La más sublime de las artes

Por Julio César

Así la catalogó nuestro Héroe Nacional, José Martí, por su incuestionable su belleza y la forma en que cala en el ser de quien la escucha.

Los concursantes para el Premio de la Ciudad 2020 en la manifestación de música se congregaron en el portal de la Casa de Cultura Manuel Dositeo Aguilera para regalar al público presente las obras concebidas con motivo de la ocasión. El certamen, donde los holguineros dedican sus temas a la ciudad, ese Holguín que próximamente celebrará sus 300 años como pueblo, encontró como encargados de impartir justicia a Gilberto González Seik, promotor cultural y Director del Centro Lalita Curbelo, Javier Pérez, integrante del Dúo Savarez, el solista Ernesto Infante, Oreste Saavedra, director de la Orquesta de Cámara, y en calidad de presidente, Gastón Allen, director de la Orquesta Avilés y una de las personalidades a quiénes se les dedica la presente Semana de la Cultura.

El arte no se hizo esperar en la velada y fue «Cruz y aldaba», interpretada por Yamila Rodríguez y bajo la firma de Juan Miguel Cruz Suárez, la primera obra en competir, ésta en el aparte de cancionística.

Por su parte, en géneros populares bailables se escuchó «La ciudad que queremos», de Pedro Walker, defendida por el Dúo Tolerancia al estilo de la fusión; «Homenaje a mi ciudad», escrita por Carlos Guisado, de igual género musical, fue interpretada por los Crazy Rappers, «Felicidades mi tierra», de Ariel Guillén y Reinier Cobiella, son interpretado por el grupo A la medida, fue el último tema en competencia.

Fotos: Wilker López

La velada, devenida en homenaje a nuestra ciudad, encontró colofón en las presentaciones de dos agrupaciones representativos del patio: las muchachas de Golden Voices y los chicos de Vocal Enserio, todos unidos por un objetivo y atrapados por el encanto de Holguín, nuestro querido Holguín.

El Premio de la Ciudad será conferido a sus ganadores el próximo domingo 19 en una gala artística que ocupará otro emblemático espacio de la Ciudad de los Parques, el Teatro Eddy Suñol.

El sincretismo de Aníbal de la Torre

Por Darianna Mendoza Lobaina

Religión, fe, sincretismo e identidad desborda el joven artista de la plástica Aníbal de la Torre Cruz en la exposición personal “El que no tiene de Congo…”, la cual fue inaugurada este martes en la Casa de Iberoamérica en el contexto de la Semana de la Cultura Holguinera en su edición 38.

La muestra, explicó el creador, está compuesta en esta ocasión por seis piezas que buscan la introspección, hurgan en el pensamiento y la mezcla de creencias con el fin de exponer el legado de nuestros antepasados.

A través de matices ocres y sepia mediados por la abstracción, Aníbal entregaaquello que lo conmueve, su sentir más profundo, su intención de defender lo cubano, lo criollo, lo autóctono.

Joven artista de la plástica Aníbal de la Torre Cruz en la exposición personal “El que no tiene de Congo…”

“He experimentado a lo largo de mi carrera en busca de un sello personal, y El que no tiene de Congo… es algo propio e identificativo”, señaló Aníbal, quien se desempeña como metodólogo en el Centro Provincial de Casas de Cultura, es graduado de la Escuela de Instructores de Arte y licenciado en Estudios Socioculturales en la Universidad de Holguín.

Esta constituye la primera vez que Aníbal de la Torre presenta sus cuadros en la Casa de Iberoamérica, pero ha participado en más de 40 exposiciones colectivas nacionales e internacionalesy unas14 personales.

Varias de sus obras ilustran libros publicados bajo el sello de Ediciones Holguín y Ediciones La Luz, y otras forman parte de colecciones privadas en países como Cuba, México, Italia, Canadá, Estados Unidos, Honduras y Ecuador.

“El que no tiene de Congo…” contó en sus inicios con 14 cuadros y ocupó en marzo del 2019 la sala pequeña del Centro Provincial de las Artes Plásticas, con una excelente acogida del público y la crítica, aseveró el artista.

Durante la velada la Compañía folclórica La Campana realizó una presentación alegórica a las raíces afrocubanas que distinguen la religión yoruba, a tono con la temática de la expo.

