Agasajos para un teatro octagenario

Por Bernardo Cabrera

83 años acogiendo lo mejor de la cultura holguinera y cubana constituyen credenciales suficientes para que el onomástico del Teatro Eddy Suñol sea motivo de celebración. Continuar leyendo «Agasajos para un teatro octagenario»

Celebran 83 años del Complejo Cultural Teatro Eddy Suñol

Por Vanessa Pernía Arias

Fotos de Internet

Una amplia jornada de celebraciones que incluye presentaciones escénicas, infantiles y musicales, desarrolla el Complejo Cultural Teatro Eddy Suñol de Holguín, con motivo de celebrarse hoy su aniversario 83 de fundado.

Las actividades, que se extenderán hasta inicios del mes de julio, pretenden resaltar lo mejor del talento artístico holguinero con diferentes propuestas para un público variado, comentó a Roger Rodríguez Ramírez, director del Complejo.

Por la importante fecha, el próximo día nueve se realizará una gala homenaje, abierta al público, bajo la dirección artística de las maestras Isabel García Granados y Maricel Godoy, explicó.

Asimismo, se presentará el grupo humorístico Etcétera, con Esto es en serio, el Teatro Lírico Rodrigo Prats, agrupaciones infantiles y la compañía de danza contemporánea Codanza, con el estreno de una pieza del joven maestro George Céspedes.

Además, se otorgará de manera especial la Distinción Teatro Eddy Suñol, instituida en 2019 por el Complejo con motivo del 80 aniversario, a personalidades de la cultura cubana que han aportado con su obra al desarrollo de esta institución.

Como primicia se lanzará el sistema de reservaciones online, que se viene implementando desde hace algún tiempo, como parte del proceso de informatización de la sociedad, de conjunto con la Empresa de Tecnologías de la Información para la Defensa (Xetid).

Entre otras acciones, desde las redes sociales de este coloso del arte holguinero se comparte contenido sobre su fundación y restauración, que relaciona las experiencias de grandes figuras de la cultura cubana que han pasado por sus escenarios, como los maestros Regina Balaguer, Ivette Cepeda, Maricel Godoy, Frank Fernández, Cosme Proenza y Liudmila Pérez, así como las vivencias de directivos y trabajadores.

Fundado el 2 de junio de 1939, el Teatro Eddy Suñol, es considerado como una de las instituciones culturales más importantes del territorio, por la trascendencia de los acontecimientos y las grandes figuras que se han presentado en sus espacios en estas más de ocho décadas.

 

Fiesta de la lectura para todos

Por Vanessa Pernía Arias

Fotos Wilker López y Eliecer Peña

Con una gala artística frente a la Biblioteca Provincial Alex Urquiola quedó inaugurada en Holguín la 30 edición de la Feria Internacional del Libro, que se extiende hasta el próximo día 29 con una amplia programación literaria y cultural en diferentes escenarios de la ciudad.

El espacio –dirigido por Carlos López y con interpretaciones, entre otros, del Mariachi Holguín e intérpretes del Teatro lírico Rodrigo Prats, y conducción del poeta Moisés Mayán– homenajeó la obra de los escritores holguineros Manuel García Verdecia y Eugenio Marrón Casanova, importantes intelectuales que cultivan la poesía, la narrativa, el periodismo, el ensayo y la crítica, y compañeros de la misma generación, promovida con el auge cultural de los años 80; a quienes se les dedica en esta ocasión la cita literaria en la provincia.

Del mismo modo se recordó la impronta de Ediciones La Luz, sello de la Asociación Hermanos Saíz en Holguín, en sus 25 años, defendiendo y promoviendo la literatura hecha por noveles escritores; así como el 60 aniversario del semanario ¡ahora!, y al libro universitario holguinero, representado por Ediciones Conciencia, a quienes también se rinde homenaje. El poeta Luis Yuseff, editor jefe de La Luz, tuvo a su cargo las palabras de apertura.

Seguido a esto quedó abierta la Gran librería, ubicada en el Complejo Cultural Plaza de La Marqueta, donde el público puede encontrar los diferentes títulos, cerca de 392 novedades editoriales, disponibles en la Feria, entre ellos los de los sellos editoriales de la provincia. El espacio fue recorrido por las principales autoridades político y gubernamentales de la provincia: Ernesto Santiesteban Velázquez, miembro del Comité Central y Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba (PCC) en Holguín; Julio César Estupiñán Rodríguez, Gobernador de Holguín; Osmani Viñals, Primer Secretario del PCC en el municipio Holguín, y Rachel García Heredia, directora de Cultura, entre otros dirigentes de esta provincia. Además, el Ministro de Cultura Alpidio Alonso, y Abel Prieto, director de Casa de las Américas, de visita en la Feria holguinera, recorrieron los diferentes stand de la Gran Librería.

Como parte de esta jornada inicial se inauguró el espacio La Hora Tercia, con la presentación de las novedades editoriales de Ediciones La Luz; se dedicó un panel al Premio Alejo Carpentier y su impronta en la narrativa cubana; en la calle Mercado 1 abrió sus puertas el Pabellón Infantil con variadas propuestas escénicas y literarias para los más pequeños de casa; y el Pabellón de Ciencias Sociales José Agustín Castañeda inició sus propuestas.

