Concluyó concurso de composición de la canción infantil

Por Rosana Rivero Ricardo

El Concurso provincial de la creación de la canción infantil La Ronda del Pintorcillo Cantándole al Sol, concluyó este 8 de septiembre en el Teatro Eddy Suñol de la ciudad de Holguín, con la velada de premiaciones en las que resultaron agasajados tres compositores y se concedieron los lauros de Interpretación y el de la Popularidad.

Fotos: Wilker López

El experimentado Guillermo Almaguer Gay, ganador en varias ocasiones de este certamen a nivel nacional y autor de populares temas como El chofercito y La musa viajera, mereció uno de los premios de composición por la canción Pregonando flores, son defendido por Ian Fernández González.

Igual reconocimiento obtuvieron Juan Jiménez Cruz, por su composición Saltamontes, y Ramón Castro Velázquez, por Fiesta en el bosque, ambas composiciones del género son.

Esta última canción se alzó además con el Premio de la Popularidad, pues al contagioso ritmo se sumó la adecuada interpretación de la pequeña Camila Tejeda Leyva.

Dayanet Chacon González llevó a casa el Premio de Interpretación tras ponerle su clara y afinada voz al Chachachá Mi gato habla español.

La provincia de Holguín es pionera en la creación de concursos de este tipo, al desarrollarse en 1976 el I Festival Regional de la Música Infantil, para reconocer la obra de los autores de temas para niños, género con una extensa tradición en el territorio oriental cubano.

Luego asumió el nombre La Ronda del Pintorcillo, pues alude a otras manifestaciones como la danza y las artes plásticas que se incluyeron después en el certamen. Al nacer a nivel nacional un concurso similar acotó el nombre de Cantándole al Sol.

Así es mi carnaval

La llovizna pertinaz marcó las primeras instancias de la gran noche de premiaciones dentro del tradicional Paseo de carrozas y comparsas en el recién concluido Carnaval Holguín 2019.

Durante viernes, sábado y domingo la Ciudad de los Parques disfrutó una de las principales propuestas de estos festejos populares, donde los artistas aficionados y profesionales entregan lo mejor de sí en estas veladas.

Alegría, belleza y colorido distinguen las noches del Carnaval. Foto: Kevin Noya

La Avenida “Los Libertadores”, una de las principales arteria de nuestra ciudad, devino una vez más en pasarela para el arte y la cultura, así como la alegría y el gozo de todos los públicos, por ello no se hicieron esperar los “Muñecones”, personajes tradicionales infantiles que protagonizan las celebraciones. Acto seguido no podía faltar el también recurrente Rumbón de media noche, a los que se le sumó el Grupo de modas “Fantasía”, con el espectáculo “Fantasía Caibarién”.

Integrada casi en su totalidad por los futuros profesionales de la provincia, la carroza de la Federación de Estudiantes Universitarios, ofreció el espectáculo “Fantasía de ritmos y colores para un carnaval”, bajo la dirección artística del Maestro Frank Borbón. Por su parte, el paseo Plaza de la Marqueta aglutinó a varios creadores para regalar lo mejor de su arte, su cultura, protagonizada por la música tradicional. A su vez, la carroza del Ministerio de Energía y Minas, bajo la dirección artística de Legna Amel, ofreció el espectáculo “Holguín 300”.

Como invitados especiales arribaron desde la tierra caliente, Santiago de Cuba, los Hombres carrozas, quienes para la ocasión decidieron disfrazarse con temas alegóricos a nuestra ciudad: La Loma de la Cruz, Faustino Oramas-El Guayabero-, y el Burro de Mayabe, entre otras coloridas y vistosas representaciones que se sumaron a los festejos por el Aniversario 300 de nuestro pueblo.

El Gran premio en carroza lo obtuvo la perteneciente al Ministerio de la Agricultura. Foto: Kevin Noya

La edición 66 de los Carnavales holguineros fue dedicada a los 300 años de la fundación del pueblo de Holguín y al 11no Congreso de la Unión de Jóvenes Comunistas, a celebrarse en abril de 2020. A la noche de premiaciones de este domingo 18 de agosto asistieron las principales autoridades gubernamentales, políticas y culturales de la provincia, quienes se encargaron de entregar los distintos premios en cada acápites.

El prestigioso jurado de la presente edición estuvo presidido por Raúl de la Rosa, como presiente del Jurado, así como Oreste Saavedra, director de la Orquesta de Cámara, Humberto Pino, director de la Banda Provincial de Conciertos, Grisel Velázquez, directora artística de la compañía Ronda de los sueños, Raúl Rojas Martín, metodólogo de danza del Centro Provincial de Casas de Cultura, Reinier Lázaro Parra, subdirector técnico del propio Centro, Fernando Salvador, artista de la plástica, y, como coordinador general, Gilberto González Seik, promotor cultural.

