Conmemora el Teatro Lírico de Holguín su 55 aniversario

Por Milena García García

La compañía lírica holguinera Rodrígo Prats conmemora su 55 aniversario con una serie de grandes conciertos y estrenos en el teatro Eddy Suñol, así quedó anunciado en conferencia de prensa en el salón de protocolo del teatro holguinero por parte de las primeras figuras María Dolores Rodríguez, Alfredo Mass y Dulce María Rodríguez.

La conferencia Historia y Futuro del teatro lírico Rodrígo Prats, compañía más antigua de las Artes Escénicas en la provincia acogió a personalidades del territorio, la prensa de la localidad y a trabajadores y directivos de la Institución Cultural a quien pertenece la insigne compañía.

María Dolores Rodríguez destacó que se estrenará el Gran Concierto de Gala 55 aniversario los días 18 y 19 de noviembre, luego al finalizar el mes estrenarán la puesta María La O, junto a la Orquesta Sinfónica de Holguín en versión operística, concluyendo la jornada con el concierto de navidad entre el 20 y el 22 de diciembre el cual contará con la presencia de la compañía Voces de ángeles, alumnos de la unidad docente y estudiantes de la filial de canto lírico (ISA) en el territorio.

Conferencia de prensa. Foto: Kevin Manuel Noya

El elenco artístico de la presentación de las obras estará integrado por las primeras figuras de la compañía, la Dirección Artística y General está a cargo de María Dolores Rodríguez, los arreglos vocales por Alfredo Mass, los arreglos orquestales son de Orestes Saavedra y el diseño coreográfico es de Alejandro Millán.

Al igual la conferencia fue una oportunidad para recordar y destacar el trabajo de las personalidades fundadoras como Raúl Camayd, la labor de Náyade Proenza, figuras ya retiradas como Gloria There, María Luisa Clark, Julio Proenza, Luisa Fernandez entre otras primeras figuras que aparecen en grabaciones y puestas a lo largo de más de cinco décadas. De igual Manera se reconoció la labor de Concepción Casals, en los años de su gestión como directora de tan emblemática compañía.

Conferencia de prensa. Foto: Kevin Manuel Noya

El lírico holguinero fue una manifestación nacida y apoyada por los pobladores de la urbe, fundado con cantantes pertenecientes a los diversos coros existentes en la ciudad, quienes juntaron sus voces un 16 de noviembre de 1962 para presentar la obra Los Gavilanes con la dirección Artística y General de Raúl Camayd.

Choco, Premio Nacional de Artes Plásticas 2017

Choco

El Ministerio de Cultura de Cuba y el Consejo Nacional de las Artes Plásticas dieron a conocer este fin de semana el otorgamiento al artista Eduardo Roca Salazar (Choco) del Premio Nacional de Artes Plásticas 2017, máximo galardón que conceden estas entidades a creadores de la plástica insular.

Figura imprescindible dentro del diverso cosmos del arte nacional, Choco es un artífice venido al mundo el 13 de octubre de 1949 en la oriental provincia de Santiago de Cuba. De origen humilde, el éxito internacional de su fecunda carrera artística en la capital no ha limitado su cordialidad, sencillez y modestia para con sus semejantes, a los que ha recreado en sus grabados y pinturas de manera original y contundentemente expresiva. Su arte puede calificase, ante todo, de ensayístico, sobre todo en la composición de sus figuraciones en las que predominan colores cálidos, como el rojo, el amarillo, el verde, el negro y el azul.

Pintor del pueblo, de las gentes del barrio; del solar y del bembé; de la guagua y de la bodega; de los que cortan caña o cultivan la tierra; de los obreros que sudan en el taller o en la fábrica; de los negros, mulatos, chinos y blancos que, desde los tiempos de la colonización, son los grandes cronistas de esta isla sin miedos; de los que tienen fe y siguen luchando; de los niños, los jóvenes y las mujeres; y también de los que no tienen historias… Ese es Choco, el Negro Gigante de la Plástica Insular,  amable y respetuoso, en cuyo arte se encuentra, al decir del poeta y presidente de la unión de Escritores y artistas de Cuba, Miguel Barnet, “la esencia de lo cubano” .…

Alumno avezado Antonia Eiriz, cuando cursó estudios en Escuela Nacional de Instructores de Arte, en los iniciales años de la década del 60 del pasado siglo, la obra de este creador rememora el espíritu experimental, las texturas y los colores aprehendidos de la célebre pintora cubana.

Entre las antológicas series de grabados y pinturas de Choco se encuentran las de los cortadores de caña, “que pueden o no ser campesinos, porque también pueden ser obreros que se dedican temporalmente a esta labor”, tal expresó en una ocasión; así como las de mártires y héroes de la patria. Pero quizás su obra más rica en matices de cubanía, lírico reflejo de nuestras cultura e idiosincrasia, es aquella que se nutre del mundo que le rodea, de los pequeños y grandes detalles que conforman la existencia humana, de los que surgen, como metáforas de la vida insular, sus idearios estéticos.

Sus narraciones iconográficas trascienden en un discurso en el que conviven estos personajes que provocan meditación, a través de un arte eminentemente conceptual y profundo. En otros de sus trabajos hay ironía, humor, sensualidad y pasión. Todos como alegóricas crónicas de nuestro devenir histórico-social.

La pintura de Choco, a quien contradictoriamente no le apetece el chocolate y cuyo apodo tal vez esté inspirado en el intenso color de su piel,  recuerda nuestras raíces, a los ancestros que directamente llegaron a este archipiélago procedente del África, cruelmente subyugados por los colonizadores españoles. Ante muchas de sus obras, en las que se observan unas largas y delgadas texturas, como hilos gruesos o cordones que surgen caprichosamente tras los trazos del pigmento sobre la tela o la cartulina, se reflejan las venas del continente negro.