Pensar las Guerras de Independencia desde Holguín

Por Vanessa Pernía Arias

La XXXI edición del Encuentro Nacional de Estudios sobre las Guerras de Independencia realiza sus sesiones de trabajo del 16 al 17 de enero con la presencia de investigadores e historiadores de varias provincias como parte de la Semana de la Cultura.

Fotos: Wilker López

Este Encuentro, que auspicia la filial de la Unión de Historiadores de Cuba y la Casa Natal de Calixto García, realizó su apertura con la conferencia magistral “Coyuntura internacional y retos al inicio de la Guerra Grande”, a cargo de Mercedes García, profesora titular de la Universidad de La Habana y miembro de la Academia de Historia.

En la misma, fueron abordados los aspectos históricos fundamentales que desembocaron en la Guerra del 68, como las diferentes tendencias políticas de la época, los sucesos internacionales que influyeron en el estallido y el papel decisivo de Carlos Manuel de Céspedes como líder del movimiento independentista.

En un segundo momento, se desarrolló la exposición y debate de las ponencias que concursan en el certamen, las cuales giran en torno a los principales generales de la Guerra del 68, el desempeño de la prensa durante el período bélico, así como el papel de la mujer mambisa y su influencia en las proyecciones independentistas de la época.

En esta jornada también se impartió la conferencia magistral “Documentación sobre las Guerras de Independencia de Cuba en los archivos militares españoles”, por Gustavo Placer, investigador y miembro de la Academia de Historia.

Con la finalidad de pensar las guerras de independencia desde Holguín, el evento realiza un amplio programa de actividades que incluye paneles, conferencias y debates sobre los principales acontecimientos, figuras históricas y movimientos de ese período.

El colofón de esta cita historiográfica será la premiación de las mejores investigaciones presentadas en concurso, luego de ser valoradas por un jurado compuesto por los historiadores Mercedes García, Gustavo Placer, Armando Gómez, Paul Sarmiento y Marlene Martínez.

Edición 38 de la Semana de la Cultura Holguinera

Con Martí siempre.
Con Martí siempre. Foto: Germán Veloz Placencia

Al tricentenario de la fundación del pueblo de Holguín, acontecimiento a celebrar el 4 de abril de este año, se dedica la edición 38 de la Semana de la Cultura Holguinera, que comenzó en la tarde de este lunes con un vistoso desfile.

El historiador Fernando Novoa Betancourt y el músico Gastón Howart Allen Binhan son figuras destacadas de la cultura holguinera. Foto: Germán Veloz Placencia

En la marcha, encabezada por las principales autoridades políticas y del gobierno del municipio de Holguín, estuvieron presentes el profesor e historiador Fernando Novoa Betancourt  y el músico Gastón Howart Allen Binhan, a quienes, igual que al realizador de televisión José Ramón Artigas Vázquez, rinde especial homenaje la Fiesta.

El programa se extenderá hasta el sábado 18 con jornadas repletas de ofertas representativas del vigor y el respeto a tradiciones artísticas, materiales y espirituales, exponentes de la mixtura cultural de esta parte de Cuba.

Desde la infancia se cultivan las más puras tradiciones culturales. Foto: Germán Veloz Placencia

Las niñas y los niños tendrán diversos espacios y actividades, aunque los organizadores de la festividad resaltan el taller de repentismo, al que asistirá el poeta e improvisador Emiliano Sardiñas; las peña Pinta Conmigo, que enseñará a trabajar con crayola sobre papel, y Dibujando mi ciudad, para fomentar la creatividad a través de técnicas mixtas; dramatizaciones de cuentos como La Gallinita Ciega y  la Cantata «El Patio de mi Casa».

Para el resto de las personas también hay variedad de opciones y de sitios por visitar, como son los dedicados a la música popular, rap y fusión; así como los que reúnen muestras de artes plásticas, la exposición de artesanía «Arte en Casa», presentaciones de libros de diversas temáticas, lecturas de poemas, tardes de danza y actuaciones de artistas circenses.

El cierre estará cargado de simbolismo, una vez que el sábado 19, a las 10 de la noche, será el gran concierto de la centenaria Orquesta Avilés que dirige el maestro Gastón Howart Allen.

