espacios que lo homenajean.

En la calle Miró esquina a Frexes, muy cerca del parque que porta su efigie, se encuentra su Casa Natal, edificada a finales del siglo XVIII, fecha desde la cual ha sufrido varias modificaciones para modernizarse: durante la República, por ejemplo, fue transformándose y dividiéndose en casas de viviendas y bufetes de abogados.

¿Quién en esta provincia no ha oído hablar de Calixto García? Foto: Archivo

Finalmente, para la década de 1970 se acomete una restauración parcial que dio paso al museo actual, aunque cinco años más tarde fue nuevamente remozada, esta vez con el montaje, que de manera sencilla y didáctica, refleja por medio de fotografías, documentos y objetos museables: una cronología de los principales acontecimientos y acciones que marcaron la vida y la ideología de Calixto.

Más de diez años después, en enero de 1986, se concluyó la obra en su totalidad, con la ampliación de las salas de exposición y la apertura del Centro de Información sobre las Guerras de Independencia, para esta etapa, en el año 1978, la casa fue declarada Monumento Nacional, oficialmente proclamado nuestra ciudad el 11 de diciembre, cuando se conmemoraban 80 años de su fallecimiento.

Anualmente, los 25 de julio, la Casa Natal celebra un aniversario más, que superan ya las cuatro décadas pasión y compromiso con la historia.

La Semana de la Cultura Holguinera en cada edición convierte a la Casa en el espacio propicio para realizar el Encuentro de Estudios Sobre Guerras de Independencia, al que se suman otras actividades como la participación en otros acontecimientos de la provincia como la Feria del Libro y los espacios fijos dedicados a homenajear cada aniversario de la fundación del Museo y el natalicio de nuestro más grande mambí.

La Casa se mantiene en constante bregar, por lo habitualmente abre sus puertas a los jóvenes investigadores que con ella colaboran, así como se inserta en la comunidad con proyectos y presentaciones en diferentes repartos de la Ciudad de los Parques.

El 4 de agosto es una fecha especial para este centro, día en que se celebra el natalicio de Calixto García, cada verano además dedican los festejos no solo a la figura histórica, sino al amor a su madre-Lucia Iñiguez-, a su esposa, las relaciones con España y José Martí.

La mañana de este martes no pudo ser otra que de festejos, independientemente de la fase Pos-Covid en la que se encuentra nuestro territorio, el insigne espacio acogió un breve motivo cultural para homenajear al digno patriota a través del canto, la actuación y la danza.

La Casa se mantiene en constante bregar, por lo habitualmente abre sus puertas a los jóvenes investigadores que con ella colaboran, así como se inserta en la comunidad con proyectos y presentaciones en diferentes repartos de la Ciudad de los Parques. Foto: Archivo

Cualquier día es propicio para homenajear su impronta y por ello el Museo abre sus puertas además para visitas guiadas, sobre todo durante el verano, cuando Holguín se convierte en destino para los visitantes, para recorrer y palpar la historia de un holguinero fiel a sus principios y leal a su Isla.

Eusebio Leal en la memoria agradecida de Holguín

Por Erian Peña Pupo

“Eusebio Leal proyectaba luz no solo para La Habana, sino para todo el país”, comentó Hiram Pérez Concepción, presidente de la Unión Nacional de Historiadores de Cuba(Unhic) en Holguín, en el homenaje que se realizó en el Museo Casa Natal de Calixto García al reconocido intelectual e historiador de la ciudad de La Habana, fallecido el pasado 31 de julio, como tributo a quien mantuvo bajo su salvaguarda gran parte del patrimonio cultural e histórico de la Nación.

Un panel integrado por los historiadores Ángela Peña Obregón, el propio Hiram, y José Abreu Cardet, Premio Nacional de Historia, abordaron los vínculos con la provincia y el legado de Eusebio.

Peña Obregón destacó el trabajo de restauración de Eusebio en la década del 70, cuando lo conoció, y como su impronta, no solo en la capital, ha permitido preservar otras ciudades de la isla.

