De tal padre, tal Raulito

Uno de los más talentosos jóvenes creadores holguineros es, sin lugar a dudas, Raulito Prieto, heredero del talento y pasión por la música con que ha asumido profesionalmente este arte su padre, Raúl Prieto.

El pasado día 3 de octubre estuvo de cumpleaños este fiel defensor de la buena música, continuador de la obra familiar,  y, deseándole lo mejor en su trayectoria profesional y vida personal, ponemos a su consideración esta entrevista realizada el pasado año:

Uno de los más talentosos jóvenes creadores holguineros es Raulito Prieto. Foto: Archivo
Uno de los más talentosos jóvenes creadores holguineros es Raulito Prieto. Foto: Archivo

Hace más de cinco años se fundó este proyecto que ha diversificado su sonoridad en diferentes géneros, fusionando el bosa o el flamenco, donde encuentra marcada importancia la canción de autor, con fuerte influencia del Movimiento de la Nueva Trova, pero siempre declarándose fieles defensores de la música alternativa.

Con gran orgullo y alegría, así como un compromiso inmenso hacia su carrera, asume Raulito Prieto, de conjunto con su Banda, haber ganado el concurso Primera Base, perteneciente al Havana World Music. La tarde de este jueves 30 de julio fue propicia para conversar entre colegas y amigos con las dos agrupaciones que representaron a Holguín en el prestigioso evento, Raulito… y Tópop, quienes compartieron sus experiencias a Baibrama.

El Havana World Music es un festival donde encuentra mayor protagonismo la música alternativa, sus propios anfitriones, la familia Alfonso, han sido protagonistas de varios proyectos en la Isla para llevar adelante esta manifestación artística. El festival tiene carácter internacional, pero principalmente se centra en el talento creador que de nuestro país emerge.

Dentro de su convocatoria se encuentra un evento de suma importancia para las bandas noveles que comienzan a promocionar su música en el panorama nacional y, este año, es un placer para la cultura holguinera que concursaran dos representantes del patio, uno por cada categoría en la que se compite: “Juvenil”, tal es el caso de Tópop, quienes resultaron finalistas, y en la categoría de “Mayores”, donde participó Raulito, de conjunto con sus músicos.

Es importante destacar que el Concurso este año recibió 97 bandas nacionales, patrocinado además por la EGREM, la Asociación Hermanos Saíz, el British Council, de la Embajada de Inglaterra en Cuba, y el Ministerio de Cultura.

“Todos los materiales sobre la banda que se enviaron fueron elaborados desde Holguín y nos enorgullece cuando se hace trabajo de tanta calidad desde nuestro terruño”-apunta Dayana Prieto, productora de Raulito…-, quien además agrega que en estos días trabajan para lograr un espacio para la música alternativa de conjunto con ARTEX, a partir de la banda de Raulito, pero independiente a la Feria de los Trovadores, en donde se presentarán los artistas que en la provincia trabajan la música alternativa.

Hace más de cinco años se fundó este proyecto que ha diversificado su sonoridad en diferentes géneros. Foto: Archivo

El premio de este concurso consiste en una suerte de campaña publicitaria que el Havana… le ofrece a la banda ganadora donde se incluyen secciones de fotos para promocionar su trabajo, conciertos, la grabación de un disco y, lo más importante, la participación de manera oficial en el programa de la próxima edición del festival en 2021: sin dudas un escenario prestigioso del que han surgido grandes representantes de la música cubana como Cimafunk o Toques del Río, así como otros referentes actuales del género alternativo.

La convocatoria del concurso salió en enero y cerró en marzo del presente año, para ello solicitaron una carpeta promocional con tres temas grabados, un dosier sobre el grupo, así como las letras de las canciones: “Hay algo que llamó mucho mi atención sobre el concurso y es que no se puede participar con cover, sino, en su lugar, solo con música de la autoría propia, original, las bandas tenían que ser noveles, no puedes tener discos grabados ni videoclips aunque fueses profesional”, resalta Raulito.

De los 97 participantes solo quedaron diez finalistas, divididos en tres categorías: “Bandas juveniles”, “Bandas mayores”, y “DJ productor”, tres participantes en las dos primeras, y cuatro en la última categoría. Supuestamente se realizaría una presentación de todos los finalistas en la capital, pero como la edición fue on line, prepararon una carpeta donde se presenta la banda, además de un concierto de tres temas seguidos para luego presentar en las Redes: “fue algo muy rápido, de solo diez días para entregar, por lo que agradezco la ayuda de mi ingeniero de sonido, Ever, quien me ayudó a concretar lo necesario a tiempo, con un material que me dejó satisfecho. Varias instituciones se sumaron en esta tarea, como el Club Bariay, de la EGREM, la Asociación Hermanos Saíz en la provincia, la Empresa Comercializadora de la Música; a quienes les estoy bien agradecido”, resalta el joven compositor del patio.