Al igual que en otras provincias cubanas, la Feria se dedica de manera general a los escritores Luis Álvarez y Alberto Prieto, y a México como país invitado de honor, evento que contará con la presencia en la provincia de nueve países expositores, entre ellos Panamá, Colombia y Perú, que presentarán diversos títulos. La Feria del Libro de Holguín se convierte cada año en una de las más abarcadoras e importantes realizadas en el territorio nacional, por sus invitados y por la amplia programación cultural desarrollada, además por organizar el Premio a la Mejor Edición que se otorgará como colofón de esta importante cita.

Porque solo somos alma, 50 años del Teatro Guiñol de Holguín

Por Erian Peña Pupo 

Fotos del autor 

El 17 de mayo de 1959 los hermanos Arturo y Carlos Ricardo fundaron el Teatro de títeres para niños Yarabey, en voz taína “luz del día”, creando así la primera compañía teatral que se gesta después del triunfo revolucionario en la ciudad y pilar del actual Guiñol de Holguín. Pero sería en igual fecha de 1972, en su paso a la categoría profesional con la dirección de Felipe Betancourt del Río, el momento que marca el aniversario del Guiñol holguinero. 

Hoy, cincuenta años después y 63 de la génesis, el Teatro Guiñol de Holguín, dirigido por Karelia Fernández, celebró con una jornada de actividades que incluyó un conversatorio en la sede de la compañía, el lanzamiento de un concurso de confección de títeres para los más pequeños, y una gala que contó con la participación de los colectivos del Consejo Provincial de las Artes Escénicas (CPAE), su medio siglo de apuesta por la magia de los muñecos.

La sede de la compañía, en la calle Martí, justo en uno de los laterales del Complejo Cultural Teatro Eddy Suñol, acogió a partir del tema “Porque solo somos alma”, un conversatorio con integrantes del colectivo, entre ellos el propio Arturo Ricardo, quien rememoró los días fundacionales de Yarabey en el torbellino social, político y cultural de 1959. “El Guiñol se funda por iniciativa del director de Cultura, Silvio Grave de Peralta. Después del triunfo inician las primeras actividades culturales, entonces mi hermano y yo nos presentamos, y allí hicimos imitaciones de voces, humor teatral, y otras cosas. A Silvio le interesó mucho las voces que hacíamos, voces de niños, viejos, animales… que formaba parte de un programa que teníamos montado. Entonces nos dijo que él tenía pensado crear un proyecto y ya que nosotros teníamos esas cualidades de hacer voces podríamos hacerlo… Nos dijo que crearía un teatro de títeres para los niños, pues aquí no había nada parecido, solo el cine con las películas de Tarzán y otras más de entonces”, comenta Arturo. Además contaron sus experiencias del paso por la compañía, entre otros, las actrices Marta Proenza y Nelis Rojas, la teatróloga María de los Ángeles Rodríguez, Luisa González, al frente del CPAE por varios años, y la propia directora Karelia, además actriz del Guiñol.

Frente a su sede y con bastante asistencia de público, el Guiñol celebró su 50 aniversario. Compañías como el Teatro Lírico Rodrigo Prats, Palabras al Viento, Codanza, Alasbuenas y La Campana, se sumaron al agasajo en una gala que recorrió parte de su trayectoria a través de fragmentos de importantes obras como La cucarachita Martina, Galápagos, Ruandy y su más reciente estreno, El extraño caso de los espectadores que asesinaron a los títeres

El momento fue oportuno –además de los reconocimientos del CPAE y la Dirección Provincial de Cultura– para entregar el Premio Alberto Dávalos, instituido por el CPAE por una vida consagrada a las artes escénicas en la provincia, de manera especial a los hermanos Arturo y Carlos Ricardo, iniciadores de una compañía que es hoy considerada, por el público y la crítica, entre los principales colectivos de teatro de títeres en todo el país. 

Además se reconocieron a creadores esenciales en el desarrollo del colectivo durante este tiempo: el realizador de efectos sonoros Armando Vielza; la compositora Maricela Miranda; las actrices Marta Proenza, Nelis Rojas y Elvis Pérez; el sonidista William Giralda; el asesor musical Yunior Rodríguez, y el diseñador Karel Maldonado, creador de la estética que, desde su incorporación a finales de la década del 90, ha marcado visualmente a este colectivo.

Como colofón de la gala –que contó, además, con la actuación de la cantautora Edelis Loyola y los payasos Pirulete y Biribí– se premió el concurso “Creando un títere”, ideado por la compañía. El jurado, compuesto por Karel Maldonado, Onelio Escalona, artista visual y miembro del dúo Caricare, y Armando Vielza, premió en primer lugar al niño Daniel Tamayo; y respectivamente en segundo y tercer lugar, a Lester Maikel Almaguer y Verónica Hechavarría.

Hoy el Teatro Guiñol de Holguín es uno de los colectivos teatrales con una importancia medular en el escenario teatral holguinero: sus 50 años en escena y la realización de la Fiesta del Títere, evento que protagoniza cada año con el objetivo de llevar a las comunidades holguineras y al público variado, el teatro infantil y el arte titiritero en sus múltiples resonancias y estilos, lo demuestran con significativas creces. Enhorabuena, entonces, el hermoso y útil arte del Guiñol que celebra sus cinco décadas entregado al títere (web Uneac).