El Tercer lugar lo obtuvo la carroza de la Dirección Provincial de Cultura y la Empresa Constructora de Obras del Poder Popular, donde además alcanzó Mención el bailarín Julián Villa, por su destacado desempeño coreográfico.

Bajo la dirección artística y general del Maestro Inocencio Nápoles, fue elegida como La Mejor Conga, a la perteneciente al reparto Pueblo Nuevo, que año tras año es reconocida por su talento interpretativo.

Durante 19 años consecutivos la Federación Estudiantil de la Enseñanza Media se ha mantenido, como parte de su formación general integral, dentro del quehacer artístico de la provincia, participando en estos festejos dentro del tradicional paseo. En esta oportunidad el homenaje al Bárbaro del Ritmo, Benny Moré, fue el motivo para realizar un espectáculo que compila temas icónicos del prestigioso creador cubano, para así saludar el centenario de su natalicio, en esta ocasión con sobrada alegría y entusiasmo típico de la juventud, que fue reconocido con el lauro Mención en carroza.

Para el disfrute de los holguineros, como un merecido homenaje a este pueblo, su gente, así como a sus sitios emblemáticos, y también sumarse a los festejos por el aniversario 300, el Paseo “Alegría y juventud” ofreció un espectáculo interpretado por aficionados de las Casas de cultura de los municipios Sagua de Tánamo y Urbano Noris, el grupo de danza Los silenciosos, perteneciente a la Ansoc en la provincia, y estudiantes de la Escuela Elemental de Arte Raúl Gómez; en su conjunto dirigido por el Maestro Pablo Ochoa, para alcanzar el 1er lugar en Paseo.

Desde Santiago nos visitaron los Hombres carrozas. Foto: Kevin Noya

Una de las grandes carrozas que año tras año ha sido multipremiada es la de la Dirección Provincial de Cultura y la Dirección de Transporte en Holguín, bajo la batuta artística del Maestro Alberto Fernández y Moro Vangil. Este año la propuesta fue un recorrido por las ricas tradiciones musicales de nuestro país y sus principales exponentes, a través del espectáculo “Bienvenida la rumba”, donde se disfrutan de géneros como el guaguancó, el mambo, el son, la conga o el chachachá, entre otros, peros sin prescindir de la tan contagiosa derivación afrocubana que da nombre a la presente, la rumba. Por tal motivo el Premio a la Coreografía Integral fue recibido por Elías Albarado, quien estuvo a cargo de este acápite; además de alcanzar el lauro a la “Mejor edición y diseño de música en carroza”; y de manera especial obtener el “Primer Lugar en Carroza”.

El jurado decidió para la presente edición dejar desiertos el Segundo lugar en carrozas y el Premio a la mejor música en vivo, además no otorgar el Premio al mejor diseño.

La Comparsa de Vista Alegre regaló para la ocasión el espectáculo “Legado”, evocación a todo aquello que nos llega desde el continente africano en los barcos del negro esclavo, y que ha enriquecido la cultura cubana para convertirla en el crisol de manifestaciones y tradiciones que es hoy. Así las danzas congo y la sabrosa conga oriental fueron interpretadas bajo la dirección artística del Maestro Armando Duani, quien recibió el Premio a la Mejor percusión y el Primer lugar en comparsa multipremiada, repitiendo como en ocasiones anteriores el alcance de tal lauro, a lo que se le sumó el Premio de la prensa.

Carroza cargada de muchísima música fue la perteneciente al Ministerio de la Agricultura, con su espectáculo “Homenaje a mi Holguín”, representado por el cuerpo de baile “De Cuba soy”, y el solista Nadiel Mejías, perteneciente al Catálogo de excelencia Faustino Oramas, de nuestra ciudad. Ramón Rodríguez, en calidad de director general, recibió el Gran Premio en carroza durante la gran noche de premiaciones.

Sesenta y seis citas han disfrutado los holguineros, de estos festejos populares que marcan las jornadas más calurosas del mes de agosto, para indicar además que están próximas a finalizar las horas del disfrute veraniego y que el curso escolar regresa una vez más.