Relacionado con lo que representa participar en un evento de esta magnitud, el hijo de Raúl Prieto, uno de los trovadores más prominentes del territorio, señala que es la primera vez que participan en un concurso: “nunca habíamos estado bajo esa presión, este es un evento de lujo con un jurado conformado por lo que más brilla de la música alternativa en el país y, los que no estaban de jurado, compitieron de conjunto con mi banda, algo que nos enorgullece mucho”.

“Nos enorgullece cuando se hace trabajo de tanta calidad desde nuestro terruño”. Foto: Archivo

“Nos sentimos bien felices y esperamos con ansias tocar en los escenarios grandes. Como cantautor te regocija mucho cuando se reconoce tu obra en este tipo de eventos, no solo por su musicalidad, sino por lo que estás diciendo, el compromiso social de las letras, el ánimo de estar coherentes con lo que nos circunda, e intentarse lo más genuino posible, natural, y este concurso me dio la oportunidad, un estímulo, un placer inmenso para empezar por ahí”-agrega Raulito.

Un movimiento que crece sin espacios para promoverse

Un lamento se hizo eco durante el encuentro realizado en la Casa de la Música de nuestra provincia, tal es el caso de la inexistencia de locales para potenciar el talento ascendente del movimiento de la música alternativa, provocado en gran medida  por la desaparición  de los espacios tradicionalmente concebidos para ello como el Mestre, el Caligary, o el Jazz Club.

“Es una alegría grande para la asociación tener a dos bandas compitiendo en el concurso y, mucho más, que El Grupo haya alcanzado el premio: la visibilidad que esto les ha conferido es notable. Es cierto que hemos perdido  espacios para la música alternativa debido a la decadencia de los lugares simbólicos de la ciudad, pero es cierto además que en otros espacios que hoy persisten pueden acondicionarse para esta música que también goza de mucha aceptación en el territorio. Es una prioridad para la AHS en la provincia este movimiento que ha crecido pero aún no encuentra espacios, cuestión en la que seguiremos insistiendo y este premio es un buen pretexto para reclamarlos”, señala Lilien Aguilera, presidenta provincial de la AHS.

Fin del recorrido o el punto de partida, ¿qué representa para el futuro mediato, en el caso específico de Raulito Prieto, el galardón recibido?

Nuestro reto ahora es hacer desde esta tierra, la nuestra, un portal de la música alternativa para el mundo, no es un secreto para nadie que las capitales son las que tienen la mayor fuerza para potenciar la música de los artistas, pero pienso que desde aquí también podemos hacerlo.

Vamos a empezar a exigir desde nuestra obra, las instituciones culturales en Holguín han seguido durante años el trabajo de los artistas, pero la música alternativa se perdió en esta provincia hace muchos años y no ha retornado, de hecho, Lilien Aguilera, presidenta de la AHS en Holguín, puede dar fe de que el espacio que más trabajo da hacer en Romerías de Mayo es la “Plaza fusión”, pues no hay ningún seguimiento hacia ese tipo de música.

La música alternativa no es Jazz, ni Trova, no es ningún género hecho, como lo dice su nombre, es “alternativo”, es donde se ve el virtuosismo de los creadores, sus letras, donde hay un show, y estamos a años luz de eso: La Habana nos pasó por el lado hace tiempo, incluso otras provincias tienen festivales alternativos como el “Piña colada”. Este premio no nos pondrá en un lugar en el que pensemos que nos lo merecemos todos, por el contrario, es un inicio para comenzar a trabajar.

“Espero poder conquistar La Habana desde aquí, y lo vamos a poder hacer”. Foto: Archivo

Las instituciones también tienen que empezar a jerarquizar y tematizar, saber donde debe colocar cada creador en dependencia de la obra que propone. Se habla un solo idioma en Cuba y si en La Habana los patrocinadores son la EGREM a nivel nacional, en Holguín deben empezar a trabajar  con todas estas propuestas alternativas: cuento con músicos muy talentosos que han alcanzado prestigiosos premios individuales y es un talento que debería potenciarse.

Espero poderlos ver pronto desde los grandes escenarios, espero poder conquistar La Habana desde aquí, y lo vamos a poder hacer.

Fiesta Ibero: “un espacio de amistad y cariño”

Octubre es mes de fechas prominentes para nuestra América, es el momento en que, hace unos siglos atrás, se producía el punto de partida de esa simbiosis entre el Viejo y el Nuevo Mundo.