 

Entre muñecos y títeres… A 50 años del Teatro Guiñol de Holguín 

Por Erian Peña Pupo 

Fotos Carlos Rafael Archivos del CCCLaLuz

En la calle Martí, justo en uno de los laterales del Complejo Cultural Teatro Eddy Suñol, tiene su sede el Teatro Guiñol de Holguín, compañía que celebra en este 2022 su aniversario 50 en pos del desarrollo del arte titiritero y sus expresiones en la provincia y el país. 

Antecedentes… 

Los orígenes del Guiñol holguinero se relacionan con los antecedentes inmediatos de esta manifestación en la provincia, no tan fecunda en el arte del títere como otras, pero sí necesaria a la hora de historiar el panorama teatral cubano y sus múltiples convergencias. A lo largo del siglo XIX e inicios del XX, en las ciudades de Holguín y Gibara, sobre todo, eran comunes las representaciones teatrales y musicales, en cines y teatros como el “Wenceslao Infante” y el Teatro Colonial de Gibara, de zarzuelas, operetas, vodevil, danza… 

Respecto al arte titiritero, uno de los primeros referentes conocidos es el quehacer del gibareño Modesto Centeno (1913-1985), quien realizó la adaptación del cuento popular La Caperucita Roja en 1943, gracias a un concurso efectuado en la Academia de Artes Dramáticas de la Escuela Libre de La Habana (ADADEL). Tiempo después, una de las figuras tutelares de esta manifestación artística en Cuba, Pepe Carril nacido en el central Preston, Mayarí, en 1930 crea en el propio poblado holguinero, el Teatro de Muñecos de Oriente, en 1952. Luego Carril sería uno de los fundadores en 1963 del Teatro Guiñol Nacional, junto a los hermanos Camejo (Carucha, Bertha y Pepe) y el joven Armando Morales, director de ese colectivo hasta su reciente fallecimiento (La historia de Carril y los Camejo difuminada en el tiempo y en consiguientes periodos, ha sido rescatada gracias al trabajo de creadores como Norge Espinoza, Rubén Darío Salazar y el propio Morales).

No fue hasta inicios de 1959 cuando comienza a gestarse en la ciudad de Holguín la idea de hacer teatro para niños con el títere, y sus diversos formatos y estéticas, como protagonista.

Nacimiento: las luces del día del Teatro Yarabey 

El 17 de mayo de 1959 los hermanos Arturo y Carlos Ricardo fundaron el Teatro de títeres para niños Yarabey –en voz aborigen “luz del día”–, creando así la primera compañía teatral que se gesta después del triunfo revolucionario en la ciudad y pilar del actual Guiñol de Holguín. Aunque hoy no se encuentra en activo por problemas de salud, Arturo Ricardo, uno de los fundadores del entonces Teatro Yarabey, cuenta con más de 37 años dedicados al arte de los títeres en la provincia, una impronta que no ha sido estudiada y que se va perdiendo, inexorablemente, con el paso del tiempo: “El Guiñol de Holguín se funda por iniciativa del director de Cultura, Silvio Grave de Peralta. Después del triunfo de la Revolución inician las primeras actividades culturales, entonces mi hermano y yo nos presentamos, y allí hicimos imitaciones de voces, humor teatral, y otras cosas. A Silvio le interesó mucho las voces que hacíamos, voces de niños, viejos, animales… que formaba parte de un programa que teníamos montado. Entonces nos dijo que él tenía pensado crear un proyecto y ya que nosotros teníamos esas cualidades de hacer voces podríamos hacerlo… Nos dijo que crearía un teatro de títeres para los niños, pues aquí no había nada parecido, solo el cine con las películas de Tarzán y otras más de entonces”, comenta Ricardo. 

Lo que hoy conocemos como Teatro Guiñol de Holguín sufre por largos años las mudanzas y fusiones con otros proyectos de la provincia. En la aun inédita cronología cultural de Holguín, realizada por el investigador Zenovio Hernández, se sitúa la culminación del primer curso de Instrucción del Teatro el 4 de noviembre de 1963, y además, refiere del inicio del cursillo de teatro de títeres impartido por Arturo y Carlos Ricardo, el 4 de abril de 1964, en los estudios de la emisora provincial CMKO Radio Angulo. Los hermanos Ricardo se mantienen trabajando solos en Yarabey hasta 1965, cuando incorporan alumnos de secundaria básica y forman una brigada artística que actuaba dentro y fuera de la ciudad. Con esta brigada montaron obras de payasos, cuentos con muñecos y actores con máscaras: Las bodas del ratón Pirulero, La bruja que no era bruja y El hacha de oro.