Los descendientes de chinos radicados en Holguín conservan sus raíces. Foto: Germán Veloz Placencia

 

Tomado de www.granma.cu

¿Todo tiempo pasado fue mejor?

Por Julio César

Querejeta, Seik, Méndez, Marrón, Ortíz, Hidalgo, González, no es tan amplia la lista de apellidos que engrosan esos primeros años, estos y otros pocos, desaliñados, culturosos, y hasta en algún momento marginados, surgen cada enero en la Ciudad de los Parques cuando se habla del Premio de la Ciudad y la Semana de la Cultura Holguinera.

Foto del autor

Como es tradicional a los primeros días del año se le suman horas de nostalgia por los tiempos pasados que como dicen por ahí, siempre fueron mejores, por tal motivo Lourdes González y Gilberto González Seik dedicaron la mañana de este martes 15 a rememorar esa etapa que precedió a la fundación del Premio de la Ciudad, así como de las celebraciones por la Semana…

No podía ser, y fue la sede de Ediciones Holguín el sitio pactado para hacer catarsis sobre todo cuanto refiere a este lauro, sin dudas por muchos años referente dentro del país por su concepción, organización y alcance, tanto entre los creadores, como en el público general.

“Todo comenzó desde la literatura- apuntó Seik-, y fue en ese entonces una revolución entre los artistas locales en pos de la concepción de este acontecimiento que pasó a ser el Premio, hasta ampliarse al resto de las categorías que se premian hoy: música, artes escénicas, comunicación…Esos fueron los años en que Holguín se visibiliza culturalmente y se convierte en una de las tres plazas  más importantes dentro de este apartado en el país, así como se inicia el movimiento editorial en la provincia”.

Y para cerrar, al tiempo que se escuchaban los poemas de José Luis y Javier, un reclamo sobresalió entre los presentes: “El Premio de la Ciudad es una de las mejores inversiones que ha hecho nuestra provincia, es una institución de nuestra cultura, uno de los mayores estímulos de la creación artística local, ha aportado más de 150 títulos al fondo editorial cubano (…) Este premio no se concede a cualquier obra o persona, es parte de un linaje donde se recogen varias generaciones intelectuales y creadores de prestigio en el país. Se están dedicando los fondos de la cultura para actividades que no poseen  el valor de la letra impresa u otro arte más perdurable, y ello atenta contra las bases y todo lo que se ha logrado en este sentido”, señalaron Lourdes y Seik.

La “Feria”, espacio de tradiciones e identidad

Por Darianna Mendoza Lobaina

Representar las más enraizadas costumbres del territorio holguinero con una mirada artística, constituye el principal objetivo del espacio Feria de Tradiciones, el cual quedó inaugurado este martes en la Plaza Camilo Cienfuegos, como parte de las actividades de la Semana de la Cultura Holguinera.

El proyecto es auspiciado por la Casa de la Cultura Manuel Dositeo Aguilera y por primera ocasión se establece en el área de la “Plaza Camilo” con el fin de aprovechar la extensión del perímetro y crear un ambiente campestre que resulte agradable para los participantes.

Fotos: Wilker López

Richard Ronda, director de la “Feria” explicó que pretenden exponer las principales tradiciones cultivadas en Holguín y resulta necesaria la confluencia de los diferentes organismos y organizaciones sociales como Gastronomía, el campesinado, Flora y Fauna, en función de festejar el cumpleaños de la urbe.

La jornada de apertura estuvo matizada por la inconfundible sonoridad del grupo Los Guayaberos quienes interpretaron temas antológicos del repertorio del Rey del Doble Sentido, Faustino Oramas, cuyo legado prestigia el panorama musical cubano y holguinero.

También el reconocido repentista Emiliano Sardiñas participó en el contexto del evento y destacó que el lugar debe tener las condiciones adecuadas, pues las personas deben sentirse cómodas y relajadas para disfrutar el encuentro.

Sardiñas insistió en fomentar la sensibilidad con el propósito de que el campesino se sienta en su entorno, y en ese sentido resulta imprescindible el vínculo con la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP).

El programa de la Feria de Tradiciones para la Semana de la Cultura en Holguín, incluye el deleite con la música del órgano Oriental, muestra de platos de la Asociación Culinaria, concierto del cantautor Waldo Mendoza, Gala con artistas aficionados, topes amistosos de gallos y la solista Gladys María entre otras unidades artísticas, destacó Ronda.