Pérez Concepción realizó, además, una cronología de las principales estancias del autor de libros como Regresar en el tiempo, Detén el paso caminante, Carlos Manuel de Céspedes. El diario perdido y La luz sobre el espejo. Entre los momentos importantes destacó la visita a la Casa Natal en la década del 70, para la inauguración de una muestra expositiva de piezas relacionadas con Calixto García, instante en que recibió el Hacha de Holguín. Regresaría en 1992, en las actividades del Quinto Centenario del encuentro –o encontronazo– entre las dos culturas, donde impartió una conferencia en el hotel Pernik, sede del evento teórico. Le fue entregado entonces el Aldabón de La Periquera. Poco después, en 1997, inauguró una exposición de Cosme Proenza en las Romerías de Mayo, realizó la conferencia inaugural del Memoria Nuestra y recorrió la ciudad de Gibara, por cuyo rescate se preocupó desde la Oficina del Historiador. Estuvo en Holguín nuevamente en 2013, invitado por la Casa de Iberoamérica, institución que le entregó en 2018 su Distinción homónima, y donde realizó, en el Congreso Iberoamericano de Pensamiento, una conferencia sobre las experiencias de restauración desde la Oficina. Retornaría en la delegación que acompañó la visita del Papa Francisco.

Por su parte, José Abreu Cardet resaltó la sensibilidad de Leal “ante todos los públicos, lo que conllevó que además de historiador, fuera un promotor como pocos de la historia. Eusebio unía la emoción con el análisis. Priorizó la publicación de textos para especialistas, necesarias para el análisis historiográfico, pero llevó la historia a los sectores más populares con un lenguaje directo, desde el programa Andar La Habana, y otros escenarios donde su palabra llegaba. Eso hizo que todo el pueblo lo llore y lleve tambiénen el corazón como un amigo cercano”.

El homenaje –que contó con la presencia de las principales autoridades de la provincia, entre ellos Ernesto Santiesteban Velázquez, primer secretario del Partido Comunista de Cuba (PCC) en Holguín, y Rachel García Heredia, directora del Sectorial Provincial de Cultura– sirvió para que los artistas, historiadores, intelectuales, las instituciones y el pueblo rememoraron facetas de Leal como investigador, intelectual y amigo, y firmaran el libro de condolencias. Además, el poeta Ronel González dedicó unos versos a su memoria con el título “Desandar la luz”.

Fotos: Yadiannis Rojas

En esta provincia, como en el resto del país, Eusebio compartió su savia, su verbo encendido, y se preocupó por ser escuchado, sobre todo, por las más jóvenes generaciones.Nacido el 11 de septiembre de 1942 –también diputado a la Asamblea Nacional de Cuba, presidente de Honor de la Unión Nacional de Historiadores de Cuba y miembro de número de la Academia Cubana de la Lengua–, sembró la tradición de la virtud, el respeto a la historia y la fe en la Patria.

Cuba, su patria amada, despide a Eusebio Leal Spengler

Cuba despertó hoy con una triste noticia, el fallecimiento del reconocido intelectual e historiador de la ciudad de La Habana Eusebio Leal Spengler, luego de una larga lucha contra la enfermedad que lo aquejaba desde hace un tiempo y que había empeorado su estado de salud.


Aun así, batallador incansable, veíamos a Eusebio sobreponerse a ello y continuar trabajando. A ese empeño se debe una gran parte de la labor de rescate realizado en el centro histórico capitalino. Escritor e investigador, y merecedor, además, de disímiles e importantes reconocimientos dentro y fuera de Cuba, Eusebio Leal mantuvo una estrecha relación con Holguín, donde tiene amigos y seguidores de su obra, sobre todo de conferencista y jurado en eventos como el Memoria Nuestra, en las Romerías de Mayo, y el Congreso de Pensamiento, en la Fiesta de la Cultura Iberoamericana. En ellos compartió su savia, su verbo encendido, y se preocupó por ser escuchado, sobre todo, por las más jóvenes generaciones. Autor de libros como Regresar en el tiempo, Detén el paso caminante, Carlos Manuel de Céspedes. El diario perdido y La luz sobre el espejo, Eusebio, nacido el 11 de septiembre de 1942, fue también diputado a la Asamblea Nacional de Cuba, presidente de Honor de la Unión Nacional de Historiadores de Cuba y miembro de número de la Academia Cubana de la Lengua.

Fotos: Archivo de Centro de Comunicación Cultural

 

La Dirección Provincial de Cultura, el Centro de Comunicación Cultural La Luz, el sistema de instituciones de la cultura y los artistas, historiadores e investigadores en Holguín se suman a las sentidas condolencias por el fallecimiento de uno de los hijos más preclaros de nuestra Nación.

Falleció Eusebio Leal Spengler, Historiador de la Ciudad de La Habana

Eusebio Leal. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

En horas de la mañana de este viernes falleció el compañero Eusebio Leal Spengler, víctima de una penosa enfermedad.