Desde 1972 –fecha que marca el aniversario del Guiñol pues pasa a la categoría profesional– hasta 1983, asumió la dirección Felipe Betancourt del Río, quien contribuyó notablemente a la preparación del elenco, cuestión que conllevó a la calidad artística de muchas de las obras: Para reír y aprender, Lo que nos cuenta Din Don, La paloma Blanquiperla, Un día en el zoológico, De cómo la astucia venció al perro jíbaro, Las tres semillas, El conejo valiente, Armandito y las vacaciones, El rey del corral, Felo Jutía y El perro burlón

En 1983, tras el fallecimiento de Betancourt, la dirección del Guiñol pasó por un período inestable hasta 1991: Alejandro Hiralda, Armando Vielza, Rubén Mulet, Fernando Gil y Marisela Espinosa, estuvieron al frente de la compañía en una época donde el teatro de títeres en Cuba se caracterizó por su marcado carácter didáctico y el reflejo de matices sociales, apoyado en adaptaciones de cuentos populares clásicos e historias cubanas, ubicadas, en su mayoría, en la campiña insular y sus delimitaciones. En esta nueva etapa presentan obras como Quién puede más, El conejito Blas, El pájaro feo, La cucarachita Martina, El cocodrilo Tato, El caballito enano, Pedro y el Lobo, Un día en el teatro (Premio en guion en el I Encuentro Nacional de Guionistas de Espectáculos Infantiles, en 1986), El león hambriento y El chivo patijovero coliamarillo, obra que obtuvo el Premio en la categoría de música en el Encuentro Territorial Profesional de Teatro Infantil, en Ciego de Ávila, 1983, por el trabajo de Maricela Miranda, asesora musical del Guiñol desde 1982 hasta 2013. 

Años de esplendor, la estética de Miguel Santiesteban 

En 1992 asumió la dirección del grupo, por breve tiempo, la instructora de arte Grecia Lemus, y luego Marisela Espinosa hasta 1993, año en que el grupo se fusionó con Talismán, dirigido por Ángel Cruz. Ambos elencos acuerdan que Talismán sería un proyecto dentro del grupo fundacional; luego continúan trabajando con el nombre de Girasol. En esta etapa representaron piezas que caracterizarían nacionalmente el trabajo del Guiñol de Holguín: La Caperucita criolla, dirigidas por Ángel Cruz; Pelusín frutero, Un rayito de sol, La calle de los fantasmas, La muñeca de trapo y El sol negro, dirigidos por Miriam Suárez, pieza que obtuviera en 1997 el Premio de la Ciudad de Holguín en Teatro en mano de los actores Marisela Espinosa y Mario Brito; y Los sueños de Verdolina, unipersonal de Marisela Espinosa, Premio de la Ciudad 1999 en actuación femenina, entre otras.

En 1998 asume la dirección artística Miguel Santiesteban, hasta el 21 de marzo de 2012, fecha de su fallecimiento. Bajo su dirección se abren nuevos y amplios horizontes en el teatro de títeres en Holguín, imprimiéndole mayor fuerza profesional con la línea espectacular y el trabajo con esperpentos en calles y teatros. Así se pusieron en escena obras clásicas en el repertorio del Guiñol: La cucarachita Martina, Historia de una muñeca abandonada (Premio de la Ciudad 2000, en actuación femenina, a Magali Mola), Sancho Panza en la Ínsula Barataria, obra del español Alejandro Casona, Espantajo y los pájaros, El chivo patijovero coliamarillo, El majá de Santa Manigua, El Conejito Blas, Las tres semillas, Galápagos, del holguinero radicado en México Salvador Lemis (Gran Premio del Festival de Teatro Máscaras de Caoba 2008, y Premio de la Ciudad 2009 en actuación femenina a Dania Agüero), El Ogrito, de la canadiense Suzanne Lebeau, y La calle de los fantasmas, del argentino Javier Villafañe (1909-1996). Quizá sea esta la obra más premiada del colectivo holguinero: Premio de la Ciudad 2002 en manipulación; Premios Avellaneda en actuación masculina y femenina, a Dania Agüero y Jorge del Valle, respectivamente, y en diseño a Karel Maldonado, en el Festival Nacional de Teatro de Camagüey, en 2002. Además, el Premio Caricato 2003 en actuación masculina y femenina, a los mencionados actores y los Premios en el Festival de Teatro para niños y jóvenes (Guanabacoa, 2003) en manipulación colectiva, música y diseño, así como los premios especiales de la revista Tablas, de la Unión Nacional de la Marioneta (Unima) y de la Asociación Internacional de Teatro para la Infancia y la Juventud (ASSITEJ). Por estos años el Guiñol realiza, además, una gira por México donde muestra parte de su repertorio. 

Según Martha Proenza, actriz del antiguo bloque dramático del ICRT en Holguín y miembro del Guiñol desde 1982: “El problema recurrente que impedía una mejor concepción ideoestética del colectivo, recaía en que ninguno de los que habían dirigido espectáculos en aquella etapa eran egresados de escuela, sin formación académica. Se viene a concretar un cambio positivo cuando dirige Miguel Santisteban y con los diseños de Karel Maldonado. Una estética más encaminada a la calle y al público todo que lo potencia”.

Cuenta, por su parte, la actriz Dania Agüero Cruz, hasta hace poco directora del Teatro Guiñol de Holguín, que cuando ella se incorpora a trabajar en 1999, se acerca al experimentado Armando Vielza, actor, director, clown y realizador de sonidos en la radio: “Enseguida me acerqué a él para tratar de alimentarme de su experiencia y tratar de aprender. Armando Vielza cuenta, además, con un carisma especial para el clown. Su payaso era el auténtico payaso de circo. Un payaso diferente al que nosotros tuvimos como línea de trabajo. Desarrollaba situaciones, dentro de otras situaciones, y ahí armaba su historia”. 