Vivir en las montañas

Texto y Fotos  Jorge Suñol


Dicen que es mejor vivir el cuento. Por eso subimos y bajamos lomas con el corazón desabrochado, desfiando los caminos inquietos, el calor de agosto, los largos kilómetros. Llevamos la cultura en las mochilas, apretadita, para regalarla por gran parte del Plan Turquino holguinero.
Cinco días en los que aprendimos unos de otros, cinco días en los que soñamos más de lo acostumbrado, incluso, hay quien en plena madrugada se desperto sonámbulo, agitado, descuidado ¡Qué locura! Cinco días de travesía, trepando y trepando por el monte verde, humilde y puro.
No los propusimos y lo logramos, con el alma y la pasión de creer en aquellos que habitan estos espacios necesitados de arte, a los que el silencio penetra cada hora, y entonces, solo permanecen fantasmas, el tiempo se detiene.
Los niños, unos con su mejor ropa, otros demasiados descalzos, eran quizá los que más disfrutaban el espectáculo. En cada sitio, por iniciativa del Inder, se celebraban juegos deportivos y recreativos, y ellos, se batían por ser ganadores, sobre todo en el de halar la soga. Tremenda energía.
Esta historia comenzó un jueves, en Birán, el 1ro de agosto. Atravesamos por una geografía difícil, pero fue hermoso llegar, respirar y conocer a gente de montaña, aferrada a su casita de madera y guano, a su café mañanero, a su siembra, aferrada a tan poco.
Contarlo cronológicamente sería una de las opciones para este reportero, la más fácil diría yo. Pero decidí mejor, alterar los tiempos, y comenzar con lo que, al menos a mí, más me conmovió.
Aquel viernes, justo cuando necesitamos un luna dispuesta y enorme, el cielo se volvió tímido. La noche llegó más rápido que de costumbre. Se acumulaba en cansancio del día, el segundo de la Trepada Cultural, pero estábamos allí, en Cajimaya, perteneciente a Mayarí, haciendo lo posible.
Aquello no era más que un monte oscuro, encerrado en su lejanía, en su aburrida costumbre. El pueblo se había quedado sin luz, por alguna reparación momentánea, pero poco a poco fuimos encendiendo nuestras linternas, captando rostros y sonrisas, nos agrupamos todos, y así, con ese aliento, los músicos de Décima, Punto y Son regalaron sus controversias, el dúo homorístico Zapia hizo de las suyas con sus chistes y el proyecto de Narración Oral Palabras al Viento, vendió, mágicamente, sus buñuelos. Sí, no me pude contener, y mis pupilas tampoco. La gente no paraba de aplaudir. Corría a chorros la esperanza.
Romper el silencio
La Trepada Cultural cumple de 17 años. Ha sido un largo camino de retos, de mucho esfuerzo. Cuando llega el verano, se ha vuelto tradición que el Plan Tuquino se “mueva”, al menos por pocos días. Como iniciativa del Gobierno Provincial, la Dirección Provincial de Cultura y el Inder, apoyados por unidades de Comercio y Gastronomía, este espacio es vital en comunidades intrincadas, que viajó por Cueto, Mayarí, Frank País, Sagua y Moa.
La Granja fue el primer sitio que visitamos. Se localiza en Birán. Nos reunimos en un viejo taller de mecánica. Allí nos levantábamos, entre el correteo de los pequeños, los guajiros de sombrero, las muchachas coquetas, la venta de libros, la cerveza Mayabe, las ruinas de un almacén. Regalábamos la magia del Mago Ayala, y el resto del equipo que ya mencionaba, a pleno sol.
En Marcané dormimos la primera noche. Viejos albergues, viejas literas. Clásica estructura de un Pre en el Campo. Mosquitos por doquier. Pero aún así, sabíamos que nuestra causa superaba estas condiciones. Los de Palabras al Viento, contaban de su experiencia en la Cruzada Teatral Guantánamo- Baracoa, con sus caminos, precipicios, mares, y sustos. Lo imaginaba todo, incluso recordé mi histórico viaje al PicoTuquino, del que salieron romances, heridas y miles de fotos.
Crear ilusiones
Aún no amanece. El ruido del central alarma, despierta a los que todavía tenemos las marcas de las sábanas. Nos vamos a Mayarí, pero adentro, a La Ayúa, donde no hay más de 80 casas ni 350 personas, donde todo el mundo se conoce, y cada familia se abraza en la noche, se reinventa para llegar hasta la carretera, porque casi nada entra ahí. Y solo queda a 7 kilómetros (km) de la carretera, a 20 km del centro del municipio. Ya no es como antes, que pasaba algún transporte. Hay que caminar por el pedraplén, no queda otra opción.
No hago otra cosa que mirar fijamente lo fotográfico de este sitio, metido entre lomas majestuosas, palmas, trillos, piedras. Y capto par de imágenes para recordarlo. A lo lejos, está Emerio, y llegan luego dos jóvenes, uno es su hijo, y lo otro lo es casi, de crianza.
Pocos sabían que allí llegaríamos aquel mañana. Pero el guajiro lo supo, porque el día antes llovió, esa era la señal de cumbancha, de la fiesta. Y así fue. Apareció un palo (poco encebado) y los niños, los jóvenes se trepaban. De fondo un canción pegajosa. Más arriba, en la tienda,un señor de unos 80 años fumaba su tabaco, le quise preguntar su nombre, pero decidí solo fotografiarlo. Su cara, su mirada, sus arrugas, me anunciaron que llevaba toda un vida en este punto de nuestra geografía.
En La Ayúa aprovechamos y entrevistamos a varios de la Brigada. Todos habían experimentado momentos similares. Carlos Ayala, esta vez sin trucos bajo la manga comentó que esta idea “es algo fenómenal, llevas al arte donde nadie se atreve a ir, está bien concebida, desde el momento en que cada uno sabe lo que tiene que hacer. La magia le encanta a todo el mundo y la gente se pregunta será verdad, será falso”. Allí, he de aclarar, muchos se sorprendieron.
Por su parte, Yordani Sera Rodríguez, actor narrador de Palabras al viento,
comentó: “Es un compromiso traer a esas personas un momento de felicidad, de belleza, de que salgan de su cotidianidad, del silencio que reina muchas veces. No solo es venir a divertirte, a ganar un dinero, tienes que saber que hay códigos estéticos que van a quedar en esa población, tiene que ser un producto, que eduque, transforme, motive, cree ilusiones. No es hacer muchas cosas a la vez, sino que aunque sea una, tenga un efecto muy positivo y marque a esos públicos muy necesitados de la acción cultural y artística”.
Y Yensi Cruz Ricardo, también actriz narradora de este grupo, reflejó: “El acercamiento con los públicos es hermoso, pero a la vez es complicado, y sobre todo cuando tú le vas a llevar una muestra de algo que quizá no tiene la facilidad de verla comúnmente. Llegar con esos espectáculos a estas comunidades es fabuloso, es un acercamiento que tienes con la realidad, que no es la realidad de un teatro”.
Sobre los retos que tiene por delante la Trepada Cultural, Fermín López Hernández, director del proyecto teatral, afirmó: “Se impone un trabajo de sistematización de algo tan maravilloso que surgió hace tantos años, que sea no solamente los artistas, los funcionarios, sino que vengan investigadores, especialistas del Centro Provincial de Casas de Cultura y analicen qué funciona y qué no. La Trepada no puede ser la misma de hace 10 años, porque todo cambia, el mundo cambia. Me parece que es un público que hay que empezar a formar, esa personas tienen que vivirlo, sentirlo, es un trabajo de mucha paciencia”.
Y fuimos sumando más lugares a nuestra lista: Cabonico, El Sitio, La Caridad del Sitio, Barbarú, Magueyal, La Melba. Recoriendo las montañas, con la mochila a cuestas, con el arte y las historias grabadas en nuestros recuerdos, usando la cultura como pretexto, y su poder de conquistar, unir, soñar esta aventura que se vive y disfruta cada verano.