Octubre es mes de fechas prominentes para nuestra América. Foto: Internet

A disfrutar desde las Redes Sociales y otras plataformas de Internet de la XXVII Fiesta de la Cultura Iberoamericana nos invita el Comité Organizador de esta importante cita, a celebrarse entre los días 24 al 30 de octubre.

Con el eje central: «Los pueblos y el arte de resistir», esta vez en una edición especial que tendrá sus momentos claves representativos de los diferentes espacios del proyecto: Concierto inaugural, Congreso Iberoamericano de Pensamiento, presentaciones artísticas y literarias y exposiciones de arte; todo desde las diversas plataformas digitales.

“Con la FIA este año se busca dar continuidad a un esfuerzo que es expresión de la voluntad del país por impulsar la política Cultural de la Revolución. Es en las condiciones complejas que más se necesita de la cultura y del arte. No tomar en consideración estos postulados es en cierta medida dejar de ser pertinentes como institución cultural que se debe a los artistas y al pueblo”, aseveró Eduardo Ávila Rumayor, presidente del Comité Organizador de La Ibero.

En el caso específico del Congreso Iberoamericano, columna vertebral de cada encuentro, trabajará vía Telegram en una sola jornada, el día 25 de octubre, desde su eje central, “Los pueblos del mundo y el arte de resistir”, así como otras vertientes relacionadas.

«Los pueblos y el arte de resistir» es el eje central de la venidera cita. Foto: Juan Pablo Carreras

“Nuestros artistas no han dejado de crear a pesar de las condiciones que se una impuesto por la Pandemia de la Covid 19 y esa voluntad hay que acompañarla desde nuestra responsabilidad. También está la urgencia del debate al cual nos convocan las circunstancias políticas y económico-sociales de la región. Muchos amigos de otros países están muy pendientes de la realización de la Fiesta de la Cultura Iberoamericana y de encontrar en este espacio, como todos los años, la amistad y el cariño que encuentran en Cuba”, agregó el también Director de la Casa de Iberoamérica.

Los Beltas: 35 años arañando la nostalgia

Por Bernardo Cabrera

El 2 de octubre de 1986 varios artistas aficionados de la Casa de Cultura “Manuel Dositeo Aguilera”, de Holguín, crearon la agrupación Los Beltas para cultivar y difundir la música de los Beatles. El conjunto inicial, encabezado por el guitarrista-vocalista José Luis Farrán, no imaginaba en aquel entonces que se convertiría en un fiel defensor de la música de la Década Prodigiosa. Continuar leyendo «Los Beltas: 35 años arañando la nostalgia»

Lo que le debemos a Hiram

Eusebio para La Habana, e Hiram para Holguín. Salvando las distancias de ese célebre cubano que fue Leal Spengler, ningún holguinero puede negar el aporte de Hiram Pérez Concepción a la conservación de nuestro patrimonio histórico y, más allá, a contribuir con aporte para que esta tierra siga siendo la más hermosa que ojos humanos vieran.

Ningún holguinero puede negar el aporte de Hiram Pérez Concepción a la conservación de nuestro patrimonio histórico. Foto: ahora.cu

Sin dudas uno de los imprescindibles de la investigación y la promoción histórica local es el académico holguinero que recientemente mereció el Premio Provincial de Historia “José Agustín García Castañeda”, otorgado a la obra de la vida por la filial provincial de la Unión Nacional de Historiadores de Cuba (Unhic), y es que son varias décadas de entrega a la tierra que le vio nacer, periodo en el que cualquier reconocimiento es poco a su consagración.

La Dra.C. Yurisay Pérez Nakao presidió el jurado donde el certero veredicto enfatizó en la amplia hoja de servicios en pos del desarrollo de las ciencias históricas, su enseñanza y divulgación, así como la conservación del patrimonio en el territorio, acontecimiento publicado en el perfil de Facebook del historiador Ventura Carballido Pupo.

Los museos de Historia Natural Carlos de la Torre y Huerta (1969), La Periquera (1976), Casa Natal de Calixto García (1979), el Archivo Provincial de Historia (1983), el Chorro de Maíta, y tantas otras instituciones se deben al bregar del prestigioso profesor, así como del colectivo que le ha secundado en su desempeño, eso mismos que han propiciado la creación de las salas de historia en centros de trabajo y docentes, como las existentes en las fábricas KTP, Héroes del 26 de julio, Pedro Soto Alba, Ernesto Che Guevara, entre otras.