De aquellas propuestas comenta Vielza: “Lo espectacular primaba en nuestros montajes, así como el espectáculo de calle y la luz negra como líneas ideoestéticas. Dejamos de usar los títeres atrezados, y adoptamos a los títeres de telas rellenos con polietileno o esponja”. Añade que en el proceso creativo de Santiesteban, “la creación colectiva marcó la línea de dirección del grupo; Miguel seleccionaba las mejores ideas y las ponía en función de su idea como director. Él introdujo la espectacularidad y se amplió el uso del esperpento en espacios abiertos, la luz negra, con el uso de los títeres de piso, asesorados por mí. Maricela Miranda, Maricela Espinosa, Martha Proenza, continuaron con nosotros. Al paso de los años se incorporan nuevos actores y actrices: Dania Agüero, Migdalia Albear Camejo, Roberto Cera, Yuder Ortega, entre otros más, que llegaron después que salí del colectivo”. 

Al respecto nos contó el maestro Armando Morales, Premio Nacional de Teatro, cuando visitó Holguín invitado a la Fiesta del Títere, organizada por el Guiñol holguinero: “Yo recuerdo que una vez fui jurado del Premio de la Ciudad en Teatro, y en el aspecto del teatro para niños y de títeres se le dio el Premio a Maricela Espinosa, que era una actriz de primer nivel. Después, con la renovación y la llegada de Miguelito Santiesteban, que fue alumno mío en el Isa, los espectáculos que montó en el Guiñol, con la imagen de Karel Maldonado, uno de los grandes diseñadores del teatro de figuras, aunque no se diga, llevaron a esa especialización que es el teatro de figuras, a un momento de gran envergadura para el arte y la cultura teatral, sobre todo la cultura que tiene que ver con el títere”. 

El extraño caso… 

Tras el fallecimiento de Miguel en 2012, el Guiñol continúa trabajando en la puesta en escena que el director dejara adelantada: así se estrena Ruandi, obra del dramaturgo Gerardo Fulleda León, como homenaje a su dirección artística y su legado. Asume la dirección Dania Agüero y estrenan Payasoñar (Premio de la Ciudad a la mejor puesta en escena en 2014) y Los tres cerditos. Igualmente continúan representando obras conocidas dentro de su repertorio, siguiendo la estética de Santiesteban y el trabajo de otro imprescindible para el grupo, Javier Villafañe. Las sonrisas agradecidas de los niños en cada función, aseguran ellos, es el mejor premio posible al esfuerzo y la creación artística teatral.

Dirigido por la joven actriz Karel Fernández, estrenó recientemente El extraño caso de los espectadores que asesinaron a los títeres, de Salvador Lemis, puesta que se presentará en esta edición del Teatro Joven. Hoy el Teatro Guiñol de Holguín es uno de los colectivos teatrales con una importancia medular en el escenario teatral holguinero y el arte titiritero en sentido general: sus 50 años en escena y la realización de la Fiesta del Títere, evento que protagoniza cada año con el objetivo de llevar a las comunidades holguineras y al público variado, el teatro infantil y el arte titiritero en sus múltiples resonancias y estilos, lo demuestran con significativas creces. Enhorabuena, entonces, el hermoso y útil arte del Teatro Guiñol de Holguín que celebra sus cinco décadas entregado al arte del títere. 

 

 

Segundas partes a veces son mejores

Por Abel Castro Sablón

Fotos cortesía de la peña

Reza un adagio que segundas partes nunca son buenas, sin embargo, los integrantes de la Peña Cultural de Casino y Bailes Populares Cubanos Q´vuelta se empeñan en desmitificar esa frase y demostrar que, en ocasiones, las segundas partes pueden ser incluso mejores.

Esto se debe a la realización de la segunda edición de su espacio fijo, correspondiente al mes de mayo, el cual se desarrolló en el Centro de Superación para la Cultura, con el apoyo de esa institución y del Centro para el Desarrollo Sociocultural (CEDES).

En esta oportunidad el espacio contó con la presencia de invitados especiales, como son los casos de los integrantes del grupo teatral Mestizaje y de Ramón Collado, presidente de la cátedra de música cubana Faustino Orama, además de la actuación de la rueda de casino de la propia peña.

El grupo Mestizaje, que defiende las expresiones negristas de la cultura cubana, así como el teatro vernáculo, rindió homenaje al Poeta Nacional de Cuba, Nicolás Guillén, con la puesta en escena de sus textos Guitarra y La Canción del Bongó. Además, interpretaron el número de teatro bufo El negrito del batey, que tuvo una excelente acogida por los presentes.

Por su parte, el presidente de la cátedra de música cubana Faustino Orama, Ramón Collado, realizó la interpretación de varios temas de música popular bailable, que pusieron a mover el cuerpo a muchos de los participantes. De igual manera agradeció la oportunidad de compartir en ese ámbito y se mostró complacido por la integración multigeneracional de la peña.

Q´vuelta es un proyecto surgido hace apenas un mes, pero que ya da pasos sólidos en aras de consolidarse, gracias a inmensos esfuerzos de todos sus integrantes. La peña está compuesta por cerca de 30 miembros, en su mayoría jóvenes, quienes defienden la identidad y el patrimonio cultural cubanos.

Entre sus objetivos, busca la integración de personas de todas las generaciones, con énfasis en las más jóvenes, para lograr insertar el gusto por las tradiciones culturales cubanas que, a veces, se ven relegadas a un segundo plano por factores externos, y para demostrar que una diversión sana y un crecimiento espiritual también son posibles desde lo nuestro.