La Feria de Tradiciones, aseveró Ronda, es un proyecto digno para defender la identidad, pero resulta necesario consolidarlo y pensarlo bien para que el pueblo lo conozca y asista.

Si no fuera por Emiliano…

Por Vanessa Pernía Arias

De la nada, como buen improvisador, Emiliano Sardiñas llega como la inmediatez de su verso al sitio acordado para impartir su taller de repentismo, esta vez en el renovado, para bien de todos los holguineros, centro cultural Casa del Tango Carlos Gardel en la ciudad.

Allí bien apretados, entre risas y miramientos de mujeres que sobresalen unas encima de otras, se aplaude al unísono la llegada del poeta. Al parecer Emiliano ha cautivado las féminas de esta ciudad y como lo afirmó “quieren que un poeta negro se quede en Holguín”, y es que, por encima de todas las cosas, en su mochila se desborda la alegría y la cubanía que nos distingue y hace peculiares en cualquier parte del mundo.

Emiliano también ha cultivado su arte con el virtuosismo de los grandes maestros, tal como los músicos cubanos tocan el laúd en cada guateque, porque “es diferente al que se toca en España, en esta país que nos legó el instrumento se improvisa diferente, allá se toca acompasadamente y en Cuba con un tono más libre y atrevido”: así es Emiliano Sardiñas, atrevido y virtuoso, como los acordes del laúd cubano y como el punto guajiro.

Porque el poeta también es un emprendedor, llegó a esta ciudad para ayudar a construir el sueño del Guateque Holguinero, un proyecto que pretende rescatar las más genuinas tradiciones de la improvisación y la décima espinela, sobre todo, en los más pequeños.

Para ello, Emiliano disertó sobre los orígenes de la improvisación, que como los de otra manifestación de la literatura oral, se pierde en el tiempo. Explicó que no se puede hablar de una fecha exacta, de un acontecimiento cultural determinado, de un lugar o país de origen, sin embargo, se cree que en Cuba llegó con los primeros conquistadores.

“La literatura oral, la poesía oral, y la poseía oral improvisada han estado unidas, desde siempre a las necesidades estéticas del hombre y sus orígenes están en los orígenes mismos del lenguaje, de la comunicación humana como necesidad de convivencia social”, añadió.

Fotos: Wilker López

Escasos son los jóvenes que muestran gusto por la música campesina y, por lo general, la rechazan por considerarla “fuera de tiempo”. Sin embargo, el poeta apela a sus raíces jóvenes, su herencia paternal de la poesía improvisada y cuando le preguntan de su pasión, gusta responder en forma de verso.

“Si de talento se trata seguimos creciendo, precisó, pues impresionantes son las estrofas que se componen con elevadísimo vuelo poético. Trabajamos para preparar a los niños y jóvenes en diferentes manifestaciones de la música guajira y aunque no sean profesionales, por lo menos logramos educar un público capaz de respetar, reconocer y valorar su acrecentamiento”.

Evocó al Guayabero, como improvisador por excelencia y recopilador de la décima tradicional, así como a diversos investigadores de esta manifestación en el país, que han aportado con su obra al desarrollo de la cultura oral tradicional, entre ellos Alexis Díaz Pimienta y Virgilio López Lemus. También aludió a los principales proyectos que rescatan este necesario arte en el país, como el proyecto de repentismo de Mayabeque que aúna, sobre todo, a las más jóvenes generaciones de poetas del verso libre.

La más curiosa y olvidada de nuestras manifestaciones poéticas ante tantos infortunios debe sentirse orgullosa con poetas improvisadores como Emiliano Sardiñas, quien agradeció su presencia en Holguín en esta gran fiesta popular donde se celebra el 300 aniversario de un pueblo que sigue pensando en defender lo más genuino de sus tradiciones.

El cuerpo del otro

Por Erian Peña Pupo

Organizado por el Proyecto Audiovisual Taguabo de la Uneac en Holguín, la Jornada de Arte y Cine Eróticos El cuerpo del Otro se realizará del 14 al 17 de enero para posibilitar la convergencia entre cine y erotismo, como parte de la XXXVIII la Semana de la Cultura holguinera.