En las próximas horas nuestro pueblo será informado sobre la organización de los funerales.

Eusebio Leal Spengler, nació en La Ciudad de La Habana, el 11 de septiembre de 1942. Fue Doctor en Ciencias Históricas de la Universidad de La Habana, Máster en Estudios sobre América Latina, el Caribe y Cuba, especialista en Ciencias Arqueológicas.

Cursó estudios en la Universidad de La Habana 1975 de Licenciatura en Historia. Ha cursado estudios de post-grado en Italia sobre restauración de Centros Históricos por beca conferida por el Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Italiana.

Fue Miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba desde el IV Congreso, Diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular en la IV-1993, V-1998, VI-2003, VII-2008, VIII-2013 y IX –2018 Legislaturas, Embajador de Buena Voluntad de la Organización de las Naciones Unidas.

Comienza a trabajar en 1959 en la Administración Metropolitana de La Habana y en 1967 fue designado Director del Museo de la Ciudad de La Habana, sucediendo en su cargo al Doctor Emilio Roig de Leushenring, del que fuera discípulo.

Asume las obras de restauración de la Casa de Gobierno, antiguo Palacio de los Capitanes Generales y Casa Capitular que concluyen en 1979. En 1981 se le confiere la responsabilidad de conducir las inversiones de las obras de restauración aprobada por el Gobierno de la Ciudad el 5 de mayo de aquel año.

El 16 de abril de 1986 le es asignadala responsabilidad de las obras en la Fortaleza de San Carlos de La Cabaña y, más tarde, en el Castillo de los Tres Reyes de El Morro. Conforme a la declaración de la UNESCO el perímetro de las antiguas murallas y el Sistema de Fortificaciones para la defensa de la ciudad fue inscripto en el Indice del Patrimonio Mundial en 1982 con el número 27.

Historiador de la Ciudad de La Habana. Presidente de Honor del Comité Cubano del ICOM y Presidente de Honor del Comité Cubanodel ICOMOS y de la Sociedad Civil Patrimonio, Comunidad y Medio Ambiente; Decano de la Facultad del “Colegio Universitario San Gerónimo de La Habana”, Título de Profesor de Mérito de la Universidad de La Habana, presidente de la Red de Oficinas del Historiador y Conservador de las Ciudades Patrimoniales de Cuba, presidente de Honor de la Sociedad Económica de Amigos del País, presidente del Grupo de Parlamentarios de Amistad Cuba –México.

Además, vicepresidente del Grupo de Parlamentarios de Amistad Cuba -Japón.

Ha escrito ensayos, prólogos y artículos sobre historia de Cuba, arte, restauración y otros temas de carácter general. Es autor de los libros: Regresar en el tiempo, Detén el paso caminante, Verba Volant, Fiñes, Carlos Manuel de Céspedes El Diario Perdido, La Luz sobre el Espejo, Poesía y Palabra (I y II), Para no Olvidar( I,IIy III), Fundada Esperanza, Patria Amada,Bio-Bibliografía (I, II,IIIy IV),Legado y Memoria, Hijo de mi Tiempo y Aeterna Sapien.

Tomado de www. cubadebate. cu

El primer paso de Raulito

Hace solo cinco años se fundó este proyecto que ha diversificado su sonoridad en diferentes géneros, fusionando el bosa o el flamenco, donde encuentra marcada importancia la canción de autor, con fuerte influencia del Movimiento de la Nueva Trova, pero siempre declarándose fieles defensores de la música alternativa.

«De tal palo…», padre e hijo en una de sus descargas. Foto: Archivo

Con gran orgullo y alegría, así como un compromiso inmenso hacia su carrera, asume Raulito Prieto, de conjunto con su Banda, haber ganado el concurso Primera Base, perteneciente al Havana World Music. La tarde de este jueves 30 de julio fue propicia para conversar entre colegas y amigos con las dos agrupaciones que representaron a Holguín en el prestigioso evento, Raulito… y Tópop, quienes compartieron sus experiencias a Baibrama.

El Havana World Music es un festival donde encuentra mayor protagonismo la música alternativa, sus propios anfitriones, la familia Alfonso, han sido protagonistas de varios proyectos en la Isla para llevar adelante esta manifestación artística. El festival tiene carácter internacional, pero principalmente se centra en el talento creador que de nuestro país emerge.