Colorido y diversión en Carnaval Infantil de Holguín

Por Rosana Rivero Ricardo

Los más pequeños de las casas holguineras tuvieron una mañana diferente este domingo 11 de agosto. Junto a sus familiares colmaron los perímetros de la Avenida de los Libertadores para apreciar la versión infantil del Carnaval 2019 en la que hubo muñecones, paseos y carrozas.

Manuel Noya

Mi casita, es tu casita

Por Erian Peña y Julio César

En esa plataforma polifacética donde convergen todas las artes que es el Festival Internacional de Cine de Gibara, las tablas no podían ausentarse a la gran celebración. Habituales ya durante estas citas, la Compañía de Danza Contemporánea Codanza hizo suya la tarde de este miércoles 10 de julio.

El escenario de la Casa de Cultura de la Villa Blanca fue propicio para disfrutar de la buena interpretación danzaria de factura local, y fueron los jóvenes y talentosos pupilos de la Maestra Maricel Godoy, quienes se aventuraron a regalarnos su arte de elevada factura.

Compañía Codanza. Fotos: Kevin Manuel Noya

Con coreografía del estadounidense Robert J. Priore, “Casita” fue la obra seleccionada para la presentación vespertina. Este espacio común, metafísico, es explorado en la obra para desentramar las interioridades familiares y las dudas del individuo contemporáneo.

Partiendo de matices autobiográficos del propio creador: la relación con su familia y los seres cercanos, sus dudas como individuo y como ser social, se construye la atractiva propuesta que ha robado más de una ovación en varios escenarios del país.

En “Casita”, la música, a la par de una luz cálida que permanece casi siempre sobre el escenario, recalca la multiplicidad de espacios y mixturas culturales de una ciudad cosmopolita como Nueva York, donde vive Priore, pero que puede ser cualquier ciudad del mundo.