Arte joven para la alegría

Mayo en Holguín es esperado no solo por esos refrescantes aguaceros que alivian el agobiante calor de nuestro eterno verano, sino por esos días que inician el quinto mes del año, devenidos en fiesta para el arte y la cultura nacional e internacional.

El quinto mes del año deviene en fiesta para el arte y la cultura nacional e internacional. Foto del autor

Si en la noche del día es común el chubasco que bendice esta tierra a los pies de la cruz, en la mañana del 3 es imprescindible el desfile Inaugural de las Romerías, ese que llena de alegría y juventud las principales arterias de la Ciudad de los parques.

En el periplo del símbolo aborigen de la modernidad a la tradición, el hacha petaloide es acompañada por varias generaciones de romeros que celebran cada año este recorrido, con dos momentos fundamentales, la parada en el Museo Provincial La Periquera, edificación insigne de este territorio nororiental, hasta su destino momentáneo en la cúspide de la Loma de la Cruz o Cerro de Bayado, otro de esos puntos emblemáticos de Holguín a los que recurrimos por una u otra razón los que nos visitan y, sobre todo, aquellos que aquí residimos.

Desde el Estadio Mayor General Calixto García Iñiguez partió esta colorida caravana por la paz y el arte para encontrar en La Periquera el espacio propicio donde cada mañana del 3 de mayo se ofrecen las palabras inaugurales de las Romerías, de manera especial en este 2022, regresando a la presencialidad luego de dos años convocada a través de las plataformas virtuales por motivo de la pandemia.

Sobradas entonces las ganas, los deseos de festejar acumulados para este añorado reencuentro que tuvo como eje central un icónico tema musical y, más aún, sin dudas un himno a la paz y por un mundo mejor, Imagine, de John Lenon. Bajo esta premisa del futuro promisorio que construimos, así como en ese reclamo a la paz mundial, se congregó parte de lo más representativo de  la cultura local y nacional, entre ellos la Compañía de Narración Oral Palabras al Viento, el Teatro Lírico Rodrigo Prats, la Compañía Folclórica La Campana, la Compañía de Danza Contemporánea Codanza, además de varios solistas del catálogo musical de la Empresa Comercializadora de la Música y los Espectáculos Faustino Oramas, fusionados con el Consejo Provincial de Artes Escénicas y varias instituciones de la Cultura holguinera, incluido su enseñanza artística, para lograr la atractiva propuesta matutina a la que asistieron las principales autoridades políticas, gubernamentales y culturales de la provincia.

“Devolver a una ciudad parte de su memoria es también hacer el bien, es también útil y necesario conducir preñado por la acción…sacar a este cerro de su letargo es parte de nuestro sueño, asaltar estos últimos edificios de la modernidad…brindamos el hacha, el Hacha de Holguín es nuestro sueño, y hacerlo cada año aquí con ustedes, con los amigos de ustedes, oírlos hablar, es como los cerros, sus sueños, su hacha y su cruz. Pido un fuerte aplauso a la memoria de los hermanos Saíz, bienvenidos a Romerías, ¡Ya tenemos Romerías! ¡Viva Cuba y Viva el arte Joven!”, señaló en las palabras inaugurales Norge Luis Labrada, presidente de la Asociación Hermanos Saíz en Holguín, organización rectora del Festival de Juventudes Artísticas

Desde el Estadio Mayor General Calixto García Iñiguez partió esta colorida caravana. Foto del autor

A la enseña nacional le sigue el hacha petaloide, entre ambas cientos de manos jóvenes, sobrada alegría y un motivo para alzar el símbolo holguinero hasta la insigne elevación nororiental; asciende a la tradición y con ella el Anfiteatro de la Loma de la Cruz se colma de música y ganas de disfrutar con el talento local que para la ocasión asume tal reto; son días para el arte joven, para la alegría.

Del 2 al 8 de mayo ¡estamos en Romerías!

Vanessa Pernía Arias y Erian Peña Pupo

Fotos Archivos CCCLaLuz y carteles del evento 

Con un concierto pre-inaugural protagonizado por la Orquesta Sinfónica de Holguín, bajo la dirección invitada de Joaquín Betancourt, Premio Nacional de Música y Maestro de Juventudes de la Asociación Hermanos Saíz (AHS), iniciará este lunes dos en Holguín la XXIX edición de las Romerías de Mayo, fiesta grande de la vanguardia artística en Cuba. 

El Festival Mundial de Juventudes Artísticas, que se extiende hasta el ocho con un variado programa de actividades, regresa de manera presencial luego de dos años, debido a las situación epidemiológica por la Covid-19, y dedicará sus jornadas al 65 aniversario del asesinato de los hermanos Sergio y Luis Saíz Monte de Oca, y al arte joven como temática general, comentó el escritor Norge Luis Labrada, presidente de la AHS local.

El Congreso de Pensamiento Memoria Nuestra, considerado la columna vertebral de la cita, contará con una conferencia inaugural de José Abreu Cardet, Premio Nacional de Historia 2018, explicó Luis Felipe Maldonado, al frente de su comité organizador. En esta ocasión, el certamen de pensamiento e investigación asume como temática principal “La cultura cubana en medios digitales”, sumando a delegados de varias provincias en conferencias, mesas paneles y debates; en su última jornada se otorgarán los Premios Memoria Nuestra en Investigación y Proyecto Sociocultural, así como dos Premios de Honor. 