Dentro de su convocatoria se encuentra un evento de suma importancia para las bandas noveles que comienzan a promocionar su música en el panorama nacional y, este año, es un placer para la cultura holguinera que concursaran dos representantes del patio, uno por cada categoría en la que se compite: “Juvenil”, tal es el caso de Tópop, quienes resultaron finalistas, y en la categoría de “Mayores”, donde participó Raulito, de conjunto con sus músicos.

Es importante destacar que el Concurso este año recibió 97 bandas nacionales, patrocinado además por la EGREM, la Asociación Hermanos Saíz, el British Council, de la Embajada de Inglaterra en Cuba, y el Ministerio de Cultura.

“Todos los materiales sobre la banda que se enviaron fueron elaborados desde Holguín y nos enorgullece cuando se hace trabajo de tanta calidad desde nuestro terruño”-apunta Dayana Prieto, productora de Raulito…-, quien además agrega que en estos días trabajan para lograr un espacio para la música alternativa de conjunto con ARTEX, a partir de la banda de Raulito, pero independiente a la Feria de los Trovadores, en donde se presentarán los artistas que en la provincia trabajan la música alternativa.

El premio de este concurso consiste en una suerte de campaña publicitaria que el Havana… le ofrece a la banda ganadora donde se incluyen secciones de fotos para promocionar su trabajo, conciertos, la grabación de un disco y, lo más importante, la participación de manera oficial en el programa de la próxima edición del festival en 2021: sin dudas un escenario prestigioso del que han surgido grandes representantes de la música cubana como Cimafunk o Toques del Río, así como otros referentes actuales del género alternativo.

La convocatoria del concurso salió en enero y cerró en marzo del presente año, para ello solicitaron una carpeta promocional con tres temas grabados, un dosier sobre el grupo, así como las letras de las canciones: “Hay algo que llamó mucho mi atención sobre el concurso y es que no se puede participar con cover, sino, en su lugar, solo con música de la autoría propia, original, las bandas tenían que ser noveles, no puedes tener discos grabados ni videoclips aunque fueses profesional”, resalta Raulito.

De los 97 participantes solo quedaron diez finalistas, divididos en tres categorías: “Bandas juveniles”, “Bandas mayores”, y “DJ productor”, tres participantes en las dos primeras, y cuatro en la última categoría. Supuestamente se realizaría una presentación de todos los finalistas en la capital, pero como la edición fue on line, prepararon una carpeta donde se presenta la banda, además de un concierto de tres temas seguidos para luego presentar en las Redes: “fue algo muy rápido, de solo diez días para entregar, por lo que agradezco la ayuda de mi ingeniero de sonido, Ever, quien me ayudó a concretar lo necesario a tiempo, con un material que me dejó satisfecho. Varias instituciones se sumaron en esta tarea, como el Club Bariay, de la EGREM, la Asociación Hermanos Saíz en la provincia, la Empresa Comercializadora de la Música; a quienes les estoy bien agradecido”, resalta el joven compositor del patio.

Relacionado con lo que representa participar en un evento de esta magnitud, el hijo de Raúl Prieto, uno de los trovadores más prominentes del territorio, señala que es la primera vez que participan en un concurso: “nunca habíamos estado bajo esa presión, este es un evento de lujo con un jurado conformado por lo que más brilla de la música alternativa en el país y, los que no estaban de jurado, compitieron de conjunto con mi banda, algo que nos enorgullece mucho”.

“Nos sentimos bien felices y esperamos con ansias tocar en los escenarios grandes. Como cantautor te regocija mucho cuando se reconoce tu obra en este tipo de eventos, no solo por su musicalidad, sino por lo que estás diciendo, el compromiso social de las letras, el ánimo de estar coherentes con lo que nos circunda, e intentarse lo más genuino posible, natural, y este concurso me dio la oportunidad, un estímulo, un placer inmenso para empezar por ahí”-agrega Raulito.

Un movimiento que crece sin espacios para promoverse

Un lamento se hizo eco durante el encuentro realizado en la Casa de la Música de nuestra provincia, tal es el caso de la inexistencia de locales para potenciar el talento ascendente del movimiento de la música alternativa, provocado en gran medida  por la desaparición  de los espacios tradicionalmente concebidos para ello como el Mestre, el Caligary, o el Jazz Club.

“Es una alegría grande para la asociación tener a dos bandas compitiendo en el concurso y, mucho más, que El Grupo haya alcanzado el premio: la visibilidad que esto les ha conferido es notable. Es cierto que hemos perdido  espacios para la música alternativa debido a la decadencia de los lugares simbólicos de la ciudad, pero es cierto además que en otros espacios que hoy persisten pueden acondicionarse para esta música que también goza de mucha aceptación en el territorio. Es una prioridad para la AHS en la provincia este movimiento que ha crecido pero aún no encuentra espacios, cuestión en la que seguiremos insistiendo y este premio es un buen pretexto para reclamarlos”, señala Lilien Aguilera, presidenta provincial de la AHS.