Renecito de la Cruz, director artístico del Festival, en los previos de la presentación, catalogó a Codanza como una revolución de las artes en la provincia desde su surgimiento: “para hablar de cultura en Holguín no debe dejar de mencionarse esta institución”, aseveró.

Un presente donde habitan todos los pasados

Por Jorge Suñol Robles

Sueño, esta es la primera palabra que marca la cronología en la pizarra, que es también un muro, una pared de relevaciones. Luego van apareciendo los encuentros, un álbum de fotos malogradas, el viaje que dejó huellas en el joven, el madre, el padre.

Grupo Argos Teatro. Obra: 10 millones. Fotos: Adrián Aguilera

Llegan la terapias de infierno, la educación en 1960, los 10 millones de 1970, la política, la masa y el poder, un último verano juntos. Invaden los recuerdos, las heridas, el silencio y los gritos, se sufren los errores, las represiones, las consignas.

Han pasado los años. La Habana, 2012. Estos letreros no son más que un epílogo apretado de una familia distante, de un testimonio profundo y autoreferencial, nacido de un diario personal y llevado cuidadosamente a escena.

10 millones es la reconocida pieza que nos entrega Carlos Celdrán  con el grupo Argos Teatro, en el contexto de FIC Gibara. La Casa de la Cultura fue escenario de esta presentación, que arrancó aplausos en la concurrida sala. El nombre de obra, de por sí, ya es una fuerte invitación a descubrir quiénes fuimos, qué somos ahora y si vale la pena o no, recordar, asumir nuestro pasado, enfrentar el presente, levantar la cabeza y hablar, aunque nos cueste caro, sea imposible.

Sí, hablamos de la zafra azucarera del 70, del reto que nunca se alcanzó. Sí, hablamos de una Cuba en Revolución, de radicales, de extremistas. Hablamos, otra vez, de emigar, y dejar atrás una vida, un pasado, hablamos de distancias.

10 millones acierta por el covencimiento de sus actores, su seguridad, la entrega absoluta al texto, a la(s) historia(s), su pasión, su desgarre. Es una puesta que a través de diálogos, narraciones y  monólogos, se logra uno de los mayores retos dentro del teatro, partir de uno mismo para hablar de otros, a todos.

En casi dos horas de presentación,  protagonizada por Daniel Romero,Caleb Casas, Maridelmis Marín y Waldo Franco, Argos Teatro, bajo la sabiduría de Celdrán, nos entrega su pasado, con luces, oscuridades y sombras, una firmeza ilimitada.

En escena los actores se niegan ellos mismos, niegan sus recuerdos, viven entre máscaras, caras sucias, entre el hambre, entre un único libro que marcó la beca “azul” del joven, momento en el que padre, después de tanto esperar, decide marcharse al “yuma”.

Vinieron entonces a juzgar. Pero el niño volvió al pueblo, a la puerta de la casa de su padre, para sentir su abrazo, respirarlo. La madre llora. Esta Capitana, la heroína, es quizá la que más le duele ser como fue ¿Valió la pena?

 

Quince años de un mar de artes en Gibara

Por Erian Peña Pupo y Vanessa Pernía Arias

Luces, cámara…

Tras las curvas de la carretera, las montañas en el horizonte y el mar abriendo su azul, Gibara celebra el 15 aniversario de su Festival Internacional de Cine, creado por Humberto Solás en 2003.

Desfile inaugural Fotos: Kevin Manuel Noya

Del apelativo inicial de Pobre –humilde en su elaboración, pero actuante y movilizador, estético y ético–, amplió su diapasón desde hace tres ediciones para convertirse en una amplia cita internacional.

Un mar de artes, reza el slogan de esta edición. Pues en Gibara confluye, además del cine, epicentro del Festival, las artes visuales, la música, la danza, el teatro… en interacción con el pueblo.

Gibara espera el Festival, como Remedios sus Parrandas, Holguín sus Romerías, Santiago su Fiesta del Fuego… Como parte ineludible de una identidad construida en el accionar diario. Por eso acompaña el desfile inaugural a lo largo de la céntrica calle Independencia. Toma fotos, sonríe…

No hay nada parecido a este encuentro sui generis. Gibara tiene magia, mística, dicen muchos. Pocos se resisten a salir de sus casas en estos días. Los parques y la Plaza Da Silva van llenándose de vida.

Humberto Solás se enamoró de ella. Filmó aquí varias de sus películas, inició la aventura artística que ha hecho que en esta villa marítima de la costa norte de Cuba –la más próspera de la región en buena parte del siglo XIX e inicios del XX– cada año se llené de artistas de varias partes del mundo.