Las letras holguineras, cubanas, y en particular las relativas al estudio de la historiografía, recibieron su notable impulso con la creación del sello La Mezquita, donde constan más de un centenar de títulos publicados, entre ellos los ganadores del Premio Provincial de la Academia de Ciencias de Cuba (Indios en Holguín) y galardones de la Crítica Historiográfica “José Luciano Franco” (La virgen cubana en Nipe y Barajagua; La ruta holguinera hacia el capitalismo; Calixto García en la guerra grande).

Al frente de la Oficina de Monumentos y Sitios Históricos, así como de la filial en Holguín de la Unhic, Hiram aprovecha cada hora para patentar ese ideal de esta tierra como provincia del universo, a través del trabajo con nuestra historia, esa que “nos proporciona sentido de identidad, de pertenencia” y como vía para adquirir “satisfacción espiritual, de crear conciencia patriótica y formar valores.

Sin dudas uno de los imprescindibles de la investigación y la promoción histórica local es el académico que recientemente mereció el Premio Provincial de Historia. Foto: Archivo

Ángela Peña Obregón-Bebé, como cariñosamente se le conoce-, fue la primera acreedora del Premio Provincial de Historia, denominado José Agustín García Castañeda, en honor al naturalista, museólogo y arqueólogo holguinero, quien prestigia desde el pasado año con su nombre a quienes reciben este lauro,  seguidores orgullosos de su legado en nuestra provincia.

(Con información de ahora.cu)

Codanza, celebración del espíritu del fuego 

Por Erian Peña Pupo

Fotos Carlos Rafael y Archivos del Centro de Comunicación Cultural La Luz 

Codanza ha sido, por mucho tiempo, mi compañía. Me explico: Yo apenas sé mover los pies, ni tras los ritmos más pegajosos que desatan en otros el frenesí del baile, y no me imagino, ni remotamente, en un escenario (salvo alguna que otra experiencia reciente, pero que nada tiene que ver con la danza). Pero ellos, la Compañía de Danza Contemporánea Codanza, que arriba este 25 de septiembre a su aniversario 29, fueron quienes me abrieron los ojos y los sentidos, por primera vez, al arte de la expresión danzaria.

Y además es mi compañía porque nacimos casi juntos. Codanza fue fundada a finales de septiembre de 1992, y yo nací en noviembre, también a finales, separados por dos meses. 

Después vendrían otras compañías, reconocidas puestas, grandes intérpretes, pero Codanza fue la inicial (aunque ahora mismo no recuerde la primera obra de ellos que vi). 

En mis años universitarios éramos asiduos a casi todo lo que en materia cultural ocurría en Holguín, una ciudad donde los eventos y los acontecimientos se suceden uno tras otro. Entre ellos frecuentábamos las temporadas de aniversarios de Codanza, los estrenos y también las reposiciones de obras que llenaban la sala principal del Teatro Eddy Suñol. Sus bailarines copaban, además, los espacios públicos en eventos como la Semana de la Cultura, las Romerías de Mayo o la Fiesta de la Cultura Iberoamericana. Así Codanza –liderada por la maestra Maricel Godoy– fue creciendo hasta hacerse vital en mi memoria afectiva, como lo ha sido para muchísimas personas.

Con Codanza llegó Vladimir Malakhov y su primera presentación en estos predios, en 2013. El mítico bailarín ucraniano, considerado por la revista Dance Magazine como el mejor bailarín del mundo en cinco ocasiones, obsequió su “Regalo de Malakhov para Cuba”, que consistió en interpretar las coreografías La muerte del cisne, de Mauro Di Candia, y Voyague, de Renato Zanella. Los holguineros entregaron, entonces, “Un regalo a Malakhov de bailarines cubanos”; momentos estos que, al decir de Maricel Godoy, resultó “piedra fundacional, la primera piedra de un templo mayor que hemos ido construyendo”: el Concurso de Danza del Atlántico Norte y Grand Prix Vladimir Malakhov.

A partir del siguiente año, la compañía es anfitriona del Malakhov, como le decimos, surgido en 2014 para estimular a jóvenes bailarines cubanos y de varias partes del mundo. La cita reúne a coreógrafos, intérpretes, investigadores, críticos y especialistas, quienes ofrecen talleres, conferencias, clases magistrales, con el deseo –subraya Maricel– que cada certamen convierta a Holguín en la capital cubana de la danza, plataforma para el intercambio y el desarrollo escénico, para el crecimiento y la creación (incluso la AHS entrega un premio, de cuyo jurado he sido parte más de una vez). 