En sus trabajos predominan los colores oscuros, o contrastantemente fríos, como los azules de Olokun y Yemayá —“del que dicen soy su hijo”, apuntó— y los ocres tenues o fuertes, como el color de la tierra en el monte de Eleguá y Ogún… En la obra de Choco está la historia de dioses, de dolor y amor del África, en los encendidos rojos de la carne de Changó y en los sensuales amarillos de Ochún.

El Choco es miembro de la Uneac, del Taller Experimental de Gráfica de la Habana (TEGH) y de la Asociación Internacional de Artistas Plásticos (AIAP). También realizó estudios en la Escuela Nacional de Arte y se graduó de Licenciado en Historia del Arte en la Universidad de La Habana. Ha realizado una importante labor docente en instituciones de la especialidad en Cuba y España. Su obra se expone en museos y galerías del mundo como Museo Nacional de Bellas Artes de Cuba; Museo de África, Chicago, EUA; Museo de la Estampa, México DF; Museo Kochi, Japón; Fundación Miró, Palma de Mallorca, España; Colección privada César Gaviria en Colombia y en instituciones de Suecia  y de otros países de todos los continentes.

Por Jorge Rivas

Tomado de www.trabajadores.cu

Congreso Iberoamericano, a debate Cultura y Desarrollo local

Inicia XII Congreso Iberoamericano de Pensamiento en Holguín. Fotos Carlos Rafael
Inicia XII Congreso Iberoamericano de Pensamiento en Holguín. Fotos Carlos Rafael

El XII Congreso Iberoamericano de Pensamiento genera, desde este 25 de octubre, un espacio imprescindible para pulsar los derroteros del Desarrollo local y las industrias culturales en Holguín, u ciudad pionera en el perfeccionamiento de sus parques y plazas, lugar de rica herencia histórica, con una imagen pródiga enardecida por sus hijos intelectuales y artistas.

A la jornada de apertura se sumó la presencia de Luis Antonio Torres Iríbar, primer Secretario del Partido y miembro de su comité central, Faustino Fonseca, director provincial de Cultura junto al Dr C. Ángel Graña, director de la Fundación “Antonio Núñez Jiménez”, la Dra.C. Leonor Amaro, profesora de la Universidad de La Habana, y José Corella, único expedicionario en el viaje del Amazonas al Caribe.

Tras los acordes de la agrupación D´Cámara, sucedió el discurso de presentación a nombre de la Casa de Iberoamérica que, en su vigésimo cuarto aniversario, ofreció una calurosa bienvenida a personalidades invitadas y ponentes. En amplio preámbulo sobre los acontecimientos en pleno desarrollo que rodean la concertación del Congreso, se significó el persistente compromiso por rendir homenaje a sus iniciales protagonistas.

En sus palabras inaugurales, el Dr. C. Eduardo Ávila, presidente del Congreso y director de la Casa de Iberoamérica, significó la numerosa participación de ponencias e invitados, al tiempo que expresó su congratulación por tener siempre este Congreso una sala bien concurrida. “Ese es el fin mayor por el cual trabajamos en cada Fiesta.”

“Nos interesa divulgar lo mucho que desde Holguín se ha realizado en el contexto del Desarrollo Local".Fotos Carlos Rafael
“Nos interesa divulgar lo mucho que desde Holguín se ha realizado en el contexto del Desarrollo Local”. Fotos Carlos Rafael

“Hemos recuperado más de 135 obras en poco más de tres años—solo en el sector de la cultura. Al multiplicarlo en el resto de sectores equivale a un logro considerable. He ahí el sentido de la convocatoria lanzada por la Fiesta este año.”

Sobre Economía de la Cultura en Cuba versó la conferencia inaugural a cargo de la MSc. Tania García Lorenzo, especialista del Centro Cubano de Investigación Cultural “Juan Marinello”, quien abordó en franco y polémico análisis el necesario maridaje entre economía y cultura.

En sus aproximaciones, García instó a potenciar la cultura como generadora de bienestar. Aguzar la visión desde la economía hacia un sector que —históricamente entendido cual gasto — se erige hoy en verdadera inversión que impulsa no pocos empeños locales y de la nación.

“Hay que ver a la cultura en su justa dimensión. Su  capacidad para la creación de nuevos bienes y servicios resulta indiscutible." Fotos Carlos Rafael
“Hay que ver a la cultura en su justa dimensión. Su capacidad para la creación de nuevos bienes y servicios resulta indiscutible.” Fotos Carlos Rafael

“En los nuevos escenarios, la cultura se erige como un  bien no monetario. Se evidencia el crecimiento de los grupos profesionales, cuya creación artística hace reconocible a Cuba por su marca y sello único en el mundo. Se deben desarrollar políticas económicas en la cultura para potenciar nuestras exportaciones y, a la vez, para impulsar la economía nacional.”

Durante la sesión vespertina se presentó el proyecto Red de Hispanistas de Cuba y del Archivo de la Palabra, por el DrC Aurelio Franco Lauredo. “Con 25 años, este proyecto ha sido invitado al Congreso por su contribución a la memoria hispana en la Isla. Hemos recorrido cada región de España entrevistando a los emigrantes que quedan en Cuba.”

A través de la Fundación Fernando Ortiz se ha concretado como resultado una colección de libros con 10 volúmenes donde se recogen los testimonios hispánicos — desde Galicia, Asturias, Valencia, Madrid, País Vasco, Andalucía, las Baleares e Islas Canarias, entre otras.

