Baibrama

Inicio Noticias Cartelera Municipios Eventos Holguín Personalidades Instituciones Foro debate

Otras noticias
- Homenaje de Codanza a Endedans
- Academias de arte y cultura, proyecto defensor de la cubanía
- Inicia Festival “Danzón para Todos” en Frank País
- Raúl Paz y Ernesto Limia conectan pensamientos y sentimientos
- A las puertas Jornada de la Cultura en Floro Pérez
- Pensar la danza solamente solos
- Rincón de Romerías, proyecto que florece en Holguín
- Periodista enamorado
- Acoge Holguín Concurso Solamente solos
- Adiós a las Romerías (por ahora)

Artículos de opinión
- El Charles Chaplin de Cuba y la dignidad del hombre
- La Babel cultural del Oriente cubano, Holguín
- Leer en verano: Las mil y una noches
- Maquillaje perfecto para galas holguineras
- Periódico La Luz en Feria del Libro de Las Tunas
- Swing completo con Omar Franco
- Humor joven y de vanguardia…
- Artes Escénicas en Holguín sostuvieron rol protagónico en 2014
- Cuba, adiós para siempre…
- XX Años de Fiesta de la Cultura Iberoamericana



Columna de Alexis Triana
EL COBRE Y LA VIDA
Columna del Director 19-11-2012 2:23 PM
Por Alexis Triana.
La carretera era de un silencio y una oscuridad tan aterradora como las imágenes aéreas de la destrucción de Santiago de Cuba, embestida de frente por un huracán cuyos temibles vientos son desconocidos para La Habana, y más cuando se trata de una categoría llamada fuerza tres, que levanta en su camino lo que dios ni sabe. A esta hora, apenas se ve una franja iluminada que serpentea por el borde de la ciudad, tras días y días de esfuerzo de linderos eléctricos de toda Cuba, que casi duermen en las gigantescas torres metálicas, ahora dobladas sobre sus pies y acostadas como de un terrible manotazo.

Todo lo demás son pequeñas luces oscilantes, mechones y más mechones que desde cualquier interior alumbran lo que pueden. Hay una olla allá que hierve sobre pedazos de madera, y niños que dicen adiós en las penumbras. Cuento cientos de esos candiles en el camino, porque en verdad aquí no hay muchas lámparas eléctricas de emergencia. Atravesábamos pueblos apagados, con apenas televisores y altavoces en lugares públicos, a todo grito informando de las medidas higiénicas que hay que tomar, y con decenas de santiagueros arremolinados alrededor de las noticias, con esperanza de que llegue al menos “la corriente”.

A toda prisa avanzábamos rumbo al poblado de El Cobre, en dos ómnibus de Transportes Escolares, unos cincuenta artistas y promotores culturales, que acompañan a los músicos de la Stell Band que trabajaron con nosotros hasta el último minuto en la clausura de la XVIII Fiesta de la Cultura Iberoamericana, la cual se negó a suspenderse aún cuando el mismo 24 de Octubre pasó el meteoro, y se transformó otra vez en brigadas artísticas internacionales de solidaridad, como cuando el Huracán Ike destrozó a Holguín en el 2008.

Uno no puede comprender lo que sucede al vecino, si no vive en carne propia una desgracia semejante, por más que la televisión te la cuenten. Y se apretaba el pecho de venir desde el corazón de la segunda capital cubana, más de la mitad aún apagada, y mucho escombro que mal huele la calle. Explica el por qué la persona se puede quedar casi pasmada, porque seas de los que te hayas quedado con la única moda de ropa puesta, o aún no puedes quitar la cara de quien se lanzó a intentar agarrar el techo de tejas que la corriente de aire levantaba como divertimento.

El apodo de El leñador lo había ganado el Ike a su terrible paso por Banes: Verlo todo como quemado como por fricción es lo que domina la retina Los árboles quedan como si un sobrenatural podador se propusiera dejarlos pelados a ras, parejo el partido de las ramas, truncas hasta el tronco, como un ser humano indefenso, brazos arriba en el mejor de los casos, detenidos en el propio lugar. Los más viejos, sin distinción, cayeron de raíz en apenas horas, como ahora tras el huracán Sandy, que también quedó desarraigada la caoba de Lina Ruz en Birán.

Allá veo lo que fueron las casas de cultivo, parecen una gigantesca bandera deshecha por tiras y retorcijos metálicos. Acá, palmares enteros deshuesados y sin su corona de pencas, postes de teléfono partidos en dos, y por caprichosos tramos, todo el tendido eléctrico ora va al piso o se parte, como si le hubiesen lanzado golpetazos. Y grandes huecos donde estaban en casas humildes, barrios enteros donde sólo se ve un techo en el medio de todo, nadie sabe por qué, y quedó en pie. Como los techos de tejas francesas en las casas esplendidas del pasado siglo en Vista Alegre, que parece han recibido desde el aire los disparos de un gigantesco arcabuz, y así y todo se mantienen.

Es tal el ajetreo por limpiar los escombros que se han olvidado en pleno Parque Céspedes de los trozos de una estructura metálica voladora. Como los ómnibus pasan a toda prisa, puedes mirar entre calles y ver en cada cuadra grandes vertederos de cuanto escombro acumuló el desastre. Paredes que reventaron personas al caer, grandes huecos donde había cristales del banco central o la ausencia de las cruces de la cúpula de la catedral, que aún se buscan.