Babel, espacio de las artes visuales, estará dedicado a la crítica de arte y homenajeará la impronta del investigador, profesor y crítico holguinero Ramón Legón; además se realizarán varios proyectos curatoriales en diferentes espacios. Destaca una muestra de litografías de Rafael Zarza, Premio Nacional de Artes Plásticas 2020, destacó Josvel Vázquez, al frente del evento. Mientras que Liset Prego, quien asume la organización de la parte de Literatura, señaló que Palabras compartidas celebrará los 25 años de Ediciones La Luz, sello de la AHS en Holguín, y el centenario de la poeta Carilda Oliver Labra, por lo que se presentará el audiolibro Territorios en conflictos. Una mentira de la luna, homenaje de poetisas holguineras a Carilda, y el título Paquidermo, de José Luis Serrano, recordando el primer texto publicado por este sello hace 25 años, Bufón de Dios, del propio autor. También se desarrollarán paneles y lecturas de narrativa y poesía con miembros de la organización joven en Holguín e invitados de varias provincias del país. 

Por su parte el certamen Cámara Azul, que reúne a jóvenes realizadores del audiovisual, dedica sus espacios a los 30 años de la Televisión Serrana y al centenario de la radio cubana. Tendrá proyecciones, paneles, conversatorios y debates con Caridad Martínez, Premio Nacional de Radio, Amílcar Salatti, guionista de la serie Calendario, y Carlos Rodríguez, realizador de TV Serrana, subrayó Aniel Santiesteban, organizador de esta cita.

Mientras que desde las artes escénicas se recordará el 50 aniversario del Teatro Guiñol de Holguín y la obra del artista santiaguero Alcides Carlos González (Titi), fundador de las Romerías y director del proyecto Ojos. Las jornadas contarán con varias compañías, entre ellos el Guiñol Polichinela, de Ciego de Ávila; el Ballet Folklórico de Oriente; la Compañía de Danza Contemporánea Codanza; y el Grupo Humorístico Etcétera. Mientras que Raíces, espacio que promueve el sistema de Casas de Cultura, homenajeará al promotor cultural mayaricero Clinton Allen Edwors, Premio de Cultura Comunitaria, y al grupo anglo caribeño Rescat, fundado por Allen; este evento se distinguirá por la presencia de agrupaciones que defienden el legado y la mezcla de culturas. 

Musicalmente estas Romerías de Mayo contarán con las sonoridades de los intérpretes Ivette Cepeda, Polito Ibáñez, David Blanco, Nasiri Lugo y Moneda Dura; a su vez el espacio de trova tiene como invitados a Augusto Blanca, Fernando Cabreja, Raúl Prieto, Manuel Leandro Sánchez y Rey Montalvo. Mientras las Rockmerías, el evento de Hip Hop y las Electroromerías, se dedicarán especialmente a Ernesto Hidalgo Meriño (Tiko SK8), Dj productor recientemente fallecido y fundador de este último espacio. Por su parte La esquina del jazz destaca con las presentaciones de Joaquín Betancourt, Giraldo Piloto, Carlos Millares, Julio Avilés, César Gutiérrez, el Holguín Jazz Ensamble, Norberto Leyva, entre otras agrupaciones y solistas que, mayormente, distinguirán las noches en Romerías. 

 

Codanza: 30 años de un sueño a golpe de dedicación

Por Vanesa Pernía Arias

Es difícil ver a la maestra Maricel Godoy y no asumirla como la madre de Codanza, compañía a la que le ha dedicado 30 años de su vida. Aunque reconoce que cuando nació este colectivo, el 25 de septiembre de 1992 “era tan solo el sueño de un grupo de chiflados por el baile”. Desde entonces Maricel y sus bailarines “a golpe de dedicación” se han convertido en orgullo de la cultura holguinera y cubana.

Es difícil ver a la maestra Maricel Godoy y no asumirla como la madre de Codanza, compañía a la que le ha dedicado 30 años de su vida. Fotos: Carlos Rafael

Codanza desde ese momento asume consecuentemente el slogan de Fuerza, Vitalidad y Destreza, y en ello les va la vida. “El virtuosismo es necesario, pero es más importante la credibilidad de la interpretación, el dominio de la técnica. Por eso insisto tanto en que es imposible llegar al corazón del público si ese bailarín no se cree lo que hace”, comentó la maestra.

La pieza fundacional, afirman, fue Tridireccional, interpretada por Rosario Arencibia, Gilberto Pérez, Rosario Hernández y Wilber Pérez. Y con estos primeros pasos pretendían la aprehensión e interpretación contemporánea de las aspiraciones más sublimes y nobles de cuanto mueve y concierne al ser humano a través de la danza. Sin embargo, cuando la compañía fue aprobada como tal por el Consejo de las Artes Escénicas, en 1994, ya tenía cerca de 15 obras creadas.

Este viene siendo entonces el origen de Codanza, un colectivo que es considerado por la crítica especializada como una de las mejores compañías escénicas del país, y que ha realizado múltiples giras internacionales en España, México, Venezuela, Alemania, Suiza y Austria. A su vez, importantes premios de interpretación y coreografía avalan también su trabajo, pero Maricel insiste en que “el mejor de todos llega cuando el público asiste a las funciones y nos ovaciona”.