“Nos ha interesado mucho la colonia española en Holguín. Intercambiar en el Centro Ibérico con ellos reafirma que más que raíz, son tronco. Fernando Ortiz definió que la troncalidad es hispana, a la que se suma lo africano y lo asiático; y en Holguín es real,” afirmó Franco.

Otro importante aporte al evento se sustenta en el nuevo proyecto digital (www.estudioshispanicos.cu) que se organiza, conjuntamente, con la Sociedad Económica “Amigos del País” en su filial holguinera y la Sociedad Cubana de Información Científica y Técnica (SOCICT).

 

Dos grandes maestros

Los reconocidos maestros Cosme Proenza y Ernesto García Peña, dos de las más importantes firmas de la plástica cubana contemporánea, recibieron este 20 de octubre, Día de la Cultura Nacional, el homenaje de la Casa de Iberoamérica, la Uneac y la XVI Feria Iberoamericana de Artesanía Iberoarte, que organiza y convoca el Fondo Cubano de Bienes Culturales.

En tan especial fecha, el Comité Organizador de Iberoarte destinó un momento dentro de su amplio programa de actividades culturales y comerciales para agasajar especialmente a Cosme Proenza a propósito de sus 70 cumpleaños, en el espacio Lote 17, que tiene como sede la casona de la Uneac.

Ernesto García Peña sostiene la réplica de El Angelote. Foto: Carlos Rafael

El homenaje, que contó con la presencia del escritor Miguel Barnet y del realizador Luis Morlote Rivas, presidente y vicepresidente de la Uneac respectivamente, y del pintor Julio Méndez Rivero, presidente de la Uneac en la provincia, inició con la inauguración de la expo personal Dibujos García Peña en la Galería Fausto Cristo.

 

Con curaduría y museografía de Anette Rodríguez Reyes, la muestra incluye 20 dibujos que invitan al espectador a recorrer en síntesis los temas, obsesiones y maneras de hacer del pintor matancero.

Al decir del crítico y curador Martín Garrido Gómez, a cargo del Centro de Información de las Artes Plásticas en Holguín, “A pesar de la variedad de temas presentes en las piezas hay en ellas un elemento que la unifica, esa irreductible vitalidad que García Peña sabe insuflar a sus creaciones”.

A dicha inauguración-homenaje asistieron también Luis Antonio Torres Iríbar, miembro del Comité Central y primer secretario del Partido en la provincia, el diputado Julio César Estupiñán Rodríguez, presidente de la Asamblea Provincial del Poder Popular, Faustino Fonseca Perea, director provincial de cultura, y Manuel Hernández Ramos, director del Fondo Cubano de Bienes Culturales entre otras autoridades.

Cosme Proenza, símbolo de las artes plásticas. Foto: Carlos Rafael

Momento especial de la velada fue cuando el maestro Ernesto García Peña le obsequió a Cosme Proenza la pieza de su autoría “Crecimiento” mientras el Dr.C. Eduardo Ávila Rumayor, director de la Casa de Iberoamérica y presidente del Comité Organizador de la Fiesta de la Cultura Iberoamericana, de conjunto con la Uneac, le obsequiaron al maestro Proenza un original suyo,  “Automanipulación” de 1993.

Cosme agradeció profundamente la deferencia de Iberoarte por organizarle tan emotivo homenaje, a la Casa de Iberoamérica y a la Uneac por tan valiosa y sobre todo significativa entrega, y en especial a su colega Ernesto García Peña, por ofrecerle la oportunidad de compartir juntos un momento tan hermoso e inolvidable.

Por J. Ramírez

 

 

 

 

 

Brilló Luna Manzanares en gira por Holguín

Concierto de Luna Manzanares en Holguín durante Día de la Cultura cubana.Foto: Carlos Rafael
Concierto de Luna Manzanares en Holguín durante Día de la Cultura cubana. Foto: Carlos Rafael

Cuando Luna Manzanares entra a escena, sencillamente, brilla. Es fácil quedarse prendado de su voz. Mujer, artista, joven. Posee todas las razones para protagonizar —en una despedida inmejorable — la velada de celebración por el  Día de la Cultura cubana.

Que el telón del Teatro Eddy Suñol se abriera para recibirla no respondió a “La Casualidad”, —tema que da nombre a su más reciente clip, también aplaudido entre los primeros— sino a la gira promocional de su nuevo CD-DVD “Luna Manzanares en vivo,” premiado en Cubadisco 2017.

Esta prestigiosa cantante rezuma cubanía por todos los poros de su cuerpo. Lleva en venas ese sentimiento vital que distingue a la juventud, comprometida y creadora.

“Es un orgullo tremendo que en el Día de la Cultura cubana me toque hacer un concierto en esta ciudad que tantos grandes artistas e intelectuales le ha dado a Cuba. Doy gracias, muchas gracias, por estar ante un público con tanta sensibilidad. Felicidades a todos y gracias por venir.”

Aseguraba en Holguín durante el concierto que protagonizó como artista exclusiva de la casa discográfica Egrem y el sello Cuba Ron; merecedoras del amplio agradecimiento de la solista y responsables de su andar musical por la Isla.

Lo suyo con la música cubana le viene desde pequeña cuando aprendió a disfrutar la música en todo su esplendor, saboreando géneros como la trova y el bolero, el feeling, o la mismísima samba brasileña.  Por eso su repertorio de la noche incluyó en originales interpretaciones, las melodías de Pablo Milanés y Carlos Varela.