Cuando los ómnibus enfilan hacia adentro del poblado de El Cobre, las ramas y desechos de la tormenta aún toman la mitad de la carretera, y los choferes maldicen todo el tiempo que qué venimos a hacer tan lejos, si ellos no han dormido días enteros. Son de Holguín como nosotros, donde hay setecientas escuelas sin techo, y casi la mitad del fondo habitacional ha quedado dañado, y más de cincuenta instalaciones culturales fueron afectadas, y hospitales desechos en banes y Mayarí, y naves de alimentos destrozadas, pero lo que aquí se ve es aún más dantesco….

Sin embargo, la petición de algunos es llegar al santuario a las nueve de la noche, tras dejar en la Casa de la Cultura los instrumentos de la Stell Band, y ver qué daños puede haber ocasionado, por curiosidad o por devoción. Mi joven compañera insiste en el deseo, aunque sea tan tarde porque operarán a su madre. Entonces, apenas tras avanzar unos metros de carretera, aparece la basílica de tantas imágenes, casi intacta en medio del lomerío, hasta con sus ángeles guardianes en los pedestales. A esa hora, estaba abierto el templo de la cubanía. Cuatro lámparas emergentes mantenían encendido el altar y su cúpula. Como se trataba de más de cinco decenas de personas que llegaban extenuados pero satisfechos de una brigada artística, el padre salió a recibirnos, y contó como los aires huracanados forzaron el portón principal, y arrancaron las dos puertas aledañas que están tapiadas con zinc. Los bancos de oración se desplazaron hacia delante, y cinco de los antiquísimos vitrales no soportaron la presión de un huracán que entró exactamente por detrás de aquellas montañas, por la paya de MarVerde.

Para la destrucción reinante, El Cobre relucía en la sencillez de su esplendor. Desde arriba, la imagen de Cachita predominaba, incólume ante nosotros, con el conocido olor de jazmines y mariposas, traídos allí esa noche nadie sabe de dónde, como las velas ya encendidas, a las que se sumaron nuevas peticiones. Para mí, ateo para más señas, era cumplir con un deber patriota llegar allí con todo respeto junto a los míos, contarles como Carlos Manuel de Céspedes vino a honrar la bandera de La Demajagua, reiterar que fueron nuestros veteranos mambises los que solicitaron al Sumo Pontífice que la reconociera como Patrona de Cuba, algo que me parece tan sagrado con los más jóvenes, como la propia adoración religiosa. Sobre la mesa de votos, deposité la estampita de La Caridad que mi anterior esposa me había entregado para llevar siempre conmigo, y que jamás rechacé por el cariño que ella me entregó.

Como fui el último en salir, y entre los pocos que no tocó el agua bendita, sentí la atenta mirada del padre, centrada en mi posición de respeto, con los brazos atrás, frente al altar de Cachita. Contrastaban la gorra y el pullover todo rojo rojito, comprado en Caracas, que en sí mismo es toda una provocación. Trae un lema que reza: "Los 4 fantásticos", y debajo las imágenes de Bolívar, del Che Guevara, de Chávez y de Fidel. Así conversé animadamente con él para saber que es de Nuevitas, y quiénes éramos nosotros, y que trasmitiera al arzobispo nuestra disposición de apoyar a contactar a un artesano artista que puede ayudar a recuperar los vitrales.

Porque a este país nuestro tenemos que hacerle como nuestro credo patriota en José Martí: hay que levantarlo siempre, para el bien de todos, con todos los que quieran. Y que nada sobre donde a otros le falte, para que nunca olvide su origen y memoria.

Me dije en la puerta de El Cobre, a solas como para seguir regresando: Gracias, Santiago, otra vez, por esta fe de vida que siempre encuentro en el Oriente, y tanto necesitamos en Cuba.
 

 
Ciudad de los Parques
Holguín, desde su nacimiento, toma el título de Ciudad de los Parques que viene de su estructura urbana...

Convocatorias
Aquí encontrará convocatorias a concursos, premios, eventos y festivales, organizados por el sistema de instituciones.

Próximamente
Romerías de Mayo
La Ciudad de los Parques, invita desde ya a amigos de todas las latitudes a las Romerías de Mayo con la aspiración máxima de fundar el Festival Mundial de las Juventudes Artísticas....

Críticas
- Las huellas, la memoria en Meylín Alcorta…
- Una experiencia comunitaria con Rosa Esther Taberas de la Guardia
- Será siempre, Laidi
- Martí escribió para las tres etapas del periodismo histórico

Comentarios
- Mephisto en sus quince años
- Héctor Quintero: ¡Quedan los artistas!
- Inyección SQL en Joomla 1.6
- Encantada y vieja casa para gusto de todos

La Loma de la Cruz Noticias culturales Geografía cubana En nuestro portal
El lugar más conocido de la ciudad es la Loma de la Cruz, con sólo subir 458 escalones, se puede admirar la ciudad de Holguín y el paisaje que ofrece la pequeña elevación de 261 metros, vinculada a la historia de la ciudad.
Codanza de Gira Nacional
El piano de Graciela Morales
La EGREM en Holguín reorganiza sus propuestas artísticas
Holguín contra la Homofobia y la Transfobia
Ofrece concierto único Raúl Paz en Holguín
Cuba la 'Perla de las Antillas' con 110,860 Km. cuadrados , es la mayor isla del Caribe. Se encuentra ubicada a la entrada del Golfo de México. El estrecho de la Florida y el Océano Atlántico está al norte y el Mar Caribe al Sur. En sus puntos más cercanos, Cuba se encuentra a 170 Km. al Suroeste de Cayo Hueso, Florida, 210 Km. al nordeste de la Pe...
Bibliotecas Públicas
Correo electrónico
Cultura en los Municipios
Directorio de instituciones
Foro de discusión
Nuestros artistas
© Dirección Provincial de Cultura Holguín | Reservados todos los derechos. Telf. (53-24) 422276 - 424401