Hoy Jorge Perugorría, presidente del Festival, continúa el sueño.Muchas veces –como Silvio– sueña con serpientes, pero cree en el poder trasformador de la cultura.Por eso encabeza el desfile, habla a los reunidos cerca de la estatua de la Libertad… Los invita al cine, a que vean películas…

A soñar en días de Festival…

Gibara, acción…

Como en ediciones anteriores, el cine Giba fue sede de la gala de inauguración del Festival gibareño, que contó con la presencia, entre otros, de Ernesto Santiesteban, Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba (PCC) en la provincia, Julio César Estupiñán, presidente de la Asamblea Provincial del Poder Popular en Holguín, y Jorge Perugorría, presidente de FIC Gibara 2019.

Codanza, compañía dirigida por la Maestra Maricel Godoy, impregnó fuerza, vitalidad y destreza a una gala que recordó la fundación, el 24 de marzo de 1959, del Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (Icaic) y que tuvo entre sus conductores a los actores del cine cubano Tahimí Alvariño, Jacqueline Arenal, Néstor Jiménez y Vladimir Cruz y a la cantante Rochy Ameneiro.

Presentados por Rochy, el colectivo matancero Teatro de Las Estaciones, dirigido por Rubén Darío Salazar, recibió en manos de Perugorría un reconocimiento a propósito de su 25 aniversario. “Este es un festival único, sui generis, singular. Tienen un tesoro, cuídenlo”, comentó Rubén Darío. Teatro de Las Estaciones presentará en el Festival las obras Una niña con alas y La niña que riega la albahaca y el príncipe preguntón, esta última con dirección, además, de Zenén Calero.

 

Uno de los momentos más esperados de la gala fue la entrega del Premio Lucía de Honor a la actriz Daysi Granados y al reconocido realizador Fernando Pérez. El primero fue otorgado por la actriz María Isabel Díaz –la misma de Una novia para David, Papeles secundarios, La vida en rosa, Hello Hemingway, Las noches de Constantinopla y Volver–, mientras Laura de la Uz lo entregó a Fernando Pérez.

Daysi Granados rememoró la filmación en 1981 de Cecilia, de Humberto Solás: “Este es un premio muy importante para mí. Me hace sentir que voy a seguir adelante mientras tenga fuerzas para dar lo mejor de mí a ustedes, este público maravilloso. Esto hay que vivirlo. Es increíble. Es algo impresionante. Muchas gracias al pueblo de Gibara, es una maravilla, un honor, poder recibir este Premio aquí”, comentó la actriz de filmes clásicos en la historia del cine cubano como Memorias del subdesarrollo, Retrato de Teresa, Vidas paralelas, y Plaff o demasiado miedo a la vida.

Por su parte, Fernando Pérez agradeció a “los productores, actores, trabajadores… que en los 60 años del Icaic me han ayudado a hacer cine”. “A ellos también mi agradecimiento”, subrayó el director de Clandestino, Madagascar, La vida es silbar, Suite Habana, Madrigal y Martí: el ojo del canario.

Ambos, Daysi y Fernando, junto al editor Nelson Rodríguez, merecieron el Premio Nacional de Cine en 2007.

FIC Gibara, que cuenta con 59 películas y 15 guiones compitiendo por los principales premios, realizará una proyección espacial de Insumisas, el más reciente filme de Fernando, codirigido con Laura Cazador.

La gala –que dio paso al concierto de Kelvis Ochoa y David Torrens, con temas de Pablo Milanés y Silvio Rodríguez– concluyó con Infinito, fragmento de la coreografía Edén, de Mi compañía, dirigida por Susana Pous.

Gibara inició un 15 Festival cargado de expectativas y sorpresas: un mar de artes que lo desborda todo.

¡Bienvenidos a FIC Gibara 2019!

Andanzas hispánicas del Ballet Español de Cuba en Holguín

Por Erian Peña Pupo

Fotos Kevin Manuel Noya

Con el título Andanzas hispánicas, el Ballet Español de Cuba, con dirección del Maestro Eduardo Veitía, presentó en el Teatro Comandante Eddy Suñol de Holguín, un sugerente y abarcador espectáculo que recorre diversas regiones de España de la mano de la música, el baile y el cante jondo.

Balle Español de Cuba. Fotos: Kevin Manuel Noya

El Ballet Español de Cuba, mediante un programa integrado por catorce obras en dos partes, recorre las principales variantes o expresiones dancísticas de la danza española. Entre ellas, la escuela bolera: nacida en Andalucía y declarada Bien de Interés Histórico y Patrimonio Histórico de España, se caracteriza por su barroquismo y la complejidad en la ejecución gracias a la interacción con la danza clásica del siglo XVII mediante los bailes cortesanos franceses e italianos.