Después vino la formación en el Amadeo Roldán, allí desentrañó la profunda raíz sonora de jazzistas cubanos, y por demás ganadora en varios certámenes; su registro toma altitud nuestra Isla al graduarse en Teórica y Dirección coral. Involucrada, luego, en el movimiento de jóvenes cuando aparece intercambiando empeños musicales junto a reconocidos autores como Descemer Bueno, Raúl Torres, David Torrens, también ovacionados durante la velada.

Su voz, potente y melodiosaa, encantó a los holguineros. Fotos Carlos Rafael
Su voz, potente y melodiosaa, encantó a los holguineros. Fotos Carlos Rafael

Con su nueva producción en solitario, la Manzanares se nos presenta superlativa,  desenfadada, abierta sobre el escenario. Al amparo de una sólida carrera interpretativa y, por si fuese poco, incursionando en la composición. En compañía de una agrupación pequeña dotada de músicos tan talentosos como ella, se regocijó, bailó y convidó al auditorio a secundarla.

Así la disfrutó el público holguinero este 20 de octubre, junto al presidente y vicepresidente de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba, el escritor Miguel Barnet y Luis Morlotte, así como las autoridades del Partido, Gobierno y Cultura en Holguín, a quienes la cantante agradeció su presencia especialmente.

Antecedida por los jóvenes instructores de arte de la Brigada José Martí que, en acto nacional, reverenciaran lo más autóctono de nuestra cultura. Casi al unísono en la sede de la Uneac holguinera se homenajeaba al Maestro de Juventudes, el pintor Cosme Proenza, orgullo de nuestra tierra. Toda una velada para enaltecer nuestra cubanía.

 

 

Gibara: encantos renovados

Una joya de la arquitectura gibareña es el inmueble donde se ubican ambos museos. Foto Carlos Rafael

El mismo sitio donde el Mayor General Calixto García Íñiguez estableciera el Cuartel General del Departamento Oriental del Ejército Mambí en 1898, hoy deviene en espacios para el rescate de la historia y belleza local: el Mueso Municipal y el de las Artes de Gibara.

El devastador Huracán Ike que azotó a al región en el año 2008 se convirtió en el punto casi culminante del inmueble que hoy ocupan ambos museos, el cual estuvo en fase muy cercana a la del derrumbe. Sin embargo, luego de mantenerse cerrados durante casi una década por las malas condiciones constructivas, una inversión del Centro Provincial de Patrimonio Cultural, con un aproximado de 200 mil CUC, le devolvió la vida a tan relevantes sitios dentro de la localidad.

Una amplia colección de piezas de indiscutible belleza se exhiben en el Museo de Arte. Foto Carlos Rafael

La belleza que hoy ostenta el edifico gibareño puede ser comparada con la de muy pocos en la provincia, su amplitud, frescura y prepotencia constructiva son elementos que resaltan a la vista del visitante. Los muros, marcos y columnas exhiben en su interior un trabajo decorativo realizado con sutileza por los artistas gibareños Fernando Longoria, Manuel Silva, Humberto Lahera.

El Festival de Cine de Gibara, antiguo “Cine Pobre”, sin dudas constituye el evento más importante que se realiza en la ciudad, por tal motivo no es de extrañar que su impacto haya llegado hasta el financiamiento de las acciones de restauración, todo ello gracias a la gestión de Jorge Perugorría, quien aportó siete mil CUC a esta causa. No es de extrañar tampoco que en estos espacios se le dedique un aparte a tan significativo Festival creado por Humberto Solás.

“En una intervención que abarcó el edificio en su totalidad, debe destacarse que la restauración no fue solo del inmueble, sino de todas las colecciones museables que se sometieron a un minucioso proceso de conservación, pues precisamente mediante estas últimas se busca narrar la historia de Gibara: desde el desembarco de Cristóbal Colón, pasando por los esplendores coloniales de la Villa en el Siglo XIX, hasta su papel en las gestas de liberación nacional”, destacó Evelín Hernández Cobas, directora de Patrimonio Provincial.

En el inmueble compuesto por dos plantas: en la primera se ubica el museo municipal, y en la segunda el de arte; intervinieron además el Fondo Cubano de Bienes Culturales y la Dirección Municipal de Cultura. Por ello durante la reapertura de ambos museos, fue propicio el reconocimiento a historiadores, artistas y otras personas que participaron en la restauración. De ahí que se le entregara el Escudo de la Ciudad de Gibara a la Directora de Patrimonio Provincial; así como a María de Jesús Chacón Pavón, directora del Museo de Arte. También fueron agasajados con la Distinción “200 Aniversario”, Fernando Javier González Longoria, artesano-artista gibareño, así como Manuel Alberto Silva Escobar y Jorge Luis Betancourt, restauradores de la localidad, y Martha Tauler León, directora del Museo Municipal.

Como el mejor Teatro Lírico de Cuba calificó Barnet al holguinero. Foto Carlos Rafael

El arte no podía faltar al acto realizado en consonancia con el Día Nacional de la Cultura, este 20 de octubre, para ello fueron invitados integrantes del Teatro Lírico de Holguín “Rodrigo Prats”, quienes interpretaron una suerte de escenas criollas a través de “La Comparsa”, de Lecuona, y de la zarzuela “Cecilia Valdés”; por su parte la danza estuvo a cargo del Ballet de Cámara de la provincia.

Al encuentro vespertino, donde concurrieron junto al pueblo gibareño las principales autoridades de la provincia, asistió además Miguel Barnet, Presidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, quien expresara su gran admiración por la Villa, al tiempo que felicitara al Lírico holguinero ratificando “las palabras de Esther Borjas, quien decía que es el mejor de Cuba”.