Este es “un evento de género focalizado en el erotismo en el arte cubano e internacional que hace hincapié en la creación cinematográfica”, asegura el realizador audiovisual y coordinador general de la Jornada, Alfonso Bandera Tamayo. Añade, además, el también presidente de la sección de Cine, Radio y Televisión de la Uneac en Holguín, que la Jornada de Arte y Cine Eróticos tiene como finalidad mostrar el desarrollo del cine erótico en el país y el mundo y a su vez, de las otras artes dedicadas a hablar desde la perspectiva del “cuerpo del otro”, constituyendo un nuevo espacio de muestras cinematográficas, reflexión seria y profunda.

Fotos: Wilker López

La Jornada fue inaugurada en la Uneac, con las palabras del crítico y profesor universitario José Rojas Bez. Y como invitado especial contó con la presencia en Holguín del actor y director teatral Alexis Díaz de Villegas, conocido por su trabajo –además de en la televisión y el teatro– en importantes filmes como Entre ciclones, de Enrique Colina, de 2003; Tres veces dos, de Pavel Giroud, Lester Hamlet y Esteban Insausti, 2003; Cangamba, Rogelio París, de 2008; Larga distancia, de Esteban Insausti, de 2010, y Juan de los muertos, de Alejandro Brugués, 2011.

En diferentes escenarios de la ciudad –entre ellos el espacio Cine portal de la Uneac, los teatros de las sedes universitarias José de la Luz y Caballero, Oscar Lucero Moya y Mariana Grajales–, críticos, investigadores y realizadores como Humberto González Carro, José Rojas Bez, Alfonso Bandera, Pedro Frank Gutiérrez y Jorge Gómez, presentarán, entre otros, los filmes: Nine, una vida de pasión, de Rob Marshall, de 2009; Viva, de Paddy Breathnach, de 2015; Danish Girl, de Tom Hooper, de 2015;Lucía y el sexo, de Julio Medem, de 2001;Diario de una ninfómana, de Christian Molina, de 2008; y las cubanas Juan de los muertos, y Larga distancia.

La Jornada también realizará conversatorios y encuentros teóricos:“El erotismo ¿ingrediente indispensable en el cine y la radio actual?”, con Alexis Díaz de Villegas, Pedro Frank Gutiérrez, Jorge Gómez y Humberto González Carro; “Cine comercial. Sexo real o ficticio. Los actores y el director”, con Alfonso Bandera, Pedro Gutiérrez, Jorge Gómez y Humberto González Carro; “El erotismo como modo de expresión estética”, y “El erotismo en medios. Tientos y diferencias”, con Díaz de Villegas, Gutiérrez, Jorge Gómez y Rojas Bez, en la sala Taguabo de la Uneac.

Asimismo, el Café Literario de la Uneac, que conduce el intelectual Manuel García Verdecia se inserta a la Jornada y tendrá como invitados a Díaz de Villegas, Pedro F. Gutiérrez y Jorge Gómez.

Delfín Prats en la luz de su poesía

Por Erian Peña Pupo

La escritora y editora Lourdes González conversó con el poeta Delfín Prats en el espacio Con olor a tinta, en Ediciones Holguín, para reafirmarnos esas palabras harto conocidas: Delfín Prats Pupo, autor de apenas unos pocos libros, que ha escrito y reescrito desde su germinal Lenguaje de mudos en 1968 hasta su Poesía completa, que publicara Ediciones La Luz, y con varias nominaciones a un Premio Nacional de Literatura que cada año los seguidores de su obra esperamos reciba, por una cuestión de justicia literaria, de verdadero calado en el corpus lírico nacional, es un escritor necesario.