Con gran orgullo y alegría, así como un compromiso inmenso hacia su carrera, asume Raulito Prieto, de conjunto con su Banda, haber ganado el concurso Primera Base. Foto: Archivo

Fin del recorrido o el punto de partida, ¿qué representa para el futuro mediato, en el caso específico de Raulito Prieto, el galardón recibido?

Nuestro reto ahora es hacer desde esta tierra, la nuestra, un portal de la música alternativa para el mundo, no es un secreto para nadie que las capitales son las que tienen la mayor fuerza para potenciar la música de los artistas, pero pienso que desde aquí también podemos hacerlo.

Vamos a empezar a exigir desde nuestra obra, las instituciones culturales en Holguín han seguido durante años el trabajo de los artistas, pero la música alternativa se perdió en esta provincia hace muchos años y no ha retornado, de hecho, Lilien Aguilera, presidenta de la AHS en Holguín, puede dar fe de que el espacio que más trabajo da hacer en Romerías de Mayo es la “Plaza fusión”, pues no hay ningún seguimiento hacia ese tipo de música.

La música alternativa no es Jazz, ni Trova, no es ningún género hecho, como lo dice su nombre, es “alternativo”, es donde se ve el virtuosismo de los creadores, sus letras, donde hay un show, y estamos a años luz de eso: La Habana nos pasó por el lado hace tiempo, incluso otras provincias tienen festivales alternativos como el “Piña colada”. Este premio no nos pondrá en un lugar en el que pensemos que nos lo merecemos todos, por el contrario, es un inicio para comenzar a trabajar.

Las instituciones también tienen que empezar a jerarquizar y tematizar, saber donde debe colocar cada creador en dependencia de la obra que propone. Se habla un solo idioma en Cuba y si en La Habana los patrocinadores son la EGREM a nivel nacional, en Holguín deben empezar a trabajar  con todas estas propuestas alternativas: cuento con músicos muy talentosos que han alcanzado prestigiosos premios individuales y es un talento que debería potenciarse.

Espero poderlos ver pronto desde los grandes escenarios, espero poder conquistar La Habana desde aquí, y lo vamos a poder hacer.

Con este sueño realizable queda abierta la convocatoria para el público holguinero de Raulito Prieto y su grupo, de conjunto con Top-pop, para presentar este premio en la provincia a través de un gran concierto, para el que esperan el patrocinio de nuestras instituciones culturales.

Saltar la valla en la poesía holguinera

Por Abel Castro Sablón

Holguín siempre ha sido una tierra fructífera en cuanto a literatura se refiere; especialmente la poesía florece y se esparce fecundamente gracias a un número significativo de cultores quienes, con inmensísimo talento, retratan épocas a través de sus versos.

En la sede de Ediciones Holguín, se dieron cita varios de los mejores exponentes de esta manifestación literaria en el territorio, para compartir textos añejos y recientes, además de  reflexionar sobre la salud de la poesía holguinera en la actualidad.

Entre los principales autores que se reunieron para leer sus creaciones se destacan Delfín Prats, Lourdes González, Belkis Méndez, José Luis Serrano, Kenia Leyva y Ronel González, entre otros.

Más que un recital de poesía, fue un encuentro para celebrar la amistad, recordar momentos vividos, contar anécdotas y resaltar los valores literarios de la Ciudad de los Parques en materia poética.

En el encuentro se hizo un aparte para recordar al recientemente fallecido poeta Sigfredo Ariel, de quien se elogiaron sus excelentes dotes, tanto con la pluma y aguzada mente, como un ser humano extraordinario.

A pesar de la situación que ha generado la pandemia de la Covid-19, el movimiento poético holguinero no se detiene y marca espacios como este para compartir, reflexionar y, como dijera Lourdes González, “saltar la valla” y lograr un alcance mayor hacia otros ámbitos de la ciudad.

Un premio que enaltece la comunidad como espacio sociocultural

Por Vanessa Pernía Arias

El Premio Provincial de Cultura Comunitaria, creado por el Consejo Nacional de Casas de Cultura, se concibe para reconocer la labor realizada en el desarrollo y transformación social y la calidad de vida, a partir del trabajo de promotores y proyectos culturales.