“Gibara es mi viejo amor”, resaltó el Presidente de la Uneac. Foto Carlos Rafael

“Gibara, que era Villa Blanca y ahora es cromática-bromeó-, es un viejo amor: que ni se olvida ni se deja. A ella me invitó varias veces Solás, quien también se encantó con sus tantas leyendas y magia. Lo único que no hay que restaurar aquí es el amor y la memoria de ustedes que se mantiene intacta”, destacó Barnet.

Con la “Médula” premiada

Yoel González, también se ha hecho una historia en el complejo universo de la danza
Yoel González, también se ha hecho una historia en el complejo universo de la danza

La relación del guantanamero Yoel Gonzalez con el Grand Prix Vladimir Malakhov incluye una carrera catapultada, momentos únicos como el estreno mundial de la pieza El hombre detrás de la estrella, interpretada por el propio Malakhov, y ser el coreógrafo más premiado del certamen junto a integrantes de su compañía Médula a lo largo de la historia del certamen.

Contundente, sincera, espontánea, movilizadora es la obra que construye. Sus composiciones son igual de abra (z-s) adoras, lo mismo te ciñen en un abrazo, que te hacen arder el pensamiento, nunca quedas inerte ante una pieza suya. Lo demostraron en esta oportunidad la obra La Granja, cuyas puestas De monos, De pollos, De gatos, y De perros, abordan la violencia de género como .temática sustancial.

Te recuerdo en este mismo escenario donde fuiste premiado con el “Codanza” coreográfico en 2014. ¿Cuántas oportunidades te abrió entonces?

El primer premio que obtuve en el “Malakhov” me abrió puertas. Era un bailarín completamente independiente, sin ninguna compañía. A raíz de eso, el catalejo se viro hacia mí y empecé a crecer, obtuve otras oportunidades de plazas. Existían otros premios, pero el nombre de Vladimir Malakhov estaba implicado en mi carrera, al igual que el de Maricel [Godoy] y Paul [Seaquist], ya no eran nombres comunes dentro del país, sino internacionales y de referencia mundial.”

No éramos un grupo sólido hasta que comenzamos a participar en eventos nacionales como el DanzanDos. Empezaron a crecer los intereses de los bailarines que, en vez de emigrar a la capital, venían desde La Habana o Santiago a integrar la compañía. Ahora mismo está compuesta por gente de varios lugares debido a los resultados obtenidos en cada año.

En México, te iniciaste en una nueva experiencia gestionando tu propio evento, ¿cómo fue tu paso por la tierra azteca?

Decidimos cambiar el panorama y con un amigo creamos el Grand Prix Yoel González, una verdadera aventura que llevamos hasta el Festival Internacional de Artes en Espacios Alternativos (FIA), celebrado en Veracruz, México. El concurso estuvo abierto a bailarines, coreógrafos, guionistas, actores, compañías de danza, academias, grupos y todos los intérpretes interesados de cualquier nacionalidad.

Nuestra presencia allí fue muy fructífera, al punto que en enero próximo la compañía tendrá una gira por todo México. Fue toda una aventura, buscamos el presupuesto nosotros mismo, así como los premios, para abrir un camino en ese evento auspiciado por los mexicanos que, en este año, logro convocar a 100 participantes entre México, Ecuador y nosotros como cubanos. A eso le unimos un proyecto comunitario que hemos denominado Regalarte, con el propósito de llevar el arte a las comunidades más difíciles de México, una experiencia poco común en ese país.

Allí vimos una realidad muy distinta a la nuestra. Vimos cómo la niñez vive en la calle, recuerdo una pequeña que vendía caramelos con sus ojos. Tenía no menos de 6 años. Inmediatamente, comencé a leerle “Los gnomos están tristes”, texto de Eldis Baratute. Eran cinco cuentos pequeños. Se los leí completos. Luego, compartí esa experiencia en plena función. Le siguió una canción que me inspiró esa pequeña. Allí estaban varios empresarios que quedaron impactados. Me llamaron y tuvimos una cita, incluso les enseñé a bailar casino. Así creció el proyecto inicial.

El arte cubano tiene un valor importante ahora mismo para la tierra azteca. Sucede que existe una visión estancada de Cuba, a través de alguien que dijo: la salsa cubana es la mejor, acompañado de un referente político negativo, al comparar la Isla con una jaula. Abundaron no ya las preguntas sobre Cuba, sino las múltiples propuestas a,  supuestamente, salir de la “jaula”. El referente más grande para ellos es Celia Cruz, una figura con la que se identifican más que con sus propios artistas.

Entonces es imprescindible dejar caer el velo que cubre la verdad sobre nuestra Isla y sus creadores, y qué mejor manera para hacerlo, que llevando el arte joven que acá se gesta. Ahora mismo la misión es romper con esa falsa filosofía y comenzar otra historia completamente nueva.

Vladimir Malakhov, figura de la danza mundial, interpreta El hombre detrás de la estrella
Vladimir Malakhov, figura de la danza mundial, interpreta El hombre detrás de la estrella

¿Cómo ha sido tu experiencia de trabajo junto a Malakhov?

Trabajar con Malakhov ha sido una experiencia muy buena. Resulta que soy más descontrolado, menos organizado ante un proceso creativo. Con Malakhov había que ir al detalle, no puedes ir a “improvisarle” un tema, estar claro con la idea que le compartes, aun cuando se te ocurra en ese instante.