En 2013, Vladimir Malakhov viajó a Holguín y obsequió su “Regalo de Malakhov para Cuba”, y esa sería la semilla que germinó en 2014 y que convirtió a la compañía en anfitriona del Concurso de Danza del Atlántico Norte Codanza y Grand Prix Vladimir Malakhov, un certamen que busca estimular el trabajo de los jóvenes bailarines cubanos y de varias partes del mundo. Un evento esperado cada año por el público holguinero, con el deseo de que este certamen convierta a Holguín en la capital cubana de la danza.

Este año se celebran los 30 de Codanza, una edad que marca, como un parteaguas, el rumbo de proyectos, sueños y anhelos; y la maduración plena de una compañía que se renueva constantemente en pos de la belleza y la osadía conceptual en la que se articulan sus discursos.

Codanza desde ese momento asume consecuentemente el slogan de Fuerza, Vitalidad y Destreza, y en ello les va la vida. Fotos: Carlos Rafael

Por ello, y celebrando además el Día Mundial de la Danza, en Holguín se desarrolló una amplía jornada de presentaciones en el Complejo Cultural Teatro Eddy Suñol que incluyó la participación de estudiantes de esta especialidad de la Escuela Vocacional de Arte Raúl Gómez García de esta ciudad, un centro educacional que tiene en Codanza a la mejor de las maestras y madres. También se presentaron los estudiantes de Nivel Medio de la Escuela Profesional de Arte Alfredo Velázquez Carcasés, de Guantánamo.

De manera muy especial, como parte de este amplio programa, el público holguinero volvió a disfrutar del arte de la Compañía de Danza Contemporánea Danza del Alma, de Villa Clara, con la obra “Cuadrilla o ¿Historia mal contada?”, bajo la dirección general del maestro Ernesto Alejo Sosa.

Cerrando el telón de estas presentaciones, Codanza, por su parte, repuso la pieza “Árbol de fuego”, del maestro cubano Pepe Hevia. Una obra donde Hevia expresa mediante una arquitectura grupal en los cuerpos versátiles y jóvenes de esta compañía holguinera, las influencias del retorno a las raíces, el regreso a la isla, al hogar como sitio para el rencuentro.

También volvieron sobre “Casita”, obra concebida especialmente para Codanza por el coreógrafo estadounidense Robert Priore. Pensada para enaltecer las posibilidades técnicas del elenco, la propuesta trabaja con la capacidad tanto física como espiritual del bailarín. A decir de su autor, “Casita” es una coreografía que parte desde matices autobiográficos, explora la interioridad familiar y las dudas de los individuos.

De esta manera marcan su horizonte treintañero, junto a estas dos, piezas como: “Ritual”, “Año cero”, “Pasajera la lluvia”, “Muerte prevista en el guion”, “El banco que murió de amor”, “La fuente de agua salá”, “Memoria fragmentada”, “Tráiler”, “El segundo sexo” y “Ofrenda de toro”.

Codanza, un colectivo que es considerado por la crítica especializada como una de las mejores compañías escénicas del país. Fotos: Carlos Rafael,

Llena de triunfos y ovaciones llega Codanza a sus 30 años, con un encanto que perdura a través del tiempo; y Maricel sigue siendo la madre, esa que sueña con hacer de Holguín la Ciudad de la Danza, con viajar y conquistar el mundo con su compañía, siempre con mente y corazón abiertos a la creación.

Codanza, danza compartida con el alma

Por Abel Castro Sablón

Fotos por el autor

La sala Raúl Camayd del complejo Cultural Teatro Eddy Suñol de la ciudad de Holguín, acogió las presentaciones de las compañías danzarias Danza del Alma, de Santa Clara y Codanza, de la Ciudad Cubana de los Parques.

Todo esto, forma parte de las jornadas por la celebración de los 30 años de la fundación de Codanza, proyecto siempre llevado adelante por la reconocida maestra Maricel Godoy, desde su fundación, el 25 de septiembre de 1992.

Por segunda noche consecutiva, la santaclareña Danza del Alma presentó la obra Cuadrilla o ¿Historia mal contada?, en la cual 6 bailarines y dos bancos como única escenografía, interactúan y a la vez actúan para contar historias de amores, desamores, añoranzas, emigraciones, venturas y desventuras humanas.

A segunda hora, Codanza regaló la obra Árbol de fuego, con coreografía del maestro Pepe Hevia e interpretación de 14 bailarines de la compañía, quienes hicieron gala de una proyección escénica intensa, perfectamente combinada con la ambientación de humo y el diseño de luces.

Justo antes de cerrarse el telón, después de una extensa ovación, el maestro Ernesto Alejo Sosa, director de Danza del Alma, obsequió flores y colmó de elogios a Maricel Godoy e incitó a los presentes a cantarle felicidades a Codanza por sus 30 años.

Asimismo, extendió públicamente una invitación a toda la compañía, para que se presente en diciembre en el festival de danza de la Casa del Trompo, en Santa Clara, donde serán los invitados de honor, ya que el festival estará especialmente dedicado a las tres décadas de vida de la compañía holguinera.

Estas presentaciones fueron un excelente regalo para el público holguinero, amante de la danza y de la prestigiosa compañía de danza contemporánea de la ciudad, también como forma de celebración del Día Internacional de la Danza, a celebrarse el 29 de abril.