Pasó el tiempo, y entre estrenos de los que escribí, como Casita, Tráiler, Muerte prevista en el guion en su más reciente puesta, El segundo sexo, Árbol de fuego, Ofrenda de toro, entre otras, llegué incluso a trabajar con Codanza. Y con ellos me fui a Matanzas, a las jornadas del Danzandos, y a Manzanillo, donde presentaron varias obras. Incluso mis amigos bailarines son –o fueron– de Codanza. Los vi crecer, rozar la perfección en varias obras, tantear búsquedas creativas en otras. Madurar en cada puesta. Incluso rearmarse después de menguar el colectivo, y volver al escenario con idénticos bríos, con la consabida exigencia que caracteriza a Maricel y que hace suya la compañía. 

Este 2021 –como viene haciéndolo desde hace varios ediciones– Codanza realizaría una jornada de celebración por su aniversario en los días del Grand Prix; pero este, en su VI edición, quedó pospuesto para similar fecha de 2022, dada la situación de excepcionalidad epidemiológica causada por la Covid-19 en el país (al igual que las presentaciones). Aun así, sin llenar, como acostumbran sus estrenos, las salas del Complejo Teatral Eddy Suñol, o las calles y parques, Codanza celebra la fuerza, vitalidad y destreza que la caracteriza –como reza su lema– en el escenario de la danza insular.

La compañía –escribe Ana Lourdes Estrada Fernández en su libro Codanza. Espíritu vivo del fuego, publicado por Ediciones Holguín en 2010– es la precursora del movimiento danzario profesional en el territorio, “pues con la excepción del cuerpo de baile del Teatro Lírico, cuyo trabajo –como es de suponer– no se dedicaba solamente a la danza, la provincia no contaba con ninguna compañía profesional de ballet, danza o folklore”. Fundada por un grupo de jóvenes bailarines graduados de la Escuela Nacional de Arte (ENA) y liderados por la bailarina, maestra y coreógrafa Maricel Godoy, se lanzaron a la creación escénica a propósito de la edición XIII del Festival Internacional de Ballet de La Habana, pues Holguín sería nuevamente subsede del evento. La pieza fundacional fue Tridireccional y estuvo interpretada por Rosario Arencibia, Gilberto Pérez, Rosario Hernández y Wilber Pérez. Aunque la obra no llegó a presentarse en el Festival, fue la primera coreografía de un grupo de jóvenes que fueron, para bien, el embrión de Codanza. 

Con el apoyo del Consejo Provincial de las Artes Escénicas (CPAE) y la Asociación Hermanos Saíz (AHS), Codanza surgía con el objetivo de la “aprehensión e interpretación contemporánea de las aspiraciones más sublimes y nobles de cuanto mueve y concierne al ser humano a través de la danza, utilizando la validez de la actuación ya en la expresión, la palabra o la acción física”, añade Ana Lourdes, quien subraya que cuando es aprobada por el CPAE en 1994 ya tenían unas quince obras creadas. 

Ese fue el origen del “mito Codanza”, un colectivo que es considerado por la crítica especializada como una de las mejores compañías escénicas del país y que ha realizado múltiples giras internacionales en España, México, Venezuela, Alemania, Suiza y Austria. 

Importantes premios de interpretación y coreografía avalan también el trabajo de Codanza, entre ellos el Premio de la Ciudad de Holguín en varias ocasiones; en el Concurso Nacional de Coreografía e Interpretación Danzandos, en Matanzas; el Concurso Nacional Solamente Solos; el Festival Internacional “Un Desierto para la Danza”, en México; y el Encuentro Internacional de Danza en Paisajes Urbanos, en La Habana. 

Ninguna de sus obras –herederas del estilo cubano de danza moderna, unido a conceptos proporcionados por Pina Bausch, Merce Cunningham, el body contact, enriquecidos mediante lo que le aporta el trabajo con creadores de compañías nacionales y extranjeras, y entre las que podemos mencionar las siguientes: Ritual, Año cero, Pasajera la lluvia, Muerte prevista en el guion, El banco que murió de amor, La fuente de agua salá, Memoria fragmentada, Casita, Árbol de fuego, Tráiler, El segundo sexo y Ofrenda de Toro– busca ser complaciente, ni con el público ni con la crítica, ni mucho menos con una Compañía que ha asumido los riesgos como parte de su concepción fundacional. Solo lo difícil, aseguraba el escritor José Lezama Lima, resulta estimulante. Y uno de sus principales logros es la osadía conceptual en la que articulan sus discursos. En la mezcla de múltiples significados y aleaciones culturales propios de la danza contemporánea, encontramos uno de sus principales atractivos: la complejidad con que asumen la belleza para entregárnosla palpable en cada una de las piezas. 

Por eso en su 29 aniversario este 25 de septiembre –creciendo, trabajando, impulsando, además, nuevas coreografías– celebro la fuerza, vitalidad y destreza de Codanza.