Decidimos contar su historia, no la del bailarín, sino la del ser humano, su sentimiento, su feeling, la relación con la familia, cómo es su vida normal. Tiene un temperamento muy cómodo, se lo toma todo con mucha calma. Dentro de la coreografía realizó movimientos sutiles, más allá de la técnica. En tan solo dos días de ensayos, nació un producto intelectual que pareciera se estaba procesando mucho tiempo atrás.

A medida que el trabajo progresaba fuimos conectando musicalmente la obra, lo más difícil era hallar el código, el alma, la nota exacta para cada emoción que me conmoviera a mí, al público.Indudablemente, es un ser con mucha luz. Con casi 50 años y no pocas lesiones en su cuerpo, todavía cada pequeño movimiento esta cargado con muchísima elegancia. Posee la imagen, el porte y espíritu de un bailarín joven y perfectamente entrenado, con la calidad técnica que le distingue su vasta formación.

Has creado un un vínculo, ya indestructible, con el Gran Prix y Médula…

Profesionalmente he mantenido una relación especial con el Grand Prix al ganarlo como coreógrafo junto a Yamilca o Inés María Preval por sus interpretaciones, y ahora con Aracelis Robaina, premiada en esta cuarta edición. Creo que todo tiene su tiempo y me va haciendo falta otro reto. Sin embargo otros bailarines que trabajan conmigo buscan este sueño Ahora mismo estoy experimentando, y esa misma experimentación la estoy aplicando con quienes no han alcanzado el Grand Prix.

La compañía Médula siempre con una actuación destacada en el Grand Prix

La compañía ostenta nuevas adquisiciones con un altísimo nivel interpretativo.Hace 7 meses trabajamos en una filosofía que pasó por diferentes etapas. Es La Granja, una idea que ha demandado mucho y creo seguirá creciendo, muy pulida técnica e interpretativamente. Es una sola pieza que ronda los 40 minutos, acá se ha presentado en fragmentos.

González se centra no ya en mostrar una historia, sino las maneras de contarla…

Me interesa demostrar que ese intérprete esta apto. Que se inspire y manifieste toda la seriedad que conlleva la pieza. He mantenido un régimen de entrenamiento muy fuerte, casi triplicado. El plato fuerte es ballet, ballet y más ballet. Corporalmente, dedican una hora sostenida al gimnasio lo que ha mejorado el tono muscular y la imagen. Ahora mismo exhiben una presencia hermosa.

Y el resultado no se hizo esperar tras confirmarse como el creador más laureado en el Concurso de Danza del Altántico Norte. Su meta es trabajar, trabajar, trabajar en su natal Guantánamo. Siempre en contacto con el público, siempre en busca de los necesarios apoyos y otras ideas novedosas que, esperamos, sigan colmando con aplausos el escenario del Teatro Suñol cada septiembre.

 

Exhibirán guitarra original de Sindo Garay

Sindo Garay, haciendo sonar acordes en su guitarra. Foto: Periódico La Demajagua digital
Con la exhibición de la guitarra original del reconocido trovador cubano Sindo Garay (1867-1968) comenzará en esta ciudad la XXIII Fiesta de la Cubanía, que tendrá lugar del 17 al 20 de octubre.

El instrumento, que forma parte de la colección del Museo de la Música de la ciudad de Santiago de Cuba, será custodiado por artistas del proyecto sociocultural itinerante Guerrilla de Teatreros, explicó Yordan Roberto, director de Cultura en Granma.

Precisó que la guitarra será exhibida en un recorrido que comenzará en la comunidad de Santa Isabel, donde en 1868 acamparon las tropas de Carlos Manuel de Céspedes para atacar a Bayamo, y finalizará en el museo Casa Natal de ese excepcional patriota, en el que estará expuesta hasta el último día del convite.

León comentó que se escogió la guitarra de Sindo Garay para mostrarla en la apertura, porque la XXIII edición del jolgorio tiene entre sus principales motivaciones la celebración de los 45 años de la Nueva Trova.

Tomado de www.granma.cu

Tributos a Naborí en Guisa y Mayarí

Jesús Orta Ruiz
Jesús Orta Ruiz

 

Desde tierras orientales nos llegan mensajes que muestran la numerosa variedad de espacios dedicados al Día de la Décima Iberoamericana y cumpleaños 95 de Jesús Orta Ruiz, el Indio Naborí, los cuales vienen teniendo lugar en todo el país.

El primero en llegar fue desde Holguín, del escritor Ronel González Sánchez, con la siguiente nota: “Los días 28 y 29 de septiembre, el poeta Juan Manuel Reyes Alcolea, con el apoyo de las autoridades culturales del municipio granmense de Guisa, ha organizado dos jornadas de homenaje al Día de la Décima Iberoamericana que se celebra por el aniversario del natalicio del mayor decimista cubano del siglo XX, Jesús Orta Ruiz, el Indio Naborí, que cumpliría 95 años el próximo 30 de septiembre. Con la participación de los poetas Ronel González, Alexander Besú, Jorge Betancourt, Alexander Aguilar y Argelio Torres, se desarrollarán conversatorios, paneles, lecturas poéticas, presentaciones de libros e improvisaciones de décimas en varias instituciones culturales, centros de trabajo, escuelas y la casa del poeta Alcolea”.

Desde la propia Guisa, Alexander Aguilar, de la Filial provincial de Ala Décima en Granma, en su nota vía email, añade que “las actividades fundamentales incluyen una peña de la décima, en la que se rendirá tributo también al decimista Denis Juan Venero García, un panel vinculado a la obra de Naborí y los caminos de la décima actual, un encuentro con adolescentes del preuniversitario para la promoción de la estrofa, y una lectura gigante en espera del cumpleaños de Naborí”.