Dicho galardón, que figura entre los principales momentos del sistema de Casas de Cultura en la provincia, se otorga anualmente en tres categorías: personalidad, proyecto e institución. Las propuestas son evaluadas por el jurado, integrado por personalidades de la cultura en Holguín, y luego uno de los premiados es elegido, por la relevancia de sus aportes, para ser valorado para el Premio Nacional de Cultura Comunitaria.

Este año, un jurado integrado por el escritor y editor Luis Yuseff y las investigadoras socioculturales María Elena Grey Suárez e Indira Riverón Pérez, se reunieron en provechosa jornada para analizar cada una de las propuestas entregadas, reconociendo en primera instancia el valor testimonial de los avales que los acompañan.

Según el jurado son notables los aportes que brindan las personalidades y los proyectos comunitarios a la cultura local del municipio al cual tributan, pues ello se corresponde con el propósito original de este Premio, enaltecer a quienes han obrado meritoriamente, y en ocasiones casi anónimos, por el sostenimiento de la vida espiritual.

Fotos: Bernardo Cabrera

Entre los cinco nominados de esta 21 edición del certamen se decidió otorgar el Premio, en el apartado de personalidad, al promotor cultural José Turro Navarro, del municipio de Moa, por su amplia trayectoria sociocultural para incentivar a jóvenes artistas y rescatar tradiciones musicales en las jóvenes generaciones. Turro Navarro sobresale por la creación, en 2006, del proyecto Rayitos de Luceros, convertida hoy en la compañía Colmenita de Moa, que ha logrado gran impacto sociocultural, y ha sido reconocida a nivel de país por sus resultados y aportes a la cultura moense y también nacional.

 

También se reconoció con la distinción por la Obra de la vida al promotor antillano Francisco García Machado, fundador de la Casa de Cultura en este municipio, quien posee una amplia trayectoria a favor del desarrollo cultural de este territorio, sobresaliendo su obra literaria, teatral y a favor del movimiento trovadoresco en Antilla. García Machado ostenta, además, la medalla Raúl Gómez García y la orden 20 Aniversario.

Por su parte, la categoría de institución quedó desierta, y en la de proyecto se premió la propuesta “El patio de la tía Yudit”, del municipio de Rafael Freyre, pues pone en práctica un plan de acciones para revitalizar y difundir tradiciones infantiles en defensa de la historia de Cuba, a través de juegos, música, bailes, así como otras manifestaciones de la cultura popular tradicional. Además, en el año 2015 les fue otorgado el premio Memoria Viva, que otorga el Centro Nacional de Promoción Cultural Juan Marinello, y también ostentan el Premio Municipal de Cultura Comunitaria.

En el acto, realizado en la Casa de la Trova “El Guayabero” donde participaron la Compañía de Narración Oral Palabras al Viento y el Cuarteto Insular, también fueron reconocidos los trabajadores de Casas de Cultura que apoyaron las labores en los centros de aislamiento durante la Covid-19.

Con este Premio se demuestra una vez más la contribución que desde la cultura se puede realizar en la transformación de estilos de vida, conductas y formas de pensamiento en el propio barrio. Asimismo, estimula la creación artística y literaria de la población, el enriquecimiento del patrimonio cultural y la defensa de nuestras raíces y la identidad cultural, y a su vez, elevar la calidad de vida en las comunidades holguineras.

Casa de la Trova El Guayabero de Holguín, 45 años de identidad

Por Vanessa Pernía Arias

El centro cultural Casa de la Trova El Guayabero celebró sus 45 años de fundada con un ambiente renovado y una programación con lo mejor del talento artístico local, teniendo en cuenta las disposiciones sanitarias implementadas en el país para evitar la propagación de la Covid-19.

Fotos perfil Facebook Artex Holguín

Esta institución de la cultura holguinera, administrada por la Sucursal de Artex, rindió homenaje a los fundadores de la Casa, las peñas que habitualmente se presentan, y los músicos que cada tarde acompañan los espacios culturales. A partir de las cuatro de la tarde se presentó la compañía de modas Recrearte, con un desfile que exhibió, fundamentalmente, los vestuarios que se comercializan en la red de tiendas de Artex en Holguín.

Ubicada en el centro histórico de la ciudad, la Casa tuvo como invitados especiales a la solista Lucrecia Marín, y cerró esta jornada de homenajes el grupo Los Guayaberos; se puso, además, a disposición del público asistente una variada oferta gastronómica para diferentes gustos.