 

 

Memorias de un Festival

Este año, cuando debíamos realizar la VII edición del Concurso de Danza y Grand Prix Vladimir Malakhov, la situación de excepcionalidad epidemiológica causada por la Covid-19 en el país impidió que se celebrara. En su lugar, del 23 al 25 de este mes, se realiza “Memorias de un Festival”, un recuento de lo vivido en las pasadas ediciones, a través de diversas plataformas digitales, incluida la trasmisión en vivo desde Facebook Live. 

El necesario evento, auspiciado por el Consejo Provincial de las Artes Escénicas, con la Compañía de Danza Contemporánea Codanza, dirigida por la maestra y coreógrafa Maricel Godoy, como anfitriona, tiene entre sus objetivos estimular el trabajo de los jóvenes bailarines, y llevar la danza como vía de comunicación y expresión al público interesado en esta manifestación artística. Con carácter bienal desde 2018, está presidido por la figura del Ballet Mundial Vladimir Malakhov, la maestra Maricel Godoy, y el empresario internacional de ballet, Paul Seaquist; y ha permitido la confluencia en esta ciudad de intérpretes y coreógrafos de varias compañías del mundo. 

En la interacción, en el diálogo con los maestros de la danza, con los investigadores, crece el evento, fructifican las bases de lo que para Maricel es “un templo para la danza que le hemos regalado a esta ciudad y a este país. Dependerá de nosotros y de la fuerza con que podamos asirnos a sus columnas, su permanencia, su progresiva construcción”, y lograr, de esta manera, que Holguín se convierta en capital de la danza.

Sirvan estas “Memorias de un Festival” para recordar y sumar esfuerzos a este empeño. Bienvenidos a estos días donde celebramos las posibilidades infinitas de la danza. 

Consejo Provincial de las Artes Escénicas Holguín

Nuestro mes: el de las letras

No solo porque coincida con la fecha de mi cumpleaños lo recuerdo, admito que esa es una de las razones más potentes, pero no puedo atribuirle a un elemento personal todo el mérito que reviste para los del nororiente cubano tan significativo día.

Se cumplieron 35 años este 18 de septiembre cuando el país presenciaba la fundación de una de los más prestigiosos recintos literarios de la actualidad. Foto: Archivo

En aquellas horas del linotipo de plomo, a la sombra de maquinarias antiquísimas, se concibieron los primeros cuatro libros, para la ocasión ganadores de la igualmente primera edición del Premio de la Ciudad, para entonces exclusivo de la literatura.

Se cumplen 35 años este 18 de septiembre, cuando la región, el país presenciaba la fundación de una de los más prestigiosos recintos literarios de la actualidad: Ediciones Holguín.

Más de 700 textos publicados en todos los géneros, a cargo de autores locales, escritores nacionales de renombre, así como paradigmas de las letras universales, constan el bregar que sobrepasa el tercio de siglo, ese mismo que ha visto el tránsito a la modernización de las antiguas técnicas editoriales.

Con sobradas razones celebran por estos días un nuevo aniversario, quizás no de la forma en que habitualmente lo hubiesen hecho, pero con las mismas ansias y equiparable placer de sobrepasar el tercio de centuria siendo una de las casas editoras más prominentes del panorama cultural de la Isla.

Disímiles remembranzas evocan la nostalgia de un promisorio decursar donde la editorial ha legitimado el auge creativo que experimentó el territorio, priorizando autores sin acceso a las imprentas nacionales.

Más de 700 textos se han publicado en todos los géneros. Foto: Archivo

Con la premisa del libro como un objeto de arte y un diseño de colecciones renovado, Ediciones Holguín sobrepasa el tercio de siglo exhibiendo un sello armónico entre visualidad y palabra. Una extensa obra es equiparable con similar número de reconocimientos, por tal motivo la principal Casa editora de Holguín ostenta numerosos premios en el área del diseño y la edición, entre ellos en 2005 con La reforma Agraria en Holguín, de Mayra San Miguel, que se alzó con el Premio José Luciano Franco al mejor volumen de temática histórica entregada por la editorial Ciencias Sociales, o el Nacional de la Crítica 2006 al libro Ataxia Espinocerebelosa tipo Dos, del Doctor en Ciencias Luis Velázquez, por solo citar algunos.

Julio García-Espinosa por un cine imperfecto y rebelde

Por Erian Peña Pupo

Dos aniversarios relacionados con el cineasta, teórico y profesor Julio García-Espinosa se conmemoran este año: el 95 de su natalicio, el 5 de septiembre de 1926 en La Habana, y los 60 años de El joven rebelde, una de las primeras obras de ficción posterior a la creación del Icaic, específicamente el cuarto largometraje producido por este, estrenado en mayo de 1961 como ejemplo de un cine que “entonces apenas estaba naciendo”, entre tanteos, búsquedas y reafirmaciones, como diría José Massip, uno de los guionistas del equipo liderado por el italiano Cesare Zavattini y que contó, además, con José Hernández y el propio director García-Espinosa en la escritura del guion. 