Están presentes, además, en Andanzas hispánicas, recientemente presentado con bastante éxito en el habanero Teatro Martí por el BEC, creado por la Maestra Alicia Alonso en 1988: el flamenco,originario de Andalucía, Extremadura y Murcia y declarado por la Unesco en 2010 como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad; la farruca, los bailes populares y regionales…

Andanzas hispánicas –escribe el crítico Toni Piñera en el programa– “muestra las diferentes aristas de su quehacer danzario, para enseñar la mezcla profunda de nuestra idiosincrasia, con ritmo, acción y esa premisa de la agrupación, que como marca indeleble los caracteriza en el tiempo: la fuerza para vencer cualquier obstáculo, porque nada es imposible para decir en la escena. Todo ello se hará eco en las centenarias tablas, con un conjunto de obras coreografiadas por Francis Núñez, Pablo Egea, Marieta Romero, Leslie Ung, y el propio Eduardo Veitía, que siluetearán –con la elegancia, el talento y el amor que caracteriza y hace gala en la ya larga historia del BEC–, la personalidad de esta compañía de cabecera en este género en nuestra Isla. En ella vibra la danza en plural, porque, claro está, son cubanos que bailan lo español”.

 

Elegancia y telento –como escribió Toni Piñera– caracterizaron la presentación en Holguín de Andanzas hispánicas, coreografías “donde emerge una mezcla de ballet clásico, lo español, la danza y esa cubanía que sale por todas las hendijas del movimiento”, que distingue al Ballet Español.

Andanzas hispánicas se hizo acompañar en varias de las obras –siendo este uno de los atractivos del espectáculo– por de Alejandro Valdés y Palo de Agua, joven agrupación cubana de nuevo flamenco, merecedora en los Premios Cuerda Viva 2018 del galardón al Mejor Grupo Flamenco.

Valdés ha denominado a esta particular mezcla como Nuevo Flamenco de Cuba, caracterizado por el concepto musical empleado en la guitarra y el cante, con influencia de la música cubana, más la peculiaridad del bajo eléctrico y la percusión, y del sonido celta que le imprimen el violín y la gaita. “Es el resultado de lo que hemos venido desarrollando los cubanos con el flamenco por más de cuatro generaciones, más toda mi experiencia como músico flamenco cubano”, añade.

Palo de Agua está integrado, además, por Dayan Reyes (cante y gaita), Alejandro R. Serrano (bajo) y Leandro Cobas (cajón). Por su parte, el propio BEC cuenta con Daniel Martínez (pianista concertista), Annara García (flauta), José Javier Robaina (percusión) y Luis Armando Pérez (violín).

El programa estuvo compuesto por las obras: Asturias, con música de Isaac Albéniz; Alhambra, arreglo de Daniel Martínez a partir de la obra de Ernesto Lecuona, con Ricardo D. Quintana, Alian J. Pineda y Ledián J. Martínez, y coreografía de Manuel Díaz; Sonata en Re, obra de Pablo Egea; Ante El Escorial, hermosa pieza de Eduardo Veitía, homenaje a la célebre bailarina estadounidense Isadora Duncan, considerada por muchos como la creadora de la danza moderna, interpretada por Claudia González y Diancy Martínez,según los diferentes días del programa; Gigantes y Cabezudos, jota aragonesa de Martín Vargas con arreglos coreográficos de Marieta Romero; El Vito, baile, canto y música popular de Andalucía, recreada por Leslie Ung; y La Boda de Luis Alonso, obra del propio Veitía, con Diancy Martínez y Ricardo D. Quintana.

Integran, además, Andanzas hispánicaslas obras: Esencia, farruca popular flamenca; Fandango, coreografía de Eduardo Veitía con la música de fandangos populares; Duende, estreno mundial de Eduardo Veitía a partir de un arreglo para flamenco realizado por Alejandro Valdés de la partitura de La muerte del cisne, compuesta porCamille Saint-Saëns en 1866 para el ballet homónimo de Michael Fokine, interpretada por Diancy Martínez y Ricardo D. Quintana; Soleá, coreografía de Pablo Egea; Alegrías; música de Andrew Lloyd Weber, con arreglo de Valdés Reyes; Muchocalor, Vengo y Rumba pa´ti, obras de Valdés Reyes y Palo de Agua; y A orillas del río Sil, rumba flamenca creada por Leslie Ung, con los primeros bailarines y el cuerpo de baile del BEC.