Por su parte, desde Mayarí, provincia de Holguín, Modesto Caballero, vicepresidente del Grupo Ala Décima, informa que su peña El valle, el río y la montaña estará dedicada a estas celebraciones el jueves 12 de octubre, en el marco del Día de la Cultura Cubana.

Por Pedro Pléguez

Tomado de www.trabajadores.cu

David Blanco y su Vida Libre

David Blanco en concierto presentando el disco Vida Libre (foto Lázaro Wilson)

Noche de viernes, 9:00 pm. David Blanco presentó en Holguín su última producción discográfica, Vida Libre, a teatro lleno y con un excelente sistema de audio y luces que hizo del espectáculo uno de los mejores del año. Por varios días colgó en los corredores del Teatro “Eddy Suñol” una amplia gigantografía promocionando el concierto del joven productor, arreglista y multi–instrumentista, conocido por temas como “Mueve la pachanga”, “Cuando me dijiste adiós”, “Miénteme” y “El despechao”. El público holguinero, entusiasta y conocedor como pocos, fue fiel a la cita musical pues, como dijo David durante el concierto, “aquí me siento en familia, como en la sala de mi casa”.
Luego de más de quince años –cifra nada desdeñable en la carrera de un joven intérprete y compositor– logrando que el público siga al pie de la letra sus canciones, y obteniendo, además, importantes premios en la escena nacional e internacional, David Blanco nos entregó esa noche varias canciones de Vida Libre (Bis Music, 2016) y otros temas característicos de su repertorio.
Tengo para dar (2003) fue su primera entrega, entre esta y el disco que actualmente promociona, se ubican otros cinco fonogramas realizados por el versátil músico. En todos ellos sobresalen, como hilo conductor y constante tributo a la música que influyó en su obra, las esencias de una profunda cubanía: “Esta es una canción que canto para que la canten también los nietos de los que estamos hoy aquí”, dijo antes de interpretar “Yo soy el punto cubano”, canción compuesta por Celina González y Reutilio Domínguez en 1953 y que interpretara, por primera vez, durante las Romerías de Mayo en 2016, en un homenaje realizado a la propia Celina, Juan Fornell, Eliades Ochoa y Faustino Oramas, El Guayabero.
David Blanco es un músico completo, su obra y este concierto es muestra de ello. Como creador ha sabido apropiarse sabiamente de diversas influencias sonoras e incorporarlas versátilmente a su discurso: “Este disco tiene mucho de la sonoridad pop rock de los 80, pero mi mayor reto es que se sienta, sobre todo, cubano”, nos dijo durante el concierto. Y antes me había dicho: “Cuando un músico crea, emerge todo lo que ha escuchado”.
Hace poco, en una de sus anteriores visitas a Holguín, conversamos con David Blanco con el objetivo de realizar un abordaje por su amplia carrera artística.
¿Cuánto influyó iniciar tu carrera musical en una agrupación reconocida como Moncada?
Moncada fue una experiencia muy agradable. Salí del Conservatorio de Música “Amadeo Roldán” con solo 17 años y comencé a trabajar con esta agrupación. Ellos necesitaban un músico que tocara varios instrumentos, hiciera arreglos… y yo clasifiqué. Guardo de Moncada, además, la experiencia de cómo dirigir un grupo, porque Jorge Gómez es un gran director. También viajé a varios países, pues es importante conocer otras culturas… Un año antes de entrar en Moncada estuve en el grupo de Gerardo Alfonso, donde también aprendí mucho. Gerardo es un gran compositor y tiene canciones de todos los estilos.
A partir del 2001 creas tu propio grupo…
A partir de ahí le pica a uno ese bichito de crear un grupo… Hay un poquito de la buena locura de los jóvenes en esto, sin ese toque de locura quizá no lo hubiera hecho. Si hubiera sido, quizá, un poco más sensato y hubiese pensado que Moncada es un grupo sólido, una institución en la que estoy seguro de alguna forma, no hubiera dejado todo eso atrás para aventurarme con mis amigos más cercanos de cuando era pequeño, sin un soporte económico. Hicimos una carrera solamente con canciones, instrumentos teníamos muy pocos, unos pedazos de batería… Pasamos mucho trabajo, llegábamos a los lugares y era muy difícil conseguir trabajo, cuando no te conocen no puedes hacerlo. Sin ese toque de locura, y si lo hubiera pensado mucho, no lo hubiera hecho. Pero qué bueno que lo hicimos…
De alguna forma eso somos nosotros. No es que hemos cambiado los estilos, no es nada que uno se proponga. El músico va madurando como lo hace también el ser humano, ese mismo pensamiento lo llevas a tu vida profesional. Me parece que eso se llama oficio.

“Mi mayor reto es que Vida Libre se sienta sobre todo cubano”