El italiano, quien había visitado Cuba más de una vez en la década anterior y conocía a los jóvenes miembros de la Sociedad Cultural Nuestro Tiempo, a la cual pertenecía Julio, y desde cuya Sección de Cine que había realizado el corto El Mégano, junto con Alfredo Guevara y Tomás Gutiérrez Alea (Titón), sería, para el cine cubano de esa década, “además de un mentor, un portavoz enérgico”, afirma Juan Antonio García Borrero. Zavattini era uno de los grandes guionistas del cine y uno de los principales teóricos y defensores del neorrealismo –bajo cuya influencia se formaron, en las aulas del Centro Sperimentale di Cinematographia en Roma, realizadores cubanos como el propio Julio, su hermano Pedro, y Titón– había escrito los textos de clásicos de Vittorio De Sica como Ladrón de bicicletas (1948), Milagro en Milán (1951) y Umberto D. (1952). 

“Ningún intelectual de Europa expresó antes que él, de manera pública y con tanta vehemencia, el tremendo entusiasmo que le provocaba la derrota de Batista. Era apenas el 2 de enero de 1959, y ya Cesare Zavattini le enviaba desde Roma a Alfredo Guevara, futuro presidente del Icaic, una carta” desbordada de optimismo: “Ustedes están en la situación ideal, así como estuvimos nosotros, inmediatamente después de la caía del fascismo, para desvincular el cine de las rémoras industriales y hacerlo devenir el medio de expresión político y a la vez poético de la gran aventura democrática hacia la que se están encaminando”, escribía el guionista de El oro de Nápoles

Poco después Zavattini no dudó en aceptar la invitación cursada por el Gobierno Revolucionario para colaborar en la construcción del Icaic o, como subraya García Borrero, “en la construcción de una cinematografía nacional”. Arribó a finales de 1959 a La Habana, asesoró varios proyectos de guiones y supervisó Cuba baila, de García-Espinosa, el primer filme producido por el Icaic; y comenzó a trabajar en el guion de El joven rebelde, a partir de un argumento suyo: “Se trata de un muchacho de 14 o 15 años que se alza en la Sierra. Es un argumento increíble para el extranjero. Y trabajamos para convertir esto en un espectáculo interesante”, aseguró a inicios de 1960

En carta a Alfredo Guevara desde Roma, Zavattini le comenta sobre el proceso de escritura del guion del filme: “Se trata ante todo de no querer y no deber considerar El joven rebelde como un filme de propaganda en el sentido estrecho y directo. Esto no le quita cierta imprescindible exigencia informativa, pero al mismo tiempo permite un tono, un modo, de mayor alusividad respecto por ejemplo, a los cuentos de la revolución”

García-Espinosa, quien entonces se encontraba en México en la postproducción de Cuba baila, fue el director de la película. Aunque el proyecto no le interesaba, contó el director de Aventuras de Juan Quinquín (1967) y Reina y Rey (1994), “Titón y yo éramos los únicos que teníamos cierta experiencia para atrevernos a hacer un largometraje. Yo quería hacer entonces Bertillón, de Soler Puig, pero Titón se enamoró de la novela (que nunca hizo) y el otro argumento disponible era El joven rebelde, que yo asumí. Trabajé el guion, tuve muchas conversaciones con Zavattini, de modo que fue una experiencia muy enriquecedora (…) Tengo muchísimas anécdotas con el gran neorrealista, pero puedo decirte algo que lo resume todo: entre las muchas gentes por las que uno está influenciado, él ocupa un lugar muy importante en mi vida y en mi generación”

La historia de Pedro, el joven campesino que se incorpora al Ejército Rebelde en la Sierra Maestra, cuya impetuosidad y espíritu rebelde le trae enfrentamientos con sus superiores y que alcanza su madurez como combatiente en la decisiva batalla de Guisa, se estrenó el 2 de marzo de 1962 y fue seleccionado entre los filmes más destacados del año. El Festival de Karlovy Vary, en Checoslovaquia, le entregó el Premio al Joven Creador al filme protagonizado por Blas Mora, Wember Bros, Lionel Alleguez, José Yedra, Miguel Piedra, Carlos Sessano, Cuqui Ponce de León, Amanda López, Reinaldo Miravalles y Ángel Espasande, con fotografía de Juan Mariné y edición de Mario González. La producción fue de José Fraga, el sonido de Eugenio Vesa y la música del joven Leo Brouwer (quien había trabajado con el Icaic desde Historias de la Revolución). 