Fotos: Wilker López

Necesario por la validez de su poesía, por la obsesión dialógica con la palabra… Delfín, a pesar de su parquedad y sus mutismos, es uno de los autores más influyentes en los jóvenes poetas. Más de una generación, desde la cristalizada a fines de los 80 hasta acá, ha sentido cercana la obra del bardo holguinero nacido en La Cuaba, en 1945. De varios de estos temas conversaron Lourdes y el autor de Para festejar el ascenso de Ícaro: el Premio Nacional de Literatura, que recién obtuvo su colega generacional Lina de Feria, los vericuetos de la creación y la espiritualidad, libros, lecturas, poemas, amigos…

Recientemente Delfín publicó, por Ediciones Holguín, El huracán y la palma, una peculiar antología de la poesía cubana que constituye “un acto de reverencia” y “no tiene otro propósito que el de comunicar a sus lectores mi experiencia en esa materia resbaladiza que es la poesía, en este caso la escrita en nuestra patria”, escribe y añade: “Nuestra selección tiene como destinatario a la gente que necesita la poesía, que busca en ella respuestas a sus interrogantes vitales. Estos poemas son una fiesta de humanismo y belleza que dedico a los jóvenes cubanos y de otras latitudes dentro del ámbito de la lengua”. Desde José María Heredia hasta Juan Carlos Flores, pasando por Milanés, Martí, Casal, Poveda, Guillén, Lezama, Piñera, Baquero, Eliseo Diego, Vitier, Padilla, Nogueras, Hernández Novás, entre otros, Delfín nos entrega una selección de textos de escritores ya fallecidos que integran parte del selectísimo cuerpo poético del país.

Aunque asegure que está “desasido de todo proyecto” y como el barco ebrio de Rimbaud, pretende “ir descendiendo por ríos impasibles”, por suerte aún no parece firmar su poesía completa, ni mucho menos definitiva. “Escribí un poema”, me dijo Delfín hace poco. “Lo leí en la peña en Ediciones Holguín, pero aún no está terminado”, añadió.

Un nuevo poema escrito por Delfín –que escribe tan poco, que insiste en reescribir versos y hasta eliminar dedicatorias de antaño de sus poemas– es una buena noticia para quienes seguimos su obra. Esperemos que su afán detallista nos deje conocerlo pronto, aunque, él mismo nos lo advierte, todas las salidas son falsas, conducen a laberintos.

Delfín Prats ha acompañado los viajes de la luz y la poiesis. Ambos le protegen como fieles guardianes de otros tiempos. El poeta, en cambio, sabe que sus versos se asomaron mucho más allá/ ellos vieron/ del otro lado del horizonte/ abrirse las constelaciones.

De pueblo a ciudad, la génesis de Holguín

Por Darianna Mendoza Lobaina

La génesis de Holguín, su relación con San Salvador de Bayamo y las características actuales centraron las intervenciones de los especialistas en el panel “Del pueblo a la ciudad de San Isidoro”, el cual se desarrolló en el Museo Casa del Teniente Gobernador, como parte del espacio La Holguineridad, insertado en la Semana de la Cultura Holguinera.

Fotos: Wilker López

El panelista Luis Fonseca, historiador de Bayamo, explicó que para comprender el proceso de formación de San Isidoro existe un elemento clave relacionado con la relación entre el cabildo de Bayamo y el de Santiago de Cuba, pues existía entre ambos una pugna por la Bahía de Nipe.

Laureano Calzadilla comentó acerca de cómo los holguineros aprovecharon la rivalidad de estos cabildos para segregarse, pues el territorio de Holguín era parte del amplio San Salvador.

José Novoa, profesor, historiador e investigador, significó por su parte: “la historia de Holguín está signada por el oro, el tabaco y la Bahía de Nipe, es un pueblo que luchó por su identidad y por tener una cultura”.

La fundación, resaltó Novoa,responde a una lógica político administrativa y la localidad experimentó un crecimiento rápido, pues para 1752 se había triplicado la población existente en períodos anteriores.

Otros tópicos como el papel de la Iglesia católica, el proceso de mestizaje y la inserción de la dinastía borbónicatambién relucieron en el debate que ofreció una panorámica de los inicios de Holguín, una ciudad maravillosa cercana a cumplir su Aniversario 300.

La destacada historiadora Ángela Peña Obregón, quien ha orientado sus estudios con una pasión admirable, compartió fragmentos de un libro que permiten crear una caracterización de la denominada ciudad cubana de los parques en la actualidad.

Una urbe que, según Peña Obregón, al compararla con las primeras villas se aprecia que no es antigua ni moderna, con una concepción hispánica o de nuevo tipo, distinguida por sus calles rectas y “por su localización es para algunos el ojo del caimán dormido con el cual se compara morfológicamente a Cuba”.