En esta institución cultural, primera en recibir la Placa por el aniversario 300 de la fundación del pueblo de Holguín, se han presentado reconocidos artistas que han marcado pautas en el ámbito sonoro como Pedro Luis Ferrer, Frank Fernández, Elena Burque, Pancho Amat, Frank Fernández y el puertorriqueño Andy Montañez.

También importantes exponentes del género trovadoresco en Holguín tienen gustadas peñas en la Casa, como Fernando Cabreja, Raúl y Raulito Prieto, Norberto Leyva, Lucrecia Marín y Nadiel Mejías.

Ante una inmensa multitud, el 25 de julio de 1975, la cantante y actriz del mítico Teatro Alhambra, Blanquita Becerra, junto a Faustino Oramas, El Guayabero, cortó la cinta inaugural de la Casa de la Trova de Holguín, en lo que fuera la antigua tienda El buen gusto; y años más tardes, en 2002, la institución fue rebautizada con el nombre del Rey del doble sentido, al serel lugar donde tantas veces se escucharon las improvisaciones trovadorescas de El Guayabero.

Casi medio siglo de solemnidad e historia

“Calixto García no necesita encomio, lleva su historia en su frente herida”

Así resumió José Martí, nuestro Héroe Nacional, la personalidad de uno de los holguineros más insignes. No es de extrañar entonces que sus coterráneos, orgullosos del legado histórico y el incansable bregar de este patriota, utilicen su nombre para denominar varios de los escenarios y espacios más prominentes de su ciudad, Holguín. El Estadio, El Parque más céntrico, o incluso varias escuelas de la provincia llevan con orgullo la denominación del General de las Tres Guerras.

Los holguineros, orgullosos de su legado histórico y el incansable bregar de este patriota, utilizan su nombre para denominar varios de los escenarios y espacios más prominentes de su ciudad. Foto: Archivo

Pero sin dudas el más solemne sitio que lleva su nombre es la Plaza de la Revolución, Conjunto Monumental fundado el 26 de julio de 1979, y que por estos días celebra 41 años de solemnidad e historia.

Algo de historia

La Plaza holguinera fue la segunda que se erige en el país, luego de la de la Habana, elemento que se le agrega a sus varios valores patrimoniales, políticos y culturales de gran relevancia. En su inauguración estuvo presente el Comandante en Jefe Fidel Castro, pero además coincidió con la recién triunfada Revolución Sandinista, por lo que participaron además 26 comandantes que integraron las filas de ese ejército libertador nicaragüense, a los que se sumaron además Celia Sánchez Manduley, Vilma Espín, sin dudas un momento muy glorioso para nuestro centro.

Con mucho orgullo el pueblo holguinero celebró la decisión de trasladar los restos del Mayor General Calixto García a este Monumento, justo un año después de su inauguración, es por ello que varias generaciones de coterráneos participaron en la confección del mausoleo, donde desde el once de diciembre de 1980 se cumplió la voluntad de Lucía Iñíguez Landín, madre del patriota cubano, de trasladarlo desde la necrópolis de Colón hacia acá.

Como culto no solo a lo local, sino a la Historia de Cuba, en la plaza también es notable la presencia martiana a través de diferentes elementos distintivos como la frase antes citada del Héroe Nacional sobre el General de las Tres Guerras: en tarjas exteriores, en esculturas de sus salones como las del artista holguinero Camille Gullaudi, así como en el friso escultórico, donde se observa la imagen de Martí junto a la de Fidel, el segundo como fiel seguidor del primero, se aprecia este homenaje a nuestra historia. En el caso específico del líder histórico de la Revolución cubana, es honrado como uno de los hijos más grandes de esta tierra: la presencia en la Plaza de Fidel se ve reflejada en los actos por el 26 de julio a los que asistió, en la propia inauguración del Complejo, y en el traslado de los restos de Calixto.

Sin dudas un lugar de obligada visita para los holguineros es el Mausoleo Plaza de la Revolución “Calixto García Iñíguez”. Foto: Internet

Sin dudas un lugar de obligada visita para los holguineros es el Mausoleo Plaza de la Revolución “Calixto García Iñíguez”, insigne por sus valores históricos, así como por la honrosa manera en que homenajean la imagen de uno de los patriotas más grandes de esta Isla.