A pesar de los reconocimientos y de la influencia del neorrealismo y sus maestros en el cine cubano de los primeros años del Icaic, el propio García-Espinosa estaba consciente, como asegura García Borrero, de que aquel modo de representación de la realidad que proponía el primer neorrealismo comenzaba a ceder terreno ante los nuevos movimientos (Free Cinema, Nueva Ola Francesa, Cinema Verité, Cine directo, entre otros). “…cuando leí el guion, la historia no me resultó interesante, o más bien no me interesó la forma en que estaba narrada. La sentía totalmente ajena a mi sensibilidad. Pero, ¿cómo desdeñar un guion de Zavattini? Por disciplina profesional, por lo que podía representar para el Cine Cubano, realicé el filme. Me costó separarme de Zavattini y del Neorrealismo italiano por más de treinta años”, rememoró quien fuera director del Icaic entre 1983 y 1990, y director de la EICTV entre el 2004 y el 2007. 

Si bien el filme es un ejemplo de la evidente huella neorrealista en la producción cubana de estos años, El joven rebelde “también resulta el punto de ruptura entre el maestro neorrealista y los cubanos”, asegura Anastasia Valecce, pues desde este momento, los directores cubanos, particularmente Julio García-Espinosa y Tomás Gutiérrez Alea, “tomaron consciencia de la necesidad de producir un cine que no tuviera influencias extranjeras, y por lo tanto, declararon su voluntad de tomar distancia del neorrealismo. Las circunstancias que determinaron el final de las relaciones entre Zavattini y los cubanos están muy conectadas con la producción de El joven…

A partir de ahí, añade la investigadora, los cineastas de la isla “encuentran estrategias para crear lo que ellos definen como un cine propiamente cubano. Este nuevo lenguaje cinematográfico no habría podido existir sin los contactos, las pausas, las distancias y finalmente la ruptura que implicó la relación con el neorrealismo”. Volver a El joven rebelde, a sesenta años de su filmación, resulta una buena oportunidad no solo para analizar la influencia de Zavattini y el neorrealismo en la filmografía de esa década, y conocer la obra del autor de Por un cine imperfecto (1969) y otros textos necesarios, sino para comprender un cine que, a partir del aprendizaje, insistía en construirse desde sí. 

 

La ingeniera domadora de un museo de leones

Cuando uno conversa con Yaquelín Rodríguez Blanco debe ser cuidadoso, pues corre un alto riesgo de “contagiarse” con su pasión por la museología. A la ingeniera geóloga, egresada del Instituto Superior Minero Metalúrgico de Moa, se le encandilan los ojos cuando habla de ornitología, lepidópteros, malacología y paleontología.

Continuar leyendo «La ingeniera domadora de un museo de leones»

A la autora de María toda

Pocas personas pueden darse el lujo de la personalidad con que asume la vida Lourdes María González Herrero.

Lourdes libera una batalla por la cultura y el conocimiento desde el Sello Ediciones Holguín. Foto: Atchivo

Con ella, gracias a la suerte o al destino, o quien sabe a qué cosa, he sufrido, pero también disfrutado, regaños, sugerencias, bromas, pero siempre aprovechando cada segundo a su lado, que es el mejor momento para beber de tan prolífera fuente de conocimiento.

Las edades transparentes, El amanuense, Papeles de un naufragio y La sombra del paisaje, son algunos de los tantos poemarios y libros de narrativa que figuran en su obra, editada en diferentes países, como Italia y Francia.

Merecedora de varios premios, como el Julián del Casal, el Especial de Poesía Bicentenario de José María Heredia, de cuento La Llama Doble y Guillermo Vidal, y el de novela José Soler Puig, quiso la suerte que naciera el 13 de septiembre de 1952 en esta “provincia del universo”.

Miembro de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) y de su Consejo Nacional, libera una batalla por la cultura y el conocimiento desde el Sello Ediciones Holguín, principal casa de las letras en el nororiente cubano y una de las más importantes del país.

A la autora de María toda, !muchas felicidades! Foto: Portada del texto

Premio de Poesía «Adelaida del Mármol», 1992; Premio UNEAC de Poesía Julián del Casal, 1999; Premio Oriente de Novela «José Soler Puig», 2005, o Distinción por la Cultura Nacional, son algunas de esas distinciones y reconocimientos que engrosan la larga lista para agasajar tan prolífera trayectoria.

A la autora de María toda (2005), lleguen nuestras más sinceras felicitaciones próximo a celebrar un año más de vida.