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Y crecimiento también…
Claro, hemos crecido desde el tema “Mueve la Pachanga” de nuestro primer disco. Esa canción fue el tema más bailable del disco Tengo para dar. Yo estaba loco por hacer un disco y de repente me dan la oportunidad de grabarlo: grabas un tema y sigues grabando y grabando… “Mueve la Pachanga” era el tema diferente de ese disco, incluso quien quiso hacer el video clip con esa canción fue la disquera, y funcionó mucho… Pero no solamente somos ese estilo. La gente me ha dicho si he cambiado de estilo, pero no, hay que escuchar nuestros discos y analizarlos bien para poder tener un diálogo…
¿David, cuáles son tus principales influencias musicales?
Yo tengo influencias de Matamoros, de los Rolling Stone… Tuve la suerte de estudiar en un conservatorio cubano, que tienen un peso, son herederos de la exigente escuela soviética. Los conservatorios cubanos enseñan música muy bien, eso te hace amar la música de concierto, el jazz, por ejemplo. Me gusta mucho el blues tradicional. El jazz que se ha hecho en Cuba siempre ha tenido para mí una admiración tremenda. Incluso las cosas antiguas, poca gente habla de Mario Bauzá, de Chano Pozo… Tuve mi trío de jazz en la escuela, de hecho yo nunca pensé que fuera cantante, te lo digo sinceramente. Yo quería tener un grupo que hiciera mis canciones; yo podía hacer los arreglos, ser el director, pero que tuviera uno o dos cantantes. Pero, por cosas que da vida que da vueltas, terminé cantando yo.
Mis influencias tienen que ver con todo. Vengo de una familia de músicos por parte de mi mamá: mi bisabuelo era maestro de capilla; mi abuelo fue fundador de la Sinfónica y Filarmónica; mi madre es profesora de música y musicóloga; mi abuela, profesora de coros… Cuando pequeño, en la casa de mis abuelos siempre había un contrabajo o un chelo, siempre estaban ensayando; y yo empecé estudiando violín… Pero por su parte, mi padre me ponía mucha música popular: Elvis Presley, Rubén Blades, Irakere, Van Van, Beny Moré, Matamoros, incluso música llanera venezolana… Por eso le insisto tanto a los jóvenes que no se queden solamente escuchando un solo estilo o ritmo musical, eso hace que tus neuronas no se desarrollen. Me parece que soy el resultado de todo eso. Cuando un músico crea, emerge todo lo que ha escuchado.
¿Cómo te las arreglas para ser compositor, director, arreglista, cantante, productor, multi–instrumentista…?
Mira, a veces ni me doy cuenta. Quizá por eso es que paso dos o tres años sin un disco, porque lo hago todo yo mismo… Pero es parte de lo que me gusta hacer; antes de cantar yo hacía canciones y arreglos para otras gentes, producía discos… Desde joven me encantó producir y el mundo de los estudios, y me estoy preparando desde joven, o desde más joven, para eso… También tengo personas que me apoyan muchísimo, como Luis Durán, mi sonidista, y mi hermano Ernesto. Nos sentamos y hacemos temas juntos, hace poco hicimos la música de la telenovela La sal del Paraíso. Soy un músico que también hago cosas que no son muy conocidas: música para cine, música instrumental, cosas que he hecho para documentales y además, la producción.
También has trabajado en varias campañas educativas…
Creo que los músicos tenemos una responsabilidad grande. Cuando te conviertes en ídolo de jóvenes y multitudes, eso es una gran responsabilidad, porque estás de alguna forma educando o sembrando una semillita en la cabeza de alguien que intenta vestirse como tú, seguir tu estilo…
Hoy los jóvenes les hacen más caso a sus artistas favoritos que a sus padres y maestros. Yo fui un fanático en mi época de Guns N´ Roses, Carlos Varela… Hoy en día tuve la suerte de conocer a muchos músicos de Guns N´ Roses y ser gran amigo de Carlitos Varela… Eso ha sido porque también me fijé en artistas que daban un mensaje, por eso la importancia de este tipo de campañas. Hemos estado en campañas de información y educación hacia los adolescentes sobre el VIH–Sida con la canción “Miénteme”, en 2005… Y hace tres años estamos con la Organización de las Naciones Unidas en una campaña por la no violencia hacia las mujeres, con el proyecto Únete… Son campañas en las que das un mensaje con un micrófono en la mano. Cuando tienes miles de personas delante de ti, un micrófono se convierte en un arma muy potente que debe usarse en bien para la gente.
Me decías que desde muy joven comenzase a viajar con Moncada. ¿Cuál es la reacción del público extranjero hacia tu música?
Cuba es querida. Nosotros tuvimos mucho éxito en España y Argentina. En España sacamos dos discos con la Warner Music y en Argentina sacamos La Evolución son Sony Music. Hicimos dos giras por Argentina, varias giras por España durante cuatro años… Siempre hay una aceptación. Ojalá que los músicos cubanos, cada vez que salgamos fuera de Cuba lo hagamos por respeto hacia la música y calidad.
¿Qué representa Vida Libre en tu evolución musical?
Vida Libre es un disco que me encanta. La Evolución es del 2009 y ha sido un disco con mucha vida. Esa fue mi evolución en ese momento. Yo venía de España de haber cumplido unos contratos, siempre he vivido aquí en Cuba, nunca fuera… Cuando llegué lo hice en mi casa, en mi pequeño estudio, lo produje yo solo, y tuvo un alcance tremendo después. Luego nos dedicamos a grabar conciertos en vivo, en 2013 sale el disco Amigos, una producción diferente a todos los demás, porque hay muchos invitados: Eliades Ochoa, Paulo FG, Buena Fe, Diana Fuentes, David Torrens… Vida Libre tiene un sonido, una tímbrica electrónica que hoy se está usando mucho, un poco también rozando las décadas de los ochenta y los noventa, un sonido que se está usando muchísimo ahora en el plano internacional… Siempre estamos en función de los jóvenes. Pero insisto, mi reto fundamental siempre es que se sienta lo cubano, que haya cubanía… Es un homenaje, de alguna forma, a los ritmos tradicionales cubanos, con un lenguaje actual, un lenguaje de crónica. Por ejemplo, el tema “Como el avestruz” utiliza un lenguaje que crítica los sentimientos negativos que existen desgraciadamente en la humanidad, como el egoísmo, la hipocresía.