Intento de poeta

En una medida más o menos equidistante, la poesía aglutina a seguidores y detractores. Si muchos se han cautivado por ese sentimental género, otros le aborrecen con la misma intensidad, aunque puede que en un momento de su vida hayan disfrutado de algún que otro verso enamorado. Más allá de quienes prescinden de ella, hay quienes, como Reynaldo González, se lanzan a la aventura de escribir sonetos, inspirados por un acontecimiento fugaz o por una profunda pasión.

Reynaldo González Zamora ha transitado por una serie de oficios como trabajador bancario, brigadista, profesional de la comunicación, ensayista, editor o director de revistas. Foto: Archivo

Sobre su vinculación con la poesía, giro radical dentro de su obra, este reconocido periodista y ensayista cubano seis veces ganador del Premio Nacional de la Crítica Literaria nos habla.
Un oficio y toda una vida

Desde trabajador bancario, brigadista, profesional de la comunicación, hasta ensayista, editor o director de revistas, Reynaldo González Zamora ha transitado por una serie de oficios que lo moldearon hasta convertirse en la personalidad de la cultura cubana que es hoy. Galardonado con el Premio Nacional de Literatura en 2003, de su obra desprenden textos esenciales para el estudio de la cultura cubana.

Con temprana edad fundó “Revolución y Cultura”, en momentos donde existía un vacío, una ausencia en el tratamiento de estos temas, al decir de González, “una revista que se interesara por la inmediatez y rindiera culto a aspectos que lo merecen, específicamente en la educación literaria de las nuevas generaciones, entre lo que se encuentra periodos enteros que no se mencionan en los programas de estudio o personajes que apenas se tratan y que fueron muy importantes en la evolución de la literatura”.

Dentro de su trayectoria como escritor pueden citarse Contradanzas y latigazos (1983), Lezama Lima el ingenuo culpable (1989) o El bello Habano (2005), algunos de los textos que le han propiciado alcanzar, entre otros galardones, la Distinción por la Cultura Nacional.

Profeta de la prosa en tierra del verso

 

Consagrado al ensayo y los textos periodísticos, el también Premio Nacional de Periodismo Cultural en 2007 muestra inclinación hacia la escritura en verso, acotando con modestia y sencillez que no puede ni persigue compararse con los grandes de este género en la Isla: “Yo nunca he escrito buena poesía, hago el intento, siempre he tratado de tener un sentido real de mi tiempo y contexto, y en un país como Cuba, que tiene tan extraordinarios poetas, presumir de este oficio sin serlo es una falta de respeto y una vergüenza”, señala Rodríguez Zamora.

Como lector empedernido de sonetos se considera alguien que la respeta y quiere, sin embargo, define en un hecho propiamente vergonzante el de convertirse en poeta: “La poesía, como todo referente a la literatura, tiene su margen e intimidad, no hay oficio de mayor seriedad que la literatura, el hecho de concebir la poesía en particular es de locos, de soledad, no la de ‘un pájaro grande multicolor’, de Pablo Milanés, sino una que no te deja escapar”.

A pesar de no considerarse seriamente poeta, nos llega de su autoría Envidia de Adriano (2003), libro donde incluye sonetos “al alcance de sus posibilidades”, atendiendo “a la manera clásica”, una suerte de “imitaciones” escritas en endecasílabos que parten de una historia de amor propia, auto-catalogada como clásica, por lo que es cantada en versos clásicos y sonetos medianos: “atrevimiento que la vida le permitió”, afirma González.

“Envidia de Adriano es un juego la novela de la escritora francesa Marguerite Yourcenar y los sonetos de amor extraordinarios de Quevedo, una imitación que quedó en eso. Mis vocaciones no van tanto a la poesía aun cuando todo lector de poesía se cree que puede escribirla, eso tiene ella, que enamora y hace ver espejismos, esa fue la aventura de este poemario, que por su título hace recordar al emperador, a esa novela extraordinaria que es Memorias de Adriano, y para exaltar al mismo tiempo la cultura española, el empleo de la palabra en la etapa de nuestros clásicos”, agrega esta prominente figura de nuestras letras, a quien también se le dedicara la Feria del Libro en 2010.

“Siempre que vengo a Holguín me siento parte del paisaje”. Foto: Archivo

Holguín: su querido…

 

Sobre la Ciudad de los Parques y los sentimientos que le generan la visita expresa: “siempre que vengo a Holguín me siento parte del paisaje, de los amigos, he andado muchas veces esta plaza, es una ciudad en la que me he perdido y me he encontrado, que también es una forma de conocerla. Estar rodeado de amigos, un grupo de personas con las cuales tengo intimidad extraordinaria y cariño enorme, me hace sentir como en la sala de mi casa”.