Fundado en 1987, no es hasta marzo del año 1988 que se oficializa como tal bajo el nombre de Conjunto de Danzas Españolas del Gran Teatro de La Habana.Posteriormente recibiría el actual nombre. El colectivo se nutre de jóvenes valores egresados de su Unidad Artística Docente, formadora y continuadora de los valores de la Danza Española. Con un vasto repertorio que abarca desde el clásico hasta el flamenco más genuino y la fusión, esta compañía constituida en su mayoría por jóvenes arriba a su XXXII aniversario llevando a todos la tradición de las raíces hispanas.

En tres décadas de amplio quehacer el Ballet Español de Cuba ha sido reconocido como la máxima expresión del género en el país, por el respeto y la seria indagación en el trabajo técnico y coreográfico que le ha permitido crear un estilo dentro del panorama de la danza española.

 

Ballet Español de Cuba en Holguín

Por Erian Peña Pupo

Fotos Kevin Manuel Noya

El Ballet Español de Cuba, con dirección del Maestro Eduardo Veitía, presentará en el escenario del Comandante Teatro Eddy Suñol el espectáculo Andanzas hispánicas, los próximos 6, 7 y 8 de julio.

En conferencia de prensa realizada en el propio Teatro, Veitía calificó el espectáculo como “un recorrido por diversos estilos, acompañado de un amplio repertorio música, la mayor parte en vivo”.

Para ellos contarán con la presencia en escena de Palos de agua, grupo musical dirigido por Alejandro Valdés Reyes, quien realizó, entre otros, un arreglo para flamenco de la música de La muerte del cisne, compuesta por Camille Saint-Saëns en 1866 para el ballet homónimo de Michael Fokine.

Esta obra se presentó recientemente en el Teatro Martí con bastante aceptación del público y la crítica.

“En Andanzas hispánicas se presentarán los primeros bailarines y solistas de nuestro Ballet en las diferentes coreografías. Hace cinco años que no estábamos en Holguín y es muy emocionante volver a hacerlo. La última vez fue con Carmen y José Manuel Carreño. Es un honor, además, estar invitados por el 80 aniversario del Teatro, que es una joya y Holguín una plaza el público y la vida cultural son importantes”, subrayó Veitía, quien destacó que esta presentación es parte de una gira nacional que los llevará también por teatros de Camagüey y Sancti Spiritus.

Fundado en 1987, no es hasta marzo del año 1988 que se oficializa como tal bajo el nombre de Conjunto de Danzas Españolas del Gran Teatro de La Habana. Posteriormente recibiría el actual nombre. El colectivo se nutre de jóvenes valores egresados de su Unidad Artística Docente, formadora y continuadora de los valores de la Danza Española. Con un vasto repertorio que abarca desde el clásico hasta el flamenco más genuino y la fusión, esta compañía constituida en su mayoría por jóvenes arriba a su XXXII aniversario llevando a todos la tradición de las raíces hispanas.

En tres décadas de amplio quehacer el Ballet Español de Cuba ha sido reconocido como la máxima expresión del género en el país, por el respeto y la seria indagación en el trabajo técnico y coreográfico que le ha permitido crear un estilo dentro del panorama de la danza española.

Inició oficialmente el verano en Holguín

Por Rosana Rivero Ricardo

Con un colorido desfile en el que evolucionaron artistas y diversos organismos del territorio y la selección de la canción que identificará la etapa estival en Holguín, inició oficialmente, este 29 de junio, la etapa de verano en la provincia.

Foto: Kevin Manuel Noya

Desde el inicio de la Avenida de los Libertadores en el Restaurante Mayarí hasta la populosa Terminal Baleares se desarrolló el desfile en el que se integraron diversas manifestaciones artísticas y se imbricaron las raíces africanas e hispanas.

Las compañías de Ballet español “Renacer”, “Alas” y “MónikDance”; la agrupación infantil Pulgarcito, el proyecto de Narración Oral Palabras al Viento, el de estatuas vivientes Sauce, los artistas aficionados de la Casa de Cultura Manuel Dositeo Aguilera, entre otros artistas, desfilaron y actuaron en esta jornada.

A ellos se sumaron iniciativas de organismos y organizaciones como el  Instituto de Deporte y Recreación (INDER), la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP), el bloque juvenil con estudiantes del Federación Estudiantil Universitaria (FEU) y el conjunto representativo de la campaña por los 300 años del pueblo de Holguín, a celebrarse el 4 de abril de 2020.

En este desfile también llegaron las cinco agrupaciones que defendieron igual número de obras que optaban por convertirse en la canción oficial del Verano en Holguín, condición que recayó en el tema “Este verano es tuyo”, del compositor David Alejandro Riverón e interpretada por M’DYVOZ.

 

La gala de competencia estuvo amenizada por la actuación de la trovadora Edelis Loyola, los grupos Kamikaze y Sabor Genuino, el solista Nadiel Mejías, entre otros artistas holguineros.